Filosofía y memoria: el doble asesinato de los muertos


Cultura9 Mar 2019 – 4:31 PMDamián Pachón Soto

En las Tesis sobre el concepto de historia que Walter Benjamin escribió poco antes de su suicidio en 1940, tras la persecución nazi, hay unas líneas que están a la orden del día en Colombia, tras la lucha encarnizada del establecimiento gubernamental contra la historia, contra la memoria.

El pensador alemán Walter Benjamin, quien en sus Tesis sobre el concepto de historia, escribió: “Tampoco los muertos estarán seguros ante el enemigo cuando este venza. Y este enemigo no ha cesado de vencer”.Cortesía

La tesis VI dice: “tampoco los muertos estarán seguros ante el enemigo cuando este venza. Y este enemigo no ha cesado de vencer”. 

El contenido de esta tesis -escrita en el marco de unas reflexiones que pretenden liberar el potencial del pasado, de la memoria, del recuerdo, buscando que éstos emerjan e irradien el futuro, iluminándolo- no sólo implica que las víctimas sean revictimizadas, y que las injusticias que se han cometido contra ellas se puedan repetir, sino que llama a la absoluta irresponsabilidad de la sociedad y sus actores frente a la escandalosa violencia y el círculo dantesco de muerte en el país. Es entronar la falta de solidaridad con los muertos; es un aplauso solapado y cómplice con los verdugos; es la insensibilidad frente a las esperanzas frustradas y las vidas mutiladas, frente a los futuros y los horizontes rotos por la avaricia, la intolerancia y los odios heredados. En fin, por todos esos males constitutivos de la formación social colombiana y de los intereses mezquinos y egoístas atizados y convertidos en ley general por quienes se han beneficiado históricamente de las injusticias. 

Si está interesado en leer otro texto de Damián Pachón Soto, ingrese acá: Una filosofía viva para tiempos de crisis

Así como en la memoria está la identidad personal del individuo, en la memoria colectiva encontramos la identidad de los pueblos, de las comunidades. En la memoria está el contenido de sus luchas, sueños, ilusiones, derrotas, pero también en la memoria está la presencia permanente de los muertos, de las muertes. Sí, esa que todo lo envía al pasado y que conlleva el cierre de toda posibilidad, todo anhelo; la misma que clausura todo futuro, como decía Heidegger. Por eso hay que preguntarse: ¿por qué se quiere decretar la no existencia de un conflicto en Colombia? ¿Por qué se quiere inducir una amnesia colectiva en las generaciones venideras? ¿Por qué se quiere borrar la realidad del país? ¿Por qué se quiere construir otra narrativa, soslayando lo que cientos de investigaciones realizadas dentro y fuera del país han demostrado, a saber, que Colombia ha estado atravesada por el conflicto por más de 6 décadas? Tal vez el mismo Benjamin ya dio la respuesta: el fascismo es enemigo de la memoria. 

Si está interesado en leer otro texto de Pachón Soto, ingrese acá: La batalla filosófica por las palabras

Hay que decir, que los proyectos deliberados de borrar el pasado, cambiarlo y modificarlo, no son nuevos: la historia está plagada de ellos. También la literatura lo ha mostrado magistralmente. En su texto “La muralla y los libros” Jorge Luis Borges nos cuenta que el emperador Shih Huang Ti, el mismo que ordenó la construcción de la muralla china, “dispuso que se quemaran todos los libros anteriores a él”. Borges agrega que “quemó los libros, porque la oposición los invocaba para alabar a los antiguos emperadores”. Pues bien, este relato, además del clásico 1984 de George Orwell, muestra que borrar de un plumazo el pasado ha sido utilizado ni sólo por razones políticas (no de finas discusiones epistemológicas sobre historiografía), sino para controlar el presente y el futuro. El que borra la historia actúa como el “Ministerio de la verdad” de Orwell, que quiere imponer una sola versión del pasado, y que incita a sus seguidores al piensabien, seguidores “fanáticos, ignorantes y crédulos en quienes prima el miedo, el odio, la adulación y una perpetua convicción de triunfo”. 

Lo que se busca con estos crímenes contra el tiempo es fundamentar una era nueva y borrar las oposiciones dialécticas que evidencian las profundas contradicciones de la sociedad o, lo que es lo mismo, sus conflictos constitutivos, tal como el conflicto armado en Colombia. Se busca, también, invisibilizar las demandas, los derechos y el clamor de justicia de los vencidos, de los muertos y los sobrevientes. De ahí que las instituciones del Estado son tomadas y utilizadas para producir en serie el olvido; también para intentar borrar el tiempo sedimentado, con el cúmulo de atrocidades que han padecido las víctimas en su corporalidad y en su psiquis. 

Borrar el pasado es tratar de producir artificialmente el olvido. Éste -como dice Marcuse en Eros y civilización- si bien es necesario para la higiene mental, es “también la facultad…que sostiene la sumisión y la renuncia […] olvidar el sufrimiento pasado es olvidar las fuerzas que lo provocaron- sin derrotar esas fuerzas”. Por eso, la sociedad colombiana necesita una razón histórica que actualice permanentemente lo ocurrido en las décadas de conflicto. Por eso, no hay que transigir con los asesinos de la historia que, a la vez, asesinan doblemente a quienes ya no están, a quienes no han sido redimidos por la verdad y la justicia. Hay que rescatar la fuerza del pasado, pues el recuerdo “es capaz de exorcizar los gérmenes letales del presente siempre dispuestos a repetir la historia”, como brillantemente lo ha dicho el filósofo español Reyes Mate. Tal vez así evitaremos que la violencia y la guerra triunfen de nuevo.   

dpachons@uis. edu.co

https://www.elespectador.com/noticias/cultura/filosofia-y-memoria-el-doble-asesinato-de-los-muertos-articulo-844100

El feminismo se debate contra el muro insalvable del machismo de la Iglesia católica, que se nutre todavía de la cultura patriarcal del Antiguo Testamento


OtrosConéctateEnviar por correoImprimirMANUEL VICENT9 MAR 2019 – 18:00 COT

Varias monjas observan y fotografían un panel con la imagen de varios pontífices. rn
Varias monjas observan y fotografían un panel con la imagen de varios pontífices. JEFF J MITCHELL GETTY IMAGES

Aquella mañana de domingo en la iglesia de un poblado de Fionia, Dinamarca, la mujer resplandecía en el altar vestida con sotana, roquete y estola. Unos campesinos muy trajeados, con la Biblia abierta en sus manos, entonaban salmos de profetas mientras la sacerdotisa manejaba los instrumentos del oficio sagrado con perfecto dominio. La mujer celebró la misa, impartió la palabra, dio la comunión y al final bendijo las cabezas humilladas de todos los fieles, varones y hembras. Nada extraordinario por otra parte. Desde 1948 la Iglesia protestante de Dinamarca ha abierto a las mujeres el acceso al sacerdocio y ellas ahora ocupan ese cargo con una dignidad que entronca con la antigua práctica de las vestales vikingas. La mujer es una médium natural, puesto que todos hemos llegado a este mundo atravesando su cuerpo. No obstante, la jerarquía católica no ha logrado sacudirse de encima la profunda neurosis que siente frente a la mujer, hasta el punto de erradicarle el sexo a la madre de Dios. El feminismo se debate contra el muro insalvable del machismo de la Iglesia católica, que se nutre todavía de la cultura patriarcal del Antiguo Testamento y a su vez la represión del sexo por el celibato ha convertido al sacerdocio católico en un albañal de pederastia. Una ley del silencio mafioso protege a delincuentes eclesiásticos que sin excluir a cardenales, obispos y abades se han comportado como lobos depredadores de miles de niños durante décadas ante el silencio atenazado de los fieles. Nada de esta infamia cambiará mientras la Iglesia católica no acepte que el sexo es un impulso limpio y natural bajo toda clase de pantalones y faldas. La Iglesia solo podrá recuperar la vida cuando los templos se llenen de sacerdotisas. Por cierto, aquella vestal danesa se había pagado los estudios de teología haciendo un elegante striptease en una sala de fiestas.

https://elpais.com/elpais/2019/03/09/opinion/1552147912_073154.html

“Son un grupo de jerarcas machistas”, dice una exmonja de los curas y obispos


Además opina que el papa Francisco solo dice bellas palabras, pero no intenta ningún cambio. “Quieren que seamos como María, calladas y sumisas”, denuncia.

Publicada: 09/03/2019, 05:02hs.Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Monjas del Instituto al que perteneció Valeria, en una celebración
Monjas del Instituto al que perteneció Valeria, en una celebración

Valeria Zarza tiene una mirada franca y clara. Mientras era monja, vivió en muchos lugares y conoció otros escapando de las amenazas que sufrió cuando decidió acusar de abuso sexual al padre Agustín Rosa, fundador de la congregación a la que pertenecía. El era un hombre carismático, poderoso, respetado, casi un santo en una provincia conservadora como Salta. Ella lo había idolatrado, pero la opresión que -como mujer- sufrió dentro de la Iglesia la empujó casi a la locura y al suicidio.Leé tambiénLa congregación de los malos hábitos: discriminación, autoritarismo y maltrato

Todavía hoy muchos no creen en la palabra de esta mujer, pero ella repite la historia con la tranquilidad de quien defiende la verdad. Para acallarla, han llegado a acusarla en la justicia del mismo delito que denuncia, pero ni siquiera eso la detiene. Ella, que fue casi reducida a la esclavitud, acosada y degradada dentro de la institución a la que había decidido dedicarle su existencia, habla con claridad del rol de la mujer en la Iglesia Católica.

” Cuando estaba dentro del convento todos los 8 de marzo siempre aparecían una o dos personas a saludarnos para el Día de la Mujer. Pero dudaban, nos preguntaban ¿cómo sería en el caso de ustedes?”

La mujer tenía que tener como ejemplo a María Santísima, sumisa, callada, orante. Siempre esperando la voluntad de Dios. Pero sobre todo, invisible.

Valeria, que vivía con otras hermanas, no sabía si considerar que era mujer y menos aún si tenía derechos. “Lo descubrimos después de irnos, porque dentro del convento, estudiando las Sagradas Escrituras, no te lo enseñaban. Tampoco de enterabas de que los tenías buscando la guía de un sacerdote. Con una cierta tendencia encubierta a ser ángeles, no podíamos sentir como mujeres “, trata de explicar.

La exmonja recuerda bien las burlas machistas de los sacerdotes y las observaciones con que descalificaban a las religiosas. “Bueno, ¡qué vas a esperar si son mujeres, y encima, monjas!”, les decían. “Nos señalaban que Jesús había elegido a María Magdalena después de resucitar para presentarse porque como era mujer, seguro era chismosa y lo iba a difundir. También aseguraban que Jesús había elegido apóstoles varones y no mujeres”, recuerda. A Valeria, esas palabras le quedaron más grabadas que cualquier versículo de la Biblia.

Sumisa y callada

Había también comentarios que excedían la supuesta picardía y alcanzaban lo grosero y explícitamente sexual. “Tenían aroma a la misoginia del Vaticano. Se nos decía que si alguna de nosotras quería vivir la plenitud de ser mujer tenía que tener como ejemplo a María Santísima, sumisa, callada, orante. Siempre esperando la voluntad de Dios. Pero sobre todo, invisible”, agrega.

Los modelos a seguir eran los de la devoción con sufrimiento y silencio. “Las santas religiosas en la Iglesia católica sufrieron toda la vida. Las humillaban, las escupían, las quemaban, las decapitaban y hasta las violaban; pero ellas, siempre callaban y perdonaban”, señala Valeria.

Para la exmonja, víctima y testigo de cargo contra el fundador del Instituto Discípulos de Jesús de San Juan Bautista, hay una razón clara por la que la mujer está condenada a ese rol en la Iglesia. ” A una mujer no se la forma intelectualmente en libertad ni se le da mucho lugar para que se desarrolle, porque se teme avance demasiado. No se le enseñan sus derechos porque eso despertaría a las miles y miles de religiosas y mujeres fieles que abrirían los ojos y provocarían‘rebeldías satánicas’ dentro de la casa de Dios”, analiza .

Las santas sufrieron toda la vida. Las humillaban, las escupían las quemaban, las decapitaban y hasta las violaban pero ellas, siempre callaban y perdonaban.

“Lo que no se esperaban los curas y los obispos de la Iglesia católica es que las mujeres de su amada Iglesia despertaran sin autorización. Que una sacristana o una secretaria parroquial levantaran la voz y denunciaran malos tratos o abusos”, alega ella que fue prácticamente reducida a servidumbre, obligada a trabajar sin descanso y a comer las sobras de los alimentos de los sacerdotes.

Explica que para la mujer la situación es clara: “Las religiosas tienen que quedarse bien calladitas para ser santas y no ‘primas del diablo’. No se imaginaron los jerarcas que ellas quebrarían en todo el mundo las leyes impuestas por un grupo de jerarcas machistas y romperían los muros de muchos conventos visibilizando lo que sucede adentro”.

Para Valeria, el proceso es irrefrenable: “En todo el mundo se está oyendo el clamor de las mujeres diciendo basta, especialmente en el ‘maravilloso mundo del Vaticano’. Solo se trata de esperar que el eco de sus voces golpee los corazones adormecidos de muchas otras mujeres que viven en el letargo de los no derechos, creyendo que agradan más a Dios con su silencio. Dejando que los gritos, las burlas, las denigraciones, sean el pan nuestro de cada día”.

Sobre su manera de salir de esa opresión, Valeria explica: “Yo estaba igual que ellas, pero un día alguien me dijo que tenía derechos y empecé a entender que ser mujer no era una vergüenza sino algo maravilloso“.

Francisco y las palabras

Desde su asunción como Papa en marzo del 2013, Francisco se refirió varias veces al rol de la mujer dentro de la Iglesia. La última, en febrero pasado, fue cuando admitió que hubo monjas abusadas sexualmente. Valeria, sin embargo, no confía en que pase de los dichos a una solución.

“El admitir que hay abusos dentro de la Iglesia es como decir ‘me voy a ocupar’. Pero no lo va a hacer porque si no, el 80% de los sacerdotes quedaría fuera de su ministerio. El Papa se justifica para poder seguir actuando desde su reino patriarcal . No cambió nada desde que él está, solo hubo palabras bonitas, los sacerdotes están entrenados para eso”, se queja.

Valeria es constantemente hostigada, como algunos de los denunciantes de Rosa, por integrantes de la congregación que niegan que lo denunciado sea real. ¿Qué sintió cuando vio a Thelma Fardin apoyada por sus pares de Actrices Argentinas en su denuncia contra Juan Darthés? “Me conmovió, lloré frente al televisor. El #Yo te creo, hermana, es darle la fortaleza a la persona para que pueda enfrentar la denuncia, las pericias. El día en que mi abogada en Salta me dijo ‘te creo’ empezó todo para mí. Ese ‘te creo’ no me lo olvido más”, se emociona.

https://tn.com.ar/sociedad/son-un-grupo-de-jerarcas-machistas-dice-una-exmonja-de-los-curas-y-obispos_945214

MENSAJES PARA NIÑOS/AS: Segundo domingo de cuaresma – Año C Tema: El amor y cuidado de Dios para sus hijos.


 SERMÓN DE LA SEMANA Título: Bajo sus alasObjeto: Un cuadro o foto de un hipopótamo. Escritura: “¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que se te envían! ¡Cuántas veces quise reunir a tus hijos, como reúne la gallina a sus pollitos debajo de sus alas, pero no quisiste!” (Lucas 13:34 – NVI). ¿Cuántos de ustedes saben qué es esto? (Enseñe el cuadro o foto de un hipopótamo.) ¡Correcto! Hipopótamo. ¿Y la hembra del hipopótamo? Hipopótamo hembra. ¿Cómo crees que se llaman los hijitos de los hipopótamos? ¡Correcto! Se llaman hipopótamos o hipopotamitos. Hace unos años una hipopótamo tuvo unos gemelos en un zoológico en Memphis, Tennessee. El darle nombre a los hipopotamitos gemelos era un problema, ya que la mamá hipopótamo no permitía que persona alguna se acercara a sus bebés para poder determinar si eran varones o hembras. Así que no sabían cómo llamarles. El darle nombre a los gemelos se atrasó por un tiempo en lo que la mamá cuidaba de sus bebés: alimentándolos, protegiéndolos, manteniéndolos cerca de ella y lejos del peligro. Los bebés no parecían estar preocupados por no tener nombre y se quedaban cerca de su mamá. Reconocían lo que era bueno para ellos, y lo bueno para ellos era una criatura enorme y rara, gris y rosada, que les proveía de todo lo que necesitaban. ¿Qué necesidad tenían de alejarse de ella? Esta clase de amor y protección de la madre por sus hijos es muy frecuente en la mayoría de los animales. Algunos kanguritos pueden llegar a quedarse dentro de la bolsa de la mamá por espacio de nueve meses. Las aguilitas no dejan el nido sino hasta que tienen tres meses. Así que como puedes ver, es natural el que la madre desee amar y cuidar de sus hijos. Este es un buen ejemplo del amor que Jesús tiene para sus hijos. La Biblia nos dice que un día Jesús estuvo mirando a la ciudad de Jerusalén y dijo: “¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que se te envían! ¡Cuántas veces quise reunir a tus hijos, como reúne la gallina a sus pollitos debajo de sus alas, pero no quisiste!” ¡Qué precioso cuadro de Jesús: Jesús manteniendo a sus hijos bajo la protección de sus alas como una mamá gallina protege a sus polluelos! Aún hoy, Jesús sigue amando a sus hijos. Todavía desea recogerlos y mantenerlos en sus brazos, protegerlos y cuidarlos. Algunas veces nos descarriamos, (nos desviamos, nos alejamos) pero Jesús nos sigue amando de la misma manera. Esa es la clase de amor que tiene y siente por ti y por mí.Querido Jesús, gracias por amarnos y protegernos como una mamá gallina proteje a sus polluelos. Deseo tomar mi lugar bajo del abrigo de tus alas. En el nombre de Jesús oramos. Amén.PÁGINAS PARA COLOREAR Y ACTIVIDADESACTIVIDADES GRUPALES INTERACTIVASPÁGINA PARA COLOREARCRUCIGRAMALABERINTOESCOGESOPA DE LETRASSILUETA DE LA PALABRABOLETÍN PARA NIÑOSENLACES A LOS SERMONESImpresión amistosa: “Bajo sus alas”Un semón alternativo basado en Lucas 13: 31-35: “Ël zorro y la galllina”Un sermón alternativo para el domingo de la Transfiguración:
Sermons 4 Kids | info@sermons4kids.com | http://www.sermons4kids.com

“Confusión” y “Fracaso”: Otros golpes católico romanos contra el Papa Francisco


A ambos lados del Atlántico, el Papa Francisco está bajo fuego. DESDE ROMA AUTOR Leonardo De Chirico TRADUCTOR Rosa Gubianas 09 DE MARZO DE 2019 22:35 h El papa Francisco, en el Vaticano. / Wikimedia, CC 4.0 La agitación en la Iglesia Católica Romana ha alcanzado un nuevo punto de perturbación. A principios de febrero, dos textos independientes, pero influyentes, que expresaban fuertes críticas contra el Papa Francisco circularon ampliamente. En Europa, el Cardenal alemán Gerhard Müller emitió un Manifiesto de la Fe que planteaba serios desasosiegos sobre la minimización de la identidad católica romana bajo el pontificado actual y sugería correcciones al mismo. En Estados Unidos, la aclamada revista First Things publicó un artículo de R.R. Reno cuya devastadora tesis es evidente por su título: “Un papado fracasado”. Ambos ataques provienen de fuentes católico romanas de alto nivel y muestran que el “Annus Horribilis” (Año Terrible) de Roma está empeorando aún más. A ambos lados del Atlántico, el Papa Francisco está bajo fuego.   LEJOS DE LA CONFUSIÓN, PERO ¿HACIA DÓNDE? Müller es el antiguo Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (la más alta autoridad del Vaticano en el área de la doctrina después del Papa). Fue nombrado Prefecto por el Papa Benedicto XVI en 2012 y se ha dado a conocer por sus puntos de vista conservadores con respecto a la interpretación de la doctrina y la moral católicas. Al hacerlo, chocó con el enfoque abierto e inclusivo del Papa Francisco, especialmente en cuanto a si volver a admitir o no a la Eucaristía a personas en relaciones “irregulares”. Müller se opuso vocalmente a la relajación de la actitud católica hacia las personas que viven en una relación fuera del matrimonio, como había sido admitido por el Amoris Laetitia, el documento del Vaticano de 2015 sobre la familia que fue fuertemente apoyado por el Papa. Su crítica al Papa es la razón por la que Francisco lo despidió abruptamente en 2017, rompiendo la práctica habitual de que el Prefecto sea confirmado en su cargo hasta la jubilación e incluso más allá. El hecho de que quien solía ser el segundo o el tercero en rango después del Papa en la jerarquía del Vaticano sea ahora un opositor declarado de él es una señal del caos por el que está pasando el Vaticano en este momento. En los últimos años, Müller se ha convertido en un punto de referencia para aquellos que se preocupan por la dirección que la Iglesia Católico Romana ha tomado bajo el liderazgo del Papa Francisco. En el Manifiesto, el Cardenal alemán habla de una “creciente confusión” en la doctrina de la Iglesia: “Hoy en día, muchos cristianos ni siquiera son conscientes de las enseñanzas básicas de la fe”, lamenta el cardenal alemán, “por lo que existe un peligro creciente de perder el camino hacia la vida eterna”. Su inquietud tiene que ver con el socavamiento de los principios tradicionales católico romanos que sucede bajo el Papa Francisco. El Manifiesto es un documento de cuatro páginas publicado en varios idiomas que llama a personas de todo el mundo a firmarlo como una forma de afirmar la identidad católica en este tiempo de “creciente confusión”. El objetivo es claramente el Papa Francisco y su aparente falta de fiabilidad teológica. El pars construens [proceso de construcción] es un intento de recuperar la estabilidad doctrinal y la amplitud del Catecismo de la Iglesia Católica de 1992, que fue promulgado por el Papa Juan Pablo II y redactado bajo el liderazgo del entonces Cardenal Joseph Ratzinger. Mientras que Francisco es visto como el causante de la confusión a través de su torpe teología, Juan Pablo II y Benedicto XVI son considerados como baluartes romanos. El Catecismo es la explicación tradicional de la fe católico romana, comenzando con el Dios Trino pero centrado en la sacramentalidad de la Iglesia, que prolonga el ministerio de Cristo y por lo tanto administra la gracia de Dios a través de los sacramentos. Más que el evangelio bíblico, es la “vida sacramental” la que da forma a la vida cristiana según el Cardenal. Más que la obediencia al Jesucristo bíblico, es la sumisión a la autoridad de la Iglesia romana lo que marca su propuesta. El antídoto de Müller contra la degradación de Francisco es la recuperación del catolicismo tradicional: no una recuperación del evangelio, sino la reafirmación de Roma como el “signo visible y el  instrumento de salvación realizado en la Iglesia Católica”. La solución no es cualitativamente diferente del problema que quiere resolver.   ¿UN PAPADO FRACASADO? Al otro lado del Atlántico, el tono contra Francisco ha alcanzado un auge inesperado. El incipit del mencionado artículo de First Things  [Primeras Cosas] es chocante si se tiene en cuenta su origen:  “El régimen actual en Roma dañará a la Iglesia Católica. El Papa Francisco combina la laxitud y la implacabilidad. Su estilo es casual y accesible; la política de su iglesia es fría y astuta. Hay temas principales en este pontificado, como misericordia,  acompañamiento, periferias, etc., pero no un marco teológico. Es un arma verbal semiautomática, que exprime rondas de observaciones mordaces, percepciones espirituales y cosas terrenales (¡coprofagia!). Esto ha creado una atmósfera confusa, incluso disfuncional, que se volverá intolerable, si es que no lo ha sido ya”. Y esto es sólo el principio. El artículo continúa describiendo la situación de caos que el Papa ha llevado a la Iglesia Romana. Dada la procedencia norteamericana, una reacción visceral apropiada a esta lectura es: ¡WOW! ¿Qué está pasando en los círculos católicos conservadores? No son palabras escritas por un fundamentalista anticuado que escupe su anticatolicismo emocional. First Things es una voz autorizada del catolicismo conservador y una firme defensora de la cosmovisión católica romana. Al leer esta crítica mordaz, uno no puede evitar pensar: ¿cómo puede un autor católico escribir esto y aún así ratificar a Francisco como el Papa? ¿Cómo puede un católico conservador que ha dicho durante décadas que el catolicismo romano es único y necesario debido a la voz autorizada del Papa criticar ahora lo que el Papa está enseñando y haciendo? ¿No hay una contradicción? Más fundamentalmente, ¿estamos seguros de que Francisco es el principal problema? ¿O no es el papado monárquico, político y autoproclamado infalible el tema en juego, bíblicamente hablando? El Cardenal Müller ve el problema, pero su solución no es mejor que eso. First Things ve el problema pero no tiene forma de lograr una verdadera reforma bíblica del papado. Visto desde fuera, la batalla entre los partidarios y los opositores del Papa Francisco es de poca importancia si no conduce a la recuperación del evangelio bíblico de la salvación sólo por la fe y a una reorientación radical de la Iglesia Católica Romana.
Leer más: http://protestantedigital.com/magacin/46583/Confusion_y_Fracaso_Otros_golpes_catolico_romanos_contra_el_Papa_Francisco

Seis años del papa Francisco: ‘Nadie es profeta en su tierra’


La fecha llega en plena crisis interna en la Iglesia por los abusos a menores. Triunfos y desencantos del pontificado de Jorge Bergoglio. por Facundo F. Barrio vaticano. Una estructura compleja, que tiene zonas oscuras muy difíciles de administrar. FOTO: CEDOC PERFIL MÁS NOTICIAS DE INTERNACIONAL Tragedia área en Etiopía: 157 muertos tras estrellarse un Boeing 737 Guaidó convocó a una marcha nacional para tomar el poder Alcalá, el general que era chavista y ahora lidera a los militares pro Guaidó En un momento crítico para el catolicismo por las denuncias contra sacerdotes pedófilos y encubridores, Jorge Mario Bergoglio cumplirá seis años de su papado el próximo miércoles. Mientras el Papa sigue afianzando el liderazgo renovado del Vaticano en el ámbito exterior, la cuestión de los abusos sexuales contra menores, que hoy se revela más grave y extendida de lo que se imaginaba, expone como ningún otro tema las limitaciones de Francisco para producir cambios profundos en la Iglesia a nivel interno. La cumbre pontificia sobre la pederastia que el Papa organizó en febrero quedó desdibujada pocas horas después de su clausura, cuando un tribunal de Australia ordenó la detención del cardenal George Pell, ministro de Economía y número tres del Vaticano, condenado por haber violado a un niño y abusado de otro. Pell era una figura clave de la Iglesia Católica en cuanto a sus poderes. Trabajó con Francisco desde el inicio de su papado. Integró el grupo de nueve cardenales consejeros del Papa conocido como C9. Tuvo a su cargo la limpieza de las cuentas vaticanas. Había sido acusado de abuso de menores en 2016, pero entonces recibió la confianza y el apoyo sin fisuras del Vaticano. El caso Pell va a arruinar el cumpleaños papal: el cardenal irá preso el mismo miércoles 13. Después de la cumbre, Francisco no especificó si está dispuesto a impulsar la obligatoriedad de trasladar a la Justicia ordinaria cada denuncia de pederastia que recibe la Iglesia. Todas las acusaciones están en poder de la Congregación para la Doctrina de la Fe, pero el Vaticano no las hace públicas. El Papa considera que la legislación canónica actual no necesita cambios para combatir los abusos, sino que se trata de un problema de “mentalidad” de los sacerdotes. Lo cual resulta frustrante para la mayoría de los colectivos de víctimas. “Es cierto que siempre son un poco decepcionantes las medidas que puedan tomarse después de tantos años de silencio y complicidad −dice a PERFIL José María Poirier, director de la revista católica Criterio−. Las palabras no valen mucho porque se perdió credibilidad moral. Por otra parte, el Papa encontró con una curia romana no demasiado dispuesta a acompañarlo y con algunas conferencias episcopales que tampoco comparten su política de transparencia y rigor”. En ciertos sectores católicos existe la tesis de que Francisco no logra hacer pie con reformas estructurales porque enfrenta la resistencia conservadora de una parte de la curia romana. Pero ésa es solo una parte de la cuestión. También puede discutirse qué tan real es la vocación reformadora de Bergoglio que algunos dan por supuesta. “Francisco no es un gran reformador −afirma el sociólogo de la religión Fortunato Mallimaci, investigador del Conicet y profesor titular del seminario Sociedad y religión en la UBA−. Hoy el movimiento católico está en las antípodas del espíritu reformista del Concilio Vaticano II. El Papa está convencido de que el sacerdocio y los sacerdotes deben ser mejores, pero eso no significa transformar la estructura de la parroquia ni del seminario. La idea de que lo sagrado es lo único que puede llevar a la Iglesia Católica por el buen camino sigue intacta”. La última noticia desagradable que Francisco recibió esta semana fue la condena a seis meses de prisión de otro jerarca eclesiástico, el cardenal francés Philippe Barbarin, arzobispo de Lyon, por encubrir casos de pedofilia. El Papa atribuyó el “verdadero significado” de lo que ocurre con las denuncias de abusos en todo el mundo al “espíritu del mal, del Enemigo, que actúa con el pretexto de ser el patrón del mundo”. El dogmatismo papal en temas doctrinarios también se manifiesta en su postura sobre el lugar de la mujer en la Iglesia. Que el sacerdocio femenino ni se discuta es esperable, pero a Francisco se lo ve incómodo ante las demandas de los movimientos de mujeres en términos generales. “Todo feminismo acaba siendo un machismo con pollera”, dijo al cierre de la última cumbre pontificia. Según Mallimaci, la Iglesia está pagando la inflexibilidad de su conducción masculina con una sangría considerable de religiosas en distintas partes del mundo. Mientras el balance sobre la reforma interna de la Iglesia deja gusto a poco, Francisco puede enumerar logros en materia de política exterior envidiables para cualquier líder internacional. “Francisco revitalizó la tradición de Juan Pablo II de un papado que acompaña a los pueblos que sufren −observa Mallimaci−. Existe una geopolítica vaticana de auxilio a los marginados, promoción de la paz, diálogo interreligioso y negación de la supuesta existencia de un conflicto civilizatorio. No hay otros líderes internacionales que hoy encarnen esos valores. Que el Papa asuma ese tipo de liderazgo y juegue en las grandes ligas es muy interesante”.

(Fuente www.perfil.com). El periodismo profesional es costoso y por eso debemos defender nuestra propiedad intelectual. Robar nuestro contenido es un delito, para compartir nuestras notas por favor utilizar los botones de “share” o directamente comparta la URL. Por cualquier duda por favor escribir a perfilcom@perfil.com

“AL CURA, OIRLE LA MISA Y NO MÁS” Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP*


Esta era una frase que se escuchaba en los hogares en boca de nuestros abuelos, de nuestros tíos y tías y también de nuestros padres. Nuestros ancestros sí sabían de qué estaban hablando, aunque la mayoría no sabíamos que querían decir con esa expresión.
Esto nos lleva a pensar que la hecatombe que vive la Iglesia no es nueva, sino que viene de muchísimo tiempo atrás. Es un tema que no se conocía a fondo, pues en ese entonces, no se contaba con los medios de comunicación con los que ahora contamos.
Tampoco se podía preguntar el porqué de esa expresión. Nadie se atrevía ni de casualidad a decir una sola palabra. Si acaso lo único que decían era: “Cuando seas mayor, te darás cuenta”. O sea, que nos quedabamos en las mismas, intrigados, pero sin respuestas.
El secreto estaba muy bien guardado, lo guardaban los mayores, todos apuntaban a proteger a la institución eclesial a toda costa. 
A nuestras abuelas las veíamos muy recatadas en las primeras bancas, bien rezando el rosario o haciendo alguna novena, creo que nunca le vieron la cara al cura, ni siquiera cuando les daba la comunión.
Y ahora que vivimos otros tiempos en los que se puede hablar y los medios de comunicación nos tienen al día de todo o casi todo lo que ocurre en el mundo, vemos que se buscan culpables en diversos ámbitos y se condenan, también en la Iglesia. ¿Fueron nuestros antepasados unos encubridores? 
La culpa recae sobre diversos ámbitos donde se desenvuelve el ser humano o que tienen que ver con él: la sociedad, la cultura y la religión, en los cuales influye sobre todo en el factor de la educación en base a la moral.
Creyeron que era suficiente con no sacar a flote el asunto, con esconderlo y proteger al cura y a la institución, infundiendo miedo y generando el pánico ante el misterio y ante lo desconocido.
El miedo ha sido instrumento de poder desde muy antiguo y es un instrumento que se ha utilizado y se utiliza también en nuestros días. Era necesario fomentar y mantener la ignorancia, sobre todo en las mujeres, por eso, de ahí que veamos cómo pretender hacer las reformas en la Educación, no para que haya verdadera información, formación, capacitación y se incentive la investigación, sino todo lo contrario, lo que no se puede cambiar que se ignore, como ha sido el cerrar puertas a la Historia, aboliendo todas aquellas materias que tienen que ver con los principios de Humanidad.
El problema no es para esconderlo, ni para minimizarlo, y menos para negarlo. Ya la Iglesia Institucional lo acepta, lo reconoce, pero no en su verdadera dimensión. El problema es de carácter sociocultural. Ha sido la sociedad quién lo ha tolerado, permitido y protegido, con el apoyo a las distintas jerarquías, para proteger las instituciones, entre ellas la Iglesia, pero no para proteger a los débiles, en este caso, mujeres y niños.  Nos toca hoy  hacer frente a una realidad dolorosa, que causa vergüenza a quienes somos creyentes.Por eso, aunque el mal venga desde muy lejos, nos toca hoy a nosotras y nosotros, hacerle frente y desterrarlo haciendo justicia y colaborando con ella.
¡También gritamos en medio de nuestro dolor y vergüenza: “Tolerancia Cero”. No se puede anunciar el Evangelio, sin testimonio y sin respeto al ser humano. 

Presbitera católica.

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: