ESPAÑA-COLOMBIA. EN MEMORIA DE GLORIA FUERTES EN EL CENTENARIO DE SU NATALICIO


 

Remitido al correo electrónico
Me parece muy bien y necesaria la reivindicación de Gloria Fuertes en el año de su centenario… pero creo que es justo reconocer que sí se está haciendo una campaña conmemorativa por parte de diversas instituciones: Ayuntamiento de Madrid (Una exposición, programación teatral en uno de sus teatros municipales y previsión de programación en sus “Veranos de la Villa”, talleres literarios e infantiles sobre su obra…), Biblioteca Nacional de España (una exposición en su sede del Paseo de Recoletos), Universidad Complutense (Monográfico en sus Cursos de Verano de El Escorial). También desde el ámbito privado se han presentado varias reediciones de sus obras en editoriales importantes así como estudios sobre ella, hay una sala alternativa presentando programación de una obra suya y además se anuncian otras actividades generadas desde su propia Fundación (como visitas guiadas por el Barrio donde vivió).

La repercusión de su Centenario en medios de comunicación, en los meses que llevamos de 2017, ha sido infinitamente mayor que en la celebración de otros centenarios recientes con figuras de trascendental importancia en nuestra historia literaria reciente… empezando por el de Buero Vallejo que el año pasado pasó sin pena ni gloria .

Remitido al e-mail

CARTA EN SOLIDARIDAD ABIERTA PARA MONSEÑOR DARIO MONSALVE.


Medellín, febrero 17 de 2017

 

Sr. Obispo

DARÍO DE JESÚS MONSALVE

Arquidiócesis de Cali

 

 

Muy querido Darío,

Los firmantes de esta carta nos sabemos cercanos a vos por múltiples lazos, sobre todo por lazos de afecto y de sintonías pastorales. Creímos bueno y conveniente, a estas alturas del compromiso, prescindir de títulos que a menudo borran el hilo sutil y maravilloso de la hermandad y las sintonías espirituales.

Desde hace tiempo seguimos los pasos de tu compromiso pastoral con las comunidades que acompañas y presides desde la fe. En ese estilo tuyo de ser hermano mayor en la fe y en el servicio a los más pobres y victimizados por el sistema de oprobio y exclusión, comulgamos enteramente con vos. Empezamos a intuir desde hace años que iba a pasar lo que te viene pasando, ataques frontales, mofas, persecuciones, calumnias y amenazas contra tu integridad y contra tu vida. Los pastores de la iglesia católica les son útiles y convenientes y tienen reconocimiento público y en cuotas de poder cuando, traicionando la fontal opción evangélica, bendicen sus armas y legitiman sus estrategias. Pero cuando se ponen, como vos lo estás haciendo, del lado del pueblo eternamente victimizado y humillado, ese mismo sistema los lleva a la hoguera en carros que explotan, en aviones que se siniestran, en inexplicables accidentes, en desapariciones o, sencillamente, en el mínimo costo de una bala y la mala conciencia de un sicario. Confesamos, sin embargo, que nunca creímos que llegaran los capataces y corifeos de la ideología de exclusión y privilegios, a eliminar ante los ojos del pastor a un feligrés, a un hermano de todos. Y pasó! Son capaces de cualquier cosa, todos los métodos les son lícitos para mantenerse parapetados en su poder hegemónico.

Estamos con vos, querido Darío, en esta nueva requisitoria mediática que te montan. Requisitoria a juicio y a condena. Condena sin argumentos, picota pública sin derecho a la defensa, juicio sumario. Queremos ser una presencia afectuosa y cercana que, tal vez y ojalá, te servirá de alivio y recuperación de la grande energía espiritual y anímica que tu compromiso profético requiere.

Tal vez recuerdes nuestros nombres. Tal vez no, eso no es lo esencial en este abrazo. Importan el abrazo mismo, la sintonía espiritual, afectiva y pastoral. Desde hace más de un año estamos en el proceso de construcción de un capítulo de Pax Christi en Medellín, para ayudar en la construcción de nuevos escenarios de paz, para hacer una protección efectiva y oportuna de los derechos y la vida de los procesos populares y de las personas que los animan.

En el abrazo de Blanca te llegue el nuestro,

Gabriel Díaz, sacerdote, desde el Monasterio del Viento en El Retiro

Nora Londoño, ambientalista, desde Cantos de Agua en El Retiro

Ancízar Cadavid, sacerdote en periferia, desde el Retiro de San Damián en La Estrella

Leila Betancur, misionera de Usemi, desde Quibdó

Elvia Vallejo y Luis Carlos Bernal, amigos de Jesús, desde Copacabana

Olga Lucía Álvarez, obispa del Movimiento Internacional de Mujeres Presbíteras, desde Envigado

Sol Ángela Hoyos, Movimiento franciscano por la Paz, desde Envigado

Margaret Buslay, Pax Christi Düsseldorf, desde Alemania.

 

Remitido al e-mail

Dorothy Day, Thomas Merton, MLK y Francisco: modelos de la buena ciudadanía


Francisco se dirige a una reunión conjunta del Congreso de Estados Unidos como el vicepresidente Joe Biden (izquierda) y el Presidente de la Cámara, John Boehner, en mirar en la Cámara de Representantes Cámara en el Capitolio en Washington el 24 de septiembre de 2015. (SNC foto / Paul Haring) Francisco se dirige a una reunión conjunta del Congreso de Estados Unidos como el vicepresidente Joe Biden (izquierda) y el Presidente de la Cámara, John Boehner, en mirar en la Cámara de Representantes Cámara en el Capitolio en Washington el 24 de septiembre de 2015. (SNC foto / Paul Haring) 

Todos sabemos lo bueno que la ciudadanía, la participación ciudadana y la preocupación por el bien común son importantes y necesarios para la sociedad. La ciudadanía ha sido frente y al centro en las noticias durante los últimos años y especialmente en los últimos meses. Oímos mucho acerca de la ciudadanía, las fronteras, las paredes y los pasaportes. Sabemos de personas que huyen de los países opresores, empobrecidos en el Oriente Medio, África y otros lugares, y restos de naufragios y muertes horribles en los puertos marítimos del Mediterráneo. Hablamos de las fronteras cerradas y las deportaciones llenar informativos de televisión. Los líderes mundiales suenan alarmas sobre el terrorismo e insistir en que los no ciudadanos deben ser expulsados ​​o impedidos de entrar en sus países. Los líderes construyen muros en lugar de puentes que monten. Mientras tanto, la crisis de refugiados en todo el mundo trae historias impactantes de la ciudadanía se desea, la justicia anhelada y el sueño de libertad. grito Francisco ‘, resonando sobre la bahía mediterránea de Lampedusa, en 2013 y en un sinnúmero de otros lugares alrededor del mundo, resuena en nuestros oídos: “Hemos caído en una globalización de la indiferencia.”

¿Cuáles son los deberes y obligaciones de un buen ciudadano? Lo que tiene el Papa jesuita enseñó al mundo acerca de la ciudadanía en los últimos cuatro años? En primer lugar, nos recuerda que en esta tierra, no tenemos una ciudad permanente. Siempre vamos a ser forasteros, extranjeros y peregrinos que pasan a través de camino a la nueva Jerusalén. Siempre seremos una cierta sensación de incomodidad, de mal-estar, ya que nos damos cuenta de que simplemente no encajan en muchos de los caminos del mundo. Francisco nos enseña también que la ciudadanía celestial no elimina nuestras responsabilidades, deberes y obligaciones durante nuestra estancia en la tierra. ¿No es esto lo que el presidente John F. Kennedy tenía en mente cuando dijo durante su discurso inaugural 1961, Con una buena conciencia nuestra única recompensa segura, con la historia como juez supremo de nuestros actos, nos dejó ir adelante … pidiendo a sus bendición y su ayuda, pero sabiendo que aquí en la tierra, el trabajo de Dios en verdad debe ser nuestro propio “?

En los últimos cuatro años, Francisco ha provisto para nosotros tres buenos manuales para ayudarnos a vivir como buenos ciudadanos en la tierra, mientras nos preparamos para entrar en la Patria. Sabemos que esas guías o manuales por sus títulos: “. Evangelii Gaudium”, “Laudato de Si ‘” y “Amoris Laetitia” “Evangelii Gaudium” es el libro de jugadas de cómo vivimos en nosotros la tierra que ofrece un marco para relacionarse con Dios y para unos a los otros y nos enseña acerca de las prioridades. “Si Laudato ‘” ( “en el cuidado de nuestro hogar común”) se trata de la casa que Dios nos ha dado: la tierra y sus riquezas y recursos. Somos responsables de esta casa. “Amoris Laetitia” nos ofrece un libro de jugadas importantes en nuestras relaciones con los otros mientras que viven en ese hogar.

Francisco nos ha recordado una y otra vez que no se puede retirar en nuestros capullos de protección e ignorar lo que está sucediendo a nuestro alrededor.

Debemos preguntarnos si hemos tomado en serio la cuestión de la perforación de Francisco en “Laudato Si ‘”: “¿Qué clase de mundo queremos dejar a los que vienen después de nosotros, a los niños que ahora están creciendo” (n . 160). Esta pregunta no tiene que ver con el medio ambiente por sí solo y no puede ser abordado por partes. Nos lleva a reflexionar sobre el sentido de la existencia y de sus valores en la base de la vida social: “¿Cuál es el propósito de nuestra vida en este mundo? ¿Cuál es el objetivo de nuestro trabajo y todos nuestros esfuerzos? ¿Qué necesidad tiene el mundo tiene de nosotros? “A menos que luchamos con estas preguntas, no vamos a ser buenos ciudadanos.

Francisco nos ha recordado una y otra vez que no se puede retirar en nuestros capullos de protección e ignorar lo que está sucediendo a nuestro alrededor. El pontífice argentino nos enseñó la fuerza que ahora, más que nunca, es necesario “una iglesia que es de nuevo capaz de restaurar la ciudadanía a muchos de sus hijos que caminan como si estuvieran en éxodo.” Ciudadanía cristiana es ante todo el resultado de la misericordia de Dios . El Papa quiere que la iglesia sea un instrumento de reconciliación y de bienvenida, una iglesia capaz de corazones se calientan, una iglesia que no se inclinó sobre ella, sino buscando siempre los de la periferia y los que están perdidos, una iglesia capaz de personas que conducen el hogar .

¿Cómo no recordar la dirección de agitación que el primer papa del Sur Global entregado a la sesión especial conjunta del Congreso de Estados Unidos el 24 de septiembre 2015? Fue un momento eléctrico y una lección fascinante en la buena ciudadanía. En ensalzar las virtudes y cualidades valientes del pueblo estadounidense, Francis se concentró en cuatro ciudadanos americanos que encarnan lo mejor de la cultura y la historia de Estados Unidos: Abraham Lincoln, Martin Luther King Jr., Dorothy Day y Thomas Merton. Lincoln, de acuerdo con Francis, era “el guardián de la libertad, los que trabajaron incansablemente que” esta nación, bajo Dios, [puede] tendrá un nuevo nacimiento de la libertad. ” La construcción de un futuro de libertad requiere amor del bien común y la cooperación en un espíritu de subsidiariedad y la solidaridad “.

El presidente estadounidense Lyndon B. Johnson y el Rev. Martin Luther King Jr. se representan en este 1966 foto
El presidente estadounidense Lyndon B. Johnson y el Rev. Martin Luther King Jr. se representan en este 1966 foto

El Dr. Martin Luther King Jr. encarna la “necesidad imperiosa de vivir como una sola, con el fin de construir como uno el mayor bien común: la de una comunidad que sacrifica los intereses particulares con el fin de compartir, en la justicia y la paz, sus bienes, su intereses, su vida social. Sueños que conducen a la acción, a la participación, al compromiso. Sueños que despiertan lo que es más profundo y verdadero en la vida de un pueblo “.

Para sorpresa de muchos, el Papa habló de Dorothy Day, fundadora del Movimiento del Trabajador Católico. De esta gran mujer dijo: “Su activismo social, su pasión por la justicia y por la causa de los oprimidos, fueron inspirados por el Evangelio, su fe, y el ejemplo de los santos.”

Y para completar el cuarteto de héroes, Francisco ofreció Thomas Merton a la potente y poderoso se reunieron por la mañana en el Capitolio. Para Francisco, Merton “sigue siendo una fuente de inspiración espiritual y una guía para muchas personas. … Merton era ante todo un hombre de oración, un pensador que desafió a las certezas de su época y abrió nuevos horizontes para las almas y para la Iglesia. También era un hombre de diálogo, un promotor de la paz entre los pueblos y las religiones “.

Francis continuó, “Tres hijos y una hija de esta tierra, cuatro personas y cuatro sueños: Lincoln, a la libertad; Martin Luther King, la libertad en la pluralidad y la no exclusión; Dorothy Day, la justicia social y los derechos de las personas; y Thomas Merton, la capacidad de diálogo y de apertura a Dios. Cuatro representantes del pueblo estadounidense “.

Este fue Francisco de “Tengo un sueño” a los líderes de una poderosa nación del mundo que ahora está dividido por las tensiones políticas e ideológicas. Es bueno recordar sus palabras proféticas de ese discurso que debe sonar de nuevo todo Estados Unidos y en todo el mundo como recordamos los primeros cuatro años de la visión y el liderazgo de un gran hombre:

Todos somos muy conscientes de, y profundamente preocupada por la situación social y política perturbadora del mundo de hoy. Nuestro mundo es cada vez más un lugar de conflicto violento, odio y atrocidades brutales, cometida incluso en el nombre de Dios y de la religión. … El mundo contemporáneo, con sus heridas abiertas que afectan a muchos de nuestros hermanos y hermanas, exige que nos enfrentamos cada forma de polarización que dividirlo en estos dos campos. Sabemos que en el intento de ser liberado del enemigo sin, podemos sentir la tentación de alimentar al enemigo interno. Para imitar el odio y la violencia de los tiranos y asesinos es la mejor manera de tomar su lugar. Esto es algo que, como pueblo, rechaza.

Oremos para que podamos prestar atención a la clase de Francisco en la buena ciudadanía e imitar las vidas que se lo pone para el mundo en esa mañana de septiembre en 2015. Fue un momento brillante de los últimos cuatro años de su ministerio petrino. Tenemos mucho que aprender de la vida de Abraham Lincoln, Martin Luther King, Dorothy Day, Thomas Merton y Jorge Mario Bergoglio. Ellos son los modelos de ley de la buena ciudadanía y nos ofrecen las hojas de ruta de confianza a lo largo de nuestro viaje hacia la Jerusalén celeste.

Testimonio de uno de los asesinos del padre Rutilio Grande


Carlos Santos | Viernes, 20 Marzo 2015

Testimonio de uno de los asesinos del padre Rutilio Grande

Uno de los asesinos del padre Rutilio Grande, confiesa su participación directa en el asesinato; un ex Guardia Nacional (GN), que falleció en Estados Unidos

Un 12 de marzo de 1977, fue asesinado el padre jesuita Rutilio Grande García, a la edad de 49 años, en el sector conocido en la actualidad como “Las tres cruces” en la carretera que conduce a la ciudad de El Paisnal.

Mientras se conducía en su automóvil Volkswagen Safari blanco, junto a Manuel Solórzano, de 70 años, y Nelson Rutilio Lemus, de 16, una unidad de la GN los emboscó, ametrallándolos en la carretera, sus cuerpos presentaban muchos orificios de bala de diferentes calibres.

 

 

 

 

 

El trabajo del sacerdote Rutilio Grande, se caracterizó por defender a los más desposeídos y denunciar los atropellos cometidos por las autoridades, desde su parroquia de Aguilares, en el departamento de San Salvador El padre Grande, creó las Comunidades Eclesiales de Base (CEB), originando reacción adversa de parte de los terratenientes de la zona, que lo calificaron como un agitador comunista. El sacerdote Rutilio Grande, es considerado como el primer mártir de la Iglesia salvadoreña.

En la ciudad de Los Ángeles, California, pudimos entrevistar a Julio Sánchez -quien estuvo de acuerdo en usar su nombre verdadero-, emigrante salvadoreño quien fuera miembro de la GN, y ex miembro de la S2 (Sección de Inteligencia) del mismo cuerpo represivo desde mediados de los años 70. Julio accedió por primera vez a hablar sobre su participación en el asesinato del sacerdote Rutilio Grande y sus dos acompañantes.

En una visita a la ciudad de Los Ángeles, conocí a Julio Sánchez, fortuitamente. Unos amigos me habían invitado a una boda y Julio se encontraba borracho y no paraba de llorar contando su participación en el crimen del sacerdote Rutilio Grande. Me impactó sobremanera la información verídica que manejaba sobre el asesinato, establecí un vínculo amistoso con Julio Sánchez para investigar su participación en dicho crimen.

De regreso a El Salvador, pude constatar que efectivamente Julio había participado en la guardia nacional y perteneció a los escuadrones de la muerte.

La entrevista se realizó dos años después de nuestro primer encuentro, debido a que Julio comenzó a deteriorarse físicamente, en ese tiempo fue diagnosticado con la enfermedad de Parkinson, además de padecer de diabetes y había sufrido un derrame cerebral que le había paralizado la mitad del cuerpo.

Julio mantenía que buscaba relatar los hechos tal y como eran, para demostrar que no únicamente él era culpable, y así buscar un poco de alivio a su alma atormentada, según me confesó.

La entrevista inconclusa desde los EEUU

-Voy hablar por primera vez para que la gente sepa como fueron las cosas-me afirma con un dejo de tristeza.

-¿De dónde eres originario?

-Oratorio de Concepción, del departamento de Cuscatlán -responde lacónicamente.

Precisamente en este lugar los habitantes que sobrevivieron a la guerra, recuerdan a Julio Sánchez, como un miembro de los Escuadrones de la Muerte, desalmado y que perseguía y asesinaba sin piedad a los señalados como comunitas. Varias familias enteras fueron asesinadas y sus cuerpos exhibidos públicamente por los miembros de la guardia nacional, en la unidad que comandaba Julio Sánchez, afirmaron varios testigos.

-¿Participaste directamente en el asesinato del padre Rutilio Grande y sus dos acompañantes?- le pregunto tajante, para comprobar si en verdad estuvo en la unidad que cometió el asesinato.

-Aquí tengo mi carnet de Guardia Nacional; yo me metí ( a la guardia) a la edad de los 17 años, nací en 1957, fue en el pueblo de Suchitoto- responde evadiendo la pregunta.

-¿Qué sucedió ese 12 de marzo de 1977, cuando emboscaron al padre Rutilio Grande?

-Fueron órdenes que recibimos directamente del director de la Guardia Nacional, (como director general de la GN de 1975 a 1978 fungió el general Ramón Alfredo Alvarenga) fuimos seleccionados como ocho miembros de la guardia; yo no estaba a cargo de la operación, creo que fuimos 6 u ocho ( miembros de la guardia) que fuimos seleccionados para cumplir con la misión.

-¿Sabían a quién iban a asesinar?- lo interrogo, buscando en su mirada una respuesta sincera, Julio mueve insistentemente sus manos y cabeza, debido a la enfermedad de Parkinson.

-Nos habían dado instrucciones de eliminar al cura, porque era comunista, estaba levantando a los campesinos, hablaba mal del gobierno- concluye agitado.

El sermón de Apopa

El 13 de febrero de 1977, el padre Rutilio Grande predicó un sermón que llegó a ser llamado su “sermón de Apopa”, denunciando la expulsión del padre Bernal, por el gobierno salvadoreño, el discurso decía así:

 

 

 

 

 

“Queridos hermanos y amigos, me doy perfecta cuenta que muy pronto la Biblia y el Evangelio no podrán cruzar las fronteras. Sólo nos llegarán las cubiertas, ya que todas las páginas son subversivas—contra el pecado, se entiende. De manera que si Jesús cruza la frontera cerca de Chalatenango, no lo dejarán entrar. Le acusarían al Hombre-Dios… de agitador, de forastero judío, que confunde al pueblo con ideas exóticas y foráneas, ideas contra la democracia, esto es, contra las minorías. Ideas contra Dios, porque es un clan de Caínes. Hermanos, no hay duda que lo volverían a crucificar. Y lo han proclamad”.

-Les dijeron que asesinarían a un sacerdote- le ratifico la pregunto.

-Ya sabíamos quién era el objetivo, recuerdo que fuimos varias veces a verificar el lugar (en donde emboscarían al sacerdote), le dimos seguimiento varias veces, días antes se nos había escapado porque no apareció y no pudimos realizar la operación.

-¿Cómo fue la emboscada? ¿A dónde estaban ustedes esperándolo? ¿Iban vestidos de civil o con uniformes?

-Íbamos vestidos de civil, pero unos kilómetros antes estaban elementos de la guardia uniformados, ellos nos informaron que el carro se dirigía hacia nosotros, lo esperamos en la calle, y cuando apareció abrimos fuego, todos abrimos fuego al mismo tiempo, desde diferentes puntos de la calle, yo vi que el carro se fue de lado y continuamos disparando.-Julio hace una pausa.

-En el carro iba un niño, un anciano y el padre Rutilio Grande. Los tres murieron ese día. Le digo enseñándole un recorte de periódico, con la fotografía del automóvil Volkswagen, ametrallado a la orilla de una calle de tierra.

-Recibía órdenes, me dijeron que era un cura malo, comunista, y yo odio a los comunistas- responde cortante.

-¿Después de dispararles, se acercaron a ver los cuerpos del sacerdote y los acompañantes para rematarlos?

-Teníamos órdenes de que no quedaran vivos, nos acercamos y les disparamos.

-¿Les dieron el tiro de gracia?, le pregunto atónito por la frialdad en que relata el asesinato.

-Te repito fueron órdenes de no dejarlos con vida. Yo no sabía que el cura venía acompañado, ni menos con un anciano y un niño. Pero aunque hubiera sabido tenía que cumplir con las órdenes que nos habían dado- concluye molesto.

-¿Que sucedió con todos los miembros que participaron en el asesinato del sacerdote Rutilio Grande?

-Algunos murieron en la guerra, otros salieron del país, no por miedo, pues nosotros no le teníamos miedo a nadie; si estoy hablando de esto ahora es porque creo que no se conoce como fueron las cosas, y yo me siento muy enfermo, siempre se ha pensado que nosotros somos los malos, y nosotros sólo recibíamos órdenes.

-¿Qué hubiera pasado si hubieran rehusado a cumplir esas órdenes? Interrumpo a Julio.

-No lo sé, la verdad es que no lo sé.

-¿Después del asesinato qué hicieron? ¿A dónde fueron?

-Nos fuimos directamente a la Guardia Nacional de San Salvador a rendir un informe, recuerdo que nos dieron tres días de licencia, cuando regresamos nos ubicaron en otras unidades, yo comencé a trabajar en la S2.

Un crimen planificado y ejecutado por el Estado que unificó a la iglesia con el pueblo

Monseñor Oscar Arnulfo Romero, al enterarse de los asesinatos, fue al templo en donde reposaban los tres cuerpos y celebró la misa. En la mañana del día siguiente, después de reunirse con los sacerdotes y consejeros, Romero anunció que no asistiría a ninguna ocasión o actividad gubernamental ni a ninguna junta con el presidente, siendo ambas actividades tradicionales del puesto, hasta que la muerte se investigara.

Ya que nunca se condujo ninguna investigación, Monseñor Romero no asistió a ninguna ceremonia de Estado, en absoluto, durante sus tres años como arzobispo.

Monseñor Romero, era amigo personal del sacerdote Rutilio Grande, quien además era su confesor.

En una entrevista que Monseñor Romero rindiera en el año de 1979, al periodista brasileño, Juan Arias, en la ciudad de puebla, México, Romero le confesó que él se consideraba un convertido. “Me contó que estaba del lado de los ricos, del poder, viviendo en un palacio, hasta que un día le asesinaron a un sacerdote que el consideraba un santo, Rutilio Grande. Lo mataron mientras explicaba el catecismo. Imagínese que lo acusaron de ser comunista”-le dijo Monseñor Romero a Juan Arias.

La muerte de Rutilio Grande fue la gota que derramó el vaso, Monseñor Romero comprendió que estaba de la parte equivocada. Dejó el palacio y se entregó a la causa de los perseguidos a la defensa de los derechos humanos.

Luego un 24 de marzo de 1980, Romero sería asesinado de un tiro certero al corazón, un francotirador que trabajaba para los Escuadrones de la Muerte acabó con su vida, en un crimen al igual que el del sacerdote Rutilio Grande, que aún no ha sido esclarecido.

-¿Nunca te dijeron por qué asesinaron al padre, el motivo?

-Es que mucho hablaba en contra del gobierno, y recuerdo que los comunistas habían secuestrado y matado a un rico, no recuerdo su nombre, pero trabajaba con el gobierno y creo que ese fue unos de los motivos; los ricos estaban enojados por ese asesinato.

El 26 de febrero de 1977 fue encontrado el cadáver del empresario Roberto Poma, quien había sido funcionario del gobierno salvadoreño, y quien había sido secuestrado en enero de 1977 por el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), organización radical de izquierda.

El 20 de febrero de ese mismo año, la oposición política había denunciado el fraude en las elecciones presidenciales, el gobierno había respondido con represión en contra de los manifestantes: “El pueblo se concentró en la Plaza Libertad, en el centro de San Salvador, para protestar contra el fraude y exigir que se respetara el resultado. El 28 de febrero, los militares rodearon la plaza y reprimieron la concentración. Hubo, por lo menos, sesenta personas asesinadas” –recuerda un sobreviviente.

-Han pasado muchos años desde ese fatídico día, ese día que ustedes asesinaron a mansalva a un sacerdote desarmado que iba con un anciano y un niño, alguna vez te has arrepentido, te has preguntado ¿qué hubiera pasado si hubieras desobedecido las órdenes?

-Sí, muchas veces me he arrepentido, pero yo sólo obedecía órdenes, además ahora es muy tarde para arrepentirme. -Julio se levanta con dificultad de la mesa, me dice que ya no quiere seguir hablando, que después podemos continuar, se excusa aduciendo que se siente cansado.

Una muerte amarga y su antesala mucho peor

Después de ese encuentro que duró apenas una hora, fue casi imposible lograr que Julio Sánchez continuara con la entrevista; en marzo de este año accedió a terminarla desde el cuarto de un hospital en donde se encontraba agónico. Un día antes de emprender el viaje a la ciudad de Los Ángeles para concluir con la entrevista me informaron que Julio Sánchez había muerto de un paro al corazón, su condición física y mental se había deteriorado.

Debido a la diabetes le amputaron las dos piernas y un brazo, desde la cama del hospital en donde permaneció por 4 meses, Julio imploraba a gritos que lo mataran.

La muerte de Julio Sánchez, uno de los asesinos confesos del padre Rutilio Grande fue amarga; pero su antesala mucho peor; pude investigar que su vida en Los Ángeles estuvo llena de turbulencias: alcohol, drogas y una vida familiar llena de violencia. A diario lo perseguía el remordimiento de sus actos, el mismo hecho de contar a desconocidos cuando estaba ebrio, su participación en el asesinato del Padre Grande, era su búsqueda de eximir su culpa, de ahogar las llamas de ese infierno interno que ganó en vida por haber asesinado a un sacerdote sencillo, un cura que su único crimen fue vivir al lado de su pueblo.

http://www.contrapunto.com.sv/archivo2016/reportajes/testimonio-de-uno-de-los-asesinos-del-padre-rutilio-grande

VIDEO: MANOS QUE AMASAN CURTIENDO EL HAMBRE CON LO QUE LA TIERRA LES DA…


 

COLOMBIA: El acoso de 6 policías a una mujer en el norte de Bogotá: “Muéstreme sus tatuajes”


“Estaba sola, tenían mis papeles y eran 6 en una vía donde no pasa ni un carro […] me alumbran para que les muestre mis tatuajes […] me siento violada”

Por: Diana Sánchez* Marzo 09, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El acoso de 6 policías a una mujer en el norte de Bogotá: “Muéstreme sus tatuajes”

La verdad nunca en la vida me había pasado algo tan horrible como lo de hoy, me sentí vulnerable, me sentí débil, me sentí irrespetada, ME SIENTO VIOLADA VERBALMENTE, no sé cómo poder explicar lo que siento en este momento tengo mucha rabia de ver cómo pueden pasar este tipo de cosas y como yo deje que la autoridad pasara sobre mi dignidad no como MUJER SI NO COMO SER HUMANO.

Yo todos los días voy al gimnasio, la ruta que tomo es Guaymaral ya que el gimnasio queda en Chía. Me encontraba devolviéndome del gimnasio para mi casa eran exactamente las 9:10 p.m., y había un retén por la vía, los policías que eran al principio eran dos me paran y me dicen que les de mis documentos; abro la guantera del carro donde se encontraban los papeles, pero también estaba la correa de ‘balas’ de mi amigo Luigi, la correa no tiene pólvora es decir los cartuchos no sirven es una simple correa, apenas les di mis documentos me preguntan que ¿qué son esas balas? Les digo es una correa, que no tiene pólvora que no tiene balas que tiene solo cartuchos y que es un accesorio, entonces los policías me dicen que me van a más o menos judicializar por porte ilegal de armamento, les digo que no es posible que es una simple correa entonces llegan otros 4 policías (yo estaba sola) y por la hora no hay muchos carros, estos empiezan a hacerme preguntas personales como: qué me gusta hacer en las noches, dónde vivo, mi trabajo, qué hago en mis tiempos libres, si me gusta el licor o las drogas, donde vivo, con quién vivo, luego uno de ellos dice “y tiene tatuajes” y todos los policías empiezan a decirme que les muestre mis tatuajes y en ese momento sacan una pequeña linterna, me alumbran para que les muestre mis tatuajes y les digo que no lo haré y luego me dicen que si me voy a dejar invitar a salir.

Yo estaba sola ellos tenían todos mis papeles y eran 6 hombres y yo en una vía donde no pasaba 1 solo carro por la hora, yo tenía mucho miedo y mi única respuesta fue reírme con nervios de que algo me hicieran, me sentí tan pequeña tan vulnerable, les dije que se llevaran la correa pero que me dieran mis papeles para poderme ir, y seguían chisteándose entre ellos y me dicen que me tengo que dejar requisar para poderme ir.

Revisaron todo y les dije de nuevo que me dejaran ir, luego uno de ellos me dice yo le doy su correa y sus papeles si sale conmigo, yo de verdad tenía mucho miedo y riéndome de manera nerviosa le dije bueno pero deme mis papeles el policía me dio su celular para que anotara mi número, mientras los demás percibían todo, le di mi número y me dice no me vaya a dar un número falso, porque voy a verificar, le pongo mi número y me timbra para estar seguro, yo la verdad solo me quería ir lejos de ahí…luego me da mis cosas y me dice que si tengo WhatsApp para escribirme a lo que yo respondo con risa nerviosa, y en ese momento arranqué en mi carro y me fui.

Chicas y chicos esto no puede seguir pasando!! La autoridad aprovechándose de sus ciudadanos me sentí irrespetada, me sentí en peligro, demasiado débil lo repito! No más, no más acosos no más inseguridad en esta ciudad !! Esto pudo ser peor,, con lágrimas de rabia les digo a todos que esta sociedad tiene que cambiar ! No podemos seguir así!!!

Todos merecemos un trato digno seamos mujer o hombre !!! Mas cuando se trata de una autoridad pública, me sentí obligada y forzada… porque si no hacía lo que me decían sentía que iba a ser peor, me dijeron que si no me requisaban me llevaban a la comisaría… y claro la única forma de evitarlo era aceptar tener una cita con el policía. El tipo tan descarado me escribe por WhatsApp… por favor no más, no quiero que nadie ninguna persona pase por este tipo de situaciones jamás!! Apoyémonos ! Cambiemos nuestras actitudes y tratemos de educar a nuestros hijos para que sean seres integrales!! Y no aprovechados, acosadores, violadores, y de más !!!!! Un cambio necesitamos un cambio para esta sociedad malsana!!!

Pantallazo del mensaje enviado.

 

*Nombre modificado a petición de la fuente

La historia de los misioneros estadounidenses asesinados por indígenas de Ecuador


Publicado: 24 feb 2017 13:42 GMT

Hace más de 60 años, una noticia sacudió al mundo: cinco misioneros protestantes de EE.UU. fueron asesinados en la selva ecuatoriana por nativos a los que habían ido a evangelizar.

La historia de los misioneros estadounidenses asesinados por indígenas de Ecuador

Una pareja de huaorani en 2006
Síguenos en Facebook

Jim Elliot, Nate Saint, Ed McCully, Peter Fleming y Roger Youderian son los nombres de los cinco misioneros estadounidenses que fueron asesinados el 8 de enero de 1956 en Ecuador. La tribu de los huaorani (llamados despectivamente “auca”, es decir “salvajes” o “enemigos” por los quechuas), a la cual habían ido a evangelizar, fue la responsable del crimen.

Su historia fue una noticia mundial que se difundió en los principales medios de comunicación. Incluso la revista ‘Life‘ cubrió el hecho con un fotorreportaje. Medio siglo después se estrenó una película ‘End of the Spear’, de producción estadounidense que recordó aquel trágico acontecimiento.

Evangelizar a los “salvajes”

Nate Saint

La historia comenzó en septiembre de 1955 cuando Nate Saint logró divisar desde un avión un asentamiento huaorani en la selva ecuatoriana. Los misioneros decidieron ir a evangelizar a esa tribu que vivía aislada y era muy agresiva con cualquier visitante extranjero e incluso entre ellos.

Como reseñó el portal del Instituto Bíblico Strom “el 1 de octubre, los misioneros desarrollaron un plan para hacer contacto” que, al mismo tiempo, les permitiera demostrar que iban en paz y no a agredirlos. La iniciativa consistió en “volar sobre las aldeas y bajar regalos al pueblo”. Además, mediante un sistema de altavoces decían: “Biti miti punimupa” lo que en idioma de los nativos significa “me gustas, quiero ser tu amigo”.

Finalmente los huaorani respondieron atando un regalo a la línea de retorno: un tocado de plumas. Esa fue la señal para los misioneros de que podían establecerse en esos territorios.

Muerte en Palm Beach

Mapa que muestra los lugares clave de la operación Auca

A orillas del río Curaray los misioneros descubrieron un lugar óptimo para aterrizar e instalarse cerca de las comunidades indígenas. El día 3 de enero de 1956 establecieron un campamento al que llamaron Palm Beach. Desde allí gritaban frases amistosas tratando de que los huaorani se acerquen. Tres días después, tuvieron el primer contacto con un hombre y dos mujeres. Finalmente el 8 de enero un grupo más grande, solo de hombres, se acercó al lugar.

“Parece que estarán aquí para el servicio por la tarde. Ora por nosotros. ¡Este es el día! Te contactaremos en las siguientes cuatro horas y media”, dijo Nate por radio de onda corta a su esposa Marj. El informe hacía referencia a un grupo de nativos que había sido divisado acercándose al campamento. Sin embargo el desenlace fue totalmente inesperado. El grupo de huaorani atacó con lanzas y asesinó a los cinco estadounidenses.

Placa homenaje a Jim Elliot y Ed McCully en el Wheaton College

Un día después, ante la falta de contacto por radio, un avión sobrevoló la zona y divisó los cuerpos de las víctimas que fueron posteriormente recuperados.

Mincaye, uno de los agresores que años después se convirtió al cristianismo, relató que su grupo mató a los misioneros porque los ancianos de la tribu estaban furiosos. “No había que dejar que los extranjeros vengan a nuestro lugar”, afirmó según cita el portal Noticia Cristiana.

Redención

El armazón reconstruido del avión de Nate Saint, expuesto en la sede de la Mission Aviation Fellowship en Nampa, Idaho.

El efecto que causó en EE.UU. la masacre produjo un aumento del financiamiento de las misiones evangelizadoras en todo el mundo. Particularmente la viuda de Jim Elliot, Elisabeth, y la hermana de Nate Saint, Rachel, regresaron a Ecuador como parte del Instituto Lingüístico de Verano.

Contra todo pronóstico lograron ingresar a la selva y establecer buena relación con distintas tribus de los huaorani. Muchos de ellos fueron evangelizados e hicieron campañas en EE.UU. mostrando su arrepentimiento por el crimen. Cuando Rachel murió en 1994, Steve, su sobrino e hijo de Nate, continuó la misión.

Al día de hoy los cinco misioneros asesinados son recordados como mártires por diversas comunidades protestantes de EE.UU. Además de la película antes mencionada se han publicado varios libros y cada año son recordados en la fecha de su muerte.

https://actualidad.rt.com/actualidad/231859-historia-misioneros-estadounidenses-asesinados-huaorani

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: