COLOMBIA: A médicos y clínicas no les pagan, pero sí les cobran…


¿Nuestro sistema de salud es viable o el día menos pensado se va a derrumbar, cayéndonos encima?
Hospital San Jerónimo

El hospital público de San Jerónimo, en Montería, fue convertido en fortín político por el gobernador de turno.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Por: Juan Gossaín
05 de febrero 2018 , 07:54 p.m.

Ahora que estamos estrenando año; ahora que tenemos la mente fresca y el ánimo dispuesto; ahora que los muchachos están regresando al colegio y la casa vuelve a quedarse en silencio, ahora es la hora de hacernos con franqueza una pregunta a la que los colombianos le estamos sacando el cuerpo porque nos aterra la respuesta sincera y nos agobia el pánico.

Esa pregunta es esta: ¿nuestro sistema de salud es viable así como está o se va a derrumbar el día menos pensado, cayéndonos encima? Eso es lo que estamos viendo diariamente en medio de tantos escándalos, saqueos, despilfarros e incumplimientos. Los pacientes se arremolinan en los hospitales o tienen que esperar dos meses, haciendo fila, para que las empresas de salud les autoricen una cita con el médico.
Ya dije alguna vez, en estas páginas, que cada mañana me despierto sudoroso y angustiado pesando que hoy es el día en que amanecerán cerrados los hospitales. Pues, con el perdón de ustedes, aquí estoy una vez más con mi sonsonete, aunque me vuelva cansón y necio, porque esa es mi obligación como periodista, así sea contra la voluntad de ustedes mismos. El otro día me invitaron a almorzar en una finca. Llegó un señor que se gana la vida con la compraventa de ganado y, cuando me lo presentaron, me tendió la mano y dijo:

–El periodismo es la última defensa que le queda al pueblo.
De modo que aquí estoy de nuevo con mi retintín, tratando de cumplir con el deber, a riesgo de que me llamen cantaletero. Busco y rebusco por todas partes, hablo con los entendidos, con los que saben de eso, con los que conocen el tema porque investigan seriamente.

Los que no pagan

Para que nos vayamos entendiendo, déjenme recordarles que en Colombia existen las Instituciones Prestadoras de Salud, como clínicas, hospitales, laboratorios para hacer exámenes y empresas que toman radiografías. Las EPS (Entidades Promotoras de Salud) les pagan a esas IPS para que atiendan a sus usuarios y afiliados. O deberían pagarles, mejor dicho, porque ahí es donde tuerce la puerca el rabo.

La verdad verdadera –como dice sabiamente el pueblo– es que, según las normas legales, las EPS deben pagar en un plazo máximo de dos meses sus deudas con los prestadores de servicios, pero, en la realidad, casi todas se están demorando más de un año. Peor aún, algunas EPS que han sido liquidadas, como Saludcoop Cafesalud, no les pagaron nunca.

Las cifras jamás coinciden. Hace siete meses, las clínicas y hospitales informaron que las EPS les adeudaban 8,2 billones de pesos. Pero la Superintendencia de Saluddijo que eran 5,8 billones. Oh, confusión; oh, caos. Los únicos que salen ganando con eso son los que pescan en río revuelto. Y bucean, además.

Las primeras víctimas

Lo más injusto de todo es que el propio Estado obliga a las IPS a seguir prestando servicios sin argumentar que no les pagan. De manera que cada mes tienen que endeudarse más para cubrir la nómina o para comprar insumos.

Conozco el caso, en Bogotá, de una pequeña y admirable institución con pocos recursos que se dedica a atender la salud de niños recién nacidos, de familias pobres, hasta que cumplen un año. Pues sepan ustedes que, en este momento, una sola EPS les está debiendo más de 500 millones de pesos desde hace más de un año. 

La conclusión que uno saca es terrible: el Estado tolera con plazos infinitos que las EPS no entreguen el dinero que sus afiliados pagan para eso, mientras que las entidades que prestan el servicio se quiebran económicamente. Y los más humildes terminan pagando las culpas, como el chofer de la ambulancia.

Los más pequeños

La dolorosa realidad indica que, como es natural, las primeras víctimas, y las peores, son las clínicas e instituciones más pequeñas, que están empezando a cerrarse en diferentes regiones del país.

Cuando ya no aguantan más, la pequeña clínica del barrio, o el modesto laboratorio para hacer exámenes de sangre, se ven forzados a despedir funcionarios para reducir sus gastos, y ahí es donde baja la calidad del servicio, los pacientes protestan, los bancos hacen embargos, los proveedores no fían más por falta de pago… y viene la Superintendencia Nacional de Salud y sanciona a la clínica por hacer eso. Monstruoso.

A ello se debe que, según dice un amigo bogotano, cuya familia es oriunda del Turquistán, las clínicas en Colombia tengan ahora más abogados que médicos: porque se la pasan litigando para que les paguen. Y lo más indignante es que buena parte de los colombianos, que son las víctimas, miran esta corruptela como si fuera la cosa más normal del mundo.

Yo fui uno de los dirigentes de la protesta. Y me echaron.

El hospital de Montería

Los casos se están multiplicando por todos los rincones del país, desde las grandes capitales hasta las poblaciones intermedias. Así, andando por aquí y por allá, me tropecé con uno de los casos más patéticos de Colombia: lo que pasa en el hospital público de San Jerónimo, en Montería. 

El hospital es administrado por la Gobernación de Córdoba, que lo convirtió en un fortín político del gobernador de turno, es decir, de los mismos que saquearon los presupuestos para enfermos de hemofilia y la comida de los escolares más pobres y, según se acaba de informar, los mismos que también se robaron los dineros reservados para atender a los afectados por el sida.

Hace unas cuantas semanas fueron despedidos más de treinta médicos que prestaban sus servicios a ese hospital. 
Averiguo qué fue lo que pasó. Logro conversar, entre otros, con el cirujano Jorge Ordosgoitia Santana.

–Lo que ocurrió –me dice él– fue que los médicos resolvimos no seguir mirando más para otro lado ante los desafueros que se vienen cometiendo en el manejo administrativo del hospital. Yo fui uno de los dirigentes de la protesta. Y me echaron.

Sin salario y despedidos

La cruda realidad es que el hospital se fue quedando sin los más simples elementos para atender a los enfermos, como gasas o hilo de sutura, alcohol y algodón. Ese era el drama de un hospital que cubre todo el territorio de Córdoba, gran parte de Sucre, regiones de Bolívar y hasta de Urabá. Para que vayan viendo.

Como si fuera poco, a médicos y demás empleados les estaban debiendo siete meses de sueldo. Les pagaron dos y empezó el viacrucis por los otros cinco.

–Fue entonces cuando resolvieron –añade el doctor Ordosgoitia– que la solución consistía en despedirnos. Como si con eso se le pudiera dar al paciente una atención oportuna y eficaz. Pero no vamos a guardar silencio.

El doctor se detiene. Y luego, con un dejo de desaliento en la voz, me dice:
–El hospital San Jerónimo está agonizando.

Otro médico, también de Montería, me escribe:
–Lo que pasa en el hospital es lamentable, pero es peor la indolencia de la gente.

La corrupción y los colombianos

Uno de los médicos despedidos en Montería, que me pide reservar su nombre, dice que “nos pasaron la factura de cobro y primero echaron a un grupo, pero luego, a varios más, les cambiaron los contratos, desmejorándoles las condiciones laborales para forzarlos a renunciar. Fuimos 31 en total”.

El doctor Jairo Humberto Restrepo Zea, integrante del Grupo de Economía de la Salud (GES), adscrito a la Facultad de Economía de la Universidad de Antioquia, y que se dedica a estudiar estos problemas como un apostolado, me explica que en Colombia hay más de diez mil IPS, entidades que prestan servicios de salud.

–La gran mayoría de ellas son pequeñas –me dice–. Prestan servicios básicos. Cuando una de ellas se cierra porque las EPS no les pagan, el caso pasa inadvertido, y ni siquiera figura en los medios de comunicación, al contrario de lo que ocurre con las IPS grandes.

Después de múltiples investigaciones sobre lo que está pasando en el sistema de salud, el doctor Restrepo Zea y sus compañeros llegaron a una conclusión triste pero verídica: “La corrupción hace parte ya de la cultura de los colombianos”.

Los patacones más caros del mundo

A propósito de lo que está pasando en el departamento de Córdoba, donde estalla un escándalo diario, y a propósito de lo que ha sucedido en el hospital de Montería, me escribe un amigo entrañable desde esa capital.

“Todo lo que denuncias en tus crónicas”, dice él, “aquí en tu tierra se da silvestre y en abundancia. Aquí se robaron el presupuesto para los enfermos de hemofilia, el de las cajas de dientes para los pobres, el de las víctimas del sida. Aquí, en tu amada región, con el dinero público pagaron 248 millones a unos insignes profesores que enseñaron a la gente a hacer patacones”. 

Y luego, adolorido y airado, remata su carta:

“Lo peor es que siguen votando por los mismos que hicieron todo eso. Y, más grave aún, la gente de bien y los gremios de la producción guardan un penoso silencio. No falta sino que aplaudan”.

Epílogo

Me llegan varios videos por las redes sociales. Fueron tomados en tierras de Córdoba. Muestran el inicio de algunas corralejas en diferentes poblaciones. Los borrachos se enfrentan al toro cebú. La multitud corre a protegerse. Suena un porro de la banda de músicos.

Se aprecia claramente que los palcos están llenos de grandes carteles con propaganda, pero no son avisos de fábricas, almacenes o negocios diversos. Es publicidad política de candidatos al Senado –algunos de los cuales están en la cárcel– y de candidatos presidenciales. La gente los aplaude porque regalaron una tarde de toros.

Sigamos así, sigamos. Nerón vuelve a tocar el arpa mientras Roma arde…

JUAN GOSSAÍN
ESPECIAL PARA EL TIEMPO

http://www.eltiempo.com/vida/salud/cronica-de-juan-gossain-sobre-la-crisis-del-sistema-de-salud-en-cordoba-179232

Anuncios

VENEZUELA: Aseguran que más de 4.000 médicos de Carabobo emigraron durante 2017


Los profesionales de la salud buscan destinos como Chile o Perú, donde el salario de un médico alcanza los cinco mil dólares

El presidente de la Sociedad de Médicos Internistas y residentes de la Chet, Ronnie Villasmil | Foto: Ruth Lara Castillo

Valencia.- El presidente de la Sociedad de Médicos Internistas y Residentes (Somir) de la Ciudad Hospitalaria Dr. Henrique Tejera de Valencia (Chet), Ronnie Villasmil, denunció que los bajos sueldos y los escasos beneficios en el sector salud generaron el exodo de cuatro mil médicos de la región durante 2017, según el último reporte del colegio que los agrupa.

Acompañado por representantes del Sindicato Único Nacional de Médicos de Venezuela seccional Carabobo, Villasmil denunció el incumplimiento del contrato colectivo, el cual entró en vigencia el pasado 1º de enero.

“Nos quieren pagar las vacaciones sin el aumento presidencial de 40 %, sin el aumento que se calculó para el contrato colectivo, que es de Bs.2.400.000 más cesta tickets, y además nos quieren pagar las quincena los días 5 y 25 de cada mes. No contamos con prima de servicios funerarios, ni prima por seguros médicos. Es lamentable que luego de seis años de estudios, de una rural, postgrado y especialización te tengas que ir del país por falta de remuneración, cuando en otros países como Chile y Perú pagan cinco mil dólares a los médicos de nuestro país”.

Lea también Muerte de niña de 7 años por falta de diálisis activó la protesta del personal médico

Indicó que en el país son más de 70 mil médicos que sufren por los salarios precarios, que no alcanzan para cubrir las necesidades básicas.

“El año pasado muchos médicos tuvieron que renunciar al postgrado en vista de que no tenían remuneración económica. Algunos profesionales están residenciados aquí y no tienen cómo mantenerse; tienen familia, hijos y necesitan su sueldo”, acotó Villasmil.

Asimismo, el presidente de Somir señaló que persisten algunas fallas de infraestructura en la Chet, considerada el centro hospitalario más grande de Carabobo y a la que también acuden pacientes de los estados del centro del país.

“Solo funciona uno de los cuatro ascensores; por allí bajan la basura, los desechos biológicos y suben a los pacientes; no funcionan algunos aires acondicionados y eso influye en la evolución de los pacientes. Presentamos un déficit de 80 % en medicamentos hipertensivos y anticonvulsivantes; antes daban cuatro comidas, ahora son dos y no hay dietas especiales. Si el plato del día es arepas, se les da arepas a todos los pacientes y no es lo ideal”, expresó el vocero de Somir.

https://elpitazo.com/centro/aseguran-que-mas-de-4-000-medicos-de-carabobo-emigraron-durante-2017/

POR UNA COLOMBIA SIN ASBESTO. EL ASBESTO PRODUCE CÁNCER.


Isbelia Buitrago, la valiente que luchó hasta su último aliento por la prohibición del asbesto
Artículo

Tomó las banderas de la causa liderada por Ana Cecilia Niño, otra de las víctimas de la ‘fibra maldita’. Falleció con la ilusión de ver a Colombia sin este mal.

“Comienzo a tener un dolor debajo del seno derecho que me impide respirar y subir escaleras, caminar. Me descubrieron un derrame pulmonar y el diagnóstico fue mesotelioma pleural maligno derecho”. Así fue como en 2015 se enteró esta arquitecta que el asbesto había causado estragos en su organismo.

Me quitaron todo el pulmón derecho, me quitaron el pericardio, el diafragma. Parte de la pleura que enmalla el corazón y una costilla”, contó a comienzos de 2017 en entrevista con Noticias Caracol.

Reviva la entrevista: 

Pese a cuatro ciclos de quimioterapia y otros 28 de radioterapia, unos nuevos exámenes le diagnosticaron que tenía otro tumor. A sus 41 años sentía que muchos sueños se habían quedado en el camino.

Por su profesión siempre tuvo contacto con el material durante unos 25 años y aseguraba que siguió las normas de seguridad industrial. Tejas, tuberías, tanques y hasta cerámicas de asbesto la rodearon, al punto de que el componente destrozó su salud y su vida.

Isbelia conoció a Ana Cecilia Niño, otra de las abanderadas de la lucha contra la fibra mineral que también perdió la batalla contra los efectos.

Ana murió a comienzos de 2017.

“Mi sueño ahora es lograr el sueño de Ana Cecilia de tener una Colombia sin asbesto” , dijo.

Ese y otros sueños de cualquier mujer casada y enamorada se apagaron el 8 de junio, cuando su cuerpo se cansó del martirio que llevaba a cuestas.

El valiente y desesperado llamado de estas mujeres, junto con las pruebas médicas y testimonios de otros pacientes, fue escuchado e impulsó una iniciativa.

La senadora Nadia Blel radicó el proyecto de Ley Ana Cecilia Niño “por el cual se prohíbe el uso de asbesto en el territorio nacional y se establecen garantías de protección a la salud de los colombianos frente a sustancias nocivas”.

En octubre 11 se dio un primer paso y fue la aprobación del primer debate. Aunque es apenas el comienzo, los defensores de la iniciativa esperan que prospere y Colombia se una a la lista de 56 países que tienen prohibido este material en la industria.

La llamada ‘fibra maldita’ causa, en promedio, la muerte de 1.500 colombianos cada año. Senadores se enfrentaron a gritos en el más reciente debate.

El asbesto produce cáncer, es reconocido por la Agencia para la Investigación en Cáncer como carcinógeno”, aseguró el oncólogo Andrés Cardona.

https://noticias.caracoltv.com/los-100-mas/isbelia-buitrago-la-valiente-que-lucho-hasta-su-ultimo-aliento-por-la-prohibicion-del-asbesto

Bayer enfrentará objeciones de la UE al acuerdo con Monsanto en los próximos días


 Actualizado en 
  • La presentación de la UE establecerá las preocupaciones antimonopolio del regulador
  • Las empresas aún pueden hacer concesiones para disipar los temores de la UE

Se espera que Bayer AG obtenga un llamado pliego de cargos catalogando las posibles razones para que el regulador antimonopolio de la Unión Europea bloquee su propuesta de compra de Monsanto Co. por 66.000 millones de dólares tan pronto como la semana próxima, de acuerdo con dos personas familiarizadas con la investigación.

Una lista precisa de objeciones puede ayudar a las compañías al exponer las preocupaciones de los reguladores que pueden abordar con un paquete de concesiones, dijeron las personas bajo la condición del anonimato. Los funcionarios de Bayer y Monsanto se reunieron con la UE el martes y están en contacto regular para resolver problemas, dijo una de las personas.

Los reguladores están mirando“muy cuidadosamente” los problemas de competencia en la combinación de Bayer y Monsanto para asegurarse de que los agricultores todavía tengan opciones y “precios asequibles, tanto en lo que respecta a semillas como a pesticidas”, dijo la comisaria de Competencia de la UE, Margrethe Vestager, la semana pasada. DuPont Co.tuvo que vender la mayoría de sus operaciones globales de investigación y desarrollo para aplacar las preocupaciones de la UE sobre su fusión con Dow Chemical Co. a principios de este año.

Monsanto cayó un 0,6 por ciento para cerrar a 117,30 dólares en Nueva York.

Concesiones de I + D

“Lo que esto puede hacer es retroceder a mediados de año”, dijo Seth Goldstein, analista de Morningstar Inc. en Chicago, en una entrevista telefónica el viernes. Bayer dijo en octubre que pretende completar la fusión a principios de 2018.

La Comisión Europea y los representantes de Bayer declinaron hacer comentarios. Una portavoz de Monsanto declinó hacer comentarios sobre la UE y la fusión.

Las concesiones en investigación y desarrollo también pueden estar sobre la mesa de Bayer, dijo la semana pasada Werner Baumann, director ejecutivo de la compañía. Bayer ya está vendiendo un negocio de semillas y agroquímicos a BASF SE por $ 7 mil millones y está preparando un paquete de líneas de productos de semillas vegetales adicionales para ganarse a los reguladores, dijeron el mes pasado.

Las posibles ventas de activos ponen de relieve la determinación de Baumann de superar los últimos obstáculos que quedan para la transacción. La UE está bajo presión para investigar el acuerdo a fondo, no menos con las llamadas de legisladores y grupos ambientalistas para que se bloquee el acuerdo.

Los funcionarios entrarán en “gran detalle” para analizar las operaciones de las compañías, dijo Vestager.

Bayer, con sede en Leverkusen, Alemania, presentó más de cuatro millones de páginas de documentos a la UE, dijo Baumann, y describió la larga revisión regulatoria como una fuente de incertidumbre que impide el nombramiento de altos ejecutivos.

El reciente proceso de fusión Dow-Dupont actúa como una especie de mapa de ruta para los inversores, dijo Goldstein. “Quizás Bayer tendrá que deshacerse” de más productos químicos de sus cultivos y sus pequeñas empresas de semillas no genéticamente modificadas, dijo.

– Con la ayuda de Mario Parker

https://www.bloomberg.com/news/articles/2017-12-18/may-s-key-ministers-are-said-to-move-toward-common-brexit-stance

Las tres caras del poder farmacéutico en Colombia


 Un médico que receta un medicamento no porque sea el mejor o el más barato pero efectivo, sino porque un laboratorio le paga por hacerlo. Una droguería que guarda copia de las recetas de los médicos. Una asociación de pacientes que ayuda a sus miembros a conseguir una droga específica, y que financia el laboratorio que la vende. Un embajador que presiona a otros funcionarios para que tomen decisiones favorables a las farmacéuticas.

Todos esos son ejemplos de estrategias de la industria farmacéutica para asegurar sus ventas influyendo en decisiones públicas y que van más allá del lobby en el Congreso, una estrategia obvia pero que ha venido perdiendo fuerza.

Eso se nota en que perdieron las batallas clave en el trámite del Plan de Desarrollo de 2015 o en que el proyecto de ley del representante bolivarense de Cambio Radical Hernando José Padauí para que el sistema de salud no pueda proveer medicamentos genéricos (lo que  ayudaría a las grandes empresas que tienen medicamentos de marca) se ha hundido dos veces, la más reciente en mayo de este año cuando sus cinco ponentes, de diferentes partidos, coincidieron en que era inconstitucional, ilegal e inconveniente.

Más allá de la pérdida de capacidad de influir en el Congreso y de la puerta giratoria entre funcionarios que luego se van a trabajar al sector que regulaban, la industria farmacéutica tiene una gran poder del que poco se habla en Colombia pero que está en el corazón del debate mundial.

Es una discusión que oscila entre el legítimo derecho de las farmacéuticas de incrementar las utilidades para sus dueños, y el objetivo de los estados de gastar sus recursos limitados con eficiencia para mejorar la salud pública.

Detrás de esa puja hay varios problemas complejos: las farmacéuticas necesitan maximizar las utilidades de los medicamentos que funcionan para invertir en investigación; hay una demanda cada vez mayor de medicamentos (por varios motivos como la mayor esperanza de vida, una idea cada vez más fuerte de que estar sano es estar perfecto o incluso el fomento de la sensación de tener enfermedades, especialmente mentales); la idea de que el Estado no debe decirle a los médicos qué tratamientos y medicamentos deben recetar.

En medio de esa complejidad, varias empresas farmacéuticas usan su poder para impulsar sus ventas por vías diferentes a la publicidad, que legalmente solo pueden hacer para los medicamentos que se pueden vender en mostrador.

Estas son las caras del poder farmacéutico en Colombia:

 

Los pacientes cooptados

Uno de los caminos más complejos y debatidos utilizados por las farmacéuticas es el de empoderar a los pacientes para que exijan sus derechos, lo que a la vez lleva q que el Estado esté obligado a comprarle más medicamentos a la industria.

Según un antiguo ejecutivo de un laboratorio grande, esto opera esencialmente por dos caminos: el de los programas de apoyo a pacientes de enfermedades crónicas (las que no tienen cura pero sí tratamiento, con lo que existe una dependencia casi permanente a las personas y un cliente a largo plazo para la industria) que usan sus productos y el de las organizaciones de pacientes más generales.

Entre esos dos grupos, en 2015 las 23 multinacionales afiliadas a Afidro donaron 1,893 millones de pesos a 50 entidades distintas, según reportó ese gremio en desarrollo de su código de ética que obliga a revelar esas donaciones.

Los programas de apoyo a pacientes crónicos funcionan como una suerte de club de apoyo.

Como esos pacientes utilizan de forma periódica sus productos, algunos laboratorios los tratan como algo semejante a los clientes frecuentes de una aerolínea o un supermercado: pueden darles descuentos después de comprar cierta cantidad de dosis; financiar sedes a las que pueden ir los pacientes para que los ayuden en el manejo de su enfermedad y sus efectos; hacer seminarios o talleres para enseñarles a enfrentar la enfermedad.

“Al principio de mi tratamiento el laboratorio me hacía charlas y me mandaba una fisioterapeuta a mi casa todas las semanas, como complemento al tratamiento de inyecciones mensuales”, explica una paciente de una enfermedad crónica – que, como las demás, pidió que reserváramos su nombre y los datos de la enfermedad y el laboratorio para no tener problemas con el laboratorio que es fundamental para el tratamiento que le ayuda a que la enfermedad no avance o avance más lento.

“Un día la señorita que venía me dijo que les habían cancelado el contrato y no supe más”, continúa. “Eso sí, todos los meses me llaman a preguntar si la EPS entregó el medicamento y cuándo me lo aplicó la IPS designada para eso, porque llega con mi nombre. Todo lo tienen controlado”

Ese seguimiento personalizado es fundamental para que un tratamiento continuado funcione, pero también para mantener al paciente cerca del laboratorio (y verificar si el médico tratante cambió de medicamento).

También, les ayudan a conseguir sus medicamentos asesorandolos con las tutelas, y por esa vía pueden convertirse en un canal de “impulso a la demanda” (como llaman en la industria) a medicamentos nuevos.

Un paciente de una enfermedad autoinmune (en la que el cuerpo se afecta a sí mismo) le contó a La Silla que en los más de 15 años que lleva con ella, diferentes médicos le han presentado la existencia de terapias nuevas, algunas de las cuales prometen resultados casi mágicos. ”Cada pocos años aparece una nueva molécula, o eso me dice algún especialista. Y eso implica presionar a la EPS para poderlo usar”.

Otra cuenta que cuando su médico le prescribió el medicamento base, hace unos 5 años, le dijo que era muy probable que tuviera que acudir a la tutela. “Nos dijo que, en todo caso, tenía el contacto de una ONG que me podía ayudar. Efectivamente lo negaron, tuve que ir y son buenísimos. Se llama Colombia Saludable, son muy pilos y gracias a ellos hoy tengo el tratamiento, que nunca más me volvieron a negar.”

Justamente Colombia Saludable es un ejemplo de cómo la cercanía entre grupos de pacientes y los laboratorios puede ayudar a la industria a hacer presión ante el gobierno en un momento dado.

“La idea es tenerlos cooptados cuando se necesita apoyo desde la sociedad civil”, explica un antiguo directivo de la industria.

En 2015 Colombia Saludable fue la segunda mayor receptora de donaciones de empresas afiliadas a Afidro, con casi 201 millones de pesos.

Esa ONG se opuso al borrador de decreto que permitió que en Colombia haya medicamentos biosimilares (a los genéricos pero en un grupo de medicinas de punta, llamadas biotecnológicos).

Lo hizo alegando que “representa a más de 80.000 personas que viven con alguna enfermedad de alto costo” a los que el proyecto proponía usar “como conejillos de indias” de medicamentos no probados. Todo porque el borrador incluía un camino sencillo para permitir el ingreso de medicamentos biosimilares al mercado, conocido como ruta abreviada, cuando fueran los “genéricos” de un biológico ya aprobado.

En eso, el gerente de la asociación, Denis Honorio Silva, dijo que retomaba los de Pacientes Colombia, otra ONG. Curiosamente Silva también lidera esa otra entidad de defensa de los derechos de pacientes y, como contó la Silla en su momento, también usó argumentos similares a los de Afidro.

Otra de las principales beneficiadas por las donaciones de los laboratios multinacionales, la tercera que recibió más plata, más de 136 millones, fue es la Fundación Rasa (Red de Apoyo Social de Antioquia) que desarrolló el sitio web SiaMisDerechos en donde los usuarios pueden hacer su tutela en 7 pasos para tener acceso a la salud.

Eso ayuda a que los pacientes defienden ese derecho, que incluye tener acceso a medicamentos que los médicos dicen que necesitan. Y, por esa vía, pero también facilita las ventas de los laboratorios, especialmente para medicamentos que no cubre el sistema pero que los jueces en ocasiones sí les conceden.

http://lasillavacia.com/las-tres-caras-del-poder-farmaceutico-en-colombia-63717?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=Las%2520tres%2520caras%2520del%2520pod

PERU: Prensa británica destaca los bosques curativos de la selva peruana


El conocido periódico británico The Guardian realizó un reportaje sobre uno de los bosque curativos de la Amazonía peruana administrado por el pueblo indígena Matsés. A continuación una traducción de parte del reportaje difundido en el Reino Unido.

Traducción: José Díaz

The Guardian, 29 de noviembre, 2017.- Los siete ancianos matsés indígenas estaban caminando lentamente a través del bosque. Estaban explicando cómo diferentes árboles y plantas se usan con fines medicinales, intercambiando historias sobre cómo habían adquirido su conocimiento extraordinario y lo aprovecharon. Hubo recuerdos de un encuentro con un jaguar y el padre de alguien golpeado por algún tipo de dolor en el ojo -“¡no conjuntivitis!”- mientras que se hicieron reclamos por tratar con éxito a mujeres con hemorragias, mordidas de serpientes, piernas hinchadas y estreñimiento.

El bosque en el que estábamos era en realidad más un huerto de jardín o “bosque curativo”o “agroforestería medicinal”, plantado a finales del año pasado por seis jóvenes Matsés bajo la guía experta del anciano Arturo Tumi Nëcca Potsad.

Aquí hay todos los tipos de árboles y plantas, explicó al medio británico el cuidador Arturo Tumi Nëcca.

“Aquí hay todos los tipos de árboles y plantas”, dijo Arturo The Guardian, sosteniendo una lanza hecha de palma de durazno y mirando a su alrededor. “Cerca de 100 tipos, 3.000 plantas”.
Segundo Shabac Reyna Pérez, un hombre más joven que coordinó la plantación, estuvo de acuerdo con Arturo. “2.000, no, 3.000, más de media hectárea”, dijo.

¿Dónde estábamos todos? Se trataba de una caminata de 30-40 minutos desde el pueblo Buenas Lomas Nueva en el río Chobayacu en el territorio Matsés en una de las partes más remotas y más inaccesibles de la Amazonía peruana, cerca de la frontera con Brasil. Es uno de los siete “bosques curativos” que se han plantado recientemente en todo el territorio Matsés. Hasta la fecha, se estima que son más de 1000 los árboles y plantas de 100 diferentes especies las han entrado en el suelo, con cada sitio supervisado por el sanador más anciano, o “maestro”, como Arturo.

Los “bosques curativos” son solo un resultado de la asociación de Matsés con Acaté Amazon Conservation, una organización sin fines de lucro con sede en Perú y EE. UU. Incorporada legalmente en 2012. Sus objetivos declarados públicamente son trabajar con los Matsés e implementar “programas estratégicos” que “mantienen su autosuficiencia e independencia a medida que se adaptan al mundo exterior”, y que “proporcionan ingresos muy necesarios sin destruir su tierra y su forma de vida elegida”.

Otra forma de decir eso: desarrollar una economía sostenible a largo plazo, oportunidades para los Matsés que no impliquen talar el bosque en una de las regiones con mayor biodiversidad del mundo, que respeta y nutre su conocimiento y cultura, que mejora su seguridad alimentaria y responde a algunas de sus necesidades más urgentes, incluida una mejor atención médica y educación.

https://www.servindi.org/noticias/28/11/2017/prensa-britanica-destaca-los-bosques-curativos-de-la-selva-peruana

 

UN MÉDICO JAPONÉS DE 105 AÑOS DE EDAD RECOMIENDA ESTOS 14 CONSEJOS SALUDABLES


Vivir y disfrutar nuestra vida al máximo es lo que queremos hacer, pero muchas veces lo hacemos de la manera que no es y es por eso que necesitamos recomendaciones y consejos de personas que si lo han hecho bien.

En este caso te traemos unos consejos que nos ha dado el médico más longevo del mundo, Shigeaki Hinohara, quien nació en el año 1911 y el pasado 18  de Julio del 2017 falleció con 115 años de edad.

Este doctor, no solo tiene el título de ser el doctor más longevo del mundo sino que además tiene más de 150 libros, de los cuales el es el autor, además algunos de esos libros son best-seller, entre ellos “Living Long, Living Good”, “Vivir más, vivir bien”, y fue fundador del movimiento “New Elderly Movement”.

Si quieres saber cuales son los consejos que este doctor nos ha dejado antes de su muerte, pues sigue leyendo más, pues son muy valiosos, y te ayudarán a vivir una vida más feliz y saludable, además esperamos que sea muy larga.

CONSEJOS VALIOSOS PARA ESTAR SANOS Y VIVIR MÁS

El Doctor Hinohara nos dice que:

  • Subamos las escaleras y llevemos siempre nuestras cosas, el lo hizo hasta el último minuto, fue muy defensor de este hábito.
  • No crea todo lo que su médico le dice o le recomienda, edúquese usted mismo a través de la lectura y la exploración.
  • Comparta lo que sabe. Hinohara ofreció más de 150 conferencias anuales en escuelas y empresas, y compartía lecciones sobre la guerra y la paz, y lo curioso es que los 90 minutos que duraba cada una, siempre estaba de pie.
  • Si amas tu trabajo, no te retires
  • Has tus planes con anticipación, así disfrutará más de su vida
  • Evite el sobrepeso, con consumir una cucharada de aceite de oliva, zumo de naranja y café en el desayuno, galletas y leche para el almuerzo y arroz, pescado y verduras para la cena. El doctor lo hacía de esta manera a diario además consumía 100 gramos de carne magra dos veces por semana.
  • No se cree el hábito de dormir mucho y comer bien, más bien siéntase bien. El doctor recomienda vivir la vida como los niños, disfrute, y cuando se sienta cansado, duerma, y si le da hambre, coma.
  • Disfrute cada momento de su vida. Hinohara aún estando mayor, trabajaba 18 horas al día, los 7 días de la semana, como voluntario.
  • Encuentre un buen modelo a seguir, el seguía a su padre y cada vez que se encontraba en alguna dificultad, se preguntaba que haría su padre en esa situación.
  • No se preocupe demasiado, la vida es imprescindible y llena de incidentes. esto lo dice, pues a sus 59 años fue secuestrado y pasó 4 días bajo el calor de 40 grados y esposado en un asiento, lo que lo sorprendió ya que su cuerpo se adaptó a estas privaciones.
  • Solo la ciencia no cura a las personas, cúrese usted mismo, las artes visuales y liberales también le pueden ayudar.
  • No se obsesione con el dinero, pues no nos llevamos nada cuando morimos
  • El dolor es misterioso, por lo que hacer algo que lo divierta hará que se olvide del dolor que siente
  • Inspírese, y así se sentirá motivado. Busque formas de hacerlo, por ejemplo a través de un poema

Ponga en practica estos consejos y verá como su vida mejora. No olvides compartir.

http://conocedesalud.com/2017/11/22/un-medico-japones-de-105-anos-de-edad-recomienda-estos-14-consejos-saludables/

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: