VIDEO. ENTREVISTA IVONE GEBARA-CARMINA NAVIA VELASCO


 
Seminario de Espiritualidad feminista octubre 2016.
Área de archivos adjuntos
Vista previa del video de YouTube Ivone Guebara y Carmiña Navia Conversan sobre Espiritualidad Femenina

Ivone Gebara y Carmiña Navia Conversan sobre Espiritualidad Femenina

ARCWP. ORDENACION PRESBITERAL DE SILVIA BRANDON PEREZ. Abril 8/17


imagen en la línea 1

 

La Asociación de Mujeres Sacerdotes católicos romanos

Con alegría les invitamos

 a la

 ORDENACIÓN PRESBITERAL

 de

 SILVIA ANTONIA GUILLERMINA BRANDON PÉREZ

 

La Obispa que preside:

Olga Lucía Álvarez Benjumea

 

 

8 de abril de, 2017

 a las 11 a.m.

 

En la Iglesia Presbiteriana de San Juan

2727 College Avenue

Berkeley, California 94705

 

El clero concelebrante esta invitado a llevar

estolas con el color de su elección.

 

ARCWP. ORDENACIÓN AL DIACONADO DE ELENA GARCIA. MARZO 25/17


imagen en la línea 1

La Asociación de Mujeres Sacerdotes católicos romanos

 Invita a la

Ordenación Diaconal

de

Elena García

en

 

María, Madre de Jesús Incluido Comunidad Católica

Y  al

Bautismo del nieto de Elena

 

Brohdi Lucas Courtney

 

La Obispo Presidente: Bridget Mary Meehan

 

25 de de marzo de, 2017

16:00

María, Madre de Jesús Incluido Comunidad Católica

Iglesia Unida de Cristo de San Andrés

6908 Sur Beneva carretera

Sarasota, FL 34328

Big Issue: ¿Cómo la Iglesia de Inglaterra ha cambiado 25 años después de permitir que las mujeres se conviertan en sacerdotes


Por El Sentinel  |  Publicado: 20 Febrero 2017

image: http://www.stokesentinel.co.uk/images/localworld/ugc-images/276370/Article/images/30145991/15863781-large.jpg

A Sally Smith, del Ministerio del equipo Hanley, fue ordenado en 2009 después de haber sido llamado por Dios

A Sally Smith, del Ministerio del equipo Hanley, fue ordenado en 2009 después de haber sido llamada por Dios

Este año se cumple el 25 aniversario de la aprobación de leyes Sínodo General para que las mujeres se conviertan en sacerdotes en la Iglesia de Inglaterra. Flora Byatt mira lo que ha cambiado

Un cuarto de siglo atrás, había escenas de júbilo fuera de Westminster después de mujeres que luchan por el derecho a ser sacerdotes anglicanas asegurado el más estrecho de victorias.

Después de un período de cinco y media hora debate, el Sínodo General – la Iglesia del parlamento de Inglaterra – aprobó la legislación controvertida por un margen de dos votos.

Incluso el arzobispo de Canterbury, Dr. George Carey, que había respaldado la propuesta, reconocido en el momento en que el resultado no sería del agrado de todos.

Sin embargo, ya Angela Berners-Wilson se convirtió en la primera mujer en ser ordenada dos años después, en 1994, han sido ampliamente aceptado en el redil.

De hecho, en 2010 más mujeres que los hombres fueron ordenadas y se sitúa en 290 mujeres en comparación con los 273 hombres.

El reverendo de Sally Smith, del Ministerio del equipo Hanley, ahora le gustaría ver más mujeres ocupando puestos de responsabilidad dentro de la iglesia.

Los 53 años de edad, dijo: “fui ordenado en 2009. Creo que Dios me llamó y tuve que responder  convierte toda su vida y mi familia están involucrados..

“Hay algunas personas increíbles en la historia que han sido impedidos de unirse a la Iglesia – como Florence Nightingale – que no le permitirían ser ordenada porque era mujer.

“La Iglesia es como una familia, y para una familia sea completa, hay regalos que la madre y el padre de ambos traen. Creo que Dios está haciendo algo nuevo ahora y las mujeres están llegando a un primer plano.

“Creo que una mujer en el liderazgo puede traer equilibrio y ayudar a una iglesia a florecer. Hemos pasado mucho, pero es necesario que haya más mujeres en los puestos más altos.”

Aunque hoy en día no es raro tener un vicario femenino dentro de la Iglesia de Inglaterra, la Iglesia Católica todavía no permite mujeres sacerdotes.

Francisco se ha pronunciado recientemente la idea de que una mujer pudiera ejercer como sacerdote, con una escasez de hombres jóvenes ahora quera unirse a la situación, todavía podría cambiar.

A Sally añadió: “Creo que la Iglesia Católica está perdiendo los dones y talentos que Dios le ha dado a las mujeres espero que algún día se beneficiarán.”.

La Adolescente Connor Lyons es una joven católico que está empezando a preguntarse si las mujeres deberían poder ser sacerdotes.

La joven de 19 años de edad, desde Bentilee, dijo: “Desde que fue criada en una familia católica, la escuela y la Iglesia, que, naturalmente, no cuestionaba lo que he tomado por hecho toda mi vida Sin embargo, con el 25 aniversario de la hembra. vicarios de la Iglesia de Inglaterra,  hace que me pregunte por qué no podemos tener mujeres sacerdotes.

“La enseñanza de la Iglesia Católica afirma claramente que la razón por la que tenemos sólo los sacerdotes masculinos se debe a que sólo Jesús escogió apóstoles varones, que eran los primeros sacerdotes y obispos.

“Uno de los asesores clave para el Papa afirmó que no podemos dar forma al sacerdocio sin embargo, que los hombres y las mujeres queremos – hay que seguir las instrucciones dadas a través de la Biblia, que es la palabra de Dios A veces, tenemos. algunas cosas que no podemos decir que estamos de acuerdo con por completo como católicos, pero tenemos que confiar en cambio en la oración y la confianza en la Iglesia “.

Lloyd Cooke, director ejecutivo de Saltbox Centro Cristiano, dijo que la comunidad cristiana de North Staffordshire fue ‘bendecida’ con las mujeres en el liderazgo.

De 45-años de edad, Hanley, ha añadido: “Tener las mujeres dentro de la Iglesia ha habido un desarrollo muy positivo.

“No todo el mundo está de acuerdo, pero muchas personas y yo soy uno de esos.

“La Iglesia de Inglaterra fue simplemente entrando en línea con muchas otras denominaciones cristianas que ya se habían extendido el liderazgo de las mujeres, tales como la Iglesia Metodista.

“Con el catolicismo, se ha considerado y me imagino que sería algo que va a seguir siendo un problema. La Iglesia católica tiene una tradición muy fuerte de tener hombres en liderazgo y creo que va a tomar algún tiempo antes de que hagan cualquier cambios “.

El Ejército de Salvación, por su parte, siempre ha permitido a los oficiales de la mujer desde su creación en 1865.

La ministra de la iglesia Christine Chadwick, de 62 años, de Newcastle, dijo: “La esposa del fundador fue una de las personas clave que ayudaron a promover a las mujeres en el ministerio, porque se sentía un fuerte llamado de Dios para predicar.

“No es un trabajo que decide hacerlo, que es mucho más de una vocación por lo que creo que ambos sexos se debe permitir.”
Read more at http://www.stokesentinel.co.uk/big-issue-a-quarter-of-a-century-on-was-the-church-of-england-right-to-let-women-become-priests/story-30145991-detail/story.html#qJMUM28EwXI7GJlQ.99

COLOMBIA. EN EL POS-CONFLICTO COLOMBIANO LAS MUJERES LLEVAMOS HASTA AHORA LA PEOR PARTE. Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP*


logo-en-espac3b1ol

 

No Nos digamos mentiras, Entre Diciembre / 16, Enero y Febrero de Este Año (2017) y Solo Llevamos 17 Días del mes de Febrero, Ya contamos con 5 lideresas asesinadas vilmente!

nataly-salas-estudiante

                                   Nataly Salas    Estudiante (Montería), Diciembre 3/16

Calvache

                                    Yaneth Calvache    Lider Derechos Humanos)

 (Balboa, Cauca) Diciembre 30/16

manyoma

                                 Emilse Manyoma  (Campesina. Lider Derechos Humanos) (Buenaventura) Enero 17/17

 

no-mas-asesinatos

                                  Luz Herminia Olarte  (Campesina. Líder Derechos Humanos)

(Yarumal) Febrero 5/17

Descarga                           Idalia Rentería Palacios   (Protectora del Medio Ambiente)

Bello, Ant Febrero 15/17

Sus muertes, sin Sido Han por “Pasional” causa celos, violencia intrafamiliar, ni riñas Entre Vecinas, o parejas, ni accidental. Han Sido manos masculinas, Si, No hay duda, por la forma de Como were Encontradas y asesinadas.

Mujeres Jóvenes, maduras, esposas, madres, abuelas. Su delito, defensor de la vida, la vida Conservar, Proteger la “Casa Común”. Pensar diferente, diferente de ACTUAR, frente a la Vida, los Derechos Humanos, y el Medio Ambiente.

Para ellas, sin Hubo ni juicio, ni Sentencia. Nadie vio, ni nada escucho. El secretismo y la impunidad, la loza de la Corrupción Las Cubre, párr ignorarlas y no hay un Darlas study.

¿Hasta, CUANDO Colombia, su gente, guardará silencio ?. ¿Hasta cuando vamos a Seguir Creyendo Que los Grupos Políticos, Líderes Religiosos, con SUS vicios les importa el pueblo?

Son las mujeres portadoras de la Vida, GUARDADORAS DE LA VIDA, LA ARMONÍA DE LA VIDA, Porque a Nadie le importa this situation?

¿Por Qué las Cárceles, estan colmadas de mujeres?

Ni una más ASESINADA. NI UNA MENOS. VIVAS LAS QUEREMOS Y NECESITAMOS PARA LAS Conservar la vida.

En solo 3 meses HEMOS PERDIDO 5 mujeres lideres … Que se nos espera de Aquí una cola termine el 2017?

Mujeres y hombres, tienen la palabra. Alguien Quiere Decir Algo Más, ante this Escándalo de feminicidios? Hágalo, no nos quedemos en silencio. El silencio nos Cómplices HACE!

* Presbitera Católica.


BIBLIOGRAFIA:

https://evangelizadorasdelosapostoles.wordpress.com/2017/02/18/colombia-comunicado-de-los-paramilitares-aguilas-negras-con-amenazas-de-muerte-a-lideres-periodistas-y-defensores-de-dd-h/

http://www.elespectador.com/noticias/judicial/emilsen-manyoma-otra-defensora-de-derechos-humanos-ases-articulo-675257

http://www.wradio.com.co/noticias/regionales/cauca-denuncian-nuevo-homicidio-de-una-defensora-de-derechos-humanos/20170111/nota/3353537.aspx

http://www.contagioradio.com/asesinan-a-luz-herminia-olarte-lideresa-social-de-yarumal-articulo-36119/

http://www.elespectador.com/noticias/judicial/asesinan-lideresa-social-en-antioquia-articulo-679065

http://www.rcnradio.com/locales/asesinan-bello-una-ingeniera-ambiental-becada-colciencias/

 

 

LA RESTAURACIÓN DEL DIACONADO FEMENINO


 14 febrero, 2017

Alberto-de-Mingo(Alberto de Mingo, CSsR) Redentorista y profesor de Teología Bíblica. Nos propone un artículo interesante, arriesgado y fundamentado. La realidad y la reflexión teológica están pidiendo resituar la presencia de la mujer en la sociedad y la Iglesia. Hay que volver a la Escritura, leerla en la sana tradición de la comunión y dejar que dé vida en el compromiso de la mujer para transformar el mundo. Queda mucho por hacer. El papa Francisco ha abierto la reflexión, estamos en proceso. Veremos.

Una Comisión de Estudio

El 12 de mayo de 2016, durante una audiencia con 900 religiosas reunidas para la asamblea trienal de la Unión Internacional de Superioras Generales, una de las religiosas preguntó al Papa:

“En la Iglesia existe el ministerio del diaconado permanente, pero sólo está abierto a varones casados y no-casados. ¿Qué impide que la Iglesia incluya mujeres entre los diáconos permanentes, como sucedía en la iglesia antigua? ¿Por qué no se crea una comisión oficial que estudie la cuestión?”.

El papa Francisco contestó que había consultado el tema tiempo atrás con un “buen y sabio profesor”, que le había dicho que no estaba claro cuál era el rol histórico de las diaconisas y, sobre todo, “si tenían ordenación o no”. “¿Poner en marcha una comisión para estudiar la cuestión?” –Se preguntó en voz alta– “Creo que sí. Le haría bien a la Iglesia aclarar este punto. Estoy de acuerdo, voy a hablar para hacer esto. Acepto la propuesta”1.

Dicho y hecho. El dos de agosto se creó la Comisión de Estudio sobre el Diaconado Femenino, formado por seis hombres y seis mujeres; entre ellos, dos españoles: Nuria Calduch, barcelonesa, profesora de Teología Bíblica en la Universidad Gregoriana de Roma y miembro de la Pontificia Comisión Bíblica; y Santiago Madrigal, riojano, profesor de Teología Dogmática en la Universidad Pontificia Comillas de Madrid.

Los doce miembros están presididos por el arzobispo Luis Ladaria, también español –mallorquín–, secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Las labores de la Comisión empezaron en septiembre de 20162.

Diaconisas en el Nuevo

Testamento

Al final de la Carta a los Romanos, San Pablo presenta a la comunidad cristiana de Roma a Febe, persona de confianza del Apóstol:

“Os recomiendo a nuestra hermana Febe, diácono (diákonos) de la iglesia de Cencreas. Recibidla en el Señor, como corresponde a creyentes, y ayudadla en lo que necesite de vosotros, pues también ella ha sido benefactora de muchos, entre ellos de mí mismo” (16,1-2).

Cencreas era una localidad cercana a Corinto, en Grecia; Febe era diácono de la comunidad cristiana de esta ciudad. Se dice también que era ‘benefactora’ (prostátis), un título que da a entender que ayudaba con sus bienes a la Iglesia. Era, pues, una mujer con recursos económicos que se había puesto al servicio de la misión, probablemente ofreciendo también su casa para la celebración de la eucaristía (recordemos que en este momento la Iglesia no tiene templos, la comunidad se reúne en casas privadas). Febe fue la portadora de la Carta a los Romanos, la más importante epístola de San Pablo3.

Existe otro texto en el Nuevo Testamento en el que se podría estar hablando de mujeres diáconos:

De la misma manera, los diáconos deben ser hombres respetables, de una sola palabra, moderados en el uso del vino y enemigos de ganancias deshonestas. Que conserven el misterio de la fe con una conciencia pura. Primero se los pondrá a prueba, y luego, si no hay nada que reprocharles, se los admitirá al diaconado. Que las mujeres sean igualmente dignas, discretas para hablar de los demás, sobrias y fieles en todo (1 Timoteo 3,8-11).

¿Son estas “mujeres” esposas de los diáconos varones o diaconisas? Algunos padres de la Iglesia, como san Clemente de Alejandría o san Juan Crisóstomo, interpretaron este texto en el sentido de ‘diaconisas’, pero ambas lecturas son posibles4.

Diaconisas en los siglos II y III

El primer informe sobre el cristianismo escrito por un no-cristiano es la carta al emperador Trajano de Plinio el Joven, entonces gobernador de la provincia de Bitinia, en la orilla Sur del Mar Negro (año 112). En ella, Plinio menciona que para su pesquisa, torturó a dos cristianas, ambas esclavas, que eran diaconisas5.

Se han conservado otros testimonios sobre la actividad de las diaconisas durante estos siglos de persecución. Uno de los textos más impresionantes se encuentra en Didascalia Apostolorum, un libro del siglo III que estuvo perdido durante mucho tiempo hasta que fue redescubierto en el siglo XIX. Encontramos allí estas instrucciones para los obispos:

Por tanto, obispo, designa tres operarios de justicia como asistentes que colaboren contigo en la salvación. Aquellos que te plazcan de entre todos, debes elegir y nombrar diáconos: un hombre para la realización de la mayoría de las cosas necesarias, pero una mujer para el servicio de las mujeres. Pues hay casas a las que tú no puedes ir, ni puedes enviar un diácono a sus mujeres, debido a los paganos, pero puedes enviar una diaconisa. También porque en muchas otras materias se necesita el oficio de una mujer diácono. En primer lugar, cuando las mujeres bajan al agua [para ser bautizadas], deben ser ungidas por una diaconisa con el óleo de la unción; […] pues no es adecuado que las mujeres sean vistas por hombres […]. Que sea un hombre quien pronuncie la invocación de los divinos nombres sobre el agua y cuando la que está siendo bautizada salga del agua, que la diaconisa la reciba, la enseñe e instruya sobre cómo mantener intacto el sello del bautismo en pureza y santidad. Por esta causa decimos que el ministerio de la diaconisa es especialmente necesaria e importante. Pues nuestro Señor y Salvador también fue servido [en griego, diakonein] por mujeres ministras, María Magdalena, y María la hija de Santiago y madre de José, y la madre de los hijos de Zebedeo, junto con otras mujeres. Y tú también tienes necesidad del ministerio de una diaconisa para muchas cosas; pues se necesita una diaconisa para ir a las casas de los paganos en las que haya mujeres creyentes y visitar a las que están enfermas y servirlas en lo que sea necesario y bañar a las que han empezado a recobrarse de la enfermedad (Capítulo XVI)6.

Este texto permite hacernos una idea de la figura de la diaconisa en la iglesia de las catacumbas. Era peligroso o imposible para un hombre entrar en ciertas casas para hablar con sus mujeres, pero las diaconisas podían penetrar más fácilmente en estos espacios domésticos para atender pastoralmente a las mujeres y niños de una familia en la que un hombre no-cristiano ejercía su autoridad.

Otra situación que requería el ministerio del diaconado femenino era la administración del bautismo. Durante los primeros siglos, este sacramento se administraba siempre por inmersión y tanto hombres como mujeres se introducían desnudos al agua7. El pudor exigía que las mujeres fueran bautizadas por mujeres y no por hombres; las diaconisas ejercían este ministerio litúrgico, pero también se encargaban de instruir a las bautizadas en la vida cristiana. Otra función importante era la atención a las enfermas, que podría haber incluido la unción.

Diaconisas en Oriente y Occidente en los siglos posteriores

El final de las persecuciones –con la promulgación del Edicto de Milán en el año 313– no supuso el final del diaconado femenino, como atestigua este canon del Concilio de Calcedonia, celebrado en el año 451: “una mujer no debe recibir la imposición de manos como diaconisa antes de los cuarenta años de edad, y entonces sólo tras severo examen”8.

Una importante fuente de información sobre las diaconisas de este período son las inscripciones funerarias. Se han descubierto numerosas tumbas con lápidas que dejan claro que la mujer enterrada en ella es una diaconisa. Sirva como ejemplo este texto, que pertenece a un sepulcro encontrado en Capadocia (Turquía) y procede del siglo VI:

“Aquí yace la diaconisa María, de pía y bendita memoria, que siguiendo las palabras del apóstol, educó niños, acogió huéspedes, lavó los pies de los santos y compartió su pan con los necesitados. Recuérdala, Señor, cuando vengas en tu Reino”9.

Concilios locales celebrados en Occidente a inicios de la Edad Media empiezan a dar cuenta del malestar del clero masculino con las diaconisas y algunos decretan su supresión. El diaconado de las mujeres fue interrumpido en Occidente en el siglo V. En Oriente, subsistió hasta el siglo XII o XIII. Aun hoy, se siguen celebrando en Iglesia Ortodoxa las fiestas de varias santas diaconisas, como Melania, Olimpia, Xenia, Radegunda, Platonia, etc.

¿Estaban ordenadas las

diaconisas?

Existe una amplísima documentación sobre las diaconisas durante los primeros siglos de la Iglesia. Nadie puede, en buena fe, cuestionar que existieron; la duda está –como mencionó el papa Francisco– en si estaban ordenadas, si realizaban todas las competencias del diaconado masculino y si se las consideraba miembros del clero al igual que los diáconos varones. Esta es una cuestión complicada, porque durante los primeros siglos, la teología sacramental no estaba aun totalmente desarrollada y la cuestión de la ordenación no se planteaba con la precisión que se ganó en siglos posteriores.

Existe un texto en el que se habla de la ordenación de mujeres diaconisas mediante la imposición de manos, invocación del Espíritu Santo y celebración solemne presidida por el obispo en presencia del presbiterio, elementos propios del sacramento del Orden: las Constituciones Apostólicas. Las Constituciones Apostólicas es un libro, compuesto probablemente en Siria, que transmite supuestas instrucciones de los doce apóstoles. Estas enseñanzas en realidad no proceden de los apóstoles, sino que reflejan prácticas eclesiásticas de la época en la que se compuso el libro, el siglo IV. En él, podemos leer: “Acerca de las diaconisas Bartolomé ordena: Obispo, imponle las manos, estén presentes contigo el presbiterio, los diáconos y las diaconisas, y di: ‘Dios eterno, Padre de nuestro Señor Jesucristo, Creador del hombre y de la mujer, que llenaste de espíritu a Miriam, a Débora, a Ana, y a Juldá, que no has considerado una indignidad que tu Hijo unigénito naciera de una mujer, que en la Tienda del Testimonio y en el Templo ordenaste guardianas de tus santas puertas, ahora también dirige tu mirada sobre esta sierva propuesta para el diaconado, dale el Espíritu Santo, purifícala de toda mancha de la carne y del espíritu, para que realice con dignidad la obra que le es confiada para gloria tuya y alabanza de Cristo. Por medio de Él, a ti gloria y adoración en el Espíritu Santo por los siglos. Amén’” (VIII, 19-20)10.

Los más críticos con la ordenación diaconal de las mujeres afirman que no hay pruebas irrefutables, que demuestren más allá de toda duda que las diaconisas de la Iglesia Antigua estaban ordenadas en el sentido sacramental. Phyllis Zagano, profesora de la Universidad Hofstra (Nueva York), una mujer que ha dedicado su vida a investigar sobre el diaconado femenino y que ha sido elegida miembro de la Comisión de Estudio convocada por el Papa, ha escrito que: “Existen argumentos más fuertes de la Escritura, historia, tradición y teología de que las mujeres pueden ser ordenadas diáconos de que las mujeres no pueden ser ordenadas diáconos”. Esta autora defiende la tesis de que “La restauración del diaconado femenino es necesaria para la continuidad de la vida apostólica y el ministerio de la Iglesia Católica Romana”11.

La restauración del diaconado permanente

Desde principios del siglo II, la Iglesia se ha organizado con una triple jerarquía. Cada diócesis es regida por un único obispo, asistido por presbíteros y diáconos. La función del diácono es ayudar al obispo, especialmente en los servicios caritativos de la comunidad (diákonos en griego quiere decir servidor), pero también en otras funciones tanto litúrgicas como formativas.

Al comienzo de la Edad Media, el diaconado permanente –tanto masculino como femenino– fue suprimido en Occidente; sólo quedó el diaconado temporal como paso previo a la ordenación presbiteral (reservado por tanto sólo a los varones). El Concilio Vaticano II recomendó la restauración del diaconado permanente:

“… se podrá restablecer en adelante el diaconado como grado propio y permanente de la Jerarquía. Corresponde a las distintas Conferencias territoriales de Obispos, de acuerdo con el mismo Sumo Pontífice, decidir si se cree oportuno y en dónde el establecer estos diáconos para la atención de los fieles. Con el consentimiento del Romano Pontífice, este diaconado podrá ser conferido a varones de edad madura, aunque estén casados, y también a jóvenes idóneos, para quienes debe mantenerse firme la ley del celibato” (Lumen Gentium, 29).

Siguiendo este mandato, el papa Pablo VI restauró en 1967 el diaconado permanente mediante la Carta Apostólica Sacrum diaconatus ordinem12. La cuestión que se plantea hoy es si esta restauración del diaconado permanente puede ampliarse para incluir a las mujeres –casadas o célibes–.

El documento de la Comisión Teológica Internacional, El diaconado: evolución y perspectivas –publicado en el año 2002–, es el documento oficial más amplio dedicado al estudio del diaconado femenino hasta la fecha y su lectura resulta imprescindible para cualquier persona interesada en este tema13. Después de larga consideración, tanto de datos históricos como de argumentos teológicos, concluye así:

En lo que respecta a la ordenación de mujeres para el diaconado, conviene notar que emergen dos indicaciones importantes de lo que ha sido expuesto hasta aquí: 1) las diaconisas de las que se hace mención en la Tradición de la Iglesia antigua –según lo que sugieren el rito de institución y las funciones ejercidas– no son pura y simplemente asimilables a los diáconos; 2) la unidad del sacramento del Orden, en la distinción clara entre los ministerios del obispo y de los presbíteros, por una parte, y el ministerio diaconal, por otra, está fuertemente subrayada por la Tradición eclesial, sobre todo en la doctrina del concilio Vaticano II y en la enseñanza posconciliar del Magisterio. A la luz de estos elementos puestos en evidencia por la investigación histórico-teológica presente, corresponderá al ministerio de discernimiento que el Señor ha establecido en su Iglesia pronunciarse con autoridad sobre la cuestión.

La cuestión de la ordenación de las mujeres, dictaminaba la Comisión Teológica Internacional hace quince años, está a la espera de un pronunciamiento del Magisterio de la Iglesia.

En 2009, el papa Benedicto XVI modificó el derecho canónico para aclarar la diferencia entre diáconos y presbíteros. Sólo estos últimos pueden considerarse sacerdotes que actúan “en la persona de Cristo” (in persona Christi)14. Esta distinción despeja un importante obstáculo a la ordenación diaconal de las mujeres: una razón que se esgrime en contra de la ordenación sacerdotal de la mujer es que el presbítero y el obispo, por el hecho de actuar in persona Christi, deben ser varones para mejor reflejar a Jesús, que era varón. Este argumento no puede aplicarse para negar la ordenación diaconal a las mujeres.

Importantes teólogos y hombres de Iglesia se encuentran hoy a ambos lados del debate sobre la ordenación diaconal de las mujeres: el Cardenal Kasper, muy próximo al papa Francisco, se ha mostrado a favor15; el Cardenal Müller, presidente de la Congregación para la Doctrina de la Fe, se ha pronunciado en contra de que pueda conferirse a las mujeres cualquier tipo de ordenación16. En la Comisión de Estudio, hay personas que se han manifestado a favor, otras en contra y otras que no se han pronunciado públicamente en ninguna de las dos direcciones.

Beneficios pastorales de la

ordenación diaconal de las mujeres

Personalmente, pienso que la ordenación diaconal de la mujer sería un paso adelante para la Iglesia Católica. Según los evangelios, algunas mujeres “habían seguido a Jesús y lo habían servido [en el texto griego, se utiliza aquí el verbo diakonein] desde que estaba en Galilea y habían subido con él a Jerusalén” (Marcos 15,40). Hoy son millones las mujeres católicas consagradas al cuidado a los enfermos, a la educación de los niños y al acompañamiento de los ancianos; a la administración de obras de misericordia; al estudio y docencia de la Teología; y a tantas antiguas y nuevas formas de servicio eclesial. Algunas de ellas presiden la liturgia de la Palabra y la distribución consiguiente de la comunión en lugares donde no llegan los sacerdotes. Desde los tiempos de Jesús hasta el presente, ha habido siempre mujeres que han ejercido la diaconía como servicio –estuvieran ordenadas o no–.

La formalización del servicio de las mujeres mediante la ordenación diaconal daría visibilidad pública a algo que es ya real y abriría al mismo tiempo nuevos caminos. Las diaconisas podrían predicar homilías; celebrar bautizos y bodas; así como participar en los órganos de gobierno de la Iglesia como miembros del clero. Con la incorporación de mujeres cualificadas y probadas, la Jerarquía católica se enriquecería enormemente y el Pueblo de Dios estaría mejor servido, tanto en la celebración de los sacramentos –con hombres y mujeres en torno al altar– como en el ejercicio cotidiano de las obras de misericordia.

Las reuniones de la Comisión comenzaron el pasado mes de septiembre. Recemos para que sus trece hombres y mujeres disciernan la voluntad del Espíritu Santo para nuestros días y allanen el camino a la decisión que el Papa debe tomar.

Miembros de la Comisión de

Estudio

Núria Calduch Benages, española, miembro de la Pontificia Comisión Bíblica y profesora de la Pontificia Universidad Gregoriana (Roma).

Francesca Cocchini, italiana, profesora de la Universidad La Sapienza (Roma) y del Instituto Patrístico Augustinianum (Roma).

Piero Coda, italiano, presidente del Instituto Universitario Sophia (Loppiano, Italia) y miembro de la Comisión Teológica Internacional.

Robert Dodaro, estadounidense, presidente del Instituto Patrístico Augustinianum (Roma).

Santiago Madrigal, español, profesor de eclesiología de la Universidad Pontificia Comillas (Madrid).

Maria Melone, italiana, presidente de la Universidad Pontificia Antonianum (Roma).

Karl-Heinz Menke, alemán, profesor emérito de Teología dogmática de la Universidad de Bonn y miembro de la Comisión Teológica Internacional.

Aimable Musoni, ruandés, profesor de eclesiología de la Pontificia Universidad Salesiana (Roma).

Bernard Pottier, belga, profesor del Instituto de Estudios Teológicos de Bruselas y miembro de la Comisión Teológica Internacional.

Marianne Schlosser, alemana, profesora de la Universidad de Viena y miembro de la Comisión Teológica Internacional.

Michelina Tenace, italiana, profesora de Pontificia Universidad Gregoriana (Roma).

Phyllis Zagano, estadounidense, profesora de la Universidad Hofstra (Nueva York).

Presidente de la Comisión: Arzobispo Luis Ladaria, español, Secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

1 La noticia apareció en numerosos medios de comunicación. Por ejemplo en: https://es.zenit.org/articles/el-papa-acepta-crear-una-comision-que-estudie-el-diaconado-femenino/ (Consultado el 20 de enero, 2017).

2 El nombramiento de la comisión fue anunciado el 2 de agosto. Cfr. http://es.radiovaticana.va/ news/ 2016/08/02/el_papa_crea_comisión_de_estudio_sobre_diaconado_de_mujeres/1248798 (Consultado el 20 de enero, 2017). Las reuniones se iniciaron en septiembre de 2017, pero poco se ha sabido de su desarrollo desde entonces.

3 He comentado sobre las mujeres en torno a San Pablo en mi artículo: Alberto de Mingo, San Pablo y las mujeres: Moralia 26 (2003) 7-29.

4 Clemente de Alejandría, Stromata 3.12; Juan Crisóstomo, Homilías sobre Primera Carta a Timoteo 11.11. He consultado las versiones on-line ofrecidas por http://www.newadvent.org (Consultado el 20 de enero, 2017).4

5 Epístola 10,96. El texto, que se conserva en latín, usa la palabra “ministrae”, que significa “diaconisas”.

6 Traducción mía del inglés. Tomado de la traducción al inglés de Hugh Connolly, disponible en: http://www.earlychristianwritings.com/text/didascalia.html (consultado el 20 de enero, 2017).

7 Hipólito de Roma, La Tradición Apostólica, Sígueme, Salamanca 1986, 75.

8Canon 15.http://www.earlychurchtexts.com/public/chalcedon_canons.htm (consultado el 20 de enero, 2017).

9 Ute E. Eisen, Women Officeholders in Early Christianity: Epigraphical and Literary Studies, Liturgical Press, Collegeville 2000, 166.

10Wilhelm Ültzen (editor), Constitutiones Apostolicae: textum graecum recognovit, praefatus est, annotationes criticas et indices subiecit, Sumptibus Stillerianis 1853, 219. Disponible en: http://books.google.com

11 Phyllis Zagano, Holy Saturday. An argument for the restoration of the female diaconate in the Catholic Church, New York: Crossroads 2000, edición electrónica. Otras obras de la autora: Phyllis Zagano (ed.), Women Deacons? Essays with Answers, Liturgical Press, Collegeville 2016; Phyllis Zagano, Women in Ministry: Emerging Questions on the Diaconate, Paulist Press, Mahwah 2012; Phyllis Zagano – Gary Macy – William T. Ditewig, Women Deacons: Past, Present, Future, Paulist Press, Mahwah 2011.

12 Disponible en: http://w2.vatican.va/content/paul-vi/la/motu_proprio/documents/hf_p-vi_motu-proprio_19670618_sacrum-diaconatus.html (Consultado el 20 de enero, 2017).

13 Disponible en: http://www.vatican.va /roman_curia/ congregations/cfaith/cti_documents/rc_con_cfaith_pro_05072004_diaconate_sp.html#CAP%CDTULO_I (Consultado el 20 de en enero, 2017).

14 “El canon 1009 del Código de derecho canónico de ahora en adelante tendrá tres parágrafos, en el primero y en el segundo de los cuales se mantendrá el texto del canon vigente, mientras que en el tercero el nuevo texto se redactará de manera que el canon 1009 §3 resulte así: ‘Aquellos que han sido constituidos en el orden del episcopado o del presbiterado reciben la misión y la facultad de actuar en la persona de Cristo Cabeza; los diáconos, en cambio, son habilitados para servir al pueblo de Dios en la diaconía de la liturgia, de la palabra y de la caridad’.” Carta Apostólica Omnium in mentem. http://w2.vatican.va/content/benedict-xvi/es/apost_letters/documents/hf_ben-xvi_apl_20091026_codex-iuris-canonici.html (Consultado el 20 de en enero, 2017).

15 http://www.americamagazine.org/issue/kasper-proposes-women-deacons

16 https://zenit.org/articles/women-deacons-a-perspective-on-the-sacrament-of-orders/.

https://vidareligiosa.es/la-restauracion-del-diaconado-femenino/

CELAM, MEDELLIN 1968 CINCUENTA AÑOS Y GERARDO VALENCIA CANO UN MANDALA ECLESIAL QUE IRRADIA Y TRANSFORMA. OLGA LUCIA ALVAREZ BENJUMEA ARCWP*


logo-en-espac3b1ol

Hay días que me levanto inundada en la presencia de la Esencia Divina, que hace que mi pluma se mueva a escribir, para dar a conocer la labor Divina que no ha cesado de trabajar un solo día para manifestarse, dándose a conocer donde la Humanidad que El/Ella, creó y sigue creando, ama y protege, allí, donde más se le busca y necesita.

 

Algo de historia. El documento de Medellín, no fue hecho de la noche a la mañana…hubo consultas previas de ir y venir borradores enviados a los diferentes Departamentos y Comités,  a sus expertos asesores para cada uno de los temas propuestos. De esto, fueron varios meses de trabajo y desvelo intenso. Se trabajaba con amor, dedicación y ahínco. El servir, vivir y sentir de Iglesia, es algo que en la sangre se lleva!

 

Desde que se empieza a leer, estudiar y reflexionar dicho documento, nos encontramos con dos poderosos rieles que nos invitan a recorrer el camino de la JUSTICIA y la PAZ. (Ver Documentos de la IIa Conferencia Episcopal Latinoamericana, Medellín, Agosto 26-Septiembre 7/68).

 

En su relectura bien se puede recrear la fuerza de la Ruah presente, mostrando pistas para disfrutar la diversidad en las diferentes teologías (femenina, afro, campesina, indígena, etc), que abren caminos de manera especial al laicado, mujeres, hombres y jóvenes… Iba a decir “de arriba hacia abajo”, lo que afectaría el símbolo del mándala que me he propuesto, ya que aquí no caben las pirámides…y menos invertidas.

 

Este mándala eclesial, aparecido en 1968, surge en medio de la opacidad del humo levantado y el olor a pólvora que cubría y sigue cubriendo a nuestro Continente, en la búsqueda de la JUSTICIA y la PAZ, siempre tan añorada.

 

Era un halo de esperanza y aire fresco, en medio de las tensiones vividas, no se ignora la guerra de Vietnam, (iniciada en la década de los 60) la revolución cubana, la protestas de los jóvenes en Europa…En el pueblo y en la juventud, tatuada les ha quedado en el alma, el sacrificio de la vida de Camilo Torres Restrepo (Febrero 15/1966) y Ernesto (Ché-Guevara) Octubre 9/1967). Todo ello, cual mándala en movimiento permanente, allí titilaba.

 

Imposible, no mencionar, a Monseñor Manuel Larrain E, precursor e impulsador del CELAM, desde sus albores (1955-1964-1966), fue Presidente hasta su muerte 1966 cuando pierde su vida en un sospechoso accidente automovilístico. Un Obispo con olor a tierra, pionero de la Reforma Agraria en Chile, gran defensor de la clase trabajadora.He ido haciendo mención de estos personajes, porque ellos, con su testimonio, compromiso y actitudes, fueron dejando las bases para un CELAM Eclesial, que se veía venir hecho todo un mándala de carácter Eclesial. Sembrando, plantando y cuidando las semillas de Vaticano II en este Continente, en medio de los desafíos, y complejidades de un mundo moderno,  pero desde una fidelidad al Evangelio.

Como una bendición, de la Esencia Divina, en mi búsqueda vocacional misionera tuve la suerte de estar en contacto con personajes de alto talante misionero que dejaron su imprimatur en mi alma! Cómo Monseñor Leonidas Proaño (Ecuador), Victor Garaygordobil (Los Rios-Ecuador), Samuel Ruiz (Chiapas, México) José Damert Bellido (Perú) y Gerardo Valencia Cano (Buenaventura-Colombia).

En el asentamiento por la JUSTICIA y la PAZ, todo ellos, en su papel como pastores comprometidos, con el Pueblo. Un Pueblo que les impulsa, un Pueblo que da sentido y razón de ser a su ministerio sacerdotal-episcopal. Entendieron el llamado de ese pueblo que les convocaba y les empoderaba a fin de hacer vivos los “Signos de los Tiempos”! Obsérvese, que no digo, que son pastores lo que empoderan al Pueblo. Es el Pueblo el que les empodera y enseña.

Es por esto que todos ellos, y los que se me pudieron escapan por nombrar, también son parte del Mándala Eclesial que hoy conocemos! Me detengo en Gerardo Valencia Cano.

Gerardo, no obligaba a nadie. Gerardo invitaba. Gerardo, generaba, crea proyectos y los entregaba…los proponía, desafíaba, retaba: “Vos, podés”, “Vos, sos capaz”.”Anda y después, venís y me contás” No valían las excusas o disculpas, eso, no lo escuchaba: el “no sé”, “no puedo” “no soy capaz”, eso no lo admitía.

A Gerardo, en ningún proyecto, se le vio como Represente Legal, Coordinador, Director, Administrador, Gerente, Jefe de Personal, “dictador” o “Presidente”. Su episcopado, fue un episcopado de SERVICIO, entregado al Pueblo.

Gerardo, desde el Departamento de Misiones, articulado con los otros departamentos, como: Pastoral, Liturgia, Educación…juntos prepararon el mándala de base, que daría forma y perfil a la IIa. Conferencia Episcopal Latinoamericana! Se reunieron en Melgar-Colombia en Abril 20-27/1968 a 4 meses de la reunión de Medellín. Refiriéndose a ello, nos dice en la presentación del documento:

“El Encuentro de Melgar se efectuó con miras a la II Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, pues creíamos necesario que también los misioneros se hicieran presentes con el aporte de sus inquietudes, problemas y soluciones”.

 

En este solo párrafo podemos dimensionar la visión de profeta que Monseñor tenía sobre el futuro de la Iglesia. Él, era, pequeño, flacucho, de ojos negros, de mirada profunda, pero no miope.

Mirando hoy, a 50 años de la reunión de Medellin (1968) que nos sirve como un potente Telescopio  para mirar a distancia y con acercamiento, descubrimos que la realidad latinoamericana no ha cambiado mucho y esto sigue siendo preocupante.

Los problemas sociales de ayer, siguen latentes especialmente, el desempleo en las ciudades y el uso y abuso contra las mujeres, la niñez, los campesinos, indígenas y afros, el crecimiento de los desplazados y migrantes, fruto de la violencia de los diferentes grupos armados en conflicto. Basta con mirar las redes sociales y algún otro medio de comunicación del Pueblo, para darnos cuenta de lo que esta sucediendo.

La explotación inadecuada de la “Casa Común”. La falta de saber mostrar la presencia de la Divinidad, que más que normas y reglas, que de por si no nos van a dar más fe, y si nos enceguecen, no nos permite empoderarnos de la dignidad que todo ser humano tenemos por ser hijas e hijos de Dios, de una manera inclusiva, que nos envuelva y arrope en el mándala de la Divinidad, en su diversidad, siendo todas y todos iguales en el UNO.

Hoy, a la luz de estos maravillosos documentos de la Iglesia, sentimos la necesidad de darlos a conocer, releerlos, meditarlos, pidiendo a la Divinidad, nos dé coraje, fuerzas y energía, sobre todo para hacer renacer la Iglesia de las cenizas, como la leyenda del Ave Fénix, retomando el mensaje de la Buena Nueva, haciendo que la Iglesia sea el medio que nos lleve a la JUSTICIA y la PAZ, a través de mujeres y hombres, viviendo  y potenciando el  Bautismo como hijas e hijos de la Divinidad!  No nos descuidemos, aprovechemos y hagamos posible la Primavera Eclesial!

*Presbitera Católica


 

 

BIBLIOGRAFIA:

 

http://www.cpalsj.org/wp-content/uploads/2013/03/Documento_Conclusivo_Rio1.pdf

 

Manuel Larraín y la conciencia eclesial latinoamericana. Visión y legado de un precursor

http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0049-34492009000100004

 

www.celam.org/conferencia_medellin.php

 

http://www.mercaba.org/Pastoral/C/celam_documentos.htm

 

http://documentslide.com/documents/celam-la-pastoral-en-las-misiones-en-america-latina.html

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: