DOMINGO: PASCUA DE RESURRECCIÓN


1 Archivo adjunto| 1.1MB
Juan Cejudo
Fuente: http://juancejudo.blogspot.com

Un obispo claro y valiente


Juan Cejudo, miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares

El Blog de Juan Cejudo

Me han gustado las declaraciones del obispo de Ciudad Real hablando de la Reforma Laboral. Ha tenido la valentía de hablar claro y sin tapujos para criticarla. Dice entre otras cosas:
” una Ley que rebaja claramente los derechos de los trabajadores respecto a situaciones anteriores, y lo peor es que llevamos muchos años ya de nuestra democracia donde siempre los perdedores en el concierto social, repito, siempre, son los mismos y siempre los más débiles”

“… lo que se quiere hacer es establecer un “mercado de trabajo” en el que los empleadores hagan y deshagan a su antojo, olvidando que el “empleado” posible es, ante todo y sobre todo, “persona”…”

“…no es una mera fuerza de trabajo que se admite o despide unilateralmente y durante un largo periodo de tiempo”

“…¿De verdad no hay otras soluciones para crear puestos de trabajo? Parece mentira que a día de hoy tengamos que echar mano de usos del pasado que trajeron tanta injusticia y explotación a los trabajadores”.

Digo que es un obispo que habla claro y valiente porque, tal como están las cosas en España con nuestros obispos, parece que ninguno está por salirse de la tónica general que marca Rouco de no decir nada que moleste al poder político que hoy gobierna. Ese cardenal Rouco, que en su semanario Alfa y Omega, ha permitido que se nos insulte a los ciudadanos andaluces por haber votado la mayoría, opciones de izquierda.

De hecho ya sabemos cómo prohibió dar lectura al documento de la HOAC y de la JOC contra la reforma laboral. También en Bilbao pasó lo mismo, porque las influencias desde Madrid llegan a todos los rincones.

Esta postura del obispo de Ciudad Real creo que debiera ser lo más normal del mundo porque es ésta la que está de acuerdo con lo que debe ser la postura de un pastor de estar siempre del lado de los que sufren, de los débiles, de los que menos tienen… y no del lado de los poderosos.

Pero por lo visto, lo que debiera ser normal es la excepción.

Desde aquí mi felicitación al obispo y ojalá que otros también se atrevan a decir lo que seguramente piensan y no se atreven, por temor a no indisponerse con quien hoy preside el colectivo de obispos.

Fuente: blog de Juan Cejudo

MÁS REACCIONES DE CRISTIANOS DE BASE A LA INTROMISIÓN ELECTORAL DE LOS OBISPOS ANDALUCES. Juan Cejudo


Siguen llegando más y más reacciones de cristianos de base a las intromisiones electorales de los obispos andaluces decantándose, como siempre, por los partidos de derecha.

Lo titulaba así ayer Diario de Cádiz:
«CRISTIANOS DE BASE CENSURAN LAS TESIS DE LOS OBISPOS ANDALUCES

Grupos de Mujeres y Teología de Sevilla y de Convocatoria de iguales censuraron ayer en un comunicado la nota difundida por los obispos andaluces ante las elecciones y criticaron que sus tesis contra el aborto, la defensa del matrimonio y otros «monotemas», aburren y «pueden ser pastoralmente inconvenientes porque se tiende a considerar un apoyo a opciones partidistas».

Y es que la nota no ha podido ser más desafortunada, entrando en plena época electoral. Ya sabemos que dicha nota ha sido ampliamente contestada por colectivos de cristianos de base , por numerosos articulistas y por todos los partidos de izquierda que reaccionaron con indignación por esa toma de postura.

Y es que se echa mucho de menos aquella etapa de  la transición española, cuando Tarancón presidía la Conferencia Episcopal, en la que la Iglesia española se decantaba, como debe ser, por una neutralidad en política y un respeto por igual para todas las opciones políticas.

Publicado por en 10:01
http://juancejudo.blogspot.com/2012/03/mas-reacciones-de-cristianos-de-base-la.html

La inquisición sigue atacando


Juan Cejudo, miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares

El Blog de Juan Cejudo

Parece increíble, pero lo es. Juan José Tamayo va a pronunciar una conferencia el viernes 16 de marzo en su ciudad natal, Palencia. No en ningún local de la iglesia, ni religioso, sino en la sede de la biblioteca pública. La conferencia va a versar sobre el contenido de su último libro: “Otra teología es posible”.

No parece que este hecho tuviera que ser motivo de alarma para el obispo diocesano. Pero no. El Sr. Obispo saca un comunicado diciendo que esa conferencia no ha sido promovida ni por el obispado, ni por ninguna asociación católica. Y dice que la trayectoria del teólogo le aparta de la comunión eclesial. Que ya la Conferencia Episcopal en el año 2003 dijo que “sus publicaciones teológicas y manifestaciones públicas son incompatibles con la condición de teólogo católico”.

No sabemos si el obispo de Palencia habrá actuado por sí mismo, o a instancias de algún arzobispo.
Lo cierto es que este tipo de actitudes son verdaderamente lamentables y denunciables en quienes debieran dar ejemplo de respeto y tolerancia.

¿Cómo sacan ahora las palabras de la Conferencia episcopal de hace 9 años?
¿Cómo pretende él excluir de la comunión eclesial a un prestigioso teólogo, de reconocida fama mundial?
¿Cuál es el criterio para excluir a alguien de la Iglesia? ¿ A los que mantenemos una actitud crítica con muchas de la actuaciones y pensamientos de una jerarquía trasnochada y decimonónica?

¿Excluir a los teólogos de pensamiento renovador y conciliar y no excluir a los de pensamiento tridentino y preconciliar?

¿Pero es que un obispo está legitimado para decir quién está dentro y quién fuera de la Iglesia?

Estoy superconvencido que existen muchísimos obispos y cardenales que sí que están fuera de la Iglesia por su comportamiento interesado, por su apego al poder, al dinero, por sus intrigas palaciegas para subir y medrar a costa de lo que sea…A esos sí que habría que decirles ( y nadie les dice) que no están en comunión con la Iglesia. Que la iglesia de Jesús es amor, pobreza, compromiso con los que no son nada…

Parecía que la Inquisición había pasado ya a la historia. Pero no, vuelve una y otra vez. Ahora de otro modo, más disimulado, pero actúa igual. Ya lo ha hecho, durante los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI, con más de 600 teólogos expedientados y censurados. Todos de línea aperturista. Mientras se tiende la mano a los heréticos lefevrianos y se le abren las puertas a los anglicanos más conservadores.

Lo triste es que estos inquisidores se ceban sólo y siempre en los mismos: en aquellos que se atreven a expresarse con libertad y con sentido crítico ante los desfases de una Iglesia que se empeña en olvidar los valores del Concilio Vaticano II. Quieren seguir manteniendo una teología de corte tridentino.

Los cristianos debemos hablar claro. Desde este pequeño espacio de opinión pública que es mi blog, quiero dejar constancia de mi rechazo absoluto y mi crítica abierta a la actitud intolerante e inquisitorial del obispo de Palencia.

¿Cuándo será la próxima?

Fuente: http://www.redescristianas.net

Un buen gesto, el del obispo de Solsona, Xavier Novell


Juan Cejudo, miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares

El Blog de Juan Cejudo

El joven y muy conservador obispo de Solsona Xavier Novell de 43 años ha tenido un buen gesto digno de elogio que merece la pena resaltar: ha decidido bajarse su propio sueldo en un 25% (de 1200 euros a 900 euros), equiparando así su sueldo al de los demás sacerdotes de su diócesis. El importe que deja de percibir, lo va a destinar a obras sociales para los más necesitados.

Un día antes, Monseñor Martínez Camino, a preguntas de un periodista que le interrogaba si los obispos, ante la situación de crisis generalizada, iban a decidir pagar el IBI, o renunciar al 20% de sus ingresos, como hacen partidos y sindicatos, o tener otros gestos donde se vea que los obispos arriman el hombro para ayudar a paliar los efectos de la crisis, había dicho que ya la Iglesia hacía demasiado. Y hablaba del papel que juega Caritas.

No duda nadie que el papel de Caritas es magnífico. Pero ahí están sobre todo lo seglares y la gente de a pie colaborando. Pero no vemos los gestos de los obispos que aporten de sus propios sueldos o vendan posesiones de la Iglesia para los más necesitados, como parecería lógico que lo hicieran en estos momentos de crisis tan duros…

Pues justo un día después, viene ese gesto loable del joven y conservador obispo de Solsona, reduciendo su sueldo en un 25% y equiparándose así al resto de sus sacerdotes.

Creo que gestos como éste son muy necesarios en la Iglesia. La gente está harta de palabras, palabras, palabras…Quiere hechos, realidades.

Porque “una cosa es predicar y otra dar trigo”.

O como diría Jesús: “por sus frutos los conocereis”. No por sus palabras.

En estos momentos de crisis tan duros, es necesario que la Iglesia española que dirigen nuestros obispos, dé pasos concretos para compartir con el país el duro trance que está pasando con esta crisis tan dura y prolongada, bien pagando el IBI, bien asumiendo de una vez su propia autofinanciacion, como está recogido en los actuales Acuerdos Iglesia-Estado, bien vendiendo algunas de sus muchísimas propiedades para los más necesitados, o poniéndolas al servicio de los que peor lo están pasando, para albergues, para comedores sociales etc…

Como dice el refrán “Obras son amores y no buenas razones”. Es hora de predicar con el ejemplo como lo ha hecho el joven obispo de Solsona.

 

Fuente: http://www.redescristianas.net

 

UNAS PALABRAS QUE ALEJAN A LA IGLESIA DEL HOMBRE DE HOY.


 Juan Cejudo

Las palabras del papa contra los matrimonios homosexuales han hecho saltar las reacciones de distintos colectivos como el de la FELGTB que han pedido al presidente del gobierno que éste condene de modo explícito sus manifestaciones.
También Izquierda Unida ha pedido el fin del concordato entre Iglesia y Estado español por las declaraciones papales por ser la iglesia“retrógrada, caduca, intolerante y antidemocrática” y porque se encuentra en “perfecta conexión” con la postura del PP. Ha pedido el fin de la financiación de la Iglesia por parte del Estado y el fin de los acuerdos Iglesia-Estado.
Para mí las manifestaciones del papa no dejan de ser lamentables, aunque está dentro del discurso típico que lleva años pregonando. Lo triste es eso: que la Iglesia no es capaz de cuestionarse sus propias formulaciones y sigue enrocándose en ellas a través de los siglos como si el tiempo no pasara. En este tema y en tantísimos otros…Es incapaz de ponerse al día.
Para colmo, el obispo de Córdoba sale también con unas tristes declaraciones diciendo que en las escuelas y en los medios de comunicación se está instigando a la fornicación, dando así una deplorable imagen de una iglesia que sigue teniendo una visión de la sexualidad como si estuviera en la Edad Media. Incapaz de valorar más que la virginidad y la abstinencia. Todavía incapaz de entender que la inmensa mayoría de la juventud mantiene relaciones prematrimoniales y que no hay nada malo en ello.
Es su visión tan cerrada y tradicional sobre el sexo lo que les pierde y les aisla cada vez más y más del hombre de hoy.
La iglesia, que a través de su historia siempre supo adaptarse a las distintas culturas: romana, griega etc…., parece hoy incapaz de acercarse al lenguaje y a la cultura del hombre de hoy, el del siglo XXI.
Por eso, este tipo de manifestaciones me producen tristeza y pena.
No me recuerdan a aquel Jesús que supo perdonar a la adúltera y dejarse secar con los cabellos de aquella mujer ante el escándalo de los que le rodeaban. Él nunca se dedicó a moralizar y dar sermones sobre el sexo a los que le seguían. Su preocupación era el Reino.
Un reino que nos hace ser iguales, libres, pacíficos, acogedores de los empobrecidos, pacíficos….y que nos hace tener a Dios como padre y sentirnos todos hermanos. 
http://juancejudo.blogspot.com/2012/01/unas-palabras-que-alejan-la-iglesia-del.html

He terminado de leer el libro de José María Castillo: “La Iglesia que quiso el Concilio”


Juan Cejudo, miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares

El Blog de Juan Cejudo

Lo compré en Octubre pasado en el Encuentro de Comunidades Cristianas Populares de Andalucía en Torrox (Málaga) y lo tengo dedicado por su autor.
Lo compré porque, aunque el libro se escribió hace 10 años, me parecía de gran interés en este año 2012 que se va a celebrar el 50 aniversario de su inauguración el 11 de Octubre de 1962 por el papa bueno, Juan XXIII (¡Cómo se le echa de menos!)

Y la verdad que me ha sido muy útil su lectura para comprender bien, explicado de un modo muy pedagógico y muy bien documentado, habitual en José María, todos los aspectos importantes que el Concilio quiso ofrecer a la Iglesia y al Mundo y el cambio profundo que supuso, desde que, unos años antes, el papa lo convocara y que, como ha escrito recientemente el historiador Hilari Raguer, fuera muy “torpedeado” por los altos cargos de la Curia y casi silenciado por el Observatore Romano.

José María nos habla de la genialidad profética que supuso aquel gesto de Juan XXIII. Nos cuenta cómo las primeras ponencias fueron redactadas por un grupo de teólogos afines a la Congregación del Santo Oficio, pero que fueron rechazadas por el Concilio. Los primeros redactores pretendían afirmar la autoridad de la Iglesia y el significado de salvación que tiene el aparato institucional de la misma. Se quiso dar prioridad primero a la jerarquía y después al pueblo de Dios. El Concilio cambió el orden: primero se hablaba del pueblo de Dios, después de la jerarquía.

Se entró en contacto con el mundo moderno: “Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo”

El libro de Castillo va desgranando con detalle los distintos documentos del Concilio. Nos habla del papa que quiso el Concilio, los cristianos que quiso el Concilio, los obispos que quiso el Concilio, los presbíteros que quiso el Concilio, el papel de los religiosos y de los laicos, según el Concilio y el diálogo con la modernidad.

La Iglesia del Concilio dejó claro que el centro no podía ser la misma Iglesia, sino la alegría y el sufrimiento de los seres humanos.

Ya Juan XXIII había dicho pocos días antes de la apertura del Concilio, que la Iglesia tiene que ser, ante todo, la Iglesia de los pobres”. Y que la Iglesia tenía que ser rejuvenecida. Había mucho que cambiar en ella.

Es por eso que, cuando habla de los presbíteros, el Concilio abrió las puertas a que los sacerdotes pudieran compartir también el trabajo manual y se extendió por muchos sitios el fenómeno de los curas obreros que en los años posteriores al Concilio proliferaron en muchas diócesis.

Castillo habla también en su libro de las ambigüedades que el Concilio dejó. Y deja claro que, si bien, introdujo cambios profundos en la teología de la Iglesia, sim embargo, dejó practicamente intacta la organización eclesiástica.

Esa organización que, con el paso de los años, ha conseguido en gran parte, dejar en el olvido las grandes innovaciones que el Concilio Vaticano II aportó a la Sociedad y a la Iglesia.

Dicen que cuando apareció muerto Juan Pablo I, estaba preparando una reforma profunda de la curia romana. ¿Sería por eso, como dicen algunos autores que pudo ser asesinado?

Creo que este librito de Castillo, a pesar de los 10 años transcurridos desde que lo publicó, sigue siendo muy oportuno para ser leido en este año 2012, quincuagésimo de la inauguración del Concilio. Os lo recomiendo. Está editado por PPC.

http://www.redescristianas.net/2012/01/11/he-terminado-de-leer-el-libro-de-jose-maria-castillo-la-iglesia-que-quiso-el-conciliojuan-cejudo-miembro-de-moceop-y-de-comunidades-crist

Mis impresiones de la III Asamblea de Redes Cristianas


Juan Cejudo, miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares

El Blog de Juan Cejudo

Hace sólo unas horas que hemos vuelto mi mujer y yo de la III Asamblea de Redes Cristianas en Jerez y quisiera compartir con vosotros mis impresiones, mi valoración y mis sentimientos que son muchos.
En primer lugar, decir que ha sido un éxito de participación: más de 300 personas venidas de todos los puntos del territorio nacional.
Un éxito de organización. Los compañeros y compañeras de la Parroquia de la Asunción de Jerez que fueron quienes se encargaron de todo, lo han trabajado mucho y bien para que todo haya sido perfecto. Y no era fácil. Era todo un reto asumir esa responsabilidad tan grande, sin haber tenido experiencia previa en un acontecimiento de estas características. Fueron valientes en su día al aceptar esa responsabilidad y desdeluego lo han bordado. Desde aquí mis felicitaciones a todos ellos.

Y es que el lugar donde hemos tenido los talleres y asambleas, la Escuela Universitaria de Relaciones Laborales, estaba bastante lejos de donde la mayoría cenamos, pernoctamos y donde tuvimos la velada lúdico-festiva nocturna: el albergue juvenil.

Al llegar, fuimos recogiendo la documentación en una carpeta. Varios tenderetes con artículos varios, la mayoría libros y revistas, estaban allí para ser visitadas por todos. Moceop también tuvo allí su expositor de libros y revistas.

El sábado por la mañana, en la asamblea general, después de las presentaciones de muchos de los allí presentes, nos sorprendieron con un espectáculo de manos en las sombras, acompañado de guitarra que era una maravilla de arte, ingenio y compromiso social.
Iba haciendo dibujos con arena y mensajes breves de contenido social: “Derecho a un trabajo digno”, “Derecho a una vivienda digna”…etc…con una maestría extraordinaria. Recibieron unos aplausos muy prolongados.

Hubo también un pequeño teatro-protesta sobre la situación social dura y difícil que padecemos con una llamada a la solidaridad y a la acción como creyentes comprometidos con el Evangelio. “Es tarde pero es nuestra hora”.

Antes de empezar el trabajo de los talleres, el cantautor gaditano Nacho Dueñas nos cantó una de sus canciones: “Somos”. Alguien escribía en una pancarta: “Bajo la dictadura del mercado”.

Con los ánimos bien altos por todo lo que habíamos vivido hasta esos momentos, empezamos la parte fuerte de nuestra Asamblea: los talleres. Eran estos 11:

1.- Construyendo redes alternativas
2.-Transexualidad: una aproximación a la identidad de género
3.-Comunidad y pluralidad
4.-Interreligiosidad y pacifismo
5.-Construyendo una iglesia plural
6.-Mediación de conflictos interculturales
7.-Los dolores de las mujeres: la espiritulidad como fuente de poder y sanación
8.- La lucha de clase por una sociedad justa y alternativa
9.-Espiritualidad laica
10.-Análisis del 15M
11.-Hacia una teología de la espiritualidad de las comunidades cristianas del siglo XXI

MOCEOP llevábamos el 3º sobre “Comunidad y pluralidad”. Lo habíamos preparado con la ayuda de nuestra comunidad de base “San José”. Estuvo muy bien: asistieron unas 35 personas. A mí me tocó exponer el taller. Nos hubiera gustado subdividir el grupo en dos-tres subgrupos para conseguir una mayor participación de todos, pero se vio que el aula no reunía condiciones para ello y optamos por estar todos juntos.

Empezamos leyendo Los Hechos de los Apóstoles donde se narra la vida de las primeras comunidades cristianas que todo lo tenían en común y se reunían para las oraciones y para celebrar la cena del Señor. Aquellos primeros cristianos gozaban de la simpatía del pueblo.

Luego leí un pequeño resumen de lo que nuestra comunidad había hecho y seguía haciendo en estos casi 28 años de recorrido y animamos después a que todos los presentes hicieran también lo mismo a fin de conseguir un mejor conocimiento de unos y otros y un compartir experiencias en común.

Hicimos unas preguntas para ayudar a la participación, que fueron éstas:

¿Qué valoramos como más positivo en nuestra experiencia de comunidad?
¿En qué nos gustaría mejorar?
¿Cómo entiendes y vives la pluralidad dentro de la comunidad y en la sociedad?

La verdad que, aunque no pudieron intervenir todos por falta de tiempo, las intervenciones fueron muchas y muy interesantes, Hice de moderador mientras una compañera de mi comunidad hizo de secretaria para recoger las principales conclusiones de todo lo que allí se dijo que fue mucho y muy bueno y que se me haría muy largo exponer aquí.

Para almorzar, los organizadores nos llevaron a un bar en un polígono industrial no muy lejano. La verdad que estuvo todo muy bien y a buen precio.

Por la tarde, seguimos con los talleres. En esta ocasión participé del nº 11 sobre la teología de la espiritualidad para las comunidades cristianas del siglo XXI que preparaban las comunidades cristianas de la región de Murcia que resultó muy interesante, aunque tuvimos algunos problemas técnicos con el ordenador para la proyección de diapositivas. Al final todo se solucionó. Resultó de gran interés. Se constataba la necesidad de un cambio muy profundo en formulación de las palabras que hoy utiliza la Iglesia y que ya no dicen nada a nadie. Estamos en un cambio muy acelerado. Es un cambio de época y las palbras que se formularon en la edad Media o en los siglos pasados ya no dicen nada.

Deben ser las mismas comunidades las que se conviertan en agentes activos de esa nueva espiritualidad que desde nuestra práctica llevamos muchos años construyendo y quedamos todos emplazados a seguir colaborando para dejar por escrito esta nueva espiritualidad . Yo intervine para decir que de alguna manera lo que se decía no resultaba del todo nuevo. Hay teólogos como Laeners que así lo dice en su libro “Otro cristianismo es posible” que nuestra comunidad ha estado viendo durante el pasado curso. También Juan José Tamayo lo dice en su nuevo libro “Otra teología es posible”. Y autores como López Vigil y otros.

Dije también que deberíamos estar menos pendientes de la jerarquía, los curas, las parroquias etc… para ver si les gusta o no lo que hacemos y decimos, si lo ven bien o no y hacer nosotros nuestra propia tarea con sentido de responsabilidad y adultez cristiana.

Las comunidades de Murcia quedaron en asumir e impulsar esta tarea y hacernos partícipes a todos.

A las 6,30 de la tarde fue la Asamblea General donde se abordaron distintas cuestiones de tipo informativo y organizativo. También de aspectos económicos. Se trazaron las líneas programáticas para Redes Cristianas para el 2012-2013 y se renovó, con la aprobación de toda la Asamblea, la coordinadora estatal.

En el turno de palabras, intervine para aportar alguna idea para mejorar la comunicación, proponiendo que se hiciera una base de datos con los correos electrónicos de todos los miembros de Redes Cristianas y así mejorar la información y evitar gastos innecesarios.

También dije que, aunque hay compañeros que son partidarios de “pasar” de todo lo que digan o hagan los obispos porque “no nos representan”, yo no comparto esa opinión.

Creo que hay que salir al paso de cosas que dicen o hacen que son condenables desde el punto de vista de la falta de coherencia evangélica o de una mala actuación pastoral, como es el caso de la reciente Nota de los obispos aconsejando el voto para las formaciones de derecha ( aunque ellos dicen que no se meten en política). El que calla, otorga. Y no podemos quedar callados. Tenemos que ser esa otra voz de Iglesia que sirva de contrapunto, porque la Iglesia no son los obispos, somos todos.

Después de la Asamblea, nos desplazamos hasta el albergue donde la mayoría quedamos para cenar. A continuación, en el salón de actos, tuvimos un concierto a cargo de nuestro compañero Nacho Dueñas. El acto estuvo muy bien y nuestro compañero nos hizo pasar un rato muy agradable con canciones suyas propias y con sus buenas dosis de simpatía y buen humor.

La mañana del domingo 30 ha estado dedicada ala celbración de la eucaristía que ha sido muy bien preparada, amplia, creativa y realizada entre todos.

Varios niños mantuvieron velas de colores encendidas presidiendo el altar hasta comenzar la liturgia de la palabra.

En la introducción se hizo especial hincapié en el significado de la pluralidad de las diversas religiones y espiritualidades.

En la proclamación de la palabra, después de la lectura de Hechos 2, 4-18, hubo tres gestos importantes:

!º gesto: atención a la pluralidad de razas.

Salieron dos inmigrantes pra leer algunso artículos de la Declarciónde los Derechos humanos y alterminar escuchamos la magnífia cancion “No me llames extrangero”.

2º gesto: atención a la pluralidad: opción por los empobrecidos

Este momento me pareció especialmente hermoso, emotivo y digno de resaltar.

Dos compañeros vinculados al 15M salieron para enunciar algunas de las muchas propuestas del Movimeinto 15M que teníamos que ir votando, auqnue no podíamos votar más que en dos ocasiones.

Las porpuestas eran:
1.- Eliminación de los privilegios de la clase política
2.-Contra el desempleo
3.-Derecho a la vivienda.
Servicios públicos de calidad
5.-Control de las entidades bancarias
6.-Fiscalidad
7.-Libertades ciudadanas y democracia aprticipativa
8.-Reducción del gasto militar

En contra de lo previsto, casi todos fuimos votando todas las propuestas levantando la mano y diciendo “Sí”.

Alfinal se nos aclaró que era una prueba para comprobar que no podíamos quedarnos sin votar a favor de cada una de ellas porque todas ellas son absolutamente imprescindibles y necesarias.

El 3º gesto: atención a la pluralidad.Igualdad de sexo y género

Se nos hizo un relqato pormenorizado de la importancia de las mujeres a través de la Biblia: Séfora, Fuá, Débora, Julda, María de Nazareth, Judit, Agar, Tamar….y se reivindicó la reelaboración feminista de la historia en los primeros siglos del cristianismo.

Pasamos a celebrar el memorial de la cena de Jesús.

Se preparo la mesa con manteles y flores, las cestas para el pan y los picos, los cálices con el vino….

Se proyectó el pps “Espiritualidad y Ecología”: “La misa sobre el Mundo” de Telihard de Chardin.

Al terminar, el lugar de losniños lo ocuparon 6 ò 7 personas de las más mayores para que presidieran la mesa. Se lee Marcos 14, 16. 22-26.

Recitamos el Padre Nuestro , todos de pie, con las manos en alto enlazadas y después nos dimos la paz y después varias personas pasaron el pan y el vino mientras cantábamos todos la canción Ruah.

A continuación tres compañeros leyeron el manifiesto final de la Asamblea.

Terminamos la larga celebración cantando la ya famosa canción de Labordeta “El canto de la libertad” que acompañé con mi guitarra.

Al terminar la celebración todos marcharon ( nosotros no pudimos estar) a la Plaza del Arenal a un acto público en apoyo del pueblo saharahui junto con otros colectivos sociales de Jerez.

Creo que ha sido una magnífica Asamblea en la que nos hemos fortalecido y animados todos y también en la que hemos compartido y saludado a viejos amigos con los que nos solemos encontarr en este tipo de encuentros por otros sitios. Hemos compartido experiencias y anudado lazos de amistad.

Y ha quedado muy claro que el Espíritu de Jesús sigue muy vivo, presente en medio de nuestros colectivos, aglutinados por estas REDES CRISTIANAS que nos entrelazan muy bien a todos.

http://www.redescristianas.net/2011/10/31/mis-impresiones-de-la-iii-asamblea-de-redes-cristianasjuan-cejudo-miembro-de-moceop-y-de-comunidades-cristianas-populares/

He leído dos interesantes libros: “Equipos de ministros ordenados” y “El Altar vacío” de Lobinger


Juan Cejudo, miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares

El Blog de Juan Cejudo

Fritz Lobinger es obispo emérito de Aliwal en Sudáfrica donde estuvo desde 1988 a 2004.
He leído con verdadero interés estos dos libros porque el tema que plantea me parece especialmente interesante, dado la crisis vocacional tan profunda que está viviendo la Iglesia Católica en todo el mundo.
Y también, porque ya había leído artículos del mismo autor, difundidos por Proconcil y que he comentado en algunos artículos publicados no hace mucho tiempo titulados: “Ante el día del seminario, considerar la propuesta del obispo Lobinger y de otros colectivos cristianos” y “Las comunidades de los discípulos de Jesús de Nazareth que se reunen en las casas de la gente (Cfr. 1 Co 16, 19)”.
En varias ocasiones he aludido a las interesantes propuestas de este obispo.

EQUIPOS DE MINISTROS ORDENADOS es el primero de los dos libros que he leído. No resulta fácil intentar resumir en muy poco espacio todo el contenido del libro.
Sólo comentaré lo que me ha parecido más importante, las ideas-fuerza.

El libro lo prologa el obispo emérito brasileño de Jales D. Demetrio Valentini.

Importante para Lobinger es el término escogido:”equipos de ministros ordenados”. Se trata de ordenar “equipos de ministros” dentro de las mismas comunidades cristianas. Son laicos que tienen sus profesiones, su vida familiar y pueden estar disponibles a tiempo parcial. El término “cura” o “sacerdote” no sería apropiado ni correcto.

Hay que decir que Lobinger no hace un planteamiento teórico sobre la necesidad de estos equipos de ministros ordenados. Él ha partido de la realidad de las comunidades cristianas que ha visitado personalmente en diferentes países del mundo y ha comprobado que muchas de ellas se encuentran sin sacerdotes y por tanto sin posibilidad de celebrar la eucaristía.

Numerosas comunidades, en la práctica, afrontan esta situación.
Parte también de la lectura de Hechos de los Apóstoles y las cartas de San Pablo. Pablo nombraba presbíteros en las comunidades que visitaba. Lobinger es partidario de que esta propuesta no se haga por real decreto para toda la Iglesia, sino como proyectos piloto de algunas diócesis concretas, bien detallados y razonados y elevados a Roma para su aprobación.

Él dice que hay cientos de diócesis donde esta experiencia se podría ya llevar a cabo.
Si Lobinger utiliza 32 páginas del libro para explicar su propuesta, a continuación, utiliza 54 páginas para explicar con todo detalle su propuesta para que pueda ser aprobada por la Santa Sede.
Y aquí, en esta parte, es donde, a mi entender, aparece, junto a la gran riqueza de su aportación para la ordenación de equipos de ministros ordenados surgidos del interior de las mismas comunidades, aparece, digo, también lo complicado que resulta poder presentarla para que reciba el respaldo de los dicasterios romanos y del mismo papa.

Por eso Lobinger estudia toda la casuística que puede plantearse a su propuesta y se esfuerza en tener previstas las soluciones ante las seguras objecciones que recibirá al llegar a las altas instancias vaticanas.

El libro continúa con un muy amplio artículo ( cerca de 100 páginas) del Padre José Almeida, chileno. La aportación del P. Almeida me parece extraordinariamente interesante. Él parte de una realidad: miles de comunidades no celebran la eucaristía dominical por alta de presbíteros ( 70000 comunidades sólo en Brasil), pero también en otros muchos países de todos los continentes.

El que esta situación esté así se debe en gran parte a la decisión absurda de querer mantener la actual normativa celibataria para los sacerdotes. Se prefiere que los fieles se queden sin la riqueza de poder celebrar la eucaristía, antes que cambiar la actual normativa del celibato obligatorio para los sacerdotes.

Estos equipos de ministros ordenados: laicos, con su propia profesión, casados, serían una buena solución. Igual que si se permitiera a la mujer acceder al sacerdocio.
La normativa actual contradice la práctica de las primeras comunidades cristianas donde la mujer participaba, en igualdad con el hombre, en las iglesias domésticas donde celebraban la eucaristía.

En la propuesta de Lobinger convivirían los dos modelos de sacerdotes: los célibes o “presbíteros diocesanos” que estarían al servicio de toda la diócesis y los casados, que serían los “equipos de ministros ordenados” en sus propias comunidades.

El trabajo del P. Almeida, magnífico, estudia las propuestas de los sínodos episcopales de Asia, Oceanía, Europa, donde ellos muestran su preocupación por tantas comunidades que están privadas de la eucaristía por falta de sacerdotes. Analiza también las propuestas del sínodo episcopal de 1971 sobre la posibilidad de ordenación de hombres casados.

La propuesta para ordenar hombres casados no salió adelante, pero recibió 87 votos afirmativos, frente a los 107 que lo votaron en contra.
El P. Almeida analiza a fondo la vida de las comunidades cristianas paulinas. Mantiene con buen criterio, que la eucaristía la celebraba toda la comunidad y no dice nada de la presidencia. Mantiene que las comidas judías eran presididas por el jefe de la casa donde se celebraba.

Muy posiblemente él mismo sería el que presidiría también la acción de gracias en la eucaristía que era en las casas. Por tanto, esto podría ser hoy igualmente válido y los que las presiden pueden ser igualmente hombres o mujeres, solteros o casados, con formación académica o no, a tiempo completo o parcial.

Termina el trabajo del P. Almeida ahondando en las características que deben tener esas comunidades cristianas de donde van a salir esos “equipos de presbíteros”. Él señala con todo detalle esas características.

En resumen, deberían ser comunidades maduras en la fe, por tanto evangélicamente comprometidas, corresponsables, con atención preferente por los más necesitados y marginados…

Dice Lobinger al terminar de escribir su libro que todo lo que él dice está abierto a la discusión y al debate.

Al terminar de comentar su segundo libro “EL ALTAR VACÍO” tendré ocasión de manifestar mi opinión personal sobre estos dos libros.

EL ALTAR VACÍO

El libro comienza con una introducción del catedrático de filosofía de la universidad de Granada Juan A. Estrada que me parece magistralmente expuesta, documentada y razonada comentando y completando la propuesta de Lobinger.

La nueva propuesta ministerial

Parte de la realidad de muchísimas comunidades cristianas que no pueden celebrar la eucaristía dominical. La solución que se propone es cambiar el modelo de ministro ordenado y modificar la estructura ministerial de las parroquias.

El autor, Lobinger, apuesta por crear equipos de ministros dentro de las propias comunidades. Coexistirían, pues, dos modelos: el de los curas actuales, célibes y al servicio de toda la diócesis y el de los equipos de ministros ordenados que son miembros de las mismas comunidades y pueden ser personas casadas y con dedicación a tiempo parcial, con su profesión y su familia. Éstos serían formados y supervisados por los curas célibes y todos ellos, vinculados al obispo.

Estrada hace una incursión en los Evangelios y los Hechos de los Apóstoles. Deja claro que la actual estructura ministerial de la Iglesia no proviene de Jesús, sino de decisiones adoptadas en siglos sucesivos y que fueron cambiando a lo largo de la Historia.

Jesús no se preocupaba por las estructuras ministeriales ni por quién iba a mandar en la Iglesia. A Él le preocupa el estilo de vida que deben llevar sus discípulos y que no cayeran en las tentaciones del poder, del prestigio y del dinero.

El protagonismo de los ministerios debía de estar en la comunidad con pluralidad de carismas y servicios.

Ministerios en la Iglesia

Hubo dos grandes corrientes: la de la tradición hebrea, formada por presbíteros o ancianos y la grecorromana, formada por obispos (gestores, administradores) y diáconos (domésticos, criados). Eran términos profanos, tomados de la cultura romana. Estos ministros y diáconos eran los propios de las comunidades paulinas.

Los ministros locales no eran designados por Pablo, sino por las comunidades.

Iglesia, unión y ministros

En la Iglesia antigua hay un elemento fundamental: la unión. Pero no había un modelo único.

Se pertenecía a una comunidad concreta y desde ahí se sentían unidos a la Iglesia Universal. Había 5 grandes patriarcados: Roma, Constantinopla, Antioquía, Alejandría y Jerusalén.
Cada una de ellas tenía diversas tradiciones, costumbres y estructuras. No había una forma única de cristianismo, igual para todos. Era una red de iglesias diversas en sus formas y costumbres, pero todas ellas en comunión.

No existía una sola liturgia, un mismo derecho canónico, ni una misma teología. Cada comunidad elegía de entre sus miembros a los que iban a ser ordenados obispos, presbíteros y diáconos. No se podía hacer nada sin contar con la comunidad. Los obispos eran elegidos por los presbíteros y laicos de la comunidad. No los elegían el papa de Roma, que no intervenía más que cuando había conflictos.

Igualmente, la eucaristía era algo central en la vida de la comunidad. Todos participaban activamente con cantos, lecturas, oraciones..Se dejaba espacio a la creatividad y a la espontaneidad del ministro. La Iglesia era toda la comunidad. La penitencia y el bautismo se celebraban en la eucaristía.

Había una estrecha relación entre eucaristía y lucha contra la injusticia y la comunión de bienes. Quien acumulaba riquezas no podía participar de la eucaristía.

Con el paso del tiempo se fue perdiendo esta dimensión comunitaria hasta llegar a celebrarse de espaldas al pueblo, en un idioma ininteligible, el latín, y a veces, a solas, sin comunidad.

La propuesta innovadora de Lobinger

Dice Estrada que la propuesta de Lobinger de crear equipos de ministros ordenados que pertenezcan a las propias comunidades, es algo que responde plenamente a la práctica de la Iglesia del primer milenio. Coexistían ministros casados, padres de familia y célibes en igualdad ministerial. La ley del celibato obligatorio no se implantó hasta el siglo XII.

La propuesta de Lobinger, dice Estrada, intenta aportar soluciones a la crisis actual de la Iglesia, no sólo por la creciente carencia de ministros ordenados, sino por el perfil que presenta, poco acorde con las necesidades comunitarias, la nueva sensibilidad social y su imagen pública en la sociedad moderna

Señala que, a pesar del Vaticano II que fue un Concilio Universal, la Iglesia se ha romanizado y europeizado. Hoy se busca respetar lo europeo, pero aceptando la pluralidad de cristianismos mundiales, diversos en formas, tradiciones y expresiones, aunque unidos en lo fundamental. La Iglesia admite diversidad de modelos de ministerios, teologías y liturgias dentro de la misma fe.

A continuación, después de la Introducción del artículo, magnífico, de Estrada, Lobinger presenta su libro “El Altar vacío”. Todo a base de dibujos, fácilmente comprensibles, para poder ser discutidos y comentados en grupos. Pretende que los grupos puedan discutir lo que sugieren esos dibujos. Dibujos donde se ven mucha gente alrededor de un altar, pero el altar está vacío porque no hay sacerdote para poder presidir la eucaristía.

En otro, se ve un grupo de cristianos alrededor de un libro. Tienen que buscar un sucedáneo de la eucaristía: la celebración de la palabra. No hay sacerdotes.
En otro, se ve un sacerdote que tiene alrededor muchas comunidades. Tienen que dejar el altar vacío en muchas de ellas muchos domingos, porque el sacerdote no puede estar en todas ellas.

En otro, se ve un equipo de ministros ordenados que celebran la eucaristía con su comunidad. En otro dibujo se ve un grupo de cristianos reunidos sin sacerdote, decidiendo ellos mismos emprender acciones sencillas: catequesis, atención a enfermos, compromiso con el barrio, comentar juntos el evangelio etc…

En otro dibujo aparecen varios de los ministros ordenados en equipo, mezclados con el resto de los fieles. Es bueno estar integrados, sin diferencias, sin tener que invitar a los “curas”.
No puedo comentar aquí los 57 dibujos que aporta el libro. Sólo decir que resulta un modo muy didáctico y asequible para poder ser comentados y debatidos. Después de cada dibujo, hay un texto muy breve que lo comenta y unas preguntas breves para ayudar al comentario y al debate.

Otros dibujos se dedican a explicar las diferencias entre los actuales curas y los equipos de ministros ordenados y su complementariedad de funciones.

Termina Lobinger diciendo que la Iglesia católica está sufriendo una seria deformación: sustituir la celebración de la eucaristía, el precepto del Señor, por la celebración de la Palabra, sin eucaristía, por no tener sacerdotes.

Es urgente una reformulación de los ministerios en la Iglesia, su función actual y darle una nueva imagen, más acorde con los nuevos tiempos. A partir de experiencias pilotos, de diócesis concretas, habría que ir abriendo nuevos caminos.

¿QUÉ DECIR DE ESTOS DOS LIBROS DE LOBINGER?

En primer lugar existe una relación muy estrecha entre el contenido de los dos libros. Son como dos caras de una misma moneda. En “El Altar vacío”, se pretende exponer con dibujos sencillos y pedagógicos y con un breve texto explicativo, en cada uno de ellos, los distintos contenidos ya expuestos en el otro libro “Equipos de ministros ordenados”.

Sobre el fondo de lo que plantea Lobinger, hay que decir que es una necesidad MUY URGENTE que tiene la Iglesia: la de renovar el modelo actual del sacerdote, muy alejado de lo que Jesús quiso y del modelo de las primeras comunidades cristianas. Y, por supuesto, un modelo desfasado por completo de lo que la Iglesia de hoy, inserta en este mundo del siglo XXI, demanda.

Además, su propuesta tiene de positivo que no es un planteamiento teórico, sino que responde a la práctica observada en muchas comunidades cristianas, católicas y no católicas, en diferentes regiones del Mundo.

Aporta caminos válidos para solucionar en gran medida el terrible drama de la insuficiencia de presbíteros en muchísimas regiones del mundo. Ello está provocando que los cristianos no puedan cumplir con el precepto del señor celebrando la eucaristía que, según el Concilio, es el centro y culmen de la vida cristiana.

Además lo propone para que se pueda ir llevando a cabo, de modo gradual y progresivo, a modo de experiencias pilotos en aquellas diócesis y comunidades que lo permitan.

INCONVENIENTES DE ESTA PROPUESTA

La principal: quiere contar con todas las bendiciones de los dicasterios romanos y del papa. Pero eso, en la actual situación involucionista de la Iglesia, parece una empresa imposible de conseguir.
Por eso Lobinger se detiene tanto en querer solucionar todas las posibles objecciones que, sin duda, Roma le va a plantear. Y ahí, en mi opinión, cae en una serie de casuísticas que, por mucho que intente solucionarlas, desde Roma, los inquisidores no le van a dar el visto bueno. Ellos seguirán enrocándose en las posiciones de sobra ya conocidas para que todo siga igual, aunque esa postura les lleve al precipicio.

Otro inconveniente que le veo a su propuesta, que Estrada apunta y que comparto, es el peligro de crear dos tipos de sacerdotes: los de 1ª división y los de 2ª. Los célibes, ligados al obispo y con disposición de servicio a toda la diócesis, con más preparación y además formadores de los equipos de ministros ordenados y los otros, casados, con su profesión, disponibles a tiempo parcial…

Sería necesario superar este peligro de modo que unos y otros estén en igualdad real.
Visto, además, desde donde yo me muevo, las comunidades de base y otros colectivos cristianos de línea teológica muy abierta, la propuesta me parece ya superada.

Hace muchos años, en numerosas comunidades cristianas y en otros colectivos, ya se aceptan unos ministerios desclericalizados, en igualdad de hombre-mujer, soltero/a-casado/a, incluso donde es toda la comunidad la que celebra la eucaristía, muchas veces sin ningún sacerdote.

Pienso que la vida siempre va por delante de las estructuras que son muy lentas en asumir los cambios necesarios.
El movimiento de curas obreros, como el de los curas casados, ha empezado desde abajo. Nos pusimos a trabajar sin esperar un real decreto de Roma que lo autorizara. Creo que aquí debe ser igual.

Con todo, debo decir que me parece que es una propuesta muy interesante que la institución eclesial debiera considerar, ya que está muy detallada y pormenorizada. Pero, mucho me temo que los sesudos y ancianos cardenales de los dicasterios romanos encontrarán siempre excusas para que nunca pueda ser aprobada. Al menos con este papa, tan mayor y tan conservador.

Sería necesario esperar que soplen nuevos aires renovadores con la llegada de un nuevo papa más abierto y más joven o bien que en pocos años la tragedia de falta de sacerdotes obligue a tomar en consideración lo que Lobinger plantea en estos dos interesantes libros.

Mientras tanto, los cristianos de base tenemos que seguir haciendo lo que estamos haciendo, sin mirar a Roma para ver si lo autorizan o no. Como diría alguien, “el movimiento se demuestra andando”.

Y es que las comunidades cristianas deben asumir sus propias responsabilidades sin estar pendientes del Código de Derecho Canónico, sino del ejemplo de Jesús y la práctica de aquellas primeras comunidades cristianas que caminaban siguiendo lo que aprendieron de su maestro.

Cádiz 20 de Octubre de 2011

Fuente: http://www.redescristianas.net

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: