Las teólogas feministas aportan sabiduría a la ficción.


POR MARY E. HUNT

Imagen

—Pixabay / Phyllis Rawley

Algunos de los mejores teólogos feministas de hoy están escribiendo ficción. No me refiero a sus análisis eruditos y críticos de textos y conceptos como novelas. Más bien, alerto a los lectores sobre su nuevo viaje a la literatura. Me pregunté en voz alta por qué han abrazado este género. Así que, les pregunté.

Las teólogas Mary Judith Ress, Ivone Gebara y Susan Brooks Thistlethwaite están produciendo una ficción convincente relacionada y no relacionada con su trabajo teológico primario. Únase a mí para un recorrido rápido, y ordene sus copias ahora para lo que creo que son lecturas sólidas, que dan vuelta a la página (o deslizan la pantalla) con información importante, sin notas al pie de página.

Ress es un estadounidense que ha vivido desde la década de 1970 en El Salvador, Perú y Chile, principalmente como asociado de Maryknoll. Fue cofundadora de la teología / espiritualidad eco-feminista Con-spirando Collective, que publicó una revista ampliamente leída.

Su trabajo teológico, especialmente el ecofeminismo en América Latina (Orbis Books, 2006) estableció su voz única: sigue siendo una especie de gringa, vive en Santiago, Chile, pero es una feminista global que participa activamente en las luchas por la vida en América Latina.

Pero ¿por qué ficción ahora? Cuando las cuatro religiosas fueron asesinadas en El Salvador en 1980, Ress dijo: “Estaba traumatizada: Dorothy Kazel me reemplazó en el Equipo de la Misión de Cleveland. Podría haber conducido la furgoneta con Jean para recoger a Ita y Maura. … También sabía que estaba aquí en Chile antes de que ella se fuera a El Salvador “.

Atormentada por sus profundas conexiones con mujeres como ella, decidió escribir las historias internas de estas mujeres. La ficción fue el vehículo perfecto para transmitir su fe, amores, pérdidas, fallas y compromisos duraderos. Como me dijo recientemente, “Admito que estoy en una cruzada para levantar a estas maravillosas monjas que trabajan en las trincheras. … Son las verdaderas heroínas de la Iglesia Católica “.

Así surgió la hermana Meg y compañía en la novela debut de Ress, Blood Flowers (iUniverse, 2010), que se adhiere como un guante a medida que se suceden las historias de política sucia, asesinatos y desastres naturales.

La hermana Mary Clare, que dirige un refugio para mujeres en los Estados Unidos, cobra vida en la segunda obra compleja de ficción de Ress, Dioses diferentes(iUniverse, 2018). Un extraño hombre que sufre de afasia llega a la escena proclamándose San Francisco. Sus esfuerzos para ayudarlo a encontrar su pie involucran a hombres franciscanos, la prima gay de Mary Clare que es enfermera y varios miembros de su comunidad, ninguno de los cuales entendió todas las capas de la vida del visitante. Juntos, se las arreglan para separarlo y extraer de su sabiduría.

Ress explica que existen visiones del mundo que compiten entre sí, “lucha por ser fiel a las creencias cristianas progresistas pero aún tradicionales, en comparación con la seducción de la sabiduría chamánica olvidada por mucho tiempo, tal como la practican los indígenas de la selva amazónica”. Una narración gruesa en lugar de una explicación complicada pone esto en relieve.

No estropearé la lectura excepto para decir que dos personas que conozco se quedaron despiertos hasta más allá de sus horas de dormir para averiguar qué sucedió y por qué. No puedo recordar la última vez que hice eso para un libro teológico.

La teóloga feminista brasileña Gebara acaba de publicar su primera obra de ficción, Travessias e Acenos , que se traduce del portugués como Crossing and Saying Goodbye (Edições Terceira Via, 2019, todavía no en inglés). Tan elegantemente escrita como su teología, esta novela honra la memoria de sus antepasadas sirias que se dirigieron a Brasil. Comenzaron una nueva vida, aprendieron un nuevo idioma, usaron escobas y máquinas de coser para mantenerse en casa y ganarse la vida, y aún cocinaban los alimentos de su tierra natal. Esta es la historia de tantas mujeres inmigrantes en todo el mundo.

Al igual que con Ress, la ficción para Gebara es un vehículo mejor que la teología o incluso la historia porque admite toda la gama de experiencias humanas. Como Gebara me dijo recientemente, su escritura es una forma de “mostrar cómo la humanidad es una inmensa mezcla de vidas, tradiciones, miedos y pequeñas alegrías”.

Ella dice: “Nuestros orígenes son comunes y diferentes. Hay una belleza en todo esto que solo se puede capturar en la poesía o en una novela “.

Los recuerdos de su infancia de estas mujeres molían a los personajes. Al dibujarlos, literalmente, “no tenía intención de hacer teología. … Lo que quería hacer era vivir con ellos en la intimidad de mi memoria, escucharlos en mí y llegar a conocerme mejor a ellos. Escribir novelas es una forma de encontrar personas reales en la propia historia y no solo de las ideas “.

Podía oler las especias sirias mientras luchaba con los portugueses. Un editor inteligente tendrá una hermosa traducción al inglés pronto. Me cautivó el texto y me cautivaron los dibujos de las mujeres y sus luchas. Gebara continúa escribiendo teología, gracias a Dios, pero espero que esta gema augure más ficción por venir.

Thistlethwaite, profesora de teología, ministra y ex presidenta del Seminario Teológico de Chicago, ha agregado misterios de asesinatos a su cuerpo teológico de 14 libros escritos o editados. Mucho más que una forma inteligente de hacer que los estudiantes reflexionen sobre cuestiones éticas, estos libros son lo verdadero en su propio género.

Su heroína, Kristin Ginelli, es una ex policía convertida en profesora de filosofía que gasta su considerable privilegio para detener la injusticia. Arriesgando su vida, resuelve el misterio de Where Drowned Things Live (Publicaciones de recursos, 2017). En el proceso, ella excava la violencia sexual, la opresión racial / étnica, el fundamentalismo cristiano y el sexismo flagrante que subyacen en el asesinato de su estudiante coreana.

Sin una oración didáctica entre sus portadas, este libro podría ser el texto central para un seminario de ética para graduados. Los estudiantes estarían pegados como yo a una historia sorprendente con un mensaje persistente y multifacético.

Las nuevas aventuras de Kristin se desarrollan en Every Wickedness (Resource Publications, 2017). Otra mujer está muerta por lo que puede no haber sido por causas accidentales. Kristin está en eso. Thistlethwaite agrega preguntas de discusión a este volumen que apunta a su trabajo de toda la vida para poner fin a la violencia: la industria del sexo, la crisis de opioides, la pobreza y la falta de vivienda, las luchas eternas entre el bien y el mal.

Thistlethwaite me explicó su método: “Elegí escribir una ficción de misterio, ya que para mí es un género éticamente satisfactorio. … Uno puede crear un universo moral. … Mientras suceden cosas terribles, esos actos son arrastrados hacia la luz y los perpetradores son detenidos. Esto le permite al lector el espacio psicológico para considerar cómo ocurre la violencia y por qué a menudo se oculta “.

Ella tiene un tercer volumen en el incendio que planeo pre-ordenar.

La adición bienvenida de la escritura de ficción al trabajo feminista en la religión es el fruto del pensamiento cuidadoso de estos eruditos / activistas, una redacción clara y un profundo compromiso con el bienestar del mundo que comienza con las mujeres. Es seguro que inspirará más creatividad. Por ejemplo, la teóloga británica Tina Beattie ha ficticiado las complejidades del abuso en su novela El buen sacerdote (Matador, 2019). Esta en mi lista. Y quién sabe lo que está en mi propia agenda de escritura.

[Mary E. Hunt es una teóloga feminista que es cofundadora y co-directora de la Alianza de Mujeres para Teología, Ética y

Ritual (AGUA) en Silver Spring, Maryland.]

DIPLOMADO ON-LINE EN TEOLOGÍA FEMINISTA


Teólogas feministas de MéxicoAyer a las 12:47 · 

La imagen puede contener: 3 personas, texto
La imagen puede contener: 11 personas, personas sonriendo, texto

¡Ya pueden inscribirse a los dos nuevos cursos de nuestro Diplomado en Teología Feminista, próximos a iniciar el 27 de m…Ver más

El grito del eco-feminismo es: recordemos quienes somos, hijos e hijas de la Madre Tierra


La Cátedra de Teología Feminista y Diplomados Ibero tienen el gusto de invitarte al Webinar
Que se llevará a cabo de forma 

Día: 4 de junio de 2019Hora : 10:00 am (México)            11:00 am (Chile)

Participantes: Con-spirando colectivo. Judith Mary Ress, teóloga feminista, Carla Cerpa, antropóloga feminista, 

Inés Pérez, educadora popular y Cecilia Castillo, teóloga feminista y pastora.     

Universidad Iberoamericana, Ciudad de MéxicoHoja de registro en adjuntoCorreo: catedrateologia.feminista@ibero.mx

¡Te esperamos!

Remitido al e-mail

Madres de carne y hueso


May 10, 2019 Alfredo Quintanilla Quinta Columna 

Alfredo Quintanilla

Las imperativas expresiones de la congresista Tamar Arimborgo (Fuerza Popular) prescribiendo que el sexo entre hombres y mujeres sólo tiene un propósito reproductivo y no placentero, han causado revuelo. Y aunque la mayoría de los peruanos no prestemos crédito a sus dichos, debe saber que Arimborgo representa a cientos de miles (espero que no a millones) de cristianos que tienen profundo temor ante los sucesos que el cambio de época ha traído, desde la aparición de los anticonceptivos. Gente a la que la revolución de las costumbres y de la cultura global de los últimos 60 años les llena de pavor y no sabe cómo reaccionar sino sólo refugiándose en una visión religiosa dogmática y antihistórica que pretende poner fin a la educación sexual en los colegios.

Se deduce de la visión religiosa de Arimborgo que las mujeres han recibido la misión de ser madres -vírgenes, como María[1], es decir, negadas para el placer. Idea que se exalta por estas fechas, sembrando la sospecha sobre “las otras”. Pero hay que ver que la mayoría de varones, y hasta los liberales e igualitaristas, la suscriben inconscientemente y quiere fijarlas en ese modelo de mujer-amorosa-sumisa-sacrificada. El magisterio de la Iglesia descuidó completamente durante veinte siglos la reflexión teológica sobre el rol de la mujer en la Iglesia, la familia y la sociedad.

La reivindicación de María Magdalena es reciente y empezó con La última tentación de Cristo, la novela del ortodoxo Nikos Kazantzakis de 1953, aunque el Vaticano puso férrea resistencia a la divulgación de su versión fílmica a cargo de Martin Scorsese en 1988. La tentación no era escabrosa ni blasfema sino sencilla y subyugante: Cristo ya en la cruz imagina cómo hubiera sido su vida si renunciaba a la predicación, como carpintero en Nazareth, casado con María de Magdala y muchos hijos. Antes, César Vallejo en Los Dados Eternos (1915) había cuestionado directamente a Jesús por no haber tenido la experiencia del amor de pareja: “Dios mío, si tú hubieras sido hombre / hoy supieras ser Dios … ¡Tú no tienes Marías que se van!”

Muchos de los cristianos que Arimborgo representa, deben pensar que la historia da vueltas y están otra vez frente al promiscuo mundo grecorromano que enfrentó San Pablo[2] y por eso, quieren dar las mismas respuestas que él. El río revuelto de la multiplicación de tatuajes y peinados raros, pasando por modas de vestir extravagantes, música y bailes extraños, hasta la liberalización femenina, la oferta sin restricciones de pornografía en las redes sociales, la denuncia contra miles de curas pederastas de la Iglesia Católica, la eclosión de movimientos LGTBI, los matrimonios homosexuales y la reivindicación abortista, fuera de la multiplicación de la violencia urbana, el tráfico de drogas fuertes y de los suicidios, no crean, precisamente, un panorama luminoso y esperanzador para quienes fueron criados en una época menos agitada.

El racional y ateo Freud, con la autoridad que muchos le reconocemos, planteó una tesis irrefutable: la represión sexual que trajeron las religiones de oriente ha permitido el avance de la cultura. Pero a la vez, la exagerada represión sexual sólo conduce a la neurosis, la deshumanización y al atraso. No toda revolución política trajo consigo la liberalización de las costumbres, pues algunas, como las del socialismo real, terminó reprimiendo la reproducción y el placer sexual. Entre nosotros, el advenimiento de la República mantuvo a las mujeres tapadas, cocinando su rebeldía a fuego lento. Tan fuerte es nuestro machismo que tuvo que imponerse desde arriba en tiempos del fujimorismo una política de cuotas para que las mujeres participasen en política.

Por eso, el reclamo que, en la interpelación de la ministra Flor Pablo, les hizo la congresista Tania Pariona (Nuevo Perú) a los fujimoristas sobre su retroceso por aliarse con los fundamentalistas cristianos, fue muy certero. No se entiende cómo defensores del exitoso (a decir de Vergara) modelo neoliberal puedan seguir aliados con gentes que no son conservadoras, deseosas de mantener el statu quo, sino reaccionarias, que querrían hacer retroceder el carro de la historia.

Pero la señora Arimborgo dirige su discurso no sólo a los suyos sino también a los católicos de base, pues sabe que no están vacunados contra el miedo ni contra la propaganda de #ConMisHijosNoTeMetas, y que el cardenal Cipriani tuvo una orientación proclive a esa alianza. Tal vez a eso quiso referirse recientemente el nuevo arzobispo de Lima, Carlos Castillo, al recordar que el apóstol Juan decía que no debe haber temor en el amor, que el amor al prójimo debe presidir la vida del cristiano porque “el temor y el miedo mira al castigo, en cambio el amor expulsa al temor”.[3]  Pero no es suficiente, se necesita la orientación del nuevo arzobispo en un mes en que la ofensiva fundamentalista amenaza con una marcha nacional.

————–

[1] El invento del dogma de la inmaculada concepción de María no tiene fundamentos teológicos sólidos. No se entiende cómo, si Jesús es Dios-hombre, afectaría a su divinidad (o a la pureza de María) el que tuviera otros hermanos, como, de hecho, lo reconocen los Evangelios.

[2] Aunque su alusión a Sodoma y Gomorra nos lleva miles de años atrás, a los tiempos primordiales y míticos.

[3] https://www.arzobispadodelima.org/2019/04/28/el-senor-nos-ensena-a-perdonar-amar-y-corregir/ Homilía del Primer Domingo de Pascua

https://elbuho.pe/2019/05

MEXICO. CRUZANDO FRONTERAS: TEOLOGIA Y FEMINISMO.


La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, texto

Imagen

MEXICO: CRUZANDO FRONTERAS TEOLOGIAS Y FEMINISMOS.


La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, texto

Imagen

UNA ESPIRITUALIDAD SITUADA: DESEO, QUIERO, PUEDO. CONFERENCIA DE MARGARITA PINTOS.


CONFERENCIA DE MARGARITA PINTOS

El pasado día 12 tuvo lugar la segunda conferencia del ciclo “Ámbitos de la espiritualidad”. Quedaron algunas (pocas) butacas libres, debido seguramente a la coincidencia de actos en Pamplona.

Margarita es una mujer con un gran recorrido vital en la enseñanza, en la acción social, en la teología y en el feminismo, pasiones en las que centra su pensamiento y su vida.

Es afable, acogedora, empática. Tanto en las distancias cortas como en su presentación.

Comenzó sentando las bases:

– El actual androcentrismo que se basa en la misoginia, el machismo y el patriarcado.

– La teología feminista parte del sometimiento y sumisión de las mujeres, que no son tenidas por personas en el actual sistema patriarcal.

Reflexionó sobre la espiritualidad de la que venimos y también hacia la que vamos, propugnando desmasculinizar la divinidad como parte de un nuevo sentido de Dios.  También  reformular las creencias y cambiar las costumbres, descubrir el sentido del cuerpo.

Nos habló de la acción y la contemplación, del silencio, del que dice descubre lo sagrado en lo profano.

La religión frente a las espiritualidades, con su diverso concepto de lo sagrado, de los rituales y su distinto posicionamiento frente a la libertad.

Acabó con un canto a la sabiduría y nos invitó a acompañarla en la lectura de un poema sobre la misma.

Como podemos ver, un temario extenso y que toca puntos muy fuertes.

Echamos en falta, y es solamente una opinión de nuestro equipo, algunas cosillas:

– Un concepto de espiritualidad más nítido: solamente existe una espiritualidad, que es la cualidad humana más profunda, el fondo presente en el interior de todas las personas y que da Vida a toda la vida de cada cual. Una espiritualidad que se manifiesta de diferentes maneras según las tradiciones, sean religiosas o no.

– La religión y la teología, en sentido estricto, parten de una concepción teísta de Dios. Desde la vivencia y reflexión de los nuevos paradigmas nos situamos en un post-teísmo que no reconoce a un Dios fuera de la Realidad. Cada cual resitúa su idea de la Realidad con los conocimientos y la consciencia a que tenemos acceso. Podemos hablar igualmente del concepto de lo sagrado.

– Por último, la base de la acción y de la lucha por la justicia la situamos en la compasión que nace de la experiencia de que todos somos lo mismo, aunque seamos distintos. Justicia, igualdad y libertad son tres pilares defendidos en todo momento por Margarita.

El pensamiento no-dual en general podría mantener un diálogo bien interesante con Margarita. Este pequeño comentario quiere ser un elemento más para el debate que actualmente se da entre religiones, espiritualidad laica y nuevos paradigmas de todo tipo. En nuestra web eso es justamente lo que queremos provocar.

Por todo ello muchas gracias, Margarita,  por cuanto nos has aportado, por cómo eres, por tu vida.

117 VISITAS HOY.

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: