Abusos sexuales y el avance ultraconservador en la Iglesia, un jaque al Papa argentino


Los desafíos de Francisco en el Vaticano

El futuro del pontificado de Francisco se juega en torno a esos temas. La pedofilia demuele su prestigio. Y la ofensiva de prelados que lo combaten se alimenta de la ola de ultraderechistas que ha desembarcado en Europa tras la llegada de Donald Trump

Visita. El papa Francisco con el presidente de Latvia, Raimonds Vejonins, en la ciudad de Riga, capital del país báltico, durante la visita del 24 de septiembre de 2018 (ANSA)LAS MÁS LEÍDAS

de Mundo

Ésta es la hora de los desafíos que dominarán los tiempos finales del pontificado de Francisco. El Papa argentino busca consolidar su poder, que está en un momento frágil, atravesado por el problema prioritario, dramático, que acosa a la Iglesia y al proprio Jorge Bergoglio: poner en marcha una estrategia eficaz para afrontar la epidemia de abusos sexuales de curas a niños y menores y anunciar medidas eficaces contra los obispos y prelados que protegen a los culpables y abandonan a las víctimas amparándose en el “secreto pontificio”.

Por lo pronto, Francisco debe atravesar con éxito el Sínodo de Obispos dedicado a los jóvenes. Entre el 3 y el 24 de octubre, el Vaticano será el escenario de una prueba extraordinaria en la que el Papa quiere proyectar el futuro de su pontificado. Y en febrero será la hora crítica de la convocatoria de los presidentes de las Conferencias Episcopales del mundo para tratar el problema de la pedofilia.

Desafíos. El papa Francisco habla a los fieles católicos en la catedral de Riga, durante su gira por los países bálticos, Letonia,  Estonia y Lituania. (EFE)

Desafíos. El papa Francisco habla a los fieles católicos en la catedral de Riga, durante su gira por los países bálticos, Letonia, Estonia y Lituania. (EFE)

Sus enemigos, protagonistas de una conspiración organizada hasta en los detalles que crece cada vez más, son los ultraderechistas y tradicionalistas que usan la cuestión de los abusos sexuales como un pretexto porque les sirve como punto débil del Papa argentino. La causa real es que detestan todo lo bueno de Bergoglio: su programa de reformas pastorales, que pone en el centro la Iglesia pobre y de los pobres; la lucha contra los descartados por la sociedad y los excesos de un capitalismo implacable, que aumenta continuamente las desigualdades y la pobreza. También su decisión de poner la periferia, geográfica y existencial, en el centro de la Iglesia, que está llenando de nuevos purpurados el Sacro Colegio y proyecta una mayoría abrumadora que elegiría un sucesor en línea con el pensamiento de Francesco.

La oleada epocal de migraciones ha profundizado la grieta. Los obispos europeos acaban de reunirse en Polonia y aprobaron una resolución final de apoyo al Papa que proclama: con los migrantes, el único camino posible es la solidaridad.

San Pedro. El papa Francisco da la bienvenida a los obispos en la Plaza de San Pedro, al culminar su audiencia semanal, a comienzos de septiembre de 2018 (AFP)

San Pedro. El papa Francisco da la bienvenida a los obispos en la Plaza de San Pedro, al culminar su audiencia semanal, a comienzos de septiembre de 2018 (AFP)

El triunfo del ultraconservador Donald Trump ha acelerado el “boom” de la extrema derecha en la Unión Europea, más débil que nunca. El triunfo del primer gobierno populista, en Italia, hace dramáticas las elecciones de mayo próximo en la UE, que podría llevar a un triunfo de los grupos que quieren, en distintos grados, deshacer la comunidad.

El papa Francisco acepta la dimisión de otros dos obispos chilenos por abusos sexuales

Mirá también

El papa Francisco acepta la dimisión de otros dos obispos chilenos por abusos sexuales

Este proceso contribuye al deterioro del pontificado de Francisco, pero en la Iglesia no hay un movimiento subversivo generalizado contra el Papa. La conspiración está concentrada en Estados Unidos, con una agresividad notable. Se trata de una vieja rivalidad. “EE.UU. está en guerra con el Vaticano por razones culturales e imperiales”, explica el especialista Dario Fabbri. Esas razones “están inflamadas por la revolución de Francisco, revista en versión protestante”, que considera que el catolicismo es un instrumento de conservación de las costumbres locales. El redescubierto relativismo de Francisco no es admitido, su tercermundismo “es considerado incompatible con los intereses norteamericanos”.

En cartas privadas que se filtraron, el Papa emérito Benedicto reprocha las críticas a Francisco

Mirá también

En cartas privadas que se filtraron, el Papa emérito Benedicto reprocha las críticas a Francisco

Con el trumpismo se acelera el acceso a la cumbre del poder de los católicos-evangélicos, que son la esencia del entourage del presidente, escribe Fabbri. Estados Unidos da un renovado apoyo a la difusión de las sectas protestantes en América Latina. La mayoría de los obispos han decretado el estado de resistencia a Bergoglio. Hasta se habla de un cisma.

En el plano político, se entrelazan las relaciones entre los católicos ultrconservadores y los partidos soberanistas. Con Trump en EE.UU. y los nacionalistas anti-Unión Europea. El ex estratega de Trump, Stephen Bannon, un católico tradicionalista de ideas extremistas, tuvo que renunciar a su papel en la Casa Blanca pero se ha fijado un nuevo objetivo: encabezar la organización y la lucha contra la Unión Europea y el Papa argentino. Aunque lo niega, sirve plenamente a los intereses de la ultraderecha norteamericana y de Trump.

En Irlanda. Un saludo papal a el sargento irlandés Bernard Young, antes de subir al avión en Dublín para volver a Roma, durante su visita a irlanda en agosto de 2018 (EFE)

En Irlanda. Un saludo papal a el sargento irlandés Bernard Young, antes de subir al avión en Dublín para volver a Roma, durante su visita a irlanda en agosto de 2018 (EFE)

Bannon ha creado “The Movement”, el movimiento que debe hacer triunfar a los soberanistas de ultraderecha en las elecciones de mayo en el Parlamento Europeo. Al movimiento ingresó de inmediato Matteo Salvini, vicepremier y ministro del Interior del nuevo gobierno populista italiano.

Histórico acuerdo entre el Vaticano y China para reconstruir relaciones luego de 67 años

Mirá también

Histórico acuerdo entre el Vaticano y China para reconstruir relaciones luego de 67 años

La sustancia intelectual del movimiento es el catolicismo tradicionalista. Bannon está empeñado en crear una clase dirigente en torno a un instituto ya creado: el Dignitatis Humanae, cuyo presidente es nada menos que el más intransigente conspirador contra el Papa, el cardenal norteamericano Raymond Burke. Ambos sostienen que se debe crear un tribunal independiente de la Iglesia sobre la pedofilia, destinado a reforzar el deterioro de Bergoglio. Desde Estados Unidos, el importante arzobispo conservador de Filadelfia, Charles Chaput, le pidió al Papa que suspenda el Sínodo de la Juventud y abra un debate sobre los abusos sexuales.

El Papa Francisco en Letonia: visita fugaz y misa ante decenas de fieles en un santuario

Mirá también

El Papa Francisco en Letonia: visita fugaz y misa ante decenas de fieles en un santuario

El gran golpe que dieron los conjurados fue conseguir la concesión gratuita por un largo período por parte de la Iglesia de la magnífica abadía de Trisulti, al sudeste de Roma. Allí el Instituto Dignitatis Humanae reunirá 300 estudiantes por vez bajo la dirección del británico Benjamin Hanrwell, que inyectará altas dosis de enseñanzas tradicionalistas.

El papa Francisco en Letonia: "La vida debe primar sobre la economía"

Mirá también

El papa Francisco en Letonia: “La vida debe primar sobre la economía”

El entorno político y social mundial ha cambiado y ayuda a hacer perder propulsión al pontificado del Papa argentino. Las iniciativas y las estrategias en el ámbito internacional se han empantanado o retroceden. La guerra en Siria y el proceso de paz entre Israel y los palestinos han tomado un rumbo lejano a la influencia del Vaticano. El gran trabajo que hizo Francisco como mediador entre Cuba y los EE.UU. de Barack Obama, que concluyó en la reanudación del vínculo diplomático, ha sido semiarruinado por el presidente Trump. Los avances diplomático-religiosos con Rusia se han frenado. Tras el encuentro de Francisco en La Habana con el Patriarca ortodoxo ruso Kirill se creía que era cercano el soñado primer viaje de un pontífice católico a Rusia desde el cisma de 1054. No fue así.

https://www.clarin.com/mundo/abusos-sexuales-avance-ultraconservador-iglesia-jaque-papa-argentino_0_1wPkNRMxr.html

Anuncios

NUESTRA IGLESIA LATINOAMERICANA: INDIGENA, NEGRA, MESTIZA!


Imagen

Exmonja narra el infierno que vivió tras ser abusada sexualmente por su superiora


POR: NOTICIEROS TELEVISA | FUENTE: NOTICIEROS TELEVISA | DESDE: CDMX, MÉXICO | 24 DE SEPTIEMBRE DE 2018 16:27 PM CST

Exmonja narra el infierno que vivió por abuso sexual

Consuelo Gómez Pinto vivió un infierno por más de 20 años. (AP, archivo)

Consuelo Gómez Pinto, exmonja chilena, narró el infierno en el que vivió, por más de 20 años, al ser víctima de abuso sexual de su superiora; los episodios de violencia los vivió en Chile, España y México.

Según Nueva Mujer, la historia de Consuelo Gómez y los abusos de que fue víctima durante años conmocionaron aún más a la Iglesia Católica de Chile, que vive sus horas más oscuras tras la decisión del papa Francisco de cesar a los 37 obispos por encubrir denuncias de abuso sexual contra infantes.

La Iglesia Católica chilena vive una de las crisis más obscuras por casos de abuso sexual. (Getty Images, archivo)

Este nuevo episodio de sexo y poder tuvo lugar en tres países: Chile, España y México. La novicia decidió contar todo lo que vivió, después de ver cómo se desmorona la institucionalidad por el escándalo desatado en su interior.

Consuelo, quien desde niña quiso ser monja, contó a los medios chilenos el infiero que vivió durante casi 20 años, pues a los 18 decidió iniciar su carrera eclesiástica en la congregación de Hermanas del Buen Samaritano, convencida que el llamado de Dios había tocado su puerta.

Un lavado de cerebro

Contó que al entrar al convento “te hacen un lavado de cabeza, no piensas por ti misma. Para todo debes pedir permiso”. Las visitas eran muy restringidas, apenas podía ver a su familia por máximo tres horas; sin contar que todo debía ser aprobado por la superiora.

Una noticia la devastó por dentro: Su abuelo murió y la depresión le provocó herpes en su aparato digestivo. Las monjas solo le suministraron suero, sin acudir a un hospital; solo cuando su familia se enteró la llevaron al médico.

(Getty Images)

Luego, la enviaron a España donde realmente vivió una pesadilla:

Me violó mi superiora”, afirmó.

Relató que fue “abusada sexualmente por una monja en ese país, que también era chilena y superior a mí, varias y repetidas veces”. ¿Cómo? “Abusos, tocaciones indebidas, se me tiraba encima”.

Todos sabían

Según Gómez, “todos sabían y me hicieron callar. Me hicieron sentir a mí que era culpable de todo. Pero ahora comprendí que esta es una historia que yo viví, que es mía y que no soy la única”.

“En el 2016 le conté al nuncio apostólico, Ivo Scapolo, todo lo que estaba pasando y lo que me había pasado a mí. Me dijo, vas a tener ayuda psicológica y psiquiátrica”, relató la ahora exmonja.

Después de lo vivido en Europa, la enviaron a México donde estuvo de tránsito hasta su regreso a Chile, donde tomó el valor de renunciar y contarlo todo:

Me costó más de un año denunciar porque tenía mucho miedo, pero resulta que esto le ha pasado a muchas más hermanas que están en la congregación”.

(AP, archivo)

Consuelo reconoció que la fractura en la iglesia chilena le dio valor:

Me decidí a hablar porque ya está saliendo todo a la luz pública”, con la esperanza de “que a nadie más le vuelva a ocurrir”.

CNN Chile informó que la congregación Hermanas del Buen Samaritano pidió perdón a Consuelo Gómez por el abuso sexual que sufrió.

En un comunicado, la congregación manifestó que conocían “el relato de los graves hechos ocurridos al interior de nuestra comunidad religiosa, las medidas que tomamos y la actitud que tuvimos entonces no estuvieron a la altura de nuestra misión y vocación”.

Debimos disponer garantías para que estos hechos no se repitieran, y tampoco lo hicimos en su momento”, agregó el informe.

Pedimos perdón a Consuelo Gómez Pinto” y aseguraron que “la Madre General, Patricia Ibarra Gómez, ha tomado una serie de medidas, que incluyen la instrucción de una investigación canónica para revisar las situaciones denunciadas”.

Con información de Nueva Mujer y CNN.

RMT

https://noticieros.televisa.com/historia/abuso-sexual-monja-infierno-iglesia-catolica-chile/

Frei Betto: “Mientras más se escamotea la sexualidad en la Iglesia, más se favorecen las actitudes aborrecibles”


“ESPERO QUE EL ESCÁNDALO DE LA PEDOFILIA SAQUE A LA IGLESIA DEL CLÓSET DEL MORALISMO FARISAICO”

“Como en la Iglesia primitiva, el celibato debería ser optativo. Y las mujeres deberían tener acceso al sacerdocio”Frei Betto, 24 de septiembre de 2018 a las 20:11  

El infierno de los abusos en la IglesiaRELIGIÓN | OPINIÓN

En la Iglesia, el énfasis excesivo en el mito de la pureza y la exaltación de la virginidad hace que la sexualidad parezca un error de Dios. Como si los santos, tan venerados, no hubieran nacido de la relación sexual

(Frei Betto).- Al visitar Chile en enero de este año, el papa Francisco recibió denuncias de abusos sexuales cometidos por padres y obispos. Estos lo convencieron de que las acusaciones no procedían. Las víctimas reaccionaron. Entonces el papa envió emisarios a Chile para investigar las denuncias. Se llegó a la conclusión de que las acusaciones eran verídicas y de que algunos obispos habían realizado esfuerzos para encubrir los delitos.

Francisco llamó a Roma a todo el episcopado chileno y le exigió una autocrítica penitencial y la renuncia colectiva. Ahora se analiza minuciosamente la situación de cada obispo para decidir si mantenerlo o no al frente de su diócesis.

Un escándalo idéntico se produjo en la Iglesia de Pennsylvania, en los Estados Unidos. Al menos 301 padres abusaron de más de mil niños. El papa emitió una dura misiva sobre el tema: “Es esencial que seamos capaces, como Iglesia, de reconocer y condenar, con dolor y vergüenza, las atrocidades perpetradas por personas consagradas, clérigos y todos aquellos a quienes les confiamos la misión de velar por los más vulnerables y cuidar de ellos.” Y, por primera vez, un pontífice califica de “crimen” la pedofilia, y nos llama a juntar fuerzas “para extirpar esa cultura de muerte”.

Las denuncias de pedofilia en la Iglesia Católica comenzaron a salir a la luz en el pontificado de Juan Pablo II. Ese crimen ocurre también en muchas otras instituciones que tienen que ver con niños y jóvenes y, sobre todo, en el ámbito familiar, donde se calla por miedo y vergüenza.

Es hora de que la Iglesia Católica enfrente las causas de la pedofilia eclesiástica, más allá de comprobar las denuncias y castigar con rigor los casos comprobados, incluida la indemnización a las víctimas. Una de las causas es la falta de una cuidadosa selección de los candidatos al sacerdocio y a la vida religiosa. No se debaten cuestiones relativas a la sexualidad, como si la supuesta vocación sacerdotal de un joven fuera un certificado de propensión al celibato y la castidad.

En la Iglesia, el énfasis excesivo en el mito de la pureza y la exaltación de la virginidad hace que la sexualidad parezca un error de Dios. Como si los santos, tan venerados, no hubieran nacido de la relación sexual entre un hombre y una mujer. Hasta el papa Francisco, tan esclarecido, se muestra heredero de una formación homofóbica, al sugerir, al regreso de su visita a Irlanda, que las señales de homosexualidad en la infancia pueden merecer una “ayuda psiquiátrica”.

Ante esa situación, adopté la iniciativa, en apoyo a la comunidad LGBTTI, de publicar la cartilla popular titulada “Sexo, orientación sexual e ‘ideología de género'”, en la que trato abiertamente esos temas. Mientras más se escamotea la cuestión de la sexualidad en la Iglesia, más se favorecen las actitudes aborrecibles.

Es espantoso ver a padres y obispos gay pronunciar sermones homofóbicos y hablar del sexo varados en la teología de la Edad Media. Todavía hoy, la doctrina oficial católica reza que, en el matrimonio, a la pareja solo se le permite mantener relaciones sexuales con la intención de procrear…

Mi profesor de Teología Moral, al abordar esa formulación, señalaba: “Eso no es teológico, es zoológico”. Y sabemos que incluso entre los animales, en especial los mamíferos, existe la intimidad física motivada solo por el afecto.

A pesar de todo el sufrimiento causado, espero en Dios que el escándalo de la pedofilia saque a la Iglesia del clóset del moralismo farisaico para adoptar la actitud de Jesús, quien, sin canonizar el celibato, escogió para dirigir a la comunidad de los apóstoles a Pedro, un hombre casado a cuya suegra Jesús curó (Marcos 1,30).

Como en la Iglesia primitiva, el celibato debería ser optativo. Y las mujeres, tan bienvenidas en la comunidad de Jesús (Lucas 8,1-3), deberían tener acceso al sacerdocio y a las funciones jerárquicas. Es bueno recordar que la primera que anunció públicamente que Jesús era el Mesías fue una mujer, la samaritana del pozo de Jacob. Y que el primer testigo de la resurrección, que le comunicó el hecho a los apóstoles, fue otra mujer: María Magdalena.

https://www.periodistadigital.com/religion/opinion/

Monseñor Vincent Long denuncia las “ataques frontales coordinados y virulentos” contra Francisco


CARGA CONTRA LOS QUE ESTÁN “APROVECHANDO” LA CRISIS DE ABUSOS PARA INTENTAR DESCARRILAR SU REFORMA

El obispo de Parramatta (Australia) pide volver al Vaticano II para acabar con la “cultura corrosiva” del clericalismoCameron Doody, 23 de septiembre de 2018 a las 22:56  

Monseñor Long, obispo de Parramatta, con el Papa FranciscoTwitter/Diocese of ParramattaRELIGIÓN | MUNDO

Ya es hora de que abracemos e implementemos de forma inequívoca y decisiva la visión de la Iglesia-peregrina que el Vaticano II nos confió

(Cameron Doody).- Vincent Long, el obispo de Parramatta, cerca de Sídney, es quizás el prelado más ‘francisquista’ de la Iglesia australiana. Así, ha denunciado los “ataques frontales… coordinados y virulentos” contra Bergoglio.

Para Long, el “capitán Francisco” podrá rebatir la “tormenta” de los abusos y el “motín” de los ultras. Y que podrá cumplir con la “reforma profunda y comprensiva” que es esencial para que se restaure “la confianza y la fe” en la Iglesia.

Cuando Long habla de la crisis de abusos como una crisis de clericalismo, y de la necesidad de que la jerarquía eclesiástica sea más humilde -tal como ha hecho en una entrevista a América– sabe de lo que habla. Llegó a triunfar en Australia tras llegar en una patera desde Vietnam, y él mismo fue víctima de los abusos de un sacerdote. Por eso sus palabras tienen mucho peso. Especialmente cuando compara la crisis de abusos -“la más grande desde la Reforma”- a un “tsunami”. Una catástrofe, denuncia, que “ha dejado al descubierto un conflicto ideológico” en la Iglesia que “las fuerzas anti-Francisco” están “aprovechando” para “socavar su papado y descarrilar su agenda de reforma”.

“Ya es hora”, prosigue Long, “de que la Iglesia, y especialmente sus líderes, escuchen con una gran humildad y emprenden un camino de conversión radical”. ¿Cómo? “Cualquier intento de librar a la Iglesia del abuso de niños por clérigos tiene que afrontarse a las causas fundamentales”. Son las mutaciones del clericalismo, explica Long, las que son responsables de la “cultura disfuncional, corrosiva y destructiva” de la que la Iglesia es presa.

Entre estas mutaciones del clericalismo responsables de los abusos, Long señala en primer lugar al “abuso de poder”. Por eso pide que el poder se vea en la Iglesia “como relacional y pensado para el servicio, en vez de dominio, legitimación y privilegio”. Otra mutación de la “hegemonía clerical” que identifica Long es la “auto-suficiencia” desde la cual la Iglesia se ve como “superior a y separado del mundo exterior”. Visión de la Iglesia como un club “exaltado y elitista” para arreglar la cual el obispo receta “el modelo del Siervo Humilde en la Última Cena”.

“Ya es hora de que abracemos e implementemos de forma inequívoca y decisiva la visión de la Iglesia-peregrina que el Vaticano II nos confió”, proclama Long. “El modelo clericalista de Iglesia”, dice, “ha llegado a su fecha de caducidad”. Para explica que lo que hace falta ahora es un “nuevo paradigma”: “basado en la mutualidad, no la exclusión; el amor, no el miedo; el servicio, no el clericalismo; la participación en el mundo, no la huida de él o la hostilidad contra él; la gracia encarnada, no el dualismo”.

Monseñor Long

https://www.periodistadigital.com/religion/mundo/2018/09/23/religion-iglesia-mundo-australia-obispo-parramatta-vincent-long-de

Los papas en silencio: ¿por qué Francisco y Benedicto XVI no responden las acusaciones que dividen la Iglesia?


Por Daniel Burke, editor de temas religiosos de CNN

 12:15 ET (16:15 GMT) 23 septiembre, 2018

Lo más importante

Carlo Maria Vigano, exigió la renuncia del papa Francisco por supuestamente levantar las sanciones que su predecesor, el papa emérito Benedicto XVI, había impuesto a un cardenal estadounidense

¿Existieron esas sanciones? Francisco y Benedicto guardan silencio

(CNN) – Uno rara vez deja su monasterio en lo alto de una colina en Ciudad del Vaticano. El otro habla libremente, con demasiada libertad, dicen los críticos, pero ha prometido silencio sobre este asunto, por ahora.

Son dos hombres, ambos vestidos de blanco, ambos llamados Santo Padre por los católicos, y ahora, ambos enfrentan preguntas sobre una faceta crucial de la crisis de abuso sexual de la Iglesia católica: ¿qué sabían ellos y cuándo lo supieron?

En medio de la avalancha de noticias sobre el escándalo, puede ser fácil pasar por alto la novedad histórica y el alto drama de este momento en la vida de la Iglesia: por primera vez en 600 años, hay dos papas vivos, uno jubilado y otro activo, cuyos destinos pueden estar entrelazados, incluso cuando muchos de sus seguidores están en desacuerdo.

Ha pasado casi un mes desde que un exdiplomático papal publicó una carta dramática en la que afirmaba que había “redes homosexuales” y encubrimientos generalizados dentro de los niveles más altos de la Iglesia Católica.

El diplomático, el arzobispo Carlo Maria Vigano, exigió que el papa Francisco renuncie por supuestamente levantar las sanciones que su predecesor, el papa emérito Benedicto XVI, había impuesto a un cardenal estadounidense acusado de conducta sexual inapropiada.

Si esas sanciones realmente existieron es una pregunta que Francisco y Benedicto parecen excepcionalmente calificados para responder. Pero ni el académico alemán de 91 años ni el jesuita argentino de 81 años han dicho una palabra sobre eso.

Los partidarios de ambos papas analizan su silencio en términos espirituales, formas de disciplina y fe en que la verdad se revelará, eventualmente. Otros dicen que Benedicto y Francisco son reacios a caer en una pelea de lodo con un exempleado. Algunos se preguntan si también pueden estar en juego estrategias más mundanas, como la autopreservación.

Mientras tanto, muchos católicos claman por respuestas, ansiosos de que el escándalo, con sus muchas preguntas preocupantes, marque irremediablemente la reputación moral de la Iglesia y socave la confianza en sus líderes.

Desde la abdicación de Benedicto en 2013, los dos papas han evitado imágenes incómodas o disputas públicas.

Pero en Estados Unidos y más allá, los conservadores consideran a Benedicto como una balsa salvavidas en un mar de relativismo moral. Francisco es amado por los liberales por su mentalidad reformista, su enfoque en la pobreza y la apertura a nuevas ideas. Aunque a muchos católicos estadounidenses les gusta Francisco, su popularidad se ha desplomado en el último año, según una encuesta reciente de CNN.Play Video

“Tal vez algunas personas… no están muy contentas con el papa Francisco, entonces sueñan con” Benedicto, dijo el arzobispo Christophe Pierre, actual embajador del papa en Estados Unidos, en un evento el miércoles en Nueva York.

“A veces nuestros sentimientos son abrumadores, así que en lugar de mirar la realidad tal como es, ya sabes, juzgamos la realidad desde nuestros propios sentimientos, nuestros resentimientos, nuestras decepciones. Y entonces, decimos: ‘Este papa, no lo entiendo, entonces “soñamos con el otro”.

El escándalo de abuso sexual ha exacerbado las tensiones entre los dos bandos, ya que ambos luchan por un alto nivel moral. Francisco y Benedicto saben que todo lo que dicen se puede retorcer y usar en esas escaramuzas, dicen amigos y consejeros, y son conscientes de los errores que cometieron en el pasado.

Entonces, mientras sus facciones luchan, ambos papas han guardado silencio sobre Vigano.

Las teorías y los debates interno se han precipitado en el vacío, para consternación de muchos sobrevivientes. El clero, el celibato, la homosexualidad, la cultura del seminario, incluso la liturgia han sido llevados a debates de izquierda a derecha sobre la verdadera fuente de los problemas de la Iglesia.Play Video

Francisco ha hablado a menudo sobre la crisis de abuso de clérigo de la Iglesia en general. Escribió una emotiva carta después del informe condenatorio del jurado investigador de Pensilvania de agosto, se disculpó repetidamente en Irlanda el mes pasado por los escándalos de ese país y convocó reuniones de emergencia en Roma con los líderes de la iglesia estadounidense.

Pero muchos católicos lo instan a ser más comunicativo sobre las acusaciones de Vigano. Más de 46.000 mujeres católicas han firmado una carta abierta a Francisco, escribiendo “para plantear preguntas que necesitan respuestas”.

“Necesitamos liderazgo, verdad y transparencia”, escribieron las mujeres. “Nosotros, su rebaño, merecemos sus respuestas ahora”.

Otros católicos dicen que Benedicto es el papa que tiene preguntas para responder.

Los papas en silencio: ¿por qué Francisco y Benedicto XVI no responden las acusaciones que dividen la Iglesia?

José Arregi: “Me disgusta que alguien me ofenda, pero me disgusta más que le impongan castigos”


COMPRENDO SU INDIGNACIÓN ,WILLY TOLEDO, PERO NO ME GUSTAN SUS EXPRESIONES”

“Sería una Iglesia mejor, si animara a sus creyentes a no sentirse ofendidos por ningún escarnio contra ella”José Arregi, 23 de septiembre de 2018 a las 20:45  

Willy Toledo en el centro pastoral San Carlos Borromeo de VallecasTWRELIGIÓN | OPINIÓN

Los miembros de una religión debieran ser los primeros en dar ejemplo de tolerancia, y en reclamar que desaparezca del Código Penal el delito de ofensa de sentimientos religiosos

(José Arregi).- En la tarde del miércoles detuvieron al actor Willy Toledo por haberse negado a comparecer ante el juez, tras haber sido denunciado de un supuesto delito de ofensa de sentimientos religiosos. Parece increíble, pero esas cosas suceden todavía en España, y en el 36% de los estados, encabezados por Irán, Pakistán, Yemen, Somalia y Qatar…

El actor pasó la noche en la cárcel, le llevaron ante el juez, se negó a declarar y quedó en libertad provisional. Había sido denunciado por la Asociación Española de Abogados Cristianos por haber escrito, perdón por reproducir aquí sus palabras: “Yo me cago en Dios. Y me sobra mierda para cagarme en el dogma de la santidad y virginidad de la Virgen María”. No hay que olvidar el contexto: escribió esas palabras en protesta por la apertura de juicio oral -otro absurdo- contra tres mujeres que habían protagonizado una “procesión del coño insumiso” por varias calles de Sevilla.

Comprendo la indignación de Willy Toledo, pero no me gustan sus expresiones. Hieren mis oídos, e incluso mis sentimientos más profundos, ultrajan de alguna forma lo que es para mí lo más sagrado: “Dios”. No llamo “Dios” a un personaje de lo alto, sino al puro Ser sagrado -término éste cuya raíz significa “real”-, a la Fuente buena y creadora de todo lo que es, a la misteriosa potencia de ser que late en cuanto es y se manifiesta o se encarna en todos seres. Ultrajarla sería ultrajar el profundo misterio que nos hace ser, vivir, sentir abiertos al infinito. Sería injuriarse. Que nadie se injurie, se hiera, se niegue.

Y conste que no me importan mucho los dogmas en cuanto fórmulas lingüísticas con un significado hoy carente de sentido, y que no creo en que María de Nazaret fuera físicamente virgen ni que el ser virgen sea más “santo” o divino, a saber, simplemente más humano, que el no serlo. Sin embargo, honro y amo a la mujer profética que parió con dolor y crió como mejor pudo al profeta Jesús (y, por cierto, a otros cuatro hijos y a más de una hija, según el evangelio de Marcos, léase el capítulo 6, versículo 3). Me disgusta que alguien ofenda la Vida y la memoria de sus mejores testigos, religiosos o no.

Procesión del “coño insumiso”

Pero me disgusta más todavía que el Código Penal imponga castigos a quienes “para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesan o practican” (art. 525). Bien es verdad que la misma pena se impone a continuación a quienes hagan públicamente escarnio “de quienes no profesan religión o creencia alguna”. El segundo apartado atenúa al primero, pero no lo justifica. Si quisiéramos aplicar ambos con rigor, nunca nos faltaría algún motivo por el que sentirnos ofendidos y ser acusados de ofensores, algún supuesto delito por el que denunciar y por el que ser denunciados. Sería una sociedad intolerante, estrecha de ánimo o de aliento vital. Invivible.

“La vida sería mejor sin los fundamentalistas católicos”, declaró Willy Toledo tras salir de la cárcel. Tiene razón. Pero sepa que Jesús de Nazaret estaría de su lado, como lo estarían su madre María y su padre José. Sepa que el Aliento de la Vida está con él. La vida sería mejor sin fundamentalistas de ninguna religión, ideología o patria.

Y los miembros de una religión debieran ser los primeros en dar ejemplo de tolerancia, y en reclamar que desaparezca del Código Penal el delito de ofensa de sentimientos religiosos, si es que realmente su religión está inspirada por lo que dicen: la confianza, la bondad, la grandeza de ánimo. Si su vivencia religiosa no está inspirada por esas actitudes magnánimas, son los primeros que hacen escarnio de su propia religión.

Todo esto vale por igual para católicos y musulmanes que para las “religiones laicas” que dan culto a sus ideologías, constituciones, banderas o fronteras. Entre nosotros vale en especial para la Iglesia católica, por el poder que detenta. Sería una Iglesia mejor si animara a sus creyentes a no sentirse ofendidos por ningún escarnio contra ella o sus creencias y ritos; si no amparara denuncias judiciales de ninguna Asociación de Abogados Cristianos ni de nadie por declaraciones o gestos ofensivos contra sentimientos supuestamente religiosos; si no permitiera que en sus cadenas de radio y en sus canales de TV se profieran tantas ofensas como se profieren contra homosexuales, inmigrantes, increyentes, “laicistas” y políticos de izquierda; si declarara que a oídos cristianos en sintonía con el Evangelio de Jesús debiera resultar más hiriente escuchar “me c. en la p.” que “me c. en Dios”; si enseñara que Dios no es un Señor soberano que se ofenda o deje de ofenderse, sino el Aliento que enaltece la vida.

La Iglesia católica, como toda religión, será mejor solo en la medida en que contribuya a que la vida sea mejor para todos. Así sea.

Para leer todos los artículos del autor, pincha aquí:

https://www.periodistadigital.com/religion/opinion/2018/09/23/religion-iglesia-opinion-arregi-ofensa-sentimientos-religiosos-willy-toledo-blasfemia-castigos-c

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: