En una extremidad: en conversación con el obispo Patricia Fresen


John GI ClarkePublicado el 18 abr. 2019SUSCRIBIRSE 309

“Nunca se olvide, solo los peces muertos nadan con la corriente”, dijo el famoso periodista, escritor e intelectual británico Malcolm Muggeridge. Muggeridge entrevistó a la Madre Teresa, cuya influencia en él finalmente lo convenció de convertirse al catolicismo a la edad de 79 años. Pude entrevistar a la Obispa Patricia Fresen, una mujer católica que, a mi modo de ver, es tan notable como un pionero y testigo. a la verdad Quién sabe a dónde me llevará eso, pero esta conversación con ella ha revitalizado significativamente mi marcada fe católica. Es extraño, dado que ‘Bish Trish’, como la llaman sus amigos, ha sido excomulgada formalmente por la Iglesia Católica Romana, junto con todas las demás mujeres sacerdotes. Patricia explica lo que significa todo eso, y las ramificaciones que tiene para una Iglesia que se supone que es ‘Luz’ para un mundo sufriente que se está quemando por demasiada energía solar y ‘Sal’ a una tierra que se encuentra en un estado de colapso ecológico . Utilizando la inspiración de Ben Okri acerca de la importancia de poseer nuestra historia oculta, Patricia relata su viaje desde la toma de votos como monja dominicana, maestra y director de escuela, que luego fue reconocida por el arzobispo Dennis Hurley y el obispo Michael Coleman como una buena perspectiva para ayudar a transformar lo osificado. Entrenamiento sexista, clericalista de sacerdotes católicos en el seminario, equipándola para convertirse en la primera profesora de teología en el seminario de San Juan Vianney. Ella le da crédito al Dr. Wimpy de Klerk (él acuñó los términos “verligte” y “verkrampte”) por haberla influido en el imperativo moral de romper las leyes injustas al desafiar la regla “verkrampte” de la Iglesia Gereformeerde que prohíbe bailar. ¡Se atrevió a bailar con su esposa en una boda! El profesor ‘Wimpy’ luego invitó a Patricia para que lo ayudara a practicar su inglés conversacional. Se convirtió en una importante fuerza de cambio como editor de Die Transvaler, y ayudó a influir en su hermano mayor, el presidente FW de Klerk, para que se quitara la ropa de tumba del apartheid. El siguiente impulso a lo largo de su misión sacerdotal / profética se produjo mientras estudiaba teología en Roma.

Un compañero de estudios, muriendo de SIDA, la llamó a ministrarla en su lecho de muerte. Entonces sus compañeros insistieron en que ella, como la única mujer en la clase, desempeñó el papel de un sacerdote confesor en un juego de rol con su maestro en Teología Moral. El Papa ha dicho que la Iglesia Católica Romana “no tiene la autoridad” para ordenar a la mujer al sacerdocio. La Ley Canónica dice que cualquier persona que reciba los sacramentos de Patricia y cualquiera de las sacerdotes que han sido ‘ilegítimamente’ ordenados se excomulgó automáticamente al ir en contra de las reglas oficiales (hechas por el hombre) que perpetúan el clericalismo. Más interesante desde mi punto de vista como trabajadora social cristiana en la práctica pública, es si la EXPERIENCIA ahora se está acumulando dentro del movimiento de Mujeres Sacerdotes Católicas Romanas (gracias al coraje y convicción del Obispo Fresen de la curación inspirada en el Evangelio, la esperanza y “buenas noticias para el pobre”),4:18 -19 .. Entonces, si tiene algún comentario o pregunta al respecto, agregue un comentario a continuación.

John Clarke. Productor

https://bridgetmarys.blogspot.com/2019/04/httpsyoutu.html?fbclid=IwAR0D2mZAOjyJKGU4g4xF8oio_YwoOKOdaRX12mi0W

HOMILIA EN EL DIA DE LA ORDENACIÓN AL DIACONADO DE MARIA DEL CARMEN LOPEZ Y MARIA BERNARDA SALAZAR. Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP*


 

Manizales, Abril 18 del 2019

SE DERRIBAN LAS ESTRUCTURAS Y SUS JERARQUIA

“En ese momento el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo, y la tierra tembló y las rocas se partieron” Mateo 25:50-51

Orando, leyendo y reflexionando con ojos de mujer, vamos hacia el rescate de la historia e ir tejiendo la historia oculta, que nos coloca en la igualdad y semejanza de hijas e hijos de Dios (Génesis 1:27), en equidad y justicia.

Llama la atención, el momento de la muerte de Jesús, el velo del templo fue rasgado en dos. Muchas restricciones había para entrar al Templo de Jerusalén, muchas divisiones y total separación del, Sanctum sanctorum al que no podía entrar sino el Sumo Sacerdote una vez al año. Cristo es el Único Sumo Sacerdote, que con su sacrificio y muerte rasga el velo de la marginación de arriba abajo abriendo el paso para que entremos todos sin temor alguno, al Sanctum sanctorum, mujeres, hombres, ancianos y niños de todos los tiempos, de todas las culturas, de todas las etnias, igual judíos como gentiles, es una forma de manifestar que el Reino de los Cielos no es una cuestión de unos pocos, sino que se trata de una experiencia universal y global, todos estamos llamados a ser parte del proyecto de amor de Jesús.

Cómo no recordar aquellas palabras dichas por María, Madre de Jesús: Derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes” (Lc 1,52), con esto el evangelio se convierte en la experiencia de unidad que permite dejar a un lado las cuestiones humanas ligadas con el poder, el tener y el placer y adentrarse en la experiencia de la humildad y la libertad, derribar significará dejar a un lado los prejuicios y descubrir que el seguidor de Jesús es un servidor/a que al estilo de las primeras comunidades cristianas el bien de aquellos que se le han entregado como hermanos y hermanas.

Por esta razón, cuando se piensa en el testimonio de Jesús a lo largo de su vida, se constata una lejanía de las autoridades religiosas, una experiencia que podría decirse raya con lo profano y profundamente humano, pues para él solo importa la persona, aquellos que necesitan de un mensaje de esperanza y de amor, en su mensaje no encontramos un solo detalle que nos lleve a vivir las normas y las leyes como base de la fe, pará el solo hay un mandamiento, “amaos los unos a los otros, como yo los he amado. De ahí que algunos momentos de su vida, como la parábola del Samaritano, rompan fronteras y muros, antihumanas. Si bien es cierto, algunas de sus actitudes fueron mucho más allá de las normas que corrompen el encuentro de amor que Él nos enseñó, por ejemplo: Curó en día sábado, comió con publicanos y pecadores, hablo con mujeres en la calle. Sació el hambre a más de 5.000, sin contar las mujeres y los niños. Instruyó, capacitó y educó, tanto a sus discípulos como al pueblo que le seguía (Sermón de la montaña). Dejo instrucciones de cómo relacionarnos con Dios-Padre-Madre (El Padre Nuestro). No se quedó callado ante la corrupción y abusos del clero, (“colocan cargas pesadas…” (Mateo 23:4) y su látigo derribó mesas de negocio en el Templo.

Jesús, nunca se proclamó sacerdote, ni obispo, ni diacono, fue un hombre más, un creyente que, con autoridad y sentido de equidad y justicia, trató de liberar a la humanidad de las esclavitudes que le impedían obtener la felicidad. Para él el poder radicaba en la capacidad de amar y de servir, por esta razón la tarea de quienes han sido llamados a su servicio no es la de otorgarse títulos o dones, sino la de vivir con y por la comunidad.

Algunos ejemplos de la vida de Jesús.

La Última Cena, conocida como Santa Misa, Sagrada Eucaristía, Santa Cena, fue una comida judía, que resalta la condición humana; partió y compartió el pan (comida) y dio vino, departiendo con sus familiares, amigas, amigos, diciendo en presente: “este es mi Cuerpo” =este soy Yo, esta es mi Persona, refiriéndose al pan. Presentando el vino dijo: “Esta es mi Sangre=es mi Vida, Nueva Alianza de compromiso y servicio liberador para todos ustedes”.

Dios, se hizo humano, en Jesús. En cada Eucaristía entrega su humanidad. Él había dejado lo “sagrado”, lo “divino” en el Cielo, se abajó, para enseñarnos a ser humanos, sencillos, libres, justos. Eso fue, es y sigue siendo el Verbo Encarnado. En su Testamento nos dejó esta recomendación: “Hagan esto en Memoria mía, hasta que Yo regrese”.

Es imposible pensar que Dios sea error, o se contradiga, a sabiendas que su misión era enseñarnos a humanizar. Mal hubiera hecho, si su mensaje hubiera sido la exclusión, la marginación, el desprecio, de muy mal gusto, le hubiera resultado, el abajarse al ser humano, para “divinizar” a unos y otros/as no.

No es un error interpretar el signo del rasgado de arriba a abajo del velo del Templo, como mensaje que Jesús nos deja al entregar su Espíritu a Dios Padre-Madre. Se rompen estructuras, es no al poderío religioso, se derriban las leyes, se derrumban las jerarquías quedando solo el aire fresco del Espíritu, purificando los ambientes entre el Cielo y la Tierra, sin que nadie lo ataje o se lo impida, ni institución que lo ate: “sopla donde quiere y como quiere” (Juan 3:8).

El siglo II d.C en su historia lógicamente escrita por hombres, detectamos que a medida que el grupo de los cristianos fue creciendo creyeron necesario crear algunos controles e ir jerarquizando a los líderes. Pero, ninguno de los evangelios ha dejado referencia alguna al tipo de controles y jerarquización de los líderes tal como hoy conocemos. Si bien es cierto Pablo habla de obispos, presbíteros y diáconos, los concibe como personas que según sus dones y carismas deben ser puestos en cada ministerio al servicio del proyecto de Jesús de Nazaret.

Por esta razón se tiene que reconocer que los seguidores de Cristo, no tiene  como punto de unión un Templo, una Sinagoga, una Parroquia, un salón, o los ministerios jerarquizados; el Rvdo Padre, la Rvda Madre, el Señor Obispo, S.E…la unidad que siempre se ha buscado ha sido: la Palabra y el Amor, a través de la construcción de la Comunidad, y esta empieza en la casa, así nos lo cuentan los primeros cristianos en Hechos de los Apóstoles, no una sino varias veces. Por eso la experiencia de nuestro Movimiento, es Casa-iglesia. La experiencia no es fácil, es difícil, porque es más fácil, construir templos, salones, acompañar a “rezar” lo rezado, sin prepararnos, sin reflexionar la Palabra, sin visitar las familias, sin invitar a la casa, a tomar un agua de panela, para hablar de Jesús, Aquel que fue “Resucitado, Aquel a quien Felipe le dijo: “Muéstranos el Padre, y con eso bastará”. Y Jesús le responde: “¿Tanto tiempo con ustedes y aún no le has visto?” Esa respuesta es clave para saber a qué se está refiriendo.

Muchas veces nos quejamos que no tenemos vocaciones, que la Iglesia se está derrumbando, que vemos que los conventos se están acabando. Jesús se escapó de esos espacios tan “sagrados”, ahora, anda por las calles, como un inmigrante, cansado sudoroso, con ropa rasgada y sucio, con hambre, enfermo, sin donde vivir, desplazado, desarraigado de su cultura, de su familia. Vuelve y surge la pregunta: “¿tanto tiempo con ustedes, y aún no le han visto?”.

¿En que ha quedado nuestro testimonio? ¿Qué testimonio estamos dando? ¿Por qué nuestras frases, no convencen? ¿Será que solo decimos frases de cajón aprendidas de memoria, y repetimos frases de otros/as, será que el escuchar hablar en lenguas, que hasta el momento nadie ha interpretado, nos eleva y engloba con su imaginario, o nos escampamos bajo el paraguas de otros, sin ningún esfuerzo? ¿Porque creemos que podemos camuflarnos y pasar desapercibidas/os ante el enemigo? Sin preguntar, aclarar y crear confusión entre la gente?

“No tengan miedo” (Mac. 16: 1-8) dijo el joven vestido de blanco, a las mujeres que fueron a la tumba vacía.  El mensajero de Dios, conoce y sabe de nuestras angustias y sufrimiento, además el miedo nos hace sordos/as, nada se escucha. Solo sabemos que hay que quitar una enorme piedra, que no podemos con ella.

Lo que vivimos en nuestro ministerio, es precisamente el quedarnos pensando, cómo vamos a quitar semejante piedra. El solo escuchar que ha sido resucitado y que la tumba está vacía asusta, da pánico y salimos corriendo a protegernos, donde nadie nos vea ni nos pregunten nada.

¿En qué queda mi compromiso para mostrar a Dios Vivo en mi vida? Para invitar a mis hermanos/as, y decirles: “¿toman y coman, toman y beban, este es mi cuerpo, esta es mi sangre”? Y ser capaz de asumir las palabras de Jesús, en aquel: “¿tanto tiempo entre ustedes y aún no le han visto?” Es decir; “que quien me mire te vea”.

Después de estos comentarios y reflexiones, nuestro Movimiento abre sus puertas para recibir dos candidatas al Diaconado, en este significativo día. Ellas (Maria del Carmen y Bernarda López)con su testimonio, quedan con el desafío, de mostrarnos el rostro de Dios, siendo mensajeras del Reino de Dios, allí donde vayan. AMÉN.

*Obispa de ARCWP

“Las primeras madres de la iglesia proclaman a Jesús desde más allá de la tumba” por Christine Schenk, Reportera Nacional Católica


WEB 8.1 06 INV 31556.JPG

Sarcófago del retrato femenino del siglo IV, actualmente en exhibición en el Museo Pio Cristiano. (Foto de NCR / Christine Schenk)“Acabo de regresar de una maravillosa peregrinación de 10 días a Roma y Nápoles, viendo frescos funerarios y frisos de sarcófagos de mujeres cristianas llenas de fe del siglo IV.Algunas mujeres y hombres del siglo XXI que fueron bastante sorprendentes se unieron a mí para cuidar a estas mujeres a menudo ocultas cuyos motivos de tumbas los representan en posturas eclesiales autorizadas, enseñando y predicando las buenas nuevas de Jesucristo.Dado que la mayoría de la historia (no solo la historia cristiana) fue escrita por hombres, sobre las preocupaciones de los hombres, la historia de las mujeres cristianas primitivas es apenas perceptible.Las excepciones importantes son los textos cristianos del primer siglo, donde descubrimos que las mujeres  ejercían importantes roles de liderazgo  en las primeras iglesias.Sin embargo, después del primer siglo, los escritos cristianos se callan, mencionando a las mujeres principalmente en un contexto de prescripción (o más a menudo proscribiendo) lo que pueden o no hacer. El testimonio público de las mujeres cristianas fue inquietante (por no decir desafiante) a la cultura greco-romana.En los siglos siguientes, los documentos oficiales de la iglesia justificaron recortar la autoridad femenina citando repetidamente la advertencia de 1 Timoteo que prohibía a las mujeres enseñar o tener autoridad sobre los hombres y exigirles que guardaran silencio en la asamblea (1 Timoteo 2:12).No es nada menos que asombroso ver el arte funerario cristiano desde finales del tercer siglo hasta principios del quinto siglo. D epiciando a las mujeres a enseñar y predicar las buenas nuevas a pesar de que se les dice que no deben hacer nada.El segmento de Roma de nuestra peregrinación incluyó una visita al Museo Pio Cristiano, uno de los Museos Vaticanos, que contiene muchos frisos de sarcófagos de mujeres fallecidas que se muestran en posturas autorizadas. Es decir, sostienen rollos o códices con las manos en un gesto de discurso, rodeados de historias bíblicas, predicando o enseñando historias de las Escrituras y la vida, muerte y resurrección de Jesús.La primera vez que vi estas tumbas fue en 2006 y me conmovió profundamente la idea de que las mujeres cristianas querían que su fe y su liderazgo eclesial fueran recordados en un momento en que los líderes masculinos las silenciaban.Umberto Utro y Rosanna DiPinto del Museo Pio Cristiano saludaron a nuestra banda de peregrinos. Ellos habían apoyado amablemente mi investigación sobre motivos icónicos de autoridad en tumbas de retratos cristianos. El caluroso elogio de Utro a mi reciente libro,  Crispina y sus hermanas: Mujeres y autoridad en el cristianismo primitivo , fue especialmente significativo, ya que lo hizo un experto en este campo.

Sarcófago del retrato femenino del siglo IV, actualmente en exhibición en el Museo Pio Cristiano. (Foto de NCR / Christine SchenkUn hallazgo altamente significativo de mi investigación fue que había tres veces más retratos individuales de mujeres cristianas en comparación con retratos individuales de hombres cristianos. Otra fue que más del doble de los retratos femeninos individuales tenían una iconografía “apóstol” (a menudo Pedro y Pablo) comparada con los retratos masculinos, lo que sugiere que las mujeres usaron este motivo para validar su autoridad. ¿Quién mejor para afirmar su ministerio dentro de sus comunidades cristianas que los líderes heroicos de la iglesia romana?Ambos hallazgos coinciden con las teorías de los estudiosos literarios, como la Hna. Carolyn Osiek y Peter Lampe, del Sagrado Corazón, de que las mujeres fueron mucho más influyentes en la difusión del cristianismo primitivo de lo que comúnmente se reconoce.Pero la parte más significativa de la visita de Pío Cristiano fue que tuve otra oportunidad de reflexionar sobre lo que estas mujeres eclesiales fallecidas tendrían que decirme, de hecho a cada uno de nosotros, sobre la vida, la muerte y la resurrección.Fue una gran preparación para la Semana Santa.Por favor, únase a mí y tómese un momento para meditar sobre el sarcófago de una mujer fallecida (la llamaremos Junia) y consideremos lo que ella pudo haber compartido con nosotros desde más allá de la tumba.

WEB 8.2 REP 1- 25IMG_0090 COPY.JPG

Detalle de la mujer fallecida con códice y gesto de habla, mientras que Cristo se inclina como para hablarle. La difunta y / o su familia la conmemoraron como una persona que ministraba con la autoridad de Cristo. (Foto de NCR / Christine Schenk)Junia se muestra con un códice, un gesto de discurso, y rodeado de figuras bíblicas. A la izquierda del espectador, Dios Padre habla con Caín y Abel, seguidos por Cristo que se muestra con Adán y Eva. A la derecha encontramos la curación del paralítico, la curación del hombre ciego de nacimiento, el milagro en Caná y la crianza de Lázaro.En la última viñeta, a María, la hermana de Lázaro, se la ve erguida a los pies de Jesús, con el rostro mirando hacia afuera en lugar de inclinarse, como suele aparecer en los relieves de Lázaro. Este puede ser un retrato incrustado de la propia Junia.El arte funerario antiguo es de carácter performativo y está destinado a atraer al espectador como participante. Mientras la lloraban, Junia deseaba que sus seres queridos entraran en un espacio liminal y experimentaran el poder de Cristo sobre la muerte. Se lo representa como revertir los efectos de la caída del paraíso al curar a los ciegos y cojos, proporcionando una gran cantidad de vino en el nuevo reino de Dios, y resucitando a Lázaro (y Junia) de entre los muertos.Los afligidos de Junia comulgan no solo con la difunta Junia, sino también con Cristo, que sana y levanta a través del significado evocado y “realizado” por el arte en su sarcófago.S exhorta a los vivos para abrazar al Cristo que autorizó su ministerio y a las que es testigo de ultratumba.Y que de nosotrosEsta semana de muerte y resurrección es un buen momento para reflexionar sobre de qué se trata nuestra propia vida.¿Dónde nos encontramos en nombre de los valores de Jesús al desafiar nuestra propia cultura del siglo XXI?¿Qué querríamos que dijera nuestro fresco funerario o el alivio del sarcófago sobre nosotros?¿Qué haremos con nuestra única vida salvaje y preciosa?[S t. Joseph Sr. Christine Schenk sirvió a familias urbanas durante 18 años como enfermera partera antes de ser cofundadora de FutureChurch, donde prestó servicio durante 23 años. Tiene una maestría en enfermería y teología.

DESDE WWW.WOMENPRIESTS.ORG FELICES PASCUAS.


V
Querida Comunidad: Una vez más, nos acercamos al tiempo de Pascua y la parte que las mujeres jugaron en este momento dramático de la vida de Jesús será probablemente pasada por alto. Reflexionando sobre la Pascua en su libro  Un año de la mujer bíblica, la bloguera estadounidense Rachel Held Evans, defensora vocal de las mujeres en el ministerio, dice:“Que Cristo marcó el comienzo de esta nueva era de vida y liberación en presencia de las mujeres, y que las envió como los primeros testigos de la historia del evangelio completo, es quizás la afirmación más audaz y abierta de su igualdad en su reino que Jesús jamás entregado. Y sin embargo, demasiados servicios de Pascua comienzan con un hombre parado ante una congregación de cristianos y gritando: “¡Ha resucitado!” a una respuesta en coro de ‘¡ha resucitado de hecho!’ Si respetáramos los detalles simbólicos del texto, esa distinción siempre pertenecerá a una mujer ”. 

El hecho de que Jesús estuviera dispuesto a romper con la tradición y confiarle a las mujeres las noticias más trascendentales de la historia nos llama a escuchar nuevamente sus palabras, redefinir nuestras expectativas y nos damos cuenta de que nada es imposible en el reino de Jesús vivo.

Le deseamos una feliz Pascua desde el equipo de
 
Wijngaards Institute for Catholic Research.

PS. Todavía estamos completando la actualización de www.womenpriests.org y, como tal, es una tarea tan difícil que algunas páginas pueden aparecer como desaparecidas. Por favor, sea paciente o, como alternativa, se puede acceder al sitio espejo. www.womecanbepriests.org

REMITIDO AL E.MAIL

ARCWP. MARIA TERESA MARTINEZ, BLANCA AZUCENA CAICEDO,EN LA PROCESION DE RAMOS Y CONCELEBRANDO EN LA IGLESIA ANGLICANA SANTA MARIA DEL CAMINO


La imagen puede contener: 8 personas, incluido Blanca Azucena Caicedo C, personas sonriendo, personas de pie, niños y exterior
Padre Genaro, anglicano presidiendo la procesion de Ramos.
La imagen puede contener: 2 personas, personas de pie, boda e interior
La imagen puede contener: 3 personas, incluido Blanca Azucena Caicedo C, personas sonriendo, personas de pie e interior
La imagen puede contener: 1 persona, sentado y exterior
La Comunidad donde estan oficiando.
La imagen puede contener: 2 personas, personas sentadas y exterior
La imagen puede contener: 1 persona, sentado, de pie e interior

Iglesia anglicana en Piedecuesta- Santander del Sur.

Remitido al e-mail

VENEZUELA: DOMINGO DE RAMOS EN FUNDALATIN


La familia de FUNDALATIN, Comunidad Ecumenica, reunida en nuestra Sede hemos realizado la Liturgia del Domingo de Ramos,.Ha presidido la Eucaristia la Rvda. Maria Eugenia Russian.

Sin atavios clericales, con el apoyo de la Comunidad, la cual ya llevamos más de 10 años reuniéndonos, celebramos la Eucaristia in persona Christi.
(Cf. S. Th., III, 78, 1.) Es decir las palabras de la consagración no son nuestras son de Cristo, y es en su nombre y bajo su mandato que nos reunimos y lo hacemos.

Cada Eucaristia es una alabanza y gloria a Dios, por eso decimos y proclamamos: “TODO ES TUYO, OH DIOS, Y DE LO QUE ES TUYO TE DAMOS”

Remitido al e-mail.

«La prohibición del sacerdocio femenino no tiene base religiosa»


Una experta en Derecho Eclesiástico plantea si el Estado debe defender la igualdad de las mujeres en la Iglesia católica.

Mesa de diversidad moderada por Conchi Unanue. JESÚS F, SALVADORES -

Mesa de diversidad moderada por Conchi Unanue. JESÚS F, SALVADORES –

ANA GAITERO | LEÓN
11/04/2019

¿Debe el Estado defender la igualdad de las mujeres ante el sacerdocio en la Iglesia católica? La pregunta la lanzó ayer la catedrática acreditada de Derecho Eclesiástico, María Cruz Llamazares, en las II Jornadas sobre Género, Diversidad Sexual y Derecho organizadas por la Defensoría de la Comunidad Universitaria de la Universidad de León.

Un trabajo de investigación que se desarrolla en la Universidad Carlos III y en el que participa esta profesora busca respuestas jurídicas a una cuestión candente que reclaman mujeres desde ambientes católicos y también muchos sacerdotes. «La ley orgánica de Libertad Religiosa establece la autonomía interna a las confesiones religiosas, pero entiendo que el tema de que las mujeres no entren en el sacerdocio no es una seña de identidad, no tiene un contenido religioso es una pura decisión administrativa», señala. Que Jesús fuera hombre no justifica la prohibición, opina María Cruz Llamazares. «Son motivos pragmáticos más que doctrinales. En la Biblia no hay ninguna mención», añade.NOTICIAS RELACIONADAS

Más mujeres sin hogar

La catedrática puso como ejemplo la ablación del clítoris y señaló que ninguna organización religiosa sería inscrita en el registro si permitiera esta práctica. Por ahora no existen herramientas jurídicas concretas que obliguen a corregir desde fuera la prohibición del sacerdocio, pero «existe un deber del Estado de defender los derechos fundamentales, un principio de laicidad y el derecho fundamental a la igualdad», explicó.

feminización de la inmigración

Los derechos de las mujeres migrantes fueron otro de los temas abordados en la jornada. La catedrática de Derecho Internacional Privado de la ULE, Aurelia Álvarez, señaló que las mujeres ya son el 50% de la población migrante e incluso el 70% en algunas nacionalidades como la paraguaya o rusa.

Ante la feminización de la migración, repasó los artículos de la Ley de Extranjería que afectan a las mujeres. En concreto, habló de la protección a la mujer embarazada que no puede ser expulsada y que en casos concretos, puede prolongar su protección si el hijo adquiere la nacionalidad española. «Son casos excepcionales como Brasil, que sólo concede la nacionalidad a los nacidos en su territorio», precisó.

También repasó la protección a las víctimas de violencia de género en proceso de reagrupamiento. «El ordenamiento español da un permiso independiente del reagrupante en caso de violencia de género», precisó. Cuando una víctima se encuentra en situación irregular «no se inicia el procedimiento de expulsión», aclaró.

Asimismo, el artículo 59 bis traspone las normas internacionales y de la UE para ofrecer a las víctimas de trata un procedimiento para obtener el permiso de residencia, después de un plazo de reflexión.

La ley de trata ya ha tenido sus primeros procesos penales en León con un caso de una trans brasileña ganado en León y revocado por el Tribunal Supremo, otro desestimado de una mujer nigeriana contra otra mujer de la misma nacionalidad y una sentencia condenatoria de la Audiencia provincial de León de diciembre de 2018 por la trata de una mujer paraguaya en un club de la estación de Santas Martas.

https://www.diariodeleon.es

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: