LA ALIENACIÓN COMO EXTIRPACIÓN DE LA DIGNIDAD HUMANA “: Anibal Cañaveral


-Tú nos has salvado la vida; en ti hemos encontrado comprensión; seremos siervos del faraón” (Gn 47, 25).

  1. Preámbulo Escribo este texto bajo la premisa de que he vivido la afectación del conflicto armado. Hago parte de los ocho millones de víctimas y desplazados de este país. Fui desarraigado en la década de los años 80 de mi tierra natal y, desde entonces he peregrinado por diversos lugares de la geografía nacional y latinoamericana. Mi formación teológica y bíblica se forjó en ese contexto de desarraigo, por lo que desde ahí me sitúo para escribir estas líneas. Por tanto, es mi punto de vista, respetuoso de otros. Es posible que si no hubiese vivido esta realidad estuviese escribiendo otras cosas, pero trato de ser consecuente con lo que he vivido y escrito. Admiro y respeto profundamente a quienes, sin haber recibido afectación del conflicto armado, viven la solidaridad y el compromiso con las víctimas, como reconozco en muchas personas que nos sobrepasan en compromiso y entrega por la causa de la justicia y la paz.

  2. A modo de introducción Muy lejos, allá en los tiempos de la monarquía salomónica en Israel, la Biblia registra una de las páginas más dramáticas sobre la alienación absoluta (Gn 47, 13-26), donde después de concluir su lectura pareciera no quedar otra salida que decir: «apague y vámonos». Ha triunfado el proyecto faraónico junto a su dios On y el pueblo egipcio ha exclamado: “-Tú nos has salvado la vida; en ti hemos encontrad 2 nuevamente este versículo 25 de la Biblia: “-Tú nos has salvado la vida; en ti hemos encontrado comprensión; seremos siervos del faraón”.

La actualización hoy podría ser: Gracias, señor Duque, porque nos vas a salvar con tu proyecto paramilitar, seremos esclavos del uribismo. Con un nombre bíblico, en otra región de Antioquia, el panorama fue más sombrío. Alejandría es un pueblo que arrasaron los paramilitares, paradójicamente también el único municipio de la región del Oriente antioqueño donde ganó el SÍ a los Acuerdos de paz con 966 votos sobre el NO con 696. Por sus campos habíamos transitado llevando a las veredas la Lectura Campesina de la Biblia. Allí floreció una de las escuelas bíblicas campesinas a finales de los años noventa, pero la violencia paramilitar la hizo desaparecer. Con uno de los desplazamientos más elevados de pueblos pequeños (62% de su población urbana y campesina), 200 personas asesinadas, cerca de 25 desaparecidas entre finales de la década de los noventa y comienzos de la de 2000 (Betancur, 2015, prr. 1), el registro fue peor que en Montebello: 69% a favor del uribismo (1.513 votos) y el 3.30% (70 votos) por la Colombia Humana (Registraduría Nacional, 2018). A qué o a quiénes atribuir este exitoso resultado del retorno del uribismo, del triunfo del victimario sobre las víctimas, de esta extirpación de la memoria y la conciencia crítica; de la alienación de mucha parte del campesinado que vuelve a respaldar al victimario que arrebató la vida de sus seres queridos, que les condenó al desplazamiento forzado y que terminó enajenándoles su libertad. El resultado de 2016 y este de ahora puede leerse también como una repoblación de los campos de Alejandría y de Montebello de población con mentalidad uribista y paramilitar, o como proselitismo y adoctrinamiento político. El texto de Gn 47, 13-26, en una interpretación crítica revela que, fue el hambre y los sacerdotes que estaban al servicio del proyecto faraónico. En los pequeños municipios de Montebello y Alejandría podremos decir que los indicios no están distantes de los sacerdotes y pastores de hoy que acompañan espiritualmente a estas poblaciones, y a los medios de comunicación que entran a las ingenuas conciencias los miedos y las mentiras revestidas de verdades absolutas. El papel que desempeñan profesores y profesoras en escuelas, colegios y universidades contribuye a la alienación y el adormecimiento de la conciencia. Su adoctrinamiento lleva a que el pueblo reconozca en su verdugo a un mesías salvador.

  1. Negritudes, indígenas y campesinos en las márgenes de una esperanza que se hunde El amanecer del 28 de mayo de 2018, para la historia política del país se recordará en las generaciones críticas venideras, como el día que en Colombia hubo un parpadeo de ganarle las elecciones al uribismo, a los partidos tradicionales (liberal y conservador) y a las maquinarias políticas y clientelistas que en otros tiempos compraban la conciencia de amplios sectores de la sociedad para perpetuarse «los mismos con las mismas» en el poder. Como escribió el columnista del periódico El Espectador, Rodrigo Uprimy (2018): “La paz con las Farc ganó la primera vuelta presidencial, pero paradójicamente quedó en grave peligro por lo que pueda pasar en la segunda vuelta” (Uprimy, 2018, prr. 1). La “Colombia Humana” encontró respaldo en las poblaciones más marginadas y excluidas en La Guajira, 3 el Atlántico, Sucre, Córdoba, Urabá antioqueño, Chocó, Buenaventura, Cauca, Nariño, Putumayo y Vaupés, mientras la de la Coalición Colombia obtuvo una votación cercana, predominantemente en las ciudades grandes e intermedias. Uprimy señala la paradoja en que quedó sacrificada la paz –para quien escribe este artículo- por las decisiones políticas de Sergio Fajardo, Jorge Robledo y Humberto de la Calle, candidatos que decidieron votar en blanco en la segunda vuelta de las elecciones. Sin duda alguna, los escenarios y las razones que suscitaron los apoyos a las dos alternativas de cambio en el país son en esencia los mismos, pero resulta difícil entender lo que vino después. Ambas propuestas están inmersas en esa paradoja que señala Uprimy. La Colombia de las negritudes, los pueblos indígenas y parte pequeña del campesinado llevó a la segunda vuelta a la “Colombia Humana”, sobre la Colombia de la Ciudadanía Libre, que representa la fuerza bogotana y de las ciudades grandes e intermedias. Uno puede preguntarse las motivaciones de comunidades muriendo de hambre, acorraladas por el conflicto armado, víctimas de la corrupción y la impunidad, votando por una propuesta diferente al uribismo, al vargasllerismo, al liberalismo y al conservatismo. Uno puede preguntarse si han votado porque tuvieron previamente, en muchos casos, una formación política o mejor ha sido que su voto es como un clamor al hambre, la miseria, la marginación y la exclusión que han sufrido por muchos años. Y si es esto último, fue lo que precisamente identificó al Dios del Éxodo para liberar a su pueblo de la esclavitud en Egipto (Éx 3, 7-9). La paradoja que nos deja en la perplejidad es que no sea directamente el uribismo, cuyo intento de ganar la presidencia fracasó en la primera vuelta, al interponerse la votación de Fajardo y de Petro, sino que sean los propios dirigentes de la Colombia de la Ciudadanía Libre (Fajardo y Robledo) y la que representó De la Calle (Acuerdos de paz), quienes le hagan este favor al uribismo de levantarse de entre las cenizas y regresar al poder con una procesión de corruptos, politiqueros y procesados penal y judicialmente. En consecuencia, estos liderazgos políticos podrán ser los que entierren los sueños y las esperanzas del pueblo de las márgenes geográficas de Colombia y de las periferias de las ciudades. Uprimy lo respalda con cifras: La paz con las Farc ganó entonces por 58 % contra 39%, o al menos, por 51 % contra 39 %. Una victoria clara, con una participación electoral de 53 %, que es alta para Colombia. La paz tendría entonces hoy un robusto apoyo democrático que facilitaría su implementación. Pero la paradoja es que la paz está en peligro por los posibles resultados de la segunda vuelta presidencial (Uprimy, 2018, prr. 3). Hemos quedado en la encrucijada de un cuarto de hora en la historia de Colombia para vencer al poder de la clase política tradicional, corrupta, politiquera y señalada en muchos de sus representantes como criminales o allanarle el camino del regreso al poder para nuevos ciclos y expresiones de la violencia paramilitar. Posiblemente, en el escenario de un nuevo regreso del uribismo al poder, la dirigencia y militancia de la izquierda y de la Colombia pensante de la Alianza por Colombia, sea la que ocupe el lugar del exterminio de la UP en los tiempos de hoy. Sabemos que al proyecto paramilitar del uribismo y de la narcoparapolítica le sobran agallas de eso. Y que harán al margen de la ley lo que sea necesario 4 para eliminar a quien piense diferente a ellos y agrandar todavía más el aparato de represión, impunidad y corrupción. Ya, sin llegar al poder, las cifras de asesinatos de líderes sociales ensombrece el proceso de paz.

  2. Una ciudadanía libre, desafiada a superar el talante de sus dirigentes Ayer hacíamos el balance de su fuerza, ubicada en los principales centros urbanos del país, donde las dos Colombia, la de la Ciudadanía Libre y la Humana, superaban en votos a las corrientes del uribismo, del vargasllerismo, del santismo, del liberalismo y del conservatismo, reagrupadas de nuevo ante el escenario de una segunda vuelta el 17 de junio. Si realmente se llegan a acortar las diferencias en votos con el uribismo, será porque la Ciudadanía Libre de la Coalición Colombia de los grandes centros urbanos y las ciudades intermedias inclinen su voto a la Colombia Humana, pues mucha parte de la Colombia rural y campesina es la base del uribismo. También porque la Colombia Humana aumente su votación en los departamentos donde ganó o en la considerable abstención que no votó en las pasadas elecciones (47%). Podremos concluir que el uribismo junto al conservatismo, el vargasllerismo, el santismo y el liberalismo perdieron las elecciones el 27 de mayo en la mayoría de las grandes capitales y las ciudades intermedias, donde el voto de opinión y de anticorrupción de Fajardo y de Petro marcaron una diferencia considerable. Sin embargo, esa diferencia se ha desdibujado con las posiciones del voto en blanco de sus líderes. Queda que las bases sobrepasen la visión de sus dirigentes y sean capaces de salvar la continuidad de la implementación de los Acuerdos de Paz y el futuro de Colombia en relación al cuidado del medio ambiente, la participación democrática, la lucha contra la corrupción y la impunidad, la esperanza y el futuro de la Colombia marginada y excluida. Si este potencial electoral que se impuso en las grandes capitales, representado en las juventudes universitarias, en la gente de opinión crítica y en quienes aspiran a un cambio en la política colombiana, toma la decisión de superar el talante de sus líderes naturales, tristemente inferior, al buscar el andén cómodo del voto en blanco, es posible cerrarle el paso al regreso del uribismo, a la maquinaria politiquera, a la dirigencia corrupta de este país que se arropó de nuevo bajo la manta del uribismo. Nunca antes como ahora se había dado la oportunidad histórica de alcanzar el lugar para otra alternativa política a la que ha sacrificado el futuro y la esperanza de este país. 5. La pérdida del olfato político y los medios de comunicación Aprendimos desde los tiempos de la escuela primaria de los tres poderes de la sociedad: el poder ejecutivo, el poder legislativo y el poder judicial. Esos tres poderes simbolizan hoy el hundimiento ético y moral de la sociedad colombiana. Se corrompieron y se degradaron. Las elecciones, como ya se dijo antes, mostraron el derrumbe de los partidos tradicionales y de las maquinarias, así como de sus caudillos desteñidos y quemados políticamente. Al día siguiente, quienes irrumpieron a primera hora fueron los caudillos del cuarto poder: los poderosos medios de comunicación, tan prestos en otras ocasiones a cubrir las noticias de Venezuela, robos, accidentes, ganadores, espectáculos y reinados. En cambio, ese 28 de 5 mayo hemos despertado con la noticia de los medios de comunicación a la cacería de los 4 millones y medio de votos de Fajardo. Creo, quizás esté equivocado, que esos mismos medios madrugaron al día siguiente de la primera vuelta de las elecciones a cocinar ese voto de la Coalición Colombia en favor de Duque o en blanco, que quedaba suelto en la vecindad de sus entornos. Darío Arismendi, en el “Feliz amanecer” de las mañanas entró al minuto de terminar su saludo, a entrevistar a Sergio Fajardo, después de anunciar que podría ser el candidato estrella a la presidencia de la república dentro de cuatro años (2022). No entrevistó primero a Duque, triunfador de las elecciones, como era de esperarse, ni tampoco a Petro, ganador a la segunda vuelta. Por el contrario, le interesó la entrevista con Sergio Fajardo. Lo propio hizo Yamid Amat, en la noche de ese primer día, trayendo a Fajardo y alargando sus declaraciones a una segunda parte de la entrevista para el día siguiente. No sé qué pasó con el olfato político de Fajardo al prestarse a semejante redada de los medios de comunicación, pero lo de hoy, guardando las proporciones, se parece a la postura de la Jerarquía católica colombiana, a excepción de monseñor Darío Monsalve de la Arquidiócesis de Cali y algún otro prelado en el anonimato, respecto a lo dicho por el señor Cardenal Rubén Salazar, refiriéndose al Plebiscito del SI o el NO a los Acuerdos de paz: tenemos una posición totalmente clara y es que invitamos a votar a conciencia. Y eso significa que cada persona, sin dejarse arrastrar por consideraciones no verdaderamente claras desde el punto de vista de la comprensión de lo que se está logrando en La Habana, vote por el ‘Sí’ o por el ‘No’, de acuerdo con lo que crea más conveniente para el país. Y no sencillamente porque se manipule o se deforme la información y la realidad” (Redacción de El Tiempo, 2016, prr. 7). Esa supuesta neutralidad frente al SÍ o al NO, revestida del voto a conciencia, no dejó de tener sus dividendos políticos en favor del resurgimiento del uribismo, que volvió a emerger como de las cenizas en que se encontraba, y al tortuoso camino posterior a la implementación de los Acuerdos de paz. Aquella apuesta de la Jerarquía católica, la de Sergio Fajardo, la de Jorque Enrique Robledo, la de Humberto de la Calle y la de quienes acojan este camino de las posturas (“neutras”) entre comillas, en este momento coyuntural de la historia política y democrática del país, bien vale la pena confrontarse a esta expresión de Desmond Tutu, nobel de paz en 1984: “Si eres neutral en situaciones de injusticia, has elegido el lado del opresor. Si un elefante tiene su pata en la cola de un ratón y dices que eres neutral, el ratón no apreciará tu neutralidad” (Ramos Ávalos, 2016, prr. 8). ¿Quiénes serán entonces los que aprecien la neutralidad de estos actores políticos que han optado en favor del elefante y en contra del ratón? Otro premio nobel de paz, Elie Wiesel, sobreviviente del holocausto nazi, señala: Debemos tomar partido. La neutralidad ayuda al opresor, nunca a la víctima. El silencio alienta al torturador, nunca al atormentado. A veces tenemos que intervenir. Cuando las vidas humanas están en peligro, cuando la dignidad humana está en peligro, las fronteras y las sensibilidades nacionales se vuelven irrelevantes. Allí donde hay hombres y mujeres (que) son perseguidos por su raza, religión u opiniones políticas, ese lugar debe -en ese momentoser el centro del universo (Wiesel, 1986, prr. 8). 6 Lo siguiente podría dirigirse a los directores de programas periodísticos que ya mencioné o los líderes políticos que se declararon neutrales para las elecciones definitivas del 27 de mayo: Lo mejor en el periodismo –y en la vida- ocurre cuando tomamos partido: cuando cuestionamos a los que tienen el poder, cuando confrontamos a los políticos que abusan de su autoridad, cuando denunciamos una injusticia. Lo mejor de nosotros surge cuando tomamos partido con las víctimas, con los más vulnerables, con los que no tienen derechos… No es posible ser neutrales cuando se ataca a una minoría, cuando alguien es relegado por cuestión de género u orientación sexual, cuando un político o empresario aprovecha su posición para enriquecerse, cuando un personaje público miente o engaña, cuando un gobernante realiza un fraude o impone su voluntad sobre la mayoría, o cuando se violan los derechos humanos más básicos (Ramos, 2016, prr. 10).

  3. La Colombia pueblerina y rural Como se dijo antes, la fuerza del uribismo está representada en la Colombia pueblerina y rural, donde las votaciones de Duque lo mostraron como ganador en la mayoría de departamentos. La Colombia Humana lo hizo en nueve departamentos. La Colombia de la Ciudadanía Libre obtuvo la mayoría de votos en Bogotá y un elevado porcentaje en varias ciudades colombianas. Las comunidades indígenas del Cauca y las comunidades afrodescendientes de la Guajira, Chocó, parte del Urabá antioqueño, Buenaventura, la Costa pacífica, Nariño, Putumayo y Vaupés, son las que han registrado para la historia, de forma inédita, un resultado épico al del uribismo y los partidos tradicionales. Se ha elogiado el salto político de la Colombia de la Ciudadanía Libre obtenido de la libre opinión de la juventud universitaria de las grandes ciudades y centros urbanos, de la intelectualidad inconforme ante el estatus tradicional de la sociedad y de una ciudadanía con más conciencia crítica. Eso es verdad y hay que aplaudirlo, pero también es justo reconocer y elogiar el salto asombroso de la Colombiana Humana, consolidado en las márgenes y periferias de la geografía nacional y de la sociedad colombiana. Lo que se desdibuja en la figura del candidato que la representa Gustavo Petro, de modo diabólico y perverso, es el límite entre la vida y la muerte de las comunidades afrodescendientes, indígenas y campesinas. Esa dramática realidad pareciera quedar pisoteada y ultrajada por quienes se oponen a un eventual gobierno de la Colombia Humana, fijándose en los defectos personales y humanos de su candidato, como si los demás actores de esta historia colombiana fuéramos angelitos divinos y celestiales. De paso, quienes acogen las banderas de la neutralidad y el voto en blanco, se hacen partícipes y cómplices de la propaganda ideológica que han esparcido los medios de comunicación y el miedo y la mentira, transformada en verdad que ha cultivado el uribismo para retornar al poder. Hacía este lado, en muchos casos, se presenta una miopía y una ceguera desconcertante y paradójica, aun en sectores críticos, progresistas y alternativos. El departamento del Cauca, considerablemente habitado por comunidades indígenas, cuya organización se ha expresado en tantas protestas, marchas y mingas sobre la carretera Panamericana, sin duda alguna, hicieron posible el triunfo de la Colombia Humana el 27 de 7 mayo en su departamento. Leonardo Boff escribió en los inicios de este siglo XXI, lo siguiente: Conociendo un poco las diferentes culturas indígenas, identificamos en ellas una profunda capacidad de observación de la naturaleza con sus fuerzas y de la vida con sus vicisitudes. Su sabiduría se fue tejiendo en sintonía fina con el universo y con la escucha atenta de la Tierra. Saben mucho mejor que nosotros casar cielo y tierra, integrar vida y muerte, compatibilizar trabajo y diversión, confraternizar ser humano con naturaleza. En este sentido son altamente civilizados aunque sean tecnológicamente primitivos (Boff, 2003, prr. 2). Mientras tanto, las densas poblaciones de regiones campesinas, asentadas en cascos urbanos y en veredas, bajo el influjo del monocultivo del café, la presencia de hacendados y terratenientes que contratan la mano de obra jornalera; o las regiones ganaderas de los valles de los ríos Magdalena, Cauca y Caquetá; o las que fueron afectadas por el conflicto armado, son las que ahora sostienen, en buena parte, al uribismo, como fueron los casos de Montebello y Alejandría, expresión simbólica de tantos otros pueblos y veredas de la Colombia rural. Quizás allí influye poderosamente la figura de hacendado y terrateniente de Álvaro Uribe Vélez, como también influyen las tantas instituciones que interactúan sobre un campesinado dependiente, sumiso, desarticulado y víctima de la politiquería y del adoctrinamiento religioso (iglesias) e ideológico de los medios de comunicación.

  4. La activa maquinaria ideológica Con este punto nos entramos a la aproximación del texto bíblico de Gn 47, 13-27, que engancha con los comicios electorales en Montebello y Alejandría. Se ha dicho por muchas partes ante los resultados de la Coalición Colombia y la Colombia Humana que fueron vencidas las maquinarias políticas, que hubo funeral de los partidos Liberal y Cambio Radical, que el partido Conservador se diluyó en sus intereses internos y que el partido de la U quedó abocado a correr para las toldas del uribismo o del voto en blanco. La que madrugó a tratar de recomponer los inesperados resultados fue la maquinaria ideológica representada en los grandes medios de comunicación. La que consigue lo impensable e inimaginable: llevar al pueblo a la alienación y degradación de su conciencia y su dignidad. Bertolt Brecht retrata extraordinariamente sus resultados: ¡Jamás valoraremos lo suficiente la estupidez de la gente! ¡Esos tipos sin brazos, sin piernas y sin ojos siguen siendo partidarios de la guerra! ¡Toda esa carne de cañón cree que es realmente la nación! ¡Es fantástico! ¡Con ellos aún se puede hacer mucho, créanme! Nosotros también tenemos uno así, un tal Fewkoombey, que sólo tiene una pierna. Pero nunca hubiéramos creído que haría algo semejante. Y eso que él ya ha conocido la paz, mientras que los de ahí delante al parecer todavía no. ¡Es para morirse de risa! Pero no me canso de repetir: hay que hacer la guerra, porque las posibilidades de hacer negocios con ella son enormes. La guerra hace aflorar una serie de instintos que nunca hubiéramos sospechado en la gente, y que basta con saber explotar para hacer cualquier tipo de negocio sin capital. ¡Es francamente grandioso! (Brecht, 1993, p. 353). La literatura es sorprendentemente fresca para recrear hasta los mismos pasajes bíblicos. Saramago nos suelta una perla cercana a la de Brecht: 8 Todavía asombrado por la abundancia en ganado, esclavas y oro, fruto de las batallas contra los madianitas, caín pensó, Está visto que la guerra es un negocio de primer orden, tal vez sea incluso el mejor de todos, a juzgar por la facilidad con que se adquieren en un visto y no visto miles y miles de bueyes, ovejas, burros y mujeres solteras, a este señor habrá que llamarle algún día dios de los ejércitos, y no se equivocaba (Saramago, 2010, pp. 118-119). La maquinaria ideológica se encarga de hacer este trabajo en la mentalidad y conciencia del pueblo y consigue que mucha parte del campesinado apoye y celebre el regreso del uribismo al poder, del paramilitarismo, de la guerra y el conflicto armado, de la corrupción y de la impunidad, de los llamados “falsos positivos”, de los agro ingreso seguro” a los empresarios y de la persecución a quienes piensen distinto. Duele y entristece conocer de lo que es capaz esta maquinaria ideológica, de la que no escapan, a veces, conciencias que dicen llamarse críticas y progresistas. El Fewkoombey de los tiempos de Brecht, es hoy el caso de familias de periferias urbanas que perdieron sus hijos en el conflicto armado –me comparte una amiga- y hoy son seguidoras de Duque y de Uribe. Y se encuentra uno con personas que le siguen recitando el discurso aprendido de los medios de comunicación. 8. El poder de la mentira, las emociones y el miedo Una oleada de mentiras, temores, emociones, manipulaciones y miedos se comparten por las redes sociales y muchas personas no advierten las intenciones dañinas que vehiculan hacia la sociedad, quedando ingenuamente atrapadas en esta desfiguración que estigmatiza a las personas. Julián De Zubiría dice al respecto de lo sucedido con Ingrid Betancourt: Así mismo, Ingrid Betancourt fue considerada como “puta”, “ramera” y “desagradecida”, al anunciar su voto a favor del candidato Gustavo Petro. Miles de trinos le expresaron su deseo infinito para que volviera a ser secuestrada. Son síntomas inocultables de una sociedad embebida en el odio y la sed de venganza. Es el indicador de que triunfaron las más maquiavélicas costumbres de la clase política de envenenar a un electorado inculto y poco crítico, para que saliera a votar “emberracado” y con miedo (Zubiría, 2018, prr. 3). Nunca pensé ver el día en el que toda la vieja clase política nacional tuviera que arroparse con un candidato para enfrentar a un país hastiado de la corrupción; pero la generosidad y el compromiso ilimitado de Claudia López y de Antanas Mockus, lo hicieron posible. La pregunta es ¿a qué lado de la historia estará usted el próximo 17 de junio? (De Zubiría, 2018, prr. 12). 9. Conclusiones A lo largo de estas líneas se aborda una temática crucial para el futuro de Colombia que alentó en los últimos años el sueño de alcanzar una negociación para superar el conflicto armado de muchas décadas, pero esos ideales han quedado en la paradoja de ser una frustración más y un retorno a la guerra según el Plebiscito del NO y el SÍ en 2016 y las pasadas elecciones de la primera vuelta el 27 de mayo. La incertidumbre ronda las posibilidades de darle un vuelco al futuro político, económico y social de Colombia. El proyecto político del uribismo, derrotado en la primera 9 vuelta en su pretensión de ganar de una vez, juntó todas las fuerzas de la corrupción, la parapolítica, la maquinaria de la politiquería y el fundamentalismo religioso para impedir ese vuelco y ganar la presidencia de la república. Una vez más ha quedado demostrado que los opresores y los poderes se juntan cuando ven amenazados sus intereses. En cambio, la dirigencia del pueblo se fractura, se fragmenta y se divide por motivos inferiores a sus causas y apelan a las salidas neutrales, dejando en una supuesta libertad de conciencia a sus seguidores. Si ello no hubiese ocurrido en la antesala de estas elecciones, la paz y el cambio político tendrían altas posibilidades de triunfar sobre el proyecto de muerte que impuso el uribismo en nuestro país. Por tanto, esta reflexión apunta a este contexto y convida a mirarse en el espejo de un texto bíblico que retrata la realidad que ahora vivimos. Quizás uno de los textos más tenebrosos de la Biblia: el proyecto faraónico. Uribe y Duque encarnan hoy ese mismo proyecto, que no solamente hace trizas los acuerdos de paz, sino que también hace trizas la vida y la dignidad del pueblo colombiano, la tierra y la naturaleza. En ambos se expresan hoy los faraones de ayer. Siete despojos siguen vigentes: el alimento, el poder adquisitivo, los animales, las tierras, la libertad, la conciencia y la dignidad humana. Mientras tanto, el pueblo que los apoya, aplaude y recita: “-Tú nos has salvado la vida; en ti hemos encontrado comprensión; seremos siervos del faraón” (Gn 47, 25).

 

Bibliografía Brecht, B. (1993). La novela de cuatro cuartos. Madrid: Alianza Editorial S.A. Saramago, J. (2010). Caín. Bogotá: Printed in Colombia. Webgrafía Boff, L. (2003). Pueblos indígenas y mundialización. Recuperado de http://www.servicioskoinonia.org/agenda/archivo/obra.php?ncodigo= De Zubiría, J. (2018). La ausencia de lectura crítica y el cuento del Castrochavismo. Recuperado de http://www.institutomerani.edu.co/principal/la-ausencia-de-lectura-criticay-el-cuento-del-castrochavismo/. 245. __________. (2018). ¿Es posible la esperanza en una sociedad como la colombiana? Recuperado de https://www.semana.com/educacion/articulo/que-pasara-despues-de-laselecciones-en-educacion/570759 Ramos Ávalos, J. (2016). El peligro de ser neutrales. Recuperado de http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/article82355207.html. 10 Registraduría Nacional del Estado Civil. (2018). Resultados de Elecciones Presidenciales 2018.Recuperado de https://www.colombia.com/elecciones/2018/resultados/presidente.aspx?C=P1&D=1&M=1 81. Restrepo, V. & Carvajal, E. (2016). Así quedó el plebiscito en los municipios de Antioquia. Recuperado de http://www.elcolombiano.com/colombia/acuerdos-de-gobierno-yfarc/plebiscito-resultados-en-los-municipios-de-antioquia-NI5093861. Redacción El Tiempo. (2016). Iglesia Católica invita a votar a conciencia en el plebiscito. Recuperado de http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-16676738. Uprimy, R. (2018). Elecciones y paz. Recuperado de https://www.elespectador.com/opinion/elecciones-y-paz-columna-792166. Wiesel, E. (1986). Discurso Premio Nobel de la Paz. Recuperado de http://eliewieselcimort.blogspot.com/2013/12/discurso-premio-nobel-de-la-paz.html. Aníbal Cañaveral Orozco Teólogo, biblista y profesor de Uniclaretiana Medellín, junio 15 de 2018

Anuncios

¿Son las mujeres “sustancialmente” incompatibles para el sacerdocio?


 Los intentos de vincular la masculinidad y el sacerdocio a través de las edades han fallado la prueba, el 18 de junio de 2018 por John Wijngaards, National Catholic Reporter


https://www.ncronline.org/news/opinion/are-women-substantially-incompatible- prriesthood

Mi respuesta: Este es un excelente artículo de John Wijngaards que debe leer el   Arzobispo Luis Ladaria y todo el CDF en el Vaticano. La prohibición institucional de la Iglesia de las mujeres sacerdotes es una falsa doctrina  enraizada en la misoginia tóxica. Como escribe John, esta enseñanza no está relacionada con la historia de Jesús y no está respaldada por la historia temprana de nuestra tradición. El Movimiento Internacional de Mujeres Sacerdotes Católicas está liderando el camino hacia la plena igualdad de las mujeres en las comunidades de base, inclusivas y de fe, donde todos son bienvenidos a celebrar los sacramentos como iguales espirituales y bendecidos miembros de nuestra familia. Bridget Mary Meehan ARCWP, #womenpriestsnow, https //: arcwp.org, sofiabmm@aol.com




Se ve a las servidoras de Altar mientras el Papa Francisco dirige la bendición en la celebración de la fiesta de Corpus Christi en Ostia, un suburbio de Roma, el 3 de junio. (Foto CNS / Paul Haring) 

¿Qué tienen estos papas en común? Nicolás V (1454) autorizó a los conquistadores cristianos a esclavizar a los pueblos originarios. Inocencio VIII (1484) respaldó la tortura y ejecución de brujas. Benedicto XIV (1745) condenó tomar el interés en los préstamos de capital como un pecado mortal. Pío IX (1864) declaró que los no cristianos no podían obtener la salvación eterna. Juan Pablo II (1994) enseñó que el sacerdocio está reservado solo para los hombres.

Todos los errores defendidos se basan en una mezcla de escritura errónea y prejuicio mal informado. La única diferencia es que mientras que las otras enseñanzas erróneas ahora han sido descartadas por la iglesia oficial, el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe el mes pasado aún repitió el punto de vista equivocado del Papa Juan Pablo II. 

El arzobispo Luis Ladaria escribe : “La imposibilidad de ordenar a las mujeres pertenece a la ‘sustancia’ del sacramento del orden, un hecho que la Iglesia reconoce. No puede cambiar esta sustancia … No es solo una cuestión de disciplina, sino de doctrina”. Este es un reclamo masivo que necesita ser expuesto por la falacia que es.

Tome nota: el arzobispo afirma que la exclusión de las mujeres no es solo una costumbre práctica que se remonta a Jesús. Está en juego un obstáculo fundamental, un rasgo que hace de cada mujer un desajuste intrínseco al sacerdocio eucarístico de Cristo. ¿De qué está hablando? 

Nota del editor: la documentación original completa de todos los textos citados en este artículo y muchos más recursos se puede encontrar en el sitio web de John Wijngaards womenpriests.org . El sitio presenta materiales introductorios en 26 idiomas. 

¿Descalificado por nacimiento?

Jesús solo eligió 12 hombres en la banda original de apóstoles. Este fue un acto simbólico. Quería que estos líderes del nuevo Israel coincidieran con los 12 patriarcas tribales de antaño. Pero nunca creó el 12 como una institución permanente. Tampoco quiso establecer una norma permanente de liderazgo masculino. La intención de instituir un sacerdocio solo para hombres solo fue atribuida a Jesús por generaciones posteriores que proyectaron sobre él su propia convicción de inferioridad femenina. 

Algunas mujeres presidieron la Eucaristía en las primeras comunidades cristianas. Pero el contexto helenístico-romano en el cual la iglesia creció pronto estranguló tales “anomalías”. ¿La razón? Las mujeres fueron consideradas mentalmente y físicamente inferiores. La ley romana les privó de un cargo público. Como Agustín resumió sucintamente: “Las mujeres están por debajo de los hombres por naturaleza y por ley”.

SERIE DESTACADA: 
Explore este informe especial de NCR con artículos recientes sobre el tema de la inmigración y la separación familiar. 

En otras palabras, el obstáculo sustancial para ordenar mujeres reside en su inferioridad como seres humanos. Nadie explicó esto tan completamente como Tomás de Aquino, anunciado por la iglesia como el campeón de la ortodoxia. “Aunque una mujer fuera objeto de todo lo que se hace al conferir órdenes, ella no recibiría órdenes”, enseñó, “porque, como la mujer está en sujeción, el sexo femenino no puede significar eminencia de grado” ( Summa Theologica, Suppl. 39, 1).

Por qué no? Al igual que sus contemporáneos, Aquino creía que todo el futuro niño está contenido en el esperma masculino. En la procreación, una mujer solo contribuye con su matriz, que es como un campo arado en el que se ha sembrado un grano (ST II, ​​18, 1). Toda mujer tiene fallas. Aquino sostuvo que al nacer, la “descendencia femenina es deficiente y causada por accidente. Porque el poder activo del semen siempre busca producir una cosa completamente como él, algo masculino. Entonces, si se produce una hembra, esto debe ser porque el semen es débil o porque el material [en el útero] no es adecuado, o debido a la acción de algún factor externo como los vientos del sur que hacen que el aire sea húmedo … “(ST, I, 92, 1, ad 1). 

“La imagen de Dios en el sentido pleno del término solo se encuentra en el hombre”, dice Tomás de Aquino en otro lugar. “Las mujeres son creadas a la imagen de Dios solo en la medida en que ellas también tienen una mente” (ST, I, 93, 4 ad 1). Pero las mujeres no pueden usar su cerebro por completo porque Dios “ordenó a los hombres no a las mujeres para la actividad intelectual” (ST, I, 92, 1). Para usar una metáfora, una mujer puede parecer un automóvil de lujo, pero carece de un motor adecuado. 

Entonces, ¿es por eso que Jesús excluyó a las mujeres de su sacerdocio? ¿Simplemente no eran completamente humanos? Luego, el cardenal Joseph Ratzinger, en su comentario de 1977 sobre Inter Insigniores, rechazó la inferioridad de las mujeres como una razón válida. Pero no reconoció que a lo largo de los siglos este prejuicio justificaba la supuesta ‘tradición’ de excluir a las mujeres del sacerdocio.

Y si la inferioridad de las mujeres no es el obstáculo sustancial en la visión de Ladaria, ¿a qué se puede estar refiriendo? Juan Pablo II proporciona una pista en su encíclica de 1988 Mulieris Dignitatem. 

No en el asiento del conductor? 

Un comentario sobre Inter Insigniores por la Congregación para la Doctrina de la Fe (1976) ya había declarado: “Cristo es el Novio de la Iglesia, que se ganó a sí mismo con su sangre. Al usar este lenguaje, la revelación muestra por qué la encarnación lugar según el género masculino, hace que sea imposible ignorar esta realidad histórica. Por esta razón, solo un hombre puede tomar el papel de Cristo, ser un signo de su presencia, en una palabra “representarlo” en los actos esenciales de el pacto.”

En Mulieris Dignitatem, Juan Pablo II amplía este tema. Fue la voluntad de Dios desde el principio, dice, que la encarnación debería ocurrir en un hombre, un varón. “El Esposo – el Hijo consustancial con el Padre como Dios – se convirtió en … el ‘hijo del hombre’, el verdadero hombre, un varón. El símbolo del Novio es masculino”, escribe.

Juan Pablo II continúa explicando que podemos “concluir legítimamente” que esta fue la razón por la cual Jesús descalificó a las mujeres del servicio sacerdotal. Quería vincular la Eucaristía a los sacerdotes masculinos que podrían representarlo en su rol de novio masculino. Escribe: “Es la Eucaristía, sobre todo, lo que expresa el acto redentor de Cristo, el Esposo, hacia la Iglesia la Novia. Esto es claro e inequívoco cuando el ministerio sacramental de la Eucaristía, en el que el sacerdote actúa ‘in persona Christi’, es realizado por un hombre “. Para continuar nuestra metáfora, una mujer no califica para la carrera porque ella no es un conductor, solo un espectador.

¿Son suficientes las especulaciones de Juan Pablo II para afirmar que la masculinidad del ordenado es sustancial para el sacramento de las sagradas órdenes? Él no puede reclamar un apoyo real en la tradición. Por el contrario, como numerosos teólogos han señalado, su punto de vista contradice la abrumadora evidencia de la encarnación que abarca tanto a hombres como a mujeres. “El Verbo se hizo carne”, leemos en el Evangelio de Juan. La palabra carne no tiene un género. Como lo señala la teóloga Hna. Elizabeth Johnson, si la encarnación se limitara al varón, la hembra no sería redimida ya que aquí se aplica el antiguo principio quod non assumitur, non redimitur – “lo que no se retoma [en la encarnación], tiene no ha sido redimido “.

La verdad del asunto es que Jesús, en principio, no excluyó a las mujeres de las órdenes sagradas. Los intentos a través de las eras de evocar razones intrínsecas para vincular la masculinidad y el sacerdocio han fallado en la prueba. Y la historia da el golpe de gracia. Las mujeres han sido verificadas compatibles. Ingrese mujeres diáconos.

Durante el primer milenio, decenas de miles de mujeres fueron ordenadas diáconos. Su rito de ordenación ha sido preservado. Demuestra que las mujeres fueron ordenadas como los hombres, es decir, sacramentalmente, para usar el término clásico. En otras palabras, calificaron para las órdenes sagradas. Porque el diaconado pertenece a los Pedidos. Como instruyó el Concilio de Trento, “si alguien dice que en la Iglesia Católica no hay una jerarquía constituida por la ordenación divina, que consiste en obispos, sacerdotes y diáconos: que sea anatema” (Sesión IV, Canon 6). Entonces, ¿dónde deja eso el prefecto de la congregación doctrinal? 

[John Wijngaards es teólogo y escritor, profesor emérito del Instituto Misionero de Londres y fundador del Instituto Wijngaards para la Investigación Católica].

De la Comisión Vaticana sobre la Ordenación de Mujeres


18.06.18 | 12:53.

Phyllis Zagano, Sábado Santo. Un argumento para la restauración del diaconado femenino en la Iglesia Católica.Aletheia, Verbo Divino, Estella 2018, 256 págs.

El libro se presenta como una “investigación fiel sobre la viabilidad canónica del diaconado femenino, con un sólido análisis histórico y teológico. De esa forma ofrece una importante contribución al desarrollo de los ministerios de las mujeres en la Iglesia contemporánea”.

El texto original (Holy Saturday) fue publicado el año 2000 y tuvo una gran repercusión en el campo de la teología feminista y de los estudios históricos sobre el origen y despliegue de los ministerios femeninos en la Iglesia, de forma que el Papa Francisco la nombró miembro de la Comisión para el Estudio del Diaconado Femenino (2016).
La autora (1947) ha ejercido un papel significativo en la American Academy of Religion, la organización más importante en el estudio de diálogo entre las religiones en USA.

El título sitúa a las mujeres en el “sábado santo” de la Iglesia,es decir, en el momento clave de la Pascua en que las discípulas de Jesús, tras haber asistido a la muerte y entierro del Maestro, van a dirigirse al sepulcro para ungirle, como primeras diáconos (diaconisas, servidoras) de la iglesia, en la línea de Mc 15, 51 donde se dice que ellas “servían” a Jesús, ejerciendo la primera y más honda diaconía de la Iglesia, como muestra la portada de la edición inglesa del libro.

Significativamente, el libro se titula restauración del diaconado femenino, pero quizá debería decir re-creación, pues no se trata simplemente de volver a algo que ya hubo en la iglesia del principio (¡cosa lógica y buena!), sino de recrear los ministerios de la Iglesia, desde la perspectiva del mensaje-vida de Jesús y del momento actual de la Iglesia, siendo fieles a su tradición, pero siempre de un modo creador.

En este contexto quiero tratar del libro en sí, teniendo como fondo el tema del diaconado y ordenación de las mujeres. Cito al final, a modo de referencia, los miembros de la comisión que el Papa Francisco nombró para estudiar el tema del diaconado de las mujeres.

CONTENIDO DEL LIBRO

Este libro está organizado de un modo “escolar” (escolástico), muy didáctico, en la línea de una tesis que debe demostrarse con argumentos de razón, de historia y de Escritura:

1. TESIS: La Iglesia debe institucionalizar el ministerio de la mujer

2. EL ARGUMENTO, EN SIETE APARTADOS.

  1. Hombres y mujeres son ontológicamente iguales
  2. La Iglesia ha expresado los motivos por los que la mujer, a pesar de ser ontológicamente igual al hombre, no puede ser ordenada al presbiterado
  3. El dictamen de que las mujeres no pueden ser ordenadas sacerdotes no es aplicable a la cuestión de si estas pueden ser ordenadas diáconos
  4. Las mujeres han sido y son llamadas al diaconado
  5. Existen argumentos de mayor peso en la Biblia, la historia, la tradición y la teología a favor de que las mujeres puedan ser ordenadas diáconos que de lo contrario
  6. Las mujeres han servido a la Iglesia en el ministerio diaconal de manera constante, con independencia de haber sido ordenadas o no para desempeñar dicho servicio
  7. El ministerio ordenado de servicio desempeñado por las mujeres es necesario para la Iglesia, esto es, tanto para el pueblo de Dios como para la jerarquía

3. CONCLUSÓN: La ordenación de la mujer al diaconado es posible

CINCO OBSERVACIONES

Éste es, como he dicho, un libro “clásico” y en parte ya “histórico”, pues dieciocho años son muchos años para un tema como éste, en una Iglesia como la nuestra. La autora se sitúa en tiempos de Juan Pablo II, y desde aquel fondo analiza canónica e históricamente los temas.

1. Los argumentos que aduce la autora son pertinentes y deben ser tenidos en cuenta en un contexto eclesial de conjunto, aunque no parece que por ahora hayan influido positivamente en el dictamen de la Comisión para el Diaconado de las Mujeres y en la visión de los ministerios dentro de la Iglesia Universal.

2. No resulta del todo clara, ni en el libro ni en la historia de la teología, la separación “sacerdotal” entre diaconado, presbiterado y episcopado. Por eso, un “sí” al diaconado a las mujeres nos pone de inmediato ante el tema de ¿por qué no un “sí” al presbiterado-episcopado de las mujeres?

3. Queda pendiente el tema de “qué diaconado”: Diaconado como elemento esencial del cristianismo (todos los creyentes antes de ser servidores-diáconos, los unos de los otros, y de los hombres en general) y como ministerio concreto, “ordenado”, como tarea oficial de la Iglesia.

  1. En la línea del mismo libro hay que seguir estudiando el tipo de diaconía eclesial de hombres y mujeres en la actualidad, en un plano sacramental y social y su relación con el conjunto de los ministerios cristianos.

5. Queda pendiente, sobre todo, el estudio de los ministerios cristianos a la luz del Nuevo Testamento, un tema de plena actualidad, después que Mons. Ladaria, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, haya afirmado que está ya resuelto. Otros opinan de un modo distinto; entre ellos me atrevo a recordar el reciente trabajo de Jesús Martínez Gordo en este mismo portal (http://www.periodistadigital.com/religion/opinion/2018/06/02/la-im-posible-ordenacion-de-las-mujeres–iglesia-religion-papa-ratzingr-obispo-sacerdocio-mujer.shtml ).

EN ESE CONTEXTO DE TRABAJO Y BÚSQUEDA DEBODE RECOMENDAR ESTE LIBRO

1. Porque aún siendo antiguo (18 años) nos sitúa ante un tema que sigue pendiente en la Iglesia oficial… Somos muchos los que pensamos que el tema debe plantearse y resolverse desde una perspectiva más amplia de renovación de los ministerios eclesiales. Pero libros como éste, aunque limitados, ofrecen una visión necesaria para plantearlo en diálogo creador con el Magisterio, pues laPontificia para el tema de la Ordenación de mujeres como diáconos sigue trabajando sobre el tema, bajo la presidencia de Mons. Ladaria, y las conclusiones de su estudio serán importantes para el conjunto de la Iglesia.

2. Recomiendo este libro porque la autora es una de las mujeres más representativas de la Iglesia en USA, no sólo por sus trabajos sobre la Ordenación de la Mujeres, sino en especial por su investigación y su docencia, en temas de espiritualidad y religión. Somos muchos los que iríamos más allá de las reflexiones y conclusiones de la autora, pero las reflexiones de su libro nos ayudan a pensar desde varias perspectivas sobre el tema.

MIEMBROS LA COMISIÓN DE ESTUDIO SOBRE LA INSTAURACIÓN DEL DIACONADO FEMENINO EN LA IGLESIA

Núria Calduch Benages, española, miembro de la Pontificia Comisión Bíblica y profesora de la Pontificia Universidad Gregoriana (Roma).

Francesca Cocchini, italiana, profesora de la Universidad La Sapienza (Roma) y del Instituto Patrístico Augustinianum (Roma).

Piero Coda, italiano, presidente del Instituto Universitario Sophia (Loppiano, Italia) y miembro de la Comisión Teológica Internacional.

Robert Dodaro, estadounidense, presidente del Instituto Patrístico Augustinianum (Roma).

Santiago Madrigal, español, profesor de eclesiología de la Universidad Pontificia Comillas (Madrid).

Maria Melone, italiana, presidente de la Universidad Pontificia Antonianum (Roma).

Karl-Heinz Menke, alemán, profesor emérito de Teología dogmática de la Universidad de Bonn y miembro de la Comisión Teológica Internacional.

Aimable Musoni, ruandés, profesor de eclesiología de la Pontificia Universidad Salesiana (Roma).

Bernard Pottier, belga, profesor del Instituto de Estudios Teológicos de Bruselas y miembro de la Comisión Teológica Internacional.

Marianne Schlosser, alemana, profesora de la Universidad de Viena y miembro de la Comisión Teológica Internacional.

Michelina Tenace, italiana, profesora de Pontificia Universidad Gregoriana (Roma).

Phyllis Zagano, 
estadounidense, profesora de la Universidad Hofstra (Nueva York).

Presidente de la Comisión: Mons Luis Ladaria, español, Presidente de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

http://blogs.periodistadigital.com/xpikaza.php/2018/06/18/ordenar-diaconos-mujeres-un-libro-un-tem

 

Semillas de amor: Misa conmemorativa con mujeres presbiteras de RC- 16/6/18


El sábado 16 de junio, veintinueve personas se reunieron para celebrar las vidas de su amada Pastora Judy Beaumont, RCWP, Co-Pastor de Good Shepherd Inclusive Catholic Community y otros diez queridos miembros que pasaron en los últimos 2-3 años. Esto incluye a Gary Knafla, de 72 años, quien fue trágicamente asesinado mientras cruzaba la calle aquí en Fort Myers el miércoles 13 de junio de 2018. Once miembros de la familia de Linda Denise Maybin, 42 en el momento del fallecimiento en septiembre pasado, asistieron. Muchos usaban camisetas con su hermosa imagen en ellos. También se celebraron: la Dra. Teresa Sievers, cuyo generoso servicio permitió que 35 personas obtuvieran alojamiento, Michael Murray, Ben Walden, Robert Swanson, Lynn Brown, Kathleen Vanderwarf, Ruby Tuesday (Stacie Joy Pearce),

IMG_3399 (1)

Comenzamos con la oración “Dios todo amor, cuya misericordia nunca se niega a aquellos que te invocan con esperanza, mira con bondad a tus siervos (nombre de cada uno) que partieron de esta vida confesando tu nombre y numerarlos entre tus santos para siempre …. “AMEN
Entonces los seres queridos y amigos encendieron una vela para cada uno. Quayschaun Crews, el hijo mayor de Linda Maybin encendió su vela con las bendiciones de su abuela. Kathy Roddy encendió una vela por su vecino, Ruby Tuesday. Brenda Cummings encendió una vela por Mike Murray y Lauretta Rasmussen encendió una vela por Ben Walden. Harry Gary encendió una vela por Gary Knafla y leí un verso de la canción “Carry on Wayward Son” del grupo Kansas que su amorosa familia me pidió que compartiera, ya que su vela era liviana. se observó que Gary tiene una madre, Elaine Danielson, que tiene 92 y tres hermanas, Peggy, Kathy y Kristy y dos hijos, Kelly y Aron, que lloran su muerte, así como a sus amigos. “Lleva a mi hijo descarriado, habrá paz cuando hayas terminado, reclina tu cansada cabeza para descansar, ¡no llores más, no! … Ahora que tu vida ya no está vacía, seguramente el cielo te espera”.

Y así fue. El pastora Marina encendió la vela para la Dra. Teresa Sievers y señaló que yo estaba con ella en Colombia cuando mataron a Teresa. Y encendí la vela por mi querida prima Barbara Mueller Robinson, cuyo amor iluminó a una gran y extensa familia amorosa y a todos los lugares que tocaron. Al final todos pensamos en oración sobre los seres queridos cuyos nombres no habíamos llamado hoy y encendimos una vela para esas personas. Y Debbie Carey luego ayudó a su nieta, Courtney, de 5 años, el más joven bautizado por la Pastora Judy B y yo a encender una vela para que la Pastora Judy B. continúe con su legado de amor. Mirando las doce velas encendidas rezamos y tomamos su luz dentro de nosotros mismos para brillar con su amor.

img_3396.jpg

IMG_3413

Maya Rismay, lea las Escrituras Hebreas (Ezequiel 17: 22-24-Dios está a cargo del crecimiento y hace florecer aun el árbol más seco, y Natasha Terrell, la hija mayor de Linda, leyó la Epístola, 2 Corintios 5: 6-10-nosotros vive por fe. El Sr. Harry Gary nos guió en el Salmo “O, Dios es bueno agradecerte”. Los copasados, Judy Lee y Marina Teresa Sánchez Mejía leen el Evangelio en inglés y español-Marcos (San Marcos ) 4; 26-34-El reinado de Dios es como la semilla más pequeña que crece como un gran árbol de sombra. Las semillas más diminutas pueden ser los actos de amor que compartimos, incluso el más mínimo acto de amor puede dar frutos para el pariente. Y el amor también es la base para el crecimiento de la justicia, especialmente hacia los pobres y todas las “minorías” y aquellos que viven en los márgenes.El pastor Marina luego tradujo una versión corta de la homilía del pastor Judy que refleja las semillas del amor sembrado y floreciente en la vida de nuestros queridos difuntos y, de ellos, semillas de amor y justicia creciendo en nuestras propias vidas.
Y a partir de la lectura de Ezequiel también notamos que Dios hace florecer incluso a la rama más seca. Hablamos sobre el dolor y cómo mantenerlo demasiado tiempo puede secarnos como personas y como cristianos, pero Dios puede tomar nuestra sequedad e incluso hacer que florezca y florezca. Oramos para florecer con el legado de amor que hemos recibido. Nos enfocamos especialmente en la vida de Linda Denise Maybin, cuya familia se reunió con su madre, Jolinda Harmon y su hermana, Yolanda, cinco de sus siete hijos y cuatro de sus sobrinas para celebrar y llevar adelante su amorosa vida en la actualidad.
Incluimos dos oraciones más para los difuntos y también pusimos las manos juntas en aquellos presentes que sufren de cáncer y otras enfermedades graves. Patricia Byrne luego dijo una oración por el mundo, especialmente por los inmigrantes y aquellos separados de sus hijos, y también oramos para que Dios fructifique en las ramas secas de la iglesia.

Al final de nuestra Misa, incluimos la oración para los dolientes sin la mutua bendición de los unos a los otros: “… Amando a Dios, consuela a tu familia con su pérdida y tristeza. Sé nuestro refugio y nuestra fuerza, oh Dios, y alévanos de las profundidades del dolor a la paz y la luz de tu presencia “. Extendiendo nuestras manos para bendecirnos unos a otros, dijimos “Que nuestro amoroso Dios bendiga a todos los reunidos aquí … mientras nos ministramos unos a otros como pueblo de Dios”. Harry Gary dijo “Ve en la paz de Cristo”. Deje que nuestro servicio continúe! Y cantamos con entusiasmo “Decidimos seguir a Jesús” cuando nos despedimos y nos preparamos para nuestra comida dominical, preparada con amor por Kathy Roddy, Ellen McNally y Pearl Cudjoe.

IMG_3380 (1)

20180615_185320.jpg
Arriba está Gary Knafla trabajando en la iglesia en 2009 para ayudar a prepararlo como residencia de transición. En la imagen del grupo tenemos a Gary Knafla y Mike Murray y la Pastora Judy Beaumont, nuestros ángeles ahora.

IMG_3402

IMG_3403

IMG_3393

IMG_0037

Gracias a Dios por cada una de estas preciosas vidas y su legado de amor y justicia.

Amor y bendiciones,
Pastor Judy Lee, RCWP,
comunidad católica inclusiva de Good Shepherd en Fort Myers, Florida

Seeds of Love: Memorial Mass with RC Women Priests- 6/16/18

ARCWP: REFLEXIONANDO SOBRE NUESTRO MINISTERIO. Olga Lucia Alvarez Benjumea*


“¿Qué salisteis a ver en el desierto? ¿Una caña sacudida por el viento? Mas, ¿qué salisteis a ver? ¿Un hombre vestido con ropas finas? Mirad, los que usan ropas finas están en los palacios de los reyes.…” Mateo 11:7-8

Cada vez que hay ordenaciones o celebraciones Eucarísticas, me estremezco de solo pensar:  la gente que nos acompaña? “Qué han salido a ver?” ¿La repetición de la repetidera?

Será que no hay Comunidad? Será que el mensaje de Cristo, sigue “como voz en el desierto?” Para qué se “ordenan hombres y mujeres”, si Cristo nunca ordenó a nadie?

Qué sabe el pueblo del papel del obispo/a en la Iglesia? Acaso es una máquina para “hacer curas”, o a caso el jefe de personal que contrata mediante la “ordenación” nuevos empleados para atender o crear negocios?

Qué poco sabemos los unos de los otros. Solo sabemos que el miedo nos domina, el temor nos paraliza. Y el solo hecho de hacernos estas preguntas muchos/as quedamos molestos.

“Estoy cansado/a”, “Somos muy pocos/as”. Se nos olvidó: “Venid a mí los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré” Mateo 11:28; y este otro: “Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ello”. Mateo 18:20.

Llamativos ornamentos, cuello clerical, anillo, que se vea, flores, procesión, cantos, liturgia, homilía, ritos, me suenan a apaga luces, que  sin sentido quieren apagar la luz del Espíritu, para seguir en las mismas…

Que es que estamos haciendo eco a la tradición y cultura judía que es de donde proviene el cristianismo. Falso! Que por eso nuestra liturgia católica romana se parece a la de otras religiones, que por eso se confunde, “tiene templos, ritos y clase sacerdotal”. Son católicos/as? Son anglicanos/as?, son luteranos/as, presbiterianos/as? ortodoxos/as? etc. En todas, ellas, hay la Santa Cena…

El mensaje de Cristo, quedo ahogado por tanto clericalismo, el incienso que intoxica y enceguece, desde el momento en que el cristianismo se constituyo en religión oficial de un gobierno imperialista, en el tiempo de Constantino, (Nicea 323) su mensaje de novedad, de rebelión, quedó escondido…

¿Para qué nos hemos ordenado? Si por muchos estudios académicos, de biblia y teología que tengamos, no hemos asumido su mensaje de AUTODONACIÓN. Aquel: “Esto es mi cuerpo (pan), esta es mi sangre (vino)”; “Hagan esto en memoria mía…”

¿Donde anunciar el mensaje de Jesús? No tengo un espacio, un lugar, un templo, no tengo comunidad. Jesús tampoco, tuvo templos, los/as primeros/as cristianos/as anunciaron su Evangelio en las casas. (Hechos 4:32)

Que cada ordenación, no sea una fiesta, es invitar a vivir el “SI”del compromiso del anunciar el Evangelio, como misioneras/os dentro de la Iglesia. Ese “SI” que nos mueve, emociona, y desafía, como nos lo comunica nuestra Santa Madre Laura en “El sí del alma”.

Me entrego, me doy, en el que sufre, violación y abuso sexual, en el que esta solo/a, abandonado/a, en que sufre la violencia e injusticia, en el desplazado/a, en el inmigrante, el marginado, despreciado por su color, orientación sexual, o por pensar distinto.

 

BIBLIOGRAFÍA:

Javier Garrido: El don incomparable. Ed. Verbo Divino. 2018

*Presbitera católica romana.

 

COLOMBIA. URABA. Todas las veredas de San José de Apartadó bajo control de paramilitares


Comunidad de Paz de San José de Apartadó / Martes 12 de junio de 2018

Los paramilitares cada vez someten más a nuestra región al exterminio, acabando con todos los valores de la vida campesina y sometiendo al poblador civil a una guerra que, en lugar de extinguirse, se reactiva sin cesar.

Estas estructuras paramilitares están invadiendo las veredas del corregimiento de San José de Apartadó y en su camino arrastran a todo el que se encuentran a su paso para someterlo a su ideología y a sus proyectos criminales. Hoy son muchos los menores de edad que han sido reclutados por esas estructuras, utilizándolos para controlar y amenazar a la misma población campesina de su entorno.

En el casco urbano de San José los paramilitares han manifestado a la población civil que cuentan con una zona de reclutamiento en la vereda Arenas Bajas, donde están forzando a mucha gente a ingresar a la organización paramilitar.

La Brigada XVII del Ejército, con sede en el municipio de Carepa, nunca ha tenido el interés de contrarrestar el paramilitarismo en Urabá; por el contrario, es evidente su fuerte complicidad con estos paramilitares en la zona de San José, pues allí conviven militares y paramilitares apoyándose mutuamente, coordinando todas sus acciones y guardándose mutuamente las espaldas, con la complicidad adicional de las instituciones judiciales y administrativas. Allí los militares y paramilitares permanecen las 24 horas del día armados en medio de la población civil.

El martes 29 de mayo en la vereda Mulatos Medio del corregimiento de San José, hizo presencia un grupo de 5 paramilitares uniformados con prendas de uso privativo de la fuerza pública y portando armas largas, luego fueron vistos en el punto conocido como El Barro, de dicha vereda.

Tres días después, a las 9:00 am, en el punto conocido como El Barro, de la vereda Mulatos, del corregimiento de San José, pasaron dos paramilitares portando uniformes y fusiles de uso privativo de la fuerza pública. Allí fueron identificados como paramilitares por pobladores de la vereda.

Al día siguiente los mismos paramilitares que habían estado patrullando por la vereda Mulatos Medio, fueron vistos acantonados ilegalmente en la finca del señor Aníbal, conocido por el apodo de “Demonio”, y en la finca del señor Muñoz, en la vereda La Esperanza. Desde allí están lanzando operativos de control de la población civil en las veredas Mulatos, Unión Carepa, Resbalosa y La Hoz, del corregimiento de San José.

El 3 de junio, en horas de la madrugada fue asesinado el señor Johny Manuel Martínez de 52 años, quien actualmente vivía cerca a la vereda la Balsa de San José de Apartadó, el asesinato ocurrió en la carretera que conduce del municipio de Apartadó hasta San José en el punto conocido como Tierra Amarilla, según pobladores de la zona fue asesinado con armas blancas (machetes), estos hechos son atribuidos al paramilitarismo que viene controlando con amenazas a todo el campesinado de San José de Apartadó y sus veredas, pues casos como este ya han pasado en otras ocasiones en el cual han resultado muertos líderes sociales y que después son pasados como tragedias por problemas personales entre el mismo campesinado, es claro que los paramilitares con el consentimiento de la fuerza pública están asesinando a mucha gente en muchas regiones del país. Esta forma de asesinar se hace para que después se pueda cubrir y decir que no fue un hecho por un grupo armado, sino hechos entre campesinos por problemas personales en la zona, así lo han redactado ya muchos medios de comunicación al servicio del Gobierno y los paramilitares en Urabá y el resto de país.

El 7 de junio, por la tarde, un grupo de 8 paramilitares portando uniformes y armas de uso privativo de la fuerza pública hizo presencia en el camino que conduce desde San José de Apartadó hasta la vereda Mulatos de dicho corregimiento, allí alzaron sus armas poniéndolas al tiro para matar en el momento en que miembros de nuestra comunidad de paz se disponían a llegar hasta la finca donde actualmente viven. Estos paramilitares llevan mucho tiempo con presencia por las veredas de San José, allí están extorsionando, amenazando de muerte y no son molestados por ninguna autoridad competente.

Al siguiente día, en horas de la mañana de nuevo se notó la presencia de los paramilitares en la vereda Mulatos de San José de Apartadó pues fueron vistos pasar en un grupo grande por los caminos como si fueran de la fuerza pública de Colombia y aún permanecen allí en este momento sin ser molestados.

No se encuentra ninguna vereda de San José de Apartadó que no esté controlada por los paramilitares y lo peor de todo es que la fuerza pública también está en esos lugares, lo cual, en vez de servir como protección para la población civil, ha servido es para proteger a los paramilitares, para que así puedan controlar todo el territorio.

Ya hemos dejado constancia de todas estas barbaries que vive nuestra la zona a causa de ese accionar conjunto de paramilitares con la fuerza pública y nadie hace nada para parar esto.

Está claro que en la vereda Arenas Bajas hay un centro de reclutamiento de menores de edad quienes son llevados allí y entrenados para matar y extorsionar a la población de la región y que hay allí una serie de mandos paramilitares, como son: alias Nuve, alias Caballo, alias Majute, quienes despliegan comandos por las veredas Arenas Altas, La Unión, El Cuchillo, Buenos Aires, El Guineo, La Antena, las Nieves, El Porvenir, El Gas, Bella Vista, El Salto, La Balsa, La Victoria, y el centro urbano de San José de Apartadó.

Otro centro de control por muchos años, ha sido el que está ubicado en el corregimiento de Nuevo Antioquia, del municipio de Turbo, con una serie de mandos como alias Pantera, quienes desde allí están controlando las veredas Playa Larga, La Esperanza, Rodoxalí, La Hoz, Resbalosa, Mulatos, Naín y otras.

De igual manera está el control ejercido desde Piedras Blancas, corregimiento de Carepa, Antioquia, desde donde controlan las veredas Caracolí, Campamento, El Cerro, El Jardín, La Luna, El Llano, Saiza, Belén, Miramar, Cristalina, El Mariano y La Unión-Carepa.

Todos estos mandos paramilitares están ubicados en diferentes puestos de control en los alrededores de San José de Apartadó y a la vez están altamente ligados a la Brigada XVII del Ejército, con sede en Carepa, que es la que tiene jurisdicción en estos municipios con sus corregimientos y veredas.

Nuestro humilde esfuerzo como Comunidad de Paz que resiste civilmente frente a las fuertes amenazas que nos cercan a diario, continuará impulsando este proyecto de vida que hemos construido en medio de la muerte y por eso dejamos claro que queremos una región sin grupos armados, donde nuestros hijos puedan crecer sin ser reclutados para la guerra.

Agradecemos a todas aquellas personas y organizaciones que desde muchos lugares de Colombia y del mundo nos han sostenido con su fuerza política y moral y que a la vez han creído en este proceso de Comunidad de Paz como una alternativa para buscar la verdadera paz en nuestro territorio.

https://prensarural.org/spip/spip.php?article23173

CHILE: Hermano de Fernando Karadima: “Le dije al Papa que quería denunciar a Barros, a Koljatic, Arteaga y Valenzuela”


Hermano de Fernando Karadima: “Le dije al Papa que quería denunciar a Barros, a Koljatic, Arteaga y Valenzuela”

Al ser consultado sobre si Fernando Karadima quería a su familia, respondió que “Fernando solo se quiere a sí mismo”.
NACIONAL
Por  17 de junio de 2018

En una extensa entrevista, el hermano del sacerdote acusado de abuso sexual, Fernando Karadima, habló por primera vez con la prensa y se refirió a la personalidad del ex párroco de El Bosque, su relación con él y las acusaciones que ha recibido.

Al respecto, Óscar Karadima explicó a La Tercera que fue uno de los dos laicos invitados por El Papa para hablar sobre las víctimas de acoso sexual en El Vaticano.

“Ni Ezzati, ni Errázuriz, ni nadie reconoció nuestro dolor. Por eso, lo que también yo pido, porque nunca nadie lo ha dicho, es justicia con mi familia. El Papa fue el único que tuvo palabras de cariño y de consuelo hacia ellos. Me pidió que les transmitiera a mis hermanos, a mis hijos y a mis nietos el lamento suyo y que pedía perdón por lo que habíamos sufrido”, comentó.

“Antes de que ocurriera toda esta tragedia yo pasaba mi carné de identidad tranquilo”, confesó y agregó que “toda la familia Karadima ha sido víctima de abuso de poder y de conciencia. Fernando era un hombre soberbio, un hombre autoritario, un hombre a quien le teníamos temor”.

“Nos despreciaba, no nos quería. Él tenía una actitud altanera. Él se creía superior a todos. No nos respetaba, no nos tomaba en cuenta. No nos dio nunca su número de celular. Teníamos que llamar a la parroquia y ahí él nos llamaba de vuelta. Para verlo había que pedirle audiencia”, afirmó.

Al ser consultado sobre si Fernando Karadima quería a su familia, respondió que “Fernando solo se quiere a sí mismo”.

“Un sacerdote tiene que ser humano con su familia. Tiene que regalar su tiempo, no regalar su dinero. Él regalaba dinero, que no sé de dónde lo sacaba”, añadió.

“Mató el apellido, mató nuestra sangre. Fernando nos mató como familia con esto”.

Sobre la culpabilidad de su hermano, Oscar no tiene duda alguna. “Sí, es culpable. Ahora creo. Me costó muchísimo creer, siempre tuve lo que se llama la duda razonable. En el fondo, no quería creer. Era mi hermano, es mi hermano. Creer una cosa así de tu propio hermano es terrible”, confesó.

En su reunión con el Papa, Oscar habló de los cercanos a su hermano y los denunció: “Le dije (Al Papa) que quería denunciar a Barros, a Koljatic, Arteaga y Valenzuela, a quienes conozco desde muy jóvenes, y que fueron testigos y encubrieron los abusos. El Papa me detuvo y me dijo: ‘Hábleme de Barros’. Y yo le dije: ‘Su Santidad, el obispo Barros ha mentido. Él era amigo de mi hermano y, en cierto modo, podría decir que pertenecía a su círculo de hierro’”, detalló.

https://www.eldinamo.cl/nacional/2018/06/17/hermano-de-fernando-karadima-le-dije-al-papa-que-queria-denunciar-a-barros-a-koljati

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: