Un siglo de demora para reivindicar a Gloria Fuertes


Una exposición en el Fernán Gómez – Centro Cultural de La Villa conmemora los 100 años del nacimiento de Gloria Fuertes mostrando el lado más cercano e íntimo de la poeta madrileña.

20 Marzo 2017
09:05
Un siglo de demora para reivindicar a Gloria Fuertes

A la hora de plantarse ante la figura de Gloria Fuertes, cien años después de su nacimiento, vale la pena plantearse dos modos de abordar la situación. El primero: qué asco. Qué asco que hayamos tenido que esperar todo este tiempo para poder reivindicar a Gloria Fuertes en toda su magnificencia. Qué asco que deban ser las fechas señaladas las que nos lleven a este punto. El segundo: qué bien. Qué bien, qué maravilla poder reivindicar ahora a Gloria en toda su magnificencia. Poder airear el secreto a voces de su homosexualidad. Poder leer sus poemas prohibidos y censurados. Poder ver sus fotos acompañando a su amante, como la mujer libre que siempre fue. Poder liberarla, por fin, del sambenito de “la poeta de los niños” y rescatar su obra para adultos sin pudor alguno.

¿Qué hubiera sido de nosotros sin figuras como las de Gloria? Siempre criticamos (y con razón) la costumbre de nombrar a las figuras femeninas por su nombre de pila (algunos, incluso, con diminutivo) y por el apellido a los varones (Lorca, Machado, Picasso, en contraste con Gloria, Rosalía, “Isabelita”). Pero a Gloria no hay más forma de mentarla que por su nombre. Gloria. Como la que siguen destilando sus poemas. Un nombre del que ella misma presumía. Porque fue nuestra, nuestra Gloria, desde que los libros de texto para niños empezaron a incluir la palabra “poesía”. Y todo ello, sin que muchos de los esforzados censores y mutiladores de la historia supieran siquiera de su condición sexual o sentimental. ¿Qué hubiera sido de esta figura de saberse aquello?

Quizás una de las injusticias históricas más grandes de la de la literatura sea haber dejado callada a una figura como Gloria, abandonarla en el apartado de literatura infantil en un país que no da importancia a la infancia. Quizás el punto más importante de la exposición que tan cariñosa y emotivamente se desarrolla actualmente en el Fernán Gómez – Centro Cultural de la Villa (Madrid), hábilmente dirigida por la Fundación Gloria Fuertes; sea precisamente la de dejar hablar a la propia Gloria. Porque nadie conoce mejor a Gloria que ella misma. Y nadie mejor que ella habló de su vida. Así, el detallado recorrido cronológico por la biografía de esta poeta, se dirige gracias a someros apuntes en carteles metálicos en los que se nos relatan las circunstancias históricas que acompañaron y marcaron a la poeta: la Guerra (in) Civil, la Posguerra… acompañados en ocasiones por unas pocas fotografías documentales que nos permitan visualizar el salvajismo del que Gloria nos habla, con mejor humor que la realidad, en sus poemas.

“En Madrid llovía metralla
llovían muertos.
Me regalaron un cordero.
– Tienes para comer un mes -, me dijeron.
Los ojos del cordero me dijeron otra cosa.
Yo, por poco me muero de hambre.
El cordero se murió de viejo.
Nos cogimos cariño,
él y yo solos bajo los bombardeos.
Después iba a por hierba a los solares
para mi cordero.
Le enseñé a comer papel
con los partes de guerra
a mi cordero.”

(“Mujer de verso en pecho”).

El resto, material de la propia poeta – para los fetichistas resultará inspirador poder reconocer la letra de la propia Fuertes en su infinidad de cuadernos -, dibujos, fotografías y, por supuesto, poemas. Fragmentos con los que se irá narrando la vida de la poeta. E incluso un apartado final en el que poder leer todos los libros de la poeta. Llama la atención, pese a todo, lo poco que sabemos de una de las poetas más importantes de nuestra literatura. Ignorancia que esta exposición suple a conciencia, invitándonos y regalándonos a la verdadera Gloria, libre ya – libre siempre -, de cualquier habladuría o rechazo.

Esperamos que no tengan que pasar tantos años para seguir reivindicando a Gloria Fuertes.

http://www.lamarea.com/2017/03/20/siglos-de-demora-reivindicar-a-gloria-fuertes/

Jesús y su sombra: MERCEDES NAVARRO


March 16, 2017

Detrás de este sugerente título está la última publicación de nuestra socia Mercedes Navarro: “Jesús y su sombra. El mal, las sombras, lo desconocido y amenazante en el evangelio de Marcos” No hacen falta presentaciones. Publicado en la Editorial Verbo Divino nos hacemos eco de la presentación que del libro hace la propia editorial.

“Jesús y su sombra” es un enunciado condensado. Se refiere a la sombra del personaje narrativo del Jesús de Marcos, la suya personal interna y las proyecciones externas. Se refiere a la sombra que le llega de fuera, a la que le afecta y a la que no lo logra, pese a sus intentos por afectarle. Es la sombra del mal y la sombra protectora, a menudo procedente de la tradición israelita.

El libro trata, también, de las sombras de otros personajes del evangelio, de la dimensión sombría presente en su trasfondo y de la sombra que lo atraviesa trasversalmente: sombras personales e impersonales, sombras negativas y dañinas que proceden de actores concretos o de la familia, grupos e instituciones. La sombra como el mal y la sombra como lo desconocido y percibido, con frecuencia, como amenazante.

El libro no olvida la sombra positiva, la que precede a la luz y la que sigue haciéndola posible, la sombra de lo enigmático que, como el Reino, por ejemplo, oculta más de lo que desvela, sugiere más de lo que dice.

Todo ello convierte este estudio en una compleja tarea interpretativa en la que tiene un lugar importante el símbolo. No es un libro solo para saber, aunque también, sino sobre todo para comprender.

https://www.asociaciondeteologas.org/single-post/2017/03/16/Jes%C3%BAs-y-su-sombra

MUJER RABINA DIRIGE LA SINAGOGA MÁS GRANDE DE LATINOAMÉRICA


Mujer rabina dirige la sinagoga más grande de Latinoamérica

La Congregación Israelita Paulista de Brasil, considerada la sinagoga más grande de Latinoamérica con 2,000 miembros ha nombrado a su primera rabina.

Unas 200 personas asistieron a la ceremonia de bienvenida para la rabina Fernanda Tomchinsky-Galanternik celebrada la semana pasada en el templo de Sao Paulo de 80 años de edad, también conocido por el acrónimo CIP. La psicóloga nacida en Brasil, quien recibió su ordenación rabínica en Argentina, coordinará el departamento de enseñanza en la sinagoga.

“CIP sigue una trayectoria que sólo es posible dentro del judaísmo y particularmente dentro de una comunidad pluralista. Pero esto sólo puede realizarse con la presencia y la participación de todos. Espero colaborar con todos de muchas maneras diferentes,” dijo la rabina.

La rabina Fernanda, como se le ha llamado comúnmente, es la tercera rabina que ha sido asignada para dirigir una sinagoga brasileña. ARI, el templo reformista de Río fue el pionero al contratar a la rabina paraguaya Sandra Kochmann en 2003. La brasileña Luciana Pajecki Lederman dirige la congregación Comunidade Shalom del Movimiento Conservador en Sao Paulo desde 2005.

“Creemos que las mujeres pueden realizar mitzvot y participar de manera equitativa en los servicios religiosos,” dijo el presidente de la CIP, Sergio Kulikovsky, al inicio de la ceremonia.

De hecho, la sinagoga reformista fundada por inmigrantes alemanes en 1936, también afiliada al Movimiento Conservador, asumió un enfoque abiertamente progresista sólo después de varios años, pese a que durante décadas fue dirigida por el rabino reformista Henry Sobel, un icono para el diálogo interreligioso y los derechos humanos en Brasil.

“Fernanda es el símbolo de un momento muy especial del Seminario Rabínico Latinoamericano, es la primera mujer brasileña en recibir su ordenación rabínica”, dijo el rabino Stofenmacher, director ejecutivo y vicepresidente del seminario Marshall T. Meyer. “Ella se une a la CIP para continuar construyendo la identidad judía brasileña”.

Fundada en 1962, la institución es la filial educativa del Seminario Teológico Judío de Nueva York en Argentina y el centro académico, cultural y religioso del Movimiento Judío Conservador en Latinoamérica.

“En línea con todas las sinagogas conservadoras y reformistas de todo el mundo, la CIP asume una clara postura igualitaria al recibir a la rabina Fernanda como miembro del rabinato”, dijo el rabino de la CIP, Michael Schlesinger.

Fuente: Haaretz, JTA / Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudíoMéxico

 

ESTI PELED

Esti Peled es corresponsal de Enlace Judío en Israel. Desde Haifa, donde radica, está siempre atenta a lo que sucede en el Estado judío. Aprovechando las 8 horas de diferencia horaria entre Israel y México, nos brinda las últimas noticias desde el lugar más “cubierto” del planeta. seguir leyendo

http://www.enlacejudio.com/2017/03/17/mujer-rabina-dirige-la-sinagoga-mas-grande-de-latinoamerica/

Simone Campbell: “La Curia solo se preocupa del poder y de la imagen, no de las historias de las personas”


Simone Campbell, religiosa estadounidense de las Hermanas del Servicio Social

Agencias

La religiosa nortemericana denuncia que Marie Collins fue “bloqueada” por enfrentarse a Müller

“El esfuerzo de algunos por evitar que la Iglesia ponga fin a este tipo de abusos es escandaloso”

Cameron Doody, 09 de marzo de 2017 a las 10:20

(Cameron Doody).- Poder por encima de todo, incluso de las necesidades de las víctimas de abusos. Denuncia profética del mal principal de la Curia en labios de una de las mujeres religiosas más respetadas e influyentes de Estados Unidos, Simone Campbell, en los márgenes de la conferencia sobre el papel de las mujeres en la construcción de un mundo de paz que ha tenido lugar en el Vaticano.

“A la institución y la estructura les da miedo el cambio”, declaró al Religion News Service Campbell, religiosa de la Orden de las Hermanas del Servicio Social. Un fenómeno que afecta sobre todo a los oficiales de la Curia Romana, precisó, que “se preocupan más por las formas y la institución que por las personas reales”.

Campbell es desde 2004 la directora ejecutiva de NETWORK, una red de mujeres religiosas en EEUU, que se define en su web como “líder católico en el movimiento global para la justicia y paz (que) educa, organiza y presiona para la transformación económica y social”.

La religiosa ha cosechado cierta fama en su país por dos iniciativas en particular. Una, la “carta de las religiosas” que coordinó en 2010 para apoyar la reforma sanitaria de Barack Obama. Una misiva que acabaron secundando 60 superioras que representaron a más de 50.000 mujeres religiosas, y que fue esencial para que los políticos católicos votaran una ley a la que se opusieron los obispos.

La otra, las famosas giras de las “Monjas del Bus”, los viajes que grupos de religiosas vienen realizando desde 2012 en diferentes puntos del país para concienciar sobre el papel de la doctrina social de la Iglesia como respuesta a los problemas socio-económicos de hoy día, como la creciente brecha entre ricos y pobres o el desbaratado sistema migratorio.

Toda una experta, con más de cuarenta años de trayectoria en cuestiones sociales, y alguien que reconoce una injusticia cuando la ve. Como la que ha empujado a Marie Collins, la víctima de abusos que presentó su dimisión en la Comisión para la Protección de Menores del Vaticano, por culpa de la indiferencia de los mandos y oficiales de Doctrina de la Fe.

“Bloqueada por hombres” son las palabras que ha utilizado Campbell para definir la situación en la que se encontraba Collins ante la negativa del dicasterio del cardenal Müller a contestar a las cartas de víctimas que le llegaban, y de poner en marcha el tribunal para obispos encubridores, tal y como propuso el Papa Francisco. “¿No es ése el verdadero problema en la Iglesia?”, se preguntó.

“El esfuerzo para evitar que la Iglesia ponga fin a este tipo de cosas es escandaloso”, continuó la religiosa estadounidense refiriéndose a la crisis de abusos, si bien reconoció que el Papa tiene voluntad de crear una Iglesia más comprensiva e inclusiva. Quienes se oponen a él, sin embargo, están anclados, según Campbell, en un clericalismo doblemente peligroso por los tintes machistas y apáticos que ha ido adquiriendo en la cámara de ecos que son los pasillos del Vaticano.

“Se trata del poder e imagen masculinos, no de las historias de las personas”, explicó Campbell en esta línea. “El problema real es que han definido su liderazgo espiritual como poder y no tienen ni idea acerca de la vida espiritual”.

“La mayoría de los hombres que mandan aquí no han tratado nunca con una persona normal que ha sido abusada, una mujer o niño normal que ha sido abusado”, continuó la religiosa. “Si no tratas con la gente no se te parte el corazón. La burocracia tiene tanto miedo de que se le parta el corazón, que se esconde“, sentenció.

Campbell -en Roma para participar en “Voces de Fe”, la cumbre de mujeres influyentes de hoy- no solo tuvo duras palabras, en su entrevista con RNS, para el dicasterio de Müller. También notó con tono despectivo que ningún miembro de la Curia -de retiro cuaresmal esta semana en las afueras de Roma- quiso formar parte en la conferencia. “No sé si es una bofetada en la cara o una prueba de cuánto poder creen que tenemos”, observó la religiosa con cierta ironía.

http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2017/03/09/religion-iglesia-vaticano-abusos-encubrimiento-simone-campbell-la-curia-solo-se-preocupa-del-poder-e-imagen-masculinos-no-de-las-historias-de

AFRICA: El día tiene más horas para las mujeres de Zimbabwe


Por Sally Nyakanyanga© Reproducir este artículo|  

Constance Huku, de la localidad rural de Masvingo, en el sudeste de Zimbabwe, carga leña. Crédito: Sally Nyakanyanga / IPS

Constance Huku, de la localidad rural de Masvingo, en el sudeste de Zimbabwe, carga leña. Crédito: Sally Nyakanyanga / IPS

HARARE, 13 mar 2017 (IPS) – El canto del gallo despierta a Tambudzai Zimbudzana, de 32 años, que rápidamente dobla sus mantas y sale de su casa de tres habitaciones, con techo de chapas, en Masvingo, una localidad rural del sudeste de Zimbabwe.

La mujer recoge unos leños de una enorme pila y prepara fuego para hervir el agua y hacer la comida para que su marido se bañe y coma antes de irse al trabajo en bicicleta.

“Las mujeres serán capaces de hacer más cuando haya hombres que compartan la responsabilidad en el hogar, así como cuando desempeñen un papel clave en las decisiones en sus hogares”: Anna Giolitto.

“¡Shorai! ¡Shorai! ¡Shorai!”, llama Zimbudzana a su hija de 14 años, que aún duerme y debe ayudarla con las tareas diarias.

“Mi día comienza a las cuatro de la mañana. Cocino, enciendo el fuego, voy a buscar agua y paso el resto del tiempo en el campo o el jardín, según el mes”, relata la mujer.

“Mi día a menudo termina a las diez de la noche, ya que tengo que asegurarme de que todo el trabajo doméstico esté hecho, incluso atender a mis seis hijos, antes de poder descansar”, añade en diálogo con IPS. Rara vez le queda tiempo para asistir a actividades comunitarias.

Muchas mujeres y niñas se hacen cargo del trabajo – pesado, desigual y aparentemente natural – que implica cuidar a su familia, algo que pocas veces se aprecia, no resulta financieramente beneficioso y está profundamente arraigado en la cultura de este país del sur de África.

“En los últimos años, considerables evidencias y resultados de investigaciones demuestran que la inversión en el trabajo del cuidado no remunerado – por los gobiernos, la sociedad civil y los empleadores – mejoran el bienestar, el goce de los derechos de las mujeres, el desarrollo económico y reduce la desigualdad”, afirmó Anna Giolitto, de la organización humanitaria Oxfam.

Desde 2014, Oxfam trabaja en Zimbabwe para fortalecer los derechos económicos de las mujeres mediante la recolección de datos sobre los cuidados no remunerados, la innovación en las intervenciones y la influencia en políticas y prácticas para abordar la atención como parte del empoderamiento femenino.

La organización no gubernamental llevó a cabo programas en tres distritos desde 2014 y desarrolló dos herramientas para evaluar el trabajo doméstico no remunerado y el cuidado de las personas en las comunidades, el Análisis de Atención Rápida y la Encuesta sobre el Cuidado en el Hogar.

El día tiene más horas para las mujeres de Zimbabwe

Charity Ncube, de la localidad rural de Masvingo, en el sudeste de Zimbabwe, lleva a su hijo y un contenedor de 20 litros de agua. Crédito: Sally Nyakanyanga / IPS

“El objetivo principal es reducir el tiempo o la labor requeridos para el trabajo doméstico diario y el cuidado de las personas, y así aumentar la participación de las mujeres, su empoderamiento, liderazgo y representación en las esferas públicas y privadas”, explicó Giolitto.

Los resultados de la encuesta mostraron que las mujeres se encargan de hacer de tres a seis veces más horas de trabajo de cuidados que los hombres.

Según ONU Mujeres, el mundo del trabajo está evolucionando, con importantes consecuencias y oportunidades para las mujeres debido a la globalización y las revoluciones tecnológica y digital.

Sin embargo, la creciente informalidad del trabajo, la inestabilidad de los medios de subsistencia y los ingresos, las nuevas políticas fiscales y comerciales y los impactos ambientales tienen un efecto negativo en el bienestar de muchas mujeres en todo el mundo. Como tales, deben abordarse en el contexto de su empoderamiento económico.

Las mujeres que trabajan en la economía informal de Zimbabwe se enfrentan diariamente a la hostilidad del entorno económico y de los funcionarios de seguridad, incluso en las aduanas.

“Nos confiscan los bienes en los puestos fronterizos debido a la cantidad limitada de mercancías que se permite ingresar al país. Acabamos pagando más dinero a los transportistas con el fin de pasar una cantidad razonable por la frontera”, manifestó Lorraine Sibanda, presidenta de la Cámara de Asociaciones de la Economía Informal de Zimbabwe (ZCIEA). Cerca de 65 por ciento de sus integrantes son mujeres, indicó.

Sibanda agregó que las tarifas de los transportistas no son uniformes, por lo que se puede pagar varias veces por las mismas mercancías. Además, tienen que cargar con gran peso durante mucho tiempo, lo que puede tener consecuencias nocivas para la salud de las mujeres involucradas en el comercio transfronterizo.

“Poco o nulo conocimiento de los trámites aduaneros, como la declaración de bienes, también contribuye a que las comerciantes sean víctimas de los transportistas depredadores, del personal de inmigración y otros elementos que rondan los puestos fronterizos para ganarse la vida”, aseguró Sibanda.

La Oficina Nacional de Estadísticas de Zimbabwe señaló que 84 por ciento de la clase trabajadora del país pertenece al sector informal y solo 11 por ciento tiene un empleo formal.

Oxfam no trabaja con mujeres comerciantes transfronterizas en Zimbabwe, pero aplica la estrategia de las “cuatro R” para el cambio en su empoderamiento.

  • Reconocer el trabajo de cuidados a nivel de las políticas, la comunidad y el hogar, para  hacerlo visible y valorarlo. Cambiar la idea de que se trata solo de una actividad natural de las mujeres. Es trabajo.
  • Reducir el trabajo de los cuidados mediante el uso de tecnologías y servicios que ahorren tiempo.
  • Redistribuir la responsabilidad del cuidado de manera más equitativa – de mujeres a hombres, y de familias al Estado y los empleadores.
  • Representar a las cuidadoras en la toma de decisiones.

“Las mujeres serán capaces de hacer más cuando haya hombres que compartan la responsabilidad en el hogar, así como cuando desempeñen un papel clave en las decisiones en sus hogares”, afirmó Giolitto.

Kelvin Hazangwi, de Padare (Foro de Hombres sobre Género), también enfatizó la necesidad de compartir el trabajo de cuidados no remunerados.

“Los hombres deben tomar la iniciativa para disminuir el peso del cuidado que hacen las mujeres, ya que esto tiene un efecto positivo en el hogar, la comunidad y el país en general”, opinó Hazangwi.

Padare es un foro de hombres que aboga por la igualdad de género en Zimbabwe.

ZCIEA cree que el sector informal es el futuro, y que políticas económicas de inclusión de género, la formalización del comercio informal, la infraestructura digna, la protección social, los servicios de salud, el reconocimiento de los comerciantes informales como actores económicos clave darán lugar a un crecimiento sostenible e inclusivo.

Traducido por Álvaro Queiruga

http://www.ipsnoticias.net/2017/03/el-dia-tiene-mas-horas-para-las-mujeres-de-zimbabwe/

Experiencia de ser mujer y religiosa  en la Iglesia Católico Romana


Dra. Marilú Rojas Salazar
8 de marzo de 2017
No sólo quiero hablar de mi experiencia, pues yo no soy el paradigma de todas las mujeres de la iglesia católica. Las teólogas feministas partimos del principio ético que, la experiencia de cada mujer es única, y por lo tanto no es normativa para todas. Dicho lo anterior, compartiré tres  ideas: en primer lugar, la  experiencia de exclusión de las mujeres en algunas de las fases históricas de la iglesia católico romana; en segundo lugar, los movimientos de resistencia por parte de las mujeres a dicha exclusión; y en tercer lugar, mi experiencia personal como mujer teóloga y religiosa en el contexto actual.

La  experiencia de exclusión de las mujeres en algunas de las fases históricas de la iglesia católico romana

A mi juicio las mujeres hemos vivido seis etapas importantes de exclusión:

La palabra: la primera exclusión que vivimos las mujeres fue la de la palabra en los albores del cristianismo primitivo, pues las mujeres fueron silenciadas, desapareció la profecía en primer lugar junto con las mujeres apóstoles, después la diakonía, las mujeres presbíteras, y solo se dejó paso a las mujeres conocidas como vírgenes, mujeres que huyeron de matrimonios forzados y que en el cristianismo encontraron un espacio de libertad. Finalmente, éstas mujeres vírgenes fueron sacrificadas y convertidas en mártires. Solo así pudieron trascender en la historia de la iglesia escrita por hombres. Esto culminó a principios del S. II con Ignacio de Antioquía quien estipuló la jerarquización de la iglesia con el triple ministerio, diácono, presbítero y epíscopo,  los tres solo asignados a los hombres. En el año 325 con el concilio de Nicea se prohibió la ordenación sacerdotal de las mujeres.

El discipulado de iguales: con el movimiento anterior, hubo mujeres que escaparon al desierto para convertirse en ermitañas, anacoretas y vivir en soledad, en el seguimiento a Jesús al igual que los hombres, pero no tardó mucho su soledad libertaria, pues pronto fueron encontradas y se les asignaron muros, vestidos, velos, y normas de vida, así surgieron las grandes abadías, y las órdenes religiosas. Con normas de vida escritas por hombres para que las mujeres las vivieran (S. IV-VIII)

Las sabiduría: De ahí saltamos hacia el S. XI-XII hasta el S. XVI hacia la edad media, y las mujeres fueron excluidas ahora por sus saberes, sino podían andar libres como los hombres, ahora recurrirían a sus sabidurías como instrumento de resistencia, pero los saberes de las mujeres fueron demonizados y ellas fueron acusadas de hechicería, y fueron quemadas como brujas y seres que pactaban con lo demoniaco.

La mística: entonces las mujeres recurrieron a la mística, que cosa más inofensiva como orar, como expresar sus sentimientos y saberes, así como su corporalidad en la relación con la trascendencia, sin embargo, hasta de la experiencia del amor de Dios fueron excluidas. Puestas bajo la lupa de la sospecha, les asignaron confesores y guías espirituales hombres que les hacían escribir sus vidas y experiencias místicas, para luego acusarlas de herejía, ejemplos  Teresa de Ávila, Margarita de Poittiers, Juana Inés de la Cruz, entre otras muchas, acusadas de confundir el amor humano con el amor de Dios, ¡que ironía!

El liderazgo (ordenación sacerdotal): Las mujeres hemos sido excluidas de los ministerios ordenados en la iglesia, hemos sido consideradas doctrinalmente como seres de segunda categoría, y a éstas doctrinas apelan los hombres lideres de la iglesia para negar la ordenación. En la iglesia católico romana tenemos los 7 sacramentos, pero las mujeres solo podemos tener acceso a seis, y solo por razón de nuestro sexo. Pues teológicamente no hay nada que lo  impida. La tradición patriarcal se asegura que así sea.

Derecho a la toma de decisiones y ciudadanía: Las mujeres en la iglesia católico romana no gozamos del derecho de ciudadanía, pues al no ser reconocidas para los liderazgos, tampoco podemos elegir a nuestros dirigentes, ni tomar decisiones éticas con respecto al actuar de la iglesia, ni si quiera con respecto a nosotras mismas.

Los movimientos de resistencia por parte de las mujeres a dicha exclusión

Las mujeres no asumieron la exclusión pasivamente, nunca lo hemos hecho así, como lo han querido mostrar los patriarcas, el primer movimiento de resistencia lo encontramos en

María Magdalena: la recuperación de la figura de María de Magdala como la apóstol de los apóstoles, como la testigo primera de la resurrección y como la primer mujer que recibió el envío de parte de Jesús resucitado, nos coloca ahora a las mujeres en un liderazgo sin precedente en los albores del cristianismo, y en la primacía de la iglesia que Jesús quería.

Anacoretas, ermitañas y madres de la iglesia: al ser invisibilizadas y desaparecidas progresivamente las mujeres en los ministerios de diaconía, profecía y  presbiterado; las mujeres huyeron al desierto para convertirse en anacoretas, ermitañas y madres del desierto, al igual que los hombres, para mostrar su valor y huir del control del estado romano, que ahora también era cristiano. Mujeres que murieron en la soledad del desierto, pero libres.

Las beguinas o beatas: el movimiento nació en  1170. Su nacimiento tuvo lugar en la parte oriental del territorio actual belga. Las beguinas son mujeres solteras o viudas que, sin hacer votos eclesiásticos propiamente dichos, llevan una vida más o menos monástica en el mundo. Se agrupan para atender a enfermos de lepra, para predicar, estudiar artes y filosofía, escribir acerca de la mística. Son un movimiento que confronta a la vida religiosa de las abadías, una vida ya muy acomodada.

Movimiento de ordenación sacerdotal de las mujeres: en 2001 en Dublín se celebró el primer congreso ecuménico del movimiento mundial a favor de la ordenación de mujeres en el mundo, y el movimiento de sacerdotisas católicas en Canadá ahora es muy fuerte.

Teologías feministas: otra fuerza de resistencia  y propuesta ha sido el gran trabajo de producción oral y escrita de la teología feminista, de la teología feminista de la liberación contra la feminización de la pobreza en A. L, la teología feminista del norte que lucha por la igualdad de derechos laborales, la teología feminista Asiática contra la trata de niñas y jóvenes mujeres, así como la explotación sexual, la teología feminista africana contra las tradiciones culturales machistas de la ablación del clítoris de las mujeres.

Mi experiencia

Soy una mujer religiosa y teóloga en el seno de una iglesia patriarcal, y una mujer mexicana en el seno de una cultura dominante, autoritaria y patriarcal como lo es la sociedad mexicana, la cual además se caracteriza por ser una sociedad y una cultura conservadora. Vivo en el país donde cada vez es más peligroso ser mujer, en el país donde puedo ser una victima posible de feminicidio, o de desaparición forzada.

Tengo un doctorado en teología sistemática por una de las más prestigiosas universidades del mundo, mi examen doctoral lo aprobé con la máxima nota que da la universidad, y no tengo trabajo de tiempo completo en ninguna universidad católica. Mi trabajo es mal pagado, no tengo un salario fijo, no tengo seguridad social, ni posibilidades de jubilarme. Tengo que demostrar el doble de mi saber y conocimiento, y veo pasar a algunos de mis alumnos varones, muchos sin título siquiera de maestría a ocupar cargos académicos como investigadores o directores de instituciones teológicas. Soy la primer doctora en teología sistemática en México, sin embargo son compañeras que no tienen doctorado quienes tienen las directrices de institutos teológicos, claro la clave está en que no son feministas o  hacen el juego al patriarcado algunas de ellas.

El espacio que tengo de libertad  y de reconocimiento es escribir, y eso es lo que ahora hago. Las mujeres siempre encontramos recovecos de libertad, autonomía y reconocimiento; y es la creatividad ahora la que me demanda ha rehacer la resistencia, tal como las mujeres de nuestras historias.

Conferencia dictada por la religiosa y doctora en teología por la Universidad Católica de Lovaina Marilú Rojas Salazar, dentro el Panel: Mujeres y Religión, por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación y la Universidad del Claustro de Sor Juana, en el marco del Día Internacional de la Mujer.

http://us11.campaign-archive2.com/?u=5825a00f6267a01f908f77835&id=41a3942a19

 

Vaticano enviado de la ONU: la igualdad de trato para las mujeres implica reconocer su papel especial


QUE INTERESANTE ESTE ARTICULO. ES BUENO QUE SE EMPIECE A APLICAR LO QUE DICE, EN LA PROPIA CASA. AGRADECEMOS SU APOYO, PERO SERIA MUCHO MEJOR, SI NOS DIERAN LA PALABRA.  GRACIAS.

17 de de marzo de, 2017

Representante del Vaticano ante la ONU ha animado a los líderes mundiales para promover la igualdad de trato para las mujeres en el lugar de trabajo, reconociendo al mismo tiempo de las mujeres “y la preferencia expresada regalo para el cuidado de los demás.”

Dirigiéndose a la Comisión número 61 de la Condición de la Mujer, el arzobispo Bernardito Auza dijo que el trato justo para las mujeres requiere tanto del respeto de su igual dignidad y el reconocimiento de las diferencias entre mujeres y hombres. Para proteger la igualdad de la dignidad de las mujeres, dijo, “se necesitan medidas adecuadas para combatir la creciente informalidad y la precariedad del empleo femenino.” Añadió que el abuso y la explotación deben terminar, señalando en particular la explotación de las mujeres vulnerables que son inmigrantes y refugiados .

En el lugar de trabajo, el arzobispo continuó, no debe haber reglas arbitrarias en cuanto a lo que los hombres y las mujeres deben hacer. Citando Francisco, arzobispo Auza argumentó Againt “rigidez” en la definición de los roles. También sugirió que se debe esperar que los hombres para apoyar “un mejor reparto de las responsabilidades dentro de la familia.”

Al mismo tiempo, porque las mujeres tienen una preferencia especial para nutrir a otros-especialmente los niños-arzobispo dijo que los empleadores no deben discriminar contra las mujeres “simplemente debido a la perspectiva de la licencia por maternidad o excedencia por cuidado de hijos o familiares enfermos y ancianos . “Hizo hincapié en el valor del trabajo que realizan las mujeres en el hogar, diciendo que” a pesar de que el trabajo no remunerado de las mujeres no es reconocido oficialmente por la economía formal, no sólo contribuye al desarrollo económico de todos los países, pero también sostiene los pilares fundamentales que rigen una sociedad y una nación “.

http://www.catholicculture.org/news/headlines/index.cfm?storyid=31043

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: