MI MINISTERIO SACERDOTAL, NO TENDRÍA VALIDEZ Y SENTIDO, SIN MI BAUTISMO y COMUNIDAD!. Olga Lucia Álvarez Benjumea. ARCWP*


Me atrevo a compartir mi experiencia personal. Me anticipo a decir, para mi ha sido de una gran riqueza liberadora.

No importa lo que me  hayan enseñado, en el pasado, aqui lo más importante es descubrir la obra del Espíritu que me anima y libera.

Me enseñaron y aprendí del Catecismo del Padre Astete s.j.:

 “P. ¿Para qué instituyo Jesucristo el sacramento del Bautismo? R. Jesucristo instituyó el sacramento del Bautismo para perdonar el pecado original, y también los pecados personales que haya cometido el que se bautiza”. (1).

Pregunté : “¿Qué es el pecado original?  me responden:

“El pecado original es aquél que heredamos de nuestros primeros padres, y por el cual nacemos sin la gracia santificante, y sometidos al desorden de nuestras malas inclinaciones, a la ignorancia, a los sufrimientos y al peligro de la muerte eterna” (2)

Creo, nunca entenderé, por qué seres hijos de Dios, pequeños, indefensos, tienen que cargar, con algo que no han cometido? Si fueran adultos, ahí si lo entendería, pero no porque sean culpa de su ancestro, sino porque ya han hecho algo, de manera consciente.

Tengo  otra pregunta no menos interesante, que aparece en el Catecismo de la Doctrina Cristiana:

“P. Qué obligación tienen sus padres respecto del bautismo de sus hijos? R, Los padres tienen obligación grave de hacer bautizar muy pronto a sus hijos para que no queden en peligro de morir sin la gracia de Dios.  “Vió, al pasar, a un ciego de nacimiento. Y le preguntaron sus discípulos: Rabí, quién pecó él o sus padres, para que haya nacido ciego? Respondió Jesús: Ni él pecó, ni sus padres; es para que se manifiesten en él las obras de Dios” Juan 9: 1-3″  (3).

A nadie se le puede obligar a bautizar, menos siendo adulto. El valor del sacramento como encuentro, cómo ese descubrir tendría una dimensión diferente, cuando una misma lo va descubriendo, a través del rito, los símbolos y el acompañamiento de la comunidad.  Sin magia, sin misterio, pero si, con el corazón y la mente abierta, hacia un compromiso de cambio, sin resentimiento, sin rencores, corrigiendo el pasado, viviendo el presente.

Sigo reflexionando y me encuentro con el texto de 1 Pedro 3:21:

“Para ustedes, todo esto es símbolo del Bautismo que ahora los salva, que no consiste en lavar la suciedad del cuerpo, sino en el compromiso con Dios de una conciencia limpia; por la resurrección de Jesucristo”.

Aquí, coge vuelo mi ministerio!

Mujeres y hombres dentro de la Iglesia, hemos sido bautizados, el mismo rito, los mismo símbolos (aceite, cirio,agua). No para “discutir” la igualdad entre hombres y mujeres, y menos generar competencia con el clero masculino.

Es una pena, la cantidad de tinta que ha corrido, enseñando, acerca del Bautismo, como algo mágico, obligatorio y necesario para la salvación, que purifica, y limpia,  haciendo de la Iglesia, una tabla de refugio contra el mal, como escampadero, perdiéndose la “honra y gloria a Dios”, que como hijas e hijos de la Divinidad, debemos anunciarle desde lo profundo de nuestro ser.

Es imposible, que sin realizar un cambio personal, desde dentro, la gracia se de automáticamente, sin ningún esfuerzo personal, diciendo solo: creo, acepto, amén. La primera vez que me encontré conmigo misma, desenredando estas marañas de la doctrina patriarcal, fue viviendo en medio de mis Hermanos Mayores, la comunidad indígena Arhuaca. En la plenitud de mi juventud, viaje hacia ellos, para “salvarlos”, porque salvándoles a ellos, aunque fuera uno solo, salvaba mi alma, -según- me habían dicho. Era eso algo, nada más fuera de la realidad. Fueron, ellos los que me enseñaron, cómo se organiza y se vive en comunidad.

Recogiendo los hilos, que nos da dado Vaticano II, me gustaría aprovecharlos para intentar, tejer una Teología Bautismal, con ojos de mujer. Ha sido el sacramento del Bautismo, que eleva mi dignidad como hija de Dios y como mujer, desde el momento que acepto y me fundo en Cristo, en transformación plena:

“y ya no soy yo quien vive, sino que es Cristo quien vive en mí. Y la vida que ahora vivo en el cuerpo, la vivo por mi fe en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó a la muerte por mí.” Gálatas 2:20

Aceptar el Bautismo, es aceptarlo, no solo como sufrimiento y muerte, sino vivirlo en su dimensión Pascual, y anunciar el Evangelio, misión que no excluye , ni margina, ni por raza, nacionalidad, condición de clase social y menos por sexo ( Marcos 7: 24-30, Gal. 3:28, Col. 3:11). En la Iglesia, como Cuerpo de Cristo:

“Existen diversos dones espirituales, pero un mismo Espíritu; existen ministerios diversos, pero un mismo Señor; existen actividades diversas, pero un mismo Dios que ejecuta todo en todos”. 1 Cor 12:4-6.

Según lo que acabamos de ver, no hay ningún motivo, para tan marcada diferencia entre el sacerdocio común, (deteriorado, y entrado casi en el olvido) y el sacerdocio ministerial. El hecho de haber recibido un llamado, y un mandato diferente, no me coloca, por encima del sacerdocio común, ni me hace más santa. Tanto el sacerdocio común, como el sacerdocio ministerial, están unidos por el Bautismo. ¿Por qué se les separa? ¿Acaso, no hay demanda suficiente para compartir y vivir con los fieles, la riqueza del Bautismo?.

No puedo quedarme solamente,  en el rito, y menos en la fiesta. No puedo hacerlo estático, sino participativo, comunitario. Siento que desde mi ministerio, debo provocar el descubrir a la Divinidad, hacer perder el miedo a lo “sagrado” y que se tome en serio la relación con Dios Padre-Madre, tierna y filial, que nos arropa y protege.

Desde mi ministerio sacerdotal femenino, tengo que dar a conocer y hacer vibrar el ministerio del sacerdocio común, porque este no es un estado de segunda clase, y menos dejarlo pasar desapercibido. Cuando esto, se entiende y se vive, entra a potenciarse el sentido de Iglesia. Se democratiza la Iglesia, rompiendo esquemas jerárquicos, clericales y patriarcales.

“Pero todo lo realiza el mismo y único Espiritu repartiendo a cada uno como quiere. Como el cuerpo, que siendo uno, tiene muchos miembros, y los miembros, siendo muchos forman un solo cuerpo, asi también Cristo.  Todos nosotros, judios o griegos, esclavos o libres, nos hemos bautizado en un solo Espíritu para formar un solo cuerpo, y hemos bebido un solo Espíritu”. 1Cor. 12: 11-13.

Nos han enseñado que por el Bautismo todos los bautizados, mujeres y hombres somos: sacerdotes, profetas y administradores (reyes). Pedro, en su 1 Pedro: 2:9 no tiene reparo en reafirmarlo cuando nos dice:

“Pero ustedes son raza elegida, sacerdocio real, nación santa y pueblo adquirido para que proclame las maravillas del que los llamó de las tinieblas a su maravillosa luz”.

Estas palabras de Pedro, son retomadas por la Iglesia, en su Catecismo (4)  en el númeral 783, donde dice:

   “Jesucristo es aquél a quien el Padre ha ungido con el Espíritu Santo y lo ha constituido “Sacerdote, Profeta y Rey”. Todo el Pueblo de Dios participa de estas tres funciones de Cristo y tiene las responsabilidades de misión y de servicio que se derivan de ellas (cf.RH 18-21)”.

Como mujer, me siento muy honrada, por el haber ido llamada al sacerdocio ministerial, llamada, que no me ha sido hecho por ser mujer, sino por pertenecer al pueblo de Dios. Llamada a ejercer un servicio dentro de la Iglesia, dentro de las comunidades más necesitadas, en una sociedad y cultura como la actual, que nos desafía a vivir en dignidad y honestidad el Evangelio.

Toda mi vida, por familia y formación he servido a la Iglesia. Sentía el llamado,  no lo atendí, hasta que fuera la comunidad, con la que venia compartiendo, mediante la oración y reflexión bíblica, la que me pidiera el servicio. “Queremos una Eucaristía, el Padre hace tanto, que no viene…”, “Mi madre, se esta muriendo, necesita la unción de los enfermos…no consigo sacerdote, porque los que he buscado, el uno esta en la Universidad y el otro dice que no le corresponde a su parroquia.” “¿Por qué no ejerces tu?. No estoy ordenada, era mi respuesta.

Es la Comunidad, la que vive y conoce sus necesidades, son ellos, los que quieren y deben ejercer el sacerdocio común. En el sacerdocio común radica la Iglesia, es ella, la guardiana por tradición y fe, la depositaria de la Verdad. Hasta el momento, no lo hacen, porque no se les ha enseñado, lo desconocen. No se les enseña, por miedo a perder el poder. Son ellos, los que deben ser administradores de los “bienes” de la Iglesia y no quien ejerce el sacerdocio ministerial. Por eso, mi sacerdocio ministerial, es un servicio, no es un rango de autoridad y poder.

“y quien quiera ser el primero que se haga sirviente de todos. Porque el Hijo del Hombre no vino a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos” Marcos 10: 44-45.

Es muy clara la misión, del sacerdocio ministerial, bien sea ejercida por hombres o mujeres, crear relaciones de fraternidad en Paz y Reconciliación, lejos de los lazos del poder, vinculados a la política y la economía. Sobre todo basada en el servir!

El servicio en la Iglesia, no es la obediencia a constituciones, normas, o cánones. El servicio, como compromiso y entrega dentro de la Iglesia, tanto en el sacerdocio común, como en el sacerdocio ministerial, no es de papel. Es de novedad, es creativo, siempre nuevo, como lo es y debe ser el anuncio de la Buena Nueva.

El Vaticano II, nos convoca e insta vivir la tríada bautismal, de la siguiente manera, así, en LG 34:

 “Dado que Cristo Jesús, supremo y eterno Sacerdote, quiere continuar su testimonio y su servicio por medio de los laicos, los vivifica con su Espíritu y los impulsa sin cesar a toda obra buena y perfecta.Pues a quienes asocia íntimamente a su vida y a su misión, también les hace partícipes de su oficio sacerdotal con el fin de que ejerzan el culto espiritual para gloria de Dios y salvación de los hombres. Por lo cual los laicos, en cuanto consagrados a Cristo y ungidos por el Espíritu Santo, son admirablemente llamados y dotados, para que en ellos se produzcan siempre los más ubérrimos frutos del Espíritu.”

Sin excluir, sin marginar, sin misoginia, sin homofobia, sin despreciar y rechazar, el mensaje más importante en la misión de ser sacerdote,profeta, administrador (rey) asignado a hombres y mujeres es la igualdad entre mujeres y hombres, a llegar a cumplir el deseo de nuestro Padre-Madre Celestial:

“Que todos sean UNO, como tú, Padre, estás en mi y yo en tí; que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tu me enviaste. Yo les di la gloria que tú me diste para que sean UNO como lo somos nosotros”. Juan 17: 21-22.

Así se me presenten; obstáculos, prohibiciones, represiones, burlas y descréditos, asumo con energía y coraje mi sacerdocio ministerial, apoyada en la frase de Pedro y Juan:

“¿Juzguen ustedes si es correcto a los ojos de Dios que les obedezcamos a ustedes antes que a él? Júzguenlo. Nosotros, no podemos callar lo que hemos visto y oído” Hechos 4: 19-20.

No tengamos miedo, de mostrar la Gloria de Dios, no la escondamos, no se la neguemos. Mostrar su Gloria, es darle gracias, es bendecirle, y alabarle. Vivamos nuestro Bautismo, bien como sacerdocio común, o sacerdocio ministerial, que nos dignifica y hace brillar, somos chispa divina, somos el reflejo de la Gloria de Dios!  2a Cor. 3: 7-8.

 

Notas:

  1. Padre Gaspar Astete, s.j. Catecismo de la Doctrina Cristiana. pág. 101. 6a. ed. Rionegro, Abril de 1980.
  2. ) Idem. pág. 21
  3. ) Idem. pág. 103
  4. ) Catecismo de la Iglesia Católica http://www.mscperu.org/catequesis/cat2.htm

*Presbitera católica romana.

Anuncios

“Cinco razones por las cuales esta feminista católica está agradecida” por Celia Wexler, Huffington Post, Mi Respuesta.


Mi respuesta: Como feminista católica, agradezco a todas las personas valientes del Movimiento internacional de sacerdotes mujeres católicas romanas y nuestras comunidades de fe inclusivas que ofrecen un nuevo modelo de “discipulado de iguales” en el siglo XXI. Somos una sacudida sagrada conduciendo a la iglesia hacia la justicia y la igualdad ahora.

Mientras doy las gracias a Celia Wexler por el Papa Francisco por todos los motivos que menciona, también comparto su honesta evaluación de su falta de progreso en la igualdad de las mujeres, incluidas las mujeres sacerdotes, en la iglesia. Sin embargo, tengo la esperanza de que las mujeres diáconas puedan ser un primer paso hacia la plena igualdad de las mujeres, pero ¿cuándo tomará Francisco este valiente paso dado el impulso reaccionario actual de la Curia vaticana? 
Bridget Mary Meehan ARCWP, www.arcwp.org




https://www.huffingtonpost.com/entry/five-reasons-this-catholic-feminist-is-thankful_us_5a14cd90e4b009b331ad75b1?ncid=engmodushpmg00000006

“No sé ustedes, pero nunca me di cuenta de cuántos depredadores sexuales masculinos tenían posiciones de poder en el gobierno, las artes y los medios de comunicación hasta el tsunami de los titulares de este mes. Es desmoralizador saber que miles de mujeres han soportado la vergüenza y el gran dolor en silencio durante años.

De ninguna manera quiero minimizar el impacto de su experiencia , ni para minimizar la importancia de esta conversación continua que los hombres y mujeres están teniendo ahora.

Pero es Acción de Gracias. E incluso una feminista católica tiene que respirar, durante este mes de impactantes noticias, para hacer un balance y dar gracias.

Estoy agradecido por el Papa Francisco. No, él no es el papa de mis sueños. Él ha demostrado, más de una vez, que no comprende realmente a las mujeres y que está atascado en el modelo de “mujer como madre”. También ha cerrado la puerta a la ordenación de mujeres en el sacerdocio, realmente un lapso imperdonable de juicio e incluso de sentido común.

Pero al menos este Papa nos llama a ayudar a los pobres, aliviar la desigualdad de ingresos y cuidar la tierra. Es agradable ver que la justicia social prevalece sobre las costumbres sexuales, al menos en lo que respecta al Vaticano.

También estoy agradecido de que el Papa reafirmó recientemente la primacía de la conciencia individual en la toma de decisiones morales, algo que el Vaticano II proclamó claramente hace más de medio siglo.

En recientes comentarios en respuesta a las críticas eclesiásticas de su encíclica sobre el matrimonio y la familia, el Papa dijo que había una diferencia importante entre informar a los fieles y dictar lo que deberían hacer. Les recordó que deberían apoyar a las parejas mientras luchan por tomar las decisiones para sus familias, pero dejó en claro que los dictadores de los sacerdotes no pueden “sustituir” lo que sus corazones les dicen que es lo correcto.

Y ha sido bueno en tomar al clérigo por una paridad o dos. Ha hablado sobre los males del clericalismo. Él ha castigado a los sacerdotes que “sienten que son superiores”, que “están lejos de la gente” y no pueden responder a sus necesidades.

Estoy agradecido por la teóloga feminista Mary Hunt. El vasto y sofisticado almacén de conocimiento de María queda eclipsado solo por su calidez y generosidad. Nos encontramos después de que mi editor le pidiera a Mary que me diese una propaganda para mi libro, Mujeres católicas que se enfrentan a su iglesia: historias de dolor y esperanza (Rowman y Littlefield). Le gustó el libro, creo, porque tenía como objetivo hablar con otras mujeres católicas en las bancas. No somos teólogos Solo sabemos que hemos sido ciudadanos de segunda clase en la iglesia por mucho tiempo.

La erudición de María no le ha impedido escribir desde el corazón . Su propia vida ejemplifica el poder del amor y el apoyo.

Estoy agradecido por mi hija, que es una feminista feroz. Valerie usa un collar que dice: “aplasta el patriarcado”. No creo que nunca seré la feminista que es. No se puede escapar por completo a la realidad de crecer en los años 60 y 70. Pero ella me perdona por mis fallas. Estoy muy orgulloso del trabajo que está haciendo en materia de justicia racial y social. Verla encontrar su voz y desarrollar sus habilidades de liderazgo me da una gran alegría.

Estoy agradecido por la vida y el legado de Barbara Blaine. Bárbara fue una de las feministas católicas que describí en mi libro. El fundador de la Red de Sobrevivientes de los Abusados ​​por Sacerdotes (SNAP), de 61 años, falleció este año, demasiado joven. La honestidad inquebrantable de Barbara y su vívido abrazo al mensaje del Evangelio de amar a su prójimo tocaron a miles de personas a lo largo de su vida. Creo que los obispos y cardenales que trataron de reprimir su lucha para proteger a los niños de los depredadores sexuales en la iglesia estarán bastante sorprendidos de ver a Bárbara en el cielo, mientras se dirigen a ese otro lugar. (¿Sabes quién eres?)

Estoy especialmente agradecido por los amables editores que me dieron mi primer descanso en el periodismo. Empecé como el único reportero de un semanario católico en el norte de Nueva York. Nuestro editor ejecutivo era un sacerdote, pero mis supervisores inmediatos eran laicos. Me dieron mucha libertad y me ofrecieron muchas oportunidades para desarrollar mis habilidades. Nuestro caricaturista personal incluso me enseñó a conducir y me llevó a la prueba de manejo, a pesar de que estaba luchando contra la gripe. Nunca me acosaron ni me hicieron sentir incómodo de ninguna manera. Creo que se habrían sonrojado ante la idea “.

Recordando el legado de la Reverenda Betty Bone Schiess


Renée K. Gadoua

TEMBLANDO EN LOS AÑOS: EN SUS 48 AÑOS DE HISTORIA, SYRACUSE NEW TIMES PERFILÓ A LA REVERENDA BETTY BONE SCHIESS CASI CADA DÉCADA, COMO DEMUESTRAN ESTAS IMÁGENES DE 2003, 1992, 1982 (FOTOS DE MICHAEL DAVIS) Y 1974 (FOTO DE BOB LORENZ).

En agosto de 1980, la longeva Syracusan Betty Bone Schiess se unió a 11 mujeres que se encadenaron a una barandilla en las afueras de Washington, DC, oficinas del Comité Nacional Republicano. Las mujeres usaban colores blanco y morado asociados con el sufragio femenino y quemaron una copia de la plataforma del partido, que el mes anterior revirtió su tradición de 40 años de apoyar la Enmienda de Igualdad de Derechos.

“El hecho de que los republicanos retiró el apoyo a la ERA desde su plataforma es un escándalo”, dijo Schiess al diario The Washington Post en ese momento. (Aunque el Congreso aprobó la ERA en 1972, la enmienda no logró la aprobación de las tres cuartas partes de los estados, que se requiere para su incorporación a la Constitución de los EE. UU.)

La protesta se produjo seis años después de que Schiess, que murió el 20 de octubre a la edad de 94 años, hizo historia luchando por la igualdad de género en la Iglesia Episcopal. Ella se encontraba entre los Once de Filadelfia, mujeres sacerdotes ordenados en una ceremonia en Filadelfia el 29 de julio de 1974, que los funcionarios de la iglesia llamaron “irregular” porque la ley eclesiástica no permitía que las mujeres se convirtieran en sacerdotisas.

La ceremonia recibió elogios y la condena. El fallecido obispo reverendo Ned Cole, líder espiritual de la diócesis local, llamó a la ordenación “un uso amotinado del poder episcopal”. Él suspendió a Schiess “de todas las acciones ministeriales” y se negó a reconocer su ordenación como un sacerdote. Schiess presentó una demanda por discriminación sexual contra Cole y la diócesis en una corte federal. Después de que la iglesia aprobó sacerdotes mujeres en 1976, dejó el caso.

Schiess, oriunda de Cincinnati, obtuvo una maestría de la Universidad de Syracuse en 1947. Ella y su esposo, William Schiess, un médico, asistieron a la Iglesia Episcopal de St. Albans en Syracuse antes de mudarse a la Iglesia Episcopal Grace. Grace, una parroquia conocida por su activismo social, patrocinó a Schiess para su ordenación.

Se desempeñó como capellán en la UB y en la Universidad de Cornell y como rectora de la Iglesia Episcopal Grace en México (Condado de Oswego). También se desempeñó como presidenta del Capítulo Gran Syracuse de la Organización Nacional de Mujeres y en la Fuerza de Tarea sobre la Vida y la Ley del gobernador Mario Cuomo. Fue incluida en el Salón de la Fama de la Mujer en Seneca Falls en 1994. Le sobreviven su esposo de 70 años y dos de sus tres hijos.

En ¿ Por qué yo, Señor? (Syracuse University Press, 2003), Schiess escribió que luchó por la ordenación de las mujeres “para salvar a la iglesia del sexismo”. Veintinueve años después, cuestionó si había tenido éxito.

“Los problemas en la iglesia y la sociedad, problemas que hemos identificado y esperamos resolver, todavía están con nosotros”, escribió en el prefacio del libro. Citó el racismo, el sexismo, la sexualidad, las relaciones ecuménicas, y “los mecanismos anticuados por los cuales la iglesia se gobierna a sí misma … son parte de nuestra agenda inconclusa”.

Schiess abordó esa agenda, además de la guerra, la inmigración, la libertad religiosa y otras causas, durante décadas a través de mítines, protestas, servicio público y cartas al editor. Sus memorias sirven como un álbum de recortes de los derechos civiles y los movimientos de mujeres, con camafeos de líderes locales y nacionales. Los amigos cercanos incluyeron a Karen DeCrow, la abogada del área de Syracuse que se desempeñó como presidenta nacional de la Organización Nacional de Mujeres en los años setenta. La fallecida Constance Cook, ex asambleísta del estado de Nueva York que patrocinó un proyecto de ley de 1970 para derogar las leyes estatales contra el aborto, representó a Schiess en su demanda contra la Iglesia Episcopal.

Aunque Schiess escribió con pesar de “los problemas aún no resueltos de los estereotipos de género y el significado de la sexualidad”, sí vivió para ver cambios significativos en la iglesia. En 2003, los representantes de la iglesia eligieron a Gene Robinson como el primer obispo abiertamente homosexual de la Iglesia Episcopal. En 2006, los episcopales eligieron a Katharine Jefferts Schori como la primera mujer en dirigir la iglesia nacional.

“Estoy sorprendido y, sí, encantado”, le dijo a The Post-Standard en ese momento. “Mi pequeña nota al pie es: ‘no nos detengamos allí'”.

En agosto de 2016, los episcopales del centro de Nueva York eligieron al obispo DeDe Duncan-Probe, la primera mujer en liderar la diócesis que negó la ordenación de Schiess hace más de 40 años. El obispo Duncan-Probe elogió el legado de Schiess. Los Once de Filadelfia, en la tradición de los sufragistas de Seneca Falls, “demostraron coraje frente a los prejuicios”, dijo. “El ministerio de la mujer ha sido un paso profundo y profundo para la iglesia”.

Jennifer Baskerville-Burrows, antigua pastora de la Iglesia Episcopal Grace de Siracusa, fue elegida el 11 de octubre obispo número 11 de la Diócesis Episcopal de Indianápolis, convirtiéndose en la primera mujer negra en dirigir una diócesis episcopal.

Servir en una parroquia conectada a Schiess era “enorme”, dijo ella.

“Mi percepción de ella era que ella sabía que ella hacía historia, pero que pensaba en dónde debía ir la iglesia”, dijo. “La ordenación de las mujeres fue la primera de muchas barreras que se deben derribar”.

Baskerville-Burrows habló con Syracuse New Times luego de que la diócesis de Indianápolis terminara su convención anual. En ese evento, los episcopales adoptaron una resolución de apoyo a la Acción diferida para llegadas infantiles, o DACA.

¿Qué pensaría Betty Bone Schiess de eso? “Creo que ella solo diría,

“De acuerdo”, dijo la primera mujer negra obispa episcopal. SNT

Renée K. Gadoua, escritora y editora independiente, cubrió anteriormente la religión para The Post-Standard. Síguela en Twitter @ReneeKGadoua .

 

https://www.syracusenewtimes.com/recalling-rev-betty-bone-schiess-legacy/

CONFERENCIA LA ORDENACIÓN DE MUJERES. CELEBRANDO 42 AÑOS (1975)


Primera Conferencia WOC
Este fin de semana de Acción de Gracias es un momento especial para la Conferencia de Ordenación de las Mujeres, un aniversario que celebramos como el lanzamiento de nuestro ahora-de cuarenta de dos año sólida organización.
A medida que nos damos gracias a aquellos que organizan y asistieron a nuestra primera conferencia en Detroit en 1975, me gustaría para sostener esas 500 personas que fueron rechazados de esa reunión lugar de interés, debido a la falta de espacio en la instalación. El espacio realizó a 1.200 personas, y el registro saber siquiera se cerró, 500 personas hicieron el viaje de todos modos!
Lo que me gusta de esta historia, aunque dolorosa, es que muchos de los que fueron rechazados organizada inmediatamente con mucho a la habitación 1416 del Sheraton-Southfield. Este grupo escuchó las cintas de la conferencia, oraron juntos, y eligió a experimentar la unidad, la igualdad y la participación en lugar de exclusión.
Informada por la escritura, teología y su experiencia en los márgenes, doce de “la gente de la habitación 1416” llama a los organizadores de la conferencia, como lo llamamos en nuestros líderes de la Iglesia y de nosotros mismos hoy en día: ampliar el espacio de la tienda, abrir sus puertas, bienvenida a todos llama a la mesa.
Que los dones y voces en los márgenes de guiar a nuestro movimiento y nuestra Iglesia como llevamos a cabo nuestro legado de la organización de base, la teología feminista y el testimonio de oración contra la injusticia y la exclusión. “Espacios limitados” y las puertas cerradas no son rival para el Espíritu Santo (o un miembro de WOC)!
Gracias por ser el movimiento – la Iglesia – que los desafíos, celebra y ora para la inclusión radical y la igualdad para todos. Feliz aniversario, WOC!

bendiciones acción de gracias,

Kate McElwee
Director ejecutivo

La felicidad se trata de contemplación y comunidad


 Candace Pert, una neurocientífica del Instituto Nacional de Salud, afirmó en su libro, Las moléculas de la emoción, que prácticas como la meditación y el yoga producen en su cuerpo “productos químicos de dicha”. (endorfinas). Ruth Whiippman, autora de “América ansiosa: cómo nuestra búsqueda de la felicidad está creando una nación de naufragios nerviosos”, escribió un comentario en el New York Times titulado: “La felicidad es otra gente”. Su teoría es que nos hemos centrado demasiado en el interior y no lo suficiente en el exterior. Ella aboga por conectarse con los demás y construir un sentido de comunidad como el camino a la felicidad.

Estoy de acuerdo con ambos autores y con Marilyn Preston, que combina ambos enfoques: “El camino hacia la felicidad personal, hacia la conexión con los demás, comienza con el autodescubrimiento. La atención plena y la meditación no son el enemigo. Están enfocando habilidades para ayudarnos. calla nuestra mente y abre nuestro corazón. Cuando te conoces y te aceptas, estás más abierto a conocer y amar a los demás “. (La felicidad se puede encontrar tanto dentro como fuera, “20 de noviembre de 2017, Sarasota Herald Tribune )

Como persona feliz, estoy de acuerdo en que la felicidad se puede encontrar tanto dentro como fuera. En el camino espiritual a medida que crecemos en intimidad con Dios, (nuestro Poder Superior, Presencia Divina, Cristo del Cosmos) experimentamos un amor infinito que llena nuestro ser y nos conecta con otros. Esta conciencia nos permite ver el rostro de Dios en los miembros de nuestra familia, nuestras comunidades y en los necesitados. 

La historia del Evangelio de María y Marta a menudo se interpreta como ejemplos de un enfoque ambos / y: contemplación y acción. Sin embargo, la erudita Elisabeth Schussler Fiorenza cree que la corrección de Jesús sobre Marta en Lucas señala el movimiento cristiano posterior para poner a las mujeres en una posición subordinada. El interés de Lucas por la subordinación de un ministerio a otro pasa a primer plano en la historia de Marta y María en Lucas 10: 38-42, donde Marta se caracteriza por servir en la mesa, mientras que María, como discípula rabínica, escucha la palabra de Jesús . ” 

Es evidente de los relatos del evangelio de Juan y del evangelio de Lucas sobre la historia de Marta que ambos escritores experimentaron una comunidad en la cual las mujeres ministraron como presidentas eucarísticas, predicadoras y diáconas. En la iglesia de Lucas, las mujeres helenísticas acomodadas organizaron la celebración eucarística en sus hogares. (Para obtener más información sobre Marta y María, lea mi libro: Orando con las mujeres de la Biblia) En nuestras comunidades católicas inclusivas hoy vivimos nuestro llamado a ser místicos y discípulos, como María. Reclamamos el ministerio de mesa de Marta y servimos al Cuerpo de Cristo en nuevas formas de ministerio sacramental que dan la bienvenida a todos al Banquete de Amor Divino. Entonces, para mí, la felicidad abarca el interior y el exterior: la contemplación y la comunidad. 

Bridget Mary Meehan ARCWP,

www.arcwpp.org

“Fomentando una Compañía de Empoderamiento en Nuestra Comunidad de Fe” por Lynn Kinlan ARCWP


El empoderamiento es un concepto fundamental dentro del cristianismo progresivo con raíces en todas las teologías de la creación, la evolución, el feminismo, el misticismo y la liberación, así como las influencias de la física cuántica y la presión hacia el activismo por la justicia social. Una compañía de empoderamiento honra la relación y la asociación sobre el liderazgo, la inclusión y el igualitarismo en lugar del patriarcado o tribalismo, el compromiso con el mundo exterior sobre la búsqueda egoísta del dominio y la salvación, el proceso sobre el resultado, el enredo holístico con el cielo aquí y ahora sobre dualista separación del cielo de la tierra, Dios de la humanidad o sagrado y secular. Hay muchas maneras de fomentar el empoderamiento en una comunidad de fe, pero quizás la más definitoria para los miembros, visitantes e invitados es cómo se crea y se realiza un ritual.

 En  Christianity’s Dangerous Memory , O’Murchu resume cómo hacer que los valores de empoderamiento cobren vida al sugerir que se trata de “ceder el poder” (O’Murchu 175). Boyle se hace eco de esto en  Tattoos on the Heart definiendo el parentesco como “ser uno con el otro … [N] no proveedor de servicios y receptor del servicio. No hay luz del día para separarnos, simplemente ‘nosotros’ (Boyle 188). Por lo tanto, las primeras acciones necesarias para fomentar una comunidad empoderada son aquellas que comparten el poder y borran las distinciones. Una comunidad empoderada apoya un círculo de igualdad en lugar de una pirámide de clasificación o cadena de mando. Renunciar al atuendo clerical, reducir la jerga y abrirse a ideas opuestas y cuestionar el status quo son esenciales para compartir el poder. El truco es asegurarse de que las nuevas frases “aprobadas” del progresismo no solo suplanten a la fraseología tradicional y que la apertura a nuevas ideas y nuevas personas sea más que un escaparatismo.

 “[B] Ser uno con el otro” requiere que aceptemos cambios significativos y desafíos de todos los que llegan con amor y no pretendamos escuchar. Las personas empoderadas no solo juguetean con los bordes; viven radical y audazmente con visión. Compartir decisiones verdaderamente significa aceptar a todos en grupos identitarios de raza y clase pero también a través de los tipos de personalidad y creer que cada uno tiene algo que ofrecer, quizás especialmente aquellos a quienes la sociedad margina: los socialmente torpes, los nerds, los fanfarrones, los altamente estructurados o el que prefiere que todo sea suelto y ambiguo, fluido y esponjoso. Esto es lo que significa reconocer la divinidad de cada persona.

Es el verdadero desafío que Jesús nos presenta: amarnos unos a otros como él nos ama. Sin excepciones, codicilos o asteriscos involucrados. En la presentación de YouTube en “ Evangelio de la Vida en 21 st  Century“, Delio sugiere que estar abierto a la diversidad y lo incompleto que puede resultar es simplemente el punto; la vida no se trata de perfección o medir, se trata de unirse en un “gran todo” y conectarse. Ella canaliza a deChardin para que reconozca el universo en constante expansión, siempre cambiante, y nuestro entorno terrenal. Cualquiera que recurra a la evidencia científica, Delio señala que el setenta y dos por ciento del universo es energía oscura donde reina el silencio y de dónde proviene el nacimiento; un útil recordatorio de cómo la meditación y la paciencia silenciosas y el desconocimiento de todas las respuestas son el sustento de la aceptación de la imperfección dentro de nosotros mismos y en los demás, y de poder cambiar y avanzar. Ella exige nada menos que una “interioridad renovada” que nos permita ser abiertos y apasionados por una nueva conciencia de Cristo.Asi que, cuando una decisión en una comunidad de empoderamiento toma tiempo para procesarse y procede a través de varias versiones imperfectas, y el tiempo es un desperdicio, la paciencia amorosa necesitará ser altamente valorada y practicada generosamente. En resumen: recuerde, incluso Eden tenía serpientes.

Otra de las implicaciones de los valores de empoderamiento es, según Delio, la disposición a ver nuestros evangelios como algo más que documentos históricos y no estar atrapados en una ilusoria edad de oro cuando los bancos estaban llenos y los seminarios más completos. Sin entrar en detalles, le pide a sus oyentes que den a luz a Cristo de nuevo en un movimiento de “Cristoforma” y usa el tiempo verbal para invitarnos a “Divinizar” el mundo. En la práctica, esto significa que todos los miembros de una comunidad deben ser aprendices de por vida, capaces y dispuestos a interpretar las Escrituras de una manera que distinga la verdad histórica o tradicional de las verdades que son eternas. No deben estar ligados al mito o al literalismo y ser conscientes del contexto cultural y de la historia de la iglesia. Estar dispuesto a aprender es un principio de la idea de O’Murchu de una fe adulta tan crítica para el empoderamiento. En “La fe adulta que crece en la sabiduría y la comprensión”, él presenta la fe como “alma gemela” para el individuo en lugar de la defensa del dogma por parte de la jerarquía (118). Los practicantes del empoderamiento tienen que renunciar a las certezas rígidas y al mito cómodo y a que se les diga qué creer. Las implicaciones para esto al permitirles a los creyentes escuchar sus conciencias y discernir una idea personal de quién es el Santo para cada uno de nosotros son para algunas personas, bastante liberadoras y para otros, desconcertantes.Una comunidad de empoderamiento trata de descubrir el corazón de lo Divino, el significado de ser uno en el Cuerpo de Cristo sin ceder o rendirse de donde venimos, y a veces, estar de acuerdo en no estar de acuerdo con los elementos más pequeños y enfocarse en el más grande imagen. él presenta la fe como “alma gemela” para el individuo en lugar de la defensa del dogma por la jerarquía (118). Los practicantes del empoderamiento tienen que renunciar a las certezas rígidas y al mito cómodo y a que se les diga qué creer. Las implicaciones para esto al permitirles a los creyentes escuchar sus conciencias y discernir una idea personal de quién es el Santo para cada uno de nosotros son para algunas personas, bastante liberadoras y para otros, desconcertantes.Una comunidad de empoderamiento trata de descubrir el corazón de lo Divino, el significado de ser uno en el Cuerpo de Cristo sin dar ni rendirse de donde venimos, y a veces, estar de acuerdo en no estar de acuerdo con los elementos más pequeños y enfocarse en el más grande imagen. él presenta la fe como “alma gemela” para el individuo en lugar de la defensa del dogma por la jerarquía (118). Los practicantes del empoderamiento tienen que renunciar a las certezas rígidas y al mito cómodo y a que se les diga qué creer. Las implicaciones para esto al permitirles a los creyentes escuchar sus conciencias y discernir una idea personal de quién es el Santo para cada uno de nosotros son para algunas personas, bastante liberadoras y para otros, desconcertantes.Una comunidad de empoderamiento trata de descubrir el corazón de lo Divino, el significado de ser uno en el Cuerpo de Cristo sin ceder o rendirse de donde venimos, y a veces, estar de acuerdo en no estar de acuerdo con los elementos más pequeños y enfocarse en el más grande imagen. Los practicantes del empoderamiento tienen que renunciar a las certezas rígidas y al mito cómodo y a que se les diga qué creer. Las implicaciones para esto al permitirles a los creyentes escuchar sus conciencias y discernir una idea personal de quién es el Santo para cada uno de nosotros son para algunas personas, bastante liberadoras y para otros, desconcertantes. Una comunidad de empoderamiento trata de descubrir el corazón de lo Divino, el significado de ser uno en el Cuerpo de Cristo sin dar ni rendirse de donde venimos, y a veces, estar de acuerdo en no estar de acuerdo con los elementos más pequeños y enfocarse en el más grande imagen. Los practicantes del empoderamiento tienen que renunciar a las certezas rígidas y al mito cómodo y a que se les diga qué creer. Las implicaciones para esto al permitirles a los creyentes escuchar sus conciencias y discernir una idea personal de quién es el Santo para cada uno de nosotros son para algunas personas, bastante liberadoras y para otros, desconcertantes. Una comunidad de empoderamiento trata de descubrir el corazón de lo Divino, el significado de ser uno en el Cuerpo de Cristo sin ceder o rendirse de donde venimos, y a veces, estar de acuerdo en no estar de acuerdo con los elementos más pequeños y enfocarse en el más grande imagen.  

Una vez liberado del dogma y la búsqueda de una recompensa celestial condicionada al buen comportamiento y las inoculaciones regulares del pecado en un confesionario, el creyente adulto está obligado y con suerte, ansioso por involucrarse con el mundo fuera del edificio de la iglesia y fuera de la comunidad de fe. O’Murchu ve a la comunidad moderna como una que actúa sobre una “agenda con visión de futuro para la transformación de la sociedad” para abordar la desigualdad y el sufrimiento del mundo (107). Un punto original que hace sobre el activismo es que la esperanza es más importante que el amor porque la desesperación es la tentación singular que nos impide engendrar el cambio en nuestra era moderna. En  la memoria peligrosa de la cristiandad él lo dice de otra manera; necesitamos hablar no solo sobre el amor abundante de un Creador y la virtud de la caridad, sino sobre la justicia. Esto se remonta a la idea de Boyle de estar con los desposeídos; no trabajando para ellos, sino con ellos. Es posible amar y rezar desde lejos, pero las acciones concretas sostenidas por la esperanza se toman en las trincheras, en la primera línea.

Ningún perfil de una comunidad de empoderamiento estaría completo sin abordar el lugar del ritual. Consideramos que determinados pasajes de la vida definen y merecen un reconocimiento formal. Sin embargo, es fácil que el ritual se descarrile y se convierta en una toma de poder institucional (es decir, transubstanciación) o una dilución del profundo significado espiritual del pasaje de la vida (es decir, el tío Johnny ordenado por Internet descuida la importancia espiritual y santa de el momento). Un buen ritual para creyentes adultos requiere enfrentar el desafío de ser inclusivo, afirmar la vida, expresar la cultura familiar y colocar la “sabiduría heredada … en el contexto contemporáneo” (O’Murchu  Adult Faith 178). Sobre todo, el ritual necesita reconocer el Espíritu residente de la persona (s) en el centro de la ceremonia para que no sea el que preside quien trae la bendición con los dedos mágicos. Esto significa tener miembros de la comunidad facultados para estar al frente y al centro, parte de la realización de los ritos que significan el paso. Esto podría ser cuando los padres ungen a su hijo en un bautismo, un miembro laico que le da una vela encendida al confirmand o un cónyuge que dice una oración junto a la cama de su compañero fallecido. Esta es la formalización del empoderamiento que, en palabras de Boyle, es la visión privilegiada de permanecer a un lado y ver la luz de “las almas sintiendo su valía, negándose a olvidar que nos pertenecemos” (212).

Publicado por Bridget Mary Meehan a las 9:06 p.m.

http://bridgetmarys.blogspot.com.co/2017/11/fostering-companionship-of-empowerment.html

Una reflexión sobre las ideas de Elizabeth Johnson: Los   Impacto del feminismo en mi camino espiritual y Ministerio


 

por el Dr. Suzanne De Froyo, ARCWP solicitante, Windsor, ON (20 Nov 2017)

clip_image002

Un fresco del Vaticano liberado de las catacumbas romanas de Priscila (230-240 dC) Uno de muchos, este fresco 230-240 dC fue encontrado en las catacumbas de Priscila de Roma. Este fresco muestra a un grupo de mujeres que celebran el banquete de la Eucaristía. Otra mujer muestra con los brazos extendidos como los de un cura. Vaticano dice que las afirmaciones de que estas mujeres eran sacerdotes son ‘cuentos de hadas’.   

Por Ellie Zolfagharifard Publicado: 12:03 GMT, 20 de Noviembre 2013

 

Los investigadores están proporcionando un análisis refrescante para celebrar los esfuerzos y logros del movimiento feminista. El libro de Elizabeth Johnson ‘rico en clemencia: Escritos para el Pueblo de Dios’ y sus conferencias You-Tube proporcionar una visión académica que aborda una perspectiva dominante para pasar por alto u omitir la presencia de los que se consideran menos importante y trae estos personajes a la luz. Esta perspectiva representa el cambio dramático en volver a contar. Si bien hay algunos que tener en cuenta el ritmo de esta reconceptualización dramática no se está moviendo lo suficientemente rápido, se puede considerar en relación con los tiempos, teniendo en cuenta los siglos de sometimiento intencional femenina en todos los aspectos de la existencia humana. Creo que sus esfuerzos académicos contribuirán a una visión del mundo más justo y humano con el paradigma actual de la dominación opresora, la desigualdad, el sexismo y la misoginia evidente en tantas relaciones humanas.

 

Cuestiones injustos, inquietudes, dilemas y problemas han aparecido insalvable largo de los siglos y Johnson cita pruebas de que una y otra vez la comunidad de la Iglesia ha sido un colaborador dentro y por fuera. Sin embargo, como se resume elocuentemente en su conferencia sobre María Magdalena, la Iglesia como comunidad de fe redentora está llamada a llevar la ley moral, natural y evangélica que tener esperanza y llevar la buena nueva de la salvación en Jesucristo al mundo.

Johnson predice que el trabajo feminista que se está haciendo actualmente no sólo tendrá un impacto en la comunidad de fe católica, pero inspirará directamente ‘cambio profundo’ en el mundo. Ella ofrece la esperanza de que a pesar de cualquier esfuerzo para mantener el status quo actualmente profesada por la Iglesia institucional, es el momento de reconocer la influencia entre el dominio civil y las dimensiones espirituales de la existencia humana.

 

Este complejo ‘maraña de nudos’ ha sido desatado de una manera académica en profundidad, que he dado el esfuerzo cognitivo y orante considerable de entender. Yo quería diferenciar mi punto de vista personal como un ‘humanista’ con las realidades del ‘sexismo’ y ‘feminismo’. La siguiente reflexión se puede agrupar en tres áreas principales que he encontrado especialmente interesante para los propósitos de reflexión.

 

En primer lugar he tratado de definir el dilema real, en segundo lugar me encontré con grandes contradicciones en las enseñanzas de la Iglesia, y en tercer lugar he tratado de describir el movimiento feminista global que en última instancia afectar el fenómeno de retardo dentro de la Iglesia institucional. Este tema es muy apasionado por mí y espero que para tejer estas tres agrupaciones en mi propia historia personal y viaje hacia el Ministerio.

El dilema

 

Comunidades de fe implican la identidad y las relaciones consigo mismo y con los demás, lo que en última instancia puede ser saludable y enriquecedor o insalubre y degradante. Causa preocupación la continua enseñanzas sexistas y sesgo que afectan a las normas culturales aprobados por la estructura institucional, teologías y la práctica de la Iglesia Católica Romana. Las mujeres han sido despojados de su dignidad y reducida en posición dentro de la comunidad de fe del discipulado. Me pregunta cómo este punto de vista se ha perpetuado y cómo se puede rectificar esta injusticia?

 

La familia es el lugar donde comienza el viaje de nuestra vida y siempre ha estado en el centro de mis propios círculos de relaciones personales. Nací en la fiesta de la Inmaculada Concepción, por lo que mi familia ‘católica’ me dijo que esta fecha era una bendición para mí. Era tan especial que la Iglesia lo declaró un día de fiesta religiosa y en el sistema escolar separado nosotros, como niños tenían un día libre de la escuela. Pero desde que yo era capaz de entender los pájaros y las abejas Siempre me he preguntado por qué la condición de ‘virgen’ era una necesidad en la historia de Jesús y lo que esa condición dirigida a todo aquel suerte de nacer de una mujer.

Para hacer las cosas aún más confuso, con el tiempo me di cuenta de que Jesús se dice que tienen hermanos y hermanas, posiblemente, incluso (Marcos 6: 3; Lucas 8: 19-21; Juan 2:12), pero nunca oí hablar de sus relaciones. Poco fue escrito acerca de Jesús la juventud así que a menudo preguntado acerca de cómo se han tratado unos a otros en las interacciones del día a día que eran necesarios para funcionar y prosperar en ‘dignidad’, de modo que cada miembro de la familia podría llegar a ser personas totalmente humanos en por derecho propio.

 

Junto con la madre y la esposa de mi padre, que tenía tres hermanas y tres hijas. Me doy cuenta de lo afortunado que era que se sentía bendecido por estar rodeado de una fuerte presencia femenina y por sus acciones alentadores sus acciones reflejan una apreciación de la igualdad de género. Fue papá quien me introdujo en concepto de colaboración como la forma preferida de la discusión y toma de decisiones, ya sea en el trabajo o cuando se trataba de asuntos que me afectarían personal o mi familia. Él tenía la paciencia de Job, siempre disponible para escuchar con paciencia y sin perjuicio Mientras luchaba con problemas de justicia social de los años 60 y 70. Él compartió su visión del mundo y respeta las perspectivas emergentes que traje a nuestras conversaciones. Papá trajo valores espirituales y mucho sentido común a nuestras muchas discusiones como navegué las realidades de la vida del día a día.

Creo que muchas de las alternativas que Jesús presentó también son ‘sentido común’. Yo diría que él trató de recordarnos que a pesar de las tribulaciones y tentaciones para poner el ‘yo’ en primer lugar, la naturaleza básica de la humanidad es trabajar juntos por un objetivo común, actuar con ‘daño a ninguno’ y mantener intenciones para el ‘bien superior’ . Las enseñanzas de Jesús me recordaron a este, porque el amor siempre estuvo en el corazón de su mensaje. Esta línea de pensamiento sobre la naturaleza de la humanidad se deja a consideración en otro día, pero sólo tiene que mirar a los muchos actos de bondad soy testigo de cada uno y todos los días para reforzar esta creencia.

las contradicciones

 

Johnson postula que la ‘buena nueva’ defendido por Jesús fue intencional para evitar su comunidad de la creación de un sistema en el que un individuo o ‘señores’ grupo sobre otro. Una de las imágenes más fuertes de mi juventud era lección final cuando Él modeló el servicio humilde de Jesús ” lavar los pies. Una y otra vez el Jueves Santo, que son testigos de la recreación y de manera interesante en estos tiempos modernos que ven a las mujeres que representan a los apóstoles. Las siguientes palabras sirven de inspiración:

“Ciertamente les aseguro que los funcionarios no son mayores que su señor, ni son mensajeros mayores que el que les fue (Juan 13:16)

 

Mis intentos de reconciliar esta directiva puntas de Cristo a los hechos de los hombres exclusivos que recibieron las órdenes santas se han convertido en una contradicción desconcertante. Jesús no estaría hablando exclusivamente a sus 12 apóstoles varones nombrados porque creo Tendría intencionalmente incluyó su amplio círculo de discípulos. Nunca menos, el mensaje profético de Jesús del servicio ha dejado un punto de apoyo formidable guiar el trabajo por la justicia queda por hacer.

 

Entonces ¿por qué ha sido tan difícil de lograr la igualdad? La Biblia ha sido una influencia significativa. Los escritos son susceptibles a los muchos modos de interpretación, tales como palabras que se toman literalmente, metafóricamente o ideas consideradas través de la lente socio-contextual de las veces que fueron escritas. Poderosos mensajes se transmiten y la precaución deben ser aplicados en la intención de interpretación. Estudiosos y teólogos de la Iglesia también reconocen que existen numerosas compilaciones atribuidos a autores individuales, junto con numerosas revisiones realizadas a través del tiempo. Se puede decir que la interpretación profunda requiere conocimiento formal, lo que justifica el decreto de la iglesia institucional dejar este al sacerdocio ‘racional’ ordenado.

Sin embargo la sabiduría reside en un reino espiritual de mayor potencia. En los momentos difíciles en mi vida que a menudo la vuelta a las ideas de mi abuela que me ayude a guiar en mis opciones de vida. Ella era un humilde feligrés práctica de la Iglesia Unida y juntos sería a menudo recurren a sus páginas muy usadas del Nuevo Testamento. Mi investigación inicial dio lugar a la discusión y distinciones se hicieron lentamente como la comodidad y orientación desplegada. Fue durante esta época que empecé mi relación personal con Jesús como consejero y la Biblia realmente se convirtió en la ‘Palabra Viva’. St. Paul pidió a los que creen en Él para salir y difundir su mensaje:

Romanos 10: 11-15
¿Cómo, pues, invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? ¿Y cómo predicarán si no son enviados? Como está escrito, “Cuán hermosos son los pies de los que anuncian las buenas nuevas!”

La gratitud será para siempre sin fin para esos momentos especiales en mi vida cuando yo estaba envuelto en este cuidado y amor incondicional.

 

En mi juventud yo también estaba fascinado por las historias de las pocas mujeres que se unieron al círculo íntimo de los discípulos de Jesús y sus compañeros de viaje. La Biblia dice que una prostituta arrepentida fue redimido. Sin embargo, la conferencia de Johnson en la verdad de la relación de María Magdalena con Jesucristo actúa como una puerta abierta para que las mujeres se convierten en participantes iguales en la Iglesia.

 

Su perspectiva me fascina. Al girar el espejo hacia el interior con el fin de reconocer las falsedades que han oprimido propia imagen de una mujer y la dignidad crea una oportunidad para el cambio individual que tiene el inmenso potencial de influir en una sociedad más justa.

Pero ¿por qué introducir esta hermosa amistad particular, la recíproca de esta manera? Para condenar inicialmente la personalidad de María Magdalena como una mujer inferior, pecaminosa, marginados siempre será desconcertante para mí. Elizabeth Johnson ha arrojado luz sobre la verdad, que esta parte de la historia fue perpetuado por el Papa Gregorio en 591 y la Iglesia institucional. El Papa actúa en virtud de las sagradas órdenes en ‘Persona Christi capitis’. Las consecuencias de su perfil ‘inspirado’ de la compañera devota ha ‘pegado’ desde hace más de 1400 años y ha sido una fuerza poderosa persistente en la psique humana.

Las diferencias en el género siempre han dominado la conciencia humana, más que similitudes. Seguidores notables de Jesús eran hombres que representaban una amplia gama de ocupaciones marginados por la cultura hebrea del tiempo. Sin embargo, ninguno fue echado en una luz sexualizada degradante al igual que María Magdalena.

La visión del mundo occidental-arraigada de la mujer como el sometimiento merecedor puede rastrearse mucho antes de las declaraciones del papa Gregorio. Esto se evidencia por el impacto de los valores antiguos romanos y la larga historia de la sociedad occidental leyes, costumbres culturales y el orden social. Johnson también lleva nuestra atención a las declaraciones de sesgo en contra de la dignidad de la humanidad plena de la mujer a través de los siglos. Los teólogos cristianos estimados utilizan la Biblia como justificación de estas creencias como Tertuliano (160-225 dC), Agustín (354-430 dC), Thomas Aquinas (1225-1274 dC) y Martin Luther (1483-1546). El mensaje ‘Buena Nueva’ traída por Jesús núcleo era y todavía es considerado revolucionario. Parece ser que esta necesidad nivel profundo para un cambio de paradigma más humanista siempre será una empresa difícil.

El Movimiento Feminista

         Afortunadamente, muchas teólogas feministas han promovido un argumento contrario que identifica los prejuicios, los prejuicios y el miedo como variables clave que superar. Sexismo arraigado se ha legitimado, por tanto, la pintura de la ilusión del género masculino‘superioridad reclamo’ ser los guardianes ‘oficiales’ de la palabra inspirada. Visión general de Johnson académica de los textos bíblicos y las inscripciones arqueológicas da evidencia de que las mujeres y los hombres en la Iglesia primitiva llevaron valientemente las enseñanzas de Jesús incluido en la vida cotidiana de su comunidad. La participación fue visto como parte de una comunidad liberadora, incluyendo colaboración discípulos masculinos y femeninos. Ellos lo siguieron y fueron enviados a compartir la ‘Buena Nueva’ como la ‘Palabra Viva’ (Lucas 10: 1-24).

 

Jesús enseñó a sus seguidores a través del ejemplo haciendo que compartir la mesa inclusiva, la solidaridad con los marginados y Criticó a aquellos cuyo manto fue uno de poder dominante y el liderazgo opresivo. Una comunidad de fe de colaboración asegura que un género no se coloca por encima de otro salvaguardar la plena participación en mente, el espíritu y el cuerpo. Este modelo honorable para el comportamiento en las relaciones y formas de interacción se sembró en mí hace mucho tiempo y ha surgido como la inspiración para seguir la llamada de convertirse en un Deacon dentro de la compañía de ARCWP.

Johnson señala que antes y después de la muerte de Jesús, las mujeres y los hombres tenían papeles respetuosos como apóstoles, misioneros, profetas, maestros, sanadores, diáconos, líderes de iglesias en casas y predicadores que comparten la palabra viva de inspiración y los hechos de Jesús. Divisiones ya no se aplican debido a que el estado de ser bautizado en Cristo significa, literalmente, tomar en lo que Jesús representa – y eso significa que todos nosotros.

Antiguas historias del Evangelio son relevantes para el día de hoy para que ilustran que la Buena Nueva proclama que ya no puede haber distinciones basadas en la raza ‘Judio del griego’ clase económica, ‘esclavo o libre’, o ‘macho y hembra’ género (Gálatas 3 : 28). Por lo tanto hay una tensión inevitable entre lo que Jesús profesaba y lo que ha sido creado a través de una preferencia cómodo desde hace mucho tiempo por la tradición que perpetúa la dirección de la Iglesia como una jerarquía exclusivamente masculina.

Esta estructura rígida parece insuperable, pero las mujeres y los hombres están con valor frente a los retos de frente. Johnson describe elocuentemente la patriarcal debate entre profética haciendo referencia a Decreto de la Revelación y la encíclica de John Paul II del Concilio Vaticano II de la Iglesia institucional en la dignidad de la mujer. Se predice que este objetivo teórico facilitará el proceso de aclarar la ambigüedad de la dignidad humana de las mujeres.

Pero la oposición se mantiene firme. Johnson resume tres razones por qué las mujeres actuales no pueden ser ordenadas, reflejados en ‘Inter Insignores’ (un documento emitido el 15 de octubre de 1976 por la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe):

1)      Jesús ordenó a 12 hombres como apóstoles (lo que significa que es enviado con un mensaje)    por lo que es imperativo que se sustenta una representación simbólica naturales        durante el sacramento de la Eucaristía

2)      Al no permitir que las mujeres al sacerdocio ministerial la tradición ininterrumpida       de la Iglesia continuará

3)      Esta tradición representa una vista de cortesía de la naturaleza humana y   orientación de género

  •  Los hombres son racionales y son plenamente capaces de provocar en el ámbito público
  •  Las hembras son amantes e inherentemente capaz de alimentar a los más vulnerables en el reino thepublic

¿Cómo estas caracterizaciones estrechas continúan siendo justificado está más allá de mí. Oí estas razones, entre otras, repetidas por un joven sacerdote (cinco años ordenados) quien hizo una presentación sobre el Sacramento del Orden de Jesucristo en la Parroquia de Corpus Christi en Windsor el viernes, 17 de noviembre de 2017. Salí de su ‘hablar ‘una vez más cuenta de que la transformación de un varón de sólo Sacerdocio sancionado será una tarea monumental, si no imposible, ya que mi marido y amigos están diciendo. Estaba consternado por decir lo menos como argumentos del joven sacerdote no eran de edad sin ninguna referencia a las revelaciones científicas recientes.

Pablo advirtió que el aprendizaje mientras que en el sacerdocio es un proceso evolutivo que requiere la apertura:

Filemón 6
Y rezo para que el intercambio de tu fe sea eficaz para el pleno conocimiento de todo lo bueno que hay en nosotros por el bien de Cristo.

Mis compañeros de viaje en AWRCP hicieron una conexión entre las teorías visión de futuro de enredo cósmica por Ilia Dellio al movimiento mujeres sacerdote ( https://cac.org/quantum-entanglement-2015-11-12 ). M i propios estudios académicos complementan este pensamiento progresivo, lo que ayuda a mantener el equilibrio de mi nave, ya que la experiencia de los mares agitados que se desarrollan en mi viaje Ministerio. El cambio será necesario y profundizar en la literatura académica cambio conceptual tiene el potencial de hacer una impresión en los iluminados para la transformación dentro de la Iglesia.

La esperanza está también poderoso, con decisión suspendido en el horizonte crestería. En el año 2017 somos testigos de movimientos poderosos de la sociedad civil occidental que tendrán influencia. Un importante ejemplo para ilustrar el cambio es el movimiento de derechos humanos global que ha acomodado la igualdad y la dignidad humana en la legislación. La cara del feminismo también está cambiando a medida que vemos Justin Trudeau, primer ministro de Canadá declarar públicamente su posición con una declaración aparentemente sentido común. El 16 de marzo, 2016 a la Conferencia de Mujeres en Igualdad de Género en la sede de las Naciones Unidas que dijo,

“Voy a seguir diciendo, en voz alta y clara, que soy feminista … No debería ser algo que crea una reacción. Se trata simplemente de decir que creo en la igualdad de hombres y mujeres y todavía tenemos un montón de trabajo por hacer para llegar allí. Eso es como decir que el cielo es azul y la hierba es verde “.

Hay un largo camino por recorrer para que las mujeres ser sacerdotes en la Iglesia Católica Romana. Un obstáculo importante es la forma en que los consejos de los hombres “continuar el ajuste de la agenda y controlar las enseñanzas doctrinales, leyes, mandatos morales y éticas de la Iglesia.

 

Johnson señala que la igualdad de las mujeres se están poniendo en práctica a través del frente ‘civil’ que afecta a un amplio espectro de la actividad humana, incluyendo, por lo que es cada vez más difícil separar reinos civiles y espirituales de servicio:

  •  Educación

o    catequistas

o    maestros

o    Directores de educación religiosa

o    Voluntarios pastorales como ministros de la Eucaristía, administradores parroquiales, los jueces de los tribunales de matrimonio, profesores de seminarios

  •  La tecnología médica de la fertilidad controlar
  •  Acceso lugar de trabajo la promoción de un grado de independencia económica
  •  Leyes que se han escrito para que garantizan la igualdad

Conclusión

Johnson señala que es muy problemática ‘la élite clerical macho tiene el poder sin responsabilidad y operar dentro de sus propias normas internas. Historias de dominación, la desigualdad y la misoginia siguen siendo abundantes. Pero como ya he dicho en la introducción, es el momento de reconocer la influencia entre el dominio civil y las dimensiones espirituales de la existencia humana.

Afortunadamente muchos casos ya no están ocultos o enterrados, ya que están surgiendo en todo el mundo cada día. Escándalos de mala conducta sexual, falta de protección de las personas vulnerables a través de encubrimiento, malversación de fondos y las prácticas corruptas han producido un enorme peaje que hay que pagar. La confianza de la gente y la estructura misma de la Iglesia institucional se han visto socavadas y posiblemente irreversiblemente dañado. Las palabras y los actos de condena o disculpas no serán suficientes. Cambio transformador es necesario.

Creo buen tiempo procede del mal. Como se ha indicado Trudeau se está trabajando mucho queda por hacer. En nuestro enfoque Ministerio tiene que permanecer constante, tomando el consejo al Dalai Lama que dijo: “Me parece esperanza en el más oscuro de días y me centro en el más brillante”. Recientes acontecimientos se están desarrollando a un ritmo rápido y la adición de combustible a los movimientos políticos. Un ejemplo reciente es el 10º aniversario de los sobrevivientes de marzo para detener el abuso de poder y la mala conducta sexual, que se destacó en numerosos medios de comunicación internacionales, incluyendo la emisión Nacional de Canadá el 12 de noviembre de 2017.

Las barreras que se esconden prácticas injustas en los dominios tanto civiles e institucionales se desmoronan, la predicción de la Iglesia católica ya no será una excepción.

Creo que el movimiento por la igualdad y la dignidad ha ganado tal impulso que no se puede detener. Las mujeres están estudiando y llegar a un acuerdo con la influencia externa que motivaron la internalización de las creencias que disminuyen su sentido de la dignidad y la propia imagen. Almas valientes están recibiendo el mensaje de voces gritando, “Es cuestión de tiempo”. Sus acciones desafían los de la Iglesia institucional del Vaticano que les bar de participar plenamente en los misterios de la salvación.

Es importante destacar que, según lo previsto por la colaboración Jesucristo es un concepto relativamente nuevo para el comportamiento humano para hoy. Yo diría que en estos tiempos tumultuosos todavía estamos buscando a tientas con el establecimiento de las condiciones necesarias que permitan a estas formas de interacción respetuosa a florecer. Por cierto, no se puede encontrar en las trampas del poder y el control ilusorio.

Al participar en el corazón de la compasión Comunidad de Fe en Windsor, Ontario, me uno a una comunidad mundial de fe que hace honor a la voz de la hembra en las homilías de la Palabra viva. Estoy presenciando mujeres sacerdotes que presiden Eucaristía que en última instancia refleja la dignidad femenina para representar a Cristo en los procedimientos litúrgicos. Los sacrificios de las mujeres y los hombres de hace miles de años están siendo reconocidos y hay valientes mujeres y hombres que apoyan la visión de una mesa de colaboración inclusivo de Jesucristo. Afortunadamente, se están haciendo eco de las intenciones que subyacen en los inicios fundacionales históricos de la Iglesia primitiva. El bíblica María Magdalena, como un amigo querido de Jesús, está siendo respetado como una mujer apostólica cuya voz se unió a los discípulos en su viaje valiente. Al honrar su dedicación y valerosos actos, que será para siempre inmortalizado.

http://bridgetmarys.blogspot.com.co/2017/11

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: