Elisabetta Piqué: “El G8 es la prueba de un papado de consulta, por primera vez no es una monarquía absoluta”


Elisabetta Piqué, autora de “Francisco. Vida y revolución” (La Esfera)

La vaticanista de La Nación publica “Francisco. Vida y revolución” (La Esfera)

“Incluso muchos de los que le votaron no se esperaban tanta radicalidad en este papa”

Jesús Bastante, 17 de febrero de 2014 a las 09:50

 El vaticanista se ha quedado descolocado, pero mi panadera y mi quiosquero lo entienden de forma inmediata cuando le escuchan un miércoles o un domingo

(Jesús Bastante).- Elisabetta Piqué es vaticanista del diario “La Nación”. Amiga deJorge Bergoglio, fue la única periodista -junto a José Manuel Vidal- que adelantó la posibilidad de que el arzobispo de Buenos Aires fuera elegido Papa. Un año después, lanza “Francisco. Vida y revolución” que edita La Esfera. Unos cambios que, en su opinión, “ya los hizo. Él está hablando y el futuro es que le sigan los miembros de una Iglesia que está dejando de imponer con reglas y empezando a debatir temas que se habían tomado por tabú”.

Esta entrevista se realiza el 11 de febrero, un año después de la histórica renuncia de Benedicto XVI. ¿Dónde estabas ese día?

-Me acuerdo muy bien. Estaba con otros periodistas de la Asociación de Prensa Extranjera Italiana. Estábamos pendientes de las elecciones italianas, entrevistando a un ex senador. Y de repente vimos esta noticia en la pantalla, dejamos de lado al ex senador, que lo entendió, y fuimos corriendo hacia el Vaticano, a esa famosa Conferencia de Prensa que dio más tarde el padre Lombardi. Queríamos entender esta renuncia:¡la primera de un papa en seiscientos años! Y la que daría paso a lo que yo he llamado en mi libro la revolución. Con enorme valentía, Benedicto dijo “hasta aquí llego”. De alguna forma, pateó el tablero. El papa seguía vivo y el cónclave iba a ser atípico.
Fue una decisión lúcida y meditada, y Lombardi ese once de febrero recordó que en el libro-entrevista que le habían hecho Benedicto ya había declarado que, llegado el punto de no disponer de la fuerza ni de la capacidad, no sólo es un derecho, sino un deber que un papa renuncie.

-Yo imagino esa Rueda de Prensa en Roma y por mucho que a algunos no les pillara de sorpresa, la sensación que tuvisteis que tener los periodistas allí tuvo que ser un desconcierto total, mientras Lombardi trataba de explicar…

-De lo que nos dimos cuenta es de que no había respuestas definidas cuando preguntamos cómo iba a llamarse entonces Benedicto, dónde iba a vivir o cómo iba a vestirse. Todo eso se fue determinando los días de después. Lo único que podía decir Lombardi es que la renuncia estaba prevista y contemplada por el Código Canónico. Y poco más.
Ese once de febrero es una de las fechas marcadas en rojo por el periodismo, que también rotuló la humildad del gesto de Benedicto y el sentimiento antiitaliano del cónclave, comenzado tras un año catastrófico para Italia: Vatileaks, el mayordomo…Un Vaticano al mejor estilo Dan Brown. Haciendo la novela realidad.
En consecuencia, en el cónclave el lavado de dinero, la reforma, etc, iban a estar a flor de piel. Los cardenales de otros países se habían dado cuenta, además, de que todo lo descubierto con el Vatileaks había sido muy de curia, muy italiano, y que entonces había que dar un golpe de timón.

-¿Tú crees que Ratzinger pensaba que se iba a montar la que se montó? Que se iba a volver a entrar en la Sixtina para nombrar papa a un “hombre del fin del mundo”…

-No lo sé. Algunos dicen que el delfín del papa era Scola, ratzingueriano de hierro, como su “Espíritu Santo”. Habría sido el candidato si no se hubiera buscado un cambio. Hace poco le preguntaron también en la presentación de un libro al cardenal de Wenstminster y lo admitió: “No esperábamos un aire tan fresco“. Incluso muchos de los que le votaron no se esperaban tanta radicalidad en este papa.

-Y todavía estamos a las puertas, pues en un año no se pueden tomar decisiones de gran calado. Queda mucho “gobierno de lo inesperado”… Francisco sí parece que tiene el tesón necesario y el respaldo de la gente para llevarlo a cabo.

-Ya ha habido mucho y muy importante: el G8 es un papado de consulta, por primera vez no una monarquía absoluta. Las comisiones con las que quiere limpiar y transformar el Vaticano, incluida su banca. Todas estas acciones unidas al mensaje diario que está dando, de creencia en una Iglesia de pastor que acompañe, de “curas con olor a oveja” y sin obsesiones por las reglas. Eso es impresionante.

-Estos cambios enormes además están haciendo que los más alejados de la doctrina sientan que es más fácil ahora hablar del papa y de la Iglesia en los entornos más descreídos, más laicos, porque incluso en ellos está todo el mundo pendiente, curioso antes este papa. ¿Estás de acuerdo?

-Completamente. Es un papa que entiende la gente común gracias a su lenguaje simple. Yo a este fenómeno de Francisco lo llamo “el escándalo de la normalidad”. Rompiendo los esquemas que ha roto, el vaticanista se ha quedado descolocado, pero mi panadera y mi quiosquero lo entienden de forma inmediata cuando le escuchan un miércoles o un domingo.

-La curia de la Iglesia, que lleva tanto tiempo funcionando de forma determinadamente piramidal, tiene que empezar a entender el Evangelio sin tanta mediación. ¿Crees que es un gran choque? ¿Hay resistencias en la organización respecto a estos cambios?

-Él habla de que “poder es servicio” de una manera universal y rechaza al “obispo-príncipe”. Es un mensaje de conversión, de reforma moral, de “basta de mundanidad”, que además no es sólo un mensaje sino una lección, porque primero lo pone en práctica siendo el papa que anda en un Ford o un Fiat por Brasil. También en el Vaticano se están empezando a ver menos Mercedes. Con el papa Francisco se han dado cuenta…En las tiendas eclesiásticas te cuenta que han bajado las ventas. Que el oro ya no está tan de moda y ahora se prefiere al menos lo plateado…Porque el papa está llamando a la austeridad, a sus cardenales en sus cartas y a cualquier persona con su comportamiento.

-¿Qué esperas de este Consistorio, de sus decisiones efectivas, de la reunión de los cardenales de todo el mundo, de lo que pueda pasar?

-Se habla de que quizá algunos dicasterios se unifiquen.

-¿Ve posible lo de que una mujer presida?

-¿Por qué no? Si se habla desde hace mucho tiempo como se habla de una curia menos burocrática. Si esto ha cambiado en el papado y en los episcopados de todo el mundo, ¿por qué no esperar un cambio en la composición de los dicasterios?

-¿Por qué crees que fue elegido Bergoglio?

-Por lo que he dicho antes: reinaba este clima antiitaliano y él era una figura conocida por sus documentos y por el anterior cónclave, el de 2005, donde fue el segundo más votado. En el discurso que supimos que hizo el siete de marzo en las jornadas de antes del cónclave ya dijo que la Iglesia tenía que abrirse a las periferias y no encerrarse en sus manchas. Este discursó fulguró a los demás cardenales.
En el otro cónclave, tras el extraordinario papado de Juan Pablo II y su luto, el candidato lógico era el decano cardenalicio: Ratzinger. Fue quien lideró el cónclave y el precónclave. En éste, en los medios (que de momento no elegimos al papa) se hablaba de Scola, pero ni los italianos le apoyaban. Ya habías tenido un papa muy teólogo, muy intelectual. Y Francisco hablaba fácil, así que convenció. Los votos confluyeron siguiendo esta línea.

-En el libro cuentas que fue elegido por muchos más votos que Ratzinger.

-Cerca de los noventa votos. Y fueron ciento quince.

-Tú has tratado con Bergoglio antes de que fuera papa. ¿Cómo cambia la relación cuando un conocido accede a ese cargo?

-Bueno, como cuento en el libro -y eso habla maravillas sobre una persona como Francisco-, lo más sorprendente es que al día siguiente él me llamó. Es el papa, pero sigue felicitando los cumpleaños a sus amigos… Por eso destaco en el libro esta normalidad. Siempre le dijo su padre aquello de “no te la creas” y más allá de ser un líder de la Iglesia Católica mundial -están haciendo cola todos los jefes de Estado para ir a verle-, se siente un cura y trata de seguir siendo una persona normal que agarra un teléfono, te llama y te pregunta cómo estás.

-No me voy a meter en la piel del papa porque es imposible. Pero, comparándole ahora con los días del precónclave, diría que ha rejuvenecido.

-Hay una transformación: cuando se jubiló en Buenos Aires, muchas personas le vieron una persona apagada. Ahora está rejuvenecido porque se siente en paz y está feliz. Dios quiso que llegara ahí y los curas con los que desayuna, almuerza…le ven y piensan que es como si siempre hubiera sido papa. Dicen que no se le nota el peso de la tarea titánica que le queda por delante.

-Le ha pasado lo contrario que a Ratzinger, que el pontificado le envejeció hasta el cansancio. Pero Francisco algo tiene que tener dentro porque irradia la alegría del Evangelio, esa sensación tranquila que se ha extendido rápidamente por la Iglesia. Pensando en el futuro, la clave de Francisco es esa sencillez contraria al cúmulo de doctrina.

-No sólo en la exhortación apostólica: cada semana el papa repite que los cristianos tienen que ser alegres. Alegres como los pobres. Porque es verdad que al final el rico vive triste y la pobreza no es lo mismo que la miseria, que implica que no hay esperanza.
La autenticidad de este mensaje es la que ha hecho que a un año de la renuncia de Benedicto tengamos una Iglesia revitalizada a la que se la escucha.

-Si tuvieras que trazar una apuesta acerca de los grandes cambios que le quedan por hacer a este pontificado, ¿por dónde irías?

-Tú sigues hablando en tiempo futuro. Yo creo que ya los hizo. Él está hablando y el futuro es que le sigan los miembros de una Iglesia que está dejando de imponer con reglas y empezando a debatir temas que se habían tomado por tabú. Después de todo esto, ¿qué más revolución? La Iglesia ha pasado de la distancia a la primera persona del plural gracias a su llamado a la ayuda a los que están peor en este mundo de tremendas injusticias. Curiosamente es uno de los pocos líderes del mundo globalizado que está hablando del horror de los inmigrantes que son tratados como leprosos; del horror de un mundo que se preocupa antes de que la bolsa haya bajado un punto que del sin techo.
Por otro lado él no está inventando nada nuevo: sólo está diciendo que hay que poner en práctica enormemente el Evangelio. Como él cuando no quiso ponerse los zapatos rojos. Tantos momentos brutales. Es un papa que se la pasa diciendo que es pecador. Que está en el terreno y encima con el subidón de su sonrisa, con el sentido del humor, que también es fundamental.

-La última pregunta: ¿Crees que, como Ratzinger, Bergoglio renunciará?

-En el último capítulo de mi libro me lo pregunto, porque hay muchas personas que están convencidas de ello. Él sabe cuál es su función: la transparencia de la banca vaticana, la reforma de la curia, adecuar los sínodos a los tiempos modernos…

-Se habla de que el diecisiete de diciembre de cuando cumpla ochenta años…

-Eso no lo había escuchado, pero después de la decisión del otro papa sería natural. La retirada ya no va a ser un espectáculo. Muchos dicen que se volvería a vivir a Buenos Aires… Espero que no. Que de momento siga. Aunque está claro que después de Francisco, venga quien venga, las cosas no van a poder volver a ser como antes de él.

 

Otros titulares

El once de febrero los periodistas en Italia pasaron de estar pendiente de un ex senador a ver nacer a un ex papa
Con el Vatileaks, el mayordomo… antes de la retirada del papa en Italia se había hecho realidad un “Vaticano Dan Brown”
Francisco ha dejado al vaticanista descolocado, pero mi panadera y mi quiosquero lo entienden inmediatamente
El nuevo papa anda en el Ford Focus azul y en un Fiat por Brasil; predica con el ejemplo.
En las tiendas eclesiásticas cercanas al Panteón han bajado las ventas: lo dorado ya no está moda.
Francisco “no se la cree” y por eso sigue llamando a sus amigos para preguntarles qué tal están.

http://www.periodistadigital.com/religion/libros/2014/02/17/elisabetta-pique-el-g8-es-la-prueba-de-un-papado-de-consulta-por-primera-vez-no-es-una-monarquia-absoluta-religion-iglesia-francisco-vida-revolucion-esfera-libros.shtml

YA NO NOS SIRVEN LOS OJOS. MARI PAZ LOPEZ SANTOS


pazsantos@pazsantos.com

 

ECLESALIA, 02/05/14.- Para lo que hay que ver, que no vemos, no sirve graduarse la vista ni limpiar con suavidad las gafas manchadas por el trajín de la vida.

Para lo que hay que ver, los sentidos se experimentan escasos: ni gustan, ni oyen, ni tocan, ni huelen, ni ven.

Para lo que hay que ver, como vieron los que Le vieron antes de dejar de ver, hay que mirar con los ojos del corazón que, aunque ciegos, no dejan de mirar, y siempre ven.

Para cambiar la mirada y volver a ver, hay que permanecer ciegos ante el oscuro sepulcro al amanecer; como Magdalena y las otras mujeres.

Para volver a ver hay que derramar lágrimas, que limpien de polvo y tierra nuestros ojos, recobrando así el genuino brillo de los ojos de los niños.

Para volver a ver hay que dejarse vencer por la sorpresa e invadir por la alegría; hay que reconocer el sonido de tu nombre y asumir la misión de comunicar a otros lo que todavía no ven. Y sentir el calor de  brasas y el olor a pan y pescado invitando a la mesa al amanecer.

Para lo que hay que ver, ya no nos sirven los ojos. El camino de la Pascua no se experimenta por lo que los ojos ven sino por la temperatura del corazón percibiendo lo que los ojos no ven.

(Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

 

 

 

eclesalia.net /

LIBRO DE LAS OBRAS DIVINAS- SANTA HILDERDARDA DE BINGEN.


libro de las obras divinas – Santa Hildegarda de Bingen

www.hildegardiana.es/5pdf/libro_obras_divinas.pdf

energía de Hildegarda venció todas las dificultades y en 1150 el Arzobispo … (entre 1161 y 1163) cuando visitó Colonia a instancias de los Canónigos …… buey al yugo, y no caigan en las garras del ave de rapiña, el diablo, mientras vagan.

LLAMO “AVE DE RAPIÑA” AL OBISPO DE COLONIA-ALEMANIA. SANTA HILDERGARDA DE BINGEN


Libro en PDF – Santa  Hildegarda de Bingen

www. hildegard iana.es/5pdf/libro_meritos_de_la_vida.pdf

Comisión de Notables teólogos párr examinarlos, Entre Ellos Albero de afl,  obispo  de … In do Tercer Viaje, (entre 1161 y 1163) CUANDO visito  Colonia  a Instancias de los …… Los Pasos de la  rapiña  Que a Nadie perdona , y Así es Capaz de saquear SÓLO …… El hombre no está vivo Con las alas de La Razón, y CADA  ave  y reptil vive y se …

Hans Küng sabe los problemas de la iglesia – y que el cambio es inevitable


  • Fr. Hans Küng (Newscom / Álbum / sfgp)
 |  
PUNTO DE VISTA

Nota de Jamie Manson, NCR editor de libros: el teólogo suizo Hans Küng ha escrito más de 70 libros que han influido no sólo la búsqueda en curso para reformar la Iglesia Católica, sino también los teólogos y los profesionales que se dedican a la teología ecuménica y el diálogo interreligioso. Le preguntamos a los especialistas señaló Leonard Swidler y veterano periodista John Wilkins para guiarnos en nuestra apreciación de la vasta amplitud de su corpus. No sólo son Swidler y Wilkins expertos en el pensamiento de Küng, ambos han leído el tercer y último volumen de las memorias de Küng, que aún no ha sido traducido del original en alemán. Ambas retrospectivas también ofrecen reflexiones sobre su último título, ?! ¿Podemos salvar a la Iglesia Católica / Podemos guardar la Iglesia Católica(William Collins, $ 16.99) Hoy ofrecemos la reflexión de Swidler; Wilkins se ejecutará el viernes. Ambos corrieron en el abril 28-mayo 8 2014, edición de NCR .

Hay una serie de razones por las que es particularmente apto que yo estaría escribiendo sobre teólogo P.. Últimos escritos de Hans Küng. Para empezar, los dos somos 85 años – un año más joven que la de un ex colega nuestro en la facultad teológica católica de la Universidad de Tubinga, Joseph Ratzinger, ahora Papa Benedicto XVI Emérito. En segundo lugar, yo estaba en Tübingen, incluso antes de Hans a finales de 1950, cuando era estudiante trabajando en mi doctorado en historia en la Universidad de Wisconsin, y mi Licenciatura de la Sagrada Teología por la Universidad de Tübingen.

Llegué en Tübingen, Alemania, en el otoño de 1957. Durante el semestre de verano de 1958, asistí a un curso interesante ofrecido por la Facultad de Teología Protestante en un libro recién publicado que comparó la doctrina de la justificación de acuerdo con el teólogo protestante suizo del siglo 20 Karl Barth con la doctrina del Concilio Católico del siglo 16 de Trento. El libro llegó a la conclusión de manera espectacular que eran esencialmente el mismo.

El autor era un recién llegado impetuoso en la emocionante escena teológica, el joven suizo católico Hans Küng. Yo no sabía quién era entonces, ni tampoco casi nadie – excepto Ratzinger, quien era un compañero ayudante de profesor Hermann Volk de la Facultad de Teología Católica de la Universidad de Münster. Era el mismo Volk que, como cardenal arzobispo de Mainz, Alemania, a la parrilla Hans por su best-seller Sobre ser un cristiano . En un momento dado, Volk espetó: ” Herr Küng, Ihr Buch ist mir zu plausibel ! ” (“Sr. Küng, el libro es demasiado plausibles!”)

Hans y yo primero “reunieron” cuando él, como sucesor en Tubinga a mi asesor de doctorado, Fries Heinrich, me escribió en la Universidad de Munich, donde yo continuaba mi investigación, acerca de la publicación de mi tesis de Tübingen. Un año más tarde, después de que se había instalado en el departamento de historia de la Universidad de Duquesne en Pittsburgh, lo invité a venir como un profesor de teología de visitas.

NCR ofrece una cobertura completa y precisa (y un montón de inspiración) para todos aquellos que aman a la Iglesia y quiere hacerlo mejor! 
– Christine Schenk, colaborador
donar-con-logo_gray-background.jpg

En ese momento, la emoción por el próximo Consejo Vaticano Segundo (1962-1965) estaba empezando a calentarse, y pronto la traducción en Inglés de su libro El Consejo, Reforma y Reunion catapultó Hans a la categoría de una estrella de rock teológica.

Pronto se hizo una gira de conferencias triunfal de los EE.UU., incluyendo Duquesne, donde la sala más grande fue vendido dos semanas antes. Cientos más fueron puestos en una sala vecina, donde la conferencia se canaliza pulg Hans me dijo que posteriormente tuvo tantas ofertas de cátedras – comenzando con Harvard – que él sintió que tenía que rechazar mi invitación, junto con toda la otros.

Fue en medio de la emoción frenética del consejo que mi esposa, Arlene Anderson Swidler, se le ocurrió la idea de llenar un agujero enorme en el entonces erudición teológica, y puso en marcha una revista académica dedicada al diálogo ecuménico: el Journal of Estudios Ecuménicos . Nos reunimos un grupo clave de los editores asociados, incluyendo Markus Barth (uno de los hijos de Karl Barth) y Hans Küng. El primer número en 1964 (hace 50 años este año) contenía artículos de dos peritos jóvenes en el Concilio Vaticano II, que llegaba a su punto culminante para entonces: Küng y Ratzinger. Para Hans, Arlene y yo, esto fue sólo el comienzo de una más de medio siglo-larga amistad y colaboración en innumerables proyectos.

Es a través de la lente de nuestra larga relación que he leído el Volumen 3 de las memorias de Hans.

Es época Küng. Hans deben tener – con un reloj suizo-alemana – salvado y cuidadosamente presentado todos los periódicos y nota que asumió sus innumerables viajes, reuniones, conferencias y conversaciones. Todo está cuidadosamente documentado, no de una manera pedante, pero de una manera que asegura al lector que él o ella está recibiendo wie es Contacto eigentlich gewesen , o lo que realmente sucedió.

Así que muchos de los pensadores y hacedores del mundo vinieron a Hans, o él a ellos, que este tercero, y presumiblemente última, el volumen de las memorias se lee como un intelectual, cultural y político “quién es quién” de finales del 20 y principios del siglo 21. Hans escribió obviamente justo hasta la impresora sacó el papel de su mano para terminar el libro, ya que él registró que el 28 de junio de 2013, le escribió al Papa Francis pidiendo permiso para reproducir la nota cálida, manuscrita Francis le había escrito en español. (Recibió claramente una respuesta afirmativa.)

Hans significa hacer este volumen su Vaya con Dios , en el sentido de que, al final, él mira hacia atrás y reflexiona sobre lo que él juzga es una vida plena y completa. Se despidió de sus semanas de toda la vida del esquí – “uno de los deportes más fascinantes” -. En sus amadas montañas suizas a partir de 2010 El habla de sus diversos problemas de salud y ejercicios de lucha contra el.

El título de la simple de 350 páginas del libro en idioma Inglés, ¿Cómo afecta a la Iglesia Católica? / Podemos guardar la Iglesia Católica! , lo dice todo. La segunda parte del título de Inglés no está en el original alemán (que se mueren Ist Kirche noch zu retten? – “¿Puede la Iglesia todavía ser salvo?”), sino que se hace eco de un sentimiento que se puede encontrar en los siete capítulos de el libro.Küng ve la historia a largo plazo en movimiento a través de una serie continua de cambios de paradigma menores y mayores que siempre se resistieron hasta que se alcanza un punto de inflexión y el nuevo paradigma toma el centro de pensamiento y acción.

Está convencido – que a mí, también – de que estamos en medio de un cambio de paradigma que, como era de esperar, se resistió con vehemencia. No obstante, se está reemplazando el viejo – en este caso, la católica medieval / Contrarreforma – paradigma.

Es interesante y alentador leer que el verano pasado, cuando Hans envió una nota de saludo y una copia en español de este libro a Francis (y para los cardenales de la nueva papal Consejo de Cardenales, cada uno en su propia lengua), en sólo un pocos días recibió la carta escrita a mano antes mencionado. En él, Francis agradeció a Hans por su nota y el libro, que, según dijo, leía con placer.

Hans obviamente sabe íntimamente más acerca de los problemas profundos de la Iglesia Católica el pasado y el presente que cualquier otra persona viva hoy en día, y él destila estos, defectos mortales estructurales con claridad abrasador. Sin embargo, no se limita a criticar. También establece una serie de planes de acción sugeridas. Hans, y ahora a sus lectores, ve a la profundidad de la enfermedad en cada parte de la iglesia. Pero, aprendiendo las lecciones de la historia, sabe que el cambio no sólo es posible, sino también inevitable.

Además, Hans también proporciona bases para el coraje interior que se necesita para comenzar o continuar esos esfuerzos, lo que acelerará el cambio positivo en la iglesia católica. Es una visión de la iglesia a la que Hans, como tantos otros, ha dedicado y continuará dedicando su vida.

[Leonard J. Swidler es profesor del pensamiento católico y el diálogo interreligioso en la Universidad de Temple, Pennsylvania.]

Esta historia apareció en el 25 abril hasta 8 mayo 2014 edición impresa bajo el titular: Mi larga amistad con Hans .

 

DIPLOMA DE HONOR A LAS MUJERES TRABAJADORAS.


dia de las trabajadoras

 

Remitido al e-mail

DOS FORMAS DE AYUDARNOS A TOMAR ACCIÓN.


01 de mayo 2014

Querida Janice,

Necesitamos su ayuda! 22 de mayo se cumple el 20 aniversario del (ahora santo) de Juan Pablo II Carta Apostólica Ordinatio Sacerdotalis en la que trató de prohibir oficialmente la discusión sobre la ordenación de mujeres. Personal WOC y activistas estarán en Roma para conmemorar el aniversario y para difundir las buenas nuevas acerca de la igualdad de la mujer en la iglesia.
Aquí hay dos maneras en que puede ayudar a tomar acción!
Donar Ahora

Colabora con nuestra vigilia de oración y conferencia de prensa en Roma!
Debemos levantar $ 5,000 para cubrir los costos de las acciones y los viajes. Cualquier donación grande o pequeño le ayudará!
Haga clic aquí para hacer una donación y por favor sea tan generoso como sea posible.
Gracias por suapoyo. No podemos hacerlo sin ti!

En la preparación del aniversario, estamos recogiendo las cartas de los fieles que:
  • apoyo al diálogo sobre la ordenación de mujeres en la Iglesia Católica
  • apoyar la apertura de las puertas a la ordenación de las mujeres; y
  • que reconocen que las mujeres, como los hombres, no sólo son creados a imagen de Dios, sino también están llamados a servir a todo el pueblo de Dios en todas sus formas, incluyendo las órdenes sagradas.
Haga clic aquí

para enviar su carta en línea.

Usted también puede enviar una carta al Papa Francis c / o WOC PO Box 15057 Washington, DC 20003.

 
Debemos tener su carta de 15 de mayo! Activistas de WOC y una delegación de defensores de la ordenación de mujeres en todo el mundo van a entregar personalmente su carta al Vaticano el 22 de mayo!

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: