Perturbado por Dios. Para el domingo 4 de diciembre de, el año 2016 – Mateo 3: 1-12


Los seguidores de Jesús no piensan igual. ¿Por qué nos sorprendió cuando nos enteramos de que estamos divididos en muchos temas? Tal vez es porque nos separamos nosotros mismos de acuerdo a la comprensión teológica y las diferencias de clase, raza, estilos de culto, los niveles de educación, y empezamos a creer que la mayoría de las personas son como nosotros. Viajamos por todo el camino ancho, la elección de las iglesias y amigos a través de las lentes de conservador, liberal, o progresiva, como podríamos elegir las universidades o los partidos políticos. Luego nos enteramos de que incluso dentro de nuestra iglesia seleccionado, estamos de acuerdo en que Jesús fue y es y si se nos llama a un “cambio de corazón” o un “cambio de dirección”. A veces simplemente no se habla de temas sustantivos en absoluto porque todavía no hemos llegado a un consenso en cuanto a qué hora de cumplir, la mejor manera de distribuir la comunión, la forma de disminuir la congestión en el estacionamiento, y una y otra vez que vamos.

Si estamos entre los bienaventurados, y estamos, Dios es fiel a interrumpirnos. Alguien rompe inesperados en desde el desierto, y que son sacudidos despierto. Una familia de refugiados musulmanes necesita patrocinio y nadie en el pueblo les da la bienvenida. Una mujer / hombre transexual busca la plena inclusión en la iglesia para servir como diácono, maestro de escuela dominical, o liturgista, así como la oportunidad, tan simple como suena, para usar el baño. Alguien le gusta el tipo equivocado de persona, tiene el tipo equivocado de la enfermedad, propugna el tipo equivocado de la atención de la nación o la creación, de una manera u otra, Dios envía un mensajero, gritando, “Repensar lo que piensas! Date la vuelta y caminar de una manera diferente “.

Por lo que es para el pueblo de Judea cuando un descuidado explosiones predicador a otro, proclamando: “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado!” Curioso, la gente va a escuchar y se mueven por su desafío a cambiar sus vidas. Para marcar el momento, los bautiza en el río fangoso, este hombre salvaje que ellos llaman Juan Bautista. Un cambio radical respecto de sus normas religiosas, se agita el fondo de sus corazones y también les llama a la acción. “Dar frutos dignos de arrepentimiento”, dice. Desde dentro o fuera de nuestros círculos de la igualdad, la voz de alguien está tratando de romper en este momento. ¿De quien es? ¿Qué fruto, serán asumidos si nos atrevemos a escuchar y dar vuelta? ¿Vamos a dejar que Dios nos perturba y nos utilizar molestar a otras personas?

Por:
Temporada y Escritura: ,

 

http://inwardoutward.org/

RECORRER CAMINOS NUEVOS. J.A. PAGOLA


Mt 3, 1-12

Por los años 27 o 28 apareció en el desierto en torno al Jordán un profeta original e independiente que provocó un fuerte impacto en el pueblo judío: las primeras generaciones cristianas lo vieron siempre como el hombre que preparó el camino a Jesús.

Todo su mensaje se puede concentrar en un grito: «Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos». Después de veinte siglos, el papa Francisco nos está gritando el mismo mensaje a los cristianos: abrid caminos a Dios, volved a Jesús, acoged el Evangelio.

Su propósito es claro: «Busquemos ser una Iglesia que encuentra caminos nuevos». No será fácil. Hemos vivido estos últimos años paralizados por el miedo. El papa no se sorprende: «La novedad nos da siempre un poco de miedo porque nos sentimos más seguros si tenemos todo bajo control, si somos nosotros los que construimos, programamos y planificamos nuestra vida». Y nos hace una pregunta a la que hemos de responder: «¿Estamos decididos a recorrer los caminos nuevos que la novedad de Dios nos presenta o nos atrincheramos en estructuras caducas que han perdido capacidad de respuesta?».

Algunos sectores de la Iglesia piden al papa que acometa cuanto antes diferentes reformas que consideran urgentes. Sin embargo, Francisco ha manifestado su postura de manera clara: «Algunos esperan y me piden reformas en la Iglesia, y debe haberlas. Pero antes es necesario un cambio de actitudes».

Me parece admirable la clarividencia evangélica del papa. Lo primero no es firmar decretos reformistas. Antes es necesario poner a las comunidades cristianas en estado de conversión y recuperar en el interior de la Iglesia las actitudes evangélicas más básicas. Solo en ese clima será posible acometer de manera eficaz y con espíritu evangélico las reformas que necesita urgentemente la Iglesia.

El mismo Francisco nos está indicando todos los días los cambios de actitudes que necesitamos. Señalaré algunos de gran importancia.

Poner a Jesús en el centro de la Iglesia: «Una Iglesia que no lleva a Jesús es una Iglesia muerta».

No vivir en una Iglesia cerrada y autorreferencial: «Una Iglesia que se encierra en el pasado traiciona su propia identidad».

Actuar siempre movidos por la misericordia de Dios hacia todos sus hijos: no cultivar «un cristianismo restauracionista y legalista que lo quiere todo claro y seguro, y no halla nada».

Buscar una Iglesia pobre y de los pobres. Anclar nuestra vida en la esperanza, no «en nuestras reglas, nuestros comportamientos eclesiásticos, nuestros clericalismos».

 

José Antonio Pagola

fuente: http://www.feadulta.com

  Con los ojos abiertos – J.A. Pagola


 

Posted: 24 Nov 2016 07:46 AM PST

Las primeras comunidades cristianas vivieron años muy difíciles. Perdidos en el vasto Imperio de Roma, en medio de conflictos y persecuciones, aquellos cristianos buscaban fuerza y aliento esperando la pronta venida de Jesús y recordando sus palabras: “Vigilad. Vivid despiertos. Tened los ojos abiertos. Estad alerta.”

¿Significan todavía algo para nosotros las llamadas de Jesús a vivir despiertos?

¿Qué es hoy para los cristianos poner nuestra esperanza en Dios viviendo con los ojos abiertos?

¿Dejaremos que se agote definitivamente en nuestro mundo secular la esperanza en una última justicia de Dios para esa inmensa mayoría de víctimas inocentes que sufren sin culpa alguna?

Precisamente, la manera más fácil de falsear la esperanza cristiana es esperar de Dios nuestra salvación eterna, mientras damos la espalda al sufrimiento que hay ahora mismo en el mundo. Un día tendremos que reconocer nuestra ceguera ante Cristo Juez: ¿Cuándo te vimos hambriento o sediento, extranjero o desnudo, enfermo o en la cárcel, y no te asistimos? Este será nuestro dialogo final con él si vivimos con los ojos cerrados.

Hemos de despertar y abrir bien los ojos. Vivir vigilantes para mirar más allá de nuestros pequeños intereses y preocupaciones. La esperanza del cristiano no es una actitud ciega, pues no olvida nunca a los que sufren. La espiritualidad cristiana no consiste solo en una mirada hacia el interior, pues su corazón está atento a quienes viven abandonados a su suerte.

En las comunidades cristianas hemos de cuidar cada vez más que nuestro modo de vivir la esperanza no nos lleve a la indiferencia o el olvido de los pobres. No podemos aislarnos en la religión para no oír el clamor de los que mueren diariamente de hambre. No nos está permitido alimentar nuestra ilusión de inocencia para defender nuestra tranquilidad.

Una esperanza en Dios, que se olvida de los que viven en esta tierra sin poder esperar nada, ¿no puede ser considerada como una versión religiosa de cierto optimismo a toda costa, vivido sin lucidez ni responsabilidad? Una búsqueda de la propia salvación eterna de espaldas a los que sufren, ¿no puede ser acusada de ser un sutil “egoísmo alargado hacia el más allá”?

Probablemente, la poca sensibilidad al sufrimiento inmenso que hay en el mundo es uno de los síntomas más graves del envejecimiento del cristianismo actual. Cuando el Papa Francisco reclama “una Iglesia más pobre y de los pobres”, nos está gritando su mensaje más importante a los cristianos de los países del bienestar.

BOLETIN JUAN CEJUDO: Domingo 13 de noviembre, 33 del tiempo ordinario


Estimados compañeros/as: Os envío los comentarios a la liturgia del próximo domingo 13 de noviembre, 33 del tiempo ordinario.
 
Van la presentación de las Benedictinas de MOntserrat y las reflexiones de Pagola y del portal de Koinonía
 
Saludos cordiales: Juan Cejudo
………………………………………………….
 
DOMINGO 13 DE NOVIEMBRE, 33 DEL TIEMPO ORDINARIO. Benedictinas de Montserrat

https://www.youtube.com/watch?v=5wsZNwwCdpw&feature=youtu.be

 
DOMINGO 13 DE NOVIEMBRE, 33 DEL TIEMPO ORDINARIO. Koinonía
 
DOMINGO 13 DE NOVIEMBRE, 33 DEL TIEMPO ORDINARIO: TIEMPOS DIFÍCILES. José Antonio Pagola
———————

Más informaciones a diario en: www.redescristianas.net; www.moceop.net; www.somosiglesiaandalucia.net; www.solidariosmayores.es; etc…etc..

Juan Cejudo
http://juancejudo.blogspot.com

Área de archivos adjuntos

A DIOS NO SE LE MUEREN SUS HIJOS: JOSE ANTONIO PAGOLA


32 Tiempo ordinario – C (Lucas 20,27-38)

32-to

Jesús ha sido siempre muy sobrio al hablar de la vida nueva después de la resurrección. Sin embargo, cuando un grupo de aristócratas saduceos trata de ridiculizar la fe en la resurrección de los muertos, Jesús reacciona elevando la cuestión a su verdadero nivel y haciendo dos afirmaciones básicas.

Antes que nada, Jesús rechaza la idea pueril de los saduceos que imaginan la vida de los resucitados como prolongación de esta vida que ahora conocemos. Es un error representarnos la vida resucitada por Dios a partir de nuestras experiencias actuales.

Hay una diferencia radical entre nuestra vida terrestre y esa vida plena, sustentada directamente por el amor de Dios después de la muerte. Esa Vida es absolutamente «nueva». Por eso, la podemos esperar pero nunca describir o explicar.

Las primeras generaciones cristianas mantuvieron esa actitud humilde y honesta ante el misterio de la «vida eterna». Pablo les dice a los creyentes de Corinto que se trata de algo que «el ojo nunca vio ni el oído oyó ni hombre alguno ha imaginado, algo que Dios ha preparado a los que lo aman».

Estas palabras nos sirven de advertencia sana y de orientación gozosa. Por una parte, el cielo es una «novedad» que está más allá de cualquier experiencia terrestre, pero, por otra, es una vida «preparada» por Dios para el cumplimiento pleno de nuestras aspiraciones más hondas. Lo propio de la fe no es satisfacer ingenuamente la curiosidad, sino alimentar el deseo, la expectación y la esperanza confiada en Dios.

Esto es, precisamente, lo que busca Jesús apelando con toda sencillez a un hecho aceptado por los saduceos: a Dios se le llama en la tradición bíblica «Dios de Abrahán, Isaac y Jacob». A pesar de que estos patriarcas han muerto, Dios sigue siendo su Dios, su protector, su amigo. La muerte no ha podido destruir el amor y la fidelidad de Dios hacia ellos.

Jesús saca su propia conclusión haciendo una afirmación decisiva para nuestra fe: «Dios no es un Dios de muertos, sino de vivos; porque para él todos están vivos». Dios es fuente inagotable de vida. La muerte no le va dejando a Dios sin sus hijos e hijas queridos. Cuando nosotros los lloramos porque los hemos perdido en esta tierra, Dios los contempla llenos de vida porque los ha acogido en su amor de Padre.

Según Jesús, la unión de Dios con sus hijos no puede ser destruida por la muerte. Su amor es más fuerte que nuestra extinción biológica. Por eso, con fe humilde nos atrevemos a invocarlo: «Dios mío, en Ti confío. No quede yo defraudado» (Salmo 25,1-2).

José Antonio Pagola

Audición del comentario

https://drive.google.com/file/d/0B7fkRptHUlnAaXBOQi1uVWdWbjQ/preview

Marina Ibarlucea

32 Tiempo ordinario – C (Lucas 20,27-38)

“Zaqueo, lo contrario de lo que creemos… ¡ahí está el reino de Dios!”


Fecha: 29.10.2016 10:48
César Augusto Baratto Abello <cabarattoa@gmail.com>

Cada semana es una alegría escribir este saludo al empezar la
redacción final de estos aportes para el estudio del evangelio
dominical… saludo cargado de fraternidad, de solidaridad y de
espíritu de compañero de camino en el seguimiento discipular de
Jesús… saludo de acompañamiento y animación en el caminar
comunitario y eclesial por hacer un nuevo mundo posible.

Este lunes 31 de octubre será un día de particular significación, un
día histórico. De un lado se inicia el año de preparación hacia los
500 años de la Reforma Luterana. También aquí hemos de buscar cambiar
la mentalidad y la manera de reacción tal y como lo promueve este mismo
texto que se celebra este domingo; hemos de dar gracias a Dios por la
experiencia de fe que ha significado esta reforma. De otro lado,
dirigentes de la Federación Luterana Mundial se encontrarán y
celebrarán este día junto con el Papa Francisco en Lund, Suecia, y
celebrarán a partir del documento de la “Oración Común” que ha
sido reconocido como parte de la manifestación compartida de la fe
entre Luteranos y Católicos… cómo no dar gracias a Dios por este
caminar…

… Una parte esencial de esta conmemoración será el dirigir nuestros
ojos al futuro, de cara a un testimonio de común de cristianos al mundo
de hoy que tiene tanta sed de Dios y de su Misericordia. El testimonio
que el mundo espera de nosotros es, sobre todo, el de hacer visible la
misericordia que Dios tiene para con nosotros a través del servicio a
los más pobres, a los sufrientes, a quienes tuvieron que abandonar su
propia tierra en búsqueda de un futuro mejor para sí mismos y para sus
seres queridos. Al ponernos al servicio de los más necesitados
experimentamos que ya estamos unidos: es la misericordia de Dios que nos
une. (Papa Francisco a los participantes en una peregrinación de
Luteranos provenientes de la región alemana de Sajonia-Anhalt. 13 de
octubre de 2016)

… Hay otro ecumenismo que debemos reconocer y que hoy es muy actual:
El ecumenismo de sangre. Cuando los terroristas o los poderes mundiales
persiguen a las minorías cristianas o los cristianos, cuando hacen esto
no preguntan: ¿Tu eres Luterano? ¿Eres Ortodoxo? ¿Eres Católico?
¿Eres Reformado? ¿Eres Pentecostal? No. «Es Cristiano». Ellos
reconocen solo uno: el cristiano. El enemigo no erra, sabe reconocer
bien dónde está Jesús. Este es el ecumenismo de sangre. Hoy somos
testigos de esto, y pienso en los hermanos copto-ortodoxos degollados en
el litoral de Libia, por ejemplo, son nuestros hermanos. Ellos dieron
testimonio de Jesús y murieron diciendo: «Jesús, ayúdame!». Con el
nombre, confesaron el nombre de Jesús.

De esta forma, el ecumenismo de la oración y el ecumenismo del camino;
y el que hace el mal nos ha enseñado el ecumenismo de sangre.

Gracias. Muy agradecido por esta visita. (Papa Francisco a los
participantes en la Conferencia de Secretarios de “Christian World
Communions” 12 de octubre de 2016)

En el “camino hacia Jerusalén” nos encontramos ahora conociendo a
Jesús, en actitudes, en sentimientos, en acciones que van revelando
todo cuanto hay “por detrás” del sentido e intencionalidad del
reino de Dios… también nos encontramos con el aprendizaje de
Comunidad para alcanzar su propia transformación interior para
constituirse en discípula de Jesús. Tal es la novedad de la que cuenta
el evangelio lucano a partir de 18, 15 (así que recomiendo una lectura
de estos relatos antes de entrar en el estudio de la perícopa que se
lee y celebra este domingo en algunas Iglesias Lc. 19, 1 – 10). Aquí,
pues algunos aportes para el estudio del relato, veamos.

Un abrazo de hermano.

Dios les Guarde y les dé su Paz.

César

8 archivos adjuntos

MENSAJES PARA NIÑOS/NIÑAS: Tema: La salvación llega a Zaqueo. (Propio 26(31) Año


SERMÓN DE LA SEMANA

Título: Zaqueo sube a un árbol

Tema: La salvación llega a Zaqueo. (Propio 26(31) Año C)

Objeto: Una cinta de medir.

Escritura: “Hoy ha llegado la salvación a esta casa -le dijo Jesús-, ya que éste también es hijo de Abraham. Porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido” – Lucas 19:9-10 (NVI).

¿Cuánto mides? Creí que sería divertido el medir a algunos de ustedes y ver cuán altos son. (Mida a algunos de los niños.) Bueno, algunos de ustedes son bastante altos y otros son más bajitos.

Recuerdo cuando tenía la edad de ustedes.  Yo no era muy alto.  Muchas veces tenía dificultad en alcanzar cosas que estaban en una tablilla alta.  En ocasiones tenía que treparme en un taburete o una silla para poder alcanzar lo que deseaba. Si una persona alta se sentaba frente a mí en el cine, tenía que moverme de un lado a otro para poder ver la pantalla o sentarme en mis rodillas para ver mejor.  Uno se enfrenta a muchos problemas cuando es bajito, ¿no es así?  No tengo que decirle los problemas que tienen las personas bajitas viviendo en un mundo de personas altas.  Posiblemente te enfrentes a esos problemas diariamente.

La lección bíblica de hoy es acerca de un hombre que era bien bajito.  Su nombre era Zaqueo.  Todos ustedes conocen su historia.  La han escuchado desde que eran bebés y aprendieron esta canción sentados en la falda de su mamá:

Zaqueo era un hombrecito asi
que vivía en Jericó.
Quería ver al bien Jesús
y a un sicómoro se subió
Al Salvador pasar por allí
lo miró y le dijo así:
“¡Zaqueo, bájate de ahí!
//pues a tu casa quiero ir.//

Esta es la historia completa de Zaqueo que encontramos en la lección bíblica de hoy.

Jesús estaba caminando por las calles de Jericó, donde vivía un hombre llamado Zaqueo.  Él era un recaudador de impuestos y deseaba desesperadamente ver a Jesús, pero era muy bajito y las demás personas que estaban a la orilla del camino no le permitían ver.  Corrió para adelantársele a la multitud y se subió a un árbol de sicómoro que había al lado de la carretera.  Jesús pasaría por frente del árbol, y desde allí iba a poder verlo claramente.

Cuando Jesús llegó, miró hacia donde se encontraba Zaqueo y llamándolo por su nombre le dijo: “Zaqueo, baja en seguida. Tengo que quedarme hoy en tu casa.”

Zaqueo bajó rápidamente del árbol y llevó a Jesús a su casa.  ¡La multitud estaba asombrada! ¿Sabes?, Zaqueo era uno de los hombres más odiados en Jericó. ¿Por qué el pueblo lo odiaba? ¡Porque era un ladrón y un tramposo!  Él era muy rico al pedir más impuestos de lo que la gente debía y quedarse con parte del dinero.  ¡La gente no podía creer que Jesús fuera a casa de un hombre como ese!

Zaqueo sabía que le había robado a la gente y cuando Jesús y él llegaron a la casa, confesó su pecado a Jesús y le dijo que se arrepentía de lo que había hecho.  Le dijo: “Mira, Señor: Ahora mismo voy a dar a los pobres la mitad de lo que tengo, y si en algo he robado a alguien, le devolveré cuatro veces la cantidad que sea.”

Debido a que Zaqueo estaba arrepentido por lo que había hecho y confesó su pecado, Jesús le perdonó y le dijo: “Hoy ha llegado la salvación a esta casa, ya que éste también es hijo de Abraham. Porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.”  Sí, ¡Zaqueo era un hombre malo!  Pero cuando se encontró con Jesús, su vida fue transformada.  No importa si eres bajito o alto cuando conoces a Jesús, él cambiará tu vida también.

Padre celestial, sabemos que cuando conocemos a Jesús viviremos una experiencia que nos cambiará.  Gracias por enviarlo a nuestro mundo para buscar y salvar a los perdidos.  En su nombre oramos.  Amén.

PÁGINAS PARA COLOREAR Y ACTIVIDADES

ENLACES A LOS SERMONES 
 
Impresión amistosa:    “Zaqueo sube a un árbol”
Otra sermon para Lucas 19:1-10:  “Un hombre pequeño con un gran problema”

TENEMOS MATERIALES PARA AYUDARLE CON LOS NIÑOS
Tenemos un CD contiendo estos materiales.
Tres años de sermones
Páginas para colorear
Canciones para la Escuela Biblica de Niños
Catorce presentaciones de PowerPoint
Mucho más.

Estos materiales son gratis.

Haga clic aquí.

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: