COLOMBIA.CONVERSATORIO: LA BÚSQUEDA DE LA ARMONÍA EN LA DIVERSIDAD. CON VITORINO PÉREZ PRIETO


La busqueda DE LA ARMONÍA
EN LA DIVERSIDAD
 
En El Pensamiento de
Raimon Panikkar
Con
 
Victorino Pérez Prieto
Discípulo y sistematizador del Pensamiento de Raimon Panikkar
 
Lugar
Aula Internacional
Calle 52 # 64 A 29, Carlos E. Restrepo, Medellín, Colombia.
Día
Agosto 31 de 2014
Hora
16:30 – 6: 30 PM
logo-arcwp5
Invita
Asociación Católica Romana Mujeres Presbiteras en Colombia
Organiza
Fraternidad de la Amistad
Informes
300 231 54 81

HOMENAJE A GERARDO VALENCIA CANO: EN SU CUMPLEAÑOS; AGOSTO 26  


 

Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP*

 

Cómo no recordar a Gerardo en su cumpleaños, y cómo no dar gracias a la Esencia Divina de la Vida, por el regalo de la vida de Gerardo, en medio de su familia, con sus amistades, por su ministerio; en el Seminario de Yarumal, en el Vaupés, en Buenaventura y sus ríos, en el CELAM, y con las misioneras USEMI?

 

Se le recuerda como hermano, amigo, pastor, religioso, músico-compositor, místico, hombre comprometido, hombre de fe!

 

Imposible olvidar, las enseñanzas, y los desafíos que con su palabra y testimonio nos movieron el piso, a quienes estuvimos cerca de él compartiendo la vida.

 

Para llegar hacia Gerardo no había que hacer fila, ni pedir cita, lo mismo atendía, en el atrio, en el bus, en la calle, en la sacristía, en el comedor, que en la oficina. No tenía chofer, ni guardaespaldas. El mismo manejaba la camioneta del Vicariato, ayudaba llevando las remesas de las misioneras al embarque del rio Calima, sin que por ello perdiera su dignidad episcopal. Era inquieto, de andar de ligero, de prisa, con las antenas puestas, siempre atento al acontecer de la realidad no solo de la isla Cascajal=Buenaventura, sino del mundo entero.

 

De él, escuchábamos las noticias de Tanzania, (Africa), Estados Unidos, América Latina, Inglaterra, Israel, como si estuviera hablando  del Barrio Calimita, Pueblo Nuevo, La Independencia, o La Marea. No teníamos T.V. no había internet ni computadores, solo un radio, que apenas si entraba la señal si es que energía había, cuando la planta servía. Con él, vivíamos informadas. Escucharle era una delicia, era un gran comunicador.

 

Hombre sencillo, de mirada profunda, vestir austero, gozón de las cosas simples y sencillas; “a mí, dame, mazamorra, y el dulce de brevas con arequipe”. Nada exigente en la comida, lo que se le servía eso comí.

 

Aplicó y vivió en intensidad lo que se comprometió a cumplir cuando se adhirió al Pacto de las Catacumbas, en la catacumba de Santa Domitila-Roma, Nov 16 1965 en unión de 40 obispos, liderados por Dom Helder Cámara, con quien le unía una gran amistad, al igual que con Mons. Leonidas  Proaño, Samuel Ruiz y Pedro Casaldaliga y otros más.

 

El mencionado “pacto” es una invitación a los “hermanos en el episcopado” a “vivir en pobreza” y ser una Iglesia “servidora y pobre” como lo quería Juan XXIII y lo ha venido manifestando el Papa Francisco.  Proponen los firmantes despojarse de símbolos o privilegios de poder trabajando con los pobres y por lo pobres, haciéndoles centro fundamental de la Iglesia para el Reino de Dios.

 

¿Tendrá lo anterior algo que ver con lo que dice Francisco de  “oler a ovejas”?

Yendo más lejos, Gerardo y los demás obispos conciliares que firmaron dicho documento, acaso con este hecho, no estaban firmando un documento en que implícitamente estaban diciendo: no al clericalismo?

 

He aquí el documento al que Gerardo se adhiere y nos invita a cumplir:

 

“Nosotros, obispos, reunidos en el Concilio Vaticano II, conscientes de las deficiencias de nuestra vida de pobreza según el evangelio; motivados los unos por los otros en una iniciativa en la que cada uno de nosotros ha evitado el sobresalir y la presunción; unidos a todos nuestros hermanos en el episcopado; contando, sobre todo, con la gracia y la fuerza de nuestro Señor Jesucristo, con la oración de los fieles y de los sacerdotes de nuestras respectivas diócesis; poniéndonos con el pensamiento y con la oración ante la Trinidad, ante la Iglesia de Cristo y ante los sacerdotes y los fieles de nuestras diócesis, con humildad y con conciencia de nuestra flaqueza, pero también con toda la determinación y toda la fuerza que Dios nos quiere dar como gracia suya, nos comprometemos a lo que sigue:

  1. Procuraremos vivir según el modo ordinario de nuestra población en lo que toca a casa, comida, medios de locomoción, y a todo lo que de ahí se desprende. Mt 5, 3; 6, 33s; 8-20.
  2. Renunciamos para siempre a la apariencia y la realidad de la riqueza, especialmente en el vestir (ricas vestimentas, colores llamativos) y en símbolos de metales preciosos (esos signos deben ser, ciertamente, evangélicos). Mc 6, 9; Mt 10, 9s; Hech 3, 6. Ni oro ni plata.
  3. No poseeremos bienes muebles ni inmuebles, ni tendremos cuentas en el banco, etc, a nombre propio; y, si es necesario poseer algo, pondremos todo a nombre de la diócesis, o de las obras sociales o caritativas. Mt 6, 19-21; Lc 12, 33s.
  4. En cuanto sea posible confiaremos la gestión financiera y material de nuestra diócesis a una comisión de laicos competentes y conscientes de su papel apostólico, para ser menos administradores y más pastores y apóstoles. Mt 10, 8; Hech 6, 1-7.
  5. Rechazamos que verbalmente o por escrito nos llamen con nombres y títulos que expresen grandeza y poder (Eminencia, Excelencia, Monseñor…). Preferimos que nos llamen con el nombre evangélico de Padre. Mt 20, 25-28; 23, 6-11; Jn 13, 12-15.
  6. En nuestro comportamiento y relaciones sociales evitaremos todo lo que pueda parecer concesión de privilegios, primacía o incluso preferencia a los ricos y a los poderosos (por ejemplo en banquetes ofrecidos o aceptados, en servicios religiosos). Lc 13, 12-14; 1 Cor 9, 14-19.
  7. Igualmente evitaremos propiciar o adular la vanidad de quien quiera que sea, al recompensar o solicitar ayudas, o por cualquier otra razón. Invitaremos a nuestros fieles a que consideren sus dádivas como una participación normal en el culto, en el apostolado y en la acción social. Mt 6, 2-4; Lc 15, 9-13; 2 Cor 12, 4.
  8. Daremos todo lo que sea necesario de nuestro tiempo, reflexión, corazón, medios, etc. al servicio apostólico y pastoral de las personas y de los grupos trabajadores y económicamente débiles y subdesarrollados, sin que eso perjudique a otras personas y grupos de la diócesis.
    Apoyaremos a los laicos, religiosos, diáconos o sacerdotes que el Señor llama a evangelizar a los pobres y trabajadores, compartiendo su vida y el trabajo. Lc 4, 18s; Mc 6, 4; Mt 11, 4s; Hech 18, 3s; 20, 33-35; 1 Cor 4, 12 y 9, 1-27.
  9. Conscientes de las exigencias de la justicia y de la caridad, y de sus mutuas relaciones, procuraremos transformar las obras de beneficencia en obras sociales basadas en la caridad y en la justicia, que tengan en cuenta a todos y a todas, como un humilde servicio a los organismos públicos competentes. Mt 25, 31-46; Lc 13, 12-14 y 33s.
  10. Haremos todo lo posible para que los responsables de nuestro gobierno y de nuestros servicios públicos decidan y pongan en práctica las leyes, estructuras e instituciones sociales que son necesarias para la justicia, la igualdad y el desarrollo armónico y total de todo el hombre y de todos los hombres, y, así, para el advenimiento de un orden social, nuevo, digno de hijos de hombres y de hijos de Dios. Cfr. Hech 2, 44s; 4, 32-35; 5, 4; 2 Cor 8 y 9; 1 Tim 5, 16.
  11. Porque la colegialidad de los obispos encuentra su más plena realización evangélica en el servicio en común a las mayorías en miseria física cultural y moral -dos tercios de la humanidad- nos comprometemos:

* a compartir, según nuestras posibilidades, en los proyectos urgentes de los episcopados de las naciones pobres;
* a pedir juntos, al nivel de organismos internacionales, dando siempre testimonio del evangelio, como lo hizo el papa Pablo VI en las Naciones Unidas, la adopción de estructuras económicas y culturales que no fabriquen naciones pobres en un mundo cada vez más rico, sino que permitan que las mayorías pobres salgan de su miseria.

  1. Nos comprometemos a compartir nuestra vida, en caridad pastoral, con nuestros hermanos en Cristo, sacerdotes, religiosos y laicos, para que nuestro ministerio constituya un verdadero servicio. Así,
    * nos esforzaremos para “revisar nuestra vida” con ellos;
    * buscaremos colaboradores para poder ser más animadores según el Espíritu que jefes según el mundo;

* procuraremos hacernos lo más humanamente posible presentes, ser acogedores;
* nos mostraremos abiertos a todos, sea cual fuere su religión. Mc 8, 34s; Hech 6, 1-7; 1 Tim 3, 8-10.

  1. Cuando regresemos a nuestras diócesis daremos a conocer estas resoluciones a nuestros diocesanos, pidiéndoles que nos ayuden con su comprensión, su colaboración y sus oraciones.

Que Dios nos ayude a ser fieles (1)

 

Además de todo lo que fue la vida de Gerardo, como líder espiritual y pastoral pide al clero del Vicariato, vivir como viven los pobres con un salario mínimo, empezando por él mismo. En Enero de 1972 el salario mínimo era de $1.500.oo, (pesos col) hoy, 42 años más tarde, ese salario mínimo esta en $616.000.oo (pesos col).  El Decreto #44 expedido Enero 14 de 1972,(2) lo dejó firmado en su escritorio en la mañana, para hacerlo llegar, a sus sacerdotes hermanos, a quienes ya se los había anunciado. En la tarde estaba en Medellín, para dirigirse a Yarumal a una reunión con sus hermanos javerianos, le faltaban pocos días para entregar su vida en Los Farallones de Ciudad Bolivar, en el fatal accidente del 21 de Enero del mismo año.

 

 GRACIAS ESENCIA DIVINA POR LA VIDA DE GERARDO. Y A TI GERARDO GRACIAS POR TU TESTIMONIO Y COMPROMISO EN EL PROYECTO DE JESUS DE NAZARETH

 

BIBLIOGRAFIA:

 

 

 

 

*Presbitera Católica Romana

Vergüenza y desvergüenza


 

 

Lo peor es que aquellos que representan a la espiritualidad católica, su jerarquía, siguen sin abandonar su visión de que el país es suyo. ACTUALIDAD AUTOR

Jaume Llenas 24 DE ABRIL DE 2015 14:43 h

553a3c99985ff_sistach-con-artur-mas

El cardenal Sistarch, en la foto con Artur Mas, oficiará la misa en el Funeral de Estado por las víctimas del vuelo de Germanwings. / Periodista Digital Vergüenza. Siento vergüenza de mi país. Es el único país, no sólo de Europa, sino el único país democrático en el que se podría celebrar una ceremonia de Estado por las víctimas de un accidente como el de Germanwings, que fuera una ceremonia confesional. Tenemos varios ejemplos, incluso en países de mayoría musulmana, y en tantas ocasiones la celebración ha sido multiconfesional. La verdad es que no es un problema de andar contando, ni siquiera preguntando, por la confesión que tenían los fallecidos o sus familias, eso no es lo relevante, porque al final habrá de todo, al final lo que cuenta son las personas. Lo relevante es que se trata de una ceremonia de Estado y el Estado es aconfesional. El Estado no tiene una creencia como tal, la tienen los ciudadanos en particular. Las creencias, la espiritualidad, es algo de las personas no de los Estados. Los Estados de derecho se distinguen por su neutralidad en relación con las cuestiones de las creencias fundamentales. Un Estado de derecho nunca puede ser confesional. Es el Estado de los seculares, de los católicos, de los musulmanes, de los judíos, de los evangélicos, el Estado de todos. En un Estado de derecho todos los ciudadanos son iguales ante la ley y el Estado no prefiere ninguna creencia, aunque respeta todas las creencias y habilita un espacio en la plaza pública, porque la plaza pública también es de todos. Llevamos demasiados siglos de este país alimentando hábitos que me avergüenzan, en el que cada uno construye sobre la destrucción de la memoria del otro. Somos un país de memoria herida, somos una España invertebrada, porque el país se construye los unos contra los otros. Es un país vergonzoso porque el país se ha construido monopolizando la creencia pública por parte de la jerarquía católica en contra de todos los que no lo son y se ha utilizado el Estado de todos para reprimir, callar e incluso eliminar físicamente a los que no eran de su religión. Es un país vergonzoso porque aún en el día de hoy el laicismo pelea por excluir de la esfera de lo público a todo el que tenga una convicción espiritual agitando los harapos del anticlericalismo. En un país de pensamientos únicos, de espiritualidades enfrentadas, donde una sola puede existir y hoy parece que es la espiritualidad del laicista la única con derecho a lo público. Es un país vergonzoso porque está construido a través de la patrimonialización de lo público, en el que el sueño de cada uno es vencer para expulsar al otro y construir su coto ideológico particular. Lo que me sabe peor no es la vergüenza, es la desvergüenza. Lo peor es que aquellos que representan a la espiritualidad católica, su jerarquía, siguen sin abandonar su visión de que el país es suyo. Siguen en su sueño de la añoranza de lo que fueron y no van a volver a ser más. Siguen en su sueño de los buenos y felices días en los que ser español era ser católico. Aún no se han dado cuenta del fin del constantinismo, esa alianza entre el poder espiritual y el político, les daba cobertura ideológica a unos y poder temporal a los otros. Como siguen en su sueño no se dan cuenta de que la gente les abandonó hace mucho y todo su intento es tratar de salvar los muebles en medio del naufragio, instalarse en la trinchera para evitar ser desalojados, parapetarse para aparentar que somos más, ocultarse tras unas estadísticas que sólo reflejan que quedan los estandartes, pero que no hay nadie sosteniéndolos. Ocupar espacio público para que parezca que somos más. La desvergüenza es doble, es la de nuestros representantes políticos, que no son capaces de asumir lo que son, los representantes del pueblo, de todo el pueblo. Los representantes de un Estado que no tiene confesión como tal Estado, aunque sí la tienen sus ciudadanos. Y la desvergüenza de una confesión, la católica, que no debería permitir algo que su ética debería rechazar. No es por los demás, es por ellos mismos, por lo que la jerarquía católica no debería permitir un nuevo acto de Estado celebrado como una ceremonia católica. Los ciudadanos tienen sus convicciones. Cada uno de ellos puede luego celebrar un acto memorial, si no lo han celebrado ya, según sus creencias o sus increencias. Pero no me puedo creer, siento vergüenza, de lo que veo en este país que no siente como suyo al diferente, al secular, al laico, al judío, al musulmán, al evangélico, etc. Al fin, siento vergüenza de que para acallar la mala conciencia, sabiendo todos que está mal lo que estamos haciendo como país, colocamos a unos pobres musulmanes, a unos pobres judíos y a unos pobres evangélicos a que actúen de palmeros, a ser la comparsa, a funcionar como justificación y muleta de la insensibilidad y de la desvergüenza, a legitimar lo ilegitimable.
Leer más: http://protestantedigital.com/blogs/35990/verguenza_y_desverguenza

También tengo otras ovejas: de la Rev. Judy Homilía cuarto domingo de Pascua 26/04/2015


IMG_0026

Suma: Nuestro querido Dios, Nuestro Padre y Pastor Eterno,

Te damos gracias por Jesús, el Cristo resucitado que vive y todavía nos pastorea.Cuando nos perdemos que nos buscan, nos proteja y nos guíe. Usted nos conoce y nos llama por su nombre. Usted sufrió como Jesús murió injustamente y lo levantó. Él dio libremente su vida por nosotros y para el mundo entero. Ayúdanos a derramar nuestra vida para sí y para todos sus hijos por todas partes, dejando sin outs. Te lo pedimos en el nombre de Jesús, el Cristo que vive contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios para siempre. Amén

Liturgia de la Palabra

Hechos 4: 8-12 Pedro y Juan sanan a un hombre lisiado en nombre de Jesús. (En el lenguaje de Jesús en arameo, “en el nombre de Jesús” significa, en el camino de Jesús y con la misma comprensión de Dios como Jesús había, no sólo decir su nombre).

Salmo 118 R Era la piedra que desecharon los constructores, que ha demostrado ser la piedra angular

I Juan 3: 1-2 Abba Dios, somos los hijos de Abwoon / de nuestro Dios el padre universal,

Evangelio: Juan 10: 11-18 Yo soy el buen pastor, conozco a mis ovejas y las mías me conocen ….

Homilía Aunque estamos en un tiempo fuera y yo no estaremos predicando en nuestra iglesia del Buen Pastor en Fort Myers esta semana mi corazón se queda con cada uno de nuestros “ovejas”. Mientras que la mayoría de nuestro pueblo nunca han visto ovejas excepto en la granja de mascotas tomamos nuestros hijos en North Fort Myers, me siento cómodo con la comparación para mí y para nuestro pueblo. Todos somos criaturas de Dios y en la necesidad de guía amorosa de Dios. Cuando lejos Recuerdo cada uno de sus alegrías y dolores, sus triunfos y los miedos y fracasos, sus luchas y necesidades. Siempre están conmigo como de hecho siempre estamos con Cristo, nuestro Buen Pastor. Como yo también uso este medio para llegar a las otras ovejas que no será capaz de unirse a nosotros en El Buen Pastor una de mis grandes alegrías es ver esta vela de blogs en ​​todo el mundo a lugares que nunca voy a poder ir. Se da una nueva dimensión a pastorear. Me siento muy honrado por esta oportunidad de llegar a las ovejas que Jesús describe como “no de este redil”. Y me complace también que ser guiado a su vez por los que no están aquí conmigo en este lugar, pero estamos aquí de otra forma y en espíritu.

Hoy nuestras Escrituras nos muestran el amor del Pastor por todas las ovejas y las afirmaciones de Jesús para ser el buen pastor, de hecho, a menudo hablaba de sus ovejas en los evangelios. La lectura de los Hechos nos muestra así que se puede hacer en nombre de Jesús. Pero detengámonos un momento y considerar lo que puede significar. En arameo “Eshoo” (Yeshúa / Joshua en hebreo, Jesús en griego) era un nombre popular de la época. Seguramente no es magia para orar y pronunciar Eshoo. El poder no está en sólo decir el nombre, pero en conocer a Dios como lo hizo Jesús, como ourParent, nuestro Abba / Amma mamá / papá, si entendemos las palabras de Jesús. El poder de sanar y ser una fuerza de curación como lo fue Jesús está en nuestra relación con Dios. Debemos llenarnos de Dios la conciencia y el conocimiento de Dios y el conocimiento de toda la familia humana como lo hizo Jesús, con la ayuda del espíritu viviente de Cristo en nosotros. ¿Cómo si no íbamos a ser capaces de ofrecer nuestra vida por las ovejas, para derramar a nosotros mismos cuando ni siquiera estamos seguros de que a veces hay algo que dejó de verter!

El Evangelio nos dice que Jesús, nuestro Pastor, nos conoce aún como Abba Dios lo sabe y sabe Dios Abba. A través de Cristo hemos de conocer a Dios de esa manera y, como Jesús, pastor entre sí y no de ovejas al redil. Jesús era en términos familiares con su Padre Dios. En arameo “Abba”, “Ab-ba” viene de la raíz AB significado todo procedimiento fruto de la fuente de la Unidad. Abwoon, un derivado usado en la oración de Jesús, no tiene género y puede traducirse Padre Divino y se refiere a un proceso de nacimiento cósmico, dando origen al universo y más allá. Lo que Jesús está diciendo en Juan 10:16 cuando habla de las ovejas que no son de este redil es que nuestro amoroso Padre Dios ha dado a luz a todas las personas en el mundo y todos son para estar unidos bajo nuestro parto Dios, Alaha. Abwoon d’bwashmaya, las primeras palabras de la oración de Jesús suele traducirse “Padre Nuestro ….” Se traduce más adecuadamente Birther Dios, Nombre de Nombres, Padre / Madre del cosmos y todo dentro de él, fuente de todo bien. Jesús vino a unir a todos a nuestro Dios Birther, y nos muestre cómo hacer eso por crecer en la gracia de poder poner nuestras vidas, para derramar a nosotros mismos, por las ovejas, cualquiera de ellos, todos ellos.

IMG_0182IMG_0024IMG_0012

Sin embargo, reflexionamos-lo difícil que es dar a nosotros lejos como lo hizo Jesús. Mientras que algunos corderos son lindos y tiernos algunos son rebeldes, viejo, desesperado, terco y asustada. ¡Qué difícil es ir literalmente y de otra manera por las ramas para aquellos que pueden estar colgando del acantilado y no muy atractivo. Arriesgarse a uno mismo para los que están enojados y amargados, dolor y daño a los demás, y de mano de obra intensiva. Aquellos cuyos caminos y culturas y lenguajes son diferentes. ¿Qué necesitamos para aprender a hacer y apreciar a abrazar las ovejas no son de este redil, nuestros hermanos y hermanas de diferencia? ¿Cómo podemos convertir al Pastor para darnos el poder de conocer y amar y y reclamando para Birther Dios. Para cada uno de nosotros hay una respuesta diferente a cómo nos acercamos a nuestro amoroso Dios vivo y para que nosotros podamos renovarnos y pastor entre sí. Basado en el Salmo 23 el himno de Marty Haugen nos puede servir de guía: “mí pastor oh Dios, más allá de mis deseos, más allá de mis miedos, de la muerte a la vida”. Recordemos, además, que a los primeros seguidores de Cristo, los primeros cristianos que eran seguidores judíos de Jesús, somos las otras ovejas.

amor y bendiciones,

Rev. Dr. Judy Lee, RCWP,

Pastor Buen Pastor Inclusive Comunidad Católica

Fort Myers, Florida

https://judyabl.wordpress.com/2015/04/25/i-have-other-sheep-rev-judys-homily-4th-sunday-of-easter-4262015/

COLOMBIA:Renuncia masiva y barrida de oficiales en la Policía Nacional


País – Abril 24 de 2015, 8:58 pm
Foto: referencia NoticiasRCN.com

Noticias RCN conoció dos decretos firmados por el presidente de la República, Juan Manuel Santos, en los que llama a calificar servicios a 20 coroneles.

Noticias RCN conoció el decreto 0746 del Ministerio de Defensa, firmado por el jefe de esa cartera, Juan Carlos Pinzón, y el presidente de la República Juan Manuel Santos, el pasado 21 de abril, en el que se llama a retiro voluntario a 50 oficiales de la Policía, entre los que hay diez coroneles, diez tenientes coroneles, mayores, capitanes y tenientes de la institución.
De acuerdo a lo conocido por Noticias RCN, algunos oficiales que pidieron el retiro han argumentado que su salida voluntaria de la Policía se debe al inconformismo por el maltrato que se vive al interior de la institución y por temas administrativos de los últimos días, al igual que por las políticas del Gobierno Nacional en algunos temas sensibles.
El otro decreto conocido por Noticias RCN es a calificar servicios a 20 oficiales también de la Policía Nacional, entre los que están dos coroneles y 18 tenientes coroneles. Cinco de ellos están adscritos a la Policía Metropolitana de Bogotá.
Algunos oficiales que se encuentran en la lista y que fueron consultados no descartaron la posibilidad de demandar al estado, ya que consideran injustos los retiros.
Según se conoció, próximamente se conocerán más decretos para llamar a calificar servicios.
El director de la Policía Nacional, general Rodolfo palomino, aseguró que todo lo anterior es discrecional del Gobierno Nacional y que es normal para depurar la institución y darle cabida a otros oficiales que vienen ascendiendo y ya hicieron curso.
Hay que preguntarse ¿qué está pasando?
La exministra de Defensa y excandidata presidencial, Marta Lucía Ramírez, se refirió al retiro voluntario y llamado a calificar servicio de estos oficiales de la Policía. Dijo que es algo que no tiene precedentes.
“Un retiro masivo de tantos oficiales no tiene precedentes. Creo que la última vez que hubo un retiro importante fue cuando llegó el general (Óscar) Naranjo a la dirección de la Policía. Debemos confiar en el criterio del Gobierno, pero también preguntarnos de qué manera logramos los colombianos que la Policía tenga una tranquilidad total sobre la calidad y el compromiso con el mando que tienen todos sus hombres, pero que también tenga una tranquilidad total sobre el bienestar y la motivación que tiene cada uno de ellos”, dijo Ramírez.
La exministra aseguró que llegar a ese mando cuesta muchos años y es un enorme esfuerzo personal, por lo cual no es fácil remplazar ese tipo de personal y “Hay que preguntarse qué está pasando”.
“Acá lo que llama la atención es la simultaneidad, una renuncia masiva tan grande y un retiro por calificar servicios suman 70 oficiales que es una cifra muy significativa”, finalizó.
NoticiasRCN.com

COLOMBIA-MEDELLIN: CONVERSATORIO CON YOSÉ HONE-SPARBOTH


conversatorio

Imagen

ECUADOR: Diócesis de Ambato con nuevo vicario general


Diócesis de Ambato con nuevo vicario general

La profesión de fe y juramento de fidelidad del nuevo vicario general de la Diócesis de Ambato encerraron momentos de compromiso sacerdotal en el principal salón de la Curia, a las 10:00 horas, hoy. Bernardino Núñez asume las funciones desempeñadas en su momento por los sacerdotes Gonzalo Espinosa y Juan Falconí.

El Obispo de Ambato, monseñor Giovanny Pazmiño destacó la predisposición y generosidad del padre Bernardino Núñez, sobre todo por entender que no es trabajo fácil. Dijo que, el nuevo vicario general “…debe tener las características de pastor y cumplir las veces de Obispo…”. Habló sobre el puntaje obtenido por el aspirante y destacó la demostración de la democracia. Exteriorizó su alegría por la presencia de los miembros del Presbiterio, porque han exteriorizado interés para caminar por la Diócesis.

Luego de la lectura realizada por el canciller Juan Carlos Acosta, el nuevo vicario general anunció su compromiso, “Yo Luis Bernardino Núñez y Villacís creo firmemente y confieso todas y cada una de las verdades que están contenidas en el símbolo de la fe. Creo en un solo Dios Padre Todopoderoso y creador del cielo y la tierra de todo lo visible e invisible…”. La firma de los documentos respectivos se complementó con el aplauso cálido y de felicitaciones de sus compañeros sacerdotes. (I).

PIE DE FOTO.-

El padre Bernardino Núñez asume las Vicaría General de la Diócesis de Ambato en el acto simbólico y significativo para la Iglesia Católica con la presencia del Obispo de Ambato, monseñor Giovanny Pazmiño y Presbiterio, ayer.

http://www.elheraldo.com.ec/index.php?fecha=2015-04-25&seccion=Titulares&noticia=53859

Después de EE.UU. y de China, Colombia es el país con más presos y prisiones del mundo.


 

Enviado a la página web de Redes Cristianas

Jornada de protesta y resistencia civil del Movimiento Nacional Carcelario por los DDHH de los prisioneros/as en las celdas colombianas entre el 20 y el 25 de abril de 2015.
“…y el derecho incesante de alumbrar la tierra con el incendio de las cárceles” Patricio Manns
Colombia, pueblo que sangra. Colombia cercada por el imperialismo norteamericano y su dentadura de armas definitivas. Pueblo encarcelado, cárcel sobrepoblada e infierno en la Tierra. De alegría, de amor y de muerte. Pueblo que resiste una y otra vez en mitad de la noche más dura imaginable y entre tres cordones cordilleranos y dos ríos fundamentales. Selva y combate y agobio. Crímenes imposibles de narrar. Resistencia larga, sin tiempo. Pueblo fabricado de opresión y levantamientos, pueblo objeto de engaños asesinos. Y también un pueblo de promesas, miedo y rebeldía.

Lo que viene es una entrevista a uno de los dirigentes y prisionero político sin nombre del Movimiento Nacional Carcelario (MNC), agrupación amplia de Derechos Humanos que busca y rebusca el mejoramiento de las condiciones de sobreviviencia de los presos sociales y políticos en Colombia. El MNC realiza una jornada de protesta y resistencia civil entre el 20 y el 25 de abril de 2015 por los Derechos Humanos de los prisioneros/as, sin exclusión de ningún tipo.

Al final se añade un testimonio de otro prisionero, un guerrillero del Ejército de Liberación Nacional, ELN, que sufre una condena que suma más de un siglo. Se trata de un campesino y combatiente cautivo hace 12 años.

“La institucionalidad promueve el desprecio por la vida humana”

Desde los calabozos y pabellones colombianos, el representante del Movimiento Nacional Carcelario, seccional Cúcuta ‘en pie de lucha’, uno de sus dirigentes dice que “Las y los prisioneros recluidos en el complejo metropolitano de Cúcuta, Cucú (http://www.comitedesolidaridad.com/index.php/2-uncategorised/1120-detenidas-cucuta), asociados en el Movimiento Nacional Carcelario (http://www.semanariovoz.com/tag/movimiento-nacional-carcelario/), participamos abierta y decididamente en la gran lucha nacional carcelaria que se desarrolla del 20 al 25 de abril de 2015 en todo el país en defensa de todos nuestros derechos vulnerados y en contra de la criminal política penitenciaria y su régimen carcelario, verdadero responsable de la profunda crisis en la que han sumergido a 120 mil seres humanos que se encuentran en prisión, en las más repugnantes y reprochables condiciones de abandono y miseria absoluta”.

-¿Qué ocurre con el Estado y el gobierno frente a su situación?

“La institucionalidad promueve sistemáticamente el desprecio por la vida humana, quitándonos hasta el mínimo vital para la supervivencia y con ello nuestros más elementales derechos, incluidos los universales, como el derechos a recibir sol y agua. También nos prohíben el derecho a practicar las sanas costumbres socio-culturales y el libre desarrollo de la personalidad, todos ellos consagrados en la constitución política nacional y en la Carta de las Naciones Unidas.”

-¿Cuáles son sus demandas centrales?

“Exigimos del gobierno nacional una inmediata respuesta a los 5 puntos planteados por el Movimiento Nacional Carcelario (MNC): Instalación de una Mesa Nacional de Concertación como espacio de diálogo donde participe el MNC. Que el gobierno nacional declare la emergencia social y humanitaria (Art. 215 de la Constitución). La aprobación del proyecto de Ley 0082 sobre la rebaja de penas al 20% de todos los presos del país. La solución real, definitiva e inmediata a la grave situación de salud de la población cautiva. Y nuestra visión, y de cualquier nacional, por soberanía, patria y dignidad. Asimismo, exigimos de las direcciones del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario de Colombia (INPEC), local y regional-oriente, como también de las Entidades Promotoras de Salud Capricorn (EPS) y de la ITS Dionco, regional norte, para que den cumpliendo a los 17 puntos acordados en febrero de 2015, firmados en acta como producto de la desobediencia pacífica llevada a cabo por el MNC, seccional Cúcuta, donde se acordaron salidas urgentes que ofrecieran pronta solución a la grave crisis sanitaria, con 732 casos inasistidos, de lo que hoy por hoy, nada o poco se ha cumplido. Lo mismo acontece con centenares de asuntos jurídicos no resueltos como resultado de la ingobernabilidad, la anarquía y la corrupción administrativa con las que irresponsablemente estas instituciones han manejado la administración, profundizando aún más la ya conocida y crítica situación social y humanitaria de los 4.500 seres humanos bajo su responsabilidad. Tampoco han sido tratados seriamente ninguno de los otros 15 puntos acordados, los cuales se convirtieron en hoja de ruta para seguir con posibles soluciones a corto y mediano plazo.”

-¿Qué aspectos consideran esos puntos incumplidos?

“El gravísimo nivel de hacinamiento y la indecorosa situación alimentaria.”

“¿Quién responde por la vida de nuestros compañeros/as?”

-¿Qué organismos del Estado los someten a las condiciones infrahumanas en las que se encuentran?

“Rechazamos terminantemente el salvajismo con el que actúan los agentes del Grupo de Acción Inmediata (GRIN) que de manera sistemática y criminal arrasan con la tranquilidad de la población reclusa, y que nos torturan física y psicológicamente con descargas eléctricas, garrotes, gases, con todo tipo de golpes, de ultrajes verbales a prisioneros y prisioneras que se encuentran en estado de indefensión.”

-Si bien la represión en las cárceles es una política general en Colombia, ¿cómo se expresa en la seccional Cúcuta?

“Lo anterior ocurrió recientemente en nuestro complejo. Por ello exigimos una investigación ante la flagrante violación a los derechos humanos. Elevaremos denuncias penales y disciplinarias por los abusos y estragos cometidos por tan nefastos personajes, los mismos que tanto daño les causan a quienes tengan la desgracia de caer en sus garras, y por cuyas actuaciones tendrán que responder ante la historia.”

-¿Qué piden al Estado colombiano?

“Solicitamos de los entes veedores, como la Procuraduría, Personería y Defensoría del Pueblo, el acompañamiento para las futuras operativos que serán ejecutados por el GRIN y la Policía Nacional, como garantes y protectores de nuestros derechos, debido a los innumerables abusos y violaciones al VIH por parte de estos organismos represivos del Estado en diferentes cárceles del país. Con sus actuaciones sólo persiguen amedrentar a la población: sus acciones apuntan no a ejercer control o seguridad, sino a degradar nuestras ya vulnerada dignidad humana.”

-¿Saben quiénes son los represores?

“Al respecto, denunciamos el ocultamiento de todo tipo de elementos que conduzcan a ser identificados los agentes causantes de los abusos en sus operativos, dándoles patente para comportarse como verdaderos verdugos en completa impunidad al no portar distintivo alguno, como nombre, apellido o placa que les pueda comprometer jurídica y/o disciplinariamente si son individualizados. Así logran infundir terror a los presos para que no instauren ninguna clase de denuncia, como pasó con el compañero del MNC, Gerardo Antonio Soto Giraldo, muerto por una garrotera de asesinos del GRIN en febrero de 2013, quedando gravemente heridos 16 compañeros más en el patio 5 del bloque 5 del complejo Ibagué, ‘Coiba’. O las nulas investigaciones por los más de 26 compañeros y compañeras presas y muertas en tan solo 16 meses en ese mismo complejo. ¿Quién o quiénes responden por la vida de nuestros compañeros/as?”

“Los integrantes del MNC realizamos un llamado a las FARC-EP para que no se levanten de la mesa de diálogo”

-Uno de los aspectos clave del MNC tiene que ver con el tipo de administración carcelaria…

“No queremos más muertes por abandono o discriminación en las cárceles colombianas. No más torturas con descargas eléctricas, ni garrote ni gas pimienta contra los presos que reclaman justicia, dignidad, asistencia médica o dotación. Decimos No a los funcionarios corruptos que desaparecen los presupuestos de los presos mientras reprimen con odio visceral a quienes denuncian o exigen respeto. Al unísono decimos: No más requisas morbosas ni tratos humillantes y degradantes en contra de nuestras compañeras, familiares y amigos visitantes. Decimos un No rotundo a jueces y fiscales patrocinadores de ‘falsos positivos’ (http://es.wikipedia.org/wiki/Falsos_positivos_judiciales_en_Colombia), quienes han convertido los derechos consagrados en la constitución política, la justicia y la libertad en mercancías. No más a la ignominiosa práctica de utilizar carpas y carros del INPEC o la Policía Nacional en plazas y parque públicos, haciendo las veces de cárceles móviles al mejor estilo de ‘circos de pueblo’ que mantienen enjaulados a centenares de hombres y mujeres capturados en espera de ‘un cupo’ en las cárceles hacinadas del país y sin tener donde hacer sus necesidades fisiológicas. De esa manera violan derechos y los más básicos estándares de prisiones en materia internacional.”

-¿Qué pueden hacer los colombianos y no colombianos ante el ejercicio carcelario del odio?

“Invitamos a la comunidad nacional e internacional, a los medios de comunicación, como a los movimientos populares y agrupaciones de Derechos Humanos para que intervengan ante el Presidente de la República, José Manuel Santos, o ante quienes correspondan, a dar soluciones inmediatas a nuestras justas peticiones para que se comprometan y cumplan con su función. Los integrantes del MNC realizamos un llamado a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército Popular (FARC-EP) para que no se levanten de la mesa de diálogo (http://es.wikipedia.org/wiki/Di%C3%A1logos_de_paz_entre_el_gobierno_Santos_y_las_FARC) hasta no firmarse un acuerdo de paz que les garantice a los colombianos/as una verdadera paz con justicia social, soberanía y dignidad, que dé por terminada la guerra fraticida que tanto daño le ha causado a nuestra querida Colombia.”

Testimonio de un prisionero político: Del fusil al combate carcelario de una mente libertaria

Un prisionero político del Ejército de Liberación Nacional, ELN, encerrado en otra cárcel de Colombia, y en el marco de las movilizaciones del MNC, señala que “quiero elevar una voz de aliento para que se nos respeten nuestros derechos universales y nuestra dignidad humana en las cárceles de Colombia. Quiero presentar las calamidades y falencias del gobierno carcelario corrupto, oportunista y violador de los Derechos Humanos”. Y añade que “hoy me encuentro luchando desde una trinchera más de combate, pero no con un fusil sino con mi mente libertaria. En mi país es así. A todos los que no compartimos los malos gobiernos se nos quiere acallar con las rejas. Estamos sometidos a las formas más degradantes y humillantes que un ser humano puede soportar.”

El prisionero comunica que “el suelo colombiano es cada día más explotado por unos cuantos capitalistas perpetradores de grandes delitos contra nuestro pueblo. Por eso estamos obligados a adoptar la lucha revolucionaria como único camino de reclamar nuestros derechos. Por eso hoy tomo la palabra como hijo del suelo colombiano desde aquí, enterrando en una prisión, padeciendo las inclemencias y humillaciones en estos campos de concentración que habitamos alrededor de 140 mil hombres y mujeres condenados por diferentes ‘delitos’. No compartimos ni queremos ser coautores de los malos tratos y el saqueo del país por parte de los gobernantes.”

“Necesitamos que nuestros gritos revolucionarios traspasen las fronteras de Colombia”, continúa, “los internos recluidos en mazmorras tenemos el problema de la pésima alimentación. Las administraciones le dan mal manejo a los escasos recursos que distrae el Estado al INPEC para que así esa entidad resuelva por medio de licitaciones al mejor postor, al más barato, para que nos suministre la comida. De este modo, compran los productos más malos para ahorrar y engordar sus bolsillos. Nos dan la comida en recipientes inadecuados y que provocan la enfermedad de muchos de nosotros. Y cuando se presenta alguna enfermedad comienza otro calvario. En los dispensarios de medicamentos sólo hay aspirinas e ibuprofeno, cosas sencillas pero inútiles para enfrentar las enfermedades de más riesgo o contagiosas. En la cárcel de mujeres de Jamundí, Cauca, las prisioneras que tienen a sus hijos en edad de lactancia carecen hasta de pediatras y su alimentación es desastrosa. Después de EE.UU. y de China, Colombia es el país con más presos y prisiones del mundo.”

http://www.redescristianas.net/colombia-y-el-movimiento-nacional-carcelario-en-las-prisiones-no-tenemos-derecho-a-sol-ni-aguaandres-figueroa-cornejo/

Rita Levi-Montalcini


 

Posted: 22 Apr 2015 12:35 PM PDT

Rita Levi-Montalcini (Turín, 22 de abril de 1909 – Roma, 30 de diciembre de 2012)
A los 103 años falleció uno de los personajes contemporáneos más sobresalientes: Rita Levi-Montalcini, premio Nobel de Medicina, neurocientífica, que había residido muchos años en Estados Unidos, donde realizó buena parte de su labor investigadora. Nacida en Turín, en 1909, su hermana gemela, Paola, falleció en el año 2000. Era 1936 cuando se graduó en Medicina y Cirugía, especializándose después en Neurología.
Dejó una obra científica extraordinaria, pero es más importante todavía lo que su vida representa como ejemplo, como persona comprometida, valiente y serena, actuando a favor siempre de la equidad de género, de la igual dignidad de todos los seres humanos.
Dio a sus memorias el título de Elogio de la imperfección. En ellas analiza las razones que le llevaron a adoptar decisiones que, a la luz del tiempo transcurrido, juzga serenamente. La consciencia de la imperfección es un acicate para mejorar, para superarse.
De origen judío sefardita, siempre fue “libre y responsable”, como define la Unesco a las personas educadas, y actuó en virtud de sus propias decisiones.
Su vida en Italia tuvo que soportar las amenazas y envites del fascio. En 1943 vivió clandestinamente en Florencia, regresando a Turín en 1945, al término de la guerra.
Dos años más tarde inició su gran carrera científica en Misuri, en la Universidad Washington de Saint Louis, con el bioquímico profesor Viktor Hamburguer, trabajando con el tejido nervioso del embrión de pollo. En 1959 fue nombrada profesora titular de dicha universidad, permaneciendo en EE UU hasta 1969. Durante esos años, su investigación neurológica se realizó en colaboración con el profesor Stanley Cohen, con quien compartió el premio Nobel por el descubrimiento del factor de crecimiento neuronal en 1986.
Rita, que conocía el cerebro mejor que nadie, repetía que no quería seguir viviendo cuando el suyo dejara de funcionarle eficientemente. Contribuyó de forma decisiva a esclarecer cómo crecen y se renuevan las neuronas. En 1979 tuve el honor de presidir el jurado que le concedió —casi con los mismos votos que los que obtuvo Jean Dausset, quien sería también premio Nobel de Medicina poco después (1980)— el Premio Internacional de Medicina Saint Vincent. Nunca olvidaré la entrevista que a este respecto mantuve con el entonces presidente de Italia, Sandro Pertini. ¡Qué personajes ambos!
En 1994 creó una fundación que ha presidido hasta su muerte, dedicada a prestar ayuda para la educación, a todos los niveles, de mujeres jóvenes, especialmente en África. Se inspiró, como tan bien describe en su libro Las pioneras, en “las mujeres que cambiaron la sociedad y la ciencia a través de la historia”. Sus únicos méritos, decía, han sido la “perseverancia y el optimismo”. Nunca se jubiló. “El cuerpo se arruga”, comentaba, “pero no el cerebro”. Y la inacción, el desencanto, la desmotivación, “arrugan” el cerebro.
En 1993 apareció su libro Tu futuro dirigido a los jóvenes. Lo dedicó a sus hermanas Nina y Paola “en recuerdo del porvenir que habíamos previsto y soñado juntas en nuestra lejana juventud”. Nadie posee la piedra filosofal, escribe, pero sí la experiencia que proporciona la facultad creadora que distingue a todo ser humano. Los principios éticos deben dirigir el comportamiento. “Espero poder ayudar a los adolescentes para que sean capaces de hacer frente a estas etapas tan decisivas y delicadas de su camino, cuando se preparan para una confrontación directa con la vida”. ‘El mundo debe inventarse’ es el título de uno de los capítulos de este libro. Hoy los jóvenes ya tienen acceso al conocimiento de lo que sucede en el mundo en tiempo real. Al adquirir esta visión global nos damos cuenta de lo que debe cambiarse y lo que debe conservarse. En el capítulo ‘Cara a cara contigo mismo’, Rita anima a plantearse las preguntas esenciales, a no seguir el precioso verso de José Bergamín, que me gusta repetir: “…me encuentro huyendo de mí cuando conmigo me encuentro”.
Las aportaciones científicas de Rita Levi-Montalcini han sido fundamentales para el mejor conocimiento de la fisiopatología del cerebro. Pero sus aportaciones humanas son igualmente relevantes. Se ha hecho invisible, pero no se ha ausentado. Su estela seguirá iluminando los caminos del mañana.
 Tomado del texto de Federico Mayor Zaragoza



“Cuando ya no pueda pensar, quiero que me ayuden a morir con dignidad”

 El 22 de abril cumplia años Rita Levi-Montalcini. La científica italiana, premio Nobel de Medicina, soltera y feminista perpetua -“yo soy mi propio marido”, dijo siempre- y senadora vitalicia produce todavía más fascinación cuando se la conoce de cerca. Apenas oye y ve con dificultad, pero no para: investiga, da conferencias, ayuda a los menos favorecidos, y conversa y recuerda con lucidez asombrosa.
Sobrada de carácter, deja ver su coquetería en las preciosas joyas que luce, un brazalete que hizo ella misma para su gemela Paola, el anillo de pedida de su madre, un espléndido broche también diseñado por ella. Desde sus ojos verdes vivísimos, Levi-Montalcini escruta a un reducido grupo de periodistas en la sede de su fundación romana, donde cada tarde impulsa programas de educación para las mujeres africanas.
“Decidí no casarme cuando era adolescente. Nunca habría obedecido a un hombre, como mi madre a mi padre”
Por las mañanas visita el European Brain Research Institute, el instituto que creó en Roma, y supervisa los experimentos de “un grupo de estupendas científicas jóvenes, todas mujeres”, que siguen aprendiendo cosas sobre la molécula proteica llamada Factor de Crecimiento Nervioso (NGF), que ella descubrió en 1951 y que juega un papel esencial en la multiplicación de las células, y sobre el cerebro, su gran especialidad. “Son todas féminas, sí, y eso demuestra que el talento no tiene sexo. Mujeres y hombres tenemos idéntica capacidad mental”, dice.
Con ella está, desde hace 40 años, su mano derecha, Giuseppina Tripodi, con quien acaba de publicar un libro de memorias, La clepsidra de una vida, síntesis de su apasionante historia: su nacimiento en Turín dentro de una familia de origen sefardí, la decisión precoz de estudiar y no casarse para no repetir el modelo de su madre, sometida al “dominio victoriano” del padre; el fascismo y las leyes raciales de Mussolini que le obligaron a huir a Bélgica y a dejar la universidad; sus años de trabajo como zoóloga en Misuri (Estados Unidos), el premio en Estocolmo -“ese asunto que me hizo feliz pero famosa”-, sus lecturas y sus amigos (Kafka, Calvino, el íntimo Primo Levi), hasta llegar al presente.
Sigue viviendo a fondo, come una sola vez al día y duerme tres horas. Su actitud científica y vital sigue siendo de izquierdas. Pura cuestión de raciocinio, explica, porque la culpa de las grandes desdichas de la humanidad la tiene el hemisferio derecho del cerebro. “Es la parte instintiva, la que sirvió para hacer bajar al australopithecus del árbol y salvarle la vida. La tenemos poco desarrollada y es la zona a la que apelan los dictadores para que las masas les sigan. Todas las tragedias se apoyan siempre en ese hemisferio que desconfía del diferente”.
Laica y rigurosa, apoya sin rodeos el testamento biológico y la eutanasia. Y no teme a la muerte. “Es lo natural, llegará un día pero no matará lo que hice. Sólo acabará con mi cuerpo”. Para su centenario, la profesora no quiere regalos, fiestas ni honores. Ese día dará una conferencia sobre el cerebro.
Pregunta. ¿Cómo es la vida a los cien años?
Respuesta. Estupenda. Sólo oigo con audífono y veo poco, pero el cerebro sigue funcionando. Mejor que nunca. Acumulas experiencias y aprendes a descartar lo que no sirve.
P. ¿Se arrepiente de no haber tenido hijos?
R. No. Era adolescente cuando decidí que nunca me casaría. Nunca habría obedecido a un hombre como mi madre obedecía a mi padre.
P. ¿Recuerda el momento en que decidió estudiar? ¿Qué dijo su padre?
R. Era el periodo victoriano. Mi padre era una persona de gran valor intelectual y moral, pero un victoriano. Desde niña estaba contra eso, porque veía a mi padre dominar todo, y decidí que no quería estar en un segundo plano como mi madre, a la que adoraba. Ella no mandaba. Dije a mi padre que no quería ser ni madre ni esposa, que quería ser científica y dedicarme a los otros, utilizar las poquísimas capacidades que tenía para ayudar a los que necesitaban. Que quería ser médica y ayudar a los que sufrían. Él me dijo: “No lo apruebo pero no puedo impedírtelo”.
P. ¿Qué momentos de su vida han sido más emocionantes?
R. El descubrimiento que hice, que hoy es más importante que entonces. Cuando cada experimento confirmaba mi hipótesis, que iba completamente contra los dogmas de ese tiempo, viví momentos emocionantes. Quizás el más emocionante. Por el resto, el reconocimiento de Estocolmo me dio mucho placer, claro, pero fue menos emocionante.
P. Su tesis demostró que, de los dos hemisferios del cerebro, uno está menos desarrollado que el otro.
R. Sí, el cerebro límbico, el hemisferio derecho, no ha tenido un desarrollo somático ni funcional. Y, desgraciadamente, todavía hoy predomina sobre el otro. Todo lo que pasa en las grandes tragedias se debe al hecho de que este cerebro arcaico domina al de la verdadera razón. Por eso debemos estar alerta. Hoy puede ser el fin de la humanidad. En todas las grandes tragedias se camufla la inteligencia y el razonamiento con ese instinto de bajo nivel. Los regímenes totalitarios de Mussolini, Hitler y Stalin convencieron a las poblaciones con ese raciocinio, que es puro instinto y surge en el origen de la vida de los vertebrados, pero que no tiene que ver con el razonamiento. El peligro es que aquello que salvó al australopithecus cuando bajó del árbol siga predominando.
P. En cien años usted ha conocido esos totalitarismos. ¿Cómo se puede evitar que vuelvan?
R. Hay que comenzar en la infancia, con la educación. El comportamiento humano no es genético sino epigenético, el niño de dos o tres años asume el ambiente en el que vive, y también el odio por el diferente y todas esas cosas atroces que han pasado y que pasan todavía.
P. ¿Qué aprendió de sus padres? ¿Qué valores le transmitieron?
R. Lo más importante era comportarse de una manera razonable, saber lo que vale de verdad. Tener un comportamiento riguroso y bueno, pero sin la idea del premio o el castigo. No existía la idea del cielo y el infierno. Éramos religiosos, pero la actitud ante la vida no tenía que ver con la religión. Existía el sentido del deber, pero sin compensación post mortem. Debíamos comportarnos bien, eso era una obligación. Entonces no se hablaba de genética, pero era ese espíritu. Sin premio ni miedo.
P. Su origen es sefardí. ¿Hablaban español en casa?
R. No, nunca tuvimos mucha relación con esa lengua. Sabíamos que veníamos de la parte sefardí y no de la askenazi, pero no se hablaba de ello, no nos importaba mucho ser de una u otra. Spinoza me hacía feliz, era un gran referente cultural, y todo lo que sabíamos procedía de los grandes pensadores hebreos, pero no había un sentido de orgullo, de ser mejores, nunca pensamos así.
P. ¿Basta un siglo para comprender a Italia?
R. Es un país maravilloso, por el clima, por la historia del Renacimiento, y por sus enormes contribuciones, su historia formidable de capacidad y descubrimientos. Me sentí siempre judía e italiana, las dos cosas al 100%. No veía dificultad en eso.
P. ¿Cómo ve a Italia hoy?
R. Tiene un fortísimo capital humano, capacidad innovadora y de convivencia, orgullo del pasado, y no se siente demasiado afectada por las cosas negativas, como la mafia. Siempre sentí que era un país del que era una suerte formar parte y haber nacido. Ser italianos era parte de nosotros, nadie nos preguntaba si éramos italianos o no. También era una suerte ser judía. No conocí la Biblia, no tuve una educación religiosa, y me reflejaba en el capital artístico y moral italiano y judío. No pertenecí a una pequeña minoría perseguida, sabía que eso ocurría, pero no me sentía parte de ello. Desde niña me sentía igual que los demás. Cuando me preguntaban “¿cuál es tu religión?”, contestaba: “Yo, librepensadora”, y nadie sabía qué era eso. Y tu padre qué es: ingeniero.
P. ¿Cómo vivió el fascismo?
R. No siento rencor personal. Sin las leyes raciales, que determinaron que los judíos éramos una raza inferior, no hubiera tenido que recluirme en mi habitación para trabajar, en Turín y luego en Asti. Pero nunca me sentí inferior.
P. ¿Así que no sintió miedo?
R. Miedo, no; desprecio y odio sí, netamente por Mussolini. A mi profesor Giuseppe Levi lo seguí paso a paso y era feliz por lo que él valientemente osaba hacer y decir. Nunca sentí la persecución porque mis compañeros de universidad católicos me consideraban igual. Y no tuve sensación de peligro. Cuando empezaron las persecuciones, eran tan inmundas las cosas que se decían que no me daba por aludida. Estaba ya licenciada en 1936, había estudiado con Renato Dulbecco, católico, y Salvatore Luria, judío, y no tenía sensación de ser distinta.
P. ¿Cree que hay peligro de que vuelva el fascismo?
R. Sí, en los momentos críticos prevalece más la componente instintiva del cerebro, que se camufla de raciocinio y anima a los jóvenes a razonar como si fueran parte de una raza superior.
P. ¿Ha seguido la polémica sobre el Papa, los preservativos y el sida?
R. No comparto lo que ha dicho.
P. ¿Y qué piensa del poder que tiene la Iglesia? ¿Es demasiado?
R. Sí. Fui la primera mujer admitida en la Academia Pontificia y tuve una buena relación con Pablo VI y con Wojtyla, también con Ratzinger, aunque menos profunda que con Pablo VI, al que estimaba mucho. No la tuve en cambio con aquel considerado el Papa Bueno, Roncalli (Juan XXIII), que para mí no era bueno, porque era muy amigo de Mussolini y cuando comenzaron las leyes antifascistas dijo que había hecho un gran bien a Italia.
P. ¿Ha cambiado mucho su pensamiento a lo largo de la vida?
R. Poco, poco. Siempre pensé que la mujer estaba destruida porque el hombre imponía su poder por la fuerza física y no por la mental. Y con la fuerza física puedes ser maletero, pero no un genio. Lo pienso todavía.
P. ¿Le importó alguna vez la gloria?
R. Para mí, la medicina era la forma de ayudar a los que no tenían la suerte de vivir en una familia de alto nivel cultural como la mía. Esa línea recta no ha cambiado. La actividad científica y la social son la misma cosa. La ayuda a las mujeres africanas y la medicina son lo mismo.
P. ¿El cerebro sigue siendo un misterio?
R. No. Ahora es mucho menos misterioso. El desarrollo de la ciencia es formidable, sabemos cómo funciona desde el lado científico y tecnológico. Su estudio ya no es un privilegio de los expertos en anatomía, fisiología o comportamiento. Los anatomistas no han hecho gran cosa, quitando algunos. Ahora ya no hay barreras. Físicos, matemáticos, informáticos, bioquímicos y biomoleculares, todos aportan cosas nuevas. Y eso abre posibilidades a nuevos descubrimientos cada día. Yo misma, a los 100 años, sigo haciendo descubrimientos que creo importantes sobre el funcionamiento del factor que descubrí hace más de 50 años.
P. ¿Hará fiesta de cumpleaños?
R. No, me gustaría ser olvidada, ésa es mi esperanza. No hay culpa ni mérito en cumplir 100 años. Puedo decir que la vista y el oído han caído, pero el cerebro no. Tengo una capacidad mental quizá superior a la de los 20 años. No ha decaído la capacidad de pensar ni de vivir…
P. Díganos el secreto.
R. La única forma es seguir pensando, desinteresarse de uno mismo y ser indiferente a la muerte, porque la muerte no nos golpea a nosotros sino a nuestro cuerpo, y los mensajes que uno deja persisten. Cuando muera, solo morirá mi pequeñísimo cuerpo.
P. ¿Está preparada?
R. No hace falta. Morir es lógico.
P. ¿Cuánto desearía vivir?
R. El tiempo que funcione el cerebro. Cuando por factores químicos pierda la capacidad de pensar, dejaré dicho en mi testamento biológico que quiero ser ayudada a dejar mi vida con dignidad. Puede pasar mañana o pasado mañana. Eso no es importante. Lo importante es vivir con serenidad, y pensar siempre con el hemisferio izquierdo, no con el derecho. Porque ése lleva a la Shoah, a la tragedia y a la miseria. Y puede suponer la extinción de la especie humana.
MIGUEL MORA 
 

Vivimos dominados por impulsos de bajo nivel, como hace 50.000 años

 15 MAY 2005
Rita Levi-Montalcini (Turín, 1909) es una de las grandes figuras del siglo XX. Su padre, un ingeniero apasionado por las matemáticas, se negó durante años a permitirle que estudiara porque en la época se consideraba que las mujeres no hacían esas cosas. A los 20 años se le consintió por fin acceder al bachillerato superior y después a la Facultad de Medicina. Era una joven investigadora cuando las leyes antijudías italianas de 1938 la obligaron a dejar la universidad y ocultarse para evitar la deportación. Durante la guerra trabajó como doctora para la Resistencia y las tropas aliadas. En 1947 fue invitada a trabajar como neuróloga en la Universidad Washington de San Luis (EE UU), donde descubrió la proteína NGF, estimuladora del crecimiento de las fibras nerviosas. El hallazgo le valió en 1986 el Premio Nobel de Medicina. Su hermana gemela Paola fue una gran pintora, y su hermano mayor, Gino, un célebre arquitecto. El pasado 20 de abril, dos días antes de cumplir 96 años, inauguró en Roma, donde vive, la sede del nuevo Instituto Europeo de Neurociencia. Es autora de numerosos libros, y los más recientes, como Tiempo de acción, que acaba de publicarse, se centran en la revolución digital y en la necesidad de cambiar la educación. Su vista es deficiente y necesita de su secretaria para utilizar Internet, una de sus herramientas favoritas, pero conserva la vitalidad, la ironía y la lucidez. Esta entrevista se desarrolla en su domicilio.
“No tenemos derecho a hacer nacer bebés a la carta. No es aceptable fabricar niños con cabellos rubios u ojos verdes. Va más allá de los límites de la moral”
“Si cambiamos la forma de educar a los niños, de enfrentarlos con la vida, quizá cambiaremos el mundo. Los métodos tradicionales son absurdos”
ADVERTISEMENT
MÁS INFORMACIÓN
El lenguaje de las células
Pregunta. ¿Por qué los humanos hablamos, escribimos y nos interesamos por conceptos abstractos como la belleza?
Respuesta. Por un componente neocortical del cerebro que los subprimates también poseen, pero que el humano ha desarrollado. Ese componente es la base de nuestra capacidad cognitiva, muy superior a la del resto de los animales, y nos da acceso a los conocimientos, al bien y el mal, a la cultura; nos relaciona con el pasado, el presente y el futuro… Nos proyectamos hacia el pasado y hacia el futuro gracias a este formidable desarrollo de la miocorteza cognitiva del cerebro. El lóbulo límbico es un elemento de emotividad típico del hombre y de todos los vertebrados, empezando por los mamíferos, pero el hombre es el único que ha desarrollado el componente neocortical. La corteza cerebral del Homo sapiens abre inmensas posibilidades.
P. ¿Nos queda margen para seguir evolucionando?
R. No desde el punto de vista somático. Sí desde el punto de vista de la informática. La informática nos da acceso a otro mundo que para nuestros predecesores, hace sólo medio siglo, no existía. A falta de un nuevo desarrollo de la neocorteza, disponemos de los ordenadores.
P. En teoría, disponemos también de la manipulación genética.
R. Odio esa opción. La manipulación genética no debe ser utilizada. No tenemos derecho a hacer nacer bebés a la carta. No es aceptable fabricar niños con los cabellos rubios, los ojos verdes, tal característica o tal otra. Eso va más allá de los límites de la moral. Lo rechazo absolutamente.
P. Hablemos aún de la evolución en los otros animales. ¿Hay posibilidad de evolución en los insectos, por ejemplo?
R. No. El insecto de hoy es igual al de hace millones de años. El insecto no tiene ninguna posibilidad. Por lo que sabemos, está totalmente determinado, desde el punto de vista del presente y del futuro. No registra ninguna evolución. Los insectos pueden sobrevivir a la humanidad por su constitución, por su capacidad para hacer frente a las circunstancias, pero no pueden cambiar.
P. Nosotros hemos cambiado parcialmente. ¿Por qué somos más inteligentes que hace 50.000 años, pero no somos más buenos?
R. No somos más buenos por el componente límbico cerebral que sigue dominando nuestra actividad. Vivimos como en el pasado, como hace 50.000 años, dominados por las pasiones y por impulsos de bajo nivel. No estamos controlados por el componente cognitivo, sino por el componente emotivo, el agresivo en particular. Seguimos siendo animales guiados por la región límbica palocortical, sustancialmente igual en el hombre y en otros animales. Nuestras opciones de mejora moral pasan por las circunvoluciones neocorticales que afortunadamente tenemos.
P. Dice usted “afortunadamente”. Esa peculiaridad en la corteza del cerebro, ¿es una suerte, una casualidad?
R. Quién sabe. No estamos dirigidos. Como todas las evoluciones, la nuestra ha sido casual, una reacción frente a la necesidad. Ésa es nuestra historia. No se ha tratado de un desarrollo dirigido por un ente divino. Nos hemos desarrollado como otros animales; algunos han adquirido ciertas capacidades, nosotros hemos conseguido la neocorteza, y eso nos ha llevado a dominar el planeta y a situarnos por encima de las leyes de causalidad que nos han conducido hasta aquí.
P. Este “aquí” significa, por ejemplo, el siglo XX, que dice poco en favor del humano. No es fácil mantener la fe en nosotros mismos.
R. ¿Por qué lo dice?
P. Usted, que ha vivido casi todo el siglo XX, conoce sus errores mejor que yo.
R. Sí, hemos sufrido el horror de la shoah, el horror del nazismo, el horror del fascismo, todos los frutos del componente palocortical. He escrito bastante sobre eso. Mire, no sé hacia dónde vamos, pero estoy segura de que debemos librarnos de ese pasado nefasto. Porque si asumimos una visión catastrofista del ser humano, estamos acabados. La vida se hace inútil. Yo también me siento interiormente incapaz de ser optimista, pero hay que serlo, cueste lo que cueste. Hay que mantener la confianza en el futuro.
P. Seamos positivos. ¿Cuáles han sido las cosas más positivas del pasado siglo?
R. Desde el punto de vista científico, el desarrollo ha sido extraordinario, y no hace falta enumerar la exploración del átomo, del ADN… Desde el punto de vista ético hemos sido capaces de vencer a Hitler, a Mussolini, a Stalin, lo que no está nada mal. Mire, la conclusión que puede extraerse del siglo XX es que debemos cambiar los mecanismos de instrucción y la relación errónea entre los adultos y los niños. Hasta ahora nos hemos movido entre el autoritarismo de tipo victoriano, o sea, haz esto porque tú eres pequeño y yo soy mayor, y el permisivismo, o sea, haz lo que quieras. En mi libro Tiempo de acción hablo de la educación cognitiva, que hace del niño un “productor activo”, y no un “consumidor pasivo” de formación. Las personas aprendemos no porque se nos transmita la información, sino porque construimos nuestra versión personal de la información. Si cambiamos la forma de educar a los niños, es decir, de enfrentarlos con la vida, quizá cambiaremos el mundo. Los métodos educativos tradicionales son absurdos. Nuestra única esperanza consiste en actuar desde el principio, porque el niño lo percibe todo ya en el primer año de vida. Debemos dar alas al genio que cada homo sapiens lleva dentro. Si no nos damos cuenta de que ese ser apenas nacido que tenemos ante nosotros percibe todos los mensajes, buenos y malos, estamos acabados. Cuando ese niño tenga 20 años puede pensar que es una buena idea matar a quien considere un ser inferior. A mí, por ejemplo, que soy judía.
P. Algunos aspectos de la educación han empezado a cambiar. Cuando usted era joven, las mujeres no solían acceder a una instrucción universitaria. Usted no pudo estudiar hasta…
R. Ese cambio que dice usted afecta a los países de alto nivel cultural, no al islam ni a la mayoría de los países del sur. Un pequeño porcentaje de mujeres, en el que me incluyo, tiene suerte y disfruta ahora de ciertos derechos.
P. Para usted no fue fácil.
R. Sí lo fue.
P. ¿Sí? Su padre no la dejó estudiar hasta los 20 años.
R. Tardé, pero incluso lo que estaba en contra mía, el retraso en los estudios, o la necesidad de ocultarme durante la guerra por mi condición de judía, fue una suerte. Monté un pequeño laboratorio en la habitación donde me escondía, y algunos de mis descubrimientos de aquella época acabaron llevándome a Estocolmo y al Premio Nobel.
P. Durante años trabajó en condiciones muy precarias. En uno de sus libros, Elogio de la imperfección, cuenta que una vez consiguió un feto para trabajar y tuvo que meterlo en su bolso, y mientras viajaba en el tranvía asomó una parte del feto y…
R. Cosas de aquella época. Todo el mundo tenía dificultades, no sólo yo.
P. ¿Qué piensa acerca del debate sobre la investigación con células madre?
R. Las células embrionarias deben utilizarse al máximo. No estoy de acuerdo en producir embriones con el único fin de analizar sus células, pero sin duda hay que utilizar para la investigación las células de los embriones que por una razón u otra no se desarrollan y están condenados a la destrucción.
P. La ley italiana prohíbe esa posibilidad, y en junio habrá un referéndum para decidir si se mantienen o no las restricciones.
R. Es que Italia es un país católico, en otros países no ocurren esas cosas.
P. En el país puntero en materia de biomedicina, Estados Unidos, el país donde usted desarrolló la mayor parte de su trabajo, también existen debate y restricciones.
R. Sí, lo sé, y es una pena. Las células madre de embriones ofrecen enormes posibilidades a los investigadores que buscan cura para las peores enfermedades. Hace 70 años yo ya trabajaba con cerebros embrionarios y percibía todo lo que podíamos aprender gracias a ellos. Luego abandoné esa línea de investigación para centrarme en otras.
P. Dentro del debate ético sobre la investigación científica, ¿cuáles son los límites? Las únicas posiciones claras, y obviamente restrictivas, parecen ser las cristianas.
R. Yo no soy católica, estoy fuera de cualquier religión. ¿Y usted?
P. Soy…
R. Católico, supongo. ¿Qué significa ser creyente? ¿En qué se diferencia usted de mí?
P. No, no soy creyente. Pero pienso que, aunque Dios no exista, debemos hacer como si existiera, porque da miedo pensar que el hombre es la medida de todo. Quizá soy demasiado pesimista.
R. Yo soy agnóstica. Laica y agnóstica. Lo demás no lo tengo en cuenta. Respeto todos los puntos de vista.
P. ¿Puedo definirla como spinozista?
R. Cierto. Absolutamente.
ENRIC GONZÁLEZ

http://alomasimpe.com/blog/?p=795
http://www.newspedia.it/e-morta-rita-levi-montalcini-biografia-di-una-donna-irripetibile/
http://heroinas.blogspot.com/2011/04/rita-levi-montalcini-heroina-de-italia.html
http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/12/30/actualidad/1356885109_735814.html
http://elpais.com/diario/2009/04/19/domingo/1240113156_850215.html
http://beckerexhibits.wustl.edu/mowihsp/bios/levi_montalcini.htm
http://elpais.com/diario/2005/05/15/domingo/1116129153_850215.html

 

Anteriores Entradas antiguas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 368 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: