Dorothy Day, Thomas Merton, MLK y Francisco: modelos de la buena ciudadanía


Francisco se dirige a una reunión conjunta del Congreso de Estados Unidos como el vicepresidente Joe Biden (izquierda) y el Presidente de la Cámara, John Boehner, en mirar en la Cámara de Representantes Cámara en el Capitolio en Washington el 24 de septiembre de 2015. (SNC foto / Paul Haring) Francisco se dirige a una reunión conjunta del Congreso de Estados Unidos como el vicepresidente Joe Biden (izquierda) y el Presidente de la Cámara, John Boehner, en mirar en la Cámara de Representantes Cámara en el Capitolio en Washington el 24 de septiembre de 2015. (SNC foto / Paul Haring) 

Todos sabemos lo bueno que la ciudadanía, la participación ciudadana y la preocupación por el bien común son importantes y necesarios para la sociedad. La ciudadanía ha sido frente y al centro en las noticias durante los últimos años y especialmente en los últimos meses. Oímos mucho acerca de la ciudadanía, las fronteras, las paredes y los pasaportes. Sabemos de personas que huyen de los países opresores, empobrecidos en el Oriente Medio, África y otros lugares, y restos de naufragios y muertes horribles en los puertos marítimos del Mediterráneo. Hablamos de las fronteras cerradas y las deportaciones llenar informativos de televisión. Los líderes mundiales suenan alarmas sobre el terrorismo e insistir en que los no ciudadanos deben ser expulsados ​​o impedidos de entrar en sus países. Los líderes construyen muros en lugar de puentes que monten. Mientras tanto, la crisis de refugiados en todo el mundo trae historias impactantes de la ciudadanía se desea, la justicia anhelada y el sueño de libertad. grito Francisco ‘, resonando sobre la bahía mediterránea de Lampedusa, en 2013 y en un sinnúmero de otros lugares alrededor del mundo, resuena en nuestros oídos: “Hemos caído en una globalización de la indiferencia.”

¿Cuáles son los deberes y obligaciones de un buen ciudadano? Lo que tiene el Papa jesuita enseñó al mundo acerca de la ciudadanía en los últimos cuatro años? En primer lugar, nos recuerda que en esta tierra, no tenemos una ciudad permanente. Siempre vamos a ser forasteros, extranjeros y peregrinos que pasan a través de camino a la nueva Jerusalén. Siempre seremos una cierta sensación de incomodidad, de mal-estar, ya que nos damos cuenta de que simplemente no encajan en muchos de los caminos del mundo. Francisco nos enseña también que la ciudadanía celestial no elimina nuestras responsabilidades, deberes y obligaciones durante nuestra estancia en la tierra. ¿No es esto lo que el presidente John F. Kennedy tenía en mente cuando dijo durante su discurso inaugural 1961, Con una buena conciencia nuestra única recompensa segura, con la historia como juez supremo de nuestros actos, nos dejó ir adelante … pidiendo a sus bendición y su ayuda, pero sabiendo que aquí en la tierra, el trabajo de Dios en verdad debe ser nuestro propio “?

En los últimos cuatro años, Francisco ha provisto para nosotros tres buenos manuales para ayudarnos a vivir como buenos ciudadanos en la tierra, mientras nos preparamos para entrar en la Patria. Sabemos que esas guías o manuales por sus títulos: “. Evangelii Gaudium”, “Laudato de Si ‘” y “Amoris Laetitia” “Evangelii Gaudium” es el libro de jugadas de cómo vivimos en nosotros la tierra que ofrece un marco para relacionarse con Dios y para unos a los otros y nos enseña acerca de las prioridades. “Si Laudato ‘” ( “en el cuidado de nuestro hogar común”) se trata de la casa que Dios nos ha dado: la tierra y sus riquezas y recursos. Somos responsables de esta casa. “Amoris Laetitia” nos ofrece un libro de jugadas importantes en nuestras relaciones con los otros mientras que viven en ese hogar.

Francisco nos ha recordado una y otra vez que no se puede retirar en nuestros capullos de protección e ignorar lo que está sucediendo a nuestro alrededor.

Debemos preguntarnos si hemos tomado en serio la cuestión de la perforación de Francisco en “Laudato Si ‘”: “¿Qué clase de mundo queremos dejar a los que vienen después de nosotros, a los niños que ahora están creciendo” (n . 160). Esta pregunta no tiene que ver con el medio ambiente por sí solo y no puede ser abordado por partes. Nos lleva a reflexionar sobre el sentido de la existencia y de sus valores en la base de la vida social: “¿Cuál es el propósito de nuestra vida en este mundo? ¿Cuál es el objetivo de nuestro trabajo y todos nuestros esfuerzos? ¿Qué necesidad tiene el mundo tiene de nosotros? “A menos que luchamos con estas preguntas, no vamos a ser buenos ciudadanos.

Francisco nos ha recordado una y otra vez que no se puede retirar en nuestros capullos de protección e ignorar lo que está sucediendo a nuestro alrededor. El pontífice argentino nos enseñó la fuerza que ahora, más que nunca, es necesario “una iglesia que es de nuevo capaz de restaurar la ciudadanía a muchos de sus hijos que caminan como si estuvieran en éxodo.” Ciudadanía cristiana es ante todo el resultado de la misericordia de Dios . El Papa quiere que la iglesia sea un instrumento de reconciliación y de bienvenida, una iglesia capaz de corazones se calientan, una iglesia que no se inclinó sobre ella, sino buscando siempre los de la periferia y los que están perdidos, una iglesia capaz de personas que conducen el hogar .

¿Cómo no recordar la dirección de agitación que el primer papa del Sur Global entregado a la sesión especial conjunta del Congreso de Estados Unidos el 24 de septiembre 2015? Fue un momento eléctrico y una lección fascinante en la buena ciudadanía. En ensalzar las virtudes y cualidades valientes del pueblo estadounidense, Francis se concentró en cuatro ciudadanos americanos que encarnan lo mejor de la cultura y la historia de Estados Unidos: Abraham Lincoln, Martin Luther King Jr., Dorothy Day y Thomas Merton. Lincoln, de acuerdo con Francis, era “el guardián de la libertad, los que trabajaron incansablemente que” esta nación, bajo Dios, [puede] tendrá un nuevo nacimiento de la libertad. ” La construcción de un futuro de libertad requiere amor del bien común y la cooperación en un espíritu de subsidiariedad y la solidaridad “.

El presidente estadounidense Lyndon B. Johnson y el Rev. Martin Luther King Jr. se representan en este 1966 foto
El presidente estadounidense Lyndon B. Johnson y el Rev. Martin Luther King Jr. se representan en este 1966 foto

El Dr. Martin Luther King Jr. encarna la “necesidad imperiosa de vivir como una sola, con el fin de construir como uno el mayor bien común: la de una comunidad que sacrifica los intereses particulares con el fin de compartir, en la justicia y la paz, sus bienes, su intereses, su vida social. Sueños que conducen a la acción, a la participación, al compromiso. Sueños que despiertan lo que es más profundo y verdadero en la vida de un pueblo “.

Para sorpresa de muchos, el Papa habló de Dorothy Day, fundadora del Movimiento del Trabajador Católico. De esta gran mujer dijo: “Su activismo social, su pasión por la justicia y por la causa de los oprimidos, fueron inspirados por el Evangelio, su fe, y el ejemplo de los santos.”

Y para completar el cuarteto de héroes, Francisco ofreció Thomas Merton a la potente y poderoso se reunieron por la mañana en el Capitolio. Para Francisco, Merton “sigue siendo una fuente de inspiración espiritual y una guía para muchas personas. … Merton era ante todo un hombre de oración, un pensador que desafió a las certezas de su época y abrió nuevos horizontes para las almas y para la Iglesia. También era un hombre de diálogo, un promotor de la paz entre los pueblos y las religiones “.

Francis continuó, “Tres hijos y una hija de esta tierra, cuatro personas y cuatro sueños: Lincoln, a la libertad; Martin Luther King, la libertad en la pluralidad y la no exclusión; Dorothy Day, la justicia social y los derechos de las personas; y Thomas Merton, la capacidad de diálogo y de apertura a Dios. Cuatro representantes del pueblo estadounidense “.

Este fue Francisco de “Tengo un sueño” a los líderes de una poderosa nación del mundo que ahora está dividido por las tensiones políticas e ideológicas. Es bueno recordar sus palabras proféticas de ese discurso que debe sonar de nuevo todo Estados Unidos y en todo el mundo como recordamos los primeros cuatro años de la visión y el liderazgo de un gran hombre:

Todos somos muy conscientes de, y profundamente preocupada por la situación social y política perturbadora del mundo de hoy. Nuestro mundo es cada vez más un lugar de conflicto violento, odio y atrocidades brutales, cometida incluso en el nombre de Dios y de la religión. … El mundo contemporáneo, con sus heridas abiertas que afectan a muchos de nuestros hermanos y hermanas, exige que nos enfrentamos cada forma de polarización que dividirlo en estos dos campos. Sabemos que en el intento de ser liberado del enemigo sin, podemos sentir la tentación de alimentar al enemigo interno. Para imitar el odio y la violencia de los tiranos y asesinos es la mejor manera de tomar su lugar. Esto es algo que, como pueblo, rechaza.

Oremos para que podamos prestar atención a la clase de Francisco en la buena ciudadanía e imitar las vidas que se lo pone para el mundo en esa mañana de septiembre en 2015. Fue un momento brillante de los últimos cuatro años de su ministerio petrino. Tenemos mucho que aprender de la vida de Abraham Lincoln, Martin Luther King, Dorothy Day, Thomas Merton y Jorge Mario Bergoglio. Ellos son los modelos de ley de la buena ciudadanía y nos ofrecen las hojas de ruta de confianza a lo largo de nuestro viaje hacia la Jerusalén celeste.

Anuncios

¿Qué enseñanza social católica decir sobre el plan de salud del GOP?


Robert David Sullivan10 de marzo de, 2017

Altavoz de la Cámara Paul Ryan, R-Wis. habla de la Ley del Cuidado de la Salud durante una conferencia News Marzo 8 en Washington. (CNS foto / Joshua Roberts, Reuters)

La sustitución republicano propuesto para la Ley de Asistencia Asequible ( “Obamacare”), dado a conocer por el presidente Paul D. Ryan a principios de marzo y ahora está haciendo su camino a través de la casa con el apoyo del presidente Donald J. Trump, tiene pocos seguidores fervientes, pero innumerables críticos , de la AARP para la Libertad conservador Caucus. Los obispos católicos de Estados Unidos también han sido cuidadoso de la propuesta , y la Asociación de Salud Católica se ha opuesto rotundamente.

Uno de los miembros del Congreso Católica, Rep. Joe Kennedy III de Massachusetts, calificó la propuesta como ” un acto de malicia, ” ridiculizando la caracterización del señor Ryan, de la factura como un ” acto de misericordia .”

“Con el debido respeto a nuestro orador, y debe haber leído la Escritura diferente”, dijo Kennedy en una reunión de uno de los comités de la Cámara teniendo en cuenta el proyecto de ley. “El que leí nos llama a dar de comer al hambriento, vestir al desnudo, para albergar a los sin techo y para confortar a los enfermos. Nos recuerda que no estamos juzgados por la forma en que tratamos a los poderosos, sino por cómo cuidamos a los más pequeños entre nosotros “.

La ACA es deficiente en muchos aspectos, sobre todo la forma en que se puso en marcha sin la debida atención a las cuestiones de libertad religiosa, pero la sustitución republicano, llamada la Ley de Cuidado de la Salud , pone a prueba seriamente muchos de los principios de la doctrina social católica.

El Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia menciona el cuidado de la salud como un derecho humano junto con los alimentos, la vivienda, el trabajo, la educación y el transporte (Nº 166). Francisco también ha hablado abiertamente sobre el acceso a la asistencia sanitaria, especialmente con respecto a cómo los pobres son tratados. “La salud no es un bien de consumo, sino un derecho universal, por lo que el acceso a los servicios de salud no puede ser un privilegio”, dijo el Papa durante una reunión con los miembros, voluntarios y colaboradores de Médicos con África en mayo.

Los cambios propuestos en el sistema de salud exacerban en lugar de aliviar las desigualdades sociales.

tuitea esto

El plan sigue siendo objeto de examen por la Oficina de Presupuesto del Congreso, que proporciona los números oficiales no partidistas para el Congreso, pero otras organizaciones han empezado a emitir sus propias predicciones. El Brookings Institute predice que la CBO “es probable estimar que al menos 15 millones de personas perderán la cobertura bajo la Ley del Cuidado de la Salud (AHCA) para el final de la ventana de puntuación de diez años.” Un análisis realizado por la agencia de calificación Standard & Poor predijo que “unos 6 millones de 10 millones de personas perderán seguro de salud si el proyecto es aprobado, incluyendo 2000000-4.000.000 actualmente inscrito en el mercado de seguro de salud individual, y 4-6000000 están actualmente inscritos en Medicaid.” el Compendio identifica ” los que no tienen cuidado de la salud “, entre los pobres que se debe dar un trato preferencial cuando se toman decisiones, a nivel estructural o personal (Nº 182).

Además, los cambios propuestos en el sistema de salud exacerban en lugar de aliviar las desigualdades sociales. Los nuevos créditos fiscales para la compra de seguros, que sustituirían a las subvenciones de la ACA y créditos fiscales, van desde $ 2.000 a $ 4.000 por año, dependiendo de la edad. Pero son “plana”, es decir, no ligado a necesitar-y así las familias de ingresos bajos y perderían el apoyo financiero. El Kaiser Family Foundation estima, por ejemplo, que una toma de 40 años de edad, $ 20.000 por año serían elegibles para $ 4.143 en créditos fiscales de primera calidad en el marco del sistema actual (además de los subsidios ACA pueda recibir para reducir el costo de sus primas mensuales ) pero sólo $ 3000 bajo el plan republicano. También perdería créditos fiscales actuales de la ACA para ayudar con los gastos directos de su bolsillo, como deducibles y co-pagos.

Del mismo modo, los nuevos créditos fiscales no tienen en cuenta los costes de las políticas en los distintos mercados, por lo que sería menos valioso en lugares (zonas predominantemente rurales) donde hay poca competencia en el mercado de seguros y donde las primas son más altas.

El plan también se congelaría inscripción en Medicaid en 2020 y la tapa fondos federales por afiliado, según la cantidad de cada estado gastaba en 2016. Vox estima que la cantidad cambia a “un recorte de $ 370 millones de dólares para la financiación federal a Medicaid más de 10 años,” con estados poco probable que recoger la mayor parte de la reducción. Y la ley permitiría a los estados a dejar la cobertura de Medicaid de tratamiento de salud mental, incluyendo la adicción a las drogas, otro caso de la reducción de la atención a los más vulnerables de la sociedad.

Mientras que el plan republicano mantiene el requisito de que las compañías de seguros cubren las personas con condiciones pre-existentes, que permite a las empresas aplicar una sobretasa del 30 por ciento en las primas durante un año para cualquier persona que tiene una de 63 días “ruptura” en la cobertura. Teniendo en cuenta que muchas de estas deficiencias se deben a que alguien ha perdido un trabajo o se ha enfrentado a un gasto, tales como la reparación de un coche es necesario para llegar al trabajo, que es cruel para penalizar a las familias que tratan de hacer lo responsable y reanudar el pago de un seguro inesperado.

HISTORIAS RELACIONADAS

Los líderes católicos de Estados Unidos responden al GOP ‘derogar y sustituir la’ propuesta de la atención de salud

Catholic News Service

Así como inquietante como los detalles del plan es la retórica utilizada para justificar la reducción de la atención de salud para los más necesitados. El Sr. Ryan llama a su proyecto de ley de ” un acto de misericordia ,” a pesar de que el más cómodo se beneficiarán al máximo, en forma de dos recortes de impuestos y créditos fiscales. Él parece estar escandalizado por la idea de que “Las personas que son de pago saludable para las personas que están enfermas,” a pesar de que no sólo es el punto central de seguros, sino también una piedra angular de una sociedad compasiva. Un congresista, argumentando a favor de la eliminación de los requisitos que toda la cobertura del seguro de salud determinado tratamiento, se queja por tener que ayudar a pagar por el cuidado prenatal-muy lejos de una posición verdaderamente pro-vida.

Otros han ondeado elimina la necesidad de una atención sanitaria adecuada al tergiversar la observación de Jesús de que ” los pobres siempre estará con nosotros ” o diciendo que la gente pueda pagar el cuidado de la salud por su cuenta aunque sólo se dieron por vencidos supuestos lujos como los teléfonos inteligentes. Como Stephen Pimpare escribió en The Washington Post, haciéndose eco de los comentarios de Francisco ‘sobre la donación de dinero a las personas sin hogar: “¿Por qué nos envidiamos las personas que luchan para conseguir por la indulgencia ocasional? ¿Por qué tenemos tan poco valor placer y la alegría? ¿Por qué insistimos que si eres pobre, también debe ser miserable? ¿Por qué se requiere la penitencia? ”

Robert David Sullivan

Robert David Sullivan es un editor asociado de América

http://www.americamagazine.org/politics-society/2017/03/10/what-does-catholic-social-teaching-say-about-gop-health-care-plan?utm

 

¿Son las mujeres sacerdotes como un “cosquilleo” de Dios para los Hombres Obispos de la migración de choque a Awe? por Bridget María Meehan ARCWP


Lunes, 13 de Marzo 2017

Como Francisco del piensa Que Volver a la Tradición de los Sacerdotes casados, propongo Que se podria considerar Que Nuestro movimiento Mujeres Sacerdotes Como un “cosquilleo” de Dios para mover la jerarquía de su pesimismo y fatalidad de las Actitudes de Temor y Placer Cuando Se les PREGUNTA Sobre las Mujeres Sacerdotes.  Como Saben, optimista de soja y no me rindo! La Divinidad  de Santa esta en el Trabajo en Todos Nosotros TODO EL TIEMPO.  Ayer publique la Reacción negativa del arzobispo Julián Barrio de Santiago de Compostela y Nuestra Respuesta positiva a Christina Moreira ARCWP, la primera mujer sacerdote de España. Ver los vínculos Innovador de Christine, valiente testimonio y la Foto de su presidente En Una liturgia eucarística alli.
http://bridgetmarys.blogspot.com/2017/03/christina-moreira-arcwp -courageous.html

http://www.elmundo.es/sociedad/2016/06/03/5751806fca4741750a8b45fa.html


 


Cinco Razones Por Las Que las Mujeres Sacerdotes estan Moviendo la jerarquía de choque para asombro:


1. Desde el año 2002, apróximadamente 240 mujeres de han respondido a la Llamada de Dios Y Sus Comunidades para servir v Como Sacerdotes en las Comunidades Católicas inclusivas y Ministerios Donde Todos Bienvenidos hijo para Recibir los Sacramentos.


2. No hay castigo o condena ha Mantenido Nuestro Movimiento Internacional de Mujeres Sacerdotes de florecimiento. El Vaticano Emitio Una excomunión formal, párr El Danubio Siete (Las Primeras Mujeres que were ordenadas Sacerdotes en 2002) y emiten Una excomunión automática en 2008 para el resto de Nosotros. El Papa Benedicto XV1 canonizó dos monjas anteriormente excomulgadas: Madre Mary MacKillop y Madre Theodore Guerin, por Lo Que La excomunión Es Una Posible Vía Rápida para la canonización! 

3. Seguimos Nuestra Conciencia y Practicar la obediencia Profética al dirigir v la Iglesia Católica Romana para la Igualdad de Género. Como Miembros del Pueblo de Dios, ESTAMOS Trabajando Para Que Nuestra iglesia Más entero y santo. Por lo Tanto, HACEMOS las CONEXIONES Entre la Pobreza, La Destrucción del Medio Ambiente y La Violación de Mujeres en el Mundo y La prohibition de la Iglesia Institucional en LA ORDENACIÓN de las Mujeres.
 
4.  Dado Que Las Mujeres y Los Hombres hijo Iguales Imágenes de Dios, Las reglas Hechas por el Hombre No Puede limitar La llamada de Dios o retienen Una primavera de Renovación y bendición Que Sigue un florecer en Nuestras Comunidades de Fe inclusivas. Puesto Que Jesús llamo a las mujeres una ser Discípulos del SUS y los Tratados de Como Iguales, y dado Que las Mujeres were ordenadas Durante Los Primeros Cristianos, las mujeres estan ordenadas Siendo hoy.   
5.   En la ordenación iglesia primitiva era Sobre Una atribución de Responsabilidad para servir v En Una comunidad, no se trataba De Una concesión de Poder Sagrado Que se Desarrollo en El Siglo 12 y Continuo A Lo Largo de Los Siglos párr Vaticano 11 y Más Allá. Amar Servicio a Nuestros Hermanos y Hermanas En un discipulado de Iguales es Nuestra Misión. Somos Una Compañía ninguna oficina de Iguales, Una Con Los Bautizados, sin Separado de Ellos. 
 
 En conclusión, uno de los ultimos bastiones De La dominacion Masculina En El Sacerdocio Católico Romano de Todos los hombres. Nuestro movimiento this Viviendo Un Nuevo Paradigma de la Igualdad Ahora Evangelio e n la ONU discipulado de Iguales MIENTRAS Buscamos justicia para Todos Nuestros hermanos y hermanas y La Creación De Una expansión, diversa cósmica.  
 
Por lo Tanto, SE PODRIA USAR La metáfora de Santa Teresa y aplicarlo a las Mujeres Sacerdotes. Somos Como un “cosquilleo” de Dios, – Para Los Obispos masculinas (y la curia del Vaticano) Que les Mueve de choque (Basada en el Temor) de asombro y deleite En Una Transformación de lo femenino Que Trae Nueva Vida y Energía una Ntra Iglesia en el Siglo 21. 


 
Bridget María Meehan ARCWP, www.arcwp.org

Tarea urgentísima: Recrear los ministerios (el testimonio de Pablo)


13.03.17 | 16:32.

Anteayer publiqué una postal titulada La Novedad de Jesús, todos somos sacerdotes, partiendo de un resumen que el Prof. Benjamín Forcano había hecho de un libro que yo había publicado con el mismo título. Yo pensaba seguir de manera pacífica con ese mismo tema, en plano de principios. Pero dos cosas me han hecho descender de ese plano de principios al nivel de la vida:

a. La primera ha sido una entrevista de La Voz de Galicia donde Ch. Moreira, colega y amiga, declaraba ayer diciendo que había sido ordenada presbítero de la iglesia católica y que celebraba misa todos los domingos en una comunidad cristiana (cf. https://www.facebook.com/xabier.pikaza).

b. La segunda es el comunicado del Arzobispado de Santiago de Compostela, publicada hoy en todos los medios (cf. .periodistadigital.com/religion/espana/2017/03/13/religion-iglesia-espana-el-arzobispado-de-santiago-contra-las-mujeres-sacerdotes…) criticando y rechazando la pretensión de Ch. Moreira.

Por razones distintas me siento molesto ante los dos “comunicados”, aunque en algún sentido estoy más cerca de Ch. Moreira que del Arzobispado:

a) Acepto la pretensión de Ch. Moreira: Como cristiana, bautizada, ella puede aspirar a los ministerios (y ofrecerse a ejercerlos), a todos, sin excepción, aunque quiero hacerle tres matizaciones prácticas.

(1) Lo que importa no es que las mujeres puedan acceder a los ministerios que actualmente detentan y ejercen en exclusiva los varones, sino empezar recreando de fondo (desde su raíz) los ministerios que existen en este momento, a la luz de su experiencia femenina y de su lectura del evangelio.
(2) No me gusta que se dejen llamar o se llamen “sacerdotes” por su ministerio, pues esa palabra no responde al NT, donde todos los creyentes son sacerdotes… Prefiero que se llamen apóstoles y profetas, maestras y doctoras, presbíteras, servidoras, hermanas obispos… según la primera tradición de la iglesia.
(3) No se trata pues de ocupar el lugar de los varones, sino de re-crear la Iglesia con sus ministerios, en un momento de cambio urgente como el nuestro. No se trata pues de luchar contra los varones… sino de ocupar los grandes espacios vacíos de la iglesia actual… No se trata de hacer competencia, sino de subir de nivel personal y social, en línea de evangelio. En este campo, lo mismo que al principio de la Pascua de Jesús, la mayor esperanza está en la mujeres, como Magdalena o Salomé, que fueron las verdaderas creadoras de Iglesia.

b) Me siento y estoy en la misma Iglesia del Arzobispado de Santiago, no quiero romper con ella ni hacerle guerra, pero estoy convencido de que ella debe avanzar en línea de evangelio y de siglo XXI, en línea de libertad creadora. Por eso me han molestado algunas cosas del documento que la prensa ha titulado, quizá con mala idea, con el título de: “El Arz. de Santiago contra las mujeres sacerdotes”, también por tres razones.

(1) La forma como el documento presenta el origen de los ministerios en el NT es, al menos, sesgada, por no decir “equivocada”. Los que han escrito el documento no saben historia o “no quieren saberla”, cosa que sería peor.
(2) La forma en que el documento habla de la “transmisión del depósito revelado” es ingenua, por no decir también falsa (¿es puramente canónica y no evangélica?). El despliegue de los ministerios, desde el comienzo pascual de la iglesia hasta la segunda mitad del siglo II en que se van fijando no se puede entender en esa línea… No basta con una cita (¡y sesgada!) de Ignacio de Antioquía. No sé si se sigue tratando de ignorancia o de otra cosa.
(3) El tono del documento me suena a “aquí mandamos nosotros” y los demás a obedecer. Quizá me equivoque de “tono”, pero creo que en esa línea, nuestra forma actual de iglesia va camino de perder toda relevancia, convirtiéndose en un fósil de su rico pasado. A pesar de todo eso, como he dicho, nunca he querido ni quiero luchar contra la Iglesia de Compostela, pues seguimos en el mismo barco, con la memoria de Santiago el Zebedeo.

Este es un tema que desarrollé con toda fuera hace vente años (1997), cuando escribía un libro titulado Sistema, libertad, iglesia, las Instituciones del Nuevo Testamento… (Yo era por entonces Catedrático de la Univ. Pontificia de Salamanca y Presbítero de la Iglesia, en la Orden de la Merced). Es un tema al que he vuelto una y otra vez, desde perspectivas distintas, en varios escritos, y en especial en mis comentarios a los libros del Nuevo Testamento (Apocalipsis, Mateo, Marcos…).

La cuestión no es ir en contra de nada, como podía parecer en otro tiempo… No es una ciestión de crítica, pues la caída actual de “un orden sacerdotal jerárquico” de la Iglesia nos produce a la mayoría de los antiguos una gran pena. No vamos contra nada, sino a favor de una Iglesia evangélica, recreada desde Jesús y sus primeras comunidades, en el siglo XXI.

Éste es en el fondo un tema de agradecimiento y amor:

a. Se trata de agradecer a la Iglesia Clerical de varones lo que ha hecho a favor del evangelio, pero añadiendo que su tiempo exclusivo (y de poder) ha terminado.
b. Se trata de amor a los jerarcas actuales… pero de un amor activo, sabiendo que su tiempo ha terminado y que empieza una etapa nueva, que hemos de crear entre todos en resistencia y amor, en respeto y deseo de transformación (a pesar de que algunos lógicamente lo sufran….)

Por eso resulta absolutamente esencial la creación, re-creación de los ministerios, desde el mensaje pascual de Jesús, desde la raíz sacerdotal de la Iglesia. Estamos en un momento clave, ante la tarea de recrear los ministerios, algo que parece estar en el fondo del proyecto de Ch. Moreira (con sus posibles limitaciones), algo que no advierto ni de lejos en el comunicado del Arzobispado de Santiago, apoyándose en una doctrina más reactiva que positiva de Juan Pablo II, una doctrina que no es infalible en modo alguno (por más que algunos nostálgicos lo quieran) y que no está siendo “recibida” en el conjunto de la Iglesia.

En el fondo no se trata de mujeres sacerdotes, si o no, un tema que no es simplemente secundario, sino incluso ridículo (sí, he dicho ridículo). El tema es el de recrear los ministerios cristianos, desde el nuevo “sacerdocio laical” de Cristo, en la línea de Pablo o de Hebreos, en la linea del mismo evangelio “petrino” de Mateo.

En esa línea me atrevo a retomar el motivo y tema de ayer, desde la nueva perspectiva abierta por la entrevista de Ch. Moreira y por la respuesta del Arzobispado de Santiago. Comienzo hoy con Pablo, con el deseo de contribuir al surgimiento de unos ministerios que, recogiendo y trascendiendo veinte siglos de historia, puedan seguir siendo “cristianos”.

Con San Pablo, en las raíz de los ministerios cristianos.

La palabra clave sigue siendo Gal 3, 28: “Ya no hay judío ni griego, no señor ni esclavo, ni mujer ni hombre… (ni sacerdote ni laico), pues todos somos uno en Cristo. Como decía ayer, este es un lema y principio que en general cierta Iglesia no ha desarrollado todavía, de manera que seguimos enfrentados, divididos, unos contra otros, en línea de dominio hombres y mujeres, señores y esclavos, sacerdotes y laicos.

Ciertamente, hay división entre hombre y mujer, esclavo y libre, judío y gentil… en muchos planos de tipo social, económico o sexual… pero no “en Cristo” (y por tanto tampoco en la Iglesia). En este contexto emplea Pablo la palabra clave de la tradición judía “son heis” (uno), como Dios es uno, pasando así del monoteísmo divino a la igualdad personal en Cristo de todos los hombres y mujeres

Bautismo y Eucaristía. Los dos signos fundantes de la Iglesia

Ambos son “laicales”, de tipo universal, que van más allá del judaísmo de los sacerdotes y del templo. De un modo significativo, los cristianos discutieron mucho sobre otros ritos como la circuncisión y las “comidas especiales” del dietario sacral judío (sangre, cerdo etc.), como recuerda Pablo en su polémica de Gal 1-2 y como recoge Lucas en el libro de los Hechos (Hch 15); pero ellos no discutieron prácticamente nada sobre el bautismo y la eucaristía, entendidos como “ritos nuevos”, propios de todos los creyentes.

En esa línea, el bautismo se concibe desde el principio como un gesto de la comunidad entera, de manera que la iglesia no crea un “orden de bautistas” (grupo especializado en bautizar), sino que todos pueden hacerlo, evidentemente, como gesto de comunión, propio de la iglesia (cf. Mt 28, 16-20).

Ciertamente, le eucaristía se vinculará de un modo especial con la Última Cena (¡la noche en que fue entregado!), donde se formulan de un modo solemne las palabras del Jesús pascual: ¡Haced esto en memoria mía! Pero esas palabras no van dirigidas a los Doce como “primeros sacerdotes de la Iglesia”, sino a los Doce como signo de la totalidad de los seguidores de Jesús, imagen y compendio del nuevo Israel.

Puede discutirse y se discute si Jesús celebró la Última Cena solo con los Doce, o si había más personas, otros seguidores de Jesús, con las mujeres que le acompañaban. No quiero fundar en ese tema mi argumento. Sean quienes fueran los participantes de la Última Cena (los Doce o muchos más), ellos actúan como signo y compendio de la Iglesia, es decir, de todos los creyentes de Jesús.

El argumento de que eran sólo los Doce y que ellos recibieron un poder especial (sacerdotal) y se lo pasaron después a los primeros obispos, y éstos luego a otros obispos y presbíteros no tiene la más mínima verosimilitud histórica, sino que ha sido creado más de cien años después a causa de una polémica antignóstica bien conocida (no para mentir o engañar, sino para apoyar a la Gran Iglesia, en contra de la gnosis particularista)

Ciertamente, los Doce tuvieron una función importante, la de ser signo del Israel definitivo (¡signo aún no cumplido!); también fue importante la función de Pedro, signo de unión de los discípulos, y la de María Magdalena, y luego la de Pablo con Santiago, el hermano del Señor…

Pero ellos no aparecen en ningún momento como sacerdotes como varones, con unos poderes jerárquicos, que después pasaron de un modo exclusivo a obispos y presbíteros, sino como animadores y líderes cristianos. Los herederos del mensaje y del proyecto de Jesús fueron todos los cristianos, es decir, la comunidad de la iglesia (o, quizá mejor, de las iglesias), como seguiré indicando. He desarrollado el tema en Sistema, libertad, iglesia, Trotta, Madrid 1999.

Ciertamente, en el comienzo de la iglesia están los Doce, las mujeres que seguían a Jesús, luego Santiago, su hermano, los apóstoles etc. Pero ellos no formaron un “cuerpo sacerdotal exclusivo” sobre el resto de los creyentes, sino que se integran en la totalidad del “cuerpo” sacerdotal de la Iglesia, entendida como nuevo templo. En ese contexto se sitúan los diversos ministerios, que son de tipo laical, no sacerdotal, como sabemos por el testimonio de Pablo, que crea iglesia y escribe sus cartas a los veinte años de la muerte y pascua de Jesús. Dentro de la iglesia sacerdotal hay pues muchos ministerios.

Un sacerdocio, muchos ministerios. El testimonio de Pablo

1. Lista y sentido de los ministerios (1 Cor 12-14). El Nuevo Testamento no conoce una tabla fija de ministerios ordenados como los que ha elaborado la iglesia posterior, a partir de finales del siglo II d.C., distinguiendo obispos, presbíteros y diáconos. Lo que importa es que todos los cristianos son sacerdotes (por el hecho de estar bautizados), y que su sacerdocio se expande y expresa en muchos ministerio, al servicio del cuerpo de la Iglesia, como sabe 1 Cor 12-14.

La iglesia sacerdotal de Jesús no empezó organizando un tipo de ministerios o jerarquías, como las que podrían existir en el judaísmo del templo, sino abriendo unos caminos de servicio mutuo, que se irán explicitando en las comunidades, conforme al impulso del mismo «espíritu» de Jesús, según las necesidades de los tiempos. El primero que ha desarrollado el tema (que nosotros conozcamos) ha sido Pablo. Los cristianos de Corinto han disputado sobre los dones o carismas más altos en la iglesia. Pablo les responde.

Sois el Cuerpo del Cristo, y cada uno un miembro de ese cuerpo… A unos los ha designado Dios en la iglesia: primero apóstoles, segundo profetas, tercero maestros; luego, poderes; después, don de curaciones, acogidas, direcciones, don de lenguas. ¿Acaso son todos apóstoles? ¿todos profetas? ¿todos maestros? ¿todos poderes? ¿todos tienen carisma de sanación?¿hablan todos lenguas o interpretan? Buscad pues los carismas superiores» (1 Cor 12, 27-30).

Ésta es la palabra clave que brota de la formulación inicial: “Hay diversidad de carismas, pero el Espíritu es el mismo; hay diversidad de servicios (diaconías), pero el Señor es el mismo; hay diversidad de operaciones, pero Dios es el mismo, el que obra todo en todos” (1 Cor 12, 4-6). En esa línea hemos añadido (parafraseando el principio general de Ef 4, 6) que hay un sacerdocio único, pero muchos ministerios. Se trata de un “sacerdocio laical”, de la iglesia en su conjunto, de todos los cristianos, no de algunos ministros superiores. Sólo en un segundo momento ese sacerdocio se expresa y expande en los ministerios de la Iglesia.

Ésta es la novedad que está en el fondo del Vaticano II (Lumen gentium, 1964) y del ministerio de Francisco (Evangelii Gaudium, 2013), aunque no hayan encontrado un lenguaje claro para declararlo. Lo primero en la iglesia es el “cuerpo” animado por el Espíritu, es decir, la comunión de los creyentes, que son con Cristo sacerdotes de la nueva alianza (como saben y dicen Hebreos, 1 Pedro y el Apocalipsis). Al servicio de ese cuerpo o comunidad mesiánica vienen después los ministerios, que son importantísimos, que brotan de ese cuerpo sacerdotal común.

‒ Los primeros en la iglesia son los apóstoles, avalados por Jesús para fundar comunidades. Lógicamente, no son los Doce de Lucas-Hechos, sino los “enviados” (eso significa apóstoles) mesiánicos, que han «visto» a Jesús resucitado, recibiendo su autoridad (cf. 1 Cor 9, 1; 15, 7). Ciertamente, pueden ser delegados o enviados de una iglesia, pero su autoridad proviene de la experiencia de Jesús, no de la Ley. Sólo así pueden ser y son creadores de iglesias, portadores de una llamada que les desborda y desborda a las mismas comunidades . ¡Necesitamos apóstoles!

‒ Tras los apóstoles vienen los profetas y maestros (=doctores, sabios). Da la impresión de que los profetas pueden vincularse a los apóstoles (como itinerantes), pero también a los maestros, como guías sedentarios de las comunidades que se van estableciendo. Profetas y maestros se encuentran unidos, como sedentarios, dentro de una iglesia donde ofrecen testimonio de Jesús (profetas) o enseñan el camino de evangelio (maestros).

Ciertamente, se distinguen: los profetas son más carismáticos y testimoniales; los maestros están más vinculados a la enseñanza… Pero de hecho se unen de tal modo que parece difícil separarlos: son portadores de la palabra de Jesús dentro de una iglesia ya formada o creada a partir de los apóstoles. Estos ministerios de la palabra definen a la iglesia como grupo que se reúne y que se reúne en torno a Jesús .

‒ Ministerios del servicio. Pablo ya no los numera (no dice el 4º, el 5º…), quizá porque el orden resulta menos claro. Sin embargo, ellos eran (y son) importantes. Podemos dividirlos en tres grupos.
Los primeros (poderes y sanaciones) son de tipo más personal y carismático; son propios de aquellos que pueden animar y curar a los demás, capacitándoles para vivir en libertad, como hacía Jesús con sus milagros y exorcismos.
Los segundos (acogidas, direcciones) son de tipo más organizativo; parecen más humildes, pues no exigen dones milagrosos, sino madurez y capacidad de dirección: los dos términos (antilêpseis, kyberneseis) significan en el fondo lo mismo y aluden a quienes acogen y encauzan (=pilotan) a los otros en la iglesia, pues ella es casa de acogida y barco que debe ser bien dirigido. Los terceros (don de lenguas, glosolalia) son los que más preocupan a Pablo, pues pueden convertirse en objeto de envidia y disputa .

Todos éstos son “ministerios laicales”, es decir, del conjunto de la Iglesia entendida como laos o pueblo de Dios, y no pueden entenderse de manera jerárquica ni sacerdotal En esta línea se entiende la prudencia administrativa y el silencio jerárquico de Pablo.

La prudencia de Pablo en este campo resultaría inexplicable en una iglesia posterior, donde se acentúan precisamente los ministerios de dirección y presidencia sagrada (obispo y presbíteros) de los que Pablo no dice nada.

Sin duda, la celebración es importante para Pablo, y aparece en este contexto (1 Cor 11, 23-33), pero no exige un ministerio distinto: no se necesitan personas especiales para presidirla, pues la misma comunidad reunida puede y debe hacerlo, escogiendo en cada caso personas adecuadas. Lo que a Pablo le importa es la expansión de la palabra (apóstoles, profetas) y el amor comunitario, como sigue diciendo:

Y aún os voy a mostrar un camino más excelente. Si hablara las lenguas de humanos y ángeles, si no tengo amor, sería como metal que resuena o címbalo que retiñe. Y si tuviera profecía y viera todo misterio y toda gnosis, y si tuviera fe total para trasladar montañas, si no tengo amor, nada soy. Y si diera todos mis bienes en comida y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, de nada me aprovecha. El amor es paciente, es bondadoso….. (1 Cor 12, 31b-13, 7).

La autoridad de la iglesia es el amor mutuo, que no se puede identificar con una u otra persona como jerarquía, sino con el mismo diálogo vivo de los creyentes, que es signo y presencia del amor escatológico de Dios (Espíritu Santo). Resultan secundarios los ministerios cerrados en sí mismos, desde el apostolado al don de lenguas. La iglesia se define como cuerpo dialogal donde los miembros pueden comunicarse en gratuidad, sin cerrarse en una ley u organización. Por eso, los diversos ministerios y/o carismas son función y consecuencia de esa unidad de amor, que vincula en gracia (como un cuerpo) a todos. Allí donde la palabra (apostolado) se hace amor surge la iglesia.

Ante el amor comunitario pasan a segundo plano no sólo los aspectos más carismáticos del don de lenguas (los que dicen conocer todo misterio o trasladar montañas), sino los otros ministerios de palabra, poder o administración eclesial. Pablo no quiere una iglesia de héroes en religión y misterio, gobernada por carismáticos famosos. Por eso le parecerían secundarios (e incluso peligrosos) los gestos de aquellos que por entregarse en sacrificio pretendieran luego gobernar la iglesia. Pablo no busca virtuosos de la ascética o mística, sino personas capaces de amar en gratuidad. Tampoco quiere administradores perfectos para una organización gobernada a modo de sistema, sino amigos, testigos de la gracia. Éste es su reto, éste su proyecto.

Pablo ha sido un buen fariseo y conoce el sistema de la Ley, con su jerarquía de normas y méritos. Pero lo que juzgó ganancia se le ha vuelto pérdida, ante el valor superior de la gracia de Cristo (cf. Flp 3, 2-11). A su juicio, los servicios eclesiales resultan necesarios, pero organizarlos de forma jerárquica (poder sagrado), fijando desde ellos el orden de la iglesia, es recaer en un camino que no es propio de Cristo. La autoridad o ministerio de la iglesia, como cuerpo mesiánico, ha de verse en claves de palabra y amor. La autoridad es Palabra que convoca y edifica a los creyentes: por eso, en la base de la iglesia hay apóstoles y profetas (1Cor 12, 28).

La autoridad es Amor: la misma Palabra se vuelve principio y signo de comunión interhumana y gratuidad universal. La iglesia no se eleva sobre místicos y héroes (que todo lo saben o pueden), sino sobre amados y amigos. Esta es la paradoja. La iglesia quiere ser universal, como palabra y amor, que se abren a todos los humanos. Pero, al mismo tiempo, ella no necesita organizaciones sistémicas como el imperio romano, ni esquemas legales perfectos como la ley judía (cf. 1Cor 1, 18-25). Ciertamente, tiene ministerios, pero no se funda en ellos: no necesita leyes, armas ni dinero. Tiene algo mayor: la palabra que ama.

Pablo ha concebido la iglesia como un cuerpo, no en jerarquía (unos sobre otros), sino en reciprocidad, partiendo de los inferiores y menos honrados que, como la tradición sinóptica sabía (cf. Mc 9, 33-37; 10, 35-45), son los más importantes (1 Cor 12, 12-26; cf. 1 Cor 1-4 y Flp 2). Él sabe que la ley judía (y toda ley) eleva a quienes pueden realizar obras mejores, fundando sociedad piramidal.

En contra de eso, la comunión de la iglesia se expresa en claves de gratuidad y en ella el primer puesto lo tienen los pobres y excluidos (pecadores), superando así el talión de la justicia y juicio de este mundo. Sólo a partir de este principio (perdón del pecador: Gal 3-4; Rom 1-6) se entienden los ministerios en Pablo. No sirven para organizar lo que existe o repartir funciones y méritos entre los más capaces (conforme al orden de una buena ley judía), sino para anunciar y expresar la salvación que Dios ofrece gratuitamente a todos por el Cristo. Esta es la paradoja.

Suele decirse que un grupo que actúa según gracia y tiende a la reconciliación (perdón) de los pecadores y/o excluidos no se puede organizar: será puramente testimonial, durará un momento, será incapaz de sostenerse. Pues bien, en contra de eso, Pablo muestra que la comunidad cristiana puede y debe organizarse en gratuidad, en formas gozosas, efectivas (cf. Flp 4). Precisamente allí donde él ha superado la tensión por el sistema (ley) y el deseo de ordenar el mundo según méritos, descubre que la vida está llena de sentido.

Desde la gracia de Jesús, que es perdón del pecador y amor abierto gozosamente a todos (cf. 1 Cor 13, en el centro de 1 Cor 12-14), ha de entenderse y crecer la autoridad eclesial. Los ministerios organizativos (acogidas, direcciones) pueden y deben cambiar según las circunstancias. Básica es siempre la gratuidad, la acogida de los excluidos, la reconciliación universal, que 2 Cor 5 ha colocado en la base del mensaje .

Los servidores del evangelio son testigos de la transparencia de la gracia: miran sin velo en los ojos, son contemplativos, ministros de la gratuidad, hacia fuera (apostolado: anuncio salvador) y hacia adentro (organización comunitaria). Lo que cuenta es la gracia, lo que define la vida cristiana es el amor mutuo y así deben expresarlo los diversos ministerios, que 1 Cor 12-14 ha desplegado, al servicio del cuerpo (=amor eclesial). Por la fuerza del Espíritu de Cristo, ellos brotan de la misma experiencia eclesial, de la vida de las comunidades, en despliegue sorprendente por su riqueza y amplitud. En esa iglesia no hay obispos, presbíteros o diáconos en el sentido posterior del término.

Los obispos y diáconos (episkopoi kai diakonoi) de Flp 1, 1: son figuras destacadas de la comunidad de Filipos y quizá se identifican: los episcopoi, supervisores comunitarios, pero no constituyen un orden jerárquico, en el sentido que tendrán más tarde, desde finales del siglo II. Cf. P. Benoit, “Les origines de l’épiscopat dans le NT”, en, Exégèse et Théologie II, Cerf, Paris 1961, 232-246.

((SIGUE))

http://blogs.periodistadigital.com/xpikaza.php/2017/03/13/p397315#more397315

Juan Pablo II y el sacerdocio de la mujer


El Papa san Juan Pablo II descartó toda posibilidad de debate dentro de la Iglesia sobre la posibilidad de aceptar el sacerdocio femenino, señaló que las mujeres no pueden ser sacerdotes porque el mismo Cristo, que instituyó el Sacramento, determinó que fueran varones quienes ejerzan este ministerio. Lo cual no significa que la mujer no sea una parte fundamental en una Iglesia, toda ella ministerial en virtud del sacramento del bautismo.

Por este motivo, san Juan Pablo II, en su carta apostólica Ordinatio Sacerdotalis, explica claramente que la ordenación de mujeres no es ni será permitida porque «la Iglesia no tiene de ninguna manera la facultad de darle a las mujeres la ordenación sacerdotal, y esta sentencia debe ser considerada de modo definitivo por todos los fieles de la Iglesia».

En el cisma de occidente la legislación sobre los cónclaves, había previsto casi todos los casos, pero no que los cardenales pudieran cambiar de opinión y dividirse eligiendo primero a un papa y luego otro, en circunstancias en las que no era  posible  saber cuál era el auténtico.Hubo, pues, una iglesia dividida, con dos papas y luego con tres, auténticos ambos, aunque todos problemáticos, lo que nos hace relativizar y valorar la doctrina del único papa como garantía de unidad de la Iglesia.

A partir del siglo II después de Cristo los paganos empezaron a criticar el papel preponderante que tenían las mujeres en las iglesias cristianas, ya que esto chocaba con el patriarcalismo y el dominio de los varones que imperaba en la sociedad de la época.

Durante el siglo III, el filósofo neoplatónico Porfirio, que fue un adversario de la fe cristiana, llegó a decir despectivamente en una de sus quince obras anticristianas que la Iglesia estaba dominada por las mujeres. Poco a poco, tales puntos de vista de la sociedad civil se fueron introduciendo en las congregaciones hasta conseguir la marginación femenina que a través de la Iglesia católica pasó al protestantismo y así llegó hasta la actualidad.

Un excelente estudio de tal proceso puede encontrarse en la obra “Femenino plural”, de la española, Marga Muñiz (Muñiz, 2000). En este trabajo se explican muy bien aquellos pasajes del Nuevo Testamento que tradicionalmente se usaron para leer a Pablo según los criterios machistas de la filosofía griega.

La iglesia postapostólica cometió el error de interpretar los escritos del apóstol a través de los ojos de Aristóteles, Platón, los filósofos estoicos, los rabinos judíos e Ireneo o Jerónimo entre otros. Sin embargo, textos como 1ª Corintios 11:2-16; Efesios 5:18-32, 1ª Timoteo 2:8-15; 3:1-7 o Gálatas 3:28, no pretenden enseñar la subordinación indiscriminada de la mujer al varón por considerar que ella sea inferior, que no deba enseñar o esté siempre necesitada de tutela masculina, sino promover el orden en las congregaciones cristianas.

Resulta asombroso que Pablo no sólo le dé el título de apóstol a una mujer, sino que incluso diga que es “ensalzada” entre los apóstoles, es decir, que su fama sobresale por encima de los demás apóstoles. Debió de ser realmente una joven extraordinaria.

Pero el nombre de esta mujer ha provocado y sigue provocando, grandes discusiones entre los biblistas. El motivo es que, para muchos estudiosos, Junia es el nombre de un varón. En efecto, la palabra griega Iounian puede traducirse al castellano de dos maneras: como “Junia”, y entonces se trataría de una mujer, o como “Junias” (con “s” final), y entonces sería nombre de varón, abreviado de “Juniano”.

Junia, con su marido Andrónico, eran una pareja de misioneros y

evangelizadores que trabajaban juntos en la obra del Señor, al igual que otras parejas cristianas, como Priscila y Áquila (Rm 16,3), o Filólogo y Julia (Rm 16,15). Sin embargo a Junia le tocó un privilegio extraordinario: formar parte del grupo de los apóstoles, aquellos testigos especiales de la resurrección de Cristo y predicadores del Evangelio.
De esta mujer excepcional conocemos también otros detalles (Rm 16,7). Sabemos que era “pariente” de Pablo. Pero no se trata de un parentesco carnal. Pablo solía llamar “parientes” a los judíos de raza; o sea que Junia era de origen judío.
             

Sabemos también que había sido compañera de prisión de Pablo. O sea que Junia, al igual que Pablo, había sufrido persecución y había estado encarcelada por causa del Evangelio.

La Iglesia actual, gracias a Dios, ha promovido enormemente el rol de las mujeres, y les ha abierto las puertas a numerosas tareas antes vedadas. Sin embargo, en algunas partes, ellas siguen siendo postergadas, y se las relega a tareas secundarias.
La Iglesia necesita aprovechar al máximo la plenitud de dones y talentos de la mujer, así como Éfeso necesitó del servicio cualificado de Junia.

Además estoy convencido de que las mujeres participaron en la última cena. El día de la institución de la Eucaristía, Jesús, como nos narra Juan, le pidió a él y a Pedro que prepararan lo necesario para la celebración de la Pascua. Pedro y Juan, en poco tiempo no habrían podido hacerlo todo ellos solos; se tenía que comprar el cordero, limpiarlo y cocerlo; hacía falta preparar los panes ácimos y las hierbas amargas. Los dos discípulos fueron ayudados por Nuestra Señora y las pías mujeres. En el octavo capítulo del Evangelio de Lucas leemos que estaban con Jesús y los Doce: María Magdalena, Juana y Susana, que había sido libradas del demonio y de otras enfermedades, y otras mujeres que no se nombran, que servían a Jesús y a los apóstoles con sus bienes. Estas mujeres, junto a Nuestra Señora, acompañaban siempre a Jesús y formaban una comitiva que lo seguían.

Gracias a Dios por las mujeres que estuvieron cerca del sepulcro aquel domingo en la mañana cuando Jesús resucitó y pudieron anunciar a los Apóstoles de este importante suceso (Mateo 28:8-10).  Gracias a Dios por mujeres como Priscila que pudieron saber hablar a un Apolos (Hechos 18:25-26) para que el Evangelio fuese predicado más correctamente.

La ordenación desde el punto de vista bíblico, es sencillamente el reconocimiento de los dones y ministerios que Dios otorga a una persona (Hechos 6: 1-3; 13: 1-3; 1 Tim. 5: 17

Pero, Elena de White, dice que la Iglesia Católica pervirtió ese concepto de la ordenación equipándolo con un poder especial que daba jerarquía al clero por encima de todos los creyentes: “Ulteriormente, el rito de la ordenación por la imposición de las manos fue grandemente profanado; se le atribuía al acto una importancia infundada, como si sobre aquellos que recibían esa ordenación descendiera un poder que los calificaba inmediatamente para todo trabajo ministerial.” (Ibid). Incluyendo, que la teología católica expulso a las mujeres del ministerio, por la influencia pagana de los filósofos griegos que jerarquizaron la sociedad, poniendo a las mujeres en uno de los niveles más bajos (Aristóteles,Politics, 1.5.3-8).

Tiene también razón Gonzalez Faus cuando afirma lo siguiente : “Cuando en la historia surge alguna causa que parece traer salvación, se  apuntan inmediatamente todos los que no quieren servir esa causa sino servirse de ella: inventores fracasados, picapleitos sin éxito etc. el enemigo más grande de las causas más santas son algunos de sus defensores, toda la comunidad cristiana tiene derecho a pedir a las mujeres que aspiran al ministerio, que examinen bien si buscan un sacerdocio pretendiendo un servicio o “un salto a la fama” esto también sirve para los varones pero entre los varones no se da hoy este atractivo clásico de lo prohibido que se expresa en aquellas frases ya viejas: el divorcio es una cosa que solo interesa a los casados (Lidia Falcón); el matrimonio es una cosa que solo interesa a los curas (Simone de Beauvoir); y ahora el sacerdocio es una cosa que solo interesa a las mujeres.”

Esto quiere decir que el acceso al ministerio no puede ser defendido para resolver ningún problema personal (ni siquiera ese sentimiento de culpabilidad machista que nos pode molestar a muchos varones).

Si algún día  nuestra iglesia ordena mujeres sacerdotes sospecho, que en los comienzos tendrá que hacerlo con cuentagotas y no como ruptura de presa y esto seguirá suponiendo frustraciones para muchas mujeres  que les costara aceptar que su  propio rechazo se deba a razones personales y  les será más fácil seguir atribuyéndolo a razones sexistas.”

El sacerdocio de Jesús no necesita de templos, ritos y sacrificios , ni de especiales intermediarios entre Dios y los hombres; es distinto y se condensa en el amor que rige y mueve toda su vida, no en otro tipo de sacrificio externo, violento, oficiado por intermediarios sagrados.

Ellos se dedicaron a la enseñanza de los Apóstoles, fieles a la comunión fraternal, a la fracción del pan y a las oraciones. ” (Hechos 2:42)

– “Día tras día, un solo corazón, asistieron asiduamente al Templo y partían el pan en sus hogares, tomando los alimentos con alegría y sencillez de corazón.” (Hch 2,46)

– “Para vosotros, no os hace falta llamar” maestro “, porque sólo tenéis un maestro y todos ustedes son hermanos. No llaméis a nadie sobre la tierra ” padre “, ya que solamente tenéis uno , el Padre celestial. No hace falta que llaméis a nadie “doctor”, ya que sólo tienes un médico, Cristo. El mayor entre vosotros será vuestro servidor, quien se exalta a sí mismo será humillado, y quien se humilla será enaltecido. » (Mt 23,8-12).

“Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, yo estoy en medio de ellos. “(Mateo 18:20)

¿Qué es lo que hace que exista una Eucaristía? ¿Es la presencia del sacerdote o la existencia de una comunidad que, después de Jesús, dice, ‘Esta es mi vida que yo os doy? No son las palabras de la consagración las que hacen que haya Eucaristía, y que Dios esté presente. Es el compromiso de la comunidad suscitado por el Espíritu y por el Evangelio. Por lo tanto, cuando una comunidad se reúne para hacer memoria de Cristo resucitado – en palabras y también en acciones – de las buenas nuevas de Jesucristo, ella celebra la Eucaristía, independientemente que un sacerdote ordenado esté presente o no.

 

http://maranathacristoessalvacion.blogspot.com.co/2017/03/juan-pablo-ii-y-el-sacerdocio-de-la.html

MENSAJES PARA NIÑAS/OS: LA MUJER EN EL POZO. MARZO 19/17


SERMÓN DE LA SEMANA
Título: La mujer en el pozo

Tema: Jesús es el agua de vida. 3er Domingo de Cuaresma

Objeto: Varias botellas de refrescos, jugos y AGUA.

Escritura: “Todo el que beba de esta agua volverá a tener sed,” respondió Jesús, “pero el que beba del agua que yo le daré no volverá a tener sed jamás, sino que dentro de él esa agua se convertirá en un manantial del que brotará vida eterna” (Juan 4:13-14 – NVI).

Cuando visitas a un amigo, tu amigo te pregunta: “¿Deseas algo para beber?”

“Sí, me gustaría,” le contestas.

“¿Qué deseas?”

“¿Qué tienes?”

“Tengo refrescos, jugo de fruta y agua.”

¿Qué bebida escogerías tú? (Dé tiempo para que los niños contesten.) Tu contestación dependerá probablemente de si tienes sed o si solo deseas algo para beber. Lo que la mayoría de los niños escogen es refresco. Realmente debo admitir que muchos de los refrescos saben muy bien, pero si deseas algo que satisfaga tu sed y provea lo que tu cuerpo necesita, un refresco no sería la alternativa adecuada. Los refrescos tienen un alto contenido de azúcar y muchas calorías que no necesitamos. Podrías pensar que el jugo de fruta pudiera ser una buena alternativa, pero sorprendentemente, la gran mayoría de ellos contienen tanta azúcar y calorías como los refrescos. ¡Si deseas escoger una alternativa saludable, esa alternativa definitivamente sería el agua!

En nuestra historia bíblica de hoy, Jesús nos enseña la lección más importante que aprenderemos jamás. Un día Jesús estaba cruzando por un pueblo llamado Samaria. Estaba cansado y con mucho calor así que se sentó al lado de un pozo a descansar. Una mujer llegó al pozo a sacar agua y Jesús le preguntó si le podía dar agua para beber. La mujer se sorprendió de que Jesús le hablara, porque los judíos normalmente no le hablaban a los samaritanos. Ella le dijo, “¿Por qué me pides que te dé de beber siendo yo samaritana y tú judío?”

Jesús contestándole dijo: “Si supieras quien te pide de beber, le pedirías a él que te diera del agua de vida.”

“No tienes con qué sacar agua ahora, ¿cómo podrás darme el agua de vida?” la mujer preguntó

Jesús le explicó, “Cualquiera que bebe del agua de este pozo volvera a tener sed, pero el que beba del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás.”

Jesús no estaba hablando acerca de la sed que puede calmarse con el agua de un pozo, sino que estaba refiriéndose a la sed de Dios. La Biblia nos enseña que tenemos una sed por el Dios viviente en nuestros corazones y que esa es una sed que solo Jesús puede satisfacer.. Así que, cuando tenemos a Jesús en nuestro corazón, él satisface nuestra sed de Dios y nunca más sentiremos esa sed.

Amado Padre, te damos gracias por enviar a Jesús, el Agua de Vida. Oramos que cada uno de los que estamos aquí hoy pueda beber de esa agua y nunca más sientan sed. En el nombre de Jesús oramos. Amén.

PÁGINAS PARA COLOREAR Y ACTIVIDADES

ENLACES A LOS SERMONES 
 
Impresión amistosa:    “La mujer en el pozo”
Otro sermón basado en Juan 4:13-14: “El que calma nuestra sed”
Otro sermón basado en Éxodo 17:1-7 : “Agua de una Roca”

TENEMOS MATERIALES PARA AYUDARLE CON LOS NIÑOS
Tenemos un CD contiendo estos materiales.
Tres años de sermones
Páginas para colorear
Canciones para la Escuela Biblica de Niños
Catorce presentaciones de PowerPoint
Mucho más.
Estos materiales son gratis.

Haga clic aquí.

COLOMBIA.CAJAMARCA. TOLIMA: ELECCION DE ALCALDE. Por Héctor A. Torres Rojas.


CRÓNICA. Cajamarca: En las últimas 4 elecciones de alcaldes:

Perdieron las montañas y “ganó el poder del dinero corrupto”

Si la gente vota en conciencia, ganará Julio. Si la gente vota por el bolsillo, ganará Pedro”. Frase de un joven de 20 años, a las dos de la tarde.

Héctor Alfonso Torres Rojas, Sociólogo

Elecciones atípicas y candidatos

Este domingo 12 de marzo se llevaron a cabo elecciones atípicas, porque el alcalde elegido en las elecciones del último domingo de octubre de 2015, William Poveda, falleció en noviembre de 2016, de manera repentina. Se había posesionado del cargo, el Primero de Enero.

Esta vez se enfrentaban Pedro Pablo Marín (unos 39 años) y Julio Roberto Vargas (32 años). Pedro Pablo Marín, topógrafo, regresó a su municipio luego de largos años de ausencia. Y como afirmó alguien: “Sin ninguna experiencia administrativa, candidato por primera vez y desconocido para la mayor parte de la ciudadanía, lo pescaron ante el vacío de candidato. De tal manera que lo convirtieron en el candidato de Anglogold Ashanti. Pero para que las cosas no se vieran tan vulgares, lo apadrinó  Carlos Edward Osorio Aguiar, por segunda vez representante a la Cámara, por Tolima”.

Además lo apoyaron el Partido de la U, el Centro Democrático y el Partido Conservador. Vale la pena recordar que, Santos y Uribe le han dado total apoyo a  Anglogold Ashanti (AGA). Uribe le abrió las puertas. Y Santos envió varios de sus altos funcionarios para oponerse a la Consulta Popular, bajo la Alcaldía de Everardo Rodríguez, cuando ésta no había sido aún revalidada por la Corte Constitucional.

Julio Roberto Vargas, Licenciado en Trabajo Social, se presentó por segunda vez. Julio ha liderado la oposición a la destrucción de las montañas por Anglogold Ashanti, desde que se inició el debate sobre la explotación de oro a cielo abierto. Compitió con William Poveda, “también candidato de Anglogold Ashanti”. Candidato sin dinero, y por lo tanto sin compra de votos, por convicción. En esta ocasión contó con el apoyo político del Polo Democrático, Alianza Verde, el Partido Mira y el Partido Liberal.

En la misma calle, una gritería permanente, sin agresión alguna

Es positivo afirmar que la votación se llevó a cabo sin ningún tipo de agresión y sin ningún gesto de violencia. En la misma calle que daba acceso al lugar de la votación, –las instalaciones del Colegio del Rosario, de las Hermanas Dominicanas–, se formaron dos nudos de personas, gritando: “Julio, Julio, Julio” o “Pedro, Pedro, Pedro”. Se distinguían porque los de Julio portaban un sombrero blanco, con una cinta negra. Los de Pedro, un poncho blanco y naranja y una pañoleta naranja. Para unos y otros fue una fiesta.

                              “Peredo, Pedro, Pedro”

 

Fotos de Sancho Sánchez                          “Julio, Julio, Julio”

Hubo tres sitios de votación: en el casco urbano, en el corregimiento de Anaime y en la vereda El Cajón.

 

Dialogando con varios electores de “Pedro”, afirmaron que votaban por él porque “Representa la continuidad con William Poveda”. También mencionaron: “El progreso, el desarrollo, tiene el mejor programa, quiere servirle a la gente”… Alguien me dijo, en tono positivo y con cierto orgullo: “Tiene todo el apoyo de la maquinaria”. Y le pregunté: ¿Cuál es la maquinaria? Contestó: “La U, el Centro Democrático y Anglogold Ashanti”. Otra persona, a la pregunta: ¿Por quién vota? Contestó: “Por la derecha”. Pienso que contestaba ingenua pero sinceramente. Otras personas dijeron que no votaban por Julio por ser de izquierda.

Algunos votantes por Marín me dijeron que en la votación  por la Consulta Popular, en quince días, votarían NO a la minería.

Las siguientes consignas, sintetizas la motivación del voto por Julio: “Por el agua, por la vida, Julio a la alcaldía”. “Julio no tiene precio. No se vende por nada”.

En un grupo, a la pregunta porqué votan por Julio, algunas personas expresaron: “Por la defensa de territorio”. Y otras: “Sin territorio no podemos hablar de vida, de agua, de flora, de fauna”.

La cifras de la votación

En Cajamarca podían votar 16.312 personas. Históricamente votan unas 10.000. En esta elección, Pedro Pablo Marín  sacó 4.756 votos, es decir, 50.74%.  Julio Vargas, 4.461, equivalentes al 47.49%. Diferencia a favor de Pedro Pablo: 305 votos.

Total de votos 9.373, esto es, votó el 57%.  43% de abstención. En las elecciones de 2015: William Poveda obtuvo 3.700 votos y Julio Vargas: 2.800.  Una diferencia, a favor de Poveda, de 900 votos.

Los dos candidatos. Pedro Pablo Marín, el primero, camisa blanca y poncho al cuello. Detrás, Julio Vargas, trigueño, de barba, con sombrero y chaqueta café.

En la buseta de regreso de Cajamarca a Ibagué, dialogué con una señora que considero bien informada, porque llevo varios años viajando a Cajamarca y participando en diferentes actividades.  Conozco, pues, bastante la vida municipal. Me comentó que Anglogold aspiraba  poner una diferencia de 2.500 votos contra Julio Vargas. No lo logró. Si esa fue su intención, ¿cuánto perdería en su inversión? Múltiple fueron los comentarios de compra de votos. Pero ante las ganancias que obtendrá explotando durante 30 años las montañas, las cifras gastadas en las diferentes elecciones serán muy poca cosa.

Como hubo una serie de irregularidades e ilegalidades durante la campaña electoral,  e inclusive durante el día de las elecciones, a favor del candidato ganador, varias denuncias fueron colocadas y serán colocadas ante las autoridades pertinentes.

 

Bogotá, D.C., en la madrugada del 13 de marzo de 2017

Remitido al e-mail

A %d blogueros les gusta esto: