Sigue a las mujeres católicas a través de esta tormenta.


Mary Margaret Alvarado22 de marzo de 2019FacebookGorjeoEmail

iStock

Me encontré con mis amigos después de que habían hecho un poco de coca y me había ido a misa. Sabía lo que habían estado haciendo, y tenían un presentimiento acerca de mí. Pero nos amábamos, así que, aunque rechacé la economía que trajo la cocaína a este país, y rechazaron los ritos que asociaban (en el mejor de los casos) con  Drácula  y grandes tías muertas, simplemente no hablamos de eso. 

Esto fue en la escuela de posgrado, en Iowa City, Iowa. Como muchos musulmanes que pasan por Mo o como mi estudiante judío Chen, que se dio por vencido y nos dijo que pronunciara su nombre hebreo “Chin”, no lo hice ni tampoco ahora con mi gueto étnico de un nombre: Mary Margaret. Mia era como me llamaban mis amigos y todavía lo hacen, solo Mia.

En la universidad, había leído esta cita de Thomas Merton: “Lo que tenemos que ser es lo que somos”. Fue un epígrafe de un ensayo escrito por un hombre católico, gay, no celibato, izquierdista político, devoto, pensé : Aceptar lo haré . Hay verdad en todos los caminos verdaderos; Pero como la vida es breve y las compras son poco convincentes, me comprometí a caminar en la que nací.Hay verdad en todos los caminos verdaderos; Pero como la vida es breve y las compras son poco convincentes, me comprometí a caminar en la que nací.tuitea esto

Cada diciembre en mi camino, puedes encender una corona de flores, ponerla sobre tu cabeza y entregar panecillos dulces en la oscuridad. Y en la primavera se te recuerda que eres polvo y que serás polvo. Había visto a la Virgen de Guadalupe pintada en la parte inferior de los lowriders y tocaba una cuenca de tierra sagrada. Entonces: Había belleza. Y aunque había conocido a todo tipo de personas gays en mi iglesia mientras crecía, no había escuchado una homilía sobre, por ejemplo, Sodoma y Gomorra. Y luego, cuando me encontré con la iglesia de las guerras culturales y la iglesia del nacionalismo, ya había leído una exégesis sobre Génesis 19 en el contexto de dar la bienvenida al extranjero y había encontrado algunos santos tontos y un ermitaño de Trappestine y el obrero católico, todos De los cuales me dieron espacio para quedarme.

Así que ahí estaba, yendo a misa solo, una cosa para mantener en la parte baja de mi círculo si alguna vez hubo. Era jueves santo Dejé a mi novio levantado, vagamente, unitario en el lugar del falafel y caminé a la iglesia en mis chanclas. Lo hice porque aunque había comido, me quedé con hambre, y lo hice porque los seres humanos que se lavan los pies unos a otros son muy hermosos para mí; Es un ritual tan hermoso como lo sé.  

El sacerdote era un tipo de caballero de los Caballeros de Colón, pro-Tootsie Rolls y el patriarcado, pero me habían enseñado que a veces la homilía está ahí para una pausa para fumar (parafraseando a John Cheever). Muy bien: dame Jesús. Deseaba ser lavado y lavar. El cielo se estaba acumulando y púrpura, lleno de tumulto, realmente glorioso y muy cercano. EntréAllí estaba yo, yendo a misa solo porque, aunque había comido, me quedé con hambre.tuitea esto

Sabía que el lavado de los pies era un caos pacífico y pluralista: la gente se levantaba o no, y tomó todo el tiempo que necesitaba y el agua cayó al suelo.

Pero no aquí. El padre convocó a 12 hombres blancos de mediana edad en trajes, y se sentaron en una fila, frente a nosotros, como una extraña rueda de prensa descalza. No hay personas marrones, no hay personas pobres o discapacitadas, ninguna mujer como el ángel de mi parroquia de la infancia que ocasionalmente gritaba “RONALD REAGAN IS THE ANTI-CHRIST” mientras se bañaba de la pila bautismal con una vieja botella de jabón solo para mantener las cosas animadas. Fueron los ajustadores de seguros, los elegidos de Dios.

Probablemente, debido a mi propio orgullo y mi incapacidad para ver a la humanidad plena, variada y querida de estos hombres, esto me hizo enojar. O tal vez me molestó porque era un mal ritual y, por lo tanto, una especie de mentira. Así que me fui.Esa mujer está en tantas parroquias, debajo de la señal de salida y casi saliendo por la puerta, cantando mientras el techo se arranca y el cielo cae.tuitea esto

Pero afuera había un tornado, un tornado real. Más tarde, esa misma noche, descubrí que el techo de mi edificio de apartamentos había sido arrancado, lo que significaba que en el segundo piso, donde vivían mi amigo April y yo, no había ningún techo, solo un misterioso lodo gris debajo y una Raya de estrellas arriba. HISTORIAS RELACIONADAS

Las mujeres católicas están abandonando la iglesia. Este grupo quiere que lo lideren.Zac Davis

Las mujeres han estado liderando desde los tiempos bíblicos, pueden liderar nuevamente hoy.Richard J. Clifford

Mi primer impulso fue caminar directamente hacia ella, el clima y las sirenas, pero los árboles se combaban, y yo estaba empapado, así que regresé a la iglesia, que había sido transfigurada. Las luces estaban apagadas. La fila de hombres había desaparecido. Quedaba una luz: la señal de salida. Una mujer enorme se había plantado debajo de ella. En mi memoria, ella solo crece: Ella tiene seis pies ahora, un árbol que no se moverá. Esta mujer no era oficial, pero, como cualquier persona a su alrededor, había sido bautizada sacerdote, profeta y rey. Así que allí estaba ella, bajo el signo de SALIR, y ella comenzó a cantar. Ella estaba cantando “Pange Lingua, Gloriosi”, un himno latino medieval, y lo estaba cantando de tal manera que si el tornado tocaba tierra, si el edificio de la iglesia desaparecía, si todo el pueblo o el país se había ido, simplemente había desaparecido. ella habría seguido cantando.Canta mi lengua, el canto lo llama, tan sombrío y hermoso. Cuéntame, mi lengua, del misterio.

La forma de la iglesia había cambiado. American-ness fue borrado. Alguien hizo algo en lo que los católicos sobresalen: consiguieron un montón de velas y las pasaron. ¿Por qué no estábamos en el sótano? No lo sé. Las sirenas se iban. Por alguna razón, encendimos velas, una a la otra, y comenzamos a cantar.

Esa mujer está en tantas parroquias, justo debajo de la señal de salida y casi saliendo por la puerta, cantando mientras se arranca el techo y cae el cielo. Tengo una sugerencia para los Padres: Que la oscuridad sea oscura. Ya está. Sólo sigue a esa mujer; ella sabe las palabras O llora, mientras ella canta.

Este artículo también apareció en forma impresa, bajo el título “Cantando por la señal de salida”, en el número del 1 de abril de 2019 .

Jesuitas sancionaron a sacerdote por “transgresiones sexuales con mujeres”


Tópicos: País| Iglesia Católica

Publicado: Viernes, 22 de Marzo de 2019 a las 14:28hrs. Autor: Cooperativa.cl

Juan Pablo Cárcamo no podrá prestar acompañamiento espiritual ni dirigir retiros por 10 años.

Mientras tanto, se desestimó una investigación en contra del padre Eduardo Ponce, por supuesto abuso de un menor de edad.

Jesuitas sancionaron a sacerdote por

Foto: ATON (Archivo)

La Compañía de Jesús sancionó a un sacerdote que incurrió en dos “transgresiones de naturaleza sexual con mujeres”, tras dos denuncias recibidas durante el año pasado.

A través de un comunicado, se confirmó que Juan Pablo Cárcamo deberá cumplir con la “medida de prohibición por 10 años de acompañamiento espiritual de personas y dirección de retiros espirituales​, y la supervisión periódica por parte de dos jesuitas en el ejercicio de su ministerio sacerdotal”.

Las denuncias “no involucran a menores de edad, por hechos que, sin acreditarse como delitos canónicos, fueron consideradas transgresiones de naturaleza sexual a dos mujeres, en un caso ocurridas a comienzos de los años noventa y en el otro, a mediados de la década pasada”.

Mientras tanto, se concluyó una investigación por una denuncia en contra del padre Eduardo Ponce por una “acción de connotación sexual a un menor de 17 años”, donde no se logró acreditar la verosimilitud de la denuncia.

“De todos modos, dado que las causas de menores están reservadas a la Congregación para la Doctrina de la Fe (art. 16 Normae SST), todos los antecedentes de la investigación han sido remitidos a la Curia General de la Compañía de Jesús en Roma para su conocimiento”, precisaron.

“Igualmente, los antecedentes han sido presentados ante la Fiscalía Nacional. Desde el inicio de la investigación previa y hasta que se reciba respuesta de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el P. Ponce tiene restricción del trabajo pastoral con menores”, continúa el texto.

https://www.cooperativa.cl/noticias/pais/iglesia-catolica/jesuitas-sancionaron-a-sacerdote-por-transgresiones-sexuales-con-mujeres/2019-03-22/141722.h

COLOMBIA. DOCUMENTAL: SANGRE Y TIERRA. RESISTENCIA INDIGENA DEL NORTE DEL CAUCA.


Cardenal sobre el tema del agua: Esta lucha es de vida o muerte


 0BY ALFONSO CASTILLO ON JUNIO 13, 2018NACIONAL

“Esta lucha es de vida o muerte. No permitamos que los pueblos se mueran de sed”, fue el llamado que hizo el cardenal Gregorio Rosa Chávez, ante la posible privatización del agua impulsado por los parlamentarios de derecha en la Asamblea Legislativa.

La iglesia católica, mediante la Conferencia Episcopal de El Salvador, se pronunció contra la privatización del agua, propuesta por la Ley impulsada por la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) y respaldada por los partidos de derecha en la Asamblea Legislativa.

Monseñor José Luis Escobar Alas expresó su indignación por los intentos de privatizar el agua, y califico estas acciones de la derecha parlamentaria como, una vergüenza nacional. “es una vergüenza que se quiera privatizar el agua.

Agrega que el Papa Francisco, está pendiente del tema”. “A los diputados de la Asamblea Legislativa, les pido que no traicionen al pueblo que los eligió”, agregó Monseñor Alas.

En el pronunciamiento oficial compartido, también afirman que, si se llegara a aprobar una ley que otorgue a una entidad privada el derecho a decidir sobre la distribución del agua en la nación, negándole esta función al Estado, estaríamos ante una ley absolutamente antidemocrática y carente de legitimidad.

Exhortamos a todo el pueblo a hacer uso del derecho a la participación ciudadana, exigiendo a la Asamblea Legislativa la aprobación de una Ley General de Aguas, que garantice este derecho humano fundamental y una ley injusta que violente los derechos del pueblo, no puede ser admitida.

La Comisión de Medio Ambiente y Cambio Climático de la Asamblea Legislativa decidió tomar como base de discusión la propuesta de ley del agua que Arena, PCN, GANA y PDC presentaron en junio del año pasado.

La propuesta de ley de la gran empresa, pretende que el ente rector del agua esté integrado por cinco miembros: dos nombrados por la ANEP; dos, por Comures; y uno, por el presidente de la República.

http://diariolaportada.com/cardenal-sobre-el-tema-del-agua-esta-lucha-es-de-vida-o-muerte/?fbclid=IwAR3UUv2OyWk8ce

¿HASTA CUÁNDO VAN A ABUSAR DE NUESTRA PACIENCIA? : JUAN JOSE TAMAYO


Los obispos españoles empezaron casi presumiendo de que la iglesia católica española era diferente a las demás iglesias porque no se habían dado las agresiones cuales de sacerdotes y religiosos que habían tenido lugar en otras iglesias. Cuando los medios de comunicación laicos dieron a conocer los primeros casos de pederastia clerical, los consideraron irrelevantes y empezaron a señalar a las familias como los espacios donde se producía el mayor número de agresiones sexuales. Guardaron
silencio, encubrieron los casos y no tomaron medidas.
Pero las víctimas seguían creciendo, hablando, dando a conocer los horrendos crímenes sexuales de los que habían sido objeto, indefensos, durante años en seminarios, noviciados, iglesias, oratorios, casas parroquiales, capillas, monasterios, tiendas de campamentos, zonas deportivas, sacristías, incluso altares, etc. La respuesta
de los obispos y superiores de congregaciones religiosas fue que no habían tenido noticia de las agresiones y que las víctimas no habían denunciado. Pero estas desmintieron tales afirmaciones demostrando que habían puesto las agresiones con los nombres y apellidos de los pederastas en conocimiento de los responsables, que estaban perfectamente informados. Eran unos encubridores. Estaban mintiendo. Se dieron también casos de comprar económicamente el silencio. Tampoco eso fue reconocido.

Tras ser acusados de encubrimiento, mentira, complicidad y compraventa,
ningún dirigente eclesiástico asumió la responsabilidad de los crímenes sexuales. Ninguno dimitió. Todos siguieron en sus puestos. Ninguno fue llevado ante la justicia ni condenado, como ha sucedido en otros países como Francia, donde el cardenal Barbarin, arzobispo de Lyon y máxima autoridad de la Iglesia católica francesa, ha sido juzgado y condenado a seis meses de cárcel por encubrir las agresiones sexuales de un sacerdote de su diócesis contra menores. Incluso en algunos casos como el del obispo de
Astorga, acusado por algunas víctimas de encubrir a pederastas, fue nombrado presidente de la comisión episcopal para el estudio de la pederastia.

Llegó la cumbre del Vaticano, a la que asistió el cardenal Blázquez como presidente de la Conferencia Episcopal Española con el doble encargo de haberse encontrado con las víctimas y llevar un informe sobre los casos de pederastia clerical y sobre las víctimas. Parece que incumplió las dos encomiendas. Al menos las víctimas niegan que se reuniera con ellas antes de la cumbre. Y del informe al menos no hemos tenido noticias, como sí la hemos tenido de otras conferencias episcopales que fueron a la cumbre con los deberes hechos.

            A la vuelta de Roma, el cardenal Blázquez se prodigó en declaraciones, sobre todo en su televisión, TV13, en las que demostró la ineficacia y esterilidad del encuentro episcopal con el Papa, ya que no se tomaron las medidas concretas que todos esperábamos, especialmente las esperaban las víctimas. Blázquez dejó meridianamente claro que la Conferencia Episcopal Española no iba a hacer ninguna investigación sobre la pederastia en el pasado porque dijo carecer de autoridad para ello y estar a la espera de lo que ordene el Papa. ¡Qué dependencia de Roma y qué falta de autonomía!

            Tal inacción contrasta con las investigaciones que han llevado a cabo otras conferencias episcopales como la alemana, la irlandesa, la belga, la holandesa, la francesa, algunas de las cuales ya han hecho públicos los resultados. Por ejemplo, la Conferencia Episcopal Alemana ha documentado 3677 casos de agresiones sexuales provocadas por 1670 clérigos tras una rigurosa investigación de cuatro años sobre un período de varias décadas. Varias congregaciones religiosas españolas están llevando a cabo también investigaciones entre sus miembros. Lo que deja más al descubierto la falta de voluntad de la CEE o, al menos, de su presidente para aclarar crímenes tan horrendos.

            En sus declaraciones Blázquez se ha comprometido solemnemente colaborar con las víctimas, si se lo piden –no tomando la iniciativa- y con la justicia. Yo me pregunto: ¿cómo va a colaborar con la justicia si se niega abrir una investigación sobre los clérigos responsables? De nuevo instalado en la contradicción.

            La reacción de las víctimas ante tales declaraciones no se ha hecho esperar. Juan Cuatrecasas, padre de la víctima del colegio del Opus Dei de Gaztelueta, ha emitido un juicio muy severo sobre los obispos: “la jerarquía eclesiástica es insoportable, insustancial, mentirosa y muy cobarde”. (Y yo añadiría: pusilánime, irresponsable e insensible al sufrimiento de las víctimas). Juicio que hace extensible al presidente de la CEE: “Blázquez sabe lo que oculta la iglesia española y conoce la soberbia de la institución que él mismo dirige. Las palabras de Blázquez me producen estupor, y no tengo reparo en decir que desprecio y una profunda aversión”. ¿Dónde queda la tan cacareada transparencia y las repetida asunción de responsabilidades?

            Remedando la Primera Catilinaria de Cicerón, las víctimas podrían preguntarse: ¿Hasta cuándo señores obispos, señor Blázquez, van a abusar de nuestra paciencia?       

Juan José Tamayo es director de la Cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones, de la Universidad Carlos III de Madrid, y autor de Religión, género y violencia (Dykinson, Madrid, 2019, 2ª ed., 2ª reimpresión)

Remitido al e-mail

A %d blogueros les gusta esto: