Cuatro claves para leer América Latina


Es posible leer la última década de América Latina a partir de cuatro ejes: el avance de las luchas indígenas; el cuestionamiento de la visión hegemónica de desarrollo a la luz de la expansión del extractivismo; la reactualización de la figura de la dependencia y, vinculado a ella, el alcance efectivo de un regionalismo latinoamericano desafiante. La última clave alude al retorno de los populismos «infinitos». Sin duda, estas no son las únicas claves político-ideológicas, pero la interrelación y la dinámica recursiva que se estableció entre ellas han jugado un rol preeminente en la reconfiguración del escenario político-social a escala regional.

Marzo – Abril 2017

Cuatro claves para leer América Latina

A partir del año 2000, América Latina ingresó en un nuevo ciclo político y económico caracterizado por un novedoso escenario transicional, marcado por el protagonismo creciente de los movimientos sociales y por la crisis de los partidos políticos tradicionales y de sus formas de representación; en fin, por el cuestionamiento al neoliberalismo y la relegitimación de discursos políticamente radicales. El cambio de época tomó un nuevo giro con la emergencia de diferentes gobiernos que, apoyándose en políticas económicas heterodoxas, se propusieron articular las demandas promovidas «desde abajo», al tiempo que valorizaron la construcción de un espacio regional latinoamericano. Frente a ello, no pocos autores alentaron grandes expectativas de cambio y escribieron con optimismo acerca del «giro a la izquierda», la «nueva izquierda latinoamericana» y el «posneoliberalismo», entre otros tópicos.

Para designar a estos nuevos gobiernos, se impuso como lugar común la denominación genérica de progresismo; si bien tiene el defecto de ser demasiado amplia, esta categoría permite abarcar una diversidad de corrientes ideológicas y experiencias políticas gubernamentales, desde aquellas de inspiración más institucionalista hasta las más radicales, vinculadas a procesos constituyentes. Más aún, en una América Latina diezmada por décadas de neoliberalismo y ajustes fiscales, el progresismo fue emergiendo como una suerte de lingua franca, común a diferentes países, más allá de la diversidad de experiencias y los horizontes de cambio.

La hegemonía del progresismo estuvo ligada al boom de los commodities. En un artículo publicado en esta revista, definimos la actual fase de acumulación que atraviesa América Latina con el concepto de «Consenso de los Commodities»1, cuya caracterización parte del reconocimiento de que, a diferencia de lo que ocurría en los años 90, las economías latinoamericanas fueron enormemente favorecidas por los altos precios internacionales de los productos primarios, lo que se verá reflejado en las balanzas comerciales hasta los años 2011-2013. En este contexto, todos los gobiernos latinoamericanos, más allá de su signo ideológico, apostaron por las ventajas comparativas, habilitaron el retorno de una visión productivista del desarrollo y negaron o buscaron escamotear los crecientes conflictos ligados a las implicancias (daños ambientales, impactos sociosanitarios) de los diferentes modelos de desarrollo.

Con el correr de los años, el cambio de época fue configurando un escenario conflictivo en el cual una de las notas mayores es la articulación entre tradición populista y paradigma extractivista. Categorías críticas como la de «(neo)extractivismo», «maldesarrollo», «nueva dependencia» o «populismos del siglo xxi», y otras de tipo propositivo, como «autonomía», «Estado Plurinacional», «buen vivir», «bienes comunes», «derechos de la naturaleza», «ética del cuidado» o «posextractivismo», atraviesan los debates intelectuales y políticos, así como las luchas sociales de la época y plantean modos diversos –si no antagónicos– de pensar la relación entre economía, sociedad, naturaleza y política.Para dar cuenta de estos escenarios en disputa, presentaré algunas líneas de cuatro debates que, si bien atraviesan la historia latinoamericana de los últimos siglos, han vuelto a constituirse en claves importantes para leer el escenario político actual bajo el ciclo progresista (2000-2016). El primer eje se refiere al avance de las luchas indígenas y nos convoca a pensar acerca de la expansión de las fronteras de los derechos de los pueblos originarios. El segundo alude al cuestionamiento de la visión hegemónica de desarrollo, sobre todo, a la luz de la expansión del extractivismo en sus diferentes modalidades. El tercero nos inserta en el plano geopolítico y remite a dos cuestiones: por un lado, la reactualización de la figura de la dependencia, categoría faro del pensamiento crítico latinoamericano, y por otro lado, al alcance efectivo de un regionalismo latinoamericano desafiante. La última clave remite al retorno de los populismos «infinitos» en América Latina. Sin duda, estos debates no son las únicas claves político-ideológicas, pero la interrelación y la dinámica recursiva que se estableció entre ellos han jugado un rol preeminente en la reconfiguración del escenario político-social a escala regional.

El avance de las luchas indígenas: entre la demanda de autonomía y la consulta previa

En las últimas décadas asistimos a un ascenso de los pueblos indígenas y a una apertura de las oportunidades políticas; esto se hizo visible, entre otros factores, en el cruce de la agenda internacional –la discusión en la Organización de las Naciones Unidas (onu) acerca de los derechos colectivos de los pueblos originarios que derivó en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (oit), en 1989 y, posteriormente, en la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos Indígenas, de 2007–, con las agendas regionales y nacionales (la crisis del Estado modernizador desarrollista y, posteriormente, del neoliberalismo, el fracaso de la integración en una identidad mestizo-campesina, la presencia cada vez más masiva de indígenas en las ciudades) y cuestiones de índole político-ideológica (la crisis del marxismo y la revaloración de las construcciones anclada en lo étnico y lo cultural). En suma, hacia los años 90, la apelación a una ciudadanía étnica devino una herramienta política ineludible en la dinámica de empoderamiento de los pueblos indios, no solamente en términos de reconocimiento cultural, sino también vinculado a la reivindicación de la tierra y el territorio.

Sin embargo, en los últimos 15 años, el proceso de expansión de la frontera de derechos tuvo como contracara la expansión de las fronteras del capital hacia los territorios indígenas, junto con la emergencia de una nueva conflictividad. En consecuencia, en el marco de los gobiernos progresistas, esta problemática –leída primero como tensión y posteriormente como antagonismo– fue suscitando respuestas diferentes, frente a lo cual los pueblos originarios colocaron en el centro del conflicto la cuestión de la autonomía y, de modo más generalizado, la defensa del derecho de consulta previa.

  • 1.M. Svampa: «‘Consenso de los Commodities’ y lenguajes de valoración en América Latina» en Nueva Sociedad No 244, 3-4/2013, disponible en www.nuso.org.

ACOGER LA FUERZA DEL EVANGELIO: JOSE ANTONIO PAGOLA.


3 Pascua – A
(Lucas 24,13-35)

30 de abril 2017

3 Pascua – A
(Lucas 24,13-35)

30 de abril 2017

Dos discípulos de Jesús se van alejando de Jerusalén. Caminan tristes y desolados. Cuando lo han visto morir en la cruz, en su corazón se ha apagado la esperanza que habían puesto en él. Sin embargo continúan pensando en él. No lo pueden olvidar. ¿Habrá sido todo una ilusión?

Mientras conversan y discuten de todo lo vivido, Jesús se acerca y se pone a caminar con ellos. Sin embargo, los discípulos no lo reconocen. Aquel Jesús en el que tanto habían confiado y al que habían amado con pasión les parece ahora un caminante extraño.

Jesús se une a su conversación. Los caminantes lo escuchan primero sorprendidos, pero poco a poco algo se va despertando en su corazón. No saben exactamente qué les está sucediendo. Más tarde dirán: «¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?».

Los caminantes se sienten atraídos por las palabras de Jesús. Llega un momento en que necesitan su compañía. No quieren dejarle marchar: «Quédate con nosotros». Durante la cena se les abrirán los ojos y lo reconocerán. Este es el gran mensaje de este relato: cuando acogemos a Jesús como compañero de camino, sus palabras pueden despertar en nosotros la esperanza perdida.

Durante estos años, muchas personas han perdido su confianza en Jesús. Poco a poco se les ha ido convirtiendo en un personaje extraño e irreconocible. Todo lo que saben de él es lo que pueden reconstruir, de manera parcial y fragmentaria, a partir de lo que han escuchado a predicadores y catequistas.

Sin duda, la homilía de los domingos cumple una tarea insustituible, pero resulta claramente insuficiente para que las personas de hoy puedan entrar en contacto directo y vivo con el Evangelio. Tal como se lleva a cabo, ante un pueblo que ha de permanecer mudo, sin exponer sus inquietudes, interrogantes y problemas, es difícil que logre regenerar la fe vacilante de tantas personas que buscan, a veces sin saberlo, encontrarse con Jesús.

¿No ha llegado el momento de instaurar, fuera del contexto de la liturgia dominical, un espacio nuevo y diferente para escuchar juntos el Evangelio de Jesús? ¿Por qué no reunirnos laicos y presbíteros, mujeres y hombres, cristianos convencidos y personas que se interesan por la fe, a escuchar, compartir, dialogar y acoger el Evangelio de Jesús?

Hemos de dar al Evangelio la oportunidad de entrar con toda su fuerza transformadora en contacto directo e inmediato con los problemas, crisis, miedos y esperanzas de la gente de hoy. Pronto será demasiado tarde para recuperar entre nosotros la frescura original del Evangelio. Hoy es posible. Esto es lo que se pretende con la propuesta de los Grupos de Jesús.

José Antonio Pagola

ACOGER LA FUERZA DEL EVANGELIO

Dos discípulos de Jesús se van alejando de Jerusalén. Caminan tristes y desolados. Cuando lo han visto morir en la cruz, en su corazón se ha apagado la esperanza que habían puesto en él. Sin embargo continúan pensando en él. No lo pueden olvidar. ¿Habrá sido todo una ilusión?

Mientras conversan y discuten de todo lo vivido, Jesús se acerca y se pone a caminar con ellos. Sin embargo, los discípulos no lo reconocen. Aquel Jesús en el que tanto habían confiado y al que habían amado con pasión les parece ahora un caminante extraño.

Jesús se une a su conversación. Los caminantes lo escuchan primero sorprendidos, pero poco a poco algo se va despertando en su corazón. No saben exactamente qué les está sucediendo. Más tarde dirán: «¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?».

Los caminantes se sienten atraídos por las palabras de Jesús. Llega un momento en que necesitan su compañía. No quieren dejarle marchar: «Quédate con nosotros». Durante la cena se les abrirán los ojos y lo reconocerán. Este es el gran mensaje de este relato: cuando acogemos a Jesús como compañero de camino, sus palabras pueden despertar en nosotros la esperanza perdida.

Durante estos años, muchas personas han perdido su confianza en Jesús. Poco a poco se les ha ido convirtiendo en un personaje extraño e irreconocible. Todo lo que saben de él es lo que pueden reconstruir, de manera parcial y fragmentaria, a partir de lo que han escuchado a predicadores y catequistas.

Sin duda, la homilía de los domingos cumple una tarea insustituible, pero resulta claramente insuficiente para que las personas de hoy puedan entrar en contacto directo y vivo con el Evangelio. Tal como se lleva a cabo, ante un pueblo que ha de permanecer mudo, sin exponer sus inquietudes, interrogantes y problemas, es difícil que logre regenerar la fe vacilante de tantas personas que buscan, a veces sin saberlo, encontrarse con Jesús.

¿No ha llegado el momento de instaurar, fuera del contexto de la liturgia dominical, un espacio nuevo y diferente para escuchar juntos el Evangelio de Jesús? ¿Por qué no reunirnos laicos y presbíteros, mujeres y hombres, cristianos convencidos y personas que se interesan por la fe, a escuchar, compartir, dialogar y acoger el Evangelio de Jesús?

Hemos de dar al Evangelio la oportunidad de entrar con toda su fuerza transformadora en contacto directo e inmediato con los problemas, crisis, miedos y esperanzas de la gente de hoy. Pronto será demasiado tarde para recuperar entre nosotros la frescura original del Evangelio. Hoy es posible. Esto es lo que se pretende con la propuesta de los Grupos de Jesús.

 

Buenas Noticias | gruposdejesus.com

ECUADOR. BOLETIN OCARU. NOTICIAS SOBRE EL DEBATE AGRARIO.


26 de abril de 2017. Boletín # 8
Compartimos con Nuestros Seguidores y seguidoras el Boletín Informativo OCARU con el monitoreo de noticias para el debate agrario en Ecuador.
En Esta OCASION, les invitamos al Próximo análisis de coyuntura: Las izquierdas, Comportamiento del voto y Escenarios postelectorales.Pueden ampliar los Contenidos con Un Solo Haga clic en el enlace.

El Universo
La agricultura familiarizados en Riesgo

Euroblog
Por Que Llevar el debate sobre Política Agraria Común al conjunto de la sociedad

Revista Biodiversidad
Latinoamérica es la región con la Distribución de la tierra Más desigual del planeta

Revista Biodiversidad
Paraguay: latifundistas del siglo XXI

VENEZUELA: ¡Peor que el fascismo!


Pasada la semana pascual, dejando para otro momento otros hechos de actualidad, vamos a centrar la atención, una vez más, sobre lo que pasa en Venezuela. Para El País, ayer acabó una etapa de reivindicaciones que reprenderá mañana miércoles dejando una “anarquía generalizada”. Sobre quién reprime a quién y con qué grado de responsabilidad, recomendamos ver no solo los medios principales sino, por ejemplo, estos dos informes:

Sobre los hechos se podrán aportar datos y pruebas. Sobre la interpretación de los mismos caben opiniones. Nosotros aportamos aquí esta, discutible pero bien fundada en hechos y larga reflexión, de un politólogo argentino. AD.

La “oposición democrática” en Venezuela: peor que el fascismo

Atilio A. Boron

La secuencia de los acontecimientos que tienen lugar en la República Bolivariana de Venezuela demuestran que la estrategia de la mal llamada “oposición democrática” es una conspiración sediciosa para destruir el orden democrático, arrasar las libertades públicas y aniquilar físicamente a las principales figuras del chavismo, comenzando por el mismísimo presidente Nicolás Maduro, su familia y su entorno inmediato. Leer artículo completo »

http://www.atrio.org/

Las mentiras del Jueves Santo


Miquel Sunyol, 13-abril-2017

miquelAPROVECHANDO UN ESCRITO DE UN CATÓLICO PRACTICANTE LATINOAMERICANO

Hace un par de años escribía a un amigo diciéndole que, por diversas razones, ya no solía asistir a los “oficios litúrgicos” del Jueves Santo. Su respuesta fue enviarme un escrito de un católico practicante latinoamericano (del Perú, por lo que se puede deducir) en el que exponía sus razones para “dispensarse” de la liturgia de este día.

No hay otro día del calendario litúrgico en que se acumulen mayor cantidad de errores teológicos en la predicación.

Y ponía estos ejemplos, que todos hemos escuchado más de una vez:

“Hoy celebramos el día del sacerdocio”

“Un día como hoy conmemoramos la instauración de la Eucaristía”

Hoy ya no nos pilla ningún pavor si decimos u oímos decir que Jesús no fundó la iglesia y que, por lo tanto, no instituyó ninguna clase de ministerio eclesial y así podemos aceptar que

Todos los ministerios fueron creados por la tradición y las necesidades pastorales

y mantener nuestra negativa a reconocer

…una clase selecta que remonta su existencia a la propia voluntad de Jesús

¿Y qué decir de la “instauración de la Eucaristía”?

Lo que se recuerda en el Jueves Santo es que Jesús festejó la pascua con sus discípulos y que los primeros discípulos, por ser judíos, continuaron celebrándola con un enfoque nuevo: la muerte de Jesús es el inicio de nuestra liberación.

No tenemos ninguna razón para descartar que Jesús con los suyos (sin querer precisar más quiénes -ellos y ellas- formaban parte de este “con los suyos”), judíos como eran, celebraran la Pascua (y sin querer precisar más ni el lugar, ni el tiempo, ni el cómo).

Lo que me parece es que, hoy día, no podemos llegar a precisar cuándo “los primeros discípulos, por ser judíos”, comenzaron a celebrar su fiesta pascual con “un enfoque nuevo”, dando un valor salvífico a la muerte de Jesús.

La doble plegaria eucarística, que muestran un trasfondo judío, conservadas en la didaché (La doctrina de los Doce Apóstoles), pronunciadas “una vez estéis saciados“, no hacen ninguna mención de la muerte de Jesús, ni recuerdan para nada una Última Cena. Cedo la palabra a John Dominic Crossan:

a a finales del siglo I había ciertos cristianos en Siria (¿meridional?)que celebraban una eucaristía del pan y del vino sin el menor rastro de banquete pascual, de Última Cena, o de simbolismo de la Pasión basado directa o indirectamente en ella. No me cabe en la cabeza que este grupo tuviera conocimiento de todos estos elementos y se hubiera tomado la molestia de omitirlos. Lo único que puedo es presumir que, desde luego, no estaban a disposición de todo el mundo desde un principio, y que por tanto no eran una institución solemne, formal y definitiva del propio Jesús… Lo único que digo es que su existencia hace que resulte tanto más inverosímil una Última Cena con el simbolismo de la Pasión instituïda por Jesús el día antes de su muerte con el mandamiento de repetirla periódicamente.

Jesús: Vida de un campesino judío
Pág. 420s

Si quieres saber más…

La crítica de nuestro católico latinoamericano al acto simbólico de lavar los pies podría parecer a algunos ya desfasada, después que el Papa Francisco, el año pasado, fuera a una cárcel de menores, y formaran parte del grupo de los doce diez chicos y dos chicas y, entre los doce, hubiera dos musulmanes. Por mi parte yo mantendría la crítica, pues la “mentira” de este acto simbólico está en lavar lo que ya está más que lavado. Supongo que un buen chorro de agua de colonia llevaría cada pie… Lavar aquello que ya está lavado, ¿no es hacer comedia?

Leer el escrito
de este católico latinoamericano

http://www.atrio.org/2017/04/las-mentiras-del-jueves-santo/#more-13997

El 1 de mayo y los católicos: Pedro Pierre


Versión para impresión

 27/04/2017

“¿Por qué los católicos no participamos para nada en política? ¿Qué nos pasa?”. Así consta en la portada de la revista de un movimiento de laicos católicos de hace unos meses. Es cierto que muchos católicos piensan que no es importante participar en política y que otros muchos creen la política es algo muy sucio…

 

Primero diría que todos participamos en política por el mero hecho de ir a votar. Por otra parte, hacemos política cuando opinamos sobre lo que pasa en nuestro país, cuando aprobamos o criticamos acciones del gobierno. Las declaraciones de la Conferencia Episcopal, de obispos y sacerdotes sobre las elecciones tienen su dimensión política y a veces su opción ni velada a favor de ciertos candidatos. También es evidente que muchos católicos participan tanto en movimientos y partidos políticos como en las listas de candidatos para las elecciones, y en otros espacios políticos que están al servicio del bien común.

 

Este compromiso siempre ha sido impulsado en los documentos de la Iglesia católica al nivel universal como también continental y nacional. Ya en 1927 decía el papa Pío 10° que ¡“la política es la mayor expresión de la caridad”! Esto ha sido claramente confirmado tanto por el papa Francisco como por el papa Juan Pablo 2° en su carta: “La Iglesia está vivamente comprometida en esta causa (de la solidaridad con los trabajadores), porque la considera como su misión, su servicio, como verificación de su fidelidad a Cristo, para poder ser verdaderamente ´Iglesia de los pobres´” (encíclica sobre el Trabajo Humano).

 

Por ejemplo, las Comunidades Eclesiales de Base (CEBs) de Guayaquil comenzaron a hacer efectiva la dimensión política de su fe cristiana al caminar por las calles de la ciudad un 1° de mayo del principio de los ‘80. Luego participaron en fechas nacionales para recordar tanto “las cruces sobre el agua” cada 15 de noviembre por los varios de miles de trabajadoras y trabajadores muertos a tiros en Guayaquil en 1932, como los asesinatos por la policía de los indígenas Lázaro Condo y Cristóbal Pajuña que reclamaban sus tierras en los años ’50 en Chimborazo, igualmente las celebraciones por la muerte de la líder indígena de Cayambe Tránsito Amaguaña…

 

En Guayaquil varios grupos católicos siempre analizan las campañas electorales desde el retorno hace 40 años a la democracia, y ciertos de su miembros, en particular de las CEBs, participaron en partidos políticos y en contiendas electorales. En la campaña del referéndum por la Constituyente, hicieron campaña por el sí… Miembros de las CEBs de El Oro han conformado un partido político desde varios años; lo mismo intentaron las CEBs de Sucumbíos…

 

Sí, hay católicos que participamos en política y en política partidista con mucho orgullo cristiano… Que este 1° de mayo marque el comienzo de nuevos compromisos de católicos en política y que nuestra “solidaridad con la causa” de las y los trabajadores sea “un verificación de nuestra fidelidad a Cristo, para poder ser verdaderamente ‘Iglesia de los Pobres’”. Nos vemos el próximo 1 de mayo.

 

Publicado en El Telégrafo

La mujer sin rostro que se tomó las redes sociales


La campaña lleva el nombre de #ApagonFemenino e invita a usar una imagen de una mujer sin rostro en los perfiles de redes sociales, como una forma simbólica de protestar contra la violencia de género y el abuso infantil.

 

El mensaje que se viralizó desde ayer por redes sociales decía lo siguiente:  “El día de hoy apagón femenino, borra la foto de perfil por un día. Es una prueba de que estamos en contra del maltrato femenino y violación a nuestros hijos. Gracias por favor rote el mensaje si eres mujer y te duele que maltraten a una mujer o un niño” (Sic).

De esta manera miles de usuarios en redes como WhatsApp, Twitter o Facebook, reemplazaron su foto de perfil por la imagen de la mujer sin rostro, la acción la acompañaron de mensajes y reflexiones en torno a la violencia contra la mujer y las agresiones contra los menores.
La iniciativa se da un en el momento en el que el país ha venido padeciendo una serie de crímenes de gran impacto mediático y que ha tenido como víctimas a mujeres y niños.

http://www.eldiario.com.co/seccion/GENERAL/la-mujer-sin-rostro-que-se-tom-las-redes-sociales1704.html

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: