06 SEPTIEMBRE/15 EL HACE LAS COSAS BIEN. MENSAJES PARA NIÑOS/AS


Mensajes para niños
Sermón de la semana
Propio 18 (23) 15er Domingo después de Pentecostés Año B
06 de setiembre 2015
Sermón de la semana

Títula: “Él Hace Todas las Cosas Bien”

Tema: Jesús hace todo a la perfección. Tiempo Ordinario 18(23) 15er Domingo después de Pentecostés Año B

Objeto: Una bola de soccer, un libro de música, una pintura y otros objetos representando actividades que una persona pudiera hacer bien.

Escritura: “La gente estaba sumamente asombrada, y decía: Todo lo hace bien. Hasta hace oír a los sordos y hablar a los mudos” (Marcos 7:37 – NVI)

Hoy tengo diferentes objetos conmigo en esta mañana. Una de las cosas que he traído es una bola de soccer. ¿Cuántos de ustedes podrían decir que son buenos jugadores de soccer? Bueno algunos de nosotros pudiéramos ser buenos jugadores de soccer, pero otros de nosotros puede ser que no lo juguemos bien.

¿No es ésta una pintura preciosa? ¿Cuántos de ustedes creen que que podrían pintar un cuadro así de precioso? Quisiera poder pintar un cuadro tan lindo como este pero no puedo. La verdad es que no sé pintar muy bien.

Este es un libro de música. Espero que a ustedes les guste la música. ¿Cuántos de ustedes pueden decir que cantan bien? Hay algunas cosas que no puedo hacer bien, pero creo que ésta es una de las que puedo hacer bastante bien.

Todos nosotros tenemos cosas que podemos hacer muy bien, pero ninguno de nosotros puede hacer todo bien, ¿no es así? Sólo conozco a una personas que hace todo correctamente. Probablemente sepas quién es. Su nombre es Jesús.

Un día algunas personas le trajeron un hombre a Jesús el cual no podía escuchar y casi no podía hablar. Las personas le suplicaron a Jesús que sanara a su amigo. La Biblia nos dice que Jesús puso sus dedos en los oídos del hombre y que tocó su lengua. Entonces clamó: “¡Ábrete!” Tan pronto Jesús dijo estas palabras, los oídos del hombre fueron abiertos y pudo escuchar, su lengua se destrabó y pudo hablar. Las personas estaban sorprendidas y dijeron: “Todo lo hace bien. Hasta hace oír a los sordos y hablar a los mudos”.

Entonces Jesús hizo algo poco usual, le dijo a la gente que no dijeran a nadie lo que le habían visto hacer. ¿Crees que siguieron las instrucciones que Jesús les dio? ¡No! Ellos le contaron a todos acerca de este hombre que hacía todo bien.

Jesús ha hecho muchas cosas grandes y maravillosas para ti y para mí, pero no nos dijo que no se lo dijéramos a nadie. De hecho, nos dijo que les contáramos a otros. ¿Se lo has contado a alguien?

Querido Jesús, tú haces todas las cosas bien. Te damos gracias por todo lo que haces por nosotros diariamente. Amén.

Páginas para colorear y actividades
Boletín para niños (DOC) (PDF)

(Imprima la primera página y luego insértela en la impresora para imprimir el otro lado.  Doble el boletín por la mitad y tendrá un boletín de cuatro páginas para los niños.)

 

Enlaces a los sermones

Impresión amistosa:   “Él Hace Todas las Cosas Bien”

Otra sermón para Santiago 2:1-10:  “Evitando el favoritismo”
Tenemos materiales para ayudarle con los niños

Tenemos un CD conteniendo estos materiales:

Tres años de sermones de Sermons4Kids
Páginas para colorear del Antiguo y Nuevo Testamento
Una serie de páginas para colorear de Graham Kennedy
Lecciones: La vida de Cristo de cada uno de los cuatro Evangelios
Canciones para la Escuela Bíblica de Niños
Catorce presentaciones de PowerPoint
Un año de lecciones del Antiguo Testamento (de Mission Arlington)

Para imprimir una forma para ordenarlo haga clic aquí. (Es gratis)

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá
Derechos de autor Sermons4Kids, Inc.
Todos los derechos reservados.

LIBERARSE DE LEYES QUE ESCLAVIZAN: VICENTE MARTINEZ


 “Una muchacha nacida libre no se deja manejar como si fuera una esclava” (Blonde, en la ópera El rapto en el serrallo)

30 de agosto, domingo XXII del TO

Mc 7, 1-8. 14-15. 21-23

Descuidáis el mandamiento de Dios y mantenéis la tradición de los hombres.

Los discípulos no cumplen las normas de pureza exigidas por la ley porque ya habían comenzado a liberarse de leyes que esclavizan y no están al servicio de la vida“El sábado se hizo para el hombre, no el hombre para el sábado” (Mc 1, 27).

Talante vital de los Apóstoles repetido por tantos otros que, como Emil Cioran (1911-1995), filósofo agnóstico rumano vivió en controversia perenne contra lo establecido, contra las ideas constituidas en formato de norma o dogmatismo.

Jesús reprocha a los fariseos en Marcos 7, 2 la acusación hecha a sus discípulos por sentarse a comer sin haberse lavado antes las manos y, frente a leyes y tradiciones, resalta el valor interior de la conciencia como criterio de moralidad y raíz del comportamiento humano. R. Fisher lo parafraseó en El Caballero de la Armadura Oxidada:

-“Tengo una mente muy buena, le discutió el Caballero.

-E inteligente, añadió Merlín. Ella te atrapó en esa armadura”.

Aunque la liberación no es fácil para quienes como Antonio Esquivias, ex-opus Dei, atrapados quedaron en la armadura de “el cielo en una jaula”. Hay Instituciones –¿también la Iglesia?- para quienes, como ocurre en ciertos sectores de África, los derechos de la tribu están por encima de los de los individuos. Por ejemplo, los de ablación en las mujeres, amparados en actitudes legalistas. Esperemos que todos estos encarcelados se revelen un día y, como Blonde, doncella de Constanza, en El rapto en el serrallo de Mozart, respondan al Pachá de turno: Una muchacha nacida libre no se deja manejar como si fuera una esclava”.

Como no se dejaba el elefante en una de las preciosas oraciones que la francesa Carmen Bernos Gasztold (1919-1995)  escribió y llevó a partitura musical como plegarias de los animales al Creador. Creo que vale la pena leer y meditar su contenido. Lleva por título “La oración del elefante”.

¡Señor, aquí estoy: soy el Elefante!
Soy tu creación que te habla.

Me da un poco de vergüenza ser como soy.
Aunque es verdad que no es mi culpa cuando
Aplasto Tu Jungla con mis grandes pies.
Déjame ser cuidadoso y déjame pisar sabiamente.
Haz que cuide mi dignidad y mi equilibrio.
Y permite que sea un poco filósofo para que,
Esté donde esté,
Tenga entusiasmo y disfrute con las bondades
Que las cosas y la vida me ofrecen. Amén.

¿No fue Jesús el primero en liberarse de las Leyes que esclavizan tanto a  nivel personal como comunitario? Hasta quizás nos sobre el Credo, dramática profesión de fe según Mozart.

 

EL CREDO: UNA DRAMÁTICA PROFESIÓN FE

“Desde luego que para Mozart, creer en Jesús Hijo de Dios no constituía problema teológico.  Pero ¿aún es esto válido en la actualidad? No cabe dudar que para innumerables personas –incluidas  aquellas que prestan oídos al credo puesto en música por Mozart-, la fe en Jesucristo como Hijo de dios hecho hombre sencillamente ya no es asumible, suena demasiado a ideología, ilusión, proyección.

¿Acaso Ludwig Feuerbach, aquel que estudiara teología y radicalizara la Ilustración francesa, no dejó demostrado de una vez para siempre a mediados del siglo XIX cuál era el trasfondo de esa fe en el Hijo de Dios hecho hombre?”.  (…)

“Y sin embargo, ningún teólogo podrá dejar de reconocer ya que no hay palabra en este credo –desde el término “Dios” hasta enunciados relativos a “parto virginal”, “bajada a los infiernos”, “subida a los cielos” y “”vida eterna, que no requiera traducción crítica al pensamiento y lenguaje actuales. Son todos ellos textos litúrgicos santificados, los cuales no se deberán eliminar en verdad. Pero cada palabra se deberá entender de una manera nueva”.

(Hans Küng, Música y Religión)

 

Vicente Martínez

http://feadulta.com/es/buscadoravanzado/item/6717-liberarse-de-leyes-que-esclavizan.html

 

Domingo XXII Tiempo Ordinario 30 agosto 2015 Evangelio de Marcos 7, 1-8.14-15.21-23: EDUARDO MARTINEZ LOZANO


 

 

En aquel tiempo se acercó a Jesús un grupo de fariseos con algunos letrados de Jerusalén y vieron que algunos discípulos comían con manos impuras (es decir, sin lavarse las manos).

(Los fariseos, como los demás judíos, no comen sin lavarse ante las manos, restregando bien, aferrándose a la tradición de sus mayores, y al volver de la plaza no comen sin lavarse antes, y se aferran a otras muchas tradiciones, de lavar vasos, jarras y ollas).

Según eso, los fariseos y los letrados preguntaron a Jesús:

¾ ¿Por qué comen tus discípulos con manos impuras y no siguen la tradición de nuestros mayores?

Él les contestó:

¾ Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está escrito: «Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. El culto que me dan está vacío, porque la doctrina que enseñan son preceptos humanos».

Dejáis a un lado el mandamiento de Dios para ateneros a la tradición de los hombres.

En otra ocasión llamó Jesús a la gente y les dijo:

¾ Escuchad y entended todos: Nada que entre de fuera puede hacer al hombre impuro; lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre. Porque de dentro del corazón del hombre salen los malos propósitos, las fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, codicias, injusticias, fraudes, desenfreno, envidia, difamación, orgullo, frivolidad. Todas esas maldades salen de dentro y hacen al hombre impuro.

 

******

 

DE LOS LABIOS AL CORAZÓN, DE LA RELIGIÓN A LA ESPIRITUALIDAD

 

 

El conflicto de los fariseos con Jesús se centró en cuestiones relativas a la imagen de Dios, al carácter absoluto o no de las normas religiosas y descendió incluso hasta las llamadas normas de pureza.

De un modo esquemático, podría resumirse en estas contraposiciones: la gratuidad frente al mérito; el valor de la persona por encima de la ley; y el cuidado de la interioridad frente a la absolutización de las tradiciones.

En el texto que leemos hoy, Jesús trae un texto del profeta Isaías, que desnuda radicalmente cualquier pretensión de absolutismo religioso: “La doctrina que enseña son preceptos humanos”.

 

Las religiones han sido (son) muy reacias a reconocer algo que, sin embargo, resulta obvio: todas ellas son construcciones humanas. Nacidas a partir de la enseñanza de algún personaje especialmente carismático, a quien le fue dado “ver” más allá de lo habitual, no son otra cosa que el intento de plasmar aquellas intuiciones místicas. Dicho de un modo más amplio: toda religión es una construcción humana, con la que se trata de vehicular el anhelo espiritual que habita al ser humano y que constituye una de sus dimensiones fundamentales y, por tanto, irrenunciable. El humano es un ser habitado por un misterio mayor que él mismo. A la capacidad para reconocer esa dimensión profunda se la empieza a nombrar ahora como “inteligencia espiritual”.

El problema surge cuando aquella construcción humana –cualquier religión- se absolutiza, hasta el punto de pretender identificarse con la verdad, presentarse como mediadora exclusiva con el Misterio y puerta de entrada obligada para acceder a lo que denomina “salvación”. Cuando ello ocurre, por decirlo en palabras del propio Jesús, los responsables religiosos ni “entran a la vida” ni dejan entrar (Mt 23,13).

Una religión absolutizada se hace indigesta y provoca automáticamente rechazo en las personas más libres, lúcidas y abiertas, que se rebelan contra la imposición, el autoritarismo y cualquier pretensión exclusivista (y, por tanto, excluyente). Y en la medida en que las personas crecen en espíritu crítico, descubren con facilidad que, tras la fachada de solemnidad con la que suelen revestirse, se esconde la misma debilidad humana que con frecuencia ellas mismas condenan.

Toda doctrina es humana, viene a decir Jesús, citando a Isaías. Y no puede ser de otro modo. Incluso lo que se proclama como “palabra de Dios” –por más que haya un modo “adecuado” de interpretar esa expresión- no son sino conceptos humanos elaborados en un contexto histórico y sociocultural que los condicionaron.

La prioridad no corresponde, por tanto, a las doctrinas cuanto al corazón. Porque suele ocurrir algo que resulta llamativo: a mayor insistencia en las doctrinas, más frialdad en el corazón. Este parece ser el reproche que Jesús dirigía a los fariseos, es decir, a las personas que tienden a absolutizar la religión: se “honra a Dios con los labios” (los rezos), pero el corazón está apagado.

La invitación a “tener el corazón cerca de Dios” podría traducirse de este modo: vivir conscientes de nuestra verdadera identidad, en conexión con lo que realmente somos –esa es la dimensión específicamente espiritual-, lo cual nos abrirá a una vivencia abierta e inclusiva, humilde y tolerante, gozosa y compasiva…, a partir de la Unidad radical en la que nos reconocemos.

 

http://www.enriquemartinezlozano.com

 

 

22 Tiempo Ordinario – B (Marcos 7,1-8.14-15.21-23) 30 de agosto 2015 José Antonio Pagola


#

Tiempo ordinario

Recobremos la alegría de evangelizar

Recobremos y acrecentemos el fervor, «la dulce y confortadora alegría
de evangelizar, incluso cuando hay que sembrar entre lágrimas…
Y ojalá el mundo actual -que busca a veces con angustia, a veces con esperanza-
pueda así recibir la Buena Nueva, no a través de evangelizadores tristes
y desalentados, impacientes o ansiosos, sino a través de ministros del Evangelio,
cuya vida irradia el fervor de quienes han recibido, ante todo en sí mismos,
la alegría de Cristo» (Evangelii nuntiandi 80).

Francisco, Evangelii gaudium 10

NO AFERRARNOS A TRADICIONES HUMANAS

José Antonio Pagola

o sabemos cuándo ni dónde ocurrió el enfrentamiento. Al evangelista solo le interesa evocar la atmósfera en la que se mueve Jesús, rodeado de maestros de la ley, observantes escrupulosos de las tradiciones, que se resisten ciegamente a la novedad que el Profeta del amor quiere introducir en sus vidas.

Los fariseos observan indignados que sus discípulos comen con manos impuras. No lo pueden tolerar: «¿Por qué tus discípulos no siguen las tradiciones de los mayores?». Aunque hablan de los discípulos, el ataque va dirigido a Jesús. Tienen razón. Es Jesús el que está rompiendo esa obediencia ciega a las tradiciones al crear en torno suyo un «espacio de libertad» donde lo decisivo es el amor.

Aquel grupo de maestros religiosos no ha entendido nada del reino de Dios que Jesús les está anunciando. En su corazón no reina Dios. Sigue reinando la ley, las normas, los usos y las costumbres marcadas por las tradiciones. Para ellos lo importante es observar lo establecido por «los mayores». No piensan en el bien de las personas. No les preocupa «buscar el reino de Dios y su justicia».

El error es grave. Por eso, Jesús les responde con palabras duras: «Vosotros dejáis de lado el mandamiento de Dios para aferraros a la tradición de los hombres».

Los doctores hablan con veneración de «tradición de los mayores» y le atribuyen autoridad divina. Pero Jesús la califica de «tradición humana». No hay que confundir jamás la voluntad de Dios con lo que es fruto de los hombres.

Sería también hoy un grave error que la Iglesia quedara prisionera de tradiciones humanas de nuestros antepasados, cuando todo nos está llamando a una conversión profunda a Jesucristo, nuestro único Maestro y Señor. Lo que nos ha de preocupar no es conservar intacto el pasado, sino hacer posible el nacimiento de una Iglesia y de unas comunidades cristianas capaces de reproducir con fidelidad el Evangelio y de actualizar el proyecto del reino de Dios en la sociedad contemporánea.

Nuestra responsabilidad primera no es repetir el pasado, sino hacer posible en nuestros días la acogida de Jesucristo, sin ocultarlo ni oscurecerlo con tradiciones humanas, por muy venerables que nos puedan parecer.

30 AGOSTO/15 Nuestra relación hacia Dios es una cuestión del corazón. MENSAJES PARA NIÑOS/AS


Mensajes para niños
Sermón de la semana
Propio 17 (22) 14er Domingo después de Pentecostés Año B
30 de agosto 2015
Sermón de la semana

Título: ¿Limpio o impuro?

Tema: Nuestra relación hacia Dios es una cuestión del corazón. Propio 17 (22) 14er Domingo después de Pentecostés Año B

Objeto: Guantes desechables, toallas desechables y una botella de líquido desinfectante de manos

Escritura: “Así que los fariseos y los maestros de la ley le preguntaron a Jesús: ‘¿Por qué no siguen tus discípulos la tradición de los ancianos, en vez de comer con manos impuras?'” Marcos 7:5 (NVI)

Un día, hace poco, fui a un lugar donde hacen emparedados para almorzar. Mientras observaba al joven detrás del mostrador hacer mi emparedado, noté que estaba utilizando guantes desechables como estos. (Enséñeselos a los niños). Pensé: “Eso está bien. Me alegro que no esté haciendo mi emparedado usando sus manos sucias”. Mientras observaba, el joven tocaba todo detrás del mostrador usando los mismos guantes. Después de un rato, me pregunté: “Estarán esos guantes más limpios de lo que sus estarán manos?”

Las personas hoy en día están muy preocupadas de tener manos limpias. Como en ocasiones el jabón y el agua no están disponibles, muchas personas cargan un paquete de toallas húmedas desechables o una botella con líquido desinfectante para asegurarse que sus manos estén limpias. Eso es una buena idea. Después de todo, como decía mi mama, “La limpieza es parecida a la santidad.” ¿O será?

Un día, un grupo de fariseos vinieron a “Jesús. “Hemos notado que algunos de tus discípulos están comiendo sin lavarse las manos, le dijeron a Jesús. “¿Por qué no siguen nuestra tradición de lavarse las manos antes de comer?”

“¡Hipócritas!”, les dijo Jesús. “Isaías debió están hablando de ustedes cuando dijo: ‘Estas personas me honran con sus labios, pero su corazón está lejos de mí'”.

Entonces Jesús llamó a las personas a acercarse alrededor de él a escuchar lo que tenía que decir. “Todos ustedes escuchen. No es lo que entra en su cuerpo lo que les hace impuros, son las malas palabras que salen de sus bocas. De sus corazones vienen los pensamientos malos, la codicia (desear cosas), el engaño y la envidia (desear lo que otro posee). Esto es lo que los hace impuros.”

Las personas en el tiempo de Jesús estaban más preocupadas por mantener sus manos limpias que de tener un corazón limpio. ¿Somos diferentes? Usamos guantes y toallas desechables o el líquido desinfectante, pero, ¿cuidamos nuestros corazones de pensamientos malos? ¿Qué clase de libros leemos? ¿Qué tipo de programas de televisión y películas observamos? ¿Qué lenguaje utilizamos?

Manos limpias o corazón limpio, ¿cuál es el más importante?

Padre celestial, perdónanos por nuestros pensamientos impuros. Crea en nosotros un corazón limpio para honrarte. En el nombre de Jesús oramos, amén.

Páginas para colorear y actividades
Boletín para niños (DOC) (PDF)

(Imprima la primera página y luego insértela en la impresora para imprimir el otro lado.  Doble el boletín por la mitad y tendrá un boletín de cuatro páginas para los niños.)

 

Enlaces a los sermones

Impresión amistosa:   “¿Limpio o impuro?”

Otra sermón para Marcos 7:1-7:  “Religión superficial”
Tenemos materiales para ayudarle con los niños

Tenemos un CD conteniendo estos materiales:

Tres años de sermones de Sermons4Kids
Páginas para colorear del Antiguo y Nuevo Testamento
Una serie de páginas para colorear de Graham Kennedy
Lecciones: La vida de Cristo de cada uno de los cuatro Evangelios
Canciones para la Escuela Bíblica de Niños
Catorce presentaciones de PowerPoint
Un año de lecciones del Antiguo Testamento (de Mission Arlington)

Para imprimir una forma para ordenarlo haga clic aquí. (Es gratis)

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá
Derechos de autor Sermons4Kids, Inc.
Todos los derechos reservados.

23 AGOSTO/15 IGLESIA CATÓLICA INCLUSIVA “SAN ROMERO DE AMÉRICA”


Oscar_Romero_by_puigreixach

Iglesia Católica Inclusiva Oscar Romero 

Boletín de Domingo, 23 de agosto 2015
21o Domingo del Tiempo Ordinario

Queridos amigos,

El pasado miércoles por la noche fue una noche terrible de la violencia. Aquí en Rochester, hubo un tiroteo masivo en Genesee Street, como un grupo de gente salía de un partido de baloncesto en el Boys and Girls Club. Yo estaba de guardia como capellán en el Hospital Strong esa noche. A las 11:30 pm mi receptor se apagó
diez veces seguidas. (Se apaga dos veces para cada paciente traumatizado). Usted puede imaginar la confusión en la bahía de trauma — confusión organizada, como el hospital es realmente excelente en una crisis así. Siete personas fueron heridas de disparos esa noche, tres de los cuales murieron. Todo lo que hay, estoy seguro, estaban traumatizados, y llevará a que la memoria durante mucho tiempo.

Esa misma noche, en la ciudad de Nueva York, mi hermana sacerdote Alexandra Dyer fue atacada por un hombre que arrojó una sustancia como Drano en su cara. Ella esta en el hospital, ahora, y en tanto dolor. Hasta ahora parece que ella todavía tiene su
vista, y porque ella escupió en lugar de saliva, que no ha perdido su
voz. No parece que fue atacada porque ella era una mujer
sacerdote. Alexandra es una, amorosa, amable mujer gentil, y es
incomprensible cómo alguien puede hacer esto a ella.

Fred Rogers solía decir que en tiempos de crisis hay que buscar la
personas que están ayudando. Creo que eso es importante, porque una de las cosas luchamos cuando se enfrentan a eventos como este, es la desesperación. Otra hermana sacerdote, Gabriella Velardi Ward, ofreció una oración: “Rezo por todos la humanidad que la empatía no se extinguirá y que todos los niños crecer en ambientes amorosos, seguros y solidarios para que las generaciones futuras
podría saber que todos estamos conectados a todo lo que es “.

Yo estaba agradecido por las palabras de Gabriella, y las de otros en nuestra región, porque yo mismo no tenía palabras para ofrecer. Después de apoyar a las personas en el tras el tiro aquí y, después de leer sobre el ataque de Alexandra, era como si mi cerebro había entrado en el bloqueo. Como pasaba la semana Olvidé cosas – una cita, una reunión, una llamada que tenía que hacer – y
di cuenta de que yo también estaba traumatizada. Cuando suceden cosas terribles a otra personas, una es por supuesto consciente de cuánto más pequeño es el propio dolor, como un transeúnte.

Como Pedro en el Evangelio de esta semana, que tenía un momento de la verdad cuando otros íbamos a Jesús, y le preguntó a Jesús si él se iba, también – y Peter respondió con esas hermosas palabras: “Señor, ¿a quién iremos? Tu solo tiene palabras de vida eterna! “- como Pedro, tuve un momento de” Ajá “En! las secuelas de la violencia, ama a tu prójimo como a ti mismo. Paciencia,
la bondad, la conciencia – como capellán, me siento con la gente en los peores momentos de sus vidas, y ofrecer aceptación. Aquellos de nosotros en ayudar a las profesiones A veces resulta más fácil ofrecer que la aceptación no crítica paciente otros, que a nosotros mismos. Aunque mi trauma es menos de lo que otros experimentado, sigue siendo un trauma. Usted, que lee esto – todos nosotros la experiencia
algún trauma de la violencia en el mundo que nos rodea. Rodean que con amor.

Cuando empecé a trabajar en el hogar de ancianos hace cinco años, escribí una oración de la confesión de utilizar en los servicios allí. “Dios de Amor, nos olvidamos a veces que somos sus hijos amados. Señor ten piedad. Nos olvidamos de verte en la cara de todos los que conocemos. Cristo ten piedad. Olvidamos a confiar en usted
con todo nuestro corazón. Señor, ten piedad. “Eso me parece resumir lo nos separa de Dios – olvidando lo precioso que estamos olvidando cómo todos los demás es preciosa. Olvidarse de estar cerca de Dios.

No creo que alguien que conocieron en sus huesos que eran preciosos y, al igual que todos los demás, podía hacer cosas tan terribles queridos al igual que realizado en la noche del miércoles.

Así que era mi momento ajá, y lo que ofrecen en la cara de la violencia de La noche del miércoles. El amor que ofrecemos – el amor que ofrecemos a los niños, y extraños, y nuestras familias, nuestros compañeros de trabajo y vecinos y amigos, y el amor nos ofrecemos – hace una diferencia para el bien en el mundo.

Yo no creo que Dios quiere que las cosas malas que suceden. Creo que Dios puede tomar cualquier cosa y usarla para el bien. Mi oración es que paz vendrá de los acontecimientos de la noche del miércoles. Que habrá miles de aha momentos previos a miles de personas al amor más profundo, más profundo
compromiso con la curación y la comprensión y la paz. Pido a Dios que vamos a ver el uno al otro y ver a la gente – frágil, hermosa, difícil amada personas, al igual que a nosotros mismos.

Rezo por los niños que se quedan huérfanos, las madres que perdieron hijos; hermanos que perdieron hermanos, los sobrinos y sobrinas, los amigos. Rezo portodos los que estaban allí esa noche. Rezo por los atacantes, para la transformación
y la paz. Y para los primeros en responder, y la policía, las enfermeras, y médicos y personal de seguridad, los trabajadores sociales, los capellanes – y todo afectado por esta violencia, todos los que escuchan de él y recibir otro golpe a su sentido de la seguridad en este mundo.

Y para Alexandra. Sepan que nosotros, sus sacerdotes hermanos, estamos en el proceso de la creación de un Fondo de Go Mi cuenta para ayudar con sus gastos. Espero tener detalles de que en el próximo boletín.

Respire el dolor, y exhale paz. Dios sigue siendo Dios, aun cuando todo es la confusión y el dolor. La paz sea con vosotros.

Amor a todos,

Chava +RCWP

 Iglesia Oscar Romaro una comunidad inclusiva de la Liberación, Justicia y Alegría
Adorar en la Misa Tradición Católica: domingos, 11 am
Casa de San José de la Hospitalidad, 402 South Ave, Rochester NY 14620
Una comunidad de miembros de la Federación de ministerios cristianos

Domingo XXI Tiempo Ordinario 23 agosto 2015 Evangelio de Juan 6, 60-69: Enrique Martinez Lozano


 

 

En aquel tiempo, muchos discípulos de Jesús, al oírlo, dijeron:

¾ Este modo de hablar es inaceptable, ¿quién puede hacerle caso?

Adivinando Jesús que sus discípulos lo criticaban les dijo:

¾ ¿Esto os hace vacilar?, ¿y si vierais al Hijo del Hombre subir adonde estaba antes? El espíritu es quien da vida; la carne no sirve de nada. Las palabras que os he dicho son espíritu y son vida. Y con todo, algunos de vosotros no creen.

Pues Jesús sabía desde el principio quiénes no creían y quién lo iba a entregar. Y dijo:

¾ Por eso os he dicho que nadie puede venir a mí, si el Padre no se lo concede.

Desde entonces muchos discípulos suyos se echaron atrás y no volvieron a ir con él.

Entonces Jesús les dijo a los Doce:

¾ ¿También vosotros queréis marcharos?

Simón Pedro contestó:

¾ Señor, ¿a quién vamos a acudir? Tú tienes palabras de vida eterna; nosotros creemos. Y sabemos que tú eres el Santo consagrado por Dios.

 

******

 

¿POR DÓNDE BUSCAR?

 

El llamado “discurso eucarístico” –obra de varios glosadores- concluye con una especie de catequesis que quiere responder a quienes –dentro de la propia comunidad joánica de finales del siglo I- rechazaban la lectura sacramentalista que se acababa de exponer.

En la respuesta pueden advertirse varios elementos característicos de la teología de este evangelio: la referencia al origen divino de Jesús, repitiendo una expresión similar a la que había aparecido ya en los primeros capítulos (Jn 1,51; 3,13…); la insistencia en que solo puede creer en Jesús aquel “a quien el Padre se lo concede” (Jn 6,44); la sabiduría que acompañaba a Jesús desde el principio, por lo que aparece como “señor” de los acontecimientos, conocedor de las intenciones del corazón humano.

Y la catequesis culmina en la afirmación que el redactor pone en boca de Pedro –símbolo de la autoridad-, y que constituye una proclamación solemne de la fe de la propia comunidad joánica, que cree en Jesús como “el Santo consagrado por Dios” y, por tanto, portador de “palabras de vida eterna”.

 

¿A quién acudir? ¿Por dónde buscar? Antes o después, todo ser humano se verá planteando estas preguntas. En un primer momento, es prácticamente inevitable que la respuesta se busque fuera: en objetos o en doctrinas, en logros propios o en personas ajenas. Hasta que, gracias quizás a la ayuda recibida y a las mismas decepciones padecidas, empecemos a dirigir la búsqueda hacia el interior, no en una actitud vanidosa o solipsista, sino desde la intuición de que todo ser se halla habitado por la sabiduría del único Misterio.

Lo que buscamos, más allá de las apariencias y de los nombres que le atribuyamos, es siempre la vida: “Tú tienes palabras de vida”, dice Pedro. Y la búsqueda cesará en el mismo momento en que reconozcamos que somos uno con lo buscado.

Mientras veamos la vida como “algo” separado, andaremos confundidos. Al reconocer que somos vida, todo se ilumina. Quizás las creencias en las que crecimos nos llevaron a decirle a Jesús: “Tú eres la vida”. Y ese pudo ser un buen comienzo…, siempre que no se vea como punto de llegada. A partir de aquella afirmación, una vez superado el engaño que se deriva de la naturaleza separadora de la mente, podremos reconocer a Jesús –y a cualquier otra persona- como un “espejo” en el que nos vemos a nosotros mismos.

En realidad, lo que vemos siempre es vida, lo que somos, que se manifiesta bajo infinitos “disfraces”, pero siempre la misma y única Vida.

 

http://www.enriquemartinezlozano.com

 

 

Anteriores Entradas antiguas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 391 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: