Dicen que la Iglesia es “demasiado femenina”


16 de enero 2015 por Kate WALLACE

Pet Peeves

Todos las tenemos. Y algunos de nosotros somos mejores que otros para ocultarlas. Para mí, manías generalmente se dividen en dos categorías: baja y alta molestia.

Mis bajo molestia manías incluyen:

Comerse las uñas
El mal uso de la palabra “literalmente” para significar algo figurativa – “Yo, literalmente, murió cuando escuché eso!”
Decir “me importa un bledo” como “No me  importar”. ¿En serio? A Usted podría no importarle – lo que significa que le importa poco ahora?
Cuando la gente se combinan 2 y 3 anteriores en una frase – “Ya que se lo que ella dijo, y literalmente me puede importar menos.” – Ummmm qué?
Cuando ésto aparece, usualmente puedo mirar más allá de ellos (no siempre), sonreír y seguir con mi día. Pero muchos de nosotros también tenemos uno o dos manías que no podemos pasar por alto – el tipo que son un poco demasiado molesto para dejar pasar.

La afirmación de que la Iglesia es “demasiado femenina” entra en esa categoría para mí.

La Iglesia es “demasiado femenina”

Cada pocos años o así esta afirmación se hace popular en la Iglesia, y se oye por todas partes – es en la radio, en las revistas, causalmente coloca en los sermones desde el púlpito o en las conversaciones con los líderes cristianos.

Esta afirmación ha llegado alrededor de nuevo recientemente, desde el campo católico, y hace que mi piel se ponga piel de gallina. En el acto se golpea el botón de mi molestia por la misma razón que el mal uso del lenguaje me molesta – que muestra que no estamos pensando en las cosas antes de que las decimos.

Cardenal Burke, ex alto rango cardenal estadounidense, afirmó a principios de este mes que la “feminización” de la Iglesia tiene la culpa de la falta de asistencia masculina.

Aparte del sacerdote, el santuario se ha convertido lleno de mujeres. Las actividades en la parroquia e incluso la liturgia han sido influenciados por las mujeres y han llegado a ser tan femenina en muchos lugares que los hombres no quieren involucrarse “.

A pesar de lo benigno que la reclamación parezca, en realidad es muy ofensivo. En lugar de simplemente decir que no hay suficientes hombres en la iglesia, hecha la culpa a las mujeres. El verdadero problema, estamos diciendo, es con las mujeres – Hay muchos de ellos que ves. Ellos están asumiendo el control y ahora no hay espacio para los hombres!

Esta afirmación también es ofensiva, ya que envía el mensaje de que ser femenina es algo que se debe evitar, o al menos moderado. También tiende a afirmar que cualquier cosa femenina – aka mujeres – es un problema para la iglesia. (Yo realmente amaba esta respuesta a las palabras del cardenal Burke de Alexandra Petri.)

los Hechos

Sí, esta afirmación me molesta, porque demuestra lo poco que en realidad estamos evaluando la situación y porque es ofensivo, pero lo más importante que me molesta porque es completamente falso.

El Grupo Barna ha estado estudiando las tendencias de la Iglesia en los últimos 20 años y han encontrado que las mujeres representan en realidad el mayor alejamiento de la Iglesia. También encontraron que la brecha entre hombres y mujeres que no tienen iglesia ya no es un tema muy importante. “Sigue siendo cierto que las personas sin iglesia son algo más propensos a ser hombres que mujeres, pero la diferencia no es muy grande y se ha ido reduciendo de manera constante … la brecha entre hombres y mujeres se ha desplomado de 20 puntos en 2003 a tan sólo 8 puntos en la actualidad.” Y esto no es sólo en las iglesias protestantes. Los resultados que salen de la Iglesia Católica no se ven muy diferentes, según la Asociación de Archivos de Datos de Religión.

Todo esto hace que quiera preguntar a los que dicen que la Iglesia es “demasiado femenina” lo que las iglesias que van a. ¿Están los hombres realmente caminando en iglesias y sentirse abrumado con presencia femenina? La idea de que la iglesia es “demasiado femenina” va en contra de la mayoría de mis experiencias en la iglesia. De hecho, como he visitado iglesias en tres continentes durante los últimos 6 años de mi vida, me he dado cuenta que la mayoría de esas iglesias presentó la misma experiencia para mí, y no se acerca a ser nada femenina.

Mi Experiencia

Para aquellos en la familia de la iglesia que tienen oídos para oír, aquí es la experiencia de esta hermana en muchos (no en todas) de las iglesias:

Mientras camino a la iglesia, soy bien recibida por un hombre que me entrega un boletín.

Él me acompaña hasta mi asiento.

Miro a través del boletín en mi mano y leo los nombres de los hombres en el consejo de ancianos y hombres que sirven como pastores.

Soy bien recibido por un hombre que da los anuncios.

Me paro y de culta, ante un grupo dirigido por hombres en su mayoría.

Cantamos canciones escritas en su mayoría por hombres.

Me siento y escucho a un hombre predicar un sermón y dar ejemplos de su propia vida, como varón..

Él lee las escrituras de una Biblia que fue traducido por los hombres. Esta traducción habla principalmente a los hombres por sus pronombres masculinos.

El sermón se centra generalmente en torno a un hombre en la Biblia.

Este pastor masculino me lleva en la oración a un Dios que llama padre.

Me acerco a tomar la comunión de los hombres.

Un hombre se levanta y me pide que le dé dinero. Los hombres a pie con canastas para recoger de mí.

Me pongo de pie y me inclino en el culto una vez más, por los hombres.

Salgo al patio y comer las golosinas mañana realizadas por mujeres.

Bebo el café preparado por las mujeres.

Las mujeres de hecho constituyen la mayoría de la gente en los bancos (por ahora), pero no alcanzarían ni siquiera la mitad de las personas que toman las decisiones acerca de los servicios de la iglesia o de la experiencia. Si los hombres de verdad no van a la iglesia, no parece ser la culpa de la mujer. Tal vez los líderes de la Iglesia que están haciendo estas afirmaciones deben dejar de avergonzar a los fieles, y empezar a pedirles ayuda.

¿Me importa que los hombres no van a la iglesia? Por supuesto que sí! También me preocupa que las mujeres están dejando la Iglesia! Deberíamos estar preocupados por todos los miembros de la Iglesia y cómo podemos mejorar ministrar y discipular a ellos. En lugar de jugar el juego de la culpa de género, vamos a usar nuestras habilidades de pensamiento crítico para analizar mejor la situación.

Sí necesitamos hombres en nuestras bancas. También necesitamos mujeres en nuestros púlpitos, en nuestros consejos de ancianos, en las mesas de comunión, en los grupos de alabanza, y en nuestro liderazgo denominacional.

La Iglesia es “demasiado femenina”? No. Yo diría que la Iglesia no es lo suficientemente femenina.

 

http://juniaproject.com/say-church-feminine/

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Trackback: They Say the Church is "Too Feminine" | The Junia Project

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: