POR UNA COLOMBIA SIN ASBESTO. EL ASBESTO PRODUCE CÁNCER.


Isbelia Buitrago, la valiente que luchó hasta su último aliento por la prohibición del asbesto
Artículo

Tomó las banderas de la causa liderada por Ana Cecilia Niño, otra de las víctimas de la ‘fibra maldita’. Falleció con la ilusión de ver a Colombia sin este mal.

“Comienzo a tener un dolor debajo del seno derecho que me impide respirar y subir escaleras, caminar. Me descubrieron un derrame pulmonar y el diagnóstico fue mesotelioma pleural maligno derecho”. Así fue como en 2015 se enteró esta arquitecta que el asbesto había causado estragos en su organismo.

Me quitaron todo el pulmón derecho, me quitaron el pericardio, el diafragma. Parte de la pleura que enmalla el corazón y una costilla”, contó a comienzos de 2017 en entrevista con Noticias Caracol.

Reviva la entrevista: 

Pese a cuatro ciclos de quimioterapia y otros 28 de radioterapia, unos nuevos exámenes le diagnosticaron que tenía otro tumor. A sus 41 años sentía que muchos sueños se habían quedado en el camino.

Por su profesión siempre tuvo contacto con el material durante unos 25 años y aseguraba que siguió las normas de seguridad industrial. Tejas, tuberías, tanques y hasta cerámicas de asbesto la rodearon, al punto de que el componente destrozó su salud y su vida.

Isbelia conoció a Ana Cecilia Niño, otra de las abanderadas de la lucha contra la fibra mineral que también perdió la batalla contra los efectos.

Ana murió a comienzos de 2017.

“Mi sueño ahora es lograr el sueño de Ana Cecilia de tener una Colombia sin asbesto” , dijo.

Ese y otros sueños de cualquier mujer casada y enamorada se apagaron el 8 de junio, cuando su cuerpo se cansó del martirio que llevaba a cuestas.

El valiente y desesperado llamado de estas mujeres, junto con las pruebas médicas y testimonios de otros pacientes, fue escuchado e impulsó una iniciativa.

La senadora Nadia Blel radicó el proyecto de Ley Ana Cecilia Niño “por el cual se prohíbe el uso de asbesto en el territorio nacional y se establecen garantías de protección a la salud de los colombianos frente a sustancias nocivas”.

En octubre 11 se dio un primer paso y fue la aprobación del primer debate. Aunque es apenas el comienzo, los defensores de la iniciativa esperan que prospere y Colombia se una a la lista de 56 países que tienen prohibido este material en la industria.

La llamada ‘fibra maldita’ causa, en promedio, la muerte de 1.500 colombianos cada año. Senadores se enfrentaron a gritos en el más reciente debate.

El asbesto produce cáncer, es reconocido por la Agencia para la Investigación en Cáncer como carcinógeno”, aseguró el oncólogo Andrés Cardona.

https://noticias.caracoltv.com/los-100-mas/isbelia-buitrago-la-valiente-que-lucho-hasta-su-ultimo-aliento-por-la-prohibicion-del-asbesto

Anuncios

Bayer enfrentará objeciones de la UE al acuerdo con Monsanto en los próximos días


 Actualizado en 
  • La presentación de la UE establecerá las preocupaciones antimonopolio del regulador
  • Las empresas aún pueden hacer concesiones para disipar los temores de la UE

Se espera que Bayer AG obtenga un llamado pliego de cargos catalogando las posibles razones para que el regulador antimonopolio de la Unión Europea bloquee su propuesta de compra de Monsanto Co. por 66.000 millones de dólares tan pronto como la semana próxima, de acuerdo con dos personas familiarizadas con la investigación.

Una lista precisa de objeciones puede ayudar a las compañías al exponer las preocupaciones de los reguladores que pueden abordar con un paquete de concesiones, dijeron las personas bajo la condición del anonimato. Los funcionarios de Bayer y Monsanto se reunieron con la UE el martes y están en contacto regular para resolver problemas, dijo una de las personas.

Los reguladores están mirando“muy cuidadosamente” los problemas de competencia en la combinación de Bayer y Monsanto para asegurarse de que los agricultores todavía tengan opciones y “precios asequibles, tanto en lo que respecta a semillas como a pesticidas”, dijo la comisaria de Competencia de la UE, Margrethe Vestager, la semana pasada. DuPont Co.tuvo que vender la mayoría de sus operaciones globales de investigación y desarrollo para aplacar las preocupaciones de la UE sobre su fusión con Dow Chemical Co. a principios de este año.

Monsanto cayó un 0,6 por ciento para cerrar a 117,30 dólares en Nueva York.

Concesiones de I + D

“Lo que esto puede hacer es retroceder a mediados de año”, dijo Seth Goldstein, analista de Morningstar Inc. en Chicago, en una entrevista telefónica el viernes. Bayer dijo en octubre que pretende completar la fusión a principios de 2018.

La Comisión Europea y los representantes de Bayer declinaron hacer comentarios. Una portavoz de Monsanto declinó hacer comentarios sobre la UE y la fusión.

Las concesiones en investigación y desarrollo también pueden estar sobre la mesa de Bayer, dijo la semana pasada Werner Baumann, director ejecutivo de la compañía. Bayer ya está vendiendo un negocio de semillas y agroquímicos a BASF SE por $ 7 mil millones y está preparando un paquete de líneas de productos de semillas vegetales adicionales para ganarse a los reguladores, dijeron el mes pasado.

Las posibles ventas de activos ponen de relieve la determinación de Baumann de superar los últimos obstáculos que quedan para la transacción. La UE está bajo presión para investigar el acuerdo a fondo, no menos con las llamadas de legisladores y grupos ambientalistas para que se bloquee el acuerdo.

Los funcionarios entrarán en “gran detalle” para analizar las operaciones de las compañías, dijo Vestager.

Bayer, con sede en Leverkusen, Alemania, presentó más de cuatro millones de páginas de documentos a la UE, dijo Baumann, y describió la larga revisión regulatoria como una fuente de incertidumbre que impide el nombramiento de altos ejecutivos.

El reciente proceso de fusión Dow-Dupont actúa como una especie de mapa de ruta para los inversores, dijo Goldstein. “Quizás Bayer tendrá que deshacerse” de más productos químicos de sus cultivos y sus pequeñas empresas de semillas no genéticamente modificadas, dijo.

– Con la ayuda de Mario Parker

https://www.bloomberg.com/news/articles/2017-12-18/may-s-key-ministers-are-said-to-move-toward-common-brexit-stance

Las tres caras del poder farmacéutico en Colombia


 Un médico que receta un medicamento no porque sea el mejor o el más barato pero efectivo, sino porque un laboratorio le paga por hacerlo. Una droguería que guarda copia de las recetas de los médicos. Una asociación de pacientes que ayuda a sus miembros a conseguir una droga específica, y que financia el laboratorio que la vende. Un embajador que presiona a otros funcionarios para que tomen decisiones favorables a las farmacéuticas.

Todos esos son ejemplos de estrategias de la industria farmacéutica para asegurar sus ventas influyendo en decisiones públicas y que van más allá del lobby en el Congreso, una estrategia obvia pero que ha venido perdiendo fuerza.

Eso se nota en que perdieron las batallas clave en el trámite del Plan de Desarrollo de 2015 o en que el proyecto de ley del representante bolivarense de Cambio Radical Hernando José Padauí para que el sistema de salud no pueda proveer medicamentos genéricos (lo que  ayudaría a las grandes empresas que tienen medicamentos de marca) se ha hundido dos veces, la más reciente en mayo de este año cuando sus cinco ponentes, de diferentes partidos, coincidieron en que era inconstitucional, ilegal e inconveniente.

Más allá de la pérdida de capacidad de influir en el Congreso y de la puerta giratoria entre funcionarios que luego se van a trabajar al sector que regulaban, la industria farmacéutica tiene una gran poder del que poco se habla en Colombia pero que está en el corazón del debate mundial.

Es una discusión que oscila entre el legítimo derecho de las farmacéuticas de incrementar las utilidades para sus dueños, y el objetivo de los estados de gastar sus recursos limitados con eficiencia para mejorar la salud pública.

Detrás de esa puja hay varios problemas complejos: las farmacéuticas necesitan maximizar las utilidades de los medicamentos que funcionan para invertir en investigación; hay una demanda cada vez mayor de medicamentos (por varios motivos como la mayor esperanza de vida, una idea cada vez más fuerte de que estar sano es estar perfecto o incluso el fomento de la sensación de tener enfermedades, especialmente mentales); la idea de que el Estado no debe decirle a los médicos qué tratamientos y medicamentos deben recetar.

En medio de esa complejidad, varias empresas farmacéuticas usan su poder para impulsar sus ventas por vías diferentes a la publicidad, que legalmente solo pueden hacer para los medicamentos que se pueden vender en mostrador.

Estas son las caras del poder farmacéutico en Colombia:

 

Los pacientes cooptados

Uno de los caminos más complejos y debatidos utilizados por las farmacéuticas es el de empoderar a los pacientes para que exijan sus derechos, lo que a la vez lleva q que el Estado esté obligado a comprarle más medicamentos a la industria.

Según un antiguo ejecutivo de un laboratorio grande, esto opera esencialmente por dos caminos: el de los programas de apoyo a pacientes de enfermedades crónicas (las que no tienen cura pero sí tratamiento, con lo que existe una dependencia casi permanente a las personas y un cliente a largo plazo para la industria) que usan sus productos y el de las organizaciones de pacientes más generales.

Entre esos dos grupos, en 2015 las 23 multinacionales afiliadas a Afidro donaron 1,893 millones de pesos a 50 entidades distintas, según reportó ese gremio en desarrollo de su código de ética que obliga a revelar esas donaciones.

Los programas de apoyo a pacientes crónicos funcionan como una suerte de club de apoyo.

Como esos pacientes utilizan de forma periódica sus productos, algunos laboratorios los tratan como algo semejante a los clientes frecuentes de una aerolínea o un supermercado: pueden darles descuentos después de comprar cierta cantidad de dosis; financiar sedes a las que pueden ir los pacientes para que los ayuden en el manejo de su enfermedad y sus efectos; hacer seminarios o talleres para enseñarles a enfrentar la enfermedad.

“Al principio de mi tratamiento el laboratorio me hacía charlas y me mandaba una fisioterapeuta a mi casa todas las semanas, como complemento al tratamiento de inyecciones mensuales”, explica una paciente de una enfermedad crónica – que, como las demás, pidió que reserváramos su nombre y los datos de la enfermedad y el laboratorio para no tener problemas con el laboratorio que es fundamental para el tratamiento que le ayuda a que la enfermedad no avance o avance más lento.

“Un día la señorita que venía me dijo que les habían cancelado el contrato y no supe más”, continúa. “Eso sí, todos los meses me llaman a preguntar si la EPS entregó el medicamento y cuándo me lo aplicó la IPS designada para eso, porque llega con mi nombre. Todo lo tienen controlado”

Ese seguimiento personalizado es fundamental para que un tratamiento continuado funcione, pero también para mantener al paciente cerca del laboratorio (y verificar si el médico tratante cambió de medicamento).

También, les ayudan a conseguir sus medicamentos asesorandolos con las tutelas, y por esa vía pueden convertirse en un canal de “impulso a la demanda” (como llaman en la industria) a medicamentos nuevos.

Un paciente de una enfermedad autoinmune (en la que el cuerpo se afecta a sí mismo) le contó a La Silla que en los más de 15 años que lleva con ella, diferentes médicos le han presentado la existencia de terapias nuevas, algunas de las cuales prometen resultados casi mágicos. ”Cada pocos años aparece una nueva molécula, o eso me dice algún especialista. Y eso implica presionar a la EPS para poderlo usar”.

Otra cuenta que cuando su médico le prescribió el medicamento base, hace unos 5 años, le dijo que era muy probable que tuviera que acudir a la tutela. “Nos dijo que, en todo caso, tenía el contacto de una ONG que me podía ayudar. Efectivamente lo negaron, tuve que ir y son buenísimos. Se llama Colombia Saludable, son muy pilos y gracias a ellos hoy tengo el tratamiento, que nunca más me volvieron a negar.”

Justamente Colombia Saludable es un ejemplo de cómo la cercanía entre grupos de pacientes y los laboratorios puede ayudar a la industria a hacer presión ante el gobierno en un momento dado.

“La idea es tenerlos cooptados cuando se necesita apoyo desde la sociedad civil”, explica un antiguo directivo de la industria.

En 2015 Colombia Saludable fue la segunda mayor receptora de donaciones de empresas afiliadas a Afidro, con casi 201 millones de pesos.

Esa ONG se opuso al borrador de decreto que permitió que en Colombia haya medicamentos biosimilares (a los genéricos pero en un grupo de medicinas de punta, llamadas biotecnológicos).

Lo hizo alegando que “representa a más de 80.000 personas que viven con alguna enfermedad de alto costo” a los que el proyecto proponía usar “como conejillos de indias” de medicamentos no probados. Todo porque el borrador incluía un camino sencillo para permitir el ingreso de medicamentos biosimilares al mercado, conocido como ruta abreviada, cuando fueran los “genéricos” de un biológico ya aprobado.

En eso, el gerente de la asociación, Denis Honorio Silva, dijo que retomaba los de Pacientes Colombia, otra ONG. Curiosamente Silva también lidera esa otra entidad de defensa de los derechos de pacientes y, como contó la Silla en su momento, también usó argumentos similares a los de Afidro.

Otra de las principales beneficiadas por las donaciones de los laboratios multinacionales, la tercera que recibió más plata, más de 136 millones, fue es la Fundación Rasa (Red de Apoyo Social de Antioquia) que desarrolló el sitio web SiaMisDerechos en donde los usuarios pueden hacer su tutela en 7 pasos para tener acceso a la salud.

Eso ayuda a que los pacientes defienden ese derecho, que incluye tener acceso a medicamentos que los médicos dicen que necesitan. Y, por esa vía, pero también facilita las ventas de los laboratorios, especialmente para medicamentos que no cubre el sistema pero que los jueces en ocasiones sí les conceden.

http://lasillavacia.com/las-tres-caras-del-poder-farmaceutico-en-colombia-63717?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=Las%2520tres%2520caras%2520del%2520pod

PERU: Prensa británica destaca los bosques curativos de la selva peruana


El conocido periódico británico The Guardian realizó un reportaje sobre uno de los bosque curativos de la Amazonía peruana administrado por el pueblo indígena Matsés. A continuación una traducción de parte del reportaje difundido en el Reino Unido.

Traducción: José Díaz

The Guardian, 29 de noviembre, 2017.- Los siete ancianos matsés indígenas estaban caminando lentamente a través del bosque. Estaban explicando cómo diferentes árboles y plantas se usan con fines medicinales, intercambiando historias sobre cómo habían adquirido su conocimiento extraordinario y lo aprovecharon. Hubo recuerdos de un encuentro con un jaguar y el padre de alguien golpeado por algún tipo de dolor en el ojo -“¡no conjuntivitis!”- mientras que se hicieron reclamos por tratar con éxito a mujeres con hemorragias, mordidas de serpientes, piernas hinchadas y estreñimiento.

El bosque en el que estábamos era en realidad más un huerto de jardín o “bosque curativo”o “agroforestería medicinal”, plantado a finales del año pasado por seis jóvenes Matsés bajo la guía experta del anciano Arturo Tumi Nëcca Potsad.

Aquí hay todos los tipos de árboles y plantas, explicó al medio británico el cuidador Arturo Tumi Nëcca.

“Aquí hay todos los tipos de árboles y plantas”, dijo Arturo The Guardian, sosteniendo una lanza hecha de palma de durazno y mirando a su alrededor. “Cerca de 100 tipos, 3.000 plantas”.
Segundo Shabac Reyna Pérez, un hombre más joven que coordinó la plantación, estuvo de acuerdo con Arturo. “2.000, no, 3.000, más de media hectárea”, dijo.

¿Dónde estábamos todos? Se trataba de una caminata de 30-40 minutos desde el pueblo Buenas Lomas Nueva en el río Chobayacu en el territorio Matsés en una de las partes más remotas y más inaccesibles de la Amazonía peruana, cerca de la frontera con Brasil. Es uno de los siete “bosques curativos” que se han plantado recientemente en todo el territorio Matsés. Hasta la fecha, se estima que son más de 1000 los árboles y plantas de 100 diferentes especies las han entrado en el suelo, con cada sitio supervisado por el sanador más anciano, o “maestro”, como Arturo.

Los “bosques curativos” son solo un resultado de la asociación de Matsés con Acaté Amazon Conservation, una organización sin fines de lucro con sede en Perú y EE. UU. Incorporada legalmente en 2012. Sus objetivos declarados públicamente son trabajar con los Matsés e implementar “programas estratégicos” que “mantienen su autosuficiencia e independencia a medida que se adaptan al mundo exterior”, y que “proporcionan ingresos muy necesarios sin destruir su tierra y su forma de vida elegida”.

Otra forma de decir eso: desarrollar una economía sostenible a largo plazo, oportunidades para los Matsés que no impliquen talar el bosque en una de las regiones con mayor biodiversidad del mundo, que respeta y nutre su conocimiento y cultura, que mejora su seguridad alimentaria y responde a algunas de sus necesidades más urgentes, incluida una mejor atención médica y educación.

https://www.servindi.org/noticias/28/11/2017/prensa-britanica-destaca-los-bosques-curativos-de-la-selva-peruana

 

UN MÉDICO JAPONÉS DE 105 AÑOS DE EDAD RECOMIENDA ESTOS 14 CONSEJOS SALUDABLES


Vivir y disfrutar nuestra vida al máximo es lo que queremos hacer, pero muchas veces lo hacemos de la manera que no es y es por eso que necesitamos recomendaciones y consejos de personas que si lo han hecho bien.

En este caso te traemos unos consejos que nos ha dado el médico más longevo del mundo, Shigeaki Hinohara, quien nació en el año 1911 y el pasado 18  de Julio del 2017 falleció con 115 años de edad.

Este doctor, no solo tiene el título de ser el doctor más longevo del mundo sino que además tiene más de 150 libros, de los cuales el es el autor, además algunos de esos libros son best-seller, entre ellos “Living Long, Living Good”, “Vivir más, vivir bien”, y fue fundador del movimiento “New Elderly Movement”.

Si quieres saber cuales son los consejos que este doctor nos ha dejado antes de su muerte, pues sigue leyendo más, pues son muy valiosos, y te ayudarán a vivir una vida más feliz y saludable, además esperamos que sea muy larga.

CONSEJOS VALIOSOS PARA ESTAR SANOS Y VIVIR MÁS

El Doctor Hinohara nos dice que:

  • Subamos las escaleras y llevemos siempre nuestras cosas, el lo hizo hasta el último minuto, fue muy defensor de este hábito.
  • No crea todo lo que su médico le dice o le recomienda, edúquese usted mismo a través de la lectura y la exploración.
  • Comparta lo que sabe. Hinohara ofreció más de 150 conferencias anuales en escuelas y empresas, y compartía lecciones sobre la guerra y la paz, y lo curioso es que los 90 minutos que duraba cada una, siempre estaba de pie.
  • Si amas tu trabajo, no te retires
  • Has tus planes con anticipación, así disfrutará más de su vida
  • Evite el sobrepeso, con consumir una cucharada de aceite de oliva, zumo de naranja y café en el desayuno, galletas y leche para el almuerzo y arroz, pescado y verduras para la cena. El doctor lo hacía de esta manera a diario además consumía 100 gramos de carne magra dos veces por semana.
  • No se cree el hábito de dormir mucho y comer bien, más bien siéntase bien. El doctor recomienda vivir la vida como los niños, disfrute, y cuando se sienta cansado, duerma, y si le da hambre, coma.
  • Disfrute cada momento de su vida. Hinohara aún estando mayor, trabajaba 18 horas al día, los 7 días de la semana, como voluntario.
  • Encuentre un buen modelo a seguir, el seguía a su padre y cada vez que se encontraba en alguna dificultad, se preguntaba que haría su padre en esa situación.
  • No se preocupe demasiado, la vida es imprescindible y llena de incidentes. esto lo dice, pues a sus 59 años fue secuestrado y pasó 4 días bajo el calor de 40 grados y esposado en un asiento, lo que lo sorprendió ya que su cuerpo se adaptó a estas privaciones.
  • Solo la ciencia no cura a las personas, cúrese usted mismo, las artes visuales y liberales también le pueden ayudar.
  • No se obsesione con el dinero, pues no nos llevamos nada cuando morimos
  • El dolor es misterioso, por lo que hacer algo que lo divierta hará que se olvide del dolor que siente
  • Inspírese, y así se sentirá motivado. Busque formas de hacerlo, por ejemplo a través de un poema

Ponga en practica estos consejos y verá como su vida mejora. No olvides compartir.

http://conocedesalud.com/2017/11/22/un-medico-japones-de-105-anos-de-edad-recomienda-estos-14-consejos-saludables/

La compasión es el corazón de la asistencia sanitaria, dice el Papa Francisco


El Papa Francisco saluda a los peregrinos durante su audiencia general del 2 de agosto de 2017 en el Salón Pablo VI. Crédito: Daniel Ibañez / CNA.

El Papa Francisco saluda a los peregrinos durante su audiencia general del 2 de agosto de 2017 en el Salón Pablo VI. Crédito: Daniel Ibañez / CNA.

 .- El Papa Francisco envió el sábado un mensaje a los trabajadores de la salud y las organizaciones, diciendo que la compasión es el corazón de lo que hacen, y subrayó la necesidad de un mayor recursos y servicios de distribución equitativa en todo el mundo.

“Una organización de atención médica que sea eficiente y capaz de abordar las desigualdades no puede olvidar su razón de ser, que es la compasión”, dijo el Papa el 18 de noviembre.

Esto incluye la compasión de médicos, enfermeras, personal de apoyo voluntario y todos los demás capaces de “minimizar el dolor asociado con la soledad y la ansiedad”, dijo, y destacó la importancia de que los trabajadores de la salud se centren no solo en una buena organización, sino en escuchar, acompañando y apoyando a las personas que ellos cuidan

La compasión, dijo Francis, es “una forma privilegiada de promover la justicia”, ya que identificarse con lo que otros están experimentando nos permite no solo comprender sus luchas, dificultades y temores, sino también “descubrir, en la fragilidad de cada ser humano, su o su valor y dignidad únicos “.

“De hecho, la dignidad humana es la base de la justicia, mientras que el reconocimiento del valor inestimable de cada persona es la fuerza que nos impulsa a trabajar, con entusiasmo y sacrificio, para superar todas las disparidades”.

El Papa Francisco envió su mensaje a los participantes en la conferencia “Dirigiéndose a las Desigualdades en Salud Global” del 16 y 18 de noviembre, organizada por el Dicasterio para Promover el Desarrollo Humano Integral en colaboración con la Confederación Internacional de Instituciones de Atención Médica Católica.

El objetivo de la conferencia es poner en marcha una red que conecte a las 116,000 organizaciones de salud católicas de todo el mundo a través de una plataforma de colaboración e intercambio dirigida a intercambiar información.

Otro objetivo clave de la conferencia es crear conciencia sobre las disparidades mundiales en el acceso a la atención médica.

En su discurso, citó la nueva Carta de Salud del Vaticano, publicada en febrero, que establece que “el derecho fundamental a la preservación de la salud se relaciona con el valor de la justicia, que no distingue entre pueblos y grupos étnicos, teniendo en cuenta sus situaciones de vida objetivo y las etapas de desarrollo “.

La Iglesia, dijo, continuando la cita, “propuso que el derecho a la atención médica y el derecho a la justicia deberían conciliarse asegurando una distribución justa de las instalaciones de salud y los recursos financieros, de acuerdo con los principios de solidaridad y subsidiariedad”.

Con este fin, elogió a los participantes por establecer la nueva plataforma, que dijo abordaría concretamente los desafíos que enfrenta la asistencia sanitaria en diferentes entornos geográficos y sociales.

Francis dijo que esta tarea es algo que pertenece en particular a los trabajadores de la salud y sus organizaciones, ya que están comprometidos de manera especial a crear conciencia entre las instituciones, agencias de bienestar y la industria de la salud en general, “por el bien de asegurar que cada individuo en realidad se beneficia del derecho a la atención médica “.

Esto no solo depende de los servicios prestados, sino también de los factores económicos, sociales y culturales en los procesos de toma de decisiones.

También hizo hincapié en la necesidad de erradicar las causas estructurales de la pobreza, “porque la sociedad necesita ser curada de una enfermedad que la está debilitando y frustrando, y que solo puede conducir a nuevas crisis”.

Los proyectos de bienestar solo deberían considerarse respuestas temporales, dijo, explicando que “mientras los problemas de los pobres no se resuelvan radicalmente al rechazar la autonomía absoluta de los mercados y la especulación financiera y al atacar las causas estructurales de la desigualdad, no habrá solución encontrado para los problemas del mundo o, para el caso, para cualquier problema “.

Francis también ofreció una palabra especial a los representantes de las compañías farmacéuticas presentes, quienes fueron invitados a Roma para tratar el tema del acceso a terapias antirretrovirales por parte de pacientes pediátricos.

Nuevamente citando el estatuto sanitario del Vaticano, dijo que si bien el conocimiento científico y la investigación por su parte tienen sus propias leyes que cumplir, “se deben encontrar formas de combinarlas adecuadamente con el derecho de acceso a tratamientos básicos o necesarios, o ambos”. ”

También abogó por estrategias de atención médica que persigan el bien común y que sean “económica y éticamente sostenibles”.

El Papa Francisco cerró su mensaje agradeciendo a los participantes su “compromiso generoso” y dio su bendición.

https://www.catholicnewsagency.com/news/compassion-is-the-heart-of-healthcare-pope-francis-says-86762

EPIDEMIA DE OPIOIDES EN ESTADOS UNIDOS


zentauroepp40886121 171110170024

Camellos con bata blanca

Médicos e industria farmacéutica crearon la epidemia de opioides que ha provocado la muerte de más de 200.000 personas desde 1999.

Ricardo Mir de Francia

La mayor epidemia de drogas en la historia de Estados Unidos no se gestó en las selvas colombianas ni en los montes mexicanos donde crece la adormidera. No empezó con el trapicheo en las grandes ciudades ni la puso en marcha el crimen organizado. Ni siquiera se concibió necesariamente como un plan nefario para llenar los cementerios y tullir a varias generaciones de estadounidenses.

La crisis de opioides comenzó en los laboratorios farmacéuticos y en las consultas del médico, amparada por la ley y propulsada por una revolución en el campo de la medicina. Su intención era curar el dolor, pero solo consiguió exacerbarlo como si una plaga bíblica se hubiera abatido sobre el país. Más de 200.000 estadounidenses han muerto desde 1999 por sobredosis de fármacos narcóticos, casi cuatro veces más de los que cayeron combatiendo en Vietnam.

Desde hace unos años, productos como Vicodin, Percocet o Lortab están en cualquier botiquín

Para comprender lo que pasó, quizás haya que empezar por el principio, por los orígenes de la medicina del dolor, una disciplina fundada a mediados del siglo pasado por John Bonica, un inmigrante siciliano y exluchador de wrestling que acabó haciendo carrera como anestesista.

Bonica abrió su primera clínica en Seattle en 1960. Pensaba que el dolor crónico responde a múltiples factores físicos y psicológicos y, por tanto, solo puede superarse si se trata de forma multidisciplinaria, con la ayuda de psicólogos, fisioterapeutas, ejercicio físico o terapias ocupacionales, una estrategia a largo plazo que apenas se apoya en la medicación. La filosofía de Bonica se extendió por todo el país e inspiró a varias generaciones de galenos.

Médicos como el doctor Steven Levin, que se especializó en medicina del dolor al observar la cantidad de pacientes que lo padecían sin que el sistema les diera una respuesta. “Cuando no se trata, el dolor crónico puede provocar problemas de movilidad y conducir a la discapacidad, con los enormes costes sociales que comporta. También puede generar trastornos psicológicos y sociales como ansiedaddepresión o insomnio”, dice Levin en una entrevista. “Ayudar a los pacientes a recuperar su vida no solo es humano sino también buena medicina“.

Las aseguradoras, sin embargo, tenían otros planes. Desde principios de los 90 dejaron de financiar los tratamientos que no fueran estrictamente clínicos y farmacológicos porque a corto plazo son más caros que un bote de pastillas o una intervención en el quirófano.

Analgésico con opiáceo. / EL PERIÓDICO

Un bote para cada estadounidense

Aquella sequía de fondos para aplicar el modelo de Bonica coincidió con la irrupción de un pequeño grupo de médicos liderados por Russell Portenoy que abogaban agresivamente por el uso de opioides para tratar a los más de 100 millones de estadounidenses que, según las encuestas, decían padecer dolores crónicos. Hasta entonces, estos fármacos derivados del opio y conocidos por su elevado componente adictivo se habían administrado con extrema cautela, casi exclusivamente en enfermos terminales, pacientes con cáncer y posoperatorios. Eran poco más que una herramienta para una muerte digna.

Pero ahora todo estaba a punto de cambiar. Medicamentos como OxycontinVicodinPercocet o Lortab se convertirían en componentes esenciales de cualquier botiquín, la supuesta panacea para lumbalgias, artritis, dolores de cabeza, pospartos con cesárea o muelas extraídas. Durante el pico del 2012 se llegaron a prescribir 282 millones de recetas de analgésico opioides, suficientes para que cada adulto estadounidense tenga “un bote de pastillas y algunas más”, en palabras del Cirujano General de EE UU, Vivek Murthy.

En los 90, las farmacéuticas
hicieron campaña para que los médicos recetaran analgésicos

Y aunque ese número ha caído algo desde entonces, 92 millones de estadounidenses consumieron estos fármacos en 2015. Es decir, el 38% de la población, según una estimación oficial. Los datos también señalan que uno de cada cuatro desarrolla adicción, abocándolos en última instancia al mercado negro, donde abundan la heroína y el fentaniloCada día mueren 91 estadounidenses por sobredosis de narcóticos legales e ilegales.

Visto con perspectiva, lo que sucedió fue una gran ofensiva de ‘fake news’ antes de que el concepto estuviera en boga. “A principios de los 90 se lanzó una campaña pagada por las farmacéuticas para convencer a los médicos de que estábamos creando un sufrimiento innecesario porque le teníamos demasiado miedo a la adicción. Nos dijeron que la forma compasiva de tratar el dolor crónico es mediante los analgésicos narcóticos y que la adicción raramente se produce“, explica Andrew Kolodny, psiquiatra especializado en adicciones y presidente de la organización Médicos por una Prescripción Responsable de Opioides. “El mensaje llegó desde todas partes. De los hospitales y los médicos más eminentes, de las asociaciones profesionales, de las facultades de medicina o de los gobiernos estatales”.

Una medicación ‘segura’

Como salvo inicial, el doctor Portenoy y su camarilla de evangelizadores, pagados algunos por las farmacéuticas, dieron cientos de conferencias por todo el país arguyendo que era seguro medicar con opioides a pacientes con dolores crónicos durante meses y años ininterrumpidamente. “Menos del 1% desarrollan adicción”, repetían como un mantra. Para respaldarlo esgrimieron un estudio realizado sobre 38 pacientes del propio Portenoy, que acabó dirigiendo la unidad del dolor en el prestigioso hospital Beth Israel de Nueva York, y otro todavía más trasnochado que pasó a convertirse en la sábana santa del movimiento.

Los resultados de este último se publicaron en 1980 en una carta al director de la revista ‘New England Journal Of Medicine”. No es más que un párrafo de 11 líneas que sintetiza las conclusiones de un análisis sobre 12.000 pacientes hospitalizados a los que se les suministró “al menos un preparado de opioides”. Solo cuatro desarrollaron adicción. El estudio distaba mucho de ser concluyente porque solo se examinó a pacientes ingresados, medicados con pequeñas dosis y monitoreados por el personal sanitario. Pero caló su titular (“La adicción en pacientes tratados con narcóticos es poco habitual”) y aquel párrafo resucitado del olvido acabó siendo citado en más de un millar de artículos científicos, tesis académicas y guías farmacológicas.

El fentanilo es 50 veces más potente que el ‘caballo’. / EL PERIÓDICO.

El quinto signo vital

La revolución empezaba a tomar forma, y en 1996 la Sociedad Americana del Dolor le dio un espaldarazo indispensable. Lanzó una campaña para convertir el dolor en el quinto signo vital, junto con la temperatura corporal, el pulso, la tensión arterial y la frecuencia respiratoria. El dolor es subjetivo, no se puede medir con precisión, pero no impidió que acabara institucionalizándose un test donde el paciente estima su dolor en una escala del 1 al 10. Dos años después, el Departamento de Salud de los Veteranos adoptó el test y le siguió la mayor organización de hospitales y proveedores médicos del país. La idea de que EEUU tenía un grave problema de dolor desatendido ya se podía cuantificar.

El fármaco Oxycontin, que no está mezclado con paracetamol ni aspirina, propulsó la epidemia

Aquel mismo año sucedió algo todavía más trascendental. Purdue Pharma, una farmacéutica de Connecticut, sacó al mercado Oxycontin, la droga que propulsaría la epidemia. Oxycontin no está mezclado con paracetamol o aspirina, como muchos de sus pares. Es oxicodona pura, un opioide semisintético descubierto en Alemania durante la primera guerra mundial, dos veces más potente que la morfina y primo hermano molecularmente de la heroína.

A sus comprimidos, Purdue les añadió un mecanismo de liberación sostenida que supuestamente mitiga los riesgos de adicción al extender sus efectos durante 12 horas. Pero el propio prospecto daba pistas de cómo abusar de ellos, al advertir a los usuarios que no deben machacar la pastilla porque libera “una cantidad potencialmente tóxica de la droga”. Toda una invitación para los yonquis.

Desde su lanzamiento, las ventas de Oxycontin han generado más de 35.000 millones de dólares para Purdue, lo que ha convertido a la familia Sackler, los únicos propietarios de la compañía, en el decimosexto clan más rico de EEUU, por delante de los Rockefeller o los Bush, según la revista ‘Forbes’. No sucedió por arte de magia. Fue resultado de una de las campañas de marketing más efectivas y, a la postre, fraudulentas de la historia reciente. En el 2007 la compañía admitió haber tergiversado los riesgos de adicción de su fármaco ante pacientes, médicos y reguladores, y pagó una multa de 634 millones. Poco más que calderilla.

94.000 médicos en agenda

La campaña no tardó en despegar. En los cinco años que siguieron al debut de Oxycontin, Purdue invitó a más de 5.000 médicos, enfermeros y farmacéuticos a conferencias en ‘resorts’ de Florida, California y Arizona con todos los gastos pagados. Unos simposios que impartían eminentes especialistas a sueldo de la compañía. También financió investigación, cursos de educación continua y facultades de medicina. Utilizando técnicas de ‘big data’, su ejército de representantes farmacéuticos, formados para repetir que “el riesgo de adicción es inferior al 1%”, identificó a los médicos más proclives a los opiáceos y puso a 94.000 de ellos en sus agendas telefónicas.

“Aquí acabamos recetándolos [los opiáceos] como si fueran caramelos”, afirma el doctor Caleb Alexander

Músculo financiero nunca le faltó. Solo en el 2001, Purdue se gastó 200 millones de dólares en márketing. Para entonces ya no estaba solo. Otros fabricantes de opioides se habían sumado a la campaña para promoverlos, empresas como Johnson and JohnsonInsys TherapueticsMylan o Depomed. El resultado fue lo más parecido a una monumental estafa regada de muertos, como demuestra otro episodio del 2009. Aquel año, la Sociedad Americana del Dolor y la Academia de Medicina del Dolor, las máximas autoridades en la materia, recomendaron el uso de opioides para el dolor crónico en sus guías de práctica clínica. Más tarde se descubrió que 14 de los 21 autores de las guías tenían vínculos financieros con las farmacéuticas.

Una adicta a los narcóticos, madre de un niño de 7 años, duerme al raso en Seattle. / JAE C. HONG (AP)

“No sucedió de la noche a la mañana, pero al final el mensaje sobre la seguridad de estos productos acabó calando en la profesión“, dice el doctor Caleb Alexander, codirector del Centro de Seguridad Farmacéutica de la Universidad John Hopkins. Entre 1999 y el 2010 las ventas de opiáceos se cuadriplicaron y, en una relación causa-efecto casi perfecta, también se cuadriplicaron las muertes por sobredosis. “En otros países ni siquiera se pueden administrar fuera de los hospitales, pero aquí acabamos recetándolos como si fueran caramelos“, dice Alexander. EEUU consume el 80% de todos los opiáceos que se fabrican en el mundo. El resto, hasta llegar al 95%, se usa en los países industrializados. Al mundo en desarrollo le queda tan poco que no puede siquiera garantizar una muerte digna a sus enfermos terminales.

Con decenas de millones de estadounidenses sobremedicados con opioides no solo las farmacéuticas, sus distribuidoras y los médicos sin escrúpulos se hicieron ricos. En medio de aquella vorágine aparecieron miles de clínicas del dolor, particularmente en Florida, que llegó a emitir en un momento dado el 90% de las recetas narcóticas dispensadas en EEUU. Tenían nombres tan sugerentes como ‘Centro de Bienestar’ y muchas no eran más que burdas tapaderas de tráfico de drogas. La ruta que llegaba hasta el sur del estado fue bautizada como ‘Oxy Express’.

La sobredosis de drogas se ha convertido en EEUU en la primera causa de muerte de los menores de 50 años

Con el tiempo se tomaron algunas medidas para cerrar las clínicas fraudulentas, controlar los abusos o reducir la duración de los tratamientos. Pero aquella era ya una hidra con mil cabezas. Una guadaña monstruosa. Cuanto más difícil se tornó conseguir analgésicos, más adictos cambiaron las pastillas por la heroína y el fentanilo (50 veces más potente que el ‘caballo’), más baratos y disponibles en el mercado negro. Cuatro de cada cinco nuevos usuarios de heroína se enganchó antes a los opioides. “Ahora tenemos dos grupos de adictos recientes y los dos son muy blancos de piel”, dice el doctor Kolodny. “El grupo de mayor edad muere por sobredosis de analgésicos. El más joven se engancha a las pastillas y se pasa después a la heroína porque ahora tiene problemas para que se las receten por períodos prolongados. Ambos grupos están muriendo a unos niveles nunca vistos”.

No es una exageración. Las sobredosis de drogas se han convertido en la primera causa de muerte de los menores de 50 años. Más que el cáncer o los accidentes de tráfico. Y han provocado que la esperanza de vida caiga por primera vez en muchas décadas. No son más que números. Detrás hay terribles historias de dolor y pérdida, esa clase de dolor que no cura ninguna pastilla.

http://www.elperiodico.com/es/mas-periodico/20171111/camellos-con-bata-blanca-6413483

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: