Referendo por el agro nacional: ¿De dónde viene? ¿Qué busca?


(Tiempo estimado: 5 – 9 minutos)

Campesinos cosechando sus cultivos.

Natalia PerezParece que se trata de promover el bienestar de las mayorías campesinas, pero un análisis detenido de sus propuestas muestra que esta iniciativa acabaría por favorecer a los grandes productores agroindustriales.

Natalia Pérez*

Desigualdades en el campo

Hace pocos días empezó a circular en redes sociales una iniciativa conocida como el referendo por el agro nacional, que espera recoger 4,5 millones de firmas. La promoción de esta iniciativa es liderada por una organización llamada Dignidad Agropecuaria Colombiana.

Este referendo quiere ser un aporte a la solución de las necesidades de miles de pobladores rurales colombianos que participaron y apoyaron el paro nacional agrario de 2013, una movilización social masiva donde campesinos, indígenas y líderes de diversos sectores se unieron para protestar por sus malas condiciones de vida.

Dignidad Agropecuaria Colombiana tuvo su origen en dichas movilizaciones y, de la mano del Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario (MOIR) y de su principal líder, el senador Jorge Robledo, ha propuesto el referendo por el agro nacional como respuesta a las que considera las causas de la crisis:

•    La adopción de políticas neoliberales;
•    La entrada en vigencia de los tratados de libre comercio (TLC) con Europa y Estados Unidos.

No cabe duda de que las políticas neoliberales han tenido efectos nefastos sobre las condiciones de vida de pequeños productores campesinos, indígenas y afrocolombianos. Sin embargo esta es solo una parte de la historia, pues las comunidades rurales también han sido afectadas por el conflicto armado, que ha dejado millones de víctimas del desplazamiento forzado y del despojo de tierras.

En contraste, los grandes productores agroindustriales nacionales han tenido diversos mecanismos especiales de protección otorgados por el Estado colombiano, como decir:

•    Contratos de estabilidad jurídica y creación de zonas francas unipersonales para empresas agroindustriales;
•    Adjudicación de subsidios directos y créditos blandos a sectores agroindustriales específicos como los palmicultores y los procesadores de aceite de palma;
•    Multimillonarios subsidios concedidos de forma irregular a arroceros, azucareros, bananeros, palmicultores y otros grandes productores través del programa Agro Ingreso Seguro (AIS).

Asimismo, al tiempo que el conflicto armado expulsaba campesinos, indígenas y afrocolombianos de los campos colombianos, numerosos productores agroindustriales expandían sus dominios, algunos de ellos en complicidad directa con los grupos armados. Por esto se puede decir que los intereses de los grandes agroindustriales son contrarios a los de los pequeños productores campesinos, indígenas y afrocolombianos.

Desafortunadamente, establecer la diferencia entre los intereses de los pequeños y grandes productores colombianos no hace parte de los objetivos de los promotores del referendo por el agro nacional, para quienes el mayor interés es proteger el país de la producción extranjera.

Una revisión cuidadosa del referendo muestra que este no favorecería los intereses de los campesinos y las comunidades indígenas y afrocolombianas, sino que, por el contrario, buscaría crear condiciones ideales para la expansión del modelo agroindustrial en el país y darle legitimidad a los grandes productores agroindustriales nacionales ante la opinión pública.

Con esto no se haría sino consolidar el proceso de transformación (que empezó hace años) de pequeños productores campesinos, indígenas y afrocolombianos en trabajadores rurales sin tierra y desplazados urbanos.

Lo que propone el referendo

Manifestantes del Paro Agrario en la vía Bogotá - Tunja.
Manifestantes del Paro Agrario en la vía Bogotá – Tunja.
Foto: Defensoría del Pueblo

La iniciativa propone que, a través de una modificación a los artículos 64, 65 y 66 de la Constitución, sea obligación del Estado garantizar en el campo el acceso a servicios de educación, salud, agua potable, vivienda, seguridad social, recreación, comunicaciones, comercialización de los productos, asistencia técnica y empresarial, así como garantizar el acceso al crédito de fomento y promoción y seguros de cosecha.

Adicionalmente, el Estado deberá promover la investigación, la transferencia de tecnología y dar prioridad a la construcción de obras de infraestructura física, distritos de riego y adecuación y recuperación de tierras.

Sin embargo estos bienes públicos y servicios estarían a disposición no solo de las comunidades campesinas, indígenas y afrocolombianas, sino también de ‘los demás productores nacionales agropecuarios’ y de ‘las empresas colombianas’, lo que abre la puerta para que grandes productores agroindustriales nacionales se apropien de estos beneficios bajo el auspicio de un mandato constitucional.

El artículo 64 de la Constitución señala que el Estado debe promover el acceso progresivo a la propiedad de la tierra (y a otros servicios) por parte de los trabajadores agrarios, con el fin de mejorar el ingreso y la calidad de vida de los campesinos. Este artículo es el pilar de leyes como la Ley 160 de 1994, que limita la acumulación de baldíos y señala que las tierras baldías deben destinarse a campesinos que carecen de ellas.

Por su parte, el artículo 58 establece la función social de la propiedad, reconoce la función ecológica inherente de la propiedad y el deber del Estado de proteger y promover formas asociativas y solidarias de propiedad, entre otras disposiciones. La función social de la propiedad es considerada por algunos juristas como la herramienta clave que le permite al Estado colombiano intervenir la propiedad para alcanzar fines dejusticia redistributiva.

Escándalos mediáticos como el de la empresa Riopaila Castilla e informes publicados por la Contraloría General de la República, o las ONG Oxfam y Grain indican que numerosas empresas habrían acumulado cientos de miles de hectáreas de baldíos en los Llanos Orientales y en otras regiones del país. Algunas empresas extranjeras como Cargill, así como filiales de empresas extranjeras con domicilio en Colombia, como Mónica Colombia, Agrifuels Colombia S.A.S y Poligrow Colombia Ltda, han tenido un papel importante en estos sucesos.

Pero también es cierto que empresas nacionales, como la Organización Luis Carlos Sarmiento Ángulo, Corficolombiana, Riopaila Castilla, Aceites Manuelita S.A. y la Reforestadora Guacamayas S.A, también han jugado un papel protagónico en esta acumulación.

En Colombia el acaparamiento de tierras es llevado a cabo por empresas nacionales y extranjeras.

Dudosos propósitos

El Senador por el Polo Democrático, Jorge Robledo.
El Senador por el Polo Democrático, Jorge Robledo.
Foto: Congreso de la República de Colombia

De no ser por las restricciones legales sobre la acumulación de baldíos, las transacciones de acaparamiento de tierras probablemente se habrían consolidado sin ningún inconveniente, lejos del conocimiento de la opinión pública.

La pretensión del referendo por el agro nacional de modificar el artículo 64 e incluir que “la función social de la propiedad rural implica obligaciones como promover la producción y el trabajo nacional, el desarrollo agropecuario y agroindustrial” removería el obstáculo que ha entorpecido el avance del acaparamiento de tierras en el país. Además, abriría la posibilidad para que las tierras baldías se repartan exclusivamente entre los grandes productores agroindustriales colombianos.

Como sostiene el Transnational Institute (TNI), el acaparamiento de tierras debe analizarse en el contexto del poder del capital nacional y transnacional y su deseo de obtener ganancias, que prevalece por encima de los usos, significados y sistemas de manejo actuales de la tierra que están en las comunidades locales.

En este mismo sentido, la Declaración de Nyéléni sobre Soberanía Alimentaria, en 2007, hizo referencia al derecho de los pueblos a alimentos nutritivos y culturalmente adecuados, accesibles, producidos de forma sostenible y ecológica, así como a su derecho a decidir su propio sistema alimentario y productivo. Esta declaración sitúa a quienes producen, distribuyen y consumen alimentos en el corazón de los sistemas y políticas alimentarias, por encima de las exigencias de los mercados y de las empresas.

La verdadera amenaza para las comunidades campesinas, indígenas y afrocolombianas, para quienes las tierras no son solo un factor productivo sino también el espacio donde se configuran sus relaciones sociales, económicas, culturales y políticas, es el modelo de producción agroindustrial a gran escala.

Esto es así independientemente de si el capital que lo financia es colombiano, extranjero o mixto. Además, como nos mostró el escándalo de los “papeles de Panamá’, con frecuencia resulta difícil establecer estas diferencias. Ese modelo se basa en el control sobre grandes extensiones de tierra y el acceso a mano de obra barata y tiende a producir efectos sociales, ambientales y culturales devastadores.

El referendo por el agro nacional obedece a una agenda política alineada con los intereses de los grandes productores agroindustriales, y va en detrimento de la supervivencia de las comunidades rurales campesinas, indígenas y afrocolombianas y de la preservación de su vínculo directo con la tierra.

Por esta razón, resulta paradójico que el referendo se difunda como un mecanismo de redención para estas comunidades y es muy lamentable que organizaciones con agendas progresistas, como Oxfam en Colombia y el Comité de Impulso Nacional de la Agricultura Familiar, respalden esta iniciativa.

 

* Economista de la Universidad de los Andes, magister en Política Social y Desarrollo del London School of Economics and Political Science y estudiante de doctorado en Geografía Humana en Simon Fraser University.

http://www.razonpublica.com/index.php/economia-y-sociedad/9587-referendo-por-el-agro-nacional-%C2%BFde-d%C3%B3nde-viene-%C2%BFqu%C3%A9-busca.html?utm_source=MadMimi&utm_medium=email&utm_content=N

La fuerza de su testimonio: Jesucristo en las Voces Globales de la Mujer


Por Elizabeth Johnson

El Evangelio de Juan relata la historia de un encuentro entre Jesús y la mujer samaritana en el pozo. Después de su conversación, ella va a decir a sus vecinos sobre el misterioso desconocido, y muchos de ellos cree “en la fuerza de su testimonio”. Estos ensayos, procedentes de todo el mundo, reflejan las muchas maneras en que las mujeres han reflexionado y dado testimonio de la persona, la enseñanza y la praxis de Jesucristo en la luz de sus propios contextos variados. Estos contextos incluyen sus luchas por la vida en medio de la pobreza desgarradora, el racismo y la violencia; su experiencia de ser mujer en las estructuras dominadas por los hombres en la iglesia y en la sociedad; y su compromiso de promover la justicia en vista de la dignidad humana de las mujeres, todo se hace en conjunto con su relación de fe con el Dios vivo.

Preguntas interesantes de Elizabeth Johnson acompañan su último libro

Llamada a la acción se complace en asociarse con la reconocida teóloga Elizabeth Johnson, ganadora o nuestro premio al liderazgo, ya que ella nos guía a través de su nuevo libro que examina la contribución de las teólogas a nuestra relación con Jesús. Esperamos que usted pueda utilizar estas preguntas para discutir con sus comunidades locales para compartir la fe y leer el nuevo libro de Elizabeth, la fuerza de su testimonio: Jesucristo en las Voces Globales de la Mujer.

Haga clic en el enlace de abajo para descarga gratuita de preguntas para la discusión:

http://cta-usa.org/elizabeth-johnson-offers-thought-provoking-questions-new-book/?utm_medium=email&utm_source=calltoaction&utm_content=9+-+Click+here+to+read+more&utm_campaign=General&source=General#

María Teresa Streck, Doctor en Educación

Asociación de Mujeres Sacerdotes católicos romanos

El asalto de Donald Trump, el “mesías” republicano


Publicado el 22.07.2016

El millonario, que se presenta como defensor de la cristiandad, ¿qué posibilidades reales tiene de ganar?

Donald Trump en la Convención Republicana donde consiguión la nominación como candidato a la Casa Blanca 18 julio 2016

Trump, el pasado 18 de julio, en la Convención Republica que le ha nominado como candidato a la Casa Blanca

EDUARDO SUÁREZ | Es difícil encontrar un símbolo mejor de la América evangélica que la Liberty University: una institución cuyo campus se asienta unos 300 kilómetros al sur de Washington y cuyo fundador fue el reverendo Jerry Falwell, el hombre que colocó la religión en el centro del debate político a finales de los años 70 al crear un grupo de presión al que bautizó como The Moral Majority (“la mayoría moral”). Allí llegó Donald Trump en enero, invitado por el hijo de Falwell.

Pero la impronta estridente del candidato no encajó del todo bien en la atmósfera pía de esta universidad religiosa que alberga una biblioteca teológica y un museo dedicado a los capellanes de la Guerra de Secesión. El candidato pronunció su discurso en un pabellón ante más de 10.000 personas y maquilló su discurso habitual con un puñado de pinceladas religiosas. Dijo que la Biblia era “lo mejor” y prometió muy serio a los estudiantes que volverían a ver “los carteles de ‘Feliz Navidad’ en los grandes almacenes”. Luego citó un versículo de la segunda carta de san Pablo a los Corintios, pero se refirió a ella como “Corintios Dos”. Una parte del público se rió al percibir el error. Era la prueba de que Trump estaba aquel día fuera de su zona de confort.

La visita de Trump a la Liberty University no fue casual, sino un gesto del candidato hacia los votantes evangélicos, que cada cuatro años son un grupo demográfico decisivo para cualquier republicano que se lanza a la carrera presidencial. A Trump le quedaban dos semanas para su primera cita electoral en los caucus de Iowa y necesitaba un baño de multitudes en una institución religiosa para limar las asperezas de su carácter profano: sus infidelidades, sus tacos, su lenguaje agresivo hacia los mexicanos y sus seguidores en el Ku Klux Klan. (…)

A priori, Trump no tiene el perfil más adecuado para llevar a votar a los evangélicos. El candidato ha soltado tacos en los mítines, ha insultado a varias mujeres, se ha mofado de un reportero discapacitado y ha incitado a sus seguidores a golpear a quienes protestaban contra él. Nunca hubo un candidato tan profano en una carrera presidencial. Ni siquiera entre los demócratas, cuyos líderes son tan religiosos como los republicanos y mencionan a menudo y con naturalidad su relación con Dios.

Al contrario que en Europa, el carácter y la vida personal de los políticos son importantes en Estados Unidos. Sus votantes suelen castigar las infidelidades de un candidato y mirar con lupa su religión. (…)

Muchos han respaldado a Trump. Sus seguidores son los que están dispuestos a pasar por alto su apoyo al aborto, sus donaciones a candidatos demócratas y su conducta libidinosa con tal de elegir a un líder fuerte, capaz de defenderles en un entorno gobernado por la incertidumbre, el pesimismo y el pensamiento secular.

Trump es consciente de la popularidad de ese autoritarismo entre los votantes menos formados y lo utiliza a menudo en sus mítines, presentándose como una especie de defensor de la cristiandad frente a las fuerzas oscuras del terrorismo y frente al ascenso de los valores laicos.

(…)

Retórica racista

El tercer villano contra el que Trump clama en sus mitines son los inmigrantes mexicanos, a quienes el candidato republicano ha llamado asesinos, traficantes y violadores, y contra quienes ha prometido construir un muro en la frontera sur del país. El muro es muy útil para Trump: ofrece una solución simplona a un problema complejo y permite al candidato presentarse como un líder fuerte, capaz de defender los derechos de la población.

La inmigración no es el problema que más preocupa a los ciudadanos de Estados Unidos. Pero Trump se las ha arreglado para relacionarlo con asuntos como el terrorismo, el desempleo o la economía, que sí preocupan a la población. Su retórica se nutre del resentimiento de los perdedores de la globalización y de episodios violentos como Orlando, Niza o Turquía, pero también de la nostalgia de la clase obrera blanca, que se siente extranjera en un país cada vez más abierto y menos homogéneo. Es ese espíritu el que atrae a Trump a veteranos y líderes del Ku Klux Klan y el que está implícito en su eslogan de campaña: “Make America great again”.

 

* ¿Quieres seguir leyendo este artículo? Reportaje ‘A fondo’ completo en este enlace solo para suscriptores

* Comprar el número suelto en la app de la Revista Vida Nueva nº 2.998: en iTunes o para dispositivos de Google Play

* Suscribirse a Vida Nueva

En el nº 2.998 de Vida Nueva. Del 23 al 29 de julio de 2016

http://www.vidanueva.es/2016/07/22/el-asalto-de-donald-trump-el-mesias-republicano-candidato-casa-blanca-valores-religiosos-cristianismo-estados-unidos/

EE.UU.”Grupo de Mujeres Sacerdotes realizó retiro espiritual en Colonie: Los miembros que buscan la justicia social y de trabajo con el Vaticano por Kenneth C. Crowe II


http://www.timesunion.com/local/article/Women-priests-group-holds-spiritual-retreat-in-8383495.php

De izquierda a derecha: María Teresa Streck y Bridget María Meehan celebrar con la comunidad en la liturgia ARCWP retirada, www.arcwp.org

Un retiro espiritual ha convocado a 45 miembros de la Asociación de Mujeres Sacerdotes católicos romanos a Wolf Road, ya que compartieron su mensaje de justicia social y continuaron presionando su búsqueda para ser reconocidas por el Vaticano.

María Teresa Streck ARCWP preside la liturgia con Inclusive Comunidad Católica en Troy New York,
The Upper Room Comunidad se reúne todos los domingos a las 11 horas.Http://www.inclusivecatholiccommunity-nycr.org/


El evento de cuatro días en el Hotel Radisson trajo las mujeres sacerdotes juntos para su reunión anual.
“Es una cuestión de la igualdad de la mujer”, dijo  Rita Lucey , de Orlando, Fla., Presidente del grupo de 74 miembros.
No están reconocidas por la  Iglesia Católica Romana . Y, que son excomulgadas por su ordenación, dijo  Bridget María Meehan  de Sarasota, Fla., El primer obispo de ARCWP.
Pero con Francisco preside el Vaticano, los miembros del grupo tienen la esperanza de progresar. “Francisco no ha cambiado la enseñanza de la iglesia, sino que ha cambiado las actitudes”, dijo Meehan.
 
El 31 de mayo, dos miembros ARCWP se reunieron con un representante del Vaticano en Roma. Este hombre, a quien se negó a identificar, tiene acceso directo a la papa, dijo Meehan.  Janice Sevre-Duszynska  de Baltimore dijo que era uno de los dos miembros ARCWP para asistir a la reunión. Dijo que le guía hasta la reunión en la Ciudad del Vaticano. Ella dijo que la reunión fue con un “alto funcionario” y que él era muy amable.
El grupo no está cuestionando la jerarquía católica, dijo Meehan.Están tratando de transmitir su mensaje de ser incluidas y reconocidas.
“Somos las sufragistas de la última década”, dijo Lucey, en referencia a las mujeres que lucharon por el derecho al voto en los EE.UU. y otros países.
Mientras que el grupo se ve es de esperar en este contacto inicial, los miembros continúan su participación en temas de justicia social.Como se ha explicado Meehan, ARCWP mira a la iglesia como un círculo para compartir sus enseñanzas, no como una organización de arriba hacia abajo.
ARCWP, dijo Meehan, dice que sus ordenaciones son auténticas y válidas, ya que siguen el principio de la sucesión apostólica. Se pueden trazar su camino de regreso a un obispo ordenado masculino que los primeros obispos extiende de la mujer a la sucesión.
kcrowe@timesunion.com  • 518-454-5084 • @KennethCrowe

La enemiga de la paz


Margarita Rosa de Francisco

Margarita Rosa de Francisco

La guerra que libra el ser humano contra sí mismo es el germen de todas las demás.

12:06 a.m. | 21 de julio de 2016

La enemiga principal que tiene la paz es nuestra propia mente. La guerra que libra el ser humano contra sí mismo es el germen de todas las demás. Pero al distraernos con lo que aparentemente pasa afuera lo que hacemos es proyectar sobre el mundo una lucha interna que no cesa nunca. No es sino fijarse un poco en la permanente cantaleta que esa especie de voz interna parece darnos todo el santo día.

Existe un diálogo constante entre ese que supuestamente es el yo y otra cosa, un yo opuesto, que le hace contrapeso en todo. Si pudiéramos convertir ese sirirí que nos enloquece con su cizaña en un personaje de carne y hueso que viéramos con concreta claridad, concluiríamos que está completamente neurótico. Yo, a mi cantaletera interna, si la viera como mi vecina de cuarto le mandaría la policía y pediría orden de captura y alejamiento a kilómetros. Ya es cliché eso de que hay que cambiar por dentro antes que ocuparse en cambiar el mundo. Pero no queda sino tener un poco de humildad y atreverse a mirar dónde comienza la verdadera guerra.

A la mente no hay que intentar cambiarla porque su razón de ser es generar conflicto; probablemente nos vaya mejor observándola pensar y descubriendo que no somos esos pensamientos ni esas estructuras que nos hemos inventado para sostener nuestra personalidad y nuestros sagrados ‘principios’, que no hacen sino obligar al mundo a parecerse a ellos a la brava, cerrándole las puertas al perdón. La mente es la principal instigadora del odio. Al mismo tiempo, dentro de nosotros hay una conciencia que decide fijar su atención en esa demencial actividad mental que tanto nos confunde. Esa conciencia también puede optar por apartarse del campo de batalla y sentarse a mirar como cualquier testigo la locura que la mente arma todos los días en ese afán por proteger su mundo limitado.

La mente es la que disfraza la venganza con sus amañados conceptos de honor y de justicia, y la que nos hace creer que el mundo está en contra de nosotros. El día que identifiquemos al enemigo dentro de nuestro discurso diario cesaremos de culpar a los demás. Todo el tiempo tenemos el chance de hacer la paz con nuestra alma y con quienes nos agreden. Yo lo quiero aprovechar para eso, y empezar a vivir con menos ‘honor’, pero eso sí, más feliz.

MARGARITA ROSA DE FRANCISCO

http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/la-enemiga-de-la-paz/16650144

Santa María de Magdala dos videos de inspiración!


La innovación y el elogio del riesgo


Moises Wasserman

Moisés Wasserman

La aversión al riesgo mata la innovación. La incapacidad de asumir riesgos es una de las razones para que nuestra locomotora de la innovación no arranque.

5:54 p.m. | 21 de julio de 2016

La innovación es uno de los factores que más influyen en la competitividad y en el crecimiento económico de un país. Este hecho fue reconocido por el plan de desarrollo del primer periodo Santos, que la definió como una de las locomotoras del progreso. Por cierto, mal símbolo el de la locomotora, a menos que se refiriera a algún ‘tren bala’ impulsado gracias a superconductores. Pero, haya sido de vapor o de superconductores, el hecho es que esa locomotora no se movió. Hay mucha confusión en Colombia alrededor de la innovación. Sería una buena estrategia estudiar qué hacen los que tienen éxito.
El caso de Israel es reconocido internacionalmente. Es un país pequeño, con el área de Cundinamarca y unos 7 millones de habitantes, pero que cuenta con 3.850 compañías emergentes (start-ups) de alta tecnología, una por cada 1.850 ciudadanos. Con apenas un 1,2 % de la población de la Unión Europea (incluida Inglaterra todavía), tiene más compañías registradas en la bolsa Nasdaq (la que reúne las empresas tecnológicas) que toda Europa. Lleva más de una década generando 500 empresas emergentes por año. El 50 % de sus exportaciones son productos de alta tecnología. Las inversiones de capital de riesgo son de 170 dólares por persona, 2,5 veces más que en Estados Unidos, 30 veces más que en Europa y 80 veces más que en China.

La innovación no se limita a la producción de dispositivos electrónicos, también afecta el desarrollo social. Un ejemplo dramático es el del agua. Cuando yo era estudiante se decía, mitad en broma mitad en serio, que la amenaza más grave para la existencia del Estado era la costumbre de ducharse diariamente. Es un país desértico en el que anualmente llueven unos 1.000 mm en el norte y 31 mm en el sur (en Colombia son 500 mm en La Guajira y 9.000 en el Pacífico). Hoy, 25 % del agua se produce por desalinización, 50 % es reciclada y purificada y 25 % proviene de lluvia y de pozos que se perforan a más de kilómetro y medio de profundidad. El riego está totalmente automatizado, y se estableció un sofisticado sistema de gestión que sabe dónde se produce y en qué se va a consumir cada gota de agua. Un problema humano fundamental, que fue resuelto íntegramente con instrumentos tecnológicos.

Estudiando el tema, entrevisté al presidente de una de las 24 incubadoras de empresas tecnológicas y le pregunté por el secreto del éxito. En primer lugar, me advirtió que el estereotipo sobre una concentración excepcional de inteligencia es una tontería. “La inteligencia está uniformemente distribuida en la humanidad. Los que están mal distribuidos son los problemas, y nosotros hemos sido bendecidos con muchos”. La percepción de que el problema es una oportunidad no es un discurso vacío.

Me mencionó el inmenso esfuerzo en investigación científica que hace el país. Su inversión está en el 4,9 % del PIB (en Colombia es 0,2 %). Tres de sus universidades están entre las 100 mejores del mundo.

Existe una ‘Oficina nacional del científico jefe’ que desarrolla iniciativas agresivas. Las empresas emergentes reciben 100.000 dólares (seis dólares del Estado por cada dólar privado) para definir su solución de un problema. Si los resultados son prometedores, reciben 600.000 dólares adicionales para la implementación.

Pero lo más sorprendente es que si fracasan no pasa nada. “El fracaso es parte del éxito”, dice, y la única forma de llegar a algo nuevo es arriesgando. La aversión al riesgo mata la innovación.

En nuestra administración pública, el riesgo es un delito. Si un proyecto fracasa, alguien será sometido a investigación y juzgado por detrimento patrimonial y enriquecimiento ilícito a favor de terceros. La incapacidad de asumir riesgos es una de las razones para que nuestra locomotora de la innovación no arranque.


Moisés Wasserman

@mwassermannl

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: