ALEMANIA: Maria 2.0 Lead Parish Strike, por Petra Dankova, Directora de Incidencia, Voces de fe Una monja franciscana plantea el problema de igualdad con el Papa Francisco


https://voicesoffaith.org/conversations-1/2019/5/14/courageous-women-fighting Landscapes_to-cambiar-the-status-quo-in-our-church?fbclid=IwAR3k5e6rpgr__d2D9d_HocaqMM_qkEkkLkkekrl.png__d2D9d_HocaqMM_qkEkkLk.kkklkkkkkklikl.png__d2D9d_Hocaq MM

Mi respuesta: la hermana Katharina y las mujeres en la iniciativa a nivel alemán Maria 2.0 son mujeres que defienden la igualdad en la Iglesia. Las mujeres están haciendo una declaración al permanecer alejadas de las iglesias durante una semana y, en cambio, se visten de blanco por “luto por la injusticia y por una nueva esperanza”, se reúnen y rezan fuera de las iglesias.  Ustedes son los profetas del futuro que abogan ahora por la igualdad de género como la visión de Jesús para el siglo XXI. Que sus voces se unan a millones de mujeres que hablan del amor y la pasión por vivir su fe plenamente al ministrar como imágenes iguales del Santo en nuestro mundo de hoy Bridget Mary Meehan ARCWP, #womenpriestsnow , https://arcwp.org

La Hermana Katharina Ganz le hace una pregunta al Papa Francisco en la reunión de la UISG el 10 de mayo»La Hna. Katharina Ganz es la superiora de la congregación alemana de las franciscanas de Oberzell. Se acercó al Papa con buen humor, llamándolo» hermano Francisco «y se presentó a sí misma como» una franciscana, como usted «. Expresó su deseo, junto con el deseo de muchas otras mujeres, de «servir al Pueblo de Dios como una persona igual entre el Pueblo de Dios» y le preguntó al Papa si la cuestión de los roles de las mujeres en la Iglesia debería ser considerada no solo desde la perspectiva histórica y dogmática pero desde la perspectiva de cómo Jesús se relacionó con las mujeres y cómo podemos encontrar respuestas del siglo XXI en este «poder de Jesús» y que nos centramos en lo que las mujeres, los hombres y toda la humanidad necesitan hoy.

Seguí de cerca la reunión mundial de las superiores de religiosas en Roma en la semana del 6 al 10 de mayo. Estas son verdaderamente mujeres que trabajan al margen y escuchan el pulso de los «signos de los tiempos». Sus discusiones tocaron todos los temas cruciales de nuestro mundo: clima, tráfico de personas, diálogo interreligioso. Me pregunté, si también mirarán a la situación de la mujer en la Iglesia, si hablarán también sobre cómo la proclamación de las buenas nuevas del cristianismo se ve obstaculizada por las desigualdades y los abusos de poder en la estructura de nuestra propia iglesia Tuve que esperar toda la semana, pero el viernes, en la reunión de todas las hermanas con el Papa Francisco, escuché a una Hermana hablar.

Debemos admitir que la respuesta a la pregunta de la Hna. Katharina Ganz fue una respuesta antigua, una respuesta que desconcierta a muchos en su insistencia obstinada en una lectura de la Biblia y en la historia de la Iglesia que muchos señalan que es selectiva y se aplica con severidad, no Común con otros temas que han evolucionado a lo largo del tiempo en la Iglesia. Sin embargo, algo era nuevo en este encuentro. Era la voz de la Hna. Katharina Ganz haciendo la pregunta de todos modos, incluso si ella quizás no tenía muchas esperanzas de una respuesta radicalmente nueva. Ella expresó lo que sienten muchas mujeres y hombres católicos. Con una suave insistencia, habló con sinceridad y honestidad en una audiencia con el Papa, un escenario en el que en el pasado quizás solo aparecían cuidadosamente las voces autocensuradas y filtradas. Su voz merece nuestra atención.

MARIO 2.0

La voz de la Hna. Katharina Ganz en el Vaticano se unió en la semana del 11 al 18 de mayo con muchas voces de mujeres en toda Alemania que están encontrando un nuevo valor y una nueva pasión por su Iglesia. La iniciativa a nivel alemán Maria 2.0 invita a las mujeres a ponerse de pie y hablar en favor de la igualdad en la Iglesia. Las mujeres están haciendo una declaración al permanecer alejadas de las iglesias durante una semana y, en cambio, se visten de blanco por “luto por la injusticia y por una nueva esperanza”, se reúnen y rezan fuera de las iglesias. Se convierten en un signo visible de una nueva iglesia de igualdad, rompiendo el hechizo de estar de acuerdo con una estructura de poder en la Iglesia que los excluye de llevar sus talentos y carismas al servicio de su fe.
Parroquias en Alemania que participan en la huelga de María 2.0 

Hay miles de mujeres en cientos de parroquias que participan en la semana de acción de María 2.0. La iniciativa comenzó hace apenas unos meses con un puñado de mujeres en una parroquia en la ciudad alemana de Muenster que, agobiada por la evidencia de abuso sexual y de poder en la iglesia que aman, dijo: tiene que detenerse aquí.


Lo que es importante en los dos ejemplos que acabo de describir es que estas mujeres, enfrentadas a la desigualdad, no renunciaron a su deseo de vivir plenamente su fe en la iglesia que les pertenece. En el amor de su iglesia, no solo esperan que las cosas «de alguna manera, en algún momento» mejoren. Tal esperanza pasiva puede ser peligrosa y puede perpetuar sistemas injustos. Pero estas mujeres viven una esperanza profética: convierten su esperanza en acciones prácticas de hablar y ser vistas. En sus acciones para el cambio, ya viven como la nueva Iglesia en la que todos somos miembros iguales, no solo una audiencia para un pequeño número de hombres ordenados. 
SUPERANDO EL SILENCIO 


Estoy muy contento de que la Hna. Katharina Ganz, así como las organizadoras de Maria 2.0, también participen en la campaña #overcomingsilence. Sus voces y sus ejemplos son exactamente lo que Voces de Fe espera encender y amplificar. 


Únase a nosotros en www.overcomingsilence.com

https://youtu.be/BY2NgfvxKS0Publicado por Bridget Mary Meehan a las 2:16 PM

https://bridgetmarys.blogspot.com/2019/06/courageous-women-fighting-to-change.html

Hacia la beatificación del primer sacerdote negro de Estados Unidos


image: https://es.la-croix.com/images/1000/hacia-la-beatificacion-del-primer-sacerdote-negro-de-estados-unidos.jpg

Hacia la beatificación del primer sacerdote negro de Estados Unidos

 El padre Augustine Tolton (1854-1897). /Wikimedia Commons 19 jun 2019, 12:32  0 Comentarios0VECES COMPARTIDO

El Papa también reconoció, el martes 11 de junio, el martirio de tres enfermeras de la Cruz Roja brutalmente asesinadas en 1936 por el Frente Popular en España.

El papa Francisco autorizó, el martes 11 de junio, a la Congregación para las Causas de los Santos, a promulgar el Decreto relativo a las virtudes heroicas del padre Augustine Tolton (1854-1897), primer sacerdote negro ordenado en la Iglesia católica de Estados Unidos en 1886.

Nacido esclavo en 1854 en Missouri, tras ser liberado y sentirse llamado al sacerdocio, el joven fue rechazado de todos los seminarios de Estados Unidos antes de dirigirse a Roma para estudiar en la Pontificia Universidad Urbaniana.

Ordenado sacerdote en 1886 en la Basílica de San Pedro, fue el primer sacerdote negro de Estados Unidos (algunos mestizos ya habían sido ordenados antes) y volvió a Estados Unidos, donde ejerció su ministerio en Illinois.

Fundó la parroquia Santa Mónica de Chicago, primera parroquia afroamericana de Estados Unidos. Enfermo desde 1893, el padre Tolton murió cuatro años más tarde en Chicago.

El reconocimiento de las virtudes heroicas es la primera etapa hacia la beatificación que, no obstante, solo podrá ser celebrada tras el reconocimiento de un milagro obtenido por intercesión del padre Tolton.

Otros seis nuevos venerables

Además, durante la audiencia que concedió el martes al cardenal Angelo Becciu, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el papa Francisco autorizó a dicha Congregación a promulgar los Decretos que reconocen las virtudes heroicas de otros seis nuevos venerables:

– El padre Enzo Boschetti (1929-1993), sacerdote de la diócesis de Pavía (Italia), fundador de la Casa de la Juventud, lugar de acogida para jóvenes marginados en Pavía;

– Felice Tantardini (1898-1957), hermano italiano del Pontificio Instituto para Misiones Extranjeras, misionero en Birmania;

– Giovanni Nadiani (1885-1940), laico converso italiano de la Congregación de Presbíteros del Santísimo Sacramento;

– Madre María Rosario de la Visitación (1884-1957), religiosa filipina, fundadora de la Congregación de las Hermanas Dominicas del Santo Rosario.

– Madre Maria Paola Muzzeddu (1913-1977), religiosa italiana, fundadora de las Hijas de la Madre Purísima;

– Hermana Maria Santina Collani (1914-1956), Hermana profesa del Instituto de las Hermanas Misericordiosas.

Tres enfermeras mártires españolas

Finalmente, el Papa ha autorizado el reconocimiento del martirio de Pilar Gullón, y de sus compañeras Olga Pérez Monteserín Octavia Iglesias, de 25, 23 y 41 años respectivamente, tres enfermeras católicas de la Cruz Roja que fueron violadas y después asesinadas por los comunistas en 1936 cerca de Astorga (noroeste de España,  tras haberse negado a abandonar a los heridos a los que cuidaban.

El reconocimiento de su martirio permite su beatificación, que debería ser celebrada próximamente en España.

Nicolas Senèze, en Roma. La Croix
Lea más en https://es.la-croix.com/actualidad/mundo/hacia-la-beatificacion-del-primer-sacerdote-negro-de-estados-unidos?utm_medium=email&utm_source=newsletter&utm_newsletter=es-20062019#mR3OMX5F2GlmuoPQ.99

Mujeres en el Vaticano II: ¡Mujeres sorprendentes, un Consejo sorprendente!


Un libro recientemente publicado sobre Mujeres católicas en el Concilio Vaticano II intenta explorar la historia de estas mujeres y su contribución al Consejo.

19 de junio de 2019

Noticias relacionadas

Por Gudrun Sailer
El Concilio Vaticano II (1962-1965) se convertiría en un nuevo Pentecostés de la Iglesia Católica. El evento también arrojó una nueva luz sobre la contribución y el papel de las mujeres: por invitación de San Papa Pablo VI, 23 mujeres participaron como auditoras en el Consejo. Pero las mujeres creyentes también desempeñaron un papel en el contexto más amplio del Consejo. Compartieron sus preocupaciones por una reforma de la Iglesia Católica, formulando sus expectativas en peticiones que enviaron a Roma; Aconsejaron a los obispos, trabajaron como anfitriones y redes. Al concluir el Consejo, las 23 auditoras se consideraron con razón como multiplicadoras de los resultados obtenidos.

Para obtener más información, Gudrun Sailer habló con la historiadora de la iglesia Regina Heyder, una de las autoras de un libro recientemente publicado sobre Mujeres Católicas en el Segundo Concilio Vaticano titulado Katholikinnen und das Zweite Vatikanische Konzil: Petitionen, Berichte, Fotografía:

Al comienzo del Consejo en 1962, parecía imposible que las mujeres participaran. ¿Cómo fue que el Papa terminó nombrando a las mujeres como auditores para la segunda mitad del Consejo?

El papa Pablo VI fue el primer papa en nombrar auditores laicos a mayor escala. En 1963, 13 auditores laicos masculinos tomaron parte en el Consejo. Incluso antes del comienzo del Consejo, las mujeres católicas habían pedido que se les permitiera participar. Ahora intensificaron sus actividades: escribieron cartas a los obispos y a la Secretaría del Consejo, sugirieron participantes, hicieron preguntas subversivas durante las conferencias de prensa y lograron ganar partidarios de esta idea. En su famoso discurso en octubre de 1963, el cardenal Suenens de Mecheln observó que las mujeres representan la mitad de la humanidad y, por lo tanto, deberían ser invitadas como auditores. De este modo, la idea de las auditoras laicas ganaba cada vez más plausibilidad.

Cuando en 1964, las mujeres fueron recibidas por el Papa en la apertura de la tercera sesión del Consejo, los miembros de la Secretaría General todavía discutían quiénes deberían ser invitados. No fue hasta una semana después de que se escribieron las respectivas cartas de nominación. Pocos días después, las primeras auditoras llegaron a la sala del Consejo. 

¿Qué papel desempeñaron las mujeres católicas, los grupos de mujeres católicas y las órdenes religiosas femeninas en el Consejo? 

La Unión Mundial de Organizaciones de Mujeres Católicas fue la primera organización en escribir una petición conciliar. Sirvió como modelo para varias organizaciones de mujeres que también lanzaron peticiones y, por lo tanto, hicieron visibles las preocupaciones y los deseos de las mujeres dentro de los contextos y redes del Consejo.

Durante el Concilio, las mujeres católicas viajaron a Roma para hablar con sus obispos, reunirse con observadores no católicos, participar en las misas que se celebraban en San Pedro por la mañana. Y efectivamente, varios obispos consultaron intencionalmente a estas mujeres. Al final, las mujeres también participaron en las subcomisiones para los diversos capítulos de «Gaudium et spes» y, por lo tanto, contribuyeron al texto.

Las religiosas estaban entre los auditores laicos y contribuyeron al decreto «Perfectae caritatis» sobre la vida religiosa. El hecho de que varias congregaciones de mujeres acogieran a participantes en sus casas de huéspedes también jugó un papel importante con respecto a la atmósfera del Consejo. Las madres superiores influyeron en la composición internacional de los invitados, e incluso dieron charlas a los obispos, quienes escucharon atentamente a las monjas. Cuando se implementó la constitución sobre la liturgia, las primeras celebraciones tuvieron lugar con frecuencia en las capillas de las religiosas. Demostraron estar interesados, congregaciones litúrgicamente entrenadas. 

¿Cuáles fueron las mayores preocupaciones de las mujeres católicas en el Consejo?

La Unión Mundial de Organizaciones de Mujeres Católicas, que representó a cerca de 36 millones de mujeres católicas, escribió su primera petición de consejo en 1960. Enumeró temas muy fundamentales con los que el Consejo debía tratar: la redefinición de la dignidad personal de las mujeres y la posición de La mujer en la familia, la sociedad y la iglesia. Por un lado, los representantes de la asociación advirtieron contra las mujeres idealizadoras. Por otro lado, afirmaron que la emancipación de las mujeres no debería adoptar modelos masculinos. 

La otra gran preocupación contemplaba la vida familiar cristiana. Las propuestas variaron desde el número de niños hasta la edad de confirmación. 

¿Qué deseos de las mujeres católicas en el Consejo se cumplieron y cuáles no?

Incluso en la década de 1960, las mujeres católicas no siempre estaban de acuerdo. Mientras que los católicos alemanes estaban extremadamente felices con la reforma litúrgica, los católicos ingleses preferían mantener la misa en latín.

La anticoncepción y las situaciones embarazosas en el confesionario fueron una gran pregunta que también se debatió internacionalmente. Muchas parejas católicas interpretaron ‘Gaudium et spes’ de tal manera que ahora se permitía la anticoncepción artificial. Cuando la encíclica «Humanae vitae» apareció en 1968, resultó que se habían equivocado.

Una y otra vez, las mujeres católicas también sugirieron que las mujeres deberían participar en la capacitación de los sacerdotes. En otras palabras, esto significaba que estaban insatisfechos con el trabajo pastoral. Como sabemos, esta demanda ha sido aceptada cada vez más por los obispos en los últimos años. Otro deseo que se menciona a menudo es el de las mujeres diáconas, un deseo que aún permanece abierto después de las recientes declaraciones del Papa Francisco. El cardenal Suenens dijo que tomará 100 años implementar el Consejo, y que solo la mitad del trabajo se ha realizado. Así que tal vez algunos de los deseos de las mujeres se cumplirán en años posteriores. – Noticias del Vaticano

http://www.heraldmalaysia.com/news/women-at-vatican-ii-surprising-women-a-surprising-council/48309/4

Vaticano debatirá otorgar ministerio a las mujeres en la Amazonia


El octubre próximo se definirá también la ordenación de hombres casados en la Iglesia Católica

19/06/2019 19:37  NOTIMEXCOMPARTIR SÍGUENOS  

Vaticano debatirá otorgar ministerio a las mujeres en la Amazonia

Vaticano debatirá otorgar ministerio a las mujeres en la Amazonia. Foto: Reuters

EL VATICANO.

En un hito histórico para la Iglesia católica, el Vaticano debatirá en octubre próximo, no solo la eventual ordenación de hombres casados en la región, sino que identificará “el tipo de ministerio oficial que puede ser conferido a la mujer”, según el documento de trabajo del Sínodo sobre la Amazonia.

Bajo el nombre de “Amazonia: nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral”, que consta de tres fases que incluyen preparación, celebración y aplicación, el documento de trabajo apuntó que también se examinará un rol más activo para los denominados laicos.

Estas fórmulas serán examinadas en el sínodo, que se celebrará en el Vaticano, del 6 al 27 de octubre próximo, para hacer frente a los problemas de las poblaciones indígenas de la región que comprende parte de Brasil, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Guyana, Surinam y Guayana Francesa.

El Papa pasea con niños migrantes en el Vaticano

La cita será presidida por el cardenal Lorenzo Baldisseri, secretario general del Sínodo de los Obispos, según el documento que fue dado a conocer a principios de esta semana por la oficina de prensa vaticana.

Afirmando que el celibato es un don para la Iglesia, se pide que, para las zonas más remotas de la región, se estudie la posibilidad de la ordenación sacerdotal para personas ancianas, preferentemente indígenas, respetadas y aceptadas por su comunidad, aunque tengan ya una familia constituida y estable”, expone el numeral 129 del documento de preparación.

Desde hace algunos años, sectores de la Iglesia católica han propuesto la posibilidad de recuperar una vieja figura “viri probati”: hombres casados con fe demostrada, que puedan ejercer las funciones de cura en comunidades remotas, como las ubicadas a lo largo de la cuenca del río Amazonas.

No obstante, el documento aclaró que la ordenación de algunos hombres casados como sacerdotes no es lo mismo que permitir que los sacerdotes se casen.

‘El género no es una elección’: Vaticano

En relación con el papel de la mujer en la Iglesia, el documento reconoce que “en el campo eclesial la presencia femenina en las comunidades no es siempre valorada”, por lo que se propone que tengan garantizado su liderazgo y espacios cada vez más amplios y relevantes en áreas formativas.

A pesar de esto, el documento no habla de “diaconado femenino”, debido a que aún se encuentra en estudio dentro de la comisión encargada para ese análisis por el papa Francisco en 2016.

En relación con el punto de un rol más activo para los laicos, el documento de trabajo señaló que es necesario reconocer su protagonismo y “reconocerles su espacio”, lo mismo que se pide a los misioneros “tener una disponibilidad” para aprender lenguas, culturas, tradiciones, cosmologías y mitologías autóctonas.

El Vaticano abre discusión sobre sacerdotes casados

Con la publicación del Instrumentum laboris (documento de trabajo) la Iglesia entra en la última fase de preparación del Sínodo que tendrá lugar el próximo otoño.

Antes de la celebración de la reunión en el Vaticano se han realizado más de 250 eventos en territorio amazónico, entre ellos, 70 asambleas territoriales, 25 foros temáticos, además de seminarios y reuniones de todo tipo, confirmó el cardenal Baldisseri.

El documento denuncia los riesgos para los pueblos de la región y sus ecosistemas y los identifica con narcotráfico, corrupción, migración, urbanización, división de las comunidades, aislamiento, salud, educación, conversión ecológica y corrupción, entre otros.

http://www.excelsior.com.mx/global/vaticano-debatira-otorgar-ministerio-a-las-mujeres-en-la-amazonia/1319650

“Francisco se enfrenta con los más conservadores”


Entrevista a Marco Politi, autor de La soledad de Francisco Para el reconocido vaticanista, el Papa actual no ha conseguido movilizar al mundo católico como sucedía en tiempos del Concilio Vaticano II.Por Elena Llorent

“Francisco se enfrenta con la parte más conservadora dentro de la Iglesia, pero también fuera de la Iglesia.”

“Francisco se enfrenta con la parte más conservadora dentro de la Iglesia, pero también fuera de la Iglesia.” 


Imagen: EFE

Desde Roma

Francisco está sólo y las batallas que está dando se hacen así mucho más difíciles. Esta es la idea de la que parte Marco Politi, uno de los vaticanistas más reconocidos de Italia, periodista, escritor, profesor universitario, en su último libro titulado La solitudine di Francesco (La soledad de Francisco, Ed. Laterza) que subtituló “Un papa profético, una Iglesia en la tempestad”. No es la primera vez que Politi dedica un libro al Papa argentino. Ya en 2015, a dos años de haber sido elegido Pontífice, le dedicó “Francisco entre los lobos. El secreto de una revolución” que fue traducido a varios idiomas e incluso publicado en Argentina. Como vaticanista ha trabajado para importantes diarios de Italia, entre ellos casi 20 años para La Repubblica, y colabora con medios televisivos y radiales de varios países.

LEER MÁSCuatro testimonios de la persecución y el exilio | Audiencia en el juicio por los crímenes contra la Contraofensiva
LEER MÁSUn viaje a la guarida del vampiro | El NO en Rumania, un país misterioso y encantador con las cicatrices del mundo moderno

–Usted tituló su libro “La soledad de Francisco”. Pero el ex portavoz del Vaticano, el padre jesuita Federico Lombardi, que participó de la presentación de su libro, dijo que en su opinión, Francisco, “un profeta en un mundo de caos global”, no está tan sólo como puede parecer.

–Francisco tiene un alto consenso en las encuestas, tanto a nivel internacional como en Italia, incluso entre creyentes de otras religiones, agnósticos y ateos. Pero en su esfuerzo de reforma no ha conseguido movilizar al mundo católico como sucedía en cambio en tiempos del Concilio Vaticano II cuando los reformadores eran muy activos en las parroquias, en las diócesis. Francisco se enfrenta con la parte más conservadora dentro de la Iglesia, pero también fuera de la Iglesia. La situación geopolítica del mundo ha cambiado. Hay un presidente de Estados Unidos que tiene una agenda completamente opuesta a la del Papa. Está contra los acuerdos sobre el clima, contra los acuerdos sobre los migrantes propuestos por Naciones Unidas, contra el acuerdo con Irán, entre otros. Y esto va unido al hecho de que en Italia, por primera vez, hay un líder en el gobierno contrario a la línea del Papa sobre los migrantes, sobre la recepción de los que tienen una cultura y religión distinta. Todo esto crea una situación de aislamiento para Francisco.

 –¿El aislamiento dentro del Vaticano se debe también a que hay sectores muy conservadores que defienden intereses ligados a Estados Unidos y el Papa no?

–La soledad se advierte a muchos niveles. Francisco en estos años no ha creado dentro de la curia un equipo de trabajo que esté alineado con sus ideas. En la estructura vaticana hay muchos opositores y sobre todo mucha gente que hace resistencia pasiva. Porque no comparten la posición doctrinal de Francisco a favor de la comunión para los divorciados re–casados por ejemplo, ni su apertura hacia el mundo de los homosexuales, etc. Pero esta oposición existe también en la Iglesia de muchos países,  entre los obispos, en el clero, porque no comparten estas opciones del Papa. Y esta oposición interna se une a la oposición en ambientes políticos y económicos que no coinciden con el Evangelio social de Francisco, ni con su compromiso contra la “economía del robo”, ni su posición ante el cambio climático porque, hay que recordar,  Francisco cree que la degradación ambiental está estrechamente ligada a la degradación social. Y en consecuencia entre los que sostienen a Francisco,  como el cardenal alemán Walter Kasper, existe la percepción de que intereses económicos de derecha, muy presentes en Estados Unidos, se unen subrepticiamente a la oposición teológica contra Francisco.  

–El hecho de que un ministro del gobierno italiano, Matteo Salvini, se haya hecho fotografiar con una remera que decía “Mi Papa es Benedicto” pero que tenía la cara de Francisco con una expresión de asombro, significa que se opone abiertamente a Francisco ¿no? 

–En la historia de la república italiana no ha sucedido jamás que un líder del gobierno fuera abiertamente contrario al Papa. Salvini se ha dirigido abiertamente a esa parte de la población católica conservadora, que no solo está contra la inmigración irregular sino también contra las “puertas abiertas” de las que habla Francisco. Todo esto es un preciso diseño político. Y no es una casualidad que en las últimas elecciones europeas, prácticamente un católico de cada tres, haya votado a Salvini. Y entre los católicos practicantes discontinuos, el 40 por ciento votó a Salvini. En síntesis, Salvini ha decidido aliarse con el mundo católico contrario a Francisco. Y esto se ve en las relaciones que el ministro mantiene, entre otros,  con el cardenal estadounidense Raymond Leo Burke, que encabeza a los opositores de Francisco. Pero también en sus relaciones con el ex asesor de Donald Trump, Steve Bannon, católico ultraconservador que ahora vive en Europa, donde está tratando de unir a los distintos movimientos soberanistas. 

–¿Cuáles son los cambios que ha logrado hacer el papa Francisco?

–Cuando el Papa habla de desigualdades sociales, inmigración, nueva esclavitud, está tocando grandes temas del mundo contemporáneo. En el plano interno de la Iglesia, Francisco la ha liberado de la obsesión por los temas sexuales. Por un lado ha abierto el camino a la comunión de los divorciados re casados, ha manifestado respeto por las parejas gay (recibió a algunas de ellas dentro y fuera del Vaticano), ha comenzando una reforma de la curia, ha hecho una gran operación de limpieza dentro del IOR o banco vaticano donde ahora hay reglas mucho más rígidas. Sobre este último punto, el Vaticano ha hecho acuerdos jurídicos de cooperación con muchos estados europeos y de América para perseguir los delitos financieros. Y sobre todo, por primera vez, ha autorizado los procesos a ex dirigentes del banco vaticano por mala administración. También ha empezado un arduo camino de descentralización. Antes todas las decisiones se debían tomar en Roma, ahora los obispos locales en ciertas situaciones, pueden tomar algunas decisiones.

–Usted dice en el libro que comienza el “segundo tiempo” del pontificado de Francisco. ¿Cuáles serán los principales desafíos ahora?

LEER MÁS“Usaron mi condición sexual para atacarme” | Gustavo Melella, gobernador electo de Tierra del Fuego

–Las grandes batallas que debe enfrentar el papa son principalmente la cuestión de las mujeres y los abusos sexuales en la Iglesia. Desde el principio del pontificado Francisco dijo que las mujeres tenían que ocupar en la Iglesia lugares donde se decide y se tiene autoridad. Pero aparte de algunos casos de subsecretarias en algunos dicasterios vaticanos, no ha habido aun una importante inclusión de mujeres en  puestos de responsabilidad. La comisión sobre el diaconado femenino, además, terminó sus trabajos si un resultado preciso. Y esto aumenta la desilusión del mundo católico más comprometido.

Sobre los abusos sexuales, Francisco ha seguido en el Vaticano una línea de “tolerancia cero”, ha expulsado a algunos cardenales del colegio cardenalicio y destituido algunos obispos culpables de abusos. Un caso simbólico fue el del entonces nuncio (embajador) vaticano en República Dominicana, Józef Wesołowski. Acusado de abusos sexuales en el país latinoamericano, fue convocado a Roma  y el  Papa ordenó un proceso canónico en el Vaticano y lo obligó al estado laical. Sobre los abusos, el 90 por ciento de las conferencias episcopales prácticamente no ha hecho nada. Francisco les ha dado a todos ellos un año de tiempo para crear las estructuras necesarias y perseguir estos abusos, para escuchar a las víctimas y para abrir los procedimientos contra los abusadores. Francisco explicó además en un nuevo documento, cómo deben ser procesados los obispos que esconden las denuncias contra miembros de la Iglesia. Dentro de un año todo esto debe hacerse efectivo. De lo contrario, el próximo escándalo golpeará, no a los obispos de un país cualquiera, sino al prestigio de Francisco y del Vaticano.

http://www.pagina12.com.ar/200956

El Vaticano podría permitir hombres casados en el sacerdocio por falta de mano de obra


El Papa deja entreabierta la puerta a la posibilidad de aceptar hombres casados en el sacerdocio en zonas remotas en donde no hayan suficientes curas.
Foto: Instagram/Franciscus
Foto: Instagram/Franciscus

En una decisión potencialmente novedosa, la Iglesia Católica afloja un poco en una discusión en la cual ha sido inamovible: el celibato. En un documento recientemente publicado en el portal oficial vatican.va, titulado “Amazonia: Nuevos Caminos para la Iglesia y para una Ecología Integral – Instrumentum Laboris” se sugiere que podría recibirse en el sacerdocio a hombres que no sean célibes.

Este texto no es un edicto o mandato de acatamiento obligatorio, pero cita 34 textos del Papa Francisco, lo que se interpreta como que tiene su aval.

“Afirmando que el celibato es un don para la Iglesia, se pide que, para las zonas más remotas de la región, se estudie la posibilidad de la ordenación sacerdotal para personas ancianas, preferentemente indígenas, respetadas y aceptadas por su comunidad, aunque tengan ya una familia constituida y estable, con la finalidad de asegurar los Sacramentos que acompañen y sostengan la vida cristiana”, recomienda el documento.

Más adelante también se pide “identificar” el tipo de “ministerio oficial” que pueden desempeñar las mujeres, quienes tienen históricamente un rol secundario y de menor importancia en la institución: desde que se estableció el sacerdocio célibe las mujeres no pueden ejercerlo, a diferencia de otras creencias o denominaciones en las cuales los hombres y mujeres pueden acceder a ser líderes, pastores y afines.

El Papa Francisco había dicho tiempo antes que consideraría la opción de ordenar hombres “viri probati” (latín para hombres de carácter evidente) en zonas remotas e aisladas en donde no hay suficientes curas, aunque ha remarcado también en otras ocasiones la trascendencia del celibato.

El documento fue presentado en antelación al sínodo global de obispos de octubre que discutirá las necesidades pastorales de las personas indígenas y religiosas en la región panamazónica de Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guinea Francesa, Guyana, Perú, Suriname y Venezuela.

La discusión del celibato

En el dogma católico, para ser sacerdote hay que prescindir de la sexualidad como una faceta natural de la vida humana. El celibato no es otra cosa que no tener relaciones sexuales porque, según dice el Catecismo de la Iglesia Católica, los curas tienen que “imitar a Cristo” en pureza.

Sin embargo, cada vez hay menos hombres decididos a renunciar al “mundo” para dedicarse enteramente al sacerdocio, no solo por el celibato sino por todo tipo de circunstancias que les hacen o abandonar el proceso de formación o bien ni siquiera considerar la idea.

La iglesia está en apuros de números y ya hay una crisis de mano de obra, especialmente en zonas rurales profundas del mundo.

“El celibato no es un dogma de fe, es una regla de vida que yo aprecio mucho y creo que es un don para la Iglesia. No siendo un dogma de fe, siempre tenemos la puerta abierta para cambiarlo”, reconoció recientemente el Papa en una conversación con periodistas.

No es una práctica exclusiva de los católicos porque también lo practican los monjes budistas, por ejemplo. En el caso de los sacerdotes esto requisito fue introducido en el año 1123 en el Concilio de Letrán, en el que se estableció como ley canónica la prohibición de casarse y de relacionarse sexualmente con mujeres solteras o concubinas.

Más tarde, en el Concilio de Trento (entre 1545 y 1563) se volvió a discutir pero quedó de nuevo en firme por varios siglos. Las últimas discusiones al respecto tuvieron lugar durante el papado de Pío XII, quien lo defendió a rajatabla en su encíclica “Sacra Virginitis” y luego durante el Concilio Vaticano de 1965, en el que el Papa Pablo VI publicó la carta “De Sacerdotio Ministeriali” quedando escrito en piedra por varias décadas más.

Fuente: http://www.lr21.com

“La soledad de Francisco”: un libro analiza la conspiración contra el Papa y los duros momentos de un pontificado tormentoso


Vaticano

El reconocido vaticanista Marco Politi recorre los seis años de  Jorge Bergoglio como líder de la Iglesia. Enemigos, intrigas y luchas de poder.

El Papa argentino enfrenta cada vez más oposición de los sectores tradicionalistas de la Iglesia. /REUTERSLAS MÁS LEÍDAS

de Mundo

 15/06/2019 – 17:18

“El Papa está solo”. La conclusión de Marco Politi, uno de los más influyentes vaticanistas, en su nuevo libro “La soledad de Francisco – Un Papa profético en una Iglesia tempestosa”, representa el balance de un pontificado que vive un segundo tiempo resbalando hacia el ocaso.

“Es impresionante como esta observación recurre en las conversaciones privadas del mundo eclesial romano y no romano”. Una monja agrega; “Es una persona muy sola, se siente”. La soledad del Papa “es más intensa por la inercia de tantos obispos del mundo que no se asoman en la escena pública para relanzar los temas sostenidos por Francisco. Obispos poco valerosos que “no se movilizan ni siquiera si el Papa los exhorta a moverse”.

Marco Politi, vaticanista autor del libro "La Soledad de Francisco" en la plaza San Pedro. /VICTOR SOKOLOWICZ

Marco Politi, vaticanista autor del libro «La Soledad de Francisco» en la plaza San Pedro. /VICTOR SOKOLOWICZ

El libro cuenta cómo en la fase menguante de la era Bergoglio se ha hecho cada vez más exasperada una guerra civil de una agresividad organizada, que atormenta a Francisco y lo obliga a rediseñar sus planes para evitar que la conspiración termine abiertamente en un cisma.

DE LUNES A VIERNES POR LA TARDE.

Recibir newsletter

Politi afirma, y los hechos están a la vista, queconservadores y tradicionalistas llevan adelante una lucha sin cuartel que acusa al Papa argentino de herejía y ha conseguido el arma letal de un arzobispo, Carlo María Viganó, ex nuncio en Washington, que le exige la renuncia.

La Iglesia y el mundo católico aparecen divididos entre lo que creen que Francisco ha sido capaz de reformar a la Iglesia, dando comienzo a una transformación que muchos católicos esperaban, considerándolo incluso un revolucionario, y los que piensan que muchas de esas reformas no se han concretado debidamente.

"La Soledad de Francisco", el libro de Marco Politi. /VICTOR SOKOLOWICZ

«La Soledad de Francisco», el libro de Marco Politi. /VICTOR SOKOLOWICZ

Los conspiradores conservadores y tradicionalistas quieren volver atrás, a la Iglesia inmóvil, de las celebraciones y las viejas normas.

Golpes al prestigio del Papa

Las cosas cambiaron tras un primer período que se presentó brillante para Jorge Bergoglio, decidido a perorar la causa de una Iglesia abierta, pobre y para los pobres, con un nuevo lenguaje, “hospital de campo” de los descartados, orientada a convertir las periferias geográficas y existenciales en el centro del futuro catolicismo del siglo XXI.

Entrado en el segundo tiempo del pontificado, “el Papa Bergoglio está obligado a afrontar un mundo bruscamente cambiado y empeorado”, escribe Politi. Un mundo donde el esfuerzo multilateral de perseguir el bien común “se debilita y se agrieta la cooperación dentro de la cual la Santa Sede ha operado durante decenios”.

El Papa alertó contra los nacionalismos y el riesgo de un "holocausto nuclear"

Mirá tambiénEl Papa alertó contra los nacionalismos y el riesgo de un “holocausto nuclear”

Francisco se mueve en un planeta donde crece el abismo de la desigualdad para miles de millones de personas. El Papa argentino “ha denunciado desde los primeros meses del pontificado los peligros de la desigualad creciente en el planeta”. La misma directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, evocó el arribo de una “edad de la cólera” si continua con mas intensidad aún la desigualdad”.

El Papa emérito Benedicto XVI se ha convertido en un adversario de Francisco. /ANSA

El Papa emérito Benedicto XVI se ha convertido en un adversario de Francisco. /ANSA

El empobrecimiento de las clases medias, el abandono de las periferias, la crisis de los obreros, preocupan cada vez más al pontífice, señala Poliiti. “Ese empobrecimiento pone en peligro la democracia participativa”.

Los cambios para peor han golpeado contra el prestigio papal, que había alcanzado su momento más luminoso durante el gobierno del presidente Barack Obama en Estados Unidos. Francisco medió exitosamente entre Cuba y Estados Unidos, logró evitar un bombardeo contra Siria, armó un encuentro entre israelíes y palestinos en el Vaticano para defender la convivencia de los dos Estados.

Todo ese tinglado se derrumbó cuando triunfó el Brexit para hacer que Gran Bretaña abandonara la Unión Europea y Donald Trump ganó las elecciones. Mezclado con la expansión del mundo de la desigualdad y la duradera crisis mundial de 2008 que se sigue manifestando en Europa, se ha difundido un enemigo terrible para el Papa argentino: “Una ebullición social que exalta el soberanismo estatal, el nacionalismo agresivo, el lenguaje plebeyo y un orgullo nacional-clerical”.

“Ningún otro Papa ha sido tan atacado y odiado como Francisco”, señala Marco Politi. En el libro cuenta que Bergoglio dijo a un eclesiásitco: “Hay un grupo de curas que se reúnen a rezar por mi muerte. El cardenal Klaus Kasper lanzó la alarma por la televisión alemana. “Hay gente a la que no le gusta el pontificado bergogliano. Quieren terminarlo lo antes poible y quieren un nuevo cónclave pronto. También desean preparar el cónclave para que dé el resultado que buscan sus intenciones”.

Escribe Politi que “en el momento más dramático del pontificado, el 2018, en el que se revelaron la enormidad de los escándalos sexuales y el pedido del arzobispo Viganó de la renuncia del pontífice, el Papa hundió el bisturí en el tumor escondido que corroe la vida eclesiástica: el clericalismo”.

"Varón y hembra los creó": el Vaticano, contra la llamada "ideología de género"

Mirá también“Varón y hembra los creó”: el Vaticano, contra la llamada “ideología de género”

En definitiva Bergoglio atribuye el ejercicio inapropiado del poder clerical como fuente de los abusos. A esta posición responde con una carta que echa mucho veneno el Papa emérito Benedicto XVI, Joseph Ratizinger, quien identifica en el “boom” de la movilización del ’68 en Europa una causa cierta que favoreció los desbandes de los abusos sexuales.

El Papa ayudó en la mediación para el acercamiento entre Estados Unidos y Cuba y se reunió con el entonces presidente estadounidense Barack Obama en 2015. /REUTERS

El Papa ayudó en la mediación para el acercamiento entre Estados Unidos y Cuba y se reunió con el entonces presidente estadounidense Barack Obama en 2015. /REUTERS

El libro de Marco Politi pasa en revista los principales acontecimientos del pontificado de Bergoglio. Vienen bien para recordar el formidable impulso inicial que tuvo la gestión del Papa argentino, su carisma y su lenguaje y simpatía personal que le atrajeron masas enormes de fieles.

Por ejemplo, los dos sínodos de la familia que convocó en 2014 y 2015 hicieron creer que las grandes reformas atacaban el corazón del atraso de la Iglesia en las cuestiones sexuales. No fue así, Francisco quedó sorprendido por la vastedad de la oposición que le alinearon los conservadores, mayoritarios entre los obispos con el agregado de los episcopales que navegaban entre las dos líneas.

Fue un fracaso resonante el intento de cambiar la aproximación de la Iglesia a la cuestión de la homosexualidad. Los obispos rechazaron en el primer sinodo del 2014 el intento de modificar una posición secular, casi eterna, de la Iglesia bimilenaria. Y en el segundo sinodo, el de 2015, el punto crítico fue la intención del Papa de hacer aprobar una via penitencial que permitiera a los católicos divorciados y vueltos a casar por civil de poder recibir la comunión que les está prohibida.

Finalmente el Papa optó por la decisión retorcida de meter en la famosa nota al pie de página 351 de su carta apostólica, que definió las directivas del Sínodo de la Familia, un agregado para permtir a los obispos que decidieran por el permiso o el mantenimiento de la prohibición.

En Rumania, el Papa llama a terminar con los rencores y elogia la unidad entre distintas etnias y religiones

Mirá tambiénEn Rumania, el Papa llama a terminar con los rencores y elogia la unidad entre distintas etnias y religiones

Lección aprendida. Francisco quiso evitar una confrontación riesgosa en el Sínodo dedicado a los jóvenes, que se realizó en octubre de 2018, diluyendo las conclusiones hasta convertirlo en una oportunidad perdida. de la que se habla poco y nada.

La conspiración contra Jorge Bergoglio, con sedes principales en Estados Unidos y la Curia Vaticana, encontró lo que necesitaba con los divorciados vueltos a casar: una violación de la doctrina, una herejía. Desde entonces, este fue el punto central del ataque para conseguir desmontar del papado al argentino y evitar que al trono de San Pedro se elija un segundo Francisco.

Lo que si ha cambiado es la temática estratégica contra el Papa. Ahora los conservadores y tradicionalistas acusan a Bergoglio de proteger a los homosexuales. El arzobispo Carlo María Viganó hasta señaló la existencia de un fuerte grupo de presión gay en el Vaticano, capaz de influir en los nombramientos de obispos y cardenales del Papa, Faltan las pruebas, pero Viganó es un ariete fundamental en la agresión de las ultraderechas contra Francisco.

Los nacionalismos de ultraderecha 

Los peligros de desestabilización contra el papado bergogliano se han duplicado con la difusión de los nacionalismos de ultraderecha, inevitablemente vinculados al catolicismo tradicional.

En el capítulo “Un antipapa en Italia”, Politi describe la pesadilla. “El 4 de marzo de 2018, tras las elecciones generales, Francisco se encuentra en minoría en Italia. Es como si hubiera perdido las elecciones. Conquistan el Parlamento el Movimiento 5 Estrellas y la Liga”. El gobierno populista conquista la mayoría absoluta. “Un cuarto de siglo de historia termina pulverizado. También para la Iglesia es un golpe”.

El autor cita al historiador Andrea Ricciardi, fundador de la Comunidad de San Egidio. “El mensaje durante cinco años de Fracisco ha sido de esperanza, de apertura a los extranjeros, incluso de una mayor integración europea. Han ganado en cambio, la rabia, el miedo y un confuso antieuropeísmo. La Iglesia y el mundo católico se dan cuenta que el electorado va en otra dirección. En cualquier modo es una derrota para la Iglesia”.

El hombre fuerte del gobierno italiano, el ultraderechista Matteo Salvini, está enfrentado con el Papa por su postura sobre los inmigrantes. /ANSA

El hombre fuerte del gobierno italiano, el ultraderechista Matteo Salvini, está enfrentado con el Papa por su postura sobre los inmigrantes. /ANSA

Las elecciones europeas del 26 de mayo dieron en Italia una victoria neta al Hombre Fuerte populista, Matteo Salvini, ultraderechista que besa cruces y rosarios en los mitines, muestra el Evangelio y es amigo de los enemigos del Papa Francisco. Los estudios revelan que del 34,5% de votos que logró, el 27% corresponde a católicos observantes. Las cosas están peor de lo que el Papa imaginaba. La mayoría de los católicos justifica la represión de Salvini a los inmigrantes.

Parte de su fama Salvini la conquistó con una permanente campaña y con medidas como ministro del Interior. Su caballo de batalla “es la lucha contra la ‘invasión’ de los inmigrantes y su expulsión en masa. “Respecto a la predicación del Papa Salvini está en las antipodas. Su lenguaje manda al margen la Iglesia bergogliana”.

En este segundo tiempo del pontificado no es favorable a Jorge Bergoglio el balance de su relación con el clero. “Los sacerdotes se sienten frustrados por Francisco”. Uno de ellos dice: “Nunca tiene una frase gentil para nosotros”. El cardenal Veglió advierte: “Me parece que hace muchas críticas a los curas que también hacen cosas buenas”. Politi titula el capítulo: “Una Iglesia en ansiedad”.

Una minoría de los 32 mil curas en Italia acogió con entusiasmo la elección de Francisco. Pero hoy el clero vive estresado. En las parroquias crece la edad, la falta de vocaciones ralea las filas de los sacerdotes, mucho con más de 60 años, y disminuyen el número de monjas y de laicos para ayudar.

El estilo de Francisco es cuestionado mucho más que antes.Por ejemplo llueven las críticas a su decisión de crearse un mundo paralelo a la Curia Romana en la Casa de Santa Marta, el hotel interno vaticano donde vive. Allí se ha organizado un pequeño grupo de colaboradores “temiendo ser fagocitado por la estructura burocrático”. Pero “a largo andar esta relación escindida con la máquina curial no ayuda al pontífice”.

Los críticos destacan que “habla tanto de sinodalidad (gobierno colectivo), en las cuestiones importantes, pero después adopta decisiones solitarias”.

Los mismos partidarios de las reformas qusieran “una relación mejor entre Francisco y la Curia”. Pero “con los años se ha creado un ambiente de extraneidad”. Un monseñor observa: “Se siente la necesidad de un gobierno robusto y de una visión teológica de la reforma de la Curia. La Iglesia católica no funciona sin Roma”.

Francisco “es un carismático, un combatiente solitario, que no se hace grandes expectativas con la estructura institucional”. “Habrá que ver como teje la tela en el futuro”, cavila un experto, “y cuales serán sus últimos golpes”.

Vaticano, corresponsal

http://www.clarin.com/mundo/soledad-francisco-libro-analiza-conspiracion-papa-duros-momentos-pontificado-tormentoso_0_WMSegTBSt.html

Un nuevo miembro de la oficina del Sínodo dice que el Papa está haciendo «pequeños pasos» para las mujeres


Un nuevo miembro de la oficina del Sínodo dice que el Papa está haciendo "pequeños pasos" para las mujeres

El Papa Francisco saluda a la hermana María Luisa Berzosa González antes de una sesión del Sínodo de los Obispos sobre los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional en el Vaticano, 16 de octubre de 2018. También se muestra a Chiara Giaccardi, profesora italiana de sociología. (Crédito: CNS photo / Vatican Media.)

ROMA – La semana pasada, el Vaticano anunció que el Papa Francisco incorporó a cuatro mujeres como Consultoras de la Secretaría General del Sínodo de los Obispos.

Fue la primera vez que se nombró a una mujer para el cuerpo, que se creó en 1965 y, como su nombre lo indica, es tradicionalmente masculina.

Entre ellos se encuentra la hermana española María Luisa Berzosa, presidenta de Faith and Joy, una federación internacional dedicada a la educación y la promoción del bienestar social.

Hablando con Crux , Berzosa dijo que ella cree que las mujeres necesitan una mayor visibilidad dentro de la Iglesia, y que se están tomando los pasos necesarios, pero son pasos «pequeños».

A pesar del ritmo, se definió a sí misma como una «optimista», y mientras la Iglesia Católica continúe «avanzando», no tiene prisa.

Ella cree que, en última instancia, no habrá roles dentro de la Iglesia que sean inaccesibles para las mujeres, incluido el sacerdocio, pero cree que eso no sucederá hasta más adelante.

«Las cosas tendrían que cambiar», dijo. «Pero creo que si se toman medidas, se hacen procesos, se asumen responsabilidades, la [ordenación de mujeres] puede estar al final de este proceso, sin más preámbulos, como una progresión natural».

«Es cierto que cuando acompaño a una persona espiritualmente, no puedo escuchar su confesión, y tengo que llamar a otra persona para dirigir la liturgia», dijo Berzosa. «Y a veces me gustaría poder hacer eso».

Berzosa habló con Crux el viernes mientras estaba en Roma para la asamblea de Fe y Alegría. Lo que sigue son extractos de esa conversación.

Crux: ¿Esperaba ser nombrado para la comisión permanente del Sínodo?

Berzosa: Absolutamente no. El año pasado participé en el Sínodo de los obispos sobre la juventud y el discernimiento vocacional, y tuve la oportunidad de viajar por España para compartir esa experiencia. Pero cuando eso terminó, pensé que también lo era mi experiencia sinodal. ¡Ni siquiera sabía que había una comisión permanente de la Secretaría del Sínodo!

¿Dio algún discurso memorable durante el sínodo de 2018, o sabe si fue elegido para algo que dijo o hizo en octubre pasado mientras la reunión tuvo lugar en Roma?

No. Participé en el Sínodo como miembro de la comisión a la que me asignaron, la de expertos y consultores. Como todos mis colegas en esa comisión, trabajé muy duro, porque había mucho que hacer todos los días. Fue un gran encargo trabajar. Trabajamos duro, pero estábamos muy sincronizados.

Pero como en el sínodo había muy pocas mujeres, 12 de nosotros fuera de los jóvenes, fuimos muy importantes porque insistimos en ser visibles. Nos hicimos escuchar, hicimos un «desastre», como el Papa Francisco nos pide que hagamos.

¿Qué tan significativo es que la comisión permanente del sínodo ahora tenga cuatro mujeres, tres religiosas y una laica?

Quiero leerlo como una pequeña señal, un pequeño paso en el camino para dar más visibilidad a las mujeres, para incluir sus voces, una pluralidad de voces que va más allá de la del clero. Es una forma de abrir la perspectiva, agregando diferentes vistas. Al final del día, esta fue la propuesta del sínodo del año pasado: una iglesia que es sinodal, de acuerdo con el Concilio Vaticano II, donde no hay una sola voz o una persona, sino una iglesia que es una comunidad de comunidades.

¿Cuál es el papel de las mujeres en la Iglesia?

¿Cuál es el papel de las mujeres en la Iglesia, o cuál debería ser? Aquellos de nosotros que estamos dentro, que sentimos que somos miembros vivos de la Iglesia y no simples espectadores, sentimos que somos parte de ella a través de una pertenencia cordial y debido a la fe que tenemos, pero necesitamos más visibilidad, más lugares de liderazgo. , cargos de responsabilidad, mayor presencia en la toma de decisiones.

¿Hay un largo camino por recorrer para lograr esto?

Sí. Es cierto que la sociedad civil se ha movido mucho sobre esto y aún queda mucho por hacer, y lo mismo en la Iglesia. Pero soy optimista, nunca pierdo la esperanza y quiero creer que mientras continuamos dando pequeños pasos en la dirección correcta, aunque parezcan insignificantes, avanzamos sin parar.

Y creo que esto es algo que beneficia a toda la Iglesia, no solo a las mujeres.

¿Implica eso que el sacerdocio debería estar abierto a las mujeres también?

Personalmente, como la estructura es en este momento, no me gustaría que este fuera el caso. Las cosas tendrían que cambiar. Pero creo que si se toman medidas, se hacen procesos, se asumen responsabilidades, la [ordenación de las mujeres] puede estar al final de este proceso, sin más preámbulos, como una progresión natural.

Es cierto que cuando acompaño a una persona espiritualmente, no puedo escuchar su confesión, y tengo que llamar a otra persona para dirigir la liturgia. Y a veces me gustaría poder hacer eso.

Hay muchos religiosos que no son tratados adecuadamente, que son maltratados o tratados como si fueran inferiores. Conociendo la realidad desde adentro, ¿crees que es así?

Sí, y hay mucho que hacer, pero en ambos lados. Creo que no hay subyugadores sin subyugación, ni personas subyugadas sin subyugadores. A veces una persona cede o se abre a la subyugación. Otros, es claramente un caso de abuso de poder que impide que una persona sea libre.

Debemos prestar atención, y si ha habido casos de subyugación dentro de la Iglesia, debemos asegurarnos de que nunca vuelva a suceder. Necesitamos mantener los ojos abiertos y hablar, decir lo que se debe decir y hacer las preguntas que deben hacerse.

Este comportamiento abusivo no se puede permitir, pero no solo cuando se trata de hermanas religiosas. Una persona, quienquiera que sea, no puede ser tratada como algo menos que como un ser humano. Los abusos de poder no benefician a los abusados, pero también disminuyen la dimensión humana del abusador.

Muchas veces, quienquiera que “sirve” no entiende el significado de la palabra servicio, que no es un sinónimo de esclavitud …

Exactamente. Sin embargo, muchas veces termina siendo esclavitud. Por eso necesitamos dialogar, hablar, exponer situaciones, sin tener miedo de hacerlo. Debido a que el miedo también es una forma de someter a las personas, eso evita que una persona se desarrolle por completo.

Usted habla de la importancia del diálogo, de hablar. ¿Qué papel desempeña el Papa Francisco en la construcción de lo que usted describe como un camino para avanzar a través del diálogo, sin temor a hablar?

Él construye este camino a través de sus gestos, con sus palabras, sus actitudes … Creo que es un hombre que habla más con gestos que con palabras, aunque sus palabras son muy claras. Su forma de acompañar el camino de la Iglesia es abriendo puertas con gestos, con palabras y dando pequeños pasos.

Tal vez no pueda hacer todo lo que quiere hacer, o queremos que haga más, pero valoro esos pequeños gestos, cada pequeño paso hacia adelante. La esperanza me estimula. No debemos tener miedo de correr riesgos. El miedo puede ser paralizante.

Debe ser posible avanzar sin tener miedo, también cuando se trata de mujeres en la Iglesia: no somos niñas, también somos adultos en nuestra fe y, por lo tanto, merecemos tener una opinión.

Sigue a Inés San Martín en Twitter:  @inesanma

http://www.cruxnow.com/interviews/2019/06/15/new-member-of-synod-office-says-pope-making-small-steps-for-women/

Francisco: «A veces es mejor que un matrimonio se separe por el bien de los hijos»


Reconoce a los jesuitas en Rumanía que «la Iglesia está herida por tensiones en su interior»
El Papa Francisco con jesuitas en Rumanía
El Papa Francisco con jesuitas en Rumanía

«Nosotros sobre el problema matrimonial tenemos que salir de la casuística que nos engaña», insiste Francisco

«A veces sería más fácil decir: ‘se puede o no se puede’, o, también, ‘adelante, no hay problema’. ¡No! Hay que acompañar a las parejas»

13.06.2019 | Antonio Spadaro sj

(La Civiltà Cattolica).- Del 31 de mayo al 2 de junio Francisco realizó un viaje apostólico a Rumania, sobre el cual relatamos en este fascículo de nuestra revista. Al final del primer día, de regreso en la nunciatura, el papa fue recibido por veintidós jesuitas que trabajan en el país, con los cuales permaneció por cerca de una hora respondiendo a algunas preguntas en un clima familiar y distendido. Francisco llegó alrededor de las 20 h. Había sándwiches y bebidas para todos. El encuentro fue introducido por el P. Gianfranco Matarazzo, superior de la provincia euromediterránea de los jesuitas, que comprende Italia, Malta, Rumania y Albania. Sus interlocutores presentaron al papa las prioridades del proyecto apostólico de la provincia[1] y un proyecto de red académica y cultural que abarca sus cuatro territorios. En Rumania los jesuitas se dedican a los ejercicios y a la dirección espiritual, trabajan con los jóvenes y en el apostolado parroquial. Tienen también obras de carácter social ligadas al Servicio Jesuita a Refugiados (SJR) y una asociación vinculada a los gitanos.

Junto al papa estaban presentes en el encuentro el asistente del padre general para Europa meridional, P. Joaquín Barrero, el delegado para Rumania, P. Michael Bugeja, y el superior, P. Henryk Urban. El delegado dirigió algunas palabras de saludo.

Dando inicio a la conversación, el papa dice:

Hagan preguntas… ¡Pelota al centro!

Toma la palabra el P. Marius Talos y dice: Aparte de las manifestaciones de aprecio, los jesuitas somos a veces objeto de críticas. ¿Cómo debemos comportarnos en tiempos difíciles? ¿Cómo permanecer al servicio de todos en momentos de turbulencia?

¿Qué hacer? Se requiere paciencia, se requiere hypomonē, es decir, hacerse cargo de los acontecimientos y de las circunstancias de la vida. Hay que llevar sobre los propios hombros el peso de la vida y de sus tensiones. Sabemos ya que hay que proceder con parresía y coraje. Son importantes. Sin embargo, hay tiempos en los que no se puede avanzar demasiado, y entonces hay que tener paciencia y dulzura.

Eso mismo hacía Pedro Fabro, el hombre del diálogo, de la escucha, de la cercanía, del camino.[2] El tiempo actual es más de Fabro que de Canisio,[3] quien, a diferencia de Fabro, era el hombre de la disputa. En un tiempo de críticas y de tensiones hay que hacer como Fabro, que trabajaba con la ayuda de los ángeles: le rogaba a su ángel que hablara con los ángeles de los otros para que hiciesen con ellos lo que nosotros no podemos hacer. Y, además, se requiere verdaderamente la cercanía, una cercanía mansa.

Hay que estar ante todo cerca del Señor con la oración, con el tiempo transcurrido frente al sagrario. Y después, la cercanía al pueblo de Dios en la vida cotidiana con las obras de caridad para curar las heridas.

Yo pienso la Iglesia como hospital de campaña. La Iglesia está muy herida, y hoy está también muy herida por tensiones en su interior. ¡Mansedumbre, hace falta mansedumbre! ¡Y de verdad hace falta valentía para ser mansos!

Pero hay que avanzar con la mansedumbre. Este no es el momento de convencer, de hacer discusiones. Si uno tiene una duda sincera sí, se puede dialogar, aclarar. Pero no responder a los ataques.

Hace mucho tiempo publiqué en Argentina un librito en el que presenté las cartas del general, P. Ricci,[4] en el momento de la persecución y de los sufrimientos de la Compañía. Se titula Las cartas de la tribulación. Los jesuitas de La Civiltà Cattolica han comenzado a estudiarlas considerando también las cartas que escribí al episcopado chileno y estadounidense. Ellos han publicado el volumen con estudios y comentarios.[5] Han hecho verdaderamente un buen trabajo.

Si leen el libro, verán que allí se dice qué se debe hacer en los momentos de tribulación a la luz de la tradición de la Compañía.

¿Qué hizo Jesús en el momento de la tribulación y del ensañamiento? No se ponía a litigar con los fariseos y saduceos, como había hecho antes cuando estos intentaban tenderle trampas. Jesús permaneció en silencio.

En el momento del ensañamiento no se puede hablar. Cuando hay persecución queda por vivir el testimonio y la cercanía amante en la oración, en la caridad y en la bondad. Se abraza la cruz.

Ver imagen en Twitter
Ver imagen en Twitter

Civiltà Cattolica IB@civcatt_ib

Crónica del último #viajeapostólico del #PapaFrancisco a #rumania
Como va siendo habitual en nuestra revista, publicamos el ameno relato íntegro en español. Por @antoniospadaro https://www.civiltacattolica-ib.com/viaje-apostolico-rumania/ …108:00 – 13 jun. 2019Ver los otros Tweets de Civiltà Cattolica IBInformación y privacidad de Twitter Ads

El provincial pide al papa: «Háblenos de las consolaciones que lo están acompañando».

¡Me gusta ese lenguaje! No me preguntas qué podemos hacer aquí o allá. Me preguntas sobre las consolaciones y desolaciones. La anterior era una pregunta sobre las desolaciones; esta es una pregunta sobre las consolaciones.

El examen de conciencia debe dar cuenta de estos movimientos del alma. ¿Cuáles son las verdaderas consolaciones? Aquellas en las que se hace presente el paso del Señor. ¿Dónde encuentro yo las mayores consolaciones? En la oración el Señor se hace oír. Y luego las encuentro con el pueblo de Dios. En particular, con los enfermos y con los viejecitos, que son un tesoro. ¡Id a visitar a los ancianos! Y luego con los jóvenes, que son inquietos y buscan testimonios verdaderos.

El pueblo de Dios comprende las cosas mejor que nosotros. El pueblo de Dios tiene un sentido, el sensus fidei que te corrige la línea y te pone en el recto camino. ¡Pero tenéis que oír las cosas que me dice la gente cuando me encuentro con ella en las audiencias! Tienen olfato para entender las situaciones.

Os contaré una anécdota. A mí me gusta detenerme con los niños y los ancianos. Una vez, había una anciana. Tenía los ojos preciosos, brillantes. Yo le pregunté: «¿Cuántos años tiene?». «Ochenta y siete», me respondió. «Pero ¿qué come para estar tan bien? Deme la receta», le dije. «¡De todo! —me respondió— y los ravioles los hago yo misma». Le dije, entonces: «¡Señora, rece por mí!». Ella me respondió: «Todos los días rezo por usted». Y yo, para bromear, le pregunté: «Dígame la verdad: ¿por mí o contra mí?». «¡Pero, por supuesto: rezo por usted! Muchos otros dentro de la Iglesia rezan en contra de usted».

La verdadera resistencia no está en el pueblo de Dios, que se siente de verdad pueblo. Lo escribí en Evangelii gaudium. Ahí lo tienen: yo encuentro consolaciones en el pueblo de Dios. Y también el pueblo de Dios es un verdadero papel tornasol: si se está de veras con el pueblo de Dios se comprende si las cosas van bien o no.

Otra anécdota. Yo había hecho una promesa a Nuestra Señora del Milagro por las vocaciones a la Compañía. Iba cada año a ese santuario en el norte de Argentina. Allí hay siempre mucha gente. Un día, después de la misa, mientras salía con otro sacerdote, se acerca una señora sencilla, del pueblo, no «ilustrada». Llevaba consigo estampitas y crucifijos. Y le pidió al otro sacerdote: «Padre, ¿me bendice?». Él, que es un buen teólogo, respondió: «Pero, ¿usted estuvo en la misa?». Ella respondió: «Sí, padrecito». Entonces él preguntó: «¿Usted sabe que la bendición final bendice todo?». La señora: «Sí, padrecito». El padre: «¿Y sabe que el sacrificio de Cristo se renueva en la misa?». Ella: «Sí, padrecito». Él: «¿Y sabe que quien sale de la misa lleva todo bendecido?». Él: «Sí, padrecito». En ese momento salía otro sacerdote, y el «padrecito» se dio la vuelta para saludarlo. En ese momento, la señora se dirigió de repente a mí y me dijo: «Padre, ¿me bendice?». Ahí está. ¿Veis? La señora había aceptado toda la teología, pero quería esa bendición. ¡La sabiduría del pueblo de Dios! ¡Lo concreto! Vosotros diréis: pero podría ser superstición. Sí, algunas veces alguien puede ser supersticioso. Pero lo que importa es que el pueblo de Dios es concreto.

En el pueblo de Dios encontramos lo concreto de la vida, de las verdaderas cuestiones, del apostolado, de las cosas que tenemos que hacer. El pueblo ama y odia como se debe amar y odiar. Es concreto.

Un jesuita húngaro, el P. Mihály Orbán, pregunta. «En esta región tenemos una parroquia con alemanes, húngaros, rumanos y greco-católicos. Quiero hablarle de un problema que tiene que ver con la familia: la nulidad de los matrimonios. Es difícil gestionar los procesos de nulidad. No se llega nunca al final. Sé que usted habló de esto con los obispos italianos, pero ¿qué hacer? Me parece que muchos viven sin poder llegar al final del proceso. Los tribunales no funcionan.

Sí. También el papa Benedicto habló de eso. Tres veces, si lo recuerdo bien. Hay matrimonios nulos por falta de fe. Luego, a veces el matrimonio no es nulo, pero no se desarrolla bien por inmadurez psicológica.

En algunos casos el matrimonio es válido, pero a veces es mejor que los dos se separen por el bien de los hijos.

El peligro en el que corremos el riesgo de caer será siempre la casuística. Cuando comenzó el Sínodo sobre la familia, algunos dijeron: ahí está, el papa convoca un Sínodo para dar la comunión a los divorciados. ¡Y siguen todavía hoy! En realidad, el Sínodo recorrió un camino en la moral matrimonial, pasando de la casuística de la escolástica decadente a la verdadera moral de santo Tomás. El punto en el que en Amoris laetitia se habla de integración de los divorciados abriendo eventualmente a la posibilidad de los sacramentos fue hecho según la moral más clásica de santo Tomás, la más ortodoxa, no la casuística decadente del «se puede o no se puede».

Pero nosotros sobre el problema matrimonial tenemos que salir de la casuística que nos engaña. A veces sería más fácil decir: «se puede o no se puede», o, también, «adelante, no hay problema». ¡No! Hay que acompañar a las parejas.

Hay experiencias muy buenas. Esto es muy importante. Pero hacen falta los tribunales diocesanos. Y he pedido que se haga el proceso breve. Sé que en algunas realidades no funcionan. Y hay demasiado pocos tribunales diocesanos. ¡Que el Señor nos ayude!

El P. Vasile Tofane plantea una pregunta: «La Iglesia greco-católica ha tenido un papel muy importante en nuestro país. Sin embargo, algunos dicen que esta Iglesia ha agotado su papel histórico y que los fieles deberían escoger entre entrar en la Iglesia latina o hacerlo en la ortodoxa. Ahora bien, usted va a beatificar a siete obispos mártires. Esto me hace comprender que esta Iglesia tiene un futuro. ¿Qué piensa al respecto?

Mi posición es la de san Juan Pablo II. La Iglesia respira con dos pulmones. Y el pulmón oriental puede ser ortodoxo o católico. El statu quo debe mantenerse. Hay toda una cultura y una vida pastoral que debe ser preservada y custodiada. Pero hoy el camino ya no es el uniatismo. Más aún: diría que hoy no es lícito. Sin embargo, en el momento actual hay que respetar la situación y ayudar a los obispos greco-católicos a trabajar con los fieles.

Interviene el P. Lucian Budau: «Soy párroco en Statu Mare, en el norte del país. Tenemos la parroquia en la ciudad y, además, hay dos pueblos casi en el bosque. Lo que más daño me hace es la indiferencia.

Una de las grandes tentaciones de hoy es la indiferencia. Vivimos la tentación de la indiferencia, que es una forma más moderna de paganismo. En la indiferencia todo está centrado en el yo. No hay capacidad de tomar posición sobre lo que sucede.

Uno de los fotógrafos de L’Osservatore Romano, un artista, hizo una foto titulada Indiferencia. En la imagen se ve a una señora muy bien vestida, con un abrigo de piel y un hermoso sombrero, que en una noche de invierno sale de un restaurante de lujo. Junto a ella aparece en la foto una mujer en el suelo que pide limosna. Pero la señora mira para otro lado.

Esa fotografía me ha hecho pensar mucho. Es lo que nosotros en español llamamos «calma chicha». ¿Cómo lo decís vosotros en italiano? Calma piatta. San Ignacio dice que si hay indiferencia y no hay ni consolaciones ni desolaciones las cosas no van bien. Si nada se mueve, hay que fijarse qué sucede. Y también a nosotros nos hará bien abrir los ojos sobre la realidad y mirar qué sucede. Gracias por tu pregunta: significa que no eres indiferente.

Volvamos a los Ejercicios espirituales y procuremos comprender por qué vivimos una indiferencia interior sin consolaciones ni desolaciones. ¿Por qué hay indiferencia en esa parroquia o en aquella situación? ¿Cómo puedo ayudar a agitar las aguas?

La indiferencia es una forma de cultura de la mundanidad espiritual. Pero ¡atención! No hay que confundirla con la que para san Ignacio es una indiferencia buena. La indiferencia buena es la que hay que tener frente a elecciones de vida y que no nos venzan pasiones fuertes, pero pasajeras y volátiles, que nos confunden. Hay dos indiferencias diversas: la buena y la mala.

A mí me preocupa la cultura de la indiferencia mala, donde todo es calma chicha, donde no se reacciona a la historia, donde no se ríe y no se llora. Una comunidad que no sabe reír y no sabe llorar no tiene horizontes. Está encerrada entre los muros de la indiferencia.

Dado el horario, el provincial interviene diciendo que, tal vez, se podría concluir el encuentro, pero Francisco pide que se le haga todavía una pregunta más. Interviene el P. Florin Silaghi: «No sé si es una pregunta: siento que estamos en una Iglesia que tiene un vestido muy variopinto. Nosotros, los jesuitas, somos un reflejo de esta Iglesia. ¿Qué piensa de esta diversidad? ¿Cómo gestionarla?

Que un jesuita sea diferente del otro es una gracia. Significa que la Compañía no anula las personalidades. La pregunta es, después, cómo se gestiona esta diversidad comunitariamente. Debemos tener unidad de corazones, de espíritu. Lo importante es el diálogo comunitario y la discusión fraterna que se prepara con la oración.

Agradezcamos a Dios por ser diversos. Sí, a veces la diversidad es ideológica, y esta hay que combatirla. Cuando es fruto de tomas de posición ideológicas cerradas, la diversidad no sirve. La diversidad buena es la que el Señor nos ha dado y que nos hace crecer. Pero las dificultades no deben bloquearnos nunca. Hay que seguir avanzando siempre. La paz la encontraremos después más allá…

De ese modo concluyó el encuentro. El superior de Rumania saludó a Francisco y le obsequió un icono. El P. Marius Talos, en nombre del Servicio Jesuita a Refugiados, le regaló una pintura titulada «Manos de esperanza», obra de Elena Andrei, que realizó varios talleres con mujeres refugiadas y migrantes. Esta representa las manos del papa en oración circundadas por manos de refugiados. El papa invitó después a todos a rezar el avemaría. Antes de la despedida, se tomó una foto de grupo.

[1] Formación ignaciana, transmisión de la fe a las nuevas generaciones, construcción de comunidades apostólicas, ecología integral en escucha de los pobres.

[2] Pedro Fabro (Pierre Favre [Villaret, Saboya, 1506 – Roma, 1547]) fue canonizado por Francisco. Pertenecía al grupo de los estudiantes de Teología que dieron origen a la Compañía de Jesús. Tras llegar a París para cursar sus estudios, le tocó compartir habitación con Ignacio de Loyola y Francisco Javier. Fue invitado a restablecer la paz en lugares de conflicto, primeramente, en Italia, donde la población de Parma se había rebelado contra los excesos de un cardenal que la gobernaba. Después, en Alemania y en los Países Bajos, para buscar una mediación con la naciente Reforma protestante. Por último, en España, donde el rápido desarrollo de la Compañía de Jesús no se realizó sin tensiones e incomprensiones. Muchos de los que entraron en contacto con él experimentaron profundas conversiones y algunos de ellos, como Pedro Canisio y Francisco de Borja, llegaron a ser también jesuitas. Cf. A. Spadaro (ed.), Pietro Favre. Servitore della consolazione, Milán, Àncora, 2013.

[3] Pedro Canisio (Pieter Kanis) es el primer jesuita holandés. Nació el 8 de mayo de 1521 en Nimega (Holanda) y murió el 21 de diciembre de 1597 en Friburgo (Suiza). Entró en la Compañía en 1543 después de haber hecho los ejercicios espirituales bajo la dirección de Pedro Fabro. Participó en el Concilio de Trento en 1547 y en 1562. La importancia de Canisio se funda en la combinación armoniosa, poco frecuente en su época, de una firmeza dogmática de principios con una actitud de respeto. En 1925 fue canonizado y declarado doctor de la Iglesia.

[4] El P. Lorenzo Ricci fue elegido prepósito general de la Compañía de Jesús en mayo de 1758. Inmediatamente después debió afrontar la expulsión de los jesuitas de Portugal, posteriormente, de Francia, de España y de Nápoles, y, más tarde, del ducado de Parma. Las presiones políticas se hicieron incesantes hasta que el papa Clemente suprimió la orden en julio de 1773. Ricci fue encarcelado en Castel Sant’Angelo, en Roma. Murió el 24 de noviembre de 1775.

[5] J. M. Bergoglio – Francisco, Las cartas de la tribulación, ed. de A. Spadaro S.I. y D. Fares S.I., Barcelona, Herder, 2019. El volumen recoge las cartas de los generales, el texto del entonces P. Jorge Mario Bergoglio y los aparatos críticos publicados antes en varias etapas en La Civiltà Cattolica con la firma de los padres Diego Fares, James Hanvey y Antonio Spadaro.Ver imagen en Twitter

Ver imagen en Twitter

Civiltà Cattolica IB@civcatt_ib

+++ #PapaFrancisco y jesuitas en #rumania #viajeapostólico #primicia en español Conversaciones cercanas y familiares. Crónica relatada por @antoniospadaro https://www.civiltacattolica-ib.com/viaje-apostolico-rumania/ …54:05 – 13 jun. 2019

Francisco a los nuncios: «No se critica al Papa a sus espaldas»


El papa argentino ha querido consolidar la frecuencia trienal de los encuentros con estos representantes pontificios, después de aquellos realizados en el 2013 y el 2016
Francisco a los nuncios: "No se critica al Papa a sus espaldas"

Francisco hizo entrega a los nuncios de un decálogo «para realizar mejor su misión» en el que se observaba que el «nuncio es el representante del papa» (Foto: EFE)13.06.2019 / 04:48 am

Ciudad del Vaticano. «No criticar al papa a sus espaldas»«no caer en cotilleos» y «evitar el lujo», son algunas de las indicaciones que Francisco ha dado en forma decálogo a los nuncios pontificios, los embajadores de la Santa Sede, a los que ha convocado estos días.

El papa argentino ha querido consolidar la frecuencia trienal de los encuentros con estos representantes pontificios, después de aquellos realizados en el 2013 y el 2016, y desde ayer se encuentran en el Vaticano 98 nuncios apostólicos y 5 observadores permanentes, los representantes en entes internacionales, así como 46 ya jubilados.

Francisco les hizo entrega de un decálogo «para realizar mejor su misión» y en el que en uno de los puntos se observaba que el «nuncio es el representante del papa» y por tanto: «Es inconciliable ser representante pontificio y criticar al papa a sus espaldas, tener blogs o unirse a grupos hostiles a él, a la Curia y a la Iglesia de Roma».

► El polémico documento del Vaticano que rechaza las nuevas formas de identidad de género

► El Papa alerta que el miedo al diferente deriva en el nacimiento de sectas

► Hace 40 años un Papa visitó Auschwitz por primera vez

Un punto en el que se puede leer una referencia al caso del exnuncio del Vaticano en Estados Unidos Carlo Maria Viganò, que no estuvo presente en esta reunión, y que ha acusado en varias ocasiones al papa de conocer que el cardenal Theodore McCarrick había sido acusado de abusos sexuales.

Entre otros puntos, el decálogo recordaba también que «el nuncio es hombre de Dios» y «no puede caer en cotilleos y calumnias» y que «no se puede dejar engañar de los valores mundanos».

«El nuncio es hombre de Iglesia», se lee en la segunda indicación, y «deja de serlo cuando trata mal a sus colaboradores» o «busca el lujo en su ropa o objetos de marca en medio de gente que no tiene ni lo necesario».

«Ser hombre de Iglesia quiere decir defender valientemente a la Iglesia ante las fuerzas del mal que intentan siempre desacreditarla, difamarla o calumniarla».

En el decálogo de Francisco para sus representantes, también pide que sean «hombres de reconciliación y de mediación» y que sean siempre «imparciales y objetivos».

Francisco aconseja que el nuncio sea «hombre de obediencia», «hombre de «oración», de «humildad» y «de caridad», y al respecto instó a que se realicen obras hacia los pobres y los más necesitados de los países a los que han sido enviados.

Pero además, les exhorta a ser prudentes con todos los regalos que se les hagan porque «pueden comprar» su objetividad y su libertad y rechazar «todos los dones costosos que se les hagan» y los dediquen a la caridad. 

Fuente: EFE

elcomercio.pe/mundo/europa/iglesia-catolica-vaticano-papa-francisco-nuncios-critica-papa-espaldas-noticia-nndc-644699

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

A %d blogueros les gusta esto: