Aumenta la represión contra iglesias domésticas de Pekín


18/05/2019 YE LAN

Alcanzando el objetivo final del PCCh de reducir su número a cero, las iglesias protestantes que no son controladas por el Gobierno están desapareciendo gradualmente de la capital de China.

Ye Lan

Según un informe publicado el 9 de mayo por Radio Libre de Asia en su sitio web en idioma chino, el municipio de Pekín está implementando una operación para librar a la ciudad de todas las iglesias domésticas que se niegan a unirse a la Iglesia de las Tres Autonomías aprobada por el Gobierno.

Basándose en información procedente de la Fraternidad Cristiana China de Rectitud, con sede en Estados Unidos, la represión organizada está destinada a «reducir la escala, desorganizar y eliminar» a todas las iglesias domésticas, la misma está siendo supervisada por el Equipo Central de Inspección del Partido Comunista Chino (PCCh) y sus principales implementadores son el Ministerio de Seguridad Pública y la Agencia de Asuntos Religiosos. Según informes, la operación vigente en Pekín finalizará el 20 de mayo, pero continuará llevándose a cabo a lo largo de China, persiguiendo el objetivo final de reducir el número de iglesias domésticas protestantes a cero y eliminar el cristianismo de la esfera pública y del ciberespacio.

notificación sobre la operación contra iglesias domésticas llevada a cabo en Pekín
Captura de pantalla de la notificación sobre la operación contra iglesias domésticas llevada a cabo en Pekín, publicada en la cuenta de Twitter de la Fraternidad Cristiana China de Rectitud.

Durante los últimos meses, la represión contra iglesias domésticas puesta en marcha en Pekín el año pasado ha alcanzado niveles sin precedentes. Desde megaiglesias grandes y famosas, tales como la Iglesia de Shouwang, hasta pequeños lugares de congregación, las iglesias domésticas están siendo clausuradas una por una. Bitter Winter continuamente recibe informes sobre cristianos reprimidos que se niegan a que el Gobierno les diga cómo y en qué creer.

Qianhe Jiayuan Plaza, un edificio de oficinas emplazado en el distrito de Chaoyang en Pekín, fue el hogar de seis iglesias domésticas que fueron recientemente clausuradas. Una de ellas fue la Iglesia de Wenxin (溫馨教會), establecida hace más de diez años, con una congregación de aproximadamente 300 miembros.

Iglesia de Wenxin antes de ser clausurada.
Iglesia de Wenxin antes de ser clausurada.

La Iglesia de Wenxin recibió una notificación procedente de la Agencia de Asuntos Religiosos local, exigiendo que se mudara del edificio antes de las 10 de la mañana del 27 de abril. El día posterior a la clausura se instaló un control de seguridad en la entrada del Qianhe Jiayuan Plaza para poder registrar a todas las personas que ingresaban al edificio. Según miembros de la congregación, la presión de las autoridades comenzó en julio de 2018, cuando personal gubernamental comenzó a frecuentar la Iglesia de Wenxin para efectuar inspecciones.

«Antes de eliminar a la iglesia, el Gobierno parece haber llevado a cabo una exhaustiva investigación y un arduo trabajo de reconocimiento», afirmó uno de los miembros de la iglesia. El mismo añadió que luego de la clausura de la iglesia, la congregación se ve obligada a reunirse en pequeños grupos, de aproximadamente diez personas, para evitar seguir siendo perseguidos. «Tenemos que adoptar tácticas de la guerrilla clandestina y jugar al escondite con el Gobierno para poder celebrar nuestras reuniones», explicó el creyente.

La Iglesia de Wenxin recibió la orden de quitar la pintura de temática religiosa
La Iglesia de Wenxin recibió la orden de quitar la pintura de temática religiosa que se hallaba situada en el muro del pasillo exterior de la iglesia.

Un fiel de una iglesia doméstica emplazada en el distrito de Chaoyang cree que la represión del PCCh continuará intensificándose, y que las iglesias domésticas que continúan funcionando enfrentan el mismo destino que la Iglesia de Wenxin. «La clausura de iglesias domésticas es una iniciativa a nivel nacional», añadió el hombre. «Al observar la actual actitud del Gobierno, incluso las iglesias de las Tres Autonomías serán eliminadas tarde o temprano».

https://es.bitterwinter.org/

Revitalizar la iglesia doméstica: Olga C. Vélez



Mucho se habla de la urgencia de revitalizar la iglesia doméstica, es decir, la familia, para despertar la vivencia de fe de los niños y niñas que constituyen el futuro de la Iglesia. Pero este trabajo no se puede hacer ajeno a la imagen de iglesia que de hecho vivimos y buscamos construir. Así se lo preguntaba una joven teóloga que terminando su doctorado en teología y acabando de tener una hija, sentía la responsabilidad de pensar por qué bautizar a su hija, por qué introducirla en esta familia de fe. La pregunta podría resultar simple y sin problemas para aquellas personas que viven una fe tradicional que se conforma con repetir los sacramentos que se han realizado toda la vida. Pero no para una persona que no sólo busca vivir su fe sino que se pregunta por ella en su tarea teológica y que entiende la profundidad de la piedad popular pero también las dificultades que viven las personas con formación crítica a la hora de confrontar su fe con algunas incoherencias, incomprensiones e intolerancias de algunos sectores eclesiales.
Después de un largo proceso de discernimiento y con el compromiso de seguir trabajando por una vivencia eclesial más parecida a la iglesia que Jesús quería, la respuesta que esta teóloga se dio a sí misma, fue positiva. Ella desea que su hija pueda vivir la experiencia eclesial no como un lugar de culto y ritualismo sino como una comunidad de acogida, celebración y comunión de vida. Y que el culto sea expresión de la vida y comprometa con ella. Además ella desea que su hija aprenda en la iglesia el amor a los más pobres, su servicio total y desinteresado hacia todos ellos. En otras palabras, quiere que pueda encontrarse con Dios pero no sólo en la oración sino en el compromiso con las necesidades de cada tiempo presente. Desea que su hija conozca a un Dios Padre-Madre que le haga mirar a todos con respeto, con igual valoración, sin ningún tipo de discriminación, ni exclusión. Espera también que su hija no sienta ningún tipo de discriminación por ser mujer. Y este aspecto aún le parece difícil porque aunque existe una nueva conciencia sobre la mujer en la sociedad y en la iglesia, tantos siglos de subordinación y exclusión no se superan rápidamente. No basta con cambiar algunas actitudes. Se exige un trabajo constante y decidido por transformar la mentalidad machista que nos ha formado. También quiere que en la iglesia no se busque el poder sino que se distinga por el servicio a todos y sin condiciones ya que espera que su hija encuentre en la comunidad cristiana una formación que contrarreste la competencia y el lucro que modela la sociedad actual, donde triunfan los más fuertes y poderosos. En otras palabras, que en la Iglesia sea el Espíritu el que la guíe y la dirija. Finalmente quiere que su hija pueda conocer a Jesús en la comunidad eclesial y el encuentro con él sea el que le comunique vida a la doctrina y sentido a las exigencias de la vida cristiana. 
Esta teóloga espera mucho de la vida eclesial que quiere ofrecer a su hija y sabe que será muy difícil hacerlo realidad en algunos ambientes eclesiales. Pero ella confía en que el Espíritu abra caminos de renovación en nuestra iglesia. Pero lo que en realidad más desea es que muchas mamás y papás hoy también se pregunten si vale la pena comunicar a sus hijos e hijas, la fe que viven y que esa pregunta los confronte con su propia experiencia eclesial. La iglesia doméstica no se vive por el mero hecho de invocar la urgencia de revitalizarla.

Surge de la toma de conciencia del papel que juega en la vida de la familia y en lo que se transmite a los hijos. Nadie da lo que no posee. Nadie comunica lo que no vive. Por eso esta pregunta puede llevar a que unos decidan no bautizar a sus hijos. Pero puede hacer que otros revitalicen su propia fe y constituyan verdaderas iglesia domésticas. Y la renovación de nuestra comunidad cristiana vendrá de la autenticidad personal y de la profundidad con que respondamos por las razones de nuestra fe

Remitido al e-mail

HOMILIA EN EL DIA DE LA ORDENACIÓN AL DIACONADO DE MARIA DEL CARMEN LOPEZ Y MARIA BERNARDA SALAZAR. Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP*


 

Manizales, Abril 18 del 2019

SE DERRIBAN LAS ESTRUCTURAS Y SUS JERARQUIA

“En ese momento el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo, y la tierra tembló y las rocas se partieron” Mateo 25:50-51

Orando, leyendo y reflexionando con ojos de mujer, vamos hacia el rescate de la historia e ir tejiendo la historia oculta, que nos coloca en la igualdad y semejanza de hijas e hijos de Dios (Génesis 1:27), en equidad y justicia.

Llama la atención, el momento de la muerte de Jesús, el velo del templo fue rasgado en dos. Muchas restricciones había para entrar al Templo de Jerusalén, muchas divisiones y total separación del, Sanctum sanctorum al que no podía entrar sino el Sumo Sacerdote una vez al año. Cristo es el Único Sumo Sacerdote, que con su sacrificio y muerte rasga el velo de la marginación de arriba abajo abriendo el paso para que entremos todos sin temor alguno, al Sanctum sanctorum, mujeres, hombres, ancianos y niños de todos los tiempos, de todas las culturas, de todas las etnias, igual judíos como gentiles, es una forma de manifestar que el Reino de los Cielos no es una cuestión de unos pocos, sino que se trata de una experiencia universal y global, todos estamos llamados a ser parte del proyecto de amor de Jesús.

Cómo no recordar aquellas palabras dichas por María, Madre de Jesús: Derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes” (Lc 1,52), con esto el evangelio se convierte en la experiencia de unidad que permite dejar a un lado las cuestiones humanas ligadas con el poder, el tener y el placer y adentrarse en la experiencia de la humildad y la libertad, derribar significará dejar a un lado los prejuicios y descubrir que el seguidor de Jesús es un servidor/a que al estilo de las primeras comunidades cristianas el bien de aquellos que se le han entregado como hermanos y hermanas.

Por esta razón, cuando se piensa en el testimonio de Jesús a lo largo de su vida, se constata una lejanía de las autoridades religiosas, una experiencia que podría decirse raya con lo profano y profundamente humano, pues para él solo importa la persona, aquellos que necesitan de un mensaje de esperanza y de amor, en su mensaje no encontramos un solo detalle que nos lleve a vivir las normas y las leyes como base de la fe, pará el solo hay un mandamiento, “amaos los unos a los otros, como yo los he amado. De ahí que algunos momentos de su vida, como la parábola del Samaritano, rompan fronteras y muros, antihumanas. Si bien es cierto, algunas de sus actitudes fueron mucho más allá de las normas que corrompen el encuentro de amor que Él nos enseñó, por ejemplo: Curó en día sábado, comió con publicanos y pecadores, hablo con mujeres en la calle. Sació el hambre a más de 5.000, sin contar las mujeres y los niños. Instruyó, capacitó y educó, tanto a sus discípulos como al pueblo que le seguía (Sermón de la montaña). Dejo instrucciones de cómo relacionarnos con Dios-Padre-Madre (El Padre Nuestro). No se quedó callado ante la corrupción y abusos del clero, (“colocan cargas pesadas…” (Mateo 23:4) y su látigo derribó mesas de negocio en el Templo.

Jesús, nunca se proclamó sacerdote, ni obispo, ni diacono, fue un hombre más, un creyente que, con autoridad y sentido de equidad y justicia, trató de liberar a la humanidad de las esclavitudes que le impedían obtener la felicidad. Para él el poder radicaba en la capacidad de amar y de servir, por esta razón la tarea de quienes han sido llamados a su servicio no es la de otorgarse títulos o dones, sino la de vivir con y por la comunidad.

Algunos ejemplos de la vida de Jesús.

La Última Cena, conocida como Santa Misa, Sagrada Eucaristía, Santa Cena, fue una comida judía, que resalta la condición humana; partió y compartió el pan (comida) y dio vino, departiendo con sus familiares, amigas, amigos, diciendo en presente: “este es mi Cuerpo” =este soy Yo, esta es mi Persona, refiriéndose al pan. Presentando el vino dijo: “Esta es mi Sangre=es mi Vida, Nueva Alianza de compromiso y servicio liberador para todos ustedes”.

Dios, se hizo humano, en Jesús. En cada Eucaristía entrega su humanidad. Él había dejado lo “sagrado”, lo “divino” en el Cielo, se abajó, para enseñarnos a ser humanos, sencillos, libres, justos. Eso fue, es y sigue siendo el Verbo Encarnado. En su Testamento nos dejó esta recomendación: “Hagan esto en Memoria mía, hasta que Yo regrese”.

Es imposible pensar que Dios sea error, o se contradiga, a sabiendas que su misión era enseñarnos a humanizar. Mal hubiera hecho, si su mensaje hubiera sido la exclusión, la marginación, el desprecio, de muy mal gusto, le hubiera resultado, el abajarse al ser humano, para “divinizar” a unos y otros/as no.

No es un error interpretar el signo del rasgado de arriba a abajo del velo del Templo, como mensaje que Jesús nos deja al entregar su Espíritu a Dios Padre-Madre. Se rompen estructuras, es no al poderío religioso, se derriban las leyes, se derrumban las jerarquías quedando solo el aire fresco del Espíritu, purificando los ambientes entre el Cielo y la Tierra, sin que nadie lo ataje o se lo impida, ni institución que lo ate: “sopla donde quiere y como quiere” (Juan 3:8).

El siglo II d.C en su historia lógicamente escrita por hombres, detectamos que a medida que el grupo de los cristianos fue creciendo creyeron necesario crear algunos controles e ir jerarquizando a los líderes. Pero, ninguno de los evangelios ha dejado referencia alguna al tipo de controles y jerarquización de los líderes tal como hoy conocemos. Si bien es cierto Pablo habla de obispos, presbíteros y diáconos, los concibe como personas que según sus dones y carismas deben ser puestos en cada ministerio al servicio del proyecto de Jesús de Nazaret.

Por esta razón se tiene que reconocer que los seguidores de Cristo, no tiene  como punto de unión un Templo, una Sinagoga, una Parroquia, un salón, o los ministerios jerarquizados; el Rvdo Padre, la Rvda Madre, el Señor Obispo, S.E…la unidad que siempre se ha buscado ha sido: la Palabra y el Amor, a través de la construcción de la Comunidad, y esta empieza en la casa, así nos lo cuentan los primeros cristianos en Hechos de los Apóstoles, no una sino varias veces. Por eso la experiencia de nuestro Movimiento, es Casa-iglesia. La experiencia no es fácil, es difícil, porque es más fácil, construir templos, salones, acompañar a “rezar” lo rezado, sin prepararnos, sin reflexionar la Palabra, sin visitar las familias, sin invitar a la casa, a tomar un agua de panela, para hablar de Jesús, Aquel que fue “Resucitado, Aquel a quien Felipe le dijo: “Muéstranos el Padre, y con eso bastará”. Y Jesús le responde: “¿Tanto tiempo con ustedes y aún no le has visto?” Esa respuesta es clave para saber a qué se está refiriendo.

Muchas veces nos quejamos que no tenemos vocaciones, que la Iglesia se está derrumbando, que vemos que los conventos se están acabando. Jesús se escapó de esos espacios tan “sagrados”, ahora, anda por las calles, como un inmigrante, cansado sudoroso, con ropa rasgada y sucio, con hambre, enfermo, sin donde vivir, desplazado, desarraigado de su cultura, de su familia. Vuelve y surge la pregunta: “¿tanto tiempo con ustedes, y aún no le han visto?”.

¿En que ha quedado nuestro testimonio? ¿Qué testimonio estamos dando? ¿Por qué nuestras frases, no convencen? ¿Será que solo decimos frases de cajón aprendidas de memoria, y repetimos frases de otros/as, será que el escuchar hablar en lenguas, que hasta el momento nadie ha interpretado, nos eleva y engloba con su imaginario, o nos escampamos bajo el paraguas de otros, sin ningún esfuerzo? ¿Porque creemos que podemos camuflarnos y pasar desapercibidas/os ante el enemigo? Sin preguntar, aclarar y crear confusión entre la gente?

“No tengan miedo” (Mac. 16: 1-8) dijo el joven vestido de blanco, a las mujeres que fueron a la tumba vacía.  El mensajero de Dios, conoce y sabe de nuestras angustias y sufrimiento, además el miedo nos hace sordos/as, nada se escucha. Solo sabemos que hay que quitar una enorme piedra, que no podemos con ella.

Lo que vivimos en nuestro ministerio, es precisamente el quedarnos pensando, cómo vamos a quitar semejante piedra. El solo escuchar que ha sido resucitado y que la tumba está vacía asusta, da pánico y salimos corriendo a protegernos, donde nadie nos vea ni nos pregunten nada.

¿En qué queda mi compromiso para mostrar a Dios Vivo en mi vida? Para invitar a mis hermanos/as, y decirles: “¿toman y coman, toman y beban, este es mi cuerpo, esta es mi sangre”? Y ser capaz de asumir las palabras de Jesús, en aquel: “¿tanto tiempo entre ustedes y aún no le han visto?” Es decir; “que quien me mire te vea”.

Después de estos comentarios y reflexiones, nuestro Movimiento abre sus puertas para recibir dos candidatas al Diaconado, en este significativo día. Ellas (Maria del Carmen y Bernarda López)con su testimonio, quedan con el desafío, de mostrarnos el rostro de Dios, siendo mensajeras del Reino de Dios, allí donde vayan. AMÉN.

*Obispa de ARCWP

Historia temprana de María Madre de Jesús Comunidad católica inclusiva / Videos y fotos de Bridget Mary Meehan ARCWP


Para acceder a todos mis videos sobre el Movimiento de Mujeres Sacerdotes Católicas Romanas, visite el enlace y suscríbase en youtube 
https://www.youtube.com/user/rathdowney5856/videos?view_as=subscriber

Historia temprana de María Madre de Jesús Comunidad católica inclusiva en Sarasota, Florida 

(3 Videos)
https://www.youtube.com/watch?v=G00LMtBVlwU
Esta fue la primera liturgia que celebramos en St. Andrew UCC en marzo de 2009.


https://www.youtube.com/watch?v=O3gZRAUuUjI
Vigilia Pascual en St. Andrew UCC, abril de 2010 Michael e Imogene Rigdon a la derecha, Lee y Carol Ann Breyer a la izquierda
https://www.youtube.com/watch?v=x3KQz1LbxLQ
Baile litúrgico por Sheila Carey en MMOJ House Church el 24 de diciembre de 2008, fotos y un vistazo de algunos aspectos destacados de nuestra historia MMOJ

María, Madre de Jesús, Vigilia pascual de la comunidad católica, 22 de marzo de 2008 en la Iglesia de la Casa

Estas fotos brindan un vistazo de la alegre celebración de nuestra Vigilia Pascual el 22 de marzo de 2008. 

Más de 30 personas se reunieron en nuestra Iglesia de la Casa, incluidos miembros de la familia Duffy y Gumbleton. Mi papá, Jack Meehan dirigió la música con su saxofón con una versión animada de Jesucristo que hoy se ha elevado.Nuestra homilía fue un diálogo con muchas de las opiniones de la comunidad. Le pedí a la comunidad que compartiera lo que querían “ir y contar” esta Pascua. Varios compartieron que sintieron que tenían la esperanza de ser miembros de nuestra comunidad de la Iglesia de la Casa donde experimentan que el Espíritu nos hace avanzar juntos para vivir el mensaje de la Pascua de Cristo. Tenían mucho que compartir que “irían y dirían”. ¡Una familia compartió que irían a Roma en las próximas semanas y que ellos “irían y contarían” su experiencia de una mujer sacerdote allí también!

María, Madre de Jesús Casa Retiro y liturgia de la iglesia el 6 de diciembre de 2008 (Carol Ann y Lee Breyer en el sofá, Margaret Smith en púrpura, papá en azul con saxo)

El sábado. El 6 de diciembre de 2008, miembros de María, comunidad de la Madre de Jesús (algunos de nuestros pájaros de la nieve todavía no están en Florida) se reunieron para orar, reflexionar y discernir. Nuestra oración y nuestro intercambio nos llevaron a concluir que nuestro ministerio en la iglesia local en Sarasota / Venecia es reflejar el amor de Dios abrazando a todos al vivir esta visión de inclusión y cuidado compasivo y alcance a nuestras hermanas y hermanos. Estamos llamados a “pastorear”, a dar consuelo al pueblo de Dios ahora.

Nos consagramos a nosotros mismos para ser las manos y los pies de Cristo en nuestras comunidades locales. Una de nuestras oraciones es que nuestros hermanos, sacerdotes, religiosos y obispos, acepten la visión de Jesús sobre la justicia para las mujeres en la iglesia y trabajen por un ministerio sacerdotal renovado en la Iglesia Católica Romana como un discipulado inclusivo y renovado de iguales.

Mañana, 8 de diciembre es la fiesta de la Inmaculada Concepción. María, Madre de Jesús es el modelo a seguir de nuestra comunidad católica local de Sarasota House Church. Nuestro trabajo por la justicia, la igualdad y un ministerio sacerdotal renovado en la Iglesia Católica Romana está enraizado en la visión profética de Jesús, que se refleja en la oración de María por la justicia, la igualdad y el empoderamiento. La oración de María, el Magnificat, refleja la visión profética de Jesús que rechaza la dominación y la injusticia y nos llama al servicio mutuo y al empoderamiento. María ora al Santo que ha hecho grandes cosas por ella y presenta a Dios como el liberador de los marginados y oprimidos. “Dios levanta a los humildes y baja a los poderosos de sus tronos”. Como sabemos, las mujeres siguen siendo las oprimidas de los oprimidos en nuestro mundo hasta el día de hoy.



Al rezar el Magnificat, nos encontramos con María, la mujer de fe sencilla adolescente, embarazada, pero soltera, en su percepción clarividente de la relación de Dios con nosotros, a través del fuerte lenguaje de su oración. En esta oración, María es un símbolo de fortaleza, consuelo y poder para los desheredados e impotentes del mundo. Ella es compañera, campeona y agente de cambio para los justos pobres, quienes triunfarán sobre la opresión y experimentarán la justicia que Dios les prometió. ( Rezando con las mujeres de la Biblia , p.105)Jesús, hijo de María, llamó a mujeres y hombres a ser discípulos. “Con Jesús fueron los Doce, así como algunas mujeres que se había curado de espíritus malignos y enfermedades; María de Magdala, de quien había expulsado a siete demonios; Joanna, la esposa del mayordomo de Herodes, Chuza, Suzanna, y muchos otros contribuyendo al apoyo de Jesús y los Doce con sus propios fondos “(Lucas 8: 2-3)Es evidente a partir de la evidencia arqueológica que la comunidad cristiana primitiva defendió a María, Madre de Jesús, como mentora de mujeres líderes y dependientes de la iglesia primitiva. En la catacumba de Santa Priscilla, hay un hermoso fresco de María, vestida con ropas de obispos y sentada en la silla de un obispo, presente en la ordenación de una mujer sacerdote. Mary también está representada en un retrato grupal con Episcopa Theodora en un mural en la Iglesia St. Praxedis en Roma.
María, Madre de Jesús, que vivamos tu llamado profético como testigos de la justicia, la igualdad, el servicio mutuo y el empoderamiento.

Carta al editor de J ack Duffy publicada en Sarasota Herald Tribune en enero de 2009



Jack Duffy (azul marino) sentado junto a Helen, su esposa en Mary, liturgia de la Madre de Jesús 

Jack Duffy, uno de nuestros líderes de Mary, Comunidad Católica de la Iglesia de la Casa de la Madre de Jesús, escribió esta carta al editor, que se publicó en el periódico. Es importante que hablemos la verdad al poder. Gracias, Jack, por tus palabras proféticas a nuestra iglesia institucional que exige la rendición de cuentas, la transparencia y el retorno del enfoque hacia la sanación y el amor compasivo de Cristo para todos. 
http://www.heraldtribune.com/article/20090103/LETTERS/901030316/2163/OPINION?Title=Church_fails_to_create_transparency
Jack respondió a este artículo. 
http://www.heraldtribune.com/article/20081230/ARTICLE/812300346

“¿DONDE QUEDA LA IGLESIA DÓNDE USTEDES CELEBRAN?” Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP. *


“¿Donde queda la iglesia dónde ustedes celebran?” Esta es una pregunta, que siempre nos hacen después de alguna reunión donde hemos compartido nuestra experiencia como presbiteras. No es fácil desaprender lo aprendido, y menos cuando se trata de normas que se han convertido en tradición, ya que se nos hace más fácil enseñar oraciones y devociones, pues enseñar a repetir implica muy poco esfuerzo y lleva a la vida de “fe” por un camino cómodo y simple, con miedo, pero nuestra tarea va más allá, tenemos que invitar a escudriñar el mensaje de Jesús en el Evangelio, a apropiarnos de la Palabra para convertirla en vida y en seguridad.
¿Son entonces las practicas devocionales malas? Podría decirte hoy que no, practica tus devociones, no hay problema, bien lo dice el apóstol Santiago muéstrame tu fe sin obras, que con mis obras te mostrare mi fe, pues la fe en términos del evangelio significa llevar el mensaje de Jesús a lo más profundo del corazón para hacer una conversión de las actitudes, para que nuestra vida sea signo de sanación, por eso hoy debemos hacernos una pregunta, ¿Cómo cristianos no tenemos la obligación de evangelizar? ¿Acaso la actividad misionera no es llevar el mensaje de Jesús a nuestros hermanos/as de una forma actual y transformadora? ¿Te has puesto a pensar cómo lo vas a hacer? La respuesta siempre es la misma: “Siii, claro, tengo material, he leído, la gente está reunida allá en la Parroquia, es una ventaja pues ya está congregada”.
Interesante lo que decimos, “ya está congregada” puede ser en tal o cual templo. Pero ¿Hemos pensado, a que se congrega la gente? Esa inmensidad de gente que parece brotar de la tierra, por esta época cercana a la Semana Santa.
Hay hambre de escuchar el mensaje de Jesús. Ellos/as no han venido a escuchar lo mismo del año pasado…ni lo de ayer, sino lo de hoy. Hay una palabra en la lengua de Jesús –arameo- que me fascina: “haimánútá”. Esta palabra igual que nos sucede en el español, que una palabra puede significar varias cosas, a esta palabra le sucede lo mismo, pero tenemos que ver cómo se aplica, dónde, cómo y qué quiere decir.
“Haimánútá” ha sido traducida como “fe”. Pero, no se refiere a “fe”. El desconocer la lengua de Jesús, nos ha hecho perder sus gestos y actitudes. Por eso hoy estamos todavía queriendo saber qué fue lo que Jesús nos dejó dicho.
Regresemos a la palabra “Haimánútá” para descubrir sus encantos y el mensaje de Jesús. Esta palabra quiere decir “seguridad”, lo que nos protege, es lo que hace que tengamos VIDA. Jesús como buen sanador la uso varias veces, por ejemplo, cuando curó a la mujer que sufría de sangre (Lucas 8:48) Dijo: “Ánimo, hija mía haimánútá te ha dado la vida”, A la mujer pecadora: “Tu haimánútá te ha dado las vidas” (Lucas 7:50), a Bartimeo “el ciego”: “Ve, tu haimánútá te ha dado las vidas” (Marcos 10:52), Al leproso que regreso a dar las gracias. “Levántate y vete; tu haimánútá te ha dado las vidas” (Lucas 17:19), al ciego de Jericó (Lucas 18:42) “Ve, tu haimánútá te ha dado las vidas”.
¿Acaso se nos ha olvidado que Jesús, vino a traernos Vida y Vida en abundancia? (Juan 10:10). Ante su promesa, no nos pide que tengamos fe, sino seguridad.
Por qué seguimos predicando la Cruz, en la forma como lo hemos escuchado, un signo de muerte y dolor, ¿no es la Cruz una invitación a salir de la muerte? Hoy me pregunto, con ustedes, sobre el Miércoles de Ceniza, ¿qué nos diría Jesús? ¡Somos polvo, o, somos hijas/os de la Vida!
Esto, es para trabajar y comentar en pequeñas comunidades, en el estadio no se puede, en las grandes basílicas y templos, no se puede, nos quedamos cortas/os, en anunciar el Evangelio.
No olvidemos, que el mensaje de Jesús, no se dio en un templo, no confundamos la Sinagoga (salón de reuniones) con el Templo, sino en las casas, entre familiares, amigos y vecinos, eso es lo que hoy se llama Casa/Iglesia, pequeñas comunidades, que se reunían y reúnen para escudriñar la Palabra de Dios.
Sin duda las primeras comunidades, tal como las narran los Hechos de los Apóstoles, eran espacios de fraternidad, donde se reunía la familia cristiana para recordar el acontecimiento de Jesucristo, para hacer vida las palabras de amor que Él enseño y para transformar los miedos y angustias en esperanza y seguridad. No podemos dejar que las masas, las grandes celebraciones nos llenen de euforia y escalofrío, no dejemos que el templo nos haga olvidar que es la iglesia/comunidad, la que hace vida a un Jesús que vive y exige de nosotros la acciones simples que pueden transformar el mundo, vidas que se convierte en un evangelio que camina con los pobres y necesitados y que es capaz de renovar la mente y la conciencia de aquellos que se han alejado del proyecto de Dios.
Desde aquí debemos pensar ¿cuál fue la gran preocupación de Jesús como sanador? La respuesta nunca se hace esperar, su preocupación fue la de sanar el mundo y dar Vida. Si nosotros queremos continuar con la tarea de Jesús, debemos evangelizar, pero no podemos empezar por el templo, eso sería “ensillar sin traer las bestias” o mejor dicho “hacer una casa en el aire” como el vallenato del Maestro Rafael Escalona, sería hacer de la misión una simple conservación de sillas calientes y no un salir a las fronteras humanas para dar vida y enseñar la verdad del evangelio.
Les dejo pensando, yo sigo también pensando, investigando, reflexionando y orando en estos días santos, recordando mis debilidades en la vida pasada, que no repetiré, mi haimánútá desde que la descubrí, no me dejará volver a caer en esa frivolidad. Nuestro haimánútá crece y se fortaleza con la sabiduría=hekmá, es decir la experiencia de la vida, como seres humanos.
Felices Pascuas, Jesús vive, y nos da su Vida, Vida en abundancia.

Juan 10:10

*Presbitera católica

BIBLIOGRAFÍA:


Vicente Haya: Descolonizar a Jesucristo. Ed. Mexico.2018

Comunicado de prensa: Mujeres sacerdotes católicas ofrecen esperanza durante la crisis de abuso sexual, 6 de febrero de 2019


Contactos: 
Bridget Mary Meehan ARCWP703-505-0004sofiabmm@aol.com 
Janice Sevre Duszynska ARCWP
859-684-4247 
rhythmsofthedance1@gmail.com


Las presbíteras católicas romanas están viviendo una iglesia renovada y le ofrecen sanación a todas las personas durante esta crisis de abuso sexual. 

En la medida en que el Papa Francisco  envuelve a la jerarquía en una cumbre durante el mes de febrero de 2019 en Roma para lidiar la crisis de abuso sexual en la Iglesia, nosotras las presbíteras seguimos ofreciendo una estructura nueva con comunidades nuevas incluyentes y una manera nueva de ser Iglesia.

Les damos la bienvenida a todos para que asistan a nuestras comunidades de culto y reciban la comunión.  Ofrecemos un modelo de ministerio nuevo como solución para lidiar con la prevención del abuso sexual en un futuro.  Las mujeres como presbíteras ofrecen comunidades católicas romanas de culto que están dirigidas por el pueblo de Dios. 

Tenemos más de 15 años de experiencia ofreciendo un nuevo tipo de sacerdocio que es católico romano, igualitario, en evolución, místico e impulsado por la justicia social. Nuestras experiencias  como presbíteras ofrecen liturgias significativas e incluyentes (misas) en comunidades pequeñas de base que atraen a los jóvenes. 

Presidimos en ceremonias de bautismos y bodas que no siempre ocurren en un entorno eclesial sino que se pueden llevar a cabo al aire libre o incluso en una playa. Estamos comprometidas con la creación de la conciencia social y trabajamos con los desamparados ofreciéndoles una vida mejor y una dirección espiritual para mencionar solamente algunos de nuestros ministerios. 

Somos un testimonio creciente de una Iglesia más moderna y como señal de los tiempos que  erradicará cualquier abuso sexual futuro.  Nuestras Obispas no controlan a las personas que sirven sino que son las personas las que toman las decisiones y obviamente las mujeres son una parte integral del liderazgo. Nuestras presbíteras son responsables ante sus comunidades de manera que el  abuso sexual por sacerdotes (presbíteros) no está presente en nuestro nuevo modelo. 

Creemos que Jesucristo hizo lo más que pudo en su época para tratar a las mujeres como iguales y la iglesia actual dirigida por los hombres tiene que honrar la forma en que Jesús trató a las mujeres y al pueblo que sirvió.  

Para ponerlo de forma muy simple, los abusos sexuales que han ocurrido en la Iglesia y que todavía se están llevando a cabo nunca hubieran ocurrido hasta el grado que lo han hecho si las mujeres hubieran estado involucradas en el ministerio presbiteral y el liderazgo igual en la Iglesia. Ya es hora desde hace mucho tiempo de que el liderazgo masculino de la Iglesia reconozca nuestra sabiduría como presbíteras que ya están sirviendo al pueblo de Dios y pedir nuestra ayuda para resolver este enredo en que los hombres se han metido.

Una Historia, en el corazón de la Iglesia Latinoamericana. Olga Lucia Alvarez Benjumea ARCWP*


Es en el corazón de la Iglesia Latinoamericana, que sucede esta Historia, hace 4 días.  Es la Iglesia Latinoamericana, con identidad propia, autóctona, espontanea, descolonizada de devociones, y ritos foráneos, inclusiva, humana, profundamente enraizada en la catolicidad, del mensaje de Cristo Jesús, misionera, portadora de Vida y Vida en abundancia. (Juan 10:10).

Maria Teresa (derecha) acompañada de Blanca Azucena (izquierda) el día Junio 13/18 día de su ordenación presentadas a la Comunidad.

En el Servicio Médico , una mujer sacerdote, Maria Teresa, celebró la Cena del Señor! Todo el personal del Servicio, se hizo presente, participaron activamente, cada uno realizó su trabajo y se entregaron al niño débil, enfermo, que el mundo no quería recibir. Quien presidia el servicio, -Maria Teresa- le atendía, abrazaba fuertemente, y su energía y su vida, así se la quiso dar: No te vayas, quédate con nosotros! yo te ayudo, yo te quiero, yo te necesito…!

Ante la gravedad de la criatura, ella, pregunta a la madre, si es católica. Ante la respuesta afirmativa, le dije: “Soy una mujer sacerdote católica-médica, me permites, bautizar el niño?” La madre accedió. Sus lágrimas cargadas de emoción, dolor y tristeza, se entre mezclaron con el Espíritu del agua, y Alexander fue bautizado: Yo te bautizo, Alexander, yo soy la Resurrección y la Vida!, He venido a dar Consuelo y Vida en abundancia (Juan 10:10) En el Nombre del Padre-Madre, Hijo y Espíritu Santo.

“Era un recién nacido de 25 días se le hizo RCP ( reanimación cardio pulmonar) se le administró oxigeno y masajes en el tórax posterior ( espalda).. hizo tres paros cardíacos de donde logramos sacarlo y le colocamos 0.1cc de epinefrina… mientras se trataba de ubicar una ambulancia con oxigeno. Hasta que llego y fue subido de emergencia y trasladado a un centro de salud con neonatologo… en el camino  volvió a hacer otro paro y no reaccionaba hasta q logramos sacarlo de allí… y seguíamos con el RCP.. al llegar al centro de salud corrimos con él a la emergencia donde enseguida le colocaron oxigeno y prosiguieron con el RCP… lo monitorearon enseguida y tomaron via endovenosa… colocaron solución de expansion, incluyendo glucosa… y en total tres dosis de epinefrina porque hizo otro paro… continuaron con RCP… hasta que  a las 6pm le dio un paro fulminante y ya no reaccionó…”

Por mas esfuerzos del equipo medico no lograron reanimarlo.

El niño se fue…hubo dolor y silencio en aquel momento.

El mundo no estaba preparado para recibirle. Pero hubo Eucaristía. con dolor, lo entregaron, con dolor se entregaron todos, y Alexander nos dejó su mensaje: Hagan esto siempre en memoria mía! Muchos seres humanos han de venir igual que yo vine hoy o en peores circunstancias, rechazados, marginados…, pero ustedes, me devolvieron la Vida. Me hicieron sentir amado, me hicieron sentir el más importante. Y eso es sentir la Vida. Gracias, gracias, gracias.

 

Foto tomada de internet.

Nota:

Por respeto a la intimidad de la familia del niño, no damos sus apellidos, ni dónde ocurrió esta situación.

 

*Presbitera católica.

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: