Mujeres de la Biblia que dirigieron las celebraciones y Lamentaciones


Mujeres de la Biblia que encabezó las celebraciones y Lamentaciones

En las páginas de la Biblia vemos que muchas mujeres estaban involucrados en la vida de su comunidad. Una de las funciones públicas que algunas mujeres que ejercen fue la celebración de las victorias militares y otros acontecimientos alegres y, por el contrario, el llanto de la derrota, la tragedia y la pérdida. Sin duda, algunas manifestaciones de celebración y luto explosiones espontáneas, pero se han formalizado otras pantallas.

Cuando un evento significativo se produjo en la comunidad, algunas mujeres se unirían a componer canciones. Si estaban celebrando un acontecimiento feliz, las mujeres se forman entonces una procesión y baile en la formación mientras canta una canción que se refería el evento en sus propias palabras. Si el evento fue una tragedia las mujeres se cantan cantos fúnebres y conducen a la gente en la lamentación pública y de duelo.

Mujeres Biblia como Celebrantes

El Antiguo Testamento registra varias ocasiones en que las mujeres celebran victorias militares.

Miriam celebra la huida de Israel de Egipto, y la desaparición de los egipcios que los perseguían, llevando a las mujeres con el canto, el baile y con panderos. [1]

“Cuando los caballos de Faraón, carros y jinetes entraron en el mar, el Señor trajo las aguas del mar de nuevo por encima de ellos, pero los hijos de Israel caminaba por el mar, en seco. Entonces Miriam profeta, hermana de Aarón, tomó un pandero en su mano, y todas las mujeres la siguieron, con panderos y danzas. ‘Miriam les cantaba: «Cantad al Señor, porque él es muy exaltado. El caballo y el conductor ha arrojado al mar ‘ “.   Éxodo 15: 19-21

La hija de Jefté conoció a su regreso, el padre victorioso con baile y panderetas.

“Entonces Jefté fue a pelear contra los amonitas, y el Señor los entregó en sus manos. Él devastó veinte ciudades de Aroer hasta las inmediaciones de Minit, hasta Abel keramim. Por lo tanto Israel sometió a Amón. Cuando Jefté volvió a su casa en Mizpa, que debe salir a su encuentro, pero su hija, bailando al son de panderos “! Jueces 11: 32-34b

Del mismo modo, las mujeres celebran la victoria de David sobre Goliat con el canto, el baile y tamboriles, arpas (instrumentos de cuerda similares a las arpas simples.)

“Cuando los hombres volvían a casa después de que David había matado al filisteo, salieron las mujeres de todas las ciudades de Israel al encuentro del rey Saúl con el canto y el baile, con canciones alegres y con panderos y liras. Mientras bailaban, cantaban: “Saúl hirió a sus miles, y David sus decenas de miles. ‘” 1 Samuel 18: 6-7

Mujeres Biblia como dolientes: Mujeres que se lamenta

La Biblia menciona que se lamenta la mujer tanto en el Antiguo y el Nuevo Testamento ( 2 Samuel 1:24 ;Ez. 32: 16-18 ; Lucas 8:52 ; 23: 27-28 cf . Mat 11:17 ). En los tiempos bíblicos, el duelo era una actividad comunal, no sólo un acto solitario. Plañideras profesionales fueron invitados a los funerales y otros acontecimientos sombríos, para llevar a la comunidad en las expresiones comunes de dolor. (Claassens 2012: 26)

Wailing las mujeres desempeñaron un papel terapéutico en la sociedad. Las mujeres que se lamenta en Jeremías capítulo 9 también desempeñaron un papel profético. Durante los días oscuros de la apostasía de Judá cuando el engaño era común ( Jer. 9: 4-6 ), las únicas personas que escucharon a Dios y el profeta Jeremías fueron las plañideras. Dios le dio a las plañideras un mensaje y les autoriza a proclamar este mensaje en su nombre.

Juliana Claassens, autor del libro fascinante de luto, la madre, la partera , escribe sobre las mujeres que se lamenta en Jeremías 9.

En Jeremías 9: 17-20 [MT 16-19], las plañideras están llamados a dirigir al pueblo en la expresión de dolor en respuesta a la tragedia nacional que vio la destrucción de Sión. Estas mujeres que están llamados a “levantar un canto sobre nosotros”, literalmente, se denominan “mujeres sabias”. Esto también se puede traducir como “mujeres cualificados” ( Jer. 09:17 [MT16]), lo que sugiere que el arte de luto es una habilidad que tiene que ser aprendido.El papel de la mujer que se lamenta el comercio constituía un profesional que requiere entrenamiento. . . . En la ocasión apropiada (un funeral o una tragedia nacional como el que forman el telón de fondo de Jeremías 9), que se lamenta la mujer no sólo tenía que ser capaz de dibujar en el depósito de lamento transmitido a través de las generaciones, pero también tenían que adaptarse estos lamentos para adaptarse a las necesidades particulares de la situación actual. . . . Sus lamentos representan la respuesta de la comunidad en la cara de trauma extremo.
L. Juliana M. Claassens  “de luto, la madre, la partera: Volver a imaginar Presencia entrega de Dios en el Antiguo Testamento” (Louisville, Kentucky: Westminster John Knox Press, 2012) p27.

Las guerras eran una parte normal de la vida en los tiempos bíblicos, y muchas mujeres fueron afectados directamente por ellos, [2] y por lo tanto sus celebraciones públicas de victorias militares, o lamentos de las pérdidas militares y derrotas, habrían sido sincera y sentida.

Las mujeres llevaron sus comunidades en la expresión de alegría y dolor que fomentó la solidaridad, la empatía, y la curación. Al ser un celebrante oficial o un doliente profesional fue sólo una manera de que las mujeres ayudaron a su sociedad. [3]


Notas finales

[1] panderetas son instrumentos musicales similares a las panderetas. Se mencionan muchas veces en el Antiguo Testamento, en el contexto de las celebraciones alegres (por ejemplo, el Salmo 68: 24-26 ) y victorias (por ejemplo, Isaías 30: 31-32 ).

[2]  Mientras que las mujeres no eran guerreros, algunas mujeres se convirtieron involucrado en guerras e incluso ganaron victorias para su gente: Deborah , Jael, Rahab , la mujer de Tebes, la mujer sabia de Abel Bet Maaca, etc.

[3] La costumbre de las mujeres se lamentan continúa en la actualidad en algunos países y comunidades. Algunos de sus costumbres son similares a las de los tiempos bíblicos. Vea aquí para más información.

Imagen: “Los cantos de alegría” de James Tissot (1836-1902), conservado en el Museo Judío de Nueva York. Esta pintura muestra a Miriam que conduce a las mujeres en una procesión de celebración.(Fuente: Wikimedia Commons)


artículo relacionado

Mujeres de la Biblia con la autoridad espiritual
Mujeres Trabajo en el Nuevo Testamento
Muchas mujeres líderes en la Biblia tenía una cosa en común

https://www.facebook.com/Newlife.id.au/

VIDEO: ORIGEN DE LAS FARC-EP Y ELN


Este video me pareció interesante porque es necesario no solo ver noticias sino leer e instruirnos para tomar posturas críticas sobre el proceso de paz.

Carta abierta de una racista confesa: Gretchen Palmer


Publicado: 22/07/2016 07:08 CEST Actualizado: 22/07/2016 07:08 CEST
ERIC GARNER
Si me hubieras dicho hace tres años, antes de la muerte de Michael Brown, antes de la de Eric Garner, y antes del movimiento de Black Lives Matter, que soy una racista, me hubiera defendido con uñas y dientes. No es posible. ¿Cómo puedes acusarme de algo tan horrible?

Soy liberal. Soy progresista, y llevo casi una década viviendo en el crisol cultural de Los Ángeles. Tengo amigos negros, creo yo. Muy buenos amigos, por dios. Me criaron para no prestar atención al color, y me enseñaron que todo el mundo es igual, independientemente del color de su piel, orientación sexual, etc.

Era una mentirosa.

En concreto, una mentirosa inconsciente.

Realmente creía que no era racista, pero lo cierto es que no había examinado el tema mucho y nunca nadie me retó.

Todo eso cambió hace dos años.

La tormenta de medios sociales después de la muerte de Michael Brown y de los disturbios en Ferguson me llamó la atención. Mis amigos negros publicaron contenido emocionalmente franco y doloroso. Yo seguí enlace tras enlace y publicación tras publicación. Me encontré en un mundo que no conocía, para nada.

Hablé con una de mis mejores amigas y me impactó descubrir el profundo dolor que nunca había mencionado en todos estos años. Fue traumático oírla sincerase conmigo como nunca antes lo había hecho; algo que sí había hecho con sus amigos negros y su familia.

Hablé con otro amigo al que conocía hace casi veinte años. Me explicó durante cuatro horas una realidad que no había visto ni entendido. ¿Cómo puede ser que yo no supiera nada?

Una cosa llevó a la otra, y al final me uní a un grupo de Facebook de personas blancas para aprender más sobre los afroamericanos y su experiencia única.

No sería capaz de explicar todas las lecciones que he aprendido en los últimos dos años. Es como tener acceso a una vida diferente. Una vida que parecía muy similar a la mía pero en un universo paralelo que se entrecruza.

Era una extraña en este mundo, más bien una extranjera. Vi y escuché cosas traumáticas que no había visto ni escuchado antes. Me di cuenta de que no sabía mucho de la cultura afroamericana, cuando antes creía con confianza que sí. Fue terriblemente desconcertante. No resulta agradable enterarse de que no sabes nada de algo de lo que creías saber mucho. No sé si he tenido una desconexión interna tan dramática en mi vida.

He llegado a darme cuenta de que muchos conceptos y frases que pensaba que me convertían en NO racista son justo la prueba de que sí lo soy.

La disonancia dentro de mí era casi intolerable. Quería escapar. No quería seguir. No me gustaba cómo me sentía y quería parar.

Pero después leí un aporte sincero de una mujer en el grupo de Facebook que decía: “Si no eres capaz de aceptar la realidad incómoda de la expresión honesta e íntegra de las voces negras, no eres lo suficientemente fuerte para ayudarnos y no te queremos aquí”.

Joder.

¿Era demasiado débil para participar en el mundo de otra persona? ¿Soy demasiado débil para no sentirme cómoda con la verdad de otra persona? Mi identidad está tan relacionada con ser una mujer fuerte que mi ego no puede tragarse el concepto de no ser lo suficientemente fuerte.

Entonces di un paso al frente. Empecé a implicarme con el grupo. Empecé a hacer preguntas, y empecé a escuchar. Empecé a sentirme bien sintiéndome incómoda. Me presenté al grupo.

Y este otro mundo se abrió frente a mí. Ha sido un camino empinado pero he progresado. Paso a paso me he permitido vivir en lo desconocido. La experiencia no sólo me ha espabilado, me ha hecho más completa. Más integrada.

He llegado a darme cuenta de que muchos conceptos y frases que pensaba que me convertían en NO racista son justo la prueba de que sí lo soy.

Aprendí que afirmar que no hay ninguna distinción entre razas es dañino, no útil. Aprendí que significa que estaba borrando la identidad, la perspectiva y la experiencia únicas de los afroamericanos.

Aprendí que antes esperaba que me hablaran con amor y me respetaran como una profesional y eso era mi privilegio blanco, que no se da a todos los afroamericanos.

Como persona blanca, tienes que cuestionarte, reflexionar y después escoger claramente ser anti-racista y no sólo no racista.

Aprendí que soy muy susceptible a la comunicación directa y franca, cuando estaba llena de rabia por mis declaraciones ignorantes e involuntariamente racistas. Aprendí que esta es mi propia fragilidad blanca. ¿Quién quiere ser frágil? Yo no, y descubrir esto en mí probablemente fue la revelación más incómoda de todas.

Aprendí que ser racista no es lo mismo que ser intolerante o ser prejuiciosa. Son tres palabras diferentes con significados diferentes.

Aprendí que no puedes NO ser racista si eres blanco en Estados Unidos. Es imposible. Lee la frase otra vez.

Im-po-si-ble.

Todo lo que nos enseñan en los libros de historia, en la publicidad, en las películas, en los cuentos de hadas… mira a tu alrededor, casi todo recalca el principio de que las personas blancas son superiores a las personas negras.

Y la única manera de no ser racista es tomar una decisión todos los días. En cada momento del día, vas a tratar de ver más allá de la superficie para descubrir un contexto mayor de la experiencia afroamericana. Y la indígena americana. Y la latina. Y. Y. Y… como persona blanca, tienes que cuestionarte, reflexionar y después escoger claramente ser anti-racista y no sólo no racista.

Es cierto que requiere esfuerzo. Y no estoy segura de si vamos a poder desmantelar todas nuestras influencias racistas por completo. Creo que esto es unas de esas incómodas realidades a las que nos tenemos que acostumbrar.

He aprendido que, simplemente, al reconocer los constructos racistas en casi todos los aspectos de la vida y al decidir trabajar de forma activa para desmantelar mi propio sistema de pensamientos inconscientes racistas estoy dejando de ser una extraña en la experiencia afroamericana.

Puedo contribuir, puedo comprometerme y participar plenamente. Incluso me siento bienvenida, algo que no habría imaginado al principio. Algo que también pienso que muchas personas blancas piensan que nunca va a pasar.

Los afroamericanos no quieren una disculpa. Quieren que admitamos su realidad. Quieren que las personas blancas se despierten.

Otra percepción: los afroamericanos no quieren una disculpa. Quieren que admitamos su realidad. Quieren que las personas blancas se despierten. Que no seamos inconscientes, que hagamos el trabajo de educar a la comunidad blanca y desmantelar el sistema de racismo para que dejen de estar oprimidos. ¿Puede alguien realmente decir que es mucho pedir?

Ahora que estoy despierta, puedo trabajar y vivir con la intención de ser una aliada. No lo hago porque me sienta culpable. Lo hago porque es lo justo. Puedo sentarme ociosamente viendo a mis hermanos y hermanas negras sufrir mientras disfruto de mis privilegios blancos. Como dijo el reverendo Martin Luther King, “nadie es libre hasta que todos lo seamos”. El movimiento de los derechos civiles fue un comienzo, pero ahora tenemos que acabar el trabajo.

Si no eres demasiado débil como para estar incómodo, si no eres demasiado débil para reflexionar y encontrar las mentiras inconscientes que te dices a ti mismo, te recomiendo que embarques en esta travesía. Sólo es difícil al principio y después se convierte en algo inmensamente profundo, revelador y satisfactorio. ¿Estas preparado para admitir que tú también eres racista? Es aquí por donde tenemos que empezar. Si no admites que el racismo sistémico en que crecimos es una realidad, no podremos progresar.

Cuando te despiertes, puedes ser parte del movimiento para convertir nuestros mundos en uno sólo. No sé tú, pero yo sólo quiero vivir en un país justo y unido. Llámame optimista, pero yo creo que podemos hacer de esto una realidad. ¿Te unes?

Este post fue publicado originalmente en la edición estadounidense de ‘The Huffington Post’ y ha sido traducido del inglés por Daniela Guillén

¿A dónde nos están llevando?


ScreenShot018

¿Qué está pasando en el mundo, en éstos últimos meses? ¿cuál es el objetivo de tantos tiroteos, muerte y masacre?

Nos cuentan que son terroristas, ¿pero realmente quién creó esos grupos terroristas?

Últimamente se han incrementado el número de sucesos de ésta índole, ¿pero realmente piensan que es algo casual?

Que pase todo esto de repente a la vez, en Estados Unidos, Francia, Alemania, etc,..

¿Que estarán cocinando entre bambalinas esta élite que nos domina?

¿Que objetivo tienen con crear tanto caos en todo el mundo?

Esto no se trata de una venganza por las masacres creadas por occidente en Oriente Medio, es algo planeado.

¿El objetivo?

-Quitarnos las pocas libertades que nos quedan.

-Usarlo en modo de venganza (Problema-Reacción-Solución) y llevar tropas al país de Oriente Medio que desean invadir y apropiarse de sus recursos.

-Mantenernos en un estado de miedo permanente.

-Crear la condiciones necesarias para un futuro enfrentamiento (¿Tercera Guerra Mundial?).

-Control de armas.

-Vigilar cada vez mas al ser humano (Control total de la población) la gente pide que se haga algo, y pide mas seguridad, dejando de lado su libertad.

Éstos son unos pocos objetivos según mi opinión, pero seguro hay muchos más.

Aquí abajo os dejo un vídeo de la posible explicación de lo que está ocurriendo en Estados Unidos.

Google sabe todo de ti


CONTROL DE LA POBLACION, El nuevo orden mundial, GRAN HERMANO0

ScreenShot021

Por Ignacio Ramonet / La Jornada

En nuestra vida cotidiana dejamos constantemente rastros que entregan nuestra identidad, dejan ver nuestras relaciones, reconstruyen nuestros desplazamientos, identifican nuestras ideas, desvelan nuestros gustos, nuestras elecciones y nuestras pasiones. Incluso, las más secretas. A lo largo del planeta múltiples redes de control masivo no paran de vigilarnos.

En todas partes, alguien nos observa a través de nuevas cerraduras digitales. El desarrollo del Internet de las cosas (Internet of things) y la proliferación de aparatos conectados multiplican la cantidad de chivatos de todo tipo que nos cercan. En Estados Unidos, por ejemplo, la empresa de electrónica Vizio, instalada en Irvine, California, principal fabricante de televisores inteligentes conectados a Internet, ha revelado recientemente que sus televisores espiaban a los usuarios por medio de tecnologías incorporadas en el aparato.

Los televisores graban todo lo que los espectadores consumen en materia de programas audiovisuales, tanto los programas de las cadenas por cable como DVD, paquetes de acceso a Internet o consolas de videojuegos. Por tanto, Vizio puede saber todo sobre las selecciones que sus clientes prefieren en materia de ocio audiovisual. Y, consecuentemente, puede vender esa información a empresas publicitarias que, gracias al análisis de los datos acopiados, conocerán con precisión los gustos de los usuarios y estarán en mejor situación para tenerlos en el punto de mira.

Esta no es, en sí misma, una estrategia diferente de la que, por ejemplo, Facebook y Google utilizan habitualmente para conocer a los internautas y ofrecerles publicidad adaptada a sus supuestos gustos. Recordemos que en la novela de Orwell, 1984, los televisores –obligatorios en cada domicilio– ven a través de la pantalla lo que hace la gente (“¡Ahora podemos veros!”). Y la pregunta que plantea hoy la existencia de aparatos tipo Vizio es saber si estamos dispuestos a aceptar que nuestro televisor nos espíe.

Si lo juzgamos por la denuncia interpuesta en agosto de 2015 por el diputado californiano Mike Gatto contra la empresa sudcoreana Samsung, parece que no. La compañía era acusada de equipar sus nuevos televisores con un micro oculto, capaz de grabar las conversaciones de los telespectadores sin que éstos lo supieran y transmitirlas a terceros… Mike Gatto, quien preside la Comisión de Protección del Consumidor y de la Vida Privada del Congreso de California, presentó incluso una iniciativa de ley para prohibir que los televisores pudieran espiar a la gente.

Por el contrario, Jim Dempsey, director del centro Derecho y Tecnologías, de la Universidad de California en Berkeley, piensa que los televisores chivatos van a proliferar: “La tecnología permitirá analizar los comportamientos de la gente. Y esto no sólo interesará a los anunciantes. También podría permitir la realización de evaluaciones sicológicas o culturales que, por ejemplo, interesarán también a las compañías de seguros”.

Sobre todo teniendo en cuenta que las empresas de recursos humanos y de trabajo temporal ya utilizan sistemas de análisis de voz para establecer un diagnóstico sicológico inmediato de las personas que les llaman por teléfono en busca de empleo.

Repartidos un poco por todas partes, los detectores de nuestros actos y gestos abundan alrededor de nosotros; incluso, como acabamos de ver, en nuestro televisor: sensores que registran la velocidad de nuestros desplazamientos o itinerarios; tecnologías de reconocimiento facial que memorizan la impronta de nuestro rostro y crean, sin que lo sepamos, bases de datos biométricos de cada uno de nosotros.

Por no hablar de los nuevos chips de identificación por radiofrecuencia (Rfid), que descubren automáticamente nuestro perfil de consumidor, como hacen ya las “tarjetas de fidelidad” que generosamente ofrecen la mayoría de los grandes supermercados (Carrefour, Alcampo, Erozki) y marcas (FNAC, Corte Inglés).

Ya no estamos solos frente a la pantalla de nuestro ordenador. ¿Quién ignora a estas alturas que son examinados y filtrados los mensajes electrónicos, las consultas en la red, los intercambios en las redes sociales? Cada clic, cada uso del teléfono, cada utilización de la tarjeta de crédito y cada navegación en Internet suministra excelentes informaciones sobre cada uno de nosotros, que se apresura a analizar un imperio en la sombra al servicio de corporaciones comerciales, empresas publicitarias, entidades financieras, partidos políticos y autoridades gubernamentales.

El necesario equilibrio entre libertad y seguridad corre, por tanto, el peligro de romperse. En la película de Michael Radford, 1984, basada en la novela de George Orwell, el presidente supremo, llamado Big Brother, define así su doctrina: “La guerra no tiene por objetivo ser ganada, su objetivo es continuar”, y “la guerra la hacen los dirigentes contra sus propios ciudadanos y tiene por objeto mantener intacta la estructura misma de la sociedad”. Dos principios que, extrañamente, hoy están a la orden del día en nuestras sociedades contemporáneas.

Con el pretexto de tratar de proteger al conjunto de la sociedad, las autoridades ven en cada ciudadano un potencial delincuente. La guerra permanente (y necesaria) contra el terrorismo les proporciona una coartada moral impecable y favorece la acumulación de un impresionante arsenal de leyes para proceder al control social integral.

Y más teniendo en cuenta que la crisis económica aviva el descontento social que, aquí o allí, podría adoptar la forma de motines ciudadanos, levantamientos campesinos o revueltas en los suburbios. Más sofisticadas que las porras y las mangueras de las fuerzas del orden, las nuevas armas de vigilancia permiten identificar mejor a los líderes y ponerlos anticipadamente fuera de juego.

“Habrá menos intimidad, menos respeto a la vida privada, pero más seguridad”, nos dicen las autoridades. En nombre de ese imperativo se instala así, a hurtadillas, un régimen securitario al que podemos calificar de “sociedad de control”. En la actualidad el principio del panóptico·se aplica a toda la sociedad.

En su libro Surveiller et punir, el filósofo Michel Foucault explica cómo el panopticon (“el ojo que todo lo ve”) es un dispositivo arquitectónico que crea una “sensación de omnisciencia invisible” y permite a los guardianes ver sin ser vistos dentro de una prisión. Los detenidos, expuestos permanentemente a la mirada oculta de los vigilantes, viven con el temor de ser pillados en falta, lo cual les lleva a autodisciplinarse…

De ahí podemos deducir que el principio organizador de una sociedad disciplinaria es el siguiente: bajo la presión de una vigilancia ininterrumpida, la gente acaba por modificar su comportamiento.

Como afirma Glenn Greenwald: “Las experiencias históricas demuestran que la simple existencia de un sistema de vigilancia a gran escala, sea cual fuere la manera en que se utilice, es suficiente por sí misma para reprimir a los disidentes. Una sociedad consciente de estar permanentemente vigilada se vuelve enseguida dócil y timorata”.

Hoy día el sistema panóptico se ha reforzado con una particularidad nueva en relación con las anteriores sociedades de control que confinaban a las personas consideradas antisociales, marginales, rebeldes o enemigas en lugares de privación de libertad cerrados: prisiones, reformatorios, manicomios, asilos, campos de concentración… Sin embargo, nuestras sociedades contemporáneas de control dejan en libertad aparente a los sospechosos (o sea, a todos los ciudadanos), aunque los mantienen bajo vigilancia electrónica permanente. La contención digital ha sucedido a la contención física.

A veces, esta vigilancia constante también se lleva a cabo con ayuda de chivatos tecnológicos que la gente adquiere libremente: ordenadores, teléfonos móviles, tabletas, abonos de transporte, tarjetas bancarias inteligentes, tarjetas comerciales de fidelidad, localizadores GPS, etcétera. Por ejemplo, el portal Yahoo!, que consultan regular y voluntariamente unos 800 millones de personas, captura una media de 2 mil 500 rutinas al mes de cada uno de sus usuarios.

En cuanto a Google, cuyo número de usuarios sobrepasa los mil millones, dispone de un impresionante número de sensores para espiar el comportamiento de cada usuario: el motor Google Search, por ejemplo, permite saber dónde se encuentra el internauta, lo que busca y en qué momento.

El navegador Google Chrome, megachivato, envía directamente a Alphabet (empresa matriz de Google) todo lo que hace el usuario en materia de navegación. Google Analytics elabora estadísticas muy precisas de las consultas de los internautas en la red. Google Plus recoge información complementaria y la mezcla. Gmail analiza la correspondencia intercambiada, lo cual revela mucho sobre el emisor y sus contactos.

El servicio DNS (Domain Name System, o Sistema de Nombres de Dominio), de Google, analiza los sitios visitados. YouTube, el servicio de videos más consultado del mundo, que pertenece también a Google y, por tanto, a Alphabet, registra todo lo que hacemos en él. Google Maps identifica el lugar en que nos encontramos, adónde vamos, cuándo y por qué itinerario… AdWords sabe lo que queremos vender o promocionar.

Y desde el momento en que encendemos un smartphone con Android, Google sabe inmediatamente dónde estamos y qué estamos haciendo. Nadie nos obliga a recurrir a Google, pero cuando lo hacemos la empresa sabe todo de nosotros. Y, según Julian Assange, inmediatamente informa de ello a las autoridades estadunidenses…

En otras ocasiones, los que espían y rastrean nuestros movimientos son sistemas disimulados o camuflados, semejantes a los radares de carretera, los drones o las cámaras de vigilancia (llamadas también de videoprotección). Este tipo de cámaras ha proliferado tanto que, por ejemplo, en Reino Unido, donde hay más de 4 millones de ellas (una por cada 15 habitantes), un peatón puede ser filmado en Londres hasta 300 veces cada día. Y las cámaras de última generación, como la Gigapan, de altísima definición –más de mil millones de pixeles–, permiten obtener, con una sola fotografía y mediante un vertiginoso zoom dentro de la propia imagen, la ficha biométrica del rostro de cada una de las miles de personas presentes en un estadio, una manifestación o un mitin político .

A pesar de que hay estudios serios que han demostrado la débil eficacia de la videovigilancia en materia de seguridad, esta técnica sigue siendo refrendada por los grandes medios de comunicación. Incluso parte de la opinión pública ha terminado por aceptar la restricción de sus libertades: 63 por ciento de franceses se declaran dispuestos a una “limitación de las libertades individuales en Internet en razón de la lucha contra el terrorismo”.

Ello demuestra que el margen de progreso en materia de sumisión es todavía considerable…

* Ignacio Ramonet acaba de publicar El imperio de la vigilancia, editorial Clave Intelectual, Madrid, 2016.

Google sabe todo de ti

Enorme brecha separa a Francisco de las Liturgías Tradicionalistas


Publicado el por Reyanna Rice

Y este problema no va a desaparecer pronto. CRD Sarah, con su llamado a los sacerdotes para comenzar a celebrar la misa de espaldas a la gente viene este Adviento o como el campamento Trad insiste “ad orientem” o mirando hacia el este, que el Vaticano ha calmado bastante rapidez para el Vaticano, ha agitado a la olla, pero buena en esto. Por cierto, cuando se señala a la gente Trad que el altar en la mayoría de las iglesias no se enfrenta a este, y luego dirá: “bien, es este litúrgica”. Derecho … .reyanna

Por Massimo Faggioli 20 de julio de, el año 2016 PrayTell Blog on line

Desde el momento en Francisco fue elegido el 13 de marzo de 2013 estaba claro que una gran brecha lo separaba de los llamados tradicionalistas católicos – sobre la liturgia, eclesiología, el ecumenismo, la teología moral y la doctrina social de la Iglesia.

A pesar de sus constantes ataques contra él, el Papa mostró una notable moderación hacia los tradicionalistas – y no sólo porque se trata de una buena política de la Iglesia, sino porque no le gusta el conflicto.

“No cortar cabezas”, dijo hace un par de semanas en entrevista con el diario argentino La Nación .

“Esa nunca fue mi estilo. Nunca me ha gustado hacer eso “, ha insistido.

De hecho, habíamos llegado a ser casi acostumbrado a la idea de que Francisco y los tradicionalistas fueron más o menos viajan por dos caminos separados y paralelos en un “vivir y dejar vivir” una especie de acuerdo tácito. Sin embargo, dos acontecimientos recientes indican algo importante sobre el Papa y las diversas formas de tradicionalismo católico.

Para seguir leyendo, haga clic AQUÍ .

http://concernedcatholicsmt.org/huge-gap-separates-pope-francis-from-liturgical-traditionalists/

¿Por qué debes despertar? – Cómo te engaña el sistema


ScreenShot163

¿Te gusta vivir engañado? ¿Quieres saber la verdad o te gusta vivir en esa falsa realidad que te programa el sistema?

¿Qué nos ocultan? ¿Qué quieren de nosotros?

Ver mas aquí: http://buscandolaverdad.es/2016/07/10/por-que-debes-despertar-como-te-engana-el-sistema/

https://periodismo-alternativo.com/

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: