“Por una nueva espiritualidad”, XXVI Foro Encrucillada


Antonio Gómez González

Religión Digital

“La espiritualidad es una necesidad que se palpa a pesar de la secularización”. “Los tres ponentes, José A. Pagola, Teresa Forcades y Luis González-Carvajal, nos encantaron”. Este fin de semana participé en el XXVI Foro Encrucillada, nacido a la sombra de la Revista gallega de pensamiento cristiano, del mismo nombre, nacida como fruto del Concilio Vaticano II. Es norma de este foro el fomentar el diálogo entre fe y cultura en la perspectiva abierta por la Gadium et spes. Este año la asitencia desbordó las previsiones de los organizadores.

El salón del Auditorio de Galicia (Santiago de Compostela) resultó insuficiente para acoger a todos los matriculados. A pesar de las sillas colocadas en el escenario, hubo muchas pesonas de pie o sentadas en los pasillos.

Como muestra de la acogida del tema y ponentes elegidos unos detalles:

a) La directora de un Colegio: “Enhorabuena. Disfruté mucho con el foro y agradezco que nos brindeis oportunidades de este tipo. A mis profesores se les han abierto horizontes nuevos.”

b) “Como sabrás el día 4 cogí el avión en Málaga para llegar a tiempo al Foro. La verdad es que mereció la pena. Los tres ponentes nos encantaron. Incluso recordé tiempos de mi juventud más ilusionada, al concluir González Carvajal con una alusión al método de la “revisión de vida”

c) En la sala se habló portugués y me consta la presencia de un matrimoinio del país vasco.

Los organizadores acertaron en la elección del tema. La espiritualidad es una necesidad que se palpa a pesar de la secularización. Ésta justifica precisamente el adjetivo ‘nueva’ espiritualidad. Nueva porque ha de inculturarse en nuestro mundo y realidad sin excluir la realidad mundana. Nueva porque ha de entroncarse en la actividad laica de Jesús. Nueva porque no excluye su vivencia en la acción social y política, sino que las incluye como exigencia del mensage liberador de Jesús. Nueva porque, como indicó la presentadora del Foro, ha de abrirse al diálogo con otras espiritualidades laicas, escépticas y ateas.

Los ponentes también eran esperados y fueron acogidos efusivamente. J.A. Pagola como especialista bíblico nos presentó la espiritualidad (‘Una espiritualidad centrada en Jesús’), que ha de nacer del encuentro con el Jesús de los Evangélios, el Jesús compasivo y amigo de los pobres, de los excluidos; el Jesús que atrae a las masas y vive y comparte sus problemas y ansias de liberación; el Jesús que, sin romper con la tradicción judía, considera que el verdadero Dios prefiere el amor compasivo al rito o la norma; el sábado, el Templo de Jerusalén, no son lo promordial.

Teresa Forcades abordó, con su didactica clarividente y arrolladora, el papel de la mujer y las sucesivas interpretaciones de la verdad revelada y las vivencias históricas de la espiritualidad (‘Lo femenino en la espiritualidad’). Sus especialidades en medicina y teología hacen su discurso atractivo y clarificador. Subrayó el papel de la teología feminista como una teología liberadora de la situación de desigualdad de la mujer frente al hombre. Construyó su discurso en el papel vivido por María y la necesidad de clarificar nuestras creencias. Destacó el carácter primordial de la libertad de María en la anunciaón. Recibe una propuesta, pero el ‘hágase …’ es fundametal. Fundamental porque es una mujer quien recibe la propuesta y fundametal porque Dios propone, no impone.

Y la pregunta surgió. ¿Cómo vive su espiritualidad monástica? En los tiempos fuertes liturgicamente no admite invitaciones y es en esos momentos donde su reflexión se sedimenta y profundiza. Sus salidas del Monasterio son prolongación de su vida de oración y reflexión teológica.

Por la tarde, reflexionamos sobre ‘Espiritualidad y práxis cristiana’ de la mano de otro ilustre ponente, Luís González-Carvajal Santabárbara. Subrayaría el papel de la experiencia de Dios en los hechos cotidianos de la vida. Trajo a colación un texto de Wenceslao Fernández Flórez (http://perso.wanadoo.es/health/wenceslaolas7.txt).

La experiencia de Dios es una vivencia personal de un hecho vivido en la que, de algún modo reconocemos, vivimos unha presencia personal de Dios. Con ejemplos personales nos hizo comprender su mensage, destacando el método de la revisión de vida de los movimientos de Acción Católica como vivencia comunitaria. Ésta es nuestra fe. Teología para Universitarios – Sal Terrae , puede darnos una idea de su labor investigador. Va por la edición 21ª.

Los asistentes aprovecharon para que los ponentes les dedicasen alguna de sus obras. J.A. Pagola firmó ejemplares de su libro ‘Jesús. Aproximación histórica’, PPC, 2007, que se está traduciendo al ruso, croata y japonés, entre otros. Teresa Forcades, ‘La teología feminista en la historia’ (Fragmenta editorial, SLL).

Las ponencias se publicarán en el nº 175 de Encrucillada.

Fuente:www.redescristianas.net

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: