CHILE: Juan Barros insiste en participar en actividades del papa y pide que lo dejen tranquilo


El obispo de Osorno concelebró este miércoles la “Misa por el Progreso de los Pueblos” en Temuco.

“He dicho muchas veces que no he sido testigo (de abusos)”, reclamó.

ATON

Para disgusto de la Iglesia Católica, el obispo formado por el cura Karadima ha sido protagonista durante toda la estadía de Francisco en Chile.

Para disgusto de la Iglesia Católica, el obispo formado por el cura Karadima ha sido protagonista durante toda la estadía de Francisco en Chile.

Relacionados

El obispo de Osorno, Juan Barros, no se amilanó por las críticas y por la presión periodística y ciudadana de la pasada jornada, yeste miércoles volvió a asumir protagonismo en las actividades del Papa Francisco en Chile.

Barros -sindicado como encubridor de los abusos sexuales del cura Fernando Karadima– se trasladó hoy a Temuco para concelebrar, junto al resto de los obispos chienos, la “Misa por el Progreso de los Pueblos”, que presidió Francisco.

El prelado llegó al Aeródromo Maquehue con los otros obispos a bordo de un bus, y apenas bajó de la máquina se vio rodeado por micrófonos y periodistas.

He dicho muchas veces que no he sido testigo de eso (abusos) y les pido, por favor, que me dejen tranquilo“, dijo ante los profesionales de la prensa.

“Ayer hablé con algunos periodistas y lo que corresponde ahora es que tengamos una misa muy bonita”, agregó Barros, a quien, en medio del tumulto, alguien encaró gritándole: “¿Por qué no deja la sotana y le hace un bien a la Iglesia?”.

Esta opción -la del retiro definitivo o a segundo plano- fue comentada temprano en Cooperativa por el vocero de la Conferencia Episcopal, Jaime Coiro, quien, consultado por si no se le ha planteado directa y explícitamente a Barros dicha posibilidad, respondió: “Tengo la impresión de que muchas veces sí se ha hecho, en un clima muy fraterno y con mucho respeto”.

Mientras a dicho respecto no haya novedades, Barros “es un obispo de la Conferencia Episcopal de Chile en pleno ejercicio de su cargo y puede participar en todas las actividades del santo padre, pero claro, podría haberse quedado en su Diócesis… Es una decisión que toma él en conciencia”, comentó el vocero Coiro.

Conferencia Episcopal: Juan Barros es el legítimo obispo de Osorno para el papa http://bit.ly/2mHQJxM 

En el contexto de esta polémica son varios los sacerdotes que públicamente han señalado que la presencia de Barros en la visita papal les molesta e incluso los “violenta”, y admiten que la controversia “opaca” la fuerza del mensaje de Jorge Bergoglio.

“Si bien es cierto que el papa viene a visitar Chile, no viene para una persona o una ciudad. Yo sentiría que se reduzca la potencialidad de la visita del papa por el hecho de un obispo -que ciertamente habrá que tratar el tema a nivel de Iglesia de Chile y con el papa- pero no quisiera que un obispo (Barros) opaque la belleza, la majestuosidad y la trascendencia que tiene una visita del papa“, señaló Luis Infanti, líder de la Diócesis de Aysén.

http://www.cooperativa.cl/noticias/pais/iglesia-catolica/visita-papal-2018/juan-barros-insiste-en-participar-en-actividades-del-papa-y-pide-que-lo/2018-01-17/134447.html

Anuncios

Víctimas de Karadima valoran el gesto del Papa, pero exigen “la destitución de los obispos encubridores”


Los laicos de Osorno también protestaron en TemucoAgencias

Piden que “se tomen acciones concretas que sancionen a todos los responsables de todas las víctimas y se establezca la justicia que debió y debe haber en cada uno de esos casos”

(J. Bastante/Agencias).- Las víctimas de Fernando Karadima “no fuimos invitadas” al encuentro privado que anoche mantuvieron en Nunciatura el Papa Francisco y un reducido grupo de abusados por el clero chileno, aunque agradecieron “una palabra directa de la máxima autoridad de la Iglesia católica”, a quien exigieron “acciones concretas”.

Uno de los denunciantes de Fernando Karadima, James Hamilton, mostró su esperanza de que “las palabras a esas víctimas no sean todo lo que se haga”, sino que, además, “se tomen acciones concretas que sancionen a todos los responsables de todas las víctimas y se establezca la justicia que debió y debe haber en cada uno de esos casos”.

En concreto, Hamilton insistió en que esto incluye “destituir de sus cargos a los obispos encubridores ” y evitar nombramientos “que faciliten el escape de un victimario de la acción de la justicia”, en clara referencia al polémico obispo Barros, quien ha participado en todos los actos públicos acompañando al Papa Francisco, algo que ha causado malestar entre las víctimas del párroco de El Bosque y los laicos de Osorno, que exigen al Papa la destitución del prelado.

Un obispo, Juan Barros, que este mediodía volvió a participar en la misa del Papa en Temuco, y que respondió a otro de los denunciantes, Juan Carlos Cruz, quien asegura que el hoy prelado de Osorno presenció directamente los abusos que Karadima cometió contra él.

“Yo he dicho muchas veces que no he sido testigo de eso y les pido que me dejen tranquilo“, cerró Barros, quien debió ser ayudado por dos funcionarios de Carabineros para abandonar el tumulto junto al altar. Un tumulto que se suma a las protestas que los laicos de Osorno están organizando en muchos de los actos de la visita papal.

En uno de ellos participó el sacerdote Mariano Puga, quien aseveró que, en el caso Barros, “el Papa se equivocó”. El conocido cura obrero admitió que “fuimos débiles al denunciar la situación de la pedofilia, fuimos débiles, pero la Iglesia es más que eso, es más que los curas, más que los ricos de Iglesia que traicionan el Evangelio. Lo demás es mucha cháchara”.

No es de la misma opinión la Iglesia chilena. Así, el portavoz de la Conferencia Episcopal, Jaime Coiro, recalcó en conversación con El Diario de Cooperativa que el papa Francisco no tiene dudas de que Juan Barros es el “legítimo” obispo de Osorno.

“Él es un obispo de la Conferencia Episcopal de Chile en pleno ejercicio de su cargo, puede participar en todas las actividades del Santo Padre, pero claro, podría haberse quedado en su Diócesis. Es una decisión que toma él en conciencia”, destacó el prelado, quien añadió que “el mismo Papa ha confirmado que no hay ninguna acusación comprobada que amerite tomar una decisión respecto del obispo Barros. En ese sentido, no creo que haya ninguna duda por parte del papa de que él (Barros) es el legítimo obispo de la Diócesis de Osorno“, aseguró.

El Papa llamó a la no violencia y a ser artesanos de unidad entre los pueblos


Miercoles 17 Ene 2018 | 11:01 am

Temuco (Chile) (AICA): El papa Francisco presidió hoy una misa en la Araucanía, donde pidió buscar “el camino de la no violencia activa, ‘como un estilo de política para la paz’” e instó a no cansarse de buscar “el diálogo para la unidad”. ¨La violencia llama a la violencia, la destrucción aumenta la fractura y separación. La violencia termina volviendo mentirosa la causa más justa”, enfatizó el pontífice.

El papa Francisco presidió hoy la misa por el progreso de los pueblos en el Aeródromo de Maquehue, en Temuco, donde saludó en modo especial a los miembros del pueblo Mapuche y demás “pueblos originarios que viven en estas tierras australes: rapanui (Isla de Pascua), aymara, quechua y atacameños, y tantos otros”.

“Esta tierra, si la miramos con ojos de turistas, nos dejará extasiados, pero luego seguiremos nuestro rumbo sin más; pero si nos acercamos a su suelo, lo escucharemos cantar: ‘Arauco tiene una pena que no la puedo callar, son injusticias de siglos que todos ven aplicar’”, recordó.

“En este contexto de acción de gracias por esta tierra y por su gente, pero también de pena y dolor, celebramos la Eucaristía. Y lo hacemos en este aeródromo de Maquehue, en el cual tuvieron lugar graves violaciones de derechos humanos”, subrayó, y agregó: “Esta celebración la ofrecemos por todos los que sufrieron y murieron, y por los que cada día llevan sobre sus espaldas el peso de tantas injusticias”.

Francisco aseguró que “la entrega de Jesús en la cruz carga con todo el pecado y el dolor de nuestros pueblos, un dolor para ser redimido” e hizo hincapié en el pasaje evangélico en el que Jesús ruega al Padre para que “todos sean uno”.

“Esta unidad clamada por Jesús es un don que hay que pedir con insistencia por el bien de nuestra tierra y de sus hijos. Y es necesario estar atentos a posibles tentaciones que pueden aparecer y ‘contaminar desde la raíz’ este don que Dios nos quiere regalar y con el que nos invita a ser auténticos protagonistas de la historia”, sostuvo.

El pontífice advirtió que “una de las principales tentaciones a enfrentar es confundir unidad con uniformidad. Jesús no le pide a su Padre que todos sean iguales, idénticos; ya que la unidad no nace ni nacerá de neutralizar o silenciar las diferencias. La unidad no es un simulacro ni de integración forzada ni de marginación armonizadora”.

“La riqueza de una tierra nace precisamente de que cada parte se anime a compartir su sabiduría con los demás. No es ni será una uniformidad asfixiante que nace normalmente del predominio y la fuerza del más fuerte, ni tampoco una separación que no reconozca la bondad de los demás. La unidad pedida y ofrecida por Jesús reconoce lo que cada pueblo, cada cultura está invitada a aportar en esta bendita tierra”, afirmó.

Francisco agregó que “la unidad es una diversidad reconciliada porque no tolera que en su nombre se legitimen las injusticias personales o comunitarias. Necesitamos de la riqueza que cada pueblo tenga para aportar, y dejar de lado la lógica de creer que existen culturas superiores o inferiores”.

“Un bello ‘chamal’ requiere de tejedores que sepan el arte de armonizar los diferentes materiales y colores; que sepan darle tiempo a cada cosa y a cada etapa. Se podrá imitar industrialmente, pero todos reconoceremos que es una prenda sintéticamente compactada”, graficó.

“El arte de la unidad necesita y reclama auténticos artesanos que sepan armonizar las diferencias en los ‘talleres’ de los poblados, de los caminos, de las plazas y paisajes. No es un arte de escritorio, ni tan solo de documentos, es un arte de la escucha y del reconocimiento. En eso radica su belleza y también su resistencia al paso del tiempo y de las inclemencias que tendrá que enfrentar”, aseveró.

Francisco subrayó que “la unidad que nuestros pueblos necesitan reclama que nos escuchemos, pero principalmente que nos reconozcamos, que no significa tan sólo ‘recibir información sobre los demás… sino de recoger lo que el Espíritu ha sembrado en ellos como un don también para nosotros’”.

Asimismo, indicó que “esto nos introduce en el camino de la solidaridad como forma de tejer la unidad, como forma de construir la historia; esa solidaridad que nos lleva a decir: nos necesitamos desde nuestras diferencias para que esta tierra siga siendo bella. Es la única arma que tenemos contra la ‘deforestación’ de la esperanza. Por eso pedimos: Señor, haznos artesanos de unidad”.

“La unidad, si quiere construirse desde el reconocimiento y la solidaridad, no puede aceptar cualquier medio para lograr este fin. Existen dos formas de violencia que más que impulsar los procesos de unidad y reconciliación terminan amenazándolos”, añadió.

El Santo Padre detalló que “en primer lugar, debemos estar atentos a la elaboración de ‘bellos’ acuerdos que nunca llegan a concretarse. Bonitas palabras, planes acabados, sí —y necesarios—, pero que al no volverse concretos terminan ‘borrando con el codo, lo escrito con la mano’” y alertó: “Esto también es violencia, porque frustra la esperanza”.

“En segundo lugar, es imprescindible defender que una cultura del reconocimiento mutuo no puede construirse en base a la violencia y destrucción que termina cobrándose vidas humanas. No se puede pedir reconocimiento aniquilando al otro, porque esto lo único que despierta es mayor violencia y división. La violencia llama a la violencia, la destrucción aumenta la fractura y separación. La violencia termina volviendo mentirosa la causa más justa”, enfatizó.

Francisco explicó que “por eso decimos ‘no a la violencia que destruye’, en ninguna de sus dos formas. Estas actitudes son como lava de volcán que todo arrasa, todo quema, dejando a su paso sólo esterilidad y desolación”, por lo que pidió buscar “el camino de la no violencia activa, ‘como un estilo de política para la paz’. Busquemos, y no nos cansemos de buscar el diálogo para la unidad”.

“Por eso decimos con fuerza: Señor, haznos artesanos de unidad. Todos nosotros que, en cierta medida, somos pueblo de la tierra estamos llamados al Buen vivir (Küme Mongen) como nos los recuerda la sabiduría ancestral del pueblo Mapuche. ¡Cuánto camino a recorrer, cuánto camino para aprender! Küme Mongen, un anhelo hondo que brota no sólo de nuestros corazones, sino que resuena como un grito, como un canto en toda la creación. Por eso, hermanos, por los hijos de esta tierra, por los hijos de sus hijos digamos con Jesús al Padre: que también nosotros seamos uno; haznos artesanos de unidad”, concluyó.+

» Texto completo de la homilía

CHILE: Obispo Juan Barros: “El papa ha sido muy afectuoso conmigo”


El religioso negó que Francisco le haya quitado respaldo a raíz de las denuncias que lo sindican como encubridor de Karadima.

“Se han dicho muchas mentiras respecto de lo mío”, afirmó al retirarse del Parque O’Higgins.

Barros reconoció haberse sorprendido por la carta del papa, de 2015, donde se advertía un plan para darle un periodo sabático.

Barros reconoció haberse sorprendido por la carta del papa, de 2015, donde se advertía un plan para darle un periodo sabático.

Relacionados

El obispo de Osorno, Juan Barros, aseguró que mantiene el respaldo del papa Francisco, pese a las denuncias públicas que lo sindican como encubridor de los abusos sexuales del cura Fernando Karadima.

Barros fue, este martes, uno de los co-celebrantes de la masiva “Misa por la Paz y la Justicia” que presidió Francisco, y que congregó a más de 400 mil fieles católicos en el Parque O’Higgins.

Su presencia generó la inmediata reacción de los denunciantes del caso KaradimaJuan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo, quienes enfatizaron que ésta quitó todo valor a lapetición pública de perdón que hizo más temprano, en el Palacio de La Moneda, el jefe del Estado vaticano.

A la salida del Parque, Barros minimizó las críticas en su contra y negó que éstas puedan opacar la valoración del mensaje papal: “El papa es grandísimo y su visita es de un provecho enorme (…) Reporteen cosas maravillosas que pasaron en esta misa”, dijo el prelado a periodistas de Chilevisión y Canal 13.

subir“No hay opinión en contra”

Consultado por la carta de 2015 -pero conocida recién la semana pasada- donde Francisco expresaba preocupación por el tema Osorno  y revelaba un plan para darle a él y a otros obispos cuestionados un periodo sabático, Barros aseguró que ésta “no es una opinión en contra”.

Yo la verdad es que no conocía esa carta (…) Para mí fue sorpresa“, admitió a continuación, pero negó haber perdido el respaldo del líder de la Iglesia Católica.

Con el favor de Dios, el papa ha sido –cuando estuvimos en la visita ad limina de febrero- muy afectuoso conmigo, y estoy yo en el servicio que la Iglesia (me tiene)”, dijo mientras caminaba.

“Quiero agradecerle a mucha gente reza por mí y que me manda mucho cariño, y reiterar que se han dicho muchas mentiras respecto de lo mío (…) La verdad es muy importante y es lo que tiene que primar“, remató Barros, quien fue formado por el cura Karadima.

http://www.cooperativa.cl/noticias/pais/iglesia-catolica/visita-papal-2018/obispo-juan-barros-el-papa-ha-sido-muy-afectuoso-conmigo/2018-01-16/125353.html

Francisco llega a La Araucanía en medio de más incendios a iglesias


Una iglesia y una escuela fueron incendiadas en la noche de este martes en Temuco, Chile

La antesala de la visita del papa Francisco a Temuco, la región de La Araucanía, tierra de los mapuches, pueblo originario que ha dado mucho que hablar en los últimos meses, se da en medio de nuevos incidentes e incendios a iglesias.

En la noche de este martes un carabinero chileno (policía local) resultó herido luego de “una emboscada de desconocidos a personal uniformado que hacía rondas en el fundo La Turbina ubicado en las cercanías de Pidima, comuna de Ercilla, el cual cuenta con resguardo policía”, reproduce Radio Cooperativa.

Por otro lado, en la zona de San Andrés en la comuna de Collipulli se incendiaron una iglesia y un colegio, hechos que aún siguen siendo investigados, pero en el lugar se encontraron mensajes alusivos a la situación de presos mapuches.  

 “Tenemos un carabinero herido que estaba haciendo guardia en la esquina de la carretera con el sector del cruce La Turbina y tenemos una escuela y una iglesia quemadas en Collipulli, todo esto en vísperas de la visita del papa a nuestra región”, expresó una dirigente local en diálogo con el medio chileno.

Lo acontecido en las últimas horas se suma a la seguidilla de incendios a iglesias antes y durante la llegada del Papa a Chile, hecho que ha generado que se refuerce la presencia policial en la zona.

Francisco llegó este miércoles a Temuco, en La Araucanía, donde en primera instancia tiene previsto oficial una misa masiva en el Aeropuerto de Maquehue para luego continuar con otras actividades que incluye también un almuerzo con habitantes de la región.

 

Victor Manuel Fernández acusa a los cardenales Müller y Sarah de “pensar y hablar como si Francisco no fuera Papa”


Manos de Victor Manuel

Ahora muchos católicos pueden tratar irresponsablemente a Francisco de hereje o de cismático, sin que les llegue siquiera un pedido de aclaración desde el Vaticano

(Victor Manuel Fernández, arzobispo y rector de la UCA, en La Nación).- Aquien tuvo formación superior se le debe exigir que, cuando escriba algo que pueda afectar a otro, no se base en meras suposiciones. Por eso llama la atención hasta qué punto las afirmaciones periodísticas sobre el Papa están plagadas de imaginación, al mismo tiempo que todo se interpreta como si Francisco estuviera permanentemente pensando en Macri. El ego argentino es grande.

Esto se vio exacerbado días atrás en una llamativa andanada de notas periodísticas, todas dedicadas a atribuirle a Francisco ciertas intenciones políticas. Si uno leyera este hecho con la misma imaginación, podría deducir que hay un plan organizado de desprestigio. Pero es más adecuado pensar con la mente en frío y otorgar el beneficio de la duda.

Muchas veces se supone que todos los que tienen alguna tarea en instituciones católicas están ejecutando órdenes del Papa cada vez que hablan. Sin embargo, esto ni siquiera ocurre con los cardenales del Vaticano, ya que siguen pensando y hablando como quieren, como si Francisco no fuera papa.

¿Acaso no nos preguntamos muchas veces por qué no se sacaba de encima al cardenal Müller, quien no ocultaba una línea de pensamiento muy diferente e incluso lo criticaba? Y miremos al cardenal Sarah, que sigue proponiendo volver a celebrar la misa de espaldas al pueblo.

Por lo tanto, no se puede sostener que lo que diga la pastoral social de Córdoba, que podría hablar incluso sin consultar al obispo del lugar, venga digitado desde el Vaticano. Por la misma razón, deberían respetar a Grabois, que es un laico adulto e inteligente y puede tener pensamiento propio sobre temas políticos y sociales, sin suponer que repite lo que le ordena el Papa. Él como ciudadano libre puede opinar lo que quiera sobre el presidente o sobre la oposición.

No es realista decir que alguien, por ser asesor o consultor de una oficina vaticana, como es Justicia y Paz, esté marcando o representando el pensamiento del Papa sobre temas sociales.

Muchos de esos consultores jamás son consultados y a otros se los consulta solo sobre algún tema en particular: la trata de personas, el narcotráfico, etcétera. Es más, algunos de ellos pueden estar a favor de la eutanasia o del aborto en algunos casos, y esa no es la línea del Papa o del Vaticano. Entonces permítanle a Grabois que tenga el respeto del Papa, pero libérenlo del peso de estar representándolo.

Esto se vuelve más complejo todavía en las academias del Vaticano, donde una puede opinar lo contrario de otra. Así ocurrió, por ejemplo, en temas como los transgénicos, las células estaminales, etcétera. Sánchez Sorondo convoca a su academia a quienes quiere, sin pedir permisos del Papa ni certificados de buena conducta. Les da lugar en su foro de discusión porque desde su cargo pueden aportar algo sobre algún tema acotado, y así como invitó a Macri invitó también a Gils Carbó. Pero aquí dicen falsamente que “el Papa mandó llamar a Gils Carbó”.

Hoy, con Francisco, la Iglesia goza de una inédita libertad de expresión y no es necesario estar pensando qué diría el Papa para poder opinar. Ahora muchos católicos pueden tratar irresponsablemente a Francisco de hereje o de cismático, sin que les llegue siquiera un pedido de aclaración desde el Vaticano. Pocos años atrás recibíamos sanciones graves por mucho menos.

De todos modos, cualquier opinión que defienda los derechos de los más débiles podrá tener semejanzas con el mensaje de Francisco, que siempre habla desde las heridas de los más frágiles. Es improbable que él se dedique a reclamar a favor de las grandes empresas o de los poderes concentrados, por más racionales que suenen. Los poderosos ya tienen recursos de sobra para defender sus intereses y difundir su visión de la realidad. Los débiles de este mundo ya escucharon muchas veces que hay que seguir esperando.

Es en la sociedad civil donde han crecido la intolerancia y nuevos modos de censura. Por eso muchos optan por no opinar acerca de graves temas sociales, porque opinar es verse expuesto a una catarata de descalificaciones y de sospechas.

Esto no le hace bien a nuestro querido país. Solo empobrecerá más y más el ya limitado debate público, y no habrá progreso económico que supla la decadencia cultural y social.

El papa Francisco llega a Chile para salvar a su iglesia, la más débil de la región


El papa Francisco llega a Chile para salvar a su iglesia, la más débil de la región

Francisco trata de cambiar la imagen de una iglesia arrasada por escándalos de abusos sexuales y una sociedad cada vez más laica

Santiago de Chile 16 ENE 2018 – 02:47 CET

El Papa Francisco y la presidenta Michelle Bachelet, en Chile.El Papa Francisco y la presidenta Michelle Bachelet, en Chile. AFP

Chile sigue siempre un ritmo aparte del resto de la región. Por eso el primer Papa latinoamericano, que ha realizado varios exitosos viajes a su continente, donde es recibido siempre con entusiasmo, llega a Chile con una misión diferente: salvar a una iglesia en graves problemas, acorralada por varios escándalos de abusos sexuales en el país latinoamericano que, con Uruguay, tiene un porcentaje menor de católicos y mayor de ateos. “Para mí no será un viaje difícil. Estudié aquí y tengo muchos amigos y conozco bien Chile”, trató de minimizar el Papa de camino a Chile para seguir hacia Perú. Estará tres días en cada país.

La presidenta Michelle Bachelet lo recibió a su llegada al aeropuerto de Santiago de Chile este lunes. Unos 1.600 periodistas se habían acreditado para seguir esta visita y Bachelet aseguró que se ha trabajado mucho para “dar las mejores condiciones con la dignidad y calidad que merecen”.

La crisis que vive la iglesia chilena es tan evidente que ni siquiera sus máximos responsables lo niegan. “El Papa va a encontrar una iglesia que está en crisis. Y no niego que parte se debe a una situación concreta que ha vivido estos años la iglesia en Chile, con los casos de abusos. Son casos gravísimos. Pero las crisis son siempre una oportunidad de mejorar”, admitía en el periódico chileno La Tercera Ricardo Ezzati, arzobispo de Santiago, pocas horas antes de la llegada del Papa.

El asunto de los abusos es uno de los más sensibles de la visita, que tiene otras cuestiones delicadas, en especial el encuentro con los mapuches y el probable apoyo del Papa a la causa de los pueblos originarios de América. En los últimos años se han producido más de 80 denuncias de abusos, y una de ellas es especialmente delicada porque Francisco nombró obispo de Osorno a Juan Barros, al que las víctimas del sacerdote Fernando Karadima, condenado y apartado de la Iglesia, reprochan su cercanía al abusador. Barros sufrió manifestaciones cuando fue nombrado obispo pero sigue en su puesto. Francisco llegó a decir que Osorno sufre “por tonta”, porque “no hay ninguna prueba” contra Barros, al que siempre ha defendido. Algunas víctimas de Karadima, en su mayoría chicos de clase media acomodada y de familias muy conservadoras cercanas a la Iglesia, han intentado que el Papa les reciba pero de momento no está previsto.

El papa Francisco este lunes.El papa Francisco este lunes. SEBASTIAN UTRERAS

La visita, negociada como todas desde hace más de un año, se ha ido complicando poco a poco hasta el punto de que han surgido incluso grupos que han atacado cinco iglesias y rechazan el coste de la visita papal. Santiago está blindado para la llegada de Francisco, en especial la zona de Providencia, donde está la Nunciatura, y el parque O’Higgins, donde ofrecerá una misa masiva para la que esperan 400.000 personas. El Gobierno chileno insiste en que se trata de grupos “pequeños, con capacidad de acción limitada”. Estos ataques no tienen apoyo social, pero el coste de la visita sí está generando un debate en algunos sectores en una sociedad que ha evolucionado hasta convertirse en una de las la más laicas de Latinoamérica.

Chile pierde fieles católicos de forma acelerada. En una reciente y respetada encuesta regional, el Latinobarómetro, se detalla que mientras en el cercano Paraguay el 89% de los ciudadanos se declara católico —80% en México y 73% en Colombia o Perú— en Chile baja al 44%.  Pero lo más inquietante es que no hay una competencia con los evangelistas, como en otros países, en especial en Centroamérica y Brasil —en Guatemala llegan al 41%— sino que el verdadero rival es el ateísmo, ya que el 38% de los chilenos dice que no tiene ninguna religión, un récord regional que dobla la media. El desplome desde 1995 de los que se declaran católicos ha sido de casi 30 puntos. En Argentina, el país del Papa, el 21% se declara sin religión y el 66% católico.

El Papa viene a salvar a la Iglesia chilena, pero él tampoco sale bien parado. Mientras en Paraguay el Papa Francisco recibe una media de 8,3 en una escala del 1 al 10, Chile es el país que peor lo valora con un 5,1. Además, está perdiendo puntos con los años. La confianza en la iglesia chilena, que también es la más baja de los 18 países analizados, se desplomó con el caso Karadima. Además, la sociedad chilena está cada vez más alejada de sus élites, algo que está devorando a la clase política que pilotó la transición desde la dictadura de Augusto Pinochet.

La visita es muy diferente a la última llegada de un Papa a Chile, en 1987, cuando Juan Pablo II viajó en plena dictadura. Francisco ya ha anunciado que recibirá a algunos familiares de desaparecidos de Pinochet. La iglesia chilena, al contrario que la argentina, fue crítica con la dictadura y tuvo choques importantes con Pinochet. Pero en los últimos tiempos ha tenido una deriva conservadora que la ha alejado poco a poco de sus fieles. Y ahí es donde entra Francisco, el Papa latinoamericano que fue elegido entre otras cosas para frenar la sangría en su tierra.

El Papa pasa por encima de Argentina y la esquiva

Hasta ahora disimulaba un poco. El papa argentino viajó a Brasil, Ecuador, Bolivia, Paraguay, Cuba, México y Colombia. Ya cuando visitó Paraguay, fronterizo con Argentina, y no se animó a acercarse a su tierra, las excusas empezaron a agotarse.

Los fieles argentinos cruzaron la frontera en masa para ver a un Papa que no solo sigue siendo ciudadano del país austral sino que tiene una enorme presencia en la política de este país al que no ha vuelto desde que se marchó para participar en el cónclave que lo eligió en 2013. El argentino más universal, para muchos un peronista puro, esquiva el regreso a su tierra. Así que la elección de Chile, un país casi inalcanzable desde Europa sin pasar por encima de Argentina, ha dejado en evidencia lo que muchos sabían: que el Papa se niega a volver a su tierra. “Es doloroso que pase por arriba nuestro y aterrice en otro lado”, ha admitido la Iglesia argentina, que él dirigió.

Francisco cumplió con el protocolo y envió un telegrama a los presidentes de cada uno de los países que sobrevoló. En el mensaje que envió a Macri evitó referirse a una eventual visita y envió “buenos augurios a sus compatriotas”. “Al sobrevolar el espacio aéreo argentino, le brindo mis calurosos saludos y envío desde el corazón mis buenos deseos a toda la gente de mi madre patria, asegurándole mi cercanía y bendiciones. Les pido a todos, por favor, que no dejen de rezar por mí”, indicó en el texto, escrito en inglés.

Como suele suceder con los argentinos más conocidos del mundo, incluido Messi, el Papa genera enormes divisiones en su tierra. Los antiperonistas lo detestan porque le ven demasiado vinculado a ese movimiento. Los macristas le reprochan sus choques con el presidente. En el entorno de Francisco dicen que él no volverá hasta que su figura no genere división sino unidad. Pero eso puede no suceder nunca. Y si está esperando a que Macri no esté en el poder, también puede pasar mucho tiempo. Así que miles de argentinos católicos cruzan estos días a Chile para ver al Papa.

apoyando a FUERA al OBISPO BARROS de OSORNO.
SI TU Y YO NO HACEMOS “LÍOS” A CORRUPTOS Y ABUSADORES, Y NO CUIDAMOS NUESTRA CASA COMÚN… ENTONCES QUIÉN?
                                                     Jesús fue ayer en el templo y ahora: “UN INDIGNADO”
2 archivos adjuntos

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: