José María Castillo: “En la Iglesia, en los seminarios, en los centros de estudios teológicos, hay miedo, mucho miedo”


El Cristo de la liberación de Cerezo

“No hay sucesión a la gran generación de teólogos del Vaticano II”

“¿Cómo hacemos presente el Evangelio en este tiempo que nos ha tocado vivir?”

José María Castillo , 15 de mayo de 2017 a las 08:20

¿Cómo es posible defender que la muerte de Cristo fue un “sacrificio ritual” que Dios necesitó para perdonarnos nuestras maldades y salvarnos para el cielo?

II Congreso Continental de Teología/>

II Congreso Continental de Teología

(José María Castillo, teólogo).- Por ley de vida, la gran generación de teólogos, que hicieron posible la renovación teológica que llevó a cabo el concilio Vaticano II, está a punto de extinguirse del todo. Y en las décadas siguientes, por desgracia, no ha surgido una generación nueva que haya podido continuar la labor que los grandes teólogos del s. XX iniciaron.

Los estudios bíblicos, algunos trabajos históricos y algo también en lo que se refiere a la espiritualidad, son ámbitos del quehacer teológico que se han mantenido dignamente. Pero incluso movimientos importantes, como ha ocurrido con la teología de la liberación, dan la impresión de que se están viniendo abajo. Ojalá me equivoque.

¿Qué ha sucedido en la Iglesia? ¿Qué nos está pasando? Lo primero, que deberíamos tener en cuenta, es que es muy grave lo que estamos viviendo en este orden de cosas. Los demás ámbitos del saber no paran de crecer: las ciencias, los estudios históricos y sociales, las más diversas tecnologías sobre todo, nos sorprenden cada día con nuevos descubrimientos.

Mientras que la teología (hablo en concreto de la católica) sigue firme, inasequible al desaliento, interesando cada día a menos gente, incapaz de dar respuesta a las preguntas que se hacen tantas personas y, sobre todo, empeñada en mantener, como intocables, presuntas “verdades” que yo no sé cómo se pueden seguir defendiendo a estas alturas.

Por poner algunos ejemplos: ¿Cómo podemos seguir hablando de Dios, con la seguridad con que decimos lo que piensa y lo que quiere, sabiendo que Dios es el Trascendente, que – por tanto – no está a nuestro alcance? ¿Cómo es posible hablar de Dios sin saber exactamente lo que decimos? ¿Cómo se puede asegurar que “por un hombre entró el pecado en el mundo”? ¿Es que vamos a presentar como verdades centrales de nuestra fe lo que en realidad son mitos que tienen más de cuatro mil años de antigüedad? ¿Con qué argumentos se puede asegurar que el pecado de Adán y la redención de ese pecado son verdades centrales de nuestra fe?

¿Cómo es posible defender que la muerte de Cristo fue un “sacrificio ritual” que Dios necesitó para perdonarnos nuestras maldades y salvarnos para el cielo? ¿Cómo se le puede decir a la gente que el sufrimiento, la desgracia, el dolor y la muerte son “bendiciones” que Dios nos manda? ¿Por qué seguimos manteniendo rituales litúrgicos que tienen más de 1.500 años de antigüedad y que ya nadie entiende, ni sabe por qué se le siguen imponiendo a la gente? ¿De verdad nos creemos lo que se nos dice en algunos sermones sobre la muerte, el purgatorio y el infierno?

En fin, la lista de preguntas extrañas, increíbles, contradictorias, se nos haría interminable. Y mientras tanto, las iglesias vacías o con algunas personas mayores, que acuden a la misa por inercia o por costumbre. Al tiempo que nuestros obispos ponen el grito en el cielo por asuntos de sexo, mientras que se callan (o hacen afirmaciones tan genéricas que equivalen a silencios cómplices) ante la cantidad de abusos de menores cometidos por clérigos, abusos de poder que hacen quienes manejan ese poder para abusar de unos, robarles a otros y humillar a los que tienen a su alcance.

Insisto en que, a mi modesta manera de ver, el problema está en la pobre, pobrísima, teología que tenemos. Una teología que no toma en serio lo más importante de la teología cristiana, que es la “encarnación” de Dios en Jesús. El llamamiento de Jesús a “seguirle”. La ejemplaridad de la vida y del proyecto de vida de Jesús. Y la gran pregunta que los creyentes tendríamos que afrontar: ¿Cómo hacemos presente el Evangelio de Jesús en este tiempo y en esta sociedad que nos ha tocado vivir?

Termino insistiendo en que el control de Roma sobre la teología ha sido muy fuerte, desde el final del pontificado de Pablo VI hasta la renuncia al papado de Benedicto XVI. El resultado ha sido tremendo: en la Iglesia, en los seminarios, en los centros de estudios teológicos, hay miedo, mucho miedo. Y bien sabemos que el miedo bloquea el pensamiento y paraliza la creatividad.

La organización de la Iglesia, en este orden de cosas, no puede seguir como ha estado tantos años. El papa Francisco quiere una “Iglesia en salida”, abierta, tolerante, creativa. Pero, ¿seguiremos adelante con este proyecto? Por desgracia, en la Iglesia hay muchos hombres, con bastones de mando, que no están dispuestos a soltar el poder, tal como ellos lo ejercen. Pues, si es así, ¡adelante! Que pronto habremos liquidado lo poco que nos queda.

http://www.periodistadigital.com/religion/opinion/2017/05/15/jose-maria-castillo-en-la-iglesia-en-los-seminarios-en-los-centros-de-estudios-teologicos-hay-miedo-mucho-miedo-iglesia-religion-dios-jesus.shtml

GERARDO VALENCIA CANO, Obispo Primer centenario de su nacimiento. 1917-2017


“¡Jesús! Divino y único Maestro, llévame a dar el paso que me falta para complacerte totalmente.” escrito en su diario. Septiembre 5/68

 

Por Gabriel Díaz, sacerdote que conoció y compartió con el “Obispo del Pueblo”

  1. Datos biográficos:

Nacimiento: 1917, agosto 26, en el municipio de Santodomingo, Antioquia

Padres: María Cano Tobón y Juan De Dios Valencia Osorio

Es el mayor de 12 hermanos, en un hogar ejemplar.

Trabajo, solidaridad, oración y sencillez.

Hombre de muchas facetas. Nunca olvidó sus raíces campesinas que lo hermanaron con los agricultores de su propio terruño en Santo Domingo, Antioquia, con los indios del Vaupés y los negros de Buenaventura.

Viajero infatigable.  Escritor de calidad, capaz de proclamar a los 4 vientos los engaños y falacias de los poderosos: “Desde la lógica humana que es miope y distorsionada le rinden pleitesía al becerro de oro”.

Personalmente pudo decir con Francisco de Asís: “Deseo poco y lo poco que deseo, lo deseo poco”. 

 

  1. Recuerdos que lo mantienen vivo en mi corazón

Debo reconocer que su testimonio de sencillez y su acogida, su alegría sin aspavientos, todo su comportamiento transparente y su grandeza en las dificultades que padeció en su hogar por la crisis de los años 30, fueron actitudes que despertaron en mí el deseo de ingresar al seminario.

Cuando regresa del Concilio, Gerardo renuncia a todos los arreos episcopales, para vestirse como un obrero, camisa caqui y pantalón.  Renuncia a todos los títulos de grandeza artificial (excelencia, excelentísimo, monseñor, etc.).  Prefiere el que pidió Jesús: Hermano Gerardo.  Con él, pues, se inauguró en Colombia una nueva manera de ser obispo:fraterna, cercana, sin barreras de autoritarismo, sin rojo en las vestiduras, con testimonio vital, con evangelio vivo.  La opción por los pobres le llena de rojo el corazón.

  1. Asamblea de Obispos del CELAM, en Medellín,  Agosto de 1968

Durante el encuentro del CELAM me acogió diariamente para el intercambio que organizamos con las Asambleas Populares Cristianas, que la prensa injustamente llamó el “anti-CELAM”.  Desde el seminario de Medellín, aceptó ir al barrio Santo Domingo Savio, en compañía de don Elder Cámara y Antonio Fragosso, obispos del Brasil.  Igualmente nos acompañó el obispo de Cuernavaca, Sergio Méndez Arceo.

De esta visita con el ex-obispo auxiliar, surgió, felizmente, la idea de celebrar el Primer Congreso Mundial de No-Violencia, en el barrio Santo Domingo Savio.  Cuando le pregunté si él iba a participar en el ayuno de solidaridad con el hambre del barrio, con el cuál iniciamos la preparación del Congreso, me respondió: “Yo me comprometo a ayunar, pero no a poner cara de penitente”.  Durante la semana que duró este Congreso, aceptó con alegría vivir en una sencilla chabola.

 

  1. GERARDO: ¿El obispo rojo? Gerardo ¿comunista?  Gerardo ¿socialista?

Para el Hermano Gerardo, si nos sentimos hijos de un mismo Padre, es necesario romper fronteras, decirle no al racismo, cuestionar a los poderosos, denunciar los abusos del capitalismo.  El 20 de abril de 1970, concluyó su programa radial diciendo: “Al hombre de hoy no le salvará el progreso de la técnica, sino la fuerza del amor”.  El hombre moderno no se va a salvar con los hallazgos de la ciencia, sino con los descubrimientos del amor.  Comunidad, integración, socialismo, comunión universal, son metas que solo logra el amor.

Durante el pleno de UTRASAN (trabajadores) se presentó diciendo: “He aceptado venir para sembrar en vuestros corazones el ideal que abunda en el mío: la liberación de nuestro continente.  Nacido en un rincón de la montaña de Antioquia, educado con el sudor de mi frente y habiendo desarrollado la mayor parte de mi ministerio entre los más marginados compatriotas nuestros, principalmente los indígenas y los negros, siento en mis venas la protesta ante situaciones que veo totalmente contrarias a lo que enseña mi fe:  el pueblo fraccionado en partidos políticos, clases sociales, regionalismos que separan, sectas religiosas, y todo al servicio inicuo de un pequeño número de dirigentes que se juntan para que el débil les sirva de carne de cañón”.

El Hermano Gerardo siempre soñó con un socialismo latinoamericano capaz de unir al negro, al indio, al blanco, en una sola raza de “color latinoamericano”, que comprenda que nuestros ríos y montañas no son líneas de separación sino lazos que estrechan la unión;  que comprenda que el enemigo del ser humano es esa riqueza madre de la mentira, pedestal de la soberbia y acicate de la guerra.  Gerardo creyó en un socialismo latinoamericano en el que la perfección del individuo se mide por su disposición para servir.

GABRIEL RODRIGO DIAZ DUQUE

Medellín, Agosto de 2017

REMITIDO AL E-MAIL

 

COLOMBIA: CAUCA: Crimen atroz: a líder comunitaria del Cauca la sacaron de su casa, la violaron y luego la mataron


PERO, AQUÍ EN COLOMBIA NO PASA NADA. ESTAMOS EN PAZ.

Autoridades iniciaron las investigaciones correspondientes que permitan establecer los móviles y autores del crimen.

Desconocidos sacaron de una casa ubicada en la vereda Bella Vista, zona rural del municipio de Rosas, Cauca, a la vicepresidente de la Junta de Acción Comunal del sector. Luego de abusar sexualmente de ella, la mataron.

La mujer fue torturada, abusada sexualmente y, posteriormente, asesinada. Consideramos que, ante este tipo de hecho, es necesario que se adelanten investigaciones muy pertinentes para dar muy rápidamente con quien cometió el hecho”, dijo Rocío Cuenca, secretaria de la Mujer en el Cauca.

A pocos metros de su residencia fue encontrado el cuerpo de Idalia Castillo, reconocida por su trabajo comunitario.

Según la Oficina Departamental de la Mujer, 34 mujeres han sido asesinadas durante el 2017 en el Cauca.

“Tenemos que generar la nueva conciencia de mirar la Iglesia con ojos de mujer”


Bernardita Zambrano
ROBERTO URBINA AVENDAÑO. VIDA NUEVA DIGITAL, 03/08/2017

 

Un creciente número de mujeres se mantienen interconectadas para fortalecer sus esfuerzos por ocupar espacios en la Iglesia aportando lo específico femenino aún muy ausente.

“Hay ciertas incomodidades que no nos tienen tranquilas en cuanto a nuestra participación y lugar en la Iglesia. Ciertas doctrinas no nos representan. Como mujeres que pensamos a Dios, que lo experimentamos de otro modo, queremos ser un aporte en lo doctrinal y hay ámbitos de decisión en los cuales las mujeres no tenemos ninguna injerencia y quisiéramos tener participación”, con esta afirmación entra al tema Bernardita Zambrano, religiosa del Sagrado Corazón de Jesús. Inserta en una población obrera, trabaja además en la Vicaría de Educación del arzobispado de Santiago, Chile.

“Empezamos juntándonos a reflexionar y por medio de la oración y de la lectura de la teología desarrollada por mujeres comenzamos a generar este movimiento dándole espacio a la Ruah para que fuera hablando a través de nosotras. Es la persona de la Trinidad, el Espíritu, el aliento de Dios, es la presencia de Dios que Jesús nos dejó y que nos acompaña hasta hoy”, explica sobre estos cientos de mujeres interconectadas para compartir sus experiencias en la iglesia. De ellas, 84 participaron en el encuentro Mujeres Iglesia realizado en junio pasado en Santiago de Chile, un espacio donde este movimiento tomó un nuevo vigor y empuje.

– ¿Cómo están organizadas?
– No somos un grupo organizado, nuestra única institucionalidad es el Evangelio, la iglesia es esta y no vamos a ser un grupo aparte. Somos mujeres de Iglesia alcanzadas por Jesucristo y fortalecidas por la Ruah. Creemos que en Jesús ha llegado la plenitud de los tiempos, que en Él se ha acercado el Reino que no está en plenitud sin la participación de las mujeres. Eso nos interpela y nos llama a predicar a Dios, no sólo en la catequesis donde lo hemos hecho siempre, sino también con un pensamiento en cuanto a la doctrina, a nuestros derechos y deberes como cristianas y cristianos, y también en las prédicas, en la exhortación de la Palabra de Dios en la liturgia.

– Teniendo en cuenta que son mujeres de distintos lugares, ¿de qué manera se mantienen comunicadas?
– Mantenemos contacto continuo por redes sociales compartiendo material para seguir formándonos, también contacto por medio de la oración, muy fuerte, y de ayudarnos en el discernimiento. Desde el año pasado nos juntamos al menos una vez al mes, en los tiempos que nos permiten nuestros trabajos.

– ¿Cómo realizan sus aportes?
– Tenemos que generar esta nueva conciencia de mirar la Iglesia con ojos de mujer, pararnos frente a nuestros hermanos varones, al clero, con esa conciencia de que Dios también habla por nosotras. Queremos ser críticas con las actitudes que todavía no se condicen con este Reino de iguales que quiere Jesús y con una mirada crítica respecto a conductas, roles, actitudes y funciones históricas pero que debemos cambiar.

– ¿Cómo es Dios desde la mirada de mujer?
– No podemos encerrarlo en categorías: Dios Trinidad nos dice mucho más, el Dios de la Biblia que acompaña a su pueblo. Dios padre y madre. Tenemos que construir esos nuevos lenguajes o apropiarnos de los que ya las teólogas están utilizando.La fidelidad de la iglesia tiene que ser al proyecto de Reino anunciado por Jesús y ese proyecto tiene que ser construido también con el aporte de las mujeres, en todos los ámbitos, incluso en la toma de decisiones en lo organizacional, desde la parroquia, los sínodos, la elección de los obispos y del Papa.

– ¿Tienen acogida?
– El papa Francisco ha dado signos de querer incluir a la mujer. Se hizo un Congreso sobre la mujer en la Iglesia al que asistió una de las que participa con nosotras. Se habló mucho y bien, pero la práctica cuesta. Lo mismo con el diaconado femenino que el Papa pidió investigar, pero está estancado. Los pasos los tenemos que dar nosotras frente a la realidad que nos toca.Supone mucha valentía porque debemos reflejar a nuestros hermanos varones sus conductas machistas, mostrando la dimensión femenina de Dios. Es un cambio difícil que sólo impulsados por la Ruah es posible generar.

Mujeres Iglesia

El encuentro Mujeres Iglesia ha tenido gran repercusión, sobre todo, por la variedad de participantes: diversas edades, procedentes de varias regiones del país, de variados niveles socioeconómicos.

Bernardita concluye con un mensaje: “En el Evangelio hay una triste frase que dice: ‘sin contar mujeres y niños’. Las mujeres y los niños para Dios cuentan y es necesario que en esta iglesia más masculina, las mujeres y los niños cuenten, que sean escuchados, que se acojan sus aportes. Esto le hará mucho bien a la Iglesia”.

http://urbi-orbi-es.la-croix.com/2017/08/tenemos-que-generar-la-nueva-conciencia-de-mirar-la-iglesia-con-ojos-de-mujer/

COLOMBIA: MONS. GERARDO VALENCIA CANO. SE PRESENTA!


Monseñor Gerardo Valencia Cano mxy

 

Auto presentación de Gerardo Valencia Cano

 

HERMANOS:

Yo soy un porteño que ha sufrido durante diecinueve años la dureza  de la estiva sobre los hombros  encorvados de  sus hermanos  con hambre de libertad.

Yo soy un hombre que ha llorado con el indio la  desaparición de su raza y ha llorado con el negro  el desprecio de las otras.

 

Yo soy un hombre que habiendo recibido de Cristo  su mandato de amor, ve con angustia  que el egoísmo de los que  algo tienen, clava sus garras  implacables sobre la frente de los desposeídos.

 

Yo soy un hombre  que siente  en su sangre latinoamericana  hervir ardientemente  un anhelo de libertad inalcanzado por quienes en los parques de nuestras ciudades llevan el nombre de libertadores.

 

Yo soy un  hombre latinoamericano  que comprende con una luz hiriente, que solo borrando fronteras y uniendo razas, valorando lo nuestro  y soltando las coyundas  de lo foráneo, podremos ser para el  mundo una esperanza.

Yo quisiera llegar a  cada puerto como uno de  vuestra  casa: y quisiera acogeros en el mío como a mis padres y hermanos.

 

Porqué mirarnos como extraños? Porqué desafiarnos mutuamente? Latinoamérica es un corazón envuelto en el azul de dos mares que se abrazan.

 

Soy un hermano vuestro latinoamericano, nacido en las montañas de los andes, quemado por el sol de  vuestros valles, herido por las espinas de la selva, conocedor del Amazonas y del Plata.

 

Mi experiencia de la tierra  y la angustia de libertad, me impulsan a luchar  para que tengamos  una sola patria.

 

Gerardo  Valencia Cano, Obispo de America Latina

 

Texto facilitado por el P. Gabriel Díaz

Colombia: Estado reprime a comunidades rurales que se movilizan por derechos sociales


by Edición 23 | @DavidPinzonH
on 06 Agosto 2017
Visto: 437

En distintos lugares de la geografía nacional, comunidades rurales campesinas e indígenas se han movilizado en los últimos meses por garantías sociales mínimas, recibiendo como respuesta del Estado las agresiones del Escuadrón Móvil Anti Disturbios de la Policía Nacional. Hechos que han sido opacados por la matriz mediática (corporativa) que pretende dirigir la atención de la opinión pública a las problemáticas de Venezuela antes que a la dura realidad social colombiana, con el ánimo de deslegitimar toda organización y acto que se muestre como alternativa al modelo económico imperante.

Agresión estatal a las comunidades indígenas

La liberación de la madre tierra es un proceso adelantado por diversas comunidades indígenas del Cauca, en el que buscan recuperar para la siembra de alimentos, territorios ancestrales que han sido ocupados por grandes terratenientes de la región así como por elites nacionales como el grupo empresarial Ardila Lule para el monocultivo de caña –producción de biocombustibles-, la ganadería o simplemente para la propiedad ociosa y su especulación. La liberación de la madre tierra ha sido duramente reprimida por el Estado en cabeza del ESMAD, dejando en los últimos meses 8 comuneros asesinados, así como ha sido continuamente amenazado por agrupaciones neoparamilitares.

El pasado 3 de agosto el ESMAD saboteó el Encuentro Internacional de Liberadores de la Madre Tierra, destruyendo la infraestructura que habían construido con anterioridad en la preparación del Evento, y cortando los cultivos con los que se iba a suplir la alimentación de los asistentes.

Según el portal https://liberaciondelamadretierra.org/ las fuerzas coercitivas dieron un plazo de 72 horas para el levantamiento del Encuentro por órdenes directas del ministerio de defensa. A pesar de las amenazas, las y los comuneros, cabildantes, guardias indígenas y asistentes decidieron continuar con el evento y proseguir en el digno camino de liberación de la madre tierra.

Agresión estatal a las comunidades campesinas

Foto: Agencia Prensa RuralUn poco más al norte, específicamente en el noreste antioqueño, las comunidades de Segovia y Remedios se levantaron en un paro cívico regional contra el incremento de los beneficios concedidos a la Transnacional GranColombia Gold por parte del Estado, cobijado por el código minero de 2001, en detrimento de la minería artesanal y su comercio, sostén de la economía del territorio, cuya práctica tiene una mayor sostenibilidad que la megaminería de las grandes corporaciones.

Bajo la falsa disyuntiva construida por el Estado neoliberal impulsada con mayor énfasis por los gobiernos Uribe-Santos, entre minería legal e ilegal, siendo la legal la realizada por grandes corporaciones que arrasan con la naturaleza y cultura de los territorios y la ilegal, la practicada por campesinos e indígenas para suplir las necesidades básicas, de la mano con la agricultura (la minería de retroexcavadora fomentada o defendida por el neo paramilitarismo no es asumida en esta dicotomía), el gobierno otorga facilidades en la titulación y extracción a esa “minería legal” corporativa. No de forma gratuita sino por la existencia del fenómeno de “puertas giratorias” en donde los funcionarios públicos son también previa o posteriormente a su nombramiento funcionarios de las transnacionales mineras.

La respuesta del Estado, como parece ser costumbre, fue la represión ejercida por el ESMAD, defendiendo los intereses de la transnacional minera antes que la satisfacción de las reivindicaciones básicas de los pequeños mineros de la comunidad. La represión no ha sido solo con el lanzamiento de gases lacrimógenos, balas de goma y granadas de fragmentación. Según denuncias hechas al medio de comunicación Agencia Prensa Rural, han salido disparos con armas de fuego de los lugares en los que se encuentra el ejército y la Policía Nacional.

Foto: Colombia InformaYendo otro poco más al norte de Colombia, llegando ahora a la zona sabanera-costeña del Cesar, nos encontramos con otro conflicto invisibilizado por la matriz mediática corporativa. Se trata del paro de más de 30 días impulsado por las comunidades de la Mata y Ayacucho, contra los atropellos de la Empresa ECOPETROL en términos ambientales, laborales y sociales. Se movilizan por el mal manejo de los residuos de la compañía, la ausencia de infraestructura básica para la población y las precarias condiciones de trabajo. Protestan porque la empresa se enriquece a costa de la pobreza y dignidad de la comunidad. De nuevo, el Estado ha contestado con represión policial, con satanización que pone en riesgo la vida de los líderes sociales que impulsan las jornadas, y el montaje de falsos positivos judiciales contra los manifestantes.

Seguimos mirando la paja en el ojo ajeno sin tener en cuenta la viga en el propio. #ColombiaNoEstaBien.

________________________________________
David Pinzón Hernández @DavidPinzonH | Integrante de la REVISTA HEKATOMBE.
Licenciado en Ciencias Sociales. “Tengo una pequeña perra que es más lista que una bruja”.

http://revistahekatombe.com.co/index.php/territorios-hekatombe/340-colombia-estado-reprime-a-comunidades-rurales-que-se-movilizan-por-derechos-sociales

Las esclavas sexuales de la Segunda Guerra Mundial


Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: