AFRICA.Inés Nieves Sancho tenía 77 años y llevaba 23 ayudando a los más desfavorecidos del paísUna misionera española, decapitada en República Centroafricana


Inés Nieves Sancho
Inés Nieves Sancho
Juan José Aguirre: “Entraron a su habitación personas indeseables, la sacaron de la cama y el lunes la descubrieron casi decapitada. No se sabe por qué. Este martes ya ha sido enterrada”
“Ella era una monja menudita, que no hablaba mucho. Las muchachas con las que hacía costura tienen que estar muy tristes ahora. Pese a todo, nosotros seguiremos trabajando en esta zona del mundo”

21.05.2019 | RD/Cope

Inés Nieves Sancho, misionera española de 77 años, fue asesinada el pasado fin de semana en República Centroafricana. Según publica “L’osservatore romano”, la burgalesa pertenecía a la pequeña comunidad local de las Hijas de Jesús y llevaba 23 años ayudando a los más desfavorecidos en el suroeste de este país. En la madrugada del domingo al lunes, unos desconocidos entraron en su habitación y la llevaron hasta las instalaciones donde enseñaba costura a las niñas. Allí, la asesinaron por razones que no se conocen por el momento. Los que la conocieron aseguran que Inés era una mujer “amable y pacífica”. A pesar de su avanzada edad, quería permanecer en la zona ayudando hasta que las fuerzas se lo hubieran permitido.

Monseñor Juan José Aguirre, titular de la diócesis de Bangassou desde el año 2000, ha confirmado este martes a COPE el fallecimiento.

En una entrevista en el programa “La Linterna” con Ángel Expósito, Aguirre ha señalado que entraron a su habitación “personas indeseables, la sacaron de la cama y el lunes la descubrieron casi decapitada. No se sabe por qué. Este martes ya ha sido enterrada”, ha contado.

https://www.religiondigital.org/mundo/misionera-espanola-decapitada-Republica-Centroafricana-solidaridad_0_2123787653.html

Falleció Alina Mosquera Chaux


El domingo 19 mayo, 2019 a las 8:47 pm

Imagen: http://bit.ly/2HCXnjG

Falleció Alina Mosquera Chaux

El nueve de mayo de 2004, Adriana Espinel Rubio, corresponsal El Tiempo, publicó en el diario la crónica titulada Alina colgó el hábito y se ganó 9 hijas (apartes): “Cuando en 1956 se ordenó como religiosa de la comunidad de San José de Tarbes en Toulouse (Francia), ignoraba que al otro lado del Atlántico, en Popayán, su tierra natal, Dios tenía otros planes para ella: ser mamá e incluso abuela.

Alina Mosquera Chaux, rubia y menuda, hija de una de las familias de rancia estirpe caucana y quien había cursado Artes Generales en la Universidad de Ontario en Canadá, se convirtió entonces en sor María Claudia para dedicarse a la educación de niños y adolescentes.

Sin embargo, la desnutrición y la pobreza que enfrentaban en 1971 algunos niños y niñas en Popayán, cuando en la ciudad no existía siquiera un hogar del ICBF, la atormentaban. Por eso, solicitó permiso a su congregación y creó el primer hogar para menores abandonados en el populoso barrio Alfonso López de la capital caucana…

Para 1980 de los 23 ya solo quedaban en el hogar nueve niñas, ninguna de las cuales quería despegarse de su lado. Entonces, la madre María Claudia pensó en adoptarlas legalmente, algo que no podía hacer como religiosa. La disyuntiva fue difícil pero luego de mucho cavilar colgó los hábitos y se quedó con sus nueve hijas.

En 1983 la ex monja logró, en una especie de adopción sumaria, que de un solo tirón le adjudicaran a las nueve niñas con todas las de la ley. Así, Aleida, María Antonia, María José, Ana María, María Fernanda, Carolina, Alina, María Elvira y Cristina quedaron registradas con los apellidos Mosquera Iglesias. El segundo fue inventado por la madre, como un homenaje al mundo que abandonó.

Hoy todas sus hijas son mayores de 30 años; son profesionales y ninguna tomó el camino religioso. Una de ellas, Ana María, quien estudió enfermería murió sorpresivamente en 1990. «Sentí un dolor enorme, como sólo le puede doler a una madre», dice.

Pero en medio de la pesadumbre la vida le dio la oportunidad de conocer otra forma de maternidad: ser abuela…”

Lamentablemente, hoy trascendió la noticia del fallecimiento de Alina Mosquera Chaux, quien había nacido en el hogar de Víctor Manuel Mosquera y Rosa Elvira Chaux de Mosquera. Tuvo cuatro hermanos, Víctor, Stella, Julia Elvira y Álvaro.

En el colegio San José de Tarbes terminó su formación básica, para luego trasladarse a Canadá con el fin de estudiar Humanidades en a la Universidad de Western, de Ontario.

Posteriormente ingresó a la comunidad religiosa de San José de Tarbes y en Francia realizó estudios de Filosofía y Teología en la Universidad de Tolosa, especializándose en Pedagogía Musical y Coral.

Ya como religiosa trabajó en el Colegio de Piura, y desde el año de 1975 fue rectora del Colegio San José de Tarbes, las ‘Josefinas’.

Entre muchos otros reconocimientos, “por su gran visión de educadora por excelencia, su carisma y entrega incondicional a la formación de las mujeres caucanas”, El Liberal la escogió como ‘Caucana del Año 2010’. También había sido condecorada con el Escudo de la Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Popayán, en su máxima categoría, oro.

Paz en su tumba.

https://www.proclamadelcauca.com

Religiosas rompen el silencio: “Autoridades eclesiásticas nos han ignorado”


Colusión en diócesis de Celaya por despojo de patrimonio
Nuevo capítulo en el caso de abusos de poder del obispado de Celaya y la arquidiócesis primada de México que han amagado a un canónigo de Basílica de Guadalupe

17.05.2019 | Guillermo Gazanini Espinoza

juan de dios religiosas

En días anteriores, Religión Digital dio cuenta de los abusos de poder y amagos canónicos entre la arquidiócesis primada de México y la diócesis de Celaya en contra de Juan de Dios Olvera Delgadillo, canónigo de Basílica de Guadalupe. La documentación del caso exhibió las posibles “sanciones” a las que el sacerdote podría hacerse acreedor de no desistir de sus derechos sobre la propiedad de un terreno adjudicado por un juez al causar sentencia un juicio sucesorio.

Aun pronunciado el fallo de la autoridad, nuevas evidencias muestran la innegable colusión, irresponsabilidad y amenazas sobre el caso involucrando a la comunidad de frailes franciscanos de Juventino Rosas, al obispo de Celaya hasta escalar al mismo arzobispado de México.

Una parte de esta historia es deliberadamente ignorada. Con toda intención, el obispado de Celaya deja en la calle a un grupo de mujeres que llevan la peor parte en este entramado de intereses. Es la historia de una comunidad religiosa que, a través del duro trabajo y esfuerzo de más de una década, adquirió una propiedad para levantar un convento y continuar con el carisma que la reverenda madre Ángela Landa, les infundió para hacer el bien y ayudar a la comunidad de la parroquia de Juventino Rosas del Estado de Guanajuato.

Son las Misioneras de Jesús Evangelizador y Santa María de Guadalupe. Es la pieza del rompecabezas que hacía falta para que el lector tuviera el panorama pleno de estos abusos que, incluso, les ha llevado a un exilio forzado en Ciudad de México mientras llega a su fin el pleito causado por una ambiciosa mujer que usurpó el nombre, y despojó el convento a las discípulas de la desaparecida fundadora, siempre con el tácito consentimiento de las autoridades eclesiásticas.

La fundación de la reverenda Ángela Landa

Reunidas en un lugar cercano a Basílica de Guadalupe, las religiosas consintieron esta reveladora entrevista rompiendo su sigilo y silencio. No podían soportar más injusticias. Las hermanas Luisa Crisóstomo Ángel, superiora de la congregación; Rayo Guerrero Ariza, vicaria, y Elia Cano Alvarado, contarían a este medio detalles del penoso caminar que les ha consumido recursos materiales y humanos por un despojo de su patrimonio congregacional.

“La reverenda madre Ángela, nos fundó en 1992 -explica la ahora superiora- ella quiso crear una misión, una comunidad que ayudara a parroquias y en la catequesis. De acompañamiento y asistencia a los más pobres en la evangelización”.

En sus inicios, la pequeña comunidad de tres religiosas emprendió su trabajo alquilando algunos inmuebles para vivir. Rentaron casas modestas en la calle de Belisario Domínguez y posteriormente en la calle de Zaragoza en Juventino Rosas, Guanajuato.

landa alvarado

 Madre fundadora. Fama de santidad.

Pero la madre Ángela Landa quería consolidar y fortalecer a la comunidad. Eso requería que las hermanas a buscaran un inmueble para ser parte del patrimonio de la congregación. Surgió la oportunidad de adquirir unos “terrenos que estaban en costos muy bajos”. Así la actual propiedad de la calle de José María Liceaga 130, objeto hoy de la controversia, fue adquirida en el año 2002. En ese tiempo, el padre Juan de Dios Olvera era amigo cercano de la congregación y él mismo utilizó sus ahorroscooperando con la comunidad para adquirir ese patrimonio”.

Según la hermana superiora Crisóstomo Ángel, ese terreno era baldío sin servicios o construcción alguna. Fue entonces como se dieron a la tarea de recabar fondos y medios económicos para levantar la casa o convento. Durante tres años, la congregación de Ángela Landa vendía los productos que ellas misma elaboraban, en lo que llaman “industria”, es decir, la manufactura de sus propios recursos ofreciéndolos a los fieles de la comunidad.

Reconocimiento de la diócesis de Celaya

Tal fue el trabajo de las religiosas que llamó la atención del párroco de Juventino Rosas y de la misma diócesis de Celaya. La hermana Rayo Guerrero lo confirma: “Íbamos a reuniones cada mes en la diócesis, ahí teníamos reconocimiento. Nos pedían apoyo para actividades de catequesis y de grupos juveniles”.Un documento de la diócesis de Celaya reconoce a las Misioneras de Jesús Evangelizador y Santa María de Guadalupe destacando su carisma y pidiendo por el aumento de vocaciones debido a la importante labor que realizan.

Con el apoyo del entonces párroco de Juventino Rosas, la congregación comenzó un discreto, pero constante trabajo que poco a poco incorporaría a nuevas integrantes, entre ellas una nueva religiosa, Octaviana Ortiz, quien hábilmente llegó a ganar la confianza de la madre superiora desde 1997.

Obispado de Celaya. “Su carisma es muy importante…”

Habiendo adquirido la propiedad legal del terreno, a las múltiples tareas de las religiosas se sumó la construcción de la obra. Lentamente, con ayuda de la comunidad, donativos y con los recursos producto de su trabajo, las hermanas levantarían la casa de la congregación. En previsión, Ángela Landa hizo su testamento en el que dejaba como herederos de esos bienes a tres personas: Octaviana Ortiz Méndez quien se había hecho cercana colaboradora de la reverenda; a su hermana carnal, Alejandra Landa y a Juan de Dios Olvera, al mismo tiempo, albacea en la sucesión.

 Sin embargo, la muerte sorprendió a la reverenda en 2009. En ese momento, la construcción estaba muy avanzada y pronto sería habitada por las religiosas de no haber sido por el franco despojo consumado por la ambiciosa Octaviana Ortiz.

Octaviana Ortiz, interés y traición

La muerte de la reverenda Landa fue el inicio del prolongado viacrucis que sufren las Misioneras de Jesús Evangelizador y Santa María de Guadalupe. Pronto, la sucesión por el liderazgo de la comunidad destaparía las ambiciosas pretensiones de quien, en su momento, fungiría como superiora provisional hasta la designación de la sucesora definitiva de la desaparecida Ángela Landa.

“Octaviana se olvidó de la espiritualidad que la superiora quiso para nosotras, -dice la actual superiora- Eran convivios y fiestas y mucha cercanía con el párroco de Juventino Rosas, tal vez su conducta era debido a las tensiones por la muerte de la madre… ella misma reconoció que no se sentía bien”.

Aunque la cercanía de Octaviana hacia la fundadora era evidente, las religiosas habrían sugerido sopesar su sucesión debido a la relajación de la disciplina. La hermana Rayo Guerrero lo comenta: “Ella escribió una carta por la que presentó la renuncia al cargo de superiora general de la congregación; después, otro comunicado al vicario general para la vida consagrada de la diócesis de Celaya confirmaba la renuncia de Octaviana y se daba la designación de la hermana Luisa Crisóstomo”.

No obstante, la superiora dimisionaria no cesaría en su ambición. Prácticamente asaltaría la casa para consumar el despojo.“Fue el 27 marzo de 2010 –señala Luisa Crisóstomo- cuando todas las hermanas estaban en sus actividades. Yo estaba sola y ella me dijo que iría a la parroquia. Alguien fue a buscarla, era una persona que había pertenecido a la comunidad. Después entendimos que era quien le ayudaría al despojo.

Alrededor de las 4 de la tarde de ese día, Octaviana llegó a la casa que aún rentábamos y agresivamente me dijo ‘Quédense con su comunidad, yo me voy a mi casa’. Todo fue desconcierto al ver la actitud de Octaviana quien llegó con otras personas para apoderarse a la fuerza de llaves, cuentas bancarias y hasta de las escrituras alegando que ya tomaría su casa, para ella, el convento que la madre Ángela había construido”…

Es el momento durante la entrevista en la que Luisa Crisóstomo rompe en llanto al recordar el duro momento del despojo… Ella, concluye la hermana Rayo Guerrero, “afrontó esta agresión sola, nadie más le ayudó en ese momento”.

Diócesis de Celaya.. No veo, no oigo, no escucho

A partir del despojo consumado, las religiosas han vivido una diáspora sin fin. De no haber sido por la ayuda del canónigo Olvera Delgadillo, la congregación ya se hubiera extinguido después del hecho ilícito. Pero la cosa no quedaría así. Al abuso de Octaviana se sumaron las omisiones y amagos de las autoridades eclesiásticas mientras, mientras las autoridades judiciales civiles proseguían el juicio sucesorio de adjudicación del inmueble.

Después de esos hechos, las religiosas procedieron a notificar al párroco del lugar; sin embargo, las sospechas de colusión surgen cuando sólo hay evasivas de los franciscanos de Juventino Rosas. “Redactamos unas cartas, al superior de los franciscanos, al párroco, Fr. Gerardo Crespo, y al vicario de la vida consagrada de la diócesis de Celaya, incluso tenía su número de teléfono. Le llamé para explicarle los hechos y me respondió: ‘En un rato te regreso la llamada’. A la fecha seguimos esperando”, dice Crisóstomo Ángel. “Sospechamos que todos ellos ya habían planeado este despojo”.

-¿Creen que el párroco y Octaviana estuvieron en colusión para consumar el despojo?

-“Sí, al 100 por ciento. Ella pasó toda la mañana con el párroco. Tenemos testigos de que el padre Gerardo le había dicho que realizara todo esto”.

carta octaviana

Octaviana Ortiz. Incapacidad.

Despojo y usurpación

Expulsadas, las Misioneras de Jesús Evangelizador y Santa María de Guadalupe fueron a la Ciudad de México para reconfigurarse y desde la capital del país seguir adelante por la obtención de la justicia ante las autoridades de la Iglesia celayense. Octaviana Ortiz conformó una nueva congregación usando la buena fama de la reverenda madre fundadora.“Se robaron nuestro nombre”, dicen las religiosas, “además de colgarse del nuestro trabajo de años en la comunidad”.Elia Cano interviene en la entrevista: “La comunidad sigue preguntando por nosotras, ellos no saben qué sucedió, mucha gente quiere saber qué pasó con las hermanas misioneras anteriores”.

Justo durante el juicio testamentario, Octaviana Ortiz recurre a otra trampa para engañar a las autoridades. Cambiar el nombre de la congregación. Afirma la superiora Crisóstomo: “Ahora son Misioneras Guadalupanas de Jesús Evangelizador,han recurrido a eso para decir que la madre Ángela fundó a las adeptas de Octaviana”.

Misioneras de Octaviana. “Se colgaron de nuestro trabajo”.

La razón es evidente. La usurpación del nombre traería impedimentos canónicos destapando las irregularidades y colusiones que han favorecido a Octaviana Ortiz, toleradas por las instancias del mismo obispado celayense.

Ni en la paz de los sepulcros, la reverenda madre Landa tendría paz. Su monumento mortuorio fue “profanado” para borrar cualquier evidencia de la fundación de la congregación despojada: “En su tumba, había una leyenda en donde estaba escrito que ella era la fundadora de las Misioneras de Jesús Evangelizador y Santa María de Guadalupe, pero Octaviana Ortiz pidió a los cuidadores del panteón que removieran y destruyeran esa placa”.

La larga marcha por la justicia

Después de un largo proceso sucesorio, la justicia civil ha determinado la adjudicación de los bienes conforme a la voluntad de la finada madre fundadora; sin embargo, la ambiciosa Octaviana Ortiz aun trata de engañar a las autoridades invirtiendo en recursos dilatorios y chicanadas para impedir la ejecución de la sentencia civil y entrampar a las autoridades eclesiásticas

Más extraña resulta la intervención e interés de la comunidad franciscana de Juventino Rosas quienes, al momento del despojo, aprovecharon la sede vacante del obispado de Celaya para apoyar los intereses de Octaviana Ortiz. Incluso puede presumirse la actual manipulación al obispo actual de la diócesis, Mons. Benjamín Castillo, a través de otro franciscano ahora cercano a Octaviana Ortiz, Fr. Francisco Javier Amézquitaquien ha influido para instigar facciosamente un tendencioso proceso de investigación canónica para insistir en que los bienes objeto del despojo son de propiedad eclesiástica y presuntamente propiciado desde la Arquidiócesis Primada de México a la cual pertenece el canónigo Olvera Delgadillo.

A este reciente este capítulo se suma también la cargada de burdas e infamantes maniobras del hermano del fraile Amézquita, Eugenio, quien ha echado artículos infamantes manipulando tendenciosamente los medios de comunicación y redes sociales de los cuales dispone, entre ellos, recursos de comunicación diocesanos en contra del canónigo de Basílica para hacerlo ver como culpable de un escándalo para azuzar al odio al imputarle falsas ambiciones que afirman que se quiere apropiar del inmueble ocupado por las asociadas usurpadoras de Octaviana Ortiz.

Y las amenazas incluyen las del mismo arzobispado de México el cual aun guarda silencio cuando, en abuso de poder, amaga al padre Juan de Dios Olvera por las falsas acusaciones de fray Amézquita y Octaviana Ortiz quienes acudieron ante el mismo cardenal Aguiar Retes para exigir sanciones contra canónigo de Guadalupe.

Hoy, las religiosas originales de la fundación de la madre Ángela Landa viven en un exilio forzado, nadie las ha escuchado y aunque se ha solicitado su presencia en el obispado de Celaya, tienen temor fundado a que sus declaraciones sean manipuladas para hacerlas culpables por “haber abandonado la casa conventual”. Saben bien y conocen la parcialidad, colusión y el gran poder de manipulación mediática que operan en Juventino Rosas al detonar el odio de una comunidad parroquial e incitar al escándalo que ellas no provocaron.

aguiar amezquita

Cardenal Aguiar. Abrazo a Fr. Amézquita y Octaviana

Casi para concluir la entrevista, las hermanas despojadas son contundentes en sus exigencias a las autoridades eclesiásticas:

¿Qué le dirían al obispo de tenerlo enfrente?  -“Duele mucho que sólo reconozcan a una de las partes. No buscaron el momento para saber qué pasó con la otra parte. Están mal, no es verdad que no hayan recibido noticias o acercamientos de nosotras… Deben reconocer nuestro trabajo y dejar las difamaciones”.

Ahora la pequeña comunidad de seis religiosas se resiste a desaparecer, saben que no les queda otro recurso. “Nunca incitamos al escándalo. Hemos esperado casi nueve años. Estamos en pie de lucha. Le costó a la fundadora y también a nosotras. La madre no quería esto… Por eso, cuando supimos que al padre Juan de Dios Olvera le exigían que cediera todo en favor de Octaviana, dijimos que no. Nos ha costado sacrificios, hemos invertido nuestros recursos. No es justo. ¿Cómo es posible que las autoridades eclesiásticas crean todo esto? Sólo están quemando a la Iglesia… Y ellos deberán dar cuentas a Dios”.

https://www.religiondigital.org/sursum_corda_el_blog_de_guillermo_gazanini/Religiosas-silencio-Autoridades-eclesiasticas-ignorado_7_2122657723.html

Red de lobby católico respalda la Ley de Igualdad para personas LGBTQ


Servicio social La hermana Simone Campbell, directora ejecutiva de Network, es atendida en una parada de Nuns on the Bus en South Bend, Indiana, el 19 de octubre de 2018. (Foto de GSR / Dan Stockman)por Dan Stockman

Mayo. 15, 2019 en

Network , el lobby católico de justicia social conocido por sus populares campañas de Monjas en el Autobús , está instando al Congreso a aprobar una legislación que proteja los derechos civiles de las personas LGBTQ a pesar de los obispos destacados que se oponen a la medida .

HR 5 , la Ley de Igualdad, prohibiría la discriminación por motivos de sexo, identidad de género y orientación sexual. Fue introducido el 13 de marzo.

“Este proyecto de ley se trata en realidad de brindar protección a las personas que son discriminadas de manera regular” , dijo a Global Sisters Report la Hna. Del Servicio Social, Simone Campbell , directora de Network. “Eso no es lo que somos como nación. De eso no se trata el Evangelio”.

“No es mi intención causar problemas”, dijo. “Es una llamada al amor. Es una obviedad en mi libro”.

En una carta al Congreso , tres obispos, cada uno presidente de un comité de la Conferencia de Obispos Católicos de los EE. UU., Escribieron que en lugar de proteger los derechos, la ley requeriría políticas de puertas abiertas para los baños y los vestuarios; exigir a los médicos que realicen procedimientos de transición de género; obligar a las agencias de adopción a colocar a niños con parejas del mismo sexo o cerca; eliminar los derechos de la Primera Enmienda a la libertad de pensamiento, creencia y expresión; e incluso “sacar a las mujeres y las niñas de la existencia legal protegida”.

La carta fue firmada por el obispo Frank Dewane de Venice, Florida, presidente de la Comisión de Justicia Doméstica y Desarrollo Humano; El arzobispo Joseph Kurtz de Louisville, Kentucky, presidente del Comité para la Libertad Religiosa; y el obispo James Conley de Lincoln, Nebraska, presidente del Subcomité para la Promoción y Defensa del Matrimonio.

“Si supieran el dolor que enfrentan las personas, no veo cómo podrían dejar que el miedo sea dominante”, dijo. “Es su falta de contacto con la experiencia vivida”.

Es difícil vivir el Evangelio y ver el rostro de Cristo en otros desde una oficina de la cancillería, dijo.

“El gobierno tiene la función de proteger a toda su gente. Por lo tanto, la Ley de Igualdad es una necesidad”, dijo Campbell en una declaración de Network. “Nuestra fe cristiana no debe utilizarse para negar la dignidad inherente a cada persona. Los esfuerzos de algunas personas de fe para hacerlo niegan el carácter sagrado de las personas LGBTQ + y son un ataque al bien común”.

El Sr. Dominico Quincy Howard, miembro del equipo de relaciones gubernamentales de la Red que trabaja para aprobar la Ley de Igualdad, dijo que el proyecto de ley simplemente otorga derechos civiles básicos a las personas que actualmente carecen de ellos.

“Sin esta legislación, los miembros de la comunidad LGBTQ + pueden ser despedidos a voluntad, se les puede negar un lugar para vivir, y se les niega la atención médica basada en juicios sobre un aspecto profundamente personal e íntimo de su identidad”, dijo Howard en la declaración de Network.

Otra hermana en la Arquidiócesis de Washington también está en las noticias: Visitation La Hermana Mary Berchmans Hannan, presidenta emérita de Georgetown Visitation Preparatory School , anunció recientemente que la revista para alumnas de la escuela comenzará a incluir anuncios de matrimonio para parejas del mismo sexo.

Berchmans Hannan escribió en una carta a los estudiantes, padres y graduados a principios de mayo que, si bien la enseñanza de la iglesia sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo es clara, también lo es el mensaje de amor del Evangelio, informa el Post.

“Al orar por esta contradicción, sigo volviendo a esta opción: podemos centrarnos en la enseñanza de la Iglesia sobre el matrimonio gay o podemos centrarnos en la enseñanza de la Iglesia sobre el mandamiento del amor del Evangelio”, citó el Post en su carta. “Sabemos por la historia, incluida la historia muy reciente, que la Iglesia, en su humanidad, comete errores. Sin embargo, a través de la gracia de Dios y el poder del Espíritu Santo, aprende y crece. Y así, elegimos el mandamiento del Evangelio. de amor.”

La Arquidiócesis de Washington reconoció que la escuela está dirigida por las Hermanas de la Visitación y, por lo tanto, es independiente, pero también dijo que la archidiócesis es responsable de garantizar que tales escuelas católicas mantengan la enseñanza de la iglesia, informó el Post.

“En el pasado, Georgetown Visitation consultó a la arquidiócesis sobre asuntos relacionados con la defensa de la identidad católica y, por lo tanto, es especialmente decepcionante que esta consulta y colaboración no se hayan seguido”, dijo la declaración.

[Dan Stockman es corresponsal nacional de Global Sisters Report. Su dirección de correo electrónico es  dstockman@ncronline.org . Síguelo en  Twitter  y en  Facebook .

https://www.globalsistersreport.org/news/equality/catholic-lobby-network-backs-equality-act-lgbtq-people-56176

El libro de Joan Chittister llama profetas, los que cuentan la verdad.



Aquí hay un puñado de algunos de los menos conocidos que pertenecen a la iglesia de la calle de la gente en la izquierda: Roy Bourgeois, Jerry Zawada, Bill Bischell, Bill Brennan, Mark Colville, Patrick O’Neill, Carmen Trotta, Rutilio Grande, Megan Rice, Ann Montgomery, Ardeth Platte, Carol Gilbert, Kathy Boylan, Kathy Kelly, Gerardo Valencia Cano, Leonidas Proaño, Teresita Ramirez, Yolanda Cerón,Las hermanas Grady: Clare, Ellen, Mary Ann y Teresa, Ann Wright, Ann Wilcox, Alice Sutter (mi amigo judío activista de Nueva York).

15 de mayo de 2019por Dana GreeneOpiniónGente

EL MOMENTO ES AHORA: UN LLAMADO AL VALOR NO COMUNITARIOPor Joan Chittister139 páginas; Libros convergentes$ 20.00

Benedictina Hna.. Joan Chittister es bien conocido por los lectores de NCR. Una de las voces más influyentes en el catolicismo estadounidense, es autora de más de 50 libros y colaboradora habitual de NCR. Monja benedictina durante más de seis décadas, fue presidenta de la Conferencia de Liderazgo de Mujeres Religiosas y copresidenta de la Iniciativa de Paz Global para Mujeres, y actualmente es directora ejecutiva de Benetvision, un centro de investigación para la espiritualidad contemporánea. Su convincente historia de vida es el tema del libro del editor ejecutivo de NCR, Tom Roberts, Joan Chittister: Her Journey from Certainty to Faith .

Chittister escribió The Time Is Now: Un llamado al valor común en respuesta a la continua desintegración social que aflige a la nación y al mundo. Es un llamado a la “espiritualidad profética”, lo que ella define como un “antídoto contra el pecado social”. Su afirmación es que nos hemos divorciado de la obligación espiritual de la política y nos hemos retirado del compromiso con un mundo que sufre a una especie de piadosa indiferencia. Ella no disminuye la oración y la asistencia a la iglesia; de hecho, dice que se necesitan, pero afirma que estas son actividades “seguras” y no una respuesta completa al Evangelio. Lo que se necesita es una espiritualidad tanto profética como privada.

Su intención es ayudar a cada uno de sus lectores a reclamar al profeta inherente al interior, y en el proceso de decir sí a la vida. Uno escucha las palabras del Deuteronomio en el fondo: “Puse delante de ti la vida y la muerte … Ahora elige la vida”. Para Chittister, el llamado profético es sobre el apoyo a la vida, y para reforzar su caso, ella extrae la tradición profética y obtiene sus “semillas”: conciencia, audacia, autenticidad, entrega, paciencia, sabiduría, visión, fe y confianza.

IMG_2847 cc.jpg

Benedictina Hna. Joan Chittister (foto de NCR / Toni-Ann Ortiz)

Estas ideas se encuentran no solo en los textos tradicionales de Miqueas y Jeremías y en las palabras de Jesús, sino en las vidas de los profetas contemporáneos: el Reverendo Martin Luther King, Dorothy Day, San Óscar Romero, San José, Hermana Helen. Prejean, Dietrich Bonhoeffer, Rosa Parks, Arzobispo Hélder Câmara y otros. Estas son las grandes almas que estuvieron dispuestas a arriesgarse, a no ser espectadores, a persistir, a no desesperarse, a rechazar la falsa dicotomía entre caridad y justicia. Ella ofrece su inspiración para que sus lectores puedan darse cuenta no solo de que el tiempo es ahora, sino también de que son los portadores de la tradición profética en la confusión de la situación contemporánea. Ser un profeta exige no solo una visión, sino también el compromiso y el coraje para arreglar un mundo “confuso” y sin visión.

En un momento dado, Chittister advierte que si uno habla proféticamente desde dentro de una institución, no será amado. Aquellos que conocen su vida y su trabajo son conscientes del hecho de que esta es una declaración personal ganada con esfuerzo. Para Chittister, un profeta es un narrador de la verdad, no un agitador, anarquista o traidor. El profeta es aquel que actúa sin temor y persistentemente por el bien del mundo, el futuro y el Evangelio.

El tiempo es ahora es un libro delgado. No es un estudio analítico de ninguno de los innumerables problemas que plantea: la violencia con armas de fuego, los refugiados, la pena de muerte, las armas nucleares. Tampoco es un estudio en profundidad de la tradición profética clásica o contemporánea. Más bien, es un libro oratorio e inspirador destinado a llamar a todos aquellos que dicen ser cristianos. En sus páginas, uno encuentra ecos de la esperanzada proclamación del Libro de la Sabiduría: “En cada generación, la Sabiduría pasa a las almas santas, haciéndolas amigas de Dios y profetas”. Y Chittister agregaría: Y ahora es el momento, y la llamada es tuya.

[El último libro de Dana Greene es Elizabeth Jennings: The Inward War (Oxford University Press).]Una versión de esta historia apareció en el número impreso del 19 de abril al 2 de mayo de 2019 bajo el título: Un profeta es un narrador de la verdad .

https://www.ncronline.org/news/opinion/joan-chittisters-book-calls-prophets-truth-tellers

El Papa, a las superioras religiosas: «No tengáis miedo de ser pocas, sino de ser insignificantes»


10 mayo 2019TAGS:

El Papa respondió a las preguntas de las superiores de las órdenes religiosas femeninas

El Papa respondió a las preguntas de las superiores de las órdenes religiosas femeninas

El Papa Francisco recibió este viernes a las participantes de la XXI Asamblea Plenaria de la Unión Internacional de Superioras Generales (UISG) en el Vaticano. La cuestión de los abusos, el diaconado, el papel de la mujer en la Iglesia, la posibilidad de un viaje apostólico al sur de Sudán. Estos son algunos de los temas tratados por el Papa Francisco durante el diálogo con las Superioras Generales

“Nadie nos puede robar la pasión por la evangelización. No hay Pascua sin misión: ‘Vayan y anuncien el Evangelio a todos los hombres’”, dijo el Papa.

El Papa respondió a varias preguntas de las superioras sobre diversos temas, tal y como recoge Vatican News.

Abuso de poder

El Papa subrayó, en particular, que las religiosas no deben “convertirse en servidores de un clérigo. Deben llevar a cabo su misión en la dimensión de servicio, no en la de servidumbre”.

Diaconado femenino

En cuanto al diaconado femenino, el Papa recordó que una comisión había examinado a fondo esta cuestión. Para “un decreto sacramental”, explicó, se necesita un fundamento teológico e histórico. El trabajo, dijo el Santo Padre, continuará.

2019-05-10-unione-internazionale-delle-superi-1557484731582.JPG

Sudán del Sur en el corazón del Papa

Respondiendo a la pregunta de una superiora de Sudán del Sur, el Papa dijo, finalmente, que este año quizás haya la posibilidad de un viaje. No es una promesa, precisó, sino una posibilidad que tal vez se haga realidad con ocasión del viaje apostólico a Mozambique, Madagascar y Mauricio. “Quiero ir -dijo-, llevo a Sudán del Sur en mi corazón”.

El Papa continúa: “Vayan hermanas y anuncien a Cristo Resucitado como la fuente de la alegría que nada ni nadie nos puede arrebatar. Renueven constantemente su encuentro con Jesucristo Resucitado y serán sus testigos, llevando a todos los hombres y mujeres amados por el Señor, particularmente a cuantos se sienten víctimas de la cultura de la exclusión, la dulce y confortadora alegría del Evangelio”.

Tengan miedo de ser insignificantes

El Papa constató el momento difícil que pasa la vida consagrada, particularmente lo que se refiere a la disminución numérica y apuntó dos tentaciones: “la tentación del desánimo, la resignación o el “arrocamiento” en lo de “siempre se ha hecho así”.

Por eso el Papa insistió: “no tengan miedo de ser pocas, sino de ser insignificantes, de dejar de ser luz que ilumine a cuantos están inmersos en la ‘noche oscura’ de la historia. No tengan miedo tampoco de ‘confesar con humildad y a la vez con gran confianza en el amor de Dios su fragilidad’. Tengan pánico de dejar de ser sal que dé sabor a la vida de los hombres y mujeres de nuestra sociedad”.

El Papa enumeró el mucho bien que hacen las religiosas. Porque la Iglesia y el mundo “necesitan de su sonrisa amiga que les devuelva confianza; de sus manos que les sostengan en su caminar; de su palabra que siembre esperanza en sus corazones; de su amor al estilo de Jesús que cure las heridas más profundas causadas por la soledad, el rechazo y la exclusión”.

Además, el Papa invitó a descentrarse: “Cuanto más urgente es descentrarse para ir a las periferias existenciales, más urgente es centrarse en Él y concentrarse en los valores esenciales de nuestros carismas”.

Igualmente, prosiguió afirmando que “entre los valores esenciales de la vida religiosa está la vida fraterna en comunidad. Compruebo con tanta alegría los grandes logros que se han alcanzado en esa dimensión: comunicación más intensa, corrección fraterna, búsqueda de la sinodalidad en la conducción de la comunidad, acogida fraterna en el respeto por la diversidad”.

Preocupaciones sobre la vida fraterna

El Papa expresó su preocupación sobre algunos puntos fundamentales de la vida fraterna, uno de ellos son las personas que llevan años ausentes ilegítimamente de las comunidades; le preocupa aquellos Institutos “en los que la multiculturalidad y la internacionalización no son vistas como una riqueza, sino como una amenaza”.

“Vivan hermanas la internacionalización de sus Institutos como buena noticia. Vivan el cambio de rostro de sus comunidades con alegría, y no como un mal necesario para la conservación. La internacionalidad y la interculturalidad no tienen vuelta atrás”, dijo.

EXCOMULGADA Y ES SANTA, PATRONA DE LAS VICTIMAS ABUSADAS: Monja de denuncias de Australia


Excomulgada por denunciar a un sacerdote maltratador de niños y acusada de ser alcohólica, Mary MacKillop se convertirá en la primera santa de Australia.

Joanna Moorhead

Joanna Moorhead

Vie 1 oct 2010 08.20 BSTPublicado por primera vez el viernes, 1 de octubre de 2010 08.20 BST

Mary MacKillop
La monja australiana Mary MacKillop. Fotografía: PRENSA ASOCIADA

Si usted pensó que las cosas no podían ir peor para la iglesia católica en guerra, ya recuperado de los efectos de la pedofilia sacerdotes escándalo, se equivoca: esta semana, surgió la noticia de que una monja que se debe a hacerse una santa a finales de este mes era, de hecho, una denunciante excomulgada por tratar de llevar a un sacerdote maltratador a la justicia.

No está claro si el Vaticano conocía la historia de la Madre Mary MacKillop cuando planificaron su canonización en Roma para el 17 de octubre. Pero un documental televisivo realizado en Australia, donde vivía y trabajaba, informó que, en 1870, escuchó rumores de que un sacerdote llamado Patrick Keating estaba abusando de niños de la escuela de la iglesia en una parroquia cerca de su convento en Adelaide, en el sur de Australia.

MacKillop y sus hermanas hermanas les contaron a las autoridades diocesanas lo que habían oído. Sin embargo, mientras Keating fue investigado, retirado de su puesto y enviado a su Irlanda natal, las consecuencias para MacKillop fueron más graves. Uno de los amigos sacerdotes de Keating estaba tan enojado por su trato que se impuso al obispo local, Laurence Sheil, que MacKillop y sus compañeras fueran expulsadas ​​públicamente de la iglesia por insubordinación.

“Ese sacerdote lo tenía para María, no le gustaba”, dice la hermana Audrey Thomson, miembro de las Hermanas de San José del Sagrado Corazón, una orden fundada por MacKillop. “No le ayudó el hecho de que ya se había enfrentado a las autoridades de la iglesia porque los obispos estaban acostumbrados a estar a cargo de las monjas y les decían lo que debían hacer. Pero Mary tuvo una idea diferente: ella quería a sus monjas. ser autónomas y ser responsable solo ante Roma “.

Mackillop nació en Melbourne en 1842. Sus padres habían emigrado de Escocia, su padre después de dejar un seminario donde estudiaba para el sacerdocio. Mary trabajó como maestra, pero se hizo cada vez más consciente de la necesidad de brindar una mejor educación en toda Australia, y en 1867, con esta razón de ser, fundó su orden.

La orden fue de fuerza en fuerza, atrayendo a nuevos reclutas hasta su excomunión en 1871. Tuvo que soportar el exilio de la iglesia (tiempo durante el cual ni siquiera se le permitió usar su hábito) durante varios meses antes de ser readmitida, y se le permitió continuar su trabajo Y no fue hasta 2009, 100 años después de su muerte, que el arzobispo Philip Wilson de Adelaide hizo una disculpa pública por su castigo injustificado.

Sin embargo, esta no fue la única controversia a la que pronto se enfrentaría Santa María de la Cruz. El proceso de su canonización, las investigaciones sobre los reclamos de milagros que se produjeron después de que los involucrados invocaron su nombre, se retrasó porque se dijo que era alcohólica. De hecho, dicen sus hermanas, a ella le gustaba un poco de brandy para aliviar sus cólicos menstruales debilitantes.

Estos rumores no han desanimado a la hermana Audrey, una de las dos Hermanas de San José con sede en Fort William, en Escocia, de visitar un pub vinculado a MacKillop: “Su madre vivió de niña en un pub llamado Ben Nevis, que existe para este día “, dice ella. “Vamos a visitarnos a veces, para recordar a María”. ¿Levantan una copa en su nombre? “Generalmente no”, dice ella, “pero estamos felices de que nos fotografíen con los clientes”.

La canonización de MacKillop es una buena noticia, no solo para los 9,000 miembros de las Hermanas de San José. Según la hermana Audrey, la memoria de la Madre María es venerada: el público en general en Australia la considera un héroe nacional por su trabajo con los pobres y vulnerables, incluidas las prostitutas y los presos. La monja también fundó una serie de escuelas en toda Australia, y ninguno de los servicios que proporcionaron sus hermanas estaban restringidos a los de la fe católica.

La historia de MacKillop destaca cómo muchas de las mujeres elevadas a la santidad se han enfrentado contra la ira de las autoridades eclesiásticas en sus vidas, para luego ser rehabilitadas. Santa Théodore Guérin remó con su obispo local, mientras que Santa Bernadette fue expulsada de la casa del sacerdote por sus historias salvajes sobre visiones de la Virgen María. A pesar del pasado de MacKillop, probablemente lo más inteligente que puede hacer ahora el Vaticano es abrazar su nuevo halo y darle oficialmente el título que ya le han dado de manera no oficial: “la santa patrona de los abusados”.

https://www.theguardian.com/lifeandstyle/2010/oct/01/australias-whistleblowing-nun

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: