COLOMBIA: Para sanar su dolor, las Madres de Soacha llevan sus historias de vida a las tablas del teatro →


Para sanar su dolor, las Madres de Soacha llevan sus historias de vida a las tablas del teatro →

Me gusta:

Mi madre indocumentada, la trabajadora doméstica de Estados Unidos

09 Jul 2016 Deja un comentario


Por LUBA CORTÉS 29 junio 2016

Read in English

Uno de mis primeros recuerdos de la ciudad de Nueva York es estar refregando inodoros al lado de mi madre. Ella trabajaba limpiando las casas de familias ricas y, como no podía pagar una niñera, solía llevarme con ella. Hacía mis tareas entre miradas a mi madre, que sacudía televisores o doblaba sábanas en casas a las que íbamos una vez a la semana.

Recuerdo el día en que mi madre dejó un empleo después de que la dueña de la casa se negara a pagarle. Yo tomaba una siesta y mi mamá me despertó. Había estado discutiendo con la dueña, quien le dijo que debería estar agradecida por tener un trabajo al que podía llevar a su hija. Explotaban a mi mamá, pero era indocumentada así que no podía hacer nada.

Ella ha estado indocumentada por 16 años. En 2014 pensamos que esto al fin podría cambiar. El presidente Obama anunció un programa, Acción Diferida para Padres de Estadounidenses y Residentes Permanentes Legales, que la habría protegido contra una deportación por lo menos durante tres años y le habría dado la oportunidad de obtener un permiso de trabajo.

Sin embargo, Texas y otros 25 estados protestaron para que el programa no fuera válido, calificándolo como abuso de poder. Durante meses mi mamá me llamaba para preguntarme qué estaba pasando con el plan de inmigración del presidente. Yo le decía: “Nada nuevo”, y siempre sentía su desencanto. Luego sus llamadas se volvieron menos frecuentes.

La llamé temprano el jueves de la semana pasada. Tenía que contarle que la Corte Suprema había revisado el caso… y al votar, se generó un empate, lo que bloquea una decisión definitiva. El programa del presidente ya no podía avanzar más. Mi madre sigue sin poder conseguir un permiso de trabajo o un poco de alivio para sus noches de ansiedad.

Ella y yo nos mudamos a Estados Unidos desde Puebla, México, en octubre de 1999 y desde entonces hemos vivido en Nueva York. Mi hermana pequeña nació aquí. En Puebla, mi mamá era abogada. Aquí es parte del grupo de inmigrantes indocumentados que facilitan el estilo de vida de muchísima gente en este país, que ella llama hogar. Parece que hemos pasado más tiempo en las casas de otras personas que en la nuestra: limpiando, sacudiendo, fregando, cocinando, las mismas tareas que le permiten subsistir a muchas otras mujeres que emigran a Estados Unidos.

Desde una edad temprana, entendí mi lugar en el mundo a través de la mirada de mi madre. Sus empleos requerían usar productos que quemaban su piel y nublaban su vista. Sus rodillas tienen cicatrices por todos los años que ha pasado fregado pisos. Las trabajadoras domésticas son las heroínas de la economía de la inmigración: hacen su trabajo en silencio, eficientemente, y recogen el dinero de la mesa una vez que terminaron. No hay intercambios de historias. Ninguna de las personas para las que ha trabajado limpiando sus casas sabe que ella era abogada, que es una mujer intelectual y apasionada; no saben que cruzó una frontera traicionera ni que vive con el miedo constante de que la deporten.

A mi madre y a muchas otras como ella las dejan al margen de las conversaciones sobre la reforma migratoria. Cuando la gente habla sobre quién “merece” tener una vía hacia la ciudadanía, le gusta referirse a los jóvenes que llegaron a este país como niños y, por lo tanto, no merecen un castigo por ello. En consecuencia, en 2012 el presidente Obama estableció el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, que protege de la deportación a personas como yo.

Si yo no merezco un castigo, mi madre tampoco. Fue porque ella me trajo aquí que tuve la oportunidad de ir a la escuela, de echar raíces y forjar amistades, aun cuando mi niñez fue muy diferente de la de muchos pues pasaba los días en hogares de extraños ayudando a mi mamá a doblar y limpiar.
Más adelante tuve la oportunidad de escapar de esa realidad. Gracias al programa de arribos durante la niñez, tengo un permiso de trabajo y un buen empleo. Pero mi madre sigue limpiando casas, todavía es indocumentada y aún es criminalizada por un gobierno que sigue deportando a los miembros más débiles de nuestra comunidad. Y gracias a la Corte Suprema, eso no cambiará pronto.

Debemos seguir luchando para vivir sin miedo en este lugar que llamamos hogar. Pero en momentos como este, de tristeza y derrota, pienso en la noche en que cruzamos la frontera. Mientras corríamos me caí y, por un momento, miré el cielo nocturno, temerosa de que me dejaran atrás. Mi mamá estaba ahí; estuvo ahí todo el tiempo: me levantó y comenzamos a correr de nuevo.

Luba Cortés es una organizadora juvenil de Se Hace Camino Nueva York, una organización que defiende los derechos de los inmigrantes.

http://www.nytimes.com/es/2016/06/29/mi-madre-indocumentada-la-trabajadora-domestica-de-estados-unidos/?smid=fb-espanol&smtyp=cur

“HE VISTO A DIOS…”

09 Jul 2016 Deja un comentario


“Un niño pequeño quería conocer a Dios. Sabía que tendría que hacer un largo viaje para llegar hasta donde Él vive, así que guardó en su maleta pastelitos de chocolate y refrescos de fruta. Y empezó su andadura. Cuando había caminado unas horas, se encontró con un hombre anciano. Estaba sentado en un banco del parque, solo, contemplando en silencio algunas palomas que picoteaban migajas de pan que él les arrojaba.
El niño se sentó junto a él y abrió su maleta. Comenzó a beber uno de sus refrescos cuando notó que el anciano le miraba, así que le ofreció uno de ellos. Él agradecido lo aceptó y le sonrió. Su sonrisa era muy bella, tanto que el niño quería verla de nuevo, así que le ofreció entonces uno de sus pastelillos. De nuevo él le sonrió. El niño estaba encantado, y se quedó toda la tarde junto a él, comiendo y sonriendo, aunque sin hablar una palabra.
Cuando oscurecía, el niño se levantó para irse. Dio algunos pasos, pero se detuvo; dio vuelta atrás, corrió hacia el anciano y le dio un abrazo. Él después de abrazarlo, le dedicó la más grande sonrisa de su vida.
Cuando el niño llegó a su casa, su madre quedó sorprendida de la cara de felicidad que traía.
Entonces le preguntó: -“Hijo, ¿qué hiciste hoy que te hizo tan feliz?”. El niño le contestó:”¡Hoy almorcé con Dios!”… Y antes de que su madre reaccionara, añadió: -“Y ¿sabes? ¡Tiene la sonrisa más hermosa que nunca he visto!”
Mientras tanto, el anciano, también radiante de felicidad, regresó a su casa. Su hijo se quedó sorprendido de la expresión de paz que reflejaba en su cara, y le preguntó: -“Papá, ¿qué hiciste hoy que te ha puesto tan feliz?“. El anciano le contestó: -“¡Comí pasteleros de chocolate con Dios, en el parque!”. Y antes de que su hijo respondiera, añadió: -“Y ¿sabes? ¡Es más joven de lo que yo pensaba!”.
Con frecuencia, no damos importancia al poder de un abrazo, de una palmada en la espalda, de una sonrisa sincera, de una palabra de aliento, de un oído que escucha, de un cumplido sincero, o del acto más pequeño de preocupación. Mas todos esos detalles tienen el mágico poder de cambiar tu vida o la de los demás, de darle un gran giro y hacerla feliz.
Todas las personas llegan a nuestras vidas por una razón, bien sea por un tiempo o se quedan para toda una vida. ¡Recíbelos a todos por igual!”…

Foto de Mi pagina pesa.
 https://www.facebook.com/MiPaginaPesa/?fref=nf

¡Nosotros primero!:

09 Jul 2016 Deja un comentario


Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano, cmf) – Lunes, 4 de julio de 2016

“Yo soy ciudadano, no de Atenas ni de Grecia, sino del mundo”. Sócrates escribió esas palabras hace más de veinticuatro siglos.  Hoy más que nunca éstas son palabras que necesitaríamos apropiarnos porque, más y más, nuestro mundo y nosotros mismos estamos sumergiéndonos en formas perjudiciales de tribalismo donde nos importa en primer lugar tener cuidado de nosotros mismos.

Hoy vemos esto por todos sitios. Tendemos a pensar que esto vive sólo en círculos de extremismo, pero está siendo defendido virtualmente, con un  fervor moral  siempre intensivo, en todos los lugares del mundo. Eso suena así: ¡América primero! ¡Inglaterra primero! ¡Mi país primero! ¡Mi estado primero! ¡Mi iglesia primero! ¡Mi familia primero! ¡Yo primero! Más y más, estamos haciéndonos la prioridad y definiéndonos de maneras que no sólo van contra el Evangelio sino también nos están haciendo inferiores en  espíritu y más avaros de corazón. ¿Qué hay que decir sobre esto?

Lo primero de todo, va contra el Evangelio, contra casi todo lo que enseñó Jesús. Si los Evangelios son claros en todo, hablan claro de que todas las personas de este mundo son iguales a los ojos de Dios, que todas las personas de este mundo son hermanos nuestros, que se nos pide compartir liberalmente los bienes de este mundo con todos, especialmente con los pobres, y, lo más importante, que no estamos para ponernos los primeros, sino que estamos siempre para considerar las necesidades de otros antes que las nuestras propias. Todos los eslóganes que de alguna manera ponen primero “yo”, “nosotros”, “lo mío”, “mi grupo”, “mi país”, niegan esto. Además, esto no se aplica sólo a pequeño nivel, donde volvemos amablemente a la delicadeza de permitir a otro entrar en un lugar delante de nosotros; se aplica, y especialmente así, a nosotros como conjunto de naciones. Para nosotros, como naciones, hay una cierta inmoralidad e inmadurez al pensar primero, y primariamente, en nuestros propios intereses, como contrario a pensar como ciudadanos del mundo, comprometidos en el bien de todos.

Y la verdad de esto se encuentra no sólo en Jesús y los Evangelios, sino también en lo que hay más grande y mejor en nosotros. La auténtica definición de tener un gran corazón se afirma precisamente alzándose sobre el auto-interés y queriendo sacrificar nuestros propios intereses en aras del bien de otros y del bien de una comunidad más amplia. Lo mismo vale para ser amplio de miras. Somos amplios de miras exactamente en la medida en que somos sensibles  a una imagen más amplia y podemos integrar en nuestro pensar las necesidades, heridas e ideologías de todos, no sólo las de su propia clase. Eso es lo que significa entender, más bien que simplemente ser inteligente. Cuando somos mezquinos, somos incapaces de entender más allá de nuestras propias necesidades, nuestras propias heridas y nuestras propias ideologías.

Esto lo sabemos también por experiencia. En nuestros mejores días, nuestros corazones y mentes están más abiertos, más dispuestos a abrazar más ampliamente, más dispuestos a aceptar las diferencias y más dispuestos a sacrificar el auto-interés por el bien de otros. En nuestros mejores días, somos amables, de gran corazón y comprensión, y, en esos días, es impensable para nosotros decir: ¡Yo primero! Sólo nos ponemos primeros y dejamos que nuestros intereses aventajen a nuestra propia bondad de corazón los días en que nuestras frustraciones, heridas, cansancio y contagios ideológicos nos abruman. Y aun cuando volvamos a la mezquindad, parte de nosotros sabe que esto no es lo mejor para nosotros  sino que somos más de lo que nuestras acciones delatan en ese momento. Bajo nuestras heridas y dolencias ideológicas, permanecemos afianzados en la verdad de que somos, primero, ciudadanos del mundo. Aún late un corazón sano bajo el nuestro herido e infectado.

Por desgracia, hoy casi todo en nuestro mundo induce  a esto. Somos hijos adultos de René Descartes, que ayudó a modelar la mente moderna con su famoso dicho: ¡Pienso, luego existo! Nuestros propios dolores de cabeza y pesares son lo que nos resulta más real, y ajustamos la realidad y el valor a otros en primer lugar en relación a nuestra propia subjetividad. Por eso podemos decir tan fácilmente: ¡Yo primero! ¡Mi país primero! ¡Mis pesares primero! 

Pero no puede haber paz, ni comunidad mundial, ni verdadera fraternidad, ni real comunidad eclesial mientras no nos definamos, en primer lugar,  como ciudadanos del mundo, y sólo en segundo lugar, como miembros de nuestra propia tribu.

Se entiende que necesitemos tener cuidado de nuestras propias familias, de nuestros propios países y de nosotros mismos. La justicia pide que también nos tratemos convenientemente. Pero, al fin, la tensión aquí es falsa, esto es, las necesidades de otros y nuestras propias necesidades no están en competencia. Atenas y el mundo son de una misma pieza. Nos servimos de la mejor manera a nosotros mismos  cuando servimos a otros. Somos lo más amables para con nosotros cuando somos amables con los otros. Sólo siendo buenos ciudadanos del mundo somos buenos ciudadanos en nuestros propios países.

Ponernos a nosotros primero va contra el Evangelio. Es también una pobre estrategia: Jesús nos dice que, al fin, los primeros serán los últimos.

http://www.ciudadredonda.org/articulo/nosotros-primero

ALEMANIA: Merkel, a los refugiados: “Cada uno puede vivir su religión, pero todos deben respetar nuestras leyes”

09 Jul 2016 Deja un comentario


La mandataria alemana Angela Merkel asegura que su país garantiza el respeto a las costumbres de los refugiados, pero a su vez les advierte de que la tolerancia no implica cambiar los hábitos de los ciudadanos alemanes.
Merkel recuerda a los refugiados su obligación de respetar las leyes | EFE

La canciller alemana, Ángela Merkel, ha garantizado que existen recursos suficientes para integrar a los solicitantes de asilo en el país, pero también recordó a los refugiados que deben respetar las leyes y libertades del país. Además, la canciller se congratuló por la aprobación de una ley de integración basada en el principio de “exigir y apoyar”.

La máxima mandataria alemana ha querido recordar que el país bávaro ofrecerá cursos y servicios a los refugiados para facilitar su integración en la sociedad, aunque siempre con una contraprestación: “que aprendan alemán y respeten nuestras leyes”.

Además, también ha querido destacar la figura de la mujer en la sociedad alemana. Merkel ha compartido su intención de impartir cursos específicos para que las mujeres puedan aprender el idioma al mismo tiempo que sus hijosy así puedan integrarse de manera más rápida en la sociedad.

En este contexto, y para suavizar las tensiones que han surgido en algunas zonas del país, Merkel ha garantizado el respeto de las distintas costumbres, pero siempre y cuando no se cambien los hábitos de los ciudadanos alemanes, como con la polémica surgida por algunos refugiados rechazando que se ofrezca cerdo en los comedores escolares. La canciller se ha comprometido a buscar soluciones.

UNA MIRADA DE AMOR. ELISABETH KUBLER ROSS

09 Jul 2016 Deja un comentario


El director Stefan Haupt (Utopia Blues) ha realizado un documental biográfico sobre la doctora y escritora…
YOUTUBE.COM

EL OBISPO DE BATON ROUGE INSTA A LA COMUNIDAD A NO CEDER A LA IRA, EL MIEDO…

09 Jul 2016 Deja un comentario


07/07/2016 , EN: NACIÓN

El cardenal Sean P. O’Malley: cardenal O’Malley: “Nos unimos al duelo nacional ‘

BATON ROUGE, La (CNS) -. El Obispo Robert W. Muench de Baton Rouge está instando a la comunidad local a ser “ministros de sanidad a un mundo herido”, mientras que las protestas se llevan a cabo sobre el tiroteo de la policía de un hombre negro fuera de su conveniencia almacenamos en Baton Rouge 5 de julio “Esta semana en nuestra comunidad, al igual que en nuestro país, y como en nuestro mundo, nos encontramos frente a las muchas emociones que acompañan a los actos de violencia. nosotros experimentamos tristeza, ira, frustración y miedo” el obispo dijo en un Informe de julio 7. la declaración fue emitida dos días después de 37 años de edad, Alton Sterling fue muerto a tiros como dos policías blancos le lucharon al suelo, una acción publicado en línea por un video teléfono móvil del tiroteo. el obispo instó a los miembros de la comunidad de no dejar que la ira de ellos se mueven “para infligir dolor a los demás”, pero en lugar de ser “embajadores de la esperanza y de misericordia.” “que no nos temen dar lugar a la desesperación”, dijo, instando a la comunidad para ser movido por “la gracia del sufrimiento de Cristo por nosotros” ya su vez “impartir esa gracia el uno al otro.” preguntó el gobernador de Luisiana John Bel Edwards el Departamento de Justicia de Estados Unidos 6 de julio al conducir una investigación de derechos civiles sobre la muerte. “tengo muy serias preocupaciones. El vídeo es preocupante, por decir lo menos “, dijo el gobernador en una conferencia de prensa.

anuncio

Según informes de prensa, Sterling fue confrontado por la policía tras una llamada anónima informó haber sido amenazado por alguien con un arma de fuego fuera de la tienda de conveniencia de Baton Rouge. En el video, alguien grita, “¡Tiene una pistola! Arma!” y un oficial sacó una pistola de su funda. Después de algunos gritos, lo que suena como un disparo no se escucha. Un comunicado de la Conferencia Intereclesial de Luisiana, que incluye las iglesias cristianas de todo el estado, dijo que “los líderes religiosos locales y las autoridades civiles han llamado a la calma ya que la investigación se desarrolla.” La declaración también dijo que el grupo se une en oración por la familia de la libra esterlina, los barrios de Baton Rouge y “autoridades en su intento de dar respuestas a las preguntas que esta muerte plantea.” “rogamos que como nuestras comunidades, estado y nación continúan luchando con violencia y muertes trágicas, que pueden abordar el flagelo del racismo que sigue la superficie en muchos de estos eventos “, continuó. el grupo, que incluye a miembros de la Arquidiócesis de Nueva Orleans y Baton Rouge y Houma-Thibodaux diócesis, dijo:” nosotros llamar a la calma como ciudadanos se reúnen en respuesta a este evento, y pedir oraciones a los que lloran. ” Pocos días después del disparo de Sterling, Philando Castilla fue fatalmente baleado por un policía durante una parada de tráfico de julio de 8 en el suburbio de Minneapolis de Falcon Heights . en respuesta a los disparos, el arzobispo Bernard A. Hebda de St. Paul y Minneapolis previsto para celebrar una “misa de la Preservación de la Paz y la Justicia” en la catedral de San Pablo el 8 de julio “Como personas de fe, nos volvemos a Señor en tiempos difíciles, buscando no sólo su consuelo y la curación, sino también su sabiduría y orientación “, dijo en un Informe de julio para 8 personas. el arzobispo, haciendo hincapié en la necesidad de unirse” en medio de la ira, el miedo y la frustración ” dijo a la congregación pediría a Dios para consolar a la familia de Castilla y también para “curar las divisiones en nuestra comunidad, para guiar nuestros servidores públicos en su búsqueda del bien común y para satisfacer los deseos de aquellos que tienen sed de justicia y de paz.” en de Radio relevante “La hora Rediscover” con el anfitrión Jeff Cavins, Arzobispo Hebda dijo que ha estado animando a los católicos locales para orar por Castilla y su familia y seres queridos, así como para orar por la sociedad y las comunidades “para que podamos ser lugares de paz y un lugar donde se respete la dignidad de cada vida humana, donde llegamos a conocer unos a otros como hijos e hijas de Dios y reconocer que la imagen de Dios en cada uno de nosotros. ” la reacción a ambos disparos provocó protestas pacíficas en todo el país, incluyendo la protesta en Dallas que terminó con al menos un francotirador abriendo fuego y matando a cinco agentes de la ley de Dallas. Dallas obispo Kevin J. Farrell dijo que la ciudad había sido “arrastrado por el ciclo de la escalada de la violencia que ahora nos ha tocado íntimamente.” “nos no se puede perder el respeto por los demás “, dijo, instando a los líderes cívicos para” trabajar juntos para llegar a una solución sensata a esta escalada de violencia “.

El cardenal Sean P. O’Malley: cardenal O’Malley: “Nos unimos al duelo nacional ‘

BATON ROUGE, La (CNS) -. El Obispo Robert W. Muench de Baton Rouge está instando a la comunidad local a ser “ministros de sanidad a un mundo herido”, mientras que las protestas se llevan a cabo sobre el tiroteo de la policía de un hombre negro fuera de su conveniencia almacenamos en Baton Rouge 5 de julio “Esta semana en nuestra comunidad, al igual que en nuestro país, y como en nuestro mundo, nos encontramos frente a las muchas emociones que acompañan a los actos de violencia. nosotros experimentamos tristeza, ira, frustración y miedo” el obispo dijo en un Informe de julio 7. la declaración fue emitida dos días después de 37 años de edad, Alton Sterling fue muerto a tiros como dos policías blancos le lucharon al suelo, una acción publicado en línea por un video teléfono móvil del tiroteo. el obispo instó a los miembros de la comunidad de no dejar que la ira de ellos se mueven “para infligir dolor a los demás”, pero en lugar de ser “embajadores de la esperanza y de misericordia.” “que no nos temen dar lugar a la desesperación”, dijo, instando a la comunidad para ser movido por “la gracia del sufrimiento de Cristo por nosotros” ya su vez “impartir esa gracia el uno al otro.” preguntó el gobernador de Luisiana John Bel Edwards el Departamento de Justicia de Estados Unidos 6 de julio al conducir una investigación de derechos civiles sobre la muerte. “tengo muy serias preocupaciones. El vídeo es preocupante, por decir lo menos “, dijo el gobernador en una conferencia de prensa.

 

Según informes de prensa, Sterling fue confrontado por la policía tras una llamada anónima informó haber sido amenazado por alguien con un arma de fuego fuera de la tienda de conveniencia de Baton Rouge. En el video, alguien grita, “¡Tiene una pistola! Arma!” y un oficial sacó una pistola de su funda. Después de algunos gritos, lo que suena como un disparo no se escucha. Un comunicado de la Conferencia Intereclesial de Luisiana, que incluye las iglesias cristianas de todo el estado, dijo que “los líderes religiosos locales y las autoridades civiles han llamado a la calma ya que la investigación se desarrolla.” La declaración también dijo que el grupo se une en oración por la familia de la libra esterlina, los barrios de Baton Rouge y “autoridades en su intento de dar respuestas a las preguntas que esta muerte plantea.” “rogamos que como nuestras comunidades, estado y nación continúan luchando con violencia y muertes trágicas, que pueden abordar el flagelo del racismo que sigue la superficie en muchos de estos eventos “, continuó. el grupo, que incluye a miembros de la Arquidiócesis de Nueva Orleans y Baton Rouge y Houma-Thibodaux diócesis, dijo:” nosotros llamar a la calma como ciudadanos se reúnen en respuesta a este evento, y pedir oraciones a los que lloran. ” Pocos días después del disparo de Sterling, Philando Castilla fue fatalmente baleado por un policía durante una parada de tráfico de julio de 8 en el suburbio de Minneapolis de Falcon Heights . en respuesta a los disparos, el arzobispo Bernard A. Hebda de St. Paul y Minneapolis previsto para celebrar una “misa de la Preservación de la Paz y la Justicia” en la catedral de San Pablo el 8 de julio “Como personas de fe, nos volvemos a Señor en tiempos difíciles, buscando no sólo su consuelo y la curación, sino también su sabiduría y orientación “, dijo en un Informe de julio para 8 personas. el arzobispo, haciendo hincapié en la necesidad de unirse” en medio de la ira, el miedo y la frustración ” dijo a la congregación pediría a Dios para consolar a la familia de Castilla y también para “curar las divisiones en nuestra comunidad, para guiar nuestros servidores públicos en su búsqueda del bien común y para satisfacer los deseos de aquellos que tienen sed de justicia y de paz.” en de Radio relevante “La hora Rediscover” con el anfitrión Jeff Cavins, Arzobispo Hebda dijo que ha estado animando a los católicos locales para orar por Castilla y su familia y seres queridos, así como para orar por la sociedad y las comunidades “para que podamos ser lugares de paz y un lugar donde se respete la dignidad de cada vida humana, donde llegamos a conocer unos a otros como hijos e hijas de Dios y reconocer que la imagen de Dios en cada uno de nosotros. ” la reacción a ambos disparos provocó protestas pacíficas en todo el país, incluyendo la protesta en Dallas que terminó con al menos un francotirador abriendo fuego y matando a cinco agentes de la ley de Dallas. Dallas obispo Kevin J. Farrell dijo que la ciudad había sido “arrastrado por el ciclo de la escalada de la violencia que ahora nos ha tocado íntimamente.” “nos no se puede perder el respeto por los demás “, dijo, instando a los líderes cívicos para” trabajar juntos para llegar a una solución sensata a esta escalada de violencia “.

http://www.thebostonpilot.com/article.asp?utm_source=ConstantContact&utm_medium=email&utm_campaign=Dailynewsletter&ID=176919

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: