Domingo de Ramos – B (Marcos 14,1-15,47) 29 de marzo 2015 José Antonio Pagola


EL GESTO SUPREMO

José Antonio Pagola

Jesús contó con la posibilidad de un final violento. No era un ingenuo. Sabía a qué se exponía si seguía insistiendo en el proyecto del reino de Dios. Era imposible buscar con tanta radicalidad una vida digna para los «pobres» y los «pecadores», sin provocar la reacción de aquellos a los que no interesaba cambio alguno.

Ciertamente, Jesús no es un suicida. No busca la crucifixión. Nunca quiso el sufrimiento ni para los demás ni para él. Toda su vida se había dedicado a combatirlo allí donde lo encontraba: en la enfermedad, en las injusticias, en el pecado o en la desesperanza. Por eso no corre ahora tras la muerte, pero tampoco se echa atrás.

Seguirá acogiendo a pecadores y excluidos aunque su actuación irrite en el templo. Si terminan condenándolo, morirá también él como un delincuente y excluido, pero su muerte confirmará lo que ha sido su vida entera: confianza total en un Dios que no excluye a nadie de su perdón.

Seguirá anunciando el amor de Dios a los últimos, identificándose con los más pobres y despreciados del imperio, por mucho que moleste en los ambientes cercanos al gobernador romano. Si un día lo ejecutan en el suplicio de la cruz, reservado para esclavos, morirá también él como un despreciable esclavo, pero su muerte sellará para siempre su fidelidad al Dios defensor de las víctimas.

Lleno del amor de Dios, seguirá ofreciendo «salvación» a quienes sufren el mal y la enfermedad: dará «acogida» a quienes son excluidos por la sociedad y la religión; regalará el «perdón» gratuito de Dios a pecadores y gentes perdidas, incapaces de volver a su amistad. Esta actitud salvadora que inspira su vida entera, inspirará también su muerte.

Por eso a los cristianos nos atrae tanto la cruz. Besamos el rostro del Crucificado, levantamos los ojos hacia él, escuchamos sus últimas palabras… porque en su crucifixión vemos el servicio último de Jesús al proyecto del Padre, y el gesto supremo de Dios entregando a su Hijo por amor a la humanidad entera.

Es indigno convertir la semana santa en folclore o reclamo turístico. Para los seguidores de Jesús celebrar la pasión y muerte del Señor es agradecimiento emocionado, adoración gozosa al amor «increíble» de Dios y llamada a vivir como Jesús solidarizándonos con los crucificados.

EZAUGARRI GORENA

José Antonio Pagola. Itzultzailea: Dionisio Amundarain

Jesusek indarkeriazko azkena barruntatua zuen. Ez zen pertsona gexala. Bazekien zer zetorkiokeen Jainkoaren Erreinuaren egitasmoari atxikirik jarraitzen bazuen. Ezinezkoa zen «pobreentzat» eta «bekatarientzat bizitza duin baten bila» hain errotik jo eta ez eragitea erreakziorik inolako aldaketarik komeni ez zitzaion jendeagan.

Jakina, Jesus ez da suizida bat. Ez dabil gurutzean josi dezaten bila. Ez zuen opa izan sekula ufrimendurik, ez beretzat, ez besteentzat. Horren aurka jardun zuen, hain juxtu, bizitza osoan, arriskuan aurkitzen zuen guztietan: gaixotasunean, zuzengabekerian, bekatuan, etsipenean. Beraz, ez dabil orain heriotzaren bila, baina ez dago atzera egiteko ere bere asmoan.

Bekatariei eta zokoratuei harrera eginez jarraituko du, bere jarduerak tenpluan amorrua eragingo badu ere. Kondenatzen badute, delitugile eta zokoratu bezala hilko da bera ere, baina bere bizitza osoa aietsiko du bere heriotzaz: bere barkazioa inori ukatzen ez dion Jainkoaganako konfiantza osoa baietsiko du.

Azkenak direnei Jainkoak dien maitasuna hots egiten jarraituko du Jesusek, pobreenekin bat eginez eta inperioa gutxietsiz, erromatar gobernariaren inguruan pertsonarik gogaigarriena izango bada ere. Esklaboentzat izan ohi den gurutzean noizbait hiltzen badute, esklabo mespretxagarri bezala hilko da bera ere, baina bere heriotzaz biktimen defendatzaile den Jainkoarekiko fideltasuna zigilatuko du.

Jainkoarekiko maitasunaz beterik, «salbamena» eskaintzen jarraituko du gaitzak eta gaixotasunak jota direnei: «harrera» eskainiko die gizarteak eta erlijioak zokoratu dituztenei; Jainkoaren doako barkazioa erregalatuko die bekatariei eta jende galduari, haren adiskide izatera itzuli ezin direnei. Bere bizitza guztia arnastu duen jarrera salbatzaile hau izango du bere heriotzan ere.

Horregatik gertatzen zaigu gurutzea kristauoi hain erakargarri. Gurutziltzatuari musu ematen diogu, harengana jasotzen ditugu begiak, haren azken hitzak entzuten ditugu…, zeren, Jesus gurutzean ikusirik, batetik, Aitaren egitasmoari hark eskaini dion azken zerbitzua baitugu ikusten eta, bestetik, bere Semea emanez, gizadi osoarekiko maitasunagatik, Aitak agertu digun ezaugarri gorena.

Bilaukeria da aste santua folklore nahiz turismorako apeu edo dei bihurtzea. Jesusen jarraitzaileentzat, Jaunaren nekaldia eta heriotza ospatzea emozioz beteriko esker ona da, Jainkoaren maitasun «ezin sinetsizkoa» pozik adoratzea, Jesus bezala bizitzeko deia gurutzetuekin bat eginez.

O XESTO SUPREMO

José Antonio Pagola. Tradutor: Xaquin Campo Freire

Xesús contou coa posibilidade dun final violento. Non era un inxenuo. Sabía a que se expoñía se seguía insistindo no proxecto do reino de Deus. Era imposíbel buscar con tanta radicalidade unha vida digna para os «pobres» e os «pecadores», sen provocar a reacción daqueles aos que non lles interesaba cambio algún.

Certamente, Xesús non é un suicida. Non busca a crucifixión. Nunca quixo o sufrimento nin para os demais nin para el. Toda a súa vida dedicouse a combatelo alí onde o atopaba: na enfermidade, nas inxustizas, no pecado ou na desesperanza. Por iso non corre agora trala morte, pero tampouco se bota atrás.

Seguirá acollendo a pecadores e excluídos aínda que a súa actuación irrite no templo. Si terminan condenándoo, morrerá tamén el como un delincuente e excluído, pero a súa morte confirmará o que foi a súa vida enteira: confianza total nun Deus que non exclúe a ninguén do seu perdón.

Seguirá anunciando o amor de Deus aos últimos, identificándose cos máis pobres e desprezados do imperio, por moito que moleste nos ambientes próximos ao gobernador romano. Se un día o executan no suplicio da cruz, reservado para escravos, morrerá tamén el como un desprezábel escravo, pero a súa morte selará para sempre a súa fidelidade ao Deus defensor das vítimas.

Cheo do amor de Deus, seguirá ofrecendo «salvación» a quen sofren o mal e a enfermidade: dará «acollida» a quen son excluídos pola sociedade e a relixión; regalará o «perdón» gratuíto de Deus a pecadores e xentes perdidas, incapaces de volveren á súa amizade. Esta actitude salvadora que inspira a súa vida enteira, inspirará tamén a súa morte.

Por iso aos cristiáns lles atrae tanto a cruz. Bicamos o rostro do Crucificado, levantamos os ollos cara a el, escoitamos as súas últimas palabras, porque na súa crucifixión vemos o servizo último de Xesús ao proxecto do Pai, e o xesto supremo de Deus entregando ao seu Fillo por amor á humanidade enteira.

É indigno convertermos a semana santa en folclore ou reclamo turístico. Para os seguidores de Xesús celebrarmos a paixón e morte do Señor é agradecemento emocionado, adoración gozosa ao amor «incribel» de Deus e chamada a vivirmos como Xesús solidarizándonos cos crucificados.

EL GEST SUPREM

José Antonio Pagola. Traductor: Francesc Bragulat

Jesús comptava amb la possibilitat d’un final violent. No era un ingenu. Sabia a què s’exposava si continuava insistint en el projecte del Regne de Déu. Era impossible cercar amb tanta radicalitat una vida digna per als «pobres» i els «pecadors», sense provocar la reacció d’aquells als quals no interessava cap canvi.

Certament, Jesús no és un suïcida. No cerca la crucifixió. Mai no va voler el sofriment ni per als altres ni per a ell. Tota la seva vida s’havia dedicat a combatre’l allà on el trobava: en la malaltia, en les injustícies, en el pecat o en la desesperança. Per això ara no va darrera de la mort, però tampoc la defuig.

Seguirà acollint pecadors i exclosos encara que la seva actuació irriti al temple. Si acaben condemnant-lo, morirà també ell com un delinqüent i exclòs, però la seva mort confirmarà el que ha estat la seva vida sencera: confiança total en un Déu que no exclou ningú del seu perdó.

Continuarà anunciant l’amor de Déu als últims, identificant-se amb els més pobres i menyspreats de l’imperi, per molt que molesti en els ambients propers al governador romà. Si un dia l’executen en el suplici de la creu, reservat per a esclaus, morirà també ell com un menyspreable esclau, però la seva mort segellarà per sempre la seva fidelitat al Déu defensor de les víctimes.

Ple de l’amor de Déu, seguirà oferint «salvació» als qui pateixen el mal i la malaltia: donarà «acolliment» als que són exclosos per la societat i la religió; regalarà el «perdó» gratuït de Déu a pecadors i gent perduda, incapaços de tornar a la seva amistat. Aquesta actitud salvadora que inspira la seva vida sencera, inspirarà també la seva mort.

Per això als cristians ens atreu tant la creu. Besem el rostre del Crucificat, aixequem els ulls cap a ell, escoltem les seves últimes paraules… perquè en la seva crucifixió veiem el servei últim de Jesús al projecte del Pare, i el gest suprem de Déu lliurant el seu Fill per amor a la humanitat sencera.

És indigne convertir la setmana santa en folklore o reclam turístic. Per als seguidors de Jesús celebrar la passió i mort del Senyor és agraïment emocionat, adoració joiosa a l’amor «increïble» de Déu i crida a viure com Jesús solidaritzant-nos amb els crucificats.

THE SUPREME ACT

José Antonio Pagola. Translator: Fr. Jay VonHandorf

Jesus counted on the possibility of a violent end. He wasn’t naïve. He knew what he was risking as he kept insisting on the project of God’s Reign. It was impossible to so radically seek a dignified life for the «poor» and the «sinners», without provoking the reaction of those who weren’t at all interested in any such change.

Certainly Jesus isn’t suicidal. He’s not looking for crucifixion. He never wanted suffering either for others or for himself. His whole life has been dedicated to combating suffering wherever he found it: in sickness, injustices, sin or despair. That’s why he doesn’t run toward death, nor run away from it.

He will keep welcoming sinners and the excluded, though such action is irritating at the temple. If they end up condemning him, he will die as another delinquent and excluded person, but his death will confirm what his whole life has been about: complete trust in a God who doesn’t exclude anyone from forgiveness.

He will keep announcing God’s love for the least, identifying himself with the poorest and most despised in the empire, no matter how much this bothers the Roman governor nearby. If they kill him one day in the torture of the cross, a punishment reserved for slaves, he will die as one more despicable slave, but his death will forever seal his faithfulness to the God who defends victims.

Full of God’s love, he will keep offering «salvation» to those who suffer evil and sickness: he will give «welcome» to those who are excluded by society and religion; he will give away God’s free «forgiveness» to sinners and lost people, those who are unable to return his friendship. This saving attitude which inspired his whole life will also inspire his death.

That’s why the cross is so attractive to us Christians. We kiss the face of the one crucified, we raise our eyes to him, we listen to his last words… because in his crucifixion we see Jesus’ final service of the Father’s project, and the supreme act of God handing over the Son out of love for all humanity.

It’s contemptible to convert Holy Week into folklore or tourist attraction. For Jesus’ followers, to celebrate our Lord’s passion and death is passionate thanksgiving, joyful adoration for God’s «incredible» love, and a call to live like Jesus, becoming one with all who are crucified.

LE GESTE SUPRÊME

José Antonio Pagola. Traducteur: Carlos Orduna

Jésus envisageait la possibilité d’une fin violente. Il n’était pas naïf. Il savait ce qu’il risquait s’il continuait d’insister sur le projet du royaume de Dieu. Il était impossible de chercher avec tant de radicalité une vie digne pour les «pauvres» et les «pécheurs» sans provoquer la réaction de ceux qui n’étaient intéressés à aucun changement.

Certes, Jésus n’est pas un suicidaire. Il ne cherche pas la crucifixion. Il n’a jamais voulu la souffrance ni pour les autres ni pour lui. Il avait consacré toute sa vie à la combattre là où elle se trouvait: dans la maladie, les injustices, le péché, le désespoir. C’est pourquoi il ne court pas maintenant après la mort mais il ne recule pas non plus.

Il continuera à accueillir les pécheurs et les exclus même si dans le temple son agissement dérange. Si l’on finit par le condamner, il mourra lui aussi comme un délinquant et un exclu, mais sa mort confirmera ce que sa vie entière a été: confiance totale en un Dieu qui n’exclut personne de son pardon.

Il continuera d’annoncer l’amour de Dieu aux petits, en s’identifiant aux plus pauvres et aux plus méprisés de l’empire, même si cela dérange dans les milieux proches du gouverneur romain. Si un jour il est exécuté dans le supplice de la croix, réservé aux esclaves, il mourra lui aussi comme un pauvre esclave, mais sa mort aura scellé pour toujours sa fidélité au Dieu défenseur des victimes.

lein de l’amour de Dieu, il continuera d’offrir le «salut» à ceux qui subissent le mal et la maladie: il «accueillera» les exclus de la société et de la religion; il offrira le «pardon» gratuit de Dieu aux pécheurs et aux personnes perdues, incapables de revenir dans son amitié. Cette attitude salvatrice qui inspire sa vie entière, inspirera aussi sa mort.

C’est pourquoi, nous chrétiens, nous sommes si attirés par la croix. Nous embrassons le visage du Crucifié, nous levons nos yeux vers lui, nous écoutons ses dernières paroles… parce que dans sa crucifixion nous décelons l’ultime service de Jésus au projet du Père et le geste suprême de Dieu livrant son Fils par amour pour toute l’humanité.

Il n’est pas digne de convertir la semaine sainte en une semaine de folklore ou de tourisme. Pour les disciples de Jésus, célébrer la passion et la mort du Seigneur est reconnaissance émue, adoration joyeuse de l’amour «incroyable» de Dieu et appel à vivre comme Jésus en étant solidaires de tous les crucifiés.

IL GESTO SUPREMO

José Antonio Pagola. Traduzzione: Mercedes Cerezo

Gesù aveva messo in conto una fine violenta. Non era un ingenuo. Sapeva a che cosa si esponeva se continuava ad insistere sul progetto del regno di Dio. Era impossibile cercare con tanta decisione una vita degna per i «poveri» e i «peccatori», senza provocare la reazione di quelli che non avevano interesse a cambiare qualcosa.

Certo, Gesù non è un suicida. Non cerca la crocifissione. Non volle mai la sofferenza né per gli altri né per sé. Lungo tutta la sua vita si era dedicato a combatterla là dove la incontrava: nell’infermità, nelle ingiustizie, nel peccato o nello scoraggiamento. Per questo ora non corre dietro alla morte, ma nemmeno si tira indietro.

Continuerà ad accogliere peccatori ed esclusi anche se la sua opera genera irritazione nel tempio. Finiranno per condannarlo, morirà anche lui come un delinquente e un escluso, ma la sua morte confermerà quello che è stata la sua vita intera: fiducia totale in un Dio che non esclude nessuno dal suo perdono.

Continuerà ad annunciare l’amore di Dio per gli ultimi, identificandosi con i più poveri e disprezzati dell’impero, per quanto questo molesti negli ambienti vicini al governatore romano. Se un giorno lo uccideranno con il supplizio della croce, riservato agli schiavi, morirà anche lui come uno spregevole schiavo, ma la sua morte sigillerà per sempre la sua fedeltà al Dio difensore delle vittime.

Pieno di amore di Dio, continuerà ad offrire «salvezza» a coloro che soffrono il male e l’infermità: darà «accoglienza» a quelli che sono esclusi dalla società e dalla religione; regalerà il «perdono» gratuito di Dio ai peccatori e a gente perduta, incapace di tornare alla sua amicizia. Quest’atteggiamento che ispira la sua intera vita, ispirerà anche la sua morte.

Per questo noi cristiani siamo così attratti dalla croce, Baciamo il volto del Crocifisso, leviamo gli occhi a lui, ascoltiamo le sue ultime parole… perché nella sua crocifissione vediamo l’ultimo servizio di Gesù al progetto del Padre, e il gesto supremo di Dio che consegna il Figlio per amore all’intera umanità.

È indegno convertire la settimana santa in folclore o richiamo turistico. Per i seguaci di Gesù celebrare la passione e la morte del Signore è commossa gratitudine, adorazione gioiosa all’amore «incredibile» di Dio e chiamata a vivere come Gesù facendoci solidali con i crocifissi.

GESTO SUPREMO

José Antonio Pagola. Tradutor: Antonio Manuel Álvarez Perez

Jesus contou com a possibilidade de um final violento. Não era um ingénuo. Sabia ao que se expunha se continuava a insistir no projecto do reino de Deus. Era impossível procurar com tanta radicalidade uma vida digna para os «pobres» e os «pecadores», sem provocar a reacção daqueles a quem não interessava qualquer mudança.

Certamente, Jesus não é um suicida. Não procura a crucifixão. Nunca quis o sofrimento nem para os outros nem para ele. Toda a Sua vida dedicara-se a combate-lo onde o encontrasse: na doença, nas injustiças, no pecado ou no desespero. Por isso não corre agora atrás da morte, mas também não recua.

Continuará a acolher pecadores e excluídos apesar da Sua acção irritar o Templo. Se o condenam, morrerá também Ele como um delinquente e excluído, mas a Sua morte confirmará o que foi toda a Sua vida: confiança total num Deus que não exclui ninguém do Seu perdão.

Continuará a anunciar o amor de Deus aos últimos, identificando-se com os mais pobres e desprezados do império, por muito que incomode nos ambientes próximos do governador romano. Se um dia O executam no suplício da cruz, reservado para escravos, morrerá também Ele como um desprezável escravo, mas a Sua morte selará para sempre a Sua fidelidade ao Deus defensor das vítimas.

Cheio do amor de Deus, seguirá oferecendo «salvação» a quem sofre do mal e da doença: dará «abrigo» a quem é excluído pela sociedade e a religião; oferecerá o «perdão» gratuito de Deus a pecadores e pessoas perdidas, incapazes de voltar à Sua amizade. Esta atitude salvadora que inspira toda a Sua vida, inspirará também a Sua morte.

Por isso aos cristãos, atrai-nos tanto a cruz. Beijamos o rosto do Crucificado, levantamos os olhos para Ele, escutamos as Suas últimas palavras… porque na Sua crucifixão vemos o serviço último de Jesus ao projecto do Pai, e o gesto supremo de Deus entregando o Seu Filho por amor à humanidade inteira.

É indigno converter a semana santa em folclore ou reclame turístico. Para os seguidores de Jesus celebrar a paixão e morte do Senhor é agradecimento emocionado, adoração gozosa ao amor «incrível» de Deus e chamada para viver como Jesus solidarizando-nos com os crucificados.

29 MARZO/15 ENTRADAA TRIUNFAL: DOMINGO DE RAMOS. MENSAJES PARA NIÑOS/AS


Mensajes para niños
Sermón de la semana
Domingo de Ramos, Año B
29 de marzo 2015
Sermón de la semana

Título: ¡Me encantan los desfiles!

Tema: La entrada triunfal; Domingo de Ramos (Domingo de palmas)

Objetos: Banderas, confetti, artículos que hagan ruido, etc.

Escritura: Y los que iban delante y los que venían detrás daban voces, diciendo: “¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Bendito el reino de nuestro padre David que viene! ¡Hosanna en las alturas!” Marcos 11:9-10

¡Me encantan los desfiles! ¡Hay algo en el desfile que hace a mi corazón latir! Frecuentemente celebramos evento especiales con desfiles. Como por ejemplo cuando llega un circo a nuestro pueblo o cuando una feria va a comenzar. En ocasiones hacemos un desfile para honrar a una persona importante que llega a nuestro pueblo.

Tengo unas banderas y algunos artículos que se usan para hacer ruido. En esta mañana deseo que nos imaginemos que estamos viendo un desfile. Nuestra ciudad está honrando al primer astronauta de la ciudad en caminar en la luna. Les describiré el desfile, y cuando pase el astronauta deseo que todos alcen sus banderas y hagan ruido. Practiquemos cómo hacer el ruido para estar seguros de que trabajan. Okey, todo el mundo haga ruido. ¡Tremendo! Eso fue estupendo. Prepárense pues el desfile está a punto de comenzar.

Escuchen. Puedo escuchar la banda. Está dirigiendo el desfile y detrás de la banda hay carrozas con muchas personas importantes de nuestra comunidad…nuestro representante, nuestro senador, el alcalde de nuestra ciudad. Mientras ellos pasan les sonreímos y movemos nuestras banderas. ¡Al fín llega nuestro héroe, el astronauta! ¡La multitud le grita, mueven sus banderas y hacen ruido con los diferentes artículos! (Muevan las banderas y hagan ruido). Entonces, según se aleja el desfile por la calle el sonido de la banda se disipa en la distancia. Se ha terminado. La celebración ha llegado a su fín.

Algo así ocurrió en la ciudad de Jerusalén cerca de 2000 años atrás. Un rey estaba visitando la ciudad. Las personas se juntaron en las calles formando líneas esperando poder ver al rey. El Rey vino montado en un burrito y mientras pasaba por las calles de la ciudad las personas movían ramas de palmas y gritaban, “¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor, el Rey de Israel!”

Estoy seguro de que saben quién era ese Rey: Jesús. Hoy celebramos el Domingo de Ramos. Recordamos la entrada de Jesús en Jerusalén y a las personas que le gritaban con alegría y movían sus palmas. Era un día que marcaba el comienzo de una semana que vería a Jesús siendo aclamado, luego arrestado, juzgado, azotado y puesto en una cruz para morir. Pero al terminar esa semana comenzaría otra semana de la misma manera que había comenzado esta, con una celebración.

Querido Jesús, nuestras voces se unen a las voces de los habitantes de Jerusalén de hace dos mil años. “¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor, el Rey de Israel!” Amén.

Páginas para colorear y actividades
Boletín para niños (DOC) (PDF)

(Imprima la primera página y luego insértela en la impresora para imprimir el otro lado.  Doble el boletín por la mitad y tendrá un boletín de cuatro páginas para los niños.)

 

Enlaces a los sermones
 

Impresión amistosa:   “¡Me encantan las desfiles!”

 

Otro sermón basado en Marcos 11:1-11: “Rey por un dí­a”

 

Tenemos materiales para ayudarle con los niños

Tenemos un CD conteniendo estos materiales:

Tres años de sermones de Sermons4Kids
Páginas para colorear del Antiguo y Nuevo Testamento
Una serie de páginas para colorear de Graham Kennedy
Lecciones: La vida de Cristo de cada uno de los cuatro Evangelios
Canciones para la Escuela Bíblica de Niños
Catorce presentaciones de PowerPoint
Un año de lecciones del Antiguo Testamento (de Mission Arlington)

Para imprimir una forma para ordenarlo haga clic aquí. (Es gratis)

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá
Derechos de autor Sermons4Kids, Inc.
Todos los derechos reservados.

Homilía de la Rev. Judy para la Cuaresma 5- 03/22/2015


Vida de la muerte y Troubled Almas: Homilía del Rev. Judy 5 º Domingo de Cuaresma 03/22/15

El evangelio de hoy, Juan 12: 20-33 es un poderoso mensaje sobre la vida y la muerte. Sin embargo, no es fácil para nosotros para romper los tabúes y hablar acerca de la muerte y de la muerte, incluso en el contexto de Cristo resucitado, ya que sabemos que el final de la historia. Frente a la muerte y el sufrimiento nunca es fácil y no importa lo fuerte que nuestra fe en Cristo y la resurrección, no hay tanto dolor en la pérdida de seres queridos, y en el sufrimiento de cualquier tipo. Los discípulos no quieren escuchar a Jesús predecir su propia muerte y en algunos niveles que tenía poco sentido para ellos. Sin embargo, tenía que compartirlo y sus significados.

En los días de la muerte de mi abuela era un hecho aceptado de la vida y la reverencia, la mayor cuidado y la paz se otorgan a los moribundos. Mi abuela, Ella, una mujer de gran fe y carisma, era a la vez a una partera y un llamado a que la gente se moría en nuestra comunidad. Mucho antes de que el movimiento Hospice, que se preocupaba por los moribundos y me enseñó el concepto de “tiende” la muerte y el morir de amor, reverencia y cuidado. Sin embargo, no se le permitió a morir una muerte tan cuando diagnosticadas con cáncer metastásico terminal en 1963. Ella sufrió mucho y estaba conectado a los medios cada invasiva posible sostener una vida que estaba llena de dolor a pesar de la morfina. Y, sin embargo, milagrosamente, su fe prevaleció. En esta era posmoderna en que la ciencia y la tecnología pueden mantenernos con vida aunque a todos los efectos ya estamos muertos, todavía no es fácil hablar de la muerte y el morir. Los mejores aspectos de los cuidados de hospicio hoy pueden eliminar algunos de los métodos de tortura de mantenimiento de la vida y la negación de la muerte y, a menudo puede permitir que la muerte con comodidad y dignidad. Sin embargo, el temor de la muerte y la santidad que rodea todavía puede ser pasado por alto.

Hay una tendencia en la teología cristiana hoy que evita explícitamente la discusión de la cruz y su centralidad en las creencias cristianas tradicionales. (Aquí no me refiero a hacer suya la teología expiación aunque no tengo ningún problema en aceptar que existe el pecado y qué horror lo hace en el mundo, porque Dios no quiere que los holocaustos y sacrificios de estar, pero los corazones que aman a Dios y amar y servir a los otros en la justicia (Oseas 6: 6).. Pero es indiscutible que Jesús sufrió y murió) Es como si mediante el uso de palabras bonitas sobre polvo de estrellas y el cosmos, por ejemplo, y no centrarse en el sufrimiento y la muerte podemos evitar tanto. No podemos. Y, esto no es lo que hizo Jesús. Se enfrentó a todo cabeza en y nos dio la sabiduría y el coraje para hacer lo mismo. En el evangelio de hoy vemos a Jesús, el Cristo, frente a su propia muerte y nos enseña sobre el sufrimiento y la muerte y, en última instancia acerca de la vida y de vivir. Estoy muy agradecido por esto.

El contexto para el Evangelio de hoy en Juan 12 es que seis días antes de la Pascua, después de que Jesús fue atendida por sus amigos de Betania, Marta y María y su hermano Lázaro que Jesús había resucitado de entre los muertos, Jesús habló cómodamente sobre su propia muerte diciendo que María le había ungido con el perfume (probablemente la mirra muy caro que se utilizaba para embalsamar) que iba a ser guardado para su entierro. Luego procede a Jerusalén y la multitud le da la bienvenida con vítores de “¡Hosanna!” (Ahorra con nosotros!). Ellos también saben acerca de su resurrección de Lázaro. (La resurrección de Lázaro no es también un mensaje acerca de su propia muerte y resurrección, la muerte es final, Dios lo eleve y en última instancia nos levantó de la tumba. Y ahora nosotros que vivimos, también se plantean desde el millón de maneras en que podemos elegir la muerte sobre la vida). Con la aclamación de la multitud de Jesús en lo que ahora llamamos el Domingo de Ramos los líderes religiosos son cada vez más y más nerviosismo “Mira, esto no nos lleva a ninguna parte. Mira cómo todo el mundo se va tras él “(Juan 12:19).Jesús no es mucho en este mundo y él lo sabe. Luego, en el Evangelio de hoy, los gentiles buscan a Jesús y esta es otra afrenta imperdonable a los líderes religiosos que creían que las promesas de Dios / pacto era sólo para ellos. Así que Jesús predice de nuevo su muerte (Juan 12: 23-24,25b, 27-28, 32).

“Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo. Pero si muere, da mucho fruto … .Anyone que quiere trabajar para mí debe seguir mis pasos … Ahora mi alma está turbada. ¿Qué voy a decir: ‘Abba, sálvame de esta hora “. Pero fue por esta misma razón por la que he llegado a esta hora. Abba. Glorifica a tu nombre! … Y cuando yo sea levantado, atraeré a todos hacia mí “.

La vida viene después de la muerte y la vida viene de la muerte, incluso como la flor más bella y la más deliciosa fruta proviene de la semilla enterrada profundamente en el suelo. La iglesia mundial floreció y creció de la muerte y resurrección de Jesús y más tarde los que lo siguieron a su propia muerte. Seguir a Jesús es vida para nosotros ahora y siempre, más allá de la muerte, pero como Jesús cada uno de nosotros puede decir: “Mi alma está turbada” en la cara de sufrimiento y muerte. Hebreos 5: 7-9 señala que Jesús ofreció la oración con poderoso clamor y lágrimas. Jesús sufrió el dolor emocional y espiritual, así como el dolor físico cuando se enfrentó a la finalización de su misión y ministerio. Y, sin embargo creemos que podemos ser inmunes al sufrimiento. No se nos pide ser Pollyanna y hacer creer que no hay sufrimiento en el mundo, o por delante de nosotros y aquellos a quienes amamos y servimos. Se nos pide que aceptar lo que venga en nuestra vida, especialmente en lo que seguimos a Jesús en vivir una vida profética de amor, la inclusión y la justicia. Cuanto más actuamos proféticamente más la oportunidad de meterse en problemas de los poderes fácticos. Sea testigo de la vida de Martin Luther King, Jr. y tantos creyentes llenas de fe, cuyas muertes alimentado el éxito del Movimiento por los Derechos Civiles. Pero incluso en la vida ordinaria hay un montón de problemas. No podemos rezar a la basura ni debemos, si imitamos a Jesús. Pero es cómo hacer frente a nuestros problemas que muestra lo que estamos hechos y lo que somos.

En las últimas dos semanas hemos respondido pastoralmente a las necesidades de dos mujeres sin hogar, que hemos conocido durante siete años y el otro nuevo en la zona, y una familia sin hogar de siete. Es no sólo las necesidades materiales para la vivienda y los conceptos básicos para el establecimiento de un hogar que estas personas necesitan, que necesitan una bienvenida a la comunidad y una presencia amorosa, ya que restablecer sus vidas. Estábamos tan contentos como la familia y nuestro viejo amigo conectado y reconectado a nuestra comunidad de la iglesia y nuestro pueblo llegamos a cabo con recursos y servicios para ellos. El padre de esta gran familia nos dio las gracias por la comida, la ropa y las camas, pero dijo que la mayoría de todo lo que nos dio las gracias por haber invitado a los niños a la escuela dominical. A ellos les encanta y no puedo esperar a volver y los padres vienen con ellos. Y nuestro viejo amigo, simplemente, dando voces, dijo: “Mi nuevo comienzo y un nuevo apartamento es un milagro, pero sobre todo estoy muy feliz de que estoy en casa otra vez.” Nuestra comunidad está proporcionando sus depósitos de seguridad y Utilidades y todos sus muebles y enseres domésticos y también la limpieza de su nuevo apartamento para que pueda mudarse en breve. A ella le encanta satisfacer a todas las personas ya que traen sus regalos para ella. Una familia aún se preocupaba por su perrito mientras ella estaba en un motel que no tomó perros. Los problemas que estas familias sufrieron los llevaron a los puntos más bajos en sus vidas. Pero en la parte inferior que encontraron el amor de un siguiente comunidad Cristo y podrían descansar en casa en ese amor.IMG_0199

IMG_0031

Hemos estado apoyando uno de nuestros antiguos indigentes hombres con enfermedad mental ya que se enfrenta tanto la enfermedad física y un brote de la enfermedad mental que amenaza su vida y su bienestar y su vivienda. Nos solidarizamos con su familia y amigos en no saber cómo ayudarle a revertir esto, pero lo intentamos. También recibimos dos llamadas esta semana para asistir a los ancianos queridos que habían entrado muy recientemente la atención de hospicio. Se trata de uno de nuestros católicos romanos Mujeres Sacerdotes y la otra mujer es miembro de nuestro Buen Pastor Comunidad. Ambos están en sus finales de los ochenta y han sufrido caídas y mucho sufrimiento físico. Cada uno es único y lleno de fe y pensar sobre el mundo sin ella es muy difícil para nosotros.Cada uno es la planificación de su funeral y pensando en su familia y amigos, y sobre su propia muerte. Es un honor que se le pidió que “tienden” estas muertes lo mejor que podamos y con la gracia de Dios acompañar a casa y proporcionar comodidad para las familias. Y así como lo hacemos estamos a la espera de noticias de pruebas con respecto a nuestra propia salud y oramos por la fuerza para llevar a cabo este ministerio.

Con Jesús, puedo decir “mi alma está turbada”. Y con Jesús me dirijo a nuestro amoroso Dios MotherFather estar allí con nosotros ya que tratamos de estar ahí para nuestros hermanos y hermanas. Se perturba nuestras almas para enfrentar los problemas de la pobreza y los problemas de salud mental y física que terminan en la enfermedad y la falta de vivienda y en ocasiones la muerte. Nos preocupa que todavía hay millones de personas sin hogar en los Estados Unidos y muchos más en todo el mundo. Nos preocupa la decisión de la Legislatura del Estado de Florida en el opulento rechazar 3 mil millones de dólares de ayuda federal para ayudar a los ingresos más bajos pobres. Clamamos por el desierto que es el pecado y la gente que servimos son sin ninguna ayuda médica a causa de ella. Sí, esta injusticia nos preocupa. Y es un tipo diferente de alma problemas para hacer frente a la muerte y la muerte con nuestras hermanas mayores queridos. Nos conduce al espacio sagrado y santo con ellos y con nuestro Dios amoroso.

Jesús, ayúdanos a encontrar la vida en la muerte, y para servir a tu pueblo que enfrentan problemas que son tan grandes. Su muerte trae la vida nueva de la kin-dom en cada uno de nosotros. Da a luz y se une a nosotros con la comunidad amada. Oramos para que vamos a tener su valor de arriesgar todo, incluyendo la muerte de traer vida al mundo.Amén.

Bendiciones,

Rev. Dr. Judy Lee, RCWP

Rev. Judith Beaumont, RCWP

Co-Pastores Buen Pastor Inclusive Comunidad Católica

Fort Myers, Florida

https://judyabl.wordpress.com/2015/03/21/life-from-death-and-a-troubled-soul-rev-judys-homily-for-lent-5-32220152/

Domingo de Ramos 29 marzo 2015 Evangelio de Marcos 15, 1-39: Enrique Martinez Lozano


Apenas se hizo de día, los sumos sacerdotes, con los ancianos, los letrados y el sanedrín en pleno, prepararon la sentencia; y, atando a Jesús, lo llevaron y lo entregaron a Pilato.

Pilato le preguntó:

¾ ¿Eres tú el rey de los judíos?

Él respondió:

¾ Tú lo dices.

Y los sumos sacerdotes lo acusaban de muchas cosas.

Pilato le preguntó de nuevo:

¾ ¿No contestas nada? Mira de cuántas cosas te acusan.

Jesús no contestó nada más; de modo que Pilato estaba muy extrañado.

Por la fiesta solía soltarse un preso, el que le pidieran. Estaba en la cárcel un tal Barrabás, con los revoltosos que habían cometido un homicidio en la revuelta. La gente subió y empezó a pedir el indulto de costumbre.

Pilato les contestó:

¾ ¿Queréis que os suelte al rey de los judíos?

Pues sabía que los sumos sacerdotes se lo habían entregado por envidia.

Pero los sumos sacerdotes soliviantaron a la gente para que pidieran la libertad de Barrabás.

Pilato tomó de nuevo la palabra y les preguntó:

¾ ¿Qué hago con el que llamáis rey de los judíos?

Ellos gritaron de nuevo:

¾ Crucifícalo.

Pilato les dijo:

¾ Pues ¿qué mal ha hecho?

Ellos gritaron más fuerte:

¾ Crucifícalo.

Y Pilato, queriendo dar gusto a la gente, les soltó a Barrabás; y a Jesús, después de azotarlo, lo entregó para que lo crucificaran.

Los soldados se lo llevaron al interior del palacio –al pretorio- y reunieron a toda la compañía. Lo vistieron de púrpura, le pusieron una corona de espinas, que habían trenzado, y comenzaron a hacerle el saludo:

¾ ¡Salve, rey de los judíos!

Le golpearon la cabeza con una caña, le escupieron; y, doblando las rodillas, se postraban ante él.

Terminada la burla, le quitaron la púrpura y le pusieron su ropa. Y lo sacaron para crucificarlo. Y a uno que pasaba, de vuelta del campo, a Simón de Cirene, el padre de Alejandro y de Rufo, lo forzaron a llevar la cruz.

Y llevaron a Jesús al Gólgota (que quiere decir lugar de “La Calavera”), y le ofrecieron vino con mirra; pero él no lo aceptó. Lo crucificaron y se repartieron sus ropas a suerte, para ver lo que se llevaba cada uno.

Era media mañana cuando lo crucificaron. En el letrero de la acusación estaba escrito: EL REY DE LOS JUDÍOS. Crucificaron con él a dos bandidos, uno a su derecha y otro a su izquierda. Así se cumplió la Escritura que dice: “Lo consideraron como un malhechor”.

Los que pasaban lo injuriaban, meneando la cabeza y diciendo:

¾ ¡Anda!, tú que destruías el templo y lo reconstruías en tres días, sálvate a ti mismo bajando de la cruz.

Los sumos sacerdotes se burlaban también de él diciendo:

¾ A otros ha salvado y a sí mismo no se puede salvar. Que el Mesías, el rey de Israel, baje ahora de la cruz, para que lo veamos y creamos.

También los que estaban crucificados con él lo insultaban.

Al llegar el mediodía toda la región quedó en tinieblas hasta la media tarde. Y a la media tarde, Jesús clamó con voz potente:

¾ Eloí, Eloí, lamá sabaktaní. (Que significa: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?).

Algunos de los presentes, al oírlo, decían:

¾ Mira, está llamando a Elías.

Y uno echó a correr y, empapando una esponja en vinagre, la sujetó a una caña, y le daba de beber diciendo:

¾ Dejad, a ver si viene Elías a bajarlo.

Y Jesús, dando un fuerte grito, expiró.

El velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo.

El centurión, que estaba enfrente, al ver cómo había expirado, dijo:

¾ Realmente este hombre era Hijo de Dios.

 

******

 

PALABRAS DEL CRUCIFICADO

 

Marcos pone una sola frase en labios del Jesús moribundo: “Dios mío, Dios, ¿por qué me has abandonado?”.

Son siete las expresiones que los cuatro evangelios atribuyen al crucificado. Sin duda, se trata de las diferentes interpretaciones que cada evangelista dio a la muerte de Jesús, en línea con la que fuera su propia vivencia y los acentos de su propia teología.

De hecho, no nos consta que hubiera ningún discípulo en el momento de la ejecución (la presencia del “discípulo amado”, en el cuarto evangelio, parece que juega un papel puramente simbólico). Por otro lado, no es fácil que un crucificado, a quien le faltaba el aire como consecuencia del propio suplicio, pudiera hablar y, en todo caso, parece impensable que alguien pudiera escucharlo, ya que los soldados solían mantener a la gente a una gran distancia de los condenados.

Todo ello nos hace pensar que fueron los evangelistas los que, con las expresiones utilizadas, trataron de subrayar, en los últimos momentos de la existencia de Jesús, aquellos aspectos que les parecieron más relevantes.

Veamos, una por una, esas siete expresiones.

 

  1. Eloí, Eloí, lemá sabaktani” (“Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”) (Mc 15,34; Mt 27,46). Es la única frase que aparece en Marcos y (más tarde) en Mateo. Se trata, en realidad, del inicio del Salmo 22 (21), a cuya luz Marcos escribió el relato de la crucifixión. Al utilizar este salmo, Marcos interpreta la muerte de Jesús en clave de confianza, que surge tras el grito inicial de abandono, tal como confirma la lectura completa del propio salmo.

 

Lucas ofrece tres expresiones, con las que subraya el perdón de Jesús, su misericordia como fuente de vida y la confianza última.

  1. Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lc 23,34).

Es lo que había vivido y proclamado durante toda su vida: el amor-perdón. Y así revela a Dios como el que dis-culpa. El “juez” es en realidad nuestro abogado.

  1. Te aseguro que hoy estarás conmigo en el Paraíso” (Lc 23,43).

Paradoja: el moribundo que da vida. Dios es siempre Dios de vida, ama la vida. Basta insinuar: “Señor, acuérdate de mí…”, para que la Vida se abra camino. Y eso en el “hoy” de Dios que, en Lucas, significa el presente siempre actual.

  1. Padre, a tus manos confío mi espíritu” (Lc 23,46). Lucas tiene interés en subrayar que Jesús muere como había vivido: anclado en la confianza. Una confianza que está siempre a salvo: la muerte misma no es sino el “paso” a la Vida de Dios.

 

Juan presenta también tres expresiones, características de su propia teología:

  1. Mujer, ahí tienes a tu hijo… Ahí tienes a tu madre” (Jn 19,26-27). Constituye la escena central de este pasaje de la crucifixión. La “mujer” es imagen de la “Hija de Sión”, verdadero Israel, madre de la Iglesia, que ve reunirse a sus hijos a su alrededor, representados en la figura del “discípulo amado”. Se advierte un paralelismo con las bodas mesiánicas de Caná, incluso en los términos empleados: “madre de Jesús”, “mujer”, “hora”… El “discípulo amado” representa a los creyentes. El Israel fiel y el nuevo pueblo son llamados a recibirse mutuamente.
  2. Tengo sed” (Jn 19,28). Es una expresión relacionada con la escena anterior. Y presenta –como casi todo el texto joánico- un doble nivel de lectura: en el nivel histórico, alude a la sed real, que constituía uno de los muchos padecimientos de los crucificados; en el teológico, alude a la “sed” de dar el don del Espíritu.
  3. Todo se ha cumplido” (Jn 19,30). En Juan, es un grito de victoria: ha llegado la plenitud. Con la muerte de Jesús, queda definitivamente revelado quién es Dios y qué siente por el ser humano. Para el cuarto evangelio, la misión de Jesús consiste en revelar al Padre: con su muerte, la ha cumplido plenamente.

 

http://www.enriquemartinezlozano.com

Homilía en Espíritu Santo comunidad católica, 5 B Cuaresma 22 de marzo de 2015 (1 Archivo)


Lecturas de esta semana nos piden que enfrentar la realidad.
No podemos salvar nuestra vida.
Sólo podemos gastarla.
Úsalo para arriba.
No podemos acumular en una pila en algún lugar o ponerlo en un banco,
a continuación, tire de él para usarlo más tarde.
Se ha ido.
El evangelio de hoy Jesús se nos presenta esa misma paradoja,
por primera vez en una metáfora sobre el grano de trigo
y luego más directa:
si tratamos de salvar nuestra vida, lo perdemos.
Si le damos nuestra vida lejos, lo guardamos.
__________________________________________
Los eruditos del Seminario de Jesús nos dicen
que el grano de trigo en imágenes
tiene profundas raíces en nuestra tradición cristiana;
observan que la idea de perder su vida si usted lo ama
y guardarlo si lo odias
era más probable que parte de la tradición oral sobre Jesús
y que el evangelista más tarde añadió el contexto
cristianizar para su comunidad.
Los estudiosos parafrasean lo que Jesús quiso decir así:
Soy un ser humano, al igual que todos los seres humanos,
un hijo de Adán y Eva.
Si amo a mi vida, me pierdo porque es sólo para mí.
Pero si yo doy mi vida, voy a guardarlo
porque yo habré usado para servir a Dios y a los demás.
Eso encaja exactamente con lo que sabemos que Jesús dijo
sobre el mandamiento más grande cuando recitaba el Shemá:
Oye, Israel, Dios es Uno.
Y amarás a Dios
con todo tu corazón, con toda tu alma.
Además, dijo, el segundo mandamiento es semejante a éste:
Ama a tu prójimo como a ti mismo.
__________________________________________
Sabemos que Jesús oró.
Una y otra vez los evangelistas tejen sus historias alrededor de ese hecho.
Él se va a orar a solas.
Orar en la montaña.
Decirle a sus discípulos que no “multiplicar palabras como hacen los paganos”
y enseñándoles a rezar.
Y después de que Jesús oró, él actuó.
No se sentó alrededor y tratar de salvar su vida;
lo gastó vivir la inspiración de su oración.
Él dio su vida lejos de hacer eso.
__________________________________________
Yo estaba abajo en la Casa Claver  el Martes, Día de San Patricio,
y Mark estaba comentando
que casi tres meses de 2015 se han ido
y él no había hecho nada.
Sacudí la cabeza y dijo: “Sí.”
Compadeció de él.
Se sentía de esa manera, seguro.
Pero yo sé que él tiende a sus nietos
después deja a su hija para el trabajo
y se asegura de que tienen desayuno y llegar a la escuela.
Y sé que él acompaña a la caminata
para un vecino aún más ancianos durante todo el invierno
y que él va a estar cortando el césped durante todo el verano.
Y él estará allí cuando los nietos lleguen a casa,
saludarlos en la puerta y preguntar acerca de su día.
Él mantiene un ojo en el barrio.
Él es mi edad, se retiró con un ingreso fijo y limitado,
pero él es el go-to tipo que fija los coches de la gente para ellos,
y juega con sus tostadoras y lámparas de mesa
para conseguir que va otra vez.
Él no toma dinero por ello-
les dice a pasar a lo largo de una buena acción cuando pueden.
Marcos está gastando su vida por su familia y sus vecinos,
usarlo para ellos.
Él da su vida por la borda, y como resultado se guarda.
__________________________________________
Kelly estaba allí Martes, también.
Su situación en el hogar no es particularmente feliz.
Acaba con la pequeña cheque de discapacidad una vez al mes
y se las arregla para vivir en él.
Como de costumbre, se detuvo a través en la Casa Claver  para el desayuno
en su manera de ser voluntario en la guardería de su iglesia.
Se había preparado un pastel verde
y compró un poco de caramelo verde en la tienda de dólar
para poder tratar a los niños después de que ella les leyó.
Ella podría ahorrar su tiempo y energía y dinero,
pero no lo hace.
Ella le da a la basura, y como resultado se guarda.

__________________________________________
Esa primera lectura de Jeremías nos dice
por qué Mark y Kelly hacen eso,
y por qué cada uno de ustedes hacen eso.
Es el nuevo pacto,
escrita en su corazón …
escrita en los corazones de todo el pueblo de Dios …
escrita en sus corazones
a través de las experiencias y la reflexión y la oración
de su vida.
__________________________________________
Dorothy Day dijo una vez:
“No me hagas un santo;
no me puso en un estante “.
Si oramos y luego vamos a tratar de salir adelante,
tratando de salvar a nuestro tiempo y energía para nosotros mismos,
nos ponemos en un estante.

Es como los huevos de mis gallinas ponen.
Si trato de salvarlos, los pierdo.
Consiguen viejo y podrido.
Nada apesta como un huevo podrido.
Pero si no la salvo a ellos,
si los uso o dar a la basura,
que producen cosas buenas.
__________________________________________
Así que cada uno de nosotros tiene que hacer elección-
renunciar a nuestra vida haciendo el bien por los demás
y amar y servir a nuestros vecinos …
o sentarse como pollos en un montón de huevos podridos.


Espíritu Santo comunidad católica
Sábados a las 16:30
Domingos a las 5:30 pm
en 3925 West Central Avenue (Iglesia de Washington)

www.holyspirittoledo.org

Rev. Dr. Bev Bingle, Pastor
Dirección postal: 3156 Doyle Street, Toledo, OH 43608-2006
419-727-1774

__._, _.___

Ver archivos adjuntos en la web

Domingo V de Cuaresma 22 marzo 2015 Evangelio de Juan 12, 20-33: ENRIQUE MARTINEZ LOZANO


 

 

En aquel tiempo entre los que habían venido a celebrar la Fiesta había algunos gentiles; éstos, acercándose a Felipe, el de Betsaida de Galilea, le rogaban:

¾ Señor, quisiéramos ver a Jesús.

Felipe fue a decírselo a Andrés; y Andrés y Felipe fueron a decírselo a Jesús.

Jesús les contestó:

¾ Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del hombre.

Os aseguro que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto. El que se ama a sí mismo, se pierde, y el que se aborrece a sí mismo en este mundo, se guardará para la vida eterna. El que quiera servirme, que me siga y donde esté yo, allí también estará mi servidor; a quien me sirva, el Padre le premiará.

Ahora mi alma está agitada y, ¿qué diré?: Padre, líbrame de esta hora. Pero si por esto he venido, para esta hora. Padre, glorifica tu nombre.

Entonces vino una voz del cielo:

¾ Lo he glorificado y volveré a glorificarlo.

La gente que estaba allí y lo oyó decía que había sido un trueno; otros decían que le había hablado un ángel.

Jesús tomó la palabra y dijo:

¾ Esta voz no ha venido por mí, sino por vosotros. Ahora va a ser juzgado el mundo; ahora el Príncipe de este mundo va a ser echado fuera. Y cuando yo sea elevado sobre la tierra, atraeré a todos hacia mí.

Esto lo decía dando a entender la muerte de que iba a morir.

 

******

 

CUANDO SE PRESENTA LA ANGUSTIA

 

Este discurso de Jesús contiene una hondura espiritual impresionante. Apunta lo que se necesita para poder cumplir el deseo que alienta en nuestros corazones. Por eso constituye una palabra de sabiduría que quiere ayudarnos a despertar.

Lo que hace es recoger, de forma vibrante, el sentido que Jesús da a su vida y a su muerte, en una sola palabra: entrega. Será el mismo significado que los sinópticos recogerán en el relato de la “última cena”: “esto soy yo que se entrega”. Juan lo hace a su estilo y en un contexto que parece ser el paralelo al de la “oración de Getsemaní”, tal como la narran los sinópticos (Mc 14,32-42, Mt 26,36-46; Lc 22,39-46), y que no menciona el cuarto evangelio. Pero, en todos esos casos, Jesús aparece abatido bajo el peso de la angustia.

Para empezar, se dice que van a ver a Jesús glorificado. Ya sabemos que, para este evangelio, la glorificación tiene lugar en la cruz. Porque, para él, la cruz significa la expresión máxima de amor de Dios al mundo (“tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único”: Jn 3,16). La cruz es triunfo porque –en la interpretación que hace Juan- es la prueba definitiva, tanto del amor del Padre, como del hecho de que Jesús ha llevado hasta el final el designio divino: manifestar su amor al ser humano. El Jesús glorificado es, pues, el crucificado. Pero esta afirmación encierra mucha más sabiduría, que el propio evangelista sigue desmenuzando con las palabras que pronuncia Jesús, en la imagen del grano de trigo.

 

Con todo, nada de ello le impide experimentar la turbación: “Ahora mi alma está agitada y, ¿qué diré?: ¿Padre, líbrame de esta hora?”. Sin embargo, la capacidad de resituarse es casi inmediata: “Pero si por esto he venido, para esta hora. Padre, glorifica tu nombre”. El yo sigue siendo sujeto de angustia, pero basta conectar con quienes somos, para que se produzca la aceptación.

Somos presa del abatimiento y de la angustia cuando, por el motivo que fuere, quedamos atrapados por algo que ocurre y que nos remueve en nuestro interior. El detonante puede ser cualquier cosa, y la intensidad de lo despertado depende de diferentes factores: desde la fragilidad del sujeto hasta los condicionamientos propios de la psicobiografía de cada cual.

A veces, no podemos evitar que surjan determinados sentimientos o emociones: no dependen de nuestra voluntad. Pero quizás sea posible desarrollar la capacidad de no permanecer durante mucho tiempo a su merced. Y esto se consigue en la medida en que, aceptando lo despertado, no nos reducimos a ello; cuando somos capaces de pasar de “lo que ocurre” a la “consciencia de lo que ocurre”. Lo cual es posible en la medida en que hemos desarrollado la capacidad de reconocernos en la consciencia que somos, y que está a salvo de los vaivenes mentales y emocionales.

Entonces es posible la aceptación y la rendición completa, desde una actitud lúcida y humilde que se deja fluir con la corriente sabia de la vida. Esa rendición a lo que es, se convierte en fuente de paz y de ajuste.

Nunca puede haber paz estable si no estamos alineados con el momento presente, sin amar lo que es. Cuando amas lo que es, nada puede inquietarte. Como decía Krishnamurti, el secreto de mi paz es que “no me importa lo que suceda”.

Pero eso solo puede decirse cuando se ha superado la identificación con el yo. Este solo puede estar en lo que ocurre y es víctima de ello; por el contrario, la consciencia de lo que sucede es, precisamente porque es aceptación, siempre fuente inagotable de paz y de dicha. Ese es nuestro nombre más profundo: Consciencia, Paz y Gozo.

 

http://www.enriquemartinezlozano.com

22 DE MARZO/15 EL PODER DE SU AMOR. MENSAJE PARA NIÑAS/OS


Mensajes para niños
Sermón de la semana
Quinto domingo de Cuaresma Año B
22 de marzo 2015
Sermón de la semana

Título: El poder de su amor

Tema: Jesús atrae las personas a Él. Quinto Domingo de Cuaresma, Año B

Objetos: Varios objetos metálicos y un imán fuerte

Escritura: “Pero yo, cuando sea levantado de la tierra, atraeré a todos a mí mismo” (Juan 12:32 – NVI).

Como ven tenemos varios objetos metálicos hoy. Hay algunas presillas (sujetapapeles), un arandela, un clavo, algunas grapas y una tapa de un pote. ¿Qué más tenemos? (Enseñe el imán). También tenemos un imán. ¿Qué creen que pasará si ponemos el imán sobre los diferentes objetos? Probemos y veamos. ¡Rayos! ¡Mira cómo son atraídas las presillas hacia el imán! Todas las presillas que traje se están pegando. Probemos otros objetos. ¿Crees que el imán atraeá a la arandela? Estás en lo correcto. ¿Qué tal a las grapas? Correcto nuevamente. Probablemente sepas qué le pasará a la tapa del pote, ¿no? Bueno, pues estás en lo correcto. La tapa también es atraída al imán. El imán tiene mucho poder y atraerá muchos objetos hacia él.

El poder de atraer de este imán me recuerda algo que Jesús enseñó acerca de sí. Las personas que seguían a Jesús no entendían por qué había venido a la tierra. Pensaban que había venido a formar un reino terrenal. Pero Jesús no había venido a establecer un reino terrenal. Su reino está en el cielo. Él vino a la tierra a morir por nuestros pecados para que podamos unirnos a él en su reino celestial. Jesús sabía que el día de su crucifixión y regreso al cielo estaba cerca, así que les dijo a sus seguidores: “Estoy muy angustiado”, dijo Jesús. “¿Qué debo hacer? ¿Orarle al Padre y pedirle que me salve? ¡No!, la verdadera razón por la cual he venido es la de enfrentarme a la muerte, y cuando sea levantado atraeré a todos a mí mismo”. La Biblia nos dice que les dijo eso para que ellos supieran cómo iba a morir.

El poder del imán es grande, fuerte, pero no puede compararse con el poder de atracción de Jesús. Él murió voluntariamente en la cruz para pagar el precio de nuestro pecado. Cuando vemos su gran amor, somos atraídos a él y cuando confiamos en él, recibimos el derecho de convertirnos en hijos de Dios.

Aún cuando venimos a ser hijos de Dios, puede haber momentos cuando nos alejamos de sus enseñanzas y hacemos cosas que sabemos que no le agradan. ¿Hace eso que Jesús deje de amarnos? No. Su amor para nosotros es tan fuerte que nos atrae a hacer aquello que él desea que hagamos.

No hay un poder más fuerte que el amor de Jesús. Fue levantado en la cruz para que todos pudiéramos ser atraídos hacia él, y ese todos nos incluye a tí y a mí.

Padre, te agradecemos que Jesús estuviera dispuesto a ser levantado en la cruz del Calvario para que podamos tener vida eterna. Oramos en su nombre. Amén.

Páginas para colorear y actividades
Boletín para niños (DOC) (PDF)

(Imprima la primera página y luego insértela en la impresora para imprimir el otro lado.  Doble el boletín por la mitad y tendrá un boletín de cuatro páginas para los niños.)

 

Enlaces a los sermones
 

Impresión amistosa:   “El poder de su amor”

 

Otro sermón basado en Juan 12:27-29: “Mi alma está turbada”

 

Tenemos materiales para ayudarle con los niños

Tenemos un CD conteniendo estos materiales:

Tres años de sermones de Sermons4Kids
Páginas para colorear del Antiguo y Nuevo Testamento
Una serie de páginas para colorear de Graham Kennedy
Lecciones: La vida de Cristo de cada uno de los cuatro Evangelios
Canciones para la Escuela Bíblica de Niños
Catorce presentaciones de PowerPoint
Un año de lecciones del Antiguo Testamento (de Mission Arlington)

Para imprimir una forma para ordenarlo haga clic aquí. (Es gratis)

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá
Derechos de autor Sermons4Kids, Inc.
Todos los derechos reservados.

Anteriores Entradas antiguas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 347 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: