Exmonja narra el infierno que vivió tras ser abusada sexualmente por su superiora


POR: NOTICIEROS TELEVISA | FUENTE: NOTICIEROS TELEVISA | DESDE: CDMX, MÉXICO | 24 DE SEPTIEMBRE DE 2018 16:27 PM CST

Exmonja narra el infierno que vivió por abuso sexual

Consuelo Gómez Pinto vivió un infierno por más de 20 años. (AP, archivo)

Consuelo Gómez Pinto, exmonja chilena, narró el infierno en el que vivió, por más de 20 años, al ser víctima de abuso sexual de su superiora; los episodios de violencia los vivió en Chile, España y México.

Según Nueva Mujer, la historia de Consuelo Gómez y los abusos de que fue víctima durante años conmocionaron aún más a la Iglesia Católica de Chile, que vive sus horas más oscuras tras la decisión del papa Francisco de cesar a los 37 obispos por encubrir denuncias de abuso sexual contra infantes.

La Iglesia Católica chilena vive una de las crisis más obscuras por casos de abuso sexual. (Getty Images, archivo)

Este nuevo episodio de sexo y poder tuvo lugar en tres países: Chile, España y México. La novicia decidió contar todo lo que vivió, después de ver cómo se desmorona la institucionalidad por el escándalo desatado en su interior.

Consuelo, quien desde niña quiso ser monja, contó a los medios chilenos el infiero que vivió durante casi 20 años, pues a los 18 decidió iniciar su carrera eclesiástica en la congregación de Hermanas del Buen Samaritano, convencida que el llamado de Dios había tocado su puerta.

Un lavado de cerebro

Contó que al entrar al convento “te hacen un lavado de cabeza, no piensas por ti misma. Para todo debes pedir permiso”. Las visitas eran muy restringidas, apenas podía ver a su familia por máximo tres horas; sin contar que todo debía ser aprobado por la superiora.

Una noticia la devastó por dentro: Su abuelo murió y la depresión le provocó herpes en su aparato digestivo. Las monjas solo le suministraron suero, sin acudir a un hospital; solo cuando su familia se enteró la llevaron al médico.

(Getty Images)

Luego, la enviaron a España donde realmente vivió una pesadilla:

Me violó mi superiora”, afirmó.

Relató que fue “abusada sexualmente por una monja en ese país, que también era chilena y superior a mí, varias y repetidas veces”. ¿Cómo? “Abusos, tocaciones indebidas, se me tiraba encima”.

Todos sabían

Según Gómez, “todos sabían y me hicieron callar. Me hicieron sentir a mí que era culpable de todo. Pero ahora comprendí que esta es una historia que yo viví, que es mía y que no soy la única”.

“En el 2016 le conté al nuncio apostólico, Ivo Scapolo, todo lo que estaba pasando y lo que me había pasado a mí. Me dijo, vas a tener ayuda psicológica y psiquiátrica”, relató la ahora exmonja.

Después de lo vivido en Europa, la enviaron a México donde estuvo de tránsito hasta su regreso a Chile, donde tomó el valor de renunciar y contarlo todo:

Me costó más de un año denunciar porque tenía mucho miedo, pero resulta que esto le ha pasado a muchas más hermanas que están en la congregación”.

(AP, archivo)

Consuelo reconoció que la fractura en la iglesia chilena le dio valor:

Me decidí a hablar porque ya está saliendo todo a la luz pública”, con la esperanza de “que a nadie más le vuelva a ocurrir”.

CNN Chile informó que la congregación Hermanas del Buen Samaritano pidió perdón a Consuelo Gómez por el abuso sexual que sufrió.

En un comunicado, la congregación manifestó que conocían “el relato de los graves hechos ocurridos al interior de nuestra comunidad religiosa, las medidas que tomamos y la actitud que tuvimos entonces no estuvieron a la altura de nuestra misión y vocación”.

Debimos disponer garantías para que estos hechos no se repitieran, y tampoco lo hicimos en su momento”, agregó el informe.

Pedimos perdón a Consuelo Gómez Pinto” y aseguraron que “la Madre General, Patricia Ibarra Gómez, ha tomado una serie de medidas, que incluyen la instrucción de una investigación canónica para revisar las situaciones denunciadas”.

Con información de Nueva Mujer y CNN.

RMT

https://noticieros.televisa.com/historia/abuso-sexual-monja-infierno-iglesia-catolica-chile/

Anuncios

Monjas valientes confrontan el poder de la Iglesia y el Estado Trabajando juntos en colusión en caso de abuso sexual, confirmemos el testimonio profético de las monjas – #AtMetoo


 

 
Las monjas católicas sostienen pancartas que exigen el arresto de un obispo a quien una de las monjas ha acusado de violación, durante una protesta pública en Kerala, India, el miércoles. (AP)
Mi respuesta: estas valientes monjas están desafiando el tratamiento tóxico del patriarcado de las mujeres como miembros de segunda clase de la iglesia y la sociedad. Su protesta inspirará a millones de católicos para apoyar los derechos humanos de las mujeres y la justicia de género como parte integral de la justicia social viviente – # atmetoo- en la Iglesia Católica Romana. Bridget Mary Meehan ARCWP,https://arcwp.org

https://www.firstpost.com/india/church-state-and-community-wings-that-have-begun-fluttering-after-kerala-nun-rape-will-impact-vatican-5196241.html

Nota del editor:  Esta es la primera de una  serie de varias partes que investiga el abuso sexual en la iglesia y las instituciones que administra. Los artículos que siguen se basan en entrevistas con víctimas, abusadores, acusados ​​de abuso, ancianos de la iglesia, miembros de la parroquia y funcionarios estatales para examinar el papel de las tres instituciones que son fundamentales para el problema: la Iglesia, la comunidad y el Estado.Cada vez que hay un informe de abuso sexual que sale a la luz en los medios, todos se sientan y se indignan. Está de moda fantasear con cortar y / o verter ácido sobre las partes privadas de los perpetradores y depredadores masculinos. Los llamados a colgarlos y despellejarlos vivos se convierten en hashtags y tendencias en las redes sociales. Una vez que lo hemos hecho tantas veces en nuestras cabezas, sentimos que hemos abordado los problemas y que nos ocupamos de nuestras vidas cotidianas.Es por eso que  el caso de las cinco monjas , que han salido en protesta y se han vuelto vulnerables a un público altamente autodidacta y crítico, es un momento decisivo sin paralelo hasta ahora en ninguna parte del mundo. En un momento en que la mala conducta sexual por parte del clero ha sacudido a la Iglesia Católica en los EE. UU. Y en otras partes del mundo, y los armarios repletos de décadas de abuso han estado cayendo, India está viendo su propio momento de guardarropa.Cinco monjas de los Misioneros de Jesús han estado en protesta durante más de 10 días contra la violación de una de las suyas, una monja de 44 años que no era menos que una ex Madre General. Esto significa que ella no era una principiante principiante, sino que era alguien con poder y autoridad dentro de su orden. La autora afirma que fue  violada 13 veces entre 2014 y 2016  por el obispo Franco Mulakkal en su habitación, cada vez que visitaba la orden durante ese período. El orden al que pertenecen las monjas está bajo su autoridad directa. Sus quejas orales a su madre superiora y las quejas escritas a otros en la jerarquía no tenían ninguna corrección.Entonces, presentó  una denuncia policial de 114 páginas  en junio de este año. La policía había convocado al obispo para ser interrogado una sola vez desde la denuncia, y no se ha tomado ninguna otra acción que no sea la suya. Las estructuras de poder tanto dentro como fuera de la Iglesia han condenado rápidamente a la monja que presentó la denuncia y han apoyado notablemente al obispo acusado al ser neutral para que se lo “lea” y se ponga de su parte.Toda la información anterior es de dominio público.La cuestión que se ha destacado se ha convertido en un tema de debate nacional sobre una amplia variedad de plataformas. Aunque el asunto ha estado bajo los reflectores, lo que es más notable, y no del todo sorprendente, es el silencio del público en general sobre el tema. Las razones son muchas. ¿Para quién suenan las alarmas? Ninguna. A lo largo de los años, la información sobre violencia y abuso sexual ha sido algo de lo que hemos oído hablar cada vez con más frecuencia. Hemos escuchado sobre violaciones en las calles, en autobuses, taxis, durante enfrentamientos comunales, contra las comunidades Dalit y Adivasi perpetradas por una casta superior, gangrape, violaciones de niños, violaciones de huérfanos en albergues estatales, instituciones académicas, violaciones homosexuales, las violaciones incestuosas, las violaciones conyugales, las violaciones bajo custodia, las violaciones en instituciones para personas con discapacidad, etc.La violación de una monja no creó una gran indignación para el público en general. Simplemente expandió el territorio del crimen. De hecho, muy pocos informes de este tipo causan indignación pública y la acción rápida de las autoridades. En el caso de la violación reiterada de la monja, lamentablemente hay más personas inclinadas a tomar el caso del obispo en lugar de la monja. Las razones son muchas. Los supuestos ataques ocurrieron hace unos años. Una vez es una violación, pero 13 veces? ¿Por qué ella fue a su habitación? ¿Cómo podría un Hombre de Dios hacer tal cosa?Según un informe de 2005 , había 17.3 millones de católicos en India, y la gran mayoría de ellos han guardado silencio. Las únicas personas que hacen ruido son algunos movimientos feministas. Las razones del silencio son muchas. Muchos son de la opinión de que es un asunto interno para la Iglesia limpiar su ropa sucia. Las personas de fe dentro de la Iglesia creen que la retribución vendrá desde arriba, por lo que está bien dejar que el obispo se libere en este momento. Él será finalmente castigado si es culpable.A algunas personas les gustaría silenciar el asunto o permanecer en silencio, esperando el momento oportuno hasta que esto termine y muera una muerte de amnesia en la arena pública. Para ellos, este trágico episodio, incluso si no es cierto, daña la reputación de la Iglesia, que ya está bajo una nube de varios problemas, siendo la corrupción la principal entre ellos. La Iglesia está perdiendo poco a poco su lugar de prominencia como autoridad moral. Los incidentes de violación hacen poco para ayudar a su imagen. La autoconservación siempre triunfa sobre los esfuerzos para administrar justicia. Cada vez.Políticamente también, existe una resistencia por parte del Estado a intervenir, debido a las preocupaciones del banco de votación. O eso es lo que se cree. Pero las razones pueden ser más complejas que eso. Los hombres defenderán a otros hombres incluso cuando estén separados por ideología, partido, color o raza. El poder vendrá al rescate del poder para mantener el status quo. ¿No hemos visto políticos de todos los tonos siempre tomando el lado de las corporaciones malvadas y los bancos poderosos? MLA PC George convocando a una prueba de virginidad de todas las monjas protestantes es un ejemplo clásico de cómo los hombres de poder protegerán a otros hombres en el poder. La fuerza policial es predominantemente masculina y, por lo tanto, su renuencia a actuar.El abuso sexual, ya sea dentro de la Iglesia o fuera de ella, debería preocuparnos a todos. Las dinámicas de poder que crean y perpetúan el crimen son universales. La desigualdad es la roca sólida sobre la cual se construyen las estructuras de la sociedad, y la Iglesia no está exenta de ella. La violación es solo una manifestación de esta desigualdad. A menos que la Iglesia y la sociedad de la que es parte aborden la desigualdad estructural de género en todos los niveles, seguiremos escuchando incidentes más descarados que estos por todos lados.Hay tres tipos de acoso sexual: la atención sexual no deseada, basada en el género y la coacción sexual, que prevalecen ampliamente. Uno lleva al siguiente en un círculo vicioso de violencia. Si bien la narración cultural se centra en la violación, la mayoría de nosotros ni siquiera se registrará ni protestará por un acto de acoso basado en el género, que es mucho más frecuente. Ocurren todos los días en todos los espacios. Una oportunidad perdida, un desaire, un insulto, una humillación son demasiado comunes para informar. ¿Cuántas veces la mujer ha perdido una promoción, salarios iguales, oportunidades de aprendizaje o preguntas sobre su competencia, simplemente por su género?¿Con qué frecuencia se les pide a las mujeres que preparen el café o que limpien los platos en un espacio de oficina? Eso no es gran cosa. A menudo, las mujeres tienen que esforzarse más para demostrar su competencia. Su trabajo y contribución a menudo no se reconoce. Tienen que esforzarse más para obtener las aprobaciones de sus superiores, incluso para cosas triviales que los hombres obtienen sin esfuerzo. Debido a la diferencia de poder, las mujeres aprenden a sufrir en silencio. Las mujeres están condicionadas a ‘tolerar’, ignorar o minimizar ese tipo de acoso. La investigación de todo el mundo acumulada durante más de 30 años muestra que es más probable que se produzca acoso y abuso sexual en entornos que están dominados por hombres y donde existen relaciones jerárquicas en la institución.La Iglesia es un ejemplo clásico de un liderazgo predominante, si no de todos los hombres, con una estricta jerarquía en la que las mujeres son ampliamente superadas en número dentro de su estructura de poder. Las monjas están aisladas del mundo exterior por diseño. La cultura de la Iglesia está teñida de misoginia y privilegio masculino. Un informe en  Women Church World , de marzo de 2018, publicado conjuntamente con el periódico del Vaticano  L’Osservatore Romano ,  publicó el testimonio de una monja identificada como única Hermana Cecile , que es muy reveladora.Ella dijo que el servicio generoso y la obediencia de las monjas los llevaron a ser explotados y menospreciados. Describió cómo a menudo se elegía a las monjas para proporcionar los servicios domésticos de cocina, limpieza y lavado para cardenales, obispos, parroquias y otras estructuras eclesiásticas con poca o ninguna compensación financiera a sus órdenes religiosas, sin arreglos contractuales y sin calendarios formales de trabajo, del tipo los laicos tendrían. Según ella y otras hermanas entrevistadas, esto conduce a situaciones marcadas por la ambigüedad y, a menudo, por una gran injusticia.La falta de reconocimiento o respeto también es un problema, ya que su trabajo se considera menos valioso o apreciado que el de los hombres consagrados. En el informe, una hermana Marie preguntó cómo un sacerdote puede dejar que una mujer religiosa le sirva su comida en una mesa y luego “dejarla comer sola en la cocina una vez que le hayan servido”. Señalaron que las mujeres religiosas y las monjas casi siempre terminan como empleadas domésticas de los hombres consagrados. Una hermana Paule afirmó que las tareas no siempre se aprovechan de la calificación de una mujer, explicando que había hermanas con títulos de doctorado en teología, a las que se asignaban tareas de cocina y limpieza “sin explicación”.Las hermanas a menudo se callan y dicen que son felices debido a sus votos de pobreza, obediencia y lealtad a su orden, pero experimentan una gran confusión y un profundo desaliento. Curiosamente, la mayoría de los sacerdotes no hacen un voto de pobreza. Los sacerdotes no solo ejercen más poder sino también una riqueza considerable dentro de sus instituciones. Es obvio que la jerarquía masculina y el patriarcado están en la raíz del problema.A pesar de todo el progreso vacilante que la mayoría de las instituciones han hecho durante el siglo pasado con respecto a la paridad de género dentro de sus filas, la Iglesia ha sido la última en ponerse al día. Mary Magdalene era una amiga cercana de Jesús, y Phoebe era una líder de la iglesia primitiva, pero todavía tenemos que ver a una mujer cardenal en más de 2.000 años de la historia de la Iglesia Católica. Las alas que han empezado a revolotear en Kerala tarde o temprano están destinadas a tener repercusiones en el Vaticano.Leer tambiénIglesia y abuso sexual: Pope nunca ha hecho demasiado sobre estos incidentes, dice la ex monja Mary ChandyArtículo del Washington Post:https://www.washingtonpost.com/news/global-opinions/wp/2018/09/14/in-india-a-nuns-metoo-moment-exposes-the-failings-of-the-catholic-church/ ? utm_term = .81a02c5d3bfaPor  Barkha Dutt14 de septiembreDurante más de una semana,  cinco monjas protestaron para decir#MeToo.En el camino frente al alto tribunal de Kerala, un estado que una vez fue conocido por tener una sociedad matrilineal, las monjas salieron de sus vidas enclaustradas, marchando con pancartas advirtiendo que sus vidas estaban en peligro. Exigían acciones contra el obispo Franco Mulakkal, quien según ellos violaron a una de las monjas 13 veces entre 2014 y 2016. Después de no lograr que la iglesia respondiera a su queja, la monja  registró una denuncia policial en junio. Mientras que el hombre acusado de violación hasta ahora ha sido interrogado solo una vez, la mujer ha sido interrogada cinco veces. La policía no hizo ningún arresto. Esto a pesar de que 81 testigos fueron interrogados por la policía, incluidos dos testimonios críticos que  hacen un agujero en la coartada del obispo .La iglesia, el gobierno y la policía de Kerala, la clase política, e incluso los medios de comunicación, han fallado a las mujeres. El caso, que según algunos reformistas cristianos puede levantar la mortaja de una podredumbre mucho más profunda en su interior, ha puesto de manifiesto la descarada insensibilidad y la falta de compasión de aquellos que dicen que hablan por Dios. También ha expuesto el nexo de poder entre la iglesia y los políticos de Kerala. En particular, la respuesta de los Misioneros de Jesús, la congregación a la que pertenece la víctima, ha  sido una desgracia abominable . Su investigación interna no solo le entregó un certificado de inocencia al obispo acusado de violación y asalto, sino que ha ofendido a la monja acusándola de tener una “relación más allá de los estándares aceptables con un taxista local”.La congregación ha culpado a los “racionalistas” por influenciar a las monjas y, lo que es peor, ha violado abiertamente la ley india (que exige proteger la identidad de los sobrevivientes de abuso sexual debido al estigma social) al publicar una fotografía del demandante en una conferencia de prensa.Mientras que la culpa o la inocencia del obispo acusado será establecida por el tribunal, es inaceptable que la secta católica se otorgue el derecho a la adjudicación divina del bien y el mal. La confianza con que la orden religiosa ha podido realizar una investigación paralela refleja la impunidad de la que cree que disfruta. En un estado en el que los cristianos representan el 18 por ciento de la población, el clero parece demasiado poderoso como para ser asumido directamente por los comunistas gobernantes o por el partido opositor del Congreso. Los activistas cristianos que luchan por reformas en la Iglesia han estado a la vanguardia de llamar la hipocresía de ambos partidos que de otra manera pretenden ocupar el espacio liberal de izquierda en la política nacional.

“Esto no es más que política de banca de votación”, me dijo en una entrevista Indulekha Joseph, una abogada que ayudó a las monjas a movilizar apoyo. “Los políticos creen que el voto cristiano descansa en manos de unos pocos obispos. Creen que los católicos votarán de acuerdo con lo que quieren estos sacerdotes. El partido gobernante ha sido insensible. Y el partido de la oposición, que de otra manera tiene algo que decir sobre todos y cada uno de los asuntos, fue mayormente silencioso “.La iglesia también puede flexionar sus músculos debido a la enorme riqueza que sus obispos controlan. En la actualidad, la ley canónica codificada permite que todas las propiedades de la iglesia sean administradas por los líderes de las diversas denominaciones. En efecto, las autoridades eclesiásticas no son responsables del manejo de la riqueza ni siquiera para sus creyentes. Una legislación redactada por un ex presidente del tribunal supremo de la Corte Suprema para tener órganos elegidos democráticamente para el manejo de las propiedades de la iglesia ha estado recolectando telarañas durante casi una década;  ninguna de las partes está dispuesta a tocarlo. La consecuencia de este arreglo encubierto y acogedor entre los legisladores y los poderosos sacerdotes es el silenciamiento de las mujeres cristianas, especialmente las monjas. La monja que se enfrentó al obispo Mulakkal escribió una  ardiente carta al Vaticano alegando que su agresor era un depredador que usaba dinero y poder para enterrar la investigación. En la carta, ella dice que ella no es la única sobreviviente; 20 monjas fueron obligadas a abandonar la congregación debido al abuso sexual por parte del obispo.

“Hay muchas monjas dentro de la iglesia que están sufriendo. Tienen miedo de salir. El mecanismo de la iglesia es muy grande y poderoso “, dijo el abogado Joseph. “El otro problema es que una vez que una monja habla, es expulsada del convento y puede encontrarse en la calle, porque a menudo su familia no está dispuesta a complacerla. Comienza una campaña de asesinato de personajes. La monja será retratada como una prostituta “.Esto es exactamente lo que sucedió con la monja Kerala que se atrevió a protestar. Un legislador, PC George, la  llamó prostituta para quien “doce veces fue un placer; La 13ª vez se convirtió en una violación. Más tarde lamentó su uso de la palabra, pero se atuvo a la narración más amplia de la calumnia. Él no tendrá que pagar ningún precio por su orinal.Por un momento, dejemos de lado la política sexista de usar la palabra “prostituta” como una forma de abuso. ¿Por qué un legislador se preocuparía por el grosero horror de sus declaraciones cuando los hombres que dicen ser mensajeros de piedad no piensan en mancillar a una monja que pertenece a su propia congregación?

A principios de este año, la  violación de un niño de 8 años  en Kathua en Jammu y Cachemira unió a la India en nuestra indignación. Nuestro enojo fue impulsado por el hecho de que los políticos locales en el estado, incluidos dos ministros de estado, estaban defendiendo a los hombres que habían sido amonestados por el crimen. Hoy, cuando el clero defiende a un acusado de violación y aísla a la mujer que se atrevió a enfrentarlo, le debemos la misma furia. Sí, la violencia sexual y el abuso no se limitan a un estado o una fe. Pero el secularismo no es excusa para que los depredadores y abusadores se escondan detrás. Kerala es conocido como el propio país de Dios en la India; se requiere una moralidad fundamental allí.

http://bridgetmarys.blogspot.com/2018/09/church-and-sexual-abuse-catholics-state.html

Hermana Elsie Vinhote: “El Sínodo es una mirada de cariño de Dios por la Amazonia”


LA RELIGIOSA BRASILEÑA PIDE “NUEVOS CAMINOS” QUE DEN “OPORTUNIDAD A LAS PERSONAS DE AQUÍ”

“Es una forma para que la vida religiosa, la Iglesia, se encarne en la vida cotidiana del pueblo”Luis Miguel Modino, 12 de septiembre de 2018 a las 22:05  
La religiosa adoradora brasileña Elsie VinhoteRDRELIGIÓN | AMÉRICA
Tenemos que creer que Él está en medio de nosotros, no sólo allí en la Iglesia, en el templo, Él está en las familias, está en los grupos

(Luis Miguel Modino, corresponsal en Brasil).- La vida religiosa siempre ha tenido una presencia determinante en la evangelización de la región amazónica. Dentro de esa vida religiosa se encuentran las Hermanas Adoradoras de la Sangre de Cristo, que llegaron a la región hace más de setenta años. Su coordinadora regional es Elsie Vinhote, nacida en Borba, a la orilla del Río Madeira, en plena Amazonia brasileña. Escuchar a estas personas, que nacieron, crecieron y viven como religiosas en la región, puede ser un buen método para encontrar pistas que nos permitan avanzar en esos nuevos caminos para la Iglesia y para la ecología integral que el Sínodo de la Amazonia nos propone, un Sínodo que la religiosa ve como “una mirada de cariño de Dios por la Amazonia”, como “una forma de escuchar como actuamos aquí, y que la vida religiosa, la Iglesia, se encarne en la vida cotidiana del pueblo“. Uno de los grandes desafíos para la Iglesia en la Amazonia son las comunidades más distantes, donde la presencia es demasiado esporádica. Por eso, la hermana no duda en afirmar que “el trabajo es estar con ellos, ayudar en el proceso de liderazgo, de crecimiento… con más tiempo, para estar con ellos, convivir con ellos, escucharlos, y tener más formación, formación procesual, sistemática”. De cara al Sínodo, los nuevos caminos, en opinión de la religiosa, tienen que ser “preparación de líderes, dar oportunidad a las personas de aquí“. En la Amazonia es necesario que se haga realidad unaIglesia en salida. En cambio la hermana Elsie Vinhote cree “que la formación todavía está muy orientada hacia el templo”. Es necesario hacer presente a “ese Dios que ama primero, que va al encuentro, que llega…, falta esa salida, y en la formación yo creo que está faltando eso”. Ella llega a afirmar que la formación provoca que muchas religiosas y padres se distancien de la gente.
La hermana Elsie Vinhote, en Roma ¿Cuál es su impresión de cara al Sínodo como amazonense y religiosa, qué es lo que eso significa desde esas dos perspectivas? Como mujer amazónica es una mirada del cariño de Dios por la Amazonia, algo que no es sólo ahora, pero que ahora parece que se expresa un poco más a través del Sínodo. Pero al mismo tiempo, a partir del tema, nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral, es una forma de escuchar como actuamos aquí, y que la vida religiosa, la Iglesia, se encarne en la vida cotidiana del pueblo. Como indígenas o descendientes de indígenas, o como decimos en el Amazonas, como descendientes de las tres razas, de una mezcla de migraciones, es un sentimiento al mismo tiempo de alegría, de reconocimiento, pero una mirada para decir que en esos quinientos años, o trescientos años, en la Amazonia, o doscientos años en mi Prelatura, que es Borba, la evangelización, al mismo tiempo que evangeliza, forma líderes, también dispersa un poco los liderazgos, porque a veces los líderes no están muy presentes en las propias decisiones de la Iglesia. Los líderes de la Amazonía quedan un poco a parte de esa realidad. Esta presencia de la Iglesia en la Amazonia, sobre todo en las comunidades más distantes, ¿no ha sido tradicionalmente una presencia muy esporádica? Mucha “desobriga” (visita una vez por año para celebrar los sacramentos), como decía en mi Prelatura de Borba. La atención mayor siempre ha sido en las ciudades, Nova Olinda, Borba, Nuevo Aripuanã, Autazes. En el interior, existe una visita esporádica para los sacramentos, para la formación en el tiempo de la Campaña de la Fraternidad, encuentro de catequesis de manera general, eso en mi época. Ahora sentimos que todavía existe esa formación, pero es muy esporádica, esa es la palabra. Yo trabajé en Itacoatiara durante tres años, y sucede que un año uno va y en el otro año la gente ha cambiado de religión, porque parece que es más fácil, o llegan más, o tiene más capacidad de poder, como un pastor de repente se vuelve pastor, y para ser sacerdote o laico comprometido es difícil porque es en la ciudad y a veces llegar no es fácil. No voy a decir que la formación de los evangélicos es mejor, sólo que ella es muy rápida, se centra en la Biblia y en poco tiempo ellos ya están predicando. La nuestra, para celebrar culto, para hacer encuentros, a veces hay dificultad de líderes, de comunicar. Nosotras como Adoradoras, cuando evaluamos, decimos siempre que si salimos de un lugar y el pueblo no sabe hacer, señal de que estamos haciendo por ellos, no con ellos. No damos poder, hacemos por ellos y los líderes dependen de una religiosa, de un sacerdote, de un líder. Pienso que el trabajo es estar con ellos, ayudar en el proceso de liderazgo, de crecimiento. Ellos deben asumir sus propias responsabilidades en la comunidad, no depender del padre, de la hermana que viene una o dos veces al año.
Elsie Vinhote, con algunas hermanas religiosas Esta presencia del sacerdote, de las hermanas, ¿no debería ser mucho más formativa, buscando la autonomía de las personas, que sacramentalista? Sí, eso pienso, debería ser con más tiempo, para estar con ellos, convivir con ellos, escucharlos, y tener más formación, formación como proceso, sistemática, tanto en la presencia como dejando algún material para ellos ir estudiando en grupos y después hacer otra visita, compartir lo que ellos aprendieron, un seguimiento formativo. Pero muchas veces, lo que el pueblo espera, sobre todo de los sacerdotes, es el sacramento, que muchas veces ni siquiera entienden lo que realmente significa ese sacramento porque nunca nadie se lo ha explicado. A veces la formación es muy rápida, se hace una formación y luego ya se va a celebrar el sacramento. Otras veces, en la misma hora que llega tiene que explicar y ya se realiza, o se encarga a los propios laicos sin mucho fundamento. Los laicos en algunas realidades, algunos coordinadores de comunidad, son más, no sé si decir así, exigentes, ellos piden participación, pero al mismo tiempo es un poco de imposición. El sacramento se queda como una forma de estar en la Iglesia porque sino no lo recibe, no es una gratuidad, no sé si es una forma correcta de decirlo. Pero al mismo tiempo, es una herencia cultural tener todos los sacramentos. Incluso los que no participan, se bautizan, hacen la Primera Comunión, pasa un tiempo y, si no está participando, tienen que confirmarse, tienen que volver a la Iglesia. Siempre decimos que la confirmación es la celebración de despedida de la Iglesia porque después se sale. Lo bueno es que la gente quiere los sacramentos, ser bautizado, hacer la Primera Comunión, después los padres quieren que los hijos se confirmen, no siempre los hijos quieren confirmarse, pero son los padres quienes quieren y algunos jóvenes, cuando son de alguna pastoral, quieren recibir los sacramentos, pero a veces se quedan mucho en el rito, sin un fundamento de la vivencia y del compromiso. ¿Qué hacer para cambiar esa dinámica dentro de las comunidades amazónicas? Nosotros estamos con un libro de la CNBB (Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil), sobre la Inserción a la Vida Cristiana (IVC, 207), que tiene propuestas. Yo estoy trabajando más el documento 105 (Cristianos laicos y laicas en la Iglesia y en la Sociedad) con los laicos, dando un incentivo en ese documento, para hacer que las familias evangelizadas puedan evangelizar a las familias, los vecinos, los grupos cercanos. Pero se tiene que partir de una vivencia como teníamos en Nova Olinda, que es donde tengo más experiencia de comunidad, luego Itacoatiara, que teníamos nuestros círculos bíblicos, nuestra Novena de Navidad, para el conocimiento entre la gente y allí hacer las reuniones. Ahora, como mi familia vive en Manaos, dada la situación de violencia, lo hacemos en casa, Novena de Navidad, Rosario en Familia, cuando hay celebración de cumpleaños. Depende de cada familia, pero para que esa familia sea de esa forma es necesario llegar a las familias, convencer, conocer, la aproximación de la que habla el Papa Francisco. Creo que una aproximación sin posicionamiento previo y hablando de esa importancia del Dios con nosotros. Siempre digo cuando voy a los encuentros de la juventud y en otras comunidades, la misa es una profesión de fe, donde decimos que Él está en medio de nosotros. Tenemos que creer que Él está en medio de nosotros, no sólo allí en la Iglesia, en el templo, Él está en las familias, está en los grupos. Y con una planificación que involucre a las personas, porque siempre decimos que eso es muy importante, los misioneros de fuera y también los de dentro. Nosotros tenemos que involucrar a todas las personas en el servicio, porque si se involucra una parte y otra no, queda a desear.
¿La Iglesia en la Amazonia, sobre todo el clero, está preparada para ese cambio que supone dejar de tener el templo como referencia para pasar a tener presencia fuera de la Iglesia, presencia en las casas? Creo que la formación todavía está muy orientada hacia el templo. El Papa Francisco habla de una Iglesia en salida y vemos en la vida de Jesús como Él va al encuentro de los discípulos, pero a veces pensamos que eso es algo sólo para el tiempo libre, o bien se hace sólo entre nosotros, no vamos a encontrar a la gente donde está. Yo leí que en Salvador, la Pastoral del Turismo hizo un programa muy bonito en la última Semana Santa, porque en ese tiempo la gente va a las ciudades turísticas, para ir al encuentro. La gente está en la playa, descansando, visitando la ciudad y a veces la Iglesia todavía quiere que las personas lleguen hasta allí. Quien tiene una fe definida va, pero aquellos que todavía necesitan madurar la fe, es necesario que hagamos como Dios hace, ir al encuentro, es Dios quien ama primero. Pero ese Dios que ama primero, que va al encuentro, que llega, todavía no está muy presente en nuestra Iglesia. Queremos que la gente venga al templo, a la Iglesia. Falta esa salida, y en la formación yo creo que está faltando eso, porque últimamente encontré a los jóvenes de la coordinación de la Pastoral de la Juventud y ellos dicen, ¿qué ha pasado en la formación de la hermana fulana, del padre fulano?, porque él era del grupo de jóvenes, él era de la comunidad y ahora él es una persona distante de nosotros. Para que el joven diga eso, él reconoce que en la formación no hubo un proceso a partir de como él vivía en la comunidad. Incluso sacerdotes nuestros, hermanas nuestras. Cuando hacen los votos, a veces se quedan en un ministerio más hacia adentro, no hacia fuera. Esto es un desafío en mi congregación. Hablamos que tenemos que trabajar el carisma, porque muchas veces en las parroquias, el clericalismo y el machismo está acentuado, las hermanas tienen que trabajar tres hermanas para ganar un salario mínimo, la congregación que tiene que dar a la otra parte, y de ahí sale todo. Los sacerdotes no se si ganan uno o dos, pero a veces tienen más derechos que las hermanas. Cuando digo, vamos a trabajar buscando el auto sustento, ahí ya es un poco más difícil porque ellas se preparan para dar clase, asesorar encuentros y van a tener que hacer croché, pastel para vender, más o menos esa idea. Es difícil porque tenemos que mantenernos, las parroquias ya no valoran, en el sentido de que liberen a las hermanas para el servicio también. Algunas hermanas ya han dicho, vamos a trabajar entre nosotras, en nuestros proyectos, en nuestras escuelas. Ahí siento que es un volverse hacia adentro. Está claro que dentro de ahí hay personas, familias, pero a veces es retroceder. La intercongregacionalidad, es algo en lo que tenemos que pensar. Volviendo al tema del Sínodo de la Amazonía, ¿cuáles son los elementos que pueden hacer que el Sínodo de la Amazonia se haga presente en la vida del pueblo y que provoque el surgimiento de esos nuevos caminos que el Sínodo quiere? Ahora tenemos el documento preparatorio y no sólo ese documento. Creo que nosotras como religiosas, agentes de pastoral, toda la Iglesia tiene que dar esa Buena Noticia a todas las comunidades, a las escuelas, porque a veces se piensa que es sólo a los grupos de la Iglesia, de las pastorales. Pienso que la escuela es un campo grande de evangelización, en la propia parroquia, en las familias, en los medios de comunicación. Todas las oportunidades, y no sólo vamos a hablar de nosotros, pero también estamos incluidos en esta perspectiva. Ante el Sínodo yo siempre tengo una interrogación, ¿qué nuevos caminos son esos, no son los viejos caminos? Nuevos caminos como preparación de líderes, dar oportunidad a las personas de aquí, tanto en la preparación como en la inclusión, porque a veces no se tiene mucha preparación, porque también las personas tienen el mundo del trabajo, tienen su familia para cuidar, las religiosas tienen varios tipos de servicios y a veces no hay mucha formación y cuando se tiene, no está incluida en el proceso. Para leer todos los artículos del autor, pincha aquí:
http://www.periodistadigital.com/religion/america/2018/09/12/religion-iglesia-america-brasil-vida-religiosa-hermana-adoradoras-elsie-vinh

El Vaticano intervendrá en la denuncia de abuso sexual de monjas


Publicado: 15 de septiembre de 2018, 10:07 a.m. ISTT- T T + FACEBOOKGORJEOPINTERESTLI… Kochi: El Vaticano intervendrá en la denuncia de abusos sexuales contra el obispo Franco Mulakkal. Se sabe que las acciones contra el obispo se tomará… Read more at: https://english.mathrubhumi.com/news/kerala/vatican-to-intervene-in-nun-s-complaint-of-sexual-abuse-1.3142351

La monja Teresa Forcades vuelve al convento


RELIGIOSA INDEPENDENTISTA

 

En agosto concluyó el permiso de exclaustración y ha decidido seguir con la vida religiosa

Viernes, 14/09/2018 | Actualizado a las 11:07 CES

15

Teresa Forcades en el 2013.

Teresa Forcades en el 2013.

La monja benedictina y doctora Teresa Forcades, fundadora de la plataforma Procés Constituent, vuelve al convento después de que este agosto haya concluido exclaustración. Lo ha anunciado en ‘El matins’ de TV-3.

Forcades ha sido junto a la dominica Lucía Caram, un personaje mediático de primer orden en Catalunya, y defensora de la independencia. Pero a diferencia de la segunda, la religiosa benedictina ha vivido exclaustrada tras pedir una dispensa a Roma y ahora tenía que decidir si abandonaba definitivamente la vida religiosa o volvía a ella, como ha optado.

Forcades no solo saltó a los medios por su militancia independentista sino sobre todo por defender con el hábito de su orden en numerosas tertulias el aborto, la píldora, el matrimonio homosexual mientras criticaba a la jerarquía católica. Las farmacéuticas también han estado en su punto de mira, a la par que se ha mostrado firme defensora de los antivacunas.

VER COMENTARIOS

https://www.elperiodico.com/es/sociedad/20180914/la-monja-teresa-forcades-vuelve-convento-7033806

Monjas de todo el mundo denuncian abusos de sacerdotes y obispos


Una investigación de AP encontró que hay casos de abuso sexual de monjas por parte de sacerdotes y abusos en Europa, África, América del Sur y Asia

27/07/2018 18:50  AP / FOTO: APCOMPARTIR SÍGUENOS  
Monjas de todo el mundo denuncian abusos de sacerdotes y obispos
Tras décadas de silencio, la monja es una de muchas religiosas que han hecho público un asunto que la iglesia católica no ha aceptado: el abuso sexual de monjas por parte de sacerdotes y obispos CIUDAD DEL VATICANO. Una monja ya no se confiesa tan seguido como antes, luego de que un sacerdote italiano se aprovechó de ella cuando se encontraba en su momento más vulnerable y le contaba sus pecados en un salón de clases de la universidad hace casi 20 años. En ese tiempo, la monja solo le contó lo sucedido a su superior y a su director espiritual y fue silenciada por la cultura de secreto de la iglesia católica, por sus votos de obediencia y por su propio miedo, repulsión y vergüenza.
Abrió una gran herida en mi interior”, comentó a The Associated Press. “Fingí que no había sucedido”.

Tras décadas de silencio, la monja es una de muchas religiosas que han hecho público un asunto que la iglesia católica no ha aceptado: el abuso sexual de monjas por parte de sacerdotes y obispos. Una investigación de la AP encontró que han surgido casos en Europa, África, América del Sur y Asia, lo que demuestra que el problema es global y extenso, debido en gran parte a una tradición en la que las mujeres son vistas como personas de segunda clase en la iglesia y a su arraigada subordinación a los hombres que la dirigen. Algunas monjas han dado la cara, impulsadas por el movimiento #MeToo (A mí también) y por el creciente reconocimiento de que los adultos pueden ser víctimas de abuso sexual cuando hay un desequilibrio de poder en una relación. Las monjas han hecho públicos sus casos en parte debido a los años de inacción por parte de los jerarcas eclesiásticos, incluso cuando estudios importantes sobre el problema en África fueron informados al Vaticano en la década de 1990. El tema cobró prominencia en el marco de escándalos en torno al abuso sexual de menores y más recientemente de adultos, incluidas revelaciones de que uno de los cardenales más prominentes de Estados Unidos, Theodore McCarrick, abusaba sexualmente y hostigaba a seminaristas.
Monjas de todo el mundo denuncian abusos de sacerdotes y obispos (Foto: Pixabay)
La magnitud de los abusos no está clara, al menos afuera del Vaticano. Las víctimas son reacias a reportar el abuso por temores fundados de que no les van a creer, comentaron varios expertos a la AP. Los jefes de la iglesia son renuentes a reconocer que algunos sacerdotes y obispos simplemente ignoran sus votos de celibato, sabiendo que sus secretos no serán revelados. Sin embargo, esta semana cerca de media docena de monjas en una pequeña congregación religiosa de Chile hicieron públicas sus historias de abuso por parte de los sacerdotes y de otras monjas en televisión nacional. Relataron que sus superiores no hicieron nada para detenerlo. Una monja en la India recientemente interpuso una demanda a la policía en la que acusó a un obispo de violación, algo que hace un año era impensable. En África surgen casos periódicamente. En el 2013, por ejemplo, un renombrado cura ugandés escribió una carta a sus superiores en la que habló de “sacerdotes que tienen relaciones románticas con monjas” y fue suspendido hasta que ofreció una disculpa en mayo. La monja europea habló con la AP para ayudar a arrojar luz sobre el tema.
Me entristece que haya tomado tanto tiempo el que esto salga a la luz, porque hay denuncias desde hace tiempo”, expresó a la AP Karlijn Demasure, uno de los principales expertos de la iglesia en abusos sexuales y abusos de poder. “Espero que ahora se tomen medidas para atender a las víctimas y se ponga fin a estos abusos”.
El Vaticano declinó comentar sobre qué medidas ha tomado, si es que tomó alguna, para abordar el alcance del problema a nivel internacional, y de lo que ha hecho para castigar a los infractores y cuidar a las víctimas. Un funcionario del Vaticano dijo que los dirigentes de las iglesias locales son los responsables de castigar a los sacerdotes que abusen sexualmente de las monjas, pero que a menudo esos crímenes quedan impunes en las cortes civiles y canónicas. El funcionario habló bajo la condición de anonimato debido a que no estaba autorizado a hablar del asunto públicamente. El principal obstáculo que enfrentan las monjas que han sido víctimas de abusos es ser tomadas en serio, según Demasure, quien hasta hace poco fue director ejecutivo del Centro de Protección del Menor de la Pontificia Universidad Gregoriana, la principal organización eclesiástica que lidia con este tema.
(Los sacerdotes) Siempre dicen que ‘ellas querían hacerlo´”, manifestó Demasure. “Y cuesta hacer a un lado la impresión de que es siempre la mujer la que seduce al hombre, y no al revés”.
La monja que habló con la AP sobre su incidente del 2000 durante su confesión en una universidad de Bolonia aferró su rosario mientras contaba los detalles. Cuenta que ella y el cura estaban sentados uno frente al otro en un aula de la universidad. En determinado momento, el sacerdote se levantó y trató de violarla. Pequeña pero fuerte, ella lo empujó y se lo sacó de encima. Luego continuó la confesión. Pero el incidente, y otro episodio en el que otro cura le hizo insinuaciones sexuales un año después, la impulsaron a no volver a confesarse con ningún otro cura que no fuese su padre espiritual, quien vive en otro país.
El sitio de la confesión debería ser un sitio de salvación, libertad y misericordia”, dijo la monja. Por esta experiencia, la confesión pasó a ser un sitio del pecado y de abusos de poder”.
Indicó que en una ocasión un cura al que le contó lo sucedido le ofreció disculpas “en nombre de la iglesia”. Pero dijo que no se tomaron medidas contra su agresor, quien era un prominente profesor universitario. La mujer contó su historia a la AP sin saber que en ese mismo momento se realizaba el funeral del cura que intentó abusar de ella 18 años atrás. La monja dijo que la muerte del cura combinada con su decisión de dar la cara le sacaron un gran peso de encima.
Me libero por partida doble: Me saco de encima el peso de la víctima y me libero de una mentira y de una violación de un cura”, expresó. “Espero que esto ayude a que otras monjas se liberen y se saque este peso”.
https://www.excelsior.com.mx/global/monjas-de-todo-el-mundo-denuncian-abusos-de-sacerdotes-y-obispos/1255096

LAS MONJAS INDIAS: ARRESTAN AL OBISPO VIOLADOR


NOTICIAS: NOTICIAS MUNDIALES

por Stephen Wynne  • ChurchMilitant.com • 10 de septiembre de 2018    24 Comentarios

Las hermanas protestan por la falta de acción contra Bp. Franco Mulakkal

KOCHI, India ( ChurchMilitant.com ) – En un principio para la Iglesia Católica en India, un grupo de monjas exige el arresto de un obispo acusado de agresión sexual.

En una protesta sentada el sábado, media docena de hermanas criticaron a la policía por permitirle a Jalandhar Bp. Franco Mulakkal permanecerá libre, dos meses y medio después de que las acusaciones de agresión sexual comenzaron a aparecer contra él.

El 29 de junio, una hermana de los Misioneros de Jesús informó a las autoridades que, de 2014 a 2016, Mulakkal la violó más de una docena de veces en su convento en el estado sureño de Kerala.

Negando las acusaciones, el obispo respondió con acusaciones de que la monja estaba tomando represalias contra él por investigar los rumores de que había roto su voto de castidad. Pero tres mujeres más, incluidas dos monjas, han dado un paso al frente, alegando que también fueron atacadas sexualmente por Mulakkal.

A lo largo de Kerala, aumenta la ira por el hecho de que las fuerzas de seguridad aún tienen que arrestar al obispo, a pesar de las múltiples cuentas en su contra.

“Todos nosotros hemos dado declaración [s] en contra del obispo, pero la policía aún debe hacer un arresto”, lamentó Sor Anapura, participante en la protesta del sábado. “No sabemos por qué la policía no ha hecho un arresto incluso después de que hayamos dado declaraciones en el registro”.

Estamos peleando por nuestra hermana La Iglesia, el gobierno y la policía le han negado justicia.Pío

Las autoridades insisten en que están comprometidos  con la investigación.

“Necesitamos más evidencia para incriminar al Obispo Mulakkal más allá de cualquier duda”, dijo el Jefe de la Policía del Distrito Hari Sankar la semana pasada. “Hemos trazado nuestros planes para los próximos siete días y verificaríamos y verificaríamos las pruebas contra el obispo”.

Pero los partidarios de la monja de los Misioneros de Jesús están prometiendo mantener la presión.

Imagen
Bp. Franco Mulakkal de Jalandhar

“Estamos luchando por nuestra hermana”, dijo la hermana Anapura el sábado. “La Iglesia, el gobierno y la policía le han negado justicia. Estamos listos para hacer todo lo posible por garantizarle justicia a nuestra hermana”.

Anapura señaló que Mulakkal ha estado atacando a su grupo desde que declararon apoyo a su acusador, diciendo que el obispo está “tratando de forzar una declaración en contra de la sobreviviente”.

La hermana de los Misioneros de Jesús también se ha quejado de hostigamiento, incluidas múltiples amenazas de muerte, desde que hizo pública su queja contra Mulakkal.

En agosto, los medios de comunicación indios revelaron que, antes de denunciar su presunta violación a la policía, la hermana escribió dos cartas a Abp. Giambattista Diquattro, representante del Vaticano en la India, informándole de sus quejas contra el obispo.

La ira crece en las autoridades de la Iglesia por su falta de acción.

“Es desafortunado que la Iglesia no haya iniciado ninguna medida contra el Obispo Franco, aunque la policía ha registrado un FIR [primer informe de información] y lo interrogaron”, dijo Joseph Varghese, secretario conjunto del Movimiento de Reforma de la Iglesia Católica de Kerala. “El Tribunal Supremo también ordenó al gobierno que arrestara al obispo acusado lo antes posible. No pondremos fin a la protesta hasta que se tomen medidas contra el obispo”.

Aneesh Prabhakaran del grupo de derechos humanos Mnushyavakasha Koottayma estuvo de acuerdo.

“El liderazgo de la Iglesia debería abordar seriamente las acusaciones planteadas por la monja”, dijo. “Aunque hubo casos anteriores de acusaciones de abuso sexual por parte de sacerdotes, es un incidente raro y primerizo que una monja registrara abiertamente una protesta y presentara una queja contra el obispo”.

https://www.churchmilitant.com/news/article/indian-nuns-demand-arrest-of-bishop

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: