El Papa pide perdón: “hoy Dios se llama” Rohingya


AFP PHOTO / Vincenzo PINTO
Pope Francis (R) prays next to Rohingya refugees during an interreligious meeting in Dhaka on December 1, 2017. Pope Francis arrived in Bangladesh from Myanmar on November 30 for the second stage of a visit that has been overshadowed by the plight of hundreds of thousands of Rohingya refugees.
Comparte

707
El Pontífice sorprende con sus palabras y abraza a 16 prófugos Rohingya tras encontrar a representantes del diálogo interreligioso y ecuménico en su segundo día en Bangladesh

El papa Francisco pidió perdón a los Rohingya, clamó contra la injusticia y la indiferencia del mundo. Tal vez, conmovido por cómo son tratados los refugiados en el mundo y por la omisión de la comunidad internacional ante una de las tragedias humanitarias más grandes en la región del sudeste asiático en años.

“Pido perdón, la presencia de Dios se llama Rohingya…cada hombre ha sido creado a imagen y semejanza de Dios, también nuestros hermanos y hermanas”, dijo el papa Francisco este viernes 1 de noviembre de 2017.

Lo hizo al terminar su discurso en el contexto de un encuentro interreligioso y ecuménico por la paz en el jardín de la sede de la Arquidiocesis de Dhaka, allí el Sucesor de Pedro encontró a las familias rohinyá.

Sin papeles en la mano y sacando de su corazón la palabra “Rohingya” que le habían pedido de no pronunciar en Birmania y que ayer en Bangladesh, (país que acoge a estos refugiados), tampoco había utilizado.

Sin embargo, hoy el Papa no aguantó más al ver a los ojos de 16 prófugos Rohingya, entre ellos niños y mujeres, miembros de tres familias desplazadas de Maynamar por fuerzas del ejercito birmano y acogidos en los campos prófugos de Cox’s Bazar llegados hasta Daca, Bangladesh.

El Papa les manifestó su cercanía a nombre de todos. “Es poco lo que podemos hacer porque la tragedia que les envuelve es más dura y grande, pero les damos espacio en nuestro corazón”,argumentó.

“En nombre de todos los que les han perseguido, que les han hecho mal, les pido perdón. Muchos de ustedes me han hablado del gran corazón del Bangladesh que los ha acogido”, agregó.

El Papa dijo apelarse al corazón de los Rohingya para que nos “conceda el perdón que les pedimos”.

“En la tradición judeocristiana, Dios creó al hombre a su imagen y semejanza. Todos nosotros somos esta imagen. También estos hermanos y hermanas son la imagen del Dios viviente”, manifestó: “Una tradición de su religión dice que Dios ha tomado agua y ha vertido sal en el alma de los hombres. Todos llevamos la sal de Dios adentro. También estos hermanos y hermanas”.

“Hagamos ver”, continuó, “al mundo lo que el egoísmo hace con la imagen de Dios. Sigamos estando cerca de ellos para que se reconozcan sus derechos. No cerremos el corazón, no miremos para otro lado. La presencia de Dios hoy también se llama Rohingya. Cada uno tiene su respuesta”.

El Papa llegaba ayer a Bangladesh para invocar la colaboración entre las religiones, pues “el santísimo nombre de Dios no puede ser invocado jamás para justificar el odio y la violencia”, dijo

Hoy reiteró con su gesto el apelo hecho este miércoles a la comunidad internacional para que solucione la crisis de los Rohingya y les conceda “inmediata asistencia material” al millón de personas que han escapado del ejercito birmano superando la frontera con Bangladesh.

Durante el encuentro de oración, cada uno de los representantes religiosos – hindú, budista, musulmán y católico – leyó un mensaje de paz. Asimismo, estuvo presente el gran muftí del Bangladesh, Malwana Farid Uddin Masud, que le agradeció al Pontífice su “fuerte apoyo a los Rohingya”.

El Papa pide perdón: “hoy Dios se llama” Rohingya

Anuncios

Despiden al subdirector del banco del Vaticano


Agencia Afp

El subdirector del Instituto de Obras Religiosas (IOR), el banco del Vaticano, fue despedido, indicó este jueves la Santa Sede, una decisión tomada tras las fricciones internas por la reforma financiera de la entidad.

Pixabay

“El Vaticano confirma que Giulio Mattietti, subdirector general del IOR, cesó sus funciones a partir del lunes 27 de noviembre”, informó Paloma García Ovejero, vocera de la Santa Sede.

Según varios medios especializados, Mattietti fue convocado el lunes por la tarde por el presidente del banco, el experto francés Jean-Baptiste de Franssu, quien le anunció su despido sin mayor explicaciones.

La salida de improviso de Mattietti, nombrado en 2015, cuenta con el visto bueno del papa Francisco, quien se encuentra de viaje en Asia, según fuentes internas.

Graduado en Física, Mattietti trabajó en Microsoft e IBM, y empezó a trabajar para el IOR en 1997 en el sector informático, para llegar en 2015 a ser adjunto del director general, Gian Franco Mammi.

El célebre banco del Vaticano, protagonista de numerosos escándalos financieros, maneja miles de cuentas de curas y monjas en todo el mundo, desde simples hermanas filipinas que vienen a estudiar a Roma, pasando por obispos y cardenales, hasta poderosas congregaciones religiosas repartidas en todos los rincones del planeta.

Fundado en 1942 por Pío XII, con activos por más de 5.000 millones de euros, el banco del Vaticano ha sido acusado de reciclaje de dineros sucios e inclusive de lavar dinero de la mafia así como de una gestión poco transparente de sus ganancias.

Determinado a reformar la entidad bancaria desde que fue elegido papa en 2013, Francisco aprobó el cierre de unas 5.000 cuentas.

A la salida de Mattietti se suma la renuncia hace unos meses del ex controlador financiero del Vaticano, Libero Milone. 

Milone denunció en septiembre a los prelados que se oponían a los esfuerzos de modernización y control del sistema económico secular del Vaticano.

De manera bastante inusual, el Vaticano explicó que la renuncia de Milone fue pedida debido a que espiaba sin permiso a altos funcionarios de la Santa Sede.

La reforma económica y financiera del Vaticano es uno de los temas más delicados para el pontificado y sufrió un verdadero contragolpe en junio con la salida del cardenal australiano George Pell, responsable de la reforma, quien viajó este año a su país para defenderse de las graves acusaciones de abuso sexual.

https://www.elespectador.com/noticias/el-mundo/despiden-al-subdirector-del-banco-del-vaticano-articulo-725918

El Papa, a los jóvenes birmanos: “No tengáis miedo de hacer lío, de plantear preguntas que hagan pensar a la gente”


“OS PIDO QUE GRITÉIS. SED VALIENTES, GENEROSOS Y, SOBRE TODO, SED FELICES”
El Papa Francisco, durante su misa con los jóvenes en la catedral de YangonRD

(Jesús Bastante).- Fe, alegría, entusiasmo y juventud. Éstas fueron las claves de las últimas palabras que el Papa Francisco dirigió a los jóvenes de Myanmar, en un multitudinario encuentro en la catedral de Santa María, antes de emprender vuelo hacia la vecina Bangladesh. Atrás quedan tres días de un viaje difícil, marcado por los cambios de agenda, las dificultades técnicas y la tensión con las autoridades birmanas acerca del drama de los ‘rohingyás’.

Finalmente, Bergoglio no pronunció este término en el país, aunque este viernes podrá encontrarse en Dacca con una pequeña comitiva de estos refugiados musulmanes. 620.000 de ellos han tenido que huir de Myanmar y, pese a que ambos países han alcanzado un principio de acuerdo para su repatriación, nadie termina de fiarse de un final feliz.

Antes de partir desde Yangon hasta Dacca, Francisco celebró una misa con los jóvenes del país. Una abarrotada catedral esperaba al Papa, y muchos más se quedaron fuera. Tanto es así que la organización hubo de habilitar unas pantallas gigantes para que centenares de fieles, que se quedaron fuera del recinto, pudieran seguir las palabras del Papa.

Francisco llegó hasta el templo en un pequeño jeep descubierto (frente a lo que se había anunciado, finalmente el Papa sí lo utilizó en algunos momentos, como en la multitudinaria misa del miércoles), y saludó a los centenares de jóvenes apostados frente a la catedral. Las imágenes mostraban una emoción contenida entre los fieles: el espíritu asiático es muy distinto del europeo o el latinoamericano.

“Queridos jóvenes de Myanmar: es hermoso y alentador ver que, porque nos tiene buenas noticias: su juventud, su fe y su entusiasmo.¡Estás señales concretas de la fe de la iglesia!”, subrayó el Pontífice. “Vosotros sois mensajeros de buenas noticias, de juventud, fe y entusiasmo” porque “sois signos concretos de la fe de la Iglesia de Jesús, que nos trae una alegría y una esperanza que nunca se acabarán”.

“Quiero que de aquí salga un mensaje muy claro. Quiero que la gente sepa que vosotros, muchachos y muchachas de Myanmar, no tenéis miedo a creer en la buena noticia de la misericordia de Dios, porque esta tiene un nombre y un rostro: Jesucristo. Como mensajeros de esta buena nueva, estáis listos para llevar una palabra de esperanza a la Iglesia, a vuestro país y al mundo en general. Estáis dispuestos a llevar la Buena Noticia a vuestros hermanos y hermanas que sufren y que necesitan vuestras oraciones y vuestra solidaridad, pero también vuestra pasión por los derechos humanos, por la justicia y porque crezcan el amor y la paz que Jesús nos da“, recalcó.

Nuestro mundo está lleno de ruidos y distracciones, que pueden apagar la voz de Dios“, apuntó el Papa, quien pidió “autenticidad” a los jóvenes, más que proselitismo, para “hacer a los demás creer en Dios”. “Se necesita encontrar personas que son auténticas. Para ello, precisamos de la oración. ¡Aprendamos a escuchar su voz, a hablar tranquilamente con él desde lo más profundo de nuestro corazón!”, pidió el Pontífice, que animó a los jóvenes a “cultivar la vida interior, como lo harías en un jardín, o en el campo”, y “compartir con Él lo que tienes en tu corazón, los temores y preocupaciones, vuestros sueños y esperanzas”.

Así, pidió a los jóvenes “escuchar al Señor y proclamar su vida, sea cual sea vuestra vocación: sacerdotes, consagrados, casados… sed valientes, sed generosos y, sobre todo, sed felices“, añadió el Papa, quien les animó a “no tener miedo a creer en la misericordia de Dios, porque tiene un nombre y una cara: Jesucristo”, y a “llevar una palabra de esperanza a la Iglesia en su país y en el mundo”.

“No tengáis miedo de hacer lío, de plantear preguntas que hagan pensar a la gente. Y no os preocupéis si a veces sentís que sois pocos y dispersos”, subrayó. “Os pido que gritéis, pero no con vuestras voces, no, quiero que gritéis, para ser con vuestra vida, con vuestros corazones, signos de esperanza para los que están desanimados, una mano tendida para el enfermo, una sonrisa acogedora para el extranjero, un apoyo solícito para el que está solo”, culminó.

Texto de la homilía papal:

A punto de concluir mi visita a vuestro hermoso país, me uno a vuestra acción de gracias a Dios por tantos dones que nos ha concedido en estos días. Mirándoos a vosotros, jóvenes de Myanmar, y a todos los que desde otros lugares se unen a nosotros, quisiera compartir con vosotros una frase de la primera lectura de hoy que resuena en mi interior. Está tomada del profeta Isaías, y san Pablo la repitió en su carta a la joven comunidad cristiana de Roma. Escuchemos una vez más esas palabras: «¡Qué hermosos los pies de los que anuncian la Buena Noticia del bien!» (Rm 10,15; cf. Is 52,7).

Queridos jóvenes de Myanmar, después de haber escuchado vuestras voces y haberos oído cantar hoy, os aplico a vosotros esas palabras. Sí, son hermosos vuestros pasos; vuestra presencia es hermosa y alentadora, porque nos traéis «buenas noticias», la buena nueva de vuestra juventud, de vuestra fe y de vuestro entusiasmo. Así es, vosotros sois una buena noticia, porque sois signos concretos de la fe de la Iglesia en Jesucristo, que nos hace experimentar un gozo y una esperanza que nunca morirán.

Algunos se preguntan cómo es posible hablar de buenas noticias cuando tantas personas a nuestro alrededor están sufriendo. ¿Dónde están las buenas noticias cuando hay tanta injusticia, pobreza y miseria que proyectan su sombra sobre nosotros y nuestro mundo? Quiero que de aquí salga un mensaje muy claro. Quiero que la gente sepa que vosotros, muchachos y muchachas de Myanmar, no tenéis miedo a creer en la buena noticia de la misericordia de Dios, porque esta tiene un nombre y un rostro: Jesucristo. Como mensajeros de esta buena nueva, estáis listos para llevar una palabra de esperanza a la Iglesia, a vuestro país y al mundo en general. Estáis dispuestos a llevar la Buena Noticia a vuestros hermanos y hermanas que sufren y que necesitan vuestras oraciones y vuestra solidaridad, pero también vuestra pasión por los derechos humanos, por la justicia y porque crezcan el amor y la paz que Jesús nos da.

Quiero también plantearos un desafío. ¿Escuchasteis con atención la primera lectura? Allí, san Pablo repite tres veces la palabra «sin». Es una palabra sencilla, pero que nos hace pensar sobre nuestro papel en el proyecto de Dios. En efecto, Pablo propone tres preguntas que yo quiero dirigir a cada uno de vosotros personalmente. La primera, ¿cómo puede alguien creer en el Señor sin haber oído hablar de él? La segunda, ¿cómo puede alguien oír hablar del Señor sin un mensajero que lo anuncie? Y la tercera, ¿cómo puede haber un mensajero sin ser enviado? (cf. Rm 10,14-15). Me gustaría que todos vosotros pensarais profundamente en estas preguntas. ¡Pero no tengáis miedo!

Como buen «padre» (¡aunque mejor sería decir «abuelo»!), no quiero dejaros solos ante estas preguntas. Permitidme que os ofrezca algunas ideas que puedan guiaros en el camino de fe y ayudaros a discernir qué es lo que el Señor os está pidiendo. La primera pregunta de san Pablo es: «¿Cómo puede alguien creer en el Señor sin haber oído hablar de él?». Nuestro mundo está lleno de ruidos y distracciones, que pueden apagar la voz de Dios. Para que otros se sientan llamados a escucharlo y a creer en él, necesitan descubrirlo en personas que sean auténticas. Personas que sepan escuchar. Seguro que vosotros queréis ser genuinos. Pero sólo el Señor os puede ayudar a serlo. Por eso hablad con él en la oración. Aprended a escuchar su voz, hablándole con calma desde lo más profundo de vuestro corazón.

Pero hablad también con los santos, nuestros amigos del cielo que nos sirven de ejemplo. Como san Andrés, cuya fiesta celebramos hoy. Andrés fue un sencillo pescador que acabó siendo un gran mártir, un testigo del amor de Jesús. Pero antes de llegar a ser mártir, cometió sus errores, tuvo que ser paciente y aprender gradualmente a ser un verdadero discípulo de Cristo. Así que no tengáis miedo de aprender de vuestros propios errores. Dejad que los santos os guíen hacia Jesús y os enseñen a poner vuestras vidas en sus manos.

Sabed que Jesús está lleno de misericordia. Por lo tanto, compartid con él todo lo que lleváis en vuestros corazones: vuestros miedos y preocupaciones, así como vuestros sueños y esperanzas. Cultivad la vida interior, como cuidaríais un jardín o un campo. Esto lleva tiempo; requiere paciencia. Pero al igual que un agricultor sabe esperar que lo cultivado crezca, así también a vosotros, si sabéis esperar, el Señor os hará dar mucho fruto, un fruto que luego podréis compartir con los demás. La segunda pregunta de Pablo es: «¿Cómo van a oír hablar de Jesús sin un mensajero que lo anuncie?». Esta es una gran tarea encomendada de manera especial a los jóvenes: ser «discípulos misioneros», mensajeros de la buena noticia de Jesús, sobre todo para vuestros compañeros y amigos.

No tengáis miedo de hacer lío, de plantear preguntas que hagan pensar a la gente. Y no os preocupéis si a veces sentís que sois pocos y dispersos. El Evangelio siempre crece a partir de pequeñas raíces. Por eso haceos oír. Os pido que gritéis, pero no con vuestras voces, no, quiero que gritéis, para ser con vuestra vida, con vuestros corazones, signos de esperanza para los que están desanimados, una mano tendida para el enfermo, una sonrisa acogedora para el extranjero, un apoyo solícito para el que está solo.

La última pregunta de Pablo es: «¿Cómo puede haber un mensajero sin que sea enviado?». Al final de esta Misa, todos seremos enviados, para llevar con nosotros los dones que hemos recibido y compartirlos con los demás. Esto puede provocar un poco de desánimo, ya que no siempre sabemos a dónde nos puede enviar Jesús. Pero él nunca nos manda sin caminar al mismo tiempo a nuestro lado, y siempre un poquito por delante de nosotros, para llevarnos a nuevas y maravillosas partes de su reino. ¿Cómo envía nuestro Señor a san Andrés y a su hermano Simón Pedro en el Evangelio de hoy? «¡Seguidme!», les dice (Mt 4,19). Eso es lo que significa ser enviado: seguir a Cristo, y no lanzarnos por delante con nuestras propias fuerzas. El Señor invitará a algunos de vosotros a seguirlo como sacerdotes, y de esta forma convertirse en «pescadores de hombres». A otros los llamará a la vida religiosa, a otros a la vida matrimonial, a ser padres y madres amorosos. Cualquiera que sea vuestra vocación, os exhorto: ¡sed valientes, sed generosos y, sobre todo, sed alegres!

Aquí, en esta hermosa Catedral dedicada a la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora, os animo a que miréis a María. Cuando ella respondió «sí» al mensaje del ángel, era joven, como vosotros. Sin embargo, tuvo el valor de confiar en la «buena noticia» que había escuchado, y de traducirla en una vida de consagración fiel a su vocación, de entrega total de sí y completa confianza en los cuidados amorosos de Dios. Que siguiendo el ejemplo de María, llevéis a Jesús y su amor a los demás con sencillez y valentía. Queridos jóvenes, con gran afecto os encomiendo a vosotros y a vuestras familias a su maternal intercesión. Y os pido, por favor, que os acordéis de rezar por mí. Dios bendiga a Myanmar [Myanmar pyi ko Payarthakin Kaung gi pei pa sei]

http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2017/11/30/francisco-se-despide-de-myanmar-religion-iglesia-jovenes-lio-ruido-gritar-esperanza-entusiasmo-valentia-feliz.shtml

CHILE: ¿Será la corrupción temática que tocará en su visita a Chile papa Francisco?


                              BIENVENIDO A CHILE HERMANO FRANCISCO
                                    La verdad os hará libre… La verdad NO ES SUMISIÓN, es democracia !!
SI TU Y YO NO HACEMOS “LÍOS” A CORRUPTOS Y ABUSADORES, Y NO CUIDAMOS NUESTRA CASA COMÚN… ENTONCES QUIÉN ?
Carta del Santo Padre a los participantes en la Conferencia Internacional “De la Populorum Progressio a la Laudato si ‘” (Aula Nueva del Sínodo, 23-24 de noviembre de 2017)
Se refiere a las tentaciones (3):
 
Mi segundo pedido es que se cuiden del cáncer social de la corrupción.[36] Así como, en ocasiones, «la política es responsable de su propio descrédito por la corrupción»,[37] lo mismo ocurre con los sindicatos. Es terrible esa corrupción de los que se dicen «sindicalistas», que se ponen de acuerdo con los emprendedores y no se interesan de los trabajadores dejando a miles de compañeros sin trabajo; esto es una lacra, que mina las relaciones y destruye tantas vidas y familias. No dejen que los intereses espurios arruinen su misión, tan necesaria en los tiempos en que vivimos. El mundo y la creación entera aguardan con esperanza a ser liberados de la corrupción (cf. Rm 8,18-22). Sean factores de solidaridad y esperanza para todos. ¡No se dejen corromper

 

Papa_Francisoc_sindicalismo_internacional_2017

Cardenal tradicionalista deslizó que hay un “complot” contra Francisco


El cardenal Gerhard Mueller fue desplazado por el Papa Francisco en julio pasado como máximo responsable de la doctrina de la Iglesia católica.

El cardenal Gerhard Mueller fue desplazado por el Papa Francisco en julio pasado como máximo responsable de la doctrina de la Iglesia católica.
Luego de la difusión de la carta del teólogo Thomas G. Weinandyel cardenal conservador alemán Gerhard Mueller advirtió este fin de semana al Papa Francisco que el sector tradicionalista de la Iglesia católica le propuso liderar el movimiento de resistencia a sus reformas, tarea que, dijo, rechazó. En la Iglesia hay un “frente” contra el Papa integrado por los sectores más tradicionalistas, pero también por algunos progresistas, y se corre el riesgo incluso de un cisma, insistió el exPrefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe, quien forma parte del grupo de cardenales que públicamente y en varias oportunidades se manifestó en contra de las aperturas que defiende Francisco. Esa corriente apuntó a colocarlo a él mismo al frente “del movimiento contra el Papa. Pero yo no lo haría nunca”, precisó en una entrevista con el diario Corriere della Sera.

Mueller confirmó su lealtad a la Iglesia y al Pontífice, pero no dudó en criticarlo en reiteradas oportunidades. “Debemos tener cuidado de no confundir la gran popularidad de Francisco, que también es un gran activo para el mundo católico con una verdadera reanudación de la fe”, opinó y agregó que cree que “en el círculo mágico del Papa hay quienes se preocupan de espiar a presuntos oponentes, evitando así una discusión abierta”.

“Ordenar a los católicos en las categorías de amigo o enemigo del Papa, es el mayor daño que causan a la Iglesia”, dijo.

El religioso alemán fue desplazado en julio pasado por Jorge Bergoglio luego que ser acusado de obstruir los esfuerzos de Sumo Pontífice para acabar con el encubrimiento de los abusos sexuales perpetrados por clérigos. Además, fue uno de los cardenales que cuestionaron la intención de Francisco de adoptar una actitud más benevolente con los considerados tradicionalmente como “pecadores”, como los divorciados que se casaron en segundas nupcias y que quieren comulgar.

Los dichos de Muller se conocer poco después que trascendió públicamente la carta de Weinandy, un exasesor de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos, que también fue desplazado del cargo.

Thomas G. Weinandy y Jorge Bergoglio.

En la misiva, que llegó a ámbito.com bajo el alerta de una “intentona” contra el Papa, lo acusa a Francisco de generar confusión teológica y pastoral entre los fieles por la “ambigüedad” de su discurso frente al matrimonio igualitario; de haber “infravalorado” la importancia de la doctrina de la Iglesia; de haber nombrado obispos que no son adecuados (“tienen puntos de vista contrarios a la fe cristiana”); de “falta de “transparencia”; de “marginar” a los prelados del mundo que lo critican o piensan distinto; y de generar en los fieles una pérdida en la confianza sobre su papado. Ante semejante declaración, la USCCB (por las siglas en ingles de la Conferencia Episcopal de EEUU) le exigió la renuncia.

http://www.ambito.com/904658-cardenal-tradicionalista-deslizo-que-hay-un-complot-contra-francisco

¿Cómo apoyar al Papa Francisco? Mis propuestas para resolver la confrontación que estamos viviendo en la Iglesia


Encuentro de periodistasRD

(José M. Castillo, en el I Encuentro Internacional de Periodistas Pro Papa Francisco).-

Constatamos

1. Es un hecho que el papa Francisco es un personaje controvertido: produce y encuentra, al mismo tiempo, “acogida” y “rechazo”. Acogida que proviene de grandes sectores del “pueblo pobre y humilde”. Y rechazo que viene, en gran medida, de los “representantes del poder”, los gestores del sistema (económico político y los poderes que sustentan y sostienen el mencionado sistema). Por tanto y al mismo tiempo, el papa Francisco es visto (según parece) como “solución” para los indigentes y “amenaza” para los poderosos.

Si, efectivamente, lo dicho presenta adecuadamente lo que en realidad estamos viviendo, nos encontramos ante un conflicto (el que vive el papa y se vive en la Iglesia) que nos trae a la memoria el “recuerdo peligroso” de lo que fue el gran conflicto que vivió Jesús: acogido por el sufrimiento del pueblo sencillo y odiado (también temido) por la ambición de quienes detentaban el poder. Esto es lo que se produjo en la vida de Jesús. Y esto es lo que estamos viviendo en este momento en la Iglesia.

2. Los medios de comunicación, que “informan” y, al informar, inevitablemente “interpretan” a este personaje, que es el papa actual, un hombre tan discutido, hacen su “interpretación” del Papa, no desde las carencias de quienes lo aceptan, sino desde los intereses de quienes lo rechazan. Incluidos, como protagonistas de este rechazo, no pocos clérigos de todos los niveles, y numerosos laicos con frecuencia vinculados a grupos integristas y conservadores. Y no olvidemos que el “desde dónde” se ve la realidad, es el factor que con más fuerza determina y condiciona “cómo se ve la realidad”. No se ve la vida igual desde un palacio del centro que desde una chabola de la periferia. Ocurre, por tanto, que demasiadas veces no nos damos cuenta de lo que realmente está sucediendo. En todo caso, parece que se puede afirmar que este doble fenómeno (aceptación y rechazo del Papa) está sucediendo más de lo que seguramente sospechamos.

3. No olvidemos que el peligro de desfigurar o deformar la imagen del Papa (y su mensaje) equivale a deformar o desfigurar la realidad de la Iglesia y del Vaticano, como centro del gobierno de la Iglesia. Y desfigurar también la razón de ser del Vaticano como Estado.

4. Pero, sin duda alguna, lo más serio y preocupante, que ha puesto en evidencia el actual papado, es la contradicción en que vive la Iglesia. Se trata de la contradicción que estamos dejando patente quienes no nos cansamos de insistir en la comunión con el Papa y en la obediencia, que le debemos, pero, a la hora de la verdad, comulgamos con el Papa y le obedecemos mientras el papa piensa, habla y actúa como a nosotros nos gusta o nos parece mejor. Es un hecho que la mayor oposición al papa Francisco tiene su origen en sectores del clero – empezando por algunos cardenales – que no están de acuerdo con su forma de pensar, de vivir y de gobernar.

5. Por lo demás, cuando hablamos del papado y la gestión de los asuntos más serios de la Iglesia, es importante tener presente que estamos hablando de un sistema de gobierno, para la necesaria gestión de la Iglesia, que no está debidamente actualizado, en no pocos aspectos de notable influjo. El simple y preocupante hecho de que la Iglesia – como institución religiosa y como Estado – no pueda suscribir (a estas alturas) el “Pacto internacional sobre Derechos Civiles y Políticos”, así como el “Pacto Internacional sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales” (ambos, firmados en Naciones Unidas en 1966, como puesta en práctica de la “Declaración Universal de los Derechos Humanos”, de 10. XII, 1948), es un indicador patente de que esta Iglesia nuestra sigue siendo una institución anticuada y anquilosada en asuntos de una enorme actualidad e importancia. Desplazar y aplicar los derechos de una institución religiosa a los derechos de una institución política desemboca inevitablemente en una situación de ambigüedad, que se traduce en fuente de incesantes malentendidos y contradicciones.

Pedimos

1. El debido replanteamiento y actualización de los dicasterios y Congregaciones de la Santa Sede, que fueron pensados y organizados para otra Iglesia de otros tiempos, en los que los problemas y necesidades de la Iglesia eran situaciones y realidades muy distintas de las situaciones y necesidades que la Iglesia tiene en este momento.

2. Ante todo, debería quedar muy claro que en la Iglesia no exista, ni la gente vea en ella, nada que esté en contra del Evangelio. Hay que decir, con toda claridad y fuerza que la Iglesia no tiene ni autoridad ni poder para hacer nada que esté en contra del Evangelio. Teniendo muy en cuenta que este criterio tendría que aplicarse, ante todo, a las cosas y asuntos más patentes y visibles en la Iglesia. Los representantes de la Iglesia no deben, no pueden, distinguirse por sus privilegios, ostentación, dignidades, todo cuanto representa una diferencia o superioridad sobre los últimos y los más desamparados, se tendría que desterrar. Esto tendría que ser lo más urgente en la Iglesia ahora mismo.

3. Pedimos al Papa que informe a la Iglesia sobre las verdades que el Magisterio de la iglesia ha propuesto – y sigue exigiendo que se acepten – como “verdades de fe divina y católica” (Constitución dogmática “Dei Filius” [Conc. Vaticano I, cap. III): “Deben creerse con fe divina y católica todas aquellas cosas que se contienen en la palabra de Dios escrita o tradicional, y son propuestas por la Iglesia para ser creídas como divinamente reveladas, ora por solemne juicio, ora por su ordinario y universal magisterio” (Denz.-Hün, 3011). Todo lo que no es, con seguridad, una verdad de fe divina y católica, puede ser modificado, interpretado o aplicado según las necesidades de los fieles, y de la humanidad en general, cuando existen razones serias para ello. Por ejemplo, resulta inexplicable el conflicto, que hemos vivido recientemente, por causa de un asunto que no pertenece a la Fe divina y católica, la indisolubilidad del matrimonio y la casuística que ha suscitado.

4. Hay que aplicar la Hermenéutica (la gran scoperta del s. XX), no sólo a la Palabra de Dios (la Biblia), sino también a la palabra de la Iglesia, el Magisterio. Por poner un ejemplo, es evidente que la afirmación del “Credo” de Nicea: “Creo en Dios todopoderoso”, el Pantokrátor, un término que ni aparece en la Biblia, ya que, como es sabido, el “pantokrátor” fue, en la Antigüedad tardía, un título imperial que se entendía como “el amo del mundo”. Semejante Dios, no es el Dios que nos reveló Jesús en el Evangelio.

5. Pedimos que la Iglesia se organice y estructure para responder más a las necesidades (de fe y de vida) de los fieles, que para cumplir con la fidelidad a tradiciones eclesiásticas, muchas de las cuales no responden ya a las necesidades de los creyentes actuales. Por ejemplo, resulta difícil de justificar el mantenimiento de la ley del celibato eclesiástico a costa de dejar a miles de parroquias sin la debida administración de los Sacramentos. En la Iglesia hay ahora mismo cientos (quizá miles) de parroquias que no pueden tener misa todos los domingos.

6. Y pedimos también, como un asunto capital, que en la Iglesia haya más transparencia. Es decir, que ni el Vaticano, ni las diócesis, ni la vida de los “hombres de la religión”, tengan nada que ocultar. Sólo así será posible hablar con libertad, con claridad y sin doble intencionalidad. El día que se pueda lograr este objetivo, la Iglesia podrá tener la credibilidad que no tiene ante importantes sectores de la población.

Nos comprometemos

1. No ocultar o marginar la información religiosa, como asunto de menor importancia o de poco interés. Nunca deberíamos olvidar que religión y política siguen siendo inseparables. Resulta indignante que, en este momento, existan agrupaciones políticas que, obteniendo logros importantes a costa de la religión, ocultan sus profundas vinculaciones con los dignatarios religiosos y sus intereses. Es hora de preguntarse si uno de los motivos que explican los éxitos del Islam, no está en que, en esa confesión religiosa, no se ocultan, sino que están en primera línea las evidentes conexiones que hacen una sola cosa de dos componentes básicos: el hecho religioso y el hecho político. No olvidemos que, en la realidad de la vida, “lo religioso” y “lo político” son dos dimensiones de la vida del ser humano en la sociedad. Dos realidades inseparables, por más que el sujeto no sea consciente de que las vive y están presentes en su intimidad y en su conducta, aunque no pertenezca ni a una religión ni a un partido político.

2. No utilizar la información religiosa para ponerla al servicio de intereses nacionalistas o partidistas. Este punto es particularmente delicado cuando se trata de informar sobre la persona del Papa Francisco. Un hombre cercano a los pobres y comprometido con la dignificación y los derechos de los humildes y marginados, es por eso mismo un hombre expuesto a ser identificado (o en sintonía) con partidos de la izquierda política.

3. Si es que queremos hablar de religión e informar sobre ella, será necesario que, en la medida de lo posible, nos propongamos alcanzar una formación religiosa básica, que nos capacite para entender y poder comunicar debidamente con la debida competencia y exactitud lo que decimos y lo que puede interesar a nuestros lectores.

4. Evitar, en cuanto de nosotros dependa, el silencio, la pasividad o la marginalidad de los dirigentes eclesiásticos, en los asuntos de más actualidad e importancia en la vida pública. Es escandaloso que la Iglesia, para no indisponerse con los poderes de quien recibe importantes ayudas o privilegios, se mantenga al margen de asuntos que afectan a la ética y a la vida pública de forma, a veces, clamorosa. Basta pensar en los escándalos de la corrupción o en la gestión económica que es la causa principal de las escandalosas desigualdades que se dan en el mundo y en no pocos países.

Para leer todos los artículos del autor, pincha aquí:

Pro Papa Francisco

La amenaza del Vaticano para demandar a los monaguillos que alegan abuso


NOV

2017
Sábado 25 º
publicado por Morning Star en el mundo

La Iglesia Católica Romana ha amenazado con demandar a los monaguillos del Vaticano por sus acusaciones de abuso sexual.

Los abogados de la diócesis italiana de Como también advirtieron al programa de noticias de investigación italiano Le Iene (Hyenas) que no transmitan los reclamos de los muchachos y supuestamente presionaron a un funcionario de la iglesia para que se retracte de su sugerencia de encubrimiento.

La agencia Associated Press informó ayer que había visto una carta del abogado de la asociación Opera Don Folci, Riccardo Rolando Riccardi, a una de las presuntas víctimas.

Riccardi dijo que estaba preparando un caso de difamación criminal en el tribunal de Roma “por el supuesto delito cometido por la divulgación de noticias a la prensa sobre supuestos actos de agresión sexual que presuntamente ocurrieron”.

Exigió que el ex alumno se sometiera a un interrogatorio o un interrogatorio por parte de los fiscales de Roma.

La asociación dirige el preseminario de San Pío X en el Vaticano, donde los acusadores alegan que un ex alumno, ordenado sacerdote este año, exigió favores sexuales durante años a chicos de tan solo 13 años.

El periodista Gaetano Pecoraro entrevistó a un ex alumno -identificó a un “Marco” – que dijo que el seminarista, que era un año mayor que él y estaba en una posición de autoridad, comenzó a abusar de él desde que tenía 13 años y continuó hasta los 18.

El compañero de habitación de Marco, Kamil Jarzembowski, dijo que había presenciado docenas de incidentes. Primero los informó a los funcionarios del seminario, y luego por escrito a los cardenales y finalmente al Papa en 2014.

Las investigaciones internas de la iglesia, que inicialmente no entrevistaron a los niños en cuestión, declararon que los reclamos eran falsos.

Los ex estudiantes, incluido otro que reportó un incidente a tientas cuando el seminarista tenía 20 años y él tenía 15, han hecho públicas sus acusaciones ante Le Iene y en un libro.

https://www.morningstaronline.co.uk/a-505d-Vatican-threat-to-sue-altar-boys-who-allege-abuse#.WhmMG4FOmEc

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

A %d blogueros les gusta esto: