Gran marcha de Jamundí a Cali en rechazo a asesinato de 180 indígenas tras acuerdos de paz con FARC


http://noticias.caracoltv.com/cali/masiva-movilizacion-en-jamundi-en-rechazo-asesinato-de-180-indigenas-tras-acuerdos-de-paz-con-farc

Más de 5.000 nativos de diferentes regiones del país se tomaron la vía Panamericana. Aseguran que autoridades no han avanzado en las investigaciones.

De acuerdo con los indígenas, 180 indígenas han sido asesinados en el territorio nacional, tras los acuerdos de paz del Gobierno con las FARC. Manifiestan, además, que hasta el momento no ha habido personas capturadas como responsables por estos hechos.

En Jamundí se congregaron integrantes de diferentes resguardos de los departamentos del Cauca, Caldas, Nariño, Chocó, Antioquia, Risaralda y Valle del Cauca.               

Nos están matando, nos están amenazando, nos están tratando de sacar de nuestros territorios. Llevamos ya, sólo indígenas del norte del Cauca, doce compañeros y compañeras asesinados”, expresó Feliciano Valencia, líder indígena del Cauca.

Con la movilización, instan a los organismos de derechos humanos para que intervengan. A la marcha se sumaron las comunidades afrodescendientes del Valle del Cauca.

“La verdad están atentando contra nuestro territorio, nuestra vida y nuestra familia”, dijo Air Troches, gobernador indígena de Jamundí.

Las comunidades llegaron a Cali por el sur de la ciudad, donde permanecen concentradas en la sede de la Universidad del Valle.

“Nosotros en el marco del acuerdo de la Habana, que respaldamos y seguimos construyendo paz, consideramos que se han incrementado las amenazas y los asesinatos“, señaló Aida Quilcué, líder indígena a Nivel Nacional.

El desplazamiento de los indígenas provocó dificultades en la movilidad, por lo cual fue necesario implementar un plan de manejo del tráfico. Este miércoles marcharán por las calles de la capital del Valle del Cauca.

 

El enemigo número 1 del Vaticano: “El Papa tiene tres consejeros cómplices de pederastia”


‘LUJURIA’ EN LA IGLESIA.

El periodista de investigación Emiliano Fittipaldi -procesado por El Vaticano por revelar su trama económica- ahonda ahora en la impunidad de la pederastia en la Iglesia y acusa al Papa Francisco de ascender a cardenales con las manos manchadas.

El Papa Francisco.

El Papa Francisco. EFE

Si El Vaticano tiene un enemigo íntimo, ese es Emiliano Fittipaldi. En Avaricia (Foca, 2015), el respetado y controvertido periodista de investigación sacó a la luz un buen número de negocios sucios de la Iglesia: desde los lujos que se conceden a los cardenales a los fraudes millonarios, de las fabulosas inversiones en todo el mundo al gigantesco negocio de los hospitales, de las tramas del Instituto para las Obras de Religión a la realidad del tesoro del Papa. Fittipaldi, gracias a fuentes confidenciales, puso sobre la mesa los documentos internos vaticanos que dibujaron, por fin, el primer mapa del imperio financiero de la Iglesia. Esas revelaciones pueden costarle ocho años de cárcel por un proceso abierto en su contra.

El periodista no se achanta. Ayer presentó Lujuria. Pecados, escándalos y traiciones de una Iglesia hecha de hombres (Foca) en el Centro Pastoral de San Carlos Borromeo de Entrevías, con intención de trazar para el mundo otro mapa vaticano: el de la pederastia y su impunidad. Apunte romántico: este Centro de barrio humilde fue una mítica iglesia ‘roja’ hasta 2007, cuando Rouco Varela la cerró por no ceñirse a los cánones. Sus sacerdotes vestían de calle, acogían a ex presidiarios y drogadictos, admitían ateos y musulmanes en misa y, en la eucaristía, en vez de hostias, repartían rosquillas. Para que los niños se animaran.

Fittipaldi llega al Centro Pastoral de San Carlos Borromeo de Entrevías con intención de trazar para el mundo otro mapa vaticano: el de la pederastia de la Iglesia y su impunidad

Iban a dar las seis de la tarde y la San Carlos Borromeo resistía híbrida, con su fachada henchida de graffitis y su Cristo crucificado dentro. Por qué no. Allí Fittipaldi, apoyado en una suerte de altar de andar por casa, comienza a explicar que si Lujuria ha salido adelante, ha sido gracias al proceso que le abrió el Vaticano por Avaricia. “Gracias a su denuncia, han acudido a mí más y más fuentes”, relata.

El periodista Emiliano Fittipaldi.

El periodista Emiliano Fittipaldi.

“Fue curioso. Las fuentes que se acercaban a mí me decían ‘oye, has hecho una investigación increíble, pero las cosas más graves de esta revolución fallida del Papa Francisco no están relacionadas sólo con el aspecto financiero, sino con los abusos sexuales’. Todos subrayaban que en El Vaticano nada ha cambiado desde su llegada”, cuenta. Al periodista no le valen las palabras del Papa. No le basta que diga públicamente que la cuestión de los curas pedófilos es una “tragedia” ni que ese horror es como “el mismo diablo”. “Es un Papa, es lo que tiene que decir y es normal que lo diga. Pero mis fuentes me llevaron a analizar a los cardenales que el Papa ha ascendido, y ahí encontré a varios que han encubierto delitos de abusos sexuales, casos de pederastia. Ahora son sus consejeros”.

DENUNCIAS DUPLICADAS CON EL PAPA FRANCISCO

Cuenta que también le guiaron a estudiar los números de las denuncias que habían llegado a la Congregación para la Doctrina de la Fe. “Si se hace esta operación, se puede ver cómo las denuncias se han duplicado durante el pontificado del Papa Francisco, en comparación con el período de Benedicto XVI, en la era Spotlight”, resopla. “Se puede ver que tres de los nueve cardenales -los nueve cardenales que forman el C9, el pequeño consejo que está ahí para ayudar al Papa en sus decisiones- están dentro de estos números“.

Se puede ver que tres de los nueve cardenales -los nueve cardenales que forman el C9, el pequeño consejo que está ahí para ayudar al Papa en sus decisiones- están dentro de los números de las denuncias

Fittipaldi aclara que el aumento de las denuncias puede ser positivo porque significa “que hay menos miedo a denunciar”, pero señala que las alarmantes cifras confirman, igualmente, “que la pedofilia en El Vaticano es muy fuerte” y que “no han conseguido pararla de ninguna forma”. Critica el poco compromiso del Papa Francisco con esa transparencia que prometió. “Dijo que la Iglesia tenía que ser como una casa de cristal en cuanto a aspectos financieros y abusos sexuales, pero no lo ha llevado a cabo. Por ejemplo, yo intenté acceder a los datos de la Congregración para la Doctrina de la Fe… intenté estudiar los datos de esas 400 denuncias que llegan cada año y ha sido imposible. No hay información de los nombres de las personas ni de los procesos”.

Recuerda que la misma ONU pidió al Vaticano más transparencia, y que en uno de sus informes llegó a asegurar “que hay muchos hijos de curas que siguen sin tener ningún derecho porque la Iglesia ha comprado el silencio de las madres con salarios mensuales“. “Eso lo dijo la ONU en 2014, no yo”, dice, con aplomo, mientras asegura que “el ambiente de silencio instaurado es el mismo que hace 50 o 60 años”. Lujuria, a pesar de lo que pueda parecer por su título, no es un libro que hable de sexo, sino de relaciones de poder, de protecciones y de impunidad.

IMAGEN Y DINERO

“No hay en el libro ningún detalle relacionado con el sexo, no me interesa. Mi intención era describir un sistema, el de la Iglesia, apoyándome en documentación internacional, y tratar de entender por qué la institución está haciendo lo que está haciendo”. En su opinión, hay dos razones principales. La primera, por defender su imagen. “Tiene miedo de que la transparencia total pueda llevar a una derrota, a una desaparición de la Iglesia, pero yo pienso lo contrario. Esta falta de transparencia hace que se filtran escándalos y que los fieles vayan perdiendo la confianza”.

Fittipaldi cuenta que, hasta ahora, en Italia no se ha indemnizado de ningún modo a las familias dañadas por la pederastia de la Iglesia, “mientras que en EEUU la Iglesia tuvo que vender palacios para hacer frente a las indemnizaciones”

La segunda, por el dinero. “Durante Spotlight en EEUU, así como en Holanda y Australia, la Iglesia perdió muchísimo dinero. Ese escándalo les costó mucho. Pero, ¿por qué en España, en Italia o en países de Latinoamérica no pasa? No es porque los curas sean mejores, sino porque hay una ley del silencio más extendida y que se apoya en una responsabilidad colectiva”, reflexiona. “De los periodistas y de las familias católicas -que a menudo ceden a la autoridad del cura y no creen a sus hijos-“.

Fittipaldi cuenta que, hasta ahora, en Italia no se ha indemnizado de ningún modo a las familias dañadas por la pederastia de la Iglesia, “mientras que en EEUU la Iglesia tuvo que vender palacios para hacer frente a las indemnizaciones”. Lujuria no es el libro de un charlatán.

El Papa ha elegido como consejeros a George Pell, Óscar Andrés Rodríguez Madariaga o Errázuriz, encubridores de delitos de pederastia en el pasado

El periodista sabe que una labor digna y valiente conlleva dar nombres, y los ha dado: “En Avaricia, según mis informaciones, el Papa Francisco salía como el Papa bueno, el que intentaba hacer algo y no lo conseguía. Pero en este libro, el Papa sí que tiene un papel de responsabilidad muy importante, porque puede hacer cosas y no las está haciendo, o está cometiendo errores muy graves, como elegir como consejeros a George Pell, Óscar Andrés Rodríguez Madariaga o Errázuriz, encubridores, cómplices de delitos de pederastia en el pasado”.

GEORGE PELL, EL AMIGO DE LOS PEDERASTAS

En el primer capítulo del libro habla de George Pell, número 3 del Vaticano. “Es una de las personas que el Papa Francisco llamó y ascendió, y, aunque en España e Italia, su nombre no decía nada a nadie, en Australia sí era muy conocido, porque no sólo había encubierto abusos, sino que había defendido a curas pedófilos y les había ayudado”, relata.

“Gracias a dos periodistas australianos, recibí unas 30.000 páginas de documentación de la Comisión de Investigación que se ocupó de esos casos, y ahí encontré información que nunca había sido publicada anteriormente: aparte de las cartas que se conocían, había un documento en el que George Pell pedía a sus curas que ayudaran económicamente a los curas que salían de la cárcel. Les daban un salario mensual, les compraban un coche, les pagaban la sanidad, etc”.

Encontré un documento en el que George Pell pedía a sus curas que ayudaran económicamente a los curas que salían de la cárcel. Les daban un salario mensual, les compraban un coche, les pagaban la sanidad

A Fittipaldi le parecen absurdas las modificaciones del derecho canónico: el hecho de que la prescripción de estos delitos haya aumentado de 10 a 20 años y que las penas se hayan alargado -esto se estipuló durante el pontificado del Papa Benedicto-. “Qué sentido tiene, si estas penas sólo tienen validez dentro del Estado del Vaticano, y allí no hay niños y no se desarrolla el delito. Lo que nos esperábamos eran nuevas reglas de transparencia que se aplicaran en conferencias episcopales. Hace tres años se creó la comisión de investigación, pero en un año se reúnen 3 o 4 veces máximo y no tienen poder investigativo. El único poder que tienen es el de escribir y dar consejos sobre qué hacer en caso de abuso y hacer jornadas de oración para las víctimas”. Durante el pontificado del Papa Francisco, han llegado a la Congregación más de 1.200 denuncias de abuso sexual a menores.

http://www.elespanol.com/cultura/libros/20170516/216478959_0.html

El Papa lamenta no tener más medios para combatir a los curas pederastas


ESCÁNDALOS EN LA IGLESIA CATÓLICA

El Vaticano estudia crear unos “tribunales continentales” para acelerar la lucha contra el abuso de menores

Francisco admite que hay “2.000 casos amontonados” y reclama más personal para agilizar las expulsiones

El Papa lamenta no tener más medios para combatir a los curas pederastas

EFE / TIZIANA FABI

El Papa charla con los periodistas, el sábado, a su regreso al Vaticano desde Fátima.

EL PERIÓDICO / BARCELONA

DOMINGO, 14 DE MAYO DEL 2017 – 18:46 CEST

El papa Francisco lamentó el sábado la falta personal para poder agilizar los procesos por los casos de curas pederastas, de los que dijo que “hay 2.000 amontonados”, durante la rueda de prensa en el vuelo de regreso de su viaje al santuario portugués de Fátima.

Al respecto, explicó que se está estudiando la creación de unos “tribunales continentales“, que se instalarían en varias ciudades de cada continente para ocuparse de los correspondientes casos y acelerar las decisiones.

Francisco lamentó ante los 70 periodistas que le acompañaron en este viaje la salida de Mary Collins de la comisión para la protección de menores que él mismo creó. Collins había sido víctima de abusos en su infancia por parte de un sacerdote.

Collins abandonó esta comisión, lamentó los retrasos en sus gestiones y acusó a la Congregación para la Doctrina de la Fe de crear obstáculos para las decisiones del Papa, como la creación de tribunales específicos para estos casos. “Es una buena mujer y un poco tiene razón”, aseguró Francisco.

SOLVENTAR LOS RETRASOS

Francisco explicó las dificultades para realizar los protocolos que hay que enviar a cada diócesis y reconoció que “hay poca gente, se necesita más gente capaz de hacer esto y se han admitido otras dos o tres personas más”.

Explicó que está tomando medidas para solventar los retrasos, como el nombramiento de otro director de la oficina disciplinaria. Confesó que a veces a quienes “se les retira del sacerdocio” presentan un recurso y los tiempos se alargan. Al mismo tiempo, aseguró que, aunque los sacerdotes acusados pueden pedir una “gracia”, él nunca ha firmado una. “Estamos caminando, pero hay 2.000 casos amontonados y nos queda mucho trabajo”, señaló.

Durante su visita relámpago al santuario de Fátima, el Papa proclamó santos a los dos hermanos pastorcillos, Jacinta y Francisco, que junto con su prima Lucía presenciaron las apariciones de la Virgen hace 100 años. Los dos niños, que murieron con 9 y 10 años, subieron a los altares de la Iglesia por un milagro y no al ser considerados “mártires”, según destacó el Pontífice.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/papa-lament-no-tener-mas-medios-contra-curas-pederastas-6037521

Una de cada cuatro niñas y uno de cada seis niños son violados en Colombia


“Nos estamos volviendo un país de ‘peregrinación social’, marchas sin sentido, sin contundencia, sin compromisos”

Por: Mayo 03, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Una de cada cuatro niñas y uno de cada seis niños son violados en Colombia

“El niño debe saber desde muy pequeño que el abuso sexual existe, pero debemos estar pendientes de quién tiene acceso al niño”

¿Le aterra la cifra? ¡A mí también! Y no es para menos. Es que, según Isabel Cuadros, siquiatra y directora de la Fundación Afecto, uno de cada veinte hombres y una de cada tres mil trescientas mujeres son abusadores sexuales. Podríamos decir que los niños están rodeados y la sociedad está plagada de estos monstruos.

Entrevisté a la doctora Cuadros este fin de semana, una mujer muy seria que ha dedicado su vida a minimizar el abuso infantil y la violencia de género, a propósito del cierre del Mes del Niño, como es reconocido abril.

Si aterrizamos sus cifras, solo con los 641 493 niños(as) que nacieron en 2017 en nuestro país, según el Dane, los resultados en materia de esta terrible vulneración serán una espantosa realidad:

—La siquiatra dice que uno de cada seis niños es abusado sexualmente en Colombia. Entonces, de 329 780 niños nacidos en 2016; cerca de 55 000l serán abusados, ¡casi el 17 %!

—Agrega que también una de cada cuatro niñas es agredida sexualmente, lo que significaría que de las 311 631 niñas nacidas en 2016, cerca de 78 000 serán abusadas, ¡el 25 %!

Es decir, que de esos 641 493 niños, cerca de 133 000 sufrirán el flagelo, ¡el 21 %! ¡La quinta parte!

 

De 641 493 niños y niñas nacidos en 2017,
cerca de 133 000 sufrirán el flagelo,
¡el 21 %! ¡La quinta parte!

Piensen ahora que habrá 133 000 Yulianas Samboní, entre niños y niñas, con daños tan grandes como la muerte misma; a quienes sobreviven y conviven con nosotros en sociedad, los matan en vida estos degenerados.

El sobrecogedor boletín de violencia contra niños, niñas y adolescentes en Colombia, de Medicina Legal, en su capítulo “Lesiones no fatales”, dice que: “La violencia sexual, la violencia interpersonal y la violencia intrafamiliar, son los principales contextos en los que se presentan lesiones de carácter no fatal en niños, niñas y adolescentes. En consonancia, a continuación, se exponen los casos conocidos por el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses durante el año 2016 y el primer semestre del año 2017”. Les dejo  este link para que se enteren de la horrible y triste realidad de los niños de nuestro país

¿Y qué tiene que cambiar? Para Isabel Cuadros lo primero que hay que hacer es “quitarse las gafas rosadas que nos hacen creer que todos los seres humanos son buenos”. Reitera que si uno de cada 20 hombres es un abusador sexual y una de cada tres mil trescientas mujeres lo son, usted conoce al abusador sexual, pero no es fácil detectarlo. ¿Por qué? Porque no hemos aprendido ni enseñado a nuestros niños hasta dónde llegan los vínculos afectivos y menos aún son supervisados como se debiera. Además, porque los rasgos sádicos o los sociópatas se esconden muy bien.

Como ven, la probabilidad de que sus hijos sean abusados sexualmente o de cualquier manera es altísima. Es una realidad que padres, profesores y las personas que protegen los niños deben enfrentar; es una realidad con la que hay que lidiar. Los niños jamás deben estar solos con un adulto; mínimo debe haber dos niños y un adulto o viceversa; tres personas. Los niños tienen que tener supervisión. Partamos, solo como un ejemplo, de que mandarlo a la tienda solito es un riesgo, porque el tendero le puede decir “ven te doy un dulce” y lo toca. En una diligencia que parece simple, sencilla, su hijo puede ser agredido. Pero hay que meter en el panorama a todo el mundo: Papá, mamá, abuelitos, nanas, hermanos, primos, tíos, vecinos, amigos de la casa… A todo el mundo, sin dudarlo un momento.

“El niño debe saber desde muy pequeño que el abuso sexual existe, pero debemos estar pendientes de quién tiene acceso al niño; nunca dejar adolescentes al cuidado de niños pequeños. Es decir, mucha supervisión y conocimiento del cuidador”, asevera la siquiatra y agrega que “como estamos en un Estado manicurista, donde todo es con las uñas, no se hacen buenas evaluaciones. Los investigadores hoy en día dicen que la madre adoctrinó al niño y no investigan. Es grave, porque es de manejo médico y no solo de comisarías de familia y juzgados, donde se atreven a decir que la madre lo adoctrinó y no aceptan que los mismos padres son quienes los están violentando. Esto basado en el Síndrome de Alienación Parental (SAP), que es la defensa organizada del abuso sexual inventado por el gringo Richard Gardner. “En un juzgado no se pueden emitir conceptos médicos” asegura Isabel Cuadros.

También hay que agregar que, según nuestra consultada, la vida de los niños ahora es mejor que antes porque hay leyes que los protegen; la Convención de Derechos de los Niños, por ejemplo. Pero enfatiza en que “solo denunciar no está cambiando la situación de los niños. La Fiscalía está inundada de casos, así que más bien hay que hacer cosas distintas de las que estamos haciendo; articular la protección, la salud física y mental, y la justicia. La pena de muerte o la cadena perpetua solo atemorizan a algunos, pero hay que mejorar la protección, el apoyo terapéutico a los niños que han sido maltratados para no perpetuar la violencia”.

Cómo me gusta este último punto, porque supe por un colega una definición que me encantó: que nos estamos volviendo un país de “peregrinación social”, marchas sin sentido, sin contundencia, sin compromisos. Es, para mi gusto, una maravillosa frase de Sandra Devia, comunicadora y politóloga, directora de Gobierno y Democracia del Ministerio del Interior.

 

Que la marcha en el pueblito fulano,
que los pañuelos blancos en la ciudad sultana,
que hasta quitarse la foto del perfil de Facebook…

 

Que la marcha en el pueblito fulano, que los pañuelos blancos en la ciudad sultana, que hasta quitarse la foto del perfil de Facebook o de todas las redes sociales… Con todo respeto por quienes lo hicieron, pero ¿y qué? ¿Qué lograron? ¿Cuáles son los acuerdos y cuáles los compromisos? ¿Qué quedó hoy de eso?…

¿Que se registró en los medios? Sí. ¿Que una gran mayoría participó? Sí ¿Que todos lo hicieron convencidos de lo horrible que es la realidad y con ganas de que su acción conduzca a algo? Sí… ¿Y? ¿En qué avanzamos? ¿Qué va a pasar a partir de ahí?… ¡NADA!… Nada si no nos concientizamos de que cada minuto es de acciones para nuestras generaciones futuras; nada si no comenzamos por hacernos cargo sin descuido, sin descanso, de la supervisión y protección de nuestros hijos y de los niños cercanos.

¡Hasta el próximo miércoles!

https://www.las2orillas.co/una-cuatro-ninas-uno-seis-ninos-violados-colombia/

Católicos indios frustrado por los casos de abusos sexuales del clero


Una captura de pantalla de un vídeo de YouTube muestra P. Robin Vadakkumcherry, de pie, en un evento en Kottiyoor, India, en enero. (YouTube / Anil Nair)
 | 
NUEVA DELHI

Una serie de supuestos casos de abusos sexuales recientes de sacerdotes católicos en el sur de la India han dejado cristianos angustiado y frustrado por la falta de respuesta de la iglesia local. Más de 100 teólogos, religiosos, religiosas, sacerdotes y feministas han escrito a los obispos de la India para exigir que reaccionan rápidamente, de acuerdo con el llamado del Papa para poner fin a este tipo de transgresiones.

“Estamos tratando de obtener todos los sentidos a los obispos para actuar. Pensamos que esta es una buena oportunidad”, dice Virginia Saldanha, un teólogo que era parte del equipo que redactó la carta de marzo de 22 a los obispos.

Astrid Lobo Gajiwala, otro teólogo que coordinó la redacción de la carta, dice que el paro del 28 de febrero un cura católico que presuntamente violada y embarazada de un joven adolescente en su parroquia en el estado de Kerala les estimuló a ir a autoridades de la iglesia.

La policía capturó P. Robin Vadakkumcherry, 48 años, de las Diócesis Mananthavady mientras que él estaba tratando de huir del país tras los presuntos delitos. Vadakkumcherry está ahora en la cárcel en espera de juicio, dijo la policía.

Fr. Thomas Therakam, otro sacerdote de la diócesis, y cinco monjas fueron acusados ​​por supuestamente ayudar Vadakkumcherry encubrir el escándalo. Los seis religiosa, junto con algunos supuestos cómplices laicos, se escondieron para evitar su detención, pero más tarde se entregó a las autoridades y se encuentran ahora en libertad bajo fianza.

El caso indignó a los miembros de varios grupos religiosos y Católica de Justicia. Se escribió al cardenal baselios cleemis, presidente de la Conferencia Episcopal de la India , diciendo que estaban ‘profundamente preocupado por la integridad y la misión de la Iglesia de la India.’

Cleemis dijo a NCR el 22 de abril que había recibido la carta, pero fue en una gira en Estados Unidos en abril y había caído enfermo a su regreso. Se negó a comentar sobre el contenido de la carta, pero dijo que planea presentarlo al Comité Permanente de la conferencia cuando se reúna de mayo de 2-5 en Bangalore, India meridional. El cardenal dijo que la Conferencia Episcopal no tiene control directo sobre los obispos y se refiere únicamente a cuestiones generales las jurisdicciones católicas en la India tienen en común.

Gajiwala dijo a NCR que ella no espera una respuesta individual de los líderes de la iglesia. Dijo que espera que al menos se emitirá un comunicado para expresar su preocupación por el tema y la lista de las medidas que tomarán para evitar estos casos.

Añadió que el cardenal Oswald Gracias, que dirige el ala rito latino de la Iglesia de la India, le ha prometido que él también podría plantear la cuestión en la reunión de mayo.

La carta describe seis áreas de interés para la iglesia, impulsado por el caso Vadakkumcherry:

  • Erosionado la confianza fiduciaria entre sacerdotes y feligreses que consideran que el cura como “otro Cristo”;
  • El incumplimiento de las leyes penales de la India sobre el abuso de menores y protegiendo los abusadores;
  • La necesidad de una estructura diocesana para el seguimiento de casos de abuso sexual del clero y para incluir a las mujeres en los comités de supervisión que se realizarían investigaciones;
  • La liberación de la política de una conferencia episcopal para prohibir, prevenir y reparar los abusos sexuales en la iglesia;
  • Un mayor cuidado en la selección de los candidatos al sacerdocio, mejoró formación en el seminario y la formación del clero en curso sobre cuestiones de la sexualidad y del celibato;
  • El examen de la relación entre el clero y las religiosas, y la posibilidad de que las hermanas podrían encubrir los casos de abusos por parte de sacerdotes.

Las 122 personas que firman la carta incluyen miembros de la India Foro Teólogas, Satyashodhak (discernimiento), Streevani (voz femenina), el Foro de Religiosos para la Justicia y la Paz, y la Conferencia de la India religiosa . Más de la mitad de los firmantes son monjas católicas. Copias de la carta fueron enviadas al nuncio apostólico, monseñor Giambattista Diquattro; los jefes de las tres iglesias rituales en la India; y funcionarios de la conferencia varios obispos.

La carta expresa la decepción que “se tomó una agencia externa para dar la alarma sobre los crímenes que habían ocurrido.” Una agencia telefónico de asistencia infantil notificó a la policía después de recibir una pista sobre el caso después de los 16 años de edad, niña a luz a su hijo en un hospital de la iglesia el 7 de febrero su bebé fue tomada sin su permiso a un orfanato dirigido por monjas en el distrito de Kannur , dijo la policía.

Vadakkumcherry era el párroco de la iglesia de San Sebastián, en Kottiyoor y director de una escuela donde la niña fue un grado 11º. supuestamente el cura había ofrecido familia de la niña 1 millón de rupias ($ 15.600) para obligar a su padre a reclamar que la embarazó.

La iglesia vacila para exponer sus sacerdotes criminales porque teme que sus enemigos explotar la situación, dice la carta, la carga que el manejo clandestino de la iglesia de los casos de abuso sexual causa más daño porque “acción correctiva retraso supura la herida.”

Una demanda de las directrices de la Conferencia Episcopal para hacer frente a los casos de abuso se planteó hace un año por 75 miembros del Foro de Religiosos para la Justicia y la Paz, un grupo progresivo. Solicitar a todos los obispos y los superiores mayores para comprobar sacerdotes que abusan de las mujeres religiosas católicas han quedado sin respuesta.

Saldanha dice que ha estado involucrado en el tema desde la primera denuncia abusos sexuales del clero llegó a ella en 2010. “Desde entonces, formamos un grupo para tratar de obtener la iglesia para hacer frente a este problema en la casa, pero de una manera justa, sobre todo hacer justicia a las víctimas “.

El grupo elaboró ​​directrices sobre cómo los sacerdotes deben hacer frente a las mujeres, redactó una política basada en las leyes del gobierno, y en 2013 presentó los documentos a la Conferencia Episcopal a través de la Comisión Episcopal para la Mujer.

“Nos prometieron acción”, dijo Saldanha. “Pero todavía estamos a la espera de estos documentos que se hagan públicos.”

Funcionarios de la conferencia dijeron que habían pasado directrices para abordar el abuso clérigo casos en su reunión bianual en septiembre pasado y liberarían públicamente después perfeccionarlos. Las directrices aún no se han hecho públicos.

el silencio de los obispos ha irritado a algunos católicos. “No necesitamos ningún directrices insípidos de obispos que tan grave. Como ciudadanos, es nuestro deber incumbe reportar un crimen y no ayudar o instigar”, dijo Chhotebhai, ex presidente de la Unión Católica de la India Todo que va por un nombre que significa “hermano pequeño”.

Se dice que la iglesia tiende a esconderse en el miedo de los casos de abuso, con la esperanza de alguna manera resolverse la controversia. “La iglesia debe ser lo suficientemente humilde para admitir errores o irregularidades en sus filas”, dijo el líder laico. “De lo contrario, la lesión de hoy se convertirá en la herida séptica de mañana que haría necesaria la amputación.”

Gajiwala quiere que el final de la política de los obispos para centrarse en la justicia para la víctima, en lugar de salvaguardar la reputación de la iglesia o el sacerdote.

Saldanha, que fue secretario de la Comisión Episcopal para la Mujer y la oficina de la Federación de las Conferencias Episcopales de Asia , dijo obispos temen un ‘tsunami de quejas’ si las guías se hacen públicos.

La Iglesia de la India se ha enfrentado a un gran número de casos de abuso del clero en el último año.

El 21 de marzo, la policía detuvo P. Thomas Parackal , rector de un seminario en Punalur Diócesis de Kerala, bajo cargos de violar a tres seminaristas que eran niños menores. El 9 de diciembre de 2016, un tribunal de Ernakulam, Kerala, dio un cura de una doble cadena perpetua por violar a una menor.

Para añadir a la vergüenza de la iglesia, Outlook, una revista noticiosa semanal de Inglés de Nueva Delhi, lleva a un artículo de portada titulado “Los depredadores sacerdotales”. El artículo 30 de de enero cita varios casos el abuso clérigo lo largo de los años y comenta que Francisco “expió los pecados de su clero. Pero la Iglesia de la India mostró ningún signo de arrepentimiento por los crímenes sexuales de los pastores.”

Los casos de abuso sexual han sacudido fuertemente católicos ordinarios, especialmente en Kerala. EM bebé, un feligrés de Kottiyoor, dice que “doble vida” de su sacerdote les ha conmocionado. Dice Vadakkumcherry llevaba la máscara de una estricta disciplina moral en la parroquia. El arresto del sacerdote se llevó a cabo como los cristianos orientales, tanto católicos como ortodoxos, comenzaron su periodo de Cuaresma de oración y ayuno.

“Muy pocas personas, especialmente mujeres, fuimos a la confesión anual durante la Semana Santa de este año. La gente ha perdido la fe en ir a un cura”, añadió.

NK Thomas, profesor de la universidad y un católico en el Palai Diócesis, dice sacerdotes y su rebeldía se han convertido en el tema de discusión en su parroquia. “El problema de la iglesia se enfrenta hoy en día no se quiere de un cura, pero los sacerdotes no deseados”, dijo.

Los jóvenes se unen a los seminarios que buscan la vida cómoda de sus sacerdotes, agregó. “Nuestros sacerdotes han perdido la mentalidad de servicio, ya que se enredan en la forma mundana de la vida.”

Fr. Babu Kalathil del Ernakulam-Angamaly Arquidiócesis, que es la sede del cardenal George Alencherry, cabeza de la Iglesia siro-malabar, dice la gente de Kerala, donde el cristianismo fue introducido hace 2.000 años, se utiliza para mantener sacerdotes y monjas en gran estima. “Esa imagen ha tenido un duro golpe severo”, dijo Kalathil NCR.

Teólogo jesuita P. TK Juan, que firmó la carta a los obispos, dice que los escándalos ya han manchado el rostro de la Iglesia de la India, atenuado su credibilidad moral y espiritual y la reducción de su poder atestiguar y oportunidad. Los casos han traído sobre todo un sentimiento de culpa corporativa, dice el cura, que ha enseñado seminaristas durante más de cuatro décadas.

John y Chhotebhai quieren la iglesia a prestar más atención a la formación sacerdotal. El padre jesuita quiere candidatos para el sacerdocio de aprender en un ambiente libre de las exigencias de la vida célibe y obtener orientación de personas competentes para tomar decisiones libres.

“Enfrentar muy sano, el fuera de lugar secreto y actitud táctil-que-no”, dijo John NCR. “La madurez exige el reconocimiento de todas las formas de impulso como normal, como el hambre, la sed, etc., y tratar con ellos abiertamente.”

Chhotebhai advierte que la iglesia no debe reclutar adolescentes inmaduros para convertirse en sacerdotes. Él también encuentra fallas en el comportamiento sumiso de los laicos. “Al igual que un perro a fondo casero, que son tan leales a sus amos que puedan ver nada malo en ellos, y si existe, optan por hacer la vista gorda”, dice.

Kochurani Abraham , un destacado teólogo mujer en Kerala, dice que el caso Vadakkumcherry ha creado “miedo palpable” entre la gente, porque ya no pueden confiar en la iglesia como un lugar seguro y sagrado. Ella está decepcionado de que algunos voceros de la iglesia han tratado de descartar las controversias como bombo de los medios destinados a empañar la iglesia.

Abraham espera que la iglesia va a aprender de los escándalos, instando a arrojar sus “pretensiones de ser una institución ‘celeste’ y convertirse en uno con la humanidad sufriente, como lo hizo Jesús a través de su vida, pasión y muerte.”

[José Kavi es el editor en jefe de Asuntos India , un portal de noticias se centra en cuestiones religiosas y sociales en la India. Este artículo es parte de una colaboración entre el  Informe pares a nivel mundial  y Asuntos de la India.]

 

ARGENTINA: El caso del cura pedófilo que desafía al Papa


Julio Grassi fue el sacerdote más mediático de Argentina. Está condenado a 15 años de cárcel. Bergoglio no lo ha expulsado ni contesta las cartas de las víctimas
El sacerdote Julio Grassi llega en agosto de 2008 a un juzgado de Morón, cerca de Buenos Aires.
El sacerdote Julio Grassi llega en agosto de 2008 a un juzgado de Morón, cerca de Buenos Aires. EFE

Era el cura preferido de los ricos. Una auténtica estrella mediática, el religioso más famoso de Argentina. Desfilaba por todas las televisiones en los noventa, su gran momento. Con apoyo del Gobierno de Carlos Menem y de algunas de las personas más acaudaladas de Argentina, como Amalita Fortabat, Julio Grassi se movía cómodo en los platós y recaudaba enormes cantidades de dinero para su fundación, Felices los Niños, que llegó a acoger a 6.300 menores de la calle. Eran tiempos duros de ajuste en los que era frecuente ver a chavales sin hogar en Buenos Aires. En 2002 llegó el escándalo. El país se paralizó para ver un programa de investigación en televisión, Telenoche,en el que tres de esos niños desvalidos, de entre 14 y 16 años, que dependían de Grassi para todo, contaban los abusos sexuales a los que les sometía. Argentina enmudeció.

Desde ese día se inició una enorme batalla de poder, con todos los ingredientes habituales de un país acostumbrado a las operaciones oscuras: espionaje, amenazas, chantaje. Grassi se defendió con dureza: acudió a todos sus contactos para reivindicar su inocencia, contrató los mejores abogados, e incluso cuando entró en la cárcel —en 2013, 11 años después— logró un trato privilegiado gracias a sus contactos y el dinero de la fundación. Pero finalmente la justicia le derrotó: la Corte Suprema argentina confirmó el 23 de marzo su sentencia a 15 años por abuso sexual agravado y corrupción de menores, ya inamovible.

Pero el caso tiene un trasfondo aún mayor. A pesar de la política de tolerancia cero con los curas pedófilos impulsada por el Vaticano, aún hoy, 15 años después de la denuncia televisiva, Grassi sigue siendo cura y viste el alzacuellos en la cárcel. El sacerdote reivindica que la Iglesia le sigue apoyando y que tiene el respaldo nada menos que del papa Francisco, que era jefe de la Iglesia argentina en los años del escándalo.

“Bergoglio nunca me soltó la mano. Hablo con él, me apoya mucho espiritualmente y me cree”, llegó a decir. Algunos aseguran incluso que era su confesor. En el entorno de Bergoglio lo desmienten, admiten que alguna vez pudo confesarlo, pero aseguran que no era nada estable y no tenían una relación tan estrecha.

El Papa nunca dijo una palabra del asunto, ni antes ni después de ser elegido. “No apoyó a Grassi, no fue a visitarlo a la cárcel, pero no habló porque no era su obispo [pertenece a Morón, en los alrededores de Buenos Aires] y porque había muchas dudas de la culpabilidad. Detrás de este escándalo hubo una operación económica de los rivales de Grassi en negocios importantes, no estaba claro si era una operación de inteligencia”, señala un religioso argentino cercano al Pontífice. Con otros casos fuera de Argentina, Francisco se mostró más cercano. En este nunca se acercó a las víctimas, que le han hecho llegar varios mensajes a los que no ha contestado.

En la secretaría de prensa de la Santa Sede explican que Bergoglio nunca ha querido entrometerse en un asunto que estaba judicializado. “La respuesta del Papa es siempre tajante: máximo respeto a la justicia civil, tolerancia cero con los culpables y apoyo absoluto a las víctimas”, aseguran. Además, ante la reclamación de las víctimas para que Grassi deje de ser cura y sea convertido en laico, señalan que “la Congregación para la Doctrina de la Fe está justo en estos días dando las indicaciones precisas y terminando de examinar la situación de cara a adoptar una resolución definitiva”.

“La elección del papa Francisco fue recibida con muy buenas expectativas por el mundo, la Iglesia tomó una posición clara sobre la pederastia. Pero las víctimas de Grassi esperan que diga algo. Una de ellas le envió una carta en la que le pedía que lo recibiera y le ayudara a recuperar la fe perdida con los abusos de este sacerdote y le reclamaba que lo redujera a laico. No hubo respuesta”, explica Juan Pablo Gallego, abogado de las víctimas, que aún hoy mantienen en secreto su identidad.

“En noviembre de 2015, fui al Vaticano y hablé unos minutos con el Papa para pedirle que tenga un gesto con las víctimas”, explica Miriam Lewin, la periodista que destapó el escándalo en 2002. “Me escuchó y pensé que lo haría, pero nunca les llamó. Su discurso contra la pedofilia es muy duro, pero debería reflejarse en hechos concretos en este caso. Las víctimas necesitan una reparación, un pedido de disculpas. No se entiende cómo Grassi puede seguir siendo cura. Francisco sabe que las heridas en los niños son muy difíciles de reparar, ellos dependían para todo de Grassi, no tenían familia. Ahora algunas víctimas [de otros casos, como la irlandesa Marie Collins y el británico Peter Saunders] han abandonado la comisión del Vaticano para la protección de los menores. El Papa tiene que hacer un gesto importante”, insiste Miriam Lewin.

Muchos en Argentina creen que el Pontífice apoyó tácitamente a Grassi porque no lo creía culpable. De hecho, Bergoglio encargó y pagó al jurista Mario Sancinetti un trabajo de 2.600 páginas, Estudios sobre el ‘caso Grassi’, en el que se concluía que el cura era inocente. Los abogados de las víctimas lo entendieron como un mecanismo de presión a la justicia. Todavía en 2013, cuando entró en la cárcel, cuatro años después de la primera condena, el obispado de Morón le defendía: “Se desprenden dudas acerca de su culpabilidad”, señaló un comunicado oficial.

“El nivel de pruebas en el juicio fue altísimo, se comprobaron aspectos del órgano sexual del sacerdote que conocían las víctimas. Ganamos el juicio contra uno de los hombres más poderosos de Argentina. Era como un poder propio dentro de la Iglesia. Tuvo 26 abogados defensores, los mejores del país, los más caros, algo nunca visto. Fue David contra Goliat, y ganamos porque era culpable”, asegura Gallego. Lo cierto es que, con presiones o sin ellas, la justicia argentina ha sentenciado definitivamente que Grassi abusó de esos niños. Y ahora todas las miradas apuntan al Vaticano, y a Francisco, que ha sido tajante en otros casos internacionales pero tiene un desafío enorme en su propia casa, un país del que sigue muy pendiente pero que, sin embargo, ha decidido no visitar de momento, inquieto por las pasiones, a favor y en contra, que desatan todos sus movimientos.

UNA VIDA DE LUJO EN PRISIÓN: INTERNET Y BAÑO PRIVADO

El padre Julio Grassi mostró su poder y sus contactos incluso después de ser encarcelado. En 2014, otra investigación televisiva generó un nuevo escándalo. El programa de Jorge Lanata, Periodismo para todos,mostró imágenes de la privilegiada vida del religioso en la cárcel, siempre vestido de cura. Los contactos —y el dinero— de Grassi le habían permitido tener su propia oficina con ordenador con Internet, una cama y baño privado. Estaba cerca de las cocinas de la prisión de Campana, a unos 80 kilómetros de Buenos Aires.

Tenía tres teléfonos móviles, algo totalmente prohibido, con los que seguía dirigiendo la Fundación Felices los Niños, que de los 6.400 menores de las épocas de esplendor pasó a acoger a unos 50 en situación especialmente delicada, huérfanos o protegidos por casos de violencia familiar.

Además, en su celda había televisión y nevera, algo impensable en las cárceles argentinas. Pero lo que más escándalo generó es que Grassi desviaba a la cárcel en la que está encerrado parte de las donaciones que se hacían a la fundación. Repartía esa comida entre presos y funcionarios de prisiones, y con eso lograba los evidentes privilegios que tenía en la prisión. El escándalo fue de tal calibre que fue destituido el director de la prisión. El poder de Julio Grassi parece infinito.

http://internacional.elpais.com/internacional/2017/04/29/actualidad/1493494657_943625.html

CHILE:John O’Reilly, condenado por abusos sexuales contra una menor, deberá dejar Chile en diciembre de 2018


Sacerdote de Los Legionarios de Cristo fue sentenciado a 4 años y un día de libertad vigilada. Extranjería decretó su expulsión del país, decisión que fue llevada a la Justicia, estableciendo ésta finalmente que el religioso irlandés debe abandonar Chile una vez cumplida su condena.

El 11 de noviembre de 2014 el sacerdote de los Legionarios de Cristo, John O’Reilly, fue condenado por el Tercer Tribunal Oral en lo Penal de Santiago a una pena de 4 años de libertad vigilada, luego de ser declarado culpable de abusos sexuales reiterados en contra de una menor de edad, ex alumna del Colegio Cumbres, entre los años 2010 y 2012.

Obviando la recomendación realizada por Gendarmería de Chile, que en su informe presentencial estableció que O’Reilly no estaba apto para cumplir su condena en un medio libre, el religioso fue igualmente favorecido con el beneficio de la libertad vigilada, por lo que desde entonces camina tranquilamente por las calles de nuestro país.

Cuatro meses después de la sentencia, el Congreso revocó la nacionalidad por gracia que le había sido otorgada al sacerdote irlandés en 2008.

En ese contexto, el Departamento de Extranjería del Ministerio de Interior decretó su expulsión de Chile, estableciendo que éste debía abandonar el territorio nacional en diciembre de 2018, luego de cumplir su condena.

Sin embargo, el 5 de septiembre de 2016 la Cuarta Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago decidió suspender dicha resolución, calificándola como “arbitraria” y acogiendo un recurso de protección presentado por su defensa.

Un escenario favorable para el abusador sexual que, no obstante, tuvo recientemente un duro revés en su contra luego de que el Gobierno acudiera a la Corte Suprema. Según consigna revista Capital, el máximo tribunal finalmente ratificó el decreto de expulsión del Departamento de Extranjería, estableciendo en consecuencia que John O’Reilly debe abandonar Chile en diciembre de 2018, una vez que cumpla su condena de 4 años y un día.

http://www.elciudadano.cl/2017/04/28/381064/john-oreilly-condenado-por-abusos-sexuales-contra-una-menor-debera-dejar-chile-en-diciembre-de-2018/

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: