Ahora, gracias a todos, nuestro Dios: la comunidad se reúne en acción de gracias con la pastora Judy y la pastora Marina Teresa, mujeres sacerdotes de RC


Los miembros y amigos de la comunidad católica The Good Shepherd Inclusive de Fort Myers, Florida, se reunieron el sábado 11/17/2018 para dar gracias a Dios y bendecirse unos a otros con amor y alegría. Esta comunidad tan especial está formada por personas sin hogar, personas sin hogar y una variedad de otros miembros que se dedican a la compasión y la justicia para los más pobres entre nosotros. Los celebrantes de la misa tradicional fueron el pastor Judy Lee, RCWP y Rvda. Marina Teresa Sanchez Mejia, RCWP. Después de un gozoso servicio de adoración en el que todos se unen en consagración y todos son bienvenidos a la Mesa, también disfrutamos de una fiesta de Acción de Gracias preparada por Kathy Roddy y también celebramos varios cumpleaños. Como señaló un miembro, “la familia está aquí junta”. Veintitrés de nosotros, de todas las culturas, colores y situaciones de vida que van desde un año hasta 89 años, con cinco jóvenes adultos presentes también pudieron reunirse y también orar por aquellos que no estuvieron con nosotros debido a una enfermedad, muerte o otras razones. Oramos por los enfermos entre nosotros con la imposición de manos. Reflexionamos que nuestros miembros muy queridos, entre ellos la co-pastora Judy Beaumont, RCWP y Linda Maybin, Gary Knafla, Claire Powley, Mike Murray, Robert Swanson y muchos otros estuvieron verdaderamente con nosotros en espíritu. Y le dimos la bienvenida a Nancy Chism de Naples, Florida y “JG”, otro miembro más nuevo entre nosotros. Notamos que varios miembros de la Iglesia en el Parque de 2007 y también de nuestra Iglesia del Buen Pastor en la Casa estuvieron presentes y disfrutaron de sus hogares y estuvieron juntos a lo largo de los años. Algunos habían llegado a través de enfermedades que amenazaban su vida y algunos todavía estaban luchando contra el cáncer, la diabetes quebradiza y otras enfermedades, algunos todavía luchaban con cuán increíblemente difícil es la pérdida, y algunos luchaban con cómo sería el futuro para ellos. Pero todos expresaron agradecimiento y esperanza.

20181117_154732

Las lecturas del día fueron Deuteronomio 8: 7-18; Salmo 67; I Corintios 13-9 y Lucas 17: 11-19. En las Escrituras hebreas se nos recordó que es nuestro Dios quien satisface nuestras necesidades y quien nos guía y nos sostiene a través de los desiertos que enfrentamos en la vida. Hay muchos peligros en el desierto, pero Dios nos protege de los daños y el miedo y, de hecho, nos alimenta y nos nutre tanto en los momentos más difíciles como en los mejores. Algunos de nosotros estamos pasando por los tiempos más difíciles ahora. (Podemos pensar en nuestras propias vidas y también en las personas en la Caravana de Centroamérica, y en las personas en la naturaleza y en todos los incendios que consumen en California). Y reflexionamos sobre Dios con nosotros a través de esos tiempos difíciles y estamos agradecidos, incluso a pesar de las dificultades y, a veces debido a ellas, que sabemos que Dios todavía nos respalda. No estamos solos y no podemos hacerlo solos. Sin embargo, no importa cuán fuerte parezca, el mal no prevalecerá. Dios sigue con nosotros. Gracias a Dios.

20181117_163142_resized (1)
20181117_163954

En I Corintios 1, Pablo le dice a la iglesia en Corinto que está agradecido por ellos, por haber presenciado sus considerables dones espirituales en acción. La pastora Judy reflexionó sobre lo agradecida que está por los miembros de la iglesia del Buen Pastor que viven el Evangelio y se sirven unos a otros y a otros que tienen una gran necesidad. Y como Paul, ella notó: “Dios te fortalecerá hasta el final. Dios es fiel.”

20181117_163324_resized (1)

Y finalmente, en el Evangelio de Lucas, Jesús nos da la parábola de los diez leprosos. Todos fueron sanados cuando le pidieron a Jesús que los sanara, todos fueron sanados. Pero nueve siguieron su camino, mientras que solo uno, un extranjero, un samaritano, volvió para dar las gracias. De hecho, apenas pudo contener su agradecimiento y alegría. Jesús dijo que la fe de este hombre lo había salvado. Y nuestra fe en medio de fuertes problemas, no solo en tiempos de navegación suave, es lo que nos está curando. Vemos que Jesús nos está tocando a todos y nos está sanando, haciéndonos completos, incluso en medio de los problemas, somos capaces de amar y gozar en todos los niveles de nuestro ser. ¡Y la gente dijo AMEN! 
Ojalá hubiera podido capturar las miradas en los rostros de los reunidos mientras cantábamos juntos “Gracias, Dios”. Fue desde el fondo de nuestros corazones y almas.

20181117_163114
20181117_162436_resized
20181117_163206_resized

También hubo una alegría especial al dar la bienvenida a Derrick, el nuevo nieto de Phyllis, casi uno. Y también compartiendo las esperanzas de algunos de nuestros miembros más jóvenes.

20181117_161519

Cerramos nuestra adoración con una variación enérgica del himno “Él tiene el mundo entero en sus manos” con Ella tiene el mundo entero en sus manos: Dios, nuestra Madre y Padre amorosos, nos está llevando a nosotros y a nuestro mundo. Y finalmente, TENEMOS el mundo entero en nuestras manos: nuestro trabajo es cuidar el medio ambiente, todas las criaturas de Dios y entre nosotros. Y estamos muy agradecidos por la oportunidad de hacer una iglesia juntos y hacer esto como una comunidad de la iglesia. 
¡FELIZ GRACIAS A TODOS! 
Bendiciones, 
Pastor Judy Lee, RCWP 
Rev. Dr. Judith Lee, RCWP

20181117_162820

https://judyabl.blog/2018/11/20/now-thank-we-all-our-god-the-community-gathers-in-thanksgiving-with-pastor-judy-and-pastor-marina-tere

¿Un golpe de suerte de la CIA? Cómo la muerte del ‘Papa sonriente’ ayudó a Washington a ganar la Guerra Fría


Neil Clark

Neil Clark es periodista, escritor, locutor y blogger. Ha escrito para muchos periódicos y revistas en el Reino Unido y otros países, como The Guardian, Morning Star, Daily y Sunday Express, Mail on Sunday, Daily Mail, Daily Telegraph, New Statesman, The Spectator, The Week y The American Conservative. Él es un experto habitual en RT y también ha aparecido en BBC TV y radio, Sky News, Press TV y la Voz de Rusia. Es el co-fundador de Campaign For Public Ownership @PublicOwnership. Su galardonado blog se puede encontrar en http://www.neilclark66.blogspot.com. Tuitea sobre política y asuntos mundiales @ NeilClark66.Hora de publicación: 28 de septiembre de 2018 14:49Obtener URL corta

¿Un golpe de suerte de la CIA?  Cómo la muerte del 'Papa sonriente' ayudó a Washington a ganar la Guerra Fría
  • La repentina muerte del Papa Juan Pablo I, hace exactamente 40 años, sorprendió al mundo. El ‘Papa sonriente’ solo había servido por 33 días. Su desaparición y reemplazo por Juan Pablo II marcó un importante punto de inflexión en la antigua Guerra Fría.

El año 1978, como argumenté en un artículo de opinión anterior, fue el año en que se hizo el mundo de hoy.

No había nada inevitable en el ascenso de Reagan y Thatcher, el surgimiento de grupos como Al-Qaeda e IS, y la caída de la Unión Soviética. El orden mundial neoliberal, neoconservador y su violencia asociada surgieron debido a eventos y decisiones clave que tuvieron lugar hace 40 años. El Vaticano estaba en el corazón de estos eventos.

El drama que se desarrolló allí en el verano de 1978 habría sido rechazado por ser demasiado exagerado si se enviara como guión de una película. En un espacio de dos meses y medio, tuvimos tres Papas diferentes. No hubo gran sorpresa cuando, el 6 de agosto, el primero de ellos, el Papa Pablo VI, murió después de sufrir un ataque cardíaco masivo. El Sumo Pontífice, que había servido desde 1963, tenía 80 años y había perdido salud. Pero la muerte de su sucesor mucho más joven, Juan Pablo I, un reformador radical que quería construir una verdadera Iglesia Popular, ha alimentado las teorías de conspiración hasta el día de hoy.Lee mas

El Primer Ministro israelí Menahem Begin y el Asesor de Seguridad Nacional Zbigniew Brzezinski caminan en Camp David el 9 de diciembre de 1978 © AFP

1978: El año en que se hizo el mundo de hoy.

El cardenal Albino Luciani, el hijo de clase trabajadora de un albañil (y acérrimo socialista), de un pequeño pueblo en el norte de Italia, era un papa como ningún otro. Rechazó una coronación y detestó que lo llevaran en la sedia gestatoria: la silla papal. Odiaba la pompa y la circunstancia y la pretensión. Sus discursos fueron sencillos y llenos de observaciones hogareñas, con referencias regulares a la ficción popular. Poseía un humor suave y siempre tenía un brillo en sus ojos. Era por todas las cuentas un hombre increíblemente dulce.

Pero allí también había acero. Luciani estaba decidido a erradicar la corrupción e investigar los complejos asuntos financieros del propio banco del Vaticano y su conexión con el escándalo Banco Ambrosiano.

Mientras él había declarado que el comunismo era incompatible con el cristianismo, el espíritu igualitario de su padre se quedó con él. “Los verdaderos tesoros de la Iglesia son los pobres, los pequeños a los que se debe ayudar, no solo con limosnas ocasionales, sino de la forma en que pueden ser promovidos” , dijo una vez. En una reunión con el general Videla de Argentina, dejó en claro su aborrecimiento del fascismo. “Habló particularmente de su preocupación por ‘Los Desaparecidos’, personas que habían desaparecido de la faz de la tierra argentina por millares. Al concluir la audiencia de 15 minutos, el General comenzó a desear que hubiera prestado atención a los intentos de la hora undécima. Los funcionarios del Vaticano para disuadirlo de venir a Roma “, señaló David Yallop en su libro ‘En el nombre de Dios’.

Un clérigo, el padre Busa, escribió sobre Juan Pablo I: “Su mente era tan fuerte, dura y afilada como un diamante. Ahí era donde estaba su verdadero poder. Entendía y tenía la capacidad de llegar al centro de un problema. “No podía sentirse abrumado. Cuando todos aplaudían al sonriente Papa, lo estaba esperando ‘tirare fuori le unghie’, para revelar sus garras. Tenía un poder tremendo”.

Pero Juan Pablo I nunca vivió para ejercer su “tremendo poder”. Fue encontrado muerto en su cama la mañana del 28 de septiembre de 1978. La historia oficial era que el “Papa sonriente” había muerto de un ataque al corazón. Pero no pasó mucho tiempo antes de que se hicieran las preguntas. Juan Pablo I tenía solo 65 años y parecía estar bien de salud. El hecho de que no hubo una autopsia se sumó a las sospechas. “La especulación pública de que esta muerte no fue natural creció a cada minuto. Se escuchó a hombres y mujeres gritar a la forma inerte: ¿Quién te ha hecho esto? ¿Quién te ha asesinado?” escribió David Yallop.Lee mas

© Tony Gentile / Reuters

‘El sexo es un regalo de Dios’: el Papa Francisco comparte los beneficios del amor ‘apasionado’ y critica la pornografía

David Yallop reveló que el día de su muerte, el Papa había discutido una reorganización del personal del Vaticano con el Secretario de Estado, el Cardenal Jean Villot, quien también sería reemplazado. Yallop afirmó que el Papa tenía una lista de varios clérigos que pertenecían a los Francmasones, cuya membresía estaba estrictamente prohibida por la Iglesia. La más siniestra de estas logias masónicas fue la ferozmente anticomunista Propaganda Due (P2), que tenía una gran influencia en Italia en este momento, y se la conoce como un “estado dentro de un estado”. El mundo turbio de P2 y los vínculos de sus líderes con el crimen organizado, la mafia y la CIA se discuten en ‘En el nombre de Dios’. 

Otro escritor, Lucien Gregoire, autor de ‘Murder by the Grace of God’, apunta con el dedo de la culpa directamente a la CIA. Señala una coincidencia aparentemente extraña, a saber, que el 3 de septiembre de 1978, justo 25 días antes de la muerte del Papa, el Metropolitano Nikodim, el líder visitante de la Iglesia Ortodoxa Rusa, quien más tarde se reveló que era un agente de la KGB, cayó muerto en Los pies de Juan Pablo en el Vaticano después de tomar café. Tenía solo 48 años. Gregoire dice que la CIA apodó a Juan Pablo I ‘el Papa bolchevique’ y estaba dispuesto a eliminarlo antes de presidir una conferencia sobre la Conferencia de Puebla en México. “Si hubiera vivido una semana más, los Estados Unidos habrían estado mirando media docena de mini-Cubas en su patio trasero” , escribe.

Si bien no hay escasez de sospechosos si crees que John Paul I fue asesinado, se debe enfatizar que a pesar de las declaraciones contradictorias sobre las circunstancias de su muerte y las extrañas coincidencias, aún no se han presentado pruebas para demostrar que su muerte No era natural. Sin embargo, lo que podemos decir es que habrá un buen número de personas poderosas e influyentes en Italia y más allá que se sintieron aliviados de que el “Papa sonriente” haya tenido tan poco tiempo en el cargo.

Su sucesor, el arzobispo polaco Karol Wojtyla, quien tomó el nombre de “Juan Pablo II” como un homenaje a su predecesor, dejó en claro que investigar las actividades financieras del Vaticano y descubrir a los masones no era una prioridad. Como un polaco patriótico, su nombramiento fue maná del cielo para halcones anticomunistas en el Departamento de Estado de los Estados Unidos. “El único hecho de la elección de Juan Pablo II en 1978 lo cambió todo. En Polonia, todo comenzó … Luego todo se extendió. Estaba en Chile y Pinochet estaba fuera. Estaba en Haití y Duvalier estaba fuera. Estaba en Filipinas y Marcos estaba fuera “, dijo Joaquín Navarro-Valls, secretario de prensa de Juan Pablo II.

La forma en que el Papa Juan Pablo II se manifestó en contra de lo que él consideraba una represión comunista, no solo en su Polonia natal sino en toda Europa del Este y más allá, lo vio tostado por la facción neoconservadora. Puede que no hayan sido solo palabras, lo que ayudó a socavar el gobierno comunista. Se corrió el rumor de que Roberto Calvi, el “banquero de Dios”, quien en 1982 fue encontrado colgando del puente Blackfriars en Londres, había enviado $ 50mn a “Solidaridad” en Polonia en nombre del Papa.Lee mas

FOTO DE ARCHIVO: por invitación del patriarca de Constantinopla, los jefes de todas las iglesias ortodoxas se reúnen en el Patriarcado ortodoxo griego en Estambul, el 9 de marzo de 2014. Murad Sezer

¿La ruptura más grande en la historia ortodoxa moderna? Iglesia rusa no funcionará con cuerpos presididos por Constantinopla

En mayo de 1981, el pistolero turco Mehmet Ali Agca disparó y hirió a Juan Pablo II. Neocons en los Estados Unidos promovió la narrativa de que era un complot comunista (organizado por Bulgaria), pero Sofía negó su participación. En 1985, el compañero de Agca, Abdullah Catli, quien fue asesinado más tarde en un accidente automovilístico, declaró que la organización de espionaje BND de Alemania Occidental se le acercó, lo que le prometió una gran suma de dinero  “si implicaba al servicio secreto búlgaro y al KGB en el atentado contra la vida del Papa “.

Martin Lee, escribiendo en Consortium News, también señala que en 1990, el ex analista de la CIA Melvin A. Goodman reveló que sus colegas, bajo la presión de los superiores de la CIA, sesgaron sus informes para intentar dar crédito a la afirmación de que los soviéticos “La CIA no tenía pruebas que vincularan a la KGB con el complot”, dijo Goodman al Comité de Inteligencia del Senado “.  

En 2011, un nuevo libro titulado “Matar al Papa, la verdad sobre el intento de asesinato de Juan Pablo II”, que se basó en 20 años de investigación, concluyó que la CIA había tratado de enmarcar a Bulgaria para desacreditar el comunismo. .

La gran ironía, por supuesto, es que después de la caída del Muro de Berlín, el Papa Juan Pablo II se convirtió en un fuerte crítico del modelo inhumano de “la codicia es buena” del capitalismo que había reemplazado al comunismo. En Letonia, dijo que el capitalismo era responsable de “graves injusticias sociales” y reconoció que el marxismo contenía “un núcleo de verdad”. Dijo que “la ideología del mercado” hacía que la solidaridad entre las personas “fuera lo más difícil”. En Checoslovaquia, advirtió contra la sustitución del comunismo por el materialismo y el consumismo.

Habiendo reclutado la ayuda del Vaticano para ayudar a derribar a ‘Los Rojos’, los neoliberales y los neoconservadores se volvieron contra la Iglesia. La Iglesia sobrevivió al comunismo, pero no ha ido demasiado bien bajo el consumismo. El Vaticano no es tan influyente como lo fue en 1978. Mientras tanto, EE. UU., Mientras no estaba sujeto a un contrapeso geopolítico, lanzó su peso alrededor del mundo después de 1989, invadiendo ilegalmente y atacando a una serie de estados soberanos.

Uno solo puede preguntarse cuán diferentes podrían haber sido las cosas si el ‘Papa sonriente’ hubiera vivido.

Sigue a Neil Clark @ NeilClark66

https://www.rt.com/op-ed/439831-john-paul-smiling-pope/

Francesc Torralba: «El sentido de la vida te la tienes que construir siempre tú»


 El filósofo dice que «la cuestión no es cuánto tiempo vivos, sino qué haces»

Gemma Ventura FarréEspecial: Conversaciones
Desde el sentido de la vida hasta el arte de saber estar solo . El filósofo y teólogo Francesc Torralba (Barcelona, 1967) mira la vida desde el matiz, y sobre todo desde la profundidad. Hablamos del reto de la vida: ser. 

Esta conversación está patrocinada por la bodega Más Que Palabras . 

Foto: Archivo Francesc Torralba
Vivimos mucho de cara a la galería?

Vivimos muy pendientes de lo que dirán los demás, y esto es una forma de alienación y de subyugación. Nos autolimitado las conductas y los mensajes verbales, pensando mucho qué recibimiento tendrán. Y esto lleva censuras. Lo veo incluso en el ámbito universitario: cuando una persona tiene un criterio que no es habitual, si no tiene audacia, tiende a esconderse. Entonces, la minoría y la singularidad se disuelven.Podríamos decir la esclavitud de lo políticamente correcto. Es una cárcel y hace que buscamos mucho la aceptación, el reconocimiento y la veneración de los demás. 

Estamos pendientes de encajar en un patrón.

En el fondo, preferimos pertenecer al rebaño, ser reconocidos, tener el calor y saber que somos alguien para los demás, que no apostar por el camino de la libertad y de la autenticidad, que a menudo es solitario. Lo veo en personas que eligen opciones muy diversas. Por ejemplo, quien se hace cura, o monja, o quien estudia una carrera de humanidades aunque se considere inútil y absurda. La cultura del éxito es fundamental y lo que se espera de ti es que tengas beneficios, que seas relevante. En nuestro contexto, las minorías sufren siempre y hay que ser muy valiente para tener autenticidad y poder manifestar, porque muchas veces sólo es vivida hacia dentro.Públicamente no manifiesto lo que creo, porque me dirán conservador o lo que quieras. Por lo tanto, voy diciendo lo que toca decir para ser aceptado. Pero en el ámbito privado e íntimo sí que manifiesto lo que pienso y creo. 

Estamos más preocupados por aparentar que para ser.

Sí, la diferencia es importante: una cosa es aparentar, que es lo que muestras hacia fuera, y otra cosa es lo que eres. Muy a menudo hacemos una selección de lo que somos y sólo mostramos lo que los demás aceptarán. Esto lo vemos en el terreno de las creencias, de las opciones políticas, espirituales, sexuales. Y aunque pasa más en contextos de desconfianza, como lo puede ser la empresa. Donde hay un nexo de confianza -el amigo, la pareja- no debes aparentar. El otro te conoce desnudo: estas son mis heridas, mis límites, mis fronteras. Acéptame como soy. Pero en contextos de desconfianza, donde no sabes qué hará el otro con tus fragilidades, aunque vallas más la puerta. Imagínate en un contexto de tanta hipercompetitvitat que significa mostrar tus debilidades. 

Pero es de valientes mostrarse débil.

Por supuesto, pero pide un pacto de confianza. Cada vez tienes que seleccionar más a quien confías esta información que puede utilizar de manera muy contraproducente hacia ti. 

O al contrario, te puede hacer mejor.

Exacto. Y eso lo vas viendo en el trato. Cuando abres el corazón? Cuando tienes garantías que el otro, con ello que le revelo, no se reirá, sino que lo respetará y velará para que pueda crecer. Esto significa que en contextos de desconfianza tendemos más a encerrarnos. En contextos marcados por la tiranía de lo políticamente correcto lo hacemos mucho. Sobre todo si las opiniones son muy diferentes de la mayoría o son puntos de vista que podrían ser considerados muy extraños. 

Nos toca ser valientes.

Sí. Nos toca decir lo que pensamos, mostrar lo que somos. Porque si todos acabamos pensando lo mismo, vistiendo el mismo, comiendo lo mismo, creyendo lo mismo, esto se convierte en una autopista gris y se pierde riqueza. En cambio, en la medida en que hay singularidad, tendemos a una sociedad multicolor. 

Es que si no, perdemos el poder sobre nosotros mismos.

Pierdes el poder, la autenticidad y perdemos riqueza de diversidad de pensamiento.Tenemos otra asignatura pendiente: como entendernos siendo tan diversos. De acuerdo, somos diferentes, pero debemos coexistir en una plaza, en un bar, a las ramblas. Esto nos pedirá trabajos de consenso, de pactos. 

De escuchar.

Es básico. ¿Por qué te comportas así? ¿Qué piensas? ¿Qué esperas de tu vida? La escucha es una sabiduría básica en el diálogo entre religiones. La escucha pide tiempo, pero no tenemos. Si el otro te dice “sólo dispongo de treinta segundos, dime todo lo que piensas”, necesariamente harás una simplificación, una especie de esperpento de lo que eres. Entonces hay incomunicación e incomprensión. El imperio de la velocidad a la que estamos tan sometidos hace que los procesos de escucha queden reducidos al mínimo. 

E incluso con personas muy cercanas a ti.

Y tanto. Con el hijo, la pareja, el hermano. 

Puedes vivir toda la vida y no saber nada.

Como si fuéramos dos extraños bajo un mismo techo. Nos vemos mañana y por la noche, un rozamiento: buenos días y buenas tardes, en el mejor de los casos.Cortesía, buena educación. Pero dices: “Tú y yo por qué nos casamos un día?”, O: “¿Por qué me engendraste?”. Los pocos intersticios que tenemos de relación los saturamos con estímulos audiovisuales: televisión, radio, redes. Es que el rostro a rostro es muy violento: mientras hay alguien que habla o que dice tonterías en las redes, tenemos un pretexto para hablar. Pero en el rostro a rostro no hay redes, internet, televisión. Por primera vez dices: “Hija, ¿qué quieres hacer con tu vida? ¿Cómo te van las relaciones?”. Pero estas preguntas piden tiempo, silencio y la interrupción del ruido ambiental, que es la gran excusa para no profundizar. 

Nos da miedo profundizar?

Sí. Nos hace un miedo terrible profundizar, porque rompemos los tópicos. El etiquetado rápido es lo que funciona en la sociedad industrial. En cambio, cuando escuchas a alguien las etiquetas que le habías puesto caen. 

Y vienen los matices.

Y, aparte, las preguntas inquietantes. Tú tenías calificado de una manera, y la persona te rompe ese tópico. A medida que vas cogiendo confianza, ya no te dirá sólo lo que t’afalaga: “Eres cojonudo, lo haces todo muy bien”. Y viene el: “De todos modos, padre, creo no hablamos nunca. Trabajas demasiado.” Esto significa que tienes que estar dispuesto a escuchar críticas. Es como el director general que sale del despacho y recorre toda la empresa. Te expones que alguien te diga: “Oiga, ha visto las humedades que hay?”. Estás encerrado en tu despacho y tienes un consejo de dirección que te lo blinda, y no pasa nada. Pero tampoco sabes nada. Sales, eres más vulnerable. Pero puedes crecer, puedes ver como es la organización en la que estás, qué esperan de ti, como está la tribu; porque has roto los filtros. 

No dejemos que las personas estén tristes.

No aceptamos la tristeza. 

Y hay una especie de alegría postiza.

Siempre toca estar alegre. Parece que estemos obligados a ser felices ya ser divertidos. Hay una serie de estados que no aceptamos: la tristeza sería una. La miramos de suplir con el fármaco. La nuestra es una sociedad farmacocràtica, la del poder del fármaco para resolver todos los males del alma. 

Pero no los resuelve.

Ciertamente. Este señor se siente culpable: pastilla. Este señor se siente vacío: pastilla. Este otro está angustiado porque tiene que decidir si se separa o no: pastilla.Si se te muere alguien, toca estar triste. Y desesperado. Todo lo intentamos tipificar como estados patológicos, que tienen un correlato que es el fármaco o la terapia inmediata para resolverlo. Y no es así: te puedes levantar por la mañana y estar triste.Y al día siguiente estar triste. Y el otro, también. Y el otro. Y no saber por qué lo estás. 

Y no sentirse te culpable, porque a veces te hacen sentir mal por estar mal.

Hay situaciones que no se aceptan: tenemos una intolerancia al envejecimiento.Tienes que aparentar, sea como sea, ser joven. Porque si no lo eres, no estás aceptado socialmente. Estás en el cajón de los que sobran. 

Todo esto esconde miedos.

Miedo al envejecimiento, al paso del tiempo, a la muerte. El tabú del siglo XIX era el sexo, estaba prohibido hablar. El tabú de ahora es el fracaso: nadie dice que fracasa.Mira, escucha, me casé con mi pareja, lo hemos intentado y no ha ido bien. ¿Qué he aprendido de este fracaso? O he fracasado con esta empresa: hice un estudio de mercado, pensaba que saldríamos y tuvimos plegar. El fracaso es una palabra prohibida. U otra palabra sería dependencia: todo el mundo debe ser autónomo, yo sólo dependo de mí. En cambio, lo que somos es extraordinariamente dependientes unos de otros. 

Incluso dependemos de la mirada del otro.

Por supuesto. Hay dependencias que son muy evidentes, pero el caso es que no lo queremos reconocer. Yo soy independiente, me he hecho solo, no necesito a nadie: mi piso, mi sueldo, mis vacaciones. 

No nos gusta mostrarnos frágiles.

La fragilidad es otra palabra prohibida. Los frágiles no los soportamos, los llevamos a hospitales y geriátricos. Nos resulta muy pesado convivir con una persona que sufre una grave fragilidad. En cambio, nos rompemos con facilidad. La Biblia utiliza una imagen muy bonita: compara el hombre con un vaso de barro. Sólo que haga un poco de aire y caiga, se rompe en mil pedazos. Contiene un tesoro dentro, pero tienes que ser muy cuidadoso con él. Y eso es lo que somos nosotros. 

Hay que tratar con tacto.

El tacto es una virtud clave. Quiere decir cuidar del objeto que tienes entre manos. Si vas demasiado rápido, el romperás. Si gritas demasiado, el romperás. Tienes que tener cuidado, y eso quiere decir tener delicadeza. Por lo tanto, requiere tiempo, conocimiento del otro, empatizar con ellos. En medio de una cubertería de porcelana, no entres como si fueras con un caballo siciliano, ve con pies de plomo. El cuidado y la escucha van ligadas al tiempo, y no tenemos. 

Es absurdo, porque vivimos 80 o 90 años y decimos que no tenemos tiempo.

Vivimos más tiempo que nuestros antepasados. Hacemos muchas más cosas en un día para que la tecnología nos lo permite. Sin embargo, tenemos la sensación de tener menos tiempo. 

Nos toca ser, y no tanto hacer?

Exacto. Toca priorizar y discernir: con el tiempo de que dispongo, que son 24 horas para todos, qué hago? Hay un tiempo que tengo que dedicar a resolver las necesidades básicas: comer, dormir, descansar. Y por eso necesito recursos. Pero qué hago con el tiempo sobrante? De tiempo hay mucho, pero el tema es cómo lo utilizas.Tenemos adolescentes que cada día están navegando seis horas. El tiempo es un don precioso. 

Y que se acaba.

Justamente por eso lo es. Te ha sido dado un tiempo, no sabes hasta cuándo. En mayo celebré 50 años, y no me lo imaginaba, que pasara tan rápido. Si hace cuatro días que iba en bicicleta. Lo tienes que asumir, es muy difícil que viva 50 años más. A medida que te vas haciendo mayor vas viendo que el tiempo es precioso porque no es indefinido. 

Valoramos las cosas cuando vemos que se han terminado.

Exacto. No serás siempre. Aprovecha el tiempo al máximo. Pero aprovecharlo no significa hacer tanto dinero como puedas, o trabajar lo mejor, sino tomar partido de la manera que te parezca más creativa: paseando, conversando, escribiendo, mostrando como eres en el mundo. La cuestión no es cuánto tiempo vivos sino qué haces, de lo que tienes. Hay gente que ha vivido muy poco y ha hecho grandes cosas, y otros que han vivido mucho y son un parásito de la historia. 

Hay quien sólo se proyecta en el futuro.

Sí, que dicen “haré esto, haré aquello”. Pero el ahora les disuelve entre los dedos.Podemos planificar, pero esto no nos debe sacar ser plenamente en el ahora. Que ahora no haya nada más en el mundo que lo que tú y yo decimos. Se trata de no dejar escapar el momento que vivos, estar presentes. 

La Montserrat Abelló decía que ” nuestro peor enemigo somos nosotros mismos“.

En la vida hay varias luchas, porque con los demás también te tienes que encontrar: te frenan el paso, te limitan, las envidias, los celos, los resentimientos, debes defender tu espacio al trabajo. Ojalá no fuera así, pero no vivimos solos en una isla. La lucha más fuerte es la que contra ti mismo. Nos exigimos demasiado. 

Y nos castigamos masa.

El peor examen es lo que te haces a ti mismo, porque te conoces muy por dentro. A veces hay un exceso de exigencia: tengo que hacer, tengo que decir, tengo que ser el número uno, tengo que tener esta inteligencia, este sueldo, ser reconocido. Esto te pone con una tensión enorme contigo mismo. Cuando te liberas de estas expectativas, vivos mucho mejor. 

Y como te liberan?

Aprendiendo lo que eres y lo que puedes aportar. Es como aquella persona que está desquiciada porque quiere tener el mismo cuerpo que aquella actriz, y se cambia la nariz, los labios. Hace todo tipo de ejercicios, de inversiones, de cirugías plásticas. Tú eres tú, debes aceptar quién eres y agradecerlo, y tratar de extraer todo tu potencial.Pero no estás hecha para ser el clon de otra persona. 

Dices que la peor envidia no es la de tener sino la de querer ser igual que otro.

Una cosa es la envidia del tener: quiero tu coche, tu propiedad. Lo peor que te puede pasar es querer ser como alguien, porque tú siempre serás tú. Podría llegar a tener las mismas zapatillas que tú, pero no puedo ser quien eres. Lo que tienes que ser es capaz de aceptar tu ser, amarlo, agradecerlo, trabajarlo y dar todo lo que hay en ti.Pero la envidia nos puede devorar por dentro. 

A veces estas comparaciones vienen de fuera.

Porque este espíritu comparativo ya nos la han transmitido educativamente: “Mira tu hermano qué notas”. Ya te ponen el veneno del espíritu de la comparación dentro de tu ADN. ¿Y si te dicen un día y otro y otro? Que al final deseas que muera esa persona, que desaparezca. Le tienes ojeriza, porque constantemente te lo ponen como referente. Hay hubieras podido tener una buena relación, pero es que te comparan y eso te va vaciando la personalidad. 

En las comparaciones siempre hay alguien que sale perdiendo.

Siempre, porque te ponen un modelo. Tengo que ser lo que estoy llamado a ser, no como él. La comparación la tenemos muy metida: comparamos la escuela -este niño juega al fútbol, ​​yo no-, en la universidad -él tiene una beca, yo no-, a la empresa -él tiene un alto cargo, yo no- y los geriátricos -este tiene salud, yo no-. Nos pasamos la vida comparando. 

Faulkner decía: “Intenta ser mejor que tú mismo”.

Esta sería la buena. Compárate con como eras cuando tenías treinta años, o quince.¿Qué has aprendido, en el que podrías mejorar. Pero la comparación con el otro es destructiva, porque suele ser jerárquica: es mejor o peor. Y no vemos que en lo que es mejor también hay debilidades. De acuerdo, cobra tres veces más que tú, pero no tiene ningún amigo, no tiene sábados ni domingos y no tiene ninguna relación con sus hijos. Ha ganado el Tour de Francia, pero mira los sacrificios que ello conlleva.Hacemos trampa: nunca comparamos las debilidades, sino la excelencia. Esto lo hacemos mucho: “Si hubiera dicho eso a mi padre!” Las comparaciones destruyen quien tienes delante y hacen que mitifican el que es ausente. Lo que no está es el mejor, pero tú que estás en frente no vales nada. Y no es así, porque el de antes no era tanto y el de ahora tiene capacidades. 

Deberíamos cultivar un poco más la autoestima.

Sin caer en el narcisime, que es un defecto muy común. Yo, yo, yo y nadie más que yo.Y posesivo: mío, mío, mío. Me preocupo por mí, mis cosas, mi cuerpo, mi móvil. Nadie quiere vivir con un individuo que tiene como única preocupación es él mismo. El destino final de un narcisista es la soledad. No lo aguanta nadie. 

No es lo mismo estar solo que sentirse te.

Puedes estar solo, en el bosque, y no sentirse te. Puedes estar aislado en una prisión y no sentirte solo, porque sabes que a tres mil kilómetros alguien llora por ti. En cambio, el sentimiento de soledad va ligado con el “nadie se interesa por mí”. Es un abuelo en el Eixample de Barcelona: se ha levantado, pero podría no haberse levantado y nadie se habría dado cuenta. Luego está la soledad buscada, para meditar y ordenar las ideas. 

La vida tiene sentido?

Debemos construir un sentido. No bajará del cielo. Y lo tenemos que construir por ensayo y error. Te puedes equivocar. Hay personas que durante parte de su vida han pensado que lo que les daría sentido sería tener mucho dinero. Después, tienen 45 años, se miran al espejo y piensan que su vida es un asco. Tengo una casa donde no voy nunca, un coche maravilloso, pero me siento vacío. Lo contrario del sentido es el vacío, que es terrible. Es muy temerario decir a alguien cuál es el sentido de la vida.Una bailarina te dirá que lo que le llena es bailar cada día ocho horas, aunque viva en un piso precario, y no sepa si el próximo año tendrá contrato. 

Es tener un vínculo con la vida.

Encontrar una narración, un argumento, un porque a lo que hacemos. Hay quien encuentra el sentido de su vida en sus hijos, en amarlos en acompañarlos. Y cuando se van de casa? Tienes que reconstruir. Tienes que reinventarte, porque el argumento que tenías se acaba. Usted se jubilará. Es que el sentido de mi vida era venir a enseñar estos jóvenes. Pues tal vez ahora puede pasear con sus nietos, que es lo que no hacía con los hijos. 

Y si está permitido estar tristes, también lo puede estar no encontrar sentido.

Por supuesto. A todos nos puede pasar que no encontramos sentido a una enfermedad, a un trabajo, a una relación. Hay momentos de bajada, de crisis de sentido. Pero lo tienes que volver a encontrar, a alimentar, porque si no, no sales de casa. Si no hay sentido, no hay lucha. 

El empuje te lo tienes que hacer tú mismo.

A veces los demás te darán una vez, pero el sentido de tu vida te la tienes que construir siempre tú. 

https://www.catorze.cat/…/francesc/torralba/…/vida/te/…/construir/…

A %d blogueros les gusta esto: