LA CIENAGA DE LA PEDERASTIA


PARA LEER EL ARTICULO, ABRIR EL SIGUIENTE ENLACE:

 

c__Users_Fausrino_Faustinomail_ficheros_email_LA CIENAGA DE LA PEDERASTIA

Misiles ultras contra el Papa


El peligro que representa para la curia romana ha incrementado las difamaciones, bloqueos y silencios contra Francisco

Es evidente que hay una ola de conservadurismo ideológico a nivel mundial que lleva ya bastantes años extendiéndose. Pero ahora está ya manifestándose de un modo muy abierto y contundente, a cara descubierta y que no oculta su afán totalitario de desprecio total a otras ideologías o formas de pensar. En la Unión Europea, pese a sus normas programáticas y estatutarias basadas en derechos humanos y democracia, empezaron a expandirse esas ideas ultraconservadoras en países que habían sido dictaduras (de izquierdas) hacía poco y donde empezaron a saltar luces rojas que expresaban alarmas de derivas hacia dictaduras (de derechas). También se extienden a otros países.

El éxito de esa tendencia fue colocar en el poder a un antisistema lleno de tics autoritarios y alarmantes para la libertad como Donald Trump. Fue un aliento para todas esas corrientes crecientes en el mundo. Hoy ya en España, estas tendencias tienen mensajeros en esa misma línea. En el ámbito político es muy evidente y con gran respaldo mediático. Gran éxito de los que se proclaman “sin complejos”.

Actitudes y compromisos reformistas

A nivel de líderes globales, solo quedaba y queda como referencia de un mensaje opuesto a esos ultras, el papa Francisco. Llevaba un mes como pontífice en abril del 2013 y escribí un artículo expresando mi impacto por lo que en ese breve tiempo había expresado como actitudes: ‘Francisco o el valor de los gestos’. Fue y ha sido muy valiente en mostrar sus planteamientos de “humanidad, bondad, ternura, justicia, perdón”, palabras que reitera y que en nuestra civilización están cada vez más en desuso.

ENTRETODOS

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

ENVÍA TU CARTA

Pero ya se sabe lo que sucede con quienes tienen y afloran esas ideas, actitudes y compromisos reformistas frente a los que aspiran a mantener intocable una organización en toda su podredumbre. Son muy numerosas las personas (incluso muchos cristianos) que piensan que la curia romana era lo más parecido al comité central de un partido soviético. Su empeño en mantener lo que consideraban ‘sus’ esencias les hacía reaccionar contra quien quisiese alguna reforma (conmemoramos ahora los 50 años de la asfixia militar a las ideas de la primavera de Praga).

Pues bien, al papa Francisco le pusieron, desde el principio, palos en las ruedas, pero el peligro que representa para esa corte les ha hecho incrementar sus acciones con difamaciones, bloqueos, silencios y otras fórmulas. Recientemente un arzobispo ha osado a acusarle nada menos que de ¡encubridor de pederastia! Él, que está levantando la alfombra de esa mierda escatológica de la Iglesia, es acusado sin ninguna prueba, de lo contrario. ¡Qué infame! Pero todo se mueve así en el seno de esa curia podrida. Hay numerosas personas que se han alejado de la fe por los escándalos y actitudes de supuestos “representantes de Cristo en la Tierra,” (como ellos se llaman) y de seglares intolerantes y dogmáticos.

Numerosas personas se han alejado de la fe por las actitudes de supuestos “representantes de Cristo en la Tierra” (como ellos se llaman)

No creo que exista el cielo o el infierno, pero estoy seguro de que si este último existiese, estaría lleno de esos clérigos y otros fanáticos inhumanos. Igual que en la ‘Divina Comedia’ de Dante. Algunos laicos que conozco, miembros de la secta religiosa principal derechista, se refieren despectivamente a Francisco llamándole “El Papa peronista”. Eso sí, ellos son los que se dan fariseamente golpes de pecho y cuando pueden también se lo dan a sus “hermanos”.

Hace muy poco, el Papa tuvo que emplearse personalmente a fondo para cambiar el catecismo y declarar “inadmisible” la pena de muerte. Hace dos años, padeció una carta personal muy crítica de casi 300 sacerdotes retrógrados y varias de obispos. Y deben recordarse (están en internet) los varios mensajes contundentes del Papa denunciando delante de ellos “las 15 enfermedades de la curia” (7 de enero de 2015), las “resistencias maliciosas” a sus reformas (22-12-2016) o también refiriéndose a “las intrigas y traidores” internos. (22-12-2016). Más elocuente, no puede ser.

La situación en España

En España, junto a varios obispos que critican en privado al Papa, muchos otros callan. No se oyen voces de defensa de su jefe en Roma ante los ataques internos. Quienes van a misa ninguno escucha mensajes en la misma línea de los valores que subraya Francisco y en ningún templo resuenan en homilías voces firmes de condena y petición de perdón por la pederastia, escándalo mundial y también hispano.

Acaso se fue Francisco a vivir fuera del Vaticano, no solo por representar otro estilo de vida más conforme con el espíritu del santo cuyo nombre adoptó, sino por el riesgo de ser asesinado por los ‘suyos’. Hay precedentes…

La iglesia clerical en busca de su alma


(Dreamstime / Elena Ray)

Es difícil encontrar las palabras para capturar lo que siento cuando se revela el informe de la investigación de 18 meses de abuso sexual por sacerdotes católicos en Pensilvania. El número de sacerdotes, más de 300, y el número de niños abusados, más de 1,000, es asombroso.

En los testimonios de las víctimas, uno siente el dolor y la vergüenza incluso muchos años después. La magnitud de la violación es difícil de imaginar cuando la víctima ve al abusador como un representante de Dios.

El abuso es horrible Sentí que quería llevar a las víctimas a la oración y elegí la práctica contemplativa de Tonglen tan bellamente enseñada por Pema Chodron. Participando en esta práctica, traté de respirar en la sensación de su dolor. Experimenté la pesadez de una roca presionada contra mi pecho; oscuridad por todos lados; rigidez de mi cuerpo; arrinconado sin escapatoria Entonces me imaginé los regalos que sentí que necesitaban. Exhalé la imagen de una madre acunando a su bebé con amor incondicional; un campo lleno de flores silvestres creando un espacio seguro para que jueguen; y un suave abrazo de curación del Misterio Divino. Respira en el dolor. Respire los regalos .

Mientras reflexionaba sobre todo esto, algo más trataba de surgir dentro de mí y no me dejaba. Al principio, era enojo por el abuso de poder en la iglesia. El poder cuando se ejerce a través de la lente de un sistema jerárquico clasifica a las personas de acuerdo con la importancia relativa. Los que se consideran más importantes a menudo dominan a los que se consideran menores, lo que les exige hacer cosas que no elegirían hacer.

Los dominados saben que serán castigados o sufrirán graves consecuencias si no cumplen. Durante demasiados siglos, el complemento de tal visión del mundo ha sido la creencia de que los hombres tienen el poder y las mujeres están en gran parte excluidas de él y deben ser sumisas a los hombres. Ambos están operativos en la Iglesia Católica.

Luego, mi enojo se profundizó cuando pensé en cómo estas suposiciones sobre la inferioridad de las mujeres se han acoplado peligrosamente dentro de la iglesia oficial en términos de sus enseñanzas sobre la sexualidad.

El objetivo principal de las relaciones sexuales siempre comprendidas dentro del matrimonio era asegurar la continuación de la especie y el linaje masculino. La mujer debía someterse a las demandas sexuales de su marido sin ninguna duda. Esta integración de suposiciones, valores, creencias y comportamientos conscientes e inconscientes creó una posición insostenible para muchos católicos, y especialmente para las mujeres.

Dadas las ideas de la psicología contemporánea, la teología, la ciencia y la espiritualidad, muchas mujeres se niegan a ser vistas como inferiores a los hombres o sumisas al poder masculino. Entienden la belleza de la propia sexualidad y saben que son tan capaces como los hombres para tomar decisiones y actuar como agentes morales, especialmente cuando se trata de decisiones relacionadas con su sexualidad. Estas mujeres comprenden el poder de estar en una relación y actuar dentro de una comunidad, especialmente cuando toman decisiones críticas.

Al principio, estos pensamientos parecían tan enredados, y aún cuando leí una vez más sobre el abuso de niños por sacerdotes, sé que todo está relacionado. Comprensión enfermiza del propio cuerpo, la sexualidad de uno; poder y superioridad masculina; y la creencia de que las mujeres son menos que los hombres están todas entrelazadas.

Reconocí que, aunque se han establecido ciertas políticas y procedimientos para evitar que ocurra un abuso tan horrendo, eso no necesariamente transforma la visión del mundo o la conciencia que permite y permite tal comportamiento. Eso solo viene con gracia y oración.

Decidí traer a todo el clero masculino jerárquico como un colectivo para mi práctica de Tonglen.

Al principio, fue difícil verlos como víctimas. Pero luego los vi como víctimas de un orden diferente.

Me imaginé a los clérigos masculinos e intenté respirar el dolor que esa cosmovisión inflinge en sus víctimas. Sentí la estrecha constricción de mi garganta; el peso de siglos presionando hacia abajo; calambres estomacales que combaten miedos internos; la oscuridad me envuelve

Luego intenté imaginar qué regalos se necesitaban. Exhalé las imágenes de cadenas cayendo que les han unido esta cosmovisión; Pentecostés abre las mentes y los corazones para ver de nuevas maneras; una humildad que invita a una profunda postración pidiendo perdón y señalando la transformación; y un valor para soltar todas las trampas privilegiadas. Respira en el dolor. Respire los regalos.

Siento que haré esta práctica más de una vez. Creo que al hacer esta práctica y enviar regalos de transformación a los miembros del clero de nuestra iglesia, algo se transformará en ellos y en mí también.

Creo que la iglesia clerical está en busca de su alma. También recuerdo algo que siempre se dice: la iglesia es humana. Tal vez este escándalo nos ayude a reclamar nuestra humanidad como la iglesia, el pueblo de Dios, invitándonos a todos a reimaginar cómo vivir en nuestro futuro.

[Nancy Sylvester es fundadora y directora del Instituto de Contemplación y Diálogo Comunal . Ella sirvió en el liderazgo de su propia comunidad religiosa, las Hermanas Siervas del Inmaculado Corazón de María, Monroe, Michigan , así como en la presidencia de la Conferencia de Líderes de Mujeres Religiosas. Antes de eso, ella era la coordinadora nacional de Network, el lobby católico de justicia social.]

https://www.globalsistersreport.org/column/contemplate/spirituality/clerical-church-search-its-soul-55322

38 CONGRESO DE TEOLOGÍA MÍSTICA Y LIBERACIÓN. DISCURSO DE APERTURA. JUAN JOSE TAMAYO


 

Madrid, 7-9 de septiembre de 2018

Hacia una mística de ojos abiertos, corazón solidario y amor políticamente eficaz  

Juan José Tamayo

Secretario General de la Asociación de Teólogas y Teólogos Juan XXIII  y director de la Cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones “Ignacio Ellacuría”, de la Universidad Carlos III de Madrid

          Inauguramos hoy un nuevo Congreso de Teología, ¡el 38!, con un tema que no habíamos tratado hasta ahora: “Mística y liberación”. Su celebración coincide –y no es causal- con el centenario del nacimiento de Raimon Panikkar, místico itinerante, que supo aunar en su vida y su pensamiento ambas dimensiones con una extraordinaria coherencia y conciliar en su persona experiencias místicas de diferentes religiones: judía, cristiana, hinduista, budista, y la mística secular. Coincide también con el 90 aniversario de teólogas y teólogos que brillaron con luz propia, vivieron y pensaron la mística no como evasión y huida de la historia, sino en el corazón de la realidad con todas sus contradicciones.

Me refiero a Gustavo Gutiérrez, para quien el método de la teología de la liberación es la espiritualidad; a Johan Baptist Metz, que propone una “mística de ojos abiertos”, que lleva a con-sufrir, a sufrir con el dolor de los demás; a Pedro Casaldàliga, que vive la mística en el bien decir estético de su poesía, en el compromiso con los pobres de la tierra y en defensa de los derechos de las comunidades indígenas y afrodescendientes; a Hans Küng, ejemplo de mística interreligiosa que conduce al diálogo simétrico de religiones, espiritualidades y saberes; a Dorothee Sölle (1929-2003), que supo compaginar en su vida y su teología armónicamente mística y feminismo desde la resistencia.

Este año es también el ochenta aniversario del nacimiento Leonardo Boff, que definió a los cristianos y cristianas como “contemplativos en la liberación”, y de Jon  Sobrino, testigo de la mística vivida en torno al martirio y de la “liberación con espíritu”, convencido como está de que “sin práctica, el espíritu permanece vago, indiferenciado, muchas veces alienante”.

Todos ellos y ellas han hecho realidad la conocida afirmación de Karl Rahner: “El piadoso de mañana o bien será un ‘místico’, una persona que ha ‘experimentado’ algo o no será nada”[1].

Pero llegados aquí surgen no pocas preguntas Hace cerca de 40 años Gustavo Gutiérrez se preguntaba en su libro La fuerza histórica de los pobres si tenía sentido seguir haciendo teología en un mundo de miseria y opresión, si la tarea más urgente no era más de orden social y político que teológica, si se justificaba dedicarle tiempo y energía a la teología en las condiciones de urgencia que vivía América Latina y si los teólogos no estarían dejándose llevar más por la inercia de una formación teológica que por las necesidades reales de un pueblo que lucha por su liberación.

Yo me planteo y os planteo similares preguntas, en este caso en relación con la mística. ¿Tiene sentido dedicar un congreso de teología a “Mística y liberación” en tiempos de secularización, de crisis de Dios y de fundamentalismos? ¿Se trata de la búsqueda de una “nueva espiritualidad”  o, más bien, de una especie de “tapa-agujeros” en una época post-religiosa?

A la vista de tamañas situaciones de injusticia estructural, del crecimiento de la desigualdad, de las agresiones contra la tierra, contra los pueblos originarios, contra las mujeres, contra la memoria histórica: feminicidios, ecocidios, epistemicidios, genocidios, biocidios, memoricidio, ¿se puede seguir hablando de mística con un discurso que no sea alienante y con unas prácticas religiosas que no sean estériesl?

La pregunta se torna más urgente y radical todavía tras las dramáticas imágenes que vemos a diario en televisión de personas migrantes, refugiadas y desplazadas que quieren llegan a nuestras costas o saltar las vallas con concertinas y mueren en el intento por la insolidaridad de la Europa llamada “cristiana”. O, tras la visita que hice en días pasados, con profundo respeto y veneración, a la Casa Museo de la Memoria de Medellín, donde he visto las estremecedoras imágenes que representan a las 8.731.000 víctimas (oficiales, las reales son muchas más) del conflicto colombiano. Son víctimas de masacres, desapariciones forzosas, violencia sexual, amenazas múltiples, homicidios, reclutamientos forzosos, desplazamientos forzosos, torturas, despojo de bienes, separaciones familiares, etc.

Tras la Segunda Guerra Mundial, el Holocausto y el Mal Absoluto que fue el nazismo, Theodor Adorno osó afirmar: “No se puede escribir poesía después de Auschwitz”. ¿Podemos hacer la misma afirmación hoy en relación con la mística?

La mística ha sido presentada como un fenómeno prelógico, prerracional e incluso antiintelectual y antirracional, como si se moviera en la esfera puramente emocional y pasiva. Sin embargo, los más recientes estudios interdisciplinares parecen desmentirlo y muestran que la mística compagina sin especial dificultad el intelecto y la afectividad, la razón y la sensibilidad, la experiencia y la reflexión, la facultad de pensar y la de amar, la teoría y la práctica transformadora. La filósofa María Zambrano considera la experiencia mística como experiencia antropológica fundamental.

Si otrora se ponía el acento en el carácter ahistórico, desencarnado, puramente celeste y angelical de la mística, hoy se subraya su dimensión histórica. La mística tiene mucho de sueño y se mueve en el mundo de la imaginación, es verdad, pero el sueño y la imaginación están cargados de utopía. Y, como dice Walter Benjamin, la utopía “forma parte de la historia”, se ubica en el corazón mismo de la historia, mas no para acomodarse a los ritmos que impone el orden establecido, sino para subvertirlo desde sus cimientos, no para quedarse a ras de suelo sino para ir a la profundidad.

A la mística se la ha acusado de huir de la realidad como de la quema y de recluirse en la soledad y la pasividad de la contemplación por miedo a mancharse las manos en la acción. Pero eso es desmentido por los propios místicos y místicas como la carmelita descalza Cristina Kauffmann, para quien la  mística “es el dinamismo interno de toda actividad solidaria y creativa del cristiano. Crea personas de incansable entrega a los demás, de capacidad de transformación de las relaciones interpersonales”.

Los místicos y las místicas aparecen, a los ojos de la gente, como personas excéntricas, pacatas, conformistas, integradas en el sistema. Sin embargo, su vida se encarga de falsar esa imagen. En realidad se comportan con gran libertad de espíritu y con un acusado sentido crítico. Son personas desinstaladas, con frecuencia comprometidas en la reforma de las instituciones religiosas y políticas, y con capacidad de desestabilizar el sistema, tanto religioso como político.

Por eso resultan la mayoría de las veces incómodas para el poder que no puede controlarlos y son sospechosas de heterodoxia, de rebeldía y de dudosa moralidad. Ello explica que sean sometidas a todo tipo de controles de ortodoxia por parte de los inquisidores, de control de fidelidad institucional por parte de los jerarcas y de control de integridad moral por parte de los cancerberos de la moralidad. Y no cabe extrañarse porque así ha sido siempre.

Baste recordar a figuras místicas relevantes del cristianismo y del islam: Juan de la Cruz, el Maestro Eckhart, Margarita Porete, Teresa de Jesús, Rumi e Ibn Arabi, entre otros.

Este Congreso, que seguirá la estela de nuestros maestros y maestras aquí citados, pretende responder a esta pregunta con toda honestidad desde una perspectiva liberadora. Comenzaremos con una reflexión sobre la mística y la política para mostrar que la relación entre ambas no es arbitraria, ni oportunista, sino intrínseca a las religiones y muy especialmente a la judía y la cristiana. En la tradición bíblica uno de los nombres de Dios es “Justicia”, como afirma el profeta Jeremías: “Este es el nombre con el que lo llamarán: ‘Yahvé, nuestra Justicia” (Jr 23,6).

La justicia no es solo un tema político o jurídico; es también teológico. Es una característica irrenunciable del Dios de la Biblia que se revela en la historia y en la naturaleza por vía de liberación. Dios hace justicia a las víctimas y es defensor de la dignidad y de los derechos la naturaleza, quizá la víctima más maltratada de todas ellas. Hablar de Dios y preguntar por Dios y hablar de la justicia y preguntarse por la justicia son discursos e interrogantes interrelacionados.

Coincido con Metz en que el cristianismo, ha sido históricamente una religión más sensible al pecado que al dolor de las víctimas. Es necesario invertir las prioridades: el dolor antes que el pecado o, por mejor decir, el dolor causado por el pecado de causar víctimas y de olvidarse de ellas. No hay más que abrir el Evangelio, la primera biografía del cristianismo, para comprobarlo en la persona de Jesús de Nazaret, el Cristo liberador, indignado por las injusticias y compasivo con quienes las padecen en su propia carne, y estas hoy no son excepción, sino la regla general en esta “cultura del descarte”, a la que se refiere críticamente el papa Francisco.

El cristianismo es una religión mística no solo como experiencia espiritual, sino como experiencia política. Es “la mística de ojos abiertos” de la que habla Metz, no una mística sin rostro, sino buscadora de rostros, de los rostros de las personas y colectivos humanos doloridos y sufrientes. Una mística que tiene su fundamento en la autoridad de las víctimas, y su fuerza en la compasión, caracterizada por el hambre y la sed de justicia.

Una mística inconformista y no evasiva de la realidad, que tiene una dimensión crítico-pública e incide directamente en la vida política al servicio del bien común. Una mística, en palabras del teólogo alemán J. B. Metz, “de los ojos abiertos, que nos hacen volver a sufrir por el dolor de los demás: los que nos instan a sublevarnos contra el sin sentido del dolor inocente e injusto; los que suscitan en nosotros hambre y sed de justicia, de una justicia para todos”.

Una mística en fin, política, de amor eficaz político, que es inseparable de la revolución, como dijera y practicara Camilo Torres:

“La revolución no solamente es permitida sino obligatoria para los cristianos que vean en ella la única manera eficaz y amplia de realizar el amor para todos… La revolución…, es la forma de lograr un gobierno que dé de comer al hambriento, vista al desnudo, enseñe al que no sabe, cumpla con las obras de caridad, de amor al prójimo, no solamente en forma ocasional y transitoria, no solamente para unos pocos, sino para la mayoría de nuestros prójimos” (“Mensaje a los Cristianos”, Periódico Frente Unido, n. 1º, Bogotá, 1965, p. 3).

Tras el análisis de la relación entre mística y política, presentaremos la mística como elemento fundamental de las religiones y como un camino necesario para la superación de los fundamentalismos, que constituyen hoy una de las más graves patologías de las religiones. Dedicaremos una conferencia al sufismo, expresión más depurada y auténtica de la experiencia religiosa del islam. Como acabo de afirmar, la mística es inseparable de la lucha por la justicia. En esa dirección van las reflexiones sobre la aportación del silencio a la lucha por la justicia, la espiritualidad en la juventud trabajadora y la experiencia de la pensadora francesa Simone Weil, ejemplo de intelectual compasiva y de mística solidaria con los sectores más vulnerables de la sociedad. Ella misma vivió la experiencia mística trabajando en cadena en una fábrica de coches.

La mística no es uniforme, sino que se caracteriza por un amplio pluralismo. No podemos analizar todas sus manifestaciones. Hemos elegido dos: la oriental y la cristiana en sus diferentes épocas. Terminaremos con la propuesta de una mística en perspectiva feminista, integradora de las diferentes experiencias religiosas y laicas, que responda a los desafíos de nuestro tiempo, compagine teoría y práctica liberadoras, trabaje por la justicia y contribuya a construir una sociedad fraterno–sororal y una comunidad eco-humana sin exclusiones.

Los temas serán tratados desde diferentes disciplinas vinculándolos con las prácticas de liberación en las que estamos comprometidos y con los movimientos sociales en los que participamos. Es, por tanto, un Congreso abierto a las personas y colectivos interesados en la propuesta de un nuevo paradigma religioso que puede aportar horizontes liberadores a nuestra sociedad.

Termino con la pregunta que vengo planteando desde el principio: ¿es posible hablar de mística hoy? Sí, pero con una condición? Ponerse del lado de las víctimas que generan los diferentes sistemas de dominación: capitalismo, patriarcado, colonialismo, terrorismo global, racismo, fundamentalismos, depredación de la naturaleza,  xenofobia, aporofobia; de las víctimas de todo tipo que causan las propias religiones que incluso mandan matar en nombre de Dios, lo que supone convertir a Dios en un asesino, como dijera José Saramago. Y optar las personas y los colectivos empobrecidos, como lo hizo la Asamblea del Episcopado Latinoamericano celebrada en la ciudad colombiana de Medellín hace cincuenta años.

Muchas gracias

[1][1] Tomo la cita de Johan Baptist Metz, Por una mística de ojos abiertos. Cuando irrumpe la espiritualidad, Herder, Barcelona, 2013, p. 182.

REMITIDO AL E-MAIL

Amenazan con “aymarazo” si dan reparación millonaria a minera Bear Creek


 Imprimir articulo    Exportar a PDF

Patricio Illacutipa, Presidente del "FREDERNAMA-Sur de Puno" (Foto: Pachamama Radio)Patricio Illacutipa, Presidente del “FREDERNAMA-Sur de Puno” (Foto: Pachamama Radio)

Líderes indígenas de la región Puno amenazan con “segundo aymarazo” si el Estado Peruano repara millonariamente a empresa minera Bear Creek.

Servindi, 7 de setiembre, 2018.- El Proyecto de Ley 03121-2017- PE, que solicita el pago de 103 millones de soles a la empresa minera Bear Creek Mining Corporation por el concepto de reparación civil como consecuencia del aymarazo del año 2011, fue suspendido.

A pesar de ello, Carlos Oliva Neyra titular del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), advirtió que de no pagar la deuda los intereses se incrementarán.

“El tribunal del CIADI ordenó pagar a Bear Creek 18.2 millones de dólares y 6 millones de los costos de los abogados”, expresó.

“Sin embargo, el laudo dice también que tenemos que reconocer los intereses desde el momento en que se hizo la expropiación (2011). Estos intereses acumulan desde entonces 8 millones dólares; solo por no pagar el laudo. Cada mes se acumula una deuda de 100 mil dólares”, agregó también el ministro.

Ante este hecho, el dirigente aymara Patricio Illacutipa amenazó con realizar un segundo “aymarazo”, en caso de aprobarse esta ley que considera injusta.

Patricio Illacutipa, presidente del Frente de Defensa de los Recursos Naturales de la provincia de la zona sur – Puno, dijo que el pueblo ayamara está indignado por este Proyecto de Ley.

“Como pueblo, ya nos estamos organizando para un segundo ‘aymarazo’, solo estamos a la espera de una respuesta del congreso. No puede ser que el Estado Peruano haya perdido esta demanda”, sentenció Illacutipa.

“Para que el proyecto Santa Ana ingrese a la localidad, debía cumplir adecuadamente la consulta previa, pero no fue así, por ende hubieron irregularidades”, añadió.

Además, Illacutipa considera que la empresa minera debería de pagarle al pueblo aymara por concepto de reparación civil; pues durante los 45 días del aymarazo, hubieron grandes pérdidas agrícolas, principal sustento económico en la zona.

“Durante esos 45 días no se cosechó nada, nosotros vivimos de la agricultura, de la ganadería, del comercio, y hubo pérdidas millonarias. Nosotros no deberíamos de pagar, ellos tendrían que pagarnos a nosotros”, pronunció finalmente el dirigente aymara.

Durante esos 45 días no se cosechó nada, nosotros vivimos de la agricultura, de la ganadería, del comercio, y hubo pérdidas millonarias. Nosotros no deberíamos de pagar, ellos tendrían que pagarnos a nosotros

Por su parte el congresista Alberto Quintanilla, mencionó que el proyecto de ley es una modalidad delictiva, “nosotros estamos en contra de este pago, en el 2017 nos enteramos que esta empresa minera violó el convenio 169, no hizo consulta ciudadana. En las próximas horas tendremos una respuesta a este controvertido proyecto”, agregó.

Para recordar:

El “aymarazo” fue un conflicto socio-ambiental que llevó a muchos pobladores de la región Puno a protestar y movilizarse en contra del proyecto minero Santa Ana en el año 2011.

—-
Con información de Servicio Educativos Rurales (SER): http://www.noticiasser.pe/puno/dirigente-amenaza-con-un-segundo-aymarazo-si-el-estado-peruano-repara-beer-creek

Los teólogos latinoamericanos, con el Papa: “Tu propuesta de una Iglesia pobre para los pobres es también nuestro compromiso”


02 de Setiembre de 2018

[Por: Óscar Elizalde Prada | Vida Nueva Digital]

Los participantes del III Congreso Continental de Teología Latinoamericana y Caribeña que concluyó este domingo 2 de septiembre, en San Salvador, han enviado una carta al papa Francisco para hacerle sentir su “cercanía” y “apoyo” frente a la “dura prueba” que representan las recientes acusaciones recibidas, así como las resistencias a la reforma de la Iglesia.

 

“Tu propuesta de una Iglesia pobre para los pobres es también nuestra búsqueda y compromiso”, dicen los teólogos que firman la carta, entre quienes se encuentran algunos ampliamente reconocidos por su aporte a la Conferencia de Medellín y a la teología de la liberación (ver la foto abajo).

lo Richard, Leonardo Boff y Juan Hernández Pico / Amerindia

50 años de Medellín

 

En total, 677 hombres y mujeres, entre laicos, religiosos, sacerdotes y tres obispos, de 27 países, se reunieron durante cuatro días para reflexionar sobre “los clamores de los pobres y de la tierra” que interpelan a la Iglesia latinoamericana y caribeña, al cumplirse 50 años de la Conferencia de Medellín.

 

El evento, organizado por la red Amerindia y por la Maestría en Teología Latinoamericana de la Universidad Centroamericana ‘José Simeón Cañas’, de El Salvador, convocó a reconocidos teólogos del continente de la primera, segunda y hasta tercera generación, como Marcelo Barros, Cecilio de Lora –testigo de Medellín–, Maria Clara Bingemer, Cesar Kuzma, Pablo Bonavía, Rodolfo Cardenal, Francisco Aquino Junior, Martha Zechmeister, Carlos Schickendantz, Paola Polo, Manoel Godoy, Socorro Martínez, Francisco Bosch, Ignacio Madera, María Cristina Ventura, Afonso Murad, Alejandro Ortiz, Isabel Corpas, María Pilar Aquino, Juan Hernández Pico, Geraldina Céspedes y Elio Gasda, entre muchos otros.

 

Francisco, hijo genuino de Medellín

 

“En estos tiempos de celebración de los 50 años de Medellín, bajo el faro potente del Vaticano II y el gran movimiento que concibió esta segunda Conferencia –le dicen los teólogos al Papa en la misiva– emerges como un genuino hijo de esta Iglesia”.

 

Además, reconocen su difícil misión como obispo de Roma: “Sabemos que tu fidelidad evangélica implica discernimiento y el coraje de la denuncia profética, abrazo entrañable a los desheredados de la tierra y víctimas de la crueldad humana, dentro y fuera de la Iglesia”.

 

Profecía y martirio

 

Inspirados en el testimonio profético de los mártires salvadoreños, entre los que se encuentran monseñor Romero –próximamente canonizado– y los jesuitas de la UCA, quienes dieron su vida “como consecuencia del seguimiento de Cristo en la búsqueda de la justicia y la opción preferencial por los pobres”, los teólogos latinoamericanos animan a Bergolio a mantener su talante profético-martirial, “semilla de vida y esperanza”,  en esta “hora tuya”. Además, añaden, “somos conscientes que una nueva primavera está despuntando en la Iglesia y acontece en la complejidad de los procesos transformadores.

 

La carta termina con una manifestación de comunión y solidaridad: “Como hijas e hijos, hermanas y hermanos, te acompañamos plenamente y asumimos la corresponsabilidad que esto representa, pidiendo puedas llevar adelante la obra que Dios te confía”.

 

Publicado en: http://www.vidanuevadigital.com/2018/09/03/mas-de-600-teologos-latinoamericanos-apoyan-a-francisco-tu-propuesta-de-una-iglesia-pobre-para-los-pobres-es-tambien-nuestra-busqueda-y-compromiso/

Ultraconservadores del Vaticano arremeten contra cardenales cercanos al papa Francisco


cofri

El arzobispo Carlo María Viganó, que trató al Papa de mentiroso y le pidió la renuncia, desatando una grave crisis en la Iglesia y mostrando una guerra civil entre la mayoría ultra conservadora en EE.UU. y el Pontífice, acusó también a dos importantes cardenales vecinos al Papa argentino, que ahora bailan en la cuerda floja.

Se trata del arzobispo de Washington, Donald Wuerl, y el prefecto del flamante nuevo dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, Kevin Farrel, uno de los más estratégicos “ministros” de la Curia Romana, el gobierno central de la Iglesia.

Una fuerte conspiración para hacer caer a Jorge Bergoglio de su pontificado, tiene su centro en los tradicionalistas norteamericanos, que están usando al ex nuncio apostólico (embajador del Papa) en Washington, como punta de lanza de una ofensiva cada vez más grave contra Francisco, que está dividiendo en profundidad a la Iglesia mundial.

Esta vez no es la permanente contestación doctrinal al obispo de Roma, considerado un tercermundista anticapitalista por la conjura ultraderechista, sino los escándalos de abusos sexuales de curas a menores y la conducta del ex arzobispo de Washington y ex cardenal, Theodore McCarrick, de 88 años.

http://www.radionacional.gob.sv/2018/09/06/ultraconservadores-del-vaticano-arremeten-contra-cardenales-cercanos-al-papa-francisco/

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: