700 casos de abusos sacuden a la Iglesia Bautista de EEUU


Abusos en la IglesiaPDRELIGIÓN | AMÉRICA

Un nuevo escándalo sacude a una organización clerical después de que cientos de líderes espirituales y personal administrativo de la Iglesia Bautista del Sur en Texas y otros estados de los EEUU han sido acusados por abuso sexual en los últimos 20 años, según una investigación periodística.

Al menos 380 líderes de la Iglesia Bautista del Sur, entre pastores, ministros, maestros dominicales, diáconos y voluntarios, enfrentaron algún tipo de acusación por conducta sexual inapropiada que dejaron en las últimas dos décadas más de 700 víctimas, algunas de ellas de apenas 3 años de edad.

Condenados por abuso sexual

Así lo revela una investigación conjunta de los periódicos Houston Chronicle y San Antonio Express-News, los dos principales diarios de Texas, que en más de seis meses de pesquisas hallaron que unos 220 de los acusados fueron condenados por abuso sexual o negociaron acuerdos para reducir sus penas.

Algunos de ellos confesaron sus actos o renunciaron a sus cargos dentro de la congregación que, con 15 millones de miembros, es la más grande entre las protestantes de EEUU. La gran mayoría de los acusados, según la investigación periodística, perteneció a iglesias de Texas y a la fecha existen más de 100 que a pesar de figurar en el registro central de delincuentes sexuales, se mantienen en algún ministerio de la congregación.

Las pesadillas de las víctimas

Muchas de las víctimas enfrentaron el rechazo de sus Iglesias y feligreses y fueron abandonadas a su suerte, mientras que a otras se les pidió perdonar a sus atacantes o que abortaran, como ocurrió a mujeres que habían quedado embarazadas, de acuerdo a los diarios. A su vez, varios de los acusados permanecen aún bajo custodia a la espera de que concluyan sus condenas en cárceles estatales y federales, ubicadas desde California hasta Florida.

La investigación también advierte que al menos 35 pastores y personal administrativo señalados por conductas inadecuadas fueron aceptados luego en iglesias, sin que los líderes de sus congregaciones alertaran a las autoridades. Varios expresidentes y líderes de la Convención Bautista del Sur (SBC, por sus siglas en inglés) fueron criticados por las presuntas víctimas, debido a que ocultaron u obstaculizaron las acusaciones presentadas.

La gran mayoría de las víctimas eran adolescentes que fueron ultrajadas en más de una ocasión, según la investigación, que revela que algunas víctimas tenían tres años de edad y fueron abusadas en las oficinas de los pastores durante las clases dominicales.

La investigación afirma que los pocos adultos que fueron objeto de abuso sexual, entre hombres y mujeres, habían ido a buscar ayuda pastoral. La revelación periodística se da en medio del escándalo que rodea a la iglesia católica estadounidense por la revelación, el año pasado, de casos de abuso sexual a menores de edad, que implican a unos 1.200 curas.

El actual presidente de SBC, J.D. Greear, calificó los abusos descritos en el informe de “pura maldad”. “Estoy devastado por las revelaciones. Las voces en ese artículo deben ser escuchadas como una advertencia de Dios, que reclama arrepentimiento por parte de la Iglesia”, dijo Greer en una declaración difundida en su cuenta de Twitter, y se comprometió a hacer todo lo posible para prevenir situaciones semejantes.

(RD/Agencias)

https://www.periodistadigital.com/religion/america/2019/02/11/religion-iglesia-america-confesiones-700-casos-abusos-sacuden-iglesia-bautista-eeuu-so

ECUADOR: Pedofilia en la Iglesia


Miércoles 06 de febrero 2019

Las denuncias de abuso sexual en contra sacerdotes católicos se multiplican día a día. Si hasta hace unos años, esto parecía ser un problema aislado y excepcional, hoy es un problema de mayores proporciones y, ante el cual, hasta el mismo papa Francisco se muestra impotente y desconsolado. No olvidemos que uno de motivos que llevaron al papa Benedicto XVI a dejar su cargo antes de tiempo se debió a los informes recibidos (algunos de ellos filtrados a la prensa) en los que se confirmaban casos de abuso sexual a niños cometidos por sacerdotes en varios lugares del orbe. Sin embargo, el discurso oficial de la Iglesia ha sido otro. Benedicto XVI renunció al papado por su avanza edad (85 años en ese momento) y porque consideraba que no tenía fuerzas suficientes para continuar. Pero si el número de curas pedófilos es alto, lo más indignante (por utilizar un término más suave) ha sido el comportamiento de la Iglesia para no sancionar y, encubrir algunos casos de abuso sexual. Este posiblemente es el mayor pecado de la Iglesia y, en especial, de un círculo de poder enquistado en Ciudad del Vaticano. Desde hace varios meses atrás he estado siguiendo este tema. El diario español El País ha sacado a la luz pública lo que menciono. En diciembre de 2018, un titular de una de sus ediciones relataba que “18 religiosos españoles acusados de abuso sexual de menores han salido al extranjero (de España)”. Es decir que, en lugar de haber sido entregados a la justicia y haber sido sancionados de manera ejemplar, la mayor parte de ellos fueron trasladados a otros lugares dentro de España, a América Latina y África. Para que esto no quede como un simple comentario, les invito a conocer las historias de: Iván Merino (España), Jordi Jorba Navarro (Chile), Santiago Martínez Valentín – Gamazo (Perú), José Lázaro Lara Burgos (Chile), Abel Pérez (Chile) y muchos otros más. Por no mencionar a los 685 sacerdotes católicos acusados de abuso sexual de menores en Estados Unidos. ¿No sería más sano que, como en otras religiones, los sacerdotes puedan casarse, vivir plenamente su sexualidad (sin taras) y tener hijos? ¡Que eso le va a debilitar a la Iglesia! ¿No sería mejor tener una Iglesia con menos poder (económico, político, social y religioso) pero más transparente, coherente y fiel a los principios que predica? Considero que ya es hora de hablar abiertamente de este tema. No solo porque hay que ser más elocuente sino enfrentar de lleno el problema del abuso sexual de menores de parte de sacerdotes católicos. Si la Iglesia ha hecho relucir su espíritu de cuerpo y ha dejado pasar casos evidentes de pedofilia, la opinión pública y la misma sociedad deberían exigir que mayores sanciones. ¡Que no son todos! ¡Que son casos aislados! Así como se han evidenciado casos de pedofilia en otros países, me niego a aceptar que en el Ecuador no haya pasado nada. ¿Lo de la parroquia de Guápulo en Quito es un caso aislado?

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:https://www.elcomercio.com/opinion/sebastian-mantilla-pedofilia-iglesia-abuso.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com

Pederastia patriarcal, patriarcado homófobo


El silencio episcopal ante las agresiones sexuales de sacerdotes durante 40 años contrasta con su locuacidad contra el colectivo LGTBI

OtrosConéctateEnviar por correoImprimir

Jose Mª Gil Tamayo (i) y el presidente Ricardo Blazquez (d) en una reunión de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal en 2017.
Jose Mª Gil Tamayo (i) y el presidente Ricardo Blazquez (d) en una reunión de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal en 2017. KIKE PARA

JUAN JOSÉ TAMAYO5 ENE 2019 – 03:57 COT

A pesar de los numerosos casos de sacerdotes y religiosos pederastas que aparecen a diario en los medios de comunicación y de las reiteradas denuncias de las víctimas por la inacción de los obispos españoles ante tamaño y extendido crimen, estos siguen minusvalorando la gravedad del problema. El último en restarle importancia ha sido el nuevo obispo de Ávila, ex secretario general de la Conferencia Episcopal Española y miembro del Opus Dei, José María Gil Tamayo, con motivo del ocultamiento durante 63 años, por parte del Vaticano, de las agresiones sexuales de Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo.

El silencio o la minusvaloración episcopales ante las agresiones sexuales de sacerdotes contra niños, niñas, adolescentes y jóvenes indefensos durante 40 años contrasta con su locuacidad contra el colectivo LGTBI, la “ideología de género”, el aborto, el divorcio, las relaciones prematrimoniales, los métodos anticonceptivos, la píldora del día después, el matrimonio de los sacerdotes, el sacerdocio de las mujeres, las parejas de hecho, la homosexualidad, el matrimonio igualitario, los derechos reproductivos y sexuales de las mujeres, la fecundación in vitro, el acceso a la eucaristía de las personas divorciadas vueltas a casar, el acceso de personas homosexuales al sacerdocio, etcétera.

Estas declaraciones, que siguen produciéndose hoy, a veces con gran torpeza, refuerzan el patriarcado heteronormativo y la binariedad afectivo-sexual, fomentan la homofobia y dan pábulo a las organizaciones y partidos que defienden en sus programas propuestas sexistas, homófobas y contrarias a la igualdad y la justicia de género.

Esto contrasta con la insensibilidad de la jerarquía católica hacia la violencia de género y las agresiones contra personas LGTBI. Es ella misma quien las discrimina prohibiendo su participación en órganos eclesiales representativos o en funciones de padrinazgo, por ejemplo, en bodas y bautizos. No es fácil, empero, leer declaraciones y documentos episcopales que condenen los feminicidios y los actos homofóbicos.

Se decreta la excomunión contra las mujeres que abortan y contra las mujeres ordenadas sacerdotes, pero no contra los sacerdotes y religiosos pederastas, quienes, tras las denuncias canónicas e incluso la autoconfesión de culpabilidad, seguían participando en actividades religiosas y en contacto con menores. O eran cambiados de parroquia o enviados a “misiones”, sin alertar a los obispos que los acogían de las agresiones sexuales. Y allí volvían a delinquir impunemente amparándose en su condición de personas sagradas como representantes de Dios.

Al silencio y la inacción hay que sumar el desamparo de las víctimas y sus familias, cuyos testimonios eran con frecuencia desoídos o calificados de falsos. El panorama no puede ser más desolador en el episcopado español. No me extraña que cada vez sea mayor el número de personas que abandonan la Iglesia católica, bien apostatando, bien haciendo mutis por el foro.

Juan José Tamayo es profesor emérito de la Universidad Carlos III de Madrid

https://elpais.com/sociedad/2019/01/04/actualidad/1546634925_025086.html

LA CIENAGA DE LA PEDERASTIA


PARA LEER EL ARTICULO, ABRIR EL SIGUIENTE ENLACE:

 

c__Users_Fausrino_Faustinomail_ficheros_email_LA CIENAGA DE LA PEDERASTIA

Miles de mujeres “enojadas” piden al papa “transparencia” sobre los abusos sexuales en la Iglesia


Por: El Ciudadano ||  Publicado: 3 de Septiembre de 2018 ||  Hora: 1:33 a.m..
abusos sexuales en la Iglesia, mujeres enojadas reclaman al papa, carta al papa francisco, reclaman transparencia al papa francisco, religion catolica expuesta por abusos sexuales,

Foto: Referencial

En una petición firmada por más de 26.000 creyentes católicas se pide a Francisco honestidad respecto a las acusaciones sobre abuso sexual de menores contra el cardenal estadounidense Theodore McCarrick.

Un grupo de 53 mujeres católicas redactó una carta abierta dirigida al papa Francisco para exiger transparencia e instarlo a romper el silencio que ha mantenido respecto a las acusaciones contra el cardenal estadounidense Theodore McCarrick, implicado en el escándalo de abusos sexuales.

Desde su publicación el pasado 30 de agosto, la petición fue firmada por más de 26 mil personas. El documento no está patrocinado por ningún grupo u organización, según lo explica la misiva.

Las autoras aseguran que se sienten “enojadas, traicionadas y desilusionadas” por las declaraciones del sumo pontífice, que se negó a confirmar o desmentir las declaraciones del arzobispo y exembajador del Vaticano en Estados Unidos, Carlo Maria Viganò, quien lo acusó a él y a otros miembros de la Iglesia de haber encubierto al clérigo norteamericano.

“Para su rebaño herido, papa Francisco, sus palabras son inadecuadas. Arden, recordando el clericalismo que recientemente condenó. Necesitamos liderazgo, verdad y transparencia. Nosotros, su rebaño, merecemos sus respuestas ahora”, expresaron las creyentes.

Sofocación sistemática
Ante lo que califican de “sofocación sistemática” de la Iglesia Católica, Asociaciones estadounidenses de víctimas de sacerdotes pedófilos se unieron al petitorio reclamando además que el Vaticano haga público el expediente del exprelado McCarrick.

Lee También: China, lista para afianzar su influencia como potencia en África

Peter Isley, de la organización Ending Clerical Abuse (ECA), dijo que el expediente “destaca hechos sobre cómo el papa Francisco y otros dos papas, Benedicto y Juan Pablo, han encubierto el abuso sexual de un religioso”. “Esto nos traerá respuestas”, agregó.

En una conferencia de prensa frente a la embajada de la Santa Sede en Washington, rechazó de igual manera a las corrientes “liberales y conservadoras” de la iglesia.

Isley denunció que “hay una red criminal dentro de la iglesia católica (…) que está cubierta por obispos de ambos lados que deben ser expuestos y procesados, y el caso (McCarrick), aclarará esto”, afirmó.

Becky Ianni, directora de la red de sobrevivientes a los abusos de los sacerdotes (SNAP) denunció por su parte “la cobertura sistemática de abuso sexual” del Vaticano. Mientras que la abogada de SNAP, Pamela Spees calificó la misiva de Vigano de parecer “muy oportunista” y solicitó una investigación federal sobre las acusaciones contra la iglesia y cómo los sacerdotes condenados por pedofilia han escapado a la persecución por ser transferidos al exterior.

https://www.tn8.tv/mundo/456524-miles-mujeres-enojadas-piden-papa-transparencia-sobre-abusos-sexuales-iglesia/

Comunidad laica está expectante. Comisión eclesiástica inicia proceso a un juicio canónico contra Cox


Por Juan Carlos Piz… el Jue, 16/08/2018 – 08:57 Crédito fotografía:  El Día En el Arzobispado de la Serena se reunió ayer miércoles monseñor René Rebolledo, dos sacerdotes y Hernán Godoy, el primer denunciante por abusos en contra del exarzobispo Francisco José Cox, para dar a conocer formalmente su testimonio a las autoridades religiosas. Se trata del primer encuentro cuyos antecedentes que sean recabados serán enviados directamente al Vaticano. Un nuevo capítulo se escribe en el caso Cox. La mañana de este miércoles, una comisión integrada por dos sacerdotes y el actual arzobispo de La Serena, monseñor René Rebolledo, se reunió con Hernán Godoy (45), presunta víctima de la exautoridad eclesiástica regional Francisco José Cox, quien fuera arzobispo en la zona entre 1990 y 1997, año en que debió dejar el cargo tras una ola de acusaciones de abuso sexual cometidos en contra de menores que lo llevaron a ser investigado por la Nunciatura Apostólica de Chile y ser enviado primero a Colombia y luego a Alemania, donde permanece hasta la fecha en la impunidad, recluido en un monasterio católico.  RUMBO AL JUICIO CANÓNICO Según indicó el propio Hernán Godoy, tras salir del encuentro que duró alrededor de 40 minutos, la reunión se enmarca dentro del inicio del proceso de un eventual juicio canónico en contra de monseñor Cox por los vejámenes cometidos durante la década del ’80 y ’90 cuando ejerció altos cargos en el clero. “Lo de hoy (ayer) fue más que nada una presentación entre los sacerdotes que van a investigar, y yo. Tuve la oportunidad de exponerles lo que me sucedió con Cox mediante un escrito que realicé de puño y letra y ellos me escucharon para delinear los pasos que seguirán ahora”, relató Godoy.  La víctima detalla que los religiosos le pidieron que aportara otros antecedentes, los que deberá presentar en una nueva cita programada para la próxima semana y cuyos antecedentes que allí se recaben serán enviados directamente al Vaticano. “Todavía estamos en una etapa inicial, pero el proceso ya está en marcha para que Cox sea juzgado también por la justicia eclesiástica”, precisa el denunciante.  “NO BUSCO VENGANZA” Cabe señalar que Hernán Godoy ya inició un proceso legal ante la justicia ordinaria, presentando su denuncia en el Ministerio Público, la cual está siendo investigada. Ahora, con lo de ayer miércoles, el exarzobispo Cox tendría dos procesos en su contra –el civil y el eclesial-, algo que responde a los últimos lineamientos entregados por el Papa Francisco al episcopado chileno y algo que también convinieron los obispos en su último encuentro a fines de julio en Punta de Tralca.  Respecto a las expectativas que tiene Godoy del accionar de la Iglesia Católica frente a su caso, confía en que “se hará justicia” para que así ningún menor tenga que vivir lo que a él le sucedió. “No busco venganza, ni con mi denuncia en la Fiscalía ni tampoco con esto. Desde el principio he dicho que todas mis acciones son para que cosas como esta no se repitan nunca más”, aseveró.

AGRUPACIÓN DE LAICOS EXPECTANTE  Desde la Agrupación de Laicos Juan XXIII de La Serena se mostraron expectantes sobre la posibilidad del inicio de un juicio canónico. Juan Rojas Palma, uno de los líderes de este movimiento ciudadano expresó que lo que había sucedido ayer en el Arzobispado tenía ribetes históricos. “Es la primera vez que acá en La Serena se crea una instancia para iniciar un proceso en contra de Cox, que provenga desde la propia iglesia. Esa es la importancia histórica de esto”, sostuvo Rojas.

Fuente: Diario el Día – http://www.diarioeldia.cl/region/comision-eclesiastica-inicia-proceso-juicio-canonico-contra-cox

Pedofilia, dijo Luciani: “mejor morir que dar escándalo”


La homilía del entonces obispo de Vittorio Veneto el día del arresto de un sacerdote acusado de abuso. Después de tres años, se reconoció su inocencia y el futuro Papa lo invitó a cenar

Albino Luciani, entonces obispo de Vittorio Veneto

Publicado el 20/07/2018
Última modificación el 20/07/2018 a las 07:23
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

“Incluso si es prematuro, es mejor morir así que dar un escándalo con la vida de uno …”. Las palabras pronunciadas por el obispo de Vittorio Veneto, Albino Luciani, durante la homilía fúnebre de uno de sus jóvenes diáconos, que murió antes de su tiempo unos meses después de la ordenación sacerdotal, son muy duras. Unas horas antes de celebrar el funeral, un miembro de la corte le había notificado al futuro Papa el arresto de un sacerdote diocesano acusado de pedofilia. Este es uno de los episodios que surge de la reconstrucción monumental de la vida de Luciani, escrita por Stefania Falasca, Davide Fiocco y Mauro Velati, recién publicada (Giovanni Paolo I. Biografía ex documentis de los actos del ensayo canónico, ediciones TiPi).

“En 1964 se produjo el doloroso caso de un sacerdote de Oderzo, acusado de pedofilia. La orden judicial fue anunciada el 6 de febrero por el mensajero de la corte al entonces obispo, mientras se dirigía a Barbisano para celebrar el funeral de un joven diácono, Don Battista Fornasier, que murió el 4 de febrero a la temprana edad de 24 años “.

En la homilía que “sufría de la amargura del momento”, el obispo había dicho: “Después de todo, incluso si es prematuro, es mejor morir así, en lugar de dar escándalo con la propia vida”. El sacerdote, escriben los biógrafos de Luciani, se sometió a tres juicios y sufrió tres años de prisión, para luego ser absuelto por no haber cometido el hecho. Cuando fue liberado de la prisión, el obispo quería que fuera su invitado a cenar en el castillo. El sacerdote en cuestión era entonces director de la colonia agrícola de Oderzo, fue encarcelado y juzgado en Treviso, después del final del proceso se convirtió en capellán de inmigrantes en Alemania, donde permaneció durante varios años para luego regresar en los últimos años de su vida. de vuelta a su diócesis.

Dos testigos hablaron sobre el evento durante el proceso de beatificación y canonización, mientras que un tercero solo lo mencionó. Don Piersante Dametto recuerda que la frase dicha en la homilía “fue considerada por algunos demasiado duros” y que el obispo Luciani “sufrió de manera evidente cuando se trataba de un sacerdote”.

Un segundo testigo, ahora fallecido, Don Rino Bechevolo, recordó que Luciani estaba tan conmocionado por la noticia recibida que “durante el funeral, en lugar de hablar sobre el difunto, no pudo guardar silencio sobre la acusación hecha contra el sacerdote y se quejó amargamente “, también recordando cómo le había dado la bienvenida al sacerdote después de su liberación. Finalmente, un tercer testigo, Don Pietro Mazzarotto, apenas menciona el caso, pero solo para recordar la atención con la que el futuro Papa siguió los eventos judiciales que involucraron a sus sacerdotes.

 

De los testimonios a los actos de la causa emerge, por lo tanto, la reacción pública y dura del obispo una vez que se enteró del arresto del sacerdote: Hace más de medio siglo, una edad diferente a la nuestra en cuanto a la mayor conciencia y sensibilidad hacia estos graves crímenes, el futuro Juan Pablo I mostró, por un lado, una firmeza considerable frente a las responsabilidades de sus sacerdotes (como también lo demuestra la forma en que dirigió la historia del escándalo financiero en el que dos miembros del el clero de Vittorio Veneto estaba involucrado), por otro lado no dejó de ser padre de los sacerdotes, sabiendo cómo estar cerca de ellos en los momentos más difíciles.

http://www.lastampa.it/2018/07/20/vaticaninsider/pedophilia-luciani-said-better-die-than-give-scandal-5HNqlUOlJovUsfaADma0wI/pagina.html

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: