“No hay nada que pueda contra la voluntad de un pueblo a resistir”


VIRGINIA BENEDETTO, SOBRE LA REVOLUCIÓN DE LAS MUJERES EN KURDISTÁN

  • La reportera gráfica estuvo un mes en un territorio arrasado por la guerra, de donde emergió, desde la montaña, un movimiento liderado por mujeres. El resultado visible: la muestra que se exhibe hasta el viernes en la Legislatura provincial.
8-A-DSC_3911.jpg

La reportera gráfica en la presentación de su muestra, el miércoles en la Legislatura santafesina.

Foto: Luis Cetraro.

Nancy Balza

nbalza@ellitoral.com

Tres años le llevó a Virginia Benedetto, reportera gráfica, docente y documentalista, preparar su viaje a Kurdistán, “la etnia sin Estado”. Un mes permaneció en ese territorio asolado por la guerra, retratando y aprehendiendo la vida de su pueblo perseguido. Mucho más tiempo lleva elaborando esa experiencia que la conmovió y que aún sigue procesando para sus adentros. El resultado de aquella travesía es “Soresa Jinê, la revolución de las mujeres”, la muestra fotográfica que la Legislatura santafesina habilitó al público el último miércoles, por iniciativa del diputado Rubén Galassi, y que permanecerá abierta al público hasta el 31 de mayo.

“Volví en noviembre: parece mucho pero es poco para procesar todo aquello”, contó a este diario en horas previas a la inauguración. Y deja, en una frase, apenas una de las tantas convicciones que trajo en el equipaje: “La revolución de las mujeres es la revolución de este siglo”.

—¿Qué significa “Soresa Jinê”?

—La revolución de las mujeres, en kurdo.

—¿Aprendiste el idioma para viajar?

—No, aprendí sólo algunas palabras que tenían que ver con el respeto por llegar a una cultura diferente, sobre los modos de saludar, de agradecer, de comprender cuando hay una situación de peligro: “tengo hambre”, “tengo sed”, “tengo miedo”.

—¿Tuviste que usar la expresión “tengo miedo” en algún momento?

—No la usé directamente pero sí lo he sentido. Turquía tiene una política de opresión continua contra el pueblo kurdo y utiliza toda la tecnología disponible para destruirlo. Utilizan los drones que detectan el movimiento y en menos de diez minutos despega sus aviones de guerra y bombardea. Esas son situaciones de tensión. Por otro lado, esta revolución es a nivel de la cabeza, a nivel subjetivo; es enfrentar el miedo de otra manera. A pesar de estar en esa situación de riesgo, se sigue adelante, tomando recaudos -por supuesto-, pero sin dejar que el miedo entre en la cabeza. Es lo más importante para enfrentar esas situaciones de tensión. Al principio era mucho más difícil para mí incorporar eso porque, desde el primer día que llegué, teníamos los drones encima. Pero con el paso de los días y viendo que la gente sigue adelante, lo empecé a incorporar de otra manera. No significa que no sienta el peligro.

—¿Cómo se gestó este proyecto?

—Me enteré de que en Kurdistán había una revolución y que las mujeres eran las protagonistas. Conocí el proceso de la revolución cubana, porque me sentí identificada políticamente, pero no me da la edad para haber vivido esa época. Después de este viaje, tengo la certeza de que la revolución de las mujeres es la revolución de este siglo. No solamente en Kurdistán sino en todos los espacios en que nos estamos organizando.

—¿Cómo te preparaste para el viaje?

—Tuve que investigar, generar contactos, ganarme la confianza para hacer un trabajo que muestra aquello que es posible sin poner en riesgo el proceso que se está desarrollando. Había que generar una confianza para ingresar a esos lugares. Fue un proyecto de tres años para un viaje que se cayó dos veces, porque no se podía ingresar por los bombardeos. Y la última vez decidí que lo iba a hacer como fuera. Y así fue.

—¿Cuánto tiempo estuviste allá?

—Estuve un mes.

—¿Qué alcanzaste a “absorber” de esa cultura?

—Todavía estoy procesando muchas cosas de las que viví. Puedo decir que Kurdistán es una sociedad en términos diferentes del capitalismo, distinta del modo en el que generalmente vivimos. Por otro lado, me quedé con la certeza de que no hay nada que pueda contra la voluntad de un pueblo. Nada. Ni siquiera los bombardeos, las masacres, los genocidios. Cuando un pueblo está decidido a resistir, no hay nada que pueda contra eso. Es lo más potente de todo. Creo que Kurdistán es un ejemplo de eso; es un pueblo que históricamente ha sido asediado, bombardeado, masacrado. En la región conviven diferentes pueblos y la idea es que convivan entre sí; no que se adapten a la idiosincrasia kurda, sino que cada uno viva como era antes de la formación del Estado turco. Dentro de la región de Turquía viven 20 millones de kurdos de los 40 millones que son en total, y no plantean la destrucción del Estado turco sino vivir de acuerdo a su cultura, su idioma y su religión. Porque todo eso fue prohibido, tuvieron una política de aniquilación donde les negaron su historia. Este movimiento kurdo es la vanguardia de otros pueblos que habitan esta región: asirios, yazidíes, árabes. Y su objetivo es vivir bajo el régimen político del Confederalismo Democrático que tiene cuatro líneas bien marcadas: el protagonismo de las mujeres, la naturaleza, la convivencia de diferentes culturas y religiones, y la autodefensa. Pero tienen dos frentes abiertos: uno es el frente islámico, que tampoco tolera nada por fuera de su ideología, y el otro es el Estado turco.

—En todo ese contexto, ¿cuál es la situación de las mujeres?

—En el contexto previo a la revolución era una situación de opresión: las mujeres no podían salir de su casa ni estudiar, y esperaban a que viniera un marido a decirles lo que tenían que hacer, como antes lo habían hecho sus padres y hermanos. La revolución transformó esa concepción de la vida, rompió con el patriarcado y con algunas cuestiones naturalizadas. Por supuesto que es un proceso. Siempre recuerdo el caso de una mujer que es del pueblo Yazidí, que vivió 74 genocidios. Ella fue esclava del ISIS, asesinaron a sus cuatro hijos, venía de una vida muy opresiva y cuando las fuerzas de autodefensa kurdas entraron a defender al pueblo de la masacre de miles de muertos y bombardeos que dejó el ISIS, dijo: “Desde que conocí el movimiento de mujeres, sé que ningún hombre tiene que decirme cómo tengo que vivir”. Ese ejemplo me pareció muy gráfico para pensar cómo esa revolución, que surge en las montañas, se traduce al resto de la población. La educación se piensa bajo un pensamiento libre y con mucho desarrollo de teatro y literatura, para que se expresen niños y niñas que viven “muy para adentro” en un contexto de guerra. Todo está pensado por el bien de la sociedad.

8-B-2.jpg

Ciudad de Kobane, en el Kurdistán sirio, destruida por el ataque del autodenominado Estado Islámico y Turco, y liberada por las fuerzas de autodefensa kurdas. Foto: Gentileza Virginia Benedetto.

—Decís que éste es el siglo de las mujeres y que te quedaste pensando en muchas cosas que viviste en Kurdistán, antes de volver al país donde el tema género está en un primer plano. ¿Podés hacer un paralelismo entre los dos lugares?

—Sí, primero que ellas saben qué es lo que sucede en todos los lugares del mundo, porque estudian todos los movimientos de mujeres del mundo. Saben perfectamente lo que sucede en la Argentina. De hecho, cuando saqué allá el pañuelo verde (símbolo de la Lucha por el Aborto legal, seguro y gratuito), una de ellas me dijo en castellano “Ni una menos”. Creo que el paralelismo fundamental tiene que ver con que la lucha es contra el patriarcado, que es un sistema y está en todos lados. Y otro es la solidaridad entre los pueblos, algo que se hace necesario. No hay otro modo.

—¿Cómo se ubica el varón ante esa revolución de las mujeres?

—El hombre construye esa revolución junto a las mujeres. Los hombres y las mujeres se interrogan sobre sus prácticas, no únicamente las políticas, sino también las individuales que también son políticas. Un miliciano que está hace 20 años luchando en la montaña tiene que interrogarse sobre su relación con su hermana, con su madre. Y es un ejercicio colectivo. Nunca un problema es del individuo en sí, sino de la sociedad a la que pertenece ese individuo. No tienen, en general, una política punitivista: si un hombre ejerce violencia de género sobre una mujer, tiene la obligación de formarse en género. Si ese hombre no lo cumple y vuelve a cometer un acto de violencia hacia su compañera, es expulsado de su casa. Es el hombre el que tiene que irse de la casa. Y las fuerzas de autodefensa garantizan que eso ocurra.

—¿Qué es lo que mostrás a través de tus fotos?

—La idea es mostrar la lucha de las mujeres kurdas desde un lugar de resistencia. Por supuesto que los lugares de destrucción están, viven en un contexto de guerra y lo que padecen es terrible. Nosotros no lo podemos dimensionar: la guerra es avasallante y no hay modo de transmitir sus marcas. Pero ante todo eso hay una alternativa de Confederalismo Democrático, que es un proyecto de paz para Medio Oriente. Ellas lo piensan desde ese lugar, de proponer una forma de vida de paz para Medio Oriente. Mi trabajo muestra a las mujeres desde un lugar de resistencia, de cómo se organizan y no únicamente desde este contexto de la guerra o con un fusil, como se ha hecho, para ligarla al terrorismo. Por supuesto que están, pero la autodefensa es, para ellas, algo que va mucho más allá de la lucha armada, que es una consecuencia del contexto de guerra en que viven.

PERSONAL

—¿Estás pensando en otro proyecto?

—Sí, vinculado con las mujeres, con la tierra.

—Lo tuyo va más allá del trabajo como reportera gráfica.

—Trabajo como fotoperiodista, pero tengo además una mirada documentalista. Me interesa la fotografía desde la vertiente que pensó a la fotografía como una herramienta de denuncia y transformación, y de poner voz en quienes no la tienen. Hice el camino del Che Guevara por La Higuera, en Bolivia, y trabajé con el conflicto mapuche antes y después de (la muerte de) Santiago (Maldonado). Además, trabajo como docente y trato de construir con los estudiantes un conocimiento que vaya más allá de lo establecido institucionalmente con la idea de que uno no pase de largo por la vida. Por supuesto que estos trabajos dejan marcas, nada es inocuo. Pero creo que esas marcas valen la pena.

—¿Qué significa la fotografía para vos?

—La Asociación de Reporteros Gráficos hizo una entrevista hace algunos años a Osvaldo Bayer, un 24 de marzo, para que hable del lugar de la fotografía y él dijo: “La fotografía es la memoria eterna”. Y me pareció tan gráfico, además de que lo admiro profundamente. La fotografía es historia y, al serlo, hay un compromiso ético mayor de cómo se cuenta esa historia y es el lugar desde donde uno se para y de la sociedad que quiere construir.

HASTA EL 31

La muestra “Soresa Jinê, la revolución de las mujeres” va a estar expuesta en el hall de la Legislatura provincial (General López 3055) hasta el próximo 31 de mayo.

8-C-4.jpg

Cooperativa de pan donde trabajan las mujeres en el Kurdistán iraquí

Foto: Gentileza Virginia Benedetto.

CONTEXTO

La reseña que acompaña la presentación indica que los kurdos constituyen un pueblo perseguido y prohibido por la cultura dominante y patriarcal de Turquía y también por ISIS. Son una nación de más de 40 millones de personas, sin territorio (les fue arrebatado), que se ubica entre Siria, Irak, Irán y Turquía, e intenta mantener viva su cultura, habitando en las montañas y apelando a la autodefensa.

El modo de organización política es el Confederalismo Democrático, régimen político que tiene líneas fundamentales: el protagonismo de las mujeres, la autodefensa, la convivencia de las diferentes culturas y religiones, y la ecología. En lo económico la organización es comunitaria y está sujeta a las necesidades de la sociedad en la que viven.

http://www.ellitoral.com/index.php/diarios/2019/05/25/politica/POLI-09.html

Monjas quemaban, rapaban y les metían la cabeza en el inodoro a niños desplazados en hogar infantil


Las dos religiosas no aceptaron los cargos que les imputó la Fiscalía | Al Día

Redacción ALDIA@aldia_web

Monjas quemaban, rapaban y les metían la cabeza en el inodoro a niños desplazados en hogar infantil

MAY09 00:00:00101.4K

Autoridades afirman que 65 niños fueron víctimas de las agresiones y torturas de las religiosas.

Horror causó a las autoridades y a la opinión pública los hechos de maltrato y tortura que salieron a la luz pública con la aprehensión de dos monjas acusadas de agredir física y psicológicamente a 65 niños de un hogar infantil.

Las religiosas identificadas como Inés Pérez y Rosa Elvira Tróchez dirigían el Hogar Renacer Santa Clara, en la ciudad de Popayán, donde tenían bajo su custodia a 65 niños, cuya gran mayoría eran desplazados de por la violencia.

De acuerdo con La Fiscalía, la captura de las dos mujeres se produjo luego de las reiterativas quejas por parte de los vecinos del sector donde está el hogar infantil, que le comunicaron a las autoridades los constantes gritos y llantos que se escuchaban proveniente del establecimiento.

En consecuencia, luego de una exhaustiva investigación, la Fiscalía determinó que los menores eran constantemente sometidos a torturas físicas y psicológicas: quemaban sus manos, les cortaban el cabello e incluso metían sus cabezas en los inodoros como castigo a cualquier hecho que para las monjas, mereciera ser reprendido.

No obstante esta no era la primera vez que el centro infantil estaba en mira de las autoridades, pues el sitio ya había sido cerrado anteriormente por denuncias similares. Aunque las monjas no aceptaron los cargos por delitos de tortura agravada, las autoridades cerraron el hogar infantil y los niños quedaron bajo la custodia del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar

http://www.aldia.co/mundo-serio/monjas-quemaban-rapaban-y-les-metian-la-cabeza-en-el-inodoro-ninos-desplazados-en-hogar?fbclid=IwAR3Pbml3u-nZNoftBp1bv2SUj3

Salvemos la Iglesia del papa Francisco



Posted: 24 May 2019 10:51 AM PDTUn capítulo de ‘Diabólico’, el libro que publica esta semana Bolchiro en el que el polémico periodista británico carga contra Bergoglio y llama a un renacimiento católico. Abiertamente homosexual dice: Eso de que se nace GAY es mentira.

13/05/2019 – Los católicos pueden ser encantadoramente susceptibles cuando se critica al papa. Como saben muy bien, el papa es sólo ‘infalible’ en un sentido técnico: en determinados momentos, en ciertas circunstancias, en declaraciones dogmáticas públicas que se aplican a toda la Iglesia. De hecho, la doctrina de la infalibilidad del papa sólo se ha invocado explícitamente una vez –en relación con la Asunción de María– desde que fue definida por primera vez en el Concilio Vaticano I en 1870. Pero hablar mal de ‘il papa’ es de mala educación. ¡Genial, en todo caso! Estos no son tiempos corrientes. Ciertamente, Francisco no es impecable, que es lo que la mayoría de la gente piensa que significa infalibidad. Sin duda es capaz de pecar (‘peccatum’). La cuestión es: ¿le quedan suficientes años de vida para todas las avemarías que le van a imponer en el confesionario?
Lo normal es que cuando los papas eligen su nuevo nombre escojan el de un pontífice anterior que admiran o cuyo trabajo quieren emular. El papa Francisco escogió un nombre completamente nuevo, un movimiento probablemente calculado para enfatizar su independencia y que otorga verosimilitud a las descripciones que le califican como inconformista. Uno se pregunta, ¿cuántos futuros papas escogerán el nombre Francisco para celebrar su legado?Cuando Ross Douthat planteó la cuestión en ‘Atlantic’ en 2015:“¿Romperá el papa Francisco la Iglesia?”, se preguntaba en voz alta si los elementos conservadores en la Iglesia reaccionarían mal a la elección de un pontífice con el mismo nombre que el elegido por el reformista de izquierdas de su emblemática novela de 1979, ‘Vicar of Christ’. Douthat se deshacía en alabanzas a Francisco, siguiendo la costumbre de la época, impresionado por las “llamativas rupturas del protocolo papal, las intervenciones en políticas globales, las revisiones de temas morales y la mezcla de humildad pública y hábil explotación… del oficio papal”. ¿Podría Francisco, se preguntaba Douthat, desplegar las mismas tendencias activistas que su héroe de ficción?
Douthat, como otros antes que él, trataba de ser cauteloso –él es un raro ejemplo de escritor que realmente sabe una o dos cosas del cristianismo–, pero el efecto de esta inusual alabanza y atención pública fue crear una versión totalmente ficticia del papa Francisco; una que existía sólo en la imaginación de los periodistas, de un papa globalista y cerebral, deseoso de dar abiertamente la bienvenida a los gais y de satisfacer las fantasías de los católicos progresistas al no perder ocasión de hablar sobre la ‘desigualdad global’. No es difícil encontrar entre 2014 y 2016 noticias que en otras circunstancias serían sobrias, sin alabanzas, como una del Washington Post que con gran emoción le describe como “un independiente papa argentino que ama a los gais, ama a los divorciados y odia la desigualdad de ingresos”.
Los hechos de la vida de Jorge María Bergoglio muestran algo bastante diferente: chapucería intelectual, implacable arribismo, larga dedicación a hacer declaraciones públicas que esconden cambios de posición política, y deseo de poder. Para alguien que aparentemente odia a Donald Trump, Francisco comparte con el presidente de los Estados Unidos algunas de sus más chirriantes cualidades, incluyendo falta de seriedad intelectual y una inveterada afición al halago. A diferencia de sus antecesores Benedicto y Juan Pablo, no tiene nada de la afable personalidad pública del magnate inmobiliario, ni esa rara y entrañable simpatía natural. Como se muestra en sus aburridos sermones sobre desigualdad de ingresos, este es un papa que sin problemas admite que no tiene ni la más remota idea de cómo funciona la economía global.
Los periodistas que odiaban a Benedicto XVI –no sabían bien por qué, pero habían oído que era conservador, por lo que hacían todo lo posible por conseguir fotos que le dieran un aspecto siniestro y en general hacían patente su desacuerdo con él– pensaron que iban a tener un papa al estilo Obama, un papa Francisco ‘esperanza-y-cambio’. No se daban cuenta de que se le describe mejor como clintoniano, del tipo culto a la personalidad que exige lealtad y obediencia absoluta. Por encima de todo, Francisco es un político dispuesto a hacer compromisos morales bastante chocantes con tal de preservar su poder. Una manera fiable de entender a Francisco y su carrera de cargos eclesiásticos hasta ser elegido papa son las deudas que tiene con los cardenales europeos que le eligieron, algunos de los cuales son los hombres más teológicamente izquierdistas de la Iglesia, como el inglés Cormac Murphy O’Connor y el alemán Walter Kasper.
A Walter Kasper se le recuerda como el cardenal que fue devuelto a casa inmediatamente después de aterrizar en el Reino Unido con el papa en 2010, por calificar a Inglaterra como “un país del tercer mundo”, refiriéndose al parecer a su multiculturalismo. Como es típico de la élite de izquierda progresista a la que pertenece, Walter Kasper es esnob, racista y mentiroso; pero más importante, es un hipócrita. Una vez negó que se refiriera despectivamente a las opiniones de los dirigentes eclesiásticos africanos con la palabra ‘tabú’ y que despreciara sus puntos de vista como irrelevantes, a pesar del hecho indiscutible de que África es el futuro de la Iglesia Católica, mientras que en la Alemania de Kasper, el catolicismo ha prácticamente desaparecido. Pero Kasper tuvo que reconocer que había mentido después de que se diera a conocer la grabación en la que decía exactamente lo que el corresponsal en el Vaticano Edward Pentin había informado.
El equilibrio de poder en la Iglesia ha cambiado radicalmente desde que Francisco asumió el cargo. Se han promovido personalidades menores por tener la adecuada actitud progresista, y humillado, y en al menos un caso, degradado, a tradicionalistas y conservadores altamente respetados. El pacto electoral por el que O’Connor, Kasper, Godfried Danneels y Karl Lehmann formaron el Equipo Francisco para conseguir que Bergoglio fuera elegido está explícitamente prohibido en la constitución que rige la elección papal, pero nadie intervino para detenerlo. Seguramente nadie lo vio venir.
Como ya he comentado antes, editores de revistas católicas me dicen que hay un revivir intensamente conservador y tradicionalista entre los católicos de la generación del milenio que están en contra de la balbuceante incontinencia emocional de los viejos izquierdistas que dirigen la mayoría de las diócesis. Una de las cosas más preocupantes del sector más a la izquierda del colegio cardenalicio es lo poco que reflexionan sobre Dios. Estos viejos hippies se han tragado el anzuelo, el sedal y el plomo de las políticas identitarias para todos los gustos, y de ahí la adopción por la Iglesia del activismo social de la extrema izquierda. Pero de lo que los cardenales no se dan cuenta, o no les importa, es que la visión del mundo progresista que ellos consienten mina su propia autoridad espiritual. En cuanto Francisco fue nombrado, los cuatro ancianos cardenales del Equipo Francisco maquinan por una agresiva liberalización de la Iglesia, por la que los feligreses no muestran ningún entusiasmo. Incluso a los votantes de izquierda no les gustan los excesos políticamente correctos de las élites. La liberalización del cristianismo hasta hacerlo básicamente indistinguible de la sociedad secular es uno de los factores del declive en la asistencia a la iglesia, ‘y todo el mundo lo sabe’.
*La editorial Bolchiro publica la versión española de ‘Diabólico’, de Milo Yiannopoulos, del que aquí adelantamos algunas páginas.
ENTREVISTA A UNO DE LOS ENEMIGOS DE FRANCISCO
Milo Yiannopoulos: “El Papa es 100% cómplice de los abusos a menores”
BENJAMÍN G. ROSADO
En su nueva obra, ‘Diabólico’, carga contra la “mafia lavanda del Vaticano”, a la que acusa de encubrir abusos a menores
Milo Yiannopoulos es un bloguero, periodista, orador y escritor polemista británico que, hasta febrero de 2017, se desempeñaba como Redactor jefe del medio ultraderechista Breitbart News.
Cuenta Milo Yiannopoulos (Inglaterra, 1984) que en la tarde en que Notre Dame era pasto de las llamas vio al diablo bailando entre lenguas de fuego. «Las catedrales no arden porque sí. Alguien nos está mandando un mensaje muy claro», afirmó el considerado azote de la corrección política. El mismo que tuiteó que «el feminismo es un cáncer», el que pidió a Trump «deportar a los gordos» y que reconoció que «no haría tan buenas mamadas» de no ser por el padre Michael. Aquella evocación de sus años de adolescencia en un coro religioso de Kent le salió cara.
La ultraderecha le dio la espalda, y hasta Trump se vio obligado a negarle la entrada a la Conferencia de Acción Política Conservadora. «Los medios hicieron creer a la gente que yo era partidario de la pedofilia por bromear sobre mi propia experiencia», se defiende el carismático paladín del chovinismo occidental. «Querían que llorara y pataleara pero les di lo que mejor sé hacer». Esto es: risa y guerra, una divisa tomada de un pasaje de Chesterton que aplica a todos sus discursos y apariciones, ya se trate de desmantelar las reivindicaciones del orgullo en calidad de icono gay o de cuestionar las consignas del Black Lives Matter como pareja de un hombre de raza negra. Ahora Milo, que se define como «fervoroso cristiano y pecador ocasional», vuelve al ataque con Diabólico(Ed. Bolchiro), una furibunda diatriba contra el Papa Francisco, al que acusa de connivencia con la llamada «mafia lavanda», el lobby más poderoso de la Iglesia.
PREGUNTA.- ¿Fue la reciente cumbre vaticana sobre pedofilia otra oportunidad perdida?
RESPUESTA.– La Iglesia no necesita cumbres sino un cambio de rumbo radical que la purgue del afeminado, del débil, del deshonesto y del hipócrita. Hay que volver a la ideología de la masculinidad, al catolicismo fuerte que reconoce las aportaciones iguales pero diferentes de hombres mujeres. Hay que luchar por los valores esenciales de nuestra fe y civilización. No hay tiempo para más intrigas palaciegas.
P.- ¿Por qué cree que el Papa es cómplice de abusos a menores?
R.- Por la sencilla razón de que fue elegido por la mafia lavanda que controla el Vaticano y ha contraído deudas con los cardenales más teológicamente izquierdistas, como Cormac Murphy O’Connor y Walter Kasper. Conocía los abusos sexuales contra seminaristas por parte del antiguo cardenal Theodore McCarrick, a quien rehabilitó a pesar de que Benedicto XVI le había sancionado. En su libro Sobre el cielo y la tierra aseguraba que los sacerdotes de su diócesis nunca incurrieron en abusos sexuales. Sin embargo, por esa misma época encargó un informe para desacreditar a las víctimas. Por lo tanto, el Papa no sólo es cómplice sino también culpable de haber consentido de manera activa que se produjeran abusos a menores.
P.- Su libro da credibilidad a la carta abierta de Carlo Maria Viganò, el «arzobispo resentido» de VatiLeaks. ¿Se han convertido los abusos en el arma arrojadiza del ala conservadora del Vaticano?
R.- No dudo que la carta de Viganò tenga intenciones políticas, pero lo importante es lo que cuenta: que una camarilla de izquierdistas con gran peso en la jerarquía eclesiástica se ha dedicado a encubrir crímenes cometidos por hombres gais al servicio de otros gais. Lo que deberíamos preguntarnos es por qué los medios sólo se escandalizan por la pederastia cuando es cometida por conservadores, lo que da pie a una perezosa vuelta al MeToo y las maldades del patriarcado. Cuando saltó el escándalo, el New York Times se dedicó a maquillar la gravedad del asunto con titulares anodinos. ¿Por qué? Porque los malos de esta película son gais de izquierdas que se han dedicado a sermonear sobre el cambio climático y la acogida de inmigrantes. Lo mismo ha pasado con Hollywood, donde los abusos de gais a menores se han silenciado, gracias en parte a todos esos hombres que se declaran abiertamente feministas. Para cuando se descubra el pastel, los violadores ya estarán muertos.
P.- ¿Por qué la erradicación del celibato no es la solución?
R.- Porque avivaría el fuego. El sacerdocio debe ser la respuesta a una llamada, no una entrada gratuita y de por vida a una sauna gay. Los seminarios no pueden convertirse en burdeles con un cartel de «se buscan pervertidos» en la entrada. Hay que pensar también que la crisis de la Iglesia tiene origen en el movimiento liberalizador que se inició con el Concilio Vaticano II, que cambió el latín de los servicios religiosos por casullas arcoíris y música de guitarra. El Dios que promueve el Papa no es misericordioso sino indulgente. Por eso lo que hay que prohibir no es el celibato sino la entrada de sacerdotes gais a la Iglesia.
P.- Uno de los capítulos del libro se titula El Papa debe morir…
R.- Pero no como alguno se piensa [risas]. Lo que vengo a decir en ese capítulo es que Francisco no está capacitado para liderar la Iglesia. Como padre de todos los católicos estás obligado a asestar a un puñetazo en la cara a quien se atreva a toquetear a tus hijos. Sin embargo, no debe irse. Dos dimisiones seguidas pondrían en duda la infalibilidad papal y degradarían su poder al de un primer ministro expuesto a guerras políticas. Francisco debe terminar su mandato. Sólo espero que no dure demasiado, pues la actual crisis de la Iglesia Católica ha demostrado ser mucho más grave y seria que la Reforma protestante. En mi opinión, solo un Papa negro venido de África podrá acabar con la corrupción moral del Vaticano.
P.- «Es el momento de hacerse católico», clama en su libro. «Recuperemos Constantinopla», reza uno de sus memes. ¿Una vuelta a las cruzadas?
R.- Mi libro no es una llamada al enfrentamiento entre religiones, sino una invitación a la defensa virtuosa y desacomplejada de la familia, la Iglesia, la patria y la civilización. Mucha gente no es consciente de la deuda de nuestra cultura con el cristianismo, que entre otras cosas provocó el declive de la violencia que Steven Pinker atribuye incorrectamente a la Ilustración. Sí es cierto que la identidad occidental es producto de la agresión islámica. Pero eso no quiere decir que la cristiandad promueva la violencia.
P.- ¿Sigue en contacto con Donald Trump y Steve Bannon?
R. –La última vez que hablé con Trump fue hace un año. Con Bannon tengo más contacto y le admiro en la distancia. Es un hombre muy temido por las élites. Si ustedes le dejan, conseguirá salvar Europa y alejarla de todos sus peligros.
P.- ¿Es por eso qué pidió asilo en Estados Unidos?
R.- Sé que se han planeado ataques contra mí y no me sentía seguro en Inglaterra. Sobre todo después de que saliera a la luz el escándalo del caso Rotherham. Durante 16 años clanes mafiosos de origen paquistaní abusaron de casi dos mil niñas. Las autoridades lo sabían pero no hicieron nada, no fuera a ser que alguien los acusara de racismo. ¿Qué puedo esperar yo, un católico deslenguado, conservador y homosexual, que defiende la libertad de expresión y critica abiertamente el islam?
Los tres principales enemigos de Francisco:
Steve Bannon.
Cardenal Raymond Burke.
Milo Yiannopoulos.


Fuente: http://www.fecamsada.com

Santiago Agrelo”No llores por los pobres: llora por sus verdugos”


Santiago Agrelo
Santiago Agrelo
“Hoy, frente a las costas de Túnez, se han ahogado 70 emigrantes”
“Si lo ves en los emigrantes, el corazón se te encoge de pena porque, en ellos, todavía continuamos atormentado y crucificando a nuestro Señor”
“Esa misma bondad, la misma misericordia, la misma fidelidad, que son la esperanza de los pobres, harán justicia de quienes sin piedad los condenan hoy a muerte”

11.05.2019 Santiago Agrelo

Hace seis años, en el domingo del Buen Pastor, hacíamos memoria de tres emigrantes muertos en el mar que separa España de Marruecos. Entonces escribí: «Si una sociedad concede más valor a la economía que a las personas, si se preocupa más de rescatar bancos que de rescatar náufragos, si pone las leyes del mercado por encima de las leyes del mar, esa sociedad habrá dejado de respetarse a sí misma, se habrá vendido a la indiferencia con que ella misma será enterrada, se habrá subido ya a la patera en la que ella misma habrá de naufragar»

Hace tres años, en torno al mismo domingo, llevábamos alimentos a los emigrantes que, en el bosque de Beliones, sobreviven mientras esperan una oportunidad para entrar en la ciudad vallada de Ceuta. Y sólo pudimos ser testigos mudos de cómo los metían en furgonetas del ejército y se los llevaban delante de nuestros ojos.

Hoy el mar ha devuelto a una playa de la provincia de Cádiz el cadáver de un adolescente, desaparecido en el naufragio de la última patera.

Hoy, frente a las costas de Túnez, se han ahogado 70 emigrantes.

Domingo del Buen Pastor. En la misa escuchamos las palabras del salmista: “La misericordia del Señor llena la tierra; la palabra del Señor hizo el cielo”. Y habremos de conjugar lágrimas de víctimas y misericordia de Dios, impotencia del creyente y memoria del poder creador de Dios.

Esa síntesis imposible para el hombre, propia del Reino de Dios, la hará en ti, Iglesia amada del Señor, el Espíritu de Cristo. Sólo él sabe aunar lágrimas y alegría, debilidad y victoria, abajamiento y enaltecimiento.

Fíjate en tu Señor, en tu Pastor. Si lo reconoces en Jesús de Nazaret, ves que se hizo siervo de todos y dio la vida por sus ovejas. Si lo contemplas en la Eucaristía, su servicio y su vida entregada se te revelan en un pan consagrado, fraccionado, repartido y comulgado. Si lo ves en ti misma, ves que todavía hace suya tu debilidad, hace suyas tus lágrimas, hace suyos tus deseos de liberación. Si lo ves en los pobres, ves que en unos es olvidado, en otros perseguido, en todos menospreciado.

Si lo ves en los emigrantes, el corazón se te encoge de pena porque, en ellos, todavía continuamos atormentado y crucificando a nuestro Señor. Es tu Señor el que es empujado a las furgonetas del ejército para ser desplazado lejos de las fronteras de un país de epulones, de amos, de dueños. Es tu Señor el que se arena cadáver en nuestras playas. Es tu Señor el que se ahoga en las aguas de nuestros mares.

Una vez más tu Señor ha sido humillado y vejado y abandonado como un no hombre, como un sin derechos, como uno de quien Dios se ha olvidado. Pero tú sabes que, en su debilidad, él es siempre tu Señor, él es siempre tu Pastor, él es el Resucitado a quien se ha dado para siempre todo poder.

Domingo del Buen Pastor

Por eso hoy confiesas con las víctimas y se lo recuerdas a los verdugos: “Sabed que el Señor es Dios, que él nos hizo y somos suyos”.

Por eso hoy tú y tus pobres y tus muertos cantaréis con el salmista: “El Señor es bueno, su misericordia es eterna, su fidelidad por todas las edades”. Vuestro salmo resonará en la catedral y en las furgonetas del ejército y en las aguas de todas las fronteras; vuestro salmo resonará en la asamblea del débil rebaño del Hijo de Dios, y en el corazón de aquellos a quienes el poder priva del derecho a un futuro digno del hombre.

Esa misma bondad, la misma misericordia, la misma fidelidad, que son la esperanza de los pobres, harán justicia de quienes sin piedad los condenan hoy a muerte.

No llores, madre Iglesia, por los pobres: llora por sus verdugos.

Emigrantes en patera

https://www.religiondigital.org/santiago_agrelo/llores-pobres-llora-verdugos_7_2120857914.html

«Por qué me he hecho católica ahora, aunque la Iglesia esté infectada de pecado y escándalo»


Kasey Kimball era protestante, leía, pensaba, sufría y dudaba

Kasey Kimball ha meditado mucho sobre la Iglesia, el sentido del dolor y el pecado, antes de hacerse católica en época de escándalos

Kasey Kimball ha meditado mucho sobre la Iglesia, el sentido del dolor y el pecado, antes de hacerse católica en época de escándalosF

P.J.Ginés/ReL

21 mayo 2019TAGS:

Kasey Kimball es una joven norteamericana que ha estado estudiando Arte y Teología en Vancouver, Canadá en los últimos 4 años. Formada en el cristianismo protestante anglicano, durante ese periodo ha meditado y leído mucho, ha explorado la fe católica y se ha hecho católica en esta Pascua de 2019. Le ha costado dar el último paso, y lo ha hecho reflexionando sobre los escándalos y graves pecados que se han dado en el clero y en las estructuras católicas.

En tierra de nadie eclesial: ¿qué decidir?

En agosto de 2018, Kasey estaba en una “tierra de nadie” eclesial… Llevaba ya un año acudiendo a la misa católica. En agosto, ya había conseguido sentirse cómoda con el rosario, usaba el misal del Magníficat sistemáticamente y ya no se consideraba protestante. Quería ser católica y prácticamente vivía como si lo fuera. Había hecho los distintos ritos de presentación y había terminado su curso de iniciación a la fe católica.

Pero no había dado el paso a entrar en la Iglesia en esa Pascua de 2018. “Simplemente, no estaba teológicamente lista“, dice.

Tampoco podía volver al protestantismo. La liturgia protestante y anglicana le parecía ahora llena de palabras humanas huecas. En el culto protestante que conocía “parecía que reinventáramos la rueda cada domingo, cuando la riqueza de la tradición estaba ahí lista para ser usada”.

kasey_kimball_posa

“Sentí que Jesús me miraba, era apenas soportable”

También había sentido con fuerza la presencia de Cristo en la misa. “No es que diga que Cristo esté ausente en el protestantismo, pero hay una diferencia de intensidad palpable. Un domingo por la mañana sentí que Jesús me miraba desde el tabernáculo; la intensidad era profundamente convincente, aunque apenas soportable. La idea de que Cristo estaba presente de una manera única en la Iglesia Católica la encontraba yo ofensiva, pero mi experiencia sugería que podía, simplemente, ser verdad”.

Y estaba el tema de la autoridad. Los anglicanos, en EEUU y en Canadá están divididos profundamente, en varias denominaciones. Unos grupos y obispos aceptaban obispesas lesbianas, el matrimonio gay, incluso el aborto. Otros no lo aceptan del todo, o lo intentaban esquivar, o limitar. ¿Quién tiene autoridad para enseñar de verdad lo que Dios aprueba?

“Si bien los protestantes afirman que la Biblia es su autoridad final, en realidad todos apelábamos a alguien a la hora de interpretar los que la Biblia decía y significaba, fuera Lutero, Calvino, Cranmer o Barth o un blog que nos guste o nuestro pastor local”, señala Kasey.

¿Qué le faltaba? Convencerse de que la Iglesia era quien decía ser.

Un sermón sobre abusos en la Iglesia

Ese verano, en un campamento de vacaciones, acudió a misa a una pequeña capilla. No podía comulgar, pero podía responder todas las partes de la misa, participar con su oración, escuchar la homilía. Y el sacerdote predicó sobre los abusos del cardenal McCarrick con seminaristas y cómo nadie había rendido cuentas ni tomado medidas en su momento para evitarlo o castigarlo. “Aprecié que fuera directo, que se negara a mantener una cadena de silencio”.

Y entonces Kasey tuvo una sensación peculiar.

“Me dio la impresión de que si la Iglesia Católica era el cuerpo de Cristo de una forma peculiar -y ese era aún un gran ‘si’- necesitaba acercarme más a ella en este tiempo de crisis. Si a ustedes les parece una reacción rara ante la revelación de más abusos y encubrimientos… a mí también”.

Dios en el sufrimiento, y la amistad de los santos

Kasey llevaba unos años reflexionando sobre la presencia de Dios en el sufrimiento. En los últimos 3 años había sufrido bastante: sus padres se habían divorciado, a ambos les diganosticaron cáncer y la misma Kasey sufría una depresión clínica y dolores de cabeza crónicos. “Pasaba el día en mi habitación viendo teleseries: no podía hacer ni mis deberes de clase, mucho menos ‘cosas grandes por Jesús'”.

Estaba trabajando en una tesis sobre los textos de San Buenaventura, el santo místico y superior franciscano del siglo XIII, especialmente los que trataban sobre la Pasión. Para San Buenaventura, que el Dios hecho hombre aceptara sufrir para curar y salvar a los hombres, es algo de gran hermosura, una forma de medir la grandeza de ese amor. “Buenaventura deja claro que la victoria de Cristo no significa que la Iglesia cese de sufrir. De hecho, la realidad es la contraria”, escribe Kasey.

Ella pasó dos años leyendo a Buenaventura mientras experimentaba sus dolores físicos y emocionales. Conoció además a otros santos que se mantuvieron fieles a Dios pero muy probados por el dolor: San Francisco, Santa Catalina, Santa Teresita, Santa Faustina y muchos otros… “Sus historias era inspiradoras, enloquecedoras y convincentes. Empecé a creer en su testimonio de que el sufrimiento valía la pena para poseer la libertad y el gozo de la beatitud. Empecé a considerarlos mis amigos. Quería formar parte de su familia”.

kasey_kimball_cruz

Ofrecer los sufrimientos: poder para el bien

Kasey empezó a explorar el lenguaje católico de “ofrecer los sufrimientos” a Dios por los demás. ¿Podía usarse como una excusa para la inacción, o para el masoquismo? Podía, sí. Pero ella encontró que también podía dar fuerza y poder: “con esta forma de pensar, el sufrimiento en sí sigue siendo malo, pero se le puede obligar a que produzca un bien”. Y así, ofreciendo desde su cama sus dolores, podía seguir participando en las cosas que Dios hace en el mundo, seguir produciendo bienes.

Así, entendió que “el sufrimiento, aunque es malo y temporal, es una forma de conocer a Cristo”. También, dice, le ayudó a ser más paciente, compasivo, dependiente y “profundamente eclesial, porque al conectarnos a Cristo nos conecta con los demás”.

Después, Kasey empezó a leer y conocer el pensamiento de una católica inglesa muy peculiar, la mística, artista, escritora y terapeuta informal Caryll Houselander, que vivió entre 1901 y 1954.

En sus experiencias místicas, Caryll Houselander había visto a Cristo “en todo tipo de personas”. “Si buscas a Dios solo en los santos no lo encontrarás”, escribió. Houselander ordenó un poco su vida al volver a la Iglesia en 1925, pero sin faltarle heridas. Se enamoró del famoso espía Sidney Reilly (un judío de Odessa al servicio de Su Majestad), que fue el modelo para las novelas de James Bond, pero él la hirió y se fue con otra mujer (se casó con unas cuantas). Caryll nunca se casaría, pero dedicó mucho tiempo a acompañar y aconsejar a personas dañadas por la Segunda Guerra Mundial, con una gran empatía. El psiquiatra Eric Strauss la admiraba y consideraba “una excéntrica divina”.

caryll-houselander

Caryll Houselander en sus últimos años; murió con 54 años

A Kasey le inspiraba leer a Caryll, que veía que igual que Cristo resucitó alzándose de su tumba, puede resucitar en los corazones de personas muy pecadoras, muy alejadas de Dios, que tienen a Cristo muy muerto en su corazón. Y así, si miramos con respeto la tumba de Cristo muerto, también debe haber cierta reverencia hacia esas tumbas que son los pecadores endurecidos.

La Iglesia no deja de ser Iglesia aunque haya pecado

Todo esto cristalizó en una idea para Kasey: “la Iglesia no deja de ser Iglesia cuando se infecta de pecado y escándalo. Mucha gente ha sido atraída a la Iglesia Católica precisamente porque es honesta en su necesidad de ser probada y purificada”.

Kasey recuerda además una escena que ayudó al escritor Chesterton a hacerse católico. Vio un cartel en la parroquia que avisaba: “cuidado, no dejen los paraguas en la cesta, pueden ser robados durante la misa”. Chesterton pensó que esa iglesia era honesta y consciente de la realidad del pecado en su interior. La Iglesia ideal para alguien como él, pecador en necesidad de misericordia.

chesterton_israel_zangwill

G.K.Chesterton, acompañado del escritor Israel Zangwill.

Sí, el pecado no era razón para no estar en la Iglesia. Pero ¿de verdad la Iglesia que Cristo fundó para actuar en el mundo era la Iglesia Católica?

Kasey empezó a leer a los Padres de la Iglesia de los primeros siglos: “¡Me sorprendió lo católicos que eran! No era una iglesia hippie con liderazgo horizontal y gente que se reune de manera informal en casas y tienen la Eucaristía como una comida normal”. Los primeros cristianos tenían líderes, normas, liturgia, insistían en la vida común y en la perseverancia, obediencia, unidad, amor y humildad.

Una y otra vez los escritores cristianos de los primeros siglos insisten en la obediencia al obispo: desobedecer al obispo es como desobedecer a Cristo, separarse de la Iglesia es como separarse de Cristo, escribían. Eso exigía al obispo un alto nivel de santidad, según los textos de los primeros siglos cristianos.

“Lo que para los católicos era obvio, ahora lo podía ver claro yo: Dios no nos había dado un libro, sino un pueblo. Y este pueblo, pese a sus pecados y herejías, fallos y errores, estaba aún intacto, por Gracia de Dios”.

Así, esta Pascua de 2019 entró plenamente en la Iglesia Católica.

“Cuidado con la gente real, mediocre”

Hay católicos veteranos que han avisado a Kasey: cuidado, tras leer a tantos grandes santos, no se decepcione cuando vea a los católicos reales, de a pie, la gente concreta y mediocre que encontrará en las parroquias…

Pero ella no se desanima: “en la Iglesia Católica real, sobre el terreno, encuentro una mezcla profunda de lo ordinario y lo divino. En mi parroquia de Vancouver veo a mi vecindario: ricos y pobres, hombres y mujeres, casados y solteros, jóvenes y viejos, sanos e impedidos, de muchos orígenes étnicos… Mi convicción creciente es que este cuerpo de gente ordinaria es, misteriosa y verdaderamente, también el Cuerpo de Cristo“, escribe.

(Kasey Kimball contó su testimonio en la Newman Association de Vancouver, y fue publicado en The BC Catholic, con fotos de Agnieszka Ruck)

https://www.religionenlibertad.com/personajes/991211783/Por-que-me-he-hecho-catolica-ahora-aunque-la-Iglesia-este-infectada-de-pecado-y-escandalo.html

Celebra Pentecostés con todos tus sentidos.


Por polly house

Un diseño de altar con tema de Pentecostés para Fellowship Convo 2009 por el artista y pastor, el reverendo Todd Pick.  Foto de cortesía del sitio web de Pick, www.wordmadeimage.com.
Un diseño de altar con tema de Pentecostés para Fellowship Convo 2009 por el artista y pastor, el reverendo Todd Pick. Foto de cortesía del sitio web de Pick, http://www.wordmadeimage.com.

¡Pentecostés es un día en el calendario cristiano que casi ordena que todos tus sentidos se despierten y celebren!

Mira este pasaje de las Escrituras:

Marcia McFee es una autora, diseñadora de culto y líder, profesora, predicadora y artista de San Anselmo, California.  Foto de cortesía.

 Una colorida imagen de Pentecostés del artista y pastor, el reverendo Todd Pick. Foto de cortesía del sitio de Pick, www.wordmadeimage.com .

Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos juntos en un solo lugar.  Y de repente, del cielo, se oyó el ruido de una ráfaga de viento violento, que llenó toda la casa donde estaban sentados.  Lenguas divididas, como de fuego, aparecieron entre ellas, y una lengua descansó sobre cada una de ellas.  Todos ellos se llenaron con el Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otros idiomas, ya que el Espíritu les dio la capacidad. (Hechos 2: 1-4, NRSV)

¡Tanta acción!

“Pentecostés es nuestro día para celebrar el ‘cumpleaños’ de la Iglesia”, dijo Marcia McFee . Autor, diseñador de culto y líder, profesor, predicador y artista de San Anselmo, California, McFee es reconocido como uno de los principales artistas de culto.

“El pasaje de las Escrituras [Hechos 2: 1-4] a menudo se usa en Pentecostés para contar la historia de cómo se instó a los discípulos de Jesús a continuar su ministerio”, dijo.

“Podemos dibujar tanto simbolismo rico de este pasaje: la comunidad se reunió, un viento violento del cielo, lenguas de fuego”, continuó McFee. “Para las artes dramáticas, ¿qué hay de dar plumas para representar al Espíritu Santo como una paloma? ¿O usar luces de té para hacer eco de las lenguas de fuego? ¿O la música que refleja el ‘fuego sagrado’ y el movimiento del Espíritu Santo?

Grace Cox-Johnson es una artista visual de renombre nacional de Kansas City, Missouri, cuyo trabajo se ha presentado en la Conferencia General Metodista de los Estados Unidos.  Cortesía de Grace Cox-Johnson.

 Este dramático altar de Pentecostés en la Conferencia General 2012 fue diseñado por el reverendo Todd Pick. Foto cortesía del Rev. Todd Pick. 

Grace Cox-Johnson es una artista visual de renombre nacional de Kansas City, Missouri, cuyo trabajo se ha presentado en la Conferencia General Metodista de los Estados Unidos. Ella dijo que Pentecostés es un día único de celebración en la iglesia porque es para la iglesia y no tanto para los que están fuera de la iglesia.

“El trabajo de la iglesia es atraer a la gente a Cristo”, dijo. “Pero Pentecostés es tal vez el único día en que se trata de las personas que ya están en la iglesia. La mayoría de los colores en la iglesia son frescos y tranquilos. Ves muchos neutrales, azules, verdes. Consideramos esto como acogedor y acogedor.

“Pero Pentecostés es diferente. Pentecostés es sobre el viento y el fuego. Utilizamos rojo, rosa intenso, fucsia y naranja. Hay tanta pasión en estos colores “.

Cox-Johnson está convencido de que involucrar a todos los sentidos en la adoración hace que la experiencia sea más inclusiva y significativa para los fieles.

Para Pentecostés, ella dijo: “Haz cosas prácticas. Cualquier cosa que tenga que ver con el viento: ventiladores, molinillos, cometas, globos de helio. Nada es más vibrante que el pensamiento del Espíritu Santo moviéndose como un viento poderoso ”.

Bailarines litúrgicos utilizan pancartas en forma de llama.  Foto de cortesía del sitio web del Rev. Todd Pick, www.wordmadeimage.com.

 Congregantes ondean banderas que representan al Espíritu Santo en Pentecostés. Foto de cortesía del sitio web del Rev. Todd Pick, www.wordmadeimage.com .

El reverendo Todd Pick , pastor de la Iglesia Metodista Unida de Wesley Chapel en Gholson, Texas, es un artista consumado. Dijo que cuando lees sobre Pentecostés en las Escrituras, ves que fue una experiencia apasionada, visual y sensorial para la gente de allí. Él cree que los adoradores de hoy pueden tener una experiencia similar.

“Pentecostés siempre ha sido un día santo de celebración y drama”, dijo. “Se sabe que las catedrales en Italia lanzan pétalos de rosa a través de aberturas secretas en el techo para simular lenguas de fuego descendentes. Hay tanta riqueza en algo tan simple que es tan impactante “.  

Ofreció una lista de maneras de incorporar los sentidos en la adoración para encarnar mejor el espíritu impredecible y creativo de Pentecostés.

HABLA

Pentecostés nos recuerda que Dios no tiene un solo idioma, sino que nos habla en nuestra diversidad.

  • Coloque varios lectores alrededor del santuario para leer las escrituras, letanías u oraciones en diferentes idiomas.
  • Aprende y canta una nueva “canción del corazón” en el lenguaje del corazón de otra cultura. 

COLOR

  • Cubre el santuario con telas rojas de nuevas maneras: en lo alto, en lo alto, en los pasillos. Las tiendas de artículos para bodas y fiestas de graduación en línea tienen tornillos grandes que son asequibles.
  • ¡Anuncia e invita a todos a vestirse de rojo!

MOVIMIENTO

  • Dele a todos un “bastón de espíritu”: una varilla corta con una cinta roja adherida. Estos pueden hacerse fácilmente a mano o en línea de forma masiva (busque “varitas de cinta”). Invite a toda la congregación a saludarlos cada vez que se hable la palabra “Espíritu”.
  • En las últimas semanas de Eastertide, coloque largas tiras de cinta de florista de color naranja y amarillo sobre una mesa en su sala de nártex, vestíbulo o comunidad. Invite a todos a escribir una palabra de “visión” o “sueño” para la iglesia. Coloque las cintas en un “poste en T” para que las cintas puedan procesarse y ondearse por encima.
  • Deje que los bailarines se muevan por el espacio con grandes banderas en tonos rojos o ardientes. Que el movimiento y el color permitan que la comunidad reunida se convierta en una llama viva.
Este dramático altar de Pentecostés en la Conferencia General 2012 fue diseñado por el Rev. Todd Pick, pastor de la Iglesia Metodista Unida de Wesley Chapel, Gholson, Texas.  Foto cortesía del Rev. Todd Pick.

 Congregantes ondean banderas que representan al Espíritu Santo en Pentecostés. Foto de cortesía del sitio web del Rev. Todd Pick, www.wordmadeimage.com.

SÍMBOLO

  • Las imágenes suelen incluir imágenes de fuego, viento y paloma. Considere qué metáforas adicionales vienen a la mente para mostrar la relación del Espíritu con el agua, la creación, los dones y los frutos.
  • Echa un vistazo a Pinterest para ver cómo otros han creado teléfonos móviles, pancartas y transmisiones procesionales. También encontrarás formas de incorporar objetos como cometas, globos y molinetes.

SONAR

  • Considere usar campanitas de viento, que nos dicen cuándo sopla el viento, como un momento límite para entrar y “agitar” nuestra adoración.
  • Toque sonidos grabados o use instrumentos de percusión para crear una “tormenta” de fuego y viento.

GESTO

  • Enseñar a la congregación a firmar el “Espíritu Santo” usando el lenguaje de señas estadounidense; Repite este gesto a lo largo del llamado a la adoración o corta letanía.

RESPIRACIÓN

  • Para contrastar el sonido caótico de las múltiples lenguas y el viento ruidoso, enseñe a la congregación una oración de aliento para que podamos practicar “respirar con” (literalmente, “conspirar”) el Espíritu. Usa esta técnica de oración para entrar o cerrar la oración pastoral.

Pentecostés es un domingo importante para la Iglesia. Nos recuerda que Dios tiene planes grandes, ruidosos, brillantes y dramáticos para nosotros como cristianos. Haga de este día un recordatorio de lo que Dios hizo por nosotros ese día: ¡Dios vino del cielo y nos dio el precioso don del Espíritu Santo!

Polly House es una escritora y editora independiente que reside en Nashville, Tennessee, EE. UU.

Publicado originalmente el 15 de mayo de 2019.

Una amarga Pascua para los cristianos en China


20/05/2019 ZHANG WENSHU

El 21 de abril fue Pascua. El PCCh «celebró» el día acosando a católicos disidentes, a iglesias domésticas protestantes, e incluso a devotos de la Iglesia de las Tres Autonomías controlada por el Gobierno.

Zhang Wenshu

Se demolió el lugar de reunión de una Iglesia doméstica

El día de Pascua, la policía allanó una iglesia doméstica emplazada en el distrito de Gaoxin de la ciudad de Binzhou, en la provincia china oriental de Shandong. El lugar de reunión fue demolido por la fuerza y ​​tres creyentes fueron arrestados.

Ese día, algunos creyentes llegaron temprano a la iglesia para prepararse para las celebraciones. No obstante, de forma inesperada, fueron descubiertos por agentes de policía de patrulla. Pronto, más de 30 personas procedentes del distrito de Gaoxin —entre los que se incluían personal de seguridad pública, policía especial, el alcalde del distrito, el jefe de la estación de policía y un electricista— irrumpieron en la iglesia. Los mismos bloquearon la entrada a la iglesia, les prohibieron el paso a los peatones e impidieron el ingreso de creyentes.

Personal de seguridad pública en guardia fuera del lugar de reunión
Personal de seguridad pública en guardia fuera del lugar de reunión.

Oficiales de la policía especial armados con armas de fuego, buscaron dentro del lugar de reunión al creyente a cargo de las celebraciones, pero sin éxito. La policía arrestó a tres creyentes masculinos y dispersó a los otros en el patio de la iglesia para que fueran colectivamente vigilados. Luego, comenzaron a allanar la iglesia y confiscaron todo lo que encontraron a su paso, incluyendo biblias, muebles y un piano. Poco después, cortaron los cables eléctricos del lugar de reunión y demolieron los techos, las puertas y las ventanas. Los tres creyentes arrestados fueron posteriormente liberados, pero la congregación fue dispersada de manera efectiva. «Escuchar el ruido de puertas y ventanas siendo destrozadas nos provocó resentimiento y temor», le dijo un creyente a Bitter Winter.

Lugar de reunión de una Iglesia demolido.
Lugar de reunión de una Iglesia demolido.

Se prohibió que católicos disidentes celebraran la Pascua

Mientras que las autoridades del Vaticano interpretan el acuerdo firmado entre el Vaticano y China del 2018 en el sentido de que la Iglesia Patriótica Católica y la Iglesia Católica Clandestina deben fusionarse de manera gradual en una organización unificada leal a Roma y al régimen, el Partido Comunista Chino (PCCh) continúa acosando a los católicos que no se convirtieron en miembros de la Asociación Patriótica. Cuando los mismos se preparaban para llevar a cabo las celebraciones de Pascua, las autoridades reprimieron a varias de estas congregaciones católicas disidentes en la ciudad de Fuzhou, en la provincia suroriental de Fujian.

Un creyente católico procedente de Fuzhou le dijo a Bitter Winter que alrededor de las 8:00 de la noche del 21 de abril, más de 100 creyentes asistían a la misa de la noche de Pascua en el lugar de reunión de la Iglesia situado en el edificio de apartamentos de Dongcheng. La policía llegó y dispersó a los creyentes.

La policía estableció un puesto de control en la entrada y detuvo a los creyentes fuera de la iglesia.
La policía estableció un puesto de control en la entrada y detuvo a los creyentes fuera de la iglesia.

En la víspera de Pascua, las autoridades también movilizaron a más de 30 policías especiales y a personal de seguridad pública para impedir que la Casa de Oración Católica de Haiyan celebrara una Vigilia Pascual. Esa noche, personal de seguridad y miembros de la policía especial custodiaron dentro y fuera de la iglesia, y colocaron una cerca afuera de la entrada de la misma para evitar que los creyentes ingresaran al lugar. Un sacerdote disidente le dijo a Bitter Winter: “De las cuatro principales festividades católicas, la Pascua es la más solemne. Pero en China, no tenemos libertad religiosa, por lo que todas estas actividades han sido prohibidas”. Se informó a Bitter Winter que incluso las comunidades pertenecientes a la Iglesia de las Tres Autonomíascontroladas por el PCCh padecieron restricciones en Pascua.

A medida que la represión religiosa llevada a cabo por el PCCh continúa intensificándose, las principales festividades religiosas han sido atacadas utilizando el pretexto de «mantener la estabilidad». Los creyentes se enfrentarán a un riesgo cada vez mayor al llevar a cabo celebraciones.

Oficiales de policía de guardia en la entrada de la iglesia.
Oficiales de policía de guardia en la entrada de la iglesia.



https://es.bitterwinter.org

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: