En Manizales sigue juicio de sacerdote señalado de abusar de acólitos


Los hechos habrían ocurrido entre 2011 y 2013 en una vereda del corregimiento el Remanso.

Este año 15.237 menores, víctimas de abuso sexual

Los padres de la menor señalan como culpables a cuatro hombres.

Foto: archivo particular
Por: Manizales
21 de febrero 2018 , 06:00 a.m.

En un nuevo caso de pederastia está envuelta la Arquidiócesis de Manizales. En esta oportunidad es a causa del juicio que se adelanta en el Juzgado Tercero Penal del Circuito de la capital de Caldas en contra del sacerdote James Antonio Benjumea Quiceno, quien es señalado de abusar sexualmente de tres acólitos.

El juicio se inició el lunes 19 de febrero y se espera que termine mañana. A este han asistido testigos como la madre de dos de las víctimas y uno de los jóvenes, que ya es mayor de edad, que presuntamente fue abusado por el sacerdote. 

En el año 2011 Benjumea se convirtió en el párroco de Cuchilla del Salado, una vereda del corregimiento el Remanso, ubicado en el occidente de Manizales.

En aquél entonces la comunidad lo recibió con los brazos abiertos y vieron su llegada con buenos ojos. Su trato hacia los fieles era bueno y mostraba intenciones de querer ayudar a las personas. Allí estuvo hasta 2014, luego de renunciar a su cargo en esta sede.

Hoy, casi ocho años después se encuentra en un juicio por presuntamente haber abusado sexualmente de tres menores.

De acuerdo con el relato del joven, el padre le daba besos en la cabeza, le decía que estaba muy bonito, que lo quería mucho y que le tocaba sus genitales. De igual manera, contó que Benjumea le enseñaba sus partes intimas. Y agregó que lo mismo sucedía con otros menores.

Otro de los testimonios que se tienen en contra del sacerdote es el de una madre, quien al conocer el comportamiento de este y lo que hacía con los niños decidió ir a la Arquidiócesis y denunciar los hechos. Allí encontraron apoyo psicológico, pero no hubo ninguna sanción y el sacerdote continuaba dando misa.

El relato del menor debe tenerse en cuenta

Por este motivo decidió llevar el caso a la Fiscalía General de la Nación y buscar una sanción judicial.

Por su parte, la defensa señala que esta acusación tiene otros intereses y no hay nada que lleve al abuso sexual. Según esta, los hechos están relacionados con el cierre de una cancha de fútbol. Este argumento es desacreditado por la Fiscalía, pues aseguran que no se relacionan los hechos.

Otro de los testigos fue el médico que valoró a uno de los menores cuatro años después de los hechos, cuando se realizó la denuncia. El médico, que leyó y explicó el acta de la consulta, aseveró que no fue posible determinar si había abuso sexual, pero comentó que no lo descartó, pues en esos casos “el relato del menor debe tenerse en cuenta”.

El sacerdote no aceptó los cargos y negó la veracidad de los hechos. El juicio continuará hoy a partir de las 8 a. m. en el Palacio de Justicia de Manizales.

‘Una causa maldita’ 

El año pasado el vicario de asuntos económicos de la Arquidiócesis de Manizales, Marcos Fernando Barrientos Gómez, envió una polémica carta al abogado de una víctima que fue abusada por el condenado sacerdote Pedro Abelardo Ospina Hernández, quien cometió el delito en el año 2008 en Filadelfia, Caldas.

Allí expresó el rechazo a la orden del Tribunal Superior de Manizales de indemnizar a la víctima. En el mensaje, que fue enviado a título personal, de acuerdo con la Iglesia, el vicario cuestionó la decisión y aseguró que esa sería una causa maldita para el abogado y su familia. 

“El dinero que usted logra conseguir con sus argumentos, quitado a la Iglesia y que pasará a sus bolsillos, sea para usted y su familia causa maldita de su ruina”, fueron algunas de las palabras.

MANIZALES
En Twitter: @ElTiempoCafe

http://www.eltiempo.com/colombia/otras-ciudades/juicio-en-contra-de-sacerdote-acusado-de-pederastia-en-manizales-184960

Anuncios

“El Papa faltó a la verdad”: Juan Carlos Cruz, el chileno abusado sexualmente por Fernando Karadima y su decepción con Jorge Bergoglio


  • 2 horas
Papa Francisco de visita en Chile.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl papa pidió disculpas por sus declaraciones en Chile sobre el obispo Barros.

“El día que me traigan una prueba contra el obispo Barros, ahí voy a hablar”, dijo el papa Francisco durante su visita a Chile en enero de este año.

“No hay una sola prueba en contra, todo es calumnia”, aseguró el Pontífice.

Esas palabras fueron el origen de un escándalo que provocó la indignación de víctimas de abusos sexuales en Chile -que acusan al obispo Barros de ocultar los crímenes sexuales cometidos por el sacerdote Fernando Karadima- y una posterior disculpa pública de Francisco.

Después de todo, a inicios de 2015 Juan Carlos Cruz, una de las víctimas de Karadima, le escribió directamente al Papa quejándose por el encubrimiento de Barros y otros obispos.

Y según su versión, y otros testimonios, esa carta le fue entregada en abril de 2015 al cardenal estadounidense Sean O’Malley, quien a su vez se la hizo llegar al pontífice.

Juan Barros y el papa Francisco en ChileDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl obispo Juan Barros niega las acusaciones en su contra.

O’Malley, quien es arzobispo de Boston y preside la Comisión para la Protección de los Menores, no dudó en criticar las palabras del Papa, calificándolas de “una fuente de gran dolor para los sobrevivientes de abusos sexuales por parte del clero o de cualquier otro criminal”.

Y es que de la culpabilidad de Karadima ya nadie duda, después de que el sacerdote fuera hallado culpable en 2011 por el Vaticano y la justicia chilena de abusar de adolescentes durante las décadas de 1980 y 1990.

Barros, sin embargo, niega haber sido testigo y encubridor de los abusos sexuales perpetrados por Karadima, tal como afirman Cruz y otras de las víctimas.

Y a raíz de la polémica, el Vaticano encomendó a Charles Scicluna -el arzobispo de Malta, considerado el “mayor experto en crímenes sexuales en el interior de la Iglesia Católica”- que viajara a Chile y Estados Unidos a “escuchar” a quienes cuestionan al actual obispo de Osorno.

Por eso Scicluna se reunirá con Juan Carlos Cruz este sábado en una parroquia de Nueva York.

Y en vísperas de ese encuentro, BBC Mundo habló con Cruz, quien acusó al Papa de faltar a la verdad y también hizo duras acusaciones contra varios miembros del episcopado chileno.

El día que me traigan una prueba contra el obispo Barros, ahí voy a hablar”

Papa Francisco
Getty

BBC Mundo contactó a cada una de las personas que aparecen nombradas en la entrevista que publicamos a continuación y buscó la versión del Vaticano.

Pero fuentes de la Santa Sede dijeron que no tenían “previsto añadir nada de momento”.

Mientras, desde la Conferencia Episcopal de Chile aseguraron que no tienen “comentarios a los asuntos referidos” y desde el Arzobispado de Santiago señalaron que “por ahora el Arzobispo no hará declaraciones al respecto”.

BBC

En la última visita a Chile el Papa dijo que la denuncia contra el obispo Barros era una calumnia. Después se disculpó, pero no se retractó de sus declaraciones. ¿Cómo se siente cuando el jefe de la Iglesia católica dice que sus denuncias contra el obispo Barros son falsas?

Me dolió tremendamente en su momento. No solo por mí, sino por tantas otras personas que querían contar su historia. Y cuando ven que el jefe de todo, el Papa, trata así a las víctimas, nadie quiere hablar porque no quieren ser tratados como él ha tratado a otras víctimas.

Es muy tremendo. Es la táctica más antigua de la iglesia, cuando pensábamos que ya habíamos pasado y estábamos en otro terreno, el Papa está echando el reloj para atrás en mucho tiempo.

Juan Carlos Cruz
Image captionJuan Carlos Cruz fue víctima de abusos sexuales por parte de Fernando Karadima cuando tenía 15 años. (Foto gentileza de Juan Carlos Cruz)

José Andrés Murillo, James Hamilton y usted -tres de las víctimas de Fernando Karadima- hicieron una declaración pública después de la visita del Papa a Chile.

En el fondo dijimos que nosotros manteníamos lo que habíamos testificado desde el 2005. Que el obispo Barros veía los abusos como un sicario de Karadima. Que cometía abusos psicológicos también porque literalmente torturaba psicológicamente por orden de Karadima.

No nos van a amedrentar por decir la verdad, aunque sea el Papa.

Juan BarrosDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl obispo Juan Barros tiene 61 años.

¿Le llamó la atención que fuera el propio Papa el que calificara sus denuncias como calumnias?

Sí. Mira, nosotros estamos acostumbrados a que el cardenal Errázuriz -que es de las personas más malas que me ha tocado conocer en mi vida- nos mienta, nos denoste y nos trate mal. Y los obispos de (la parroquia de Santiago) El Bosque, porque no es solo Juan Barros el que veía todo esto, sino también Tomislav Koljatic y Horacio Valenzuela. Entonces no solo era él.

Estamos acostumbrados a que ellos nos denosten y nos mientan y nos traten mal, especialmente el cardenal Errázuriz. Pero oírlo de labios del Papa… eso duele.

Usted dice que le envió una carta al papa el año 2015 denunciando al obispo Barros por estar presente cuando se producían los abusos por parte de Karadima, por encubrir lo que estaba ocurriendo.

Sí, estaba Barros y Tomislav Koljatic y Horacio Valenzuela, que se han salvado como jabonados, pero igual vamos a testificar en contra de ellos.

Yo tenía una relación especial con Barros porque éramos cercanos. Aparte de torturarme psicológicamente, veía los abusos y además violó mi secreto de confesión con Karadima.

Papa FranciscoDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl Papa anunció que enviará a Charles Scicluna a “escuchar” a las víctimas chilenas.

Entonces tenían ahí un arreglín. Barros como era el sicario de Karadima hacía todas estas cosas.

Y además era secretario del cardenal Fresno en esa época, entonces era un hombre poderoso que mantenía a Karadima informado. Él era como una verdadera Gestapo.

Cuál fue el papel que jugó Barros y qué usted vio con sus propios ojos.

Él estaba parado al lado mío cuando Karadima nos toqueteaba y nos daba besos. Él se daba besos también con Karadima sutilmente y también le tocaba los genitales a la pasada.

Barros participaba de estos consejos que nos hacían. Nos llevaban a una sala y nos torturaban psicológicamente usando todos nuestras debilidades que nosotros le contábamos en confesión a Karadima. Ellos las usaban en nuestra contra y nos amenazaban diciendo que si nosotros no hacíamos ciertas cosas, ellos iban a contar cosas que para nosotros eran humillantes o secretas.

Francisco Javier ErrázurizDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl cardenal Francisco Javier Errázuriz ha negado las acusaciones en su contra.

Y cuáles eran los abusos contra su persona.

Preferiría no hablar de eso porque ya está todo escrito. En ese momento lo que Barros veía eran tocaciones en los genitales.

¿Cuántos años tenía?

15

¿Cuándo ocurrieron estos hechos?

En la década de los 80.

Sobre esta carta donde usted entrega los detalles de la denuncia. ¿Tiene la certeza de que llegó a manos del Papa?

Marie Collins y el cardenal O'Malley.
Image captionMarie Collins asegura que le entregó la carta escrita por Juan Carlos Cruz al cardenal O’Malley. (Foto gentileza de Marie Collins)

Marie Collins -de la comisión- se ofreció para llevar la carta. Marie y otros cuatro miembros de la comisión fueron a hablar con el cardenal O’Malley, quien es asesor del Papa y presidente de la Comisión de Prevención de Abusos, y O’Malley se ofreció para entregarle la carta al papa en sus manos.

O’Malley le dijo a Marie y las otras cuatro personas que le había entregado la carta al Papa.

Después que el Papa vino a Filadelfia, O’Malley me llamó y, entre otras cosas, me dijo que le había entregado la carta.

Pero públicamente el cardenal OMalley nunca ha ratificado que él le entregó personalmente la carta que usted le escribió al Papa.

No. No ha querido hablar. Es que lo pone en una situación bien incómoda porque si O’Malley se le entregó al Papa y el papa la leyó, entonces queda mal con el Papa.

Ahora, si él se la entregó al Papa y él no la leyó, entonces no puede echar al agua a su jefe.

Sería un conflicto entre él y su jefe.

Es que ahí están esas lealtades mal entendidas en que no importa el crimen, hay que protegerse entre ellos.

Cardenal O'Malley y el papa FranciscoDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl cardenal O’Malley lamentó las declaraciones del Papa en Chile.

¿Qué le parece el rol que ha jugado el cardenal OMalley?

Me parece bien. Yo lo agradezco. Queriendo o no queriendo, nos ha hecho un bien.

Si OMalley le dijo a usted que le entregó la carta con su denuncia al papa… entonces aquí hay alguien que estaría mintiendo. ¿Quién está mintiendo?

El Papa. Pienso que desgraciadamente el Papa está mintiendo. Puede ser que no haya leído la carta, pero eso me parecería muy raro.

Pienso que desgraciadamente el papa está mintiendo”.

Juan Carlos Cruz
Juan Carlos Cruz

Primero porque se la entrega O’Malley diciéndole que viene de parte de los miembros de la comisión, que es de Juan Carlos Cruz.

El tema era absolutamente espinudo en el Vaticano. Entonces me extraña mucho que una carta entregada por el cardenal O’Malley al Papa y que el Papa la haya guardado con las 8.000 cartas que le llegan… me parece raro.

No porque yo sea más importante que nadie, pero el tema era muy importante. Y al ser entregada por su asesor más directo, no me cabe duda que la leyó.

¿Entonces usted diría que el papa es un mentiroso?

Digo que el papa faltó a la verdad.

Juan BarrosDerechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionBarros encendió la ira de las víctima de abuso sexual en Chile.

El 17 de febrero usted se va a reunir con el cardenal Charles Scicluna.

Va a venir a Nueva York

¿Qué espera de esa reunión?

Él me llamó de parte del Papa. Me dijo que había hablado con el Papa y que no quería entrevistarme por Skype porque a él le gustaba conversar cara a cara y que prefería venir a Filadelfia o donde yo le dijera.

Yo le dije que bueno, que estaba encantado y que me gustaría hablar con él cara a cara.

Él ha sido súper amable, me mandó su itinerario y nos vamos a juntar en una parroquia de Manhattan y yo voy a ir a testificar delante de él.

Entonces Scicluna va a tomar su testimonio y luego se va a reunir con los otros dos denunciantes en Chile.

Con los otros dos y creo que hay un montón de gente que está pidiendo hablar con él.

Juan Carlos Cruz
Image caption“Sigo siendo católico”, dice Cruz.

Scicluna va a “escuchar” los testimonios, pero el Vaticano no ha dicho que vaya a abrir una investigación formal.

Bueno yo no sé, eso es lenguaje del Vaticano, pero yo creo que cuando mandan al investigador número uno del Vaticano, que ya destrozó a Maciel, que ha estado en los casos más importantes, entonces no creo que sea chacota, no es chiste.

Y cuál debería ser el resultado final después de que se recojan los testimonios

Yo espero que luego saquen a Barros. En el mundo ideal que saquen a Barros, y que Tomislav Koljatic y Horacio Valenzuela también salgan, porque vieron lo mismo que Barros y que eviten que el cardenal Errázuriz y Ezzati, pero Errázuriz en especial, siga mintiendo y siendo un verdadero criminal.

Charles SciclunaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl arzobispo Charles Scicluna se reunirá con Cruz en una parroquia de Nueva York.

Con todo lo que ha ocurrido. ¿Usted dejó de ser católico? ¿Perdió la fe?

No. Yo sigo siendo católico. Voy a misa todos los domingos. Yo quiero a mi iglesia, tengo grandes amigos sacerdotes y sé que hay muchos más sacerdotes buenos que malos. Yo no voy a dejar que ellos me ganen, ni que me quiten la fe en dios.

http://www.bbc.com/mundo/noticias-43048774

SACERDOTE EXPRESÓ DESEOS DE “ACOSAR Y ASESINAR NIÑOS” EN INTERNET


(NOTICIAS YA).-Un sacerdote católico, conocido por su activismo luchando en contra del abuso de menores por parte de sacerdotes de la iglesia católica, fue arrestado bajo cargos de posesión de pornografía infantil y drogas.

VIDEO: Pastor confiesa agresión sexual a joven y le aplauden de pie

Centenares de imágenes de pornografía infantil, así como diversas drogas tales como marihuana, éxtasis y LSD, fueron encontrados por autoridades durante el cateo a la casa del sacerdote católico de BoiseIdahoThomas Faucher, de 72 años.

En total, el sacerdote enfrenta 14 cargos criminales, algunos por posesión de pornografía infantil.

La mayoría de los 14 cargos que el reverendo enfrenta, involucran la ley contra la pornografía infantil de Idaho, reporta Idaho Statesman. Además de los cargos de posesión de drogas.

Faucher fue arrestado el pasado viernes, el mismo día que investigadores consiguieron permiso de cateo en su residencia.

La investigación comenzó a raíz de un reporte presentado por el Centro Nacional de Niños Explotados y Desaparecidos.

Algunas de la imágenes encontradas en la computadora del párroco involucraban no solo actos sexuales a menores, sino torturas, entre ellas a niñitos. Asimismo, encontraron conversaciones por email y chats.

En sus conversaciones, Faucher intercambiaba imágenes de pornografía infantil y hablaba de un “interés sexual en niños”.

Además de ello, partes más siniestras de las conversaciones revelaban el interés de Faucher por “violar y asesinar niños”

Actualmente, Faucher se encuentra detenido con una fianza de 250 mil dólares. Su defensa alega que debería ser liberado, tomando en consideración la amplia carrera de altruismo y la “calidad humana” que le caracteriza.

VIDEO: Padre de víctima de pederastia confronta a arzobispo

Además de ello, desea que la orden que impide a Faucher estar en la presencia de un menor sea revocada, ya que “sus amigos y miembros de la congregación podrían visitarlo con sus hijos”, lo cual haría sus “esperadas abundantes visitas” logísticamente complicadas.

Sacerdote expresó deseos de “acosar y asesinar niños” en internet

CHILE: Realizan manifestación contra pedófilos en “Puente de los Candados” de Providencia


“Pedófilos muertos, problema resuelto”, reza la consigna acompañada de cuatro muñecos colgando.

Realizan manifestación contra pedófilos en

Manifestación en “Puente de los Candados”. Foto: Gabriela Strahalm, ADN

Una manifestación contra los recientes casos de abuso sexual a menores se realizó en el “Puente de los Candados”, ubicado entre Walker Martínez y Capellán Abarzúa, comuna de Providencia.

En el lugar fueron colgados cuatro muñecos de tela colgados del cuello y una consigna que reza: “Pedófilos muertos, problema resuelto”.

El lienzo de protesta es firmado por el MSP, Movimiento Social Patriota, grupo político de carácter nacionalista que no se considera “ni de derecha ni de izquierda”.

“Luchamos por un país soberano, libre de la influencia del globalismo alienante y el marxismo parásito y asesino”, aseguran en su cuenta de Facebook.

Manifestación en contra pedófilos en “Puente de los Candados” en Providencia. Cuatro muñecos colgados en río Mapocho @adnradiochile

View image on TwitterView image on TwitterView image on TwitterView image on Twitter

Mientras todos ven la los salimos nuevamente a la calle a decir porque y lo sabe. Un castigo ejemplificador y por toda la vida a quien atente contra la inocencia de nuestros hijos ya!

Papa Francisco envía delegado a Chile para investigar acusaciones contra obispo


Papa Francisco envía delegado a Chile para investigar acusaciones contra obispo

Ciudad del Vaticano.- El Papa Francisco decidió enviar personalmente a Chile a un delegado para investigar las acusaciones lanzadas contra el obispo de Osorno, Juan Barros Madrid, por su presunto encubrimiento de un sacerdote que abusó sexualmente de menores.

En una breve declaración, la sala de prensa de la Santa Sede anunció que el enviado papal será Charles Scicluna, arzobispo de Malta, quien fungió, durante años, como promotor de justicia (fiscal eclesiástico) del Vaticano para los casos de “delicta graviora” (los delitos graves cometidos por sacerdotes).

El prelado viajará en breve a Santiago de Chile “para escuchar a quienes han manifestado la voluntad de dar a conocer elementos que poseen” contra Barros, quien es acusado de haber visto y participado en ataques cometidos por el poderoso sacerdote Fernando Karadima.

En la actualidad Scicluna funge como presidente del Colegio para el Examen de los Recursos en la Congregación para la Doctrina de la Fe, una especie de tribunal de segunda instancia para los juicios canónicos por abuso.

Pero, sobre todo, es recordado por haber sido el responsable de investigar (en 2005) las acusaciones contra Marcial Maciel Degollado, fundador de la congregación de los Legionarios de Cristo. Sus pesquisas llevaron al Papa Benedicto XVI a emitir una sanción contra el sacerdote mexicano, en mayo de 2006.

Gracias a su trabajo como promotor de Justicia, entre 2002 y 2012, Scicluna se ganó en la Curia Romana el apelativo de “hombre duro”, también por haber procesado en los tribunales eclesiásticos a más de cinco mil sacerdotes en todo el mundo.

Su labor sirvió para forjar la política de “tolerancia cero” en el pontificado de Joseph Ratzinger, lo suficientemente reconocida por las víctimas y los críticos más duros, quienes muchas veces consideraron insuficientes las medidas aplicadas por el líder católico.

El caso del obispo Barros contaminó la reciente visita a Chile del Papa, quien no sólo se mostró varias veces de manera pública cerca del pastor de Osorno, sino que lo defendió en una declaración espontánea a unos periodistas en Iquique, el 18 de enero.

“El día que me traigan una prueba contra el obispo Barros, ahí voy a hablar. No hay una sola prueba en contra. Es todo calumnia. ¿Está claro?”, dijo Jorge Mario Bergoglio, visiblemente ofuscado por la pregunta.

Pocas horas después, salieron al cruce del mismo pontífice Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo, las tres víctimas reconocidas de Karadima, el sacerdote que durante años ejerció gran poder en la Iglesia chilena desde su puesto de párroco de la iglesia del Bosque, ubicada en el corazón de un barrio tradicional y conservador de Santiago.

“Lo que ha hecho el Papa hoy es ofensivo y es doloroso. Esto no es una cruzada en contra de la Iglesia católica, nuestra lucha es contra el abuso sexual, el encubrimiento, el abuso sicológico y el silenciamiento de estos abusos”, indicaron en una declaración pública.

Estos tres hombres, que fueron pupilos de Karadima, denunciaron sus abusos primero dentro de la estructura eclesial y después en público. Sus testimonios permitieron que el sacerdote fuera condenado por el mismo Vaticano, en 2011.

Ellos han acusado abiertamente a Barros de conocer toda la verdad sobre los abusos del sacerdote, de quien fue secretario privado y cercano colaborador durante años, pero haberlos callado. Incluso llegaron a señalar que había presenciado algunos de los ataques.

Sin embargo, el pontífice aseguró que no existen evidencias del argumentado encubrimiento. El caso de Barros se estudió, se reestudió, y no hay evidencias. No tengo evidencias para condenar. Y ahí si yo condenara sin evidencias o sin certeza moral, cometería yo un delito de mal juez”, explicó.

A bordo del avión papal, tres su visita apostólica a Chile y Perú, Jorge Mario Bergoglio aclaró que –más allá de su convicción anterior-, está abierto a recibir los testimonios del mencionado encubrimiento.

“No hay evidencia de culpabilidad, más bien parece que no se van a encontrar porque hay una coherencia en otro sentido. Con base en ese no haber evidencias, yo espero alguna evidencia para cambiar de postura, si no aplico el principio jurídico básico en todo tribunal ninguno es malo hasta que se pruebe”, estableció.

https://www.elsoldelcentro.com.mx/mundo/papa-francisco-envia-delegado-a-chile-para-investigar-acusaciones-contra-obispo

La comisión antipederastia del Papa, en el limbo


Francisco todavía no ha renovado este organismo y sus trabajos están paralizados

Irene Savio

jcarbo41802011 papa180127173606 

El Papa Francisco este sábado en el Vaticano. / REMO CASILLI

Nicole Winfield, periodista que ha cubierto tres Papas, le preguntaba esta semana a Francisco por qué la comisión antipederastia del Vaticano, que lideraba Sean O’ Malley (el cardenal que criticó al Pontífice por su defensa del obispo chileno Juan Barros, acusado de encubridor), todavía no ha sido renovada. “Hay personas que se preguntan si esto es una señal de que la protección de los menores no es una prioridad”, le dijo la cronista al Papa. “No crean que no la vamos a hacer… son los tiempos normales”, respondió él, en el vuelo de regreso del viaje por Chile y Perú.

Desde su elección en 2013 como jefe máximo de la Iglesia católica, Francisco se ha resistido a que la institución se hundiese por el escándalo de los abusos sexuales de sacerdotes y anunció “tolerancia cero” con este asunto. Expresión de ello fue, entre otras medidas adoptadas, la Pontificia Comisión para la Tutela de los Menores, creada por Francisco el 22 de marzo de 2014 y cuyos trabajos, destinados a poner al día las normas antipederastia dictadas en su momento por Benedicto XVI, empezaron al año siguiente.

No obstante, el mandato de la comisión caducó en diciembre y desde entonces sus trabajos están paralizados, algo que ha suscitado preocupación entre los defensores de las víctimas de abusos de sacerdotes. Más aún que la polémica sobre Barros- que ha empañado el final de la gira papal por América Latina-, el problema es que ha ocurrido precisamente ahora, cuando el camino del organismo ya no discurría con facilidad.

El primer traspié se produjo ya en febrero de 2016, cuando Peter Sanders, activista antipederastia y él mismo una víctima de un cura abusador, fue apartado del organismo, después de lanzar un duro ataque contra el cardenal australiano George Pell. Según Sanders, Pell, que entonces ostentaba el cargo de prefecto de la Secretaría de Economía, había presentado una serie de certificados médicos para evitar acudir a hablar ante la comisión.

“Está engañando a la comisión, al Papa y a las víctimas”, dijo Sanders de Pell. A pesar de ello, el activista siguió en el cargo, aunque solo por unos meses. En junio de ese mismo año, en otra rueda de prensa pública, el Vaticano anunció que el Papa había decidido que el australiano abandonaba su puesto de prefecto vaticano, para volver a su país y defenderse allí de la acusación de haber cometido abusos sexuales.

Falta de colaboración

Pero la renovada calma duró poco más de un año. En marzo de 2017, Marie Collins, la otra víctima miembro del organismo, anunció que también renunciaba a su puesto. En su mensaje de despedida, Collins explicó que su decisión se debía a la falta de colaboración que ella y sus colegas experimentaban por parte de los dicasterios de la Curia y en especial del “mayormente involucrado al tratar los casos de abusos”, afirmó, en referencia a la Congregación de la Doctrina de la Fe.

El caso disparó las alarmas sobre la comisión, cuya labor, de acuerdo con un integrante de la misma consultado por este diario, “siempre ha sido muy complicada”. “Prueba que todavía hay cinco conferencias episcopales de África que no han presentado las líneas guías”, añadió la misma fuente, refiriéndose a los protocolos antipederastia que el Vaticano pidió a las iglesias locales durante el papado de Benedicto XVI.

Además de ello, la Comisión,que es un órgano de carácter consultivo, pero cuyos trabajos sirven para que otras instancias adopten eventuales medidas jurídicas, todavía no ha encontrado una solución definitiva a la cuestión de los consagrados (no religiosos) y laicos que trabajan en instituciones católicas y también cometen abusos.

Apartados de sus puestos

No todo, sin embargo, han sido derrotas para la Comisión para la Tutela de los Menores. En junio de 2016, Francisco aprobó, a través del motu propio ‘Como una madre amorosa’, una propuesta hecha un año antes por el organismo. Según la misma, todo obispo, eparca o superior gravemente negligente en el cumplimiento de su deber, puede ser apartado legítimamente de su puesto. La medida, de acuerdo con fuentes internas al organismo, ya ha sido aplicada contra algunos obispos de África y Asia que se habían negado a denunciar casos de abusos de clérigos.

Capellana Nelly León se la canta clara al Papa: “A las víctimas siempre hay que creerles”


por  22 enero, 2018

Capellana Nelly León se la canta clara al Papa:
A la religiosa le cayeron mal las palabras de Jorge Bergoglio en defensa del obispo de Osorno, Juan Barros. Este lunes se dio a conocer un sodeo realizado por Cadem que revela que la visita del Papa no logró mejorar la imagen de la Iglesia Católica en Chile.

“Me cayeron mal”, confesó la capellana del Centro Penitenciario Femenino de San Joaquín, Nelly León, respecto de las palabras del Papa Francisco en defensa del obispo de Osorno, Juan Barros.

“A las víctimas siempre hay que creerles. La vida religiosa, después de todo lo que ha pasado en Chile, lo hemos trabajado, hemos hecho talleres. Todos las religiosas y sacerdotes hemos participado en talleres y uno de los conceptos que se trabaja es que a las víctimas siempre hay que creerles”, sostuvo la religiosa a ADN Radio.

“Al Papa le faltó información o es probable que a sus manos no le haya llegado ninguna prueba. No quiero justificar al Papa, pero tampoco quiero dejar en la nebulosa que fue duro con su frase”, acotó.

“Llevo harto tiempo y no me ha tocado recibir gente ABC1 (…) He vivido con los pobres en la cárcel, con la gente más vulnerable, con unas historias de vida terribles, que nacen en un mundo de pobreza. Esa es la gente que llega a la cárcel, porque no tienen quien los defienda, no tienen para pagar buenos abogados. Como diría popularmente alguien en Chile, está muy mal pelado el chancho”, hizo hincapié.

Cabe recordar el Centro Penitenciario Femenino de San Joaquín fue uno de los lugares donde estuvo el máximo jerarca de la Iglesia Católica, en el marco de su visita en Chile.

Cadem

Este lunes se dio a conocer las conclusiones de un sondeo que reveló que la visita del Papa no logró mejorar la imagen de la Iglesia Católica en Chile.

Un 31 por ciento evaluaba de manera positiva el trabajo que realizaba la institución en diciembre de 2017. En tanto, la desaprobación de la Iglesia pasó de un 58 por ciento a un 56 por ciento.

Un 61por ciento de los entrevistados evaluó “bien o muy bien” y el 25 por ciento “mal o muy mal” la visita del Papa.

La mejor nota fue entre los católicos, mayores de 55 años y de nivel socioeconómico alto.

Lo más negativo: la presencia del obispo Juan Barros en las actividades oficiales del Papa. 74 por ciento aseguró que su presencia “no fue adecuada”.

La imagen de Jorge Bergoglio pasó de tener un 71 por ciento de evaluación “positiva o muy positiva” en junio de 2017 a tener un 60 por ciento (19 de enero).

En tanto, la imagen negativa pasó del 12 al 26 por ciento en el mismo rango de tiempo.

http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2018/01/22/capellana-nelly-leon-se-la-canta-clara-al-papa-a-las-victimas-siempre-hay-que-creerles/

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: