Convocatoria para censo de víctimas de desplazamientos en Curvaradó y Jiguamiandó


COLOMBIA

Las familias afectadas por los desplazamientos de las que fueron víctimas, han sido convocadas para censarlas a fin de restituirles las tierras. Muchas de estas familias se mantienen en “Zonas Humanitarias” en la región del Urabá Antioqueño. Otras se han desplazado a las ciudades capitales de departamentos.

William Delgado
martes, 27 de diciembre de 2011

En Diciembre de 2008 la Misión Cartas Vivas, visitó la zona para recoger de primera mano los testimonios de varias personas que fueron víctimas de grupos armados ilegales en la zona.

El censo clave para la restitución de tierras en Curvaradó y Jiguamiandó, que desde hace más de un año había ordenado la Corte Constitucional, por fin comenzó.

Hasta el 29 de diciembre próximo se contará a las personas que fueron desplazadas y que tienen vínculo ancestral en esas cuencas.

En pocas palabras, lo que se busca es saber quiénes tienen algún nexo con la región para poder hacer los mapas con los sitios donde vivían para entregarles las mismas tierras que pertenecieron en algún momento a sus familias.

http://alcnoticias.net/interior.php?codigo=21028&lang=687

La estrella que nos guía


Por: Ana Bou

Un minuto para el encuentro

Unos magos de Oriente, porque no hay constancia de que fueran Reyes, ni siquiera que fueran tres, aunque así lo creemos por la simbología de los tres presentes: oro, incienso y mirra. Pero fuese como fuese, lo importante es que eran hombres de Dios, hombres abiertos a una llamada a la que siguen. Poniéndose en camino y escuchando su corazón llegan a Jerusalén donde preguntan: ¿dónde está el Rey de los judíos? Vigilantes han visto salir su estrella, la han seguido y ahí están para adorarle…

Esa estrella que ellos fueron capaces de seguir, y no tuvieron la exclusiva, salió e iluminó a todos los que estaban dispuestos a verla y seguirla. Lo hizo en su momento pero también lo sigue haciendo en el presente.
El problema que nos encontramos actualmente es que esa gran fiesta, la cual les lleva a encontrarse con un Dios sencillo y manifestado especialmente en los más humildes y pequeños, se ha convertido en nuestros días, en una fiesta folklórica, sin entender muy bien su significado, con una interpretación totalmente burguesa, asociando la Epifania al comercio y al dios dinero, donde los niños solo entienden de pedir y pedir hasta la saciedad a pesar del momento económico en el cual nos vemos inmersos, pero parece ser que eso es lo que impera en una sociedad donde se han perdido muchos de los valores, aunque afortunadamente, tampoco podemos generalizar.
Seamos capaces de enseñar a nuestros pequeños otra lectura de la vida y de este acontecimiento en concreto que hoy nos une, para que por lo menos sean conscientes y descubran que hay niños que no tendrán ni unas zapatillas para no andar descalzos entre la basura (su lugar de trabajo y vida).
No perdamos la estela de la estrella que nos guía. Que ella transforme nuestros corazones siendo capaces de vivir en la inseguridad, a la que tanto nos cuesta adaptarnos. Ahí tenemos el testimonio de unos misioneros que dejaron todo por lo que habían visto y oído….

Fuente: http://www.redescristianas.net

Asambleas de Dios en EE. UU. plantó 368 nuevas iglesias en el 2011


Se espera que más de 400 iglesias de EE.UU., se abran en este 2012, y en última instancia, por lo menos 500 al año.
Estados Unidos | Viernes 6 de Enero, 2012 | Por NoticiaCristiana.com |

Las Asambleas de Dios, una de las mayores denominaciones pentecostales del país en EE. UU., abrió más de una iglesia un día el año pasado. En total, fueron 368 nuevas iglesias que abrieron sus puertas en el 2011, dijo la denominación.

Ese total se cumple como segundo número más alto desde que las Asambleas de Dios, comenzó a llevar estadísticas confiables en 1965.

Según el Washington Post en la actualidad hay 12.595 congregaciones de las Asambleas de Dios en el país, el más alto, jamás registrado.

“Uno de nuestros valores estratégicos es plantar nuevas iglesias con fuerza”, dijo George O. Wood Superintendente General de las Asambleas de Dios, quien fue citado por el servicio de noticias de su denominación. “Nuestro objetivo era plantar más de una iglesia en el año 2011. Fue emocionante ver cómo Dios nos ayudó a cumplir y superar ese objetivo”.

Se espera que más de 400 iglesias de EE.UU., se abran en este 2012, y en última instancia, por lo menos 500 al año.

La denominación, que incluye 3 millones de miembros en EE.UU., tiene una “Red de Multiplicación de Iglesias”, que apoya los plantadores de iglesias con el entrenamiento y la financiación.

http://www.noticiacristiana.com/iglesia/crecimiento/2012/01/asambleas-de-dios-en-ee-uu-planto-368-nuevas-iglesias-en-el-2011.html

La Iglesia anglicana investiga posibles abusos sexuales


(AFP) – 23/12/2011

LONDRES — El arzobispo de Canterbury, mayor autoridad de la Iglesia anglicana, anunció la apertura de una investigación sobre “la política de protección a la infancia” en una diócesis inglesa, donde dos religiosos continúan su labor a pesar de las sospechas de pederastia.

En un comunicado, la Iglesia informó que la investigación fue iniciada “en respuesta a las inquietudes en el interior de la diócesis”, aunque no ofreció mayores detalles sobre la naturaleza de las críticas ni si se trata de hechos del pasado o de la actualidad.

La investigación fue confiada a un obispo y un abogado, quienes analizarán “las disposiciones actuales sobre la protección a la infancia” y deberán “hacer recomendaciones” en un informe que deberá ser conocido en febrero de 2012.

De acuerdo con el periódico The Times, dos religiosos se encontrarían en el centro del escándalo.

El primero actuó como vicario hasta 2007 en Bexhill-on-Sea, en la diócesis de Chichester, y ya había sido objeto de quejas sobre pederastia una década antes y llegó a ser arrestado por abusos sexuales con dos niños.

El otro religioso oficiaba en Brade, en la misma diócesis, y fue acusado por un hombre de haber abusado sexualmente a su hijo, según el diario.

http://www.google.com/hostednews/afp/article/ALeqM5irqa3QQ_LhpepgjxX2q3opIBF-TA?docId=CNG.3dd030722b8a135ecd533708868dc49e.341

LA MUJER EN AMBITOS PROTESTANTES


Mujer y Derechos Humanos (y 5). La mujer en ámbitos protestantes

Escrito el 05 enero 2012 por Máximo García

Sobre Máximo García Ruiz

Máximo García Ruiz es licenciado en teología, licenciado en sociologia y doctor en teología. Profesor de sociología y religiones comparadas en el seminario UEBE y profesor invitado en otras instituciones académicas. Por muchos años fue Presidente del Consejo Evangélico de Madrid y es miembro de la Asociación de teólogos Juan XXIII.

 

El proceso no ha resultado sencillo[1], pero podemos decir que en el primer mundo, especialmente en ámbitos protestantes, las mujeres han logrado romper los muros de discriminación que las situaba en un estatus inferior con respecto a los hombres en lo que a derechos civiles se refiere, así como en el rol que tienen asignado en el seno de las iglesias.Máximo García RuizPara ello ha sido necesario hacer una relectura de los textos paulinos con los que se ha justificado históricamente su discriminación, excluyendo a la mujer de cualquier posición eclesiástica y profundizar teológicamente en el principio reformado de la libertad individual cuyo principio, no sin cierta resistencia, ha terminado siendo aceptado también para las mujeres. La Reforma eleva a la mujer, y con ella al matrimonio, a un rango de dignidad del que anteriormente carecía; a partir de ese cambio social, la influencia de las mujeres en el seno de las iglesias ha sido imparable.

En el siglo XIX, especialmente en el último tercio, a raíz de los cambios sociales producidos por la Revolución Industrial, la mujer va adquiriendo en las sociedades de los países anglosajones de mayoría protestante un mayor protagonismo, conquistando el derecho al voto e incorporándose al trabajo, bien es cierto que en un principio en condiciones inferiores a las que ocupaba el varón. Sin duda, pocas “revoluciones” o “reformas” ha habido que hayan logrado una influencia tan extensa como el derecho de las mujeres al voto. Este derecho, que hoy muchos aceptan como evidente, fue el resultado del esfuerzo de unas pioneras en circunstancias muy complejas y sólo pudo hacerse posible en un contexto cristiano.

Más adelante, durante la Gran Guerra (1914-1918), la mujer es reclamada en las fábricas y en otras tareas tradicionalmente asignadas al varón, para sustituir a los hombres que habían marchado al frente, del que muchos no regresaron, con lo que se ve reforzado el protagonismo de las mujeres. Surgen en ese contexto los movimientos feministas que persiguen conquistar para la mujer los mismos derechos que ya tiene reconocidos el hombre, especialmente el derecho al voto, el acceso libre a la educación, la capacitación profesional y la equiparación en el terreno laboral. Las sufragistas son mujeres imbuidas por la doctrina reformada de la dignidad del individuo, en países donde se habían  sembrado los ideales democráticos. Su lucha resultó vana en países con modelos políticos vinculados con el Antiguo Régimen o los países católicos (Italia, España, Portugal), atrasados, tradicionales y conservadores. Fueron los países protestantes, más modernos y evolucionados y más prósperos económicamente, como Inglaterra y Holanda, donde se instaló un movimiento sufragista fuerte. En España no se obtiene el derecho al voto femenino hasta el año 1931, con motivo de su instauración en la República, si bien a partir de 1947, durante el régimen franquista, solo los padres de familia podían votar en sufragios parciales; en 1977 se reintrodujo el sufragio universal. En Italia tendrían que esperar igualmente hasta el año 1974.

Un ejemplo elocuente del movimiento feminista es el de los Estados Unidos, especialmente por el papel de liderazgo que este país ocupa en el conjunto de las naciones. Dadas las condiciones socio-políticas y económicas de la sociedad americana, dentro de un sistema político democrático, el movimiento feminista, ligado a la lucha de sectores protestantes a favor del abolicionismo de la esclavitud y la conquista de los derechos individuales, se consolidó rápidamente. La analogía de los esclavos sin derechos y las mujeres era evidente. Las prácticas religiosas protestantes, especialmente a través de sus escuelas dominicales graduadas para todas las edades sin distinción de género, impulsando la lectura y el estudio de la Biblia, favorecieron el acceso de las mujeres a niveles básicos de alfabetización, lo que contribuyó a que el analfabetismo femenino estuviera prácticamente erradicado a principios del siglo XIX. Ese sector de mujeres educadas de clase media, fuertemente comprometidas con sus raíces cristianas, fue el núcleo impulsor del feminismo estadounidense, situación que no se dio en culturas orientales, islámicas ni católico-romanas.

La lucha de la mujer protestante por abrirse un espacio de igualdad en el universo protestante ha sido incesante, no solamente en el primer mundo, donde el protestantismo tiene una historia más dilatada e incardinada socialmente, sino en otras áreas como, a título de ejemplo, en América Latina donde la presencia protestante, menos enraizada históricamente que el catolicismo, avanza de manera espectacular. En poco menos de dos siglos el protestantismo latinoamericano ha transitado de ser un puñado de creyentes socialmente insignificante a convertirse en una fe religiosa que aglutina a millones de integrantes. Ha pasado de ser una creencia advenediza y vista como extranjerizante a convertirse en una expresión bien consolidada y específica de las múltiples formas del ser latinoamericano. De entre las diferentes familias eclesiásticas, las iglesias pentecostales son la rama evangélica con mayor crecimiento en América Latina, llegando a constituir el 75 por 100 de protestantes latinoamericanos. La cifra actual de la población se aproximan a los 600 millones, 20 por ciento de los cuales serían evangélicos, es decir, unos 120 millones.

En lo que a España se refiere, hay que conectar la figura de la mujer protestante con el movimiento misionero del siglo XX, en el que sobresale el papel de algunas mujeres relevantes, ya que en el siglo XIX no se hace visible. Como ya hemos apuntado anteriormente, y por razones en las que no vamos a insistir, el hecho de ser mujer ha sido siempre un obstáculo para acceder a  puestos de  ministerio o dirección  eclesial; sin embargo, destaca su papel en el campo de la enseñanza en el que las iglesias protestantes sobresalieron en los siglos XIX y XX por la atención que le prestaron y, aun yendo en contra de la costumbre de la época, ofrecieron la educación en igualdad de oportunidades tanto al género masculino como al femenino. Destacan de forma especial tres centros de confesión protestante, a los que ya hemos hecho referencia anteriormente: el Colegio Internacional de Señoritas de Santander, trasladado posteriormente a Madrid, el Colegio El Porvenir de Madrid y La Escuela Modelo de Alicante, en los que se impartía una enseñanza progresista bajo la inspiración de las pautas marcadas por la Institución Libre de Enseñanza, a su vez inspirada en modelos protestantes de enseñanza[2]. Las mujeres que se formaron en estas instituciones aportaron un nuevo modelo de integración y servicio. Del Colegio Internacional de Señoritas salieron maestras que ejercieron en colegios evangélicos y seculares, a quien le cupo el honor de haber sido la  institución de la que surgieron las primeras mujeres protestantes de España con una licenciatura universitaria en diferentes áreas, mujeres que enseñaron música y otras materias en las iglesias y mostraron cómo vivir en la libertad  que Cristo da tanto a mujeres como a hombres. Gracias a su labor se produjo un cambio de  mentalidad que permitió a las mujeres ser mucho más responsables de sus actos. Cabe destacar entre aquellas que estudiaron en el Instituto Internacional[3] a las hermanas Araujo (Sara, Alicia, Elena y Rosalía), Sara Marqués, Esther e Isabel Alonso,  que tanta influencia tuvieron en el seno de sus iglesias. No fueron las únicas, ya que también en otras zonas de España, como en la Iglesia metodista de Barcelona, surgen mujeres de talla excepcional como maestras y directoras de colegios: Antonia Serra, Magdalena Lliurat, Dolores Ortiz, Rosa Aranda, Josefa Goëtz, la diaconisa inglesa Isabel Adams, quien durante la guerra civil española y ante la ausencia de pastores, ejerció una  labor auténticamente  misionera. Sin olvida a Caridad Rodríguez, quien tuvo una farmacia en el pueblo de Camuñas, dando apoyo con su presencia y conocimientos a la iglesia de ese pueblo o a Constantina Van Loon (holandesa) que dejó escrito un importantísimo estudio de la Iglesia Evangélica Española en sus difíciles comienzos en nuestro país, ni a Elfride Fliedner quien, primero junto con su marido y luego sola, dirigió el Colegio de “El Porvenir”, o su hermana Irma, en el terreno de la literatura. Otras mujeres de gran talla en el mundo protestante en el transcurso del siglo XX han sido Antonia Zapater, Lidia Vila o Noemí Celma, dentro de la familia bautista, que han dedicado sus vidas a promocionar el trabajo de la mujer.

En la actualidad, las mujeres siguen ejerciendo un papel importante en las iglesias evangélicas de España, en las que no solamente ocupan un destacado papel en la enseñanza catequética y la obra social, sino ejerciendo como diaconisas y pastoras, las dos funciones  eclesiales reconocidas en las iglesias protestantes, así como ocupando puestos de representación y responsabilidad en los órganos de gobierno institucional. El problema básico para las mujeres sigue centrándose en las dificultades de orden práctico para poder conciliar las funciones domésticas y de crianza de los hijos, que continúan recayendo sobre ellas en mayor medida, con el ejercicio de sus responsabilidades profesionales y, en su caso, religiosas que, en no pocos casos, se realizan ad honorem.

El problema no está en lo que tiene que ver con los aspectos estructurales, en los que como ya hemos dejado reflejado, los propios avances de los movimientos civiles han ayudado a las iglesias a adaptar sus posturas a las demandas de una sociedad abierta, plural, no sexista, ofreciendo a las mujeres un rol semejante al de los hombres. El peligro, como siempre, que afecta no solamente al movimiento protestante, sino también a otras confesiones religiosas, se centra en las corrientes fundamentalistas, importadas en el caso del protestantismo por algunas agencias misioneras identificadas en sus países de origen con esas posturas, cada vez con mayor presencia numérica en España y con mayor dosis de virulencia ideológica, que pretenden someter nuevamente a la mujer a los dictados masculinos, reavivando los viejos estereotipos de supremacía varonil heredados de las más rancias tradiciones, que mantienen como denominador común el rechazo a la modernidad y el derecho de los líderes religiosos, en todo caso masculinos, a someter las conciencias, especialmente en el caso de las mujeres, a sus designios, restableciendo un rígido control patriarcal. Para ellos, la secularización y la libertad del individuo son perversiones que atentan contra los valores cristianos a los que hay que combatir con todos los medios al alcance. Esta situación se agrava para el movimiento protestante en España debido a que existe una gran dependencia subliminal de la “cultura católica” en asuntos de moral, por lo que las propias pautas de conducta difundidas por la Iglesia católica son frecuentemente asumidas como de orden natural, y así ocurre con temas que tienen  que ver con la homosexualidad, el aborto y, aún en algunos casos, con el control de la natalidad.

__________
 


[1] Este texto forma parte del libro Protestantismo y Derechos Humanos, de reciente edición.           

[2] Esta dependencia ideológica la ha dejado suficientemente demostrada Juan Manuel Quero Moreno en su trabajo de investigación doctoral publicado en dos tomos, Enseñar para la vidaEl protestantismo en Pestalozzi y en el krausismo español, CEM (Madrid: 2009) y Educación integral y de vanguardia. Los Colegios Evangélicos en España, FEREDE, CEM Y Fundación Fliedner (Madrid: 2009).

[3] Algunos de los datos, especialmente la mayoría de los referidos a nombres propios, los tomamos de Pablo García Rubio, “La mujer en la Iglesia”, Boletín de la Iglesia Evangélica Española, Arenys de Mar, 25 de febrero de 2010.

http://www.lupaprotestante.com/lp/columnistas/maximo-garcia-ruiz/mujer-y-derechos-humanos-y-5-la-mujer-en-ambitos-protestantes/

La marcha hacia el abismo


Fidel Castro Ruz

 

No es cuestión de optimismo o pesimismo, saber o ignorar cosas elementales, ser responsables o no de los acontecimientos. Los que pretenden considerarse políticos debieran ser lanzados al basurero de la historia cuando, como es norma, en esa actividad ignoran todo o casi todo lo que se relaciona con ella.

 

No hablo por supuesto de los que a lo largo de varios milenios convirtieron los asuntos públicos en instrumentos de poder y riquezas para las clases privilegiadas, actividad en la que verdaderos récords de crueldad han sido impuestos durante los últimos ocho o diez mil años sobre los que se tienen vestigios ciertos de la conducta social de nuestra especie, cuya existencia como seres pensantes, según los científicos, apenas rebasa los 180 mil años.

 

No es mi propósito enfrascarme en tales temas que seguramente aburrirían a casi el ciento por ciento de las personas continuamente bombardeadas con noticias a través de medios, que van desde la palabra escrita hasta las imágenes tridimensionales que comienzan a exhibirse en costosos cines, y no está lejano el día en que también predominen en la ya de por sí fabulosas imágenes de la televisión. No es casual que la llamada industria de la recreación tenga su sede en el corazón del imperio que a todos tiraniza.

 

Lo que pretendo es situarme en el punto de partida actual de nuestra especie para hablar de la marcha hacia el abismo. Podría incluso hablar de una marcha “inexorable” y estaría seguramente más cerca de la realidad. La idea de un juicio final está implícita en las doctrinas religiosas más extendidas entre los habitantes del planeta, sin que nadie las califique por ello de pesimistas. Considero, por el contrario, deber elemental de todas las personas serias y cuerdas, que son millones, luchar para posponer y, tal vez impedir, ese dramático y cercano acontecimiento en el mundo actual.

 

Numerosos peligros nos amenazan, pero dos de ellos, la guerra nuclear y el cambio climático, son decisivos y ambos están cada vez más lejos de aproximarse a una solución.

 

La palabrería demagógica, las declaraciones y los discursos de la tiranía impuesta al mundo por Estados Unidos y sus poderosos e incondicionales aliados, en ambos temas, no admiten la menor duda al respecto.

 

El primero de enero de 2012, año nuevo occidental y cristiano, coincide con el aniversario del triunfo de la Revolución en Cuba y el año en que se cumple el 50 Aniversario de la Crisis de Octubre de 1962, que puso al mundo al borde de la guerra mundial nuclear, lo que me obliga a escribir estas líneas.

 

Carecerían de sentido mis palabras si tuviesen como objetivo imputar alguna culpa al pueblo norteamericano, o al de cualquier otro país aliado de Estados Unidos en la insólita aventura; ellos, como los demás pueblos del mundo, serían las víctimas inevitables de la tragedia. Hechos recientes ocurridos en Europa y otros puntos muestran las indignaciones masivas de aquellos a los que el desempleo, la carestía, las reducciones de sus ingresos, las deudas, la discriminación, las mentiras y la politiquería, conducen a las protestas y a las brutales represiones de los guardianes del orden establecido.

 

Con frecuencia creciente se habla de tecnologías militares que afectan la totalidad del planeta, único satélite habitable conocido a cientos de años luz de otro que tal vez resulte adecuado si nos movemos a la velocidad de la luz, trescientos mil kilómetros por segundo.

 

No debemos ignorar que si nuestra maravillosa especie pensante desapareciera transcurrirían muchos millones de años antes de que surja nuevamente otra capaz de pensar, en virtud de los principios naturales que rigen como consecuencia de la evolución de las especies, descubierta por Darwin en 1859 y que hoy reconocen todos los científicos serios, creyentes o no creyentes.

 

Ninguna otra época de la historia del hombre conoció los actuales peligros que afronta la humanidad. Personas como yo, con 85 años cumplidos, habíamos arribado a los 18 con el título de bachiller antes de que concluyera la elaboración de la primera bomba atómica.

 

Hoy los artefactos de ese carácter listos para su empleo ─incomparablemente más poderosos que los que produjeron el calor del sol sobre las ciudades de Hiroshima y Nagasaki─ suman miles.

 

Las armas de ese tipo que se guardan adicionalmente en los depósitos, añadidas a las ya desplegadas en virtud de acuerdos, alcanzan cifras que superan los veinte mil proyectiles nucleares.

 

El empleo de apenas un centenar de esas armas sería suficiente para crear un invierno nuclear que provocaría una muerte espantosa en breve tiempo a todos los seres humanos que habitan el planeta, como ha explicado brillantemente y con datos computarizados el científico norteamericano y profesor de la Universidad de Rutgers, New Jersey, Alan Robock.

 

Los que acostumbran a leer las noticias y análisis internacionales serios, conocen cómo los riesgos del estallido de una guerra con empleo de armas nucleares se incrementan a medida que la tensión crece en el Cercano Oriente, donde en manos del gobierno israelita se acumulan cientos de armas nucleares en plena disposición combativa, y cuyo carácter de fuerte potencia nuclear ni se admite ni se niega. Crece igualmente la tensión en torno a Rusia, país de incuestionable capacidad de respuesta, amenazada por un supuesto escudo nuclear europeo.

 

Mueve a risas la afirmación yanki de que el escudo nuclear europeo es para proteger también a Rusia de Irán y Corea del Norte. Tan endeble es la posición yanqui en este delicado asunto, que su aliado Israel ni siquiera se toma la molestia de garantizar consultas previas sobre medidas que puedan desatar la guerra.

 

La humanidad, en cambio, no goza de garantía alguna. El espacio cósmico, en las proximidades de nuestro planeta, está saturado de satélites de Estados Unidos destinados a espiar lo que ocurre hasta en las azoteas de las viviendas de cualquier nación del mundo. La vida y costumbres de cada persona o familia pasó a ser objeto de espionaje; la escucha de cientos de millones de celulares, y el tema de las conversaciones que aborde cualquier usuario en cualquier parte del mundo deja de ser privado para convertirse en material de información para los servicios secretos de Estados Unidos.

 

Ese es el derecho que va quedando a los ciudadanos de nuestro mundo en virtud de los actos de un gobierno cuya constitución, aprobada en el Congreso de Filadelfia en 1776, establecía que todavía los hombres nacían libres e iguales y a todos les concedía el Creador determinados derechos, de los cuales no les quedan ya, ni a los propios norteamericanos ni a ciudadano alguno del mundo siquiera el de comunicar por teléfono a familiares y amigos sus sentimientos más íntimos.

 

La guerra, sin embargo, es una tragedia que puede ocurrir, y es muy probable que ocurra; más, si la humanidad fuese capaz de retrasarla un tiempo indefinido, otro hecho igualmente dramático está ocurriendo ya con creciente ritmo: el cambio climático. Me limitaré a señalar lo que eminentes científicos y expositores de relieve mundial han explicado a través de documentos y filmes que nadie cuestiona.

 

Es bien conocido que el gobierno de Estados Unidos se opuso a los acuerdos de Kyotosobre el medio ambiente, una línea de conducta que ni siquiera concilió con sus más cercanos aliados, cuyos territorios sufrirían tremendamente y algunos de los cuales, como Holanda, desaparecerían casi por entero.

 

El planeta marcha hoy sin política sobre este grave problema, mientras los niveles del mar se elevan, las enormes capas de hielo que cubren la Antártida y Groenlandia, donde se acumula más del 90% del agua dulce del mundo, se derriten con creciente ritmo, y ya la humanidad, el pasado 30 de noviembre de 2011, alcanzó oficialmente la cifra de 7 mil millones de habitantes que en las áreas más pobres del mundo crece de forma sostenida e inevitable. ¿Es que acaso los que se han dedicado a bombardear países y matar millones de personas durante los últimos 50 años se pueden preocupar por el destino de los demás pueblos?

 

Estados Unidos es hoy no solo el promotor de esas guerras, sino también el mayor productor y exportador de armas en el mundo.

 

Como es conocido, ese poderoso país ha suscrito un convenio para suministrar 60 mil millones de dólares en los próximos años al reino de Arabia Saudita, donde las transnacionales de Estados Unidos y sus aliados extraen cada día 10 millones de barriles de petróleo ligero, es decir, mil millones de dólares en combustible. ¿Qué será de ese país y de la región cuando esas reservas de energía se agoten? No es posible que nuestro mundo globalizado acepte sin chistar el colosal derroche de recursos energéticos que la naturaleza tardó cientos de millones de años en crear, y cuya dilapidación encarece los costos esenciales. No sería en absoluto digno del carácter inteligente atribuido a nuestra especie.

 

En los últimos 12 meses tal situación se agravó considerablemente a partir de nuevos avances tecnológicos que, lejos de aliviar la tragedia proveniente del derroche de los combustibles fósiles, la agrava considerablemente.

 

Científicos e investigadores de prestigio mundial venían señalando las consecuencias dramáticas del cambio climático.

 

En un excelente documental fílmico del director francés Yann Arthus-Bertrand, titulado Home, y elaborado con la colaboración de prestigiosas y bien informadas personalidades internacionales, publicado a mediados del año 2009, este advirtió al mundo con datos irrebatibles lo que estaba ocurriendo. Con sólidos argumentos exponía las consecuencias nefastas de consumir, en menos de dos siglos, los recursos energéticos creados por la naturaleza en cientos de millones de años; pero lo peor no era el colosal derroche, sino las consecuencias suicidas que para la especie humana tendría. Refiriéndose a la propia existencia de la vida, le reprochaba a la especie humana: “…Te beneficias de un fabuloso legado de 4 000 millones de años suministrado por la Tierra. Solamente tienes 200 000 años, pero ya has cambiado la faz del mundo.”

 

No culpaba ni podía culpar a nadie hasta ese minuto, señalaba simplemente una realidad objetiva. Sin embargo, hoy tenemos que culparnos todos de que lo sepamos y nada hagamos por tratar de remediarlo.

 

En sus imágenes y conceptos, los autores de esa obra incluyen memorias, datos e ideas que estamos en el deber de conocer y tomar en cuenta.

 

En meses recientes, otro fabuloso material fílmico exhibido fue Océanos, elaborado por dos realizadores franceses, considerado el mejor film del año en Cuba; tal vez, a mi juicio, el mejor de esta época.

 

Es un material que asombra por la precisión y belleza de las imágenes nunca antes filmadas por cámara alguna: 8 años y 50 millones de euros fueron invertidos en ella. La humanidad tendrá que agradecer esa prueba de la forma en que se expresan los principios de la naturaleza adulterados por el hombre. Los actores no son seres humanos: son los pobladores de los mares del mundo. ¡Un Oscar para ellos!

 

Lo que motivó para mí el deber de escribir estas líneas no surgió de los hechos referidos hasta aquí, que de una forma u otra he comentado anteriormente, sino de otros que, manejados por intereses de las transnacionales, han estado saliendo a la luz dosificadamente en los últimos meses y sirven a mi juicio como prueba definitiva de la confusión y el caos político que impera en el mundo.

 

Hace apenas unos meses leí por primera vez algunas noticias sobre la existencia del gas de esquisto. Se afirmaba que Estados Unidos disponía de reservas para suplir sus necesidades de este combustible durante 100 años. Como dispongo en la actualidad de tiempo para indagar sobre temas políticos, económicos y científicos que pueden ser realmente útiles a nuestros pueblos, me comuniqué discretamente con varias personas que residen en Cuba o en el exterior de nuestro país. Curiosamente, ninguna de ellas había escuchado una palabra sobre el asunto. No era desde luego la primera vez que eso sucedía. Uno se asombra de hechos importantes de por sí que se ocultan en un verdadero mar de informaciones, mezcladas con cientos o miles de noticias que circulan por el planeta.

 

Persistí, no obstante, en mi interés sobre el tema. Han transcurrido solo varios meses y el gas de esquisto no es ya noticia. En vísperas del nuevo año se conocían ya  suficientes datos para ver con toda claridad la marcha inexorable del mundo hacia el abismo, amenazado por  riesgos tan extremadamente graves como la guerra nuclear y el cambio climático. Del primero, ya hablé; del segundo, en aras de la brevedad, me limitaré a exponer datos conocidos y algunos por conocer que ningún cuadro político o persona sensata debe ignorar.

 

No vacilo en afirmar que observo ambos hechos con la serenidad de los años vividos, en esta espectacular fase de la historia humana, que han contribuido a la educación de nuestro pueblo valiente y heroico.

 

El gas se mide en TCF, los cuales pueden referirse a pies cúbicos o metros cúbicos  ─no siempre se explica si se trata de uno o de otro─ depende del sistema de medidas que se aplique en un determinado país. Por otro lado, cuando se habla de billones suelen referirse al billón español que significa un millón de millones; tal cifra en inglés se califica como trillón lo cual debe tenerse en cuenta cuando se analizan las referidas al gas que suelen ser voluminosas. Trataré de señalarlo cuando sea  necesario.

 

El analista norteamericano Daniel Yergin, autor de un voluminoso clásico de historia del petróleo afirmó, según la agencia de noticias IPS, que ya un tercio de todo el gas que se produce en Estados Unidos es gas de esquisto.

 

“…la explotación de una plataforma con seis pozos puede consumir 170.000 metros cúbicos de agua e incluso provocar efectos dañinos como influir en movimientos sísmicos, contaminar aguas subterráneas y superficiales, y afectar el paisaje.”

 

El grupo británico BP informa por su parte que “Las reservas probadas de gas convencional o tradicional en el planeta suman 6.608 billones -millón de millones- de pies cúbicos, unos 187 billones de metros cúbicos, […] y los depósitos más grandes están en Rusia (1.580 TCF), Irán (1.045), Qatar (894), y Arabia Saudita y Turkmenistán, con 283 TCF cada uno”. Se trata del gas que se venía produciendo y comercializando.

 

“Un estudio de la EIA -una agencia gubernamental de Estados Unidos sobre energía- publicado en abril de 2011 encontró prácticamente el mismo volumen (6.620 TCF o 187,4 billones de metros cúbicos) de shale gas recuperable en apenas 32 países, y los gigantes son: China (1.275 TCF), Estados Unidos (862), Argentina (774), México (681), Sudáfrica (485) y Australia (396 TCF)”. Shale gas es gas de esquisto. Obsérvese que de acuerdo a lo que se conoce Argentina y México poseen casi tanto como Estados Unidos. China, con los mayores yacimientos, posee reservas que equivalen a casi el doble de aquellos y un 40% más que Estados Unidos.

 

“…países secularmente dependientes de proveedores extranjeros contarían con una ingente base de recursos en relación con su consumo, como Francia y Polonia, que importan 98 y 64 por ciento, respectivamente, del gas que consumen, y que tendrían en rocas de esquistos o lutitas reservas superiores a 180 TCF cada uno”.

 

“Para extraerlo de las lutitas -señala IPS- se apela a un método bautizado ‘fracking’(fractura hidráulica), con la inyección de grandes cantidades de agua más arenas y aditivos químicos. La huella de carbono (proporción de dióxido de carbono que libera a la atmósfera) es mucho mayor que la generada con la producción de gas convencional.

 

“Como se trata de bombardear capas de la corteza terrestre con agua y otras sustancias, se incrementa el riesgo de dañar subsuelo, suelos, napas hídricas subterráneas y superficiales, el paisaje y las vías de comunicación si las instalaciones para extraer y transportar la nueva riqueza presentan defectos o errores de manejo.”

 

Baste señalar que entre las numerosas sustancias químicas que se inyectan con el agua para extraer este gas se encuentran el benceno y el tolueno, que son sustancias terriblemente cancerígenas

 

La experta Lourdes Melgar, del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, opina que:

 

“‘Es una tecnología que genera mucho debate y son recursos ubicados en zonas donde no hay agua’…”.

 

“Las lutitas gasíferas -expresa IPS- son canteras de hidrocarburos no convencionales, encalladas en rocas que las guarecen, por lo que se aplica la fractura hidráulica (conocida en inglés como ‘fracking’) para liberarlas a gran escala.”

 

“La generación de gas shale involucra altos volúmenes de agua y la excavación y fractura generan grandes cantidades de residuos líquidos, que pueden contener químicos disueltos y otros contaminantes que requieren tratamiento antes de su desecho.”

 

“La producción de esquisto saltó de 11.037 millones de metros cúbicos en 2000 a 135.840 millones en 2010. En caso de seguir a este ritmo la expansión, en 2035 llegará a cubrir 45 por ciento de la demanda de gas general, según la EIA.

 

“Investigaciones científicas recientes han alertado del perfil ambiental negativo del gaslutita.

 

“Los académicos Robert Howarth, Renee Santoro y Anthony Ingraffea, de la estadounidense Universidad de Cornell, concluyeron que ese hidrocarburo es más contaminante que el petróleo y el gas, según su estudio ‘Metano y la huella de gases de efecto invernadero del gas natural proveniente de formaciones de shale’, difundido en abril pasado en la revista Climatic Change.

 

“‘La huella carbónica es mayor que la del gas convencional o el petróleo, vistos en cualquier horizonte temporal, pero particularmente en un lapso de 20 años. Comparada con el carbón, es al menos 20 por ciento mayor y tal vez más del doble en 20 años’, resaltó el informe.”

 

“El metano es uno de los gases de efecto invernadero más contaminantes, responsables del aumento de la temperatura del planeta.”

 

“‘En áreas activas de extracción (uno o más pozos en un kilómetro), las concentraciones promedio y máximas de metano en pozos de agua potable se incrementaron con proximidad al pozo gasífero más cercano y fueron un peligro de explosión potencial’, cita el texto escrito por Stephen Osborn, Avner Vengosh, Nathaniel Warner y Robert Jackson, de la estatal Universidad de Duke.

 

“Estos indicadores cuestionan el argumento de la industria de que el esquisto puede sustituir al carbón en la generación eléctrica y, por lo tanto, un recurso para mitigar el cambio climático.

 

“‘Es una aventura demasiado prematura y riesgosa’.”

 

“En abril de 2010, el Departamento de Estado de Estados Unidos puso en marcha la Iniciativa Global de Gas Shale para ayudar a los países que buscan aprovechar ese recurso para identificarlo y desarrollarlo, con un eventual beneficio económico para las transnacionales de esa nación.”

 

He sido inevitablemente extenso, no tenía otra opción. Redacto estas líneas para el sitio web Cubadebate y para Telesur, una de las emisoras de noticias más serias y honestas de nuestro sufrido mundo.

 

Para abordar el tema dejé transcurrir los días festivos del viejo y el nuevo año.

 

Enero 4 de 2012, 9 y 15 p.m. (Tomado de Cubadebate)

Mujeres en el ministerio de Jesús


Las mujeres son prominentes en la historia de Jesús—nació de una mujer, tuvo numerosas interacciones con mujeres, usó a mujeres como buenos ejemplos en Su enseñanza, y fue visto primeramente por mujeres después de Su resurrección.

Las mujeres como ejemplos espirituales positivos

Jesús con frecuencia usó a las mujeres como ilustraciones en Su enseñanza. Linda Belleville nota: “Esto está en agudo contraste con los rabinos de ese entonces. Uno busca en vano en la enseñanza de ellos, tan siquiera una historia o ilustración de sermón que mencione a las mujeres” (Mujeres Líderes y la Iglesia, pág. 48). En muchas de las ilustraciones de Jesús, las mujeres son presentadas como modelos positivos de fe, que los hombres deben de seguir.

Por ejemplo:

  • La reina del sur, que fue más sabia que los judíos del primer siglo (Mateo 12:42).
  • La mujer que mezcló la levadura con la harina (Mateo 13:33), que es presentada como una ilustración de la forma en la que opera el reino de Dios.
  • Mujeres trabajando cuando Cristo regrese, algunas de las cuales estarán listas y otras no (Mateo 24:41).
  • Diez vírgenes, de las cuales cinco estaban preparadas y cinco no (Mateo 25:1-13).
  • La viuda de Sarepta, a quien Jesús usó como ejemplo de una gentil a la cual Dios favoreció (Lucas 4:26).
  • La mujer que encontró la moneda que había perdido (Lucas 15:8-10). En ésta parábola la mujer juega el papel de Dios, así como lo hizo el pastor en la parábola anterior y lo hará el padre en la siguiente parábola.
  • Una viuda persistente (Lucas 18:1-8), un modelo a imitar en oración por los discípulos.
  • Una viuda que dio todo lo que tenía (Lucas 21:1-4).

En Lucas 11, una mujer anónima dijo: “¡Dichosa la mujer que te dio a luz y te amamantó!” (v. 27). Jesús no negó que Su propia madre era bendecida, pero Él dijo que la verdadera bendición es dada a “los que oyen la palabra de Dios y la obedecen” (v. 28). El valor espiritual de una mujer se basa en su respuesta a Dios, no en el desempeño de funciones biológicas. Las mujeres son salvadas por la fe, no por dar a luz criaturas.

Jesús elaboró un punto similar cuando las personas le dijeron que Su madre y Sus hermanos querían hablar con Él (Mateo 12:47). Él respondió que Sus discípulos eran su verdadera familia: “mi hermano, mi hermana y mi madre son los que hacen la voluntad de mi Padre que está en el cielo” (vv. 49, 50).

La respuesta espiritual es más importante que el origen biológico. Jesús expandió la respuesta para incluir “hermana”, aunque el comentario original no mencionaba hermanas; al hacerlo así, Él implicó que las mujeres estaban espiritualmente en igualdad con los hombres.

 

Poco antes que Jesús fuera arrestado y matado, una mujer lo ungió con una gran cantidad de costoso perfume. Los discípulos murmuraron acerca del gasto, pero Jesús alabó a la mujer: “Ella ha hecho una obra hermosa conmigo…les aseguro que en cualquier parte del mundo donde se predique éste evangelio, se contará también, en memoria de ésta mujer, lo que ella hizo” (Mateo 26:10, 13).

Lo que ella hizo es una gran ilustración para todos los discípulos: devoción sin restricción. Jesús dijo a la mujer que lo ungió: “Tu fe te ha salvado” (Lucas 7:50), y el hecho de que ésta historia esté preservada en los Evangelios, significa que la fe de ella es un ejemplo para nosotros hoy.

Similarmente, una mujer cananea fue alabada por tener una gran fe (Mateo 15:28). Como una gentil, ella no tenía razón para reclamar favor alguno procedente de Él, pero apeló a la gracia y la misericordia, y las recibió.

Las mujeres en el ministerio de Jesús

La mayoría de los hombres judíos y griegos tenían puntos de vista negativos sobre las mujeres, pero Jesús trató a las mujeres con dignidad y respeto. Él las vio no en términos de su género sexual, sino en términos de su relación con Dios. Él sanó a varias mujeres, echó demonios fuera de ellas y resucitó de los muertos a los hijos de ellas.

Sheila Graham resume: “El honor y el respeto de Jesús fueron…extendidos a todas las mujeres—una actitud grandemente inesperada y desconocida en Su cultura y tiempo. Jesús, a diferencia de los hombres de Su generación y cultura, enseñó que las mujeres son iguales a los hombres a la vista de Dios”.

“Las mujeres podían recibir el perdón y la gracia de Dios. Las mujeres, al igual que los hombres, podían estar entre los seguidores personales de Jesús. Las mujeres podían tener participación plena en el reino de Dios…Éstas eran ideas revolucionarias. Muchos de Sus contemporáneos, incluyendo Sus discípulos, estaban en estado de choque emocional” (“Jesús y las Mujeres”, La Pura Verdad[Julio 1994]:15).

Ahora veamos a algunas de las mujeres en la vida de Jesús.

Elizabet

Empezamos nuestro breve estudio con una mujer cuyo rol ocurrió antes que Jesús naciera. Elizabet, esposa del anciano sacerdote Zacarías, fue notada por ser “intachable delante de Dios” y totalmente obediente (Lucas 1:6). Cuando María visitó a Elizabet, “la criatura saltó en su vientre. Entonces Elizabet, [fue] llena del Espíritu Santo” y pronunció una bendición sobre María—y sus palabras ahora son parte de la Escritura (vv. 41-45).

María, la madre de Jesús

La madre de Jesús dejó un ejemplo maravilloso con sus palabras: “Aquí me tienes, la sierva del Señor…que Él haga conmigo como me has dicho” (v. 38). María también fue inspirada a decir un poema de alabanza que ahora es parte de la Escritura (vv. 46-55). Una vez más, ella dejó un buen ejemplo cuando “guardaba todas éstas cosas en su corazón y meditaba acerca de ellas” (2:19, 51). Ella fue instrumental en el primer milagro público de Jesús (Juan 2:1-11). En la cruz, Jesús asignó a Juan que cuidara de Su madre, y María fue contada entre los discípulos después de la resurrección de Jesús (Hechos 1:14).

Ana

Cuando Jesús fue llevado al templo para ser dedicado, una anciana profetisa llamada Ana “dio gracias a Dios y comenzó a hablar del niño a todos los que esperaban la redención de Jerusalén” (Lucas 2:38). Desafortunadamente, no sabemos lo que ella dijo o cómo esparció ella la noticia.

María y Marta

Aunque los rabinos judíos decían que los hombres no debían hablar con las mujeres, Jesús contaba a las mujeres como Sus amigas. “Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro” (Juan 11:5). En una ocasión que Jesús estaba visitando Betania, “una mujer llamada Marta lo recibió en su casa” (Lucas 10:38). Ya que Marta era dueña de una casa; ella podría haber sido una viuda. Su hermana María estaba “sentada a los pies del Señor, y escuchaba lo que Él decía” (v. 39). Pero Marta estaba ocupada preparando la comida, y le pidió a Jesús que le dijera a María que la ayudara.

Los rabinos decían que a las mujeres no se les debía enseñar la Escritura, así que María estaba eludiendo un rol típico de las mujeres para poder hacer algo que estaba normalmente conferido a los hombres. Pero Jesús no “la puso en su lugar”. Más bien, Él dijo que ella había escogido el lugar correcto en ese momento. “…Sólo una [cosa] es necesaria. María ha escogido la mejor, y nadie se la quitará” (v. 42). El crecimiento espiritual es más importante que los deberes domésticos.

Graham escribe: “Jesús no sintió que el trabajo de la mujer—o el trabajo del hombre, si fuera el caso— no era importante. Él no estaba diciendo que era equivocado ser diligentes y cuidadosos acerca de nuestras responsabilidades. Cristo estaba diciendo que debemos poner en orden nuestras prioridades. Las mujeres fueron llamadas a ser discípulos de Jesús, así como lo fueron los hombres, y se esperaba que las mujeres cumplieran sus responsabilidades espirituales, así como se esperaba lo mismo de los hombres” (págs. 16, 17).

En ese incidente, María puso un mejor ejemplo que Marta. Pero James Borland nota que Marta debería ser recordada también por otro incidente: “Más tarde, en otra visita de Jesús a Betania, fue Marta la que fue enseñada por Jesús mientras María se quedó sentada en la casa (Juan 11:20)…Marta dio una excelente confesión acerca de Jesús, diciendo: ‘Sí, Señor, yo creo que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que había de venir al mundo’” (Juan 11:27, NVI). (Recobrando la Masculinidad y la Femineidad Bíblicas, 118).

La mujer samaritana en el pozo

El diálogo más largo registrado que Jesús tuvo con algún individuo, fue con una mujer—una mujer samaritana. La lección que Jesús le dio acerca del agua viva, fue tan profunda espiritualmente como la lección que le dio a Nicodemo—y la mujer tuvo una mejor respuesta. A diferencia de Nicodemo, ella estaba dispuesta a ser relacionada con Jesús. Ella le dijo a sus vecinos acerca de Jesús, y muchos de ellos creyeron en Jesús “por el testimonio que daba la mujer” (Juan 4:28, 29, 39).

Una hija de Abraham

Cuando Jesús estaba enseñando en una sinagoga, una mujer que había estado encorvada por 18 años entró y Jesús la sanó (Lucas 13:10-13). El jefe de la sinagoga criticó a Jesús, pero Jesús defendió Su acción, diciendo que la mujer era “una hija de Abraham” (v. 16).

Graham escribe: “Ante sus críticos más venenosos, Jesús públicamente mostró Su preocupación y alta consideración por ésta mujer, alguien a quien probablemente otras personas habían visto por años, pasar a través de una lucha en su aflicción cuando venía a la sinagoga a adorar a Dios. Alguien a quien ellos también podrían haber rechazado porque era una mujer y estaba discapacitada” (v. 18). Al usar la rara frase “hija de Abraham”, Jesús estaba recordando a las personas que las mujeres también estaban entre los descendientes de Abraham y eran elegibles para las bendiciones.

Juana y Susana

Lucas nos dice que varias mujeres que habían sido sanadas ayudaban a Jesús apoyándolo “con sus propios recursos” (Lucas 8:3). Éstas incluían: “Juana, esposa de Cuza, el administrador de Herodes; Susana y muchas más”. Aunque ellas probablemente estaban involucradas en la preparación de los alimentos, Lucas indica que su papel más significativo era cubrir las cuentas monetarias.

Graham escribe: “Algunas de éstas mujeres—posiblemente viudas— tenían el control de sus propias finanzas. Fue procedente de la propia generosidad de ellas que Jesús y Sus discípulos fueron apoyados, cuando menos, parcialmente. Aunque Cristo trabajó con las tradiciones culturales del primer siglo, Él ignoró las limitaciones que habían sido puestas sobre las mujeres por la cultura de ellos. Las mujeres eran libres para seguirlo y tomar parte en Su ministerio al mundo”.

Mateo 27:55, 56 también menciona que “muchas mujeres…habían seguido a Jesús desde Galilea para cuidar de Sus necesidades. Entre ellas estaban María Magdalena, María la madre de Jacobo y de José, y la madre de los hijos de Zebedeo (Marcos 15:40 reporta que su nombre era Salomé). Lucas 23:27 reporta que muchas mujeres de Jerusalén lo seguían después de Su arresto, y Él se volvió a ellas y les enseñó, diciendo que incluso peores tiempos vendrían para Jerusalén.

Una mujer con hemorragias

Mientras Jesús estaba en camino a casa de Jairo, una mujer que había estado padeciendo de hemorragias por 12 años lo tocó, y fue sanada (Marcos 5:22-29). Ella tenía miedo de que Jesús se enojara (los rabinos normalmente evadían a las mujeres, especialmente las impuras), pero Jesús no estaba enojado. Él dijo: “¡Hija, tu fe te ha sanado!” (v. 34) —dirigiéndose a ella con una palabra de afecto y públicamente alabando la fe de ella. Similarmente, Jesús no tuvo miedo de tocar a otra hija impura, la hija muerta de Jairo (v. 41).

María Magdalena

Lucas nos dice que María Magdalena tuvo siete demonios que fueron echados de ella (Lucas 8:2), pero María sería mejor conocida como la primera en ver la tumba vacía, la primera en llevar la buena nueva a los discípulos.

Graham escribe: “María es casi siempre mencionada primero en la lista de las mujeres que fueron discípulos de Jesucristo. Ella pudo haber sido una de las líderes de ese grupo de mujeres que seguían a Jesús, desde el inicio de Su ministerio en Galilea hasta Su muerte e incluso después. El Jesús resucitado se apareció primero a ella. Es irónico que en un tiempo cuando las mujeres no podían ser testigos legales, Jesucristo escogió a las mujeres como los primeros testigos de Su resurrección”.

 

Aunque los hombres huyeron para salvar sus vidas, las mujeres fielmente siguieron a Jesús hasta la cruz (Mateo 27:55, 56), y María se sentó cerca mientras José de Arimatea ponía el cuerpo de Jesús en la tumba (v. 61). María lideró a las mujeres que vinieron a ungir a Jesús temprano el domingo por la mañana (Marcos 16:2), y un ángel les dijo que Jesús había sido resucitado (v. 6). Entonces, ellas contaron la nueva a los 11 discípulos (Lucas 24:10).

Jesús se apareció primero a María (Juan 20:14), y le dijo que se lo contara a los discípulos, lo cual ella hizo (vv. 17, 18). Desde el nacimiento hasta la resurrección, las mujeres fueron una parte importante del ministerio de Jesús.

http://comuniondegracia.org/blog/2009/07/mujeres-en-el-ministerio-de-jesus/

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: