Asociación de Sacerdotes de Mujeres Católicas Romanas – Preguntas frecuentes y nuestras respuestas sobre las mujeres sacerdotes en la Iglesia Católica


Preguntas frecuentes: http://arcwp.org/en/frequently-asked-questions/

Por qué estás haciendo esto; ¿cuáles son tus metas?

La Asociación de Sacerdotes Católicos Romanos es un movimiento de renovación y justicia dentro de la Iglesia Católica.

Somos un movimiento no clerical que ofrece a la iglesia una asociación igualitaria con la comunidad de los bautizados.

Génesis 1:27: Dios creó a la humanidad a la imagen de Dios, a la imagen divina, Dios los creó, hombre y mujer Dios los creó. 

Gálatas 3:27 San Pablo nos recuerda que por nuestro bautismo no hay ni varón ni mujer, todos son uno en Cristo.

¿Qué cambios traerán las mujeres sacerdotes en la Iglesia Católica?

El verdadero problema es que las Sacerdotes Católicas Romanas son recordatorios visibles de que las mujeres son imágenes iguales de Dios. Estamos sanando siglos de misoginia. Por lo tanto, las mujeres deben presidir en el altar y en todos los papeles de liderazgo en la iglesia.

El Vaticano (jerarquía) no puede seguir discriminando a las mujeres y culpar a Dios por ello.

Nuestro movimiento es un “sacudimiento sagrado” que millones de católicos apoyan.

Lideramos comunidades inclusivas, entusiastas e igualitarias donde todos son bienvenidos a recibir sacramentos.

¿Quién es su grupo objetivo?

Servimos a comunidades católicas inclusivas donde todos son bienvenidos a recibir sacramentos.

¿Cómo lidiar con la excomunión?

Rechazamos la excomunión. Ningún castigo puede separarnos de Cristo o cancelar nuestro bautismo. Ninguna autoridad de la iglesia puede separarnos de Dios.

Esta es nuestra iglesia y no la vamos a dejar. (No importa lo que dice o hace el Vaticano.)

(La línea oficial del Vaticano es que nuestra excomunión es el tipo automático, a tu elección, te has excomulgado a ti mismo)

¿Jesús ordenó sólo a los hombres como apóstoles? ¿Cómo pueden las mujeres ser ordenadas como diáconos, sacerdotes y obispos hoy?

Jesús llamó a las mujeres ya los hombres a ser discípulos. (Lucas 8: 1-3). Muchas mujeres siguieron a Jesús y apoyaron su ministerio.

Jesús no ordenó ni llamó a ningún “sacerdote”. Pedro se refiere a sí mismo como un “anciano compañero”.

Había más de 12 apóstoles. La palabra “apóstol” significa “enviados”. Los apóstoles eran emisarios o embajadores que fueron enviados en misión. Los Doce se refieren a la reunión escatológica con las Doce tribus de Israel.

¿Había mujeres apóstoles?

El Cristo Resucitado llamó a María Magdalena como apóstol de los apóstoles. Fue la primera en proclamar el mensaje central del cristianismo, la Resurrección.

En Romanos 16: 7, San Pablo encomia a Junia como “un apóstol sobresaliente”.

¿Hay evidencia de la ordenación de la mujer en la historia de la iglesia?

Para 1200 años las mujeres fueron ordenadas. Había miles de mujeres diáconas en el este y la preponderancia de la evidencia de las mujeres sacerdotes estaba en el oeste.

Antecedentes (Gary Macy,  La Historia Oculta de la  Ordenación de la Mujer, La evidencia arqueológica de Dorothy Irvin, etc.). “En los primeros siglos del cristianismo, la ordenación fue el proceso y la ceremonia por la cual uno se trasladó a cualquier nuevo ministerio (ordo) en la comunidad. Con esta definición, las mujeres eran de hecho ordenadas en varios ministerios. Un cambio radical en la definición de la ordenación durante los siglos XI y XII no sólo sacó a las mujeres del ministerio ordenado, sino que también intentó erradicar cualquier recuerdo de la ordenación de las mujeres en el pasado. … Sin embargo, el triunfo de una nueva definición de la ordenación como otorgamiento del poder, en particular el poder de confeccionar la Eucaristía, dominó completamente el pensamiento y la práctica occidentales en el siglo XIII, cuando el concepto anterior de ordenación fue casi completamente borrado. Las referencias a la ordenación de las mujeres existen en documentos papales, episcopales y teológicos de la época, y los ritos para estas ordenaciones han sobrevivido. “Gary Macy, La Historia Oculta de la Ordenación de la Mujer)

El Vaticano y Google han creado una gira virtual de catacumbas, incluyendo dos frescos en la catacumba de San Priscilla que proporcionan evidencia de las mujeres ancianas diáconos y sacerdotes en los primeros siglos de la historia de la iglesia.  (Un fresco representa a una mujer diácono en el centro, investida de una dalmática, con los brazos levantados en la posición de orán para el culto público.) En la misma escena, hay una mujer que es ordenada sacerdote por un obispo sentado en una silla. Una alba, una casulla y un amice, y la celebración de un pergamino del Evangelio.La tercera mujer en  la pintura lleva la misma túnica que el obispo de la izquierda y está sentado en el mismo tipo de silla.) En otro fresco en las catacumbas de Priscilla , Las mujeres organizan un banquete eucarístico. Esta evidencia retrata a las mujeres en los papeles y vestimentas litúrgicos. )

¿Qué esperas lograr?

El verdadero problema es que las Sacerdotes Católicas Romanas son recordatorios visibles de que las mujeres son imágenes iguales de Dios. Estamos sanando siglos de misoginia.

El Vaticano (jerarquía) no puede seguir discriminando a las mujeres y culpar a Dios por ello.

Somos los “Rosa Parks” de la Iglesia Católica. No aceptaremos la ciudadanía de segunda clase.

El Vaticano (jerarquía) debe seguir el ejemplo de Jesús de la igualdad evangélica y la tradición de la iglesia primitiva de mujeres en el liderazgo litúrgico como diáconos, sacerdotes y obispos.

Las sacerdotisas católicas son una “sacudida sagrada” que millones de católicos apoyan.

Las sacerdotisas católicas romanas lideran comunidades inclusivas, entusiastas e igualitarias donde todos son bienvenidos a recibir sacramentos.

¿Son sus ordenaciones reconocidas por el Vaticano?

Las sacerdotisas católicas romanas tienen órdenes válidas. Nuestros primeros obispos fueron ordenados por un obispo varón en sucesión apostólica.

Estamos desobedeciendo una ley canónica injusta, hecha por el hombre, que discrimina a las mujeres.

¿Por qué no se ordena en otra iglesia, en lugar de enfrentar la excomunión y el rechazo en la Iglesia RC?

La Iglesia es el pueblo de Dios y una creciente mayoría de católicos apoyan a las mujeres sacerdotes.

Somos miembros fieles de la Iglesia que están ofreciendo un modelo renovado de ministerio sacerdotal en una comunidad de iguales.

El Papa Benedicto canonizó a dos monjas excomulgadas (Theodore Guerin y Mary McKillop). Por lo tanto, se podría argumentar que hizo la excomunión la nueva vía rápida a la canonización!

Esperamos que el Papa Francisco trace un nuevo camino hacia la igualdad humana en nuestra iglesia abriendo todos los ministerios a las mujeres. Si las mujeres fueran sacerdotes, veríamos el fin de la política de anticoncepción de la iglesia. La primacía de la conciencia es una enseñanza importante de la iglesia que todos deben seguir en las decisiones morales.

ARCWP hace las conexiones entre la injusticia en la iglesia y el abuso / violencia hacia las mujeres en el mundo.

Respuesta del ARCWP: Al igual que el Papa Francisco, que dice no a una economía de exclusión, las mujeres sacerdotes no dicen que sí a una iglesia de exclusión.

Al igual que el Papa Francisco, que promueve una economía de inclusión, las mujeres sacerdotes promueven una iglesia de inclusión.

Al igual que el Papa Francisco, que desafía la desigualdad económica mundial, las mujeres sacerdotes desafían la desigualdad de género de la iglesia.

La igualdad económica mundial está relacionada con el empoderamiento y la igualdad de las mujeres en la iglesia y la sociedad.

Las sacerdotisas católicas son un movimiento de renovación y justicia dentro de la Iglesia Católica.

Estamos sirviendo comunidades católicas inclusivas donde todos son bienvenidos a recibir sacramentos.

Somos un movimiento no-clerical que ofrece a la iglesia una asociación igualitaria, con la comunidad de los bautizados.

Nuestra misión es servir especialmente a aquellos a quienes el Vaticano margina. (33 millones de católicos han abandonado la iglesia que es un “grupo objetivo” que ha sido abandonado por la institución).

Rechazamos la excomunión. Ningún castigo puede separarnos de Cristo o cancelar nuestro bautismo. Ninguna autoridad de la iglesia puede separarnos de Dios.

Esta es nuestra iglesia y no la vamos a dejar. (No importa lo que dice o hace el Vaticano).

(La línea oficial del Vaticano es que nuestra excomunión es el tipo automático, a tu elección, te has excomulgado a ti mismo)

La Iglesia que trata a las mujeres como ciudadanos de segunda clase viola la voluntad de Dios.

Génesis 1:27 : Dios creó a la humanidad a la imagen de Dios, a la imagen divina, Dios los creó, hombre y mujer Dios los creó. Gálatas3:27 San Pablo nos recuerda que por nuestro bautismo no hay ni varón ni mujer, todos son uno en Cristo. 

Las sacerdotisas católicas romanas tienen órdenes válidas. Nuestros primeros obispos fueron ordenados por un obispo varón en sucesión apostólica.

El Papa Benedicto canonizó a dos monjas excomulgadas (Theodore Guerin y Mary McKillop)

Esperamos que el Papa Francisco trace un nuevo camino hacia la igualdad humana en nuestra iglesia abriendo todos los ministerios a las mujeres. Si las mujeres fueran sacerdotes, veríamos el fin de la política de anticoncepción de la iglesia. La primacía de la conciencia es una enseñanza importante de la iglesia que todos deben seguir en las decisiones morales.

La jerarquía debe hacer la conexión entre la discriminación contra las mujeres en la iglesia y la violencia, el abuso y la desigualdad hacia las mujeres en el mundo.

Como estas valientes mujeres, somos católicos fieles que guían a la iglesia a ser más justas y vivir el ejemplo de Jesús de la igualdad evangélica.

Jesús llamó a las mujeres ya los hombres a ser discípulos. (Lucas 8: 1-3) Jesús no ordenó a nadie. 

El Cristo Resucitado llamó a María Magdalena como apóstol de los apóstoles. Fue la primera en proclamar el mensaje central del cristianismo, la Resurrección. 

El Vaticano (jerarquía) debe seguir el ejemplo de Jesús de la igualdad evangélica y la tradición de la iglesia primitiva de mujeres en el liderazgo litúrgico como diáconos, sacerdotes y obispos. 

Antecedentes  Durante 1200 años, las mujeres fueron ordenadas. (Gary Macy,  La Historia Oculta de la  Ordenación de la Mujer , la evidencia arqueológica de Dorothy Irvin, etc.) “En los primeros siglos del cristianismo, la ordenación fue el proceso y la ceremonia por la cual se trasladó a cualquier nuevo ministerio (ordo) en la comunidad. Con esta definición, las mujeres eran de hecho ordenadas en varios ministerios. Un cambio radical en la definición de la ordenación durante los siglos XI y XII no sólo sacó a las mujeres del ministerio ordenado, sino que también intentó erradicar cualquier recuerdo de la ordenación de las mujeres en el pasado. … Sin embargo, el triunfo de una nueva definición de la ordenación como otorgamiento del poder, en particular el poder de confeccionar la Eucaristía, dominó completamente el pensamiento y la práctica occidentales en el siglo XIII, cuando el concepto anterior de ordenación fue casi completamente borrado. Las referencias a la ordenación de las mujeres existen en documentos papales, episcopales y teológicos de la época, y los ritos para estas ordenaciones han sobrevivido. “Gary Macy, La Historia Oculta de la Ordenación de la Mujer)

El Vaticano y Google han creado una gira virtual de catacumbas, incluyendo dos frescos en la catacumba de San Priscilla que proporcionan evidencia de las mujeres ancianas diáconos y sacerdotes en los primeros siglos de la historia de la iglesia. (Un fresco representa a una mujer diácona en el centro investida en una dalmática, con los brazos levantados en la posición de orán para el culto público.) En la misma escena hay un obispo que es ordenado sacerdote por un obispo sentado en una silla. Una alba, una casulla y un amice, y la celebración de un pergamino del Evangelio.La tercera mujer en la pintura lleva la misma túnica que el obispo de la izquierda y está sentado en el mismo tipo de silla.) En otro fresco en las catacumbas de Priscilla , Las mujeres organizan un banquete eucarístico. Esta evidencia retrata a las mujeres en los papeles y vestimentas litúrgicos.

El verdadero problema es que las Sacerdotes Católicas Romanas son recordatorios visibles de que las mujeres son imágenes iguales de Dios. Estamos sanando siglos de misoginia.

El Vaticano (jerarquía) no puede seguir discriminando a las mujeres y culpar a Dios por ello.

Las sacerdotisas católicas son una “sacudida sagrada” que millones de católicos apoyan.

Las sacerdotisas católicas romanas lideran comunidades inclusivas, entusiastas e igualitarias donde todos son bienvenidos a recibir sacramentos.

Nuestro sitio web es  www.arcwp.org

Hay dos grupos RCWP en los Estados Unidos, cada uno tiene su propia
estructura administrativa. No están conectados administrativamente.

La visión de ARCWP es un ministerio sacerdotal renovado dentro de una Comunidad Católica Romana de iguales.

ARCWP es un
grupo internacional sin territorios regionales. En la actualidad, ARCWP se encuentra en los Estados Unidos, América del Sur y Canadá.

Nuestra misión común con RCWP-USA es un ministerio sacerdotal renovado en una
iglesia inclusiva. Tanto ARCWP como RCWP-USA colaboran, comunican y comparten
recursos de manera regular.

Tenemos una lista común de chat y retiros nacionales.
Colaboramos en eventos importantes del movimiento de reforma como la celebración de la liturgia en la Conferencia Nacional de Llamada a la Acción.

->

Publicado por Bridget Mary Meehan en 5:21 AM

COLOMBIA:MARIA CANO. NUESTRA ROSA ROJA.


20 Agosto 2017

EL MAGAZÍN

Nuestra rosa roja

Ricardo Sánchez Ángel

María de los Ángeles Cano Márquez nació el 12 de agosto de 1887 en Medellín, en la familia de Rodolfo Cano y Amelia Márquez, con cinco hermanos. Su padre era educador, su tío, Fidel Cano, fue el fundador de El Espectador, y su sobrino y amigo fue el emblemático cronista Luis Tejada.

http://www.elespectador.com/noticias/cultura/nuestra-rosa-roja-articulo-709126

 

EL MAGAZÍN

Obreros en pié

María Cano

 

Publicación que hizo María Cano en el Periódico La Humanidad. Cali, diciembre 22 de 1925.

http://www.elespectador.com/noticias/cultura/obreros-en-pie-articulo-709133

Obreros en pié | ELESPECTADOR.COM

www.elespectador.com

Publicación que hizo María Cano en el Periódico La Humanidad. Cali, diciembre 22 de 1925.

 

 

EL MAGAZÍN

María Cano en movimiento

Equipo TRansHisTor(ia) -María Sol Barón y Camilo Ordóñez

 

En 1971, un grupo de artistas consideró la figura de María Cano para la elaboración de un cartel que marcó un giro en la trayectoria iconográfica de la líder obrera; a través del collage y fotomontaje plantearon una imagen que traía al presente el papel de agitadora de masas que ocupó Cano en la década de 1920, la presentaron como una figura tutelar de las masas que protagonizaron la amplia movilización social en la década de 1970 en Colombia.

http://www.elespectador.com/noticias/cultura/maria-cano-en-movimiento-articulo-709127

María Cano en movimiento | ELESPECTADOR.COM

www.elespectador.com

En 1971, un grupo de artistas consideró la figura de María Cano para la elaboración de un cartel que marcó un giro en la trayectoria iconográfica de la líder obrera; a través del collage y fotomontaje plantearon una imagen que traía al presente el papel de agitadora de masas que ocupó Cano en la década de 1920, la presentaron como una figura tutelar de las masas que protagonizaron la amplia movilización social en la década de 1970 en Colombia.

 

 

19 Agosto 2017

María Cano, la roja flor de la clase obrera

Steven Navarrete

Daniela Rodriguez, estudiante de la Universidad Nacional de Colombia, miembro del colectivo feminista Blanca Villamil, realiza una reseña de la obra de Beatriz Helena Robledo.

http://www.elespectador.com/noticias/cultura/maria-cano-la-roja-flor-de-la-clase-obrera-articulo-708979

María Cano, la roja flor de la clase obrera | ELESPECTADOR.COM

www.elespectador.com

Daniela Rodriguez, estudiante de la Universidad Nacional de Colombia, miembro del colectivo feminista Blanca Villamil, realiza una reseña de la obra de Beatriz Helena Robledo.

Alejandro Ordóñez y Viviane Morales: candidatos subversivos


(Tiempo estimado: 7 – 14 minutos)

Senadora Viviane Morales

Hernando GomezEstas candidaturas contradicen los tres pilares de la Constitución colombiana y no serían admisibles en una democracia de verdad. Reflexión necesaria sobre el problema espinoso de la relación entre moral, política y religión organizada.

Hernando Gómez Buendía*

Hablando con rigor

En este artículo propongo el argumento de que las candidaturas presidenciales de la senadora Morales y el exprocurador Ordóñez son contrarias a los tres pilares del orden jurídico-político que consagra la Constitución colombiana: el del Estado liberal, el de la protección de los derechos como finalidad del Estado, y el de la democracia como forma de gobierno. Por eso, hablando con rigor, podría decirse que se trata de dos candidaturas subversivas.

Este carácter subversivo resulta de dos rasgos que comparten los dos candidatos: (1) Sus campañas se basan en posiciones morales que no podrían imponer como jefes de Estado, y   (2) Sus candidaturas son promovidas abiertamente por iglesias o religiones organizadas.

Advierto de inmediato que aunque los dos rasgos estén emparentados, son dos hechos diferentes, que tienen implicaciones muy distintas y que pueden existir por separado.

También debo aclarar:

  • Que los programas de esos candidatos no se limitarán a sus banderas morales y que no apelarán tan solo a las iglesias (de hecho ambos aspiran a una candidatura de partido). O sea que en estas medidas sus candidaturas no serían subversivas.
  • Y que otros candidatos levantarán banderas morales o buscarán  apoyos eclesiales. Uribe y Santos, sin ir muy lejos, tuvieron el aval de algunas iglesias cristianas- es decir que Uribe o Santos apelaron a recursos subversivos-.

También de entrada debe quedar claro que el primer problema (el “sustantivo”) se refiere a la imposición de una moralidad particular como norma del Estado, y que el segundo problema (el “procesal”) consiste en que una iglesiamovilice a sus fieles en favor de un candidato. Por eso mi argumento para nada contradice (y al contrario, refuerza) la libertad de conciencia, el derecho (y el deber) de vivir según las propias convicciones morales, las libertades de culto y de expresión, la legitimidad de las iglesias, y el valor mismo de la religión.

La cuestión es de valores

Exprocurador, Alejandro Ordóñez.
Exprocurador, Alejandro Ordóñez.
Foto: Angélica Zambrano @Anyelik

La bandera moral más distintiva de estos dos candidatos es hoy por hoy su oposición a la  “ideología de género”, que a su vez gira en torno al estatus de las personas LGBT. Con énfasis sobre la adopción (Morales) o en general sobre las uniones gay (Ordóñez), este asunto ha sido la punta de lanza o la ola más reciente del debate colombiano sobre la sexualidad. Aunque quizá con menor intensidad, el aborto temprano y el aborto en general han sido objeto de controversias recientes, donde los dos candidatos de filiación religiosa han defendido la moralidad tradicional y “los valores de familia” en general.

Pues bien: independientemente de su filiación religiosa, la mayoría aplastante de los colombianos profesa esos mismos valores. Aunque sean dispersas, no siempre actualizadas y no muy consistentes, las encuestas dicen que el 73 por ciento de la gente está en contra de la adopción gay, o que el 66 por ciento  (o el 59 por ciento) se opone a los matrimonios del mismo sexo, o que el 76 por ciento no acepta el aborto bajo ninguna circunstancia, o que el 90 por ciento lo rechaza durante los tres primeros meses de embarazo.

La bandera moral más distintiva de estos dos candidatos es hoy por hoy su oposición a la  “ideología de género”.

De aquí se sigue que la “subversión” no estaría limitada a las iglesias – y ni siquiera a las religiones-: es la mayoría del pueblo colombiano la que profesa una moralidad antiliberal y por lo tanto contraria a la Constitución.

Es otra forma del abismo entre el “país formal” y el “país real” que ha sido y sigue siendo nuestro drama desde la Colonia católica que fue seguida por el montaje de una República liberal, y que se ha traducido en las visiones opuestas sobre cuál sea “el alma de la nación colombiana” desde el comienzo del siglo XIX hasta Laureano Gómez – o para ser exactos, hasta Alejandro Ordóñez-.

El problema principal no es por lo tanto que las iglesias hagan proselitismo electoral, sino que el nuestro sea un Estado liberal en una sociedad no liberal que ahora vuelve a aflorar en unas elecciones. (Creo yo que esto se da gracias al vacío que dejaron las FARC – y como si la subversión violenta y desde fuera del sistema le estuviera dando paso a una subversión pacífica y desde dentro del sistema-).

¿Hasta dónde?

Por supuesto que la cultura es anterior al Estado y que la religión –en nuestro caso la católica- es una fuente capital de esa cultura. Pero el Estado que consagra la constitución sigue siendo el referente normativo o la definición del deber ser para todos los ciudadanos.  ¿Cuáles entonces son los límites que implica nuestra constitución para que convicciones morales mayoritarias y respetables sean o no sean asumidas por parte del Estado?

Esta es la “cuestión esencial y también la más difícil de la política”, como notó Spinoza  desde el siglo XVII.  Así que –simplificando- hay que advertir primero que el problema es consustancial a las sociedades pluralistas, o donde existen distintas convicciones sobre la vida moralmente deseable: solo las teocracias (Irán, Arabia Saudita…) se ahorran esta pregunta.

Y las respuestas desde el constitucionalismo han sido tres principales:

  1. Cada persona tiene el derecho de vivir según sus propias creencias, con la sola condición de no hacer daño a terceros. Esta es la fórmula clásica de John Stuart Mill, que sigue subyaciendo a las constituciones liberales aunque en su límite implique la posición libertaria (donde el suicidio o el consumo de drogas deben ser permitidos). Pero el meollo de esta primera respuesta es afirmar la autonomía individual como única base posible del Estado liberal, de la igualdad ante la ley y de la soberanía popular que a su vez es la base de la democracia.
  2. La finalidad del Estado es proteger y promover los derechos de los ciudadanos (como dice y repite la Constitución de 1991). Estos derechos incluyen la libertad de conciencia y de formarse o cambiar sus propias convicciones acerca de la vida que  cada persona considere ideal o deseable. Y esto va en contravía de las moralidades que anteponen a aquellas convicciones personales los preceptos de alguna religión o el bienestar presunto del Estado (al estilo de un país socialista o “castro-chavista”).
  3. La moralidad pública -que por supuesto subyace a cada Estado y que este debe defender con toda seriedad- tiene que ser minimalista en vez de maximalista. Estos mandatos mínimos recogen el consenso de cada sociedad y son los que se plasman en su Código Penal como catálogo de conductas reprochables y punibles. Pero la perfección personal que esperan o reclaman las distintas religiones – y que en efecto les dan el sentido y el valor a las iglesias- son ideales que el Estado no puede imponer sin gravar al ciudadano común más allá de lo factible o razonable.

Claro está que los criterios anteriores son abstractos y que su aplicación a un asunto concreto es más o menos compleja o debatible. La prostitución, las drogas psicoactivas, la donación de órganos, el control natal, el aborto, el divorcio, la adopción…son apenas capítulos de esta “más difícil cuestión” de la política y donde –por eso mismo- no existen fórmulas definitivas.

Subversivos

Miembros de la iglesia cristiana.
Miembros de la iglesia cristiana.
Foto: Ministerio de Interior

Pero en primer lugar el hecho mismo de que no existan fórmulas definitivas es la mejor defensa del Estado liberal. Este Estado no obliga a nadie a divorciarse, a abortar, a formar pareja del mismo sexo, a usar anticonceptivos…; se limita a permitir que cada ciudadano siga su conciencia, una conciencia que en el caso de los católicos y cristianos les obliga por mandato de Dios y no apenas de los hombres.

En segundo lugar, los tres criterios mencionados sin duda excluyen todas las formas de discriminación contra personas LGBT, que como dije es hoy la plataforma de las candidaturas de Morales y Ordóñez.  No existe –ni ellos han presentado- evidencia de que estas identidades de género o estas prácticas íntimas causen daño a terceros (el criterio de Mill); la identidad, la intimidad y la expresión de la personalidad son derechos ciudadanos que el Estado no puede trasgredir – como no puede trasgredir las libertades de conciencia y de culto-; y aunque las prácticas homosexuales no correspondan al ideal de las moralidades religiosas, no es razonable ni factible prohibirlas entre personas autónomas y adultas.

Y en tercer lugar habría de notarse que las iglesias católica y cristianas tampoco han sido consistentes en sus reclamos sobre moralidad pública ni en este punto tienen mejores argumentos que los del constitucionalismo liberal. Me explico brevemente:

  • Sin mencionar las diferencias de opinión entre teólogos morales –ni, sobre todo, el lugar que muchos de ellos reconocen a la conciencia personal del creyente- mencionaré la obsesión con el sexo que afecta a estas iglesias oficiales y su olvido de la justicia social como primera razón de su presencia en política (que es el mensaje por eso refrescante del papa Francisco, como señala el teólogo Carlos Novoaen esta misma edición de Razón Publica).

O, en materia sexual, añadiré que estas iglesias se resignaron o cambiaron de doctrina en relación con el matrimonio civil, el divorcio (y el control natal para católicos), para citar apenas tres batallas frescas en esta larga cruzada por la “moral pública”.

  • Palabra de Dios o de la Naturaleza. Estos son los argumentos de los tradicionalistas cuando hablan –respectivamente- para creyentes y para no creyentes. Con excepción de los integristas (¿Alejandro Ordóñez, José Galat?), no creo yo que alguien admita razones teológicas en la vida civil, y por eso se dice que el homosexualismo (o el aborto, o todo lo que vaya contra la familia) es una práctica “antinatural” que por lo tanto debe prohibirse.

Este es el argumento favorito del colombiano común, pero en esencia es invocar a Dios bajo otro nombre (la “Naturaleza”) para justificar la discriminación contra una minoría, para excluir a los homosexuales – y a las mujeres- del diálogo moral porque la naturaleza los hizo inferiores.

Iglesias militantes

Ordóñez y Morales son también subversivos porque buscan el apoyo electoral de las iglesias.  Esta precisamente fue la razón de las guerras religiosas que desolaron a Europa durante siglos y cuyo único, exacto y explícito remedio fue la invención del Estado liberal.

Es la mayoría del pueblo colombiano la que profesa una moralidad antiliberal y por lo tanto contraria a la Constitución.

No son solo las iglesias ni son todas las iglesias. Pero, como noté en otro artículo, las religiones organizadas tienden a presentar dos rasgos que dificultan su coexistencia con la democracia: la intolerancia y el exceso de poder sobre sus fieles.

  • La intolerancia viene de la certeza sobre “verdades” que no se pueden demostrar.  La intolerancia es más propia de las iglesias monoteístas (judías, cristianas, islámicas), donde existe una única verdad, absoluta porque Dios la reveló, y donde todas las demás son “herejías”. Traducida a la política, esta certeza da pie al Estado teocrático o a la violencia religiosa que aún ahora sigue ensangrentando al mundo.
  • El exceso de poder sobre los fieles resulta de que la moralidad religiosa abarque todos los ámbitos de la vida, y de la devoción total que se espera del creyente. Esto es más cierto en las religiones mesiánicas, donde los sacerdotes, pastores, rabinos o ayatolas tienen la llave de la vida eterna, y donde los abusos son por eso más frecuentes.

En un país que trabajosamente se asoma hoy a la paz, hay que tener todavía más cuidado para evitar que un nuevo – o un viejo- sectarismo nos siga condenando a la violencia por causa de ideas que casi nadie entiende y que no pueden dirimirse por medios racionales.

Esto tendrían que entenderlo las iglesias cristianas que en Colombia sufrieron la violencia, los católicos que han sido tanta parte del desangre centenario y de las luchas por la paz, y los creyentes todos que reclaman el derecho a venerar su Dios y a perseguir su ideal de vida: es decir el derecho a vivir bajo un Estado liberal.

Y de su lado el ciudadano que piense de otro modo tiene el derecho de esperar que los creyentes practiquen la lealtad  “de tejas para abajo” que les pedía Pedro Laín Entralgo: que desde sus creencias religiosas concurran en defensa de la ética civil que para todos  asegura libertad, igualdad y respeto genuino por las muchas maneras de sentir y de vivir.

 

* Director y editor general de Razón Pública. Par ver  el perfil del autor, haga clic en este enlace.

http://www.razonpublica.com/index.php/politica-y-gobierno-temas-27/10485-alejandro-ordóñez-y-viviane-morales-candidatos-subversivos.html?utm_source=MadMimi&utm_medium=email&utm_content=Ale

¡MUJER PECADORA! GLORIA HURTADO


GLORIA H.
Agosto 21, 2017 – 11:40 p.m.  Por: Gloria H.

Todavía sigue con el estigma, con la marca. Todavía la tratan diferente porque creen que es la culpable, que ella “causó el daño”. Para la religión católica y la versión “elemental” de Adán y Eva, ella fue la responsable de la caída de Adán. Y por más esfuerzos que intenten hacer, la discriminación brota a flor de piel. Todavía hoy en el Siglo XXI la mujer con su cuerpo, es “tentadora” para el hombre, es la que (según parece) lo maneja (¡y se dejan!) y no hay manera de contrarrestar su peligroso poderío sino sometiéndola, humillándola.

Entonces, los niveles de exigencia a los cuales debe someterse para estar frente al Papa no se si calificarlos de absurdos o de estúpidos. Debe colocarse una mantilla que la cubra, debe taparse los brazos y la falda debe tener un largo especial, prudente. Ningún escote, ninguna “insinuación” que tiente o perturbe. Lo dice el protocolo y debe acatarlo. No puede cruzar las piernas, debe usar colores oscuros. Maquillaje, perfume y accesorios deben ser mínimos. El cabello si es largo “se recomienda” recogido. No puede usar pantalones (qué amenaza) y su vestimenta necesita “aprobación” de la rígida etiqueta de la Curia romana. Lo más amorfa e invisible que pueda, nada llamativo ni escandaloso (¡). Ni un ápice de comparación con las exigencias (¿cuáles?) al mundo masculino. ¿Dios le habría puesto tantos obstáculos para recibirla? ¿Le habría exigido velo en su cabeza recordando una burka “disimulada”? El Papa es el representante de Dios en la tierra y la mujer debe sentir que está ante un ser superior a ella y por lo tanto todos los protocolos exigen la diferencia para que simbólicamente sienta cuál es su lugar. Que en la Iglesia Católica jamás ha sido de igualdad, por el contrario, está bien marcada su retaguardia.

Pienso en el Dios en el que creo y no lo imagino con tanta exigencia y mucho menos con actitudes tan discriminatorias hacia las mujeres. Un Dios misógino es un exabrupto. Pero el Dios de la Iglesia Católica “exige” que ante su representante terrenal, la mujer sienta que debe someterse evitando que su cuerpo sea “otra vez” motivo de tentación. Pero ni siquiera el Papa Francisco tan consciente del ostentoso protocolo de la Curia ha logrado manejar el discriminatorio protocolo contra ella. La Iglesia Católica tiene reglamentos especiales para el mundo femenino y no ha podido construirlos con equidad. Ah, claro, las mujeres le tejen los ornamentos, preparan la comida, le arreglaran la alcoba y la mesa con manteles ungidos por estas “manos femeninas”. Hasta allí. Esa es la gran participación de la mujer en el mundo del Papa y de sus sacerdotes. Y aun cuando Francisco ha dado muestras de intentar hacer un cambio en las rígidas posiciones católicas, en lo que sí “pierden el año” es en el tema mujer. Existe una barrera, no hay modificaciones. Por el contrario viven aun como en 1950, como si el mundo femenino hubiese permanecido estático.

PD. Canal 1 da un revolcón a su parrilla y “vende” como espectacular una novela turca donde la desvalorización de la mujer es impactante. Hombres poderosos y mujeres “enamoradas” que se dejan pisotear por el hombre que las salva y reivindica. Otro regreso al pasado. ¿Cambio? Se innova en noticias y se retrocede en criterios. ¿Mábel sabes de qué se trata?

Sigue en Twitter @revolturas

http://www.elpais.com.co/opinion/columnistas/gloria-h/mujer-pecadora.html

COLOMBIA: Te esperamos en el evento Enlazados por la Paz


escudo Universidad Nacional de Colombia

Si no puede visualizar este mensaje por favor ingresar al siguiente enlace: http://cienciashumanasyeconomicas.medellin.unal.edu.co/comunicado/Masivos/EnlazadosPorLaPaz.html
 

[Versión del mensaje en formato texto]

…………………………………….

ENLAZADOS POR LA PAZ

El encuentro Enlazados por la Paz, busca promover y fomentar la creación de espacios de conversación, reflexión y cooperación académica para la construcción de paz en un momento histórico para Colombia.

Día: viernes 25 de agosto de 2017
Hora: a partir de las 8:00 a.m.
Lugar: Auditorio Gerardo Molina, bloque 41.

COLOMBIA:Libre de indios, negros y campesinos.


Para detener ataques, el Fiscal y el Procurador deben conocer los proyectos en el pueblo kankuamo.
Por: Cristian Valencia  22 de agosto 2017 , 12:00 a.m.
El viernes pasado incendiaron dos centros ceremoniales del pueblo kankuamo en el corregimiento de Guatapurí. El año pasado, el 14 de febrero de 2016, ya había sucedido lo mismo en el corregimiento de La Mina. El 10 de enero de 2015 habían quemado otro centro ceremonial en Chemesquemena. Los tres corregimientos pertenecen a Valledupar. Quedan al noroccidente de la ciudad y están enclavados en la sierra Nevada de Santa Marta. Durante la terrible época de ‘Jorge 40’, entre 1999 y 2002, más de 300 familias kankuamas fueron desplazadas del corregimiento de Atánquez.
A simple vista, podrían parecer ataques propios de un brote racista entre paisanos, una especie de Ku Klux Klan local. Pero una violencia de esa estirpe, por ahora y menos mal, es imposible por estos parajes.
Me temo que los motivos de esa rabia son los mismos de las rabias nacionales que han producido todas las guerras de este país: la posesión de la tierra.
El pueblo kankuamo es dueño ancestral de las pocas tierras de su resguardo. Son custodios de la sierra Nevada, como lo son sus hermanos arhuacos, koguis y wiwas. Custodios de esos recursos naturales, de la preservación de esa valiosa y necesaria sierra selvática y nevada enclavada en el Caribe colombiano.
Pero esas tierras tan hermosas siempre han tenido pretendientes de este y de otros países. Pretendientes de esos que quieren comprar mujeres, de esos que han arrasado todo a su paso, al son de su ignorancia contumaz, su arrogancia y su irrespeto. Ese tipo de pretendientes quieren arrasar esos territorios. Convertir cada arbolito en un mueble, cada animal en un asado, la diversidad en monocultivos, los manantiales en acueductos.
Ese tipo de pretendientes son los que están arremetiendo contra el pueblo kankuamo. Ese tipo de pretendientes de la tierra también asesinó a sangre fría a Javier Montoya, en Nuquí. Las Autodefensas Gaitanistas de Colombia quieren el control de todo el Caribe y el control del Urabá chocoano, incluyendo el litoral Pacífico desde Juradó, en límites con Panamá, hasta Pizarro, en las bocas del Baudó; y los paraísos del Caribe de Triganá, Playona, Acandí, Capurganá y Sapzurro.
Los paramilitares están de regreso. Y lo están porque son el brazo armado de personas que jamás fueron derrotadas, ni desmovilizadas ni extraditadas. Personajes que permanecen y han permanecido en la penumbra y quieren hacer de Colombia un ‘buen negocio’, pero sin contar con la gente. Solo vender a saco lo que hay. Recursos hídricos, mineros, bosques. Si pusieran un aviso clasificado, estoy seguro de que sería algo como ‘Biodiversidad a la venta, libre de indios, negros y campesinos’.
Esos personajes que permanecen en la penumbra, y gozan además de aceptación social total, tienen el poder económico suficiente para armar, fortalecer y conservar ejércitos privados de paramilitares que les sirven como mercenarios a sus causas. Y tienen permeado el Estado en todas sus instancias. De ahí su permanencia en el tiempo. Lamento decir que la guerra la ganó la mafia en este país.
Si el Fiscal y el Procurador (tan trabajadores por esta época preelectoral) quieren hacer algo de verdad para detener los ataques contra el pueblo kankuamo, tendrían que empezar por investigar qué proyectos se adelantan en ese territorio. Tal vez encuentren un proyecto de represa, un proyecto minero y uno de palma, solo para empezar y solo por encimita.
Ojalá les interese el tema, aunque no sea de ‘importancia nacional’. Solo es un tema de indígenas, negritudes y campesinos. Los tres grupos de colombianos más amenazados y más desprotegidos.
CRISTIAN VALENCIA
cristianovalencia@gmail.com
http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/cristian-valencia/libre-de-indios-negros-y-campesinos-122136

COLOMBIA: Paramilitares incendian sitios rituales de indígenas arhuacos -Libardo Muñoz-


Grupos armados están incendiando casas tradicionales y de habitación que pertenecen a indígenas arhuacos en la Sierra Nevada de Santa Marta, aprovechando el estado de indefensión en que se encuentran cientos de familias de la zona.
Se trata de grupos paramilitares que reaparecieron amenazantes hace una semana en Wiwa de Sheyamake, en la troncal del Caribe, vía Riohacha, municipio de Dibulla, Guajira.
Las denuncias contra el paramilitarismo en la Sierra Nevada de Santa Marta son sustentadas por la organización de los kankuamos, que son dueños de un milenario territorio ancestral en el Caribe colombiano.
Jaime Enrique Arias, gobernador kankuamo afirma que los incendios de las últimas semanas son actos criminales premeditados.
“Como organización indígena rechazamos estos hechos que son un ataque a la lucha del pueblo kankuamo por su reivindicación cultural”, dijo Arias.
La comunidad kankuama exige una investigación y un pronunciamiento del Estado colombiano, porque estos ataques tienen el sello del paramilitarismo, además así lo han vociferado los atacantes que dicen ser de las llamadas autodefensas unidas.
Los jefes ancestrales arhuacos declararon que están ante una agresión para desalojarlos de sus tierras, ya que los ataques están apuntando hacia sus reservas.
En febrero de este año, un grupo de paramilitares irrumpió en La Mesa, otro pueblo arhuaco, donde amenazaron de muerte al Mamo Francisco Gil.
Al menos 200 familias arhuacas se han refugiado en albergues improvisados, incluyendo niños y mujeres, temerosas de ser asesinadas.
Los arhuacos de la Sierra Nevada de Santa denuncian además que el pasado 17 de agosto les incendiaron una maloka de más de 600 años de construcción, un lugar ritual reconocido por la UNESCO como un patrimonio ancestral.

Remitido al e-mail: columnistas-libres@googlegroups.com

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: