Sistema judicial incumple con amnistías a miembros de las FARC: Enrique Santiago


MARCHA RECOMIENDA

TYPOGRAPHY
  • MEDIUM
  • DEFAULT

En todo el país se solicitarán más de 4.000 amnistías. Solo en Medellín serían 300, según datos de la Corporación Nelson Mandela.

Desde el pasado 30 de diciembre, el Congreso colombiano aprobó la ley de amnistía e indulto, Ley 1820 de 2016, que cobija a los miembros de las FARC en su proceso de reincorporación a la vida civil. Aunque su aplicación debería ser inmediata, hasta ahora solo siete personas han sido amnistiadas por los jueces.

Ha pasado mes y medio luego de su aprobación, y el sistema judicial no aplica de manera ágil la amnistía para los excombatientes que han llegado a las zonas veredales de transición, ni el indulto para los presos políticos o los subversivos que tienen condenas o procesos penales en su contra.

“Estamos ante una situación inédita. No existe ningún proceso de paz en el mundo en el que 45 días después de aprobarse la ley de amnistía, no haya sido aplicada por los tribunales”, afirmó en Medellín el abogado de las FARC, Enrique Santiago.

El problema, explicó, es que jueces y fiscales ponen trabas al proceso. Los obstáculos van desde argumentos que tratan de justificar la inaplicación del beneficio, hasta providencias judiciales que solicitan al poder ejecutivo instrucciones para hacerla efectiva.

Esto no debería ocurrir porque “en Colombia hay separación de poderes. Y no creo que el poder judicial necesite que ningún órgano del Estado le dé indicaciones. Es la ley publicada la que determina el contenido de cada norma”, argumentó Enrique Santiago.

El jurista citó además el artículo 6 del protocolo II de Ginebra, aplicable a procesos de terminación de conflictos internos, que en el punto cinco dice lo siguiente: “A la cesación de las hostilidades, las autoridades en el poder procurarán conceder la amnistía más amplia posible a las personas que hayan tomado parte en el conflicto armado o que se encuentren privadas de libertad, internadas o detenidas por motivos relacionados con el conflicto armado”.

“Lo que hay es una omisión absoluta de la aplicación del principio de favorabilidad que sirve al beneficiario de la amnistía ante cualquier situación de duda”, concluyó Enrique Santiago, al anotar que desgraciadamente tampoco se está aplicando el régimen de libertades condicionadas para que las personas puedan quedar a disposición de la Jurisdicción Especial para la Paz.

De aplicarse la ley de amnistía, más de 4.000 miembros de las FARC serían favorecidos, 300 de ellos en la ciudad de Medellín. Además el beneficio de indulto permitiría descongestionar el sistema carcelario agobiado por los problemas de hacinamiento.

Hasta ahora los únicos juzgados que han cumplido de manera ágil con la aplicación de la ley han sido el Juzgado Cuarto de Ejecución de Penas de Ibagué y el Juzgado Tercero de Ejecución de Penas de Cali, confirmó Enrique Santiago.

El abogado concluyó que, al parecer, para resolver este conflicto, el país necesita agilizar la entrada en vigor de la Jurisdicción Especial para la Paz.

Fiscalía dice que solo ha recibido 48 solicitudes

En una carta enviada este viernes 10 de febrero por la vicefiscal, María Paulina Riveros, al alto comisionado para la paz, Sergio Jaramillo, la representate del ente acusador indicó que esa institución solo ha recibido 48 solicitudes de amnistía de manera formal.

En la misiva, Riveros advierte que hay tres condiciones fundamentales para proceder con la aplicación de la Ley 1820 del 30 de diciembre de 2016.

La primera es el “modelo del acta de compromiso conforme al texto definido para el proceso de dejación de armas, previsto en el artículo 18 de la ley de amnistía”. La segunda, es “indicar a qué dependencia y funcionario deben remitirse los peticionarios a efectos de suscribir el acta formal del compromiso de la que trata el artículo 36 de la ley 1820 de 2016”. Y la tercera, es tener el “listado oficial del Gobierno Nacional, verificado conforme a lo establecido en el Acuerdo Final”.

 

Nota en contexto: http://www.ipc.org.co/agenciadeprensa/index.php/2017/02/11/sistema-judicial-incumple-con-amnistias-a-miembros-de-las-farc-enrique-santiago/

http://www.marchapatriotica.org/index.php/marcha-recomienda/3818-sistema-judicial-incumple-con-amnistias-a-miembros-de-las-farc-enrique-santiago

Anuncios

“Es un engaño que el trabajo asalariado sea la clave para liberar a las mujeres


Entrevista con la pensadora feminista Silvia Federici, que reivindica que el trabajo reproductivo y de cuidados que hacen gratis las mujeres es la base sobre la que se sostiene el capitalismo

“Ahora las mujeres tienen dos trabajos -el de fuera de casa y el de dentro- y aún menos tiempo para luchar, y participar en movimientos sociales o políticos”

La escritora y activista feminista Silvia Federici. / Marta Jara
La escritora y activista feminista Silvia Federici. / Marta Jara

Silvia Federici (Italia, 1942) es una pensadora y activista feminista, un referente intelectual por su análisis del capitalismo, el trabajo asalariado y reproductivo, siempre desde una perspectiva de género. Profesora en la Universidad de Hofstra de Nueva York, Federici fue una de las impulsoras de las campañas que en los años setenta comenzaron a reivindicar un salario para el empleo doméstico. “El trabajo doméstico no es un trabajo por amor, hay que desnaturalizarlo”, defiende. La escritora está de gira por España: allá donde ha estado las librerías y salas se han llenado para escucharla. Su último libro publicado en español es “Revolución en punto cero. Trabajo doméstico, reproducción y luchas feministas”, publicado por Traficantes de Sueños.

¿Es esta crisis económica una crisis también de igualdad?

Sí, es una crisis de igualdad y que amenaza especialmente a las mujeres. Hay muchas consecuencias de las crisis que impactan en las mujeres de forma particularmente intensa. Por un lado, los recortes de servicios públicos, de la sanidad, de la educación, de los cuidados, las guarderías… eso trae a las casas un montón de trabajo doméstico que todavía siguen haciendo mayoritariamente las mujeres. La mayoría de las mujeres trabajan fuera de casa pero siguen encargándose de este trabajo y tienen que absorber esta parte de tareas que antes eran públicas. Por otro lado, la crisis del empleo y del salario crea nuevas tensiones entre las mujeres y los hombres. Que las mujeres tengan más autonomía ha creado tensiones y un aumento de la violencia masculina. El hecho de que los hombres no tengan el poder económico y al mismo tiempo las mujeres reivindican una mayor autonomía ha creado formas de violencia masculina contra las mujeres que se pueden ver en todo el mundo.

¿En qué momento diría que estamos entonces?

Estamos en un periodo en el cual se está desarrollando un nuevo tipo de patriarcado en el cual las mujeres no son solo amas de casa, pero en el que los valores y las estructuras sociales tradicionales aún no han sido cambiadas. Por ejemplo, hoy muchas mujeres trabajan fuera de la casa, muchas veces en condiciones precarias, lo que supone una pequeña fuente de mayor autonomía. Sin embargo, los lugares de trabajo asalariado no han sido cambiados, por tanto, ese trabajo asalariado significa adaptarse a un régimen que está construido pensado en el trabajo tradicional masculino: las horas de trabajo no son flexibles, los centros de trabajo no han incluido lugares para el cuidado, como guarderías, y no se ha pensado formas para que hombres y mujeres concilien producción y reproducción. Es un nuevo patriarcado en el que las mujeres deben ser dos cosas: productoras y reproductoras al mismo tiempo, una espiral que acaba consumiendo toda la vida de las mujeres.

De hecho, usted dice que se ha identificado la emancipación de las mujeres con el acceso al trabajo asalariado y que eso le parece un error, ¿lo es?

Es un engaño del que hoy podemos darnos cuenta. La ilusión de que el trabajo asalariado podía liberar a las mujeres no se ha producido. El feminismo de los años 70 no podía imaginar que las mujeres estaban entrando al trabajo asalariado en el momento justo en el que éste se estaba convirtiendo en un terreno de crisis. Pero es que, en general, el trabajo asalariado no ha liberado nunca a nadie. La idea de la liberación es alcanzar la igualdad de oportundiades con los hombres, pero ha estado basada en un malentendido fundamental sobre el papel del trabajo asalariado en el capitalismo. Ahora vemos que esas esperanzas de transformación completa eran en vano. Al mismo tiempo sí vemos que muchas mujeres han conseguido más autonomía a través del trabajo asalarido, pero más autonomía respecto de los hombres no respecto del capital. Es algo que ha permitido vivir por su cuenta a muchas mujeres o bien que tuvieran un trabajo, mientras su pareja no lo tenía. De alguna forma esto ha cambiado las dinámicas en los hogares, pero en general no ha cambiado las relaciones entre hombres y mujeres. Y, muy importante, eso no ha cambiado las relaciones entre mujeres y capitalismo: porque ahora las mujeres tienen dos trabajos y aún menos tiempo para, por ejemplo, luchar, participar en movimientos sociales o políticos.

Es también muy crítica con organismos internacionales como el FMI, el Banco Mundial o la ONU. Algunos de ellos publican informes animando a la participación femenina en el mercado laboral, mientras alientan medidas de recorte que perjudican la igualdad y la vida de las mujeres…

Sí y esto es fundamental. Es un error no ver el tipo de planificación capitalista que se está desarrollando dentro del proyecto de globalización. Hubo una intervención masiva en la agenda y en las políticas feministas con el objetivo de usar el feminismo para promover el neoliberalismo y para contrarrestar el potencial subversivo que tenía el movimietno de mujeres en términos, por ejemplo, de lucha contra la división sexual del trabajo y contra todos los mecanismos de explotación. Por un lado, el trabajo de la ONU fue redefinir la agenda feminista y creo que fueron bastante efectivos. A través de  varias conferencias mundiales, por ejemplo, se presentaban así misma como la representación de las mujeres del mundo y de lo que es o no el feminismo. Por otro lado, su otro objetivo era ‘educar’ a los gobiernos del mundo en que algo tenía que cambiar en la legislación laboral para permitir la entrada de las mujeres en el trabajo asalariado.

¿Cómo salir entonces de esa trampa, cómo conseguir reivindicar la igualdad sin caer en esas trampas? Porque, por ejemplo, usted rechaza que las mujeres se incorporen en igualdad a los Ejércitos.

No a las mujeres en el Ejército, de ninguna manera. Hay que tener en cuenta que los hombres también son explotados. Entonces, si decimos simplemente que queremos la igualdad con los hombres estamos diciendo que queremos tener la misma explotación que los hombres tienen. La igualdad es un término que congela el feminismo: por supuesto que en un sentido general no podemos estar en contra de la igualdad, pero en otro sentido decir solo que luchamos por la igualdad es decir que queremos la explotación capitalista que sufren los hombres. Creo que lo podemos hacer mejor que eso, hay que aspirar a transformar el modelo entero, porque los hombres tampoco tienen una situación ideal, los hombres también deben ser liberados, porque son sujetos de un proceso de explotación. Por eso no a las mujeres en el ejército, porque no a la guerra, no a la participación en ninguna organización que nos comprometa a matar a otras mujeres, a otros hombres en otros países con el objetivo de controlar los recursos del mundo. La lucha feminista debería deicr en ese sentido que los hombres deberían ser iguales a las mujeres, que no haya hombres en los ejércitos, es decir, no a los ejércitos y no a las guerras.

¿Y cómo salir de la trampa en el caso del trabajo asalariado?

Esto es diferente porque en muchos casos el trabajo asalariado es la única forma en la que podamos ser autónomas y no estamos en la posición de decir no al empleo. La cuestión es considerar el trabajo asalariado como una estrategia más para la liberación, no como la gran estrategia para liberarnos. Por ejemplo, en EEUU la cuestión del trabajo reproductivo no se tiene en cuenta para nada e incluso cuando las mujeres luchan por liberarse de las tareas de cuidado eso solo se tiene en cuenta como una forma de que ellas puedan dedicar más tiempo al trabajo fuera de casa. El capitalismo devalúa la reproducción, y eso significa que devalúa nuestras vidas para continuar devaluando la producción de trabajadores. Es un asunto fundamental que no se está teniendo en cuenta. Así que no se trata de decir no al trabajo asalariado sino de decir que el trabajo asalariado no es la fórmula mágica para liberar a las mujeres. Las mujeres no están afuera de la clase trabajadora, la lucha feminista debe estar totalmente imbricada en la lucha trabajadora.

Entonces, ¿qué más estrategias se pueden seguir para conseguir esa liberación?

El trabajo que la mayoría de mujeres hacen en el mundo, que es el trabajo reproductivo y doméstico, es ignorado. Y ese trabajo es la base del capitalismo porque es la forma en la que se reproducen los trabajadores. El trabajo de cuidados no es un trabajo por amor, es un trabajo para producir a los trabajadores para el capital y es un tema central. Si no hay reproducción, no hay producción. Si ese trabajo que hacen las mujeres en las casas es el principio de todo lo demás: si las mujeres paran, todo para; si el trabajo doméstico para, todo lo demás para. Por eso el capitalismo tiene que devaluar este trabajo constantemente para sobrevivir: ¿por qué ese trabajo no está pagado si mantiene nuestras vidas en marcha? La corriente de la que yo provengo vimos que si el capitalismo tuviera que pagar por este trabajo no podría seguir acumulando bienes. Y al menos que lidiemos con este asunto no produciremos ningún cambio en ningún otra plano.

¿Defiende el salario para el trabajo doméstico?

Sí. Muchas feministas nos acusan de institucionalizar a las mujeres en casa porque entienden que esta demanda es una forma de congelar a las mujeres en los hogares, pero es exactamente lo contrario, es la forma en que podemos liberarnos. Porque si este trabajo es considerado como tal los hombres también podrán hacerlo. El salario sería para el trabajo, no para las mujeres.

Sí, pero aún hoy son las mujeres las que hacen mayoritariamente ese trabajo, esa sigue siendo la tendencia a pesar de que ha habido otros cambios, ¿qué haría cambiar esa inercia?

La tendencia es esa porque la ausencia de salario ha naturalizado la explotación. ¿Te imaginas que los hombres hubieran hecho un trabajo industrial gratis durante dos años porque es lo propio de los hombres? Estaría totalmente naturalizado, igual que lo está el trabajo doméstico, que está ligado a la feminidad y a lo que se considera propio de las mujeres. En una sociedad conformada para las relaciones monetarias, la falta de salario ha transformado una forma de explotación en una actividad natural, por eso decimos que es importante desnaturalizarla.

¿Y la forma de desnaturalizarla es precisamente mediante un salario?

Sí, es un primer paso para hacerlo. Pero nunca vemos el salario como un fin, sino como un medio, un instrumento para empezar la reivindicación. Ya solo pedir un salario tiene el poder de revelar toda un área de explotación, de sacar a la luz que esto es un trabajo propiamente dicho, y que es esencial para el capitalismo, que ha acumulado riqueza gracias a ello.

¿No se corre el riesgo de perpetuar así la división sexual del trabajo?

No, es una forma de romperla. Se puede demostrar que la división sexual del trabajo está construida sobre la diferencia salario-no salario.

Sin embargo, en muchos países como España el trabajo doméstico ya está reconocido como tal (no con todos los derechos) y aún así ese trabajo sigue siendo femenino mayoritariamente, es decir, que esté remunerado no ha hecho que los hombres se incorporen a esos empleos. ¿Por qué pensar entonces que pagar por las tareas del hogar hará que los hombres se incorporen a ese área?

En una situación en la que el trabajo doméstico no es reconocido como trabajo y millones de mujeres lo hacen gratis en todo el mundo, las mujeres que lo hacen por dinero están en una situación de debilidad, de no poder negociar mejores condiciones. Yo espero que se construya un nuevo movimiento feminista que una a las mujeres que hacen trabajo doméstico pagado y a las que lo hacen no pagado. Empezar una lucha sobre qué significa este trabajo, reivindicar nuevos recursos al servicio de este trabajo y proponer nuevas formas de organización. Este trabajo se hace separadas las unas de las otras y hace falta unión, nuevas formas de cooperación que nos permitan unir nuestras fuerzas para contestar esta devaluación del trabajo doméstico. La conexión entre mujeres y trabajo doméstico es muy fuerte y no será fácil, pero creo que sí se podrían conseguir cosas. La reinvidicación del salario para el trabajo doméstico ha sido muy liberadora porque muchas mujeres podían comprender así que lo que hacían era trabajo y era explotación, y no algo natural.

http://www.eldiario.es/economia/engano-trabajo-asalariado-liberar-mujeres_0_262823964.html

¿Cuáles son los ambientes conservadores en contra de la revolución Bergoglio?


m resultado de la imagen para los carteles contra FranciscoFrancia Giansoldati  – 7 febrero 2017

Traducción: Moisés Sbalerdotto

 La obra de teatro anti-Bergoglio en las paredes de la capital de italiana es Sólo El último de los Ataques Contra Que El Líder, de Acuerdo con el Centro de Investigación Pew , Goza de la Mayor Popularidad en el planeta, Más Que any Otro presidente. INCLUIDO los Estados Unidos. Un Papa Que Fue consagrado por el Washington Post Como El Punto de Referencia de la Izquierda mundial, DEBIDO A las batallas, Humanitarias, sociales, Ambientales, Lucho Bajo la bandera de Cristo .
Sin embargo, no pasa Un día sin Que Francisco, Tal Vez DEBIDO a Los Picos de Consenso Alcanzado, No Está sujeto m un fuertes golpes y bajas, Campañas en Los Medios Sobre el borde de la Ofensiva, dirigidas a debilitar su Acción.

El Informe es Francia Giansoldati , publicado en El Diario Il Messaggero , 05/02/2017. ‘Traducida es Moisés Sbardelotto .

 

Durante el pontificado, Enemigos HABIA MUCHOS. Fuera de la Iglesia y Dentro de el. La encíclica social, Laudato si ‘ , por Ejemplo, no deberia Tener Entornos Internacionales satisfechos Conectados a las Grandes Empresas

  • Donde deciden los precios En Futuros de la Producción Agrícola Mundial
  • Y Que Establece las COORDENADAS de las inversiones agroalimentarias en América del Sur y África .
  • Así Como los Grupos de Presión de los Productores de Armas o Poderosa Asociación del Rifle LUEGO, no deberian Haber disfrutado frente Campaña Masiva para penalizar la venta de material de un militar de Siria , el Oriente Medio , el Iraq .
  • ENTONCES Y, no pasa Un día sin Que Bergoglio ninguna Pide ONU Cambio del Reglamento del Sistema capitalista mundial.

En frente de la Inmigración, otro punto delicado para la Política, Bergoglio ha Revisado Poco ONU una s posición original, su, Esta Vez de insistir en la Capacidad de los Estados para aceptar CORRECTO e Integrar . Ciertamente, SUS llamamientos un favor de los Inmigrantes un desaparecieron Los Derechos EUROPEAS nunca, también Levantando Reacciones Frenéticas.

 

m resultado de la imagen para los carteles contra Francisco

Texto de los carteles en Las calles de Roma:  .? “… Hizo Una Intervención baño congregaciones, se Retira Sacerdotes decapitaste la Orden de Malta y la Inmaculada franciscanos, cardenales ignoraste Pero ¿DÓNDE ESTÁ su merced (. Trad JT)

 

Juzgar A por el Mensaje en el dialecto romano Dedicado al Papa Que habla poco de piedad para Poner La Línea

  • La curia,
  • La Orden de Malta
  • Y ALGUNAS Pequeñas congregaciones Religiosas limpias,

Los enemigos internos estan bien Equipados. Para Comprender el origen del frente anti-Bergoglio , Que Hay remontarse a los dos sínodos de la Familia, Despues De lo Cual se decidio ampliar las mallas de Misericordia Hacia Divorcio en Segundo matrimonio.

Un tema controvertido doctrinal, Que Sirviö Como un detonador a la idea De Una Iglesia del pueblo. La Opinión del Papa, por lo del tanto, por el efecto secundario, Obispos Y cardenales Que se adaptan una forzado.

  • Excesos were prohibidos,
  • el esplendor del Pasado,
  • EL CORTE De Las justificaciones.
  • la Transparencia se impusó en el Uso del Dinero.
  • Las áreas opacas de Edad were Poco a Poco pecado Hacer.

This visión de las Cosas Sólo Puede Ser confrontado ONU de la estafa interna del ala, Compuesta En Su Mayoría de CARDENALES Retirados. Una minoria Que se Filtra el descontento. Se Trata de Dos Visiones del Mundo Que chocan, dos Formas Diferentes de la lectura de los acontecimientos. Barreras erigidas Solamente pueden explicarse por El Famoso Cardenales dubia , Bajo el emblema de la rigidez de la unión indisoluble.

Entre los hijo Que parte de la Parte Delantera de la CARDENALES dubia , es factible de, Los Que expresaron dudas Sobre el Capítulo octavo de Amoris Laetitia hijo el ultraconservador:

  • Brandmüller ,
  • Caffara ,
  • Meisner
  • y Burke .

Último Este, ONU hueso duro de roer . FUE MOVIDO POR EL Papa Hace dos años, la Signatura Apostólica de la Orden de Malta , En Una especie de exilio, Hasta Que Llegó a la Alimentación, con su rigidez, La Lucha interna Que Causo el Cambio De tendencia, la renuncia, el terremoto .

Tal Vez Ahora Bergoglio utilizará el medidor de la misericordia para ponerlo en Su Lugar.

Mientras Tanto, párrafo defensor al Papa this serie de Ataques (sin Solo en Italia ), Que se Puso en Marcha Una PETICIÓN populares ( https://firmiamo.it/fermiamo-gli-attacchi-a-papa-francesco ). Hasta Ahora, ha Sido firmada por Más de 20.000 personajes.

m resultado de la imagen de Francia Giansoldati

Francia Giansoldati

Fuente:  http://www.ihu.unisinos.br/564625-quem-sao-os-ambientes-conservadores-contrarios-a-revolucao-de-bergoglio

.

Lea mas

http://www.padrescasados.org/archives/54147/quem-sao-os-ambientes-conservadores-contrarios-a-revolucao-de-bergoglio/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+AssociaoRumos+%28Associa%C3 % A7% C3% A3o + 29% Rumos

Cipriani reconoce que el caso Sodalicio le hace “un daño enorme” a la Iglesia Católica


El arzobispo de Lima dijo condenar “el abuso contra cualquier niño y persona en nombre de una fe y nombre de una autoridad”. También se pronunció sobre los casos de corrupción que empañan al país.

Cipriani afirma que la Iglesia de Lima entregó toda la información al Vaticano sobre las denuncias en el Sodalicio

Cipriani afirma que la Iglesia de Lima entregó toda la información al Vaticano sobre las denuncias en el Sodalicio . Foto: Difusión.

El cardenal Juan Luis Cipriani se refirió sobre el caso Sodalicio, después de que la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica del Vaticano sancionara a Luis Fernando Figari, fundador del cuestionada organización religiosa.
“Condeno con toda mi fuerza y mi convicción el abuso contra cualquier niño y persona en nombre de una fe y nombre de una autoridad. Esto es un largo recorrido, lamentablemente, está situación  le está haciendo un daño enorme a la Iglesia”, comentó en su programa Diálogos de Fe.
Figari fue prohibido de ingresar al Perú (“excepto por motivos muy graves”) y fue enviado a un lugar de penitencia, donde quedará enclaustrado. Además, tampoco se le permitirá dar entrevistas a medios de comunicación.
Cipriani agregó que, según consta en un documento enviado desde Roma, la Iglesia de Lima entregó toda la información sobre las denuncias en el Sodalicio desde 2011.
“No hubo ninguna víctima que nosotros estuvimos cubriendo. No hubo ninguna complicidad como se dijo. Uno por decencia soportó críticas”, señaló.
Sin embargo, el cardenal aseguró que hay personas que pretenden convertir el caso Sodalicio en un tema político para maltratar a la Iglesia Católica.
En otro momento se refirió sobre los casos de corrupción que involucran a exfuncionarios en el cobro de sobornos y, en ese contexto, advirtió el “surgimiento de moralistas que luego resultan peores”.

Christina Moreira Vázquez, ARCWP, en español: La Radio Hoy




Christina Moreira Vázquez, ARCWP, se entrevistó hoy en la Cadena Ser, una estación de radio en España. Christina habló sobre el movimiento de la Internacional Católica de la Mujer Sacerdote. Para escuchar a Christina, haga clic en el enlace de abajo e ir a 35:15 para el comienzo de su entrevista.

http://play.cadenaser.com/audio/cadenaser_avivirquesondosdias_20170211_100000_110000/

COLOMBIA: SOLIDARIDAD CON LA HNA GLORIA CECILIA NARVAEZ. FAVOR ESCRIBIR A LA CANCILLERIA COLOMBIANA.


La hermana Gloria Cecilia Narváez Quiceno, de la comunidad de las Franciscanas de María Inmaculada, colombiana, fue secuestrada por un comando yihadista en Mali.

Les rogamos dirigirse a la cancillería colombiana:
MARÍA ANGELA HOLGUIN, Ministra de relaciones exteriores, Bogotá
Solicitando se mantenga la atención sobre este caso y se haga todo lo posible por recuperar a la hermana sana y salva.
Difundir este mensaje.
Saludos sororos,
Carmiña Navia Velasco, en nombre del círculo de espiritualidad María de Magdala – Cali

LA TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN: LEONARDO BOFF Y FREI BETTO1


Frei Betto y Leonardo Boff.

Por:  Michael Löwy

Traducción por Caty R.

Los cristianos comprometidos socialmente son uno de los componentes más activos e importantes del movimiento altermundista; particularmente, pero no sólo, en América Latina y muy especialmente en Brasil, país que acogió las primeras reuniones del Foro Social Mundial (FSM). Uno de los iniciadores del Foro, Chico Whitaker, miembro de la “Comisión Justicia y Paz” de la CNBB (Conferencia Nacional de los Obispos Brasileños), pertenece a esta esfera de influencia, lo mismo que el sacerdote belga François Houtart, amigo y profesor de Camilo Torres, promotor de la revistaAlternatives Sud, fundador del “Centro Tricontinental” (CETRI) y una de las figuras intelectuales más influyentes del Foro.

Podemos fechar el nacimiento de esta corriente, que podríamos denominar como “cristianismo de la liberación”, a principios de los años 60, cuando la Juventud Universitaria Cristiana brasileña (JUC), alimentada de cultura católica francesa progresista (Emmanuel Mounier y la revista Esprit, el padre Lebret y el movimiento “Economía y Humanismo”, el Karl Marx del jesuita J.Y. Calvez), formula por primera vez, en nombre del cristianismo, una propuesta radical de transformación social. Este movimiento se extiende después a otros países del continente y encuentra, a partir de los años 70, una expresión cultural, política y espiritual en la “Teología de la Liberación”.

Los dos principales teólogos de la liberación brasileños, Leonardo Boff y Frei Betto están, por tanto, entre los precursores e inspiradores del altermundismo; con sus escritos y sus palabras participan activamente en las movilizaciones del “movimiento de los movimientos” y en los encuentros del Foro Social Mundial. Si su influencia es muy significativa en Brasil, donde muchos militantes de los movimientos sociales como sindicatos, MST (campesinos sin tierra) y movimientos de mujeres, provienen de comunidades eclesiásticas de base (CEB) que se reconocen en la Teología de la Liberación, sus escritos también son muy conocidos entre los cristianos de otros países, tanto de América Latina como del resto del mundo.

Si hubiera que resumir la idea central de la Teología de la Liberación en una sola frase, sería “opción preferente para los pobres”.

 

¿Cuál es la novedad? ¿La Iglesia no estuvo siempre caritativamente atenta al sufrimiento de los pobres? La diferencia -capital- es que el cristianismo de la liberación ya no considera a los pobres como simples objetos de ayuda, compasión o caridad, sino como protagonistas de su propia historia, artífices de su propia liberación. El papel de los cristianos comprometidos socialmente es participar en la “larga marcha” de los pobres hacia la “tierra prometida” -la libertad- contribuyendo a su organización y emancipación sociales.

El concepto de “pobre” tiene obviamente un profundo alcance religioso en el cristianismo, pero corresponde también a una realidad social esencial en Brasil y América Latina: la existencia de una inmensa masa de desposeídos, tanto en las ciudades como en el campo, que no son todos proletarios o trabajadores. Algunos sindicalistas cristianos latinoamericanos hablan de “pobretariado” para describir a esta clase de desheredados que no sólo son víctimas de la explotación sino, sobre todo, de la exclusión social pura y simple.

El proceso de radicalización de las culturas católicas de Brasil y América Latina que desembocó en la creación de la Teología de la Liberación no va desde la cumbre de la Iglesia para irrigar su base ni de la base popular hacia la cumbre (dos versiones que se encuentran a menudo en los planteamientos de los sociólogos o historiadores del fenómeno), sino de la periferia hacia el centro. Las categorías o sectores sociales del ámbito religioso que serán el motor de la renovación son todos, de alguna forma, marginales o periféricos con relación a la institución: movimientos laicos de la Iglesia y sus capellanes, expertos laicos, sacerdotes extranjeros, órdenes religiosas. En algunos casos el movimiento alcanza el “centro” y consigue influir en las conferencias episcopales (particularmente en Brasil), en otros casos se queda bloqueado en los “márgenes” de la institución.

Aunque existen divergencias significativas entre los teólogos de la liberación, en la mayoría de sus escritos encontramos repetidos los temas fundamentales que constituyen una salida radical de la doctrina tradicional y establecida de las Iglesias católica y protestante:

1)    Una implacable acusación moral y social contra el capitalismo como sistema injusto e inicuo, como forma de pecado estructural.

2)    El uso del instrumento marxista para comprender las causas de la pobreza, las contradicciones del capitalismo y las formas de la lucha de clases.

3)    La opción preferente a favor de los pobres y la solidaridad con su lucha de emancipación social.

4)    El desarrollo de comunidades cristianas de base entre los pobres como la nueva forma de la Iglesia y como alternativa al modo de vida individualista impuesto por el sistema capitalista.

5)    La lucha contra la idolatría (y no el ateísmo) como enemigo principal de la religión, es decir, contra los nuevos ídolos de la muerte adorados por los nuevos faraones, los nuevos Césares y los nuevos Herodes: El consumismo, la riqueza, el poder, la seguridad nacional, el estado, los ejércitos; en pocas palabras, “la civilización cristiana occidental “.

Examinemos más de cerca los escritos de Leonardo Boff y de Frei Betto, cuyas ideas contribuyeron sin duda a la formación de la cultura político-religiosa del componente cristiano del altermundismo.

El libro de Leonardo Boff -en la época miembro de la orden franciscana- JesúsCristo libertador, (Petropolis, Vozes, 1971), puede considerarse como la primera obrade la Teología de la Liberación en Brasil. Esencialmente se trata de una obra de exégesis bíblica, pero uno de los capítulos, posiblemente el más innovador, que se titula “Cristología desde América Latina”, expresa el deseo de que la Iglesia pueda

participar de manera crítica en el arranque global de liberación que conoce hoy lasociedad sudamericana”. Según Boff, la hermenéutica bíblica de su libro está inspiradapor la realidad latinoamericana, lo que da como resultado “la primacía del elementoantropológico sobre el eclesiástico, del utópico sobre el efectivo, del crítico sobre el dogmático, del social sobre el personal y de la ortopraxis sobre la ortodoxia”; aquí seanuncian algunos de los temas fundamentales de la Teología de la Liberación2.

Personaje carismático, con una cultura y una creatividad enormes, al mismo tiempo místico franciscano y combatiente social, Boff se convirtió enseguida en el principal representante brasileño de esta nueva corriente teológica. En su primer libro ya encontramos referencias al “Principio Esperanza” de Ernst Bloch, pero progresivamente, en el curso de los años 70, los conceptos y temas marxistas cada vez aparecen más en su obra hasta convertirse en uno de los componentes fundamentales de su reflexión sobre las causas de la pobreza y la práctica de la solidaridad con la lucha de los pobres por su liberación.

Rechazando el argumento conservador que pretende juzgar el marxismo por las prácticas históricas del llamado “socialismo real”, Boff constata no sin ironía que lo mismo que el cristianismo no se identifica con los mecanismos de la Santa Inquisición, el marxismo no tiene porqué equipararse a los “socialismos” existentes, que “no representan una alternativa deseable a causa de su tiranía burocrática y el ahogo delas libertades individuales”. El ideal socialista puede y debe tomar otras formas históricas3.

Leonardo Boff un revolucionario de la palabra.

En 1981 Leonardo Boff publica el libro Igreja carisma e poder, una vuelta de tuerca en la historia de la Teología de la Liberación: por primera vez desde la Reforma protestante, un sacerdote católico pone en entredicho, de manera directa, la autoridad jerárquica de la Iglesia, su estilo de poder romano-imperial, su tradición de intolerancia y dogmatismo –simbolizada durante varios siglos por la Inquisición-, la represión de toda crítica venida de abajo y el rechazo de la libertad de pensamiento. Denuncia también la pretensión de infalibilidad la Iglesia y el poder personal excesivo de los papas, que compara, no sin ironía, con el del secretario general del Partido Comunista soviético.

Convocado por el Vaticano en 1984 para un “coloquio” con la Santa Congregación para la Doctrina de la Fe (antes el Santo Oficio), dirigida por el Cardenal Ratzinger, el teólogo brasileño no agacha la cerviz, se niega a plegarse, permanece fiel a sus convicciones y Roma le condena a un año de “silencio obsequioso”; finalmente, frente a la multiplicación de las protestas en Brasil y otros lugares, se le redujo la sanción a varios meses. Diez años más tarde, cansado del hostigamiento, las prohibiciones y las exclusiones de Roma, Boff abandona la orden de los franciscanos y la Iglesia sin abandonar, no obstante, su actividad de teólogo católico.

A partir de los años 90 se interesa cada vez más por las cuestiones ecológicas, que aborda a la vez con un espíritu de amor místico y franciscano por la naturaleza y con una perspectiva de crítica radical del sistema capitalista. Será el objeto del libro Dignitas Terrae. Ecologia: grito da terra, grito dos pobres, (S. Paulo, Atica, 1995) y escribe innumerables ensayos filosóficos, éticos y teológicos que abordan esta problemática. Según Leonardo Boff, el encuentro entre la Teología de la Liberación y la ecología es el resultado de una constatación: “La misma lógica del sistema dominante de acumulación y la organización social que conduce a la explotación de los trabajadores, lleva también al pillaje de naciones enteras y finalmente a la degradación de la naturaleza”.

Por tanto, la Teología de la Liberación aspira a una ruptura con la lógica de este sistema, una ruptura radical que apunta a “liberar a los pobres, los oprimidos y los excluidos, las víctimas de la voracidad de la acumulación injustamente distribuida y liberar la Tierra, esta gran víctima sacrificada por el pillaje sistemático de sus recursos, que pone en riesgo el equilibrio físico, químico y biológico del planeta como un todo”. El paradigma opresión/liberación se aplica, pues, para ambas: las clases dominadas y explotadas por un lado y la Tierra y sus especies vivas por otro4.

Amigo próximo de Leonardo Boff (publicaron algunos libros juntos), Frei Betto es sin duda uno de los teólogos de la liberación más importantes de Brasil y América Latina y uno de los principales animadores de los CEB (movimientos cristianos de base). Dirigente nacional de la Juventud estudiante cristiana (JEC) a principios de los años 60, Carlos Alberto Libânio Christo (su verdadero nombre) comenzó su educación espiritual y política con Santiago Maritain, Emmanuel Mounier, el padre Lebret y el gran intelectual católico brasileño Alceu Amoroso Lima, pero, durante su actividad militante en el movimiento en que estudiaba, la Unión Nacional de los Estudiantes (UNO), descubrió El Manifiesto Comunista y La Ideología Alemana. Cuando entró como novicio en la orden de los dominicos en 1965, en aquella época uno de los principales focos de elaboración de una interpretación liberacionista del cristianismo, ya había tomado firmemente la resolución de consagrarse a la lucha de la revolución brasileña5.

Impresionado por la pobreza del pueblo y por la dictadura militar establecida en 1964, se incorpora a una red de dominicos que simpatizan activamente con la resistencia armada contra el régimen. Cuando la represión se intensificó en 1969, socorrió a numerosos militantes revolucionarios ayudándolos a esconderse o a cruzar la frontera para alcanzar Uruguay o Argentina. Esta actividad le costó cinco años de prisión, de 1969 a 1973.

En un libro fascinante publicado en Brasil y reeditado más de diez veces,

Batismo de Sangue. Os dominicanos e a morte de Carlos Marighella (Río de Janeiro, Ed. Bertrand, 1987), traza el retrato del dirigente del principal grupo revolucionario armado, asesinado por la policía en 1969, así como el de sus amigos dominicos atrapados en las ruedas de la represión y destrozados por la tortura. El último capítulo está consagrado a la trágica figura de Frei Tito de Alencar, tan cruelmente torturado por la policía brasileña que jamás recobró su equilibrio psíquico: liberado de la prisión y exiliado en Francia, sufrió una aguda manía persecutoria y acabó por suicidarse en 1974.

Las cartas de prisión de Betto, publicadas en 1977, muestran su interés por el pensamiento de Marx, a quien designaba, para burlar la censura política, “el filósofo alemán”. En una carta de octubre de 1971 a una amiga, abadesa benedictina, observaba: “la teoría económico-social del filósofo alemán no habría existido sin las escandalosas contradicciones sociales provocadas por el liberalismo económico, que lo condujeron a percibirlas, analizarlas y establecer principios capaces de sobrepasarlas”6.
Frei Betto dura lucha durante el régimen militar en el Brasil de los años 60s.

Después de su liberación de prisión en 1973, Frei Betto se consagró a la organización de las comunidades de base. Durante los años siguientes publicó varios folletos que, en un lenguaje simple e inteligible, explicaban el sentido de la Teología de la Liberación y el papel de las CEB. Muy pronto se convirtió en uno de los principales dirigentes de los encuentros intereclesiásticos nacionales, donde las comunidades de base de todas las regiones de Brasil intercambiaban sus experiencias sociales, políticas y religiosas. En 1980 organizó el 4º Congreso internacional de los teólogos del tercer mundo.

Desde 1979 Betto es responsable de la Pastoral obrera de Sao Bernardo do Campo, ciudad industrial del suburbio de Sao Paulo donde nació el nuevo sindicalismo brasileño. Sin adherirse a ninguna organización política, no escondía sus simpatías por el Partido de los Trabajadores (PT). Tras la victoria electoral del candidato del PT, Luis Inacio Lula da Silva, en 2001, fue designado por el nuevo presidente para dirigir el programa “Hambre Cero“; sin embargo, descontento con la orientación económica del gobierno, prisionero de los paradigmas neoliberales, dimitió de su puesto dos años después.

Mientras algunos teólogos intentan reducir el marxismo a una “mediación socio-analítica”, Betto defiende, en su ensayo de 1986, Cristianismo e Marxismo, una interpretación mucho más amplia de la teoría marxista que incluye la ética y la utopía: “el marxismo es, sobre todo, una teoría de la praxis revolucionaria (…). La práctica revolucionaria sobrepasa el concepto y no se agota en análisis estrictamente científicos, porque necesariamente incluye dimensiones éticas, místicas y utópicas (…). Sin esta relación dialéctica teoría-praxis, el marxismo se esclerosa y se transforma en una ortodoxia académica peligrosamente manipulable por los que controlan los mecanismos del poder”. Esta última frase es sin duda una referencia crítica a la URSS y a los países del socialismo real que constituyen, a sus ojos, una experiencia deformada por su “óptica objetivista”, su “tendencia economicista” y sobre todo, su “metafísica del Estado”.

Betto y Boff, como la inmensa mayoría de los teólogos de la liberación no aceptan la reducción, típicamente liberal, de la religión a un “asunto privado” del individuo. Para ellos la religión es un asunto eminentemente público, social y político. Esta actitud no es necesariamente una oposición a la laicidad; de hecho, el cristianismo de la liberación se sitúa en las antípodas del conservadurismo clerical:

Predicando la separación total entre la Iglesia y el Estado y la ruptura de la complicidad tradicional entre el clero y los poderosos.

Negando la idea de un partido o un sindicato católico y reconociendo la necesaria autonomía de los movimientos políticos y sociales populares.

Rechazando toda idea de regreso al “catolicismo político” precrítico y su ilusión de una “nueva cristiandad”.

Favoreciendo la participación de los cristianos en los movimientos o partidos populares seglares.

Para la Teología de la Liberación no hay contradicción entre esta exigencia de democracia moderna y seglar y el compromiso de los cristianos en el ámbito político. Se trata de dos enfoques diferentes de la relación entre religión y política: desde el punto de vista institucional es imprescindible que prevalezcan la separación y la autonomía pero en el ámbito ético-político el imperativo esencial es el compromiso.

Teniendo en cuenta esta orientación eminentemente práctica y combativa no es de extrañar que muchos de los dirigentes y activistas de los movimientos sociales más importantes de los últimos años –desde 1990-, se formasen en América Latina en las ideas de la Teología de la Liberación. Podemos poner como ejemplo el MST (Movimiento de los Campesinos sin Tierra), uno de los movimientos más impresionantes de la historia contemporánea de Brasil por su capacidad de movilización, su radicalismo, su influencia política y su popularidad (y además una de las principales fuerzas de la organización del Foro Social Mundial). La inmensa mayoría de los dirigentes y activistas del MST proceden de las CEB o de la Pastoral de la Tierra: su formación religiosa, moral, social y, en cierta medida, política, se efectuó en las filas de “la Iglesia de los pobres”. Sin embargo, desde su origen en los años 70, el MST se quiso un movimiento laico, seglar, autónomo e independiente con relación a la Iglesia. La inmensa mayoría de sus militantes son católicos pero también hay evangélicos y no creyentes (pocos). La doctrina (¡socialista!) y la cultura del MST no hacen referencia al cristianismo, pero podemos decir que el estilo de militancia, la fe en la causa y la disposición al sacrificio de sus miembros, de los que muchos han sido víctimas de asesinatos y hasta de matanzas colectivas durante los últimos años, tienen probablemente fuentes religiosas.

Las corrientes y los militantes cristianos que participan en el movimiento altermundista son muy diversos -ONG, militantes de los sindicatos y partidos de izquierda, estructuras próximas a la Iglesia- y no comparten las mismas elecciones políticas. Pero la inmensa mayoría se reconocen en las grandes líneas de la Teología de la Liberación tal como la formularon Leonardo Boff, Frei Betto, Clodovis Boff, Hugo

Assmann, D. Tomas Balduino, D. Helder Câmara, D. Pedro Casaldaliga, y tantos otros conocidos y menos conocidos, y comparten su crítica ética y social del capitalismo y su compromiso por la liberación de los pobres.

BIBLIOGRAFÍA:

Leonardo Boff, Jesus Christ Libérateur, Paris, Cerf, 1985.

  1. Boff, Eglise, Charisme et Pouvoir, Bruxelles, Lieu Commun 1985.
  1. Boff, O caminhar da Igreja com os oprimidos, Petropolis, Vozes, 1988, 3a ediçâo, prefacio de Darcy Ribeiro.
  1. Boff, “Je m’explique” (entrevistas con C. Dutilleux), Paris, Desclée de Brouwer, 1994.
  1. Boff, Dignitas Terrae. Ecologia: grito da terra, grito dos pobres, S.Paulo, Atica, 1995.
  1. Boff, “Libertaçâo integra: do pobre e da terra”, en A teologia da libertaçâo. Balanço e Perspectivas, S.Paulo, Atica, 1996.

Fr. Fernando, Fr. Ivo, Fr. Betto, O canto na fogueira. Cartas de três dominicanos quando em carcere politico, Petropolis, Vozes, 1977.

Frei Betto, Cristianismo e Marxismo, Petropolis, Vozes, 1986.

Frei Betto, Batismo de Sangue. Os dominicanos e a morte de Carlos Marighella, Río de Janeiro, Editora Bertrand, 1987.

Théologies de la libération. Documents et debats, Paris, Le Cerf, 1985.

Michael Löwy, La guerre des dieux. Religion et politique en Amerique Latine, Paris, Ed. du Felin, 1998.

Notas: 

1 Löwy, M. (8 de Agosto de 2016). http://www.rebelion.org. Obtenido de http://www.rebelion.org: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=48447

2 L. Boff, Jesus Christ Libérateur, París, Cerf, 1985, pp. 51-55. Ibid. p. 275.

3 L.Boff, “Libertaçâo integra: do pobre et da terra”, en A teologia da libertaçâo. Balanço e Perspectivas, S.Paulo, Atica, 1996, pp. 115, 124-128.

4 Entrevista de Frei Betto con el autor, 13-09-1988.

Fr. Fernando, Fr. Ivo, Fr. Betto, O canto na fogueira. Cartas de três dominicanos quando em carcere politico, Petropolis, Vozes, 1977, pp. 39 e 120.

6 Frei Betto, Cristianismo e Marxismo, Petropolis, Vozes, 1986, pp. 35-37.

Puedes consultar la edición en PDF de El Mensajero de Santo Tomás en la siguiente dirección:

https://issuu.com/hectoralfonsorodriguezaguilar/docs/copia_de_seguridad_de_09_curvas

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: