ALEMANIA. COMUNICADO DE PRENSA SOBRE ACUERDO DE LA PAZ


Comunicado de prensa:

Acuerdo de paz en Colombia: Organizaciones alemanas de derechos humanos y de cooperación dan la bienvenida al acuerdo completo y alertan sobre el fortalecimiento del paramilitarismo.

El plebiscito sobre el acuerdo es otro paso clave.

Berlín, 24 de Agosto de 2016: Este miércoles se anunció la publicación de la versión final del texto de las negociaciones de paz entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC. Las organizaciones de la coordinación alemana por los derechos humanos en Colombia dan la bienvenida al acuerdo logrado por las partes sobre el texto final. El conflicto armado interno en Colombia lleva ya desde mediados de los años 60. La firma oficial está prevista para el 23 de septiembre. La implementación del acuerdo será otro reto para Colombia.

„Saludamos que las partes hayan llegado a un acuerdo y esperamos que la implementación de éste reducirá el nivel de violencia y pobreza en Colombia. A pesar de posiciones muy divergentes, el gobierno Colombiano y la guerilla de las FARC lograron llegar a acuerdos en temas muy importantes, como son: el desarollo rural, la participación política, el trato a las víctimas del conflicto, la justicia transicional y el cultivo y negocio de drogas ilícitas. Especialmente damos la bienvenida a los acuerdos logrados sobre la salida de combatientes menores de 15 años de las filas de las FARC y su reintegración a la sociedad”, declara Albert Recknagel, vocero de la junta directiva de terre des hommes.

„Continuaremos apoyando a la sociedad civil colombiana en su compromiso por la paz y la reconciliación. Esperamos que el gobierno alemán y la UE apoyen el proceso de paz y que en este esfuerzo presten atención muy especial a las reivindicaciones de la sociedad civil. Todo apoyo debe ser de largo plazo, ya que se tardará muchos años en superar las causas y efectos del conflicto armado”, dice Claudia Warning, miembro de la junta directiva de “Brot fuer die Welt”.

„Un peligro primordial para la paz son los grupos paramilitares. No puede haber paz sostenible en Colombia si el Estado no actúa decididamente en contra de los paramilitares y sus redes de apoyo”, teme Oliver Mueller, director de Caritas internacional. “El aumento de la presencia de estos grupos representa un riesgo muy grande para  las organizaciones de la sociedad civil en Colombia.”

„Desafortunadamente, en los últimos dos años aumentaron los ataques a activistas de organizaciones sociales. Y en muchos de los casos, los afectados de estos ataques han sido las contrapartes de las organizaciones alemanas de derechos humanos y de cooperación. Por ello, pedimos al gobierno alemán que solicite al gobierno colombiano garantías para la protección de estas organizaciones; ellos tienen un papel clave para la implementación de la paz en Colombia. Además urge avanzar en la negociación con la guerilla del ELN para terminar este conflicto armado también”, dice Pirmin Spiegel, director general de MISEREOR.

Otro paso clave para los acuerdos de paz será un plebiscito, en el cuál el pueblo colombiano votará sobre el acuerdo. No está asegurado que haya una mayoría en pro del acuerdo. Las contrapartes de las organizaciones de la coordinación alemana por los derechos humanos en Colombia abogan por la aprobación del acuerdo y llaman a participar en el plebiscito.

En el centro del conflicto armado en Colombia está el conflicto sobre la tierra y la participación política; el negocio de drogas ilícitas es una fuente principal de financiación del conflicto. Directamente participan en el conflicto armado los grupos guerrilleros de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), ELN (Ejército de Liberación Nacional) y EPL (Ejército Popular de Liberación) y además grupos paramilitares, policía y fuerzas mlitares. Más de ocho millones de personas, en su mayoría población civil, han sido victimas de la violencia. Las FARC y el gobierno están, desde finales de 2012, en un proceso de negociaciones que se lleva a cabo en Cuba. El gobierno y el ELN anunciaron en marzo de 2016 el inicio oficial de negociaciones de paz, pero este proceso está estancado. Organizaciones alemanas de derechos humanos y de cooperación llevan décadas abogando en pro de los derechos humanos, el fin de la guerra y por la reconciliación en Colombia.

Contactos:            Ralph Allgaier, Misereor, Tel. 0241/442529, Ralph.Allgaier@misereor.de

Renate Vacker, Brot für die Welt, 030/652111833, renate.vacker@brot-fuer-die-welt.de

Alexandra Huck, kolko e.V., Tel. 0172/1660 346, mail@kolko.net

Jens Kunischewski, Tel. 0541/7101-210, j.kunischewski@tdh.de

Holger Vieth, Caritas international, 0761/200-296, Holger.Vieth@Caritas.de

 

 

 

160824 PM Kolumbien_el acuerdo ESP_final

 

 

************************************************************************************************************************************** kolko e.V. – Menschenrechte für Kolumbien kolko e.V. – derechos humanos por Colombia Greifswalder Str. 4 D- 10405 Berlin Alemania fon: ++ 49 – 30 – 42 80 91 07 fax: ++ 49 – 30 – 41 72 65 85 www.kolko.de https://www.facebook.com/kolko.e.V https://twitter.com/kolko_mail

Viaje al país de las bibliocasas: LUCIA CAMARGO ROJAS*


Líderes de las urbanizaciones de Vivienda de Interés Prioritario han adaptado un espacio especial en sus viviendas, en el que promocionjan lectura y préstamo de libros a sus vecinos, con los títulos que les prestan en su biblioteca pública cercana.

 *ESPECIAL PARA EL ESPECTADOR

Viaje al país de las bibliocasasHay 46 Bibliocasas: Dos en Antioquia, dos en Bolívar, 15 en Córdoba, cuatro en Magdalena, tres en Norte de Santander, cuatro en Risaralda, seis en Sucre, dos en Tolima y ocho en el Valle del Cauca.

Un par de meses después de recibir su nuevo apartamento —ubicado en el barrio Las Acacias de Cereté, Córdoba— la pareja de esposos Jairo Ramos y Lidia López, beneficiarios de una de las 109 Viviendas de Interés Prioritario (VIP) que ha otorgado el Gobierno, recibieron nueve libros como parte de su nuevo apartamento.

Se trataba de los títulos Colombia contada, Buscando otro sabor, Nuestra casa, Retratos de nuestras gentes, Álbum de familia, Manual de convivencia ciudadana, Colombia cantada y Guía para el cuidado de la salud de la familia, que conforman la Biblioteca Básica Familiar “Leer es mi cuento”, un compendio de libros que el proyecto “Comunidad-es arte, biblioteca y cultura: escenarios para la paz”, liderado por el Mincultura, Minvivienda y Prosperidad Social, entrega a las familias de las VIP, como parte del proceso de promoción de lectura que se realiza con la comunidad.

“Son libros que lo ilustran a uno. Hubo unos que nos enseñaron sobre historia de grandes personajes colombianos como Gabriel García Márquez. Otros hablaban sobre convivencia o sobre cómo cuidar nuestro nuevo apartamento y la salud, y hasta sobre cómo compartir en familia. También había libros para niños que les leíamos a mis hijas”, explica Ramos, quien fue víctima de la violencia, al ser desplazado de Turbo, Antioquia, en 2001.

Corría el primer semestre del año 2014. Ramos y López pensaron en la posibilidad de ya no sólo leerles a sus hijas los libros que habían recibido, sino en brindar un espacio en su propia casa para fomentar la lectura en otros niños de su urbanización. Por eso tocaron las puertas de la Biblioteca Pública Municipal de Cereté Rafael Milanés García. Su coordinadora, Vera Centeno, abrazó la idea porque entraba a fortalecer un proyecto que la entidad ya tenía en Altos de las Acacias, en el que se hacía promoción de lectura a través de pantallas gigantes y porque, además, era una manera de hacer que la biblioteca llegara directamente a la casa.

“La seño Vera nos comenzó a prestar libros a mi esposa y a mí por 15 días para hacer actividades de lectura en nuestro apartamento con los niños del barrio. El primer préstamo fue de 40 libros”, recuerda Ramos.

De pronto su apartamento de 45 m2 comenzó a recibir visitas nocturnas de hasta 20 niños. Los pequeños se sintieron tan cómodos con la nueva actividad, que prácticamente le demandaban a él o a su esposa que les leyeran. Poco a poco el ritual se complementó con una de las características culturales más destacables de esta comunidad: durante o posterior al proceso de lectura, los adultos tejían mochilas, mientras que los niños confeccionaban manillas. En ese proceso los participantes comenzaron a hablar de sus disímiles lugares de origen, “y a contar las historias de nosotros mismos: de dónde venimos y para dónde vamos”, comenta Ramos.

Incluso, el interés que suscitó la llegada de los libros fue tan fuerte, que los pequeños que se encariñaban con alguno de los que ya había tomado en préstamo Ramos de la biblioteca pública, comenzaron a llevárselo a su propia casa por un día, siempre y cuando dejaran su nombre, el de sus padres y su teléfono, y lo regresaran al día siguiente. Fue ahí cuando el apartamento de Ramos y López se convirtió en una Bibliocasa.

Se institucionalizan las Bibliocasas

Cuando los promotores del proyecto “Comunidad-es” -iniciativa que realiza acompañamiento social y cultural a las familias beneficiarias de las VIP que han sido víctimas del conflicto en condiciones de extrema pobreza y damnificados por desastres naturales- se percataron de que la idea de Ramos y López había sido acogida en la urbanización, decidieron fortalecerla, darle un empujón con su conocimiento y apoyo, en un trabajo en conjunto con la comunidad.

“Lo primero que se hizo fue darle el nombre de Bibliocasa. Después se consiguieron estantes y desde Bogotá se envió un morral móvil con libros y un exhibidor. Posteriormente consiguieron tapetes para el piso, colchonetas y cojines, con el fin de volver el espacio aún más agradable para los niños”, explica Renoir Rubio, promotora de lectura del proyecto “Comunidad-es”.

La idea fue tan exitosa, que sirvió de modelo para los demás barrios del proyecto y comenzó a replicarse en otros espacios. Actualmente existen 46 Bibliocasas en toda Colombia. Dos en Antioquia, dos en Bolívar, quince en Córdoba, cuatro en Magdalena, tres en Norte de Santander, cuatro en Risaralda, seis en Sucre, dos en Tolima y ocho en el Valle del Cauca. Todas ellas iniciaron con la entrega de libros de la Biblioteca Básica Familiar como parte del Plan Nacional de Lectura y Escritura “Leer es mi cuento”, que busca aumentar los índices de lectura del país de 1,9 a 3,2 libros por persona al año.

Eso sí, cada Bibliocasa tiene características particulares de acuerdo con su comunidad. Por ejemplo, en el caso del barrio El Recuerdo, en Montería, la Bibliocasa tiene el rol principal de ser la extensión de un colegio o, más bien, una especie de biblioteca escolar. Así lo explica su bibliotecaria, Rosa Hernández, quien desde hace dos años se mudó a la urbanización.

“Todos en la comunidad veíamos la necesidad de tener una Bibliocasa, porque los niños no tenían dónde hacer las tareas. Muchos padres no tienen para pagar los $500 de internet”, explica.

En este caso fue el proyecto “Comunidad-es” el que llevó a Hernández a la Biblioteca del Banco de la República de Montería, para que se inscribiera y pudiera llevarse libros prestados. También le hizo una pequeña capacitación para el préstamo y cuidado de los libros, le trajo los estantes y morral viajero y le otorgó el título de “bibliotecaria comunitaria”.

Pero el año pasado Hernández les explicó a los promotores del proyecto que los niños de El Recuerdo necesitaban textos escolares para poder hacer sus tareas. “Yo quiero tener libros propios que pueda tener acá y no sólo los que pido prestados en la biblioteca”, les dijo.

Entonces Rubio y su esposo se encargaron de pedir a estudiantes de distintos colegios privados de Montería textos escolares que ya no usaran, para donarlos a la Bibliocasa de El Recuerdo. Por eso, actualmente esta Bibliocasa tiene libros permanentes como enciclopedias, libros de cuento, diccionarios y textos escolares de matemáticas, lenguaje, etc.

Además, esta Bibliocasa ha sido de gran utilidad para los más de 200 niños de la urbanización que este año no pudieron matricularse en una entidad pública (pues están a la espera de la que se construya en el barrio) y que actualmente están asistiendo a una escuela comunitaria. La iniciativa la organizó el estudiante de derecho Jorge Andrés Cordero junto con otros ocho maestros voluntarios. Allí los pequeños toman clases en una jornada de la mañana y otra en la tarde, en las que están utilizando los libros de la Biblioteca Básica Familiar y, en su tiempo libre, hacen sus tareas en la Bibliocasa del barrio.

La intimidad de la Bibliocasa

Para Hernández, la parte más linda de su casa es la biblioteca. De lunes a domingo llegan niños a hacer las tareas o a buscar un libro para leer.

Nicol Dayana Romero López tiene 10 años, es estudiante de cuarto de primaria y casi todos los días visita la Bibliocasa. “Rosa me ayuda a buscar las tareas en los libros y a hacer las carteleras. A veces también me presta libros que yo llevo a mi casa para leer con mi abuelita. Uno de mis favoritos es Los ratones de la señora Marlow, porque me gustan los gatos”, explica.

“Los niños escogen un libro, me dejan su documento y yo se los presto. Hay unos que vienen constantemente y que son muy cuidadosos a los que ni siquiera les pido documento. Ya los conozco y sé lo juiciosos que son. A veces estoy en la cocina y el niño me muestra lo que se va a llevar, lo anoto y se lo lleva. Mientras lo leen duran dos días, tres días. Hay unos que se lo leen de una y rápidamente vienen por uno nuevo”, comenta Rosa.

Uno de ellos es Yuliana Ortega, estudiante de 10 años, quien va todos los días a la Bibliocasa a leer cuentos. El libro que más le gusta se llama El cocuyo y la mora. “Yo cojo el libro y me voy a leer a la terraza del cuarto piso. Toditicos los pelaítos de allá nos van a escuchar a que les leamos los libros a mí y a mi amiga Valentina. Yo tengo dos hermanitos ‘chiquititicos’, de cuatro y de un año, con los que a veces jugamos a la escuela. Les leemos y después les preguntamos sobre lo que leímos”, explica.

La hija de Rosa, Janerys Ricardo, no tiene problema en que sus vecinos lleguen a su casa y se lleven los libros. “Se siente bien saber que hay gente que quisiera vivir como yo vivo aquí y de tener este poco de libros. No me pongo brava de que se los lleven, porque así pueden tener lo que yo tengo. A veces cuando mi mamá está ocupada yo presto los libros para que se los lleven o a veces los leen aquí”, cuenta.

Esa relación tan cercana con el libro es precisamente la que logra la Bibliocasa. “Para mí una Bibliocasa es una biblioteca íntima en donde esa persona que lidera, que sería el bibliotecario comunitario, tiene la ventaja de tener un usuario muy cercano y conocerlo a profundidad. Ninguna biblioteca ni ningún colegio tienen la capacidad de entablar la relación que puede provocar el libro en la casa. Allí está el afecto, eso tan íntimo que no se puede dar en la biblioteca”, explica Vera Centeno, coordinadora de la Biblioteca Pública de Cereté.

Incluso, Centeno considera que la Bibliocasa termina siendo una especie de extensión bibliotecaria, dado que la mayoría de libros que se encuentran allí han sido prestados por la biblioteca. “Sin embargo, puede ser una connotación muy fría, ya que la Bibliocasa va más allá de una extensión bibliotecaria y termina teniendo una connotación propia”, agrega.

Por ejemplo, la Bibliocasa de Altos de las Acacias ha tenido varias transformaciones. Por un lado, se trasladó al salón comunal de la urbanización, en donde había más espacio para que más personas estuvieran presentes en las actividades de lectura y, por el otro, comenzó a tener menos cantidad de libros porque Ramos y López empezaron a llevar a los niños una vez por semana a la biblioteca pública de Cereté, que les queda a tan sólo un par de cuadras.

“Actualmente, varios niños del barrio Altos de las Acacias tienen ‘La llave del saber’ y ellos mismos toman los libros prestados de la biblioteca. El señor Jairo sigue llevando a varios pequeños a la biblioteca cada ocho días y continúa tomando prestados libros para tener en su casa, con el fin de prestárselos a aquellos que están en su primera infancia y que no pueden pedir libros en préstamo en la biblioteca pública”, explica Rubio.

Con los ejemplos de Bibliocasas que han ayudado a consolidar en el departamento de Córdoba, para Rubio es claro que, en un primer momento, las Bibliocasas logran abrir el espacio de lectura en una comunidad. Y, en un segundo momento, son el tránsito para ir a la biblioteca pública.

“En la Bibliocasa encuentran cierto tipo de libros: una colección pequeña para niños, otra para jóvenes y otra para adultos. Pero si yo soy joven y ya me leí los libros de poesía o literatura que están en la Bibliocasa, y me quiero leer más, debo ir a la biblioteca”.

La Bibliocasa, entonces, lo que logra es ese primer acercamiento a la lectura. Una vez ya inicia la pasión por leer, el siguiente paso “es ir a un espacio más grande, donde hay más posibilidades y donde hay más por descubrir: la biblioteca”, concluye Rubio.

* Periodista del Ministerio de Cultura.

http://www.elespectador.com/noticias/cultura/viaje-al-pais-de-bibliocasas-articulo-651465#!kalooga-20674/~Ramos%20~comunidad%5E0.75%20~Antioquia%5E0.56%20~Ceret%C3%A9%5E0.42%20~%22las%20acacias

Santos agradece el apoyo de la Iglesia al proceso de paz


El presidente de Colombia, con CELAM

“Iglesia y Estado hemos coincidido en el camino hacia la paz”

Redacción, 27 de agosto de 2016 a las 18:44
El presidente Santos, hoy, en la apertura del Congreso

El presidente Santos, hoy, en la apertura del Congreso

El perdón libera no sólo al perdonado sino sobretodo al que perdona, la reconciliación es un acto de la sociedad

El presidente Santos y el líder de las FARC firman la paz/>

El presidente Santos y el líder de las FARC firman la paz

El presidente Juan Manuel Santos le agradeció al Papa Francisco su apoyo al proceso de paz entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las Farc. Santos además pidió un especial apoyo de la jerarquía católica colombiana a lo negociado en La Habana.

Santos celebró además que el Congreso del Jubileo de la Misericordia, que se realiza en Bogotá, coincida con la firma de los acuerdos de paz con la guerrilla de las Farc. “Qué fortuna que este Jubileo de la Misericordia coincida con la firma de la paz de Colombia“, dijo Santos en medio del encuentro.

“Tenemos mucha gratitud hacia su santidad por su apoyo en este camino en la búsqueda de la paz” agregó el presidente Santos.

El mandatario aseguró que “la Iglesia y el Estado hemos coincidido en el camino hacia la paz“, por lo que llamó a los colombianos a emprender el camino de la reconciliación.

“El perdón libera no sólo al perdonado sino sobretodo al que perdona, la reconciliación es un acto de la sociedad” dijo el Presidente durante su intervención.

Santos además argumentó que el propósito de la Iglesia y Estado, desde sus diferentes ámbitos, “es buscar soluciones a problemas concretos, con coraje, con innovación, y siempre atendiendo al respeto por el ser humano, a su dignidad, a su destino superior y al bien común”.

(RD/agencias)

http://www.periodistadigital.com/religion/america/2016/08/27/santos-agradece-el-apoyo-de-la-iglesia-al-proceso-de-paz-religion-iglesia-colombia-farc.shtml

ECUADOR-RIOBAMBA: Proaño secuestrado


Monseñor Leonidas Proaño

Polémica por el mural de Riombamba

“La Iglesia de los pobres tiene la fuerza del Evangelio”

Pedro Pierre, 28 de agosto de 2016 a las 09:41

Estos secuestros demuestran las opciones en nuestra Iglesia: la opción de unos por los ricos, o sea, la de los secuestradores, y la opción por los pobres, o sea, la de Jesús

Mural de Riobamba/>

Mural de Riobamba

(Padre Pedro Pierre).- Es lo que quisieran muchos eclesiásticos ecuatorianos y otros tantos ‘ricachones’ de nuestro país:secuestrar y desaparecer a monseñor Leonidas Proaño. Ejemplo: la reciente desaparición de la catedral de Riobamba del Mural de los Mártires de América Latina ofrecido a monseñor Proaño por el pintor argentino y premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel.

Monseñor Julio Padilla, actual obispo de Riobamba, con un comunicado, quiso poner fin a la polémica: “La Curia Diocesana toma la decisión de que el Mural de los Pueblos Latinoamericanos permanezca en la catedral“. De hecho, Adolfo Pérez Esquivel le había escrito una larga carta en la que expresaba su sorpresa ante dicha desaparición, el sentido eclesial latinoamericano del mural y la importancia simbólica de su ubicación en la catedral de Riobamba. Varias revistas e informaciones nacionales e internacionales se han hecho eco de esta desafortunada iniciativa. Hasta en la misma Riobamba hubo manifestaciones públicas.

Otro ejemplo de hace 40 años: el apresamiento por parte de la junta militar al poder en ese entonces de monseñor Proaño con más de 30 obispos latinoamericanos reunidos en Riobamba. Este escándalo internacional se dio, según lo escribió monseñor Agustín Bravo, vicario episcopal de monseñor, sobre recomendación de las más altas autoridades eclesiásticas de Ecuador. Estos obispos, sacerdotes, religiosas y seglares se habían reunido para compartir sus experiencias pastorales después de las orientaciones puestas en marcha después de la reunión de los obispos del subcontinente en Medellín, Colombia, en 1968. Monseñor Proaño escribió la memoria de este suceso en su libro El Evangelio subversivo.

Otro secuestro frustrado ocurrió poco después de que monseñor había llegado como obispo a Riobamba. Comenzó su trabajo pastoral visitando todas las parroquias de la diócesis. Quedó estupefacto por la miseria y la esclavitud en las que se mantenía a la inmensa mayoría de los indígenas. Al terminar estas visitas que se prolongaron durante varios meses, las autoridades civiles y los gamonales de la ciudad quisieron ofrecerle un banquete relevante en una hacienda famosa. Monseñor se negó rotundamente a participar aduciendo que lo haría cuando tanto indígenas como mestizos estuvieran sentados en la misma mesa. Así escapó al secuestro, pudiendo de esta manera dedicarse preferentemente a la evangelización liberadora y a la organización de los indígenas.

Estos secuestros demuestran las opciones en nuestra Iglesia: la opción de unos por los ricos, o sea, la de los secuestradores, y la opción por los pobres, o sea, la de Jesús. Ayer como hoy se quiere borrar la memoria de monseñor Proaño, el recuerdo de los mártires de América Latina, el protagonismo de los indígenas, la fuerza de los pobres, una Iglesia con rostro latinoamericano.

Ya Jesús advertía a sus seguidores: “¡Felices ustedes, cuando por causa mía los insulten, los persigan y les levanten toda clase de calumnias!”. Monseñor Proaño y la Iglesia de los Pobres se quedan para largo porque tienen la fuerza del Evangelio.

 

http://www.periodistadigital.com/religion/opinion/2016/08/28/proano-secuestrado-religion-iglesia-riobamba-mural-ecuador-indigenas.shtml

COLOMBIA: UN OSCURO EPISODIO EPISCOPAL



 

Monseñor Luis Andrade Valderrama. Obispo Emérito de Antioquia

Monseñor Luis Andrade Valderrama. Obispo Emérito de Antioquia

 

Al comenzar la segunda mitad del siglo XX, el obispo franciscano Luis Andrade Valderrama era uno de los prelados más cultos del país. Nacido en Bucaramanga en 1902, ingresó muy joven a la orden seráfica y fue ordenado presbítero a los 23 años, el 7 de marzo de 1925. Tras su ordenación se especializó en la ciencia de las Sagradas escrituras como alumno de la Universidad Antoniana de Roma y del Instituto Bíblico de la Custodia de tierra santa, en Jerusalén. Vuelto a Colombia ocupó diversos cargos en su instituto religioso, entre ellos el de ministro [superior] provincial.

 

Nombrado por el papa Pío XII obispo titular de Dagnum (extinta ciudad de Dalmacia) y auxiliar de la arquidiócesis de Bogotá el 3 de marzo de 1939, recibió la consagración episcopal el 21 de mayo de aquel año. En ese cargo permaneció, como solícito colaborador del arzobispo primado, Ismael Perdomo, hasta el 16 de junio de 1944, cuando el mismo pontífice lo designó obispo de la diócesis de Antioquia (hoy arquidiócesis de Santafé de Antioquia), de la cual tomó posesión dos meses más tarde.

 

Al referirse a fray Luis Andrade dice la página web de la arquidiócesis de Santafé de Antioquia: “En la época candente de la violencia política, ocurrida a mediados de siglo, fue pregonero de paz y padeció lo indecible ante la discordia entre hermanos. Supo sufrir y perdonar. Se retiró de su sede a Bogotá en marzo de 1952 al ser nombrado como [obispo]auxiliar monseñor Guillermo Escobar Vélez, y le fue aceptada su renuncia en mayo (sic) de 1955”.

 

El  desconocido autor del párrafo atrás citado no explica:

 

1o) Por qué al obispo de Antioquia,  entonces de 50 años y dueño de una buena salud, se le nombró un auxiliar.

 

2o) Por qué dicho clérigo salió de su obispado para establecerse en la capital de la República.

 

3o) Por qué la Santa Sede sólo aceptó la dimisión del ausente tres años después de haber dejado su diócesis (el 9 de marzo de 1955).

 

Por lo que hasta el momento he logrado investigar, monseñor Andrade Valderrama fue víctima de la inquina de otros católicos —clérigos y seglares—, algunos muy poderosos, que no le perdonaron haber expresado, en muchas ocasiones, su paterno afecto por los miembros del partido liberal  residentes en su diócesis. (Por entonces varios obispos colombianos condenaban en masa a los liberales, calificándolos de ateos, bolcheviques y enemigos de la fe cristiana,  ambientando así la violencia chulavita contra ellos).

 

Al adquirir fama de “liberal” (o de “rojo”), el obispo Andrade empezó a afrontar dificultades con una parte numerosa del clero de su circunscripción eclesiástica —la más rústica e integrista— que juzgaba inadmisible tener  como pastor a un heterodoxo.  Para huir de aquel “hereje”, trece de los alumnos del seminario mayor de Antioquia lo abandonaron, solicitando ser admitidos en la vecina diócesis de Santa Rosa de Osos. El obispo de ésta, el ultraconservador  Miguel Ángel Builes —conocido por sus duros ataques contra los “rojos”, la moda femenina de usar pantalones, los carnavales y los reinados de belleza— cometió la bellaquería de recibirlos. (Entre esos seminaristas requetegodos se contaba el futuro cardenal Darío Castrillón). Al cabo,  según escribe Jaime Sanín Echeverri, biógrafo muy cariñoso de Builes, “la diócesis del otro lado del Cauca [la del obispo impugnado] (fue)quedándose sin clero”.

 

Falto de la comprensión de otros jerarcas y afligido por las múltiples infamias cometidas en su contra, en marzo de 1952 monseñor Andrade recibió la noticia de que en adelante, sin haberlo él pedido, tendría por auxiliar a un sacerdote antioqueño, designado por Pío XII como obispo titular de Attuda (antigua urbe de Frigia). Pocos días más tarde, en completo silencio —¿señal de muda protesta?— el franciscano dejó Antioquia.

 

Después de radicarse en Bogotá, donde vivió por 25 años, Luis Andrade Valderrama se ganó el pan de cada día como capellán de varios colegios y profesor de religión. Cuando yo era niño lo vi algunas veces en el trolley de la carrera 17, con sotana y abrigo negros, ya muy usados, sombrero eclesiástico, cruz pectoral, discreto anillo de oro y un maletín viejísimo. Sabía su nombre y su condición episcopal porque mi hermana era una de sus alumnas, pero ignoré —durante muchos años— su triste historia. (Al renunciar le habían dado el título de obispo titular de Sarepta, extinguida ciudad de Fenicia, pero bajo el pontificado de Paulo VI se convirtió en obispo emérito de Antioquia).

 

Monseñor Andrade abandonó “este valle de lágrimas” el 29 de junio de 1977. Alguien me ha dicho  —y ojalá se equivoque— que a sus exequias no concurrió el entonces arzobispo de Bogotá,  cardenal Aníbal Muñoz Duque, hijo espiritual de Builes. (Éste murió en 1971, después de una molesta senectud durante la cual, perdida del todo la chaveta, ya no sólo estigmatizaba a los liberales, sino también —¿quién habría podido esperarlo?— a sus otrora dilectos amigos, los laureanistas).

 

Me dicen que avanza en Roma el proceso de beatificación de monseñor Miguel Ángel Builes. No seré yo quien invoque a tan extravagante “siervo de Dios”.

En la foto una panorámica de Santafé de Antioquia.

 

Panoramica de Santa Fe de Antioquia

                               Panoramica de Santa Fe de Antioquia

 

 

 

 

http://marioenelblog.blogspot.com.co/2013/07/un-oscuro-episodio-episcopal.html

Publicado 31st July 2013 por Mario Madrid-Malo Garizábal

Santos dice que la guerra nos hizo perder la compasión por el otro


  • CORTESÍA PRESIDENCIA

    CORTESÍA PRESIDENCIA

EFE | PUBLICADO HACE 3 HORAS

El presidente de la República, Juan Manuel Santos, manifestó este domingo que en Colombia están tan acostumbrados a la guerra que se les había olvidado cómo es vivir en paz, horas antes de que entre en vigor el alto el fuego bilateral y definitivo con las Farc.

“Nos acostumbramos tanto a la guerra que se nos ha olvidado cómo se siente la paz,cómo se siente ser un país normal”, dijo el mandatario durante la apertura de la XXXVIII Caminata de la Solidaridad por Colombia, un programa que desde hace casi cuatro décadas se dedica a la beneficencia.

El mandatario añadió que por la guerra los colombianos perdieron la compasión y la capacidad de sentir el dolor ajeno “y eso es lo que tenemos que recuperar”.

Más de medio siglo de guerra nos ha dejado anestesiados, acostumbrados a que cada día murieran compatriotas, soldados, campesinos, guerrilleros, por causa de esta confrontación absurda. La guerra se volvió parte del paisaje y se nos han olvidado los tremendos dramas humanos que acarrea ese dolor, ese atraso que genera este conflicto”, expresó.

El jefe de Estado dijo también que la de hoy es la primera Caminata de la Solidaridad por Colombia que se vive sin guerra y sin conflicto armado con las Farc.

En las 37 caminatas anteriores siempre habíamos tenido como un oscuro telón de fondo el fantasma de esta guerra”, señaló.

Santos recordó que a partir de las cero horas de mañana comenzará el alto el fuego y de hostilidades bilateral y definitivo con las Farc.

El anuncio del alto el fuego fue hecho el pasado jueves por Santos y esta tarde en La Habana, sede de las conversaciones de paz, el máximo líder de las Farc, Rodrigo Londoño Echeverry, alias “Timochenko”, lo hará también por parte de esa guerrilla.

“Mañana mismo comienza el cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo”, dijo el mandatario, quien hizo un llamado a sus compatriotas para que sean solidarios en esta nueva fase que se abre para el país.

Seamos solidarios con los campesinos que merecen poder sembrar, cosechar y trabajar en paz; seamos solidarios con los desplazados que merecen poder regresar a sus tierras con seguridad y dignidad; seamos solidarios con los soldados, con las madres y padres de esos muchachos que no tienen por qué seguir muriendo en esa guerra sin sentido”, expresó.

El mandatario también pidió solidaridad “con las víctimas que merecen la verdad, la justicia, que merecen una reparación y por supuesto la no repetición de la atrocidades que sufrieron”.

http://www.elcolombiano.com/colombia/paz-y-derechos-humanos/santos-dice-que-por-la-guerra-los-colombianos-olvidaron-como-es-vivir-en-paz-HM4871966

MEXICO: Mujeres y Política-Gobierno – iglesia


por Soledad Jarquín Edgar el Domingo 28 de agosto de 2016 – 05:00:01

Sin duda, el avance de las mujeres -como se le llama- ha sido en materia legislativa y aún falta mucho, pero esos avances no han alcanzado a todas las mujeres ni son del todo efectivas en la práctica, en lo sustancial, en la vida cotidiana. En México y en Argentina recién nos congratulamos de que dos mujeres -Miriam y Belén- obtuvieron su libertad tras haber sido acusadas de abortar.

El caso de Miriam, caso mexicano es vergonzoso, si lo que hubo y se demostró fue un aborto espontáneo, reveló actos de corrupción de un abogado sin escrúpulos y un Estado fallido hacia los derechos de las mujeres. Y todo eso, que parece simple decirlo le costó a Miriam nueve años de prisión, luego de ser juzgada con la mirada moralista, los condicionamientos religiosos, la lupa confesional de la ultraderecha que dice que abortar es un pecado y compraron bondadosamente a políticos mexicanos para llevar a la práctica ya durante ocho años. El aborto es un asunto de salud, de derechos de las mujeres y no tendría que llevarse al plano punitivo o jurídico o el infierno, visto desde la iglesia.

Es una historia vergonzosa porque es una historia repetida. El Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) reveló en el Tercer Informe de Gire denominado “Niñas y Mujeres sin Justicia, Derechos Reproductivos en México” (LsSzkD), que 682 mujeres son investigadas porque supuestamente cometieron el “delito” de abortar, el mayor número se concentra en la capital del país, donde el aborto es legal hasta la doceava semana.

Esos son los datos duros. La vida real es Miriam, joven guerrerense encarcelada durante nueve años, es vergonzoso porque se persigue a las mujeres como delincuentes, pero la justicia a la mexicana se hace de la vista gorda con los feminicidas, con los delincuentes de cuello blanco, los tratantes de personas, los plagiadores, los defraudadores y claro con la corrupción.

Por eso no entiendo a gobernantes como el de Veracruz y de otras 17 entidades del país, quienes teniendo la evidencia de lo vergonzoso y de la equivocación, del costo tan terrible que tiene en la vida de las mujeres su decisión y la de sus subalternos en los congresos locales, siguen negando a las mujeres el derecho a decidir sobre sus cuerpos y en esa tarea, reitero, siguen castigando a toda aquella mujer que de forma natural, es decir por razones físicas o fortuitas abortan; que mujeres violadas sigan muriendo por tener hijos producto de un embarazo no deseado, como sucedió este viernes con una joven en el Hospital General Dr. Aurelio Valdivieso de Oaxaca o que miles de niñas, en todo el país, como “Lilia” en la mixteca oaxaqueña sigan pariendo hijos cuando a los 12 debería estar jugando, estudiando, soñando con un mejor futuro, en salir de la pobreza y de la violencia.

Y lo que no podemos perder de vista es la dupla que forman gobiernos e iglesia. Otra vez la historia repetida, esta vez entre esos dos grandes entes, esas dos instituciones que operan contra los derechos de las mujeres. Y esta relación perversa sí es clara. Por eso la promulgación de la reforma al artículo 4? de la Constitución Política del Estado de Veracruz que protege la vida desde la concepción hasta la muerte natural, se realizó en una escuela privada, católica y con la presencia de Hipólito Reyes Larios, arzobispo de Xalapa y también el presidente de la Asociación Estatal de Padres de Familia, Ignacio Ramírez.

Es este avance de la derecha ultra conservadora mexicana, metida hasta el tuétano en los congresos locales, disfrazados de priistas, perredistas y naturales, como los panistas; como gobernantes de los Estados de casi todos los partidos y, claro, en la Presidencia de México, el que debe ocupar al feminismo, porque se replican los ejemplos de otras naciones y damos pasos gigantes, pero hacia atrás.

Bastaría recordar ese pasaje de la historia íntima mexicana cuando el arzobispo Antonio de Labastida le torció el brazo a Porfirio Díaz para salvar del infierno a Delfina Ortega, su sobrina, con quien se había emparejado sin el consentimiento de la iglesia católica, quien estaba a punto de morir, por cierto, de muerte materna, le torció el brazo para que adjurara la Constitución de 1857, lo que hizo de forma verbal y escrita, un desesperado Presidente Díaz, firmando su retractación e incluso declarando ya no pertenecer a la masonería. Todo lo cual, Labastida procedió a administrar el sacramento y perdonar de sus pecados a Delfina aquella mañana del 8 de abril de 1880 poco antes de morir.

Así ocurre ahora. A Duarte le preocupan más sus pecados que sus delitos. Le preocupa más el infierno (prometido) que la cárcel terrenal.

Y en otras terrenales cosas, lo mismo parece sucederle a Enrique Peña Niego (perdón Nieto) a quien lo convencieron que la gente no quiere el matrimonio igualitario, cuando en realidad le debieron decir que sus candidatos y candidatas no daban el ancho. De ahí que ahora manden a la congeladora el matrimonio igualitario, bajo la presión de ya saben quienes: la jerarquía católica que sigue mirando la paja en el ojo ajeno y no la viga en sus propios ojos. Porque mientras se castiga con severidad a las mujeres por abortar, se protege a los pederastas, el caso Oaxaca es el mejor ejemplo de mis dichos.

Esto es lo que preocupa. La dualidad, el discurso falso sobre los muchos avances para las mujeres, las libertades y la intromisión de la iglesia en sus vidas y que hoy vemos está de lleno marcando la ruta de las legislaciones, cercenando los derechos de las mujeres, acomodándolo a sus preceptos y conceptos del bien y del mal.

Eso debería preocupar y ocupar a las mujeres, porque como dice la canción, si seguimos así después lo vamos a lamentar y mucho.

Dejar las mojigaterías y la doble moral para siempre, regresar al estado laico, es una exigencia social para el gobierno (ejecutivo, legislativo o judicial), por lo menos deben hacerlo porque así lo dice y lo demanda la Constitución mexicana.

@jarquinedgar

http://imparcialoaxaca.mx/opinion/cBH/mujeres-y-pol%C3%ADtica

Anteriores Entradas antiguas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 620 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: