COMUNICADO DE PRENSA DE LA ASOCIACIÓN NACIONAL DE PENSIONADOS COLOMBIA.


Bogotá D.C. 16 de Enero de 2012

 

 

        COMUNICADO DE PRENSA

 

Termina el año y comienza el año, con profundas arremetidas contra las PENSIONES, en especial contra el REGIMEN DE PRIMA MEDIA DEL SEGURO SOCIAL.

 

Todo por distraer el desfase que vivimos quienes hemos sido parte del desarrollo Nacional, el cual se aumenta aún más, luego de promulgado el AUMENTO DEL SALARIO MINIMO del 5.8% y el AUMENTO DE LAS MESADAS PENSIONALES en un 3.73% de acuerdo a la Inflación indicada para el 2011.

Este tema lo hemos tratado al Sr. PRESIDENTE DE LA REPUBLICA Dr. JUAN MANUEL SANTOS, al VICEPRESIDENTE DE LA REPUBLICA. Dr. ANGELINO GARZON, en documentos al MINISTRO DE LA PROTECCION SOCIAL (antes) y al actual MINISTRO DEL TRABAJO, lo hemos indicado en los encuentros de la COMISION DE NOTABLES, en documentos a SENADORES DE LA REPUBLICA y al parecer son oídos sordos al clamor de los pensionados.

Hemos insistido en la importancia de reformar la LEY 100/93 en su ARTICULO 14 para que sea aplicada la LEY DE LA FAVORABILIDAD, pues aquí se refleja aun más la injusticia social y bien ha indicado la CGT en su comunicado del 11 de enero/12, “La Reforma de Pensiones no es la Prioridad”, antes debe existir un verdadero compromiso de Empleadores y el gobierno para combatir el subempleo, la informalidad  y la tercerización y así lo hemos planteado en   ANPISS, si no hay empleo estable no se sostiene el sistema.

No se comprende como es que cuando el país está mal, los trabajadores y pensionados nos debemos sacrificar, pero si el país va bien, como bien lo indico el Sr. PRESIDENTE SANTOS al hacer el balance del 2011 (dic-26-2011) indicando que la economía crecerá más del 5.5%, donde la inversión extrajera alcanzará los 13.000 millones de dólares, entonces también tenemos que sacrificarnos los trabajadores y los pensionados.

Los únicos que son premiados por sus “esfuerzos por el país” son los Magistrados,  excongresistas y exfuncionarios del poder legislativo, ordenados por los tribunales y el Consejo de Estado, y se les reliquidó sus “pequeñas mesadas” que le cuestan al fondo del Congreso la no despreciable suma de $12.827 millones de pesos en solo retroactivo.

El Ministerio del Trabajo le anunció al país que con la LEY DE PRIMER EMPLEO en su primer año, genero 400.000 nuevos empleos en 44.035 empresas, pero si vemos las cifras con claridad es un porcentaje muy bajo, que bien ha indicado al investigación adelantada por la UNIVERSIDAD EXTERNADO DE COLOMBIA, Observatorio de Seguridad Social y del Mercadeo de Trabajo, en que la informalidad se mantenía en el 69% y que solo se habían creado 11.599 puestos de trabajo.

Con estas cifras nos hacen recordar que la expedición de la LEY 50 de 1990, la LEY 789 de 2002, la LEY 797 de 2003 y el ACTO LEGISLATIVO 01 DE 2005 fueron expedidas para “facilitar la Generación del empleo” y al parecer los resultados siguen siendo negativos, pues antes que avanzar retrocedemos.

Si el país dio un gran salto a la internacionalización y tenemos los niveles más altos de inversión extranjera en nuestra historia, como declaro en una entrevista el Presidente de la ANDI Dr. LUIS CARLOS VILLEGAS, superando los 15 mil millones, porque quieren seguir sacrificando al pueblo Colombiano? Se les olvida a los empleadores que ¿si no hay trabajadores no podrían inflar su capital?

 

Será que los Empleadores y el Gobierno creen que a los pensionados no nos afectan las ALZAS DE LOS PRIMEROS DIAS DEL AÑO? Cabe recordar algunas  de ellas, como los alimentos, arriendos, impuestos, combustibles, y transporte público entre otros, será que ¿creen que nosotros tenemos trato preferencial?

 

Definitivamente, pareciera ser un delito llegar a ser pensionado en Colombia, y el ESTADO SOCIAL DE DERECHO, no  garantiza que tengamos una vejez digna, más aún cuando el 50% de la fuerza laboral se encuentran en la “informalidad” y que no alcanzará a pensionarse, cifras que superan los 14 millones, de acuerdo a las estadística del DANE a octubre de 2011.

 

Con la C.G.T desde la firma del ACUERDO TRIPARTITO en Mayo de 2011, y en la comisión de CONCERTACION LABORAL Y SALARIAL del pasado més de Diciembre/11, hemos venido escuchando que debemos mirar hacia EUROPA, donde han tomado medidas para desactivar la “Bomba Pensional”, pero en nuestro caso nosotros no hemos creado la famosa bomba pensional, la denominada bomba pensional ha sido creada por la “irresponsabilidad de gobiernos anteriores” como lo hemos denunciado en distintos pronunciamientos, pues no llevaron a cabo las previsiones necesarias para evitar este efecto negativo en lo social.

 

No entendemos la campaña contra el SEGURO SOCIAL, pues las deficiencias son de carácter Administrativo, que con mecanismos Gerenciales se pueden  resolver, pero no afectando un régimen, que requiere aportantes, pero estos deben contar con empleo estable y por esto hemos apoyado la idea del Sr. VICEPRESIDENTE DE LA REPUBLICA DR. ANGELINO GARZON de los DOS PILARES, donde el REGIMEN de PRIMA MEDIA sea obligatorio para trabajadores que devengue hasta dos salarios Mínimos y el de FONDOS PRIVADOS DE PENSIONES, para quienes voluntariamente se quieran afiliar a él.

 

Sabemos de la fuerte campaña de ASOFONDOS, DE LA ANDI Y DE ALGUNOS FUNCIONARIOS DEL GOBIERNO por acabar el Régimen de Prima Media del ISS, pues cuando hay intereses económicos por encima de lo Social, tienen que enfilar todas sus baterías contra una entidad que es la única que debe velar por quienes sostenemos las pensiones altas, pues el ISS tiene pensionados entre 15 y 20 SMMLV  un 1.90%, entre 20 y 25 SMMLV un 0.13% y Mayores a 25 SMMLV un 0.15% del total de pensionados afiliados a esa entidad.

 

La pregunta es: ¿Por qué EL SEGURO SOCIAL NO SE DEFIENDE? ¿ESTAN SUS DIRECTIVAS DE ACUERDO CON SU LIQUIDACIÓN?

 

Así las cosas, con el apoyo de la CGT en la comisión Nacional de Concertación Laboral y Salarial, se insiste en la aplicación de la LEY DE FAVORABILIDAD, tema que será tratado en la reunión de concertación Pensional, con el tema del AUMENTO DE LA EDAD y el MARCHITAMIENTO DEL REGIMEN DE PRIMA MEDIA DEL ISS, anunciado por el nuevo VICEMINISTRO  DE EMPLEO Y PENSIONES, Dr. MAURICIO OLIVERA posesionado el pasado 2 de Enero/2012.

Y no hay que olvidar que las pérdidas generadas en los FONDOS PRIVADOS DE PENSIONES las asumen los usuarios no el Fondo y que el pasado año en sus primeros 11 meses registraron una pérdida de 762.326  Millones de pesos, de acuerdo al informe suministrado por la Superintendencia Financiera.  

 

Esperamos pues que en el llamado de ASOFONDOS para que en las discusiones estén “todos los actores Sociales”, seamos tenidos en cuenta los pensionados.

 

 

 

 

(Fdo.)JOHN JAIRO DIAZ GAVIRIA

Presidente

Secretario de Asuntos del pensionado,

El Jubilado y Adultos Mayores C.G.T.

 

FUENTE: remitido al e-mail

 

Sacerdote alemán condenado a seis años de cárcel por abusar de tres menores


Jueves 26 de enero del 2012. Alemania.

La justicia alemana condenó este jueves a un sacerdote a seis años de prisión por abusos sexuales regulares contra tres chicos de 9 a 15 años entre 2004 y 2011.
El tribunal de Brunswick (noreste) “lo ha condenado a una pena total firme de seis años de cárcel por abusos sexuales muy numerosos, muchos de ellos casos graves”, indicó un portavoz.
El acta de acusación recogía un total de 280 abusos sexuales, 243 de ellos contra su principal víctima, entre 2004 y 2011. Los tres chicos pertenecían a familias que el acusado conocía.
El sacerdote, de 46 años, abusó de sus víctimas durante fines de semana o en los breves períodos que los niños pasaban en su compañía.
Detenido el pasado julio por una denuncia de una de las víctimas, el cura reconoció enseguida los hechos, y confesó durante un examen psiquiátrico que sufría tendencias pedófilas patológicas.
La diócesis de Hildesheim, de la que dependía el sacerdote, saludó la sentencia y anunció que se abrirá una instrucción religiosa en la Congregación para la Doctrina de la Fe en el Vaticano. Según indicó a la AFP un portavoz de la diócesis, “el sacerdote puede ser revocado”.
Alemania se vio sacudida en 2010 por una ola de escándalos pedófilos, que afectaron a la Iglesia católica y también a instituciones protestantes y escuelas.
La Iglesia católica alemana anunció el pasado marzo compensaciones de hasta 5.000 euros a cada víctima, y en julio la apertura de sus archivos a investigadores independientes para esclarecer todos estos casos. Las investigaciones deben durar un año, según lo previsto.

FUENTE:
http://feeds.univision.com/feeds/article/2012-01-26/sacerdote-aleman-condenado-a-seis

Haitianos comienzan a establecerse en Brasil


De los cuatro mil haitianos que ingresaron sin documentos a Brasil en los últimos dos años, 1.600 se han convertido en residentes legales y algunos ya cuentan con un trabajo fijo.

Por Karla Spotorno para Infosurhoy.com—26/01/2012


							Unos 1.600 de los cuatro mil haitianos que ingresaron sin documentos a Brasil durante los últimos dos años se han convertido en residentes legales, incluidos algunos a quienes se les ha garantizado trabajo en distintos puntos del país. (Cortesía Gleilson Miranda/Secom)

Unos 1.600 de los cuatro mil haitianos que ingresaron sin documentos a Brasil durante los últimos dos años se han convertido en residentes legales, incluidos algunos a quienes se les ha garantizado trabajo en distintos puntos del país. (Cortesía Gleilson Miranda/Secom)

SÃO PAULO, Brasil – Enero tendrá siempre un lugar especial en los corazones de Josias Mirvil, de 33 años y Genica Thelemaque, de 32.

Para esta pareja de haitianos, el primer mes del año representa un cambio rotundo en sus vidas.

En enero de 2010, vieron como Gonaïves, la ciudad haitiana en la que vivían, era arrasada por un terremoto de 7,0 grados de magnitud.

Dos años más tarde, Mirvil y Thelemaque reiniciaron sus vidas a miles de kilómetros de su país natal.

El 16 de enero, la pareja llegó a la ciudad costera de Navegantes, en el estado sureño de Santa Catarina, Brasil, con empleo y vivienda garantizados.

Mirvil y Thelemaque están entre los 17 haitianos contratados por la empresa constructora y desarrolladora Inbrasul de Santa Catarina.

Mirvil es un carpintero que aprendió el oficio mientras trabajaba para una organización de ayuda humanitaria. Thelemaque cocina y limpia una casa de diez habitaciones que la empresa alquila a los nuevos empleados.

Alexandre Dias, socio y director ejecutivo de Inbrasul, se enteró de la situación de los haitianos en su país a través de la prensa. Sin saber si encontraría inmigrantes calificados para trabajar en la construcción, viajó a Brasileia, en el estado norteño de Acre.

La ciudad de Brasileia, a unos 237 km de la capital del estado de Rio Branco, se ha convertido en hogar transitorio para un numeroso contingente de inmigrantes haitianos indocumentados.

Dias llegó a Brasileia con la intención de contratar a diez trabajadores. Pero tras escuchar las desgarradoras historias de los haitianos, contrató a 17 personas.

“Son personas que ya tienen experiencia en la construcción pero que necesitan capacitación de nuestra empresa”, explicó Dias. “Los procesos utilizados en Haití son muy diferentes a los que utilizamos aquí”.

Dado que la electricidad es un bien de lujo en Haití, muchas de las herramientas son manuales, y es habitual que los carpinteros usen sierras manuales en lugar de las mucho más poderosas y eficientes herramientas eléctricas, añadió.

Visa especial para haitianos

En un principio Mirvil y Thelemaque llegaron ilegalmente a Perú, tras residir un tiempo breve en Ecuador. Pero sin una visa de trabajo brasileña y sin calificaciones para solicitar una visa de estudiante, la pareja contrató un “coyote”, como se llama a las personas que reciben pagos de inmigrantes sin documentos para ingresarlos de contrabando a un país, para que los ayudase a entrar a Brasil.

El 12 de enero, el gobierno de Brasil estableció una visa especial de trabajo, emitida por razones humanitarias, para reducir la inmigración ilegal y facilitar la inmigración legal de haitianos. Es la primera en su tipo en la historia del país.

Con esta nueva visa, los haitianos ya no necesitan constancia de empleo para ingresar a Brasil.

Todo lo que se exige para obtener la visa, que se emite solamente en la Embajada de Brasil en la capital haitiana de Puerto Príncipe, son algunos documentos básicos, incluyendo un certificado de antecedentes penales. El Consejo Nacional de Inmigración (CNIg), que creó la visa, indicó que solamente se otorgarían 1.200 visas por año.

“Esa cifra es una estimación de la demanda”, señaló Paulo Sérgio de Almeida, presidente del CNIg. “Tomamos en cuenta la cantidad de visas emitidas por la Embajada de Brasil en Puerto Príncipe y el número promedio de haitianos que arribaron por mes desde el terremoto de enero de 2010”.

Si la demanda crece, el CNIg analizará aumentar la cantidad de visas anuales.

Desde que se estableció la visa, el gobierno ha endurecido las medidas contra los inmigrantes ilegales, deportando a aquellos que ingresan al país a través de los estados de Acre y Amazonas, que sirven como puerta de entrada a Brasil.


							Josias Mirvil, de 33 años y Genica Thelemaque, de 32, abandonaron Haití en 2010. El 16 de  enero, la pareja comenzó una nueva vida en el estado de Santa Catarina. (Cortesía de Inbrasul)

Josias Mirvil, de 33 años y Genica Thelemaque, de 32, abandonaron Haití en 2010. El 16 de enero, la pareja comenzó una nueva vida en el estado de Santa Catarina. (Cortesía de Inbrasul)

El día que Mirvil y Thelemaque comenzaron a trabajar legalmente en Brasil, les fue impedida la entrada a unos cien haitianos que pretendían ingresar sin documentos al país.

No más coyotes

Almeida sostiene que el objetivo principal del gobierno de la presidenta Dilma Rousseff con relación a esta visa, es impedir el trabajo de los coyotes.

Los intermediarios no solamente cobran un alto precio para llevar a los haitianos a lo que se les promete será una “tierra de oportunidades”, sino que además exponen a los inmigrantes a situaciones peligrosas y denigrantes.

Ese fue el caso de Mirvil y Thelemaque. Su viaje desde Gonaïves a Navegantes fue largo. En abril de 2010, Mirvil se fue de Haití, que ofrece pocos puestos de trabajo y donde hay más de 500 mil personas sin hogar.

Mirvil se trasladó a Ecuador, donde trabajó quince meses, ahorrando sus ingresos para costear los gastos de su esposa y poder volver a estar juntos.

Pero el trabajo en Ecuador no era estable. Además, quedó sorprendido por las historias que escuchó de oportunidades en Brasil, un país que tenía un lugar especial en su corazón.

Desde 2004, los brasileños mantienen la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH).

“Brasil prestó ayuda a Haití”, relató Mirvil. “Los brasileños tienen buen corazón. Son tolerantes: negros, morenos o blancos, aquí son todos iguales”.

Una vez que estuvieron juntos en Ecuador, la pareja decidió probar suerte en Brasil. Le pagaron a un coyote y cruzaron a la ciudad peruana de Iñapari, que comparte la frontera con Bolivia y el estado brasileño de Acre.

Una vez en la pequeña localidad de Assis, en el lado brasileño de la frontera, siguieron su camino a Brasileia, donde estuvieron tres meses aguardando los números de Identificación de Contribuyente de Impuestos (CPF) de Brasil, lo que les permitió tener un empleo legal.

“Muchos haitianos llegan a Brasileia porque es una ciudad regional que cuenta con la mayoría de los servicios”, tales como la tramitación del CPF y los papeles de trabajo, explicó Nilson Mourão, director de Justicia y Derechos Humanos del estado de Acre.

El gobierno de Acre estima que ha invertido cerca de R$1,5 millón (US$850 mil) para vivienda, alimentación y atención de los inmigrantes haitianos.

Para el Producto Bruto Interno (PBI) de Brasil, que fue de unos R$3,67 billones (US$2,08 billones) en 2010, la cifra es insignificante, pero no lo es para el estado de Acre.

El estado tiene el segundo PBI más bajo del país (R$7,4 mil millones, US$4,19 mil millones) de los 26 estados brasileños y el Distrito Federal; con el 7,8% de la población viviendo en extrema pobreza.

La ciudad de Tabatinga, en el vecino estado de Amazonas, también ha servido como destino a muchos haitianos que ingresaron ilegalmente a Brasil.

Saul Nunes, alcalde de este pequeño municipio de Amazonas, dijo durante una entrevista para el noticiero nocturno “Jornal Nacional” de la TV Globo: “En Tabatinga, el 20% de la población vive por debajo de la línea de pobreza. Por lo tanto, si tengo que priorizar, voy a dar prioridad a los habitantes de Tabatinga”.

El gobierno distribuye toneladas de alimentos

Además de establecer una nueva visa, el gobierno de Brasil anunció diversas medidas para ayudar a los 4 mil haitianos que ingresaron al país en los últimos dos años.

Una de ellas fue la distribución de 13 toneladas de alimentos, colocados en un depósito de la Compañía Nacional de Abastecimiento (CONAB) en Porto Velho, capital del estado de Rondônia, ubicada a 580 km de Brasileia.

El pasado 19 de enero, el ministro de Salud transfirió R$1,5 millones (US$850 mil) a Acre, que serán destinados a financiar un plan de vacunación y tratamiento médico para los inmigrantes haitianos.

“El hecho de que el estado sea pobre no significa que no implementará acciones de ayuda humanitaria”, declaró Mourão. “(Los haitianos) deben llegar y ser tratados con un mínimo de dignidad”.


							Alexandre Dias, sin casco, director ejecutivo y socio de Inbrasul, posa junto a 16 haitianos contratados por la empresa. (Cortesía de Inbrasul)

Alexandre Dias, sin casco, director ejecutivo y socio de Inbrasul, posa junto a 16 haitianos contratados por la empresa. (Cortesía de Inbrasul)

En un artículo publicado en el sitio web de la Organización Missão Paz, que agrupa a diversas iniciativas sociales, Helion Póvoa Neto criticó el uso de la palabra “invasores” utilizado por un diario nacional para referirse a los haitianos.

Póvoa Neto, quien se desempeña como coordinador del Centro Interdisciplinario para Estudios de Inmigración de la Universidad Federal de Rio de Janeiro, escribió: “El uso del término ‘invasores’, cuando se aplica a los inmigrantes, denota hostilidad y contribuye a fomentar la xenofobia, por lo que debe ser evitado”.

Se necesita ayuda

El director de Inbrasul sostuvo que no existen razones para ser hostil con los haitianos, dado queexisten suficientes puestos de trabajo disponibles para los brasileños y haitianos en diversos sectores y estados, y más específicamente en la industria de la construcción, en los estados del sur y el sudeste.

“Tuve un cartel que decía: ‘Se necesita ayuda’ colgado en la puerta de mi negocio durante seis meses”, señaló Dias.

De los 52 empleados que trabajan en los proyectos de Inbrasul, el 99% no son nacidos en Santa Catarina. La mayoría provienen de los vecinos estados de Paraná y Rio Grande do Sul.

“La región siempre se ha caracterizado por las industrias pesquera y naviera”, precisó Dias. “En nuestro sector [de la construcción] existe falta de mano de obra. Desde que abrimos la empresa, hace cuatro años, hemos trabajado con grupos menores a los que los proyectos necesitaban”.

Para atraer y retener trabajadores calificados de otros estados, la empresa se dio cuenta de que debía ofrecer ayuda para vivienda.

“No tenemos los recursos para ofrecer una vivienda a cada familia. En el caso de los haitianos, ellos ya estaban compartiendo sus casas”, añadió.

La empresa ofreció una vivienda de 10 habitaciones para los 17 haitianos contratados.

Según manifestó Dias, la integración de los trabajadores brasileños con sus colegas ha sido apacible.

“A las 8:30 am, los trabajadores toman un descanso”, relató. “Les sugermios a los haitianos que traigan una fruta o un sandwich como vianda para comer durante el descanso. Pero ellos no comprendieron. Cuando aparecimos, los demás trabajadores estaban compartiendo el café y el pan con sus nuevos compañeros”.

Comienza una nueva vida

Thelemaque y Mirvil tuvieron su primer día de trabajo el 18 de enero.

Ganan un salario mensual de R$737 (US$417), que es el salario inicial para un ayudante en la región, y levemente superior al salario mínimo nacional de R$622 (US$352).

Mirvil todavía no sabe cuánto le costará la vida en su nuevo hogar de Santa Catarina, y no está seguro de si él y su mujer podrán ahorrar algo de dinero cada mes.

Pero está feliz de vivir en Brasil.

Mirvil y Thelemaque sueñan con traer a Brasil a sus niños, de 5, 9 y 11 años, que viven con su abuela materna y un tío en Haití.

Pero Mirvil no sabe cuándo podrá reunir a toda la familia.

Su nueva vida recien está comenzando.

Este 27 de enero, Infosurhoy.com publicará una entrevista exclusiva a Paulo Sérgio de Almeida, presidente del Consejo Nacional de Inmigración (CNIg), quien analizará la visa especial de Brasil destinada a inmigrantes haitianos.

http://www.infosurhoy.com/cocoon/saii/xhtml/es/features/saii/features/main/2012/01/26/feature-02

TODAS LAS TIERRAS PROMETIDAS



Las jóvenes soldados israelíes se acicalan ante los puestos de bisutería de la Estación Central de autobuses de Jerusalem. El uniforme verde olivo y el pesado fusil a la espalda no han logrado mermar su coquetería. La vida puede transcurrir aparentemente igual, pese a la alerta permanente. En el crudo enero los espejos siguen cantando una belleza acostumbrada a convivir con el hierro. Nada quiebran las armas de fuego en esa cotidianidad tan unida a la presencia de lo bélico.

Sin embargo otro Israel es posible sin tantos scaneres, sin alambradas, sin muros, sin terror en el alma… En algún otro punto más firme, más amable y duradero deberá descansar la paz de sus hogares La seguridad nacional no podrá ser por siempre semejante peso a la espalda de sus jóvenes. Habrá que cuestionar en algún momento lo que devino tan habitual y natural paisaje. Una ciudad santa no puede tener día y noche, cada doscientos metros, vigilancia de soldados. Es demasiado caro el miedo; a pesar de la estrechez de las calles, también demasiado largas y frías las noches de invierno en la vieja Jerusalem.
Tiene que haber otra forma para ahorrar las guardias del mañana, para disolver el omnipresente caqui en esas callejuelas medievales del futuro, para liberarse de tantos desvelos por la seguridad, para impedir que la siempre latente batalla levante tan desproporcionado esfuerzo y presupuesto.

Israel puede seguir haciendo saltar a los físicos nucleares iraníes por los aires. Tiene músculo para poder ganar mañana las batallas, para frenar la amenaza que pudiera surgir del fondo de sus desiertos, pero la verdadera seguridad jamás se alcanzará con las armas y el dolor ajeno. La verdadera paz no puede comportar tanto latido del miedo.
Los jóvenes israelís comienzan ya a interrogarse por unas cargas que no tienen parangón en ninguna moderna sociedad occidental. Aparentemente la opción militar ha triunfado en las esferas de poder, en la conciencia colectiva, pero no podrá ser así por siempre.

No pueden seguir transmitiendo de generación en generación ese pánico, seguir pasando a sus jóvenes el enorme fardo de esos fusiles. No pueden seguir confinando a sus hermanos palestinos entre muros. Jerusalem necesita aligerarse de tanta confrontación si quiere volver a ser santa, no en el brillo de las postales, ni de los anuncios de los tours, sino santa en el corazón por fin abierto de su ciudadanía plural.

Sacralizar no es inciensar las viejas piedras de los tres credos, sino quizás abrazar lo más ajeno, lo más distante; es por fin dejarse fecundar por otros rezos, por otras letanías, es culminar la siempre cara unidad en la diversidad.

No puede ser sagrada una ciudad con tanto peso de tensión descansando en sus viejos adoquines. Los muros confinan la vida siempre ancha e infinita. La frontera desacraliza, sobre todo aquella que se ancla, con su descomunal cemento, camino de nuestra Bethlehem de adentro.
Es difícil negar, con mínimo de objetividad, el milagro de tanto talento reunido, de tanto esfuerzo concentrado desde la declaración de su independencia. En tiempo record, los hijos de David han levantado una nación sobre un espacio, en gran medida, muy árido. Han juntado manos y voluntades esparcidas por todo el globo. Podrían vivir en una tierra feliz a nada que, más arados y menos armas, a nada que cayera tanta alambrada, que reconocieran los derechos que también asisten a sus hermanos musulmanes…

Nunca el sueño de unos se puede construir a costa del de los otros. El suspirado retorno a Eretz Yisrael (Tierra de Israel) no debería implicar maletas para sus moradores árabes. Una diáspora nunca se sana generando otra.

El poderío de esta nación es grande pero, ¿es acertada toda su apuesta, toda su inversión? Israel puede ser referencia de lo que es capaz de culminar un pueblo unido con el pensamiento enfocado. Hicieron vergel sobre la nada semidesértica. En medio de una geografía de absoluta marginación, en la nación de Sión, la mujer estaba emancipada, había urnas donde alrededor sólo moraban dictadores, había experimentos comunitarios (kibutz) en donde se ensayaba esfuerzo y cosecha colectiva.
¿A dónde llegaría el pueblo judío sin esos fusiles permanentemente a la espalda, sin el lastre de la guerra y la amenaza cotidianas? Es preciso cortar en algún punto, no el rico linaje sagrado de la Torah, sino la terrible herencia del miedo.

No hay “capital eterna e indivisible”, hay Jerusalem a compartir, porque el futuro en esa Tierra Santa, en todas las tierras, será compartido o no será.

Israel podrá ser otra, a nada que comprenda que una tierra bendita es un espacio donde hay un lugar para todos; que el hogar patrio no se levanta a codazos, ni tras guerras de seis días, sino tras acuerdos justos y duraderos.
Toda la tierra está prometida, pues toda la tierra está llamada a vivir en fraternidad. En Jerusalem nos jugamos mucho de ese común y superior destino. No hay pueblos elegidos, si es caso el pueblo elegido es el que más ha aprendido a dar y compartir; compartir olivares, limoneros…, compartir agua, futuro, cielo…

Koldo Aldai
www.artegoxo.org

Fuente: http://www.feadulta.com

UNA MAÑANA DE SÁBADO EN LA SINAGOGA


“El Espíritu del Señor está sobre mí,

porque me ha ungido

para que dé la buena noticia a los pobres…”

(Lc 4,18-19)

 

Reconocí de inmediato las palabras de Isaías, pronunciadas con un inconfundible acento galileo por aquel rabbí para mí desconocido, pero cuya presencia había despertado enorme expectación en el pueblo.

 

Yo estaba también de paso en Nazaret, adonde no había vuelto desde que, años atrás, había marchado a Jerusalén. Fui allí enviado por mi padre, fervoroso fariseo, para que estudiara en una escuela rabínica y llegara a ser lo mismo que él: un especialista en la Ley. Su sueño era verme convertido en un maestro del saber, lo cual me daría según él una influencia y un prestigio que nunca alcanzaría por otros caminos.

 

Estaba pasando los mejores años de mi juventud dedicado a escudriñar las Escrituras y sometido a una disciplina que se me había ido volviendo cada vez más insoportable. No me pesaban tanto las horas de estudio como la sensación creciente de que las enseñanzas que recibía y trataba de asimilar, caían sobre mí como una carga agobiante que me asfixiaba.

 

Las discusiones entre nuestros maestros y sus interpretaciones de la Torah (613 preceptos, de ellos 248 mandamientos positivos y 365 prohibiciones…) eran tan enrevesadas, que yo tenía cada vez más la sensación de vivir oprimido bajo un yugo parecido a la esclavitud que vivieron nuestros padres en Egipto, y me sentía atrapado dentro de una red tejida con los hilos sutilísimos de disquisiciones y prescripciones.

 

Tanta angustia acumulada degeneró en una enfermedad y tuve que regresar a Séforis, mi pueblo natal; cuando estuve un poco mejor, mis padres me sugirieron que fuera a pasar unos días a Nazaret para que me distrajera en casa de unos parientes.

 

La situación en que me encontraba hizo que las palabras de Isaías que estaba leyendo aquel forastero llegaran hasta mí como una ráfaga de luz: si la tarea del Mesías esperado, pensé, iba a ser la de sanar, liberar y dar buenas noticias a los pobres ¿por qué vivíamos abrumados y ciegos, encerrados en los calabozos y prisiones que nosotros mismos nos construíamos?

 

Traté de imaginar lo que para mí sería una buena noticia: que alguien me hablara de un Dios que no exige sometimiento de siervos ni se complace en acumular sobre nosotros leyes, normas y obligaciones, un Dios que viene a nuestro encuentro a aligerarnos de cargas y a liberarnos de yugos; un Dios sanador de heridas y reparador de brechas; un Dios cuyos rasgos fueran aquellos con los que se reveló a nuestros Padres: el amor compasivo y fiel, el perdón y la gratuidad.

 

Cuando concluyó la lectura del fragmento que había elegido, el rabbíenrolló de nuevo el libro, se lo entregó al jefe de la sinagoga y se sentó.

 

Me di cuenta con sobresalto de que había omitido (¿voluntariamente?) las palabras sobre “la venganza de nuestro Dios”. Los demás debían haberlo notado también y esperaban expectantes, con los ojos fijos en él, la explicación que debía seguir. Y entonces él dijo lo que nadie entre los presentes hubiéramos esperado escuchar:

 

Hoy, en presencia vuestra, se ha cumplido toda esta Escritura.

 

Lo miré con asombro. ¿Qué significaba aquel hoy? ¿Se estaba atreviendo a proclamar que habían llegado los tiempos mesiánicos? ¿Se estaba presentando como portador de alegría y liberación ante aquellos de nosotros que nos reconociéramos pobres, ciegos y prisioneros?

 

Si era así ¿de dónde le venía aquella autoridad, aquella firmeza serena que daba a sus palabras la consistencia de la roca? Pero sobre todo ¿no estaba anunciándome en aquel preciso momento que el Dios que deseaba encontrar se estaba aproximando a mí, que estaba descendiendo con su luz hasta el abismo de tinieblas en que me encontraba?

 

Me sentía sobresaltado y confuso pero no tuve ocasión de seguir pensando: había murmullos entre los asistentes y una mujer comentó a mi lado a media voz:

 

¡Pero si es Jesús, el hijo de José y de María, mis vecinos!

 

Ante mi expresión de ignorancia, me explicó:

 

Hace un tiempo se marchó fuera y anda por ahí, sin domicilio fijo, rodeado de un grupo de desarrapados y anunciando la venida de no sé qué reino que está a punto de llegar…

 

Y finalmente murmuró con sorna:

 

 También dicen que cura enfermos y echa demonios, veremos si consigue hacerlo aquí también…

 

El tal Jesús había seguido hablando, pero apenas pude escuchar sus palabras finales porque se perdieron a causa del griterío: unos se habían puesto de pie vociferando y haciendo gestos de amenaza y los más furiosos se acercaron a él y, agarrándolo por los brazos, lo empujaron fuera de la sinagoga.

 

Bajé la escalera conteniendo el aliento, porque conocía la violencia del carácter galileo y me temía lo peor. Vi que lo tenían rodeado y sujeto y que, entre insultos, pretendían arrastrarle monte arriba, posiblemente para despeñarle desde lo alto. Pero, de pronto él sacudió los hombros con decisión e, inexplicablemente, los que le tenían agarrado lo soltaron y se fueron retirando mientras él, tranquilamente, caminaba entre ellos y se dirigía hacia una casa de la parte baja de la ladera que debía ser la suya.

 

No volví a verlo, pero en los días siguientes y mientras duró el revuelo, me enteré de muchos rumores que circulaban acerca de él. Las noticias de lo que hacía se divulgaban de boca en boca y mucha gente, sobrecogida, decía: “Un gran profeta ha surgido entre nosotros, Dios ha visitado a su pueblo” (Lc 7,16), y hablaban con admiración de los signos que realizaba, semejantes o mayores a los de algunos antiguos profetas.

 

Ahora ha pasado mucho tiempo y pertenezco al grupo de los que, después de su resurrección, seguimos empeñados en continuar haciendo, en memoria suya, lo mismo que él hizo: anunciar libertad a los cautivos y luz a los que viven en sombras y aprendiendo a ser como él portadores de la buena noticia. De aquella noticia que llegó hasta mí, inundándome de júbilo, una mañana de sábado en la sinagoga de un pueblo perdido llamado Nazaret.

 

Dolores Aleixandre

 Fuente: http://www.feadulta.com

FUNDACIÓN “BORDADO A MANO”: “NO TENEMOS DERECHO NI AL ESPACIO PÚBLICO”


Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP

 

Volvamos al contexto: Fundación “Bordado a mano” fue creada hace menos de un año, somos un grupo de expresidiarias, que a medida que recobramos la libertad, nos hemos venido agrupando poco a poco, en el re-encontrarnos fraternalmente y ayudarnos a sobre vivir en una sociedad y religión hostil.

Varias, somos madres cabeza de familia, con hijos pequeños, otras personas adultas mayores, buscando empleo, vivienda, educación, salud, paz y amor!

A través de la Fundación hemos logrado algún sustento, mediante pequeños contratos de trabajo como el ensamblaje de chapas, bisutería y bordados. A mediados de Diciembre esos contratos terminaron y nos hemos visto obligadas a ir a las calles y parques de la ciudad, a vender chicles. Ni eso, hemos podido.

No sabíamos que el espacio público, tenía dueño, y menos que lo habían loteado o parcelado, fue para nosotras una sorpresa, salir de la cárcel y darnos cuenta de ello.

Otros “desempleados”  nos impiden trabajar: “Ud. No puede estar aquí”, “Aquí trabajo yo”, “Este espacio es mio”, “Fuera de aquí”. Es poco más o menos el tratamiento que nos dan, sin mencionar  el maltrato, los golpes y palabras de fuerte calibre.

¿De quién es el espacio público? Sabemos que se lo apropiaron y quienes se lo apropiaron. ¿Por qué tenemos que pagar “vacuna” o cuota por trabajar?, este es otra parte, del problema al que nos tenemos que enfrentar.

Así nos tocó rebuscarnos para vivir, el mes de Diciembre y parte de Enero. Nos encontramos con compañeras que hace 8 años están libres, y no han conseguido un empleo digno, porque la sociedad y la religión, así lo quieren.

“Estuve en el Parque Bolivar, vendiendo chicles, con fatiga, mis pies cansados, mi garganta seca y un sol ardiente…” nos dice una de ellas.

“Estuve al otro lado, cuidando que no nos sacaran, yo llevaba la bisutería, mostrándola insertada en un palito…” dijo otra.

“Yo, miraba la situación de mis compañeras, las lágrimas y la rabia, no me dejaban, ni pensar para vender, los dulces…es una tentación volver  al trabajo ilegal…llegas a creerte que estaríamos mejor en la cárcel, que “libre” en esta cárcel de la sociedad-religión, que aunque es más grande, estás rechazada, marginada, donde reina el miedo y la injusticia”. Comenta otra compañera.

“Quieres vender minutos a celulares?”. “Al “patrón” le cuesta $70 pesos el minuto, se vende a $200 minuto, pagando los $70, quedan $130, de los cuales a ti se te pagaría $40”.

No des más explicaciones, no hagas más preguntas, para que puedas “Convivir”.

La sociedad y la religión, no son ajenas a esta situación, pero esto no es lo más grave. Lo más grave es; la indiferencia y el silencio de los buenos…!

E-MAIL: bordadoamano1@hotmail.com

Telefonos: 4-4187512

Medellín-Colombia

Remitido al e-mail

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: