EXCLUSIVO: Obispo Barber se encontrará con el Papa Francisco en el Vaticano en el Día de Acción de Gracias


EXCLUSIVO: Obispo Barber se encontrará con el Papa Francisco en el Vaticano en el Día de Acción de Gracias
19 de noviembre
20:402017

Por Cash Michaels

Para la crónica

En una entrevista exclusiva, el obispo Dr. William J. Barber II, actualmente presidente de Repairers of the Breach, un grupo de activismo social no partidista y sin fines de lucro, confirmó que él y una delegación de “moral, derechos de los trabajadores, lucha contra la pobreza y justicia ecológica” los defensores “se reunirán con el Papa Francisco en el Vaticano en el Día de Acción de Gracias”.

El Dr. Barber dio su permiso el domingo para que se publique la noticia de su visita al Vaticano. Recibió la invitación del Vaticano en septiembre pasado, junto con invitaciones para visitar Inglaterra y África para unirse a otros defensores de los derechos laborales y de los trabajadores.

“[El Papa] quiere bendecir este movimiento y reunirse con otros activistas de todo el mundo que luchan contra la pobreza”, dijo Barber en ese momento, indicando que daría su permiso para que se revelara en noviembre.

El Dr. Barber, quien renunció oficialmente en octubre después de 12 años como presidente de NC NAACP, será parte de una conferencia de dos días a la que asistirán defensores de la justicia social de países como Canadá, Senegal, Italia, Irlanda, Túnez, Ghana y Brasil. y los Estados Unidos, entre otros.

No cabe duda de que la participación del Dr. Barber en el 50 aniversario de la Campaña Pobres del Pueblo del Dr. Martin Luther King en 1968 llamó la atención no solo del liderazgo nacional, sino también de la justicia social internacional, como el Papa Francisco, reconocido mundialmente por su defensa personal y oficial para los pobres.

El domingo pasado en la Basílica de San Pedro en la Ciudad del Vaticano, el Papa Francisco, el líder de la Iglesia Católica, celebró una Misa especial para los pobres en la primera Jornada Mundial de los Pobres, comiendo con 1.500 de Italia, Polonia y Francia.

El Papa también denunció a quienes expresan indiferencia ante la difícil situación de los pobres, calificando este comportamiento como “un gran pecado”.

“Es cuando nos alejamos de un hermano o una hermana necesitados, cuando cambiamos de canal en cuanto surge una inquietante pregunta, cuando nos indignamos por el mal pero no hacemos nada al respecto”, dijo el Papa Francisco. “Dios no nos preguntará si sentimos justa indignación, sino si hicimos algo bueno”.

La organización del Dr. Barber, Repairers of the Breach, “busca construir una agenda moral enraizada en el marco que eleva nuestros valores morales y constitucionales más profundos para redimir el corazón y el alma de nuestro país”, dice en su sitio web.

“Nuestras tradiciones morales más profundas apuntan a igual protección bajo la ley, el deseo de paz dentro y entre las naciones, la dignidad de todas las personas y la responsabilidad de cuidar nuestro hogar común”.

http://www.wschronicle.com/2017/11/exclusive-bishop-barber-meet-pope-francis-

Anuncios

En la Misa por los pobres, el Papa dice que todos somos “mendigos”, y que la indiferencia es un “gran pecado”.


Inés San Martín

19 de noviembre de 2017

En la Misa por los pobres, el Papa dice que todos somos "mendigos", y que la indiferencia es un "gran pecado".

El Papa Francisco acaricia la cara de una mujer cuando llega a almorzar al Vaticano el domingo 19 de noviembre de 2017. (Crédito: AP Photo / Andrew Medichini).

ROMA – El Papa Francisco dijo a una Basílica de San Pedro llena de personas marginadas, pobres, sin hogar y necesitadas que cuando se trata del amor de Dios, todos somos mendigos. También dijo que la indiferencia es un “gran pecado”, denunciando a los que afirman que los pobres no son su problema, sino de la sociedad.

“En los pobres, encontramos la presencia de Jesús, quien, aunque rico, se hizo pobre”, dijo Francis el domingo. “En su debilidad, un poder de ahorro está presente. Y si a los ojos del mundo tienen poco valor, son ellos quienes nos abren el camino al cielo; son nuestro pasaporte al paraíso “.

El Papa abrió su homilía diciendo que todos somos mendigos “cuando se trata de lo que es esencial: el amor de Dios, que da sentido a nuestras vidas y una vida sin fin”.

Las palabras de Francis llegaron cuando estaba celebrando el primer Día Mundial de los Pobres, un evento que convocó al cierre del Jubileo Extraordinario de la Misericordia, que finalizó en noviembre pasado.

Según el Vaticano, más de 6.000 personas pobres asistieron a la misa papal como invitados especiales. Si bien la mayoría de ellos viven en Europa, los migrantes y refugiados de todo el mundo se encontraban entre los participantes.

Entre los monaguillos había jóvenes que eran pobres, migrantes o sin hogar, y el primer lector en la misa fue Tony, un refugiado de Siria.

Reflexionando sobre la lectura evangélica de este domingo, presenta a un hombre que, antes de un viaje, confió sus posesiones, “talentos”, a sus siervos. Dos de los tres sirvientes multiplican los talentos, mientras que el que menos recibió, temeroso del amo, eligió enterrar el suyo.

Francisco les dijo a los presentes que todos tienen talentos. Por lo tanto, “nadie puede pensar que él o ella es inútil, tan pobre como para ser incapaz de dar algo a los demás. Somos elegidos y bendecidos por Dios, que quiere llenarnos de sus dones, más que cualquier padre o madre con sus propios hijos.

“Y Dios, en cuyos ojos no se puede descuidar a ningún niño, nos confía a cada uno de nosotros una misión”, dijo.

El maestro en la parábola definió al último siervo como “malvado y perezoso”. ¿Qué lo hizo enojar? Francis preguntó. “Para usar una palabra que puede sonar un poco pasada de moda pero que todavía es oportuna, diría que fue su omisión”.

El mal del servidor, dijo el Papa, “fue el de no hacer el bien”. Muchas veces “tenemos la idea” de que no hacer nada malo es suficiente, “descansamos contentos, suponiendo que somos buenos y justos”.

Pero aquellos que lo hacen, corren el riesgo de actuar como el sirviente, que no hizo nada malo. Él “no desperdició el talento”, pero no hacerlo mal no es suficiente.

Omisión, dijo Francisco, es también el “gran pecado” en lo que respecta a los pobres, pero tiene un nombre: “indiferencia”, pensando que los pobres son “problemas de la sociedad”.

“Es cuando nos alejamos de un hermano o hermana necesitado, cuando cambiamos de canal tan pronto como surge una inquietante pregunta, cuando nos indignamos por el mal pero no hacemos nada al respecto”, continuó el Papa. “Dios no nos preguntará si sentimos justa indignación, sino si hicimos algo bueno”.

Estar cerca de los pobres, dijo Francis, es un recordatorio de lo que realmente cuenta: “amar a Dios y a nuestro prójimo”. Todo lo demás desaparece.

Al Papa Francisco se le presenta un pañuelo AS Roma durante un almuerzo en el Vaticano el domingo 19 de noviembre de 2017. (Crédito: AP Photo / Andrew Medichini).

“Hoy podríamos preguntarnos: ‘¿Qué cuenta para mí en la vida? ¿Dónde estoy haciendo mis inversiones? En las riquezas fugaces, con las cuales el mundo nunca está satisfecho, o en la riqueza otorgada por Dios, ¿quién da la vida eterna? “, Preguntó. “Esta es la elección que tenemos ante nosotros: vivir para ganar cosas en la tierra o regalar cosas para ganar el cielo”.

Cuando se trata del cielo, el Papa les dijo a los reunidos que lo que cada persona posee no importa, pero lo que cada uno da es lo que cuenta.

RELACIONADO: Roma y Buenos Aires se preparan para el Día Mundial de los Pobres de Francisco

El arzobispo Salvatore “Rino” Fisichella, presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización y el hombre detrás de la celebración del domingo, fue encargado por Francisco para promover el día, tanto en Roma como más allá de los muros de la Ciudad Eterna.

“Es un momento de fiesta y de responsabilidad para todos”, le dijo a Cruxantes de la misa.

Fisichella también destacó una vigilia de oración que dirigió el sábado para todos los voluntarios, que trabajan regularmente con las personas sin hogar de Roma, alimentando a los pobres y cuidando a los enfermos. Fue por esta última que el Vaticano colocó lo que el arzobispo llamó un “hospital de campaña” en la Plaza de San Pedro, con docenas de médicos y enfermeras que ofrecieron su tiempo como voluntarios para atender a los necesitados.

RELACIONADO: El Papa Francisco hace una visita sorpresa a los pobres fuera de la Plaza de San Pedro

Entre los asistentes a la misa se encontraba Etienne Villemain, de Francia, uno de los fundadores de Fratello, una asociación francesa que organiza y organiza eventos con y para personas en situaciones de exclusión en asociación con asociaciones que realizan el mismo trabajo.

Villemain abrió las puertas de su casa a las personas que vivían en la calle a principios de la década de 2000, y desde entonces, muchos otros han seguido su ejemplo. Hoy, ofrecen un techo sobre las cabezas de 300 personas en toda Francia, y se están expandiendo lentamente a otros países europeos.

En 2014, dirigió una peregrinación de personas sin hogar desde Francia a Roma, al final de la cual se encontraron con Francis. “Le dije, Santo Padre, que necesitamos un Día Mundial de los Pobres, y él me dio una gran sonrisa”, dijo Villemain a Crux .

Un año después, dirigió un grupo diferente en una peregrinación a Roma, y ​​una vez más, le dijo a Francisco que necesitaba instituir tal día, al cual el Papa una vez más, respondió con una sonrisa. El año pasado, al cierre del jubileo, el Papa sorprendió al mundo cuando instituyó el Día Mundial de los Pobres, que se celebrará todos los años, el domingo anterior a la solemnidad de Cristo Rey.

Durante el último “evento principal” del jubileo antes de que se cerrara, el Papa dijo una Misa para miles de personas sin hogar, pobres y necesitadas, incluyendo a 4,000 que vinieron con Fratello.

“Vivimos días hermosos, con Confesión, adoración, oración”, dijo Villemain, instando a la Iglesia a abrir sus puertas a los pobres, diciendo que no pueden seguir viviendo en las calles, “deben vivir en nuestros corazones”.

“Lo más importante para nosotros es Jesús”, agregó. “En los pobres, encontramos a Jesús. Encontramos a Jesús en la Eucaristía, y allí, cuando estamos con Él, tenemos que decir: “Déjame verte en los pobres”.

Después de la misa y de la oración semanal del Ángelus dominical que dirigió para unas 25,000 personas reunidas en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco recibió a unas 1,500 personas para almorzar en el Salón Pablo VI del Vaticano, a menudo utilizado para las audiencias públicas semanales.

El menú incluye pasta, ternera con polenta, tiramisú y bombones.

https://cruxnow.com/vatican/2017/11/19/mass-poor-pope-says-everyone-beggar-calls-indifference-great-sin/

Dos peticiones en apoyo del papa Francisco. Apoyemosle!!!


 

queridos amigos
La petición “Pro Pope Francis” del Prof. Paul Zulehner (Viena) y Tomas Halik (Praga) tiene ahora más de 51,000 seguidores  www.pro-pope-francis.com/site/home . Hay muchos VIP, teólogos e incluso clérigos de la jerarquía ( www.pro-pope-francis.com/site/home/unterzeichnende ) que firmaron la carta al Papa Francisco. La petición se inició el 17 de octubre y ahora está disponible en 11 idiomas:  www.pro-pope-francis.com
La iniciativa “Pro Pope Francis” de Religión Digital en Madrid, que comenzó un poco antes, cuenta con más de 12,000 seguidores, principalmente en el mundo de habla hispana, supongo:  http://propapafrancisco.com/
Siendo conscientes de los continuos ataques contra el Papa Francisco, especialmente sobre Amoris Laetitia, nos gustaría invitarlos a todos a distribuir ambas iniciativas en sus países y en sus grupos. Ambas iniciativas son muy importantes para contrarrestar las voces conservadoras que quieren obstaculizar cualquier cambio en las enseñanzas y la práctica de la Iglesia. Con estas peticiones llamamos a nuestros obispos y teólogos a aumentar su apoyo al Papa Francisco.
Valery Stroud ha comenzado un sitio web desde donde puede encontrar fácilmente acceso a ambas iniciativas:  www.wesupportpopefrancis.net
¡Muchas gracias por su acción!

Cátedra Sigrid Grabmeier de Somos Iglesia Internacional
Martha Heizer
Ex Presidenta de Somos Iglesia Internacional

www.pro-pope-francis.com

Ayudar a los pobres es un “pasaporte al paraíso”, dice el Papa


19 de noviembre de 2017, a las 6:01 a.m.
Reuters

El Papa Francisco sonríe antes de compartir un almuerzo con los pobres después de una misa especial para conmemorar el nuevo Día Mundial de los Pobres en la sala de Pablo VI en el Vaticano, el 19 de noviembre de 2017. REUTERS / Max Rossi Reuters

Por Philip Pullella

CIUDAD DEL VATICANO (Reuters) – El Papa Francisco dio la bienvenida a los pobres, desamparados y desempleados como invitados de honor a una misa y comida gourmet en el Vaticano el domingo, diciendo que ayudar a los necesitados era una forma de obtener un “pasaporte al paraíso”.

Francis celebró una misa que marcó el primer Día Mundial de los Pobres de la Iglesia Católica Romana, que el Papa estableció para llamar la atención de los 1.200 millones de católicos del mundo a los más necesitados.

Voluntarios de organizaciones benéficas llevaron a 7.000 personas necesitadas a la Basílica de San Pedro para una misa especial celebrada por el Papa, que ha hecho una defensa de los pobres, los inmigrantes y oprimido una de las tablas principales de su papado.

Alrededor de 1.500 de ellos estaban almorzando con el Papa en la gran sala de audiencias del Vaticano y otros fueron llevados a comer como invitados a las universidades pontificias cercanas.

La mayoría de las personas necesitadas provenían de Roma y otras partes de Italia, pero los grupos de caridad también trajeron grupos de Francia, España, Alemania y Polonia.

“Si a los ojos del mundo ellos (los pobres) tienen poco valor, son ellos quienes nos abren el camino al cielo, son nuestro ‘pasaporte al paraíso’. Para nosotros es un deber evangélico cuidarlos … “, dijo en su homilía.

“Dios no nos preguntará si sentimos justa indignación, sino si hicimos algún bien”, dijo, y calificó la indiferencia como un pecado de omisión.

El Papa dijo que “es cuando decimos, ‘eso no me concierne, no es asunto mío, es un problema de la sociedad’.

“Es cuando nos alejamos de un hermano o una hermana necesitados, cuando cambiamos de canal en cuanto surge una inquietante pregunta, cuando nos indignamos por el mal pero no hacemos nada al respecto”.

El menú para los pobres fue seleccionado por Sergio Dussin, el mismo chef que prepara las comidas para los dignatarios visitantes en las conferencias del Vaticano.

Consistía en platos con los que los pobres solo pueden soñar: mini gnocchi, pescado con tomates, aceitunas, queso veneciano, ternera con verduras y tiramisú al estilo veneciano de postre.

Tres días después de su elección en 2013, Francis dijo: “Oh, cómo me gustaría una Iglesia pobre y para los pobres”.

Él abandonó algunas de las atavíos del papado, evitando los espaciosos apartamentos papales en el Palacio Apostólico del Vaticano para una modesta residencia en una casa de huéspedes.

También ha dejado a un lado la limusina papal y se conduce por Roma en un simple Ford Focus azul.

(Reporte de Philip Pullella, editado por Mark Heinrich)

https://www.usnews.com/news/world/articles/2017-11-19/helping-the-poor-is-a-passport-to-paradise-pope-says

Santa Sede acusada de demasiada diplomacia, falta de fe


El cardenal Zen dice que el secretario de Estado del Vaticano ha alentado al Papa a tener una visión ingenua de los comunistas gobernantes de China.
reportero de ucanews.com, Hong Kong
China
17 de noviembre de 2017

El cardenal retirado Joseph Zen Ze-kiun durante la misa en memoria del padre Wei Heping, un sacerdote clandestino de la Diócesis de Ningxia, China, que murió en circunstancias misteriosas. (foto de ucanews.com)

El cardenal retirado Joseph Zen Ze-kiun de Hong Kong ha criticado duramente la diplomacia de la Santa Sede con Pekín durante una misa en memoria de un sacerdote chino clandestino que murió en circunstancias misteriosas hace dos años.

En su homilía, el Cardenal Zen les dijo a los asistentes a la misa en la Iglesia de St. Jude el 3 de noviembre que recientemente se sorprendió al enterarse, a través de varias fuentes, de ciertos detalles sobre las negociaciones sino-vaticanas sobre el nombramiento de obispos en China.

El cardenal Zen dijo que había un “malvado” plan para “pedir a los fieles obispos chinos que dimitieran para dejar espacio a los obispos ilícitos. Es impactante. Este es el comienzo del fin”.

Funcionarios del Vaticano no han seguido las instrucciones del Papa desde los tiempos del Papa Benedicto XVI, dijo el cardenal durante la misa que recordaba al padre Wei Heping, de 41 años.

El cardenal Zen dijo que el Secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, debería tener una mejor comprensión del Partido Comunista de China. Dijo que el Cardenal Parolin está alentando erróneamente al Papa Francisco a tener un acercamiento excesivamente optimista al gobierno chino.

“Se requiere diálogo pero no debe ser demasiado optimista cuando se trata del régimen comunista”, dijo el cardenal Zen.

“Demasiado énfasis en la diplomacia en lugar de nuestra fe, o no hay un punto de partida para llegar a un acuerdo, o para vendernos, de ninguna manera es ser fieles a la misión de los Apóstoles”.

El cardenal Zen dijo que la Santa Sede teme ofender a Beijing y, como tal, no hace lo correcto. Dio el ejemplo de cómo la Santa Sede nunca condenó la misteriosa muerte del padre Wei (que también tenía el alias Yu Heping).

También citó el largo encarcelamiento del obispo subterráneo James Su Zhimin de Baoding y la demolición de cruces en la provincia de Zhejiang.

El cardenal dijo que la Santa Sede ni siquiera condenó cómo los obispos sin la aprobación del Vaticano asistieron dos veces a las ordenaciones de obispos aprobados por el Vaticano. Dijo que la Santa Sede también permitió que los obispos aprobados por el Vaticano se unieran al Congreso Nacional de Representantes Católicos dirigido por el estado.

El cardenal hizo hincapié en que él no se rebelaría contra la Santa Sede, pero cuando realmente llegó el día, “desapareceré, ya no diré nada, ¡vayamos en silencio a la cueva a llorar!”

El cardenal Zen enfatizó que creía que esto era lo que el padre Wei quería decir desde el cielo, y que esperaba que la Santa Sede pudiera retirarse del precipicio y no vender a los fieles católicos en China .

El cuerpo del padre Wei fue encontrado arrojado en un río en Taiyuan en la provincia de Shanxi, al norte de China en noviembre de 2015. La policía afirmó que se suicidó, pero la familia del padre Wei no pudo ver el informe de la autopsia.

Según una fuente de la iglesia, con conocimiento del informe de la autopsia, una gran área del cerebro del padre Wei sufrió hemorragia interna.

La misa conmemorativa del Padre Wei fue organizada por la Comisión de Justicia y Paz de Hong Kong.

https://international.la-croix.com/news/holy-see-accused-of-too-much-diplomacy-not-enough-faith/6372?utm_source=Newsletter&utm_medium=e-mail&utm_content=18-

El Vaticano investiga posibles relaciones sexuales entre menores en el preseminario San Pío X


«En consideración de los nuevos elementos surgidos recientemente está en curso una nueva investigación que arroje toda la luz sobre lo que realmente ha sucedido», informa El Vaticano

Ciudad del VaticanoActualizado:

El Vaticano informó hoy de que se ha abierto una investigación sobrepresuntas relaciones sexuales mantenidas entre menores en el preseminario San Pío X, en la Santa Sede y que aloja a monaguillos y posibles nuevos seminaristas.

El Vaticano dijo en un comunicado que «en consideración de los nuevos elementos surgidos recientemente está en curso una nueva investigación que arroje toda la luz sobre lo que realmente ha sucedido».

Agregó que «como consecuencia de algunas denuncias, anónimas y no anónimas, desde 2013 se hicieron investigaciones en varias ocasiones, ya por parte de superiores del preseminario como del obispo de Como», de quien depende esa institución.

«Los hechos denunciados, que databan de años anteriores y en los que estarían involucrados alumnos coetáneos entre sí, algunos de los cuales ya no estaban presentes en el instituto en el momento de las investigaciones, no encontraron una confirmación adecuada», añade el comunicado.

El periodista italiano Gianluigi Nuzzi presentó este mes un libro titulado «Peccato originale» (Pecado Original) en el que se hace eco del relato del joven polaco Kamil Tadeusz Jarzembowski sobre presuntos abusos cometidos en esa institución.

En el libro Jarzembowski habla sobre «los abusos en su habitación a otro seminarista, más de 140 veces y de los que él era testigo ocular, por parte de un pupilo del rector que era mayor que él y que después se convirtió en sacerdote». Esos hechos se habrían producido entre 2013 y 2014.

http://www.abc.es/sociedad/abci-vaticano-investiga-posibles-relaciones-sexuales-entre-menores-preseminario-san-201711181638_noticia.html

 

Obispos de EE. UU. Le dieron al Papa Francisco el dedo medio


“Pero los reformadores necesitan tiempo. El Papa necesita cinco años más para designar el tipo de obispos en los Estados Unidos que ayudarán a reclamar una voz pública más efectiva para la iglesia”.
John Gehring
Estados Unidos
18 de noviembre de 2017

 

El Arzobispo Joseph F. Naumann observa mientras el Obispo Oscar Cantu responde a la pregunta de un periodista durante una conferencia de prensa el 13 de noviembre en la asamblea general de otoño de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos en Baltimore. (Foto CNS / Bob Roller)

La mayoría de los católicos no perdieron el sueño sobre quién sería elegido presidente del comité provida en la reunión nacional de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos en Baltimore esta semana.

Pero la elección entre el cardenal Blase Cupich de Chicago y el arzobispo Joseph Naumann de Kansas City representó algo así como un referéndum sobre si la jerarquía estadounidense se está fusionando con las prioridades y la visión pastoral del Papa Francisco casi cinco años después de su papado.

En una rareza para la política eclesiástica, el voto incluso generó una larga historia previa del Wall Street Journal que citó anónimamente a un obispo al señalar el significado más amplio de la elección.

Cupich perdió las elecciones para dirigir el comité provida de los obispos a Naumann por un conteo de 96-82, la primera vez en más de cuarenta años que un cardenal en la boleta no ganó.

Nombrado por Francis para liderar la tercera arquidiócesis católica romana más grande del país en 2014, Cupich ha utilizado su prominente púlpito para abordar la violencia armada, la atención médica, la pena capital y la desigualdad económica, no solo como desafíos sociales, sino como problemas pro vida urgentes. Si el aborto conmociona correctamente la conciencia, escribió Cupich en un artículo de opinión del Chicago Tribune , “no deberíamos estar menos consternados por la indiferencia hacia las miles de personas que mueren a diario por falta de atención médica decente … o que son ejecutados por el estado en el nombre de la justicia “.

El cardenal está desempeñando un papel clave en revivir el marco consistente de la ética de la vida propugnado hace décadas por otro cardenal de Chicago, Joseph Bernardin, quien por un tiempo se convirtió en la cara pública del catolicismo estadounidense.

Ofreció un enfoque audaz y controvertido para defender la vida humana que rechazaba la política de un solo asunto, atrayendo la oposición de poderosos obispos conservadores que temían que ese enfoque diluyera la postura de la iglesia sobre el aborto. Durante el largo pontificado de Juan Pablo II, los obispos y otros católicos influyentes derrotaron los esfuerzos de Bernardin, quienes elevaron el aborto como el tema preeminente para el compromiso público de la iglesia.

Naumann, el arzobispo de Kansas City que ahora dirigirá las actividades pro vida de los obispos, tiene instintos de guerra cultural que reflejan un estilo y prioridades totalmente diferentes a los del Papa Francisco y el Cardenal Cupich.

Por ejemplo, Naumann afirmó que las Girl Scouts encarnaban “una cultura secular hostil” cuando cortó los lazos con la organización en su diócesis hace unos meses debido a sus asociaciones con grupos que apoyan el derecho al aborto, la anticoncepción y la igualdad LGBT. En su periódico diocesano, el arzobispo reprendió públicamente al candidato demócrata por la vicepresidencia, el senador Tim Kaine, católico, por su apoyo al derecho al aborto.

Cuando Kathleen Sebelius fue gobernadora de Kansas, Naumann le dijo públicamente que se abstuviera de recibir la Comunión debido a su posición sobre el aborto. “Los asuntos que pertenecen a la vida familiar, al matrimonio, a la dignidad y santidad de la vida humana, tienen una prioridad en nuestra enseñanza social católica”, dijo en una entrevista con Crux durante las elecciones presidenciales de otoño pasado.

“Esas son cuestiones fundamentales para nosotros … Diría que, sin embargo, en términos de la magnitud de las cosas, el aborto es un tema mucho más importante, simplemente por el gran número de vidas inocentes que se toman cada año en nuestra cultura. ”

No hay un obispo católico con aliento en sus pulmones que no considere el aborto como un mal grave. El Papa Francisco denuncia inequívocamente lo que la iglesia considera como un asalto directo contra la vida humana inocente, como lo hace Cupich.

Lo que está en juego para la iglesia no es si los obispos hablarán contra el aborto o no, sino qué marco puede usar la iglesia para comprender y expresar su compromiso de defender la vida sin verse envuelto en una cultura política bipartita.

El fallecido arzobispo John Quinn, ex presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, reflexionó sobre este desafío en 2009 después de que la Universidad de Notre Dame enfrentara una desagradable reacción de obispos y activistas conservadores cuando se invitó al presidente Barack Obama a pronunciar un discurso de graduación:

 

La condena del presidente Obama y el cambio de política más amplio que representa, indican a muchas personas reflexivas que los obispos ahora han caído firmemente del lado republicano en la política estadounidense. Se cree que los obispos comunican que, a pesar de todas las promesas del gobierno de Obama sobre temas de cuidado de la salud, reforma migratoria, pobreza global y guerra y paz, el liderazgo de la iglesia en los Estados Unidos se ha inclinado estratégicamente a favor de una alianza continua con el Partido Republicano. Se considera que una señal de esta postura es la adopción de una política de confrontación más que una política de compromiso con la administración de Obama.

 

El arzobispo Quinn subrayó que “no hay desacuerdo dentro de la conferencia de obispos estadounidenses sobre el mal moral del aborto, su asalto a la dignidad de la persona humana o el imperativo moral de promulgar leyes que prohíban el aborto en la sociedad estadounidense”. Pero, él continuó, “hay un desacuerdo profundo y problemático entre nosotros sobre el tema de cómo nosotros, como obispos, deberíamos ser testigos de este tema tan abrasador y volátil en la vida pública estadounidense.

“Y este desacuerdo se ha convertido ahora en un serio y creciente impedimento para nuestra capacidad de enseñar efectivamente en nuestra propia comunidad y en la sociedad estadounidense en general”.

Estas advertencias no fueron escuchadas en la jerarquía estadounidense porque aquellos con poder e influencia en la iglesia en ese momento, tanto en los Estados Unidos como en Roma, estaban profundamente en desacuerdo con ese análisis.

Cuatro años después del comentario de Quinn, el Papa Francisco fue elegido e inmediatamente sacudió a la iglesia proponiendo un enfoque diferente. “No podemos insistir solo en cuestiones relacionadas con el aborto, el matrimonio homosexual y el uso de métodos anticonceptivos”, dijo el Papa en una entrevista sorprendente al principio de su pontificado.

“La enseñanza de la iglesia, para el caso, es clara y yo soy un hijo de la iglesia, pero no es necesario hablar de estos temas todo el tiempo. El ministerio pastoral de la iglesia no puede estar obsesionado con la transmisión de una multitud de doctrinas inconexas que se impondrán insistentemente. Tenemos que encontrar un nuevo equilibrio; de lo contrario, incluso el edificio moral de la Iglesia caerá como un castillo de naipes, perdiendo la frescura y la fragancia del Evangelio “.

En su encíclica, Laudato Si ‘ , Francis argumentó que el aborto, la devastación provocada por el cambio climático y los estragos de la desigualdad económica toman vidas y no deben entenderse por separado. “Todo está conectado”, enfatizó Francis.

Es encontrar este “nuevo equilibrio” con el que los obispos estadounidenses han estado luchando desde la elección de Francisco, y hasta ahora los resultados no siempre han sido alentadores. La derrota de esta semana del Cardenal Cupich ascendió a “los obispos dando el dedo medio al Papa Francisco”, escribió Michael Sean Winters en el National Catholic Reporter.

Winters tiene razón, aunque no creo que la situación carezca de esperanza. La derrota de Cupich ciertamente demuestra que una porción significativa de la jerarquía estadounidense es ambivalente o se opone a la visión del Papa Francisco de cómo la iglesia debería priorizar los asuntos y participar en la política.

Pero la iglesia gira como un transatlántico, no como una lancha rápida. Y el cambio está sucediendo. Hace dos años, el cardenal Daniel DiNardo, presidente de la Conferencia Episcopal, repelió los esfuerzos de los obispos que reflejaban el enfoque de Francisco de hacer que el documento de la conferencia, Faithful Citizenship, refleje más las enseñanzas del Papa sobre la desigualdad económica y la degradación ambiental.

Esta semana, sin embargo, DiNardo habló sobre proteger a los inmigrantes indocumentados y mantener juntas a las familias inmigrantes como una “política pro vida”. El uso específico del enfoque pro-vida para abordar la inmigración muestra que el Papa Francisco influye en la forma en que los obispos hablan .

Los reformadores necesitan tiempo. El Papa necesita cinco años más para designar el tipo de obispos en los Estados Unidos que ayudarán a reclamar una voz pública más efectiva para la iglesia.

El cardenal Cupich puede haber perdido el voto para dirigir el comité provida de la conferencia, pero tiene un papel aún más importante. El año pasado, Francisco lo nombró para servir en la Congregación de Obispos del Vaticano, un cargo influyente que le permite asesorar al Papa sobre a quién nombrarán nuevos obispos.

Por ahora, el futuro de la jerarquía estadounidense está en buenas manos.

John Gehring es director de programa católico en Faith in Public Life, un grupo de defensa en Washington, y ex director asociado de relaciones con los medios de comunicación en la Conferencia de Obispos Católicos de los EE. UU. Es autor de The Francis Effect: A Radical Pope’s Challenge para la American Catholic Church (Rowman & Littlefield, 2015) y editor colaborador de Commonweal .

https://international.la-croix.com/news/us-bishops-flipped-pope-francis-the-middle-finger/6377?utm_source=Newsletter&utm_medium=e-mail&utm_content=18-11-2017&utm_campaign=newslet

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: