COLOMBIA.NOTAS DEL ENCUENTRO “FIDEI DONNUM” LA CEJA,ANTIOQUIA. HÉCTOR TORRES R.


En La Ceja, Antioquia

Encuentro de sacerdotes y laic@s alemanes

“Fidei Donnum”

Este grupo de creyentes y varios miles, a lo largo de más de cincuenta año, respondieron al llamado de Pío XII a las iglesias de Europa Occidental, en 1957, de enviar misioneros a las iglesias de América Latina, “Continente de La Esperanza”.

Para ello, el Papa Pacelli publicó la carta o encíclica “Donnun Fidei” (Regalo de la Fe).

Un grupo de 35 agentes de pastoral de Alemania se reunieron en la Casa de Encuentros “El Rodeo de Santa Ana”, en La Ceja (Antioquia), del 11 al 18 de abril, en su asamblea anual, para profundizar el hecho histórico y profético “Medellín-68”, al cumplirse medio siglo de su realización. Hace parte del grupo, el nuevo obispo de Caravelí (Perú), Monseñor Reinhold Nann, consagrado hace pocos meses.

 

Héctor Alfonso Torres Rojas

Generosa respuesta

Desde entonces, las diferentes iglesias nacionales de  Europa Occidental se pusieron en movimiento para organizar el envío misionero, preparar a quienes optaban por América Latina en las lenguas española y portuguesa, en la historia y vida de cada país y a organizar sus finanzas para cubrir los gastos de viaje y estadía.

Durante unos sesenta años han llegado varios miles  de  jóvenes sacerdotes, religiosas y laic@s alemanes, suizos, holandeses, franceses, españoles, italianos, belgas, ingleses…, no solamente con una enorme mística  solidaria, sino con lo mejor de la renovación eclesial europea, que se enriqueció con los debates y documentos del Concilio Vaticano II y con el hecho extraordinario que significó “Medellín-68”. Luego se unirían misioneros de Estados Unidos, Canadá y Australia. Muchos de esos agentes de pastoral han  consumido toda su vida en la América Morena. Incluso, no pocos, ya pensionados o pensionadas, han decidido quedarse en estas tierras.

Soy testigo de su entrega total, no sólo en Colombia sino en otros países, en un periodo bien difícil, que incluyó varias dictaduras militares y gobiernos autoritarios. En las iglesias de América Latina han invertido sus vidas  o gran parte de sus vidas. Las enriquecieron con sus testimonios, con sus compromisos y saberes. Este suelo de Amerindia ha sido regado con la sangre de varios mártires europeos, hombres y mujeres, porque se la jugaron con las luchas de las poblaciones que acompañaban. No siempre fue fácil su integración por la falta de apertura de algunos obispos y sus cleros. Y todavía hoy. Obvio, sus iglesias y países también se enriquecieron. “Las ganancias” fueron muy positivas  aquende y allende “la mar océana”.

 

El Encuentro en La Ceja

No llegaron todos y todas, como pasa siempre en estos eventos. Venían de Argentina, Chile, Brasil, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Guatemala y México. Durante cuatro días hubo exposiciones, diálogos y debates. Luego un día de lectura reflexionada de algunos textos de “Medellín-68”. Y terminó con un paseo por El Peñol, el monasterio benedictino y un Centro de Estudios de la Diócesis de Ríonegro-Sonsón, en Marinilla, fundado por el sacerdote Francisco Ocampo, porque allí impulsa el teatro por la paz y la reconciliación, hace varios años, una alemana.

El evento fue organizado por el sacerdote Uli  Kollwitz y  Úrsula Holzapfel (laica), quienes trabajan en la Diócesis de Quibdó, hace largos años, en la pastoral de Derechos Humanos, Paz, Reconciliación  y Acompañamiento de las víctimas, de ese departamento martirizado por todos los autores armados: Guerrillas, paramilitares, narcotraficantes y Fuerza Pública. También por el sacerdote Michael Heinz, Director de ADVENIAT.

Acompañaron la reflexión Olga Lucía Álvarez, el sacerdote Federico Carrasquilla, el teólogo claretiano Sergio Ortiz y Héctor A. Torres Rojas.

La asamblea se abrió con la eucaristía presidida por el obispo de Ríonegro-Sonsón, Fidel León Cadavid, quien fuera antes obispo de Quibdó, por diez años.

Las exposiciones

Nota. Me apoyo y transcribo textos de la “Memoria” que escribieron los organizadores del evento. También incluyo pequeños aportes propios.

Inició Olga Lucía Álvarez, quien hizo parte del equipo de tres secretarias de la asamblea episcopal. Narró su trabajo de transcribir textos y documentos, siempre de afán, en papel “stencil”, para imprimirlos en mimeógrafo. No existían las fotocopiadoras.

L@s laic@s y observadores de las iglesias protestantes, participaron de manera silenciosa. No tenían derecho a la palabra, y memos a las votaciones. Los hermanos protestantes comulgaron en las eucaristías, con la autorización del Arzobispo de Medellín, Tulio Botero.

Como hecho particular, contó que un obispo venezolano de apellido Henríquez llegó con un documento, afirmando que era el documento final, y que debía ser mimeografiado de manera inmediata para ser repartido. Olga y sus compañeras conocían los documentos que se estaban debatiendo y las líneas de mando. Les pareció muy extraña la solicitud del obispo. Olga tuvo “el chispazo” de decirle: “Monseñor, lo siento, pero el mimeógrafo se acaba de dañar”. El obispo se fue con la misma rapidez que había llegado, y no fue obedecido. Se trataba del “contradocumento” de Medellín, preparado por algún sector del Episcopado colombiano.

Olga Lucía hizo memoria del Obispo Gerardo Valencia Cano, con quien  había trabajado, para decir que Gerardo se preocupaba mucho por la formación teológica de las mujeres.

La presbítera y obispa Olga Lucía Álvarez

En una de las noches, Olga Lucía, hoy presbítera y obispa del Movimiento “Presbíteras Católicas Romanas”, narró la historia del Movimiento, siempre creciente, que se inició en una cárcel de la Checoslovaquia comunista. Un Obispo, preso, ordenó a varias mujeres de manera sigilosa, para atender la pastoral, en 1970. Con el tiempo se conoció el hecho. Una de ellas le solicitó a Juan Pablo II, el reconocimiento, y Juan Pablo II se lo negó. Pero eso no impidió  para que dos obispos, de manera “clandestina”, en un barco sobre el Río Danubio, ordenasen varias presbíteras. Luego dos presbíteras fueron consagradas obispas. De tal manera que hoy hay más de 200 presbíteras y varias obispas.

Federico Carrasquilla, sacerdote de Medellín

Federico explicitó la cercanía entre Juan XXIII y Francisco. Juan XXIII convocó el Concilio porque el mundo había cambiado y la Iglesia necesitaba una reforma, para volver a las fuentes. Insistió sobre el método de análisis de la Iglesia de América Latina, y por ende de la asamblea de Medellín: Ver-Juzgar-Actuar, que había sido creado por la JOC: Juventud Obrera Cristiana, desde 1925.

Luego desarrolló los contextos cultural, político y eclesial, de “Medellín-68”.

Algunas reflexiones:

** En los años sesenta ya no se hablaba del ser humano como ser racional sino como ser relacional

** Citó a Leonardo Boff  sobre la observación de la realidad: “Antes los pies pisaban donde la cabeza mandaba. Ahora la cabeza piensa donde los pies pisan”.

** El impacto de Medellín fue grande porque ya había una sensibilidad ante la lectura de la realidad

Con relación al contexto político, expuso ante todo el contexto político conservador colombiano, en el cual actuaron Camilo Torres y el obispo Gerardo Valencia Cano, “un santo”, quien colaboró en la organización del Grupo Sacerdotal “Golconda”. Golconda se transformó en SAL: Sacerdotes para América Latina.

** Tumbar 1.700 años de historia de la Iglesia (desde Constantino) no ha sido fácil ni rápido.

**La Opción por los Pobres ha sido una decisión propia de la Iglesia de América Latina.

 

Héctor Torres compartió los temas que las y los lectores de INFO-DOC-UTP han recibido en cuatro entregas.

 

El teólogo claretiano Germán Ortiz

Tuvo dos temas centrales:

  1. Las líneas principales de “Medellín-68”

Pobreza: No sólo como concepto sociológico sino también profundamente evangélico

El pobre como lugar teológico y como sujeto. No como objeto.

No existe una teología neutral porque la Iglesia termina del lado del Poder. Debate entre Fray Bartolomé de las Casas y Francisco de Vitoria.

Los pobres con las “Corte Suprema” del Reino de Dios. Los pobres nos juzgarán, Mateo 25.

 

 Justicia. Una dimensión profética y bíblica, muy fuerte de la Teología de la Liberación

Comunidad eclesial:

** Modelo alternativo, comunitario, relacional, transformador

** Medellín (como la fe cristiana en general) tiene elementos doctrinales y elementos comunitarios; ambos tienen que entrar en diálogo para conseguir la salvación que no es otra cosa que la humanización

** Medellín se enfrenta con los siguientes paradigmas:

  • Sacralidad (sádica) que patrocina cierto modelo social

  • Inmanencia, salvación personal sin tener en cuenta la salvación estructural

  • Antiecumenismo y antidiversidad (afro, indígenas, jóvenes, LGTBI)

  • Monoculturalismo hegemónico

  • Doctrinario adormecedor (carismáticos, mariológicos, neopentecostales etc.) que separan lo cristiano de lo social transformador

  • Antiecológico, anticósmico

 

 
  1. Medellín en perspectiva de futuro

Rescate, perspectivas y desafíos de futuro

 

  • ¿Cómo recuperar este rostro y caminar latinoamericanos de la iglesia?

  • Rostro = visible = nombre

  • Caminar = dinámico = contexto

–Desde Medellín todo este caminar de una iglesia pobre, servidora y pascual es un proceso  humilde que se tuvo que enfrentar a paradigmas soberbios

–Medellín no hay que entenderlo como un documento sino como una espiritualidad y una propuesta de vida

Hay que resignificar/ampliar el horizonte del método del ver – juzgar – actuar:

** El VER contiene nuevas realidades (urbanización, migración, tecnología, neoliberalismo, “nuestro mundo” ya no es totalmente cristiano, la iglesia ya no es una autoridad, interculturalidad, diversidad sexual, ecología…

** El JUZGAR requiere que superemos algunas limitaciones del pasado (milenarismo, inmediatismo, catolicismo sin elementos indígenas o afro, paternalismo, voluntarismo) y nos permita soñar más (a través de la cruz, la resurrección y el espíritu como fuerza renovadora permanente)

** El ACTUAR nos exige:

–Un compromiso serio con el grito de la madre tierra/un grito cósmico e interplanetario.

 

 

 

 

 

 

 

–Marcar lo antropológico, lo sociológico y lo teológico. El problema del extractivismo y su legalidad (que no es legítimo) es una inmoralidad tremenda > “Donde el derecho es injusto, la resistencia se vuelve un deber” (compañero de Pax Cristi).

–Escuchar el clamor de los pobres y la justicia (enfrentando las hegemonías políticas, religiosas, sexuales, académicas)

–Defender el sueño de la paz con ética y la reconciliación con memoria y reparación (sumar y multiplicar en vez de juzgar y rechazar)

–Dedicarnos al sentido de la vida y su cuidado (salud, educación, empleo, penitenciario

–Conciencia ante el mundo tecnológico-digital

–Enfrentar los paradigmas opositores. Volver a la lectura popular comunitaria de la Biblia para superar el sacralismo (Alwin Nagy recomienda leer todo el Evangelio de Sn. Marcos como Evangelio más compacto para conocer todo el proyecto de Jesús).

–Construir comunidades de base para contrarrestar el individualismo/la falsa inmanencia

–Edificar una iglesia pobre, servidora y pascual para superar el anti ecumenismo y la anti diversidad

–Formar una eclesialidad intercultural para superar la monoculturalidad

–Mantener la memoria viva de los mártires para superar el adoctrinamiento adormecedor

–Redescubrir una mirada ecológica para quitarle fuerza al antiambientalismo

Varias personas hicieron exposiciones sobre la aplicación de Medellín en las diócesis de Cajamarca y Riobamba y sobre la situación socio-política de Venezuela, Brasil, Chile (pederastia).

Willi Knecht. Aplicación de Medellín en la Diócesis de Cajamarca-Perú

— El Obispo Dammert,  reformador de la iglesia peruana, inspirado en Charles de Foucault, y “padre teológico” de Gustavo Gutiérrez.

–Años 60: gran número de catequistas campesinos, nombrados por los propios campesinos. Mientras los catequistas iban a las comunidades, otros cuidaban las tierras de los compañeros.

–Nunca se capacitó un solo catequista para evitar dinámicas que conviertan a esta persona en un mini-cura, si no siempre equipos.

–Lectura bíblica, libro “Vamos caminando” (ver – juzgar – actuar – celebrar), Eucaristía

–Mons. Dammert casi logra el permiso de ordenar como sacerdotes a los catequistas casados

–Gustavo Gutiérrez, Mons. Dammert y Monseñor Leonidas Proaño fueron los principales autores del capítulo sobre la pobreza en el documento de Medellín.

El sucesor del obispo Dammert desautorizó a todos los catequistas, los casamientos y bautismos realizados por los catequistas.

Ver el siguiente link: www.williknecht.de, en alemán.

 

Enrique Rosner: Medellín y el Obispo Leonidas Proaño

–Medellín fue un salto, Medellín fue y sigue siendo un proceso

–Proaño tenía carisma de un periodista y publicitó con mucho empeño el documento de Medellín al Ecuador

–Proaño vivía en un cuartico chiquito, muy poca ropa, fumaba puros, pobre hasta la muerte

–Medellín fue el Concilio de Proaño porque ahí participó activamente

–Un éxito: el documento fue aprobado y los obispos de avanzada hablaban con una sola voz. Estaban todos de acuerdo porque todos enfrentaban una misma problemática

Medellín = bautismo de una iglesia local latinoamericana

–Buscó no una pastoral organizada sino una pastoral orgánica desde abajo = Pastoral de Conjunto, con plan pastoral

–Proaño buscó mucho la participación de los laicos y sobre todo de la mujer; en los años 60 se decía que los sacerdotes eran los arquitectos/maestros de obra y los laicos la masa que tenía que caber en el molde. Proaño decía que había que romper con este molde

–Fundador del primer movimiento sindical en el Ecuador (iglesia “ad extram”, no según el “molde” de la iglesia)

–Se cayó la catedral de Riobamba, pero Proaño no la quiso volver a construir porque dijo que “Un indio vale más que toda una catedral”

–La vida y martirio en El Salvador, de Rutilio Grande, S.J.,  inspiró a Proaño

–La iglesia es y debe ser pobre, no por la mera casualidad de encontrarse en un contexto de pobres sino por voluntad de su fundador.  Cambia el Credo “Creo en una iglesia santa,  pobre”

–Helder Cámara siempre decía que teníamos que prestar nuestra voz a los pobres. Leonidas Proaño quería recobrar la voz de los pobres, Proaño llevó el concepto del “rostro de los pobres”, a Medellín, concepto que fue retomado después en Puebla, Santo Domingo y Aparecida

–Lema: Fiel al Evangelio y fiel a los pobres.

— El Obispo siguiente, monseñor Víctor Corral Mantilla, persona ambigua, desvió dineros de la Diócesis.

Michael Heinz: Situación de la iglesia alemana

Algunas pequeñas pinceladas

  • Fusiones de parroquias porque baja el número de feligreses y sacerdotes
  • 60 ordenaciones sacerdotales (2017) en toda Alemania
  • Movimiento “Wir sind Kirche” (Somos Iglesia) muy fuerte y activo
  • La fuerte ola de migración del 2015, fue una gran oportunidad para las parroquias de comprometerse. Hubo iniciativas muy positivas en casi todas las parroquias con cientos de voluntarios, pero con el tiempo empezó a haber también gente crítica
  • Eso no quita que el encuentro concreto en la vida diaria con el islam siga siendo un enriquecimiento grande para las parroquias
  • En algunos espacios parroquiales se autoriza a laicos (ante la falta de sacerdotes), p.e. para entierros
  • Ya casi no hay candidatos para el EPAP, próximamente ya no habrá elecciones
  • Hay muchos sacerdotes prestados de África o la India.
  • Es un asunto muy complicado (solo en la Diócesis de Münster se quiere aceptar a 200 sacerdotes de la India, pero en la realidad no son capaces de hacer más que celebrar misas y buscan apoyo económico para la India. No apoyan iniciativas solidarias para otras partes del mundo.
  • Hay mucha gente en las bases emocionada por el Papa, pero en las parroquias no se leen los textos del Papa Francisco. La élite del clero alemán está en contra del Papa Francisco.
  • Hay cada vez más jóvenes voluntarios que son enviados de sus diócesis a un servicio a América Latina, pero cuando vuelven con muchas ganas de poner algunas experiencias positivas en práctica, no hay espacio para ellos en las parroquias alemanas.

Héctor Alfonso Torres Rojas.  Mayo de  8 de 2018

Anuncios

FRANCISCO HABLA SOBRE LA “ESCAVITUD MODERNA”


El Papa envía mensajes de video al foro, vuelve a comprometer a las iglesias a ayudar a construir una sociedad renovada basada en la libertad
Personal de La Croix International
Ciudad del Vaticano
8 de mayo de 2018

 

El Papa Francisco describió la trata de personas como un crimen contra la humanidad y pidió la construcción de una sociedad renovada basada en la libertad, la justicia y la paz.

Envió un mensaje de video al foro del 5 al 8 de mayo sobre la esclavitud moderna, que tiene lugar en Buenos Aires, Argentina.

El evento está siendo organizado por la Arquidiócesis Ortodoxa de Buenos Aires, y copatrocinado por el Patriarca Instituto Athenagoras en Berkely, California.

El foro reúne a académicos, legisladores, fuerzas de paz y teólogos, para abordar el problema de la esclavitud moderna y proponer soluciones.

El foro es una continuación del trabajo iniciado por el Patriarca Ecuménico Bartolomé, que es el líder de las Iglesias Ortodoxas, y el Arzobispo de Canterbury, Justin Welby. Los dos líderes de la iglesia convocaron una conferencia similar en Estambul en 2017.

Ilustrando la escala del problema, el Papa dijo a los participantes:

“Según algunas estadísticas recientes, habría más de 40 millones de personas, hombres, pero especialmente mujeres y niños, que sufren la esclavitud. Solo para darnos una idea, podemos pensar que si vivieran en una sola ciudad, sería la megalópolis más grande de nuestro planeta y tendría, más o menos, cuatro veces la población de toda el área urbana de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires. Aires “.

El Papa describió la esclavitud moderna como un crimen contra la humanidad y llamó a todos a tomar conciencia del alcance del problema y del sufrimiento que causa.

“No es suficiente que algunos Estados y Organizaciones Internacionales adopten una política particularmente dura para castigar la explotación de seres humanos, si después las causas no se abordan, las raíces más profundas del problema”, dijo.

“Cuando los países sufren pobreza extrema, sufren violencia y corrupción, ni la economía, ni el marco legislativo ni las infraestructuras básicas son efectivos; no garantizan la seguridad ni los activos ni los derechos esenciales. De esta forma, es más fácil para los perpetradores de estos crímenes continuar actuando con total impunidad “.

Recordó a los participantes en el foro que el trabajo para poner fin a la esclavitud moderna será largo, y que requerirá coraje, paciencia y perseverancia.

También volvió a comprometer a las iglesias a ayudar en este trabajo y construir una sociedad renovada basada en la libertad.

https://international.la-croix.com/news/francis-speaks-out-on-modern-day-slavery/7536?utm_source=Newsletter&utm_medium=e-mail&utm_content=08-05-201

REFLEXIONES SOBRE LA COMENSALIDAD Y CULTURA ALIMENTARIA.


José Luis FERNÁNDEZ CASADEVANTE, KOIS

Nerea MORÁN ALONSO

w1200comensalidad

Mural de La Suerte. La Floresta (Quito-Ecuador). Foto: La Suerte Mural

Uno de los principales rasgos de humanidad es la organización comunitaria. Conseguir alimentos y, especialmente, consumirlos han sido actividades colectivas, que se sustentaban en una arraigada cultura de la reciprocidad, pues además de generar un fuerte vínculo social, compartir la comida ayudaba a reducir los riesgos y mejorar la dieta en contextos de escasez.

La antropología nos ha enseñado que la alimentación constituye uno de los sistemas simbólicos por excelencia para cualquier cultura. Comer es un acto cargado de significaciones, simbolismos, rituales y códigos que permiten comunicar una determinada forma de ver la vida y de estar en el mundo. Es un acto relevante a la hora de valorar las pautas de socialización y los mecanismos de transmisión de valores en cualquier grupo humano. No solo somos lo que comemos, sino que también somos cómo comemos.

Los tiempos y las formas en las que compartimos grupalmente la comida dan origen a la noción de comensalidad, que etimológicamente quiere decir compartir la misma mesa, lo que implica reconocer unas maneras socialmente definidas de relacionarnos con la comida y con quienes nos acompañan. Las formas de comensalidad, tanto en el espacio público como en el privado, han variado mucho durante los últimos tiempos y especialmente en las últimas décadas.

APOLOGÍA DE LA MESA CORRIDA

A finales del siglo xix, el afable polemista G. K. Chesterton escribía sobre la creciente moda que comenzaba a implantarse en algunas tabernas londinenses, que apostaban por suplantar las tradicionales mesas corridas por unas más pequeñas para grupos reducidos o personas solas. Nuestro amigo se burlaba de la ocurrencia, al considerar que en Gran Bretaña nadie estaría dispuesto a renunciar al placer de compartir la comida con una buena conversación, aunque fuera entre personas desconocidas. Una mesa corrida es una invitación al diálogo, la discusión y la aventura; donde hoy mucha gente vería una incomodidad manifiesta, él encontraba el valor democrático de los lugares de encuentro y socialización entre diferentes.

No hace falta ser un lince para darse cuenta de que Chesterton estaba muy equivocado, pues muchas veces no vemos las cosas como son, sino como somos; así que las mesas separadas terminaron imponiéndose. Una forma de desquitarse de este y otros sinsabores fue escribir La taberna errante, una apología de las costumbres populares ligadas a la alimentación. Situada en un escenario ficticio donde se ha prohibido la venta de alcohol, un capitán irlandés y un tabernero inglés se rebelan ante esta disposición y rescatan un barril de ron, un queso y un letrero portátil, con los que recorren Inglaterra. En cuanto pueden, clavan el cartel, abren el barril y cortan el queso, dando por inaugurada la taberna, cuya magia es su capacidad para convocar espontáneamente a personas comunes para compartir placeres ordinarios: la comida, la bebida y la conversación.

Hoy la cultura de las mesas corridas es un vestigio del pasado de nuestras ciudades que testimonialmente permanece en algunas sidrerías del País Vasco, en restaurantes singulares y relegada a espacios como los comedores escolares o los campamentos, espacios marcados por el afán de que compartir la comida tenga una vocación educativa. Fuera del espacio público esta cultura pervive ligada a la vida familiar y especialmente en el medio rural donde la familia extensa sigue teniendo importancia.

w681CComensalidad

Tiempo diario dedicado a comer y beber. Fuente: OCDE.

Las fiestas populares (cocidos, calçotadas, paellas, migas…) son la gran ocasión de disfrutar de las aparición efímera de la mesa corrida, que de forma ritual vuelve al espacio público, ocupando calles y plazas como elemento imprescindible para escenificar las celebraciones colectivas. Todo el mundo sabe que en estas ocasiones no va a probar el mejor guiso de su vida, pues el valor gastronómico de estos platos trasciende el sabor para remitirnos a unas tradiciones con las que nos identificamos, a platos típicos y variedades locales, al apego a un territorio concreto, al ejercicio de cocinar en comunidad. No en vano, el reconocimiento de la dieta mediterránea (del griego δίαιτα, modo de vida) como patrimonio de la humanidad reconoce no solo el conjunto de conocimientos y prácticas relacionados con la producción, la elaboración de alimentos y las recetas de temporada, sino especialmente la vinculación del consumo con momentos de encuentro comunitario, hospitalidad, convivencia, transmisión intergeneracional y creación de identidad cultural y cohesión social. Fugaces momentos en los que experimentamos un sentido de pertenencia comunitaria, con razón «compañero» significa literalmente aquel con quien comparto el pan.

MESA SOLITARIA O LA DERIVA INDIVIDUALISTA

Los restaurantes, tal y como los conocemos hoy, surgieron en Francia, después de la Revolución de 1789, como evolución de los comercios que unas décadas antes ofrecían un lugar donde tomar consomés que hervían en grades ollas, concebidos casi como una medicina más que como un alimento. Locales que, a precios módicos, permitían disfrutar en compañía de platos reconfortantes y restauradores, que dieron pie a la restauración profesional con sus menús y mesas separadas donde tomar los platos que se desearan.La restauración moderna fue una invención inicialmente aristocrática para huir de la camaradería de las tabernas y trattorias, ofreciendo una experiencia individual, independiente y anónima. Igual que se había empezado a escoger la comida, sin ceñirse a lo que hervía en las ollas comunes, se empezó a elegir también con quién sentarse y compartir la comida: amistades, familia, pareja o en la más íntima soledad. Esta libertad de elección supuso la erosión de las antiguas normas de comensalidad, y dio mayor relevancia a la gastronomía y al papel de los chefs.

Esta tendencia es la que asociamos automáticamente a la noción de restaurante quienes nos criamos un par de siglos después. Estos se han diversificado tanto como la propia sociedad, pero no han dejado de concebirse como espacios donde rigen ciertas reglas de comensalidad. Son lugares de celebración extraordinaria o de menú del día, de romántica cena de pareja o de quedada en pandilla, pero todos marcados por ligar de forma inseparable comida y socialización; con unas pautas de comportamiento que se resisten a cambiar las conversaciones por el monólogo de la televisión, que durante las últimas décadas ha invadido los comedores de restaurantes y los hogares reorientando las sillas y condicionando los temas de los que hablar.

Sin embargo, de unos años a esta parte se han ido poniendo de moda los restaurantes unipersonales, donde solo hay mesas de una plaza. Se trata de una tendencia creciente en muchas grandes ciudades que hace un par de años ha desembarcado en nuestra geografía. En el relato de los restaurantes unipersonales destaca su preocupación por disfrutar al máximo de la experiencia culinaria y la degustación de los platos, reduciendo al mínimo todo lo superfluo como la decoración o las personas que nos acompañan. Frente al barullo de las conversaciones o el ruido de las carcajadas de una mesa vecina, estos locales ofrecen tranquilidad y silencio pues todo lo que pueda distraernos del plato es contraproducente. Además, como en las bandejas de comida de avión, los menús y los platos están adaptados para una única persona, incluso los menús degustación. En algunas páginas especializadas del sector se enorgullecen de acabar con la sensación que tiene todo negocio de desperdiciar una mesa destinada a un solo comensal, maximizando el aprovechamiento del espacio y la rotación pues «las personas que comen solas lo hacen más deprisa, se evitan las largas sobremesas y se da paso a nuevos clientes de forma más rápida».

Y aunque a muchas personas nos parezca una moda extravagante y sin futuro, pues parece que se aleja demasiado de nuestra idiosincrasia, conviene no olvidar al simpático Chesterton.

DE LA CULTURA ALIMENTARIA Y LA GASTRONOMÍA A LA GASTROANOMÍA

Durkheim, uno de los fundadores de la sociología, describió la anomia como la ausencia de reglas de buena conducta comúnmente admitidas, que conduce a cierto grado de desorganización social y al individualismo. Encontró estos rasgos en la base de la sociedad industrial, donde los vínculos sociales se debilitan y las instituciones pierden su fuerza y legitimad para regular adecuadamente la integración de la ciudadanía.

Hace treinta años Claude Fischer anticipaba lúcidamente un tránsito que conducía a nuestras sociedades de la gastronomía a la gastroanomía:


     La alimentación moderna encarna la libertad de comer fuera de los requisitos y las reglas de la sociabilidad alimentaria, fuera de las constricciones cronológicas, de los horarios familiares, fuera de las exigencias rituales establecidas. Encarna la satisfacción de una glotonería infantil, en la que la golosina (hamburguesas, sándwiches, helados monumentales) triunfa en detrimento de la comida. 

La gastroanomía nos interpela sobre las dificultades para decidir de forma socialmente correcta la manera de alimentarnos, pues en esta acción confluyen propuestas contradictorias ligadas a identidades culturales, discursos mediáticos y publicitarios, modas, recomendaciones médicas, criterios socioambientales, recursos económicos… Y es que la comensalidad —las normas y valores que enmarcan culturalmente el acto de comer— ha perdido influencia frente a la alimentación entendida como una agregación de actos individuales y aislados, un continuo tomar de aquí y de allá cuya imagen ilustrativa sería la de un picoteo más o menos constante.

A Fischer le gustaba plantear cómo la comensalidad se encontraba asociada al sedentarismo, un avance civilizatorio frente a la perversa reactualización del vagabundeo alimentario, asociado a los cazadores recolectores:


     La civilización moderna urbana-industrial suscita un retorno a lo arcaico. Así, el supermercado es, sin duda, por su configuración, un lugar reservado a un recolector vagabundo que, al capricho de su desplazamiento, «recolecta» los productos que va encontrando entre los miles que hay en las estanterías. […] Un patrón «eficaz» en situaciones de hambre, al maximizar el rendimiento calórico; entonces, podemos imaginar que ese tipo de comportamiento, transpuesto de una situación de penuria o de inseguridad a una situación de abundancia uniforme, entraña perturbaciones nutricionales profundas.

Esta es una imagen que gana actualidad si pensamos en las personas que comen mientras van caminando de forma apresurada por la calle, en un acto mecánico donde alimentarse se desvincula de la interacción con otras personas y del espacio donde se ha cocinado, pero también del propio placer de saborear o reposar la comida.

La aceleración y la fragilidad de los vínculos territoriales, la creciente desigualdad social, la competitividad imperante o los cambios en los modelos de trabajo, donde aumenta la rotación, la inestabilidad y la precariedad, dificultan establecer lazos de confianza con otras personas. A esto se suma la debilidad creciente de los vínculos familiares o convivenciales, que dan alas al individualismo, uno de los factores que corroe la cultura alimentaria y explica el auge de la comida precocinada, el fast food, la pereza de cocinar para una persona sola o los restaurantes individuales; y por extensión de algunos males del sistema alimentario como la pérdida de biodiversidad y de variedades locales, los alimentos kilométricos, el consumo fuera de temporada, el exceso de proteína animal, la dependencia de los supermercados…

Históricamente, compartir alimentos nos ha ayudado a forjar un sentido de confianza mutua y dependencia. No suele envenenarse a quien das tu propia comida. No se puede negar la dimensión política de sentarse en una mesa; tal vez solo sea una coincidencia que Julio Cortázar titulara Viaje alrededor de una mesa a su libro más comprometido, donde defendía la implicación de los intelectuales en la vida pública.

José Luis Fernández Casadevante, Kois
Sociólogo. Cooperativa Garúa
Nerea Morán Alonso
Doctora arquitecta. Cooperativa Germinando

COLOMBIA: “El territorio es la vida y la vida no se vende, se ama y se defiende”: lideresa afro del Cauca


22 Abril 2018

Julián Ríos Monroy

Rossana Mejía Caicedo se refirió a la falta de garantías para ejercer liderazgos en las regiones y al papel del Estado en su protección.

La consejera de Derechos Humanos de la Asociación de Consejos Comunitarios del norte del Cauca, Rossana Mejía, denunció el riesgo en que se encuentran los defensores de derechos humanos y líderes sociales, y resaltó su papel en la implementación del Acuerdo de paz desde las regiones y el valor del territorio para las comunidades.

Su intervención se dio durante la presentación de La Paz en el Terreno, la plataforma de Rutas del Conflicto y Colombia 2020 que pone la lupa sobre la reincorporación de los excombatientes de las Farc y las garantías de seguridad de los líderes sociales.

Uno de los temas que causaron controversia durante el foro fue la presunta sistematicidad de los crímenes. Mientras que desde la Defensoría y la Policía señalaron que no se puede hablar de un patrón determinante que indique que los crímenes son sistemáticos, el vocero de Somos Defensores indicó que el Estado es incapaz de reconocer esta situación, por la responsabilidad que conlleva. Para Rossana Mejía “sí hay una sistematicidad, vemos que donde están cayendo nuestros líderes hay un interés marcado, bien sea por actividades ilícitas o por el modelo extractivista a los que nos oponemos”. …

https://colombia2020.elespectador.com/pais/el-territorio-es-la-vida-y-la-vida-no-se-vende-se-ama-y-se-defiende-lideresa-afro-del-cauca

“Si Dios fuese un activista de los Derechos Humanos” Boaventura de Sousa Santos


Transmitido en vivo el 2 nov. 2016
Conferencia: “Si Dios fuese un activista de los Derechos Humanos” Las realidades de injusticia nos indignan pero a menudo no sabemos encontrar las vías para combatirlas ni la voluntad política para superarlas. Boaventura de Sousa nos propone agarrarnos a las teologías progresistas como fuente de energía para las luchas por los Derechos Humanos. ¿Puede ser, nuestra tradición cristiana, el motor necesario para revertir la situación de injusticia actual?

“EL GRITO DE L@S POBRES, GRITO POR LA VIDA. LUCES Y SOMBRAS A 50 AÑOS DE MEDELLÍN”


Publicado por secretario el Jue, 12/28/2017 – 02:17
Autor | Autores:
ORGANIZACIONES ECUMÉNICAS DE COLOMBIA Y AMÉRICA LATINA

En 1968, del  26 de agosto al 6 de septiembre, se realizó, en Medellín, Colombia, la 2ª Asamblea General del CELAM, las Conclusiones de esta reunión fueron conocidas como “Documentos de Medellín”, los cuales provocaron una nueva etapa en la vida de la Iglesia Latinoamericana, fueron la relectura del Concilio Vaticano II en nuestra realidad, a partir de allí se “oficializaron” las Comunidades Eclesiales de Base, el método teológico/pastoral de ver, juzgar y actuar, la opción por los pobres… que ya venían siendo impulsados por diversos sectores progresistas de la Iglesia. Medellín se constituyó en el impulso de una nueva Iglesia, más profética y al lado del pueblo, comenzó también así una etapa difícil de incomprensión y tensiones al interior de la misma Iglesia y, fuera de ella, de persecución y de martirio, es decir, de audacia, de heroísmo y de dolor.

Por eso, el 50º aniversario de este hecho histórico no puede pasar desapercibido y de allí que, un grupo de personas y organizaciones (procedentes de 15 países) hemos querido reunirnos para pensar en un proceso que, a lo largo de los próximos meses, nos ponga en camino hacia esa efeméride, en agosto de 2018.

Leer más en Doc Adjunto RUMBO A 50 AÑOS DE MEDELLIN

Temáticas:

ARGENTINA:MOVIMIENTOS SOCIALES Y PRAXIS DE LA GRATITUD


El Seminario Internacional Movimientos Sociales y Praxis de la Gratitud propone visibilizar el acuerdo de colaboración entre FLACSO (Argentina) y la Iniciativa Humanitaria Aurora, inaugurado en Diciembre de 2017.

Martes 24 de abril de 2018 de 9.30 a 18.30hs

El evento reunirá a destacados investigadores latinoamericanos con el objetivo de debatir la noción de praxis de la gratitud. Se espera que el encuentro proporcione herramientas conceptuales que permitan avanzar en los límites y desafíos implicados en la discusión sobre el rol social de la gratitud en el escenario de acción de los movimientos sociales contemporáneos en la región. En el Seminario se presentarán los tres proyectos seleccionados del homónimo Concurso de Investigación.

Se puede asistir en modalidad presencial en la Sede de FLACSO Argentina, Tucumán 1966 – CABA; o vía streaming.

La inscripción se realiza según la modalidad de participación:
– Modalidad presencial: flacsoaurora@flacso.org.ar
– Modalidad vía streaming aquí.

Entrada libre y gratuita

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: