BOLETIN DE JUAN CEJUDODO CON SUS ARTICULOS INTERESANTES.


Saludos cordiales: Juan Cejudo

————————————-

CURAS PEDERASTAS : ¿UNA SOLUCIÓN RADICAL? José Mª Castillo, teólogo

http://www.redescristianas.net/curas-pederastas-una-solucion-radicaljose-m-castillo-teologo/

EL SÍNODO “DE LOS JÓVENES”. José Arregui, teólogo

http://www.redescristianas.net/el-sinodo-de-los-jovenes-jose-arregi/

EL DERECHO A MORIR CON DIGNIDAD. Benjamín Forcano, teólogo

http://www.redescristianas.net/el-derecho-a-morir-con-dignidadbenjamin-forcano-teologo/

RAZONES PARA EL DIÁLOGO INTERRELIGIOSO E INTERCULTURAL. Juan José Tamayo, teólogo

http://www.redescristianas.net/razones-para-el-dialogo-interreligioso-e-interculturaljuan-jose-tamayo-director-de-la-catedra-de-teologia-y-ciencias-de-las-religiones-universidad-carlos-iii-de-madrid/

JOSÉ I. LÓPEZ VIGIL: “MAGDALENA ERA UNA MUJER EXTRAORDINARIA, UNA GALILEA PELEADORA, QUE SE ENAMORÓ DE JESÚS Y JESÚS DE ELLA”

http://www.redescristianas.net/magdalena-era-una-mujer-extraordinaria-una-galilea-peleadora-que-se-enamoro-de-jesus-y-jesus-de-ellajose-manuel-vidal/

LA GESTIÓN DE LOS ABUSOS DE LA IGLESIA ESPAÑOLA PREOCUPA EN EL VATICANO. Daniel Verdú

http://www.redescristianas.net/la-gestion-de-los-abusos-de-la-iglesia-espanola-preocupa-en-el-vaticanodaniel-verdu/

LA IGLESIA SE RESISTE A REVISAR SU PASADO. José Manuel Romero

http://www.redescristianas.net/la-iglesia-se-resiste-a-revisar-su-pasadojose-manuel-romero/

EL CRISTIANISMO COMO RELIGIÓN NO NOS INTERESA. Jesús Gil-CCP de Balsas (Zaragoza)

http://www.redescristianas.net/el-cristianismo-como-religion-no-nos-interesajesus-gil-ccp-de-balsas-zaragoza/

ESPAÑA ES EL PAÍS DE LA U.E. CON PEORES CONDICIONES DE TRABAJO. Vicenc Navarro

http://www.redescristianas.net/espana-es-el-pais-de-la-ue-con-peores-condiciones-de-trabajovicenc-navarro/

Remitido al e.mail

Vicario del Opus Dei: ‘La Iglesia necesitará siempre de la mirada femenina’


MARIO FAZIO, EN EL CIERRE DEL IX SIMPOSIO SAN JOSEMARÍA FE Y SOCIEDAD

El simposio ha contado con ponentes como los escritores Lluis Foix, Ulf Elman y Birgitta EkmanRedacción, 17 de noviembre de 2018 a las 17:53  

Mariano Fazio, vicario general de la Prelatura del Opus DeiRELIGIÓN | VIDA RELIGIOSA

Quien piense que es discriminación que la mujer no pueda ejercer de sacerdote tiene ‘una visión clerical de la Iglesia, como si uno fuera más cristiano por ser sacerdote u obispo’

El vicario general de la Prelatura del Opus Dei, Mariano Fazio, que cierra hoy en Jaén el IX Simposio San Josemaría Fe y Sociedad, ha asegurado que la Iglesia “necesitará siempre una mirada femenina”.

En declaraciones a Efe, Fazio ha dicho que, precisamente, el papel de la mujer es uno de los temas que se ha tratado en el Simposio, ya que ha insistido en que “la Iglesia somos todos” y en que “mujeres y hombres tenemos la misma dignidad”.

“La mujer cristiana hace Iglesia desde todas las encrucijadas de la sociedad, también puede ocupar cargos de responsabilidad en las instituciones eclesiásticas. Puede estar presente en todas las posiciones, salvo en las que se requiera la ordenación sacerdotal“, ha indicado Fazio, para quien “considerar que esta es una discriminación es tener una visión clerical de la Iglesia, como si uno fuera más cristiano por ser sacerdote u obispo”.

Respecto a la gente joven, que en el Simposio de Jaén tiene también un papel fundamental con el panel “Millennials de la fe” y que ha protagonizado un reciente Sínodo de los Obispos, el vicario general de la Prelatura del Opus Dei manifiesta que “los jóvenes buscan autenticidad”.

“No se trata de desentonar con las modas del momento, sino procurar servir a la sociedad actual para llenarla de la luz y del calor de nuestra fe”, cree Fazio, quien ha añadido que “hay que dejar de ladocomplejos de inferioridad, y dar un tono cristiano a la sociedad, para no desentonar con los anhelos más profundos de la existencia humana”.

El IX Simposio Internacional San Josemaría en Jaén “Fe y sociedad”, único de estas características en España, reúne a alrededor de 400 personas de países de tres continentes para hablar sobre la vida de los cristianos en la sociedad, cuenta con ponentes como los escritores Lluis Foix, Ulf Elman y Birgitta Ekman y, además de los temas citados aborda la familia, las pandillas, la educación y la ciencia e investigación.

RD/agencias

https://www.periodistadigital.com/religion/vida-religiosa/2018/11/17/fancio-la-iglesia-necesitara-siempre-de-la-mirada-femenina-religion-igl

La iglesia patriarcal grabada en la mente de muchos obispos


Escrito por Redaccion de iviva, el 16 de noviembre, 2018 

A muchos nos ha extrañado el poco interés de los padres sinodales y del mismo papa en defender el Instrumentum Laboris del Sínodo, dejando que desapareciera lo más significativo de él en el Documento final. Pero tal vez sea un triunfo permitir que se declare que el papa deben “mantener una actitud de escucha a los jóvenes”. Efectivamente, muchos obispos de EE.UU. y el todo el mundo habían aplaudido el juicio sobre el Instrumentum Laboris que el cardenal capuchino (!) Chaput, arzobispo de Filadelfia,  había publicado mes y medio antes del Sínodo en First Things. Lo ofrecemos aquí en castellano. Sería para reír si no fuera tan triste lo que manifiesta. IV. 

En los últimos meses, he recibido decenas de correos electrónicos y cartas de laicos, clérigos, teólogos y otros estudiosos, jóvenes y mayores, con sus ideas sobre el Sínodo de Obispos de octubre en Roma, centrado en los jóvenes. Casi todos señalan la importancia del tema. Casi todos alaban la intención del sínodo. Y casi todos plantean preocupaciones de un tipo u otro sobre el calendario y el posible contenido del Sínodo. La crítica a continuación, recibida de un respetado teólogo norteamericano, es el análisis de una persona; otros pueden estar en desacuerdo. Pero es lo suficientemente sustantivo como para justificar una consideración y discusión mucho más amplia mientras los obispos delegados se preparan para abordar el tema del sínodo. Por lo tanto, lo ofrezco aquí:

Principales dificultades teológicas en el Instrumentum Laboris (IL) para el sínodo de 2018:

I.  Naturalismo

El IL muestra un enfoque penetrante en los elementos socioculturales, con exclusión de cuestiones religiosas y morales más profundas. Aunque el documento expresa el deseo de “releer” las “realidades concretas” “a la luz de la fe y de la experiencia de la Iglesia” (§4), el IL lamentablemente no lo hace. Ejemplos concretos:

  • §52. Después de una discusión sobre la concepción instrumentalizada contemporánea del cuerpo y sus efectos de “actividad sexual temprana, múltiples parejas sexuales, pornografía digital, exhibición de cuerpos en línea y turismo sexual”, el documento lamenta sólo su “desfiguración de la belleza y profundidad de la vida afectiva y sexual”. No se menciona la desfiguración del alma, su consecuente ceguera espiritual, y el impacto en la recepción del evangelio por parte del herido.
  • §144. Hay mucha discusión acerca de lo que los jóvenes quieren; poco acerca de cómo estos deseos deben ser transformados por la gracia en una vida que se ajuste a la voluntad de Dios para sus vidas. Después de páginas de análisis de sus condiciones materiales, el IL no ofrece ninguna guía sobre cómo estas preocupaciones materiales podrían ser elevadas y orientadas hacia su fin sobrenatural. Aunque el IL ofrece alguna crítica de las metas exclusivamente materialistas/utilitarias (§147), la mayoría de los documentos catalogan cuidadosamente las variadas realidades socioeconómicas y culturales de los jóvenes adultos sin ofrecer una reflexión significativa sobre las preocupaciones espirituales, existenciales o morales. El lector puede fácilmente concluir que estos últimos no tienen importancia para la Iglesia. El IL señala con razón que la Iglesia debe animar a los jóvenes “a abandonar la búsqueda constante de pequeñas certezas” (§145). En ninguna parte, sin embargo, se hace notar que ella también debe ampliar esta visión con la gran certeza de que hay un Dios, que él los ama y que desea su bien eterno.
  • Este naturalismo se evidencia también en la preocupación del documento por las siguientes consideraciones: la globalización (§10); la defensa del papel de la Iglesia en la creación de “ciudadanos responsables” en lugar de santos (§147) y la preparación de los jóvenes para su papel en la sociedad (§135); los objetivos seculares de la educación (§149); la promoción de la sostenibilidad y otros objetivos seculares (§152-154); la promoción del “compromiso social y político” como “verdadera vocación” (§156); el fomento de la “creación de redes de contactos” como papel de la Iglesia.
  • La esperanza del evangelio está notablemente perdida. En el §166, en el contexto de una discusión sobre la enfermedad y el sufrimiento, se cita a un hombre discapacitado: “Nunca estás lo suficientemente preparado para vivir con una discapacidad: te incita a hacer preguntas sobre tu propia vida y a preguntarte sobre tu finitud”. Estas son preguntas existenciales para las cuales la Iglesia posee las respuestas. El IL nunca responde a esta cita con una discusión de la Cruz, el sufrimiento redentor, la providencia, el pecado, o el Amor Divino. El IL es igualmente débil en la cuestión de la muerte en §171: el suicidio es descrito como meramente “desafortunado”, y no se hace ningún intento de correlacionarlo con los fracasos de un ethos materialista. Esto también se ve en el tratamiento tibio de la adicción (§49-50).

II. Una comprensión inadecuada de la autoridad espiritual de la Iglesia

El IL pone al revés los papeles respectivos de la ecclesia docens y de la ecclesia discens.Todo el documento se basa en la creencia de que el papel principal de la Iglesia magisterial es la “escucha”. El más problemático es el §140: “La Iglesia tendrá que optar por el diálogo como estilo y método, fomentando la conciencia de la existencia de vínculos y conexiones en una realidad compleja. . . . Ninguna vocación, especialmente dentro de la Iglesia, puede ser puesta fuera de este dinamismo saliente del diálogo….. [énfasis añadido].” En otras palabras, la Iglesia no posee la verdad, sino que debe ocupar su lugar junto a otras voces. Aquellos que han tenido el papel de maestros y predicadores en la Iglesia deben reemplazar su autoridad por el diálogo. (A este respecto, ver también §67-70).

  • La consecuencia teológica de este error es la fusión del sacerdocio bautismal y sacramental. Desde la fundación de la Iglesia, por mandato divino, los ministros ordenados de la Iglesia han sido investidos con la tarea de enseñar y predicar; desde su fundación, los fieles bautizados han sido encargados de escuchar y obedecer a la Palabra predicada. Además, el mandato de la predicación es co-instituido por Nuestro Señor con el sacerdocio ministerial mismo (cf. Mt 28,19-20). Si la Iglesia abandonara su ministerio de predicación, es decir, si se invirtieran las funciones de la Iglesia docente y de la Iglesia que la escucha, la jerarquía misma se invertiría y el sacerdocio ministerial se convertiría en el sacerdocio bautismal. En resumen, nos convertiríamos en luteranos.

Aparte de este grave problema eclesiológico, este enfoque presenta un problema pastoral. Es bien sabido que los adolescentes de hogares permisivos normalmente anhelan que los padres se preocupen lo suficiente por fijar límites y dar instrucciones, incluso si se rebelan en contra de esta forma de proceder. Del mismo modo, la Iglesia, como madre y maestra, no puede, por negligencia o cobardía, renunciar a este papel necesario de poner límites y de dirigir (cf. §178). A este respecto, el § 171, que señala la maternidad de la Iglesia, no va lo suficientemente lejos. Sólo ofrece un papel de escucha y de acompañamiento, eliminando al mismo tiempo el de la enseñanza.

III.  Una antropología teológica parcial

La discusión de la persona humana en el IL no hace ninguna mención de la voluntad. La persona humana está reducida en numerosos lugares al “intelecto y al deseo”, a la “razón y a la afectividad” (§147). La Iglesia, sin embargo, enseña que el hombre, creado a imagen de Dios, posee un intelecto y una voluntad, mientras comparte con el resto del reino animal un cuerpo, con su afecto. Es la voluntad que se dirige fundamentalmente hacia el bien. La consecuencia teológica de esta omisión manifiesta es extraordinariamente importante, ya que el asiento de la vida moral reside en la voluntad y no en las vicisitudes del afecto. Otros ejemplos incluyen §114 y §118.

IV.  Una concepción relativista de la vocación

A lo largo del documento se da la impresión de que la vocación se refiere a la búsqueda individual de sentido y verdad. Los ejemplos incluyen:

  • §129. ¿Qué significa “forma personal de santidad”? O, ¿la “verdad propia”? Esto es relativismo. Mientras que la Iglesia ciertamente propone la apropiación personal de la verdad y la santidad, la Escritura es muy clara en cuanto a que Dios, la Primera Verdad, es Uno; el diablo es legión.
  • 139 da la impresión de que la Iglesia no puede proponer la verdad (singular) a las personas y que éstas deben decidir por sí mismas. El papel de la Iglesia consiste sólo en el acompañamiento. Esta falsa humildad corre el riesgo de disminuir las legítimas contribuciones que la Iglesia puede y debe hacer.
  • 157. ¿Por qué debería la Iglesia apoyar “caminos para cambiar los estilos de vida”? Esto, junto con las exhortaciones a los jóvenes a asumir la responsabilidad de su propia vida (§62) y a construir un sentido para sí mismos (§7, §68-69), da la impresión de que la verdad absoluta no se encuentra en Dios.

V. Una comprensión empobrecida de la alegría cristiana

La espiritualidad cristiana y la vida moral se reducen a la dimensión afectiva, más clara en el §130, evidenciada por una concepción sentimentalista de la “alegría”. La alegría parece ser un estado puramente afectivo, una emoción feliz, a veces basada en el cuerpo o en el amor humano (§76), a veces en el compromiso social (§90). A pesar de su constante referencia a la “alegría”, en ninguna parte la IL la describe como el fruto de la virtud teologal de la caridad. Tampoco se caracteriza la caridad como el orden adecuado del amor, poniendo a Dios en primer lugar y luego ordenando todos los demás amores con referencia a Dios.

  • La consecuencia teológica de esto es que la IL carece de teología de la Cruz. La alegría cristiana no es antitética al sufrimiento, que es un componente necesario de la vida cruciforme. El documento da la impresión de que el verdadero cristiano será “feliz” en todo momento, en el sentido coloquial. Implica además el error de que la vida espiritual misma siempre resultará en alegría sentida (afectiva). El problema pastoral que resulta de esto se pone de manifiesto más claramente en el §137: ¿Es el papel de la Iglesia hacer que los jóvenes “se sientan amados por él[Dios]” o ayudarles a saber que son amados, independientemente de cómo se sientan?

Además de las consideraciones anteriores, hay otras preocupaciones teológicas serias en la IL, incluyendo: una falsa comprensión de la conciencia y su papel en la vida moral; una falsa dicotomía propuesta entre la verdad y la libertad; una falsa equivalencia entre el diálogo con jóvenes LGBT y el diálogo ecuménico; y un tratamiento insuficiente del escándalo del abuso.

Charles J. Chaput, O.F.M. Cap., es el arzobispo de Filadelfia y miembro del consejo permanente del Sínodo de los Obispos. Su mandato en el consejo concluirá en octubre.

http://iviva.org/la-iglesia-patriarcal-grabada-en-la-mente-de-muchos-obispos/

Organizaciones de América Latina se suman a protesta en la Frontera de EEUU y México.






www.soawlatina.org
 —En Colombia, diversas organizaciones de paz, derechos humanos, y religiosas se han sumado a las actividades de protesta que por estos días, del 16 al 18 de noviembre, realiza SOAWatch en la frontera de EEUU y México.El viernes 16 de noviembre, desde el Centro Interactivo  Maloka, en la Ciudad de Bogotá, los activistas caminaron con pancartas y cruces, cantando en letanía los nombres de lideresas y líderes sociales que han sido asesinados en Colombia, gritando “Presente”, rodearon la embajada de los Estados Unidos, y colocaron cruces en el Puente Peatonal de la calle 26 con los nombres de quienes han sido asesinados.Abilio Peña, de SICSAL Colombia, señaló que “El énfasis de la acción fue puesto en el asesinato de los líderes sociales. Son 419 en los tiempos del proceso de paz. Desde enero del 2016 hasta mayo de este año, que son los últimos datos que tenemos, han seguido asesinado casi diariamente a líderes sociales. Reclamamos también a los EEUU por los militares que están implicados en estos crímenes como en los falsos positivos y, como ha ocurrido en El Salvador, Guatemala, Chile, Nicaragua, tienen responsabilidad por tener esta escuela militar, la Escuela de las Américas. También nos solidarizamos con el Tercer Encuentro que se está desarrollando en la frontera”.ChileEn el espacio Epicentro, en la ciudad de Santiago, SOAW Chile, en conjunto con organizaciones de inmigrantes, realizó el jueves 15 de noviembre un conversatorio para analizar por qué tantas personas están huyendo de sus propios países.Alicia Lira, presidenta de AFEP, comenzó su intervención rindiendo homenaje al comunero mapuche Camilo Catrillanca, asesinado por la policía chilena el miércoles 14 de noviembre. Al mismo tiempo, expresó su solidaridad con las acciones que se están realizando en la Frontera y con la Caravana de Inmigrantes que va  desde Honduras hasta los EEUU indicando que esta es una invasión pacífica de personas que quieren salvar sus vidas. En contraste, dijo, “Estados Unidos está acostumbrado a la invasión violenta, con muertes, con armas, con el saqueo de nuestras riquezas a nuestros países”.Claudia Patricia Álvarez, de la Organización de Colombianos Refugiados en Chile, en su intervención, señaló lo difícil que es hoy conseguir refugio en Chile. “Dicen que nosotros los colombianos no nos están dando más refugio porque, según ellos, nosotros tenemos un Acuerdo de Paz y, según ellos, se acabó la guerra y ya no hay más conflicto interno. Eso choca con la realidad, cuántos muertos a diario siguen sucediendo (en Colombia) y eso a diario se sigue repitiendo”.Miguel Sánchez, del Colectivo Raíces en Resistencia, confirmó que a pesar de los Acuerdos de Paz se siguen asesinando a lideresas y líderes sociales. “En Colombia sigue el conflicto, a dos años de los Acuerdos de La Habana, donde no ha habido implementación y el Estado colombiano no ha cumplido los acuerdos con los que se comprometió, a pesar que los haya firmado”.También estuvo presente  Melissa Rocha, de la Secretaría de Mujeres Inmigrantes, y Héctor Pujols, presidente de la Coordinadora Nacional de Inmigrantes en Chile.La actividad terminó con una velaton de solidaridad en las afueras de la Catedral, en la Plaza de Armas, de Santiago.
EcuadorEn Ecuador, Quito, la Fundación Pueblo Indio realizó también en su comunidad acciones de apoyo y sensibilización del impacto negativo que ha tenido la Escuela de las Américas para los pueblos de América Latina donde hubo miles de asesinatos, personas desaparecidas, torturados, y millones de personas se vieron forzadas a partir al exilio.Desde la Fundación Pueblo Indio expresaron su apoyo y solidaridad con las acciones que realiza SOAWatch.“Para nosotros es una alegría que, a pesar de las distancias, la lucha por la justicia y verdad para los pueblos nos hermana. Nuestras hermanas originarias, con quienes trabajamos, expresan su solidaridad”, señalaron.

Mas Informacion en www.soaw.org y www.soawlatina.org

¿Por qué el Papa Francisco tuvo razón al detener a los obispos de Estados Unidos?


Los obispos católicos en los Estados Unidos comenzaron a ceder su autoridad de enseñanza a grupos marginales hace décadas. Ahora que los pollos han llegado a casa para descansar, un Papa finalmente ha intervenido.

Robert Mickens, Roma 
Ciudad del Vaticano16 de noviembre de 201

La asamblea plenaria de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos terminó el 14 de noviembre en Baltimore. (Foto por Patrick Semansky / AP)

La credibilidad moral de los obispos católicos en los Estados Unidos está hecha jirones. Incluso los hombres que encabezan las casi 200 diócesis del país lo han admitido.

Pero no se deje engañar pensando que este déficit de confianza sucedió de repente.

Ciertamente, las revelaciones a principios de este año sobre el comportamiento sexual inmoral del arzobispo Theodore McCarrick y la publicación el verano pasado de un informe del gran jurado que destaca décadas de encubrimiento de abusos en varias diócesis de Pensilvania han tensado aún más la confianza del pueblo católico en sus líderes pastorales.

Pero la crisis de credibilidad episcopal en los Estados Unidos está ligada a algo más profundo y aún más dañino que el espasmódico y, a veces, espantoso, como los obispos, como cuerpo y como individuos, han reaccionado al abuso sexual del clero. La génesis de esta confianza rota entre los católicos estadounidenses y sus obispos se remonta a por lo menos tres décadas o más.

Una oportunidad fallida para enseñar y dirigir.

Refresquemos nuestra memoria colectiva, tan gravemente paralizada en esta era en línea de comunicaciones digitales rápidas cuando incluso la historia reciente es fácilmente dejada de lado o olvidada en una mera sucesión de tweets.

El relato comienza en 1981 cuando los obispos hicieron un compromiso confuso y muy costoso para ingresar a lo que ya se había convertido en un período de rápido crecimiento de las telecomunicaciones por satélite y por cable.

Su conferencia episcopal, entonces todavía una organización de dos frentes conocida como la Conferencia Nacional de Obispos Católicos y la Conferencia Católica de los Estados Unidos (NCCB-USCC) crearon algo llamado CTNA, la Red Católica de Telecomunicaciones de América.

El esfuerzo de los obispos se produjo al mismo tiempo que una monja enclaustrada en Alabama, completamente habitada y llamada Madre Angélica, lanzó su incipiente Red de Televisión del Mundo Eterno (EWTN). Pero CTNA estaba condenada desde el principio, acosada por una planificación deficiente, una falta de visión clara, una respuesta tibia por parte de muchos obispos y, como casi todos en ese momento estaban de acuerdo, su contenido de programa “amateur”.

Catorce años y 14 millones de dólares más tarde, el organismo nacional de obispos (ahora la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos o USCCB) se desconectó de su empresa de telecomunicaciones en junio de 1995 en su asamblea de primavera en Chicago.

Una figura involuntaria en el corazón de la saga.

“Los obispos podrían considerar seriamente la posibilidad de eliminar CTNA y terminar el proyecto”, dijo uno de ellos justo antes de la votación en 1995.

“La presencia de la Madre Angélica en EWTN es la única presencia católica que tenemos a nivel nacional. Espero que la conferencia de obispos coopere más estrechamente con ella en el área de la televisión … “razonó el obispo.

Se llamaba Sean O’Malley, tenía 51 años y era el jefe de la diócesis de Massachusetts en Fall River. Fue la segunda de las cuatro diócesis a las que O’Malley finalmente dirigirá, las tres últimas de ellas son los puntos críticos de la crisis en desarrollo de los abusos sexuales del clero.

O’Malley, actualmente el cardenal-arzobispo de Boston, un miembro de confianza del consejo de asesores del Papa Francis C9 y el presidente de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores, probablemente nunca previó el desastre aún mayor que eventualmente resultaría de los obispos ‘Decisión de abdicar el campo de las comunicaciones católicas a ETWN.

Él y los otros miembros de la USCCB probablemente creyeron que podrían trabajar e influir en el tono, el contenido y la dirección de la red de la Madre Angélica.

Pero eso nunca sucedió.

Ahora está claro que fue el primer paso para ceder su enseñanza y su autoridad moral a una monja sarcástica y mordaz que se había convertido en un perro guardián de la ortodoxia y criticaba a los líderes de la Iglesia a quienes consideraba públicamente no lo suficientemente católicos.

Para ser bastante claros, muchos obispos, especialmente al principio, se alarmaron por lo que se estaba desarrollando.

Pero no tenían la voluntad colectiva, ni los vastos recursos (que la Madre Angélica pudo obtener) para poner un control en la red.

Y, sucesivamente, los Papas Juan Pablo II y Benedicto XVI reformaron el episcopado de los Estados Unidos con hombres que compartían la misma mentalidad y visión de la Madre Angélica.

Pero no es poca la ironía histórica que el Cardenal O’Malley, ahora considerado (quizás demasiado míticamente) como el obispo más creíble de EE. UU. Al abordar el abuso en la Iglesia, debería haber sido una de las principales figuras de esta saga.

Gracias al alcance global de EWTN (que se transmite las 24 horas del día en más de siete países, así como en toda América Latina), la credibilidad de los obispos se encuentra en su punto más bajo.

Los partidarios generalmente más tradicionalistas de la red se han agriado en los obispos que EWTN describe de manera rutinaria y sin piedad como débiles y poco ortodoxos.

Mientras tanto, los católicos con una mentalidad más progresista que no les gusta la red, también han perdido la fe en los obispos por haber permitido de facto que EWTN, impulsada por su ideología moralista, en blanco y negro, basada en reglas y clericalista, se convierta en la principal expresión mediática del catolicismo en los estados unidos.

El papa Francisco pone las rupturas a los obispos.

Tanto para el telón de fondo histórico. Pero es importante comprender lo que sucedió la semana pasada en Baltimore cuando la USCCB se reunió para su sesión anual de otoño.

A la luz del caso McCarrick, el informe del gran jurado de Pensilvania y el ataque sin precedentes contra el Papa Francisco el verano pasado por parte del Arzobispo Carlo Maria Viganò (nuncio papal en los Estados Unidos de 2011-2016), quien acusó al Papa de encubrir las fechorías de McCarrick. La agenda de la conferencia tenía como objetivo crear protocolos de responsabilidad para los obispos que han abusado de personas o que han protegido a otros clérigos que han perpetrado abusos.

Pero el cardenal Daniel DiNardo, el presidente de la USCCB, sorprendió a los obispos y al público en general al anunciar al inicio de la reunión el lunes (12 de noviembre) que el Vaticano había ordenado, apenas unas horas antes, que la conferencia demorara la votación de cualquier nuevo abuso. protocolos

La directiva vino del cardenal canadiense Marc Ouellet, prefecto de la Congregación de Obispos, pero no hay duda de que fue la decisión del Papa.

El actual nuncio papal en Washington, el arzobispo Christophe Pierre, también participó en la imposición de la orden, después de haberse reunido con Francisco el sábado anterior en el Vaticano.

La gente quedó aturdida y el cardenal DiNardo se mostró visiblemente molesto por el desarrollo.

Los obispos, bajo más presión que nunca debido a su percepción de mal manejo de la crisis de abuso sexual, habían prometido a los católicos estadounidenses desde el verano pasado que la reunión de Baltimore sería un punto de inflexión decisivo para que sus confesores episcopales fuesen responsables. Ahora el Papa los había detenido en sus pistas.

Hubo una oleada de críticas de los medios de comunicación dirigidas directamente al Papa Francisco y a los funcionarios del Vaticano.

El papa y sus ayudantes fueron acusados ​​de no comprender la gravedad de la crisis de abuso. Algunos incluso acusaron a Francisco de ser un autócrata. Ciertamente, había tomado una decisión impopular, al menos a los ojos de las personas en Estados Unidos.

Los obispos no siempre han tenido la espalda del papa.

El cardenal DiNardo no hizo pública la carta del cardenal Ouellet ni reveló las razones que dio el prefecto del Vaticano para pedirle a la USCCB que no tome un voto vinculante, excepto para indicar que la Santa Sede quiso que la encuesta se retrasara hasta después de febrero, cuando el Papa Francisco celebra una importante cumbre sobre el sexo Abuso con los presidentes de todas las conferencias episcopales del mundo.

Muchos han especulado que esto fue para evitar la vergüenza de los obispos de EE. UU. (Y de la Santa Sede) si los protocolos ratificados de los norteamericanos no estuvieran sincronizados con cualquier cosa que pudiera decidirse en febrero.

Pero también habría habido un problema en el procedimiento y la mentalidad si los obispos hubieran votado en Baltimore.

El Papa Francisco les había ordenado anteriormente que hicieran un retiro de una semana (será en enero) para fomentar la unidad entre ellos y pasar por un período de discernimiento orante sobre cómo responder a esta fase de la crisis de abuso. Los obispos arruinaron esto.

La agenda en la que originalmente iban a votar se finalizó menos de dos semanas antes de su reunión en Baltimore. ¿Cuál sería el punto para tomar decisiones en noviembre y luego hacer un discernimiento dos meses después? Eso sería al revés.

No es un punto sin importancia. Es evidente para todos que desde que la crisis de abuso estalló por primera vez en Luisiana en la década de 1980 y luego en Boston en 2002, la conferencia de obispos ha reaccionado en pánico y principalmente con el asesoramiento de abogados y firmas de relaciones públicas.

Como conferencia, han adoptado en gran medida soluciones de curita en todas y cada una de las nuevas etapas de la crisis y, como individuos, han sido desiguales al aplicar esos recursos.

Luego está la cuestión del ataque del Arzobispo Viganò a Francisco y su llamado al renunciamiento del papa porque encubrió el abuso del Arzobispo McCarrick.

Desde finales de agosto pasado, cuando el ex nuncio papal lanzó el explosivo documento, lleno de acusaciones no comprobadas (algunas ya desacreditadas) e insensatas insensatas, no menos de dos docenas de obispos estadounidenses han avalado públicamente la credibilidad de Viganò y han pedido que las acusaciones se tomen en serio.

Solo una pareja en todo el grupo expresó un apoyo claro e inquebrantable al papa, dando la clara impresión de que estaban al lado del ex-nuncio (algunos a los que obviamente ayudó a nombrar en sus puestos actuales).

Tal vez aún peor, la mayoría de los obispos en los Estados Unidos han permanecido callados o han hecho solo profesiones vagas y tibias de lealtad a Francisco. Lo hicieron como una conferencia completa en Baltimore en una declaración formal que el Cardenal DiNardo leyó con tanta emoción como un profesor que pasa lista.

¿Cómo podría cualquier católico, y especialmente el Papa Francisco, tener algún grado de confianza en este grupo de obispos?

Una respuesta global en la era emergente de la sinodalidad.

La decisión del Vaticano de intervenir en Baltimore indudablemente ha hecho mucho más en juego para que el Papa y los presidentes de la conferencia mundial sobre el debate por el país celebren acciones claras y decisivas el próximo mes de febrero cuando se reúnan en Roma.

Es más que extraño que los comentaristas en los Estados Unidos que han criticado sistemáticamente a los obispos del país por su incapacidad de “vigilar a sí mismos” ahora están criticando al Papa cuando él también (al menos aparentemente) ha llegado a la misma conclusión.

Se equivocan a quienes creen, tal vez por un sentido innato y equivocado de “excepcionalismo estadounidense”, que los obispos de Estados Unidos han hecho las vueltas difíciles para lidiar con el abuso sexual y pueden ser el modelo para otras conferencias en todo el mundo.

El Papa Francisco ha llegado tarde al juego y ha tardado en legislar cualquier norma o procedimiento vinculante para tratar con los abusadores y los obispos que los protegían.

Pero la falta de rapidez no es lo mismo que no hacer nada. El Papa ha sido implacable en la búsqueda de una respuesta más profunda y global que llegue a los fundamentos que han permitido que este veneno se propague por toda la Iglesia. Las soluciones de curita ya no servirán.

Francis es un obispo latinoamericano de 81 años, pero seguramente ya sabe mejor que nadie que el abuso sexual, ya sea público o no, afecta a todas las partes de la Iglesia en todos los lugares de la tierra. Y es por eso que ha convocado la reunión en febrero.

Su nombramiento del Arzobispo Charles Scicluna de Malta como secretario adjunto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (FCD) es una prueba de ello.

Scicluna, que es uno de los funcionarios de la Iglesia más respetados y competentes para combatir los abusos y los abusadores, será un jugador importante en febrero.

¿Este enfoque aparentemente centralizado hace una vergüenza de la insistencia del Papa en una Iglesia más sinodal y descentralizada, en la que a los obispos locales se les confía la autoridad para tomar decisiones para enfrentar situaciones propias de su territorio?

De ningún modo.

El abuso sexual no es exclusivo de ciertas áreas geográficas. Es global Debe haber criterios básicos y un entendimiento común que une a toda la Iglesia universal.

Luego, cada conferencia episcopal tendrá que discernir las mejores y más efectivas formas de implementar los estándares globales a nivel local.

Como he advertido antes, el camino hacia la construcción de una Iglesia sinodal y descentralizada será largo y lleno de innumerables obstáculos.

Probablemente pasarán dos o tres generaciones antes de que tengamos un número suficiente de obispos que sean capaces de liderar esta transformación.

El episcopado mundial en la actualidad se distingue, en el mejor de los casos, por la mediocridad. Y demasiados obispos, como los de Estados Unidos, han perdido su credibilidad y autoridad moral.

Nadie puede culpar al Papa Francisco por eso, al menos no solo a él. El lío actual fue hecho por un par de hombres que, en los muchos años anteriores a él, se sentaron en la silla de Pedro.

Ablandamiento del secreto pontificio.


El encubrimiento del abuso sexual infantil estuvo de acuerdo con ‘Secreta Continere’ y con una interpretación particular de la ley suprema de la Iglesia.

Kieran Tapsell 
Australia17 de noviembre de 2018

El secreto pontificio ha estado en las noticias últimamente debido a los comentarios de dos de los críticos conservadores del Papa Francisco. En su segunda declaración sobre el asunto de McCarrick, el arzobispo Viganó admitió haber violado el secreto pontificio al revelar algunas de las acusaciones contra el ex cardenal.

En una entrevista televisiva , el cardenal Muller, ex prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, citó el secreto pontificio cuando declinó proporcionar detalles de las denuncias de abuso sexual infantil contra el fallecido cardenal Murphy-O’Connor. Muller alega que el Papa Francisco le ordenó detener la investigación.

Justin Glyn SJ en su artículo Para qué es la ley canónica ( Eureka Street, 8 de agosto de 2018) escribe: ‘Reglas como el Pontificio secreto, por ejemplo, deben leerse de manera que protejan los derechos de los inocentes y eviten falsas acusaciones, pero No debe utilizarse para obstruir la justicia para las víctimas.

Eso es una súplica por lo que debería ser la ley canónica, o es una interpretación benévola del secreto pontificio que no está justificada por las palabras de la Secreta Continere de 1974 del Papa Pablo VI , no es consistente con la interpretación de la Curia Romana, y No es consistente con los hallazgos de la Comisión Real.

En el sistema de derecho civil anglo / estadounidense, la orientación para la interpretación se proporciona principalmente mediante juicios en casos anteriores, algunos de los cuales son vinculantes y otros persuasivos.

En el derecho canónico, la interpretación vinculante es proporcionada por la legislatura, es decir, el papa y su delegado autorizado, el Consejo Pontificio para la Interpretación de Textos Legislativos. A falta de tales dictámenes vinculantes, la “jurisprudencia y práctica de la Curia romana” proporciona orientación.

Entre 1997 y 2002, cinco abogados canon de la Curia romana declararon que los obispos no deben denunciar las acusaciones de abuso sexual infantil contra el clero a las autoridades civiles, dos de los cuales declaran expresamente que infringió la ley canónica.

Ninguno de estos funcionarios de la Curia o sus sucesores se han apartado de esa interpretación del secreto pontificio.

Una carta del 22 de febrero de 2013 de la Congregación para la Doctrina de la Fe a la Conferencia de Obispos Católicos de Australia, informándole que las cláusulas en su protocolo Hacia la Curación para informar de forma obligatoria a las autoridades civiles no deben aplicarse al clero, es consistente con esa interpretación.

El padre Glyn escribe además: “Nada de esto sugiere que el derecho canónico tal como existe actualmente sea perfecto o que esté a la altura de las expectativas justificadas de la comunidad … Los términos absolutos en los que se expresa actualmente el secreto pontificio (prohibiendo cualquier denuncia de casos en los tribunales eclesiásticos, están en curso) es un ejemplo.

El secreto pontificio se aplica no solo cuando estos casos están en curso, sino para siempre. No solo cubre la información revelada en un juicio canónico, sino la denuncia en sí misma. La Comisión Real recomendó enfáticamente que sea abolida o enmendada para permitir el reporte sin restricciones de abuso a las autoridades civiles y no solo donde haya leyes de información civil.

La confidencialidad en los procedimientos judiciales es a veces deseable. El juicio del cardenal Pell se lleva a cabo en secreto, y por una buena razón. Con los medios modernos de comunicación, es virtualmente imposible evitar que los jurados tengan acceso a comentarios fuera de la sala de la corte.

Sin embargo, una vez que esos juicios hayan terminado, habrá acceso público a la evidencia con seudónimos adecuados o redacciones para proteger las identidades de los testigos, cuando sea apropiado. El derecho canónico, sin embargo, requiere un silencio permanente sobre todo, incluso la decisión en sí.

Hay otra diferencia entre el canon y el derecho civil. El canon final del Código (C.1752) dice que la ley suprema de la Iglesia es la “salvación de las almas”. La Comisión Real descubrió que la motivación detrás del secreto pontificio era evitar el escándalo.

Como dijo el arzobispo Hart a la investigación parlamentaria victoriana, el ‘escándalo’ tiene un significado especial en la Iglesia. Significa la pérdida de la fe cuando “una persona que se supone que debe actuar en lugar de Cristo actúa en todo lo contrario y esto causa que la gente pierda la fe”.

La fe, en la teología de la Iglesia, es la clave para la salvación de las almas. El encubrimiento del abuso sexual infantil estuvo de acuerdo con Secreta Continere , y con una interpretación particular de la ley suprema de la Iglesia.

Es comprensible que los canonistas traten de encontrar una interpretación más amable para el secreto pontificio, dado que el encubrimiento causó el abuso de más niños, pero en el sistema canónico, no puede alejarse del significado llano de las palabras y la interpretación colocada. sobre ellos por la curia romana.

Solo podemos esperar que después de la reunión de los jefes de las Conferencias de Obispos Católicos en febrero de 2019, el Papa Francisco adopte la recomendación de la Comisión Real sobre el secreto pontificio, la misma recomendación realizada en 2014 por los Comités de Derechos de las Naciones Unidas Niño y contra la tortura y que el Papa Francisco rechazó.

Kieran Tapsell es un abogado civil jubilado y autor de Potiphar’s Wife: El Secreto del Vaticano y el Abuso Sexual Infantil y de una presentación a la Comisión Real de Respuestas Institucionales al Abuso Sexual Infantil: Ley Canónica, Un Factor Sistémico en el Abuso Sexual Infantil en el Católico Iglesia. También fue miembro del panel de derecho canónico ante la Comisión Real de Australia.

El papa quiere más presencia de mujeres al mando de la iglesia


"Desde que Pablo VI proclamó a Teresa de Ávila y a Catalina de Siena, doctoras de la iglesia, no cabe duda de que las mujeres pueden alcanzar las cimas más altas en la inteligencia de la fe", dijo el sumo pontífice.

Publicado 17 noviembre 2018 (Hace 6 horas 38 minutos)

por Ángel Guerra

El papa Francisco reconoció el aporte de las mujeres a la iglesia y pidió mayor presencia femenina al frente de esta.

El papa Francisco expresó este sábado, en el marco de  la ceremonia de entrega de los premios Joseph Ratzinger, que quiere mayor presencia de mujeres en cargos de responsabilidad en la iglesia católica.

El pontífice señaló la gran importancia de que, día a día, las mujeres tengan representación “en los diferentes campos de la vida de la iglesia” destacando que el aporte femenino “no solo (debe limitarse) al campo cultural”.

Francisco aseveró que además hay que reconocer el aporte “de las mujeres en el campo de la investigación teológica científica y de la enseñanza de la teología, consideradas durante mucho tiempo territorios casi exclusivos del clero”.

El papa instó a que “esta contribución sea estimulada y que encuentre un espacio más amplio, coherente con el crecimiento de la presencia femenina” en la institución.

“No cabe duda de que las mujeres pueden alcanzar las cimas más altas en la inteligencia de la fe. Juan Pablo II y Benedicto XVI también lo han confirmado”, indicó el máximo representante de la iglesia católica

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: