Tradicionalistas católicos ya agitan el fantasma del ‘impeachment’ a Francisco


Tras la acusación de errores interpretativos formulada por sectores ultraconservadores sobre una encíclica, hay quienes ven en esto el primer paso hacia su caída del pontificado.

01|10|17

00:30

Serio. El documento con pedido de firmas fue bloqueado en el Vaticano.
Serio. El documento con pedido de firmas fue bloqueado en el Vaticano.

Desde Roma
Más allá del terremoto político que desató aquí al anunciar que no vendrá en 2018, como se había especulado, el papa Francisco enfrenta en el Vaticano una auténtica rebelión tradicionalista, que no duda en llamarlo “hereje”, mientras comienzan a elevarse voces que piden su “impeachment”.
Ayer llegó una primera, silenciosa respuesta papal a aquellos que acusan a Francisco de herejía. De tener posiciones demasiado cercanas al protestantismo de Martín Lutero.
A partir de ahora, desde las computadoras del Vaticano no se puede abrir el sitio web http://www.correctiofilialis.org, que recoge firmas para las acusaciones de herejía respaldadas por 62 supertradicionalistas católicos, entre sacerdotes y estudiosos.
Al tipear la dirección del sitio, aparece el mensaje “El acceso a la página web que estás buscando ha sido bloqueado en acuerdo a las políticas de seguridad institucional”. Desde afuera de la Ciudad del Vaticano las paginas siguen siendo accesibles.

Inédito. Las acusaciones contra el Papa de difundir errores interpretativos de la religión, algo inédito en la milenaria historia de la Iglesia, llegaron bajo la forma de correcciones formales al texto papal Amoris lætitia, llamadas, con no poca hipocresía, “correcciones filiales”. Fueron publicadas el 23 septiembre en simultáneo en sitios web relacionados con el vasto mundo anti-Bergoglio.
En Estados Unidos, las correcciones de siete presuntos errores del Papa salieron en la página de ultraderecha Rorate Cæli; en Italia, en el blog de Sandro Magister (vaticanista del diario Espresso), en Nuova Bussola Quotidiana, de Riccardo Cascioli, y en Corrispondenza Romana, de Roberto De Mattei.
Se acusa a Francisco de haber “sostenido y propagado posiciones, con obras y omisiones, causando gran e inminente peligro para las almas”.
El documento y la lista de quienes lo firman sale en seis idiomas, y las supuestas siete herejías fueron descriptas en latín. Entre las firmas aparece la del banquero Ettore Gotti Tedeschi, ex presidente del Instituto para las Obras Religiosas (Ior) –banco con cuentas misteriosas y clientes más misteriosos aún que las cuentas– que fue expulsado en 2012. Y también la del obispo Bernard Fellay, Superior de la Fraternidad San Pío X.
Los personajes católicos que más se expusieron hasta ahora contra Bergoglio –el obispo auxiliar de Astana, Athanasius Schneider, o los cardenales Raymond Leo Burke y Walter Brand Müller– no firmaron el texto.

‘Impeachment’. Para el diario italiano de derecha Il Giornale, las “correcciones” formuladas a Francisco son un paso hacia “el impeachment del Papa”.
“Si el camino del impeachment es estrecho, la protesta tomó un sendero distinto: cocinar a fuego lento al papa argentino para que sea él mismo quien admita los errores y, tal vez, presente su renuncia”.
Il Giornale recuerda que entre los enemigos de Bergoglio se extiende la costumbre de buscar puntos de referencia teológicos alternativos a Francisco.
“Textos y homilías de Juan Pablo II, Benedicto XVI, teólogos como Carlo Caffarra, se utilizan como si fueran un magisterio alternativo al que anclarse. Se mira hacia los obispos de Africa, no de América Latina, y a la postura rígida de los polacos, que rechazaron en bloque las aperturas contenidas en la exhortación papal Amoris lætitia”, escribe el diario. “En EE.UU. –agrega– todavía se expone la portada del Newsweek de dos años atrás con la pregunta ‘Is the Pope catholic?’, ‘Es el Papa católico?’”.

Más plazas, menos rascacielos
El papa Francisco instó ayer a los alcaldes a apostar más por los lugares públicos en lugar de los edificios de muchos pisos. “No se trata de levantar torres, sino de dar más espacio a las plazas”, dijo el pontífice durante un encuentro con jefes comunales italianos.
Además, propuso oponerse a la “privatización del espacio público” y luchar contra la “ciudad de dos velocidades. En una parte de la autopista, los asegurados circulan a toda velocidad, pero en la otra parte, en las calles estrechas, están los pobres y las personas sin trabajo, las familias con muchos hijos, los inmigrantes, esos que no tienen a nadie. No deberíamos aceptar eso”, dijo Bergoglio a los alcaldes.
Francisco pidió también a los intendentes “familiaridad con su pueblo. Un alcalde debe tener la virtud de la prudencia para gobernar, pero también la virtud de la ternura para acercarse a los más débiles”.

Angela Nocioni

http://www.perfil.com/internacional/tradicionalistas-catolicos-ya-agitan-el-fantasma-del-impeachment-a-francisco.phtml

Anuncios

El Papa tiende puentes al cardenal Burke y le nombra de nuevo a la Signatura Apostólica


  • DIRECTOR: JOSÉ MANUEL VIDAL
El cardenal Raymond Burke, con el Papa FranciscoPaul Haring/CNS

(Cameron Doody).- Frente a las puñaladas por la espalda, un abrazo por delante. Una vez más, el Papa Francisco ha mostrado su disposición evangélica a poner la otra mejilla y a reconciliarse con sus ‘enemigos’ -los de los ‘dubia’ y las ‘correcciones filiales’- al nombrar de nuevo el cardenal Raymond Burke, uno de sus críticos más feroces, a la Signatura Apostólica, casi tres años después de que le retirara al purpurado norteamericano del ‘Tribunal Supremo’ de la Iglesia por oponerse a sus reformas del proceso de anulación de los matrimonios.

La Santa Sede ha anunciado este sábado que el pontífice ha nombrado a Burke al tribunal junto con los cardenales Agostino Vallini y Edoardo Menichelli, el arzobispo Frans Daneels y el obispo Johannes Willibrordus Maria Hendriks. Así, el purpurado de Wisconsin vuelve a la corte de la que fue Prefecto desde 2008 hasta 2014, momento en el que el Papa Francisco le nombró Patrono de la Orden de Malta.

Lejos de la caricatura que pintan de él los católicos de la más extrema derecha -de un Papa hasta autocrático que no duda en tomar represalias contra quienes lo critican, y como tal el responsable de que haya un “clima de miedo” en la Curia- el nombramiento de hoy de Burke es señal de un líder que ha tomado con humildad el consejo de su ‘número dos’, el Secretario de Estado Pietro Parolin, quien este mismo jueves llamó a más diálogo entre las diferentes posturas teológicas representadas por el Papa Bergoglio y el cardenal Burke.

No solo eso, pero la decisión de hoy de Francisco le retrata de nuevo como un buscador de reconciliación, frente a la división que causaría la “corrección fraternal” de ciertos aspectos de la exhortación apostólica Amoris laetitia con la que Burke ha estado amenazando al pontífice durante casi un año, y que seguiría la “corrección filial” con la que el Papa fue servido el pasado fin de semana. Iniciativa está última que Burke no solo aprueba, según fuentes cercanas a él, sino que siente que le ha fortalecido en su causa contra la reformas de Francisco.

Fariseísmo contra Francisco


Francisco y los fariseosAgencias

(Marco Antonio Velásquez Uribe).- Los fariseos se convirtieron en los referentes del judaísmo luego de la destrucción del Templo de Jerusalén en el año 587 a. C. Durante siete siglos asimilaron el poder religioso y luego integraron, a su haber, el poder político. Su presencia en la historia sagrada alcanzó mayor notoriedad durante la vida pública de Jesucristo, quien se convirtió en la principal amenaza del poder religioso que ostentaban.

El fariseísmo esperaba un mesianismo revestido de los signos de la autoridad y de la jactancia humana; mientras Jesucristo -revelado como Hijo de Dios- se configuraba como signo de contradicción, asumiendo la humillación y la condición de siervo. De esta manera, el seguimiento que despertaba Jesús entre pobres y marginados, acompañado de signos y prodigios, se transformó en la mayor amenaza para el poder político y religioso establecido. Queda así sellado el conflicto histórico y permanente entre el mesianismo de Jesucristo y el poder.

Es revelador cómo la casta religiosa de la época, representada por los fariseos, se convierte en la causa escatológica de la muerte de Jesucristo. Este hecho no es una circunstancia inconexa de la suerte del Mesías, sino un elemento clave que orienta el discernimiento cristiano de los signos de los tiempos.

En la época contemporánea, es oportuno recordar cómo el comienzo de la presente década estaba marcado por la agudización de una crisis eclesial de grandes proporciones, donde confluían una serie de escándalos y una decadencia moral insostenible, radicada principalmente en el clero y, particularmente, en la alta jerarquía.

Camarillas de poder, degradación moral y ambiciones descontroladas definían una debacle institucional, que justificaban un creciente abandono de fieles de la Iglesia. La prueba más contundente de esa crisis fue la elocuente e inesperada renuncia de Benedicto XVI.

En ese contexto de desolación y hastío, la elección del primer Papa de los confines del mundo vino a devolver una esperanza perdida. Comienza así un innegable kairós, revelado por los signos de contradicción que han acompañado al papado de Francisco, desde los primeros minutos de su investidura.

Gestos, palabras, liturgia y testimonio personal, unidos a una brutal y despiada oposición, han traído a la memoria las huellas bimilenarias que dejó el Hijo de Dios en la Historia de la Salvación. Desde la cabeza de una institución desprestigiada, aparecieron como brotes de olivo la misericordia, la ternura, la acogida, el consuelo, la cercanía, la alegría y la esperanza.

Es evidente que, el coraje y la audacia de un hombre ha despertado la fuerza del Espíritu de Dios, en el tiempo preciso y en el lugar adecuado. Ése es el kairós que ha hecho de Francisco un signo elocuente de esperanza, no sólo para la Iglesia, sino para el mundo.

En contraposición a los signos de esperanza -el Pueblo de Dios, las mujeres y hombres de buena voluntad de todo el mundo- ven con nitidez irrefutable cómo un Papa ha sido tan odiosamente hostigado por los fariseos del presente, quienes menoscabados en sus cuotas de poder han rasgado públicamente sus vestiduras sin ningún pudor.

Así como la Iglesia institucional es corroída por “la polilla y la herrumbre”, el mundo se debate entre la locura y el desvarío. Así, las atrocidades de la guerra, del hambre, de la sequía y del cambio climático, unidos a una codicia desenfrenada, alimentan esos instintos humanos elementales de la corrupción, la desconfianza y el odio, llenado al planeta con signos de muerte, de miedo y de desesperanza.

En ese contexto, donde Dios parece ausente, un hombre llamado Francisco grita a tiempo y destiempo, tratando de multiplicar esa esperanza que no defrauda. Y así, mientras Francisco anuncia vida en abundancia, los pregoneros de la muerte, los fariseos del presente, con renovadas y largas filacterias, tratan de opacar ese canto lleno de esperanza que se resiste a morir en la boca de los profetas del infortunio.

Esa es el griterío profieren con sus dubias, acusaciones de herejías y con sus retos doctrinales.

Francisco, Papa de la ternura, de la misericordia y de la esperanza, por favor sigue alimentando a los pobres y necesitados de este mundo. Francisco, sigue adelante y llega tan lejos como los fariseos de antaño llevaron al Maestro, porque la pesada Cruz que llevas a tu espalda en signo de esperanza para la humanidad. Sigue adelante Francisco, que tu fortaleza se sustenta en la debilidad de ese pueblo que te ama y que de ti espera, tanto como del mejor discípulo del Jesucristo.

EL PAPA ‘RESPONDIÓ’ A LAS ‘DUBIA’ DURANTE UN ENCUENTRO CON JESUITAS EN CARTAGENA DE INDIAS


América

Francisco: “Escucho muchos comentarios -respetables pero equivocados- sobre ‘Amoris laetitia'”
El Papa Francisco, con los jesuitas de Cartagena de IndiasLa Civiltà Cattolica

(Jesús Bastante).- “Aprovecho esta pregunta para decir una cosa que creo que la debo decir en justicia y también por caridad. Porque escucho muchos comentarios -respetables porque los dicen hijos de Dios, pero equivocados- sobre la Exhortación apostólica postsinodal”. Son palabras del Papa Francisco, durante un encuentro-entrevista con 65 jesuitas en Cartagena de Indias.

Durante su reciente viaje a Colombia, el Papa quiso ‘contestar’ a las ‘dubia’ de una manera muy particular. El relato ha sido reflejado, en su totalidad, por Antonio Spadaro, sj., en La Cività Cattolica. En el mismo, el Pontífice indica que “para entender Amoris Laetitia hay que leerla de principio a fin. Empezar con el primer capítulo, continuar por el segundo… y así siguiendo… y reflexionar. Leer qué cosa se ha dicho en el Sínodo”.

Al tiempo, Bergoglio niega con vehemencia que “la moral que está a la base de Amoris Laetitiano es una moral católica o, al menos, que no es una moral segura”. En esta tesitura, el Papa afirma “con claridad que la moral de Amoris laetitia es tomista, la del gran Tomás”, y pide a sus hermanos jesuitas que escuchen al cardenal Schönborn, a quien el propio Francisco otorgó la responsabildiad de la interpretación fiel de ‘Amors Laetitia’.

“Es un gran teólogo, entre los mejores de hoy y entre los más maduros, el cardenal Schönborn”, concluye al Papa, quien pide a los religiosos “que ayuden a la gente que cree que la moral es pura casuística. Ayúdenlos a darse cuenta que el gran Tomás tiene una riqueza muy grande, capaz también hoy de inspirarnos. Pero de rodillas, siempre de rodillas…”.


Éste es el texto completo del encuentro-entrevista:

(Antonio Spadaro, sj, en La Civiltà Cattolica Iberoamericana).- El viaje apostólico del Papa Francisco a Colombia -vigésimo viaje de su pontificado- se realizó del 6 al 11 de septiembre de 2017. El 10 de septiembre visitó Cartagena de Indias, ciudad capital del Departamento de Bolívar que da al mar del Caribe al norte de Colombia.

El Santo Padre fue, en primer lugar, a la plaza San Francisco de Asís, y luego de un recorrido por el barrio, saludando a la gente por el camino, se dirigió al santuario de san Pedro Claver. Luego de recitar el Ángelus en el claustro, ingresó al Santuario donde permaneció orando en silencio delante del altar que contiene las reliquias del santo. Allí depositó un ramo de flores que le habían entregado dos niños.

En la Iglesia se encontraban alrededor de 300 representantes de la comunidad afroamericana asistida por los jesuitas. El Papa entregó un regalo al Rector del Santuario. Al terminar, se dirigió al patio interno donde tuvo un encuentro privado con un grupo de 65 religiosos de diversas comunidades de la Compañía de Jesús.

Francisco fue recibido con un canto y aplausos. Se sentó y agradeció el encuentro. Riendo dijo -refiriéndose a la Compañía de Jesús- “me gusta encontrarme con ‘la secta'”, provocando la hilaridad general.

“Les agradezco lo que hacen en Colombia”, dijo, y prosiguió: “Ayer tuve una alegría grande en Medellín: me encontré con Álvaro Restrepo, que fue Provincial en Argentina. Él, en Buenos Aires, venía al arzobispado con frecuencia a charlar… Es un gran hombre, de mucha bondad, mucha bondad. Bueno, yo estoy a disposición de ustedes. No quiero echar un discurso, así que si ustedes tienen alguna pregunta o algo que deseen saber, me lo dicen ahora, así va a ser mejor: ustedes me pinchan y me inspiran“. Alguien del grupo pide la bendición, pero el Papa responde: “Al final, cuando dé la bendición final, los bendigo a todos”.

El P. Carlos Eduardo Correa, S.J., Provincial de los Jesuitas en Colombia dijo: “Querido Papa Francisco, estamos muy contentos porque su mensaje en estos días en Colombia nos ha alentado en el compromiso por la reconciliación y la paz. Queremos contarle que en todas nuestras obras queremos seguir impulsando estos procesos para que en el país vivamos la fraternidad del Evangelio y por eso agradecerle de corazón que nos anime, nos confirme en la fe y en la esperanza. Muchísimas gracias y que Dios lo siga bendiciendo en su ministerio”. Francisco le agradeció por sus palabras.

A continuación del Provincial el P. Jorge Humberto Peláez, S.J., rector de la Pontificia Universidad Javeriana, dirigió al Papa estas palabras: “Santidad, esto ha sido un regalo maravilloso porque Colombia ha estado hundida en la desesperanza. Con esta visita vamos a dar no un paso adelante, sino muchísimos más y cuente con la Universidad Javeriana y con toda la obra educativa y pastoral de los jesuitas para trabajar por la reconciliación. Gracias por esta visita esperanzadora su Santidad“.

El P. Jorge Iván Moreno hace la primera pregunta:

Querido Francisco, soy el párroco de la Parroquia Santa Rita. Allí la gente lo aprecia y lo quiere mucho, y le dirigimos una carta hace unos días. Quisiera saber: a su paso por San Francisco, por esas comunidades del Pie de la Popa, ¿qué fue lo que más le llamó a Ud. la atención? Tengo entendido que es la primera vez que viene a Cartagena y me gustaría saber: Usted como Pontífice ¿qué vio a su paso por esa “otra” Cartagena, como la llamamos nosotros?

Detengámonos en la pregunta, porque creo que me da pie para decir algo que me inquieta mucho. Lo que advertí, lo que me llegó y me tocó más, fue la espontaneidad de la gente. El pueblo de Dios no puso barreras a sus expresiones de calidez.

Si uno se pusiera a hacer interpretaciones, se podrían encontrar mil maneras de interpretar este hecho. Pero era simplemente el pueblo de Dios saliendo a recibir.

Para mí hay un signo claro de que no era una cosa preparada, con eslóganes preconfeccionados: el hecho de que la cultura propia de esas diversas partes del pueblo de Dios, de esas zonas por las que he pasado, se expresaba con toda libertad, alabando a Dios. Es curioso, lamentablemente, a veces nosotros tenemos la tentación de hacer la evangelización por el pueblo, para el pueblo, pero sin el pueblo de Dios. Todo para el pueblo, pero nada con el pueblo.

Esta actitud deriva, en última instancia de una concepción liberal e iluminista de la evangelización. Y claro, la primera bofetada a esta visión la da Lumen Gentium: la Iglesia es el santo pueblo de Dios. Por esto, si queremos sentir la Iglesia tenemos que sentir al pueblo de Dios.

Pueblo… ¡Hoy hay que tener cuidado cuando se habla de pueblo! Porque alguno dirá: “van a terminar siendo populistas” y se comenzará a hacer elucubraciones. Pero hay que comprender que “pueblo” no es una categoría lógica. Si se quiere hablar de pueblo con esquemas lógicos se termina cayendo en una ideología de tipo iluminista y liberal, o populista… Es decir, se termina por encerrar al pueblo en un esquema ideológico. Pueblo, en cambio, es una categoría mítica. Y para comprender al pueblo hace falta estar ahí metido, hay que acompañarlo desde adentro.

Ser Iglesia, santo pueblo fiel de Dios que está en camino, necesita pastores que se dejen llevar por esa realidad del pueblo que no es ideológica: es vital, es viva.

La gracia de Dios que se manifiesta en la vida del pueblo no es una ideología. Seguro que acá hay varios teólogos que podrían explicarnos muchas cosas sobre la gracia, que son importantes y que es necesario que las conozcamos. Pero lo que yo quiero decir es que la gracia, en sí, no es una ideología: es un abrazo, es algo más grande.

Cuando paso por lugares como este de Cartagena en los que la gente se expresa libremente me doy cuenta de que se expresa como pueblo de Dios. Cietamente, es verdad que algunos afirman que el pueblo es supersticioso. Cuando sucede esto yo aconsejo ir a leer a Pablo VI, que en el número 48 de Evangelii Nuntiandi ponía en evidencia los riesgos, pero también las muchas virtudes del pueblo.

Él decía que la religiosidad popular está abierta a la penetración de supersticiones. Pero decía también que si está bien orientada es rica en valores y manifiesta la sed de Dios que solo los simples y los pobres pueden conocer. El pueblo de Dios tiene olfato. Por ahí no logra a veces expresarse bien, y a veces incluso se equivoca… Pero, ¿hay alguno de nosotros que pueda decir «te doy gracias Señor porque yo no me equivoqué nunca?» No.

El pueblo de Dios tiene olfato. Y a veces nuestro rol de pastores consiste en estar metidos detrás del pueblo. El pastor tiene que asumir las tres actitudes: adelante, marcando camino, en el medio, para conocerlo, y detrás, para que ninguno se quede retrasado y para dejar que sea el rebaño el que busque el camino… Las ovejas olfatean el pasto bueno. El pastor tiene que moverse continuamente entre estas tres actitudes. Esto es lo que se me ocurrió decir frente a la pregunta.

Buenas tardes su Santidad, yo soy Rodolfo Abello, encargado de la pastoral juvenil de la Provincia, y haré una pregunta en ese tono. ¿Hacia qué horizonte quiere que motivemos a nuestros jóvenes de espiritualidad ignaciana?

Me sale, para decirlo un poco intelectualmente: meterlos en espiritualidad de Ejercicios. ¿Qué significa eso? Ponerlos en movimiento, en acción. Hoy la pastoral juvenil de pequeños grupos y de pura reflexión no funciona más. La pastoral de jóvenes quietos no anda. Al joven lo tienes que poner en movimiento: sea o no sea practicante, hay que meterlo en movimiento.

Si es creyente, te resultará más fácil conducirlo. Si no es creyente, hay que dejar que la vida misma sea la que lo vaya interpelando, pero estando en movimiento y acompañado; sin imponerle cosas, pero acompañándolo… en voluntariados, en trabajos con ancianos, en trabajos de alfabetización… en todos los modos que son afines a los jóvenes.

Si nosotros ponemos al joven en movimiento, lo ponemos en una dinámica en la que el Señor le empieza a hablar y comienza a moverle el corazón. No seremos nosotros los que le vamos a mover el corazón con nuestras argumentaciones, a lo más lo ayudaremos, con la mente, cuando el corazón se mueve.

Ayer, en Medellín, conté un episodio muy significativo para mí porque que me salió del corazón. En Cracovia, durante un almuerzo con 15 jóvenes de diversas partes del mundo, junto al Arzobispo -en cada Jornada de la Juventud hay un almuerzo de estos- empezaron a hacer preguntas y se abrió un diálogo. Un muchacho, universitario, me preguntó: “Algunos de mis compañeros son ateos, ¿qué les tengo que decir para convencerlos?”. La pregunta me hizo notar el sentido de militancia eclesial que tenía este joven. La respuesta que me vino fue clara: “Lo último que tienes que hacer es decir algo, lo último. Empieza a actuar, invítalo a que te acompañe y cuando él vea lo que haces y el modo como lo haces te va a preguntar, y ahí empieza a decir algo”.

Lo que yo les digo es que metan a los jóvenes en movimiento, inventen cosas para que ellos se sientan protagonistas y así, después, se pregunten: “Qué pasa, qué me cambió el corazón, por qué salí contento?”. Como en los Ejercicios: cuando uno se pregunta acerca de las mociones interiores.

Obviamente, no les pregunten a los jóvenes qué mociones tuvieron porque no van a entender nada de su lenguaje. Pero dejen que les cuenten las cosas que han sentido, y a partir de ahí, involúcrenlos poco a poco. Ahora, para eso -como me decía el benemérito padre Furlong cuando me hicieron Provincial- hay que tener la paciencia de sentarse y escuchar al te cuestiona y hay que saberse desenvolver cuando el que viene te quiere llevar a discusiones infinitas. Los jóvenes cansan, los jóvenes cuestionan, y hay que tener esa mortificación continua de estar siempre dispuestos a escucharlos. Pero para mí el punto clave es el movimiento.

El estudiante Jefferson Chaverra le hace al Papa esta pregunta:

Su Santidad, en primer lugar, quiero darle gracias por visitarnos y por estar en Colombia. En segundo lugar no quiero propiamente hacer una pregunta, sino una petición a nombre de todo el pueblo afrocolombiano, de todo el pueblo negro de Colombia.

Quiero darle las gracias por tantos sacerdotes y obispos comprometidos con nuestras luchas y, así mismo, pedirle a usted y en su nombre a toda la Iglesia, que nosotros los negros necesitamos en Colombia todavía un mayor acompañamiento y un mayor compromiso por parte de la Iglesia, porque nuestro dolor y nuestro sufrimiento como pueblo negro sigue siendo muy grande, y los obreros siguen siendo pocos, su Santidad. La mies sigue siendo abundante y los obreros pocos. Muchas gracias.

Lo que dices es verdad. En el discurso que dí a los obispos hablé sobre esta realidad que has tocado. Hay un carisma base del jesuita colombiano: es una persona y se llama Pedro Claver.

Creo que Dios nos ha hablado a través de este hombre. Me impresiona que era apenas un muchachito, delgado, un joven jesuita en formación, que hablaba con el viejo portero. Y el viejo alimentaba sus aspiraciones. Qué lindo sería que nuestros viejos en la Compañía se pusieran a la vanguardia y los jóvenes fueran los que van detrás de ellos: así se cumplirían las palabras de Joel: “Los viejos soñarán y los jóvenes profetizarán”. Así que es necesario profetizar, pero hablando con los viejos.

El P. Jorge Alberto Camacho, párroco de la Parroquia San Pedro Claver, dice al Papa: “Su Santidad, muchas gracias por estar con nosotros. Usted le acaba de hacer al santuario un regalo y nosotros desde el santuario queremos hacerle tres pequeños regalos. Uno es el proceso de canonización de san Pedro Claver, donde está todo aquello que lo hizo santo, sus gestos que -como los suyos- nos animan a trabajar. El P. Tulio Aristizábal, que es el decano de nuestra comunidad en Cartagena, con 96 años, estudioso de san Pedro Claver, le va a entregar el libro”.

El P. Tulio Aristizábal se pone en pie y, conmovido, le dice: “Mi padre Superior me ha indicado que como presente le entreguemos la traducción del libro del proceso de canonización de san Pedro Claver. Contiene una parte que es verdaderamente interesante: la declaración bajo juramento de más de treinta esclavos que dicen quién fue Pedro Claver. A mi manera de ver, se trata de la mejor biografía del santo. La pongo en sus manos”. El Papa le agradece.

El P. Jorge Alberto Camacho prosigue: “Su Santidad, el otro regalo que hemos preparado para usted es un programa que impulsamos aquí desde hace tres meses. Lo llamamos la Ruta Verde del papa Francisco, y lleva la Encíclica Laudato si’ a los barrios populares. Como signo de este camino, queremos regalarle la cartilla que hemos usado con los chicos en los barrios y la camiseta de la Ruta Verde. Al final, le pediremos a su Santidad que, junto a los objetos, bendiga también los arbolitos de la Ruta Verde, que son árboles nativos y frutales que hemos sembrado en la ciudad”.

El P. Vicente Durán Casas, se pone en pie para hacer otra pregunta:

Santo Padre, de nuevo muchas gracias por su visita. Yo soy profesor de filosofía y me gustaría saber, en nombre también de mis colegas profesores de teología, ¿qué espera su Santidad de la reflexión filosófica y teológica en un país como el nuestro y en la Iglesia en general?

Yo diría, para comenzar, que no sea una reflexión de laboratorio. De hecho, hemos visto el daño que nos terminó haciendo la grande y brillante escolástica de santo Tomás, cuando fue decayendo, decayendo, decayendo… hasta convertirse en una escolástica de manual, sin vida, mera idea, que se tradujo en una propuesta pastoral casuística. Al menos, en nuestra época fuimos formados en esta línea…

Diría que era bastante ridículo que, para explicar la continuidad metafísica, el gran filósofo Losada hablara de los puncta inflata… Para demostrar este tipo de cosas se caía en el ridículo. Era un gran filósofo, pero decadente, de vuelo rastrero. Pero era un grande de esa época….

Por tanto: la filosofía no en laboratorio, sino en la vida, en el diálogo con lo real… En el diálogo con lo real encontrarás, como filósofo, a los tres trascendentales que hacen la unidad, pero con nombre concreto.

Recordemos las palabras de nuestro gran escritor Dostoievski. Como él tenemos que reflexionar sobre qué belleza nos salvara. Sobre la bondad y la verdad. Benedicto XVI hablaba de la verdad como encuentro, o sea, ya no una clasificación sino un camino. Siempre en diálogo con la realidad, porque no se puede hacer filosofía con la tabla de logaritmos, que, por otra parte, ya no se usa más.

Y vale también para la teología, lo cual no quiere decir “bastardear” la teología, al contrario. La teología de Jesús era la cosa más real de todas, partía de la realidad y se elevaba hasta el Padre. Partía de una semillita, de una parábola, un hecho… y ahí explicaba.

Jesús quería hacer una teología profunda y la realidad grande es el Señor. A mí me gusta repetir que para ser buen teólogo, además de estudiar, dedicarse, ser despabilado y captar la realidad, hay que reflexionar las cosas de rodillas. Un hombre que no ora, una mujer que no ora, no puede ser teólogo o teóloga. Será el volúmen del Denzinger hecho persona, sabrá todas las doctrinas habidas y por haber, pero no hará teología. Será un compendio, un manual en el que está todo.

Pero hoy la cuestión es cómo expresas tú quién es Dios, cómo se manifiesta el Espíritu, las llagas de Cristo, el misterio de Cristo a partir de la carta a los Filipenses 2, 7 en adelante… Cómo explicas esos misterios y los vas explicando y cómo vas enseñando ese encuentro que es la gracia. Como cuando lees a Pablo en la Carta a los Romanos, donde está todo el misterio de la gracia y necesita que se explique.

Aprovecho esta pregunta para decir una cosa que creo que la debo decir en justicia y también por caridad. Porque escucho muchos comentarios -respetables porque los dicen hijos de Dios, pero equivocados- sobre la Exhortación apostólica postsinodal. Para entender Amoris Laetitia hay que leerla de principio a fin. Empezar con el primer capítulo, continuar por el segundo… y así siguiendo… y reflexionar. Leer qué cosa se ha dicho en el Sínodo.

Una segunda cosa: algunos sostienen que la moral que está a la base de Amoris Laetitia no es una moral católica o, al menos, que no es una moral segura. Ante esto quiero reafirmar con claridad que la moral de Amoris laetitia es tomista, la del gran Tomás. Pueden hablar de esto con un gran teólogo, entre los mejores de hoy y entre los más maduros, el cardenal Schönborn. Esto lo quiero decir para que ayuden a la gente que cree que la moral es pura casuística. Ayúdenlos a darse cuenta que el gran Tomás tiene una riqueza muy grande, capaz también hoy de inspirarnos. Pero de rodillas, siempre de rodillas…

El Santo Padre, antes de retirarse dió la bendición a los jesuitas pidiéndoles que no se olvidaran de rezar por él. Después de algunas fotos y saludos se dirigió hacia el Monasterio de Santo, donde almorzó con el séquito papal.

Otros titulares:

El pueblo de Dios no puso barreras a sus expresiones de calidez

Es curioso, lamentablemente, a veces nosotros tenemos la tentación de hacer la evangelización por el pueblo, para el pueblo, pero sin el pueblo de Dios

Si queremos sentir la Iglesia tenemos que sentir al pueblo de Dios

‘Pueblo’… es una categoría mítica. Y para comprender al pueblo hace falta estar ahí metido, hay que acompañarlo desde adentro

Ser Iglesia, santo pueblo fiel de Dios que está en camino, necesita pastores que se dejen llevar por esa realidad del pueblo que no es ideológica: es vital, es viva

La gracia de Dios que se manifiesta en la vida del pueblo no es una ideología

El pastor tiene que asumir las tres actitudes: adelante, marcando camino, en el medio, para conocerlo, y detrás, para que ninguno se quede retrasado y para dejar que sea el rebaño el que busque el camino

Hoy la pastoral juvenil de pequeños grupos y de pura reflexión no funciona más. La pastoral de jóvenes quietos no anda. Al joven lo tienes que poner en movimiento: sea o no sea practicante, hay que meterlo en movimiento

Si nosotros ponemos al joven en movimiento, lo ponemos en una dinámica en la que el Señor le empieza a hablar y comienza a moverle el corazón

Lo que yo les digo es que metan a los jóvenes en movimiento, inventen cosas para que ellos se sientan protagonistas y así, después, se pregunten: “Qué pasa, qué me cambió el corazón, por qué salí contento?”

Los jóvenes cansan, los jóvenes cuestionan, y hay que tener esa mortificación continua de estar siempre dispuestos a escucharlos

Hemos visto el daño que nos terminó haciendo la grande y brillante escolástica de santo Tomás, cuando fue decayendo, decayendo, decayendo… hasta convertirse en una escolástica de manual, sin vida, mera idea

La filosofía no en laboratorio, sino en la vida, en el diálogo con lo real… En el diálogo con lo real encontrarás, como filósofo, a los tres trascendentales que hacen la unidad, pero con nombre concreto

La teología de Jesús era la cosa más real de todas, partía de la realidad y se elevaba hasta el Padre. Partía de una semillita, de una parábola, un hecho… y ahí explicaba

A mí me gusta repetir que para ser buen teólogo, además de estudiar, dedicarse, ser despabilado y captar la realidad, hay que reflexionar las cosas de rodillas

Un hombre que no ora, una mujer que no ora, no puede ser teólogo o teóloga. Será el volúmen del Denzinger hecho persona, sabrá todas las doctrinas habidas y por haber, pero no hará teología

Hoy la cuestión es cómo expresas tú quién es Dios, cómo se manifiesta el Espíritu, las llagas de Cristo, el misterio de Cristo a partir de la carta a los Filipenses 2, 7 en adelante…

Algunos sostienen que la moral que está a la base de Amoris Laetitia no es una moral católica o, al menos, que no es una moral segura. Ante esto quiero reafirmar con claridad que la moral de Amoris laetitia es tomista, la del gran Tomás. Pueden hablar de esto con un gran teólogo, entre los mejores de hoy y entre los más maduros, el cardenal Schönborn

… Ayuden a la gente que cree que la moral es pura casuística. Ayúdenlos a darse cuenta que el gran Tomás tiene una riqueza muy grande, capaz también hoy de inspirarnos. Pero de rodillas, siempre de rodillas…

 

http://www.periodistadigital.com/religion/america/2017/09/28/religion-iglesia-vaticano-papa-francisco-amoris-laetitia-jesuitas-cartagena-indias-colombia-civilta-cattolica.shtml

Francisco afirmó que la evangelización pertenece al Pueblo de Dios


Viernes 29 Sep 2017 | 12:17 pm

Ciudad del Vaticano (AICA): El papa Francisco destacó hoy que “la evangelización pertenece por naturaleza al Pueblo de Dios”, al recibir en el Vaticano a los participantes de la sesión plenaria del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización. El pontífice también animó a los miembros de ese dicasterio a realizar un buen trabajo de preparación para la Jornada Mundial de los Pobres, que por primera vez se celebrará el 19 de noviembre.

El papa Francisco recibió hoy a los participantes de la sesión plenaria del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, que reflexionó en estos días sobre la urgencia que siente la Iglesia de renovar los esfuerzos y el entusiasmo en su misión perenne de evangelización.

“Este Año Santo ha sido un tiempo de gracia que toda la Iglesia ha vivido con gran fe e intensa espiritualidad. Por lo tanto, no podemos permitir que tal entusiasmo se diluya u olvide. El pueblo de Dios ha sentido fuertemente el don de la misericordia y el Jubileo vivido, redescubriendo especialmente el sacramento de la Reconciliación, como lugar privilegiado para experimentar la bondad de la ternura y el perdón de Dios que no conoce límites”, destacó.

“La Iglesia, por lo tanto, tiene la gran responsabilidad de seguir siendo sin detenerse, un instrumento de misericordia. De esta manera se puede permitir más fácilmente que la acogida del Evangelio se perciba y experimente como un acontecimiento de salvación y pueda traer un significado pleno y definitivo a la vida personal y social”, agregó.

El pontífice sostuvo que el anuncio de la misericordia, “que se vuelve concreto y visible en el estilo de vida de los creyentes”, pertenece al compromiso de cada evangelizador, que ha descubierto de primera mano la llamada del apostolado, gracias a la misericordia que le fue reservada. Por ese motivo quien tiene la tarea de anunciar el Evangelio no debe olvidar las palabras del Apóstol Pablo: “Cristo Jesús me tuvo compasión para demostrar conmigo toda su paciencia dando un ejemplo a los que habrían de creer y conseguir la vida eterna”.

Francisco subrayó dos aspectos del concepto “la evangelización pertenece al pueblo de Dios”: El primero, la necesidad de tomar de conciencia de que la primera contribución a la evangelización es la que los pueblos y sus culturas individuales, ofrecen al camino del pueblo de Dios.

“De todos los pueblos hacia los que nos dirigimos, emerge una riqueza que la Iglesia está llamada a reconocer y valorar para llevar a cumplimiento la unidad de ‘todo el género humano’, del cual es ‘signo’, y ‘sacramento’. Esta unidad no está constituida ‘según la carne, sino en el Espíritu’ que guía nuestros pasos. La riqueza que viene a la Iglesia de la multiplicidad de buenas tradiciones que poseen los pueblos individuales, es preciosa para vivificar la acción de la gracia que abre el corazón a acoger el anuncio del Evangelio. Son dones auténticos que expresan la variedad infinita de la acción creadora del Padre, y que confluyen en la unidad de la Iglesia para acrecentar la necesaria comunión con el fin de ser semilla de salvación, preludio de paz universal y lugar concreto de diálogo”, precisó.

El Papa indicó como segundo aspecto que este “ser Pueblo evangelizador”, hace tomar conciencia de una llamada que trasciende cada particular disponibilidad personal, para ser insertada en “una compleja trama de relaciones interpersonales”, algo que tiene una particular valencia, “en un período como el nuestro en el cual se asoma con fuerza una cultura nueva, fruto de la tecnología que mientras fascina por lo que ofrece, hace evidente en la misma medida la falta de una verdadera relación interpersonal y de interés por el otro”.

“Pocas realidades como la Iglesia se pueden jactar de tener una conciencia del pueblo en grado de valorizar el patrimonio cultural, moral y religioso que constituye la identidad enteras generaciones”, afirmó el Papa, y destacó que ese es el motivo por el cual es tan importante, dicho en palabras textuales, “saber entrar en el corazón de nuestra gente, para descubrir aquel sentido de Dios y de su amor que ofrece la confianza y la esperanza de mirar adelante con serenidad, no obstante las dificultades graves y la pobreza que se está constreñidos a vivir a causa de la avaricia de pocos”.

“Si somos aun capaces de mirar en lo profundo, – continuó – podremos encontrar el genuino deseo de Dios que vuelve inquieto el corazón de muchas personas caídas, a su pesar, en el abismo de la indiferencia”. “La alegría de la evangelización los puede alcanzar y restituir la fuerza para la conversión”.

Asimismo, reiteró a los obispos que el camino de evangelización es obra de toda la Iglesia “pueblo en camino hacia Dios” y consideró que redescubrir ese horizonte de sentido y de concreta práctica pastoral facilitará el impulso para la evangelización misma, esto “sin olvidar el valor social que le pertenece para un genuino desarrollo humano integral”.

Por último, Francisco deseó un buen trabajo en modo particular en vistas a la próxima Jornada Mundial de los Pobres, que será celebrada en su primera edición el próximo 19 de noviembre, y les aseguró su cercanía y su apoyo.+

http://www.aica.org/30481-francisco-afirmo-que-la-evangelizacion-pertenece-al-pueblo-de-dios.html

Secretario del Vaticano llama a los católicos a dialogar, tras críticas al papa Francisco por aceptar a divorciados


AP

Jueves, 28 de septiembre, 2017 – 14h05

El secretario de estado del Vaticano llamó el jueves a un mayor diálogo dentro de la Iglesia Católica luego que un pequeño grupo de tradicionalistas acusó formalmente al papa Francisco de herejía por su apertura a católicos que se hayan divorciado o vuelto a casar.

El cardenal Pietro Parolin dijo que quienes no estén de acuerdo con el papa son libres de expresarse, “pero en esos asuntos uno debe razonar y encontrar formas de entendernos mutuamente”.

Los comentarios de Parolin fueron la primera respuesta del Vaticano a las acusaciones formales anunciadas la semana pasada.

Lea también: El papa Francisco, atrapado entre escándalos vaticanos

La llamada “corrección filial”, preparada por unas pocas decenas de académicos y clérigos conservadores, acusa al papa de propagar siete posiciones heréticas sobre matrimonio, vida moral y los sacramentos en su documento Amoris laetitia (La alegría del amor) y “actos, palabras y omisiones” subsiguientes.

Ninguno de los firmantes es miembro de alto rango de la Iglesia y hasta la fecha menos de 150 personas han firmado. Pero el documento de 25 páginas ha ocupado titulares, reflejando la incomodidad de los católicos conservadores sobre el documento papal sobre amor familiar y cómo ha sido interpretado por algunos obispos.

Lea además: Cuatro cardenales piden al papa Francisco claridad sobre divorcio

“Es importante el diálogo, incluso dentro de la Iglesia”, dijo Parolin al margen de una conferencia internacional en Roma, de acuerdo con la agencia noticiosa ANSA.

Francisco no ha respondido a la carta ni a un pedido de cuatro cardenales para que aclare una serie de preguntas, o “dubia”, que ellos tenían sobre el texto del 2016.

Cuando fue publicado en el 2016, Amoris Laetitia desató inmediatamente controversia porque abría las puertas para que se diese comunión a católicos divorciados y casados de nuevo por la vía civil.

Las enseñanzas tradicionales dicen que a menos que esos católicos obtengan una anulación _ un decreto de la Iglesia que declara su primer matrimonio inválido _ no pueden recibir los sacramentos, pues se considera que están cometiendo adulterio. (I)

http://www.eluniverso.com/noticias/2017/09/28/nota/6405007/secretario-vaticano-llama-catolicos-dialogar-tras-criticas-papa

Vaticano campo de batalla entre “modernistas” y “fundamentalistas”, debilita al Papa


Jueves, 28 de setiembre de 2017 – 10:20 UTC
Aparentemente se trata de una campaña planeada por sectores ultraconservadores de la Iglesia, que buscan “debilitar” al Papa por “errores teológicos” Aparentemente se trata de una campaña planeada por sectores ultraconservadores de la Iglesia, que buscan “debilitar” al Papa por “errores teológicos”
El domingo el primer revisor general de las finanzas del Vaticano, Libero Milone, de 69 años, citó a periodistas para denunciar las razones de su dimisión en junioEl domingo el primer revisor general de las finanzas del Vaticano, Libero Milone, de 69 años, citó a periodistas para denunciar las razones de su dimisión en junio
Según Milone el sustituto de la Secretaría de Estado, monseñor Angelo Becciu, y el  Giandomenico Giani, a cargo de la seguridad papal, forzaron su renunciaSegún Milone el sustituto de la Secretaría de Estado, monseñor Angelo Becciu, y el Giandomenico Giani, a cargo de la seguridad papal, forzaron su renuncia

Nuevas polémicas internas en el Vaticano, con denuncias de intimidaciones, renuncias y cruce de comunicados, sacuden esta semana al pontificado de Francisco, tal como ocurrió bajo el de su predecesor Benedicto XVI.

La llegada del otoño a la Santa Sede viene “cargada de venenos”, sostiene el diario romano Il Messaggero, al dedicar un resumen de los varios escándalos que atañen a asesores cercanos al Papa Francisco para la reforma de las finanzas del Vaticano, y a la carta en contra del Pontífice que lo acusa de “propagar herejías”.

Para algunos vaticanistas es una campaña planeada por los sectores ultraconservadores de la Iglesia, que buscan “debilitar” a Francisco, por lo que consideran “errores teológicos” del máximo jefe del catolicismo y también para “frenar” las reformas que impulsa desde el inicio de su gestión, si bien lentamente, en la Curia Romana, la poderosa máquina central tradicionalmente manejada por la Iglesia italiana.

El domingo fue el día escogido para detonar la primera bomba interna: el primer revisor general de las finanzas del Vaticano, Libero Milone, de 69 años, citó a un grupo de periodistas para denunciar las razones de su dimisión en junio, tan sólo dos años después de haber sido nombrado para un mandato de cinco. Milone, nombrado directamente por el Papa argentino en 2015 para revisar y garantizar la transparencia de las cuentas de la Santa Sede, aseguró que su renuncia fue forzada con intimidaciones y hasta con amenazas de arresto, supuestamente por haber descubierto irregularidades de carácter económico.

Asegura que fue obligado a firmar una carta de despido y que fue acusado falsamente de haber desviado fondos del Vaticano. El Vaticano replicó a las denuncias del funcionario y, en un comunicado oficial, aseguró que el ex-auditor “se extralimitó en sus funciones” e inclusive ordenó “investigar la vida privada de altos exponentes de la Santa Sede”, es decir, que espiaba a personalidades destacadas, probablemente cardenales y monseñores, no se sabe por cuenta de quién ni para qué.

La versión de Milone apunta el dedo hacia dos personalidades actualmente muy cercanas al Papa: el sustituto de la Secretaría de Estado, monseñor Angelo Becciu, una suerte de “ministro del Interior” y contra el comandante Giandomenico Giani, a cargo de la seguridad papal, como el hombre que lo amenazó.

Para Milone, las reformas que quería Francisco “han sido bloqueadas por el viejo poder interno”, que impide todo tipo de cambio. Lo mismo ocurre con la reforma administrativa. Según Franca Giansoldati, vaticanista con amplia experiencia, los nueve cardenales encargados de esa reforma se han reunido en total 21 veces sin lograr ni siquiera simplificar las estructuras internas, como pidieron los purpurados que eligieron a Francisco en el cónclave del 2013.

“Francisco está concentrado en sus grandes batallas éticas y humanitarias, en los desafíos del planeta, poco se ocupa de cuentas, balances y recortes”, escribió. La salida de Milone fue de especial sensibilidad para la Santa Sede, puesto que solo dos semanas antes de su renuncia, el área financiera de la entidad había quedado sin su líder: el cardenal George Pell, superministro de finanzas del Vaticano, dejó su puesto tras ser acusado de abusos sexuales en Australia.

A la salida inusual del alto funcionario, se añade la carta en contra del Papa realizada por parte de medio centenar de sacerdotes, teólogos y académicos ultraconservadores, quienes lo acusan de “propagar herejías”. En la misiva de varias páginas, divulgada también el domingo y firmada entre otros por el obispo lefebvriano ultraconservador Bernard Fellay y el banquero Ettote Gotti Tedeschi, ex presidente del Instituto para las Obras de Religión (IOR), el banco del Vaticano, se acusa a Francisco de “siete posturas heréticas” por su exhortación “Amoris Laetitia” publicada en 2016.

Principalmente en lo que respecta a la temática del matrimonio, la moral y sobre todo contra la concesión, en algunos casos, de la comunión a los divorciados que se vuelven a casar. Ningún cardenal aparece entre los firmantes, al contrario de la carta suscrita por cuatro cardenales, dos de ellos recientemente fallecidos, y divulgada en respuesta a la misma exhortación sobre el amor. En ella los religiosos pedían que el Pontífice “corrigiera” el documento por estar desviando a su rebaño.

“Esta vez se trata de un grupo pequeño y poco significativo, de sólo 62 personas, en el que no aparece ni un cardenal y un solo obispo pensionado”, comentó el vaticanista Iacopo Scaramuzzi.

Francisco, al que tildan en la carta de “modernista” y de elogiar a Martín Lutero, mantiene un elocuente silencio. “Parece que estamos regresando a los debates de finales del siglo XIX entre modernistas y fundamentalistas. Mientras Francisco no es un modernista, ellos sí son fundamentalistas, inamovibles”, resume Scaramuzzi.

http://es.mercopress.com/2017/09/28/vaticano-campo-de-batalla-entre-modernistas-y-fundamentalistas-debilita-al-papa

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

A %d blogueros les gusta esto: