Por Francisco, ¡más que oraciones!: Pedro Pierre


No hace falta ser especialista en sociología ni análisis internacionales para darse cuenta de que el papa Francisco es actualmente ‘el gran líder’ mundial no sólo por su prestigio religioso sino como persona que como ninguno defiende a la humanidad y la naturaleza. Solamente los que no quieren ver pueden decir que los problemas de cambios eclesiales, ambientales y sociales se resolverán por sí solos o continuando como estamos o regresando al pasado. Por todo esto tiene muchos enemigos tanto internos como externos. Los enemigos internos son las mafias de los integristas, conservadores, cardenales príncipes y otras sectas católicas que no quieren salir de la Edad Media y de sus privilegios y de los poderes que les da el ejercicio de una religión ‘opio del pueblo’, que muy poco tiene que ver con el Evangelio. El papa Francisco nos regresa al Evangelio de Jesús, profeta itinerante de Galilea, en su sencillez y radicalidad, al Reino como único absoluto ya que, según el mismo Jesús, “lo demás vendrá por añadidura”, a la prioridad de los pobres en lo pastoral, humano y social porque son los empobrecidos por un sistema perverso. Por esta razón son los preferidos de Dios, a la vez víctimas inocentes e indefensas de la explotación, la injusticia y la represión, y los únicos capaces de renovar la Iglesia y transformar la sociedad.

En cuanto a sus enemigos externos son los Trump, los Bolsonaro y otros gobernantes de corte fascista, como también las grandes multinacionales y las todopoderosas instituciones financieras del neoliberalismo. Pues no les gusta que se diga la verdad ni se les denuncie sus como promotores de las inmensas desigualdades entre ricos y pobres, sean individuos o naciones, causantes de las guerras, las hambrunas y el saqueo de las materias primas. Jamás una voz cristiana se había alzado tan clara y contundente.

Otros enemigos más disfrazados pero no menos perversos y peligrosos son los grandes medios de comunicación internacionales que son los portavoces de estos mismos ‘enemigos externos’. No es de extrañar estos son sus dueños y accionistas hambrientos. Sistemáticamente por una parte, acallan la voz y las actitudes del papa o las distorsionan limitándose a extractos secundarios y, por otra, se prestan a difundir constante y mundialmente las críticas y proclamas de los opositores al papa Francisco. ¡Y cuánto cristianos, incluyendo obispos y sacerdotes, se quedan con estas informaciones troncadas y parcializadas en sus grandes cadenas de televisión nacional!

Dos situaciones más sí, llaman la atención. De una lado, cada vez más voces de personalidades no cristianas ni creyentes reconocen el liderazgo y ahora llaman a defender las grandes opciones del papa Francisco a favor de los pobres, los explotados, los migrantes, las minorías perseguidas y en contra de la perversidad y criminalidad del sistema económico, porque esto nos lleva a la destrucción segura si no nos decidimos a detenernos ni revertir la actual organización mundial. Parece que gran parte de la humanidad está adormecida y se deja engañar por la ingeniosidad del capitalismo que nos hace creer en la idolatría del mercado que ‘todo lo va a resolver’. El papa Francisco declara la prioridad de la persona sobre todo el resto, invita a poner el dinero al servicio de las personas y del Bien común, proclama los derechos de los pueblos a una vida digna y de la naturaleza, llama a una espiritualidad que abarque toda la vida y todo el universo, más allá de las culturas y religiones.

Por otro lado: ¿Y nosotros, cristianos y católicos tibios o cómodos? “Muy bien, gracias.” Muchos, demasiados muchos, nos quedamos de brazos cruzados, esperando que otros resuelvan los problemas humanos y planetarios que nos queremos y poco nos importa resolver… aun sabiendo que vamos a heredar a la joven generación un mundo cada vez más inhumano e inhabitable a corto plazo. ¡Bien poca valentía, fe, dignidad y vergüenza tenemos! Lo lamentaba el mismo Jesús: “Los hijos de las tinieblas son más astutos que los hijos de la luz”… Pero también declaraba, resucitado: “¡Ánimo: he vencido al mundo!”

Seamos verdaderamente los discípulos del resucitado y los seguidores del papa Francisco, sin quedarnos solamente a rezar piadosamente por él cada domingo.

Por Francisco, ¡más que oraciones!

Pedro Pierre

No hace falta ser especialista en sociología ni análisis internacionales para darse cuenta de que el papa Francisco es actualmente ‘el gran líder’ mundial no sólo por su prestigio religioso sino como persona que como ninguno defiende a la humanidad y la naturaleza. Solamente los que no quieren ver pueden decir que los problemas de cambios eclesiales, ambientales y sociales se resolverán por sí solos o continuando como estamos o regresando al pasado. Por todo esto tiene muchos enemigos tanto internos como externos. Los enemigos internos son las mafias de los integristas, conservadores, cardenales príncipes y otras sectas católicas que no quieren salir de la Edad Media y de sus privilegios y de los poderes que les da el ejercicio de una religión ‘opio del pueblo’, que muy poco tiene que ver con el Evangelio. El papa Francisco nos regresa al Evangelio de Jesús, profeta itinerante de Galilea, en su sencillez y radicalidad, al Reino como único absoluto ya que, según el mismo Jesús, “lo demás vendrá por añadidura”, a la prioridad de los pobres en lo pastoral, humano y social porque son los empobrecidos por un sistema perverso. Por esta razón son los preferidos de Dios, a la vez víctimas inocentes e indefensas de la explotación, la injusticia y la represión, y los únicos capaces de renovar la Iglesia y transformar la sociedad.

En cuanto a sus enemigos externos son los Trump, los Bolsonaro y otros gobernantes de corte fascista, como también las grandes multinacionales y las todopoderosas instituciones financieras del neoliberalismo. Pues no les gusta que se diga la verdad ni se les denuncie sus como promotores de las inmensas desigualdades entre ricos y pobres, sean individuos o naciones, causantes de las guerras, las hambrunas y el saqueo de las materias primas. Jamás una voz cristiana se había alzado tan clara y contundente.

Otros enemigos más disfrazados pero no menos perversos y peligrosos son los grandes medios de comunicación internacionales que son los portavoces de estos mismos ‘enemigos externos’. No es de extrañar estos son sus dueños y accionistas hambrientos. Sistemáticamente por una parte, acallan la voz y las actitudes del papa o las distorsionan limitándose a extractos secundarios y, por otra, se prestan a difundir constante y mundialmente las críticas y proclamas de los opositores al papa Francisco. ¡Y cuánto cristianos, incluyendo obispos y sacerdotes, se quedan con estas informaciones troncadas y parcializadas en sus grandes cadenas de televisión nacional!

Dos situaciones más sí, llaman la atención. De una lado, cada vez más voces de personalidades no cristianas ni creyentes reconocen el liderazgo y ahora llaman a defender las grandes opciones del papa Francisco a favor de los pobres, los explotados, los migrantes, las minorías perseguidas y en contra de la perversidad y criminalidad del sistema económico, porque esto nos lleva a la destrucción segura si no nos decidimos a detenernos ni revertir la actual organización mundial. Parece que gran parte de la humanidad está adormecida y se deja engañar por la ingeniosidad del capitalismo que nos hace creer en la idolatría del mercado que ‘todo lo va a resolver’. El papa Francisco declara la prioridad de la persona sobre todo el resto, invita a poner el dinero al servicio de las personas y del Bien común, proclama los derechos de los pueblos a una vida digna y de la naturaleza, llama a una espiritualidad que abarque toda la vida y todo el universo, más allá de las culturas y religiones.

Por otro lado: ¿Y nosotros, cristianos y católicos tibios o cómodos? “Muy bien, gracias.” Muchos, demasiados muchos, nos quedamos de brazos cruzados, esperando que otros resuelvan los problemas humanos y planetarios que nos queremos y poco nos importa resolver… aun sabiendo que vamos a heredar a la joven generación un mundo cada vez más inhumano e inhabitable a corto plazo. ¡Bien poca valentía, fe, dignidad y vergüenza tenemos! Lo lamentaba el mismo Jesús: “Los hijos de las tinieblas son más astutos que los hijos de la luz”… Pero también declaraba, resucitado: “¡Ánimo: he vencido al mundo!”

Seamos verdaderamente los discípulos del resucitado y los seguidores del papa Francisco, sin quedarnos solamente a rezar piadosamente por él cada domingo.

http://www.amerindiaenlared.org/contenido/14767

Papa Francisco tiene en mente la reforma de la iglesia.


En la homilía de Cáritas, el Papa denuncia el “culto de la eficiencia” y pide valor para dejar ir y humildad para escuchar.

Robert Mickens, Roma 
Ciudad del Vaticano24 de mayo de 2019

El Papa Francisco da su audiencia general en el Vaticano el 22 de mayo. (Foto: Maria Laura Antonelli / Photoshot / MAXPPP)

Cuando el Papa Francisco está a punto de finalizar un documento importante, tiende a hablar sobre su tema y a dar pistas sobre su contenido en los días y semanas anteriores a la publicación del texto.

Al principio nos dimos cuenta de esto, aunque solo en retrospectiva, después de que el Papa concediera su primera entrevista importante algunos meses después de su elección como obispo de Roma. Consistió en una serie de conversaciones con su hermano jesuita, el padre Antonio Spadaro, editor en jefe de La Civiltà Cattolica . Y fue un éxito de taquilla.

Francisco explicó su visión de la Iglesia y habló sobre cuáles serían las principales prioridades de su ministerio papal. Mucho de lo que dijo en esas conversaciones con Spadaro en agosto de 2013, y luego se repitió en muchos de sus discursos y homilías en las semanas siguientes, terminó publicándose de manera más sistemática y oficial unos meses después en la exhortación apostólica Evangelii gaudium. . Este es el documento que Francisco sigue llamando el más importante de su pontificado.

Algo similar sucedió durante la preparación de la encíclica Laudato si ‘ . En las semanas anteriores a la publicación en julio de 2015 de este importante tratado sobre nuestra grave responsabilidad de “cuidar nuestra casa común” (es decir, la creación de Dios), el Papa comenzó a hablar sobre lo que eventualmente leeríamos en las páginas de la encíclica.

Un avance de la reforma de la curia romana.

Y ahora, más recientemente, el Papa ha estado hablando sobre la reforma organizacional. Y uno se pregunta si las cosas que ha estado diciendo son, quizás, algunas de las que encontraremos en Praedicate Evangelium (Predicar el Evangelio), la próxima constitución apostólica sobre la reforma y reestructuración de la Curia romana.

El borrador final del documento (y quisiera enfatizar que solo es un borrador) ahora está completo. Le tomó al Consejo de Cardenales del Papa más de cinco años de estudio y discernimiento para completarlo. Los asesores cardinales también involucraron a altos funcionarios de la Curia romana durante el proceso, principalmente a través de consultas regulares durante estos casi media docena de años.

La mayoría de la gente pensó que ese sería el final del proceso. Lo único que quedaría sería que los abogados canon y los magos doctrinales se aseguraran de que todo estuviera ordenado para la firma del Papa.

Pero ese no era el plan del papa Francisco. En su lugar, decidió entregar el borrador del documento a personas fuera de la curia y algunos incluso lejos de Roma: conferencias de obispos de todo el mundo, jefes de órdenes religiosas y ciertos teólogos en universidades pontificias.

Y aunque dos miembros del Consejo de Cardenales (Oscar Rodríguez Maradiaga y Oswald Gracias) han insistido en que no deberían esperarse cambios importantes en esta última ronda de revisión, no apostaría ni un centavo por ello.

La reforma de la curia será el acto de reforma estructural de la iglesia más ambicioso, y probablemente el más polémico, de Francisco hasta ahora. Si fueras un papa reformista, ¿permitirías que las personas en la misma burocracia que intentas cambiar tengan la última palabra? Y si fuera a realizar algunos cambios realmente controvertidos, algo que probablemente hará Francisco, ¿recomendaría a una de las instituciones de la Iglesia más infame por oponerse y descarrilar la reforma?

¿El Papa ya está predicando sobre el Evangelio Predicador?

El Papa de 82 años de edad puede (y probablemente lo hará) hacer más cambios en el texto de Predicar Evangelium basándose en las sugerencias que recibe (o supuestamente recibe) de los líderes de la iglesia fuera de la Curia Romana. Tomará un poco de tiempo incorporar las modificaciones a menos que, por supuesto, ya sean parte de un texto final que ya haya sido preparado.

Es una buena apuesta que lo que se publique será diferente, y probablemente de alguna manera importante, del borrador actual. Y aunque los cardenales Rodríguez y Gracias dicen que esperan que el documento final esté listo para su publicación a fines de junio, las personas cercanas al proceso han confirmado en silencio que no es probable.

El Papa Francisco ya ha realizado una serie de cambios estructurales en la curia en el transcurso de los últimos seis años. Por ejemplo, combinó algunos oficios y, en lugar de clasificarlos como consejos, congregaciones o comisiones pontificias, simplemente los ha llamado dicasterios (que son las oficinas de la iglesia).

Así que adiós a las antiguas congregaciones y consejos pontificales. Deberíamos esperar ver que todos los departamentos de la curia se llamen dicasterias bajo la nueva reforma.

El Papa no ha dado muchas pistas sobre otros cambios estructurales, pero ha hablado mucho sobre las premisas, la filosofía y el razonamiento detrás de su reforma planificada. Los cardenales mencionados anteriormente se mencionan en el prólogo de la constitución apostólica.

Pero en las últimas semanas, Francis también se ha referido a algunos de ellos en varias direcciones importantes. Uno de ellos fue el 9 de mayo cuando habló ante la asamblea diocesana de Roma en la Basílica de San Juan de Letrán.

Al hablar sobre renovación y reforma de la iglesia, denunció lo que él llamó la “dictadura del funcionalismo” y la propensión a querer “arreglar” las cosas y sobre-organizar todo. El Papa incluso se puso a la tarea de una diócesis anónima en Italia por hacer exactamente esto.

En todas las cosas caridad

La palabra del Papa en el Letrán pareció confundir a algunos lectores. Uno escribió: “Necesito una explicación más detallada de lo que el obispo de Roma está diciendo sobre no arreglar las cosas. ¿Quiere decir que no debe hacer nada respecto al status quo? Seguramente no, pero ¿qué?”

Francisco debe haber oído comentarios similares. Porque el 23 de mayo continuó hablando sobre la reforma en una homilía en la misa de apertura de la asamblea general de Caritas Internationalis.

Advirtió contra “la tentación de la eficiencia”, que describió como pensar que todo está bien si la Iglesia “tiene todo bajo control” y no hay interrupciones “, la agenda siempre está en orden” y “todo está regulado”.

Pero el Papa dijo que el Señor no trabaja de esta manera. Más bien, él envía el Espíritu Santo. Y en lugar de traer “el orden del día”, el Espíritu “viene con fuego”.

“Jesús no quiere que la Iglesia sea un pequeño modelo perfecto que esté contento con cómo se organiza y es capaz de defender su buen nombre”, dijo Francisco.

Luego se hizo eco de lo que dijo en Letrán, diciendo que le hace sufrir ver a las diócesis “que se desgastan a sí mismas a través de la organización y la planificación, tratando de aclarar todo” y de cuidarlas.

El Papa dijo que la vida de Jesús no era así. Fue un viaje que no temía las interrupciones de la vida. Y su evangelio es el programa de la Iglesia. “Nos enseña que las preguntas no se abordan con una receta preparada y que la fe no es un horario, sino un ‘Camino’ (Hechos 9: 2), para seguir juntos, siempre juntos, con un espíritu de confianza, ” él dijo.

El coraje de dejar ir … incluso de tradiciones.

El Papa Francisco predicaba sobre el pasaje en Hechos donde los apóstoles toman la dolorosa decisión de no imponer sus antiguas tradiciones judías a los conversos del paganismo.

Dijo que se necesitó coraje para dejar de lado algunas de estas “importantes tradiciones y preceptos religiosos”, y agregó que esto amenazaba la “identidad religiosa” de los judíos judíos. En su lugar, los apóstoles discernieron que “la proclamación del Señor es lo primero y vale más que todo lo demás”, incluidas “aquellas convicciones y tradiciones humanas que son más un obstáculo que una ayuda”.

Este será un concepto que algunos tendrán que reflexionar con mucho cuidado cuando el Papa decida que algunas convicciones y tradiciones que han sido parte de la Curia romana ya no son útiles para la misión de la Iglesia.

También tendrán que reflexionar sobre muchas otras cosas que el Papa Francisco predicó en su homilía a la gente de Caritas Internationalis. Por ejemplo, “Dios purifica, simplifica y, a menudo, hace que uno crezca quitándolo, no agregando … Para seguir al Señor, es necesario caminar rápido y, para caminar rápido, es necesario aligerarse, incluso si eso cuesta … Al reformarse nosotros mismos debemos evitar el uso de escaparates, es decir, pretender cambiar algo mientras que en realidad nada cambia … “

La humildad de escuchar.

Los funcionarios de la curia, quienes consideran lo que ha sido durante mucho tiempo la burocracia centralizada de la Iglesia, también querrán pensar en las palabras del Papa acerca de escuchar con humildad las voces de los que muchos en Roma han considerado tradicionalmente como lugares menos poderosos o insignificantes.

“La humildad nace cuando, en lugar de hablar, uno escucha, cuando deja de estar en el centro. Luego crece a través de las humillaciones. Es el camino del servicio humilde, que Jesús siguió”, dijo Francisco.

“Siempre es importante escuchar la voz de todos, especialmente de los más pequeños y los más pequeños. En el mundo, los que tienen más medios hablan más, pero entre nosotros no puede ser así”, advirtió el Papa. ¡Estas mismas palabras podrían estar en el prólogo de Praedicate Evangelium !

“A Dios le encanta revelarse a sí mismo a través de los más pequeños y los más pequeños. Y pide que nadie menosprecie a nadie”, continuó el Papa.

“Desde la humildad de escuchar el coraje de la renuncia, todo pasa por el carisma del conjunto. De hecho, en la discusión de la Iglesia primitiva, la unidad siempre prevaleció sobre las diferencias”.

Su mensaje aquí es que ciertamente hay espacio para una variedad de formas de hacer las cosas, que un grupo o lugar (incluido el Vaticano) no puede controlar todo ya todos.

Dijo que la caridad “no crea uniformidad sino comunión”.

“Jesús pide que permanezcamos en Él, no en nuestras ideas; para salir de la pretensión de controlar y administrar”, dijo el Papa.

El Papa Francisco repitió que los seguidores de Cristo no deben temer las interrupciones. Utilizó la palabra italiana scosse , que también puede significar choques, temblores o sacudidas.

Esto y todo lo que ha estado diciendo en las últimas semanas, y en realidad a lo largo de su pontificado, podría ser un mensaje para aquellos que creen que la reforma de la Curia romana contendrá solo cambios cosméticos. Harían bien en escuchar un poco más cuidadosamente y prepararse para al menos algunos imprevistos .

Salvemos la Iglesia del papa Francisco



Posted: 24 May 2019 10:51 AM PDTUn capítulo de ‘Diabólico’, el libro que publica esta semana Bolchiro en el que el polémico periodista británico carga contra Bergoglio y llama a un renacimiento católico. Abiertamente homosexual dice: Eso de que se nace GAY es mentira.

13/05/2019 – Los católicos pueden ser encantadoramente susceptibles cuando se critica al papa. Como saben muy bien, el papa es sólo ‘infalible’ en un sentido técnico: en determinados momentos, en ciertas circunstancias, en declaraciones dogmáticas públicas que se aplican a toda la Iglesia. De hecho, la doctrina de la infalibilidad del papa sólo se ha invocado explícitamente una vez –en relación con la Asunción de María– desde que fue definida por primera vez en el Concilio Vaticano I en 1870. Pero hablar mal de ‘il papa’ es de mala educación. ¡Genial, en todo caso! Estos no son tiempos corrientes. Ciertamente, Francisco no es impecable, que es lo que la mayoría de la gente piensa que significa infalibidad. Sin duda es capaz de pecar (‘peccatum’). La cuestión es: ¿le quedan suficientes años de vida para todas las avemarías que le van a imponer en el confesionario?
Lo normal es que cuando los papas eligen su nuevo nombre escojan el de un pontífice anterior que admiran o cuyo trabajo quieren emular. El papa Francisco escogió un nombre completamente nuevo, un movimiento probablemente calculado para enfatizar su independencia y que otorga verosimilitud a las descripciones que le califican como inconformista. Uno se pregunta, ¿cuántos futuros papas escogerán el nombre Francisco para celebrar su legado?Cuando Ross Douthat planteó la cuestión en ‘Atlantic’ en 2015:“¿Romperá el papa Francisco la Iglesia?”, se preguntaba en voz alta si los elementos conservadores en la Iglesia reaccionarían mal a la elección de un pontífice con el mismo nombre que el elegido por el reformista de izquierdas de su emblemática novela de 1979, ‘Vicar of Christ’. Douthat se deshacía en alabanzas a Francisco, siguiendo la costumbre de la época, impresionado por las “llamativas rupturas del protocolo papal, las intervenciones en políticas globales, las revisiones de temas morales y la mezcla de humildad pública y hábil explotación… del oficio papal”. ¿Podría Francisco, se preguntaba Douthat, desplegar las mismas tendencias activistas que su héroe de ficción?
Douthat, como otros antes que él, trataba de ser cauteloso –él es un raro ejemplo de escritor que realmente sabe una o dos cosas del cristianismo–, pero el efecto de esta inusual alabanza y atención pública fue crear una versión totalmente ficticia del papa Francisco; una que existía sólo en la imaginación de los periodistas, de un papa globalista y cerebral, deseoso de dar abiertamente la bienvenida a los gais y de satisfacer las fantasías de los católicos progresistas al no perder ocasión de hablar sobre la ‘desigualdad global’. No es difícil encontrar entre 2014 y 2016 noticias que en otras circunstancias serían sobrias, sin alabanzas, como una del Washington Post que con gran emoción le describe como “un independiente papa argentino que ama a los gais, ama a los divorciados y odia la desigualdad de ingresos”.
Los hechos de la vida de Jorge María Bergoglio muestran algo bastante diferente: chapucería intelectual, implacable arribismo, larga dedicación a hacer declaraciones públicas que esconden cambios de posición política, y deseo de poder. Para alguien que aparentemente odia a Donald Trump, Francisco comparte con el presidente de los Estados Unidos algunas de sus más chirriantes cualidades, incluyendo falta de seriedad intelectual y una inveterada afición al halago. A diferencia de sus antecesores Benedicto y Juan Pablo, no tiene nada de la afable personalidad pública del magnate inmobiliario, ni esa rara y entrañable simpatía natural. Como se muestra en sus aburridos sermones sobre desigualdad de ingresos, este es un papa que sin problemas admite que no tiene ni la más remota idea de cómo funciona la economía global.
Los periodistas que odiaban a Benedicto XVI –no sabían bien por qué, pero habían oído que era conservador, por lo que hacían todo lo posible por conseguir fotos que le dieran un aspecto siniestro y en general hacían patente su desacuerdo con él– pensaron que iban a tener un papa al estilo Obama, un papa Francisco ‘esperanza-y-cambio’. No se daban cuenta de que se le describe mejor como clintoniano, del tipo culto a la personalidad que exige lealtad y obediencia absoluta. Por encima de todo, Francisco es un político dispuesto a hacer compromisos morales bastante chocantes con tal de preservar su poder. Una manera fiable de entender a Francisco y su carrera de cargos eclesiásticos hasta ser elegido papa son las deudas que tiene con los cardenales europeos que le eligieron, algunos de los cuales son los hombres más teológicamente izquierdistas de la Iglesia, como el inglés Cormac Murphy O’Connor y el alemán Walter Kasper.
A Walter Kasper se le recuerda como el cardenal que fue devuelto a casa inmediatamente después de aterrizar en el Reino Unido con el papa en 2010, por calificar a Inglaterra como “un país del tercer mundo”, refiriéndose al parecer a su multiculturalismo. Como es típico de la élite de izquierda progresista a la que pertenece, Walter Kasper es esnob, racista y mentiroso; pero más importante, es un hipócrita. Una vez negó que se refiriera despectivamente a las opiniones de los dirigentes eclesiásticos africanos con la palabra ‘tabú’ y que despreciara sus puntos de vista como irrelevantes, a pesar del hecho indiscutible de que África es el futuro de la Iglesia Católica, mientras que en la Alemania de Kasper, el catolicismo ha prácticamente desaparecido. Pero Kasper tuvo que reconocer que había mentido después de que se diera a conocer la grabación en la que decía exactamente lo que el corresponsal en el Vaticano Edward Pentin había informado.
El equilibrio de poder en la Iglesia ha cambiado radicalmente desde que Francisco asumió el cargo. Se han promovido personalidades menores por tener la adecuada actitud progresista, y humillado, y en al menos un caso, degradado, a tradicionalistas y conservadores altamente respetados. El pacto electoral por el que O’Connor, Kasper, Godfried Danneels y Karl Lehmann formaron el Equipo Francisco para conseguir que Bergoglio fuera elegido está explícitamente prohibido en la constitución que rige la elección papal, pero nadie intervino para detenerlo. Seguramente nadie lo vio venir.
Como ya he comentado antes, editores de revistas católicas me dicen que hay un revivir intensamente conservador y tradicionalista entre los católicos de la generación del milenio que están en contra de la balbuceante incontinencia emocional de los viejos izquierdistas que dirigen la mayoría de las diócesis. Una de las cosas más preocupantes del sector más a la izquierda del colegio cardenalicio es lo poco que reflexionan sobre Dios. Estos viejos hippies se han tragado el anzuelo, el sedal y el plomo de las políticas identitarias para todos los gustos, y de ahí la adopción por la Iglesia del activismo social de la extrema izquierda. Pero de lo que los cardenales no se dan cuenta, o no les importa, es que la visión del mundo progresista que ellos consienten mina su propia autoridad espiritual. En cuanto Francisco fue nombrado, los cuatro ancianos cardenales del Equipo Francisco maquinan por una agresiva liberalización de la Iglesia, por la que los feligreses no muestran ningún entusiasmo. Incluso a los votantes de izquierda no les gustan los excesos políticamente correctos de las élites. La liberalización del cristianismo hasta hacerlo básicamente indistinguible de la sociedad secular es uno de los factores del declive en la asistencia a la iglesia, ‘y todo el mundo lo sabe’.
*La editorial Bolchiro publica la versión española de ‘Diabólico’, de Milo Yiannopoulos, del que aquí adelantamos algunas páginas.
ENTREVISTA A UNO DE LOS ENEMIGOS DE FRANCISCO
Milo Yiannopoulos: “El Papa es 100% cómplice de los abusos a menores”
BENJAMÍN G. ROSADO
En su nueva obra, ‘Diabólico’, carga contra la “mafia lavanda del Vaticano”, a la que acusa de encubrir abusos a menores
Milo Yiannopoulos es un bloguero, periodista, orador y escritor polemista británico que, hasta febrero de 2017, se desempeñaba como Redactor jefe del medio ultraderechista Breitbart News.
Cuenta Milo Yiannopoulos (Inglaterra, 1984) que en la tarde en que Notre Dame era pasto de las llamas vio al diablo bailando entre lenguas de fuego. «Las catedrales no arden porque sí. Alguien nos está mandando un mensaje muy claro», afirmó el considerado azote de la corrección política. El mismo que tuiteó que «el feminismo es un cáncer», el que pidió a Trump «deportar a los gordos» y que reconoció que «no haría tan buenas mamadas» de no ser por el padre Michael. Aquella evocación de sus años de adolescencia en un coro religioso de Kent le salió cara.
La ultraderecha le dio la espalda, y hasta Trump se vio obligado a negarle la entrada a la Conferencia de Acción Política Conservadora. «Los medios hicieron creer a la gente que yo era partidario de la pedofilia por bromear sobre mi propia experiencia», se defiende el carismático paladín del chovinismo occidental. «Querían que llorara y pataleara pero les di lo que mejor sé hacer». Esto es: risa y guerra, una divisa tomada de un pasaje de Chesterton que aplica a todos sus discursos y apariciones, ya se trate de desmantelar las reivindicaciones del orgullo en calidad de icono gay o de cuestionar las consignas del Black Lives Matter como pareja de un hombre de raza negra. Ahora Milo, que se define como «fervoroso cristiano y pecador ocasional», vuelve al ataque con Diabólico(Ed. Bolchiro), una furibunda diatriba contra el Papa Francisco, al que acusa de connivencia con la llamada «mafia lavanda», el lobby más poderoso de la Iglesia.
PREGUNTA.- ¿Fue la reciente cumbre vaticana sobre pedofilia otra oportunidad perdida?
RESPUESTA.– La Iglesia no necesita cumbres sino un cambio de rumbo radical que la purgue del afeminado, del débil, del deshonesto y del hipócrita. Hay que volver a la ideología de la masculinidad, al catolicismo fuerte que reconoce las aportaciones iguales pero diferentes de hombres mujeres. Hay que luchar por los valores esenciales de nuestra fe y civilización. No hay tiempo para más intrigas palaciegas.
P.- ¿Por qué cree que el Papa es cómplice de abusos a menores?
R.- Por la sencilla razón de que fue elegido por la mafia lavanda que controla el Vaticano y ha contraído deudas con los cardenales más teológicamente izquierdistas, como Cormac Murphy O’Connor y Walter Kasper. Conocía los abusos sexuales contra seminaristas por parte del antiguo cardenal Theodore McCarrick, a quien rehabilitó a pesar de que Benedicto XVI le había sancionado. En su libro Sobre el cielo y la tierra aseguraba que los sacerdotes de su diócesis nunca incurrieron en abusos sexuales. Sin embargo, por esa misma época encargó un informe para desacreditar a las víctimas. Por lo tanto, el Papa no sólo es cómplice sino también culpable de haber consentido de manera activa que se produjeran abusos a menores.
P.- Su libro da credibilidad a la carta abierta de Carlo Maria Viganò, el «arzobispo resentido» de VatiLeaks. ¿Se han convertido los abusos en el arma arrojadiza del ala conservadora del Vaticano?
R.- No dudo que la carta de Viganò tenga intenciones políticas, pero lo importante es lo que cuenta: que una camarilla de izquierdistas con gran peso en la jerarquía eclesiástica se ha dedicado a encubrir crímenes cometidos por hombres gais al servicio de otros gais. Lo que deberíamos preguntarnos es por qué los medios sólo se escandalizan por la pederastia cuando es cometida por conservadores, lo que da pie a una perezosa vuelta al MeToo y las maldades del patriarcado. Cuando saltó el escándalo, el New York Times se dedicó a maquillar la gravedad del asunto con titulares anodinos. ¿Por qué? Porque los malos de esta película son gais de izquierdas que se han dedicado a sermonear sobre el cambio climático y la acogida de inmigrantes. Lo mismo ha pasado con Hollywood, donde los abusos de gais a menores se han silenciado, gracias en parte a todos esos hombres que se declaran abiertamente feministas. Para cuando se descubra el pastel, los violadores ya estarán muertos.
P.- ¿Por qué la erradicación del celibato no es la solución?
R.- Porque avivaría el fuego. El sacerdocio debe ser la respuesta a una llamada, no una entrada gratuita y de por vida a una sauna gay. Los seminarios no pueden convertirse en burdeles con un cartel de «se buscan pervertidos» en la entrada. Hay que pensar también que la crisis de la Iglesia tiene origen en el movimiento liberalizador que se inició con el Concilio Vaticano II, que cambió el latín de los servicios religiosos por casullas arcoíris y música de guitarra. El Dios que promueve el Papa no es misericordioso sino indulgente. Por eso lo que hay que prohibir no es el celibato sino la entrada de sacerdotes gais a la Iglesia.
P.- Uno de los capítulos del libro se titula El Papa debe morir…
R.- Pero no como alguno se piensa [risas]. Lo que vengo a decir en ese capítulo es que Francisco no está capacitado para liderar la Iglesia. Como padre de todos los católicos estás obligado a asestar a un puñetazo en la cara a quien se atreva a toquetear a tus hijos. Sin embargo, no debe irse. Dos dimisiones seguidas pondrían en duda la infalibilidad papal y degradarían su poder al de un primer ministro expuesto a guerras políticas. Francisco debe terminar su mandato. Sólo espero que no dure demasiado, pues la actual crisis de la Iglesia Católica ha demostrado ser mucho más grave y seria que la Reforma protestante. En mi opinión, solo un Papa negro venido de África podrá acabar con la corrupción moral del Vaticano.
P.- «Es el momento de hacerse católico», clama en su libro. «Recuperemos Constantinopla», reza uno de sus memes. ¿Una vuelta a las cruzadas?
R.- Mi libro no es una llamada al enfrentamiento entre religiones, sino una invitación a la defensa virtuosa y desacomplejada de la familia, la Iglesia, la patria y la civilización. Mucha gente no es consciente de la deuda de nuestra cultura con el cristianismo, que entre otras cosas provocó el declive de la violencia que Steven Pinker atribuye incorrectamente a la Ilustración. Sí es cierto que la identidad occidental es producto de la agresión islámica. Pero eso no quiere decir que la cristiandad promueva la violencia.
P.- ¿Sigue en contacto con Donald Trump y Steve Bannon?
R. –La última vez que hablé con Trump fue hace un año. Con Bannon tengo más contacto y le admiro en la distancia. Es un hombre muy temido por las élites. Si ustedes le dejan, conseguirá salvar Europa y alejarla de todos sus peligros.
P.- ¿Es por eso qué pidió asilo en Estados Unidos?
R.- Sé que se han planeado ataques contra mí y no me sentía seguro en Inglaterra. Sobre todo después de que saliera a la luz el escándalo del caso Rotherham. Durante 16 años clanes mafiosos de origen paquistaní abusaron de casi dos mil niñas. Las autoridades lo sabían pero no hicieron nada, no fuera a ser que alguien los acusara de racismo. ¿Qué puedo esperar yo, un católico deslenguado, conservador y homosexual, que defiende la libertad de expresión y critica abiertamente el islam?
Los tres principales enemigos de Francisco:
Steve Bannon.
Cardenal Raymond Burke.
Milo Yiannopoulos.


Fuente: http://www.fecamsada.com

Papa nombra mujeres al departamento clave del Vaticano por primera vez


Philip Pullella

3 MIN DE LECTURA

CIUDAD DEL VATICANO (Reuters) – El Papa Francisco asignó a las mujeres el viernes a un departamento clave del Vaticano por primera vez desde que se fundó hace más de 50 años, una medida que los grupos de mujeres católicas recibieron como un avance significativo.El Papa Francisco dirige la apertura de la Conferencia Episcopal Italiana en el Vaticano, 20 de mayo de 2019. REUTERS / Remo Casilli

Tres monjas y una laica fueron nombradas consejeras en la oficina de sínodos, que prepara reuniones importantes de obispos mundiales que se celebran cada pocos años sobre un tema diferente.

El Papa Pablo VI fundó el Sínodo de los Obispos en 1965 como un cuerpo para asesorar a los papas. Un portavoz del Vaticano dijo que eran las primeras mujeres en su historia.

Dos de los cuatro son italianos: la hermana Alessandra Smerilli, profesora de economía, y Cecilia Costa, profesora de sociología. Las otras son la hermana María Luisa Berzosa González de España y la Hermana Nathalie Becquart de Francia.

“Es una gran noticia porque hasta ahora no había estructuras para que las mujeres tuvieran una influencia en los sínodos mientras se estaban preparando”, dijo Zuzanna Fliosowska, gerente general de Voices of Faith, un grupo de defensa internacional que promueve un mayor papel para las mujeres en la Iglesia.

Más de la mitad de los 1.300 millones de católicos del mundo son mujeres y la pertenencia a órdenes religiosas femeninas es aproximadamente tres veces mayor que la de las órdenes masculinas.

Los derechos de las mujeres fue un tema recurrente en un sínodo de un mes de obispos en el Vaticano en octubre pasado sobre el tema de los jóvenes cristianos.

Como en todos los sínodos hasta ahora, solo los “padres sinodales”, incluidos los obispos y los representantes masculinos especialmente nombrados o elegidos, pueden votar sobre los documentos finales que se envíen al Papa.

Dos “hermanos”, hombres laicos que no están ordenados, votaron en su calidad de superiores generales de sus órdenes religiosas, pero una monja estadounidense con el mismo rango no pudo.

Más de 10,000 personas firmaron una petición exigiendo que las mujeres obtengan el voto en futuros sínodos.

“Esperamos que este sea un primer paso para que las mujeres delegadas obtengan el voto en el próximo sínodo”, dijo Fliosowska a Reuters.

La Unión Internacional de Superiores Generales (UISG), un grupo paraguas de monjas católicas cuyos líderes han estado presionando para el voto de las mujeres, también dio la bienvenida a las citas sorpresa.

“Con estas posiciones, podrán ayudar a tomar decisiones y no solo ser observadores invitados en las reuniones”, dijo la portavoz de USIG, Patrizia Morgante.

El próximo sínodo, programado del 6 al 27 de octubre, discutirá las necesidades de la Iglesia en la vasta región de la Amazonia, incluida la forma de lidiar con la extrema escasez de sacerdotes.

https://www.reuters.com/article/us-pope-women/pope-names-women-to-key-vatican-department-for-first-time-idUSKCN1SU1TJ

El Papa nombra por primera vez a cuatro mujeres como consultoras de la asamblea de obispos del Vaticano


Francisco ha tomado una decisión histórica al nombrar a cuatro mujeres para que organicen y apliquen las conclusiones de la asamblea anual de obispos

La española María Luisa Berzosa González, directora de la federación Fe y Alegrías, es una de las cuatro mujeres que se incorpora a la secretaría general

Al papa Francisco se le atraganta el papel de las mujeres en la Iglesia católicaEFE – Ciudad del Vaticano24/05/2019 – 16:15h

El papa dice que "sufre" cuando lee lo que sucede contra algunos gitanos
El papa nombra por primera vez a mujeres como consultoras del Sínodo EFE

El Papa Francisco ha tomado este viernes una decisión histórica dentro de la Iglesia católica al nombrar a cuatro mujeres como consultoras en la secretaría general del Sínodo de obispos. Las religiosas Nathalie Bacquart, Alessandra Smerilli, Cecilia Costa y María Luisa Berzosa González, serán las encargadas de preparar y de aplicar las conclusiones a las que lleguen los obispos en su asamblea anual.

Alessandro Gisotti, el portavoz interino del Vaticano, ha anunciado la decisión de Francisco y ha asegurado que será la primera vez que las mujeres ejercerán como consultoras en la secretaría general del Sínodo, la asamblea que reúne todos los años a los obispos de todo el mundo para tratar cuestiones que sean de interés para la Iglesia.

Dicha secretaría general funciona como una institución permanente y su principal función es preparar las reunión de los obispos y encargarse de aplicar sus conclusiones, y para ello cuenta con el apoyo de los consultores.

Francisco ha nombrado a las seis personas que ayudarán al actual secretario del Sínodo, el cardenal Lorenzo Baldisseri. Además de los reverendos Giacomo Costa y Rossano Sala, han sido nombradas cuatro religiosas: Nathalie Bacquart, exdirectora del Servicio Nacional para la Evangelización de los jóvenes; Alessandra Smerilli, profesora de Economía en la Pontificia Facultad de Ciencias de la Educación; Cecilia Costa, profesora de Sociología en la Universidad de Roma; y la española María Luisa Berzosa González, directora de la federación Fe y Alegrías, que se encarga de la educación de los más desfavorecidos y la inclusión social.

El próximo Sínodo tendrá lugar en octubre de 2019 y estará centrado en la evangelización y protección del Amazonas y de sus poblaciones indígenas, mientras que los últimos han tratado sobre temas como los jóvenes, las vocaciones sacerdotales o la familia.

https://www.eldiario.es/sociedad/nombra-primera-mujeres-consultoras-Sinodo_0_902560409.html

Las mujeres comienzan a ascender en la Santa Sede


  • El papa Francisco designa cuatro mujeres como consultoras de la secretaria general del Sínodo de Obispos

EFE – EL VATICANO 24 / 05 / 2019, 09:58 AM

El papa Francisco ha nombrado a cuatro mujeres como consultoras en la secretaría general del Sínodo de obispos, la primera vez que ocupan este cargo de la Iglesia católica, informó hoy la Santa Sede.

El portavoz interino del Vaticano, Alessandro Gisotti, confirmó a Efe que es la primera vez que las mujeres ejercerán como consultoras en la secretaría general del Sínodo, una asamblea que reúne cada año a los obispos de todo el mundo para tratar diversas cuestiones.

El próximo Sínodo tendrá lugar en octubre de 2019 y está centrado en la evangelización y protección del Amazonas y de sus poblaciones indígenas, mientras que los últimos han tratado sobre temas como los jóvenes, las vocaciones sacerdotales o la familia.

La secretaría general es una institución permanente vaticana que se encarga de preparar la asamblea del Sínodo y de aplicar sus conclusiones y, para ello, se vale distintos consultores.

Ahora Francisco ha nombrado a un total de seis personas que ayudarán al secretario del Sínodo, el cardenal italiano Lorenzo Baldisseri, y de ellos cuatro son mujeres y dos hombres: estos son los reverendos Giacomo Costa y Rossano Sala.

Las mujeres son Nathalie Bacquart, exdirectora del Servicio Nacional para la Evangelización de los jóvenes y las vocaciones de la Conferencia Episcopal francesa, y Alessandra Smerilli, docente de Economía en la Pontificia Facultad de Ciencias de la Educación.

También la religiosa española María Luisa Berzosa González, directora de la federación “Fe y Alegría”, que se encarga de la educación de los más desfavorecidos y la inclusión social, y Cecilia Costa, profesora de Sociología en la Universidad Roma Tre.

https://www.diariolibre.com

El Papa advierte a los líderes de la caridad que se mantengan alejados del ‘eficiencia-ismo’


El Papa advierte a los líderes de la caridad que se mantengan alejados del 'eficiencia-ismo'

El Papa Francisco besa el altar cuando llega a la Basílica de San Pedro en el Vaticano para celebrar una misa con miembros internacionales de Caritas, el jueves 23 de mayo de 2019. (Crédito: AP Photo / Alessandra Tarantino).

ROMA – Hablando a los líderes de organizaciones benéficas católicas de todo el mundo, el Papa Francisco el jueves les pidió que evitaran la tentación de lo que él llamó “eficiencia-ismo”, así como “adorándonos a nosotros mismos y nuestra bondad”, y también advirtieron contra la Iglesia que quiere tener todo bajo control y ser capaz de defender su buen nombre.

“Pidámosle al Señor que nos libere de eficiencia, de mundanalidad, de la sutil tentación de adorarnos a nosotros mismos y a nuestras habilidades”, dijo Francis. “El camino correcto a través de la Palabra de Dios es la humildad, la comunión, la renunciación”.

“Jesús no quiere que la Iglesia sea un modelo perfecto que se complace en ser organizado y capaz de defender su buen nombre”, dijo Francisco. “Jesús no vivió así, sino siempre en el camino, sin temor a los desafíos que plantea la vida”.

Los comentarios del Papa se produjeron durante la apertura de una Asamblea General de Caritas Internationalis, un grupo paraguas para organizaciones caritativas católicas de todo el mundo.

Francisco dijo que Jesús evitó dar instrucciones claras, y el hecho de que sus seguidores lo vieran como un problema es un signo de “eficiencia” de la Iglesia que piensa que “está bien si tiene todo bajo control, si vive”. Están sin complicaciones con una agenda en orden “.

Los evangelios, dice el pontífice, tienen que ser el programa de la Iglesia, teniendo en cuenta que Dios no envía “respuestas” sino el Espíritu Santo, y que la tercera persona de la Trinidad no “trae una agenda” sino que viene como el fuego

La fe, continuó Francisco, no es una receta “preparada”, sino un camino que se debe recorrer “con un espíritu de confianza”. Citando el libro de Hechos, dijo que hay tres elementos esenciales para la Iglesia. Para seguir en este camino: “la humildad de escuchar, el carisma del conjunto y el coraje de la renuncia”.

La Asamblea General de Caritas International, que se celebró del 23 al 28 de mayo, comenzó técnicamente el jueves por la mañana con la presentación de un mosaico de migrantes, líderes mundiales y trabajadores de Caritas para ilustrar cómo la humanidad forma una familia y comparte un viaje, que se presentó durante una conferencia de prensa. celebrada en roma. Entre las muchas imágenes utilizadas para crear el mosaico, había una foto de la abuela del cardenal Luis Antonio Tagle de Manila, Filipinas, que emigró de China a Filipinas.

La asamblea se lleva a cabo cada cuatro años. Esta vez, está reuniendo a 450 delegados de más de 150 oficinas nacionales de todo el mundo. El tema para este año está inspirado en el documento del Papa Francisco sobre el medio ambiente de 2015, “Una familia humana. Una casa común “.

Tagle, quien ha presidido Caritas durante los últimos cuatro años, dijo a los periodistas que el tema elegido no es un “eslogan” sino una afirmación del Evangelio, la enseñanza social católica, la enseñanza de los papas modernos y una afirmación de la experiencia vivida en el mundo. Personal de Caritas y voluntarios de todo el mundo.

Hablando de tener el coraje de la renuncia, Francis dijo que para seguir a Dios es necesario “caminar rápido y caminar rápido, uno tiene que ser ligero, incluso si es difícil”. Como Iglesia, no estamos llamados a hacer negocios, sino a dar saltos evangélicos “.

Al “purificar” a la Iglesia, dijo, la Iglesia debe evitar hacer una reforma gattopardesca , es decir, una “maquillaje” sin cambiar nada en realidad. (La referencia es a una célebre novela italiana llamada Il Gattopardo , o “El leopardo”.) Como ejemplo, dijo que Dios no quiere que la Iglesia “se mantenga al día” poniendo algo de “maquillaje”. parece joven “, pero una real” conversión del corazón “.

El pontífice también utilizó su homilía para recordar a los representantes y voluntarios de Caritas que, aunque son llamados a cumplir con los estándares profesionales y responden a las expectativas de los donantes, también deben recordar que la Iglesia no es un negocio.

“Para alguien que quiere seguir el camino de la caridad, la humildad y la escucha, significa prestar atención a los pequeños”, dijo Francis. “En el mundo, los que tienen más hablan más, pero entre nosotros no puede ser así porque a Dios le encanta revelarse a través de los que son pequeños y duraderos”.

“¡Gente antes de los programas!” Dijo Francis.

El pontífice también les dijo a los presentes que Jesús les dice a los que lo siguen que “permanezcan en mi amor”. La única manera de hacerlo, según el Papa argentino, es permanecer cerca de Jesús.

“Nos ayudarán a permanecer delante del tabernáculo y ante los muchos tabernáculos vivos que son los pobres”, dijo. “La Eucaristía y los pobres, el tabernáculo fijo y los tabernáculos móviles: es allí donde permanecemos enamorados y absorbemos la mentalidad del pan partido [Jesús]”.

Los participantes en la XXI Asamblea General de Caritas proceden de todo el mundo, de Estados Unidos y Venezuela, a Siria y Sri Lanka. Hacia el final de la reunión, elegirán un nuevo liderazgo.

La elección del liderazgo de Caritas se llevará a cabo el lunes por la tarde, hora de Roma. Esa mañana, el grupo se reunirá nuevamente con Francis.

Entre otras cosas, el programa oficial incluye una sesión sobre salvaguarda en la Iglesia; adoptar un marco financiero; Caritas está en el corazón de la Iglesia y un informe de un grupo sobre mujeres y jóvenes.

https://cruxnow.com/vatican/2019/05/24

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: