EL SALVADOR: CRIMEN IMPUNE: A un año de la ejecución de sacerdote en Lolotique, Iglesia Católica aún pide justicia


PUBLICADO Hace 52 min 

on 15 abril, 2019

ByRedaccion Cronio

El padre Vásquez Jiménez fue emboscado y falleció debido a los múltiples impactos que recibió mientras viajaba a oficiar una misa en Lolotique, en el departamento de San Miguel.

Ya pasó un año de que sujetos desconocidos le quitaron la vida al sacerdote Walter Osmín Vásquez Jiménez, hecho sucedido el 29 de marzo de 2018.

Hasta la fecha, aún no hay personas capturadas por el crimen, pese a que días después de ocurrido el caso la Policía Nacional Civil (PNC) sostuvo que tenía indicios sobre los responsables de acabar con la vida del religioso.

El móvil de ese hecho tampoco ha sido esclarecido por las autoridades.

“Al cumplirse un año del terrible asesinato del padre Walter Osmín Vásquez, levantamos la voz una vez más, para pedir a las autoridades judiciales de nuestro país que se investigue el caso”, dijo el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas.

Nota tomada de El Blog

http://cronio.sv/nacionales/crimen-impune-a-un-ano-de-la-ejecucion-de-sacerdote-en-lolotique-iglesia-catolica-

Extracto de DLP Asesinato Lideres Sociales 15 – 04 – 2019.pdf, Página 1


MATAR A LIDERESAS Y LÍDERES SOCIALES ES UN CRIMEN CONTRA LA PAZ Declaración del movimiento Defendamos la Paz La noche del pasado viernes 12 de abril fue asesinado el líder indígena Emberá, Aquileo Mecheche, quien dirigió la Minga en el Chocó. Como él, en 2019 ya van asesinadas casi 50 personas que lideraban pueblos indígenas, comunidades campesinas y afrodescendientes, es decir, prácticamente una cada dos días. Desde noviembre de 2016, cuando se firmó el Acuerdo de Paz, más de 500 personas han tenido el mismo fatídico destino. Esta situación ha llevado a los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU a reiterar la semana anterior su “gran preocupación por el patrón persistente de asesinatos de líderes y lideresas comunitarios, defensores y defensoras de los derechos humanos y excombatientes de las FARC-EP”. El llamado urgente que hace el Consejo de Seguridad de la ONU obedece a que estos crímenes socavan la implementación territorial del Acuerdo de Paz. Acabar con los liderazgos sociales de las zonas rurales y de las comunidades más vulnerables del país es, en realidad, un crimen contra la paz. Pero, además, constituye una forma de profundizar la crisis humanitaria en regiones tradicionalmente abandonadas por el Estado colombiano en las que estas personas desempeñan un rol crucial en la cohesión, conservación y desarrollo del tejido social. A ello se agrega la noticia de la aparición de ‘ejércitos anti restitución’ cuyo objetivo es exterminar a campesinos que reclamen tierra, como lo ha puesto en evidencia el ataque a una comisión de la Unidad de Restitución de Tierras, el pasado 11 de abril. Los integrantes del movimiento Defendamos la Paz queremos manifestar a la opinión pública que: – Insistimos en recordarle al presidente Iván Duque que la implementación integral del Acuerdo de Paz es el marco adecuado para los planes de acción en seguridad y garantía de los derechos colectivos y a la vida en democracia. Éste contempla mecanismos específicos para proteger tanto a las personas reincorporadas a la vida civil como a quienes ejercen liderazgos sociales, la defensa de los derechos humanos y la paz. El Gobierno Nacional está en mora de llevar a la práctica el mandato de la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad y el conjunto de sus funciones incluida la formulación de políticas y del plan de acción para el desmantelamiento de grupos criminales que atentan contra la construcción de paz. – Consideramos que el Presidente debe formular una política pública que, con carácter urgente, integral y eficaz, así como con recursos suficientes, atienda la situación que padecen las comunidades rurales, y que ofrezca condiciones reales para el ejercicio de la participación y la construcción de la paz. Para ello se cuenta con instrumentos legales (decreto 660 de 2018, resolución 845 de 2018 y directiva 002 de la Procuraduría). Esta política puede encontrar un firme apoyo en las organizaciones comunitarias en los territorios que están dispuestas a trabajar con su conocimiento y capacidad en afianzar la protección de la vida y de la acción social. – Llamamos al Gobierno Nacional a adoptar una verdadera política de paz completa e integral que permita reconstruir los caminos del diálogo con el ELN que se acompañe del cese al fuego y del respeto al DIH, y desarrollar mecanismos de sometimiento a la justicia de los grupos armados organizados, así como desactivar las bandas criminales y los grupos paramilitares. – A la Fiscalía le solicitamos que avance en la judicialización de los máximos responsables de esta criminalidad, que explique, de una vez por todas, en qué consiste el fenómeno de las llamadas ‘Águilas Negras’, que persiga a los ‘ejércitos anti restitución’ y que rinda cuentas sobre resultados verificables del trabajo de la Comisión Especial Investigativa, creada en el Acuerdo de Paz. – Respaldamos la convocatoria del Refugio Humanitario por la Vida, que tendrá lugar en Bogotá del 28 de abril al 3 de mayo, y que reunirá a 3.000 líderes y lideresas sociales para construir estrategias de prevención y protección en este campo. – Como movimiento de paz uno de nuestros objetivos es contribuir a la creación de una política pública y de una sólida institucionalidad territorial que esté en capacidad de poner punto final a los crímenes sistemáticos contra las personas que ejercen el liderazgo comunitario y la defensa de los derechos humanos, lo que implica además la generación de un ambiente político de rechazo a toda forma de estigmatización y de promoción del respeto a las expresiones sociales como la Minga indígena, las movilizaciones campesinas en diversas zonas y las acciones de las comunidades afrodescendientes en la región del Pacífico. Bogotá D. C., 15 abril de 2019 

Excepto desde DLP Asesinato Lideres Sociales 15 – 04 – 2019.pdf.

DLP Asesinato Lideres Sociales 15 – 04 – 2019.pdf,Página 1

Remitido al e-mail

“África se está movilizando y aquí nos tenemos que enterar”


Activistas de cinco países de África Subsahariana participan en el I Foro Internacional Gobernanza, Movimientos sociales y Participación ciudadana en Las Palmas de Gran Canaria

Otros1ConéctateEnviar por correoImprimir

De izquierda a derecha; Mamadou Dia (Senegal), Nicole Ndongala (RDC), Nebon Babou Bassono (Burkina Faso), Fatouma Harber (Malí), Aminetou Ely (Mauritania) y el moderador José Naranjo, en Las Palmas de Gran Canaria.
De izquierda a derecha; Mamadou Dia (Senegal), Nicole Ndongala (RDC), Nebon Babou Bassono (Burkina Faso), Fatouma Harber (Malí), Aminetou Ely (Mauritania) y el moderador José Naranjo, en Las Palmas de Gran Canaria.

ANA HENRÍQUEZT

Las Palmas de Gran Canaria 10 ABR 2019 – 18:45 COT

“África se está movilizando y aquí nos tenemos que enterar”. Esta llamada de atención la dirigía este lunes el burkinés Nebon Babou Bassono a los asistentes al I Foro Internacional Gobernanza, Movimientos sociales y Participación ciudadana celebrado por el Cabildo de Gran Canaria en la capital isleña. Bassono y otros cuatro activistas africanos expusieron las dificultades en sus países de origen y las respuestas de la sociedad civil. Mauritania, Senegal, Mali, Burkina Faso y República Democrática del Congo. Cinco Estados con realidades muy diversas pero algunos puntos en común: la frustración y el descontento por la mala gestión gubernamental que, bien canalizados, pueden conducir a mejoras sociales, y la determinación de las nuevas generaciones.

“Necesitamos una lectura no arcaica de la religión”

MÁS INFORMACIÓN

Conducido por el periodista especializado en el continente, José Naranjo, el Foro arrancó con la intervención de quien ese mismo día había recibido, desde Italia, el premio a La Donna dell’Anno, Aminetou Ely, presidenta de la Asociación de Mujeres Jefas de Familia (AFCF son sus siglas en francés) de Mauritania. Ely  insistió en la naturaleza multicultural y multiétnica de una república en la que conviven cuatro comunidades: la mora, la pular, la wolof y la soninké.

Pese a que Mauritania aprobó la ley contra la esclavitud hace cuatro años, Ely lamenta que esta no se aplique y que haya un racismo que mina la cohesión social y que es transversal, desde un acceso desigual a los recursos públicos, hasta la discriminación que sufre la población negra en todas las esferas y, sobre todo, en el ejército. A juicio de la reconocida activista, otros problemas acuciantes en Mauritania son el extremismo religioso, el blanqueamiento de dinero, la mercantilización de la educación, y el retroceso en las libertades de expresión, reunión y manifestación.

Fruto de la inseguridad reinante y del descontento social, la mauritana alerta de la posibilidad de una guerra civil. “Habrá una explosión”, declaró la activisa, que pide un nuevo enfoque de la religión musulmana y un esfuerzo real por la reconciliación nacional.

“Soy producto de los movimientos sociales”

Para Aminetou Ely, otros problemas acuciantes en Mauritania son el extremismo religioso, el blanqueamiento de dinero o la mercantilización de la educación

Senegalés que migró por mar a España, se hizo activista para ayudar a quienes llegaban como él y regresó para crear su propio proyecto de desarrollo comunitario. Muy resumido, este sería el periplo de Mamadou Dia.

Tras aprender castellano (en varios acentos de la geografía española) e instalarse en el país, volvió a su Gandiol natal, creó la asociación Hahatay, implicó a todos sus habitantes en la construcción y dinamización del Centro Cultural Aminata y allí invita a jóvenes europeos para que hagan lo que el viejo continente impide hacer a los africanos: crear vínculos humanos simplemente “compartiendo un espacio y un tiempo”.

Dia destacó como hándicap para los africanos la falta de reconocimiento de la cultura propia debida a la imposición de un modelo de desarrollo ajeno, por el que parece que siempre necesiten “a un experto francés diciéndoles cómo vivir sus vidas”.

“Activista más que ciberactivista”

Así prefiere definirse Fatouma Harber, quien considera que su compromiso se extiende más allá de su actividad on line. Según sus propias palabras, desde que en 2012 la historia se parara en Mali, “todo no es más que fachada”. Los medios de comunicación están claramente polarizados a favor o en contra del Gobierno. La televisión nacional se pasea con el Presidente y su familia. No se hizo nada cuando 12 mujeres fueron secuestradas en un pueblo, por mucho que ella gritara y contactara con organismos como la MINUSMA. Por todo esto, Harber defiende la blogosfera como “la única vía sin corromper”.

En 2013 participó en el nacimiento de la comunidad bloguera en el país (Doniblog) y, tres años después, creó un espacio de formación digital en Tombuctú. Además, coordina el proyecto Benbere. La maliense aprovechó la tribuna del Foro para denunciar los “oportunos” cortes de Internet, como el que sufrieron la semana pasada, a dos días de una gran manifestación contra el Gobierno que estaba convocada en Bamako.

“Somos pequeños pero conseguimos logros mayúsculos”

Nebon Babou Bassono, más conocido como Babou, empezó su alocución agradeciendo que les permitieran hablar en primera persona, en lugar de ser explicados por terceras personas, que es a lo que están acostumbrados.

Militante en la diáspora del movimiento ciudadano Le Balai Citoyen, el cual lideró las movilizaciones que derrocaron a Blaise Compaoré en 2014, y portavoz en Barcelona de la plataforma Emergencia Frontera Sur, afirmó tajante en nombre de la juventud: “ya no pedimos, exigimos. La época del buen negro pasó y el espíritu de las primaveras árabes sigue descendiendo hacia el sur”.

Babou cree que quienes están fuera deben utilizar sus privilegios para alertar de las vulneraciones de derechos que padecen quienes siguen en sus países de origen. Defensor de no entrar en “debates electoralistas baratos” sobre la migración, quiso dejar tres ideas: que quien pierde con la migración es África, que es un continente no pobre sino empobrecido, y que está convencido de que la solución no vendrá de las políticas europeas y sí de los movimientos sociales.

“En Filimbi y LUCHA la mayoría son mujeres”

Su proceso migratorio fue como el de muchas congoleñas cuyas familias decidieron sacarlas de República Democrática del Congo por la violencia, especialmente dura contra las mujeres. Nicole Ndongala, directora de la asociación Karibu, se enorgulleció de servir como ejemplo para otras que, en la misma situación que ella vivió en 1998 cuando llegó a España, piensan: “si tú has podido, yo también”.

Subrayó el papel de las mujeres en la movilización social de RDC, por su hartazgo ante la impunidad reinante, y el olvido que padecen las numerosas niñas que malviven en las calles de Kinshasa. También advirtió de cierto activismo protegido desde el poder y de la importancia de empoderar aquí, a las migrantes, en vez de enviar dinero a asociaciones que quizá allí estén a las órdenes del Gobierno. Ndongala cerró el encuentro cantando Malaika, de la emblemática Miriam Makeba.

https://elpais.com/elpais/2019/04/11/africa_no_es_un_pais/1554938742_426063.html

COLOMBIANOS EN MINGA EUROPEA


El 5 de abril de 2019 una manifestación de medio millar de colombianos residentes en el exterior llegó hasta la Corte Penal Internacional en La Haya, Holanda, para pedir que los asesinatos sistemáticos de líderes sociales y defensores de Derechos Humanos en Colombia sean considerados como crímenes de lesa humanidad.

Los negros, indígenas y blancos valen lo mismo?


En teoría si, porque todos somos iguales ante la ley, pero en la practica no.

13 DE ABRIL DE 2019 – 10:12

Los negros, indígenas y blancos valen lo mismo?

En estos días se conmemoran los 25 años del genocidio de Rwanda, cuando en tres meses la mayoría hutu asesinó a casi toda la minoría tutsi, al responsabilizarla por el asesinato del presidente, un hutu. La matanza terminó cuando la guerrilla tutsi tomó el gobierno, y empezó a su vez a perseguir a los hutus causando entre matanzas, hambrunas y epidemias, 5 millones de muertes adicionales.

Los 2.500 cascos azules estacionados en Rwanda fueron retirados al comienzo del conflicto por la ONU, presumiblemente porque eran blancos, y al referirse al tema, el presidente francés Mitterrand, país del que se sospecha tuvo que ver con el origen conflicto, dijo que los genocidios de negros no tienen mucha importancia.

Lo dice también Martin Fierro en una de sus estrofas, los blancos fueron creados por Dios, los mulatos por San Pedro, y los negros por el diablo, para tizón del infierno.

Aunque el esclavismo es algo que existe desde hace miles de años, con los negros fue mucho más fácil porque por muchos siglos no se los consideró seres humanos, sino una especie de monos, y por eso la misma Iglesia Católica lo promovió para proteger a los indígenas de América del maltrato de los españoles, ya que ellos sí eran considerados humanos, y por lo tanto susceptibles de evangelización, la razón de la conquista según la corona española, lo que motivó la indignación de los Reyes Católicos cuando se enteraron de las tropelías de los conquistadores en el Caribe, donde exterminaron en pocos años a todos los indígenas, no dejando ni para muestra, y luego hicieron lo mismo con México, arrasando la capital azteca. Después siguieron con los Incas, y finalmente llegaron aquí, donde mataron a Lautaro, el cacique de los mapuches, dando pie a San Martin para ponerle ese nombre a su logia, como símbolo de terminar con la dominación española.

Los españoles introdujeron una clasificación de la población, en cuya cúpula estaban ellos que tenían todos los derechos, luego venían sus hijos nacidos en América, que no podían ejercer cargos públicos, luego los hijos de español con indias, luego los hijos de español con negra, y así hasta terminar con el negro-negro, el ultimo pelón del tarro al ser esclavo, que no tenía ningún derecho.

Los nuevos países surgidos de la caída del imperio español, y promovidos por los hijos de españoles, blancos que no podían ejercer cargos públicos, en general terminaron con el esclavismo, pero continuaron la matanza de indígenas, para ampliar las fronteras de la civilización, trayendo blancos europeos, tarea en que los yanquis, canadienses, argentinos y uruguayos fueron particularmente exitosos, dejando solo pequeñas cantidades de indígenas y negros, que de todos modos fueron sistemáticamente discriminados. En el resto de los países los indígenas continuaron siendo mayoritarios, pero de todos modos discriminados, y recién con Evo Morales llegaron al gobierno de uno de los países. Aún en aquellos países con revoluciones comunistas como Cuba, y mucha población negra, los que mandan actualmente son blancos descendientes de europeos.

También la ciencia ha contribuido a la discriminación, y fue ella, al afirmar la inferioridad de la mujer al tener el cerebro más chico quien contribuyó a su sometimiento, del mismo modo los miles de esqueletos de indígenas almacenados en el Museo de la Plata, formaron parte de un estudio para demostrar lo mismo, y justificar científicamente las matanzas.

En estos días se ha sabido que el presidente de México ha enviado una carta al rey de España y al Papa, pidiendo que pidan perdón por las tropelías de la conquista contra los indígenas, al tiempo que él está dispuesto a hacerlas por las tropelías de la República de México.

El gobierno español ha rechazado de plano esta posibilidad, acompañado por todos los partidos, excepto Podemos, y creo también lo hará el Vaticano en caso de contestar, porque en una reunión reciente de obispos de América Latina, en Aparecida, se valoró especialmente la conquista por traernos la verdadera fé, que no fue impuesta a los indígenas, dice la declaración final, sino porque rápidamente se dieron cuenta que las suyas eran falsas y la adoptaron.

Se atribuye la redacción del documento final al obispo Bergoglio, y se dice que esto contribuyó mucho a su elección como Papa, guiada como es sabido, por el Espíritu Santo.

El gobierno español agrega que esto del maltrato a los indígenas forma parte de la “leyenda negra”, inventada por los ingleses, celosos del auge de España por el descubrimiento, y basada en gran parte en los informes exagerados de Fray Bartolomé de las Casas, un cura español pro-indígenas aunque el mismo Colon lo admite en cartas a un amigo, confesor de la reina.

Varios autores africanistas piensan que el esclavismo mató el alma de los africanos, que se llegaron a convencer de la superioridad de los blancos, y cuando nuestra Corte Suprema declaró en 2007 que efectivamente los indígenas del Chaco eran objeto de genocidio sistemático por los gobiernos nacional y provincial y ordenó su asistencia, el gobierno provincial de la época se defendió diciendo que llevaban asistencia a los indígenas, y ellos no la aceptaban. Conversando el asunto con un antropólogo me dijo que era posible, pues situaciones similares se habían observado en África, con tribus que decidieron dejarse morir, pues se dieron cuenta que su mundo estaba terminado.

Supongo como parte de la contraofensiva española el conocido diario El País ha sacado hace un par de días la historia de Rosa Grilo, la presunta sobreviviente de la Masacre de Napalpií. El experimento frustrado de crear reservas indígenas imitando las yanquis, y comandado por un socialista..

De todos modos habrá que ver que piensan los indígenas de este asunto, pues hasta ahora solo son blancos los que discuten el tema a favor y en contra de ellos.

Siempre recuerdo una larga asamblea popular en Misión Nueva Pompeya en 1973 cuando la hermana Guillermina se levantó contra el nuevo gobierno democrático que termino metiéndola presa, con la asistencia de varios ministros del gobierno provincial. En la madrugada después de muchas horas de debate, un anciano silencioso hasta ese momento, se levantó y dijo que no veía otra solución que los blancos se fueran, porque los problemas habían comenzado con su llegada en los 60, y antes.

Como sabemos no se irán, porque ellos están allí desde hace varias generaciones y también se consideran con derechos sobre la tierra, en la que tienen enterrados sus antepasados, hecho reconocido por la ley de devolución de las tierras a los indígenas, en trámite aún no finalizado.

A los interesados en el tema recomiendo un debate entre filósofos mexicano y español que puede verse en https://www.publico.es/publico-tv/universidad-del-barrio-201718/programa/759677/10-sesion-de-historia-pedir-perdon-por-la-conquista, en base al cual me entere que los españoles no tienen un día nacional, como nuestro 9 de Julio, y festejan como tal el 12 de Octubre, así como que las grandes fortunas españolas obtienen sus ganancias actualmente en América Latina y no en España, y que la conquista no fue hecha por la corona española, sino por aventureros emprendedores que hacían contratos con ella, a cambio del 20 % de las ganancias, el quinto real, que era lo único que interesaba y no tanto las estadísticas de la cantidad de indígenas evangelizados

https://www.datachaco.com/los-negros-indigenas-y-blancos-valen-lo-mismo-n127847

El terrorismo no tiene religión… excepto si el asesino es cristiano


ANALISIS

Periodista Digital, 05 de abril de 2019 a las 19:01 

Brenton Tarrant, autor de la masacre en Nueva Zelanda, a su llegada al tribunal.EPRELIGIÓN | MUNDO

El terrorismo no tiene religión. El terrorismo no tiene religión ni patria. El terrorismo no tiene religión ni ideología. El terrorismo no tiene religión ni apellidos. El terrorismo no tiene religión ni ideología ni color de piel.

Dice Ilya Topper, sofundador y editor de la revista M’Sur y autor de este análisis, que son frases que hemos leído hasta la saciedad cada vez que hubo uno atentado terrorista bajo la bandera del “islam”, es decir bajo la bandera de algo que el terrorista consideraba islam.

Fuese en Charlie Hebdo, fuese en el Bataclan, fuese en las Ramblas o en Berlín. El terrorismo, se nos inculcaba una y otra vez, es la maldad personificada, no tiene ideario, no tiene nada que ver con el islam.

Quien dice eso es un racista que quiere denigrar a millones de musulmanes pacíficos. Repitan conmigo: el terrorismo no tiene religión ni ideología.

El terrorismo yihadista, querían decir. Porque de repente hemos descubierto, con estupor y dolor, que el terrorismo, si el responsable se llama Brenton Tarrant y masacra a cincuenta musulmanes desarmados en una mezquita en Nueva Zelanda, sí tiene ideología.

En un manifiesto de lectura clara, sencilla, machacante y rotunda, a lo largo de 74 páginas, lo deja perfectamente claro. La maldad personificada, sí. Pero una maldad con ideología, patria, apellidos, color de piel y religión.

El primero en decirlo fue el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, quien le vio de inmediato el potencial: cuando aún se debatía en la prensa si Facebook había hecho bien en permitir que el vídeo grabado por el asesino corriese por las redes, Erdogan ya lo proyectaba en sus mítines electorales. Disparos incluidos, pim pam pum.

Tronando contra el terrorismo islamófobo y arremetiendo al mismo tiempo contra sus rivales socialdemócratas por atreverse a llamar “terrorismo surgido del mundo islámico” cuando hablaban de Al Qaeda o el Daesh. No, el terrorismo solo tiene religión cuando es de los otros.

El terrorismo siempre son los otros, eso ya lo sabíamos. Pero no debería haber hecho falta la masacre de Christchurch para recordarnos que el terrorismo tiene y ha tenido siempre ideologías, apellidos y patrias. Probablemente se nos haya olvidado: toda una generación en Europa se ha criado en una sociedad en la que el terrorismo de ETA parecía una rémora del pasado, el del IRA un difuso recuerdo entrevisto en el telediario de la infancia, al igual que la masacre del sionista Baruch Goldstein en una mezquita de Hebrón, con todo lo demás – el terrorismo marxista de la RAF que puso en jaque a Alemania y el de las Brigadas Rojas, el fascista de Terza Posizione y Ordine Nero que intentó volcar el orden constitucional en Italia – tan lejano que parecía un cuento de los abuelos.

“El terrorismo”, así, parecía ya un sinónimo para una ideología que solo la derecha, o la derecha recalcitrante, se atrevía a llamar islamista. Ahora, gracias a Tarrant, podemos recordar que el terrorismo, desde su definición en Europa en el siglo XIX, es una herramienta, el arma de quienes no disponen del poder, y esencialmente un arma de comunicación: se escriben panfletos de lectura obligada con la sangre de los muertos civiles.

Los panfletos tienen ideología, cuando los escriben terroristas marxistas o fascistas, tienen patria cuando lo hacen vascos, irlandeses, kurdos o palestinos, tienen color de piel cuando los escribe Tarrant, tienen religión cuando los escribe Goldstein o un tipo afiliado al Daesh.

Pretender que en este último caso no tiene religión ni ideología es algo peor que hacerse el tonto para evitar que nos llamen racista. Es mostrar un tremendo desprecio a los musulmanes, fingiendo que a diferencia de irlandeses, vascos, kurdos, sionistas, marxistas y fascistas, un musulmán no tiene capacidad intelectual para adherirse a una ideología construida a partir de su fe.

Pero lo peor no es ese racismo encubierto bajo el miedo de que nos llamen racistas. Lo peor es que fingir que el terrorismo no tiene religión ni ideología nos exime de debatir el contenido del panfleto escrito con sangre. Si no hay contenido, no hay nada que entender: solo cabe responder con más medidas de seguridad. En consecuencia se manda más policía a la calle, se ponen más cámaras de vigilancia, se reducen visados, se elevan vallas, se bombardea algún país lejano y ya.

Esta respuesta parece propia de la ultraderecha, pero ha sido fomentada por la ciudadanía que se cree de izquierdas. Esa ciudadanía que se niega a debatir sobre el terrorismo islamista, con todos sus apellidos, que se niega a hablar de su vinculación con una ideología totalitaria que no solo se deriva de una antigua y habitualmente pacífica fe sino que además ha usurpado el nombre de esta.

Y que bajo este marchamo -“islam”- se propaga por Europa, reclamando el respeto que no le corresponde, porque es programa política, no fe. Ha sido un grave error no querer verlo, no querer poner sobre el tapete el vínculo, en forma de sustrato ideológico, que existe entre mezquitas, imames, candidatas que enarbolan el velo islamista, segregación de comunidades, guetos y, finalmente, jóvenes que recurren a la herramienta del terror para proclamar ese ideario, escribirlo con sangre.

Ahora no caeremos en este error: al ver el vídeo de Tarrant masacrando a sangre fría a cincuenta personas no diremos que no tiene patria ni ideología. Tiene. Lean su manifiesto.

Se sorprenderán: lo que dice no es tan distinto de lo que podrán leer en Forocoches o en los panfletos que se hacen llamar periódicos y que publican bajo nombres como ‘Mediterráneo Digital’, ‘OK Diario’ o incluso ‘Alerta Digital’, este especialmente experta en mentir. Panfletos con mucha difusión: habrán visto ustedes más de una vez sus noticias y sus bulos, en alegre mezcla, en su red social.

Tienen lectores y tienen votantes.Y tienen a representantes en el Parlamento. Ni siquiera hace falta recurrir a Vox. Basta con recordar el “invierno demográfico” de Europa que conjura Pablo Casado y que está copando el discurso de la derecha tradicional: la amenaza que se cierne sobre la raza blanca de Europa por falta de natalidad.

Precisamente la misma preocupación que ocupa la mayor parte del manifiesto de Tarrant. Y digo conjura, porque la baja natalidad es un hecho, pero solo es una amenaza si se tiene una visión racista.

Hay que repoblar una Europa envejecida, sí, pero sobra humanidad en el mundo para hacerlo. La baja natalidad solo es una amenaza si creemos que las demás “razas” no tienen derecho a asentarse en el espacio de la “raza blanca”, ni de asimilarse a ella, ni a mezclarse con ella. Exactamente lo que dice Tarrant. Y no es algo nuevo.

“Ninguna raza es superior a otra. Todas tienen derecho a existir y están perfectamente adaptadas a su espacio natural. Lo único que no deben hacer es mezclarse”. Esta es una frase de un libro titulado “Manual para la educación del joven hombre de las SS” del año 1940. Llamar “nazi” a la pretensión de mantener los grupos étnicos o culturales separados -aunque todos igualmente respetados- no es una exageración ni un insulto. Es un dato histórico. La ideología nazi no consistía en despreciar a los demás pueblos: consistía en querer tenerlos lejos.

Y esto es lo mismo que hoy sigue manteniendo la extrema y no tan extrema derecha europea, la que defiende la “identidad cristiana” de Europa. Necesitamos bebés, pero inmigración, no. Que sean blancos, por favor. Nuestros.

Tarrant termina su manifiesto con una referencia a Valhalla, en un guiño al folclorismo nórdico favorito de los nazis. No tiene muy claro, dice, que sea cristiano. Pero es evidente que su definición de lo que es la raza blanca, en cuyo nombre asesina a cincuenta inocentes, incluye el carácter fundamental cristiano de la sociedad: los judíos, dice, no pertenecen a ella (ellos deben vivir en Israel). Los pueblos balcánicos que pudieran aliarse con los otomanos contra los cristianos, obviamente tampoco. Ser blanco equivale a ser cristiano, en esta visión.

No es solo la visión de la derecha: también la enarbolan las corrientes que hoy se llaman izquierda en Europa. En cuanto te conviertes al islam – pregúnteselo a las conversas o a los de SOS Racismo – dejas de pertenecer a Los Blancos y pasas a formar parte de los pueblos oprimidos, los negros y todos los demás colectivos “racializados”, el lema de los que se hacen llamar antirracistas subrayando su “raza”.

En nombre de esta visión que divide a la sociedad humana en razas, los que se sintieron de alguna forma responsables de la masacre en Christchurch, hicieron penitencia. No solo la primera ministra, Jacinta Ardern, a la que desde luego le corresponde asumir la responsabilidad política de no haber evitado un crimen. También lo hicieron otros muchos ciudadanos, policías, periodistas, estudiantes. Porque ellos eran blancos y tenían la culpa colectiva de haber matado a los musulmanes.

Eligieron para esa penitencia lo peor que pudieron elegir: el hiyab islamista. Una prenda diseñada por una corriente ultrapatriarcal del islam que asigna a las mujeres la responsabilidad de cubrirse para no incitar la violencia sexual de los hombres, es decir, esencialmente legitimando la violación como un derecho natural, solo limitado por la expresa marcación de la mujer como ser casto.

Pero quizás el aspecto machista de este símbolo no era lo que importase en este momento. Tampoco el que ningún imam sugirió nunca a las musulmanas con hiyab que se lo quitaran un día para mostrar solidaridad con las víctimas del terrorismo del Daesh. Quizás lo único que importara en ese momento era tener algo a mano con lo que ellas mismas, las ciudadanas solidarias, pudieran marcarse como “musulmanas” por un día.

Porque ahí tenían razón: el hiyab, en los países en los que los musulmanes son minoría, sirve precisamente para marcar a las mujeres como musulmanes. Para hacer visible su presencia en el espacio público. Para evidenciar el reparto de ese espacio entre colectivos obviamente distintos. Para diferenciar visualmente entre musulmanas y cristianas. Para impedir que se confundan. Para poder separarlas en cualquier instante: cada uno a su lado, bajo control de los suyos. Para no mezclar razas.

Porque esta convicción de que las “razas” no deben mezclarse, que deben mantenerse segregadas incluso cuando comparten espacio, no solo es la ideología del joven hombre de las SS. También es la ideología de las corrientes islamofascistas que difunden el hiyab como símbolo de una “identidad” basada en la religión. Una identidad que no permite a la mujer confundirse con las “cristianas” ni asimilarse a ellas, sino que le impone la responsabilidad de mantenerse pura como soporte de un hogar islámico. Una ideología nazi.

Al colocarse el hiyab, las amables ciudadanas solidarias de Nueva Zelanda se manifestaron a favor de la ideología de Brenton Tarrant.

https://www.periodistadigital.com/religion/mundo/2019/04/05/el-terrorismo-no-tiene-religion-excepto-si-el-asesino-es-cristiano.shtml

El Papa culpa a Europa y Estados Unidos por vender armas en zonas de guerra


El Papa Francisco ha culpado a Europa y a los Estados Unidos por vender armas en zonas de guerra, alimentar conflictos y causar víctimas en Siria, Yemen y Afganistán.

El Papa Francisco llega a la sala de Pablo VI en el Vaticano para una audiencia con estudiantes y maestros del Instituto San Carlo de Milán, sábado 6 de abril de 2019. (Foto AP / Alessandra Tarantino)
(The Associated Press) El  Papa Francisco llega a la sala de Pablo VI en el Vaticano para una audiencia con estudiantes y maestros del Instituto San Carlo de Milán, sábado 6 de abril de 2019. (Foto AP / Alessandra Tarantino)

Por The Associated Press CIUDAD DEL VATICANO – 6 de abril de 2019 8:38 AM

El Papa Francisco ha culpado a Europa y a los Estados Unidos por vender armas en zonas de guerra, alimentar conflictos y causar víctimas en Siria , Yemen y Afganistán .

Hablando a los estudiantes y maestros del Instituto San Carlo de Milán el sábado, el Papa dijo que la razón por la que hay tantas guerras en todo el mundo es que “los ricos de Europa y Estados Unidos venden armas … usadas para matar niños y matar personas”.

Francis también agregó que, sin armas, países como Siria, Yemen y Afganistán no estarían en guerra.

El pontífice dijo que “un país que produce y vende armas tiene en su conciencia la muerte de cada niño y la destrucción de cada familia. Somos nosotros los que hacemos la diferencia”.

https://abcnews.go.com/International/wireStory/pope-blames-europe-us-selling-weapons-war-zones-62218499

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: