La sacerdote anglicana interviene en el Congreso de Juan XXIII


Deborah Chapman, sacerdote anglicana

RD

Deborah Chapman: “Hasta ahora el sacerdocio no ha integrado a la humanidad en toda su plenitud”

“La Iglesia ha relegado a las mujeres a una posición menos que humana”, denuncia

Cameron Doody, 08 de septiembre de 2017 a las 21:25

Mi propia experiencia de ser diácono y luego sacerdote dentro de la Iglesia de Inglaterra ha sido la de llegar a ser la persona que Dios creó, cumpliendo con su voluntad para mi vida

¿Hacia la reinstitución de mujeres diáconas?/>

¿Hacia la reinstitución de mujeres diáconas?

(Cameron Doody).- “El modelo de lo que la Iglesia católica debe abrazar a la hora de asegurarse la plena participación de mujeres en la Iglesia”. De esta forma elogió la tarde de este jueves Juan José Tamayo, en el Congreso de la Asociación de Teólogos y Teólogas Juan XXIII, a Deborah Chapman, sacerdote anglicana que actualmente desempeña sus labores en parroquias en Cataluña y Andorra. Un cumplido la veracidad del cual Chapman ha demostrado de sobra esta mañana en su intervención en el congreso, que ha versado sobre “Las Mujeres en la Iglesia Anglicana: Humanizando el Sacerdocio”.

“El sacerdocio, tal como ha sido entendido por los cristianos de todo el mundo durante la mayoría de la historia de la Iglesia cristiana, no ha integrado a la humanidad en toda su plenitud”, ha arrancado Chapman en su ponencia, y solo ha intensificado a partir de allí sus críticas a la desigualdad de género de la Iglesia. Institución que, ha afirmado, “ha favorecido pensar de Dios como masculino, relegando a las mujeres a una posición de seres menos que humanos”, con nada más que la excusa de que Jesús se encarnó en forma masculina.

Pero como ha observado la sacerdote, el ser masculino no abarca la totalidad del ser humano, y he aquí una razón importante que explica la dificultad tremenda que están sufriendo todas las Iglesias a la hora de comunicar la fe en los tiempos y espacios en los que vivimos actualmente.

¿Cuál es nuestro contexto -nuestro lugar y nuestro tiempo- que necesitan que la Iglesia los evangelice? En primer lugar, ha afirmado Chapman, asistimos a “una seria desintegración estructural de la más básica de las relaciones: la que existe entre un hombre y una mujer en la comprometida relación de toda la vida”. Desintegración para sanar la cual el sacerdocio femenino tiene algo importante que ofrecer, ya que la unidad en el matrimonio ofrece un modelo para “traer unidad al pueblo cristiano, y por medio de ello a la sociedad en general”.

“Mi propia experiencia de ser diácono y luego sacerdote dentro de la Iglesia de Inglaterra ha sido la de llegar a ser la persona que Dios creó, cumpliendo con su voluntad para mi vida”. Tras trazar en breve la historia de las mujeres ordenadas en la Iglesia anglicana –la cual se remonta hasta 1944– Chapman ha explicado que en el anglicanismo que le ha dado la oportunidad de vivir su vocación “es posible”, teológicamente hablando, “retornar a periodos de la historia de la Iglesia antes de que se formularan algunas tradiciones, y allí encontrar conocimientos bíblicos que podrían parecer nuevas revelaciones de la voluntad de Dios en nuestro mundo, simplemente porque… nuestra conciencia no ha sido lo suficientemente aguda para observarlos” hasta un determinado punto en la historia.

Y ha sido esta perspicacia eclesial, ha añadido la sacerdote, la responsable de que haya ahora en su Iglesia “un sacerdocio que une tanto a los hombres como a las mujeres en una ordenación que modela y facilita lo que ha llegado a ser conocido como ‘el sacerdocio de todos los creyentes’“.

Pero no solo está en juego ‘el sacerdocio de todos los creyentes’ en la ordenación de mujeres: también lo está la unidad de las Iglesias. “Cuando cada persona considera que su propio punto de vista es tan válido como el de cualquier otra persona, la unidad que resulta de la reflexión en común y del consenso parece casi imposible de lograr”, ha lamentado Chapman. Una desunión que se puede achacar a una teología preeminente que se ha basado sobre todo en culpar a la mujer por la caída de Adán y Eva del jardín de Edén, como si este episodio de la Biblia presentara el programa definitivo para las relaciones entre hombres y mujeres in secula seculorum.

“Gracias a Dios”, no obstante, la caída no es el final de la historia, con lo que “nosotros también tenemos una decisión que tomar: entre vivir a la luz de la caida y sus consecuencias, o vivir a la luz de la redención de Dios en Cristo Jesús”.

“Los cristianos somos llamados a vivir, y esa vida la tenemos a la luz de lo que Jesucristo ha logrado para nosotros en la cruz, y no en la oscuridad de las consecuencias de la caida”, ha terminado diciendo Chapman. “¡Esto sí que es revolucionario!”, ha aplaudido, porque “trastoca nuestro pensar acerca de la relación entre hombre y mujer”, y “afirma el valor co-igual de personas creadas en la imagen de Dios”. El punto de partida, ha concluido -el de la igualdad de hombres y mujeres- para que consigamos finalmente “humanizar el sacerdocio”.

Movimientos de mujeres alrededor del mundo y cuerpos, sexualidades y derechos

Aparte de la intervención de Chapman, sobre las mujeres en la Iglesia anglicana, el congreso de la Asociación Juan XXIII también se ha acercado esta mañana a fenómenos tan diversos como los movimientos feministas en el mundo musulmán o las realidades de las mujeres en América Latina, África y España.

La programación del congreso continúa esta tarde con discusiones acerca de políticas corporales, tales como son los vientres de alquiler, la prostitución o la diversidad y disidencia sexual, este último fenómeno siendo una novedad, según Juan José Tamayo, en los congresos de la Juan XXIII. Esta previsto que la tarde terminará con la segunda ponencia magistral del programa, que tratará de “Cuerpos, sexualidades y derechos de las mujeres” y que correrá a cargo de Justa Montero, de la Asamblea Feminista de Madrid.

http://www.periodistadigital.com/religion/espana/2017/09/08/religion-iglesia-espana-deborah-chapman-hasta-aqui-el-sacerdocio-no-ha-integrado-a-la-humanidad-en-toda-su-plenitud-ordenacion-mujeres-asociacion-ju

Anuncios

Mujeres, mística y profecía


September 1, 2017

 

Dejamos para aquellos/as que todavía no han leído nuestra publicaciónMujeres, mística y profecía una interesante reseña para que terminen de convencerse de por qué leer este libro:

Reseña de Mujeres, mística y profecía

Hermenéutica desde la mujer: Carmiña Navia


CarmiNa Navia 1

La hermenéutica afirma que los textos hablan en la medida en que responden a las preguntas que le plantea el lector. La herencia sociocultural que arrastramos hace que la mirada de la mujer sea distinta a la del varón y por lo tanto, las preguntas que las mujeres plantean en la lectura de la Biblia son diferentes a las que han venido planteando los varones durante más de veinte siglos.

http://www.feadulta.com/es/effa/84-proyecat/4062-proyecol10.html

LIBRO TEOLOGIA FEMINISTA.


No hay texto alternativo automático disponible.
Nancy Cardoso

20 h · 

( livro completo) “la praxis como método de la teología latinoamericana de la liberación y de la teología feminista…
la praxis en un sentido metodológico: la reflexión teológica parte de las realidades políticas, sociales y económicas, luego se analiza con las herramientas de las ciencias sociales, filosofía y teología, y finalmente retorna a su punto de partida. Juan Luis Segundo lo denomina el círculo hermenéutico. Existe una influencia definitivamente marxista en la forma en que los teólogos de la liberación entienden por praxis y la relación entre la teoría y la praxis.
La definición de Gustavo Gutiérrez de que la teología de la liberación es “la reflexión crítica de la praxis a la luz de la Palabra de Dios”, es una definición clásica. “

Teresa Forcades (Teóloga y monja): «Es necesaria una teología que avance más allá de cualquier estereotipo de la mujer»


[Por: Alberto Echaluce]

 

La monja y teóloga catalana, Teresa Forcades (1966) ofreció ayer una conferencia sobre ‘Espiritualidad y género’, en Portalea, dentro de una convocatoria organizada un grupo de mujeres del entorno de las iglesias de Eibar que se vienen reuniendo quincenalmente en la parroquia de San Andrés desde hace más de 11 años…

 

 

Descargue la entrevista.

http://amerindiaenlared.org/biblioteca/11190/teresa-forcades-teologa-y-monja-es-necesaria-una-teologia-que-avance-mas-alla-de-cualquier-estereotipo-de-la-mujer

¿CRISTOLOGIA FEMINISTA? CONSUELO VÉLEZ. Teologa


04.08.17 | 04:38. 

Este título causa gran desconcierto. Cristología se refiere al estudio sobre Cristo. Pero ¿feminista? El término feminista produce gran rechazo. Casi siempre se asocia a la pérdida de la “feminidad”, es decir, a las mujeres que parece quieren acabar con los varones y viven un libertinaje en muchos sentidos. No harán falta mujeres que sean así y algunas de estas que se llamen feministas. Pero no hay un solo feminismo y no todos se inscriben en esa descripción que acabamos de hacer. En realidad, el feminismo en su significado original es un movimiento social que ha luchado por los derechos humanos de las mujeres y ha conseguido establecerlos en las legislaciones de los países, garantizando que sean reconocidos y se pueda exigir su cumplimiento. Como lo dice el Papa Francisco “si surgen formas de feminismo que no podamos considerar adecuadas, igualmente admiramos una obra del Espíritu en el reconocimiento más claro de la dignidad de la mujer y de sus derechos” (Amoris Laetitia 54). Ahora bien, como en este momento, ya gozamos de estos derechos, perdemos “la memoria histórica” de un pasado de muchos siglos durante los cuales, las mujeres no fueron ciudadanas, ni gozaban de derechos. Por eso cobra sentido hablar de feminismo. Por una parte, para recordar, cómo fue que llegamos a tener derechos y, por otra, para seguir trabajandoporque esos derechos lleguen a todas las mujeres de todas partes del mundo. Pero no basta que la ley brinde condiciones de igualdad. Más difícil que cambiar leyes, es cambiar mentalidades. Y la mentalidad machista –introyectada en varones y mujeres- hace más difícil esa puesta en práctica de los derechos de las mujeres en la sociedad y en la Iglesia.  Pero ¿qué tiene que ver todo eso con la teología y, concretamente, con la cristología? Pues bien, en las últimas décadas se ha tomado conciencia de que hablar sobre Dios no es algo ajeno a la realidad y por eso han surgido muchas preguntas sobre de qué manera la religión contribuye a transformar las situaciones que no son dignificantes para las personas. Y, en el caso que nos ocupa, de qué manera lo que decimos sobre Cristo contribuye a la dignidad de la mujer. En este sentido es que al tratado de cristología se le añade la palabra feminista. Alguno pensará que no hace falta hacerse preguntas en ese sentido porque el mensaje de Cristo es liberador siempre. Por supuesto que sí. Pero, a veces, la manera cómo se enseña y cómo se vive, no ha ido en esa dirección. De varios temas trata la cristología feminista. Tal vez el más conocido, es la relación que Jesús establece con las mujeres y la misión que les confía. Parece obvio, pero esto no ha sido siempre así. La figura de los discípulos ha sido tan sobrevalorada que la presencia de las mujeres se ha considerado accesoria. Es en tiempos recientes que se destaca el papel de María Magdalena como la primera a la que Jesús se le aparece una vez resucitado. No es que no estuviera en la Sagrada Escritura. Pero no se le daba la importancia que tenía. O la confesión de fe que hace Marta, la hermana de Lázaro: “Yo creo que Tu eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo” (Jn 11, 27), es igual a la que hace Pedro: “Tu eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo” (Mt 16, 16). Pero la de Pedro se ha predicado insistentemente, la de Marta es ahora que comienza a tenerse en cuenta. Y, así se podrían invocar muchos otros ejemplos del evangelio, donde la presencia de las mujeres es mucho más importante de los que nos han hecho creer. Pero otros temas también son importantes. Y si Jesús se encarnó en un varón, ¿la salvación que nos trae es igual de efectiva para las mujeres? Tal vez nunca lo habíamos pensando, pero no es una pregunta irrelevante. De hecho, algunos padres de la iglesia y teólogos tan importantes como Santo Tomás, no dudaron en decir que la mujer era un varón imperfecto o que la mujer solo se salvaría si de alguna manera su alma se hacía varonil. Todo esto hay que estudiarlo con detenimiento y es necesario hacer precisiones. Pero lo que no se puede negar es que el prejuicio contra las mujeres ha sido real y algunas posturas eclesiásticas no han favorecido la igualdad de mujeres y varones. Sobre los títulos dados a Jesús, todos conocemos el de Mesías, Logos, Hijo de Dios, etc. Pero la Sagrada Escritura nos habla de otro título, el de “Sabiduría de Dios”. Este título no se ha predicado con la misma fuerza que los demás y la ventaja que tiene es que al ser una palabra de género gramatical femenino, nos permite entender que lo femenino también expresa la realidad de Dios. Finalmente, la cruz de Cristo siendo tan importante y central en la fe cristiana, necesita una comprensión adecuada a los condicionamientos sociales. Las mujeres han sido más propensas a vivir el lado de sufrimiento y resignación que puede verse en la cruz. Menos el lado de profecía y compromiso que fue lo que hizo que Jesús fuera condenado a la muerte en cruz. Cuando se mira la cruz desde la dinámica de recuperación de la dignidad de las mujeres se comprende que la predicación de la cruz tiene que tener más el aspecto de compromiso que el de aguante y resignación a su suerte. En otras palabras, no es que el feminismo haga que la fe sea liberadora para las mujeres. La fe es liberadora por ella misma. Pero como la fe es encarnada, mientras culturalmente no haya transformación de mentalidades, la fe se distorsiona más de lo que pensamos. Y al intentar articular estos aspectos con las necesarias transformaciones que la realidad de la mujer hoy nos presenta, se abren nuevas dimensiones que potencian la experiencia de fe y la hacen más significativa para el mundo de hoy.

 

http://blogs.periodistadigital.com/fe-y-vida.php/2017/08/04/cristologia-ifeminista-

COSTA RICA. UBL: “REFLEXIONES TEOLOGICAS FEMINISTAS SOBRE LA VIOLENCIA DOMÉSTICA EN ARGENTINA”


Conferencia con Rachel Starr, “Reflexiones teológicas feministas sobre la violencia doméstica en Argentina”

Me gusta:

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: