COLOMBIA. VILLA ECOLÓGICA


A solo 3 horas de Bogotá cerca a la hermosa población de Villa de Leyva estamos creando un asentamiento humano sustentable llamado Proyecto Gaia. Este es un espacio en el que pretendemos demostrar a la sociedad civil que es posible vivir en la naturaleza de forma autosuficiente y sin generar impacto ambiental. El proyecto consiste en crear un asentamiento sustentable donde podamos combinar todas las prácticas ambientales que con regularidad practicamos y conocemos, en un espacio comunitario con los beneficios de un área privada para vivir en armonía con la naturaleza.
Ofrecemos una mejor calidad de vida con aire, agua, tierra y alimentos saludables para las próximas generaciones.
Promovemos una nueva sociedad basados en la autosuficiencia.
Anuncios

MEDELLIN: MEMORIAS Y LECTURAS DESDE MUJERES


Publicado por secretario el Mar, 03/27/2018 – 00:45
Autor | Autores:
CORA MARION GREVISSE

Medellín: memorias y lecturas desde mujeres

Por: Cora Marion Grevisse*

Rescatar y poner en debate un documento que este año cumple cincuenta años desde su aparición , nos  permite algunos  desafíos, y hacerlos desde una perspectiva de género, aún mayores,  cabría preguntarse: ¿Cómo lo vivieron sus protagonistas?¿Hubo mujeres en el debate? ¿En su elaboración? Aquellas que fueron parte, ¿pudieron hacer sus aportes? ¿Les dio la iglesia latinoamericana un rol protagónico? Cincuenta años es mucho tiempo, sobre todo teniendo en cuenta como el protagonismo de las mujeres se fue dando en varios ámbitos de la vida de nuestro continente: desde los avances teóricos que permitieron dejar atrás mitos y falsedades sobre nuestro lugar, roles asignados como mujeres, hasta prácticas de resistencias, involucramientos, experiencias, luchas y derrotas en variados ámbitos sociales y políticos.

En primera instancia, decidí, aunque acotado, indagar sobre alguna  protagonista de aquel momento histórico , una amiga, Hermana de la Misericordia, Cristina, mujer y religiosa comprometida si las hay; no lo dudo en su respuesta: el Documento de  Medellín implico un impulso nuevo, “un quiebre en nuestras vidas como religiosas”, “lo leímos, lo estudiamos y decidimos sin dudarlo mudarnos a los barrios más pobres a trabajar, las primeras que tomamos la decisión fuimos las mujeres religiosas de muchas congregaciones, por supuesto hubo sectores de monjas y curas que el documento les paso por el costado”. Algunos otros datos fue que los lugares elegidos siempre fueron donde los Obispos hubieron asumido la opción por los pobres, que en nuestro país, no fueron tantos. Aunque el Golpe de Estado de 1976 implico un repliegue, a partir de la llegada de la democracia muchas de estas congregaciones asumieron el compromiso de trabajar con las mujeres de los barrios más populosos y conflictivos los temas de las violencias, en especial las de género. En ese sentido fue dialéctico su compromiso, con la propuesta de Medellín como base y dándole vida real a un documento que significo una apuesta fundamental de verdad y signo de libertad y vida.

Cuando se lee, es evidente que el documento se ubica, podemos decir, en un tiempo atravesado, tal vez, por las ideas de la CEPAL, ese paradigmático, posible desarrollismo, que permite ver en Medellín el anuncio del posible umbral de una nueva época histórica para nuestro continente. Sin embargo ese nuevo nombre de la paz no llegara, lamentablemente, las tensiones en América Latina serán resueltas a través de un largo proceso, Golpes genocidas mediante, a la imposición de un atroz libre mercado que fue socavando las expectativas de una paz con justicia.

Por lo tanto: ¿Quiénes fueron l@s más afectados de la nueva época histórica que avecino el capitalismo en nuestro continente? Sin dudarlo, las mujeres , niños y niñas ; las más vulnerables , por la pobreza, la violencia, la falta de educación, el trabajo esclavo, las migraciones forzadas, la trata para la explotación sexual, y esa vulnerabilidad no se dio y no se da solo por las desigualdades a la hora de acceder a bienes materiales que permitan una mejor calidad de vida, sino también a la continuidad de una institución, más vieja que el capitalismo, pero que el mismo supo agiornar a las nuevos modos  institucionales, legales y culturales de dominación que se llama patriarcado. Estos modos ya no son lugares de la vida privada, es de debate público, y esto es producto de décadas de ir desandando desde el lenguaje hasta hasta los estereotipos que nos ubican en roles predeterminados culturalmente, “no tendremos un continente nuevo sin hombres, y agrego, sin mujeres nuevas”.

Por último, a cincuenta años habrá que mirar el hecho histórico, sin mitificaciones, seguramente sus protagonistas y sus estudiosos harán su balance y el porqué de su importancia, sobre todo en estas épocas de tan asumido el paradigmático final de la utopías. Lo que sí es claro, que el rol de las mujeres dentro y fuera de las instituciones ha cambiado, y la Iglesia Católica deberá tomar nota de ello.

*Cora Grevisse, Docente, Licenciada en Ciencias Políticas.

Integrante de la Red de Foros de Infancia Robada contra trata de Personas, Violencia de Género y abuso Infantil.

Miembro del Comité Óscar Romero, Buenos Aires, Argentina

http://sicsal.net/articulos2/node/856

“Dejad a los niños que vengan a mi…” Lucas 18-15-17. Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP*


CONVERSATORIO:

Cada vez más vamos escuchado sobre la marginación, y falta de inclusivad de las mujeres, en los textos de la Escritura y en la institución eclesial. Así como se desconocen el nombre de tantas mujeres precursoras en la Historia de Salvación, creo que y sin el “creo”, que las niñas y niños, tambien han sido dejados/as de lado, olvidados/as y marginados/as.

Resultado de imagen para Niños haciendo lecturas en la liturgia eucaristica.                                                                                                  Foto de Infocatólica.

Se oye decir, que cada vez hay menos jóvenes y niños, participando en las liturgias de la Iglesia. La Liturgia parece que fuera solo liturgia para los adultos. Un momento, y el papel de los monaguillos? Ok. Pero, cada vez son menos y creo que además de ir en procesión -si es que se hace- los niños/as no son solo para llevar ciriales, poner agua y vino, tocar la campanilla…

Alguien dice: “eso no es tan cierto” los niños/as, tiene su catequesis, sus grupos juveniles, se hace pastoral juvenil.

De acuerdo, eso ha existido y en el algunos sitios existe y se debe seguir haciendo y no se debe suprimir. Pero, en las celebraciones…? No pueden tomar parte, porque no se puede, y la liturgia como tal es única y exclusiva del clero ordenado.(1)

Camilo pidió, hacer la lectura del Evangelio, después de que su mamá lo hiciera. Imposible negar le que pueda participar en la Liturgia de la Eucaristía.

Samuelito Franco, en el Altar no nos estorba.

Los niños quieren participar activamente en la Eucaristía. Estos dos son hijos de mujeres en la cárcel. No seria capaz de decirles que no pueden participar plenamente en el altar.

Esta parejita de niños de Soacha, quieren hacer las lecturas. Te atreverías a decirles que no se puede. Porque “REDEMPTIONIS SACRAMENTUM
Sobre algunas cosas que se deben observar o evitar
acerca de la Santísima Eucaristía”(2) . Así lo tiene previsto?

Empoderando a los laicos. Ramiro y su hijo (el joven) participan en el altar. Les dirías que se mantengan a raya porque REDEMPTIONIS SACRAMENTUM, ya tiene concebido, lo que se puede y no se puede hacer en la Eucaristía?

Carlos Andrés, siempre ha estado preocupado de que le permitiera leer y sentirse útil en la Eucaristía. Será que le decimos que no?

Es Navidad, les acompaño celebramos y hemos consagrado todos/as en de la Comunidad presente. Juliana y Pablo así como hoy recibieron sus regalos navideños, ellos quieren entregar a papá y mamá la Sagrada Eucaristía. Les dirías que no, que no lo hagan, porque eso es un abuso y falta de respeto?

Felipe, coloca su mano sobre la mía y juntos ungimos a Camilo y al resto de los presentes, orando por la salud, y protección de todos/as. Le dirías que no se puede?

La Comunidad Eclesial de Base, presente, papá, mamá, ancianos, niños y mujeres presbiteras celebrando la Eucaristía, anunciando el Evangelio. El mensaje de Jesús no nos dejó reglas, ni fronteras: “Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura”. Marcos 16:15

Dayanita, quiere darme la bendición, ¿será que soy digna de recibir su bendición y que tampoco se puede?

Esta pequeña parece preguntar: “¿quien se atreve a decirme que no te puedo alabar, bendecir y darte a conocer ¡Oh, mi Esencia Divina!?”

Jesús, viene adelante con los niños, entre ellos con Luisito Torres, (14 años) niño acólito mártir de las Comunidades Eclesiales de Bases, participaba en los movimientos juveniles. Fue asesinado el 12 de Mayo/77,  en cuando la parroquia fue invadida por agentes de seguridad, en El Salvador.

 

“Dejad a los niños que vengan a mi…” Lucas 18-15-17

Cada celebración eucarística, intergeneracional, intereligiosa, no puede perder su dimensión pastoral y catequetica: “Este es mi cuerpo que está siendo entregado por ustedes, hagan esto en memoria mía.” Lucas 22:19. En este mandato o sugerencia de Jesús: “HAGAN” nadie ha quedado excluido, el compromiso es de todas/os.

*Presbitera católica romana.


Bibliografía:

  1. http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/ccdds/documents/rc_con_ccdds_doc_20040423_redemptionis-sacramentum_sp.html

2) https://www.aciprensa.com/noticias/sepa-lo-que-debe-y-no-debe-hacerse-en-               la-celebracion-de-la-misa

Con el Papa Francisco termina la Iglesia solo occidental y comienza la Iglesia universal


23/03/2018

Han pasado ya cinco años del papado de Francisco, obispo de Roma y Papa de la Iglesia universal. Muchos han hecho balances minuciosos y brillantes sobre esta nueva primavera que ha irrumpido en la Iglesia. Por mi parte enfatizo solo algunos puntos que interesan a nuestra real.

El primero es la revolución hecha en la figura del papado, vivida en persona por él mismo. Ya no es el Papa imperial con todos los símbolos heredados de los emperadores romanos. Francisco se presenta como simple persona, como quien viene del pueblo. Sus primeras palabras de saludo fueron decir a los fieles “buona sera”: buenas noches. A continuación, se presentó como obispo de Roma, llamado a dirigir en el amor a la Iglesia que está en el mundo entero. Antes de dar él la bendición oficial, pidió al pueblo que lo bendijese. Se fue a vivir no a un palacio –lo que habría hecho llorar a Francisco de Asís– sino a una casa de huéspedes. Y come allí con ellos.

El segundo punto importante es anunciar el evangelio como alegría, como superabundancia de sentido de vivir y menos como doctrina de los catecismos. No se trata de llevar a Cristo al mundo secularizado, sino de descubrir su presencia en él por la sed de espiritualidad que se nota en todas partes.

El tercer punto es colocar en el centro de su actividad tres polos: el encuentro con Cristo vivo, el amor apasionado por los pobres y el cuidado de la Madre Tierra. El centro es Cristo, no el Papa. El encuentro vivo con Cristo tiene primacía sobre la doctrina.

En vez de la ley anuncia incansablemente la misericordia y la revolución de la ternura, como lo dijo a los obispos brasileros en el viaje a nuestro país.

El amor a los pobres lo expresó en su primera intervención oficial: “cómo me gustaría que la Iglesia fuese la Iglesia de los pobres”. Fue al encuentro de los refugiados que llegan a la isla de Lampedusa en el sur de Italia. Allí dijo palabras duras contra cierto tipo de civilización moderna que ha perdido el sentido de la solidaridad y ya no sabe llorar sobre el sufrimiento de sus semejantes.

Suscitó la alarma ecológica con su encíclica Laudato Si: sobre el cuidado de la Casa Común (2015), dirigida a toda la humanidad. Muestra clara conciencia de los peligros que corren el sistema-vida y el sistema-Tierra. Por eso expande el discurso ecológico más allá del ambientalismo. Dice enfáticamente que debemos hacer una revolución ecológica global (n.5). La ecología es integral y no solo verde, pues involucra a la sociedad, la política, la cultura, la educación, la vida cotidiana y la espiritualidad. Une el grito de los pobres con el grito de la Tierra (n. 49). Nos invita a sentir como nuestro el dolor de la naturaleza, pues todos estamos interligados y envueltos en un tejido de relaciones. Nos pide «alimentar una pasión por el cuidado del mundo… una mística que nos anime, unos móviles interiores que impulsan, motivan, alientan y dan sentido a la acción personal y comunitaria» (n. 216).

El cuarto punto significativo ha sido presentar a la Iglesia no como un castillo cerrado y cercado de enemigos, sino como un hospital de campaña que acoge a todos sin reparar en su extracción de clase, de color o de religión. Una Iglesia en permanente salida hacia los otros, especialmente hacia las periferias existenciales que abundan en todo el mundo. Ella debe servir de aliento, infundir esperanza y mostrar a un Cristo que vino a enseñarnos a vivir como hermanos y hermanas, en el amor, la igualdad, la justicia, abiertos al Padre que tiene características de Madre de misericordia y de bondad.

Por último, muestra clara conciencia de que el evangelio se opone a las potencias de este mundo que acumulan absurdamente, dejando en la miseria a gran parte de la humanidad. Vivimos bajo un sistema que coloca el dinero en el centro, que es asesino de los pobres y depredador de los bienes y servicios de la naturaleza. Contra ellos tiene las palabras más duras. Dialoga con todas las tradiciones religiosas y espirituales. En el lavatorio de los pies del Jueves Santo estaba una niña musulmana.
Quiere a las Iglesias, con sus diferencias, unidas en el servicio al mundo, especialmente a los más desamparados. Es el verdadero ecumenismo de misión.

Con este Papa que “viene del fin del mundo” se cierra una Iglesia solo occidental y comienza una Iglesia universal, adecuada a la fase planetaria de la humanidad, llamada a encarnarse en las distintas culturas y construir ahí un nuevo rostro a partir de la riqueza inagotable del evangelio.

Leonardo Boff es teólogo, filósofo y ha escrito Francisco de Asís-Francisco de Roma, la irrupción de la primavera, Mar de Ideias, Río 2013.

Traducción de Mª José Gavito Milano

https://leonardoboff.wordpress.com/2018/03/23/con-el-papa-francisco-termina-la-iglesia-solo-occidental-y-comienza-la-iglesia-universal/

“Hay que liberar a las mujeres de las miradas de sospecha en la iglesia y la sociedad”


Natalia Perio, Mirian Cortés, Teresa Compte y Clara Pardo, moderadas por Fernando Prado.

Toda la Iglesia tiene que ser feminista, los hombres también. Jesucristo fue el primer feminista de la Historia

(Jesús Bastante).- No podría haber mejor arranque para el Día de la Mujer Trabajadora. Cuatro de las mujeres más relevantes en la Iglesia española conversaron anoche en la Fundación Pablo VI, sobre su papel en la sociedad y la Iglesia, la igualdad, la violencia de género, la brecha salarial o los prejuicios. Mirian Cortés, rectora de la Upsa; Natalia Peiro, secretaria general de Cáritas; Clara Pardo, presidenta de Manos Unidas; y la profesora Mª Teresa Compte.

Como marco, la presentación de ‘Diez cosas que el Papa Francisco pide a las mujeres’, escrito por Compte (con prólogo de Bergoglio) y editado por Publicaciones Claretianas. Su editor, Fernando Prado, ejerció como moderador. “Hay que liberar a las mujeres de las miradas de sospecha en la Iglesia y la sociedad“, fue el punto de partida para una jugosa conversación. Se echó de menos la presencia de algún obispo… o tal vez no. Tal vez era el momento de demostrar que los laicos, mujeres y hombres (éramos muchos, también, en la sala), también pueden pensar y construir Iglesia.

“Es falso que el pecado entrara al mundo por la mujer“, destacó la autora, quien denunció “voluntades intencionadas para no explicar bien el Magisterio”. Algo que, en su opinión, “se ha hecho cultura, y ha generado una mentalidad”.

Por su parte, la rectora de la Upsa defendió que “se está haciendo mucho por la igualdad”, pero que “es muy difícil avanzar, han muchos muros por derribar”. Para Mirian Cortés, “estamos llenos de buenas intenciones, pero la puesta en práctica es difícil”. Ella bien lo sabe: es una de las pocas mujeres rectora de una universidad en España. “En la Iglesia no es diferente, porque la Iglesia forma parte de una sociedad, vive en el mundo y es deudora de su tiempo”.

Clara Pardo, presidenta de Manos Unidas, quiso subrayar que “España es un lujo comparado con otros países”, aunque la igualdad, aún, sea una quimera. “Siempre llega un momento en el que una mujer tiene que renunciar, y eso no es tolerable”.

Para Teresa Compte, esa ‘renuncia’ es otra de las cadenas que hay que romper. “La dignidad de la mujer no reside en su maternidad ni esponsalidad, sino en su ser mujer, pero seguimos empeñados, desde el mundo eclesial, en enjuiciar a las mujeres que quieres vivir su maternidad como si los hombres no existieran“.

“No os olvidéis que hay muchas mujeres a las que ni siquiera preguntan si van a tener hijos, si los tienen o si los han dejado en otro país”, terció Natalia Peiro, secretaria general de Cáritas. Son las mujeres inmigrantes, que “también son madres”, y a las que la brecha laboral les afecta doblemente.

“La pobreza y la violencia en el mundo tienen rostro de mujer“, añadió, abogando por “construir una cultura de la reciprocidad”, y una lucha conjunta contra “la lacra inexcusable de la prostitución y de la trata”.

Como señala Manos Unidas en su manifiesto de hoy, y recalcó Clara Pardo, “la pobreza, la desilusión, el hambre, la violencia… tienen rostro de mujer”.

En lo tocante a la violencia contra la mujer, Teresa Compte subrayó que “no puede ser un asunto privado, es algo público, nos afecta a todos, es una lesión de derechos, altera la convivencia”, algo en lo que coincidieron las cuatro.

¿Y dentro de la Iglesia? Casi todas las intervinientes fueron muy críticas. Con el trasfondo de la ‘huelga feminista’ de hoy y las críticas recibidas por parte de algunos obispos, Teresa Compte advirtió que la Iglesia “hemos dialogado con todo el mundo, hemos sido capaces de romper muchas barreras, de reconciliarnos con las libertades modernas… excepto con los ‘feminismos’. Ya va siendo hora de hacerlo“.

“¿Dónde están hoy las mujeres? Hay una historia de encuentro. Hay cuestiones en las que no vamos a poner de acuerdo, y nos sentamos a hablar con muchos hombres que son abortistas. Pero cuando nos sentamos con ellas es lo primero que pensamos“, denunció. “Hay temas sobre los que tenemos que hablar: la prostitución, la explotación sexual, la trata, la dignidad… Si nuestra apuesta es la dignidad, pues trabajemos por la dignidad. Y aquello en lo que no nos vamos a poner de acuerdo, pues no nos pondremos. Pero hay que hablar”.

Natalia, de Cáritas, la respaldó. “Estamos llamados a encontrarnos con el feminismo, con hombres y mujeres., y caminar hacia una solución mejor”. Al tiempo, incidió en la necesidad d euna mayor presencia de mujeres “en la tarea de reflexión y construcción teológica”.

Muy dura fue la rectora de la Upsa. “Toda la Iglesia tiene que ser feminista, los hombres también.Todos tenemos que ser feministas, entendido como defensa de los derechos y de la igualdad”, más allá de la doctrina o el Derecho Canónico. “Pero es que para el Derecho Canónico no hay más que una clase de fieles, el pueblo de Dios, el bautismo nos une a todos”.

“Jesucristo fue el primer feminista de la Historia“, espetó Mirian Cortés, quien denunció la “desconfianza hacia la mujer” en la institución. “La Iglesia tiene que trabajar en eso. En la Iglesia, el único límite que tiene la mujer es el sacramento del orden. Quitando el orden del sacerdocio…. el problema de la mujer en la Iglesia, es tan inmenso, tan preocupante… El sacerdocio no nos va a hacer a las mujeres iguales. Hemos sido bautizadas, somos iguales“, clamó.

María es más importante que los obispos. ¿Quién puede pensar que una mujer es inferior, o que el papel de María haya sido menor que el de los apóstoles?”, añadió la rectora. “La sociedad, y también la Iglesia, necesitan el genio de la mujer, la sociedad no puede avanzar sin ellas”, culminó.

http://www.periodistadigital.com/religion/libros/2018/03/08/hay-que-liberar-a-las-mujeres-de-las-miradas-de-sospecha-en-la-iglesia-y-la-sociedad-religion-iglesia-dia-mujer-libros-claretianas-peiro-pardo-cortes-compte.sh

“Yo, mujer, creyente, me sumo al 8-M”


Silvia Martínez Cano y Amparo Sánchez, con la huelga feministaRD

Cada vez que alguien que quiere defender a la mujer dice que el Islam nos margina, lo que hace es reforzar el discurso del opresor. Hay que desmontar ese discurso, no reforzarlo

(Jesús Bastante).- Son mujeres, creyentes, líderes en sus comunidades. Una, Silvia Martínez Cano, católica, presidenta de la Asociación de Teólogas españolas. Otra, Amparo Sánchez, musulmana, dirige la Plataforma contra la Islamofobia. Las dos harán huelga este jueves, y aportan las razones que, desde la fe, pero también desde su compromiso ciudadano, las llevan a tomar esta decisión.

Yo apoyo totalmente la huelga. Voy a estar, van a estar mi hija y mi nieta“, apunta Amparo Sánchez. Para los que no la conozcan, toda una vida luchando por la igualdad. En todas las concentraciones y manifestaciones. Y, pese a los prejuicios y la falta de información, con el velo puesto. “Como mujer hay que estar, evidentemente. Pero es que el tema de la justicia social es algo fundamental en el Islam”, nos cuenta.

Cualquier injusticia social es contraria a la hermandad y la fraternidad“, subraya Amparo, quien sostiene que “el Islam y las demás religiones tienen que ser conscientes de que somos más de la mitad de los seres humanos”. “El Corán insiste mucho en que tenemos que ser aliados y compañeros, hombres y mujeres“, recalca.

Le preguntamos si esta visión no choca con la realidad que padecen millones de mujeres, en países de mayoría islámica, donde son tratadas como despojos humanos. Amparo pide “apartarse de lecturas y posturas culturales, que están marcadas por pensamientos patriarcales y machistas, que hay que erradicar”, pues “cuando buceas en los libros sagrados te das cunta de que eso no tiene fundamento”.

“Hay gente que cree que la religión predica la desigualdad, pero eso son interpretaciones machistas, hechas por hombres, de unos textos sagrados mal traducidos o sacados fuera de contexto”, denuncia. “Yo soy una española musulmana, somos muchas. Ser musulmana no me convierte en saudí o afgana“, recalca, para denunciar que el gran problema en esos países es “de una cultura patriarcal, que hace decir a la religión lo que el Islam no dice”.

“Abramos los ojos: lo que dicen las leyes de los países es una cosa, lo que dicen los textos sagrados es otra, y lo que dicen algunos señores que dice el Corán es otra”, sostiene Amparo Sáanchez, que pide a los musulmanes “que estudien”, y a lo son musulmanes, “que no den la razón a los opresores sin saber”, porque “cada vez que alguien que quiere defender a la mujer dice que el Islam nos margina, lo que hace es reforzar el discurso del opresor. Hay que desmontar ese discurso, no reforzarlo”, expone.

No a la manipulación, no a la justificación religiosa del machismo“, clama esta mujer, que “ya iba a las manifestaciones del 8-M cuando estaban prohibidas”. Más allá del folclore o de lo ‘políticamente correcto’, Amparo subraya la importancia de “ver que no estás sola. Y después, que creas conciencia: yo he ido con mis hijos, y ellos han vivido esa lucha por la igualdad con su madre”.

Aun así, “eso solo no vale. No puedes ir a la manifestación y ya está. Es necesrio una concienciación diaria, de todos los días”, concluye.

“Celebrar la huelga tiene su sentido, porque es una reivindicación justa, que tiene que ver con la justicia social. Y eso es justicia evangélica. Si un cristiano se pone al lado del que no cuenta, tiene que ponerse al lado de las mujeres, que vivimos situaciones de minoría de edad, discriminación laboral, abusos…” Silvia Martínez Cano es teóloga, profesora en Comillas y actualmente preside la Asociación de Teólogas Españolas (ATE).

Este jueves, Silvia, que es profesora, hará huelga “en casi todas mis clases y, en las que no pueda van a estar reorientadas a este día, a las mujeres, a la discriminación, a la igualdad”. Para la teóloga católica, “vivimos un sistema que invisibiliza a las mujeres“, en la sociedad, y también en la Iglesia.

La prueba son las declaraciones del cardenal de Madrid, Carlos Osoro, defendiendo a las mujeres que quieran movilizarse. “Debería haber más declaraciones como las de Osoro. La Iglesia debería tener un papel transformador en la sociedad“, subraya, pidiendo a los católicos (y a las católicas) “cuidar de la Iglesia en este campo, es fundamental. La del jueves es una llamada a la participación y a la transformación social”.

Como ATE, “nos vamos a posicionar”. “Hemos hecho un escrito -que RD publicará mañana- con algunos puntos que nos parecen fundamentales, desde el enfoque eclesial, que tendrían que hacernos reflexionar, no solo en la teoría, sino en la praxis eclesial. La idea es que esto se difunda y haya cierta reflexión”.

Para Silvia Martínez Cano, es esencial descubrir “de qué manera la presencia de las mujeres debe puede contribuir al crecimiento”. La clave, en su opinión “está en lo cotidiano” en romper esas barreras del micromachismo, esos reductos patriarcales heredados de la educación. “Cómo nos planteamos la igualdad en el lugar de trabajo, en las relaciones, en las decisiones que tomamos“.

En este sentido, aboga por “un equilibrio y transformaciones pequeñas que pueden transformar la estructura de la sociedad, que sigue siendo machista. No sólo la Iglesia: en la sociedad tenemos estructuras muy jerárquicas, muy machistas”. Para ello, “es precisa una reeducación, pero no sólo de los hombres, sino también de las mujeres, del conjunto de la sociedad”.

También, a la hora de hablar de Iglesia. Para lo bueno, y para lo malo. “También es un prejuicio que la visión de la Iglesia esté centrada en lo que diga la jerarquía. Y hay que recordar que, en determinados momentos de la historia, han sido mujeres creyentes las que han hecho un importante trabajo por el feminismo. En el siglo XVII, por ejemplo, fue a través de la lectura de mujeres que leyeron la Biblia, y los textos les hicieron preguntarse por qué si todos somos hijos e hijas de Dios, no se cumplía en la vida social. Y a partir de ahí comenzamos a avanzar”.

Pese a todo, Silvia ve el futuro “con esperanza”. Ahora tenemos algo que decir, siendo conscientes de que la Iglesia no es perfecta, y que forma parte de esa sociedad machista. Tenemos que abordar un aprendizaje para la Iglesia”. Con todo, la clave sigue siendo la misma: “La justicia, que tanto defiende el Evangelio. La clave es la justicia, para que todos los seres humanos podamos vivir juntos, e iguales“.

 http://www.periodistadigital.com/religion/espana/2018/03/07/yo-mujer-creyente-me-sumo-al-8-m-religion-iglesia-huelga-feminista-igualdad-islam-catolica-musulmana-silvia-martinez

COLOMBIA.EL MARTIRIO: TERESITA RAMIREZ, RELIGIOSA DE LA COMPAÑIA DE MARÍA, ODN.


Hna. Teresita Ramirez. ODN. Mártir, víctima de la violencia en Colombia.

 

El 28 de febrero de 1989, la Compañía de María celebró los 90 años de su presencia en Medellín. Para la ocasión se había preparado una celebración en familia. Las Hermanas de Cristales de desplazar a Medellín para compartir ese momento de Acción de Gracias al Señor. Teresita regreso el lunes 27 para no dejar a los alumnos del Liceo sin clase.

En la mañana del 28 de febrero, llegó un Cristales un campero Toyota, último modelo, de placas LC8031, con cinco hombres jóvenes a bordo, vestidos de civil, quienes ingirieron bebidas y preguntaron por el Párroco y la religiosa responsable de expedir las partidas de Bautismo. Ellos no se encontraban. Entonces, tres se entraron al carro y dos se dirigieron al Liceo donde preguntaron por la Rectora. Ante la negativa, replicaron: “Hay de las Hermanas?” Los condujeron entonces hasta el salón donde Teresita dictaba clases.

Teresita dialogó unos minutos con sus victimarios y, al parecer, le pidieron que anotara algo. Ella entró un momento al salón para traer una hoja de papel y se entregó a los lados, cada uno a un lado de la puerta del salón. Cuando ella volvió a cruzar la puerta, le dispararon a quemarropa. Eran las 11.20am. En ese mismo momento, en Medellín, se llega al ofertorio de esa semana que se vende en los 90 años de la presencia de la Compañía allí.

Teresita fue llevado agonizante hacia el Hospital de San Roque, pero en el camino falleció.



 “Hoy tu nombre, Tere, nos sabe a justicia, nos sabe a esperanza…! 
Pasaste tu vida entre sonrisas, brindando confianza y seguridad, tocando las manos tendidas sin distingo alguno, enseñándonos con esto que todos somos importantes y por encima de tus defectos y errores como persona, supiste darte a los demás con tus valores y cualidades”
“ Hna. Teresita Ramírez,  un signo del amor misericordioso de Dios Padre; un testimonio de lo que significa e implica seguir a Jesús hoy en Colombia; un estímulo para superar el miedo y renovar nuestra decisión de cumplir  la voluntad de Dios, que en este momento nos exige luchar decididamente por la justicia, por la vida, por la dignidad  humana” . 

Remitido al correo electrónico

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: