Envían a Roma testimonio de posible milagro atribuido a intercesión de Mons. Romero


Envían a Roma testimonio de posible milagro atribuido a intercesión de Mons. Romero

SAN SALVADOR, 02 Mar. 17 / 11:52 am (ACI).- El Arzobispado de San Salvador (El Salvador), informó que el pasado 28 de febrero se clausuró “el proceso de instrucción de un testimonio sobre ‘supuesto milagro’ concedido por intercesión de nuestro Beato Mons. Romero”, y que será enviado para su estudio en la Santa Sede.

A través de sus redes sociales, el Arzobispado indicó que la clausura tuvo lugar en la sede del Tribunal Eclesiástico local.

Ver imagen en TwitterVer imagen en Twitter

Hoy clausura el proceso de instrucción de un testimonio sobre “Supuesto Milagro” concedido por intercesión de nuestro Beato Mons Romero.

“Un milagro atribuido a su intercesión ha sido enviado a Roma este día. Oremos por su canonización”, expresó en su cuenta de Twitter el Canciller y Vicario de Promoción Humana de la Arquidiócesis de San Salvador, Mons. Rafael Urrutia.

Según informó la prensa local, la beneficiada sería una mujer de nombre Cecilia Maribel Flores de Rivas. Su caso será ahora estudiado por la Congregación para las Causas de los Santos en el Vaticano.

Mons. Óscar Romero fue proclamado beato el 23 de mayo de 2015 en una ceremonia multitudinaria realizada en San Salvador. Su fiesta es el 24 de marzo, día “en que nació para el cielo”.

El beato fue asesinado por odio a la fe el 24 de marzo de 1980 cuando celebraba la Eucaristía, en medio de una naciente guerra civil entre la guerrilla de izquierda y el gobierno dictatorial de derecha.

A inicios de 2015, el Papa Francisco aprobó que se proclame su martirio y se celebre la ceremonia de beatificación.

En una carta enviada al Arzobispo de San Salvador, Mons. José Luis Escobar Alas, el Papa Francisco afirmó que “en tiempos de difícil convivencia, Monseñor Romero supo guiar, defender y proteger a su rebaño, permaneciendo fiel al Evangelio y en comunión con toda la Iglesia”.

“Su ministerio se distinguió por una particular atención a los más pobres y marginados. Y en el momento de su muerte, mientras celebraba el Santo Sacrificio del amor y de la reconciliación, recibió la gracia de identificarse plenamente con Aquel que dio la vida por sus ovejas”, expresó el Pontífice en la carta enviada con motivo de la beatificación.

https://www.aciprensa.com/noticias/envian-a-roma-testimonio-de-posible-milagro-atribuido-a-intercesion-de-mons-romero-55978

https://www.washingtonpost.com/world/the_americas/el-salvador-vatican-mulls-possible-miracle-by-slain-cleric/2017/03/05/73215a02-01ed-11e7-9d14-9724d48f5666_sto

Grandes mujeres que deberían estar en los libros de texto


Durante esta semana vamos a dar visibilidad a grandes mujeres de todas las disciplinas científicas y culturales. Lo haremos a través de Facebook y Twitter con el hashtag #adMÍRALAS ¿Nos ayudarías compartiendo las que son más relevantes para ti usando este mismo hashtag

Combo mujeres para interior 660 x 340

Aunque quedan pocos registros en los libros de texto, lo cierto es que a lo largo de la historia ha habido muchas mujeres que han pensado, escrito, pintado, investigado y contribuido de forma decisiva a modelar las matemáticas, la filosofía, el arte o la literatura. En Público hemos querido celebrar este año el Día Internacional de la Mujer recuperando algunos de los ejemplos más notables de mujeres que son casi invisibles para la historia oficial y que aparecerían en los libros de texto tan a menudo como Platón o Monet si hubiesen sido hombres.

Además, entre el 5 y el 12 de marzo vamos a lanzar una campaña para dar visibilidad en Facebook y Twitter a grandes mujeres de la historia, las ciencias y las artes. El hashtag que hemos elegido es #adMÍRALAS, y nos encantaría que te sumes a ella distribuyendo todo tipo de contenidos que den a conocer a las mujeres que tú consideras más relevantes. Podéis compartir posts escritos en vuestros propios blogs o páginas web, fotografías, artículos de publicaciones, informes de universidades, imágenes de obras de arte (desde cuadros a grafitis), enlaces a páginas de colectivos culturales de barrio… todo lo que consideres que merece ser compartido y que probablemente formaría parte de nuestra cultura cotidiana si sus creadoras no hubiesen sido mujeres.

Empezamos nuestra campaña con un trivial sobre mujeres relevantes que todos deberíamos conocer. ¿Te atreves a hacerlo sin mirar antes los nombres en la web?

Nuestro RETO: ¿Sabes en qué disciplinas destacaron estas mujeres?

¡Gracias por participar!
Comparte este reto con el hashtag #adMÍRALAS

http://www.publico.es/sociedad/dia-internacional-mujer-mujeres-deberian.html

COLOMBIA: Muy grave: Denuncian incursión paramilitar en el noroeste de Colombia.


MUJERES E IGLESIA. HOMILÍAS PARA EL DÍA DE HOY. MARZO 5/17


Homilías por HOY
PRIMER DOMINGO DE CUARESMA
5 DE MARZO DE, 2017
Hermana Dianne Bergant, CSA aporta su experiencia en la Escritura a las lecturas para el Primer Domingo de Cuaresma, que ofrece una reflexión profunda para todos nosotros cuando entramos en esta temporada:
. “Mientras que esta temporada ha sido tradicionalmente conocida como una de arrepentimiento y penitencia, las lecturas de la liturgia de los domingos de Cuaresma sugieren que el objetivo principal es la misericordia de Dios en el rostro de la maldad humana Esto no quiere decir que el arrepentimiento no es importante – -. Sin embargo, es, el arrepentimiento debe fluir desde la realización del amor y la misericordia inquebrantable de Dios y no de parte de la deuda que podríamos pensar que debemos a Dios “.

Haga clic aquí para ver la predicación de esta semana

EN CASO QUE TE LO HAYAS PERDIDO
Hermana Simone Campbell comienza el camino cuaresmal con una reflexión sobre el significado del miércoles de ceniza. “Siempre he estado intrigado acerca de por qué nos ponemos cenizas en nuestra frente el Miércoles de Ceniza”, dice la hermana Simone.
“Bueno, lo que me he dado cuenta es que el uso de cenizas en este día es como estar en un rally. Es ver a todos aquellos que comparten este compromiso común a la conversión durante estas semanas seis y media de la Cuaresma.”
Ver predicación de la hermana Simone para el Miércoles de Ceniza en busca de inspiración para ayudar a “hacer esta Cuaresma sobre el acto comunal de conversión.”

 

fuente: Catholic Women Preach info@catholicwomenpreach.org

COLOMBIA: Paramilitares declaran objetivo militar a periodistas, líderes sociales y defensores de Derechos Humanos


Derechos Humanos paramilitarismo REMAPEAR

Redacción REMAPEAR / Foto: Camino Tercer

REMAPEAR 03/05/2017

Compartir: Twitter 0 Facebook 0 0 0 1

URL Imprimir E-mail

En un Correo electrónico Enviado a Organizaciones Sociales, de Derechos Humanos y Dirigentes de Marcha Patriótica, Este viernes paramilitares de las autodenominadas ‘Águilas Negras’ amenazaron de muerte a periodistas, defensores de Derechos Humanos y Líderes socialesen los departamentos de Valle y Cauca .

La denuncia FUE Realizada por la Red de Derechos Humanos Francisco Isaías Cifuentes, Dando aviso a la comunidad nacional e internacional del panfleto Donde los paramilitares declaran “Objetivo militar” a Organizaciones Y las Personas pertenecientes a Marcha Patriótica y el Congreso de los Pueblos .

Las Amenazas también van dirigidas a defensores de Derechos Humanos y Periodistas Que califican de “guerrilleros” y “serviles al Terrorismo” para Tratar de justificar do accionar criminal.

“La Única Paz Que van a ver un Alcanzar ESTOS hptas guerrilleros, es la de los fusiles sonando en la espalda”, sentencian las Águilas Negras.

El panfleto: Además Amenaza en forma directa a 14 Personas: Jonathan Centeno, Cristóbal Guamanga, Alejandra Miller, María Alejandra Gonzales, Wilson Quijano, Héctor Marino, Hernán Zapata, José Angulo, Cristian Delgado, Julián Caicedo, Eduardo Bravo, Jhonnatan Patiño, Anderson Ospina y James Larrea.

Estós: hechos se dan en momentos Que la Defensoría del Pueblo informa del asesinato de 120 Líderes sociales y defensores de Derechos Humanos ocurridos en Tan solo 14 meses , Situación Que se Agrava Porque Hasta la Fecha No hay resultados Concretos de los Organismos de seguridad del Estado por ESTOS crimenes .

http://remapvalle.blogspot.com.co/2017/03/paramilitares-declaran-objetivo-militar-a-periodistas.html

Se desata polémica sobre abuso sexual por parte de curas en Nueva York.


Denuncian que la Iglesia Católica está impidiendo que se apruebe una ley a favor de la víctimas

domingo, 5 de marzo de 2017 – 5:43 PM

Por The Associated Press

rosario (horizontal-x3)
La Iglesia sostiene que ese cambio causaría daños financieros “catastróficos” a toda entidad que trabaje con niños. (Archivo GFR Media)

Nueva York –  Víctimas de abuso sexual infantil en Nueva York están denunciando que la Iglesia Católica está impidiendo la aprobación de una ley que extendería el plazo tras el cual caducan las acusaciones de ese tipo de abuso.

La norma además daría un año adicional para presentar demandas que estarían prohibidas por el vencimiento del plazo actual. La Iglesia sostiene que ese cambio causaría daños financieros “catastróficos” a toda entidad que trabaje con niños.

Los sobrevivientes de ese tipo de abuso dicen que no hay justificación para privar a miles de personas de la oportunidad de conseguir justicia.

Varios activistas hablaron a favor de la nueva norma en el Capitolio la semana pasada.

Se expresaron optimistas este año ya que el gobernador Andrew Cuomo se ha manifestado a favor de facilitarle a las víctimas los mecanismos para presentar sus demandas.

http://www.elnuevodia.com/noticias/internacionales/nota/sedesatapolemicasobreabusosexualporpartedecurasennuevayork-2297785/

COLOMBIA: Campesinos de María La Baja, Bolívar, se toman el canal de Playón. LIBARDO MUÑOZ.


BOLÍVAR

Un grupo de campesinos de María La Baja, departamento de Bolívar, decidió cerrar, por segunda vez, el canal de agua de la represa de San José de Playón, para no seguir padeciendo mientras millones de metros cúbicos del líquido son acaparados por poderosos cultivadores de palma africana y de arroz.

El canal de San José de Playón baja desde la represa de Matuya, atraviesa las que fueron tierras de una productividad que hoy es sólo un recuerdo atado a la leyenda, hasta cuando el poder de cultivadores de palma africana y de arroz apareció en la región y dirigió toda el agua para su beneficio.

Lo que se conoce en Bolívar como el Distrito de Riego de María La Baja lo componen 19.600 HS cultivables, de las cuales 13.000 están sembradas de palma africana y arroz, depende de la alcaldía de este municipio, uno de los más grandes de Bolívar.

El canal que baja de la represa de San José de Playón debería regar tierras y suministrar agua para vivir en unas diez poblaciones, incluida María La Baja, San Pablo, Matuya y Nueva Florida, además de Mahates, otro pueblo de gran importancia y de comunidades ancestrales con las que se podría calcular una concentración campesina de 150 mil personas.

La región de San José de Playón es escenario del conflicto armado en la costa, el paramilitarismo fue causante de un desplazamiento desbordado hacia Cartagena y Barranquilla.

Entre la magnitud de los cultivos de palma y el paramilitarismo en esta zona de Bolívar, hay una relación que salta a la vista.

Un campesino de “Corpodesarrollo Solidario”, participante de la toma del canal dijo: ” por aquí baja agua a tutiplén, pero sólo para los que cultivan palma y arroz”.

Mujeres y niños de los pueblos del distrito de María La Baja deben caminar  hasta tres horas para conseguir una lata de agua y llevarla en la cabeza, hace un año el campesinado tuvo un acuerdo con la alcaldía, para mantener un control de la sedimentación, el pueblo cumplió pero la administración no.

Gráfica pie de foto.- El embalse de San José de Playón

http://www.pacocol.org/index.php/comites-regionales/bolivar/148-campesinos-de-maria-la-baja-bolivar-se-toman-el-canal-de-playon

SANTA LAURA MONTOYA Y SANTA TERESA DE JESÚS. MISIONERAS ANDARIEGAS DE LOS CAMINOS DIVINOS


 

“La Paternidad de Dios tiene rostro de mujer”

 

“Andariegas de Dios”, así podríamos llamar a estas dos mujeres excepcionales. Dos mundos, dos realidades, dos épocas; la misma pasión, el mismo Dios, la misma locura, el mismo deseo. Ambas misioneras, escritoras, místicas, fundadoras, pedagogas, mistagogas, trovadoras del amor de Dios, mujeres de luz. Ambas nos dejan el relato de sus vidas traspasadas por la presencia de un Dios que se les ha cruzado en el camino, un Dios que se les antoja, esposo, amigo, amado, compañero de caminos  y que las ha hecho mujeres valientes, apasionadas, decididas por las cosas del cielo en medio de un mundo y de una iglesia hostil, marcadamente masculina, machista, en donde todo lo de mujer se tiene por sospechoso.

 

Vale la pena recordar aquí las palabras de la Madre Teresa, su airada defensa en favor de la mujer, palabras que la llevaron al filo de la Inquisición. Demasiado atrevimiento para una mujer que sólo quiere servir a Dios en sus hermanos. Demasiado atrevimiento para dos mujeres que quisieron hacer quedar bien a Dios, que quisieron contentar a Dios. Cuatro siglos después, estas palabras de la mística abulense suenan como un cantar divino, como un aire fresco en los albores de una Iglesia nueva,  en labios de otra mística, la colombiana Laura Montoya:

 

“Parece atrevimiento pensar yo he de ser alguna parte para alcanzar esto. Confío yo, Señor mío,  en estas siervas vuestras que aquí están, que veo y sé no quieren otra cosa ni la pretenden, sino contentaros; por Vos han dejado lo poco que tenían, y quisieran tener más para serviros con ello. Pues no sois Vos, Criador mío, desagradecido para que piense yo daréis menos de lo que os suplican, sino mucho más; ni aborrecisteis, Señor de mi alma, cuando andabais por el mundo, las mujeres, antes las favorecisteis siempre con mucha piedad y hallasteis en ellas tanto amor y más fe que en los hombres, pues estaba vuestra sacratísima Madre…¿No basta, Señor, que nos tiene el mundo acorraladas e incapaces para que no hagamos cosa que valga nada por Vos en público ni osemos hablar algunas verdades que lloramos en secreto, sino que no nos habíais de oír petición tan justa? No lo creo yo, Señor, de vuestra bondad y justicia, que sois juez, y no como los jueces del mundo, que como son hijos de Adán y, en fin, todos varones, no hay virtud de mujer que no tengan por sospechosa. Sí, que algún día ha de haber, Rey mío, que se conozcan todos. No hablo por mí, que ya tiene conocido el mundo mi ruindad, y yo holgado que sea pública, sino porque veo los tiempos de manera que no es razón desechar ánimos virtuosos y fuertes, aunque sean de mujeres” [CE 4, 1]

 

Los ánimos virtuosos y fuertes de estas dos mujeres y de sus hijas han quedado patentes en la historia. Laura estará rodeada, como ella misma lo decía, de “auténticas leonas”; así se consolidaría ese primer grupo admirable que sacó de la nada la primera casa en Dabeiba y que hoy motiva la admiración del mundo. Teresa dirá otro tanto de sus hijas, “no son sino varones fuertes y de los muy barbados”; ellas consolidarán el primer convento en Ávila, también para la admiración del mundo entero. Ávila y Dabeiba, Europa y América, España y Colombia, Teresa y Laura, unidas por la misma pasión y lanzadas, indiscutiblemente, a la aventura del amor. Dos grandes conquistadoras de almas que antes fueron conquistadas por Dios. Cruzando los mares se han dado cita para ser testigos del Dios vivo ante un mundo y una Iglesia incrédula que ha contemplado atónita de lo que podían hacer estas “pobres” mujeres con todo en contra y con sólo Dios de su parte.

 

¡Cuántos reproches para Laura!¡Cuántos reproches para Teresa! Pudo siempre el amor de Dios, nunca la fuerza de los hombres, porque Dios se sigue manifestando en la debilidad: “en aquellos días, Dios manifestó su poder por medio del sexo débil, en aquellas siervas a las que colmó con espíritu profético”. Son mujeres de deseos infinitos puesto que sus deseos son los de Dios o, al tener los deseos de Dios en su corazón, todo en ellas es divino, tiene sabor a eternidad y Dios, derramando su gracia, realiza en ellas sus deseos; mejor aún, ellas mismas son los deseos de Dios. Dirá Laura: “Todo se desvanece y se vuelve sombra; los conatos de servir a Dios también están sometidos a esta ley. ¿Comprendo por qué? ¡Sí, porque también son humanos! Cuando son divinos, es decir, cuando obra en ellos sólo la gracia, se realizan y glorifican a Dios como deben. Pero como ningún pensamiento bueno podemos concebir sin la ayuda de la gracia, esos conatos aunque no se realicen, tienen delante de Dios algún valor, el que tienen como esfuerzo de la gracia. Algo, pues,  te glorificarán, Jesús mío, mis conatos de servirte, salvando los indios, aunque no se llegue a ver la realización de tales deseos” [Apuntes espirituales 94]

 

Como todo es obra del amor y ellas lo saben, como no pueden nada sin Dios, Teresa responderá a Laura: “En fin, hermana mía, con lo que concluyo es que no hagamos torres sin fundamento, que el Señor no mira tanto la grandeza de las obras como el amor con que se hacen; y como hagamos lo que pudiéremos, hará Su Majestad que vayamos pudiendo cada día más y más…” [7M 4, 15]

 

Laura y Teresa están empeñadas en hacer la voluntad de Dios y llegan a comprender que sólo el amor salva y que la intención de amar es ya experiencia de salvación pero que Dios ha querido dejar en sus manos de mujeres y madres esta gran empresa. Su fuerza es Dios, Dios, una vez más, encarnado en la debilidad. Ellas harán que el  deseo de salvar “indios” o “tantas almas como se pierden” sea también el deseo de Dios. Dios aparece en ellas como Madre, Dios con rostro de mujer, Dios deseando salvar almas a través de Teresa y Laura. Dios en las selvas colombianas, Dios en los caminos polvorientos de España, Dios en el rostro de los indios del Urabá antioqueño, Dios en el corazón de los infieles españoles.  Que bello poder decirlo de esta manera: Laura, en la selva, será las manos de Teresa y Teresa, en la clausura, será la oración de Laura; ambas amando y dejándose amar por el mismo Dios: “Otra vez me vi en Dios y como que me arropaba con su paternidad haciéndome madre del modo más intenso de los infieles. Desde aquello los tuve como si se formaran en mí hijos que no conocía, me daba ya algo como sublime, que sin producirme dolor muy sensible todavía, me dolían como verdaderos hijos. Desde entonces los llamé “mi llaga”, con mayor razón…” [Santa Laura, Autobiografía]

 

El dolor de ambas mujeres es intenso y compartido. Estos “indios” son su llaga, sus hijos, su dolor y su oración. Dolor tanto en cuanto conocen su impotencia, los muchos inconvenientes que tendrán en su empresa, el mucho dolor y la mucha incomprensión que llegaran a sus vidas. Es cuando deberán tener en su corazón la convicción paulina: “cuando soy débil, entonces soy fuerte”, porque Dios es siempre la fuerza de los débiles y los “indios” serán su “debilidad” y ellas deberán ser “la fortaleza” de sus indios: “A los cuatro años, [me parece era algo más], acertó a venirme a ver un fraile franciscano, llamado fray Alonso Maldonado, harto siervo de Dios y con los mismos deseos del bien de las almas que yo, y podíalos poner por obra, que le tuve yo harta envidia. Este venía de las Indias poco había. Comenzóme a contar de los muchos millones de almas que allí se perdían por falta de doctrina…Yo quedé tan lastimada de la perdición  de tantas almas, que no cabía en mí. Fuíme a una ermita con hartas lágrimas. Clamaba a nuestro Señor, suplicándole diese medio cómo yo pudiese algo para ganar algún alma para su servicio, pues tantas llevaba el demonio, y que pudiese mi oración algo, ya que yo no era para más” [F 1, 7].

 

Ambas claman al Señor, como la pobre y pequeña Ester. Ambas saben que Él es su única seguridad. Para Teresa, sus “indios” serán su oración y para Laura, sus “indios” serán su dolor: “No hay duda que esta gracia [de la Paternidad] me trajo la misión de saturarme de dolor casi inmenso, pero muy luminoso, por las desdichas de la infidelidad. Me siento más capaz de dejarme despedazar y reducir a lo último, que dejar de pensar en trabajar por los pobres infieles. Hasta el cielo me parece que debe aguardarme a que bautice a todos los infieles antes que inundarme en todas sus delicias” [Madre Laura, Autobiografía]

 

Es grande el dolor de las dos mujeres. Es tal su “pasión” por Dios que no les importaría dejarse destrozar con tal de ganar un alma para Dios. Su martirio será constante, tanto cuanto su dolor lo sea. Sus corazones permanecerán “destrozados” mientras exista alguien sobre la faz de la tierra que no conozca la misericordia de Dios. Ambas, dolorosamente heridas por Dios, tendrán la misión de “padecer mil muertes” con tal de salvar un alma. Ambas saben que el cielo puede esperar puesto que no puede haber cielo si no es para todos gozar. Para ambas, sus indios fueron su cielo, su dolor, su gozo, su paz: “Había gran envidia a los que podían por amor de nuestro Señor emplearse en esto, aunque pasasen mil muertes. Y así me acaece que cuando en las vidas de los santos leemos que convierten almas, mucha más devoción me hace y más ternura y más envidia que todos los martirios que padecen, por ser esta la inclinación que nuestro Señor me ha dado, pareciéndome que precia más un alma que por nuestra industria y oración le ganásemos mediante su misericordia, que todos los servicios que le podemos hacer” [F 1, 7]

 

¡Salvar almas! Frente a ello, cualquier soledad, cualquier dolor, cualquier sufrimiento, cualquier contrariedad no tendrá valor. La vocación suprema de estas andariegas de los caminos divinos brota de un corazón herido o de una herida de amor, ya que esta  es la condición del místico, es su estado permanente: “Todas estas contrariedades apenas tocaban la superficie de mi alma, porque ya ella estaba, en su parte más íntima, inundada en la más dura amargura de la gloria de Dios ultrajada y no era posible que nada la hiriera. ¡Tenía la suprema herida y nada podía ya turbarla, sino era el montón de pecados del mundo! Desde entonces comencé a sentir por las noches como si viera caer al infierno las almas de los infieles, de tal modo que me era imposible concebir siquiera que se pudiera vivir sin hace algo por ellos” [Santa Laura, Autobiografía]

 

La angustia real de estas mujeres, cantoras de la misericordia divina, será aquella de no poder salvar tantas almas como quisieran, verlas perderse en el infierno, es decir, en la ausencia de Dios. No les importa que su eternidad no fuera el cielo, si con ello ganaran almas para el Señor. Hasta allí llega su pasión por Dios, por sus cosas. ¿Qué es el infierno, finalmente, sino verse privado de la misericordia de Dios por no conocerlo? Ellas quieren hacer conocer a Dios para que sus “indios-infieles” gocen de su cielo; ellas quieren ser “su misericordia” porque Dios no tiene otra manera de aparecerse ante ellos. Ellas tendrán el desafío de ser “el cielo” para sus indios que los libre del infierno, de no conocer ni saberse amados por Dios. Laura y Teresa tendrán  que ser un instante de eternidad para ellos, una promesa de cielo. Tendrán que sacar a sus indios del infierno, de la ignorancia de Dios: “Después de mucho tiempo que el Señor me había hecho ya muchas de las mercedes que he dicho y otras muy  grandes, estando un día en oración me hallé en un punto toda, sin saber cómo, que me parecía estar metida en el infierno (…) Parecíame la entrada a manera de un callejón muy largo y estrecho, a manera de horno muy bajo y oscuro y angosto. El suelo me pareció de un agua como lodo muy sucio y de pestilencial olor, y muchas sabandijas malas en él. Al cabo estaba una concavidad metida en una pared, a manera de una alacena, adonde me vi meter en mucho estrecho […] “…en esta visión quiso el Señor que verdaderamente yo sintiese aquellos tormentos y aflicción en el espíritu, como si el cuerpo lo estuviera padeciendo…quiso el Señor yo viese por vista de ojos de dónde me había librado su misericordia […] “Y así no me acuerdo vez que tengo trabajo ni dolores, que no me parece nonada todo lo que acá se puede pasar…” [V 32 1, 3, 4].

 

La solidaridad de estas dos mujeres con las “las almas que se pierden” pasa por experimentar en carne propia la “ausencia de Dios” para que no quedara por ellas hacer todo lo que estuviera en sus manos para que ninguno de sus indios dejara de gozar de la misericordia divina, para que ninguno de ellos se viera privado de la gracia del buen Dios: “Un solo dolor y una aspiración había en mi vida: Dios ultrajado, no conocido y mi ansia por darlo a conocer. Eso era cuanto se agitaba en mi alma desolada. No tenía desolación propiamente mía, era la desolación de mi Dios desconocido…” [Santa Laura, Autobiografía]. “¡Oh Padre Eterno!, no son de olvidar tantos azotes e injurias y tan gravísimos tormentos. Pues, Criador mío, ¿cómo pueden sufrir unas entrañas tan amorosas como las vuestras, que lo que se hizo con tan ardiente amor de vuestro Hijo y por más contentaros a Vos (que mandasteis nos amase) sea tenido en tan poco como hoy día tienen esos herejes el Santísimo Sacramento, que le quitan las posadas y le deshacen las iglesias? [Santa Teresa, CE 4, 2]. Este es el dolor y el lamento compartido de Teresa y Laura: su Dios olvidado, ultrajado y desconocido. No dejaran de hacer nada que esté en sus manos para “remediar” tan gran mal.

 

“Deshacerse por Dios”, no es más lo que desean Laura y Teresa. Es lo que agita sus almas: “Quedé con un ímpetu grande de deshacerme por Dios” [V 33, 15] Y Dios las va llenando de tal manera que no hay nada que dejen de hacer por Él. Nada ni nadie se interpone entre Dios y sus almas. Ambas están decididas a hacer las cosas de Dios y Dios, decidido a hacer los sueños de ambas: “…se le representó el Señor, acabando de comulgar, con forma de gran resplandor y hermosura y majestad, como después de resucitado, y le dijo que ya era tiempo de que sus cosas tomase ella por suyas, y Él tendría cuidado de las suyas, y otras palabras que son más para sentir que para decir” [7M 2, 1].

 

Estas palabras debieron sonar como un bálsamo en el corazón de estas mujeres: Dios tendría cuidado de sus indios-infieles, y ellas deberían tener cuidado de Dios. Dios y ellas cuidándose mutuamente, Dios y ellas cuidando lo de cada uno, porque finalmente, Dios y sus indios eran su pertenencia y ellas, Laura y Teresa eran propiedad de Dios. Dios tendría cuidado de ellas en sus indios y ellas tendrían cuidado de Dios en sus indios. Sus intereses serán los mismos: salvar almas, almas para Dios: “Mi actitud delante de Dios es como una fusión y mis intereses son como los suyos y unos mismos” [Santa Laura Montoya]. “…de aquí adelante, no sólo como Criador y como Rey y tu Dios mirarás mi honra, sino como verdadera esposa mía: mi honra es ya tuya y la tuya mía…” [Santa Teresa, Relación 33, cfr. 7M 3, 2]

 

Conquistadoras y Quijotesas a lo divino

 

Cuando Colombia se desangraba por la guerra civil, y en la amazonía se instalaban las grandes compañías explotadoras del caucho y miles de indígenas eran víctimas del genocidio de su raza, irrumpe como un huracán y como una dulce brisa, Laura Montoya, impulsada por un Dios que le había arrebatado su corazón, que la había sacado de los claustros del Carmelo que se habían instalado en su interior para lanzarla al espesor de la selva. La selva agreste y virgen del Urabá antioqueño sería su Carmelo, ese sería su claustro, esos indios serían sus hermanos, su llaga y su oración. Tendría que ser mística en las selvas colombianas y no en la soledad del claustro carmelita. Pero, finalmente, sólo se puede ser místico amando al hermano y entregando la vida gota a gota para ganar almas para Dios. La siguiente experiencia mística da razón de ello:

 

“Con mucho recelo voy a escribir lo que me pasó en la meditación de la Flagelación. Esto lo tuve muy impreso en el alma; pero no puedo decir el modo. Y como además me parece tan poético y patético, le tengo desconfianza; pero lo que dejó en mi alma, me deja pensar que quizás sería algo sobrenatural que sólo hería la imaginación, como algunas de las cosas de Santa Teresa que sólo he leído después.

 

Contemplaba a Nuestro Señor cuando después de la flagelación salió del charco de su propia sangre a buscar su túnica, pero sólo contemplaba esto de un modo ordinario, con amor sí muy vivo. De pronto me pareció que en medio de la sangre brillaba como un rubí muy precioso y que a la vez exhalaba un perfume exquisito. Me estuve viéndolo mucho rato y llorando interiormente de devoción y reverencia mezclada con cierta ternura, que no era de blandura de corazón, que me fastidiaba. Así estaba cuando vi que muchos ángeles a los cuales no veía materialmente sino como intelectualmente, rodeaban aquella sangre para guardarla. Oí, pero no sé decir cómo oí, que de entre los ángeles salía una voz que me decía a mí, que contemplaba esa sangre con mucho amor: -¡Con una sola gota de ella puedes comprar lo que desea! Entendí que ese lo que deseas, era la conversión delos indios o el don de convertirlos.

 

Entonces cogí en la mano una gota de esa sangre y en la mano se me volvió un rubí muy brillante. Luego, teniéndolo en alto, con un fervor indecible, dije: Padre santo, tómala y en cambio de su precio dame el don de convertir los indios. Es sangre de Aquel de quien has dicho que es el objeto de tus complacencias.

 

Terminado esto, todo desapareció y quedé con una paz grandísima como quien acaba de cumplir un designio de Dios. No tenía ya delante de mi imaginación nada absolutamente. Sentía interiormente mucha paz, un amor reposado y una seguridad grande en la conversión de los indios…” [Santa Laura Montoya, Autobiografía, 683-684]

 

Poco a poco, la experiencia del trato con los indígenas le enseñaría a Laura que llegar hasta el alma del indio suponía entregarles mucho más que telas de colores, suponía entregarles a Dios, un Dios que habitaba en las selvas, junto con ellos, en el furor de la lluvia, en la sosegada paz de las noches estrelladas, en las agrestes montañas, en las bravías aguas…Laura tendría que enseñarles a llamar a ese Dios “Padre” y a que ellos se sintieran verdaderamente, hijos. Ella junto con sus hijas tendría que descubrirles su dignidad, su potencial divino, la belleza de sus almas.

 

Cuando España se debate entre la incredulidad de las gentes, las guerras, la pobreza,  la división de la iglesia, la relajación del clero y de las órdenes religiosas, irrumpe otra mujer, Teresa de Jesús, aguerrida y valiente que no se deja amedrentar por nada cuando se trata de defender las cosas de Dios. TantoTeresa como Laura están empeñadas en hacer quedar bien a Dios. Entre tanto, le  llegan noticias de las Indias, recién descubiertas y de las muchas almas que allí se perdían. Su dolor no puede ser más grande y como Laura, se pregunta qué puede hacer ella, mujer y ruin,  para remediar tantos males:

 

“En este tiempo vinieron a mí noticas de los daños de Francia y el estrago que habían hecho estos luteranos y cuánto iba en crecimiento esta desventurada secta. Dime gran fatiga, y como si yo pudiera algo, lloraba con el Señor y le suplicaba remediase tanto mal. Parecíame que mil vidas pusiera yo para remedio de un alma de las muchas que allí se perdían. Y como me vi mujer y ruin e imposibilitada de aprovechar en lo que yo quisiera en el servicio del Señor, ,y toda mi ansia era, y aún es, que pues tiene tantos enemigos y tan pocos amigos, determiné hacer eso poquito que era en mí…y procurar que estas poquitas que están aquí hiciesen lo mismo, confiada en la gran bondad de Dios, que nunca falta de ayudar a quien por él se determina a dejarlo todo… ¡Oh hermanas mías en Cristo! ayudadme a suplicar esto al Señor, que para eso os juntó aquí; éste es vuestro llamamiento, éstos han de ser vuestros deseos, aquí vuestras lágrimas, éstas vuestras peticiones…” [Santa Teresa, CV 1, 2.4]

 

Teresa tiene su corazón en las Indias, recién descubiertas, Laura tiene su corazón en los indios que habitan las selvas. Ambas se encuentran en un mismo sentir, sus corazones laten por lo mismo, su dolor es compartido: las almas que se pierden. Teresa anhela la selva, Laura anhela el claustro, Teresa será el claustro para Laura y Laura será la selva para Teresa. Las dos místicas tendrán que hacer suyas estas palabras: No me desampares, Señor, porque en ti espero, no sea confundida mi esperanza; sírvate yo siempre y haz de mí lo que quisieres. Porque Dios siempre quiere más. Dios lo quiere todo.

 

Ante almas enamoradas locamente de Dios, sólo resta escuchar  sus secretos divinos. Estas mujeres tienen la capacidad de revelarnos secretos de lo alto; son mujeres del cielo, ancladas en la tierra para hacer de esta tierra un cielo.

 

 

 “Pero Dios mío, cómo hablar de mi ser? De cuál ser? Si Tú sólo eres? Si mi ser no es! Cómo expresar esta idea? Si no tengo existencia fuera de Ti? Si esto que llamo YO no es ni un punto, puesto que ese punto es un instante que se va? Cómo puede decir el aire iluminado que es luz, si la que tiene está en el foco? Si mi vida está en Ti? Cómo puedo hablar de mi vida, si no tengo vida? Si Tú sólo eres vida? Si lo que tengo en mi es una muerte continuada en un medio que se va? Si es un agonizar la vida humana? Dios mío, vida viva, vida única! Ser único, cómo puedo decir mi vida si ni es vida, ni es mía! Cómo diré YO si no soy? Si tú sólo eres!” [Santa Laura Montoya]

 

 

“¡Oh deleite mío, Señor de todo lo criado y dios mío! ¿Hasta cuándo esperaré ver vuestra presencia? ¿Qué remedio dais a quien tan poco tiene en la tierra para tener algún descanso fuera de Vos? ¡Oh vida larga!, ¡Oh vida penosa!, ¡Oh vida que no se vie!, ¡Oh que sola soledad!, ¡qué sin remedio! Pues, ¿cuándo señor, cuándo?, ¿hasta cuándo? ¿qué haré, Bien mío, qué haré? ¿Por ventura desearé no desearos? ¡Oh mi Dios y mi Criador, que llagáis y no ponéis la medicina; herís y no se ve la llaga; matáis, dejando con más vida! En fin, Señor mío, hacéis lo que queréis como poderoso. Pues un gusano tan despreciado, mi Dios, ¿queréis sufra estas contrariedades? Sea así, mi Dios, pues Vos lo queréis, que yo no quiero sino quereros” [Santa Teresa, Exclamación VI, 1].

 

 

Descubrir que han nacido para Dios. Ese será el secreto de Teresa y Laura y toda su vida será un empeño por vivir sólo para Dios, ser sólo de Dios y sólo lo serán a través de sus indios-infieles. Sólo diciendo sí ante la adversidad, el sufrimiento, el gozo o la dicha, serán de Dios, su propiedad privada, su voz, sus manos, su canto y su dolor.

 

El sí del alma

 

“Es la paz del alma

Decirte siempre Sí;

Presagio de vida eterna

Que prende la luz en mí!

 

Sí, te dice mi amor,

Sí, el arranque de dolor

Que en horas amargas

Brota mi pobre corazón.

 

Sí, te grito en mis sueños,

Sí, mis vigilias repiten;

Sí, el hervir de mi sangre

Sí, el suspirar por mi dueño.

 

Decirte sí, es mi delirio;

Es el alborear del cielo,

Es el asentir a mi dicha,

Es de mi amor raudo vuelo.

 

Sí…está bueno…lo quiero…

Que guardes silencio en el cielo,

Que rujas en la tormenta,

Que en mi alma estés quedo.

 

Que el aire me traiga besos,

Que el sol hable de tus incendios;

Que retumbando el trueno,

Traspase de terror mis huesos.

 

Quiero decirte sí,  en cada hora

Sí, en el correr de los tiempos;

Sí, en el dolor de mi carne,

Sí, en el deshacerse mis huesos.

 

Sí, te diré en mi agonía,

Si, al extinguirse el aliento,

Sí, al terminarse mi vida,

Sí, en el traspasar el tiempo.

 

Sí, gritaré llegando al cielo,

Sí, al mirarte tan bello,

Sí, al repetir el “Santo, Santo”

De los ángeles que anhelo!

 

Y el tornasol de los ojos,

Que brillan en el rostro bello,

De mi Madre, la adorada,

Un sí me arrancará dulce y ledo.

 

“Desde que aprendí, Dios mío,

A decirte siempre sí,

No hay luchas en mi alma

Se acabaron las penas para mí”

 

[Santa Laura Montoya, Destellos 79]

 

 

 

 

Vuestra soy, para Vos nací

 

Vuestra soy, para Vos nací,

¿qué mandáis hacer de mí?

 

Soberana Majestad,

Bondad buena al alma mía;

Dios alteza, un ser, bondad,

La gran vileza mirad

Que hoy os canta amor así:

¿qué mandáis hacer de mí?

 

Vuestra soy, pues me criastes,

Vuestra, pues me redimistes,

Vuestra, pues que me sufristes,

Vuestra, pues que me llamastes,

Vuestra, pues no me perdí:

¿qué mandáis hacer de mí?

 

¿Qué mandáis, pues, buen Señor,

Que haga tan vil criado?

¿Cuál oficio le habéis dado

A este esclavo pecador?

Veisme aquí, mi dulce Amor,

Amor dulce, veisme aquí:

¿qué mandáis hacer de mí?

 

Veis aquí mi corazón,

Yo le pongo en vuestra palma,

Mi cuerpo, mi vida y alma,

Mis entrañas y afición;

Dulce Esposo y redención,

Pues por vuestra me ofrecí:

¿qué mandáis hacer de mí?

 

Dadme muerte, dadme vida:

Dad salud o enfermedad,

Honra o deshonra me dad,

Dadme guerra o paz crecida,

Flaqueza o fuerza cumplida,

Que a todo digo que sí:

¿qué mandáis hacer de mí?

 

Dadme riqueza o pobreza,

Dad consuelo o desconsuelo,

Dadme alegría o tristeza,

Dadme infierno o dadme cielo,

Vida dulce, sol sin velo,

Pues del todo me rendí:

¿qué mandáis hacer de mí?

 

Si queréis, dadme oración,

Si no dadme sequedad,

Si abundancia y devoción,

Y si no esterilidad.

Soberana Majestad,

Sólo hallo paz:

¿qué mandáis hacer de mí?

 

Dadme, pues, sabiduría,

O por amor, ignorancia;

Dadme años de abundancia,

O de hambre y carestía;

Dad tiniebla o claro día,

Revolvedme aquí o allí:

¿qué mandáis hacer de mí?

 

Si queréis que esté holgando,

Quiero por amor holgar.

Si me mandáis trabajar,

Morir quiero trabajando.

Decid, ¿dónde, cómo y cuándo?

Decid, dulce Amor, decid:

¿qué mandáis hacer de mí?

 

 

Dadme Calvario o Tabor,

Desierto o tierra abundosa;

Sea Job en el dolor,

O Juan que al pecho reposa;

Sea viña fructuosa

O estéril si cumple así:

¿qué mandáis hacer de mí?

 

Sea José puesto en cadena,

O de Egipto adelantado,

O David sufriendo penas,

O ya David encumbrado;

Sea Jonás anegado,

O libertado de allí:

¿qué mandáis hacer de mí?

 

Esté callando o hablando,

Haga fruto o no le haga,

Muéstreme la ley su llaga,

Goce de Evangelio blando;

Esté penando o gozando,

Sólo Vos en mí vivid:

¿qué mandáis hacer de mí?

 

Vuestra soy, para Vos nací,

¿qué mandáis hacer de mí?

 

 

Laura y Teresa están locas, las tildan de locas, las llaman locas. Pero es que por Dios sólo se pueden hacer locuras. La cordura del evangelio es la locura de Dios. Subversivas, andariegas, rebeldes, místicas y visionarias…sólo así pudieron cumplir los sueños de Dios.

 

SANTAS LAURA Y TERESA ROGAD POR NOSOTROS

 

 

 

  1. Fr. Luis Hernando Alzate Ramírez, OCD

 

Remitido al e-mail

IRLANDA: El arzobispo de Tuam, Galway, Irlanda Horrorizado por Discovery sobre las tumbas descubiertas de bebés / Mi respuesta


Arzobispo de Tuam horrorizado ‘

“Esto apunta a un tiempo de gran sufrimiento y dolor para los más pequeños y sus madres. Aunque no inesperado, yo estaba muy molesto al leer las conclusiones de la comisión del hecho públicos el viernes “, continuó.
“Sólo puedo imaginar la llave enorme emocional, que las madres sufrieron en renunciar a sus bebés en adopción o por el testimonio de su muerte”, dijo el Dr. Neary.
 
Respuesta de Bridget María:
La jerarquía irlandesa fue cómplice en el horrible trato de las mujeres que sufrieron en estos hogares abusivos, donde murieron mujeres y bebés. El Dr. Neary debería haber expresado pesar por los fracasos de los obispos para reflejar la compasión de Cristo, y reconoció el papel que juega el sexismo en esta tragedia en Tuam.
Hasta el Vaticano no trata a las mujeres como iguales en el altar y en la toma de decisiones en la iglesia,  hasta que haya una sana teología, que da la vida de la sexualidad humana, el pueblo de Dios seguirá sufriendo. Teólogos, como Margaret Farley, Dominic Crossan, Elizabeth Johnson, y Mary Maloney han trazado nuevos caminos benditos para el crecimiento en las relaciones que reflejan los valores del Evangelio. 
Vamos a desafiar nuestra jerarquía resistente a seguir el ejemplo de Jesús, y para mantener la iglesia institucional responsable de su larga historia de opresión patriarcal. Unidos en el amor y el respeto mutuo, nosotros, el pueblo, podemos transformar nuestra querida comunidad de fe, la iglesia católica. 
Bridget María Meehan ARCWP, www.arcwp.org

¿Usted pregunta por qué este 8m #nosotrasparamos?


El género no es una propiedad inmanente de los cuerpos sino el conjunto de efectos producidos en los propios cuerpos, los comportamientos y las relaciones sociales.

El género no es una propiedad inmanente de los cuerpos sino el conjunto de efectos producidos en los propios cuerpos, los comportamientos y las relaciones sociales. | Foto: CELAG

Publicado 5 marzo 2017 (Hace 6 horas 12 minutos)
La producción alimenticia de subsistencia, el trabajo informal, la emigración o la prostitución son actividades económicas que han adquirido una importancia mucho mayor como opciones de supervivencia para las mujeres.

La feminización de la pobreza es una expresión acuñada por el feminismo en los años ´70 para dar cuenta de la progresiva pauperización de las condiciones de vida de las mujeres. Este problema presenta dos dimensiones en América Latina: por un lado, el efecto de los programas de ajuste estructural inherentes a las políticas neoliberales que el retorno de los neoconservadurismos ha reactualizado y, por otro lado, la reproducción de una milenaria cultura patriarcal. Allí donde el Estado abdica responsabilidades para con sus ciudadanos las obligaciones recaen –mayoritariamente- en las mujeres.

La producción alimenticia de subsistencia, el trabajo informal, la emigración o la prostitución son actividades económicas que han adquirido una importancia mucho mayor como opciones de supervivencia para las mujeres. Cada vez la brecha entre ricas y pobres es mayor.

La implementación de políticas públicas que buscan mejorar la vida de las mujeres y luchar contra las desigualdades de género no ha seguido un camino lineal, sino que ha experimentado avances y retrocesos. Para autoras como Nancy Fraser el género constituye una comunidad “bivalente”, es decir, que articula demandas de dos dimensiones: político-económicas y culturales-valorativas. En el primer caso, las demandas se vinculan a una mayor redistribución socioeconómica, ya que el género es un principio básico de la estructuración de la economía política. Así, la división de género supone el desdoblamiento fundamental entre trabajo remunerado productivo y trabajo no remunerado reproductivo, al tiempo que en el ámbito del mercado laboral hay una tendencia a la diferenciación en relación a la calidad de los trabajos y las remuneraciones. En este aspecto, la dimensión político-económica genera modos de explotación, marginación y pobreza, inherentes al género.

En el segundo aspecto, el género opera también como un factor de diferenciación cultural-valorativa, evidenciado en el androcentrismo: la construcción de normas sociales que privilegian los rasgos asociados a la masculinidad. Dicho imaginario configura, al mismo tiempo, una devaluación de lo que se considera femenino, plasmada en el ataque sexual, la explotación sexual, la (difundida) violencia doméstica, las representaciones estereotipadas en los medios de comunicación, el acoso y el desdén en todas las esferas de la vida cotidiana, entre otras. En este sentido, la dominación cultural y el menosprecio hacia los atributos específicamente femeninos tornan necesarias la reparación y el reconocimiento estatal.

El género no es una propiedad inmanente de los cuerpos sino el conjunto de efectos producidos en los propios cuerpos, los comportamientos y las relaciones sociales. De este modo, políticas y discursos sobre las mujeres suponen la reproducción de los valores vigentes, los cuales en muchos casos se erigen desde la lógica patriarcal como un impedimento para la ciudadanía plena, lo que conlleva a la sistemática vulnerabilización de sus derechos.

Uno de los temas fuertes del feminismo en las últimas décadas es el de las políticas públicas de igualdad, orientadas a reducir las desigualdades económicas y a debilitar la discriminación en el mercado laboral. Las políticas públicas tienen una función redistribuidora en las sociedades de clase. El mejor ejemplo son los Estados de bienestar que durante años han aplicado y desarrollado políticas para diversos colectivos sociales: educación, salud y sistema de pensiones, etc., efectivizando una redistribución más justa de los recursos y del reconocimiento de nuevos derechos sociales para grandes sectores de la ciudadanía.

Nuevos modelos familiares, nuevos desafíos

El término Segunda Transición Demográfica es utilizado por algunas autoras para enfatizar el conjunto de cambios en las relaciones de género desde 1955 hasta la actualidad. Dicho cambio supone una mayor autonomía y menor dependencia de las mujeres hacia los hombres, sin embargo, la debilidad en los lazos familiares tradicionales y el surgimiento de nuevos modelos como las familias monoparentales –encabezadas en su mayoría por mujeres-, los hogares unipersonales y las familias reconstruidas dan cuenta de las nuevas dinámicas culturales y sociales.

En el aspecto cultural, en consonancia con los cambios demográficos destacados, se ha producido una transformación de las expectativas de lo que son o deberían ser las mujeres, con la construcción de nuevas imágenes de la feminidad, menos enfocadas en la maternidad. Por su parte, el aumento de la participación de mujeres en la educación media superior, así como la acelerada urbanización, la globalización – que facilita la exposición a otras culturas a partir de las comunicaciones masivas- el aumento del individualismo y el papel de los movimientos feministas han contribuido en este sentido.

No obstante, este proceso no es homogéneo, en América Latina, en particular, persisten las representaciones sociales tradicionales respecto a las responsabilidades diferenciales de hombres y mujeres en relación al trabajo doméstico y la crianza de los niños y niñas. Dichas representaciones están presentes en las negociaciones entre varones y mujeres sobre las responsabilidades domésticas, según indica Carole Pateman, en su trabajo El contrato sexual (1995).

La lógica del Estado de Bienestar presuponía la existencia de una familia nuclear, compuesta por varones proveedores y mujeres amas de casa, donde la atención de los niños recaía en la mujer. Sin embargo, la desarticulación del Estado de bienestar y al mismo tiempo la desarticulación de la familia nuclear, no modificarían la representación social que asociaba a las mujeres con las tareas de cuidado tanto de niños y niñas pequeñas como de adultos mayores. Para los varones su rol de proveedor los exenta de las responsabilidades del cuidado de los hijos e hijas y las tareas domésticas. El hecho de asumir el rol de sostén del hogar no es sólo económico, sino que tiene una doble función simbólica, afirmando su masculinidad tanto individual como social y, además, les otorga ciertos privilegios por sobre otros miembros del hogar.

 

 

Feminización de la pobreza

En el aspecto económico, el modelo neoliberal supone cambios en el trabajo remunerado: una nueva composición de la fuerza de trabajo que incluye una mayor participación femenina, así como también, trabajadores de otras etnias y nacionalidades. El desempleo estructural genera exclusión de grandes sectores de la población y se erige como la nueva cuestión social, al tiempo que los Estados flexibilizan sus leyes laborales, creando un clima de mayor inseguridad, y un real incremento de la desigualdad social.

En este marco se produjo la acogida femenina masiva al mercado laboral remunerado. Dicha inserción presenta una forma polarizada con mayor segmentación y desigualdad; para las mujeres con títulos universitarios se abrieron efectivamente nuevas oportunidades de obtener altos cargos, mientras que para la gran mayoría quedan los cargos de baja calificación en sectores inestables e incluso con nula protección social.

La incorporación de la mujer al mundo laboral tampoco supuso una menor carga de las responsabilidades familiares, por el contrario, supuso una doble jornada o doble presencia. Al tradicional trabajo reproductivo (todas aquellas actividades no remuneradas del hogar que podrían ser realizadas por otra persona o que podrían adquirirse si existiera un mercado para ellas) (cabe destacar que dicho mercado existe y se caracteriza por su composición femenina y su informalidad) se le incorporó el trabajo remunerado.

En las sociedades modernas el problema del trabajo doméstico se agrava por la superposición de tareas, generando un conflicto con las obligaciones laborales, lo que incide en la situación económica de la familia. Quien realice dichas tareas dependerá de las redes familiares y la flexibilización laboral que habilita al sector privado a nivel de empresas o a mujeres de bajos recursos –muchas veces migrantes-, dispuestas a realizar dicha tarea con escasa o nula protección social. De esta manera, el trabajo doméstico se feminiza, aunque terciarizado. Así, el sujeto de la conciliación familia-trabajo no es un sujeto neutro, sino femenino. Los estereotipos de género, es decir, las disposiciones sociales (e institucionales) que convierten y legitiman la diferencia de sexo en desigualdades sociales continúan vigentes.

Los efectos del progresismo

Según la CEPAL[1], durante la primera década del 2000 se observa en América Latina una amplia reducción de la incidencia de la pobreza multidimensional, particularmente entre 2005 y 2012 bajó para 17 países de la región, de 39 a 28% de la población, siendo los que ostentaron mayores descensos Argentina, Uruguay, Brasil, Chile y Venezuela.

La reducción de la pobreza en los países progresistas se relaciona de forma directa con la aplicación de diversas políticas de reducción de la pobreza con un claro enfoque de género. Entre otros programas que demostraron su efectividad, se encuentra Bolsa Familia (en Brasil) implementado e impulsado desde 2003 por el presidente Lula da Silva, sobre el que el presidente Michel Temer realizó un sustantivo ajuste que provocó la reducción de su cobertura[2]. Las jubilaciones para amas de casa puestas en marcha en 2004, durante en el Gobierno de Néstor Kirchner, que fueron recientemente canceladas por el Gobierno de Mauricio Macri. Y, en Venezuela, el trabajo integral con enfoque de género que fue reconocido por las Naciones Unidas, dado el avance logrado en materia de seguridad e igualdad de género[3].

 

Pese a los avances en términos de reducción de la desigualdad, gracias al enfoque en políticas con una clara sensibilidad de género en los países progresistas de América Latina (algunas de las cuales hoy se encuentran en franco retroceso), otros países se mantuvieron rezagados en este plano. Es el caso peculiar de Colombia, donde los mínimos avances en esta materia siguen siendo uno de los ejes de la marcada desigualdad de un país que afronta un delicado proceso de reconciliación política y social.

Si bien la mayor parte de la población colombiana está compuesta por mujeres, son estas quienes ostentan los niveles más altos de pobreza; así, si la pobreza ascendía en 2013 al 32% entre las mujeres, en el país alcanzó del 37%. Las actividades no remuneradas fueron en las que las mujeres colombianas invirtieron más horas: un 30% sin remuneración, frente a un 20% de su tiempo en actividades remuneradas. La población femenina colombiana, además, ostentó el segundo lugar en América Latina en desocupación: si en América Latina la tasa asciende al 10%, en Colombia llegó al 14,5%, frente al 8,2% de hombres desocupados[4].

En 2016, la incidencia de pobreza por hogares también varió en función del género, habitualmente, si son hogares con madre cabeza de familia, se alcanzan índices de pobreza extrema del 9,6%, frente a un 7,1% donde la cabeza de familia es hombre[5]. Todo ello sin mencionar las implicaciones en términos de la magnitud de violencia sexual, dificultades en el acceso a la justicia, altos niveles de impunidad, reclutamiento de jóvenes esclavizadas sexualmente etc.[6] que afrontan las mujeres en el marco del conflicto y que las sumergen aún más en las dinámicas de desigualdad estructural y exclusión social.

Las enormes falencias existentes en Colombia en materia de género, que son empeoradas por una situación de conflicto político y social latente, son resultado de la ausencia de una voluntad política clara orientada a la reducción de las desigualdades. El camino de retroceso que iniciaron ya varios liderazgos neoconservadores en la región (en espacial Macri y Temer), reflejan un desbalance que, sin lugar a duda, supondrá un escalonamiento del conflicto social y en particular una reducción de los derechos y alcances de las mujeres en la pasada década.

 

[1] http://repositorio.cepal.org//handle/11362/37626

[2] http://www.redebrasilatual.com.br/politica/2016/11/temer-corta-bolsa-familia-de-1-1-milhao-e-atinge-quem-vive-com-r-440-per-capita-3859.html

[3] http://www.telesurtv.net/news/ONU-felicita-a-Venezuela-por-logros-en-equidad-de-genero-20141021-0095.html

[4] http://www.cepal.org/cgibin/getprod.asp?xml=/12conferenciamujer/noticias/paginas/6/51756/P51756.xml&xsl=/12conferenciamujer/tpl/p18f-st.xsl&base=/12conferenciamujer/tpl/top-bottom.xsl

[5] https://www.dane.gov.co/files/investigaciones/condiciones_vida/pobreza/bol_pobreza_15_.pdf

[6] http://www.abcolombia.org.uk/downloads/Sexual_violence_report_Spanish.pdf

 

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: